Вы находитесь на странице: 1из 29

COMENTARIO LITERARIO

DE TEXTOS
EL COMENTARIO LITERARIO

PROF. DRA. LUZ C. SOUTO


LUZ.SOUTO@UV.ES
TUTORÍA: JUEVES DE 12 A 15H
• En la década de los 50 se introduce la asignatura
del comentario de textos en el sistema educativo
español

• Es en los años 70 cuando se consolida como


herramienta imprescindible para la enseñanza
de la literatura
De tres modos simultáneos estudiaremos,
pues, la Literatura: a) Mediante la lectura
continuada de obras literarias. b) Mediante la
explicación de textos. c) Mediante la Historia
literaria como instrumento auxiliar. Los tres
modos son importantes, y los tres exigen
idéntica atención e intensidad. El comentario de
textos será tanto mejor cuanto más se haya
leído y cuanto mejor se conozca la Historia
literaria (Lázaro Carreter y Correa 1974, 14).
Ø “Prólogo General”, Historia de la
Literatura Española,
Mainer (2010)

Ø “¿Otra historia de la literatura?”,


Historia mínima de la literatura española,
Mainer, 2014
Antecedentes a la noción de Sistema Literario

“No estaremos en presencia de una 'literatura' si sólo


contamos con desperdigadas, aisladas obras literarias,
por excelentes que éstas sean; en cambio, ellas se
integrarán a un sistema —que es eso, una 'literatura'—
en el momento en que sean absorbidas por la crítica
dentro de su discurso explicativo. [...] el sistema
literario no puede desglosarse del cultural dentro del
cual existe y se fundamenta, o sea que la literatura
como tal es inescindible de los significados y opciones
de la cultura en que surge”.

Ángel Rama (1971), "Crítica y literatura”, p. 7


ESQUEMA COMENTARIO Lázaro Carreter y Correa (1974)
I. Lectura atenta

II. Detección del género literario del texto

III. Localización

IV. Determinación del tema

V. Estructuración formal del texto

VI. Determinación de la estructura métrica

VII. Análisis de la forma

VIII.Conclusión
Si se medita en los fines de la explicación,
probablemente se nos ocurrirá pensar que un
buen método para explicar o comentar un texto
sería analizar primero el fondo y después la
forma. La gente llama fondo a los pensamientos,
sentimientos, ideas, etc., que hay en una obra. Y
forma, a las palabras y giros sintácticos con que
se expresa el fondo. Este vendría a ser una
especia de organismo, y la forma, la piel que lo
recubre
(Lázaro Carreter y Correa 1974, 15).
Ø Método basado en pautas, ya que sin ellas
«resulta difícil comentar debidamente un
pasaje» (Lázaro Carreter y Correa 1974, 21).

Ø Se apela a la experiencia en un determinado


método para conseguir acometer con éxito el
comentario literario de un texto, (ejercicio
matemático)

Ø Lector y sentido de la interpretación en un


segundo plano.
Hacia la inclusión del lector...

El lector o destinatario de la obra participa


también de esa relación social y de su actitud
depende la difusión o no difusión de una obra
literaria. Todos estos motivos obligan a intentar
algunas precisiones sociológicas sobre el texto
objeto de nuestro comentario, que quedaría
incompleto y dolorosamente mutilado si no
prestáramos atención al texto como objeto
cultural que se produce en sociedad y viene
determinado y condicionado por ella
(Díez Borque 1977, 122)
No creo en la existencia de un método infalible,
insustituible y útil por igual para todos los textos. No se me
oculta que los resultados del comentario de textos dependen en
buena medida de la agudeza, perspicacia, conocimientos y
aptitud para los valores del comentarista. Pero sí creo que es
posible seguir un orden en el comentario, servirse del salvavidas
de un método y partir de unos principios generales para aplicar a
cualquier texto literario. Esto es lo que se pretende, con mayor o
menor fortuna, dar aquí, pero dejando a salvo la libertad personal
a la hora de enjuiciar y valorar un texto (Díez Borque 1977, 9).
ESQUEMA DE COMENTARIO. Díez Borque (1977)

I. Etapa previa.
II. Etapa externa.
2.1. Situación del texto en su marco y caracterización global.
2.2. Género literario y forma de expresión.
III. Etapa de análisis del contenido.
3.1. El autor en el texto.
3.2. Argumento. Asunto. Tono.
3.3. Estructura del contenido.
3.4. Tema e idea central.
IV. Etapa de análisis de la forma.
4.1. Plano fónico-fonológico-prosodemático.
4.2. Plano morfosintáctico.
4.3. Plano semántico.
V. El texto en cuanto a comunicación literaria en sociedad.
5.1. El texto como comunicación.
5.2. El texto en sociedad.
VI. Conclusión y crítica personal.
El primer problema y el primer lastre, que
durante mucho tiempo ha presentado la
enseñanza de la Literatura en nuestro país, a
escala general, ha sido el identificar esa
enseñanza con la de una Historia de la
Literatura, cuando ambas parcelas son
significativamente distintas, resultando la
segunda –la Historia– un medio y un
instrumento, más que un fin, con el que
allegarse a la primera, a lo que debe ser
siempre un contacto directo con el texto
(Ariza Viguera et al. 1981, 147).
Porque, efectivamente, la obra literaria se inscribe en
un código comunicativo que es el que hace inteligible los
signos que la componen. Y este código –que encuadra un
emisor, un mensaje y nos múltiples receptores potenciales–
es necesariamente temporal, de un tiempo concreto y de
una comunidad social también concreta, que lo determina y
que es, a su vez, determinada por él (Ariza Viguera et al.
1981, 147).
ESQUEMA DE COMENTARIO Gregorio Torres Nebrera

I. Sustrato filológico

II. Análisis formal-estructuralista

III.Análisis estilístico

IV. Análisis comparatista.

1. Diacrónico (imagen, forma externa, forma interna, procedencia


cultural y procedencia filosófica vital).

2. Sincrónico (imagen, tema e idea utilizados como elementos de


comparación entre textos situados en una coetaneidad mutua).
En los 90, se le empieza a otorgar mayor importancia al
receptor del texto y, por lo tanto, a la interpretación del mismo.

«nuestro propósito ha sido esbozar un posible


método que permita leer en profundidad un
texto con el convencimiento de la necesidad de
adaptarlo a cada caso particular»
(Navarro 1995, 7).
ESQUEMA DE COMENTARIO Rosa Navarro

I. El texto como unidad. Sus límites.


1.1. Género textual.
II. Instrumentos para cifrar y descifrar el texto literario.
2.1. Figuras retóricas.
2.2. Las referencias culturales
1.2.1. La mitología.
1.2.2. Los tópicos.
III. Elementos de la estructura interna del texto.
3.1. Los condicionamientos de la versificación (condicionamientos
orientados al análisis de un poema).
3.2. Diseños internos (correlación y paralelismo; otros diseños
internos en el comentario).
à La Influencia de las nuevas tecnologías
à Nuevos conceptos como el de “cibertexto”

Sin duda, la migración hacia Internet de varias formas de


comunicación hablada y escrita ha hecho más evidente que comentar es
una práctica corriente, cotidiana, viva e interactiva, más allá del
ejercicio académico y canónico del «comentario de textos» que
describen los manuales al uso y que se incluyen en muchos exámenes
de instituto y selectividad (Cassany y Sanz 2009, 1).
«Con la pantalla de ordenador y el teclado, leemos y escribimos
otro tipo de textos y lo hacemos de otra manera, pero
seguimos comentando tantos textos como antes, tanto en los
ámbitos públicos como en los privados»

(Cassany y Sanz 2009, 1)


«Lectoescritura electrónica»

I. Acceso a grandes cantidades de documentos,


procedentes de todo el mundo; en diferentes modos, idiomas,
géneros y formatos.
II. La multimodalidad: la escritura integra el audio, la
imagen y las reproducciones visuales.
III. La hipertextualidad: los vínculos relacionan
directamente varios documentos en un mismo texto.
IV. La multitarea: los diferentes recursos que ofrece un
documento en soporte electrónico.
V. El autoaprendizaje: Internet fomenta el aprendizaje
autónomo con tutoriales y foros de ayuda.
VI. La cooperación: autores y lectores colaboran,
comparten recursos y experiencias.
En la Web 2.0 (esa red en la que los usuarios
producimos contenidos además de consumirlos,
colgando vídeos en You Tube y fotos en Flickr o
creando nuestro blog), el comentario es una
práctica habitual y esencial. Al navegar, nos
encontramos fácilmente con frases como «danos tu
opinión», «participa en la encuesta de la semana»,
«envíalo a una amistad», «añade tu comentario»

(Cassany y Sanz 2009, 2).


Son «comentarios» auténticos, escritos (y a veces con
fotografías, iconos, dibujos) más breves que extensos, más
coloquiales que formales, siempre contextualizados y
certeramente dirigidos a sus destinatarios, los autores del material
leído previamente. Se hacen espontáneamente, por iniciativa
personal, con pasión e implicación
(Cassany y Sanz 2009, 2).
Propuestas a partir del entorno virtual:

I. Presentar y analizar en clase los espacios virtuales


trabajados (como, por ejemplo, un blog literario).
II. Navegar en grupo por Internet para comentar webs o
recursos de un mismo tema para evaluar la fiabilidad y actualidad de
la información o su grado de usabilidad.
III. Comparar textos de género diverso para analizar aspectos
como la interrelación de textos, la imagen-texto, las voces de la
narración, la estructura, etc.
IV. Discutir las cuestiones éticas relacionadas con la sociedad
de la información (fiabilidad, derechos de autor, cibercortesía).
V. Reflexionar a partir de guiones o cuestionarios sobre las
prácticas cotidianas en la red, comparando los hábitos individuales.
VI. Integrar este contexto con las prácticas académicas.
EL ESQUEMA DEL COMENTARIO
LITERARIO
1. El texto y su contexto. Análisis sociológico
(situación del texto en su marco)

En esta primera parte se propone identificar el momento de producción del


texto y esbozar las características principales del mismo. En este espacio
también se realizará un breve repaso por el autor, atendiendo a sus obras
pero también a la vinculación con otros personajes de su tiempo, así como a
la recuperación que se ha realizado de él en otras épocas. Igualmente, se
puede profundizar en las singularidades del género o en el tópico principal
que se desprende del análisis.
-Autor y/o época
-Movimiento, escuela literaria
-Características históricas
-Género literario
2. El contenido del texto

a) Tipos de Narrador
b) Focalización
c) Tiempo
d) Modo
e) Tema. Subtemas
f) Estructura. Organización del texto en partes relacionadas entre sí.
g) Referencias culturales (tópicos literarios, relación con la mitología,
etc.)
3. El texto y su forma. Análisis de la forma.

a) Plano fónico. Análisis métrico.


-Figuras fónicas

b) Plano morfosintáctico. Ejemplo: Analizaremos el uso de las palabras por las


categorías gramaticales de sustantivo, adjetivo y verbo. A partir de las mismas
observaremos si destaca el estilo nominal o el verbal, es decir, si el texto es
más estático o más dinámico.
Análisis de figuras retóricas (ver intencionalidad)

c) Plano léxico-semántico. Distinguir palabras clave y campos semánticos. (El


tema y la constelación de palabras de las que demos cuenta deben estar
relacionados)
Análisis de figuras retóricas (ver intencionalidad)

d) Plano pragmático
4. Conclusión y síntesis

-Breve resumen de las principales características de la obra.

-Se trata de una síntesis de cada uno de los puntos anteriores.

-No se debe aportar información nueva.

-Hacerlo en forma de redacción.

-Utilizar conectores.
“PREGUNTA A PEDRO DE MENDOZA” Del cual un poco furtando,
aunque no sin grande afán,
a vos, señor de Almaçán,
La inmensa turbaçión pregunto, mal consonando:
deste reino castellano ¿cuál os es menos molesta,
faze pesada mi mano vuestra secreta prisión
y torpe mi discriçión: o la vulgar detençión
que las horas y candelas que vos es por el rey puesta?
que se gastaban leyendo Maguer son en calidad
agora gasto poniendo algún tanto discordantes,
rondas, escuchas y velas. ambas a dos son privantes
El tiempo bien despendido de la franca libertad,
en las liberales artes lo cual visto, cuidaría,
en cavas y baluartes a mi paresçer grosero,
es agora convertido: en el solo carcelero
Por tanto, si falleciere consistir la mejoría.
la muy gentil elocuençia, FIN
culparéis la diferençia Respondedme todavía,
del tiempo que lo requiere. generoso caballero,
que vos faga plazentero
la dárdana poliçía.
“RESPUESTA DE PEDRO DE Todo el mundo es afligido
MENDOZA A GÓMEZ MANRIQUE”
y leuantan estandartes;
pues contesce en todas partes,
Pues vos sobra la razón, habedlo por buen partido.
mi señor y más que hermano, Muera, muera quien muriere,
a este tiempo inhumano perdone la gran prudencia,
vencedlo con perfección: troquemos hoy la ciencia
usaréis de sus cautelas, por rocín que bien corriere.
que según que vo veyendo,
He dejado, en la verdad
a quien él falla durmiendo
fiérelo con las espuelas. de llamar como de antes,
Preguntáys vos sentençiando porque non por consonantes
en las penas que me dan: responde mi voluntad:
non penan nin penarán queriendo como querría,
mis sentidos, mas amando estar en cárcel de acero
seguiré la vida honesta: un año, señor, mas quiero,
esto aved por conclusión;
que pregunta nin canción que amando penar un día.
non me plaze, nin respuesta. FIN
Si mi pluma desvaría,
fázelo, señor, que muero
por fallarme yo estranjero
de esperanza que tenía.

Похожие интересы