You are on page 1of 4

Los mecanismos de empuje son los responsables de aportar la energía necesaria para que

los fluidos puedan desplazarse dentro del yacimiento, es decir, para que los fluidos puedan
ser explotados. El empuje del petróleo hacia los pozos se efectúa inicialmente por la
presión natural que tiene el yacimiento.

Existen cinco mecanismos de empuje natural: Empuje de agua, capa de gas, gas en
solución, empuje de roca (compactación) y segregación gravitacional. Generalmente, se da
el caso de que uno de estos mecanismos prevalece sobre los demás, pero la posible
presencia de otro mecanismo actuaría como una ayuda adicional.
Uno de los principales tipos de flujo natural es el empuje por agua, el cual es básicamente
la fuerza para provocar la expulsión del petróleo del yacimiento con el empuje de agua
acumulada debajo de él. Para ello, se debe recordar que en sus condiciones originales la
mayoría de los yacimientos de hidrocarburos muestran un contacto con un cuerpo de agua
(acuífero), comúnmente llamado CAPO.

El empuje por agua es considerado el mecanismo natural más eficiente para la extracción
de petróleo. Su presencia y actuación puede lograr que se produzca hasta 60 por ciento y
quizás más del petróleo en sitio. Un empuje de agua fuerte proporciona un excelente
aporte de presión al acuífero con caída de presión minima en el hoyo. El agua del acuífero
se expande y desplaza al petróleo o gas desde el yacimiento hacia el hoyo mientras la
presión cae.

Este mecanismo requiere que se mantenga una relación muy ajustada entre el régimen de
producción de petróleo que se establezca para el yacimiento y el volumen de agua que
debe moverse en el yacimiento. El contacto agua-petróleo debe mantenerse unido para
que el espacio que va dejando el petróleo producido vaya siendo ocupado por el agua. Un
empuje de agua fuerte ocurre cuando el acuífero es de calidad igual o mayor que el
yacimiento, y tiene un volumen mucho mayor que el yacimiento (unas 10 veces) o esta
conectado a una recarga superficial. Por otro lado se debe mantener la presión en el
yacimiento por encima del punto de burbuja para evitar el desprendimiento de gas y que
se forme una capa de gas.
¿EN QUE CONSISTE EL MECANISMO POR EMPUJE DE AGUA?

El mecanismo consiste en que el la expansión del agua desplaza a los hidrocarburos hacia
los pozos que drenan al yacimiento, debido a que el agua acumulada a presión en el
acuífero es capaz de expandirse y transmitir parte de esa energía al yacimiento, a lo largo y
ancho de la interfase agua-petróleo al reducirse la presión por la producción acumulada de
líquidos.

Sin embargo, este tipo de mecanismo requiere que se mantenga una relación muy ajustada
entre el régimen de producción de petróleo que se establezca para el yacimiento y el
volumen de agua que debe moverse en el yacimiento. El contacto agua-petróleo debe
mantenerse unido para que el espacio que va dejando el petróleo producido vaya siendo
ocupado uniformemente por el agua. Por otro lado, se debe mantener la presión en el
yacimiento a un cierto nivel para evitar el desprendimiento de gas e inducción de un
casquete de gas.

La tubería de revestimiento de los pozos se perfora a bala o cañonea muy por encima del
contacto agua-petróleo para evitar la producción de agua muy tempranamente. A pesar de
esto, llegará un momento en que en los pozos se mostrará un incremento de la producción
de agua. La verificación de este acontecimiento puede indicar que el contacto agua-
petróleo ya está a nivel de las perforaciones o que en ciertos pozos se está produciendo un
cono de agua que impide el flujo del petróleo hacia el pozo.

CARACTERISTICAS DE EMPUJE POR AGUA


Algunas características del empuje por agua son:

• La presión en el yacimiento permanece alta.


• La producción de agua inicia muy temprano e incrementa a cantidades apreciables.
• El petróleo fluye hasta que la producción de agua es excesiva.
• La recuperación esperada es del 10 al 70% del OOIP.
• GOR de superficie permanece bajo.

El empuje por agua es considerado el mecanismo natural más eficiente para la extracción
del petróleo. Su presencia y actuación efectiva puede lograr que se produzca hasta 60 % y
quizás más del petróleo en sitio. Además, hay casos de acuíferos tan activos que
rehabilitan y estabilizan la presión del yacimiento sin tener que cerrar la producción. Esto
ocurre cuando el caudal de agua que alimenta al acuífero es equivalente al volumen de
todos los fluidos que se están produciendo en el yacimiento, como es el caso de algunos
yacimientos de la cuenca de barinas.