Вы находитесь на странице: 1из 3

Título: Dios te pedirá cuentas ¿estás preparado?

(Hebreos 9:27)
¿Se considera usted una buena persona?
¿Cree usted llevar una vida lo suficientemente recta, como para que en el día que
le corresponda rendir cuentas a Dios ser declarado inocente de todo pecado ante
su santo tribunal?
¿Considera usted que sus buenas obras lo hacen merecedor de la misericordia de
Dios y del cielo?

Permítame explicarle lo que dice la Biblia con respecto a la condición del ser
humano frente a un Dios Santo.
Dios es el autor de la vida y es quien establece que es bueno y que malo según el
estándar de su santidad.
¿Qué ha dicho él?
1- No hay justo, ni aún uno, no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios.
Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno,
no hay ni siquiera uno (Romanos 3:10).
2- Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios (Romanos
3:23).
3- El hombre está muerto en sus delitos y pecados (Efesios 2:1).
4- El hombre incrédulo es hijo de ira (Efesios 2:3).
5- Quien no ha creído en Cristo es enemigo de Dios (Romanos 5:10, Mateo
12:30).
6- La ira de Dios está sobre el pecador (Salmos 34:16).
Si al considerar lo antes expuesto, usted afirma que no es de esta manera y además
dice amar a Dios y hacer bien a todos cuanto puede; permítame demostrarle por la
Biblia que ciertamente ha pecado contra Dios y sus obras no podrán justificarle,
pues la salvación es por gracia por medio de la fe, y no por obras (Efesios 2:8-10).
La ley es la regla que Dios ha establecido por la cual juzgará al mundo. Echemos
un vistazo a algunos puntos de ella y considere usted si Dios le aplicará esta norma.
Textos:
-“No te harás imagen ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo
en la tierra, ni en las aguas, ni debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas ni las
honrarás…”
- “No tomarás el Nombre de Dios en vano”.
-“Honra a tu padre y a tu madre”.
-“No matarás”.
-“No cometerás adulterio”.
-“No hurtarás”.
-“No codiciarás”.
-“No dirás falso testimonio contra tu prójimo”. (Éxodo 20)
Como si fuera poco Jesús dice: “Cualquiera que mire a una mujer para codiciarla,
adulteró con ella en su corazón”. (Mateo 5:28)
La Biblia dice en 1 Corintios 6:9-10 “los mentirosos no heredarán el Reino de Dios,
ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los borrachos, ni los
estafadores, ni los maldicientes”.
Si usted se ha considerado sinceramente frente a las demandas de Dios; confesará
que es culpable de pecado, de echo la Biblia declara: “El que dice que no ha pecado
hace a Dios mentiroso” (1 Juan 1:10); porque de alguna manera todos hemos
pecado (con acciones, con pensamientos, con malas intenciones, etc.).
Dios establece que la paga del pecado es la muerte, no solo física sino también
espiritual; separados de Dios en el infierno por siempre sin ninguna esperanza
(Romanos 6:23).
Esto es lo que merece cada ser humano por sus pecados, y es lo que le espera al
final de sus días. “Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero su fin es
muerte” (Proverbios 14:12). Por lo tanto usted ha pecado y le espera el juicio de
Dios y el más severo castigo que jamás pueda imaginar (Hebreos 9:27). A menos
que se arrepienta, pida perdón a Dios y encomiende a él su vida.
A pesar de que la sentencia de Dios se cumplirá en cada pecador no arrepentido;
Él en su inmensa misericordia ha provisto el medio por el cual puedes ser librado
de tan horrendo castigo.
Dios envió a su hijo Jesucristo a morir por los pecados del mundo (Juan 10:17-
18). Él vivió una vida en completa obediencia a los mandamientos del Padre, en
total santidad, en el no hubo pecado; Él vino a tomar nuestro lugar:
-Nosotros desobedecimos la ley (Romanos 3:23); Él la cumplió por nosotros
(Mateo 5:17).
-Nosotros merecemos la muerte (Romanos 6:23); Él murió por nosotros (Juan
10:11, Juan 10:14-15).
-Nosotros nos desviamos de Dios (Isaías 53:6); Él nos acercó y además intercede
por nosotros (Efesios 2:13, Romanos 8:34).
-Nosotros nos enemistamos con Dios (Santiago 4:4); Él nos reconcilió (2 Corintios
5:18, Romanos 5:10).
El castigo que merece el pecador cayó sobre Cristo, toda ira de Dios Padre fue
sobre Él (Isaías 53:4-5); y al tercer día resucitó. Esta es la evidencia de que Dios
aceptó su sacrificio (Hebreos 7:21-28).
Cristo lo hizo todo por ti; si te arrepientes de tus pecados y crees en Él como tu
Salvador; aceptando la providencia que hizo por medio de su sacrificio; Dios te
perdonará y en el día del juicio no serás condenado (Romanos 8:1).
Por otra parte; si no reconoce tus pecados, si no te arrepientes y pides perdón a
Dios, si no crees en Jesús; estarás rechazando la única oportunidad que tienes de
ser librado (Juan 14:6, Juan 3:18) y tendrás que cargar con el peso de todos tus
pecados, para lo cual está reservado la ira eterna de Dios en la más densa
oscuridad del infierno.
Exhortación para ti:
Si sientes culpa por el pecado ¡¡¡APRESURATE!!! Pide perdón a Dios y ruega a
Él salvación a través de Jesucristo, y te aseguro que Él te escuchará (1 juan 1:9).