Вы находитесь на странице: 1из 59

EL AYMARA Y EL

SAQAPA

HACIA LA CUARTA INSURRECCIÓN INDIA

FRANCO LIMBER

Ciudad de El Alto - 2018

2
EL AYMARA Y EL SAQAPA

1. LA GUERRA, UN CANTO POÉTICO DE NUESTRA SANGRE

Somos el origen y dueños de estas tierras, la lengua que rige

aún en el tiempo, siendo tierra eterna en los eriales sin fin, hoy

somos urbe y campo, caminamos en los terrenales usurpados,

mirando, deseando el regreso de las glorias del pasado. La

sombra del ayer, de los muertos, ellos nos persiguen, ansían

su retorno, la gloria aymará, la última gran batalla de la

indianidad para la plena vivencia de la libertad, el gran reto,

el cual ansia épocas mejores para nosotros: los cobrizos. El

retorno a lo esencial, somos hijos natos de estos parajes, ser

dueños de estos terrenos es nuestra prosa; nos dieron símbolos

ajenos a cuales adorar, nos dieron símbolos para matarnos

entre hermanos, hoy, nosotros, los aymaras libres, debemos

atenuar la batalla hacia un enemigo común, un enemigo real:

la elite alejada de lo nuestro, esta minoría no puede ejercer más

el Poder ante las hordas indianas, ya no, nuestra masa

poblacional aymará debe dar la estocada final, ahora no sólo

somos fuerza, ahora somos pensamiento y fuerza, somos estilo

y arquitectura, vamos tomando forma, somos pensamiento

3
político y economía, todos los nombres escritos en aymará de

estas tierras mandan ser nación otra vez, hagamos de nuestra

causa una poesía, un canto, esta que versa: «la sangre llama la

sangre» es posible en los tiempos que acaece, asumimos esta

amarga misión de erigir los pilares de esta gran nación india

con nuestra muerte o la muerte del enemigo y, nuevamente

flamear las wiphalas en los puntos más extremos de las tierras

indianas: del áspero altiplano, del cálido abrazo del valle y, del

abrasador calor amazónico, esta nuestra tierra, la que debemos

recuperar. No esperemos demasiado en los tiempos del

sistema que impera, sistema boliviano, un facsímile

inoperante ante las realidades, lejanas a las necesidades

nuestras, lejanas a nuestros intereses, no puede esperarse

demasiado de la elite extraña al cobrizo que se aferra al Poder,

ellos no se preocupan en transformarlo, cuando sus intereses

peligran la violencia es su método, la violencia sólo puede ser

respondida con violencia, la nación aymará es la consciencia

renovada en la búsqueda de nuestro orgullo, las Wiphalas

deben arder de odio hacia el enemigo, si, el odio es el camino

más práctico, el único posible, nadie sabe cuánto tardaremos

en ser patria, patria india, patria aymará, ahora existimos

dispersos, aún no somos todo, dueños de todo, un símbolo se

levanta, nuestra identidad que es milenaria es algo que reviste


4
cierta eternidad, no somos grandeza porque aun somos

bolivianos, seremos gloria cuando seamos aymaras, dueños

de nuestro destino, la aymaridad ente todo, ese es el camino

final para nuestra lucha sagrada.

2. EXPANDIRSE O DESAPARECER

Comenzó el camino de nuestra raza, las condiciones del

momento posibilita una nueva historia, ahora son reales, no

pudieron desarrollarse en los siglos anteriores y quizás por las

condiciones intelectuales que carecíamos, la que otorga el

conocimiento, era el eslabón que faltaba, era este necesario

para que nuestra verdadera historia vaya teniendo forma, el

paso decisivo, para el regreso de la nación Aymará, ahora la

tenemos, pero hay que pelearla.

Es el comienzo de la verdadera historia del aymará; fuerza,

pensamiento, astucia. Y estos principios, oportunamente han

tocado tierra en este milenio, la narrativa indianista katarista

se hace eco en la historia del mundo por primera vez: somos,

ha sido el impulsor de los hermanos autóctonos del pasado;

sus luchas cada vez más universales, el Katari, el Willqa, el

Quispe… Sin embargo, como parte de ese esfuerzo para hacer

universal nuestra guerra eterna debemos erigir la nación,

5
nación que nacerá bajo los ríos de sangre, nuestra y la de ellos,

la tragedia de esta tierra está marcada, es que el principio es

también el final, una ley aymará nace: expandirse o morir.

Estas son las ideas que uno cree, son puntales que pueden ser

usadas en diferentes aristas, que uno desea se hagan realidad:

a) expandirse en el campo del conocimiento, instrumentalizar

todas las técnicas y métodos universales que nos facilite la

creación de conocimiento, todas estas tienen que ir en

beneficio de nuestra nación, b) expandirse en el las áreas

deportivas, practicar las múltiples disciplinas conllevan al

dominio de las artes del cuerpo y la mente, c) expandirse

geográficamente, colonizar otras comunidades e imponer

practicas aymaras, d) contraer relaciones amorosas con otros

individuos de otras culturas, así difundir nuestra prole a los

diferentes puntos cardinales, e) expandirse en los campos de

la economía, en un planeta globalizado es necesario abrirse en

los mercados globales para exportar mercancía y también

conocimiento, g) y lo más primordial es expandir el uso de la

lengua, entre todos es el símbolo angular de nuestra nación,

ella será el motivo de orgullo para las nuevas generaciones. La

aymaridad misma está en la raíz de nuestra vivencia actual,

alejarme de los detalles y trazar la línea de tendencia secular

6
que nos facilite una pronta instauración de nuestra nación,

como no se ha hecho en los remotos tiempos, la republica

aymará de Laureano Machaca es el mejor ejemplo a seguir. La

aymaridad es el punto de partida donde comienza la línea

práctica de la ideología indianista katarista.

Desde la colonización nuestra rebelión colectiva e

individualista has sido una epopeya de grandezas que deben

constituirse en hecho, nosotros contra los privilegios

heredados al blanco-mestizaje debemos enfrentarnos con un

odio ancestral, la tendencia social dominante ha sido la

expansión étnica y comercial, tenemos que incluir cada vez

más a la expansión del pensamiento. Inicialmente, la nación

aymará es un proyecto integral, está a sido fundada este

milenio por Felipe Quispe Huanca, expandió pensamiento y

poder, empezó a incluir al campo ideológico de la historia, de

las ideas políticas, al indianismo y así bramo nación aymará,

La idea de la aceptación de nuestra raza debe incrustarse en el

ideario común en nuestro territorio, el motor de partida de la

creencia en la aymaridad, de nuestros valores, de nuestra

cultura ha de ser trabajo laborioso de los actuales paladines

que aun dispersos están, pocos aymaras de los siglos pasados

pensaron que nos íbamos a liberar de las garras coloniales, no


7
éramos sus iguales, creían los invasores que su regla imperial

era una “misión civilizadora”, esto olía a una justificación de

la muerte, pero hoy, no son ya dueños de la tecnología, es el

camino de crear armas mejores a las suyas: biológicas,

nucleares y de destrucción masivas, el conocimiento está ahí,

ahí, el expedirse está en nuestras manos solo es necesario: la

organización. Con coordinación, organizados, seremos el

miedo viviente, esa imagen de eternos oprimidos desaparecerá y

la libertad nuestra será total.

Hasta ahora me doy cuenta que es posible, ésta es una razón

política, una lucha de poderes, razonablemente practica y

necesaria; Donde rompo con el pensamiento ortodoxo del

indianismo veterano, es en mi adopción de mecanismo y

campos altamente odiados por estos como: el occidentalismo,

la modernidad, el liberalismo…entrar en el libre mercado, a la

práctica de la democracia y, la eficiencia de la

institucionalidad que a mi parecer será esencial y pragmática

en el momento de instaurar nuestro régimen indiano, me

aferro a los resultados que han sido probados en otros

territorios que tienen características similares a la nuestra.

Concesiones superficiales al multiculturalismo, me son ya

discursos miserables y espurios, los valores fundamentales de

8
nuestra raza son más importantes que nunca, cada cultura,

cada raza, se libera a sí misma y, sí, en términos generales el

indianismo ha pretendido aglutinar múltiples culturas -

quechua, guaraní, etc.- hoy, mi indianismo, es completamente

aymará, es transferible este pensamiento a quienes busquen su

liberación en cualquier parte del mundo, aymaridad se está

convirtiendo en un hecho en nombre de la raza milenaria que

corre en nuestras venas, la expansión es una necesidad.

La historia de nuestro pueblo debe ser vista en una realidad

aymará en su totalidad; la cultura aymará es mística, preservar

ello es importante; los logros de nuestros antepasados deben

ser celebrados vistos como hitos de nuestra existencia en estas

tierras. Así que, la nación aymará será un farol para el espíritu

indiano de la igualdad, la comunidad, la libertad y el

individualismo, la creencia del renacer del Katari, de la

serpiente debe ser el cáliz de nuestras añoranzas, es una

progresión hacia la implementación de la institucionalidad

eficiente, nuestro éxito es la excelencia.

Pero ¿quiénes harán de esto una realidad? La historia de la

aymaridad es tan a menudo enmarcada como un registro de

opresión y explotación; cambiar ese registro, ese patrón es una

necesidad inmediata, nosotros los hijos del hielo, así que en


9
las futuras escuelas que estén a cargo de nuestro Estado

Aymará deben practicarse la idea de la libertad plena, la

innovación y la imaginación, los estudiantes al exhibir la

wiphala de la indianidad ante sus ojos deben sentir el orgullo

máximo de pertenecer a esta nación, para evitar confusiones

se debe erradicar por completo los símbolos coloniales. Y

quienes harán esto son los hijos que hoy enarbolamos el

pensamiento indianista katarista, sino quienes, esto no es una

obsesión, no es necesidad de privilegios, extirpar los intereses

particulares de los ansiosos del poder, nosotros los libertarios,

hijos de la tierra, nuestra madre, hacer realidad la patria

aymará a toda costa, ante todo, ser hecho. Hasta la sagrada

muerte.

¿Y quiénes son nuestros enemigos? La elite blanco-mestiza, su

cultura irreal, su imitación vulgar, su post-modernismo,

podrían reclamar, si, solo por sus vidas: debemos nosotros los

libertarios tener democracia, tener libertad de expresión, tener

racionalidad, tener meritocracia; la aymaridad vive en la

búsqueda de la eficiencia y, entre la gente que nunca antes

pudo hacer de esto una vida, hoy la haremos realidad, así la

elite blanco-mestiza debe desaparecer, no hay otro camino,

nuestra libertad tiene ese costo: su muerte.

10
La aymaridad siempre estuvo destinada a ser un freno del

pasado; estamos creando a una nueva persona humana, el

libre, podríamos contar esto como un triunfo de la

humanidad, el universalismo de las ideas, la modernidad, la

diversidad, los medios, se convirtieron en los fines para

nuestro cometido. Y ahora, incluso las creencias abstractas

básicas, se enfrentan a esas limitantes que el blanco-mestizo ha

impuesto, nuestro indianismo katarista la ha combatido,

nuestro pueblo ha arrastrado ese crimen de la complacencia,

no, ya no, es la hora del cuarto clan, nuestra hora, la del ayllu,

contra toda la sociedad colonial boliviana, El discurso del

odio, el discurso de frenar nuestra libertad, es de mantener sus

privilegios de casta, no queda otra que no sea afrentar su odio

racial con nuestro odio milenario, solo en la guerra se miden

las fuerzas, somos hijos de la guerra, guerra india, como la de

nuestro antepasados: Katari, Willka, Machaca, octubre negro,

somos ese legado, por que negar nuestra esencia, si están

hablando de la diversidad es solo para apaciguar nuestras

necesidades de soberanía, hablan de ella para hacer de nuestra

raza un pueblo servil. Sí, todavía, tenemos la esperanza, aun

somos nosotros los cobrizos dignos de convertirnos en el

pueblo más rebelde de la tierra, nosotros los aymará-

11
espartanos, guerrear a muerte por construir nuestro pueblo

libre, nación aymará, exhala libertad y rebeldía.

Que no nos sorprenda, muchos aterrados por este pensar

libertario blasfemaran contra nosotros, odiaran al indio que

busque ser libre, odiaran nuestro Estado-nación incipiente,

nos escupirán en la cara, vomitaran odio por sus fauces, nos

llevaran a juicio, nos golpearan; su desprecio será infinito

cuando quememos sus símbolos, cuando borremos su falsa

historia, cuando seamos libres; ese odio debe ser la fuerza

cinética que mueva los motores de hacer grande a la patria

aymará, a la patria india; que no sea origen del miedo, que no

sea génesis de la desazón, nuestra terquedad será su

envenenamiento; nuestros enemigos vendrán desde las

cuadrillas blanco-mestizas y de los propios aymaras serviles,

que no sorprenda esa arremetida, pero al final cuando nuestra

patria sea tierra libre y prospera ansiaran pertenecer a ella:

nuestra tierra, con tasas bajas en delincuencia, acceso a la salud

y la educación de calidad, entre otras relucirá por su eficiencia

en ciencia, deporte, industria… deberían ser, juzgado en y de

sí mismas en su tiempo.

La satisfacción material será de una alta prioridad, como es en

la mayoría de las sociedades, este permite crecimiento


12
espiritual, ése es el pilar angular de nuestra misión, la libertad,

por supuesto, es la mayor de la prioridades, la libertad es

diversidad, todos son bienvenidos a ella, las reglas del blanco-

mestizo son criminales, anti-libertades, son frenos de la

aymaridad, frena su crecimiento económico y sapiencial;

destruir estas son prioridades de la nación aymará.

Expandirse o desaparecer, el axioma del ahora.

3. P AGANISMO AYMARÁ, LA PROFUNDA ESPIRITUALIDAD DE


NUESTRA RAZA

Nuestros dioses viven en la sangre, están vivos, no son ilusión,

son tangibles. Son dioses libertarios y sensuales que pueden

atravesar el tiempo. El poder católico intentó encadenarlos en

el pasado no lo han podido extirpar de nuestra mente pues es

vida, es real…porque esos dioses viven en nosotros, mientras

no maten al último aymará, ellos seguirán vivos.

La nación aymará contra la moral cristiana: a) la abstinencia

cristiana es el rasgo que limita las aspiraciones del aymará,

nosotros los indios cobrizos de todos los confines debemos

buscar el complacer los instintos, las aspiraciones, las

necesidades; la abstinencia frena por completo la aspiración

de ejercer Poder, de complacer los deseos carnales, cuales son

válidos siempre que estén marcadas en el respeto, la nobleza

13
y la pulcritud de los hechos. b) el aymará libre debe vivir su

existencia del presente, pensar el contemporáneo, su vida

terrenal, sueña o posee lo real, buscar objetos palpables,

sentimientos que pueden ser trasformados en sensaciones

vivénciales y nunca el indio libre debe vivir con la aspiración

de recompensas celestiales, la divinidad es un antro del mal

razonar, el indiano debe sentir con el cuerpo mismo los más

profundos deseos terrenales, el sueño mítico de nirvanas como

pago de una vida con varias restricciones es una falsedad, el

indianismo pregona la liberación, el indiano debe ser libre de

cualquier deseo especulativo, c) brindar nobleza a quien te

demuestre nobleza, el ofrecer la amistad sincera a quien sabe

valóralo, el aymará áspero sufrirá múltiples decepciones,

sufrirá traiciones, será injuriado, calumniado, pero este

mantendrá la calma, la calma es fundamental, pues sólo ello lo

llevara a la reflexión concreta y clara de los hechos, el aymará

libertario no es hipócrita, lucha contra ella, no espera nada de

nadie, solo brinda su franqueza, no tiene miedo, el miedo es el

alimento de la moral cristiana. d) el aymará libre no da la otra

mejilla, si es atacado, si es ofendido debe por orgullo

responder a las afrentas, la otra mejilla es para el individuo

simple, el indiano debe olvidar sus limitaciones, a la elite

blanco-mestiza se les debe afrontar con cierta acides, pues no


14
ha sido el aymará quien ha tirado la primera piedra, se debe

embestir al enemigo que toca el honor de lo aymará, por lo

mismo, la venganza es totalmente valida, la última forma de

desaparecer el surgimiento de odios es la muerte, la moral

cristiana no permite la vendetta, el aymará que quiere su

libertad se alimenta de ella, se venga en la vida terrenal, no

debe esperar la complacencia de su alma, del aymará brota lo

agrio, burbujea el placer de sentirse poderoso, mientras más

grande el reto más grande la gloria, el indiano áspero sin duda

es el paladín quien liberara su pueblo, pues está dotado del

manejo racional del odio.

Los dioses están en nuestra mente y en nuestra carne, sólo un

hombre único puede tener un dios único, la espiritualidad es

una cuestión individual, la religión blanco-mestiza vomita

odio, escupe dogmatismo, los aymaras son obligados a creer

en imaginarios, irreales e invisibles, un niño indio nace ateo,

vive su infancia en el ateísmo, su espiritualidad está enraizada

en la curiosidad y admiración de su entorno, de su medio

ambiente, de la naturaleza, el niño aymará es asesinado

cuando a su mentalidad le introducen cristianismo, judaísmo;

el niño aymará primigenio vivía en un eterno ateísmo; pues

sus dioses eran las cosas de su medio, la naturaleza era ese

15
dios, cual podía comerse, por lo tanto también vivía en él. Esa

espiritualidad perfecta y simple debe volver, primero en la

elite aymará y, con el tiempo lejano volver a ser practica y vida

en toda la patria india. Los libertarios deben afirmar su propia

y específica espiritualidad, sin ella no hay nación, a través de

ceremonias, ritos y su estética original, enfrentaremos las

creencias extrajeras…Si queremos nuestra propia identidad

¿Qué hacer? Nuestro paganismo aymará es sencillo, directo,

natural. Un farol para nuestro pueblo por sobre el blanco-

mestizaje y, las creencias vulgares anexas a estas: “medio

ambientalistas”, ecosofistas, neo-hippies; estos nuestros

enemigos también tratan de mantener al indio aymará en un

estado de miseria, el blanco-mestizaje pretende del indio un

eterno esclavo, por eso injerta estas formas de pensar en el

medio. Nuestra meta: del paganismo aymaras es una

renovación espiritual para nuestro pueblo que toma

consciencia de sí mismo: el pueblo aymará, la gran nación

india ancestral; es hora de su retorno, pues sin su paganismo

no hará otra cosa que convertirse en discurso político, esta

nación que resurge, lo hace con su propia espiritualidad. La

historia oficial es la propaganda de los vencedores, de los

dueños del poder. El aymará libertario debe hacer su historia

para sí mismo. El cristianismo se ha hecho costumbre, pero no


16
es filosofía en la mente, nosotros los libres hacemos filosofía

de la espiritualidad, cuando trasfiramos ese pensar a la

practica en todos los actos de la vida del aymará-reencarnado

en esta nueva nación, seremos invencibles. No queremos un

dios universal, que sea el dueño de la verdad, el aymará

libertario es cóndor, o es serpiente y tal vez sea vicuña, pero es

diverso, así también sus creencias, sus sentimientos, la

espiritualidad debe ser libre, es una cuestión individual. Los

dioses de la sangre están con nosotros. Sin historia la opresión

será eterna, la teología del aymará es estética, pensamiento y

rito. Pues comenzar una guerra espiritual es inevitable, para

quienes añoran el surgir de la nación aymará.

4. EL PENSAR AYMARÁ

Debemos comprometernos a la tarea de aplicar a la nación en

su conjunto los criterios de coherencia y unidad, sin

coherencia somos anarquía, sin unidad somos débiles,

persistirá una correspondencia entre los elementos externos e

internos, la comunicación entre estas esferas son aplicables en

todos los campos de acción, un ejemplo muy práctico; nuestras

ideas son internas, están en la mente, cuando no son

comunicables y entendibles hacia el exterior de la mente son

confundidas, tergiversadas, hasta aborrecidas; el rol del


17
marketing político, la ingeniería comunicacional es de vital

importancia para alcanzar los propósitos deseados; el pensar

aymará sin proyecto publicitario está destinada al fracaso. El

sentimiento aymará debe ser expandido con los modernos

métodos de comunicación. Todos los saberes indios se basan

en los instintos de la fuerza profunda que emerge a través de

tal experiencia, dan al sentido de la raza un camino perpetuo.

Mientras tanto, el cómodo estilo de vida blanco-mestizo y su

visión del mundo aymará conducen al fracaso del desarrollo

de la aymaridad, que en última instancia se extinguirá si de

aquí en adelante no se toma medidas extremas para implantar

nuestro ideal y, ser una vez más, un hito en la historia

universal de las naciones libres.

Al buscar nuestra soberanía y libertad, nos llevara

necesariamente a indagar una alternativa es ésta una

incómoda realidad en la que vivimos y, de la que, queremos

cambiar abismalmente, Destruir el poder blanco-mestizo y su

sistema es una tarea que tomará su tiempo y sacrifico, lo más

probable es que surja un nuevo debate en torno a las

autonomías plenas en este país, así como resquebrajamientos

entre el poder local y central, la nación aymará y nuestra

decidida lucha será un cerillo que prenda la mecha de las

18
nacionalidades nativas de los territorios de la América india,

pero esa hora únicamente llegara en el momento que

iniciemos este periplo, cuando las mentes más lúcidas de esta

nación milenaria unan sus fuerzas y enfrenten los obstáculos

que conlleva destruir un poder constituido, de ser anti-

sistémicos, de vivir en un odio perpetuo. Un sacrificio sagrado

en cuerpo y alma. Es aquí donde la idea comunitaria toma

fuerza, ya que la unión de los intelectuales aymaras

posibilitara el desarrollo y avance de este proyecto, que será

un punto de inflexión en la historia de la rebeldía india, de las

múltiples motivaciones: soberanía, libertad, desarrollo, etc., el

cambiar el curso de la historia de nuestra raza, tan humillada,

tan blasfemada, el motivo principal es el orgullo de la

pertenencia a la madre patria aymará, que nos dio vida y

pensamiento, quiero establecer en ese contexto una necesidad:

la unión, la comunidad es lugar de encuentro de las múltiples

ideas que englobaran una nueva teoría, está la nación aymará,

si es la verdadera será porque nosotros la hayamos hecho

verdadera, eso requiere consecuencia, ¿Cuál es el camino de

estos breves lineamientos? Plantear soluciones, soluciones

posibles y reales, pragmáticas y palpables, cualquier intento

del querer “inventar la pólvora” anulara este deseo libertario

de una nación propia.


19
En una nación fuerte, la voluntad de permanecer a esta, el

deseo de la superación es constante, este es el vínculo que une

a sus miembros de por vida, el elemento que buscamos los

aymaras es ser libres y soberanos, volver y ser dueños de esta

tierra, elegir a los más capacitados para dirigir nuestra nación

será un hecho constante, cada tarea, cada acción de cada uno

de los miembros de esta raza india es de suma importancia. La

elite aymará está destinada a la máxima tarea de actuar en

torno a la eficiencia.

Todos los indianistas kataristas deben estar dispuestos a

realizar tareas que amplifiquen la liberación de la nación

aymará, la formación intelectual de la comunidad será

menester de quienes valoren el concepto de la independencia,

los de tiempos lejanos, los indianistas asumieron la idea de

restablecer el Kollasuyo, liberar la conciencia india de las

garras dominantes de la casta blanco-mestiza; el proyecto del

pensar aymará, es sin lugar a duda la continuidad posible y

real de materializar la libertad de los pueblos nativos que

yacen en tierras en otrora el Tawantinsuyo, por lo tanto no es

un discurso que tenga amplia variación, la nación aymará está

al alcance objetivo de las ansias por establecer una comunidad

libre. La capacidad superior de la elite aymará, con altos

20
estudios en diferentes campos del conocimiento, serán de

quiénes estén llamados a desarrollar las actividades

encomendadas a la superación, eficiencia y confianza de la

comarca aymará, generar un efectivo sistema de planes

políticos y económicos donde se tomarán las riendas los

mejores proyectos en beneficio de la comunidad, un castigo

ejemplar debe tomarse a quienes practiquen la corrupción, el

clientelismo, el tráfico de influencias; la nación aymará del

futuro será eficiente y digna cuando su elite suprima practicas

inmorales, sin elite consiente de su rol en la sociedad, la nación

aymará está condenada al fracaso. Nuestro nacionalismo

político aspira a un territorio en el que vivir libres de la

opresión. El guerreo aymara auténtico está dispuesto a que

haya independencia frente otras naciones, sobre todo las

coloniales, como la boliviana y peruana, buscar independencia

del Estado colonial boliviano debe ser un principio a cualquier

coste, incluyendo una guerra, en el mejor de los casos a través

de procesos democráticos.

El pensamiento aymará indianista es la ideología y reflexión

más fuerte desde las épocas de Tupaj Katari. Si no hay

indianismo aymará, no hay libertad en nuestro territorio. Un

nacionalista indio, no acepta otro objetivo que no sea este, el

21
indianismo katarista en su eterna lucha contra el coloniaje

boliviano, está en condiciones de hacer reales las aspiraciones

históricas de la indianitud. Los enemigos exteriores que

aparecerán deben ser extirpados del imaginario indio, el

nacionalismo aymará dice: “¿Quién es el nacionalista aymará?

este es un movimiento político, económico, cultural, donde la

identidad india es una cuestión de exigencia o extinción. Ser

precisos es evidentemente el fundamento para rayar la cancha

a la hora de emerger nuevamente como nación. Premisas

falsas o imprecisas, conducen a esfuerzos sin producto, son

esfuerzos ingenuos. Como enarbolar el anti-occidentalismo, el

anti-capitalismo, el anti-colonialismo, son debates espurios,

estériles, sin más resultado que la eterna sumisión y esclavitud

mental, son toscos y arlequinescos; destruyen las capacidades

de un pueblo a la innovación, a la eficiencia, a la confianza,

estos últimos son parámetros del pensamiento nacionalista

aymará.

La aymaridad es un problema para los blancos-mestizos

porque socava sus intereses y privilegios en la sociedad

boliviana, este proyecto daña la estabilidad de los

bolivianistas, los blancos-mestizos se alzaran en armas para

defender sus intereses de casta en esta sociedad colonial, su

22
falso nacionalismo es rubrica del pensar europeo y, peor aún,

es una mala copia, muy deformada y poco estética, el

nacionalismo boliviano es completamente un nacionalismo

del fracaso y el lamento, el nacionalismo boliviano entra en

unidad ante los agravios en los temas marítimos contra del

Estado chileno, así como las ridículas victorias da su selección

de fútbol, que sin duda es el reflejo del fracaso de la nación

boliviana como Estado y sociedad, el nacionalismo boliviano

está unida por el lamento de perder el mar y partidos de

fútbol, esa es su realidad; cuando busca una identidad habla

del indio, altiplánico o amazónico, busca en el nativo una

identidad, pero al mismo tiempo lo desprecia, lo aborrece, lo

humilla, la identidad boliviana no existe si no es por el indio,

por el kolla, por el amazónico: si este facsímile de nacionalidad

puede crear un Estado ¿Por qué nosotros dueños reales de esta

tierra no? ¿Quiénes somos entonces? ¿Quién es el aymará? Yo

respondo que somos una rama de la raza milenaria que ha

habitado estas tierras desde lejanos tiempo, nuestra

ascendencia común abarca toda la indianidad, abarca los

múltiples puntos cardinales del kollasuyo; recuperarlos, no

hay otra opción.

23
El pensar aymará es un movimiento étnico, político y

económico que aspira a la unificación de todos los aymaras en

el territorio en otrora de su dominio y sus actuales avanzadas

en los diferentes territorios ocupados por las naciones

coloniales, nos erigimos como nación para defender nuestra

identidad que desde hace siglos ha sido esclavizada,

torturada, humillada, nos encontramos amenazados por las

políticas blanco-mestizas que buscan en el “mestizaje” un

proyecto de sociedad, nosotros los aymará-libertarios

devolveremos el orgullo de pertenecer a esta raza, a esta

nación, lucharemos por encarnar nuevamente la imagen de la

serpiente ancestral, el Katari, con ella seremos libres

nuevamente, dueños de nuestro destino. El blanco-mestizaje

como proyecto político busca la eliminación sistemática del

aymará, esta casta enemiga atenta contra nuestra continuidad

biológica, nuestro propio pensar psíquico y la milenaria

herencia cultural. Los paladines aymaras seremos una real

oposición al dominio racial, haremos de la igualdad en los

seres humanos un principio, las acciones político-económicas

son de beneficio común en toda la comarca aymará,

enfrentarse a muerte contra el al marxismo político y cultural

erradicando todos los vestigios del comunismo en nuestra

sagrada tierra, las consecuencias sociales de nuestro gobierno


24
indio es el universalismo del conocimiento y la modernidad

en sus diferentes expresiones, el único propósito es el uso

eficiente de la tecnología y la técnica universal para el

beneficio de la patria aymará, nuestra misión es la resistencia

y supervivencia en beneficio de nuestra raza, para ello crear la

nueva nación india partir de la identidad aymará es esencial;

abolir el dominio de la sociedad colonial boliviana que impera

en la actualidad y, buscar la liberación de todos los pueblos

nativos de estos parajes. Nos lanzamos la lucha étnica-cultural

como el propósito de cumplir los mínimos objetivos descritos

en el presente escrito, la realización de actividades de

propaganda, adoctrinamiento, participación en actividades

académicas, difusión por todos los medios existentes, la

disciplina aymará no surge espontáneamente, es un trabajo

rutinario, los aymaras han demostrado gran eficiencia en la

práctica orgánica, hay que aprovechar esa característica para

acelerar el proceso al implantar nuestra nación india: para ello

juega mucho la estima que un pueblo, que un indianista

katarista sienta realmente por su raza y cultura, la disciplina

de nuestra nación será arma que es forjada de la conciencia y

de las ansias de superación como colectivo humano. Esta

cualidad no las han extirpado, recuperarla es una necesidad

imperante, la cohesión de la voluntad aymará será posible sólo


25
en un estado de malestar ante el sistema impuesto, crear ese

malestar es piedra angular de nuestro proyecto, el génesis de

la nueva aymaridad, nuestro honor está en juego, recuperar el

honor de nuestros ancestros es nuestro fin, nuestro objetivo.

5. APUNTES ÁSPEROS SOBRE EL PENSAR AYMARÁ Y EL INDIANISMO

El guerrero aymará se construye por el contacto directo y

presencial de los hechos, la relación existencial con lo material

permite la correlación y el surgimiento de argumentos que

dan paso a la construcción de una teoría política propia. El

aymará intelectual debe llegar a determinar los atributos

propios de pertenencia que están conformes a la dinámica del

indio como sujeto histórico y el hacedor de su medio vivencial.

El puntualizar ciertas categorías propias y vivénciales son

imprescindibles para conformar una teoría política y

económica que sean realizables en nuestro territorio, la

practicidad de las ideas deben ser de provecho común a todos

los aymaras, cuando se determina con precisión los problemas

las respuestas y soluciones con frecuencia son eficientes, el

pensar aymará debe constituirse en el pilar básico de la

eficiencia, todo para una vida prospera en el territorio, el

desarrollo será posible sólo cuando se detalle fielmente los

problemas, se especifique y aplique con rigidez las soluciones

26
basados estos en una fiel lectura de la realidad que en el

presente viven los aymaras, denotando sus virtudes, falencias

y errores.

El nacionalismo aymará surge de la necesidad reinante de

cambiar la realidad existencial, para edificar nuestra propia

sociedad autóctona; una meditación intermitente es efímera,

improductiva, ilusoria y deprimente. El pensar aymará estará

constituido por la selección de saberes, la ejecución y

modalidad del conocer. El pensamiento que surge de nuestra

indianidad nos hace, nos determina, es la esencia, es la señal

que describe en el absoluto de lo deseado, el aymará no puede

escapar del proceso del pensar áspero, lo áspero como modelo

creativo de entender nuestra esencia conflictiva, cambiante,

cruda y lacerante, el aymará necesita sentir ese percepción,

nuestra supervivencia depende de la cantidad de ideas que se

produzca para enfrentar las vicisitudes de la realidad, de otro

modo sería imposible su existencia en el tiempo, a pesar de las

múltiples dificultades que nos tocó vivir en la historia, desde

la opresión a los intentos de desaparécenos a través del

mestizaje, el pensar, el pensar áspero ha situado al aymará por

antonomasia el ser considerado los paladines de la revolución

india, cada lucha, cada enfrentamiento contra las castas

27
dominantes, nos hace comprender mejor las embestidas que

se pueda sufrir al construir nuestro propio Estado indio.

Lo áspero en la aymaridad y en el Indianismo: El indianismo

es una ideología enérgica, pues nace del cerebro aymará, no

permite amaneramientos, el indianismo se piensa a dolorosos

picotazos, las crisis existenciales de sus intelectuales hacen

parte de aquellos que aman este pensar, aquellos que están

comprometidos por la nación aymará, no importando

ofrendar su propia vida por estas ideas, el dolor en el cerebro,

el dolor en el corazón y en el cuerpo están ligadas íntimamente

a su ser indiano, el aymará vive al día por el sudor salino que

quema su rostro cobrizo. La pureza de esta ideología india está

establecida entre el amor a su raza, el total y legítimo odio al

enemigo, fuera de estos sentimientos entramos a campo de los

tibios que por afinidad o moda se interesan ocasionalmente en

la ideología del indio. Para estos la nación aymará es solo un

discurso, no un compromiso. El Indianismo es violento, no

permite el amaneramiento, es por ello que la violencia marca

tácitamente el límite entre los verdaderos y los tibios, sin duda,

la violencia es el principio que otorgara la libertad total a la

indianitud, la violencia será el génesis de la nación aymará.

De los tipos de violencia para emprender nuestra libertad son

28
dos: a) la físico-material que tendencialmente es la de más fácil

ejecución, sus características principales son ejercer temor en

el enemigo, cercar sus posibilidades de resistencia y debilitar

sus posiciones, esto a través de pequeños grupos libertarios y

movilización del pueblo indio, b) la pensante-ideológica,

conforma el conjunto de ideas, conceptos y lineamientos

metódicos, este tipo de violencia tiene características

determinantes, deben ser comandadas por los ideólogos de la

nación aymará, como de los técnicos en cibernética, ya que esta

violencia no es perceptible en el mundo material se lleva a

cabo el papel y el Internet, ambas confieren un total

ennoblecimiento a la raza aymará, como un ladrillazos de en

el rostro o cuchilladas de desprecio al opresor, son la nata y

condición pura del pensamiento indiano. Veremos algunas

manifestaciones, de las más conocidas:

La pertenecía del mundo aymará, es sin duda su carácter

rebelde, es la esencia y nata de nuestra raza, todo un conjunto

de cualidades excepcionales de nuestro pensar aymará

merecen ser mencionadas: a) la supervivencia indiana, puede

ser por la limitación de capacidades, por la confrontación

emocional, por agentes externos, accidentes varios o las más

dolorosas como el padecimiento de enfermedades. Todas las

29
mencionadas características determinan la existencia, el tipo

de vida de la familia aymará, aún con ellas surge la voluntad

de vida y la búsqueda de felicidad. La supervivencia ha sido

suele ser transferida a las generaciones futuras, heredando

una carga de llanto y sufrimiento. Tristemente esta trama

áspera lo sufre una gran cantidad de familias aymaras e

indianas. Sin duda el vivirla o el haberlo vivido es la crema

pura para aquel indiano que busque su liberación y el de su

pueblo. La supervivencia indiana es áspera para aquel que

habita el área rural debido al medio natural y en otras

ocasiones por la opresión sufrida, así también es áspera para

aquel aymará que sufre en el área urbana un pluralismo de

fenómenos que le ocasionan sufrimientos de distinta índole

desde el racismo o las surgidas por la economía precaria, b) La

superación del aymará está ligada fuertemente a la voluntad,

la capacidad de quebrantar limites impuestas por la casta

blanco-mestiza cuales han construido a lo largo de la historia

un sociedad excluyente y de economía extractivita. La

brusquedad como mecanismo de búsqueda y realización de

objetivos ser necearía para emprender la nación aymará, que

sin duda están marcadas por un componente trágico y

doloroso, pero es la esencia misma del actuar indiano, la

voluntad del aferrarse a objetivos muchas veces inciertos en


30
otras con la conciencia del riesgo marca la línea absoluta de la

superación indiana ante la esfera de la supervivencia, no

siempre se es pobre de espíritu o de materia, algún momento

se destruye la mentalidad de persistencia en las lagunas de la

necesidad, me refiero que la cualidad primordial de lo aymará

emprendedor, el fin último es la superación personal pero

desde lo indiano, desde lo aymará, pues parte de su historia

que está marcada por las limitaciones impuestas o creadas que

impiden su desarrollo autónomo e independiente, por ello es

fundamental crear una conciencia para destrozar estigmas y

estereotipos que no han hecho otra cosa que restringir las

enormes potencialidades del hombre y mujer aymará. La vida

aymará es áspera, es trágica y valerosa, cuando este pierde

dinero no sufre amargamente, mas al contrario busca

recuperarse, no muere en la desesperación, emerge con más

orgullo al volverse a recuperar del infortunio, el orgullo que le

da el haberlo perdido y el tenerlo nuevamente, puede ser cosas

intangibles como el amor o la amistad, puede ser palpables

como el dinero o mercancías, sin más es el carácter puro del

aymará áspero, la nata, la máxima esencia de todo lo expuesto,

es el surgir de la nada, el levantarse después de haber caído,

mirar con los ojos brillosos de la bestia de presa ante el

próximo reto, esta vida está inundada de metas, riesgos y


31
obsesiones. Sufre con orgullo; escribe, estudia, comercia,

contrabandea, trafica, piratea, por todos los medios posibles

busca en cada una de ellas lograr un beneficio máximo; la

gloria de la nación aymará es el camino del no sentir el

hambre, no sentir el miedo, este reacciona con violencia

cuando atentan en contra lo suyo, cuando siente perderlo

todo, reacciona con odio, el odio es la antesala de la acción, no

debe existir otra forma de entender el camino al Poder total,

no debe existir otro camino de la superación personal, es la

esencia sagrada que acompaña la historia de lo indiano, de lo

aymará, este es en breve, la lanza al cual aferrarse se tiene que

estar para cimentar la nación aymará, c) la estabilidad del

aymará es áspera, se puede señalar que siempre se corre el

riesgo de perderse la totalidad de lo conseguido, en muchos

casos el mantenerlo puede costar mayor esfuerzo que el

haberlo logrado, sin duda se halla en este punto la eterna

capacidad del esfuerzo, en ello la perenne capacidad de

aferrarse a la estabilidad como: el Poder, el amor, el dinero, el

conocimiento, debe permitir una tener una vida ejemplar y

con dicha, pues los caracteres antes mencionados varían

acuerdo a externalidades, azares de la suerte o malos cálculos

en la ejecución de ideas.

32
El renacer del Saqapa

Los ideales inquebrantables de los aymaras fueron revelados;

por los mitos profundos de estas tierras indianas he sido

tocado en el alma con la bramar del recuerdo hacia los sueños

del pasado, en el instante lucido desde mi último delirio, en

los minúsculos espacios de tiempo en mi lucidez, viene a mi

mente la imagen de la Saqapa ancestral, que con su sapiencia

añeja quiere guiarme; ¿acaso no soy yo? Un breve canto en los

recovecos más profundos de mi cerebro indio que van

emergiendo en un efímero ideario de la Saqapa, el señor

tutelar de mi razón, un ideario de los aymaras, de los libres,

pilares simples del nacionalismo aymará a través de la Saqapa

y, que le fueron revelados a un joven en sus escritos que le

iluminan en la soledad esteparia, la tierra india que las plantas

de sus pies besa en el caminar fulgurante hacia una pronta

ofensiva ante el enemigo, es esta, la ciudad de El Alto cuartel

de Tupaj Katari, donde una líneas bellas de dulce ternura

aymará se deslizan entre las ideas y las cosas pendientes, una

rebelión, si, rebelión de la Saqapa, entre los ríos de sangre


33
luego de la batalla y, los llantos por los que ya muertos han

sido, una nación ha de ser victoriosa; el pensar aymará dentro

de la predestinación de los sentimientos buscan ser verdad,

donde el Ser Saqapa amo, señor, deidad tutelar de la razón

indio-aymará me dice tortuosamente: «lo que hoy es verdad

mañana es mentira.» hiriente, desafiante, casi un niño ante el

destino que me aguarda, el miedo del error es trauma, más la

imperiosa necesidad de una rebelión india, una rebelión

aymará es inminente, así que este punto es la partida al

amargo final en la ruta de la lucha sacra ante el enemigo

histórico, un compromiso de sangre no se puede romper en

este Pacha (tiempo y espacio) ni esperar a los avatares del

destino, el ideario del Saqapa es premisa y ley, una piedra más

en este áspero recorrido hacia la instauración de la patria

aymará.

1. LOS SECRETOS DE LA SAQAPA SON REVELADOS

El Saqapa aymará se hace idea y pensamiento: a) Sobre los

desafíos intelectuales, disfrutar las emociones que da la

victoria son el carácter fundamental para el pensar de la

Saqapa, vencer las barreras y obstáculos de los cuales fuimos

presa, el pensar aymará de la rebelión son extrapolares a la

vida cotidiana; todos los días nos enfrentamos a diferentes


34
retos, en la vida la tendencia a la derrota es inevitable, el

entorno suele ser favorable a la derrota, el primer paso para

enfrentarse a ellas es organízalas como retos del intelecto, eso

nos da una pista, no es necesario ser diferentes para vencer un

reto, los retos son universales, lo importante es la consecuencia

de los actos, el aymará que se enrola en el mundo, en el

mercado, en la política debe valerse del principio básico de la

perseverancia, encaminar la vida de los aymaras de la nada al

cumplimiento de los sueños es un carácter propio de la vida

áspera en el habitad altiplánico, el Saqapa es un desafió

intelectual en el que es utilizado el cerebro como herramienta

de solución de los problemas, buscar nuevos retos para los

aymaras es un pilar crucial pues mantener la motivación, es

importante desafiarse a uno mismo, esto conlleva al máximo

logro de la mente, la meta, cuando se llega a este punto las

fuerzas del universo indio suelen confabularse en los hechos

prácticos, el Saqapa te permite el avanzar a través de múltiples

etapas, los desafíos suelen vencerse mediante tiempos

concretos, el aymará prudente busca el domino de la

temporalidad y de la especialidad, el proceso es un hecho

crucial para alcanzar un término, el aymará debe enraizarse

bajo el principios de la búsqueda de nuevas experiencias, en el

comercio, en la política, en el amor, en la guerra, salir de la


35
zona de confort es un truco habitualmente odiado, pero si este

se suele practicar tiende a ser fructífero para vencer los

desafíos deseados en esta vida, es usual que el vivir se ponga

poco agradable, los aymaras no debemos aceptar solo los

desafíos que puedan deleitarnos, también y es necesario el

enfrentarse a aquellos que son eventualmente grotescos y, sin

duda son muchas las ocasiones que podamos encontrarnos en

esa situación desapacible, el aymará es un autodidacta de las

enseñanza del entorno habitual, aprender de los errores es

clave, el Saqapa propone el aprendizaje en el ensayo y error de

los hechos, solo marcaremos tiempo-beneficio cuando se

pueda ejecutar el menor de errores posibles, esta vida no es

más que un juego, así que hay que jugarlo con todos los

instrumentos disponibles nuestro alcance, b) los problemas

ordinarios, hay una norma en el Saqapa, cuando las cosas se

están poniendo complicadas; o se soluciona o se pierde; se

debe dedicar tiempo a filosofar los problemas

apropiadamente, pues sin acción real las cosas tienen a perder

el control del asunto, entremos con osadía aymaras en

economía, en política, en el amor, en la ciencia, sin más, con la

cualidad de la intrepidez, es ilógico hacer remembranzas de

los aconteceres pasados, estamos en la lucha del tiempo real,

para hallar resultados satisfactorios no se debe hacer siempre


36
lo mismo, cuando se falla progresivamente en un asunto, es

mejor intentar afrontar el problema con caminos diferentes,

cuando se ha fallado en un hecho concreto tantas veces es que

se suele repetir el mismo error, para afrontar el problema es

necesario cambiar de táctica; al frágil, al endeble el problema

lo apabulla, lo resquebraja, cuanto aplica el principio de la

Saqapa en la solución de problemas con elementos

progresivos, el aymará suele cambiar la visión del mundo que

le rodea, el débil se hace fuerte, ese estadio del indio-guerrero

es sin duda al que se debe de llegar, c) Sobre el control, el

saqapa otorga el don del control en la mayor parte de los actos

nuestros, cuando suele perderse esa parte del control, se

pierde, se derrocha, es inútil; el aymará debe aferrarse a un

principio: al del auto control, es una cualidad del cual

disponemos casi por completo y, es gracioso que actuemos

como si careciéramos de esa cualidad humana, incluso

dejamos carta abierta al ser manipulados por externalidades,

cuando lo ajeno maneja ese control distorsiona su buen

funcionamiento, buscar, luchar, por el adueñarse de ese

control propio e individual es una norma de la nueva nación

aymará, en el conjunto de los objetos anárquicos se les debe

buscar un lugar, un orden, sin orden no hay determinación, si

se tiene un lugar apropiado en el mar de conflictos la


37
supervivencia del aymará-libre es perenne, el Saqapa explica

en su dinámica guerrera este principio, sin control se pierde,

con el control las perspectivas inciertas del éxito son absolutas,

d) Sobre el orden, sale de las heladas profundidades del

Titikaka el espectro andante que suele atormentarme; la

obsesión del orden lacera mi normalidad y me convierte en

piedra; el Saqapa grita en mi oído: « el camino entre la mentira

y la verdad es el orden.» su principio es determinante en

nuestro universo aymará, el lugar de las cosas es precisa, el

lugar que le es correspondido es una ley, el salirse de ese

principio genera caos, el caos conlleva a la derrota; que

buscamos con decidida obcecación, ¿acaso no es la

resurrección de nuestro Estado Aymará? hiere el cuchillo del

caos ante la perversión de los instintos ilógicos, enfrentarse a

ellos tierra de indios libres manda aquel crótalo cascabel de la

razón llamado Saqapa, ese que en la mente del nativo duerme,

ansió despertarlo en todos, mi vida no vale nada sin ella, no

vale sino resurge y cruje ante en enemigo, decidido a la lucha

sagrada de la ideología india, es el volcán que es nuestro

pueblo indiano ansia por su regreso a la tierra libre, por esta

razón secular es inminente la práctica del orden, debemos

materializar todo el esfuerzo humano; el Saqapa dice: «el

orden es el camino entre la mentira y la verdad.» el pensar


38
aymará es la verdad, todo fuera de ello es mentira, no es

propio, es irreal, nación aymará es la veracidad de nuestra

existencia, ¿de quién? de los cobrizos pieles de serpiente, no

hay más orgullo que no sea el de pertenecer a esta magna raza

de gentes; lo vi en sueños, señor, amo y dueño de la razón

india, el Saqapa, quien ordena: «un aymará se rige a una férrea

disciplina» -¿Qué quieres? -la nación aymará, - ¿para que lo

quieres? – Para ser libre, libre en su totalidad, -¿solo tú? –

quiero la libertad de mi pueblo, pueblo dueño de esta tierra

india, ¿qué estás dispuesto a dar? – ofrendo mi vida, mi vida

sin libertad no es nada: bajo de los cielos la razón aymará, el

Saqapa que es progreso dice: «sin orden no hay progreso»; el

Saqapa que también es tiempo sentencia: «con el orden

ganaras tiempo», ahora guerrero aymará, hoy, no sea mañana

tarde, es un trabajo enérgico el ser nación otra vez, dime cuál

es tu tiempo en esta vida, la tierra india ansia su libertad total,

¡libéralo! El orden será justicia, en esta sociedad la justicia está

en manos del anti-aymará, ¡mátalo! El Saqapa es violencia, sin

ella no hay libertad, el libertad del mercado, de la política, del

amor, del arte, debe ser un bien primordial del Estado aymará,

para ello mostrar carácter ante la dificultad es la primicia del

indiano, el orden es la esencia del carácter, el orden principio

de la Saqapa se enfrentara ante lo desconocido, lo desconocido


39
causa miedo, temor, el sagrado orden ante lo desconocido

forja seguridad, con seguridad venceremos al enemigo y, se

erigirá el aymará-libre, el Saqapa es libre, de sus fauces solo

suele sentirse el respirar por el amor profundo de la libertad.

2. EL SAQAPA POR SU CONDICIÓN DE CRÓTALO, DE REPTIL, ES


SÍMBOLO DEL P ODER AYMARÁ

Nuestra existencia debe ser la búsqueda inquebrantable del

Poder, los objetivos sagrados que hacen de nosotros dueños

de esta tierra deben ser reales. La necesidad de tener

principios políticos enmarcara los fines que anhelamos como

nación milenaria. Nuestra sociedad busca satisfacer las

necesidades primordiales para su existencia, son sus penurias

las que tenemos que resolver. El político de antaño y los de

ahora son sólo sueños y esperanza, no ofrecen otra casa que

no sea esperanza, sus bocas vomitan mentira elusiones.

Nuestro rol indiano es cambiar esa costumbre. Existen

principios que han de ayudar a nuestro cometido, los

principios de la Saqapa, nosotros hijos del hielo, de la tierra es

un deber practicarlos con esmero: a) el resurgir de nuestro

orgullo aymará. Cada paso que damos en el resurgir de lo

nuestro nos encamina el pensar por cuenta propia, la vida de

un hombre debe estar enraizada en el orgullo de su

40
pertenencia, si no somos nosotros aquellos que mirar su

mundo con aprecio, nadie lo hará por nosotros, tenemos

muchos motivos por los cuales ensalzar la pertenencia a esta

raza, a esta nación: guerreamos como nadie, provenimos del

más grandioso pueblo que habita en los Andes, ni tal o cual

pudo amansarnos, somos capaces de influir en los destinos de

la sociedad. El orgullo de la indianidad tiembla al enemigo,

unidos formamos hordas de aymaras dispuestos a sepultar a

quien se interponga al sagrado logro de nuestros intereses.

Somos una nación milenaria, brillar como sol el orgullo de la

pertenencia a una de las civilizaciones más grandiosas en los

Andes no tiene comparación, b) el pensar de la Saqapa es

creer en las capacidades de nuestro pueblo. Muy repetidas

veces bajamos la cabeza ante aquel que desprecia nuestro

mundo, su origen viene de la más completa ignorancia de la

potencia revolucionaria de nuestro pueblo. No conocer

nuestra historia es fingir siempre la posición de lo otro.

Nuestro primer paso de seguro es creer en lo nuestro, en la

distancia lejana que podemos llegar con nuestro esfuerzo. La

juventud está desvalorizando la creencia en su raza, un

mandato del dios de la guerra, el Saqapa, es revertir esa

situación; sus virtudes del aymará son potenciar la lucha,

ahora quien más que nosotros dueños legítimos del suelo que
41
pisamos, es el deber de la aventura perseguir el sueño de la

grandeza. Este ya no es un suelo en donde el miedo exista,

ahora nosotros hijos del Sol tenemos las capacidades de

emprender los destinos de la sociedad, somos en estas tierras

la mayoría, quitemos a la casta blanco- mestiza nuestro lugar

legítimo, debemos despertar del letargo enceguecedor que ha

construido la colonia; fundirnos en el odio, raza y

pensamiento, contra aquellos que nos quitaron la posibilidad

de desarrollo, mutilaron nuestra capacidad de desarrollo,

nuestra capacidad de ejercer el Poder, cuál será el camino que

nos depara el futuro; el camino de la Saqapa: no debe ser el

morir en el tiempo, como un simple cúmulo de individuos

dispuestos a sobrevivir, ya no, como sería el mar tierno y

tranquilo sin sus terribles olas y tifones, no tendría el respeto

de aquellos que viven de él, de igual manera nuestra misión

es ganar ese respeto y él se lo gana con violencia, la radicalidad

solo se consigue creyendo en que podemos ser más de lo que

somos en el ahora, c) la Saqapa es la superación de nuestra

raza: es esencial imaginar los pasos que podemos dar hacia

delante, saber que podemos ser algo más allá de lo que somos

ahora, el brillo de los ojos de la bestia de presa encarna el ideal

del indio aymará, el miedo a la muerte pierde su sentido

común, el descontento con el lugar que nos han impuesto debe


42
ser la excusa que personifica nuestras ansias de Poder, ser

dueños del destino formidable del desarrollo académico,

económico, cultural, será prueba que los ideales de esta nación

hayan trascurrido con tal fuerza que hayan vencido las

barreras de la impotencia. La superación esta en nosotros, no

ser partícipes de la complacencia, es ella, la que este sistema

colonial nos ha impuesto por la violencia, es también por esa

violencia con la que nos liberaremos, d) La Saqapa y la crítica.

Sin esta virtud estamos condenados al letargo del

dogmatismo, al sueño de ilusiones que nos han acostumbrado

las castas dominantes en el transcurso de nuestra historia, así

como animales impusieron cadenas con la imposibilidad de

generar nuestras opiniones, nuestra razón. Sin opiniones

propias en nuestra emergidas de nuestra nación no existirá el

placer de erradicar la esclavitud mental, ser crítico de lo

nuestro, como también de lo otro, la crítica nace de seguro de

la vivencia al cual no han sometido, nadie, absolutamente

nadie se ha preocupado de generar tal virtud en nuestro

pueblo, un pueblo muerto en ideas siembra individuos

serviles, eso les conviene a todos los que están disfrutando a

costas de nuestra condición de supervivencia. La mirada

crítica del mundo que nos rodea ha de impulsar nuestro

desarrollo, es importante cuestionar todo aquello que merma


43
nuestras capacidades de progreso, la crítica es el bien de

nuestra alma pues nos conduce a la verdad, la verdad nos hará

aymará-libres, las formas en las que podamos percibir su

riqueza liberadora es conociendo, debe ser ese conocimiento

siempre criticable, f) sobre la reflexión. Cuando logramos

tener conciencia de nuestra realidad estamos en posibilidad de

cambiarla, para ello la reflexión es elemental, nuestra formada

de vida, esta objetiva debe tener incidencia en la construcción

de nuestro ideal, la incomplacencia de la vida material que en

última condición estructura nuestra vivencia y la relación con

nuestro medio. La nación Aymará es una sociedad que se

politiza con facilidad en momentos de conflicto, pero por lo

general este conforma un estado de inercia ideológica y solo

se injerta en espacios sectoriales y de alcance coyuntural.

Motivo por el cual la reflexión como practica individual y

colectiva en el Aymará-libre, debe ser incrustada como

practica dispuesta a formalizar sus proyectos y visiones de

sociedad, la reflexión condiciona en el terreno la posibilidad

de ejercer cierta influencia en un determinado espacio de

Poder, la reflexión posibilita la competencia y la insurgencia

contra el dominio instituido, g) sobre la capacidad de

organización. Es una necesidad humana el organizarse, el

aymará debido a su capacidad de organizarse en grupos de


44
cualquier índole, es su rol fundamental el concretar las ideas

que vayan en beneficio a la nación indiana, nuestro pueblo

merece el ímpetu y capacidad de hacer realidad su desarrollo,

enriquecer el capital tanto económico como cultural desarrolla

las capacites de hacerse con el Poder, es vital el reunirse por

causas que fortalezcan nuestros ideales, estos ideales deben

sin duda estar marcadas por la lucha suprema por la libertad

total de la mente y cuerpo. h) Por los sagrados objetivos de la

nación Aymará, debemos establecer objetivos que sean del

más profundo beneficio a la sociedad india, una vez

establecido tales objetivos, el paso siguiente ha de ser la

concreción de los sagrados designios indianos, buscarlos a

toda costa, llegar al final de tales objetivos mostrara la

capacidad de compromiso al que hemos llegado, el

compromiso debe ser claro, sin una lectura real de las

posibilidades que nos lleven a materializar los deseos que

inquebrantablemente han sido perseguidos por los lideres

aymaras a lo largo de la historia, no serán creíbles, la lectura

real del entorno, el medio analizado hará probable la

realización de los retos que la historia nos exige; Poder o

muerte, Estado libre, Individuo libre, Nación Aymará, solo

serán posibles si los objetivos son parte de la existencia de cada

líder indio de esta tierra, i) el pensamiento Saqapa ordena


45
mantener el recuerdo del pasado. No olvidar nuestra

procedencia es olvidar la sangre de nuestros padres, por lo

mismo tenemos en nuestro código el revalorizar las

costumbres que hicieron de nuestra raza una nación

indomable, sus héroes, sus logros colectivos han marcado la

historia de lo que significa la indianidad, despreciar nuestro

pasado es despreciar la leche materna de nuestras madres, el

pecado mayor del aymará es negar su pasado, quien niega su

pasado niega su madre, la madre nuestra es la tierra, cual nos

da de comer, es ahí donde vive nuestro pasado, siempre el

pasado será el maestro de nuestro futuro, el futuro aymará

esta plantada por el amor a su historia, ser dueños del futuro

indio nos exige ser divulgadores del pasado, hacer de ese

pasado la carne viva de nuestro discurso, la historia del

aymará es el farol que nos ilumina a lo lejos en la oscuridad

del presente, para que los actos nuestros sean visibles y claros,

j) el Saqapa es sentir el orgullo colosal por nuestra raza. Si

no podemos sentir orgullo por lo que hemos logrado como

seres individuales, como sociedad, el aporte de todo un

colectivo hace de nosotros lo que nos caracteriza en torno y

relación con las demás sociedades. El orgullo es parte

primordial del caminar y accionar político, una sociedad

orgullosa está dispuesta a morir por ella, es verdad que en


46
muchos casos desmerecemos nuestros logros, nuestros sueños

y, al mismo tiempo tratamos de hundir los sueños de otros, lo

que nos debe caracterizar es el apoyo mutuo entre aymaras,

dentro de cualquier campo social o económico, somos una

nación que necesita apoyarse mutuamente, cuando logremos

ese apoyo creceremos exponencialmente hacia la grandeza de

un Estado Aymará real, el orgullo es el padre de las virtudes

del pensar Saqapa, k) mostrar la pasión por nuestra raza. Sin

entender el origen, sin entender la alma matriz de donde

fuimos paridos, no llegaremos a concretar algún objetivo

legítimo para nuestra nación milenaria, la pasión por la raza

aymará significa adentrarse a él, vivirla y, no dejar que nadie

se atreva a ofenderla, si no producimos pensamiento y acción

rebelde habremos caminado en la nada, en la insignificancia

de los hechos, los retos heredados de los líderes de nuestra se

habrán perdido en el tiempo, si no es posible concretizarla,

hacerla realidad de nada valdrá el esfuerzo, crear es el paso

que nos ha de liberar de cualquier atadura, no existe otro

método que no sea el de producir y reproducir las ideas en

objetos palpables y manipulables. La grandeza de nuestra

nación nos espera, para ello cumplir con sus designios es una

necesidad: a) Adueñarse del presente, solo aquellos que son

capaces de predestinar el futuro están en completa ventaja del


47
apoderarse del presente, tenemos que tomar los destinos de

nuestra sociedad, pues somos una población joven, y es a esa

juventud a quien le toca proyectarse como clase política, b) La

realización de nuestro pueblo, es la realización de nuestro

Ser, de que puede servir nuestra individual realización si no

podemos mejorar las condiciones materiales e espirituales de

nuestro entorno, está en nuestro proyecto juvenil el pensar

desde el pueblo y para nuestro pueblo alteño, c) Tener el valor

de afrontar nuestra circunstancias, las cuales no son las

mejores, o por lo menos no están entre las más altas, pero aun

así, se está en el momento correcto de la historia en el que se

puede hacer un cambio cualitativo del orden, para que este

dote de las mejores condiciones para su desarrollo, d) los

nuevos caminos del probar lo nunca intentado, lograra

trascender entre lo normal a lo excepcional, hasta hora se ha

seguido con la continuidad de practicar la vieja politiquería

la cual degrada y limita los alcances en las que nuestra

sociedad pueda alcanzar mejoras considerables, e) la

búsqueda de desafíos tiene que ser constante, es

importante determinar nuestros objetivos claros, desafíos

que puedan llegar a ser imposibles para uno, pero está en

nuestras manos, manos jóvenes y aymaras el futuro de

nuestra grandiosa ciudad de El Alto.


48
El aymará sobre su entorno

Es necesario para el indio un modelo de interpretación de la

realidad, para que se ubique según su contexto y actué en la

medida de sus expectativas y necesidades, el indio sin

método sólo es fuerza bruta, para cambiar esa condición se

debe practicar una sencilla serie de pasos para orientar la

conducta del indianista, que si bien se debe guiar por

hechos concretos, la necesidad de predecir eventos es

inevitable y así cumplir con los ideales que lo empujan a la

actividad política, aunque existen distintos modelos, la

breve descripción del presente procedimiento es la que

mayor facilidad representa en el momento de explicar un

hecho, como tratar de construir propuestas para el futuro,

ya que el fin de este es solucionar problemas.

1. Ordenar la realidad representa conocer los detalles de

cómo se expresan las cosas en el medio en el cual uno existe,

por ejemplo los aymaras como nación no son un todo

hegemónico, los aymaras se estructuran bajo múltiples

representaciones de distintos niveles, como edad, genero,


49
capacidad económica, residencia geográfica; los aymaras

que viven en áreas rurales difieren en conducta y

costumbres de los aymaras urbanos, las expectativas

culturales, políticas, no son uniformes, y con el pasar del

tiempo gracias al consumo cultural se han ampliado las

visiones de mundo; cuando nos disponemos a comprender

los distintos fenómenos que se perciben en los aymaras

ordenar todo con relación a este posibilitara conocer mejor

los detalles, y a medida que se observen dificultades salen a

la luz temas importantes para el estudio. La importancia del

orden es necesaria porque gracias a ella despejaremos

absurdos ideológicos de épocas pasadas, como la dicotomía

entre blanco-mestizo y el indio, que si bien existen choques

irresueltos, no todos los q’aras son enemigos, ni todos los

indios son aliados, el orden permitirá conocer quién es

potencial aliado o real enemigo, de estos aparece un

fenómeno, un problema, al cual hay que buscar todas las

soluciones posibles.

2. Establecer inferencias generales sobre los fenómenos,

construir una idea general, conocer los detalles es

importante, el nivel técnico dentro del indianismo es casi

inexistente, debido al enfoque en temas generales no se

50
orientaron hacia la pericia, pero la necesidad en el presente

de ideas novedosas es indispensable, con el pasar del

tiempo los supuestos del indianismo van perdiendo su

aplicabilidad con los actuales fenómenos, estos ya no se

pueden interpretar con el indianismo de los años 80, con los

cambios, por ejemplo el racismo de ayer y hoy tienen

expresiones distintas, el racismo en el presente ha cambiado

de forma en acciones más sutiles, o que son de difícil

percepción, las ideas de restablecer glorias pasadas, como la

reconstrucción del tawantinsuyo han perdido el interés, por

lo tanto la emergencia de plantear ideas posibles que se

adapten al contexto de los tiempos en el que vivimos es

ineludible, la construcción de ideas generales que marquen

un camino para interpretar la realidad es indispensable, si

es que no se desea que el indianismo se ancle perdido en la

historia de las ideas políticas, para comprender esta

necesidad nos planteamos por ejemplo que el indianismo no

tiene una interpretación clara sobre la migración, fenómeno

muy presente en la actualidad, por lo tanto hay que

construirla, primero estará ordenar sus elementos, luego

establecer una idea general que nos permita guiarnos en la

interpretación, para luego relacionar nuestra idea sobre

51
estos fenómenos con otros, ya que así probaremos su

valides.

3. Entender las relaciones causales entre los fenómenos,

las ideas no nacen de la nada, por lo general aparecen a

consecuencia del choque de fenómenos, por ejemplo la

migración de los indios rurales a espacios urbanos se dieron

a razones de cambios en la economía, mal manejo de la

administración pública, cambios de los mecanismos de

producción, varios fenómenos se interrelacionan y dan

origen a uno nuevo, para el indianismo es fundamental

comprender los cambios en la macro-política como de la

micro-política ya que estos reconfiguran las motivaciones

de los indios en relación de su habitual existencia; las ideas

generales que hayamos construido tenemos que

interrelacionar frente a otros acontecimientos para ver su

grado de importancia en los eventos que marcan arquetipos

de conductas, por ejemplo era necesario interpretar la

emergencia del indio a la cabeza de Felipe Quispe como

sujeto político en el año 2000 en relación de la encomia

boliviana, así como el grado significativo de educación del

indio adquirido hasta esa fecha, establecer estas relaciones

permiten entender con mayor detalle los sucesos pasados;

52
en el caso de presente se debe tener en cuenta que nuestras

ideas generales deben ser enfrentadas a fenómenos diversos

para que estos tengan valides, por ejemplo, sobre el indio

como reserva moral de la humanidad, se debe ordenar todo

caso que pueda asegurar o desestimar esa idea, una vez se

conozca la tendencia de estos se formula una idea que

afirme o niegue tal juicio, se puede decir, los indios no son

la reserva moral de la humanidad, para comprender su

intensidad, se debe poner esta idea frente a otros

fenómenos, como la psicología humana en relación al

dinero, la historia de los indios en espacios públicos, la

corrupción en el indio; estos permitirán establecer la

relevancia de la idea formulada, esta línea de acciones para

interpretar la realidad del indio accederá al indianista la

capacidad de prever los acontecimientos del futuro, esta

última tan necesaria para encaminar futuras acciones.

4. Tratar de formular hipótesis sobre el futuro, la predicción

de los acontecimientos que se pueden desarrollar en la vida

social del indio, para ello se debe recurrir a instrumentos

como la estadística que se puede acceder a través de

programas informáticos, así como utilizar el método

comparado de las ideas que hayamos desarrollado, por

53
ejemplo, la migración del indio se basa en los cambio de la

economía mundial, tal afirmación no puede quedarse en la

descripción de los acontecimientos, sino tiene que

anticiparse a los fenómenos futuros, como el

comportamiento del indio luego de haber migrado, las

necesidades, conflictos y oportunidades que pueda vivir,

este ensayo de imaginar el futuro tiene que estar basado en

la mayor cantidad de datos que uno pueda recabar, tanto

numéricos, como históricos; el indio del presente tiene que

formularse futuros posibles, acuerdo a la coyuntura

mundial, los avances tecnológicos, así como de los desastres

naturales, construir un futuro posible separa al indio de

tendencias de la ideología indianistas que hace

exageraciones de un pasado pre-colonial que no posibilita

el desarrollo político del indio, donde este se queda

estancado en la retórica; anticiparse a los sucesos

posibilitara al indio conseguir una posición política

relevante en base a las ideas que ha formulado con destreza,

en cierta medida la ideología nubla las posibilidades reales

de los proyectos políticos del indianista, la ideología suele

enceguecer el análisis de la realidad, así como el discurso

político y las acciones que cumple como militante, el indio

como actor político debe interpretar los acontecimientos no


54
solo de su entorno, sino del mundo entero, los sucesos

globales tienen efectos considerables en la vida del indio,

como la economía, el avance tecnológico, las modas del

consumo cultural, todas ellas reconfiguran notoriamente en

la vida del indio, no tener en cuenta estos detalles mermara

las aspiraciones políticas que tenga el indio como sujeto en

busca del acceso al poder político, para cumplir sus

aspiraciones luego de marcarse un camino debe el indio

seleccionar los objetivos relevantes, cuando no se toma en

serio el paso siguiente sus acciones se pierden en

intenciones, que en adelante solo quedan con intentos y no

en victorias, cuando deseamos interpretar la realidad no

debemos olvidar formular hipótesis sobre posibles

acontecimientos del futuro para tener en claro la dimensión

de la perspectiva individual como colectiva dentro la

ideología indianista.

5. Distinguir los hechos relevantes de aquellos que no

tienen importancia para tener una compresión fructífera de

la realidad social, los procedimientos simples suelen tener

mayor eficacia en ámbitos prácticos de la vida, mayor que

el desarrollo complejo de teorías sociales que acaban sin

tener valides empírica, por ello el indianista que pretende

55
llevar sus ideas a la práctica debe seleccionar los problemas

con mayor importancia dejando de lado aquellos que no

tendrán valor real al momento de asumir la política de

forma activa, por ejemplo, el ideario supuesto del

significado de los colores en la wiphala es un absurdo que

no tiene valor en la actual coyuntura, de igual manera el uso

de o no de prendas de vestir, como el uso de la corbata que

recae en la discusión de si es occidental o no, por lo conocido

estos temas sin importancia alguna domina los debates

entre indianistas teniendo un final improductivo e

insignificante para las aspiraciones del indio quien no llega

a lograr metas importantes en el campo político; la

separación de lo importante, problemas fundamentales,

como el acceso a servicios básicos, salubres o el acceso a la

justicia son demandas latentes que no tiene solución

significativa en la sociedad, el indianismo debe lanzarse a

plantear soluciones operacionales para estos problemas, ya

que son primordiales y palpables para el indio en el

presente, las ideas elementales que construya el indio para

estos problemas deben tener características factibles para la

resolución de la vida punzante que aun aqueja al indio, este

ejercicio da paso a la difusión de ideas que sean acogidas

por la población; la aversión al discurso indianistas se ha


56
cimentado gracias a la construcción de un falso orgullo del

pasado lleno de logros morales, cosa que es falsa, así como

la inexistencia de propuestas de tipo Estado que puedan ser

objetivas para el presente, al no tener una base sobre este

tema se recurre al pasado y a formas comunitarias

imaginativas para suplir el tipo de Estado moderno en cual

vivimos, dadas esa elucubraciones no se logra tener un

horizonte al cual aferrarse, el análisis de la realidad debe

tener una correcta selección de sucesos importantes, ya que

sin esta separación no se podrá plantear objetivos al pueblo

indio en las cuales puedan creer, la necesidad latente del

presente es construir nuevos senderos para cumplir metas

que la ideología indianista persigue.

6. Establecer los movimientos a seguir para cumplir con los

objetivos que la ideología se plantea según la interpretación

de la realidad, sin un plan no es posible conseguir nada

concreto en política, el indio ha sido caracterizado como un

ente que provee fuerza bruta, que solo es masa que puede

fácilmente ser maleable, que no tiene capacidad de pensar y

comprender su condición, mas solo se encuentra en esta

vida en plena condición de supervivencia; el indio con su

ideología debe plantear en adelante seguir modelos, mapas

57
estratégicos para hacer perceptibles sus ideas, propuestas y

deseos, por ejemplo, el indio que habla de poder político a

partir de conocer su entorno debe tramar una estratagema

para hacerse con el poder político, para que a partir de ese

punto pueda establecer sus ideales como paradigma en la

gestión pública, cada movimiento que el indianista resuelve

realizar debe tener conciencia sobre el medio en cual se

mueve, por ejemplo el nacionalismo Yampara, puede que

tenga las mejores intenciones históricas, culturales, morales,

como nueva propuesta de sociedad, pero la realidad

inmediatamente destruye esa posibilidad, primero que la

lengua del Yampara está en proceso de extinción, al igual

que sus costumbres, la reducción de la comunidad principal

paso de 7000 a 3000 habitantes este año, sumando la

diversidad en el consumo cultural de los jóvenes que optan

por dejar de lado sus costumbres, con una economía que

está en el margen de la pobreza, es impensable que un

proyecto de nacionalismo Yampara pueda florecer en esas

condiciones, lo mismo sucede con el indianismo que se aleja

de la realidad por ello sus propuestas no tienen valor dentro

la comunidad, la necesidad de un modelo de análisis de la

sociedad es necesario para no perderse en el vació ilusorio,

cayendo en visiones esotéricas, convirtiendo la ideología en


58
una secta más que se aleja de un proyecto formal que pueda

ser valorado por la población. Esta breve introducción de la

forma de entender nuestro medio es infaltable, primero

porque sin ella nos perdemos en el discurso vació estéril,

segundo que la ideología indianista cae en el absurdo,

donde no es tomado con la seriedad que potencialmente

pude representar, entre otras cosas si el indio no traza una

línea clara de reflexión, de acción, y visión de futuro no

tendrá posibilidades de triunfar en la actual coyuntura

política, y caerá en el pensar ilusorio de magia y

espiritualismo que a la larga solo será recordado con burla,

establecer un análisis serio de la realidad, donde se plantee

pasos posibles, que en adelante sin duda estará en

posibilidades de manejar con eficiencia las instituciones

estatales, mostrando la capacidad de gestión que aún

ningún indio ha podido manifestar.

Jallalla

59

Похожие интересы