Вы находитесь на странице: 1из 44

CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS

Unidad 6. Instalaciones II

Unidad Didáctica 6.

INSTALACIONES II

Índice
1. Introducción ......................................................................................................... 2
2. Elementos comunes ............................................................................................ 3
3. Bombas de circulación y redes de agua ............................................................ 8
4. Ventiladores y redes de aire ............................................................................. 10
5. Instalaciones de calefacción y Agua Caliente Sanitaria (A.C.S.) .................... 13
1) Historia ........................................................................................................................... 13
2) Producción de calor...................................................................................................... 15
3) Distribución del calor .................................................................................................... 18
1) Instalación de combustible líquido: ............................................................................ 19
2) Quemadores de gasóleo C: ........................................................................................ 20
3) Combustión y rendimiento de calderas:.................................................................... 20
4) Mantenimiento de calderas: ........................................................................................ 22
5) Chimeneas: ................................................................................................................... 23
6) Unidades terminales: ................................................................................................... 26
7) Regulación ..................................................................................................................... 27
8) Accesorios ..................................................................................................................... 30
9) Ahorro de energía......................................................................................................... 31
10) Eficiencia de la instalación ...................................................................................... 32
11) Fuentes alternativas de calor.................................................................................. 32
12) Uso de la instalación ................................................................................................ 33
6. Instalaciones de climatización.......................................................................... 35
1) Condicionantes de la climatización................................................................... 36
2) Sistemas de climatización ................................................................................ 37
3) Instalaciones de climatización .......................................................................... 40
4) Modo de refrigeración ...................................................................................... 41
5) Climatizadores. Tratamiento del aire ................................................................ 42
6) Transporte secundario ..................................................................................... 44
7) Sistemas de emisión ........................................................................................ 44

1
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

1. Introducción
Climatización:
Conjunto de aparatos y conductos capaces de crear un clima determinado en
un edificio. Controlan la temperatura, humedad y velocidad del aire,
modificándolos según la combinación óptima para cada estación de año.
Una instalación de climatización está compuesta, por lo general, de los
siguientes elementos:

 Compresor de refrigerante: Aparato que produce el enfriamiento de un


gas licuado que se hace circular por tuberías, para enfriar un circuito de
agua que es, a su vez, el encargado de refrigerar el aire.

 Climatizadores: Aparatos para crear la combinación temperatura-aire-


humedad requerida.

 Equipos de impulsión: Aparatos capaces de impulsar el aire climatizado.

 Conductos de impulsión y retorno del aire que climatiza: Conducciones


capaces de conducir el aire al lugar requerido.

 Rejillas y difusores de entrada y salidas de aire, que, por lo general, se


ubican en el techo o en las puertas de paso.

Refrigeración:
Conjunto de aparatos y conductos que proporcionan un cambio de temperatura
hasta unos límites deseados dentro de los edificios.
Suelen estar compuestos por:

 Compresor de refrigerante: Aparato que produce el enfriamiento de un


gas licuado, que se hace circular por tuberías, para enfriar un circuito de
agua que es, a su vez, el encargado de refrigerar el aire.

 Consolas de producción de frío por impulsión de un ventilador de aire en


cada habitación, a través de un radiador de aletas por el que circula
agua muy fría. Los más utilizados son los llamados Fan-Coils.

Calefacción por consolas:


Conjunto de aparatos unidos a los circuitos de refrigeración por medio de
válvulas que permiten hacer pasar el agua caliente, con lo cual se consigue la
producción de calor en las habitaciones.

2
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

Suelen estar compuestos por:

 Caldera de producción de agua caliente para calefacción.

 Consolas de producción de calor Fan-Coil.

Calefacción por consolas accionadas por electricidad:


Es una variante de la calefacción comentada en el punto anterior; el agua
caliente se ha sustituido por unas resistencias eléctricas que calientan el aire
que impulsa el electroventilador del Fan-Coil.

Refrigeración – calefacción:
Por aparatos autónomos de los llamados “de ventana”.
Se trata de aparatos autónomos formados por:

 Compresor de gas freón para la producción de frío.

 Radiador de aletas para enfriar el aire.

 Resistencias eléctricas para calentar el aire.

 Ventilador de impulsión.

 Ventilador de expulsión del calor de aire de la habitación, que se ha


absorbido y se expulsa al exterior del edificio.

2. Elementos comunes
(Instalaciones de refrigeración y calefacción)

Instalaciones de climatización - aire acondicionado. Mantenimiento:


Tuberías:
El mantenimiento exterior de una red de tuberías se hará con la comprobación
de:

 Ausencia de humedades (estanqueidad) y goteos.

 Ausencia de condensaciones en la tubería.

3
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

 El buen estado del aislamiento térmico.

 Los soportes sobre los que se apoya.

 Las dilataciones son absorbidas por los elementos para ello previstos (o
por la forma del trazado).
El mantenimiento interior debe verificar (y aún mejor evitar a priori) los
siguientes fenómenos:

 Incrustaciones.

 Corrosión.

 Golpes de ariete.

Incrustaciones:
Son sedimentos duros que aparecen sobre las superficies metálicas, se
manifiesta en el interior de las calderas, en las superficies de intercambio
(serpentines de acumuladores) y en las redes de distribución.
La causa más general es la rotura del equilibrio carbónico, que es la que da
lugar a las incrustaciones. El CO2 contenido en el agua, cuando es eliminado
por aireación, calentamiento, neutralización, provoca para su regeneración la
precipitación de CO3Ca, que es la incrustación más normal.
Las incrustaciones están generalmente coloreadas, rojizas por el óxido de
hierro o verde-azuladas por el cobre.
En el caso de las incrustaciones, si bien lo mejor hubiera sido que no se
hubieran producido (por un tratamiento previo del agua), cuando ya se han
originado, hay, para su eliminación, procedimientos físicos utilizables en las
zonas accesibles y procedimientos químicos que utilizan soluciones ácidas e
inhibidores.
Dentro de las soluciones físicas, además de la utilización de escobillas y
cuchillas metálicas, se encuentran:

 Ablandamiento del agua por intercambio de iones.

 Tratamientos electrostáticos, mediante la creación de uun campo de


fuerza electrostático en sentido perpendicular al flujo del agua.

 Tratamiento magnético (imanes y electroimanes), creando un campo


magnético.

4
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

Corrosión:
Se produce por el ataque y reacciones de los elementos del medio ambiente
(sobre todo en metales). Toda corrosión tiene como consecuencia la pérdida de
carga eléctrica negativa por parte de los átomos del metal.
Si bien existe la corrosión seca (en ausencia de agua), a nosotros la que más
nos interesa es la que se produce en presencia de agua o disolución acuosa,
denominada corrosión húmeda o electroquímica.
En esencia consiste en el establecimiento de una corriente eléctrica que circula
entre dos puntos del metal (ánodo y cátodo) cerrándose a través de la solución
acuosa que baña la superficie del metal. Los electrones circulan por el metal, y
en el ánodo se localiza la pérdida de material ya que allí se produce la
oxidación con disolución del metal.
La corrosión, por tanto, se ve favorecida cuanto mayor cantidad de oxígeno
contenga la solución acuosa, y sobre todo por diferentes concentraciones en
una misma disolución.
Dado que la pérdida de metal cuantitativamente no es importante, sí lo es en
cuanto a sus efectos, ya que al estar localizada en un punto o zona produce
perforaciones.
En las instalaciones de climatización las formas más comunes de corrosión
son:

 Aporte de agua nueva de forma constante, lo que produce una


concentración mayor de O2, porque se encuentran en contacto agua
más pobre en oxígeno (que hace el ánodo) y agua más rica en O2 (que
hace el cátodo).

 Contacto entre dos metales distintos bañados por la solución acuosa,


que provocará que el metal con un potencial más negativo haga el
ánodo.
◦ El zinc hará el ánodo frente al hierro.
◦ El hierro hará el ánodo frente al plomo.
◦ El hierro hará el ánodo frente al cobre.

Con los materiales usuales en las instalaciones, la corrosión se produce


principalmente en acero negro y acero galvanizado.
En circuitos cerrados, si la reposición de agua es pequeña, la corrosión tiene
relativamente poca importancia.
En circuitos abiertos la corrosión es constante y puede llegar a la perforación
de la tubería, debiendo haberse realizado una cuidadosa elección del material
a utilizar en este tipo de circuitos.

5
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

Como medidas correctoras para evitar la corrosión pueden citarse la utilización


de pinturas epoxi, recubrimientos cementados, vitrificados, etc.

Material metálico afectado por la corrosión

Golpe de ariete:
Se produce al interrumpir el flujo de agua por el cierre brusco de una válvula.
Se puede evitar utilizando unos depósitos de presión dotados de cámaras de
aire que son capaces de absorber las sobrepresiones producidas.

Vaso de expansión:
Debemos asegurarnos de que no haya ningún elemento de corte entre
generador y caso de expansión.
Si el vaso de expansión es cerrado debemos comprobar:

 Su estanqueidad.

 Que su presión mínima, a bomba parada, sea de 2 m.c.a. más que la


altura del punto más alto de la instalación.

6
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

 Que su presión máxima, a la temperatura más alta de funcionamiento,


sea inferior a la marcada como máxima en el equipo de la instalación
que la tenga menor, y que a la vez sea menor que la presión de tarado
de la válvula de seguridad.

 Que la válvula de seguridad actúe.


Si el vaso de expansión es abierto:

 Ausencia de fugas.

 Aislamiento correcto en caso de estar a la intemperie.

 Rebosadero libre.

 Accionamiento de la reposición automática de agua, en caso de que la


lleve.

Valvulería:
Debemos comprobar:

 Ausencia de todo goteo.

 Estado de la empaquetadura (si la tiene).

 Estado de la junta de asiento.

 Lubricación de las partes móviles sobre el husillo.

Conductos:
Los problemas más comunes son en conductos de chapa:

 Falta de estanqueidad, debida a fugas o roturas.

 Existencia de ruidos, que pueden ser debidos a velocidad excesiva del


aire, falta de aletas direccionales, desprendimiento interior de lamas de
compuertas.
También se debe verificar el estado de aislamiento térmico y/o acústico, si lo
tienen.
En los conductos de fibra de vidrio lo más común es la rotura del mismo por
agresión externa.
También se deben verificar los emboquillados a ventilador y rejillas, por si se
hubieran despegado.

7
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

3. Bombas de circulación y redes de agua


Las bombas ceden energía a un fluido (agua en nuestro caso) para que pueda
llegar a un punto de la instalación con una determinada presión. Son, por tanto,
las que producen la circulación del agua por la instalación.
Sólo nos ocuparemos de las denominadas centrífugas, que constituyen la gran
mayoría de las utilizadas.
En ellas la velocidad de giro del rodete comunica al agua energía cinética que
en el cuerpo de bomba y en el difusor se transforma en energía de presión (a
cambio de disminuir su velocidad). Esta energía de presión, se mide por
diferencia entre los manómetros instalados en aspiración e impulsión.

Los problemas que suelen darse en bombas son:


1. Cavitación: Si la presión de aspiración es mayor que la tensión de vapor del
agua, ésta se vaporiza formando burbujas de vapor, que producen variaciones
en el régimen hidrodinámico del flujo, que provoca corrosiones en el rodete y
ruidos.
Este fenómeno sólo se produce en circuitos abiertos.
Su corrección se hará:

8
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

 Puesto que a mayor temperatura menor tensión de vapor (se


vaporiza más agua subiendo la temperatura), debemos bajar la
temperatura del agua.

 Utilizando una bomba de menor poder de aspiración.

 Disminuyendo la pérdida de carga en el tramo de aspiración


(poniendo tubería de mayor sección).

 Reduciendo la diferencia de cotas entre el depósito del que


sacamos el agua y la bomba utilizada.
Es evidente que habitualmente es un problema generado por un mal
diseño del proyecto.

2. La bomba no suministra el caudal necesario:

 Por exceso, disminución del caudal al aumentar la pérdida de carga de


la impulsión, por ejemplo cerrando parcialmente la válvula de descaarga.

 Por defecto, aumentando el caudal disminuyendo la pérdida de carga en


el circuito, por ejemplo aumentando la sección de tubería, o también
aumentando el salto térmico entre impulsión y retorno, con lo que
transportaremos más cantidad de calor con el mismo caudal.
Comprobar el estado de los filtros, si los tiene, y limpiarlos.
3. Potencia absorbida por el motor de la bomba superior a la indicada en la
placa de características:
Debemos disminuir el caudal (cerrando parcialmente la válvula de descarga
hasta que la potencia sea inferior a la marcada en la placa de características
del motor.
No debe hacerse esto en el caso que el aumento de potencia sólo ocurra en la
puesta en marcha de la bomba y cuando los arranques-paradas de la bomba
se produzcan frecuentemente.

Comprobaciones periódicas en bombas:

 Verificación del goteo del agua por el eje del rotor. Debe corregirse tanto
la pérdida excesiva de agua como su inexistencia.

 Alineación correcta entre eje-motor eje-rodete cuyo defecto produce


desgastes en los cojinetes y rotura del acoplamiento elástico entre ejes.

 Lubricación (según indicaciones del fabricante) de los cojinetes, nivel de


aceite (si lo lleva).

9
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

 Ausencia de ruidos, vibraciones, presiones de descarga y aspiración.

 Cambio de bomba en servicio por la de reserva (si la tiene).

4. Ventiladores y redes de aire


Supuesto que el funcionamiento inicial de un ventilador es correcto, es habitual
que por causas varias (polvo, suciedad en filtros, baterías, compuertas,
rejillas...) aumente la pérdida de carga del circuito, lo que redundará en un
menor caudal de aire y por tanto, modificará las condiciones de control. Por
tanto, la limpieza de los indicados elementos es imprescindible, dependiendo
su frecuencia del ambiente en el que el ventilador trabaje.
Las magnitudes que permiten comprobar el funcionamiento de un ventilador
principalmente son:

 Caudal.

 Velocidad de giro.

 Presiones estáticas de aspiración y descarga.

 Potencia absorbida.

Motores:
Los motores eléctricos que habitualmente se utilizan en el accionamiento de
bombas, ventiladores, controladores..., suelen ser o bien monofásicos para
potencias de hasta 1kW, o trifásicos para potencias superiores (generalmente
del tipo jaula de ardilla o de rotor en cortocircuito).
Son de construcción sencilla y robusta, y los pocos problemas que suelen
presentar provienen de averías en los cojinetes, que por tanto, son los que
deben ser objeto del mantenimiento.

10
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

También debe revisarse el estado del conexionado eléctrico (incluyendo su


puesta a tierra) y el estado y funcionamiento de sus protecciones, por ejemplo
el relé térmico.
Debe comprobarse la ausencia de humedad y el estado general de limpieza.
Dado que el motor debe transmitir su movimiento, ya sea a un ventilador,
bomba, etc., es oportuno incluir aquí los cuidados requeridos a los elementos
de unión. Si la transmisión se realiza por poleas y correas, se comprobará
frecuentemente la alineación de las mismas y el tensado de las correas.
La falta de alineación provocará desgaste prematuro de correas, así como
averías en los cojinetes, con un mayor consumo eléctrico.
Si el tensado de las correas es excesivo provocará una sobrecarga del motor y
un desgaste en los cojinetes.
Por el contrario, si están flojas, las poleas se deslizarán por las correas, que se
desgastarán en poco tiempo de uso.
Si el acoplamiento es directo, ya se indicó en el apartado de bombas que debe
comprobarse su alineación.

Equipos de regulación y control:


Para actuaciones más puntuales, hemos de solicitar la colaboración del
fabricante o su servicio técnico autorizado.

 Verificar la correcta alimentación del sistema (eléctrico y/o neumático).

 Verificar la limpieza de los elementos.

 Comprobar el accionamiento de los actuadores (motores de válvulas,


posicionamiento de compuertas...).

 Verificar el equipo de alarma y seguridad.


Si la regulación es de tipo neumático hemos de asegurarnos que el aire
comprimido llega seco, sin aceite, limpio de impurezas y a la presión de trabajo.
En el compresor debemos comprobar la actuación correcta del presostato, el
periódico arranque-parada según las necesidades de la instalación, el nivel de
aceite, el estado del filtro de aceite (si lo lleva) y la transmisión motor-
compresor.

Purgas:
La importancia de la eliminación de las posibles bolsas de aire de la instalación
es primordial, ya que pueden interrumpir la circulación de agua del circuito,

11
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

provocar golpes que pueden arrancar soportes y dañar equipos, provocar


fenómenos de cavitación.
Por tanto, se comprobará la existencia y funcionamiento de las purgas situadas
en todos los puntos altos de la instalación. En la sala de máquinas por cruce de
tuberías es frecuente encontrar muchos puntos que necesitan purga. Todas las
columnas de ida deben prolongarse en su sentido vertical hasta un purgador
automático.
Para un correcto llenado o rellenado de la instalación a fin de que no quede
aire en la misma, debemos proceder:

 Llenar la instalación con las bombas paradas y la purga abierta.

 Poner en marcha la bomba y tras un período de parada de la bomba


volver a purgar manualmente.

 Después de puesta a régimen la instalación deben pararse las bombas y


tras un período de reposo volver a purgar manualmente.

 Los elementos terminales (radiadores, fancoils...) deben purgarse con su


válvula cerrada, sin circulación, tras un período de reposo.

 Como cada vez que se repone agua (para ocupar el volumen del aire
expulsado o por reposición de goteos) vuelve a introducirse aire que va
disuelto en el agua, todas las operaciones de llenado o reposición deben
hacerse lentamente para que el agua desplace el aire y no se mezcle
con él.

Salas de máquinas:
Las precauciones básicas que hemos de considerar siempre en una sala de
máquinas son:

 Tener siempre instrucciones de funcionamiento y parada de emergencia.

 Tener datos del servicio de asistencia técnica (mantenimiento).

 Teléfono de bomberos.

 Tener a mano y en uso extintores, caretas y demás elementos de


seguridad (incluso luces de emergencia).

 Señalización de todos los elementos de actuación y de las tuberías


generales (letreros, símbolos, pintura de señalización).

 Limpieza de todos los elementos en ella ubicados.

 No utilizar la sala para almacenaje de ningún tipo de material.

12
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

5. Instalaciones de calefacción y Agua Caliente Sanitaria (A.C.S.)

1) Historia
El ser humano, cuyo cuerpo no tiene protección de pelo o pluma, ha necesitado
calentarse durante las épocas frías. Lo ha conseguido fabricando vestidos
(abrigo) o aprovechando el fuego, mediante diversos sistemas de calefacción.
Desde que el hombre dominó el fuego, pudo habitar en latitudes donde una
cierta parte del año las temperaturas eran bajas, calentando con él los espacios
de habitación.
El dominio del fuego parece que lo consiguió el Homo erectus hace unos
450000 años. Un equipo israelí lo hace remontar a 790 000 años en el
yacimiento de Gesher Benot Ya'aqov en las riberas del Jordán. El combustible
era la leña u otros restos vegetales, y deyecciones de animales herbívoros
secas. En China parece que se utilizaba la hulla desde tiempos inmemoriales.
Pero el fuego tiene varios inconvenientes: desnudo, en medio de un local,
puede ser peligroso para los humanos, especialmente para sus cachorros,
necesita aire para la combustión, aire que obtiene del exterior, es decir, aire frío
y tiene como resultado de la combustión humos, que también hay que evacuar,
mediante ventilación. Primero fue el fuego en medio del local y luego se fueron
inventando diversos sistemas para evacuar el humo mejor, para consumir
menos combustible, etc.

Brasero de Pompeya
Quizá la innovación más importante consistió en sacar el hogar de la
calefacción del local habitado, evitando los humos y la entrada de aire frío para
la combustión y esto, por los datos de que disponemos, se consiguió con el
sistema de calefacción llamado hipocausto, invención griega, utilizada en las
termas de Olimpia y de Siracusa desde el 300 a. C. El fuego estaba en otro
local y los humos, calientes, se llevaban por una serie de conductos, que
recorrían el suelo y, a veces las paredes, de los locales, dejando el calor antes
de salir por el humero hacia el exterior. Las instalaciones más importantes se
hicieron en las termas. Este sistema pervivió hasta hace muy poco en la
Hispania musulmana y luego cristiana, en la que se utilizaba, de forma bastante
generalizada un sistema directamente relacionado con el hipocausto, la gloria,
utilizando paja como combustible.
Pero aunque conocían la chimenea hogar, los romanos la usaban poco como
sistema de calefacción de las viviendas. En las excavaciones de Pompeya y
Herculano no aparecen hogares de este tipo, lo que indica que utilizaban
braseros muebles. Estos artefactos se han usado hasta hace bastante poco en
los países mediterráneos usando combustibles vegetales carbonizados (carbón
de encina, cisco de roble, picón...)

13
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

Hogar para cocina


Probablemente, las chimeneas hogar aparecieron en latitudes más
septentrionales, donde la calefacción es más necesaria y, aunque había algo
parecido en las cocinas de países de más al sur (con una campana para
recoger los humos y un par de escaños a los lados), las dedicadas
exclusivamente a calefacción no forman parte de la arquitectura hasta al siglo
XI. Aunque la chimenea mejoró técnicamente con el paso del tiempo, nunca fue
un sistema de calefacción eficaz. En el siglo XIX, una chimenea hogar
doméstica requería para el tiro de entre 800 a 1000 metros cúbicos de aire por
hora, aire del exterior, frío, y por lo tanto el enfriamiento es tanto mayor cuanto
más se atice el fuego. Y raramente había una ventosa (conducto de toma de
aire exterior directamente al hogar) para dar el aire necesario para la
combustión y el arrastre de los humos, así que el aire debía entrar por las
ventanas y las puertas barriendo (enfriando) el local.

Una mejora importante fue el invento de la estufa: el hogar quedaba cerrado,


protegiendo de quemaduras a las personas y, lo más importante, es que tenían
un sistema para regular la entrada de aire de combustión, con el que se evitaba
tener que introducirlo en el local en grandes cantidades para el arrastre de los
humos que, confinados en el hogar no tenían otra salida que el humero, sin
posibilidad de revocar hacia el local, y ello limitaba el barrido del ambiente al
aire necesario para la combustión, evitando la entrada del necesario para
evacuar los humos.
Y por la misma razón tenían otras ventajas: una de ellas es que, al tasar la
entrada de aire, se podía regular la potencia emitida porque, a menor cantidad
de aire, menos llama y combustión más lenta; la otra es que al estar confinado,
se conseguían temperaturas más altas de combustión, y se aprovechaba mejor
el calor del combustible. Por estas razones, la estufa tenía un rendimiento
mucho mayor que la chimenea hogar. En 1619 apareció la primera obra
completa sobre las estufas publicado por Franz Kessler Este trabajo describe
los principios de la calefacción usada en Alemania en la época, que se
perfeccionaron muy poco hasta el siglo XIX.
A partir de la Revolución Industrial se empieza a manejar el vapor en las
máquinas motrices y se desarrolla la técnica de conducción de fluidos por
tuberías, fluidos calentados en calderas a partir de combustibles, generalmente
sólidos, principalmente tres: leña, turba y hulla.
A principios del siglo XX empiezan a aplicarse estas técnicas a sistemas de
calefacción de edificios con calderas de carbón, tuberías y radiadores,
utilizando el vapor como caloportador. La más antigua de las instalaciones
consistía en una caldera de carbón, una red de tuberías y radiadores. La
caldera era una estufa de fundición, cuyas paredes eran dobles y entre las dos
capas circulaba agua que se calentaba hasta la vaporización, en las de vapor;
más tarde a temperaturas por debajo del punto de ebullición. El caloportador
circulaba por las tuberías por termosifón o tiro térmico, por lo que era

14
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

conveniente que la caldera estuviera situada en un nivel más bajo que los
emisores. Las ventajas del sistema son: el fuego está en un local específico
(que puede estar todo lo ventilado que sea necesario), no en los locales a
caldear; un solo hogar sirve para calentar varios locales o incluso un edificio
completo (más adelante barrios enteros: calefacción urbana).
Como se ha dicho, el caloportador inicial fue el vapor que luego se sustituyó
por el agua. Cuando esto ocurrió, en el sistema por termosifón, las tuberías
debían ser bastante gruesas para facilitar la circulación. Además las de ida
debían ir cercanas al techo, por encima de los emisores y las de retorno por el
suelo. Más adelante se añadió una bomba para la recirculación, lo que permitía
tuberías más delgadas, llevarlas por cualquier recorrido y la caldera podía estar
en cualquier situación respecto a los radiadores. A cambio no es demasiado
conveniente que la caldera sea de combustión continua, es decir de
combustible sólido (carbón o pellas de madera), porque un corte en el
suministro eléctrico pararía la bomba y la caldera podría calentarse demasiado.
A la vez que se fue abandonando el vapor, pasando a calefacción por agua
caliente, también el combustible cambiaba, primero el gas ciudad y el fueloil
sustituyeron al carbón, a poco el gasóleo, y después, a partir de los años 1960,
el gas natural.

Instalaciones de calefacción

Básicamente, una instalación de calefacción actual tiene tres partes:

 Un sistema de producción de calor, que puede ser una caldera de


combustible, un sistema de resistencias eléctricas, o aprovechamiento
de energía calorífica natural o residual.
 Un sistema de reparto, mediante conductos por los que circula un
caloportador, normalmente agua o aire.
 Un sistema de emisión, por medio de elementos terminales (radiadores,
paramentos radiantes, rejillas de impulsión para aire,...)

2) Producción de calor

 Caldera central de combustible sólido


Según la extensión de la instalación hay dos tipos: centralizadas y locales o
unitarias. En el primero, se produce el calor en un lugar y se reparte mediante
conducciones hacia los locales que hay que calentar. En el segundo, un solo
aparato produce el calor y lo emite en un local.

15
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

En la instalación centralizada, el calentamiento más lógico y más económico es


una caldera de combustible sólido, líquido o gaseoso. Los inconvenientes del
fuego y del aire para la combustión están limitados porque esta caldera se sitúa
en un local específico.

Las calderas de combustible sólido se diferencian de las demás porque su


combustión es continua, es decir, una vez que se encienden, solamente se
apagan cuando se acaba el combustible (o se corta completamente la entrada
de aire). La regulación de la potencia se hace variando la entrada del aire.
Actualmente se tiende a prohibir el uso del carbón, por ser el combustible que
más cantidad de CO2 produce por unidad de calor, sin embargo se usan
calderas con pellas de madera como combustible.

Como combustible líquido el único en uso normal es el gasóleo. Los gaseosos


son de dos tipos principales: gas natural y gases licuados de petróleo (butano y
propano). Las calderas funcionan con un quemador acoplado que, mediante un
ventilador, hacen la mezcla de aire y combustible adecuada, y se quema en el
hogar. Tanto con líquidos como con gaseosos, el funcionamiento de las
calderas es intermitente, es decir la regulación de la potencia se hace poniendo
en marcha y parando el quemador. Hay quemadores llamados modulantes que
varían la potencia de la llama en función de la demanda.

También hay calderas de gas con quemadores atmosféricos, que no requieren


ventilador; el gas fluye por su propia presión, sale a presión por unos inyectores
finos y se mezcla con el aire por efecto venturi antes de llegar al quemador
propiamente dicho. En estas calderas el quemador consiste en una cierta
cantidad de candelas dispuestas en filas en un plano.
Existen aparatos unitarios por combustión, como las estufas de gas butano,
llamadas estufas catalíticas. Tienen un rendimiento aceptable, pero requieren
aire del exterior para la combustión y producen gran cantidad de vapor de agua
como resultado (aproximadamente 1,6 litros de agua por cada kilogramo de
combustible), por lo que no son demasiado aconsejables, pues añaden gran
cantidad de humedad al aire ambiente. También se usan estufas unitarias de
queroseno, con los mismos inconvenientes, aunque con una producción de
vapor un poco menor.

 Por electricidad
Otro sistema de calentamiento es la electricidad. Y esto de dos maneras: por
resistencias eléctricas, es decir aprovechando el efecto Joule, o por bomba de
calor. Es raro encontrar calderas con resistencias, pero se emplea el efecto
Joule en calentadores locales o unitarios, radiadores o estufas eléctricas.

16
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

Tienen el inconveniente de que el precio de la energía eléctrica es superior al


de los demás combustibles.

De cualquier forma puede ser económico utilizar la electricidad mediante una


bomba de calor, cuyo principio es que toma calor de una fuente exterior (fuente
fría) para introducirlo en los locales. El rendimiento de una bomba de calor es
grande, compensando el precio unitario superior de la electricidad, pero
depende de la temperatura de la fuente fría; cuando esta fuente es el aire del
exterior y éste es muy frío, el rendimiento baja mucho.

 Sistema híbrido
Para paliar el problema del bajo rendimiento de la bomba de calor con bajas
temperaturas, puede hacerse un sistema híbrido con caldera y bomba de calor.
Un programador electrónico determina cuando la bomba tiene buen
rendimiento (teniendo en cuenta, tanto la temperatura exterior como el precio
de los combustibles) y es adecuado que funcione y la para, y pone en marcha
la caldera, cuando el rendimiento de la bomba es bajo.

 Otros sistemas de calentamiento


Aunque se piensa que la energía solar puede servir para la calefacción, los
inconvenientes de la instalación no compensan las ventajas: los colectores
solares tienen menor rendimiento cuanto más baja es la temperatura exterior
(y, por lo tanto, los días en los que más falta hace la calefacción) y además, los
días más fríos del año son también los más cortos, con menos horas de
soleamiento. Técnicamente puede hacerse, pero la cantidad de colectores
necesaria es grande y, cuando no haga falta calefacción producirán unas
importantes cantidades de calor que habrá que disipar en el ambiente o en otro
uso. Una posibilidad interesante es aprovechar ese calor sobrante haciendo
una acumulación estacional, que requiere unos depósitos grandes, pero es
factible.

Muy interesante es el aprovechamiento de calores residuales procedentes de


procesos industriales, como la producción de electricidad. También es
interesante, aunque solo cuando existe en las cercanías, el aprovechamiento
del calor de un acuífero caliente (energía geotérmica). Ambos sistemas
requieren conductos de reparto del agua caliente (como en la calefacción
urbana) y que las calefacciones de los edificios sean centralizadas colectivas.
En vez de caldera, en el local técnico de cada edificio habrá un intercambiador
de calor.

17
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

3) Distribución del calor


La distribución de calor en los sistemas centralizados se hace actualmente solo
de dos maneras: por agua y por aire. El vapor ya no se emplea porque es un
caloportador difícil de regular (hay que hacerlo en cada radiador) y porque la
temperatura que alcanza la superficie de los emisores es muy alta (alrededor
de los 100 ºC) de modo que puede producir quemaduras por contacto.

 Por agua
El sistema de calefacción clásico (por agua caliente) utiliza como caloportador
el agua, que llega por tuberías a los elementos terminales o emisores. Las
tuberías pueden ser de acero negro, de cobre y, actualmente, de materiales
plásticos. No debe utilizarse acero galvanizado, porque las temperaturas que
alcanza el agua destruyen la protección galvánica. En una red de tuberías
metálicas nunca deben mezclarse metales distintos (no solo en las tuberías,
sino en los emisores), porque los más electronegativos pueden corroer a los
demás. Si no hubiera más remedio, para evitarlo, deben interponerse entre
metales distintos, enlaces o empalmes de material aislante eléctrico (nilón, por
ejemplo).

 Por aire
Otro sistema de llevar el calor a los locales habitados es mediante aire. En este
caso los conductos son bastante voluminosos y se hacen de distintos
materiales: chapa galvanizada, paneles aglomerados de fibra de vidrio,
escayola y hasta cobre. También se pueden utilizar espacios de la construcción
como huecos sobre falsos cielorrasos o incluso pasillos, plenum (en estos
casos solo se suele emplear para retornos).

El empleo del aire para la calefacción es casi inexcusable cuando hay también
una instalación de refrigeración, que debe ser, en general, por aire. No parece
lógico utilizar dos instalaciones distintas para el mismo fin: climatizar espacios.
Además, una instalación de climatización por aire bien concebida resuelve otra
instalación absolutamente necesaria: la de ventilación.

El aire se puede calentar directamente en el elemento productor de calor o en


un aparato de tratamiento del aire (climatizador), al que se lleva el calor desde
la caldera, mediante agua por tuberías adecuadas, siendo en este caso un
sistema por agua y aire.

18
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

 Por agua y aire


No solo se usa el reparto por agua en la calefacción clásica, sino que también
se emplea en las instalaciones de climatización por aire, para llevar el calor
desde las calderas hasta los climatizadores, donde se tratará el aire, que será
el caloportador que llegará a los locales; es decir, hay un transporte primario
por agua y otro secundario por aire.

El sistema que más apropiadamente merece el nombre de agua y aire es el


que utiliza ambos caloportadores para climatizar. Efectivamente, el caudal de
aire necesario para la ventilación puede ser insuficiente como caloportador, por
lo que en las instalaciones es frecuente hacer una mezcla de aire exterior
(ventilación) con el de retorno. En este caso, solamente se lleva a los locales el
aire de ventilación y para completar la cantidad de calor requerida, otra parte se
lleva por agua a emisores específicos (ventiloconvectores).

1) Instalación de combustible líquido:


Las operaciones de mantenimiento son:

 Comprobar el drenaje de la arqueta de carga y la estanqueidad (el paso


de agua) de la boca de carga.

 Comprobar el drenaje de la arqueta de boca de hombre y la


estanqueidad que debe procurar la junta de goma de la tapa de la boca
de hombre. También deben ser estancos los pasos de tubo de carga,
aspiración, ventilación, equipo de medida..., que acceden al depósito.

 Comprobar la ventilación del tanque y la de la arqueta de la boca de


hombre.

 Verificar actuación de la válvula de pie.

 Limpieza interior del tanque para eliminación de lodos y agua (máximo


cada cinco años).

 Comprobar pintura y puesta a tierra.

 Medir consumo, existencia y funcionamiento del equipo de medida.

 Limpieza de filtros, tanto en el equipo de presión como el anterior al


quemador.

 Comprobar el grupo de presión, presostatos, manómetros, vacuómetros,


depósito de presión, válvula reductora, bomba...

19
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

2) Quemadores de gasóleo C:
Operaciones a realizar en el circuito de combustible:

 Verificar la actuación de la válvula reductora de presión.

 Limpieza del filtro.

 Comprobar el chicler.

 Verificación de la bomba de aspiración.

 Inspección de la línea de combustible.


Operaciones en el circuito eléctrico:

 Verificar actuación de la célula fotorresistente y limpieza.

 Comprobación de tiempo de accionamiento del programador.

 Accionamiento correcto del termostato automático de trabajo, de


seguridad (realmente manual) y de temperatura de humos.

 Posicionamiento de los electrodos.

 Comprobar el circuito de encendido.


Operaciones en el cabezal de combustión, circuito de aire.

 Verificar la posición de todos y cada uno de los elementos del cabezal,


según instrucciones del fabricante.

 Limpieza de todo el circuito de aire.


La última operación será el centrado del quemador sobre la caldera, así como
su penetración en el hogar.

3) Combustión y rendimiento de calderas:


Para poder llegar a una comprensión exacta de lo que es un óptimo
rendimiento, y puesto que en la función de mantenimiento es un objetivo
prioritario “el mayor rendimiento energético posible”, comentaremos unas ideas
sobre combustión y rendimientos.
Combustión:
Reacción química de oxidación entre carbono y oxígeno del aire, que produce
CO2 (dióxido de carbono) y CO (monóxido de carbono), en la que
simultáneamente reaccionan también el hidrógeno y el azufre con el oxígeno
para dar vapor de agua y SO2 (anhídrido sulfuroso) respectivamente.

20
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

Combustión estequiométrica:
Aquella combustión que se realiza con la cantidad de aire exacta según las
leyes de la química de la combustión. En el caso de 1kg de gasóleo C la
combustión estequiométrica se realiza con 11,057 m3 de aire.

Combustión completa:
Cuando todo el carbono, hidrógeno y azufre han pasado respectivamente a
CO2, H2O y SO2. Para que se haga una combustión completa se necesita un
25% de exceso de aire (sobre el necesario en la combustión estequiométrica),
que para 1kg de gasóleo C es de 13,82 m3 de aire.

Combustión incompleta:
Cuando por un defecto de aire o por un mal funcionamiento del quemador no
se quema todo el combustible y se producen restos inquemados junto con los
residuos de la combustión, ésta se llama incompleta.
Estos inquemados pueden ser;

 Sólidos, como el carbono libre que produce hollín.

 Gaseosos: Monóxido de carbono e hidrógeno molecular (H2).

Exceso de aire:
Para una combustión completa ya hemos dicho que hace falta un 25% más de
aire que para una combustión estequiométrica. Pero si bien un defecto de aire
provocará inquemados (mala combustión y bajo rendimiento ya que no se ha
quemado todo el carbono), un exceso de aire produce grandes pérdidas de
calor ya que no sólo el oxígeno sino el nitrógeno se han de calentar a la
temperatura de llama, y una cantidad de aire enfriará la llama, incluso puede
hacerla inestable y que se apague.

Opacidad:
Representa la cantidad de inquemado sólido y es el oscurecimiento de los
humos por la presencia de partículas de carbono sin quemar.

Potencia útil de la caldera:

21
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

El calor que por unidad de tiempo es captado por el agua que circula por la
caldera.

Potencia nominal de una caldera:


Es la máxima cantidad de calor que por unidad de tiempo admite el hogar de
una caldera.
Siempre Pn > Pu

Partiendo del poder calorífico inferior (PCI) del combustible, se define como
rendimiento de una caldera:

Rc= ( Calor aportado al agua / Calor contenido en el combustible ) x 100

4) Mantenimiento de calderas:
Las operaciones básicas para un eficaz mantenimiento de una caldera son:
Puesta en servicio:

 Comprobar la estanqueidad hidráulica de todo el circuito de la caldera.

 Verificar la ausencia de fuga de gases, tanto por la envolvente, como por


la puerta de hogar, caja de humos, y acoplamiento de chimenea.

 Limpieza exterior tanto de la envolvente como de los órganos de


regulación.

Puesta fuera de servicio:

 Verificar la ausencia de deformaciones, tanto del hogar como de los


tubos de humos y demás superficies interiores. Se revisarán las
soldaduras y se comprobará minuciosamente que no hay humedades o
rezumes, corrosiones, incrustaciones...

 Se limpiarán los tubos de humos, reponiendo aquellos que lo necesiten,


así como los turbuladores en mal estado.

 Se comprobará el estado del material refractario (si lo tiene) reponiendo


el que sea necesario.

22
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

 Se verificará el funcionamiento de los elementos de control y seguridad


(termómetros, manómetros, hidrómetros, termostatos, pirostatos, válvula
de seguridad...).

 Limpieza de la chimenea, retirando hollines.

 Comprobación de válvulas y tuberías de llenado y vaciado, así como de


las purgas.

5) Chimeneas:
Dada la importancia que tiene la chimenea en su repercusión al rendimiento del
generador, vamos a exponer de forma resumida alguno de sus aspectos
fundamentales.
Lo que vulgarmente se conoce como chimenea, en esencia consta de tres
partes:

 Conducto de humos, por donde circulan los gases de la combustión; es


la parte que más nos interesa, debiéndose proyectar cuidadosamente
forma, longitud, sección, materiales que la conforman y su posición
relativa a las construcciones circundantes.

 La envolvente del citado conducto de humos, con los aislantes que debe
llevar y su estructura (autorresistente, o no).

 Acoplamiento de caldera a conducto de humos.

Tiro natural:
Depresión que se crea en su base como resultado de la diferencia de peso
entre los gases que contiene y la columna de aire exterior de la misma altura
que la chimenea.
Según la caldera, cuando ésta sea de hogar en depresión, la chimenea debe
extraer los gases desde el hogar hasta la coronación, dotando a los humos con
la velocidad preceptiva de salida.
Si la caldera es de hogar presurizado, debe extraer los gases desde la caja de
humos hasta su coronación; también con velocidad preceptiva.

Tiro forzado:
Cuando mediante un ventilador ayudamos al tiro natural (parcial o totalmente)
nos encontraremos ante el denominado tiro forzado.

23
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

No es recomendable su utilización, puesto que es difícil que las características


del ventilador se adapten a las necesarias condiciones de combustión completa
previstas en el hogar, por las averías que la corrosión de humos provocará en
él, además del gasto energético suplementario.
En caso de utilización, debe situarse en la coronación de la chimenea, teniendo
en cuenta la depresión de la chimenea más la aportada por el ventilador son
los que deben vender la depresión del hogar.
Si el ventilador se pusiera en un punto más bajo de la chimenea, toda la parte
de ésta que quedara por encima funcionaría como un simple conducto de paso
de gases, en sobrepresión, por lo que cualquier fisura en ella (comunicada con
escaleras) sería una fuga de parte de los gases.

Corrosión debida a productos de la combustión:


El contenido en azufre de los combustibles se transforma, en la reacción
química que es la combustión, dando SO2 (dióxido de azufre) y parte de él en
SO3 (anhídrido sulfúrico).
El SO2 en estado anhidro no es corrosivo, pero si reacciona con el agua da
H2SO3 (ácido sulfuroso), que ataca fuertemente a los materiales metálicos.
Por debajo de 50ºC se produce la condensación de vapor de agua, y
consecuentemente, la corrosión de materiales metálicos. Como además este
agua disuelve el carbono libre que puede existir como inquemado sólido, es
evidente que a partir de la citada temperatura se producirán incrustaciones y
corrosiones.
Por otra parte el SO3, que en sí no es corrosivo, se puede combinar con vapor
de agua, dando H2SO4 (ácido sulfúrico), y como su punto de condensación es
variable con el exceso de aire pero oscila entre 160º y 190ºC, por debajo de
este intervalo tendremos una fina lluvia de ácido sulfúrico que es altamente
corrosivo de todo material metálico. Éste es el que provoca la herrumbre en
cubiertas, terrazas, ventanas..., y es el causante de las manchas marrones o
rojizas que se encuentran en la ropa puesta a secar en patios y terrazas.
Si la temperatura de salida de gases por la coronación es superior a las
indicadas, será arrastrado por la velocidad de salida de gases difundiéndose en
la atmósfera.

Conclusiones genéricas sobre chimeneas:

 El conjunto quemador-caldera-chimenea debe contemplarse como un


bloque, ya que de su perfecto funcionamiento depende el óptimo
rendimiento de la instalación de producción de calor.

24
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

 Si el tiro de la chimenea es excesivo, los gases saldrán demasiado


calientes y perderemos calorías.

 Si el tiro es pequeño, la velocidad de salida será lenta y podrían


producirse condensaciones y con ellas las corrosiones ya citadas,
además de no arrastrar las partículas de carbón no quemadas,
produciendo hollines que provocan ensuciamiento en la chimenea.

 Para evitar condensaciones debe tener el tiro adecuado y debe estar


aislada térmicamente.

 Es importante que los materiales que se utilicen para la construcción del


conducto de humos alcancen lo más rápidamente posible temperaturas
superiores a 50ºC e incluso a 150ºC.

 La sección debe ser constante, evitando cuidadosamente que se


produzcan ensanchamientos que disminuirán la velocidad del fluido.

 Poner remates o caperuzas como coronación de las chimeneas es inútil,


puesto que dificultan la salida de gases, disminuyendo la velocidad de
salida, e impidiendo su dispersión en la atmósfera.

25
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

6) Unidades terminales:
Se llaman terminales, a veces emisores, a los aparatos que emiten el calor en
los ambientes.
Cuando de un sistema de agua se trata, los más clásicos son los radiadores,
pero también se emplean los paramentos radiantes. Estos no son propiamente
aparatos, sino que consisten en un circuito de tuberías empotradas bajo el
recubrimiento, convirtiendo el paramento en un emisor de calor. Lo más
habitual es que ese paramento sea el suelo, pero veces se usa también el
techo o las paredes. El techo no es una buena solución porque la piel humana
absorbe muy bien la radiación térmica y los alopécicos tienen tendencia a sufrir
dolores de cabeza con este sistema.
Otro terminal empleado en los sistemas de agua es el ventiloconvector.

Cuando se trata de sistemas por aire, los terminales son sencillamente los
diversos tipos de rejillas o difusores por los que se impulsa el aire al ambiente.

Radiadores:
Los radiadores son elementos estáticos que no cuentan con más regulación
que la válvula de doble reglaje. Dicha válvula solo está regulando interiormente
en contadas ocasiones, por lo que el agua circulará por los ramales del circuito
que le resulten más favorables hidráulicamente. Por tanto, a una más que
previsible mala regulación, hay que unirle una más que probable mala
distribución. Las únicas soluciones a dichos problemas sólo pasan por quitar
caudal donde sobra y darlo donde falta, con regulaciones más o menos
improvisadas.
También podemos suponer que las redes están perfectamente equilibradas,
con lo cual los problemas serán otros:

 Bajo rendimiento calorífico del radiador, o baja emisión, por mala


ubicación del mismo al rodearlo de obstáculos que impiden la correcta
difusión del calor de convección. Ésto es lo que suele acontecer al
colocar radiadores en nichos, con cubre-radiadores, celosías, etc.

 Enfriamiento total o parcial del radiador, normalmente debido a bolsas


de aire u obstrucciones en la red o en el mismo radiador. La única
solución al problema es disponer una adecuada purga y evitar puntos
bajos de la instalación donde pueda acumularse suciedad por
sedimentación.

 Roturas diversas de elementos y conexiones, si se trabaja por encima


de la presión de diseño.

26
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

 Rotura del ramal de entrada al radiador por corta longitud del mismo. Si
ésto pasa, es en radiadores de fundición por el peso de los mismos, al
vencer el soporte si se sale del ramal.

 Dilataciones excesivas en las instalaciones con paneles debidas a altas


temperaturas.

En general es importante dotar a una instalación de radiadores de válvulas


termostáticas, que consiguen equilibrar las temperaturas interiores, así como el
circuito hidráulico, cerrando los circuitos más favorables cuando satisfacen su
demanda.

Rejillas, difusores y compuertas:


El mantenimiento general de estas unidades terminales se limita normalmente
a un buen estado de conservación, es decir, limpieza de las mismas y correcto
funcionamiento de sus partes móviles.
Es por tanto muy importante en este caso, el que estas unidades sean
fácilmente accesibles para la realización de las citadas operaciones.

7) Regulación
El fin de la regulación de los sistemas de calefacción es proporcionar en cada
momento la potencia adecuada a las necesidades del edificio o local. La
potencia instalada en el sistema es la potencia máxima requerida en el
momento más frío de un año medio. El resto de la temporada de calefacción,
las temperaturas exteriores son más altas que la mínima y la necesidad de

27
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

calor es menor. Por esta razón hay que regular la potencia de acuerdo con las
necesidades en cada momento. A menor temperatura exterior, mayor potencia
se requiere, de modo que la potencia necesaria no solo varía a lo largo de la
temporada fría, sino también a lo largo del día. Hay tres medios para
conseguirlo: por tiempo, por temperatura y por caudal. En ciertas instalaciones
hay varios tipos de regulación simultáneamente.

 Regulación por tiempo


Es el sistema más sencillo de regulación consiste en parar o poner en marcha
el sistema de calentamiento, de modo que, a lo largo de un cierto tiempo, la
potencia suministrada por el calentador sea la necesaria (a menor potencia
necesaria, menor tiempo de marcha). El sistema más sencillo y efectivo es
utilizar un termostato de ambiente situado en un local representativo (el estar o
sala principal) que, cuando el local está a la temperatura deseada, corta un
circuito eléctrico que puede mandar la caldera directamente (en instalaciones
unitarias o en instalaciones centralizadas individuales) o una válvula solenoide
que abre o cierra la entrada del agua a la derivación de apartamento (en las
centralizadas colectivas).

No es conveniente regular mediante el termostato de caldera, que limita la


temperatura a que prepara el agua, pues como se ha dicho, las necesidades de
calor varían a lo largo del día, por lo que habría que cambiar la temperatura de
consigna frecuentemente.

Con este tipo de regulación (termostato de ambiente) en una vivienda, en los


demás locales servidos por la misma instalación pueden ponerse válvulas
termostáticas en cada uno de los emisores para regular cada uno de los locales
(que harán una regulación por caudal).

 Regulación por temperatura del caloportador


El sistema de regulación por temperatura del caloportador, o regulación
proporcional, es más perfeccionado: consiste en un sistema electrónico que
recibe una señal indicando la temperatura del ambiente exterior del edificio,
enviada por una sonda exterior, y en función de ella, regula la temperatura del
agua enviada a los emisores. Efectivamente:

La potencia emitida por los emisores depende de la superficie de éstos y del


salto de temperaturas entre esa superficie y el ambiente. Como la superficie es
siempre la misma y, una vez fijada, la temperatura del ambiente se puede

28
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

considerar constante, la única variable es la temperatura del emisor o, lo que


suele ser lo mismo, la temperatura del caloportador.
Por otro lado, la necesidad de calor depende de las pérdidas de calor del
edificio y éstas, a su vez, dependen del aislamiento de sus elementos
constructivos que lo separan con el exterior, de las necesidades de ventilación
y de la diferencia de temperatura entre el exterior y el interior. Como en el caso
anterior, la constitución de los elementos separadores es fija, la ventilación se
debe fijar y, como se ha dicho lo mismo ocurre con la temperatura interior,
luego la única variable es la temperatura exterior.
La misión de la centralita es relacionar esta temperatura exterior con la del
caloportador, de modo que a menor temperatura exterior, mayor temperatura
debe tener el caloportador en la impulsión.

La regulación de la temperatura del caloportador se hace mediante una válvula


multivía motorizada (de tres o cuatro vías) que mezcla el agua de la caldera
con agua del retorno (ya enfriada) para conseguir la temperatura adecuada. La
centralita conoce en cada momento la temperatura de impulsión, mediante otra
sonda situada en el conducto de ida (o impulsión), la compara con la exterior y
su programación indica a la temperatura que tiene que enviar a los emisores, y
mueve el motor de la válvula en consecuencia.

Este sistema se llama regulación proporcional y se aplica obligatoriamente en


instalaciones centralizadas colectivas (no sería lógico regular con un termostato
situado en el estar del vecino del tercero). También es la única que funciona
correctamente en el suelo radiante, en el que la temperatura de impulsión
siempre es más baja que la producida en la caldera.

En estos sistemas, la regulación de la caldera es independiente, y se hace con


un termostato (por tiempo), como en el caso anterior o, a veces, por potencia
de la llama (quemadores por etapas o quemadores modulantes) en función de
la temperatura del retorno del caloportador (que también se mide con una
sonda). La misión de esta regulación es mantener en el circuito de caldera una
temperatura siempre igual (la temperatura a la que la caldera funcione mejor),
de modo que la impulsión encuentre en cada momento agua caliente suficiente
como para que la mezcla tenga la temperatura demandada por la centralita.

En el caso de sistemas por aire la regulación por temperatura es la más


adecuada, sobre todo cuando la instalación también suministra el caudal de
ventilación, pues, aunque podría hacerse por caudal, hay un límite mínimo que
es el caudal obligatorio de ventilación, lo que impediría hacerlo funcionar con
necesidades pequeñas de calor. En este caso la regulación se hace midiendo

29
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

la temperatura del aire de retorno (de extracción) y en función de ella se


establece la temperatura del aire del impulsión (cuanto menos temperatura
tenga el aire de retorno, a mayor temperatura habrá que impulsar). Sin
embargo no se emplea el sistema de mezcla descrito para el agua, sino que se
hace cambiar la temperatura del intercambiador o batería de calor, por el
sistema de caudal.

 Regulación por caudal


La regulación por caudal consiste en variar el caudal del caloportador conforme
varían las necesidades de calor (a menor caudal, menor aporte de calor). Se
emplea a veces en los sistemas de reparto por aire, pero con el inconveniente
apuntado en el párrafo anterior. También es el sistema empleado por las
válvulas termostáticas de radiador, antes nombradas: conforme detectan menor
necesidad de calor, cierran un poco la entrada de caloportador al emisor,
regulando directamente el caudal que lo recorre.

Pero donde es una regulación muy adecuada es para los climatizadores, en los
sistemas de aire. Mediante una válvula de tres vías se deja pasar más o menos
caudal de caloportador por la batería (intercambiador) de calor, devolviendo el
resto al retorno por la otra vía. A menor caudal, menor aportación de calor y el
aire que se impulsa a los locales se calienta menos. El control de la válvula se
hace mediante una sonda que mide la temperatura del aire de retorno, de
modo que sirve para la zona servida por el climatizador y solo para ella.

8) Accesorios
Para el buen funcionamiento de un sistema de calefacción son necesarios una
serie de accesorios.

 Circuladores
Para que el caloportador se mueva por la red se utilizan circuladores, aparatos
mecánicos que, en los circuitos de agua son bombas hidráulicas y en los de
aire ventiladores.

 Vaso de expansión
Vaso de expansión cerrado
Al calentarse el agua contenida en los circuitos, aumenta de volumen, que
debe recogerse en un depósito específico llamado vaso de expansión. Cuando

30
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

el agua se enfría, reduce de nuevo su volumen y el vaso de expansión


devuelve a la red el agua contenida en él.
Pueden ser abiertos o cerrados; normalmente, ahora suelen emplearse
cerrados, habiéndose llegado a prohibir los abiertos en algunas normativas
nacionales, prohibición que ha sido levantada cuando han empezado a
utilizarse de nuevo calderas de combustión continua (usando como
combustible sólido la biomasa) puesto que el vaso abierto es un excelente
sistema de seguridad; cuando un corte de suministro eléctrico para la bomba
de recirculación, la caldera sigue calentándose y puede llegar a producir vapor,
que encontraría salida por el vaso.

 Dilatadores
Por la misma razón que el agua dilata, dilatan también las tuberías de la
instalación, por lo que, en tramos rectos largos, hay que intercalar dilatadores.
También deben ponerse dilatadores cuando las tuberías pasen por una junta
de dilatación del edificio.

 Purgadores
En los circuitos cerrados recorridos por agua, es de especial importancia que
no haya aire en absoluto. Por su menor densidad se acumula en las partes
altas y las bombas no están calculadas para hacer circular agua en esas
circunstancias. Para ello, en esos puntos deben situarse purgadores, para
extraer el aire. Existen manuales (en la mayoría de los radiadores hay uno) o
automáticos.

 Otros
Además de los dichos, se utilizan otros menores, como llaves de paso y corte,
llaves de regulación (que han de ser de asiento), termómetros, termostatos,
medidores de presión, etc.

9) Ahorro de energía
El consumo de energía en una instalación de calefacción es muy importante,
por lo que resultan de mucho interés los sistemas que ayuden a reducirlo. En
primer lugar, y aunque no es parte de una instalación, es indispensable que el
edificio este correctamente aislado y preparado para perder la menor cantidad
posible de calor.

31
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

En cuanto a las medidas de ahorro a tomar pueden distinguirse dos tipos: las
propias de la instalación y la obtención de calor de fuentes alternativas
exteriores, residuales o naturales.

10) Eficiencia de la instalación


Deben emplearse calderas eficientes, entre las que hay que destacar las
calderas de condensación, cuyos rendimientos son mucho mayores que las
convencionales.

Es bastante importante el tamaño de la caldera: cuanto mayor sea, mejor


rendimiento tiene, luego las calefacciones centrales colectivas funcionan
mucho más eficientemente. Y tanto mejor cuanto mayor sea la instalación, así
que es más eficiente una calefacción de barriada que una de edificio. Otro
factor importante en el rendimiento es el tiempo de encendido: cuantas menos
veces se apague y vuelva a encender la caldera a lo largo del día, mayor es su
rendimiento, luego en instalaciones grandes conviene dividir la potencia entre
dos o más generadores para que, al menos alguno de ellos no se apague casi
nunca. Para este fin, también pueden instalarse quemadores modulantes, cuya
potencia de llama varía con las necesidades de calor de la instalación.

También influye el mantenimiento (puesta a punto) de la caldera; es mucho


más barato poner a punto una caldera grande que muchas pequeñas, por lo
que las grandes suelen estar mucho mejor mantenidas y puestas a punto que
las pequeñas.

No es precisamente un ahorro de energía, pero si económico: es frecuente que


el combustible sea más barato para grandes consumidores.

11) Fuentes alternativas de calor

 Geotermia
Existen fuentes naturales de calor en ciertos lugares, en forma de acuíferos
calientes. El aprovechamiento de esta energía geotérmica se hace con dos
perforaciones: por una de ellas se extrae el agua del acuífero, se hace pasar
por un intercambiador (suelen ser aguas con muchas sales disueltas) en el que
se calienta un caloportador y se vuelve a inyectar en el acuífero por la otra
perforación. Esto es necesario porque solamente se obtiene un poco del calor
que lleva (se suele bajar su temperatura unos 20 ºC): reinyectándola volverá a

32
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

recalentarse en la profundidad y porque se trata de no vaciar el acuífero.


Evidentemente, una vez obtenido el calor, hay que llevarlo a las instalaciones,
para lo cual hace falta una red de reparto del caloportador por el barrio hacia
las distintas centrales de edificio.

 Aerotermia
La aerotermia sigue a la geotermia en rendimiento y eficiencia.

 Solar
Si bien usada directamente no es aconsejable en calefacciones, se puede
utilizar la energía solar por medio de acumulación estacional. Durante la época
soleada, se almacena calor recogido por colectores solares planos, en un gran
depósito acumulador de agua, que se aprovecha en épocas frías. El depósito
(o depósitos) se hacen enterrados. Se trata de hacer una especie de geotermia
artificial. Naturalmente exige una inversión inicial importante, que se compensa
con el ahorro energético a lo largo del tiempo. Esta posibilidad será tanto más
eficaz, cuanto mayor sea el sistema, por lo que es más aconsejable aplicarlo a
instalaciones de calefacción de barrio o urbanas.

 Energías residuales
Pero también en muchos otros lugares hay fuentes de calor aprovechables:
todas las industrias que requieren un enfriamiento lo hacen disipando calor en
la atmósfera o en un sumidero de calor (como un río). Un ejemplo típico son las
centrales productoras de energía eléctrica. Evidentemente, como en el caso
anterior, hay que llevar ese calor a los edificios, mediante una red de
distribución urbana.

 Otras
Hay otra posibilidad ligada a ésta: en ciertos edificios grandes (terminales de
aeropuerto, grandes almacenes,...) puede ser rentable producir in situ la
electricidad y aprovechar el calor sobrante para calefacción. Este sistema se
llama cogeneración.

12) Uso de la instalación


No es poco importante, desde el punto de vista del ahorro, el manejo que el
usuario hace de la instalación.

33
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

Cuando se trata de una instalación individual centralizada, es fundamental que


disponga de un termostato de ambiente situado en el local de uso más habitual:
sala de estar, por ejemplo. La cocina puede no ser un buen sitio, porque en
ella, a menudo, hay fuentes de calor funcionando (cocina, horno) que falsearían
las mediciones, aunque si se vive habitualmente en un local donde esté la
cocina, puede ponerse allí, sabiendo que cuando se enciendan estas fuentes
de calor, se desequilibrará durante un rato la instalación y los demás locales
pueden quedar con la temperatura un poco baja. No es nada conveniente,
como se ha dicho, utilizar el termostato de la caldera para regular la
temperatura interior, pues se pierde rendimiento y además debe cambiarse de
posición cada vez que cambia la temperatura exterior. El termostato de
ambiente mantiene la temperatura interior estable, sea cual sea la temperatura
del exterior. Si en días muy fríos no se llega a la temperatura cómoda, lo más
probable es que la caldera no tenga la potencia necesaria, o que su termostato
está fijo en una temperatura baja.

En cuanto al uso del sistema, el usuario debe encontrar, con el termostato de


ambiente, la temperatura a la que se encuentra cómodo y dejarlo en ese punto
durante la temporada de calefacción; una temperatura de 20 a 23 ºC es la
adecuada (un par de grados menos para calefacciones por suelo radiante).nota
8 Si a alguno le parece escasa, debe pensar que es invierno, que no se trata
de estar en mangas de camisa, y que ponerse algo abrigado (chaleco, jersey)
no es mucho pedir.
Cuando la casa está fría no tiene sentido subir mucho la temperatura del
termostato: no se calentará más deprisa, puesto que eso depende
exclusivamente de la potencia de la caldera. Si la calefacción estaba apagada,
no queda otro remedio que esperar, sin tocar el termostato y, si al cabo de
cierto tiempo sigue sintiendo frío, lo correcto es subirlo uno o dos grados, como
mucho (el aire se calienta más deprisa que las paredes y la temperatura
equivalente será baja por la radiación fría de las paredes), para volver a bajarlo
después.
Por el contrario, si el usuario tiene calor en el local donde está, no debe abrir la
ventana (literalmente, es lo mismo que tirar por la ventana el dinero que se está
pagando por el combustible), sino cerrar un poco la llave de paso del emisor (o
en caso de ventiloconvector, bajar la velocidad del ventilador). Por supuesto es
importante ventilar los locales, pero no se hará más que un rato corto (10...20
minutos diarios) y a ser posible cuando el termostato programable (ver más
abajo) está marcando la temperatura reducida.

 Termostato programable
Es importante equilibrar la instalación al principio de temporada: con todas las
llaves de paso de los emisores completamente abiertas (se abren y cierran
como los grifos de agua corriente) se dejará funcionando la calefacción unas
horas. Si alguno de los locales no alcanza suficiente temperatura, se procederá

34
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

a cerrar un poco (p.e. un cuarto de vuelta) todas las llaves de paso de los
demás locales y se esperará un buen rato a ver el resultado. Pasado ese rato,
se comprobarán los locales y se seguirán cerrando un poco las llaves de los
que estén a mayor temperatura (regulación por caudal), hasta que estén todos,
más o menos a la misma. Si un local se utiliza poco, conviene cerrar un poco
más la llave de paso de su emisor, pero no demasiado, porque enfriará los
locales paredaños.

Es muy conveniente que el termostato de ambiente sea un termostato


programable, de modo que a las horas en que la calefacción es menos
necesaria, la temperatura se mantenga reducida, aunque no tanto como para
que luego sea difícil volver a poner la temperatura ambiente a régimen; una
temperatura de 15 o 16 ºC sería adecuada. Esas horas serían en las que la
vivienda esté vacía (los mayores en el trabajo, los niños en el colegio) y por la
noche, cuando se puede dormir con una buena manta. Puede hacerse
manualmente, pero la ventaja del programador es que sube automáticamente
la temperatura una hora u hora y media, antes de que sea necesario y cuando
llegue el momento la casa estará a punto.

6. Instalaciones de climatización

La climatización consiste en crear unas condiciones de temperatura, humedad


y limpieza del aire adecuadas para la comodidad dentro de los espacios
habitados.

La normativa española define climatización como: dar a un espacio cerrado las


condiciones de temperatura, humedad relativa, calidad del aire y, a veces,
también de presión, necesarias para el bienestar de las personas y/o la
conservación de las cosas. Puede apreciarse que se ha abandonado cualquier
referencia al aire acondicionado, por ser una expresión que, aunque correcta,
puede prestarse a equívoco, ya que la mayoría de la gente parece entender
que se refiere exclusivamente a la refrigeración (climatización de verano),
aunque sería más lógico se refiriese al acondicionamiento del aire en todas las
épocas, verano e invierno.

Así pues, la climatización comprende tres factores fundamentales: la


ventilación, la calefacción, o climatización de invierno, y la refrigeración o
climatización de verano.

A partir de esta definición se desprende que el concepto climatización equivale


a lo que en inglés se llama Heating, Ventilating and Air Conditioning, o por sus
siglas HVAC, expresión en la que aparecen tres conceptos separados:
ventilación y calefacción por un lado y aire acondicionado por otro, luego se
supone que, en inglés, esto último se entiende exclusivamente como

35
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

refrigeración. Para evitar la confusión que puede producir tomar la traducción


inglesa literalmente, la norma española, evita el concepto aire acondicionado.

La climatización puede ser natural o artificial, aunque en lo que sigue se tratará


exclusivamente de la artificial.

1) Condicionantes de la climatización

La comodidad térmica, importante para el bienestar, está sujeta a dos factores:

 El factor ambiental, que a su vez puede considerarse desde dos


aspectos:

 El aire: Su temperatura, velocidad y humedad relativa.

 El espacio: La temperatura radiante media de los paramentos del local


considerado.

 El factor humano: La manera de vestir, la actividad y el tiempo durante el


cual las personas permanecen en la misma situación, influyen sobre la
comodidad térmica.

Una cuestión importante es que la respuesta las personas puede ser muy
variable, puesto que depende del gusto, la aclimatación o actividad realizada.
Los otros factores pueden controlarse para ofrecer una sensación de bienestar.

El cambio de la manera de construir los edificios, los métodos de trabajo, y los


niveles de ocupación han creado nuevos parámetros a los que los diseñadores
ahora deben prestar atención. Los edificios modernos sufren cargas térmicas
por varios motivos:

 La temperatura exterior: los elementos separadores del interior de los


edificios con el exterior no son impermeables al paso del calor, aunque
pueden aislarse convenientemente. El calor pasa desde el ambiente
más cálido al ambiente más frío tanto más deprisa cuanto mayor sea la
diferencia de temperaturas entre ambos ambientes.

 La radiación solar: Con el desarrollo de los nuevos edificios, las nuevas


técnicas han favorecido el empleo del cristal y el incremento térmico es
considerable en verano cuando la radiación solar los atraviesa (efecto

36
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

invernadero), pero es favorable en invierno, disminuyendo las


necesidades de calefacción. El acristalamiento excesivo no es deseable
en climas cálidos, aunque puede serlo en climas fríos. Incluso en
cerramientos opacos, no acristalados, en verano, el sol calienta la
superficie exterior aumentando el salto térmico exterior interior y, por lo
tanto el paso del calor por los cerramientos opacos.

 La ventilación: La necesaria introducción de aire exterior en el edificio,


para ventilación, puede modificar la temperatura interna de éste, lo cual
puede suponer un problema cuando el aire exterior está a temperaturas
alejadas de las requeridas en el interior.

 La ocupación: El número de ocupantes aumenta en los edificios,


generando cada uno entre 80 y 150 W de carga térmica, según la
actividad realizada.

 La ofimática: La proliferación de aparatos electrónicos, ordenadores,


impresoras, y fotocopiadoras, que forman parte de las oficinas
modernas, generan cargas térmicas importantes.

 La iluminación: la iluminación es un factor de calentamiento importante.


Se estima en una carga de entre 15 a 25 W/m². Muchos Grandes
Almacenes modernos pueden calentarse en invierno gracias únicamente
a su sistema de iluminación y al calor producido por los usuarios. Esta
situación es bastante frecuente en Europa.

Evidentemente, muchas de estas cargas son favorables en invierno, pero no en


verano. Todas ellas deben ser compensadas si se desea obtener un ambiente
confortable en verano. El medio de asegurar esta comodidad es la
climatización.

2) Sistemas de climatización

Clasificación por el alcance de la instalación

La climatización puede hacerse en un solo local (unitaria), frecuentemente con


un aparato que produce y emite su energía térmica, y centralizada, en la que
un aparato produce o recibe la energía térmica (calor o frío), se lleva a los

37
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

locales a climatizar por medio de conducciones y se emite por medio de


emisores.

 Climatización unitaria. Es este sistema muy frecuente. En calefacción se


emplea con chimeneas-hogar, diferentes tipos de estufas (de carbón, de
gas butano, eléctricas). Para refrigeración lo más conocido es el llamado
climatizador o acondicionador de ventana.

Son en general sistemas con deficiencias importantes: en calefacción, cuando


hay combustión (carbón, gas) es necesaria la entrada de aire para la
combustión, aire proveniente del exterior, que está frío, y que enfría el
ambiente a calefactar.

Además, en la climatización de verano, los aparatos unitarios de refrigeración


no suelen tener un buen control de la humedad, por lo que pueden dar
ambientes húmedos en los locales.

En ambos casos (calefacción y refrigeración), los aparatos pequeños tienen


menores rendimientos que los grandes, por lo que, la suma de varios de ellos
para distintos locales, puede consumir más energía que uno solo, más potente,
para todos ellos.

 Climatización centralizada. En este sistema de climatización pueden, a


su vez, distinguirse dos posibilidades: para un pequeño usuario
(vivienda, p.e.) y para un usuario grande (un edificio completo, de
cualquier dimensión).

Los sistemas más sencillos (y tradicionales) para calefacción constan de una


caldera y de una red de tuberías que lleva el calor, por medio de un
caloportador, a los aparatos terminales, generalmente radiadores. Los sistemas
de calefacción por agua caliente pueden servir desde una instalación pequeña
(de vivienda) hasta instalaciones urbanas, pasando por instalaciones de edificio
y de barriada.

En refrigeración existen aparatos que tienen una parte, que comprende el


compresor y el condensador, que se sitúa en el exterior y uno o varios
evaporadores que se colocan en los locales a climatizar (sistemas partidos
múltiples o multisplit). Suelen tener mejores rendimientos que los aparatos
unitarios, pero adolecen de falta de control de la humedad ambiente.

Para sistemas de mayor tamaño, tanto de calefacción como de refrigeración,


véase a continuación.

38
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

Clasificación por el fluido caloportador

La energía térmica puede llevarse a los locales por medio de fluidos o


refrigerantes, llamados caloportadores (que transportan el calor o energía
térmica), y pueden ser: agua, aire o un fluido refrigerante. Se puede establecer
una clasificación en función del fluido caloportador que llega a los locales. Se
advierte que el aire es siempre el fluido que se trata de acondicionar, pero ello
no quiere decir que sea siempre un fluido caloportador.

 Sistemas con refrigerante. El fluido refrigerante se lleva, por tuberías, a


los evaporadores, situados en los locales a climatizar. La necesaria
ventilación ha de hacerse por otros medios.

 Sistemas todo aire. A los locales no llega más que el aire tratado en un
climatizador o UTA por medio de conductos e impulsado a través de
diversos tipos de rejillas o difusores. Dado que el caudal de aire mínimo
exigible para ventilación suele ser insuficiente para llevar la energía
térmica necesaria, hay que implantar sistemas de mezcla de aire de
retorno con el aire exterior (de ventilación o de renovación), de lo que se
encarga el climatizador.

 Sistemas agua-aire. A los locales llega el aire estrictamente necesario


para la ventilación, tratado en un climatizador (llamado aire primario)
pero, la mayor parte del tiempo, con caudales insuficientes para
transportar toda la energía térmica necesaria, de modo que se suple esa
falta mediante aparatos terminales añadidos (ventiloconvectores,
inductores) situados en los locales y alimentados por agua. Es este el
sistema más caro de instalar, pero tiene muchas ventajas: el aire no se
recircula, por lo que tampoco se recirculan olores de unos locales a
otros; mejor regulación de los parámetros de cada local teniendo en
cuenta muy precisamente sus necesidades específicas.

 Sistemas todo agua. A los locales no llega más que agua, que puede ser
caliente o fría. Cuando solamente se trate de calor (calefacción), se
utilizarían como emisores los clásicos radiadores y cuando se trate de
frío (refrigeración) o cuando haya las dos posibilidades (calor y frío) se
utilizarán ventiloconvectores. Hay que resaltar que en este caso será
una climatización incompleta, pues la necesaria ventilación ha de
hacerse por otros medios.

39
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

3) Instalaciones de climatización

Una instalación de climatización puede ser completa o parcial. La climatización


completa trata el aire de los ambientes en todos sus parámetros: limpieza
(ventilación, filtrado), temperatura (de verano y de invierno), humedad y a
veces, hasta en la presión.

Será parcial cuando no trate más que algunas de estas partes y total cuando
trate de todas ellas. Un sistema parcial muy común es el de calefacción por
agua caliente, ejemplo de climatización solo de invierno y que no trata el aire
de ventilación. Otro, los acondicionadores de ventana, que solamente
funcionan para climatización de verano y, además, no suelen hacerlo
demasiado bien en lo que se refiere a la ventilación, ni a la humedad relativa
del aire, cuyo control es deficiente, especialmente en climas húmedos.

Partes de la instalación

Un sistema completo de climatización comprendería estas partes:

 Generación de energía térmica (frío y calor)

 Transporte (primario) de esa energía térmica a donde será utilizada.


Este trasporte se hará generalmente por agua.
 Uso de la energía térmica, que puede ser:
o En un climatizador: aparato de tratamiento del aire (UTA) que
recibe la energía de una red de agua, caliente o fría, y, por otro
lado el aire, del exterior (aire de ventilación) y que también puede
ser recirculado, lo mezcla (en su caso), lo trata y lo impulsa hacia
los locales a climatizar.

o Directamente a aparatos terminales; lo que se da cuando se trata


de sistemas que no integran la ventilación. Para refrigeración se
utilizarían ventiloconvectores (llamados en inglés fan-coils) y para
calefacción, radiadores, superficies radiantes o también
ventiloconvectores.

o Las dos cosas a la vez: climatizadores y aparatos terminales.


 Transporte (secundario) por medio de aire tratado, por conductos
adecuados para llevarlo a los locales a climatizar.

40
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

 Emisión en los locales y, en caso de ser climatización por aire, difusión


en los ambientes, de modo que el aire tratado alcance toda la zona
considerada como "habitada" dentro de ellos.

Hay instalaciones que no tienen todos los componentes. Un ejemplo corriente


de instalación reducida es la calefacción por radiadores: tiene generación
térmica, trasporte primario (por agua) y aparatos terminales que emiten al
ambiente (radiadores); pero no trata el aire, ni ventila (no lleva aire a los
locales).

4) Modo de refrigeración

El enfriamiento puede hacerse fundamentalmente por dos medios: por


compresión y por absorción. Estos dos sistemas se basan en que transportan
calor de un punto de menor nivel energético (el nivel se mide por la
temperatura) a otro de mayor nivel, y el medio generalmente usado para este
movimiento de calor es un refrigerante.

Las máquinas refrigeradoras grandes, conocidas como enfriadoras de agua,


plantas refrigeradoras, equipos de refrigeración (o, en inglés, chiller), enfrían
agua que después se distribuye a los climatizadores por tuberías. Las
máquinas de refrigeración grandes tienen mejores rendimientos.

En el sistema conocido como partido (split o multi-split), el caloportador es el


propio líquido refrigerante, que se lleva a los evaporadores de los terminales
situados en los locales a climatizar. En este caso, la máquina refrigeradora es
por compresión.

 Transporte primario

Una vez producida la energía térmica, debe llevarse al punto de tratamiento de


aire (UTA) o a los terminales, mediante agua por tuberías (de acero, de cobre o
de materiales plásticos). A veces también mediante fluido refrigerante.

El agua puede llevarse por sistemas de dos, tres o cuatro tuberías.

o Sistema de dos tuberías.- Es el sistema más económico y el que


se emplea comúnmente en las instalaciones de solo calefacción,
por ejemplo, pero también en los sistemas de climatización de
verano y de invierno, a condición de que solo uno de los dos
sistemas funcione a la vez. Es muy adecuado para edificios de
vivienda: hay unos meses de calefacción, luego unos meses de
primavera, sin ningún tipo de climatización artificial, luego el
verano, con refrigeración y finalmente una parte del otoño,

41
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

también sin climatización, de modo que, entre una estación y otra,


un simple inversor hace funcionar una u otra instalación.

o Sistemas de cuatro tuberías.- Se emplea cuando en un edificio


pueden darse casos de necesidad simultánea de refrigeración en
una zona y calefacción en otra. Es un caso que se da en tiempo
no muy frío, en edificios con locales para diversos usos; en él, un
local de reuniones multitudinarias (un salón de actos), se
calentará por la emisión de las personas y requerirá refrigeración,
mientras que los despachos, con poca ocupación, seguirán
necesitando calefacción. Entonces se emplea el sistema de
cuatro tuberías, dedicadas, por parejas (ida y retorno), a
calefacción y a refrigeración, y los sistemas de regulación de cada
uno de los ambientes se encargan de poner en marcha el sistema
necesario en cada caso.

o Sistema de tres tuberías.- Se ha dejado para el final porque es un


sistema cada vez menos utilizado. Una tubería lleva calor, otra
frío, y la tercera sirve de retorno para las dos, de modo que
mezcla agua fría con agua caliente. La mayoría de las
normativas, celosas de conseguir ahorros de energía, prohíben el
sistema, dejándolo utilizar en los contados casos en que la
necesidad simultánea de calor y de frío no se da más que rara
vez. Tiene las ventajas de ser más económica de instalación que
la de cuatro tuberías y que, como esta, permite suministrar
simultáneamente calor a unos locales y frío a otros.

5) Climatizadores. Tratamiento del aire

Un climatizador (en la normativa española, unidad de tratamiento del aire, UTA;


en ciertos países americanos, unidad manejadora de aire, UMA, traducción
literal del inglés, que desde el punto de vista lingüístico es un tanto impropio
pues el verbo manejar implica utilizar las manos y los procesos son
automáticos), es el aparato encargado de tratar el aire en todas sus vertientes
e impulsarlo, bien directamente, bien por una red de distribución de aire, a los
locales a climatizar. En principio, un climatizador no produce energía térmica,
sino que la recibe de generadores de calor y frío específicos (caldera o
máquina frigorífica), aunque a veces se llama climatizadores a ciertos aparatos
que producen el frío (climatizadores de ventana).

42
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

Consta de una serie de elementos que permiten los diversos tratamientos que
han de hacerse al aire. Una UTA muy completa, constaría de los dispositivos
que se relacionan y explican a continuación, aunque no todos los
climatizadores tienen todas las partes:

 Admisión de aire:
o Entrada del aire de retorno, con un ventilador.
o Expulsión de una parte del aire de retorno (en los sistemas con
aire mezcla).
o Entrada o admisión de aire exterior y caja de mezcla con el resto
del aire de retorno.
 Alternativamente, sustituyendo a los tres dispositivos anteriores, puede
ser una entrada de aire exterior, para sistemas de solo aire primario (o
aire-agua).
 Filtros de aire.
 Baterías de calentamiento y de enfriamiento (en sistemas de dos
tuberías, una sola batería)
 Humificador del aire (para climatización de invierno)
 Separador de gotas

Estos dos dispositivos y la batería de frío deben de tener una bandeja de


recogida de condensaciones, con vertido a desagüe, y el humificador,
suministro de agua.

 En su caso, batería de poscalentamiento.


 Ventilador de impulsión.

No todos los climatizadores tienen todos los dispositivos enumerados. Muy a


menudo no tienen más que el ventilador de impulsión, especialmente los que
solamente tratan el aire de ventilación, sin mezcla con el aire de retorno. La
batería de postcalentamiento no se suele usar más que en sistemas que
integran la calefacción o, en refrigeración, cuando el ambiente exterior es muy
húmedo.

43
CURSO DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO EN CENTROS SANITARIOS
Unidad 6. Instalaciones II

6) Transporte secundario

Conducto de aire con derivaciones, en una instalación de solo ventilación (no


tiene aislamiento térmico)

El transporte, aquí llamado secundario, consiste en llevar la energía térmica a


los locales mediante aire tratado, por conductos desde el aparato de
tratamiento (climatizador).

Los conductos pueden tener sección circular o rectangular. Pueden ser de


chapa galvanizada, de cobre, de planchas de fibra de vidrio y hasta de
escayola. Es condición indispensable que las superficies sean lisas y
fácilmente limpiables, para lo que deben tener registros de limpieza. En
general, los conductos de climatización deben de tener un adecuado
aislamiento térmico.

Como consecuencia de las últimas directivas europeas relacionadas con la


eficiencia energética los conductos de climatización han de ser lo más estancos
posible. Los niveles de estanquidad se clasifican desde el nivel A, el menor, al
nivel máximo D. La red de conductos está formada por una mezcla de
elementos de diferente tipología y forma que confieren a las instalaciones un
nivel medio de estanquidad del tipo B. Construir conductos más estancos de
nivel C, representaría aumentar el triple la estanquidad de los mismos,
contribuyendo de forma sensible a la mejora energética de las instalaciones y
al sostenimiento energético global.

A veces se emplea como conducto, especialmente en retorno del aire, el


espacio sobre un falso cielorraso e incluso un pasillo (plenum).

7) Sistemas de emisión

La emisión se hace por diversos tipos de bocas de impulsión (rejillas,


difusores...) desde los conductos del transporte de aire.

Cuando se trata de sistemas aire-agua, además del aire de ventilación (llamado


aire primario) tratado en el climatizador, se emplean como apoyo
ventiloconvectores (fan-coils) o inductores.

Si se trata de sistemas partidos (split o multi-split), los evaporadores emiten


directamente con un ventilador.

Finalmente, el aire impulsado debe difundirse por el local, de modo que alcance
todo el volumen habitable, pero este tema, Difusión de aire en locales, es tan
amplio que merece un artículo aparte.

44

Похожие интересы