Вы находитесь на странице: 1из 90

Egipto

ETERNO
BONAPARTE, EL IMPULSOR.
AGE

Fue en el marco de la campaña


napoleónica en Egipto –aquí, la Batalla
de las Pirámides del 21 de julio de 1798,
según un óleo de Lejeune– cuando se
despertó en la vieja Europa la fascinación
por la milenaria civilización del Nilo.
Nuestro conocimiento actual de esta cultura exquisita de
la Antigüedad se remonta en realidad a apenas hace poco
más de dos siglos. Fue entonces cuando comenzó el
descubrimiento –y apropiación– en Occidente de las joyas
artísticas de su esplendoroso pasado, que hoy siguen
aflorando... y asombrándonos como ayer.

ALBERTO PORLAN
ESCRITOR Y FILÓLOGO
E
s muy posible que actualmente sepamos
más sobre la civilización egipcia que sobre
ninguna otra de las antiguas, y existe un
par de buenos motivos para ello. Por una
parte, estamos hablando de la más durade-
ra y refinada de las culturas que ha conoci-
do el mundo, con unos cuatro milenios de historia
(el doble de lo que lleva vigente el cristianismo). Por
otra, nos referimos al sector más activo y dinámico
de nuestro interés por el pasado: la egiptología.

NAPOLEÓN, “PADRINO” DE LA EGIPTOLOGÍA


Podría decirse que la arqueología actual nació en
Egipto, y que su impulsor original fue Napoleón Bo-
naparte. Las pirámides de Guiza siempre estuvieron
allí, sirviendo al mundo de objeto de admiración,
pero hasta el siglo XIX Occidente contemplaba de
lejos el viejo universo faraónico. En 1798, la expe-
dición militar de Napoleón al Nilo para interrumpir
la comunicación del Imperio Británico con sus po-
sesiones orientales integró a un comité de 170 natu-
GETTY
ralistas, ilólogos, historiadores y dibujantes que lle-
varon a cabo durante casi tres años la primera gran
misión arqueológica interdisciplinar realizada en el
mundo. Sus resultados quedaron recogidos en los
21 tomos de la monumental Description de l’Égypte
(Descripción de Egipto), una de las ediciones más
importantes de la historia de la imprenta. La obra,
cuidadosísima y exuberante, tenía un peso total
próximo a la media tonelada y puso en marcha las
apasionadas búsquedas de misiones francesas, ingle-
sas, alemanas e italianas en el Valle de los Reyes que
tendrían lugar en los dos siglos siguientes.
Pero lo más sobresaliente de todo aquel esfuerzo ex-
traordinario resultó ser fruto del azar. A un teniente
francés llamado Bouchard le pareció ver inscripcio-
nes en la piedra que estaban removiendo sus solda-
dos durante unas operaciones de fortiicación en la
ciudad de Rosetta, 50 km al este de Alejandría. La
miró más detenidamente y advirtió que los signos
GETTY

estaban agrupados en tres bloques diferentes, como


CHAMPOLLION si fueran tres alfabetos distintos. Lo eran: se trataba
Y “SU PIEDRA”. de un edicto faraónico redactado en jeroglíico, de-
Sobre estas líneas, mótico y griego durante la época ptolemaica. Aquel
retrato del lingüista
e historiador Jean-
François
Champollion (1790-
1832), considerado UNA RECOPILACIÓN ESENCIAL
el padre de la
egiptología por ser ■ A la izquierda, portada de la edición original francesa de la
quien logró Descripción de Egipto, un colosal compendio en 21 volúme-
descifrar las nes de todo lo descubierto por la primera gran misión ar-
inscripciones
queológica interdisciplinar –integrada por naturalistas, filólo-
jeroglíficas de la
gos, dibujantes, historiadores, arqueólogos...– en el país del
Piedra de Rosetta,
Nilo. Esta obra fue el punto de partida del boom de lo egipcio
que vemos en la
imagen de arriba. en la sociedad europea de la primera mitad del siglo XIX.
AGE

22 MUY HISTORIA
monolito iba a ser la puerta por la que entraríamos en las sociedades ilustradas de Londres, París o
en el conocimiento de la escritura jeroglífica 23 Berlín. Lo egipcio estaba plenamente de moda,
años más tarde, cuando el lingüista Jean-François y el interés por los relatos y descubrimientos en
Champollion consiguió rematar el descifrado de la el Nilo era general. En ese medio triunfaron per-
Piedra de Rosetta, lo que signiicaba resolver en gran sonajes tales como Giovanni Battista Belzoni, un
medida el problema. De pronto, aquellos enormes jovial italiano pelirrojo de dos metros de alto que
paneles abarrotados de signos jeroglíicos que cu- empezó trabajando en el teatro londinense y lue-
brían las paredes de los templos y de las sepulturas go acompañó a las tropas de Wellington en la pe-
faraónicas iban a “soltar la lengua” para desvelarnos nínsula Ibérica para amenizar sus descansos (algo
los misterios de la civilización del Nilo. así como las giras de las estrellas norteamericanas
durante las guerras del siglo XX). Belzoni visitó
Egipto y le cayó en gracia al bajá, Mehmet Ali.
LA MODA DEL PAÍS DEL NILO Fue el primer europeo que realizó excavaciones
El siglo XIX fue la época de los grandes egiptólo- en el Valle de los Reyes, el gran cementerio de los
gos depredadores, los que trabajaron al calor del farones. El descubrimiento de la magníica tumba
entusiasmo que sus descubrimientos provocaban del faraón Seti I le hizo mundialmente famo- >>>

EXPLORAR
Y EXPOLIAR.
El prusiano Karl
Richard Lepsius
(1810-1884) fue
un notable
arqueólogo,
pero destrozó
materiales y se
llevó “de regalo”
al Museo de
Berlín unos
15.000 objetos.
En esta litografía
coloreada que
ilustra uno de
sus libros vemos
el interior del
Templo de
Philae, llamado
“la Perla del
Nilo” y
consagrado
a la diosa Isis.
AGE

MUY HISTORIA 23
>>> so y, con sus exposiciones y publicaciones,
consiguió que lo egipcio llegase a enraizarse en la
cultura popular británica. De paso, se hizo con
una fabulosa colección de piezas que fueron la ba-
se de las salas egipcias del Museo Británico.
A Belzoni, que llegó a pensar que no había más
tumbas en el Valle de los Reyes que las que él
había descubierto, le siguieron otros investi-
gadores europeos que le desmintieron. Así, el
británico John Gardner Wilkinson catalogó las
tumbas del Valle y recopiló importantes infor-
mes acerca del estado de los monumentos y se-
pulturas que hoy, siglo y medio más tarde, se
han deteriorado o han desaparecido.

LOS EXPOLIOS DE MEHMET


Es un cálculo imposible de realizar, pero se ha
estimado que la cantidad de piezas sacadas de
Egipto a lo largo de estos dos últimos siglos
puede ser incluso superior a la que ha queda-
do allí. Y no solo por la rapiña y el contraban-
do, sino también por voluntad de los antiguos
gobernantes otomanos de Egipto. Sobre todo,
Mehmet Ali, que gobernó durante la primera
mitad del siglo XIX, cuando mayores fueron la
rapiña y el vandalismo en Egipto.
Mehmet sabía que su país estaba de moda en
Europa y que las potencias codiciaban los mo-
numentos que la civilización faraónica había
dejado en su territorio, de manera que los uti-
lizó a su conveniencia. Cuando en 1829 hubo
de negar a Francia su apoyo en la ocupación
de Argelia, ofreció como compensación los dos
maravillosos obeliscos de 23 metros de alto que
flanqueaban la entrada al templo de Luxor. Uno
de ellos llegó a París y fue instalado en la plaza
AGE

EL EXÓTICO
BELZONI.
Giovanni
Battista Belzoni
(1778-1823) fue
OTROS LABERINTOS
E
un singular l Gran Laberinto egipcio que estuviera asociada antiguamente
personaje de describe Heródoto solo es el a la de puerta, y que esa puerta tu-
la era de los mayor de los cinco que existie- viese un sentido espiritual. Por ese
egiptólogos ron en la Antigüedad, de acuerdo motivo, los laberintos habrían lle-
depredadores con los textos clásicos. Había otro gado a las iglesias y catedrales del
de principios del en la isla griega de Lemnos, dos en Medievo; por ejemplo, a la catedral
XIX. El Creta –Cnosos (en el que se inspira de Chartres, cuyo laberinto traza-
coleccionista
el mítico de Dédalo y el Minotau- do en el suelo llegó a considerarse
italiano solía
ro; a la derecha, recreación) y simbólicamente como un sustitu-
vestir “a la turca”
Kortyna– y un cuarto en la etrusca tivo de la peregrinación a Tierra
(grabado).
Clusium. Las representaciones de Santa. Por otro lado, en el concep-
laberintos grabadas en piedras, o to de laberinto hay un componente
bien trazadas sobre el suelo con defensivo: es una barrera frente a
piedras hincadas en espiral, abun- toda clase de invasiones o pene-
dan ya en la Europa neolítica. Es traciones, algo que está ahí para
ALAMY

posible que la noción de laberinto confundir al enemigo.

24 MUY HISTORIA
EGIPTO EN
INGLATERRA.
Entre las
muchas joyas de
antiguas
civilizaciones
expoliadas por
Occidente, las
momias y otras
fabulosas piezas
egipcias que
pueden verse en
el Museo
Británico de
Londres forman
una de las
más extensas
colecciones
(izquierda).
AGE

de la Concordia, donde se puede admirar hoy altas. Finalmente, se implantó el sentido común
en día. El otro no se movió de Egipto debido, (de los franceses) ante la sangría histórica y ar-
según se dijo, a dificultades de transporte. tística que estaba padeciendo Egipto. Aprove-
chando la subida al poder del cuarto hijo de
Mehmet Ali, Said Pachá, que había estudiado
DE LEPSIUS AL TEMPLO DE DEBOD en París, el prestigioso conservador del Louvre
Mehmet Ali era muy generoso cuando le interesa- Auguste Mariette le propuso crear una institu-
ba. Lo fue con el rey de Prusia Federico Guillermo ción (el Service des Antiquités) para velar por
IV, que alentado por el gran Alexander Humboldt el patrimonio egipcio y albergarla en un edi-
patrocinó una misión arqueológica a Egipto de tres ficio que sirviera de museo donde exhibir las
años de duración, mandada por el lingüista Karl piezas más perfectas y delicadas. A tal fin se
Richard Lepsius. Los prusianos eran gente de enor- le libraron unos dineros y se le ofreció utilizar
me amor propio y sus actividades en el exterior no un edificio en Bulak, antecedente del Museo
podían ser caliicadas de ruines, así que la excelen- Egipcio actual. Hoy en día es impensable sa-
te dotación económica que se le asignó permitió car de Egipto una pieza arqueológica que no
a Lepsius explorar y recoger materiales por todo sea un regalo oficial, como el precioso templo
Egipto, utilizando, a veces, explosivos. Cuando de Debod que correspondió a España en tanto
concluyó la misión, Mehmet puso a disposición de que nación colaboradora en el salvamento de
Lepsius lo mejor que tenía en cuanto a hombres los templos nubios que iban a ser anegados por
y transportes para facilitar aquel expolio: el regalo las aguas de la gran presa de Asuán.
del gobernador de Egipto al rey de Prusia resultó
ser un conjunto de 15.000 objetos y piezas de to-
das clases –aunque ninguna de ellas mediocre– que INFINITOS TESOROS
constituyeron la base del Departamento de Anti- Que el turismo es fundamental para su econo-
güedades Egipcias del Museo de Berlín. mía es algo que conocen muy bien los enemigos
Francia, Gran Bretaña, Italia y Estados Unidos de Egipto, y por esa misma razón han provocado
fueron otros tantos destinos para las antigüeda- situaciones de alarma destinadas a ahuyentar a
des egipcias durante el siglo XIX, y no solo sus sus visitantes. Tampoco han ayudado los proble-
museos, sino también los salones de sus clases mas políticos consecuentes a la revolución >>>

Se estima que la cantidad de piezas sacadas de Egipto en los


dos últimos siglos puede ser mayor que la que ha quedado allí
MUY HISTORIA 25
>>> de 2011 que acabó con la caída de Hosni se de obras “nuevas” en los próximos decenios,
Mubarak. El 28 de enero de ese año, durante los porque Egipto nunca entregará su último tesoro.
sucesos de la plaza Tahrir –que es precisamente
donde se encuentra enclavado el Museo Egipcio
actual–, tuvo lugar un robo en el Museo, de donde UNA LABERÍNTICA MARAVILLA
desaparecieron 54 objetos. Quedan cosas alucinantes por aparecer, cosas y lu-
El mundo entero aguarda con expectación la gares que parecen fabulosos pero cuya existencia
apertura del nuevo Gran Museo Egipcio [ver nos consta. Por ejemplo, sabemos que en Egipto
recuadro abajo], cuyo proyecto se dio por ce- existió un monumento aún más sorprendente que
rrado hace 16 años y cuya apertura se ha ijado las pirámides: el Gran Laberinto. Lo airma así He-
sucesivamente para 2011, 2015, 2018 y inalmen- ródoto de Halicarnaso, llamado “padre de la histo-
te 2019. Cuando al in llegue el momento de su ria” y uno de los autores más iables de la Antigüe-
inauguración, será un aliciente extra para visitar dad. En el libro II de su Historia, narra:
Egipto, porque el venerable museo de la plaza “Construyeron un laberinto cerca del lago Moeris y
Tahrir era un desastre: oscuro, confuso, desorde- no muy lejos de la ciudad de los Cocodrilos. He vis-
nado, incómodo, el visitante se preguntaba por to este monumento y lo encuentro superior a toda
qué no se ponían en valor aquellas maravillas. descripción. Ninguna obra o ediicio griegos pueden
Ahora, después de años de retrasos y sobrecos- compararse: todos son inferiores. Los templos de
tes, podremos verlas en toda su belleza en el edi- Éfeso y de Samos son admirables, pero las pirámides
icio de Guiza que, sin duda, seguirá llenándo- los superan con mucho. Pues bien: el laberinto es to-

Entre los monumentos egipcios aún por aparecer, el Gran


Laberinto descrito por Heródoto es quizá el más fascinante

El proyecto del
Gran Museo
Egipcio se
aprobó en 2002 y
la apertura, tras
varios
aplazamientos,
está prevista para
2019. Desde él
se verán las
pirámides de
Guiza (izda.).
ASC

EL MEGAMUSEO DE GUIZA
E
l Gran Museo Egipcio que pronto exterior de 50 hectáreas y una interior El recorrido que propone el Museo so-
se inaugurará en Guiza –la última de 170.000 m2, que incluyen auditorios, bre la historia de la civilización del Ni-
fecha que se ha dado es marzo de bibliotecas, almacenes y laboratorios lo llevará desde la prehistoria hasta la
2019– va a ser imponente: un edificio de conservación y restauración. Aun- dominación romana, pasando revista
singular de 500 metros de largo con la que se habló de 130.000 piezas, en sus a cada una de las dinastías faraónicas.
forma de una flecha que apunta a las salas se exhibirán unas 50.000 de gran Se podrá ver el contenido completo de
pirámides, a un par de kilómetros de calidad, desde estatuas faraónicas de uno de los descubrimientos más fas-
allí y visibles desde el interior del Mu- 12 metros de altura hasta joyas minia- cinantes de la egiptología moderna,
seo, lo que sin duda es un acierto. El turizadas. La mitad de lo que se ex- la tumba de Tutankamón, de la que se
conjunto dispondrá de una superficie pondrá nunca ha sido mostrado antes. expondrán cerca de 5.000 objetos.

26 MUY HISTORIA
RUINAS DE
EL FAYUM.
En esta ilustración
de Monumentos de
Egipto y Etiopía, de
Lepsius, se recrean
los supuestos
restos del Gran
Laberinto con la
pirámide de
Hawara al fondo,
pero hoy se
descarta que las
ruinas de El Fayum
sean las de

GETTY
dicha obra.

davía superior a las pirámides. Lo componen doce


patios rodeados por muros cuyas puertas se encuen-
tran enfrente unas de otras, seis al norte y otras seis
al sur. Las estancias están duplicadas: hay 1.500 bajo
tierra y otras 1.500 en la supericie. Tres mil en to-
tal. Visité personalmente las estancias superiores, de
manera que hablo con conocimiento de causa, como
testigo ocular. En cuanto a las estancias subterráneas
no sé otra cosa que lo que se me ha dicho, pues sir-
ven como sepulturas de los reyes que han construido
el monumento y su visita está vedada. Pero las que
recorrí en la supericie son a mis ojos lo más grande
que los seres humanos hicieron jamás. Es imposible
no quedar admirado ante la variedad de corredores
tortuosos que conducen desde los patios hasta las
estancias y de estas, a su vez, a otros patios. Cada

GETTY
sección del monumento está compuesta por una
multitud de estancias que terminan en pasadizos, los PRESENTE
cuales conducen a otras construcciones cuyas habi- siglo II de nuestra era. A partir de esa fecha, no Y PASADO.
Arriba, los
taciones hay que atravesar para desembocar en nue- vuelve a saberse nada de él: la que debió de ser la seguidores de
vos patios. Los techos son todos de piedra, así como obra arquitectónica más grande y compleja de la Mohamed Morsi
los muros, decorados con iguras en bajorrelieve. En Edad Antigua se disolvió en el aire como si estu- celebran en la
torno a los patios hay columnatas de piedra blanca viera hecha de humo. Y lo más curioso es que, a plaza Tahrir de
muy bien dispuestas. En el ángulo en que termina el pesar de los beneicios que el hallazgo de esta in- El Cairo su
victoria electoral
laberinto se alza una pirámide de doscientos codos concebible construcción podría aportar a Egipto y en 2012, tras la
de altura con iguras de animales esculpidos, a la que a todo el mundo moderno, se han llevado a cabo revolución del
se entra por un corredor subterráneo”. muy pocos intentos para localizarla. A mediados año anterior, y
del siglo XIX, la expedición arqueológica prusiana hacen ondear
de Lepsius airmó haber encontrado sus ruinas en la bandera
nacional ante el
A LA ESPERA DE NUEVOS HALLAZGOS El Fayum (la antigua Cocodrilópolis), pero una Museo Egipcio.
El Gran Laberinto existió, sin duda. Heródoto rápida visita a dicho lugar es suiciente para com-
cuenta lo que vio personalmente, pero tras él otros probar que las escasas e insigniicantes ruinas de
cronistas e historiadores como Estrabón, Diodoro aquel enclave no corresponden ni remotamente
Sículo y Cayo Plinio dan noticia de esta incompa- con la grandeza de las descripciones antiguas. Ha-
rable construcción, que podía visitarse aún en el brá que seguir esperando. MH

MUY HISTORIA 27
El gobierno de los antiguos reyes de Egipto, personajes
carismáticos de enorme autoridad política y religiosa
y reverenciados por sus súbditos como auténticas
deidades, se remonta más allá del año 3000 a.C.

JOSÉ ÁNGEL MARTOS


PERIODISTA Y ESCRITOR

28 MUY HISTORIA
AGE

CONEXIÓN CON
EL MÁS ALLÁ.
Los faraones fueron
mitad reyes, mitad
deidades. En esta
pintura mural de la
tumba de un hijo de
Ramsés III, el padre
lo guía hasta Anubis,
el dios con cabeza
de can y guardián
del inframundo.

MUY HISTORIA 29
Z
oser no fue el primer faraón, pero sin en una protodinastía, la 0, de la que formaron parte
su decisión de construirse una morada monarcas de los que solo se conoce una tumba y
póstuma de pisos superpuestos y esca- alguna inscripción con un nombre simbólico: ha-
lonados nuestra percepción del Antiguo bitualmente, un doble signo jeroglífico que siempre
Egipto y de sus gloriosos soberanos sería se inicia con el halcón mitológico Horus, que de-
hoy muy distinta. Zoser reinó durante la notaba la condición de rey, seguido de un nombre
Dinastía III y su decisivo impulso a la construc- propio. El significado de algunos de estos últimos
ción de las pirámides, gran símbolo de la monar- no ha sido descifrado, por lo que a estos personajes
quía del Nilo, marcaría una línea a continuar por se los conoce simplemente por la pronunciación del
sus sucesores, que fueron superándose y dejando signo, y así tenemos a Iry y Ka como primeros reyes.
así una huella indeleble en la historia. En seguida les sucede otro llamado Rey Escorpión,
La memoria de los faraones se vuelve muy co- cuyo símbolo animal es evidente. La importancia de
nocida a partir de entonces. Las pirámides de su mandato es objeto de consenso por haber apare-
Keops, Kefrén y Micerino han cumplido con el cido su jeroglífico tallado en lugares lejanos como
tiempo su función de engrandecer a sus respecti- Nubia o el desierto al oeste de Tebas.
vos promotores, proyectando una idea de magni-
LAS JOYAS ficencia sobre los jerarcas del mundo egipcio, que
DE GUIZA. más que reyes eran prácticamente dioses. NARMER, PRIMER FARAÓN HISTÓRICO
Abajo, en una Sin embargo, los faraones ya gobernaban 400 años Esos primeros faraones gobernaron muy lejos de
acuarela del
siglo XIX, antes de que las pirámides empezaran a construirse. las pirámides que construirían sus descendientes.
las míticas El reinado de estos personajes carismáticos reveren- En la etapa inicial se establecieron en el Alto Egip-
pirámides de ciados por sus súbditos, de enorme autoridad políti- to, el curso inicial del Nilo dentro del territorio
Keops, Kefrén ca y religiosa, se remonta hasta el Neolítico, más allá histórico del país, en el sur, más cerca de la pri-
y Micerino, de 3000 a.C. La arqueología ha encontrado tantos mera catarata del río que de la desembocadura.
símbolos de la
esencia divina
rastros de los pioneros que incluso los ha agrupado Sería la acción conquistadora de los faraones la
de los faraones.

ALBUM

30 MUY HISTORIA
El impulso de Zoser a la construcción de las pirámides,
símbolo de la monarquía del Nilo, marcó la línea a sus sucesores
que los llevaría hasta el delta del Nilo, del que se
apropiaron. Esta acción, que unificaría sus domi-
nios en torno a la totalidad del recorrido del gran
río (desde la isla de Elefantina hasta las costas me-
diterráneas), la completó Narmer, el primer gran
faraón histórico, fundador de la Dinastía I.
En varias paletas rituales sobre las que se grabaron
imágenes de guerra –que constituyen auténticos
cómics neolíticos– han quedado narrados hechos
esenciales de las guerras de unificación protagoni-
zadas por el portentoso Narmer: el faraón inspec-
cionando un campo de batalla con víctimas decapi-
tadas; el faraón transfigurado en un toro que aplas-
ta a un enemigo de inequívocos rasgos asiáticos; el
faraón haciendo caer a otros rivales con aspecto de
pertenecer a tribus libias... En las imágenes se ve a
Narmer con dos coronas, como luego será habitual,
demostrando que llegó a mandar en el Alto y en
el Bajo Egipto, este último recién conquistado. La

AGE
tendencia a divinizar a los faraones −hijos de los EL REY
dioses− ya empieza a darse en este momento. todos los rincones de sus grandes dominios. Luego, ESCORPIÓN.
con las dinastías que dieron origen al Imperio An- Representado
tiguo, se trasladarían a Menfis, en el delta, que se en esta maza
REYES DEL IMPERIO ANTIGUO convirtió en capital. Y, junto a su nueva residencia ceremonial de
3000 a.C., fue el
Buscando consolidar su poder, estos primeros reyes en vida, iban a instalar también las que serían sus más prominente
se convirtieron en monarcas itinerantes que reco- moradas después de la muerte: así surgieron los en- de la Dinastía O
rrían constantemente el Nilo para estar presentes en claves funerarios de las pirámides. o protodinastía.
Entre los nombres más destacados de esta época de
grandiosidad, además del citado Zoser, brillan >>>
GETTY

LOS MONARCAS EXTRANJEROS


N
o siempre los faraones na- sido, y la protagonizaron los re-
cieron en Egipto: este pueblo yes persas. Apenas un siglo más
orgullosamente dominador tarde sería el turno de los grie-
también fue dominado. La primera gos, imparables con el liderazgo
invasión llegó en el siglo XVIII a.C., del macedonio Alejandro Magno.
cuando los hicsos pusieron punto Con la prematura muerte de es-
final al Imperio Medio. Esta deno- te, se dividió su imperio entre sus
minación corresponde a grupos de hombres de confianza, y Egipto
etnia semita que cruzaron el Sinaí le tocó a su general Ptolomeo.
primero como una migración pací- Este inauguró un imperio familiar
fica, aunque acabaron por llevar a –la Dinastía Ptolemaica– que no
cabo una amplia conquista militar resultaría precisamente brillan-
gracias al uso de elementos que a te. Plagado de enfrentamientos
los egipcios les resultaban desco- intestinos e intrigas cortesanas,
nocidos: caballos, carros de guerra sus reyes no estuvieron a la altura
y armas de hierro. de sus predecesores faraónicos,
La segunda dominación foránea excepto la última de todos, Cleo-
surgió milenio y medio después, patra VII, sin duda la más hábil y
cuando el poder faraónico era con un proyecto político más am-
Alejandro Magno (mosaico de Issos, Pompeya)
ya una sombra de lo que había bicioso e interesante.
dio origen a la dinastía ptolemaica en Egipto.

MUY HISTORIA 31
El Imperio Nuevo es la
parte más gloriosa de la
historia egipcia y la de
faraones más conocidos
verían a aparecer faraones destacables hasta que se
produjo un nuevo movimiento de recentralización,
para el cual fue necesario esperar hasta la Dinastía
XI. Fue la primera con mandatarios procedentes de
Tebas, una ciudad del Alto Egipto que, de ser un
enclave de escasa importancia, pasó a convertirse
en la nueva plaza fuerte del país, llegando a exhi-
bir una grandiosidad que encandilaría al mundo
antiguo (Homero se hizo eco de esta admiración
llamándola “la ciudad de las cien puertas”).

HACIA UN NUEVO ESPLENDOR


Encabezó esta nueva élite Mentuhotep II, que eli-
minó a otros reyezuelos rivales y restableció la au-
toridad del faraón. Sus sucesores, que llevarían su
mismo nombre, Mentuhotep III y IV, mantuvieron
AGE

CÓMIC la voluntad de grandeza con ambiciosas expedicio-


NEOLÍTICO. nes para controlar el sur y las rutas del este que cru-
En la paleta de >>> los de Esnofru y Keops. El primero derrotó a zaban el desierto hasta el mar Rojo. Sin embargo,
Narmer (arriba, nubios y libios (pueblos fronterizos en el sur y el tras la Dinastía XII (la de los Sesostris) y la XIII,
detalle) y otras oeste), mantuvo intensas relaciones comerciales
parecidas se
grabaron
con los fenicios –se sabe que desde Biblos se envia-
AGE

imágenes que ron cuarenta barcos con madera de cedro del Líba- Cleopatra
narran hechos no– y perfeccionó la fabricación de las pirámides, probando
esenciales de no sin esfuerzo. Hasta tres de ellas ordenó edificar, venenos en unos
las guerras alguna mal acabada, una dedicación constructiva condenados a
de unificación muerte, según
que solo se podía sostener con un grandioso poder
de Egipto un cuadro del
emprendidas personal y el control de las riquezas del país. siglo XIX.
por este primer
faraón histórico.
DE KEOPS A LOS TEBANOS
Keops, por su parte, llevó a cabo una gran centra-
lización del poder a costa de los sacerdotes. Com-
pletó el cambio del culto divino hacia la figura del
Sol (Ra), lo que le acarreó choques con el establish-
ment eclesiástico de la época. A los sacerdotes se les
atribuye haber extendido la leyenda de Keops como
un tirano cruel que esquilmó Egipto para pagar la
construcción de la Gran Pirámide (las únicas mara-
villas del mundo antiguo todavía en pie), propalan-
do incluso el rumor de que había hecho prostituirse
a su hija a fin de obtener dinero para la megalóma-
na obra, leyenda negra que aún hoy se recuerda.
Tras acabar la Dinastía VI, Egipto entró en un pe-
ríodo de disgregación en que los caciques locales
asumieron el poder sobre dominios más pequeños
y la autoridad central dejó de ser efectiva. No vol-

32 MUY HISTORIA
Egipto volvería a caer en las mismas tendencias
centrífugas ya vividas y pasaría por un largo parén-
tesis conocido como el de los “reyes extranjeros”
o hicsos, venidos de Oriente Medio [ver recuadro
1]. Los egipcios vivieron esta etapa como una hu-
millación y sus élites más aguerridas acabaron por
expulsar a los invasores tras varios intentos fallidos.
El mérito de lograrlo le correspondió a Amosis,
quien conquistó su capital, Ávaris. Comenzaba así
el Imperio Nuevo, la parte más gloriosa de la histo-
ria egipcia, con sus faraones más conocidos.
La Dinastía XVIII es la gran protagonista. Es
el momento de los Amenofis y los Tutmosis y
también de Hatshepsut, la más destacada de las
pocas reinas-faraones que accedieron a la doble
corona egipcia [ver recuadro 2].

AGE
LA EXTRAORDINARIA “HIJA DE AMÓN” MENTUHOTEP.
Amenofis I y Tutmosis I ampliaron los dominios En Deir el-Bahari,
egipcios por el sur, hasta la cuarta catarata nubia. detentador del trono viviría poco, de forma que junto al gran
El segundo también irrumpió en Siria y Palesti- el hijo que le sucedió, Tutmosis III, era menor de templo de
na, algo que se convertiría en una tradición, ya edad y la regencia recayó en su madre. Pero Hats- Hatshepsut,
vemos los restos
que los egipcios no querían que se repitiera otra hepsut no se conformó con este rol temporal y, del de este faraón
invasión a través de la península del Sinaí. en el séptimo año de su regencia, se hizo coronar primordial de la
Dos de los hijos de Tutmosis I se casaron entre faraón con el nombre de Maatkara y legitimó es- Dinastía XI,
sí, algo que no era extraño a una familia real en te paso presentándose como hija carnal del dios Mentuhotep II,
la que imperaba la endogamia. La particularidad Amón, la principal divinidad para los tebanos. que hizo de
Tebas la nueva
de este matrimonio entre el que sería Tutmosis Tan inhabitual decisión nos indica que Hatshep- capital egipcia.
II y su esposa-hermanastra Hatshepsut fue que el sut controlaba con mucha seguridad las rien- >>>

MUJERES EN EL TRONO
L
os faraones ocupan tres milenios tocris, quien habría sido la última reina
de historia, pero en sus larguísi- de la Dinastía VI. Manetón (el autor de
mas listas dinásticas apenas hay las listas faraónicas) la describe como
sitio para cinco mujeres –confirma- “más valiente que todos los hombres
das– que detentaron este título, por de su época y la más bella de todas
tradición asociado a la condición las mujeres, de piel hermosa y rojas
masculina. A pesar de esta barrera, mejillas”. Algunos, sin embargo, la
la costumbre las ayudaba en otro as- consideran un personaje de leyenda.
pecto: cuando el faraón que accedía Neferusobek sería otra reina que fina-
al trono era menor de edad, lo habitual lizaría dinastía (la XII). Las otras dos
era que se diera a su madre la condi- “faraonas” son las más destacadas y
ción de regente hasta que alcanzase conocidas: Hatshepsut, con diferen-
la mayoría. Eso otorgó la oportunidad cia la que más tiempo reinó (22 años),
a las más notables de ellas de dejar que dejó un impresionante legado, y
una honda huella en la historia. La pri- Tausert, durante cuyo reinado sucedió
mera accedió al poder casi con los la Guerra de Troya.
inicios de la época faraónica: fue Me- Caso aparte es la famosa Cleopatra
ritneith, madre del rey Den, conside- VII, que fue una reina ptolemaica y no
rado el quinto faraón de la Dinastía I. faraónica. Cleopatra se alió con dos
Cabe destacar como anécdota que, líderes romanos (Julio César y Marco
cuando el mítico egiptólogo Flinders Antonio) para mantenerse al frente de
Petrie descubrió su tumba, pensó por Egipto en la época en que su país ya
la importancia de la misma que perte- no podía competir contra los poderes
necía a un hombre. La siguiente es Ni- del otro lado del Mediterráneo.

MUY HISTORIA 33
AGE

EXALTACIÓN
DE RAMSÉS II.
Este gran faraón >>>das del poder, tanto como para atreverse a dar superpotencia de la época mediante pactos, ante-
guerrero y ese paso sin temer oposición interna. También nos poniendo los acuerdos y tratados a las armas. Pa-
longevo de la
habla de su aplastante seguridad en sí misma. ra ello, una de sus estrategias favoritas sería la de la
Dinastía XIX se
hizo retratar en Hay que tener en cuenta que la condición de faraón diplomacia matrimonial. Se desposó con princesas
relieves y murales solo podía ser asumida por el hombre. La solución provenientes de los principales reinos con los que
protagonizando encontrada por Hatshepsut fue presentarse con mantenía relaciones, de cara a lograr un dominio
acciones atributos masculinos, tal y como muestran los relie- simbólico sobre ellos pero que, al mismo tiempo, les
militares, como ves de su gran templo funerario en Deir el-Bahari, hiciera sentir una vinculación con el gran faraón (al
la batalla de
Qadesh o su uno de los monumentos más espectaculares de la que se refieren en la correspondencia con términos
lucha contra los historia egipcia. Por ello, no pudo volverse a casar, familiares como “padre” o “hermano”).
nubios (arriba, aunque se le atribuye una relación secreta con uno
en el templo de de sus hombres de confianza, Senenmut. Su reinado
Reit el-Wali). tuvo como hito la expedición comercial al país de EL HERÉTICO AKENATÓN
Punt, de donde procedían algunos de los artículos Tras la cumbre que supuso
de lujo más codiciados por los egipcios, como el in- Amenofis III, llegó el mayor
cienso y la mirra. También incrementó el contacto cisma de la milenaria tra-
con los pueblos griegos del Egeo, con los que empe- yectoria del mundo egip-
zó a tratar comercialmente de forma directa (hasta
entonces se había hecho mediante intermediarios).
DIVINA HATSHEPSUT.
La reina-faraón se decía
EGIPTO COMO SUPERPOTENCIA hija del dios Amón (aquí, su
esfinge, que hoy se exhibe
Hatshepsut reinó 22 años, durante los que Tutmo-
en el MET de Nueva York).
sis III esperó pacientemente. El hecho de que no
intentase un golpe de Estado denota el alcan- ALBUM
ce del poder de la reina. Si esta se había
mostrado pacífica, Tutmosis III priorizó
la guerra y la conquista. Atacó al reino
de Mitanni (situado al norte de Siria)
y ganó en esta campaña la famosa ba-
talla de Megido. Se le atribuye haber
llegado hasta el Éufrates, el límite
máximo de la influencia egipcia.
Sus sucesores heredaron el mayor
poder territorial de Egipto, con-
vertido en un verdadero impe-
rio. Amenofis III lo asentó como

34 MUY HISTORIA
A Tutmosis III se le atribuye haber llegado hasta el
Éufrates, el límite máximo de la influencia egipcia,
convirtiendo al país del Nilo en un verdadero imperio
cio. Lo protagonizó su hijo Amenofis IV, quien

ALBUM
impuso la adoración a un nuevo dios único, Atón
(el disco solar), prescindiendo de la larga lista de
dioses de mayor o menor importancia que com-
ponían el rico panteón tradicional. Se trató de un
giro religioso de tal calibre –se le ha calificado co-
mo creador de la primera religión monoteísta de
la historia– que incluso el mismo faraón optó por
modificar su nombre y pasar a llamarse Akena-
tón, vinculándose así al dios Atón.
El experimento resultó un desastre. Se cree bas-
tante probable que Akenatón y su esposa, la bella
e influyente Nefertiti, fueran depuestos. En cual-
quier caso, tras la “herejía” volvió a reinstaurarse
a Amón como deidad primordial.
La Dinastía XVIII ya no aguantaría muchos más
vaivenes. Tras Akenatón ascendió al poder Tu-
tankamón, un joven que viviría pocos años (de
ahí el nombre de “faraón niño” con el que se lo
conoce). Hoy se sabe que su muerte se debió pro-
bablemente a un accidente de su carro. Fue un
faraón intrascendente políticamente, pero las in- EL FARAÓN NIÑO
mensas riquezas de su tumba, la única descubier-
ta intacta (en 1922), hace que sin duda sea más ■ Su fama se debe a la riqueza de su tumba
famoso que cualquier otro de los citados. (arriba, su icónica máscara funeraria), descu-
bierta intacta por el egiptólogo británico
Howard Carter. Antes de morir en plena ado-
lescencia, Tutankamón restauró el poder de los
RAMSÉS II, EL MÁS GRANDE sacerdotes de Amón y el culto a este dios.
Las siguientes dinastías se esforzaron por man-
tener el enorme imperio legado por los grandes
reyes de la XVIII. El más exitoso fue Ramsés II,
el principal de los miembros de la Dinastía XIX años en el trono. Durante dichas celebraciones se
(de origen militar). El segundo de los Ramsés es renovaba el espíritu del faraón para que pudiese
–junto a Tutankamón– el más conocido de to- seguir acometiendo su tarea.
dos los faraones. ¿Por qué? Seguramente porque Pero sería injusto pensar que Ramsés II única-
fue el que más utilizó la propaganda. Relató con mente fue bueno en el arte de la propaganda.
todo lujo de detalles hechos históricos de su rei- El estudio de fuentes de origen no egipcio ha
nado, el principal de ellos la batalla de Qadesh, corroborado la importancia de algunos hechos
que lo enfrentó a los hititas en tierras palestinas. de su reinado, en particular del tratado de paz
En ella, según la narración visual esculpida en que firmó tras los hechos de Qadesh con el rey
varios templos y monumentos, participó el fa- hitita Hattusili III, el primer acuerdo interna-
raón activamente, montado en su propio carro cional que se conserva por escrito en toda la
de guerra, y estuvo a punto de morir, rodeado historia. Demuestra que no solo era capaz de
en una hábil emboscada enemiga. guerrear furiosamente, sino también de saber
En la fama de Ramsés II influye también la lar- cuándo había que hacer la paz.
ga duración de su reinado: sesenta y seis años Con Ramsés II el Grande, Egipto y sus faraones
–en total vivió 87– en los que tocaron techo. Ninguno posterior lo igualaría,
celebró decenas de fiestas sed aunque la gloria para esta irrepetible forma de
(jubilares), que solo tenían monarquía conectada a la divinidad, en cualquier
lugar a partir de los treinta caso, estaba asegurada. MH

MUY HISTORIA 35
QUÉ ESCONDEN LAS GRANDES TUMBAS FARAÓNICAS

Los secretos de las

PIRÁMIDES
Desde el siglo XIX, las teorías sobre el porqué de estos mausoleos egipcios
y el cómo de su construcción han sido de lo más variopinto. Quedan muchos
enigmas por desentrañar, pero perdura el reconocimiento unánime
de la grandiosidad arquitectónica de estos colosos de la Antigüedad.

ROBERTO PIORNO
PERIODISTA E HISTORIADOR

36 MUY HISTORIA
RASTREANDO

AGE
LA ANTIGÜEDAD.
En la ilustración se
representa al
egiptólogo italiano
Giovanni Battista
Caviglia y a un guía
egipcio portando
antorchas dentro de
la pirámide de Keops,
que exploró entre
1816 y 1817 y en la
que hizo importantes
descubrimientos.

MUY HISTORIA 37
E
l cielo está mucho más cerca, al alcance porta que científicos, historiadores y arqueólogos
de los dedos, desde los imponentes 139 hayan proporcionado esquemas perfectamen-
metros de altura de la pirámide de Keops te plausibles acerca de su origen, su proceso de
que se elevan sobre la meseta de Guiza construcción y su significado. Teorías a cual más
EN OTRAS como eterno recordatorio de la majestad peregrina, que implican a ingenieros extraterres-
CULTURAS. del segundo faraón de la Dinastía IV. 2,3 tres y superhombres y elucubran sobre dimen-
Abajo, una vista millones de bloques de piedra, revestidos por siones paralelas, siguen llenando horas y páginas
del templo o cuatro paredes de caliza blanca –hoy perdidas, a de historia-ficción estériles y delirantes, recogi-
pirámide de causa de un terremoto y de su explotación como das en documentales y libros que, por principio,
Kukulkán, en el
yacimiento cantera en el período otomano–, proyectan más cuestionan el genio arquitectónico de los anti-
arqueológico de tres mil quinientos años después un enigma guos egipcios alimentando mitos esotéricos sin
maya de insondable que ha encendido la imaginación de ningún fundamento. Desde los zigurats mesopo-
Chichén Itzá sus atónitos visitantes durante siglos. Poco im- támicos hasta las pirámides-templo precolombi-
(Yucatán, nas, pasando por mausoleos proyectados hacia
México).
el cielo como el del primer emperador de China,
Qin Shi Huang, todas estas edificaciones sinteti-
zan la espontánea predilección de múltiples civi-
lizaciones por los gigantes de piedra piramidales,
así como su excepcional audacia constructora,
que suplía la falta de medios con la prodigiosa
habilidad de sus geniales creadores.

UNA MODA ARQUITECTÓNICA NO PASAJERA


Pero fue sobre todo en Egipto donde estas sin-
gulares estructuras cristalizaron como un icono
de la civilización que las hizo posibles. Y su eclo-
sión como el modelo de sepultura regia por an-
tonomasia –cabe recordar que en muchas otras
civilizaciones las pirámides tenían ines cultura-
GETTY

les, pero no eran lugares de enterramiento– tiene

38 MUY HISTORIA
LAS MÁS
ICÓNICAS.
En la foto, las
tres grandes
pirámides
erigidas por
los faraones
Keops, Kefrén y
Micerino (de
izquierda a
derecha) en la
meseta de
Guiza, a 20 km
de El Cairo. ASC

contornos históricos muy deinidos, y muy poco


de misterio. La pirámide como estructura sepul-
cral tiene sus orígenes en el siglo XXVII a.C., en el
transcurso de la Dinastía III, pero a pesar de que
tradicionalmente se asocian, por la monumenta-
lidad de sus más destacados ejemplos, al Imperio
Antiguo, en realidad continuaron construyéndo-
se, en una escala mucho más modesta y sin de-
masiada continuidad, hasta bien entrado el I mi-
ALAMY

lenio a.C., muchos siglos después. El período de


esplendor de las tumbas piramidales se extendió
ARTE EN
entre las Dinastías III y VI, esto es, hasta el último
CADA TUMBA.
cuarto del siglo XIV a.C. No se trató, en modo Mediador entre lo humano y lo divino, el monarca En la necrópolis
alguno, de una moda arquitectónica espontánea. era el “delegado” de los dioses en la tierra. La su- de Tebas, en
Muy especialmente durante las Dinastías III y ya era una majestad sagrada, y esa autoridad que Deir el-Medina,
IV, Egipto atravesó un período de prosperidad trascendía ampliamente la frontera del gobierno se conservan
excepcional, de estabilidad política y territorial, de las cosas mundanas tenía que tener forzosa- muchas pinturas
murales
que tendió a fortalecer progresivamente la igura mente un eco en el más allá. fascinantes,
del faraón como cabeza del Estado. como esta de
Osiris en la
CUIDADOS DEL CUERPO DEL FARAÓN tumba de

Durante las Dinastías III Los antiguos egipcios creían firmemente que,
al morir, el faraón de turno se transformaba en
Senedjem.

y IV, Egipto atravesó un Osiris, dios de los muertos, y que una parte de
su espíritu (el ka) permanecía en el cuerpo del
período de prosperidad monarca difunto. Por ese motivo era tan extre-
madamente importante para los antiguos egip-
excepcional y estabilidad cios el preservar el cadáver del faraón en las me-
jores condiciones posibles y en una “morada” a
política y territorial la altura de lo que había sido en vida y aún era
parcialmente todavía, a través de su cuerpo >>>

MUY HISTORIA 39
Kefrén o Micerino. Pero el proceso de adopción
de las pirámides como tumbas reales por anto-
nomasia durante el Imperio Antiguo fue, nunca
mejor dicho, escalonado. Desde los albores de la
era dinástica, a comienzos del III milenio a.C., los
egipcios pensaron que sus reyes debían acomo-
darse, al morir, en sepulturas que estuvieran a la
altura de su majestad. Así, los primeros faraones
fueron enterrados en mastabas, en un principio
construidas en adobe y posteriormente en pie-
dra. Estas estructuras rectangulares con forma
troncopiramidal son las verdaderas precursoras
de las pirámides. Pero lo cierto es que la primera
pirámide de la que tenemos constancia, la del fa-
raón Zoser, fue un proyecto experimental que fue
rediseñándose sobre la marcha.

GETTY
EL INICIO DE LA ERA DE LAS PIRÁMIDES
COLOSAL Un experimento, con todo, que estaba a punto
ARQUITECTURA. de revolucionar la historia de la arquitectura.
Arriba, el patio de >>> sin vida, después de la muerte. Los restos La de Zoser no es solo la primera pirámide del
Heb-sed en el mortales momiicados del faraón encontraron el Antiguo Egipto, es también el monumento pé-
complejo de Zoser mejor acomodo posible en estos colosales mau- treo a gran escala más antiguo que se conserva.
en Saqqara
(Menfis), con los soleos, donde la eternidad sería testigo por los Su diseño fue obra de un polímata excepcional,
templos y la siglos de los siglos de su grandeza con una expre- Imhotep, el primer arquitecto con nombre pro-
pirámide sión arquitectónica que ilustra, mejor que ningún pio del que tenemos constancia documental. Su
escalonada otro elemento, el excepcional poder y el grado proyecto se concibió a una escala inédita y su
al fondo. de prosperidad de los reinados de Zoser, Keops, ambiciosa ejecución es, sin lugar a dudas, uno de

LA CÁMARA MISTERIOSA
E
l uso de técnicas de prospección llazgo de una cámara oculta y desco- que se trataba de una cámara vacía.
no invasivas en las pirámides ha nocida en el interior de la pirámide de Con todo, el hallazgo pone en eviden-
generado una gran expectación Keops, descubierta tras un exhaustivo cia que las nuevas tecnologías permiti-
en los últimos años. La puesta en mar- escaneo del interior del edificio. Pese rán en los próximos años desvelar nue-
cha en 2015 del proyecto ScanPyra- a que proliferaron hipótesis a cual más vos secretos aún ocultos en el interior
mids arrancó con el anuncio del ha- imaginativa, finalmente se confirmó de estos colosos de piedra.

UNA COMPLEJA ESTRUCTURA LLENA DE MISTERIOS


1. Acceso original, situado Cámara del Rey. Cámara de la Reina
en la cara norte. 8. Dovelas inclinadas para (no hay indicios de
2. Túnel de los Ladrones, desviar el peso y evitar enterramientos en
AS

abierto por orden del derrumbes en la Cámara esta sala).


Ñ
PE
IO

califa Al-Mamún. del Rey. 13. Pasaje perforado


N
TO
AN

3. Canal ascendente. 9. Canal astronómico. Se entre la Gran Galería



JO

4. Gran Galería. abre directamente desde y la Cámara subterránea.


8
5. Antecámara real, la Cámara Real y apunta 14. Canal descendente.
9 16
también conocida como a las Indestructibles, las 15. Cámara subterránea,
7 Cámara de los Rastrillos. estrellas Circumpolares; también conocida como
10
6 5 4 6. Cámara funeraria, el lugar del firmamento Cámara del Caos.
también conocida como donde los egipcios creían No forma parte de la
1
11 2 Cámara del Rey. Contiene que no existía la muerte. estructura de la pirámide,
12 3
los restos de un sarcófago 10. Conductos de ya que está excavada
13 14 de piedra. aireación. directamente en la roca.
7. Cámaras de 11. Pasaje horizontal. 16. Cámara recientemente
15 descarga para sostener 12. Cámara inferior, descubierta, aún sin
la estructura de la también conocida como explorar.

40 MUY HISTORIA
ALBUM
UNA ARDUA
TAREA.
Los egipcios pensaron en las cercanías de la pirámide de Micerino, que
alojaba a oiciales, soldados y albañiles en un es-
Egipto:
construcción

que sus reyes debían pacio perfectamente jerarquizado, conformando


una auténtica ciudad en la que residían la mano
de las
pirámides

acomodarse, al morir,
es el título de
de obra y los responsables de las obras, pone de este grabado
maniiesto la extraordinaria capacidad del Anti- coloreado en
en sepulturas a la guo Egipto para utilizar recursos y erigir la com-
pleja red de infraestructuras imprescindible para
madera,
basado en un
altura de su majestad abordar una empresa de esta magnitud.
El experimento de Zoser creó tendencia: sus dos
dibujo de
Heinrich
sucesores, Sejemjet y Jaba, se embarcaron –el pri- Leutemann
(1824-1905).
mero con la supervisión del propio Imhotep– en
los grandes logros arquitectónicos de la historia la construcción de sendas pirámides que que-
de la humanidad. Se trataba, en realidad, de una daron inacabadas. Pero si un monarca merece
reinterpretación, a tamaño colosal, de la tradi- el apelativo de “constructor de pirámides” en el
cional mastaba. De hecho, la pirámide de Zoser Antiguo Egipto ese es Seneferu, primer faraón de
no es otra cosa que seis mastabas superpuestas la Dinastía IV, que reinó entre 2613 y 2589 a.C.
de tamaño decreciente, que se elevan hasta los y que construyó, al menos, tres pirámides: la de
62 metros por encima del suelo. La era de las Meidum, ediicada originalmente en ocho niveles
pirámides acababa de iniciarse. y de la que apenas se conservan restos de la es-
tructura central, y –más decisivas para la historia
de la arquitectura– la conocida como la Pirámide
COMPLEJA RED DE INFRAESTRUCTURAS Acodada y la Pirámide Roja.
La construcción de un monumento funerario de Seneferu fue el primer faraón que renunció al
estas características pone en evidencia la madurez paradigma de sepultura escalonada ideado por
del Estado egipcio, su capacidad para movilizar Imhotep y se afanó en el desarrollo de un nuevo
los recursos humanos y materiales necesarios pa- modelo de pirámides de caras lisas, cubiertas por
ra la ejecución de un proyecto así, lo que delata un revestimiento de piedra caliza. Las diicultades
una exitosa burocratización y unos niveles de es- de abordar un proyecto de esta envergadura que-
pecialización profesional enormemente soistica- dan perfectamente patentes en la Pirámide Acoda-
dos. La excavación en los últimos años del puerto da de Dahshur, cuyo ángulo cambia drásticamen-
de Guiza, que habría sido el lugar de desembar- te a mitad de la estructura. Es más que probable
co de recursos materiales, suministros y obreros que, en mitad de su construcción, los arquitectos
implicados en la erección de las pirámides de la se dieran cuenta de que el ediicio no aguantaría
Dinastía IV, así como del asentamiento ubicado en pie y que estaba condenado a derrum- >>>

MUY HISTORIA 41
AGE
SISTEMA
DE RAMPAS.
En la imagen, >>> barse por su propio peso, razón por la que Se trataba más bien de agricultores nativos que,
una recreación decidieron corregir la inclinación de las caras entre cosecha y cosecha, participaban en la erec-
digital de cómo construyendo así una pirámide más baja de lo ción de estos monumentos recibiendo un salario
pudieron haber
sido los trabajos
inicialmente previsto. Seneferu y sus arquitectos a cambio de su trabajo.
de arrastre para aprendieron la lección y no cometieron el mismo
la construcción error al construir la tercera estructura, la Pirámide
de las pirámides Roja, así llamada por el característico color rojizo ¿CÓMO PODÍAN MOVER LAS PIEDRAS?
egipcias. de sus piedras, la primera gran pirámide de caras El hallazgo de numerosos vestigios de cabras,
lisas de la Dinastía IV, que serviría de modelo para ovejas y otros animales en los alrededores del
las tres grandes pirámides de Guiza, construidas poblado demuestra que los trabajadores disfru-
por su hijo Keops y por Kefrén y Micerino. Keops taban de una dieta rica en carne; un privilegio,
sucedió en el trono a su padre Seneferu y se pro- de hecho, al alcance de muy pocos en el Antiguo
puso superar la grandiosidad de la espectacular Egipto. Estos obreros habrían tenido acceso, por
Pirámide Roja de su padre. Con una base de 230 otro lado, a los mejores cuidados médicos, por
metros y 147 metros de altura, la suya es la mayor lo que en modo alguno se trataba de individuos
pirámide jamás construida. explotados. Pero una de las grandes preguntas
En contra de lo popularmente asumido, al calor que emergen al observar la magnitud de la obra
de las distorsiones de las películas de Hollywood, es: ¿cómo eran capaces de transportar los gigan-
las pirámides de Guiza no fueron construidas por tescos bloques de piedra, que llegaban a pesar
esclavos. Según Heródoto, veinte años fueron decenas de toneladas? Con toda seguridad, los
necesarios para completar su construcción, en la egipcios se valían de trineos de madera para el
que –siempre siguiendo el relato del historiador transporte de las piedras, pero estudios recientes
griego– participaron hasta cien mil hombres (si apuntan a que el truco consistía en humedecer la
bien la arqueología ha corregido y rebajado esa arena previamente, lo que facilitaba sustancial-
cifra hasta los diez o veinte mil). Los restos óseos mente el deslizamiento reduciendo la fricción; a
excavados en el asentamiento de obreros anejo a tal punto, que los especialistas deienden que con
la pirámide desacreditan la teoría de los esclavos. este sencillo pero eicaz método haría falta solo
la mitad de hombres para arrastrar las piedras
desde el puerto al lugar de las obras.
Las pirámides son una de las Hay consenso total también entre los especialis-
tas en que, una vez in situ, las piedras serían ele-
cumbres del genio arquitectónico vadas a través de un sistema de rampas. La única
discrepancia es cómo estaban elaboradas y cómo
humano: los egipcios fueron unos funcionaba exactamente este sistema. Existen
numerosas hipótesis, todas ellas perfectamente
formidables arquitectos e ingenieros plausibles. Simplemente, no sabemos exactamen-
te cuál de estas propuestas se aproxima más a la

42 MUY HISTORIA
LAS ÚLTIMAS PIRÁMIDES
L
a edad dorada de las pirámi- “moda” de las pirámides desapare-
des declinó con el fin de la ció. Pero algunos faraones del Im-
Dinastía IV, pero, aunque en perio Medio, concretamente de la
una escala más reducida, siguieron Dinastía XII, volvieron a recuperar
siendo el modelo de sepultura ele- esta antigua tradición, si bien ya le-
gido por algunos de los monarcas jos de las pretensiones monumen-
de las Dinastías V y VI (la más cé- tales de antaño.
lebre de todas ellas es la del faraón A partir del siglo VIII a.C. floreció
Unis, en Saqqara). Ya no eran tiem- en Sudán una nueva civilización, la
pos de prosperidad y abundancia, de los kushitas, que imitó muchos
por lo que se trata de edificaciones de los usos y costumbres de sus
mucho más modestas. La última vecinos egipcios. Construyeron en
gran pirámide fue construida por su tierra más de doscientas pirá-
Pepi II, segundo faraón de la Di- mides, de alturas que oscilan entre
nastía VI, y apenas alcanza los die- los 6 y los 30 metros. Como sus
ciséis metros de altura. “parientes egipcias”, son Patrimo- En la foto, pequeñas pirámides de Meroe, la capital
Con el fin del Imperio Antiguo, la nio de la Humanidad. del reino de Kush desde el año 300 a.C. (hoy Sudán).

AGE
realidad. Tampoco hay que buscar explicaciones
marcianas para justiicar el perfecto alineamiento
de la pirámide de Keops con los puntos cardina-
les, con un insigniicante margen de error que,
curiosamente, se repite en las pirámides Roja y de
Kefrén (que, forzosamente, fueron pues alineadas
con el mismo método). Un reciente estudio lle-
vado a cabo por el arqueólogo e ingeniero Glenn
Dash demuestra que, con toda probabilidad, el
sistema utilizado fue una rudimentaria estaca de
madera y la observación de las posiciones de la
sombra que esta proyectaba a lo largo de la jor-
nada durante el equinoccio de otoño. Es un mé-
todo muy preciso que, curiosamente, ofrece los
mismos exiguos márgenes de error que se miden
en la orientación de las pirámides. Al parecer,
tampoco en esto fue necesaria la intervención de
una inteligencia de otro planeta.

COLOSOS COMO MUESTRA DE PODER


Y es que la ciencia ha ido desacreditando una a
una las teorías más fantasiosas surgidas alrededor
de estos emblemáticos ediicios: desde la sugeren-
cia del congresista estadounidense Ben Carson de
ALBUM

que las pirámides eran en verdad el granero de


José, uno de los hijos de Jacob, a la teoría de que JOYAS DE LA
son una suerte de contenedor cifrado de profe- EGIPTOLOGÍA.
cías bíblicas, pasando por la de que son la primera tectos e ingenieros y tenían un Estado soisticado Sobre estas
colonia fundada por los atlantes o una hipótesis y capacitado para acometer empresas de esta líneas, mapa
topográfico de
más sensata pero también superada, que señala la magnitud. Eso, sumado a la veneración por la i-
las pirámides
existencia de una correlación entre la ubicación gura divina del faraón y la necesidad de regalarle de Guiza
de las tres pirámides de Guiza y las tres estrellas una morada inal a la altura de su grandeza (ade- trazado por
de la constelación de Orión. más del potente mensaje político y de autoridad Émile Prisse
La realidad es mucho más simple: las pirámides que deslizaba la construcción de estos colosos), d’Avennes
son una de las cumbres del genio arquitectónico explica la eclosión en el Imperio Antiguo de estas (1807-1879).
humano, y los egipcios eran formidables arqui- asombrosas estructuras. MH

MUY HISTORIA 43
Separadas por casi milenio y medio, Hatshepsut y Cleopatra
son los ejemplos mejor conocidos del destacado papel ejercido
por la mujer en la civilización egipcia. Pero no fueron casos
únicos, aunque sobre la vida y los hechos de otras “faraonas”
es más lo que ignoramos que lo que sabemos.

NACHO OTERO
ESCRITOR

44 MUY HISTORIA
ICÓNICA Y
GUETTY

MISTERIOSA.
Nefertiti, Gran
Esposa Real de
Akenatón y su
corregente
oficial –y según
una teoría, su
sucesora como
faraón con el
nombre de
Semenejkara–,
es un icono de
belleza por
este busto
policromado
(Museo de
Berlín).

MUY HISTORIA 45
GETTY

MÍTICA

C
CLEOPATRA.
La más famosa onviene recordar que, pese a ser la Nesu Weret) tuvo en muchas ocasiones un enorme
monarca del más famosa soberana de Egipto –por poder en la sombra o incluso como corregente [ver
Antiguo Egipto su vinculación con Julio César y por su recuadro 1] y se la consideraba guardiana y protec-
–y la última apasionante biografía, pasto de la lite- tora de la nación– y, además, casarse con una fémina
antes de la ratura y el cine–, Cleopatra VII Filopá- de sangre real era un plus de legitimidad casi inevi-
anexión del
país del Nilo a tor Nea Thea (o simplemente Cleopa- table –con excepciones: Amenemhat I, Amenhotep
Roma– no reinó tra en el imaginario colectivo) no fue una reina- III– para que un varón accediese al trono (de ahí los
en solitario, faraón. También que de estas –ese es su nombre frecuentes enlaces entre hermanos), este estaba re-
sino como correcto; lo de "faraonas" es solo una licencia– servado, en principio y por tradición, al hombre. Sin
consorte de hubo contados casos en los más de tres milenios embargo, amparándose en vacíos sucesorios –por
sus hermanos,
aunque fue ella
de historia (3100-30 a.C.) del Antiguo Egipto. Y no haber un aspirante claro o adecuado– y en crisis
quien llevó el eso que el estatus social y el acceso a espacios de de Estado, varias reinas-faraones ocuparon a lo largo
mando. Arriba, mando de las egipcias fue muy superior al de las de los siglos el más alto puesto del país del Nilo.
en un relieve. griegas o las romanas, algo debido a su igualdad
legal con los hombres –podían denunciarlos por
maltrato, manejar herencias, comprar y vender TRES, CINCO, OCHO... O MÁS
bienes o divorciarse– y a las peculiaridades de su ¿Quiénes y cuántas fueron estas mujeres extraor-
religión, con la diosa Isis a la cabeza. dinarias? Según el historiador grecolatino Diodoro
Así, aunque la relevancia de las mujeres en la corte Sículo, que en la Sicilia romana del siglo I a.C. com-
resulta indiscutible –la Gran Esposa Real (Hemet piló lo que entonces se sabía sobre los faraones,

46 MUY HISTORIA
AGE
La Gran Esposa Real
tuvo muchas veces un
gran poder en la sombra
o incluso fue corregente
solo hubo cinco: por orden cronológico, Nitocris,
Neferusobek, Hatshepsut, Nefertiti y Tausert.
Tanto él como otras fuentes clásicas se hicieron
eco, para dar esta cifra, de la obra previa de Mane-
tón, sacerdote egipcio que, en la época ptolemaica
(siglo III a.C.), se encargó de redactar la historia
de su país y censar la larga lista de sus reyes.
No obstante, el número real de reinas-faraones
no está nada claro. Los hallazgos arqueológicos DE REY
han arrojado luz sobre otras posibles candida- A REINA.
tas, por lo que no puede descartarse que sigan Flinders Petrie
apareciendo en el futuro pistas rescatadas del (a la izquierda,
excavando en
olvido; un olvido, en muchos casos, ni casual ni 1922) catalogó a
inocente, pues la memoria de varias de estas mo- Meritneith como
narcas fue perseguida y destruida con saña por varón, pero
sus –masculinos– sucesores. una serie de
A día de hoy, se da por históricamente docu- hallazgos en
su tumba en
mentado el reinado en solitario de tres de ellas,
el templo de
Neferusobek, Hatshepsut y Tausert. Los de las Abidos (arriba)

AGE
otras dos de la lista de Manetón-Diodoro (la os- demostraron
cura Nitocris y la fascinante Nefertiti) se tienen que se trató de
por muy probables. Y aún hay tres más, hasta un 3000 a.C., a principios de la Dinastía I (Período una mujer.
total de ocho, que han surgido de las sombras Arcaico). El egiptólogo británico William Flin-
del pasado, si bien envueltas en prudentes dudas ders Petrie la catalogó en su día como un faraón
por ser muy anteriores en el tiempo. masculino de nombre Merneith, pero varios ha-
llazgos –entre otros, la ausencia del Nombre de
Horus (símbolo del rey formado por un halcón
MERITNEITH Y LAS DOS JENTKAUS sobre un serej o estructura decorada)– demostra-
Así, no se ha podido demostrar todavía que llega- ron que había sido en realidad una mujer ente-
ra a gobernar con poder absoluto la más antigua rrada con insólitos honores reales; porque lo que
de todas, Meritneith, que vivió en torno al año apunta a su posible reinado es su grandiosa >>>

“PRIMERAS DAMAS” MUY INFLUYENTES


A
lgunas Grandes Esposas lítica pareja a la de su esposo. de Ramsés II, cuyo poder se
Reales –las mujeres prin- Estuvieron muy unidos, desde refleja en los monumentos en
cipales del harén– sobre- su boda con apenas 10 años, que posa junto a su marido en
pasaron las funciones de su tí- y aparecen como iguales en Abu Simbel (dcha., Templo del
tulo. Ese fue el caso de Tiyi, la las imágenes que los honran. Sol). Asimismo, hubo reinas se-
“primera dama” de Amenhotep Tiyi fue madre de Akenatón y, cundarias que jugaron un papel
III, que gobernó Egipto de 1386 por tanto, suegra de Neferti- activo en la vida pública, como
a 1349 a.C. Pese a su origen ti, otra consorte legendaria, no varias del final de la Dinastía
plebeyo, diversos manuscritos solo por su increíble físico sino XVII –Tetisheri, Ahhotep– que se
–por ejemplo, una carta de Tus- por el mando de que disfrutó. destacaron en la guerra contra
hratta, rey de Mitanni– muestran Lo mismo que Nefertari (1295- los hicsos al mismo nivel que
una capacidad de decisión po- 1186 a.C.), Gran Esposa Real sus compañeros masculinos.
AGE

MUY HISTORIA 47
SANDRO VANNINI / CORBIS
Dos reinas-faraones de
las que poco sabemos
son Nitocris, una heroína
legendaria según la pinta
Heródoto, y Neferusobek,
última de la Dinastía XII
hay quien dice que es una traducción errónea o
inexacta– "Rey del Alto y Bajo Egipto y Madre
del Rey del Alto y Bajo Egipto". Por todo ello, se la
ha querido asimilar con la esquiva igura de Dye-
defptah, el supuesto último faraón de la Dinastía
IV, pero sin ninguna certeza. Igual de inciertos
son los datos sobre Jentkaus II, ya perteneciente
a la Dinastía V: ¿fue un faraón de pleno derecho
o solo madre de uno? Sea como fuere, hay varias
representaciones de ella también con el uraeus y
la barba, lo que convierte a ambas Jentkaus en las
únicas mujeres en lucir dichos atributos hasta la
llegada de Hatshepsut, mil años después.

DE NITOCRIS A TAUSERT
La vaguedad también desdibuja, aunque menos, a la
pionera de las reinas-faraones según los historiado-
res clásicos, Nitocris, que es mencionada en algunas
listas reales y podría haber gobernado en solitario
por espacio de dos años, de 2183 a 2181 a.C., cerran-
do la Dinastía VI. Heródoto hace de ella una heroína
legendaria que, para vengar la muerte de su marido,
Merenra II, ahoga en el Nilo a sus asesinos –entre
ellos, su propio hermano– y luego se suicida lanzán-
FIN DE UNA
ERA AGITADA. dose al fuego. Manetón la alaba por su belleza y va-
La reina Tausert >>> tumba en Abidos. Se sabe que fue regente de lentía y le atribuye falsamente la tercera pirámide de
(arriba, pintura su hijo Den durante la minoría de edad de este, Guiza (obra de Micerino). "Faraona" o no, sí parece
mural en la pero la incógnita que persiste es si alcanzó a po- probado que se trató de un personaje destacado en
tumba de seer los títulos propios de un faraón o se limitó a la crisis que puso in al Imperio Antiguo.
Irinufer, Luxor)
cerró la Dinastía
asesorar al joven heredero. El Imperio Medio acabó con otra soberana, Neferu-
XIX. Gobernó Aún más enigmático es el caso de las dos siguien- sobek, que reinó al menos cuatro años, de 1777 a
de 1188 a tes e hipotéticas reinas-faraones, que comparten 1773 a.C., siendo así la última gobernante de la Di-
1186 a.C. tras nombre y etapa histórica, el Imperio Antiguo. De nastía XII. Nuevamente, poco sabemos de ella: hija
enviudar de la primera, Jentkaus I, dan testimonio su tumba de Amenemhat III, se habría hecho con el poder tras
Seti II y morir
en Guiza y una pequeña pirámide dedicada a ella enfrentarse a su hermano Amenemhat IV, con quien
su hijo Siptah.
en Abusir, y se estima que vivió a caballo entre en principio lo compartía. Su nombre de coronación
las Dinastías IV y V (2510-2470 a.C.). Pero lo que consta en la lista real de Saqqara y en su época se
sembró el desconcierto entre los egiptólogos fue- erigió el complejo funerario de Amenemhat III en
ron las representaciones en que aparece tocada Hawara. Pese a los convulsos tiempos que le toca-
con el uraeus (corona con la cobra) y con la barba ron, parece que su sucesión fue pacíica.
postiza faraónica, y en las que se la llama –aunque De la siguiente en la lista, la trascendental Hat-

48 MUY HISTORIA
shepsut, hay que ocuparse en capítulo aparte por-
que así lo merece, lo mismo que Nefertiti, tanto en
su faceta de consorte de Akenatón como en la más
discutida de reina-faraón [ver recuadro 2]. Lo cual
nos lleva hasta la quinta y última, la reina Tausert,
también inmersa en un período caótico y conlicti-
vo: el inal de la Dinastía XIX, la de Seti I y Ramsés
II. Al morir su marido, Seti II, Tausert se hizo cargo
de la regencia de su hijo Siptah y, tras fallecer este,
subió al trono y gobernó durante dos años, de 1188
a 1186 a. C. No lo tuvo fácil: acosada por el clero
de Amón, el estamento militar y los reyes nubios y
cuestionada por el pueblo, fue derrocada por Seth-
najt, fundador ramésida de la Dinastía XX, quien
mancilló su memoria con bulos y leyendas.

EL EMPODERAMIENTO DE HATSHEPSUT
Pero si hubo una auténtica "faraona" en la historia
de Egipto, esa fue sin duda la formidable Hats-
hepsut, cuyo reinado, que transcurrió entre 1479
y 1457 a.C. y fue por tanto el más largo de los re-
gidos por mujeres (22 años), es un paradigma de
empoderamiento femenino en el mundo antiguo.
Hija predilecta del faraón Tutmosis I –según al-
ALBUM

gunas fuentes, este redactó un papiro señalándola


como heredera–, ambiciosa, inteligente y dotada CON TODA
para el mando, supo usar la potestad que le daba LA BARBA.
su sangre real para esquivar las trampas suceso- mente, amante suyo). Fue también fundamental Hatshepsut fue
rias. Casada con su hermano Tutmosis II, al en- que se autoproclamara hija de Amón, una jugada profusamente
viudar y en un gesto sin precedentes, apartó de la maestra para la que tuvo que "comprar" a los sa- representada
con los atributos
línea dinástica al hijo de este con una concubina, cerdotes del culto a dicho dios, lo que contribuiría faraónicos: la
Tutmosis III, arguyendo su corta edad y su du- al excesivo poder posterior de este clero. barba postiza
doso linaje, y se calzó ella misma el atuendo y la Comenzó así una de las etapas más prósperas y (arriba, talla en
barba de faraón. Para ello contó con el apoyo de pacíicas de la Dinastía XVIII y de todo el devenir Deir el-Bahari) y
dos poderosos cortesanos, el alto funcionario Ha- del Antiguo Egipto; la carismática reina solo llevó la doble corona.
puseneb y el arquitecto real Senenmut (supuesta- a cabo campañas defensivas de frontera y se >>>

¿NEFERTITI = SEMENEJKARA?
E
s sabido que la compañera del “he- son más los expertos que defienden la corregente al final de la vida de Akenatón
reje monoteísta de Amarna” –icono posibilidad de que en realidad no murie- y como rey en solitario durante unos me-
moderno de belleza por el busto po- se sino que sobreviviese al faraón –falle- ses más, hasta la subida al trono del fa-
licromado que se expone en el Museo cido hacia 1337 a.C.–... y lo sustituyera raón niño Tutankamón. Según esta inte-
de Berlín– fue la única Gran Esposa Real con el nombre de Semenejkara. resante teoría, el fantasmal Semenejkara
convertida en corregente oficial por su Este nombre aparece como brevísimo no habría sido un varón, sino la mismísi-
marido (con el nombre de ma Nefertiti convertida en
Anjetjeperura Neferne- reina-faraón para asegurar
ALBUM

feruatón). Sin embargo, el trono frente a los enemi-


tras 14 años de reinado gos de su difunto amado.
se pierde por completo su Restos arqueológicos en
rastro. Una teoría era que los que aparece con atri-
el dolor por su muerte hi- butos faraónicos (izda.,
zo a Akenatón borrar su en Karnak) avalan la con-
memoria, pero cada vez trovertida tesis.

MUY HISTORIA 49
con el arquitecto real). El inesperado deceso de
la niña, empero, frustró este sueño, y Hatshepsut
moriría en su palacio de Tebas antes de cumplir
los 50 años. Su momia, descubierta en el Valle de
los Reyes junto a la de su amado padre, reveló al
ser analizada en 2007 que la soberana habría pa-
decido diabetes, obesidad y alopecia en sus últi-
mos años de vida.

CLEOPATRA: UN FINAL POR TODO LO ALTO


Y así, andando los siglos, llegaron las últimas rei-
nas a Egipto en tiempo de los ptolomeos, la di-
nastía que rigió el país entre 305 y 30 a.C. tras ser
instaurada por Ptolomeo I Sóter, general de Ale-
jandro Magno. Las reinas ptolemaicas, que nunca
renunciaron a su esencia helénica, lo fueron al ca-
sarse con sus hermanos para legitimarlos en el tro-
no. Las hubo destacables –Cleopatra II (185-116
a.C.), Berenice III (116-80 a.C.)...–, pero ninguna
como la última de todas ellas y postrer monarca
del país del Nilo antes de que fuera anexionado al
Imperio Romano: Cleopatra VII.
Tanto ha dado que hablar, como decíamos al prin-
cipio, que su historia está llena de mitos: sobre su
belleza o fealdad, sobre la prominencia de su na-
riz... Plutarco, en el siglo I, atribuyó su magnetis-
mo más a la inteligencia, los exquisitos modales y

AGE
¿PADRE
E HIJA?
La estatua
representa a
GETTY

Neferura en
el regazo de
GRANDES Senenmut,
OBRAS. favorito de
La reina-faraón >>> dedicó a asuntos como la célebre expedición Hatshepsut
más importante, a Punt, el mítico y exótico país de la mirra. Asi- y según
Hatshepsut, mismo, puso gran empeño en restaurar templos algunos su
embelleció amante... y
Tebas con
y ediicios destruidos durante las guerras con los
hicsos y añadió notables construcciones a Tebas, progenitor
maravillas como de la
estos obeliscos incluidos memorables obeliscos. Senenmut erigió princesa.
del Templo su proyecto más conocido, el templo de Dyeser
de Amón, en Dyeseru (en Deir el-Bahari), joya del Egipto mo-
Karnak, y
otras notables
numental. Por si faltaran pruebas de su relevancia,
construcciones. Hatshepsut fue, que se sepa, la única mujer faraón
que se hizo representar como esinge.
Su estrella empezó a apagarse con las muertes de
Senenmut y Hapuseneb, probablemente urdidas
por Tutmosis III, su futuro sucesor, que la odia-
ba por habérsele adelantado en el poder y que,
en consecuencia, se dedicó a borrar luego cuan-
to pudo de su legado. Pero antes la reina-faraón
aún tuvo fuerzas para tratar de establecer una di-
nastía femenina nombrando corregente a su hija
Neferura (según algunos, nacida de su relación

50 MUY HISTORIA
Cleopatra era una mujer
muy preparada: hablaba
varias lenguas además
del griego y fue el
primer rey ptolemaico
que aprendió el egipcio

GETTY

ALAMY

DESENLACES
DISPARES.
la conversación que a la apariencia física. Era una y ella se dedicaba a embellecer la capital helenís- Hatshepsut
mujer muy preparada y hablaba varias lenguas tica egipcia con distintas obras públicas. César (arriba izda., el
además del griego (fue el primer mandatario pto- sería asesinado (44 a.C.) y Cleopatra reeditaría su egiptólogo Zahi
Hawass observa
lemaico que aprendió el egipcio). historia de amor con uno de los aspirantes a suce- su momia) murió
Fue coronada en 51 a.C., a los 17 años y junto a derlo, Marco Antonio, con quien tuvo tres hijos. en torno a los 50
su hermano Ptolomeo XIII, de tan solo 12, con Entretanto, siguiendo cierta truculenta costumbre años en su
quien se había casado según la tradición. Este se ptolemaica, había envenenado a su segundo espo- palacio tebano,
dejó llevar por las maquinaciones de Arsínoe, so, Ptolomeo XIV, para no tener que compartir el aquejada de
obesidad y
hermana de ambos, y amparados por el eunuco poder más que con su hijo Cesarión. diabetes.
Potino consiguieron apartar a la joven del trono Su afaire con Antonio iba a tener fatales conse- Cleopatra
y expulsarla de Alejandría. Pero Cleopatra era cuencias, para ella y para su país: enfrentados al (arriba, en la
mucha Cleopatra y, con el apoyo –y el amor, mi- nuevo poder romano personiicado en Octavio, batalla de Accio,
tificado entre otros por Shakespeare y Bernard y con el pueblo egipcio sumido en la hambruna tapiz), vencida
por Octavio y
Shaw– de Julio César, recuperó su puesto, no sin y harto de sus derroches, Cleopatra y su amado
desesperada, se
pasar por una guerra civil en la que ardió la Bi- fueron derrotados en la batalla de Accio (31 suicidó antes de
blioteca de Alejandría por culpa de las tácticas del a.C.) y después se suicidaron (ella, según la le- cumplir los 40.
militar romano. Mientras pugnaba por aianzarse yenda, haciéndose morder por un venenoso ás-
como reina casándose con otro de sus hermanos, pid). Un final por todo lo alto, pero con el la-
Ptolomeo XIV, nacía de su relación con César un mentable efecto colateral de la deinitiva subor-
hijo, Ptolomeo XV, más conocido como Cesarión, dinación de Egipto a Roma. MH

MUY HISTORIA 51
CURIOSIDADES

La sociedad de los antiguos


faraones, cerca de la igualdad
L
as mujeres egipcias gozaban de los hombres. No obstante, contaban
casi los mismos derechos que con una gran independencia jurídi-
los hombres. Tenían reconoci- ca y financiera. Podían comprar y
do el derecho a divorciarse, así como vender propiedades, ejercer como
el de trabajar. En general, la mayoría jurados y firmar cualquier tipo de
de las mujeres no solía trabajar fuera contrato legal; incluso negociaban
de casa, pero las que lo hacían tenían contratos prenupciales, en los que se
garantizada la igualdad salarial. incluían todos los bienes y riquezas
que la mujer aportaba al matrimo-
nio, y eran compensadas por ello en
INDEPENDENCIA ASEGURADA caso de divorcio. Esto suponía una
Eso sí, aunque las mujeres del Anti- notable diferencia con el estatus de
guo Egipto disfrutaban de una am- las mujeres griegas, por ejemplo,
plia gama de derechos y libertades, que eran propiedad de sus maridos,
es cierto que en el ámbito público y sin derecho al divorcio ni a otras
social eran vistas como inferiores a muchas libertades.

AGE
SIEMPRE A LA
IZQUIERDA
MUCHAS DE LAS ESTATUAS
EGIPCIAS que han sobrevivido
y llegado hasta nuestros días
tienen un curioso rasgo común:
el pie izquierdo adelantado. El
motivo es que el lado izquier-
do representaba en el Antiguo
Egipto el corazón y la vida. Por
eso era importante destacarlo,
como hacían en las esculturas
de los pilonos principales de sus
templos y asimismo en muchas
ALBUM

otras representaciones icono-


Pintura mural de la tumba de Menna (escriba del faraón Tutmosis IV) en la que se representa gráficas y simbólicas.
a un agrimensor que mide un maizal en presencia del propietario y de su esposa.

Uno de los primeros tratados de paz de la historia


LOS EGIPCIOS FORJARON UNO DE LOS ACUER-
DOS DE PAZ MÁS ANTIGUOS DEL MUNDO. Durante
más de dos siglos, Egipto luchó contra el Imperio hitita
por el control de las tierras de la actual Siria. El conflic-
to dio lugar a enfrentamientos sangrientos como la ba-
talla de Qadesh, en 1274 a.C. Pero tanto egipcios co-
mo hititas debían hacer frente también a las amenazas
POR MARÍA FERNÁNDEZ REI

de otros pueblos y, por ello, en 1259 a.C. Ramsés II y el


rey hitita Hattusili III negociaron un famoso tratado. Este
acuerdo puso fin al conflicto y decretó que los dos rei-
nos se ayudarían mutuamente en caso de invasión por
parte de un tercero. El tratado egipcio-hitita es consi-
derado uno de los primeros de los que se tiene noticia,
y se puede ver una copia en la entrada del Consejo de
Seguridad de Naciones Unidas en Nueva York.
ALBUM

A la derecha, fragmentos de escritura cuneiforme


que recogen el tratado de paz, datado en 1259 a.C.
52 MUY HISTORIA
Ŷ La pregunta Presumidos por
¿CUÁNTOS PAÍSES ATRAVIESA EL NILO? muchos motivos
EL MAYOR RÍO DE ÁFRICA fluye fundaron las ciudades egipcias de
hacia el norte a través de diez paí- El Cairo y Alejandría.
ses: Burundi, Ruanda, Tanzania, La disputa sobre este río de mitos,
Uganda, Kenia, República Demo- leyendas, faraones y vida cultural,
crática del Congo, Sudán del Sur, social y vial para varios países africa-
Sudán, Egipto y Etiopía. Desembo- nos es tan vieja como el propio río.
ca en el extremo sureste del mar Con una longitud total de 6.853 kiló-
Mediterráneo, donde se forma el metros, es el segundo río más largo
gran delta del Nilo, sobre el que se del mundo, tras el Amazonas.

Con 161 km de largo, el del Nilo


es uno de los deltas de río más
grandes a nivel mundial, con al
menos 40 millones de habitantes.

Busto de alabastro pintado


que forma parte del tesoro
ALBUM

de Tutankamón.

ERA HABITUAL QUE HOMBRES Y


MUJERES EGIPCIOS SE MAQUILLARAN,
ya que hacerlo les proporcionaba la inesti-
mable protección de dos de sus deidades
predilectas, Horus y Ra.
Además, en el Antiguo Egipto creían que
el maquillaje que se aplicaban sobre la ca-
ra tenía poderes curativos, y no iban del
todo desencaminados: se ha demostrado
que los cosméticos a base de plomo usa-
dos a lo largo del valle del Nilo ayudaban
a evitar infecciones en los ojos.
El cosmético más común lo fabricaban
moliendo minerales como la malaquita
y la galena; con esta mezcla obtenían la
sustancia llamada kohl, que se aplicaban
alrededor de los ojos con instrumentos
hechos de madera, hueso y marfil.
Las mujeres también se daban pintura roja
en las mejillas y se teñían las manos y las
uñas con bellos dibujos hechos de henna.
Asimismo tenían la costumbre, tanto los
hombres como las mujeres, de utilizar di-
versos y ricos perfumes, que elaboraban a
base de aceite, mirra y canela.
AGE

MUY HISTORIA 53
DOSSIER

TESTIGO
GETTY

MILENARIO.
En la imagen,
la Gran Esfinge
de Guiza,
majestuosa entre
las pirámides.
Se estima que
esta colosal
estatua fue
esculpida hacia
el siglo XXVI a.C.,
en la Dinastía IV.

54 MUY HISTORIA
La etapa de máximo esplendor de Egipto duró más de tres
milenios y en ella se sucedieron varios imperios y 33 dinastías
reales. De ello damos cuenta, junto con una cronología de sus
grandes hitos históricos, en las páginas que siguen.

FERNANDO COHNEN
PERIODISTA

I / DESDE LOS ORÍGENES


AL IMPERIO MEDIO
PÁG. 58

II / DEL IMPERIO NUEVO AL


FINAL DE LOS PTOLOMEOS
PÁG. 68

MUY HISTORIA 55
DOSSIER I

Desde los orígenes al


IMPERIO MEDIO
E
l Nilo y su inundación anual cumplieron un papel
clave en el desarrollo estatal y religioso del Egip-
to faraónico. Según las creencias de los egipcios,
En 3500 a.C., la desertización del sus aguas retrocedieron para desvelar la presencia
interior del Alto Egipto llevó a los de un montículo de tierra primigenio en el que se
sentaba el dios Atum, el creador del universo. Los
reyes a instalarse junto al Nilo. Cinco templos solían contener una réplica de aquel montículo,
que recreaba la formación del mundo.
siglos después se unificó el país, Si el Nilo fue uno de los primeros mitos de la creación para
que se convirtió así en el primer los egipcios, el faraón era el representante de dios en la
tierra y a su vez delegaba sus funciones en los sacerdotes,
Estado nación del mundo y en un que pasaron a ser una casta poderosa y privilegiada. Ellos
cada vez más poderoso imperio. marcaban los rituales que debían seguir los egipcios para
adorar a los dioses y también los que permitían que el al-
ma del faraón llegara al más allá.
Las relaciones comerciales con otros pueblos de Oriente
Medio enriquecieron al país, pero no despejaron el peli-
gro que suponían las incursiones extranjeras desde >>>

CRECIENTE
AGE

FÉRTIL.
Dentro de
esta región
se halla el
valle del Nilo
(en la foto, isla
en su cauce),
río a cuyas
orillas nació y
se desarrolló
la fascinante,
compleja y rica
civilización
egipcia.

MUY HISTORIA 57
>>> Palestina y Nubia. Sus vecinos del norte y Jufu (Keops en griego) fue el que patrocinó el mo-
del sur codiciaban las riquezas que atesoraba el numento más grande y elegante de todos, la Gran
valle del Nilo, lo que obligó a los faraones a re- Pirámide de Guiza, que abarca una superficie de
forzar sus ejércitos para defender la integridad más de cinco hectáreas. Pese a su enorme tamaño,
territorial del país. La frontera nororiental a lo se alineó y se orientó con absoluta precisión hacia
largo de los márgenes del delta del Nilo siempre el norte geográfico. La obsesión de los faraones de
fue un coladero, a través del cual se infiltraban ser inhumados en mastabas, primero, y pirámides,
inmigrantes de las empobrecidas tierras situa- después, provocó que se creara una potente econo-
das más allá de Palestina. mía alrededor de los enterramientos.
En tiempos de la Dinastía IV, los egipcios tuvie-
ron que defenderse de las incursiones realiza-
das periódicamente por los pueblos sureños de DEL APOGEO A LA PRIMERA CRISIS
GRANDEZA Uauat (la Baja Nubia), lo que suponía un gran Legiones de embalsamadores, artistas y artesanos
SIN IGUAL. desafío a la seguridad de Egipto. En realidad, el trabajaron a destajo para dotar a los reyes falleci-
En la imagen, la
Gran Pirámide
problema nubio siempre representó un desafío dos de un rico ajuar funerario, en el que sobresa-
de Guiza o de directo a la hegemonía de los faraones. lían elegantes sarcófagos decorados con pinturas,
Keops, con la Sus vecinos admiraban la forma de vida de los todo tipo de joyas, el lino con el que embalsama-
impresionante egipcios y sus suntuosas construcciones, como la ban los cadáveres y otros objetos suntuosos. Toda
esfinge en pirámide escalonada del faraón Zoser, la más im- una tentación para los ladrones de tumbas.
primer término.
Pese a su
presionante de la necrópolis de Saqqara, cuya cons- La magnificencia de las tres pirámides de Gui-
enorme tamaño, trucción corrió a cargo del arquitecto Imhotep. za –la de Jufu (Keops), la de Jafra (Kefrén) y la
la pirámide se Esta enorme tumba funeraria inspiró la posterior de Menkaura (Micerino)– marcó el apogeo del
alineó con total construcción de las grandiosas pirámides que sal- Egipto faraónico, un Imperio regido por una mo-
precisión pican los alrededores del actual El Cairo. El faraón narquía absolutista. Los faraones se mostraban
hacia el norte
geográfico.
LA UNIFICACIÓN DEL PAÍS
Abajo, las dos caras

E
n torno a 2950 a.C., el rey Narmer el sentimiento nacional a un pueblo
de la paleta de
asumió el gobierno de un Egipto disperso en un vasto territorio, cuyas
Narmer, placa de
unificado. Aquel hecho decisivo, fronteras iban de las tierras cercanas
pizarra tallada con
que suponía la creación del primer Es- a Nubia hasta las del delta del Nilo,
bajorrelieves.
tado nación del mundo, fue celebrado en el mar Mediterráneo.
con un dibujo que aparece en una pa-
leta ceremonial, recuperada por los ar-
queólogos 4.850 años después en los
restos de un templo de la ciudad de
Nejen (Hieracómpolis en griego), que
fue la capital del Alto Egipto durante
el período predinástico y el centro del
culto a Horus, dios tutelar de los farao-
nes y símbolo del valle del Nilo.
En una cara de la paleta se puede
apreciar al monarca con una maza
dispuesto a golpear a su enemigo.
En la otra, Narmer inspecciona varias
filas de cuerpos decapitados. Defen-
der Egipto suponía la destrucción de
los adversarios del rey, que gober-

AGE
nó con mano de hierro para inculcar
ASC

ante sus súbditos como reyes poderosos a la vez


que como dioses infalibles, perfectos y temibles.
En pleno auge económico, el Estado creó nuevas
ciudades como Lunet (la actual Dendera) o Tebas,
que desplazó a la antigua Nubt.
Tras la muerte del faraón Pepi II en 2175 a.C.,
Egipto se sumió en una grave crisis dinástica. Los
grandes proyectos de construcción se abandona-
ron, lo mismo que las expediciones al exterior en
busca de recursos. Aquella época de turbulencias
sociales y políticas desembocó en una guerra civil
que marcó la vida a cuatro generaciones de egip-
cios (2080-1970 a.C.). La contienda fratricida
quedó reflejada en los monumentos de la época,
adornados con abundantes escenas de soldados.

AÑOS DE GUERRA CRUENTA


“Nunca antes la sociedad egipcia había estado
tan militarizada”, escribe el egiptólogo bri- >>>

Tras la muerte del faraón Pepi II


en 2175 a.C., Egipto se sumió en
una grave crisis dinástica que
desembocó en una guerra civil
MUY HISTORIA 59
El Imperio Medio fue la edad de oro de la literatura
egipcia antigua, con clásicos como Historia de
Sinuhé, El marinero náufrago o Profecía de Neferti
>>>tánico Toby Wilkinson en su libro Auge y
ENTERRAMIENTOS caída del Antiguo Egipto. Los tebanos se con-
sideraban a sí mismos como los legítimos suce-
REALES sores del Imperio Antiguo y veían a los gober-

H
acia el año 2750 a.C. falleció Qaa, el úl- nantes de Heracleópolis como rebeldes contra
timo rey de la Dinastía I. Su cuerpo mo- un Estado centralizado.
mificado fue colocado en la cámara Las diversas provincias egipcias se unieron a
mortuoria acompañado de provisiones que uno u otro bando, cambiando de bandera cuan-
debían sustentar a su espíritu en el tránsito a do las cosas pintaban mal. Tras años de cruen-
la otra vida. Junto a sus restos fueron colo-
cados los de sus infortunados sirvientes, que
tos enfrentamientos, los tebanos dirigidos por
fueron sacrificados para tal fin. La tumba de Mentuhotep II atacaron Heracleópolis y la des-
Qaa y sus sirvientes fue sellada en el cemen- truyeron, imponiendo a uno de sus jefes milita-
terio real de Abidos. El primer monarca de la res como gobernador de la ciudad.
Dinastía II, Hetepsejemuy, decidió abandonar
aquel cementerio y fundó uno nuevo en Sa-
qqara, a centenares de kilómetros al norte, TEBAS, NUEVA CAPITAL DE EGIPTO
en un lugar desde el que se dominaba Men-
Los vencedores trataron con especial dureza a
fis, la capital de Egipto. A partir de entonces,
las tumbas se orientaron hacia el norte geo-
los rebeldes, arrasando sus últimos reductos e
gráfico y se excavaron en la roca, en lugar de incendiando sus campos. Una vez lograda la
construirse de adobe. También tuvieron todas
las comodidades para los difuntos: dormito-
rio, un cuarto de baño y los consabidos ali-
mentos para el viaje al más allá. Los suceso-
res de Hetepsejemuy fueron enterrados sin
acompañantes, lo que debió ser un alivio pa-
ra los sirvientes de la corte.
AGE

Ilustración en color que recrea el aspecto


original de la necrópolis de Saqqara, con
la pirámide de Zoser en un lugar central.
AGE

60 MUY HISTORIA
GETTY
victoria, Mentuhotep lanzó a sus hombres a la
Baja Nubia para frenar las incursiones de estos
ancestrales enemigos de Egipto. Con las fronte-
ras exteriores aseguradas, el monarca se centró
en el gobierno de Tebas, una ciudad situada en
la orilla oriental del Nilo y dotada de unas exce-
lentes vías de comunicación.
Tebas ya tenía entonces una próspera comunidad
de familias acomodadas y una naciente clase me-
dia de comerciantes y funcionarios. La victoria
tebana convirtió a la ciudad en la nueva capital
nacional. Haciendo gala de una gran megaloma-
nía, Mentuhotep se autoproclamó como el ele-
gido de los dioses, ordenó construir templos en SINUHÉ
su honor y adoptó un nuevo título: Seme-tauy, EL EGIPCIO.
“el que unifica las Dos Tierras”. Las provincias la literatura, con clásicos como Historia de Si- La célebre
novela de Mika
abandonaron las tentaciones independentistas y nuhé, El marinero náufrago, Profecía de Neferti Waltari, llevada
el país volvió a ser un territorio unido, gobernado y otros textos, que han aportado un caudal de al cine, se
por un poderoso faraón-dios. datos sobre la vida cotidiana en el país del Nilo. inspira en un
A través de ellos, podemos ver su mundo tal y texto original de
como ellos lo vieron. la Dinastía XII
que está
NACE EL IMPERIO MEDIO Las obras escritas, que estaban al servicio de la recogido en
El final de la contienda civil abrió las puertas al casa real, abordaban temas complejos y también escritura
Imperio Medio, un período cargado de aconte- eran un instrumento de propaganda que canta- hierática en el
cimientos sociales y políticos que tendrían un ba las grandezas del monarca y el amparo de los ostrakon cuyos
efecto profundo en el curso de la historia del dioses al país del Nilo. Los escribas del faraón fragmentos
Antiguo Egipto. Fue asimismo la edad de oro de Senusert I lograron una gran obra con la >>> vemos arriba.

LA PRÓSPERA
Y VITAL TEBAS.
Situada en la orilla
oriental del
Nilo y nudo de
comunicaciones,
sustituyó a Menfis
como capital de
Egipto durante el
Imperio Medio. A
la izquierda, el
complejo del
templo de Luxor.

MUY HISTORIA 61
>>>Historia de Sinuhé, que cuenta la atribula- torial fue posible gracias a los reyes de la Dinastía
da odisea de un cortesano que huye de Egipto XII (1938-1755 a.C.), cuya brutalidad fue super-
al enterarse del asesinato de Amenemhat I y lativa, tanto con sus enemigos como con su pue-
encuentra refugio en Palestina, donde adquie- blo. Durante ciento ochenta años, los destinos de
re fama y riqueza. Pero cuando su vida llega al las Dos Tierras estuvieron regidos por ocho mo-
final, anhela regresar a su patria y reconciliarse narcas de una misma familia.
con su rey. El éxito que tuvo Historia de Sinuhé en
Egipto se debe a la elegancia de su escritura y a la
excelente descripción de las emociones de su pro- EL DESPOTISMO DE AMENEMHAT I
tagonista. La obra también fue un brillante ejerci- Bajo su mandato, la ciudad de Tebas cobró una
cio propagandístico, al mostrar el arrepentimiento vital importancia y gran parte de Nubia fue con-
y la lealtad de Sinuhé hacia el faraón, “el que vigila quistada y anexionada. Para preservar su poder
y ve lo que hay en los corazones de los mortales”. absoluto, los faraones desplegaron una gran
Durante el Imperio Medio, el poder de Egipto se maquinaria propagandística y aplicaron tácti-
hizo sentir en nuevas áreas geográficas llegando cas de terror con el objeto de reprimir cualquier
hasta el Egeo, Chipre, Anatolia, la costa del mar atisbo de resistencia que pudiera amenazar su
Rojo y Nubia. Aquella influencia política y terri- reinado. El fundador de la dinastía, el faraón

EL PODER DEL TEMPLO DE KARNAK


T
ebas era una ciudad gigan- del culto a Amón sino también que tenía a la realeza bajo su
tesca, pues ocupaba las de administrar las riquezas del absoluto control. Su reforma
dos orillas del Nilo y con- templo. Ramsés III añadió unas religiosa, más que una ofensiva
taba con cuatro grandes san- 240.000 hectáreas de terreno al contra el dios Amón, fue un in-
tuarios: Karnak, Luxor, Deir el- patrimonio del templo y sumó a tento de resolver las tensiones
Bahari y Medinet Habu. Se ha- más de 80.000 empleados a los con la clase sacerdotal. Tras
llaban unidos entre sí mediante que ya prestaban allí sus servi- ser abolida la “herejía” del dios
amplias avenidas flanqueadas cios. La reforma de Akenatón, solar Atón, los sacerdotes de
por esfinges con cabeza de que hizo temblar los cimien- Karnak borraron el nombre de
carnero. El más importante tos de este santuario religioso, Akenatón de todas las estelas,
de todos ellos fue Karnak, cu- pretendía librarse del clero de como si nunca hubiera existido
yo clero se encargaba no solo Amón y de su gran sacerdote, su reinado.

AGE

Yacimiento
del templo
de Karnak,
el complejo
religioso
más vasto e
importante del
Antiguo Egipto.

62 MUY HISTORIA
JOSÉ ANTONIO PEÑAS
En el mapa,
capitales de CRONOLOGÍA DE
TEBAS
los sucesivos
períodos y
UNA CIVILIZACIÓN / I
monumentos 3800 a.C.
y templos más En Mesopotamia se consolida la ciudad
destacados. sumeria de Uruk. Sus habitantes inventarán la
burocracia, la contabilidad y el comercio exterior.

3500 a.C.
La desertización de las tierras interiores del
Alto Egipto obliga a sus reyes a trasladarse a
orillas del Nilo para cultivar campos y establecer
las primeras ciudades.
2950 a.C.
El rey Narmer unifica Egipto, un hecho decisivo
que supone la creación del primer Estado nación
del mundo.

2500 a.C.
Los egipcios inician la construcción de las
grandes pirámides de Guiza: la de Keops, la de
Kefrén y la de Micerino.

2080 a.C.
En aquellos años se producen grandes
turbulencias sociales y políticas que
Amenemhat I, era consciente de sus orígenes desembocarán en una cruenta guerra civil que
divide a Egipto.
plebeyos y decidió apuntalar su reinado con un
movimiento inaudito hasta entonces en el país: 2000 a.C.
resolvió coronar a su hijo y heredero cuando él El faraón Mentuhotep II vuelve a unificar a las
Dos Tierras y funda el Imperio Medio.
todavía regentaba el poder. De esa forma, el prín-
cipe Senusert se convirtió en corregente hacia el
AGE

año 1918 a.C. Padre e hijo gobernaron juntos du-


rante una década más, hasta que Amenemhat fue
asesinado en un complot urdido por enemigos de
su régimen. El hijo asumió el poder completo y
continuó con el tiránico gobierno de su padre.

LA ETAPA DE LOS HICSOS


Al final de su largo reinado, que duró casi medio
siglo, los territorios de Egipto y de la Baja Nubia
estaban férreamente controlados por el gobier-
no central. Desde el otro lado de la frontera sur
llegaban grandes cantidades de oro y piedras
preciosas, que permitieron a los joyeros dise- Corona faraónica que
ñar joyas y objetos lujosos que embellecieron representa la unión de las
la corte del faraón. Los estrechos vínculos >>> Dos Tierras (relieve del
Templo de Horus).

1800 a.C.
Durante el Imperio Los hicsos, procedentes de Líbano y Siria,
conquistan Menfis. Introducirán el caballo y el

Medio, el poder de Egipto carro de guerra y fundarán las Dinastías XV


y XVI.

llegó a nuevas áreas: el 1792 a.C.


El rey Hammurabi da inicio al Imperio
babilónico en Mesopotamia. Al final de su
Egeo, Chipre, Anatolia, reinado, ordena redactar el famoso código legal
que lleva su nombre.

el mar Rojo y Nubia


MUY HISTORIA 63
>>>entre los egipcios y sus vecinos asiáticos se a la corte a retirarse hacia el sur para establecerse
mantuvieron en la península del Sinaí, donde totalmente en Tebas.
los palestinos ofrecían apoyo a las expediciones La llegada al trono del rey Jyan marcó el apogeo
mineras egipcias. del poder hicso, cuyos militares introdujeron
Esta situación favoreció la inmigración pacífica el caballo y el carro de guerra. Sus gobernantes
de asiáticos a Egipto, un proceso que a la larga fundaron las Dinastías XV y XVI, pero no ocu-
provocó nuevas tensiones en el país. La Dinastía paron todo el territorio egipcio. Tebas y otras
XII reinó con brutalidad, pero también facilitó ciudades del sur nunca llegaron a estar total-
un innegable período de prosperidad económi- mente bajo su control. Pese a todo, el influjo del
ca y artística, que empero concluyó con un nue- poder hicso gravitó durante muchos años sobre
vo repunte de desórdenes políticos y sociales. el valle del Nilo.
APORTACIÓN La etapa más turbulenta pa- El coronamiento de Sobekem-
DE LOS HICSOS.
Procedente del
Líbano, este
ra el país comenzó durante
el Segundo Período Interme- A finales de la saf supuso un respiro para los
tebanos, que comenzaron a
pueblo semítico
conquistó Egipto;
dio (1800-1550 a.C.), cuando
tomaron el poder los hicsos, Dinastía XVII se preparar un poderoso ejército
para enfrentarse a los odiados

empezó a practicar el
a cambio introdujo un pueblo de lengua semí- invasores. Pero cuando Tebas
en el país del Nilo tica procedente de la costa inició la ofensiva contra los
el caballo y el
carro de combate
(abajo, Ramsés II
libanesa que asentó su capi-
tal en Avaris (en el delta del incesto para reforzar hicsos, un ejército nubio al
mando del soberano de Kush

el linaje real
lucha subido en Nilo, actual Tell el-Daba) y cruzó la frontera y arrasó
un carro en la conquistó Menfis, obligando numerosos pueblos del Alto
batalla de Qadesh
AGE
(grabado).

64 MUY HISTORIA
Egipto. Amenazado por potencias extranjeras en 1600 a.C.
Se produce el apogeo del mundo minoico en
el norte y en el sur, Egipto se enfrentaba a perder Creta y la aparición de la cultura micénica
su independencia. antigua en el Mediterráneo occidental.
El comienzo de la liberación vino de la mano del

GETTY
faraón Kamose, que condujo a sus tropas hacia
Palacio minoico de
el sur para acabar con los nubios. Una vez res- Cnosos (Creta).
tableció la administración egipcia en la región,
Kamose inició la batalla contra los hicsos, pero
murió en 1539 a.C. sin haber visto la victoria.
Diez años después, el rey Ahmose tomó el tes-
tigo y dirigió a su ejército hacia el delta del Nilo
para conquistar Menfis y arrasar la ciudad ene-
miga de Hutuaret. Su capacidad militar y deter-
minación devolvieron la grandeza a Egipto.

HACIA UN NUEVO ESPLENDOR


Tras expulsar a los hicsos y frenar la invasión
nubia, Ahmose y sus descendientes potenciaron
el poder de la monarquía, consolidando defi-
nitivamente a la ciudad de Tebas como el cen-
tro neurálgico de la Corte en el Alto Egipto y
como capital religiosa del Imperio Nuevo. Los 1539 a.C.
faraones reanudaron la extracción de alabastro, El faraón tebano Ahmose libera a Egipto de los
hicsos y frena una invasión de los ejércitos
arenisca y turquesa y la exportación de metales nubios.
preciosos, renovando la actividad creadora de
artesanos, joyeros y arquitectos. 1490 a.C.
En el transcurso de un solo reinado, Egipto ex- Hatshepsut, reina-faraón, gobierna las Dos
pulsó a los hicsos y nubios de sus tierras, se con- Tierras más de 20 años. La sucederá en el trono
su hijastro Tutmosis III.
solidó como potencia en Oriente Próximo y re-
GETTY

cuperó las vitales minas de oro de Nubia, lo que


cimentó las bases del poderoso Imperio Nuevo.
La liberación del yugo hicso fue recordada por
las generaciones posteriores como un momento
clave de restauración nacional y renacimiento
cultural. A los reyes que encabezaron la recon-
quista del país se les consideró como liberadores
y unificadores equiparables a Mentuhotep.
En aquellos momentos de crecimiento y euforia,
la Corte egipcia cometió un error que pagarían
sus sucesores. Las familias reales de finales de la
Dinastía XVII comenzaron a practicar el incesto
para reforzar el linaje real y defender el trono
Akenatón rindiendo culto al disco
de posibles intrusos, lo que a la larga causó en- solar (relieve policromado).
fermedades degenerativas y casos de esterilidad
en sus descendientes. Esa reducción de riqueza 1353 a.C.
genética afectó al faraón Amenhotep I (Ame- Amenofis IV revoluciona Egipto al imponer un
nofis), que no pudo engendrar hijos, razón por nuevo culto a Atón, el disco solar. Con el nombre
de Akenatón, el faraón “hereje” restará poder e
la que adoptó como heredero a Tutmosis, cuyos influencia a los sacerdotes de Amón-Ra.
orígenes permanecen oscuros.
Se supone que fue hijo de la princesa Senseneb, 1278 a.C.
Ramsés II conquista Libia, llega a un acuerdo
pero se desconoce el nombre de su padre. Al no de paz con los hititas y refuerza el papel de
ser hijo del anterior faraón, requisito imprescin- Egipto como gran potencia imperial. En su largo
dible para reinar, tuvo que casarse con la princesa reinado, ordenará construir grandes templos.
Ahmose, probablemente hija o hermana de Am- 1250 a.C.
enhotep I, lo que legitimó su posición. Con Tut- Moisés y los hebreos abandonan Egipto y se
mosis I comenzó el Imperio Nuevo. MH dirigen a Palestina, la Tierra Prometida.

MUY HISTORIA 65
DOSSIER II

Del Imperio Nuevo al


FINAL DE LOS
PTOLOMEOS
Con la Dinastía XVIII se inauguró el momento de máximo auge y
expansión territorial de Egipto. Mil quinientos años después, la
Dinastía Ptolemaica puso un deslucido punto final a la civilización
del Nilo, aunque dejó para la historia la figura de la gran Cleopatra.

UNA REINA PARA UN IMPERIO NUEVO.


AGE

En la imagen, el halcón que representa a Horus


ante la fachada del impresionante templo
funerario de Hatshepsut, la mujer más poderosa
y destacada en la historia del Antiguo Egipto.

66 MUY HISTORIA
U
na vez se instaló en el trono, Tutmosis I (que da de su hermanastra y consorte, Hatshepsut. Cuando
reinó de 1504 a.C. a 1492 a.C.) ensanchó las falleció su marido solo tres años después de acceder al
fronteras de Egipto para reforzar el poder trono, la reina medró en la Corte para mantenerse en
imperial, una meta que cumplió con cre- el trono, apartando del mismo al pequeño Tutmosis III,
ces. Bajo su reinado y el de su dinastía, el que era su hijastro. En su nombre gobernó el Imperio e
país pasó a ser el imperio más poderoso del hizo suyos los cinco títulos completos de los monarcas
mundo antiguo. En un año, el nuevo faraón sometió a del valle del Nilo. Aquella poderosa mujer fue repre-
los pueblos del sur y dividió Nubia en cinco distritos, sentada en esculturas y estelas con ropas masculinas y
cada uno de ellos gobernado por un funcionario local exhibiendo en su mentón una barba postiza.
que juraba lealtad y sumisión al faraón.
Pero el país se iba a enfrentar a otra potencia que se es-
taba haciendo fuerte en la lejana Mesopotamia. Alertado DE AKENATÓN Y TUTANKAMÓN A LOS RAMÉSIDAS
por sus espías, Tutmosis I decidió atacarla antes de que A su muerte, su hijastro Tutmosis III la sucedió. Una
aumentara su poder. Se trataba del reino de Mitanni, de sus primeras medidas fue organizar un ejército
cuyos ejércitos estaban dotados de modernos carros para derrotar a una coalición de príncipes de Siria y
militares tirados por caballos, una herramienta bélica Palestina, encabezada por la ciudad de Qadesh, en la
que les había permitido someter al poderoso reino hiti- batalla de Meggido, lo que proporcionó a los egipcios
ta. Cuatro años después de ser proclamado faraón, Tut- un fabuloso botín que incluía 900 carros de batalla y
mosis I envió a su ejército a orillas del Éufrates, donde unos dos mil caballos. El papel preponderante del país
derrotó al de Mitanni. A partir de entonces, el gran río en el complejo tablero estratégico de Oriente Medio
marcó la frontera del Imperio egipcio. se mantuvo durante tres generaciones, alcanzando su
Tras su muerte en 1492 a.C., su sucesor Tutmosis II so- apogeo con Tutmosis IV.
focó una nueva rebelión en Nubia con gran crueldad, Su nieto, Amenois IV (1353-1336 a.C.), impuso el nue-
ordenando el degollamiento de todos los varones de la vo culto a Atón (el disco solar), cambió su nombre por
región. Durante su reinado, el faraón contó con la ayu- el de Akenatón y ordenó trasladar la capital del Im- >>>

MUY HISTORIA 67
Tutankamón habría sido ignorado por la historia de no ser por
el descubrimiento de su tumba por Carter y Lord Carnarvon
>>> perio a la nueva Aketatón, en la región de Seti, un hombre vigoroso que encargó construir
Tell el-Amarna, situada en la ribera oriental del muchos monumentos, entre ellos el fabuloso
Nilo [ver recuadro 2]. Tras su muerte, su hijo templo de Abidos (antiguo emplazamiento de
Tutankamón devolvió la capitalidad a Tebas y la realeza egipcia) y un inmenso mausoleo en el
retiró el culto monoteísta de Atón a favor del de Valle de los Reyes, el primero en ser decorado
Amón-Ra, cuyos sacerdotes volvieron a cobrar por completo. En el verano de 1.278 a.C., Seti
el protagonismo perdido. falleció y le sucedió su hijo Ramsés II, que llegó
En realidad, el nuevo faraón, Tutankamón, no era al trono con tan solo 20 años y se mantuvo en él
más que un niño a merced de dos personajes que durante más de seis décadas.
movieron los hilos del poder en la sombra: Ay, el
hombre fuerte de la Corte, y Horemheb, coman-
dante en jefe del ejército. Ambos ocuparían el tro- EL TODOPODEROSO RAMSÉS II
no a la muerte del joven Tutankamón, cuyo corto En solo cinco años, sus ejércitos conquistaron el
reinado habría sido ignorado por la historia de no territorio que actualmente ocupa Libia, donde es-
ser por el descubrimiento de su tumba, llevado a tablecieron varias colonias y un contingente mi-
cabo por Howard Carter y Lord Carnarvon en los litar. El faraón abandonó la ciudad de Tebas y se
años veinte del siglo pasado. aincó en Menis para luego trasladarse a Pi- Ram-
La fantástica máscara mortuoria de Tutanka- sés, ubicada en la actual ciudad de Qantir, en el
món, una joya que se exhibe en el Museo de El delta oriental del Nilo. El todopoderoso Ramsés II
Cairo, el maravilloso busto de Nefertiti (mujer mandó ampliar el templo de Luxor (en la antigua
de Akenatón), que alberga un museo berlinés, y Tebas), al que añadió una colosal puerta cuya en-
las gigantescas pirámides de Guiza son los ico- trada principal estaba lanqueada por dos estatuas
Pintura de la nos más importantes del Egipto faraónico de suyas, acompañadas de sendos obeliscos.
tumba de los que hoy disfrutamos. Cerca del mausoleo de Ramsés II en el Valle de
Nefertari en que El primer faraón de las dinastías ramésidas (la los Reyes se encuentra una gigantesca necrópolis,
la reina egipcia XIX y la XX) fue Ramsés I, que se mantuvo en el la KV5, descubierta por el arqueólogo estadouni-
es llevada por trono tan solo dieciocho meses. Su sucesor fue dense Kent R. Weeks en 1995, cuyo interior >>>
Horus ante el
dios Ra.

LA BELLEZA DE LA
TUMBA DE NEFERTARI
R
amsés II ordenó construir el templo de Abu Sim-
bel como homenaje a su esposa Nefertari, una
mujer que disfrutó de un enorme poder en la Cor-
te y cuya tumba, decorada por los mejores artistas
de la época, es la más espectacular del Valle de las
Reinas, la conocida necrópolis ubicada en las cerca-
nías de Luxor. Cuando la descubrió el italiano Ernesto
Schiaparelli en 1904, la cámara funeraria ya había si-
do saqueada. Lo único que quedaba era el sarcófago
de la reina sin momia y los magníficos frescos que la
representan junto a los dioses del panteón egipcio:
Horus, Anubis, Isis, Osiris y Serjet.
Por ser la transmisora del linaje real, Nefertari realiza-
ba rituales en los templos y actuaba como garante del
monarca: la Gran Esposa Real era la que otorgaba la
legitimidad al aspirante al trono. De ahí que algunos
príncipes que no estaban en el primer puesto en la lí-
nea de sucesión intentaran legitimarse como faraones
casándose con las hijas de su antecesor, que en mu-
AGE

chas ocasiones eran sus hermanas o hermanastras.

68 MUY HISTORIA
A LOS PIES DE LA ESFINGE DE GUIZA.

AGE
Esa es la ubicación de esta magnífica estela de
Tutmosis IV, octavo faraón de la Dinastía XVIII,
padre de Amenofis III y abuelo de Amenofis IV,
el faraón herético que se hizo llamar Akenatón.

MUY HISTORIA 69
>>> alberga los restos momiicados de los mu-

GETTY
EL PODERÍO RAMÉSIDA. chos hijos del gran faraón. Su prole fue tan im-
Ramsés II gobernó más de
sesenta años y llenó Egipto de presionante que los investigadores no se ponen de
muestras de su poder, como acuerdo a la hora de establecer cuál fue el número
el magnífico templo de Abu exacto de vástagos que engendró.
Simbel (en la imagen).

LOS PUEBLOS DEL MAR


A escasa distancia está ubicada la tumba de Ne-
fertari en el Valle de las Reinas, cuya decoración
mural [ver recuadro 1] representa diversos capí-
tulos del Libro de los Muertos, texto funerario
que describe las distintas etapas del viaje de los
difuntos hacia el más allá. Esta joya milenaria
permaneció cerrada durante años hasta que, en
2016, el gobierno egipcio la reabrió al público
para tratar de impulsar el turismo.
Tras el fallecimiento del anciano Ramsés II, Egipto
vivió más de una década de luchas internas entre
sus descendientes. Finalmente, un militar llama-
do Sethnajt ascendió al trono, reinando con gran
acierto hasta su fallecimiento. Le sucedió su hijo
Ramsés III, cuyo reinado se enfrentó a hordas de
piratas (los Pueblos del Mar) que destruyeron parte
del litoral mediterráneo de Egipto. Ramsés III los

ESPLÉNDIDO LUXOR.
En tiempos de Ramsés II se
le añadió la colosal puerta
que vemos en la imagen,
flanqueada por estatuas del
faraón y obeliscos y precedida
por la avenida de las esfinges.

70 MUY HISTORIA
venció en una batalla naval que se entabló cerca

AGE
de la desembocadura del Nilo, pero su victoria no
evitó una profunda crisis económica que dio paso
al paulatino declive del Imperio Nuevo.
Al inal de su vida, Ramsés III sufrió la cons-
piración de una de sus esposas secundarias,
llamada Tiyi, que intentó dejar a un lado al
príncipe heredero para instalar en el trono a su
propio hijo, Pentaur. Pero el complot fracasó y
la mayoría de sus cabecillas fueron ejecutados.
Los más afortunados salvaron sus vidas, pero les
amputaron algunas extremidades.

EGIPTO SE DIVIDE
En 1069 a.C., cuando Ramsés XI falleció, sus su-
cesores dividieron el país en dos regiones: el Del-
ta y el Alto Egipto. El otrora poderoso Imperio
egipcio entró en barrena. La dinastía ramésida y
su sede de gobierno, la ciudad de Pi-Ramsés, se
desvanecieron por completo. Desde el siglo XI
al IV a.C., la debilidad económica y militar pro-
pició la invasión de los libios, cuyos gobernan-
tes desmantelaron Pi-Ramsés para construir la
nueva ciudad de Dyanet, que quedó bajo su >>> AKENATÓN, EL Relieve del
período de
FARAÓN HEREJE Amarna que
muestra a

A
AGE

menofis IV (1353-1336 a.C.) remodeló el Akenatón como


poder sacerdotal al imponer el nuevo culto a esfinge haciendo
Atón, el disco solar, como “único y verdade- una ofrenda a
ro dios”. En su afán reformista, el faraón cambió Atón, dios solar.
su nombre por el de Akenatón y ordenó trasla-
dar la capital del Imperio a la nueva Aketatón, en
la región de Tell el-Amarna, situada en la ribera
oriental del Nilo. Su radical política interna provo-
có un terremoto social y religioso en Egipto, pe-
ro el faraón hereje descuidó la política exterior,
lo que hizo más vulnerable al valle del Nilo. Los
egiptólogos ignoran qué ocurrió en los años fi-
nales de su reinado y el papel que pudo desem-
peñar la reina Nefertiti en la revolución religiosa
que emprendió su marido. Sin embargo, sí saben
que Akenatón no fue tan fiel a la bella Nefertiti
como se creía hasta hace poco, ya que mantuvo
relaciones con su propia hermana, fruto de las
cuales nacería un niño que, diez años después,
llegaría al trono bajo el nombre de Tutankamón.
Este dato ha sido desvelado gracias a los aná-
lisis de ADN de los restos mortales de Tutanka-
món y de otras diez momias.

Ramsés III venció a los Pueblos


del Mar en una batalla naval
que se entabló cerca de la
desembocadura del Nilo
MUY HISTORIA 71
LA ETAPA DE LOS GOBERNANTES LIBIOS.
La debilidad económica y militar de Egipto propició la
invasión del país por la vecina Libia, que instauró en
el poder a Sheshonq I (en el grabado, subido a un
carro conducido por un esclavo).

>>> control. Su primer monarca fue Sheshonq


I (945-925 a.C.), que restituyó Egipto a su forma
de gobierno tradicional, sometiendo a los teba-
nos y a las ciudades del delta.

DOMINIO LIBIO, NUBIO Y ASIRIO


El faraón de origen libio subyugó al reino de Judá
e hizo avanzar a sus ejércitos para controlar buena
parte de Oriente Medio, pero Sheshonq I murió
repentinamente y la orgullosa ciudad de Tebas
declaró su independencia. Con ello, aunque no
frenó su decadencia, dio una excusa mucho más
tarde a los nubios para cruzar la frontera y hacer-
se con el control del Alto Egipto.
Los tebanos capitularon casi sin luchar y el cau-
dillo nubio Pianjy subió al trono a continuación.
Sus ejércitos derrotaron a los disidentes e impu-
sieron la hegemonía nubia en todo Egipto. Una
vez logró la uniicación del territorio, Pianjy re-
gresó al sur, a sus tierras en Kush.
El imparable ascenso de la poderosa Asiria en
Mesopotamia marcó el principio del in del do-
minio nubio en el valle del Nilo. Tras la proclama-
ción de Ashardón como rey asirio en 680 a.C., sus
ejércitos invadieron Menis. Las ciudades egipcias
fueron rebautizadas con nombres asirios y gober-
nadas por sus hombres. Dos años más tarde llegó
TUTMOSIS III, MUY GUERRERO. al trono asirio Asurbanipal, cuyo reinado marcó
El hijastro de la gran reina-faraón el momento de mayor gloria de Asiria. Él fue el
Hatshepsut fue a la vez su
corregente y su sucesor. Se enfrentó que creó la biblioteca de Nínive y el que volvió a
a una coalición de príncipes de Siria penetrar con sus ejércitos en Egipto obligando al
y Palestina, a la que venció. faraón a refugiarse en la ciudad de Tebas.
ALBUM

72 MUY HISTORIA
CRONOLOGÍA DE

ALAMY
UNA CIVILIZACIÓN / II
1100 a.C.
En su expansión por el Mediterráneo, los fenicios
fundan Gades (Cádiz) y Útica (cerca de Cartago).

AGE
Ruinas romanas
y fenicias de
Carteia (Cádiz).

945 a.C.
Los libios llegan al poder en Egipto con el rey
Sheshonq I, que somete a los tebanos.

Tras la proclamación de 814 a.C.


Ashardón como rey asirio Se erige Cartago, cuyos habitantes se
expandirán poco a poco por el Mediterráneo
occidental.
en 680 a.C., sus ejércitos
AGE

invadieron Menfis
Ruinas de
Cartago (Túnez).

Un militar egipcio llamado Psamético logró poner


en pie un ejército y, tras ocho años de lucha, se
alzó como soberano del Bajo Egipto. Años después
logró la reuniicación de todo el país. Su sucesor,
Psamético II (595-589 a.C.), sofocó un nuevo in-
tento nubio de invadir el Alto Egipto. Mientras
tanto, en Mesopotamia el reino babilonio cobró
tanta fuerza que decidió recuperar los territorios
que habían conquistado y perdido los asirios.
750 a.C.
En la península Itálica se funda la ciudad de
LA CONFLICTIVA ERA PTOLEMAICA Roma.
El Imperio asirio fue derrotado por el babilonio
en 609 a.C., y Egipto perdió las posiciones que 747 a.C.
le quedaban en Oriente Próximo. Más tarde, Los nubios se hacen con el poder en Egipto
bajo el mando de Pianjy, caudillo de Kush. Es la
en el año 525 a.C., los ejércitos del rey persa época de los faraones negros.
Cambises invadieron el delta, asaltaron la ciu-
dad de Menfis y ejecutaron al rey Psamético III, 680 a.C.
tomando por la fuerza los territorios del valle El rey asirio Ashardón invade el país del Nilo y
del Nilo. En la primavera del 334 a.C., el nuevo arrasa la ciudad de Menfis.
jefe macedonio, Alejandro Magno, cruzó el He-
587 a.C.
lesponto, invadió Persia y derrotó a las tropas Los ejércitos babilonios capturan Jerusalén, lo
de Darío III en la batalla de Gránico, lo que su- que provoca el exilio de los hebreos.
puso el principio del fin del Imperio persa. >>>

MUY HISTORIA 73
LOS VOLCANES Y

AGE
EL FINAL DE EGIPTO
U
na reciente investigación ha revelado
que muchos de los vaivenes sociopolíti-
cos ocurridos durante la dinastía de los
Ptolomeos (332-30 a.C.) fueron precedidos
por erupciones volcánicas lejanas –en Islan-
dia, en el Cinturón de Fuego del Pacífico...–
que alteraron el régimen de lluvias en África
y provocaron una importante disminución
del caudal del Nilo. Egipto dependía de la
crecida anual de este que anegaba los cam-
pos en verano; en otoño, amplias llanuras
desérticas reverdecían con los brotes de ce-
real. Y si no llovía en las fuentes del Nilo, no
había crecida del río en verano.

Sobre estas
líneas, erupción
volcánica en >>> Dos años después de su victoria en Gránico, de la dinastía comenzó con la llegada al poder de
el campo de lava Alejandro llegó al valle del Nilo, se hizo con el po- Ptolomeo IV, que impuso una carga de tributos tan
de Holuhraun der sin entablar una sola batalla con los egipcios y fuerte que desangró la economía del país.
(Islandia) quedó rendido a los encantos del país. A comien- La debilidad de Egipto llegó a su punto culminante
en 2014. zos de 331 a.C., se dirigió al oasis de Siwa, donde en el año 80 a.C., cuando turbas de alejandrinos
se entrevistó con el oráculo de Amón, saliendo hastiados con la corona asesinaron a Ptolomeo X.
del encuentro como un hombre nuevo. Alejandro En aquellos tiempos convulsos, una nueva poten-
abandonó el país ese mismo año para no volver cia, Roma, movió los hilos de la política egipcia
LA CABEZA nunca. Sin embargo su muerte, ocurrida ocho apoyando a uno u otro de los candidatos que se
DE POMPEYO. años después, marcó el destino de Egipto. postulaban como reyes del valle del Nilo. Cleopa-
Ptolomeo XIII
Un general del joven macedonio llamado Ptolomeo tra era hija de Ptolomeo XII Dionisio, un monarca
decapitó al
enemigo de fue coronado rey de Egipto en la nueva ciudad de impopular que, al morir en el año 52 a.C., dejó a
César y ofreció Alejandría. Los ochenta años siguientes corres- sus hijos bajo la custodia de su amigo Pompeyo.
la testa al pondieron a los reinados de los tres primeros Pto- Cleopatra VII fue la última reina del Antiguo
romano, algo lomeos, que estuvieron marcados por constantes Egipto de la dinastía ptolemaica. Nació hacia 69
que le horrorizó rivalidades y problemas sucesorios. La decadencia a.C. y murió treinta y nueve años después. En
(abajo, la escena
en un grabado).

AGE
La debilidad de Egipto 525 a.C.
Los ejércitos persas conquistan Egipto y
revitalizan el comercio y la economía del valle del
llegó a su punto máximo Nilo.

en el año 80 a.C., cuando 462-429 a.C.


El gobierno de Pericles en Atenas es el
turbas de alejandrinos momento de mayor esplendor cultural de la
Grecia clásica.

mataron a Ptolomeo X
su testamento, su padre ordenó que contrajera
matrimonio con su hermano Ptolomeo XIII, un
manejable niño de diez años que debía tomar el
poder cuando alcanzara la madurez. Sin embargo,
Cleopatra conservó el trono y se enfrentó a las
presiones de Roma, cuyas autoridades exigieron
la devolución de las deudas que había contraído la
corte egipcia. Julio César aprovechó esa circuns-
tancia para intervenir en el país, aunque la razón
principal de su desembarco en Egipto fue atrapar ALBUM

a su gran enemigo en la guerra civil, Pompeyo, La era de Pericles (cuadro,


que se había refugiado a orillas del Nilo.
336 a.C.
Alejandro el Grande conquista grandes
CLEOPATRA: EL ÚLTIMO ESLABÓN territorios, llegando al Indo y fundando la ciudad
Cuando César llegó a Alejandría, los hombres de de Alejandría en Egipto.
Ptolomeo XIII le ofrecieron la cabeza ensangrenta-
da de Pompeyo, pensando que así se reconciliaban 305 a.C.
con el romano. Pero su reacción no fue la esperada: Tras la muerte de Alejandro Magno, los
César se enfureció por la osadía de los egipcios de generales macedonios se reparten su imperio.
Uno de ellos, llamado Ptolomeo, se queda con
decapitar a un romano, aunque fuese su enemigo, y Egipto.
ordenó a sus falanges tomar Alejandría. La presen-
cia de las tropas romanas provocó el levantamiento
58-44 a.C.
de parte del ejército alejandrino, que defendía las
Julio César conquista las Galias, afianza el
aspiraciones del joven Ptolomeo XIII. poder de Roma e invade Egipto, donde
Tras sofocar la revuelta, el romano instigó el mantendrá una relación sentimental con la reina
asesinato de Ptolomeo e impuso en el trono a la Cleopatra.
inteligente Cleopatra, cuyo poder de seducción 27 a.C.
atrapó a César, con quien tuvo un hijo, Ptolomeo Tras morir Marco Antonio y Cleopatra, Octavio
Cesarión. Tras el asesinato de César, fue Marco se hace con el poder en Egipto y Roma. Pasará a
Antonio el que cayó rendido a los pies de Cleopa- la historia como Augusto, el primer emperador
romano.
tra, con la que tuvo tres vástagos. Pero las ambi-
ciones del romano de encabezar un gran Imperio
oriental junto a su bella esposa egipcia fueron fre-
nadas en seco por el joven Octavio.
El que años después sería proclamado empera-
dor Augusto emprendió una guerra civil que cul-
minó con la derrota del ejército de Marco Anto-
nio en la batalla naval de Accio, en el año 31 a.C.
Los suicidios de Marco Antonio y Cleopatra, así
como el asesinato del hijo de esta y César, Cesa-
rión, convirtieron a Octavio Augusto en el líder
indiscutible del Imperio Romano, a cuyo territo-
rio se sumó Egipto como una provincia más. Del Estatua de Augusto
esplendor de los antiguos faraones solo quedó (Prima Porta, Roma).
ALBUM

desde entonces un vago recuerdo. MH

MUY HISTORIA 75
CURIOSIDADES

Ellos fueron los primeros animalistas


L
os egipcios eran grandes aman- les como encarnaciones de los dioses y cotas más habituales en Egipto. Se
tes de los animales: fue una de por eso su civilización los reverenciaba. consideraba que los felinos eran de-
las primeras culturas en tener masiado especiales como para ser
mascotas. Gatos, perros y monos eran mascotas de la gente normal; ade-
sus animales de compañía y domés- ENTRE CANES Y FELINOS más, se asociaban a la diosa Bastet.
ticos favoritos y formaban parte de la En contra de lo que se cree, eran Pero también sentían una especial
familia. Los egipcios veían a los anima- los perros y no los gatos las mas- predilección por los halcones, los
ibis y los leones. Muchos de estos
animales ocupaban un lugar espe-
cial en la casa egipcia y a menudo
eran momificados y enterrados con
sus amos. Otros eran utilizados pa-
ra trabajar, como los perros y los
monos, a los que se adiestraba para
patrullar junto a los hombres que
velaban por la seguridad.
La muerte de una mascota causaba
una gran desolación entre los habi-
tantes de la casa. Según el historia-
dor griego Heródoto de Halicarna-
so, que visitó Egipto a mediados del
siglo V a.C., los egipcios se depila-
ban las cejas en signo de aflicción
Perro pintado en la cuando moría su gato y se afeitaban
tumba de Ipuy en Deir
el-Medina (1275 a.C.). todo el cuerpo, incluida la cabeza, si
el que moría era un perro.
AGE

En la foto,
el busto
Tableros de juego para el ocio
del faraón A LOS EGIPCIOS LES da jugador tenía un conjunto
Tutmosis III ENCANTABAN LOS JUEGOS de piezas que se movían se-
(1490-1436 DE MESA. Después de un lar- gún las tiradas de los dados o
a.C.), realizada go día de trabajo, muchos de de palos de lanzamiento. Los
en basalto ellos se relajaban jugando. Te- historiadores aún debaten las
negro. nían para ello varios juegos reglas exactas del Senet, pero
diferentes, como el Mehen o de lo que no cabe duda es de
Perros y Chacales, pero tal vez la popularidad y larga vigen-
el más popular de todos fue- cia del juego. Tanto es así, que
ra el Senet, un precedente del en la tumba de Tutankamón se
Backgammon que se remon- encontraron hasta cuatro ta-
ta al año 3500 a.C. Se jugaba bleros de este pasatiempo, pa-
en un tablero en el que había ra que el faraón no se aburriera
pintadas treinta casillas. Ca- en la eternidad.

En esta
pintura de la
CUESTIÓN DE BARBAS tumba de
POR MARÍA FERNÁNDEZ REI

Nefertari, la
AL CONTEMPLAR LAS ESTATUAS DE LOS Gran Esposa
FARAONES, VEMOS QUE UNAS TIENEN LA Real de
BARBA RECTA Y OTRAS CURVADA. Si está Ramsés II, se
recta, significa que se realizó la escultura en representa a la
vida del faraón al que se representa, pero si la reina jugando
barba es curvada, quiere decir que el faraón al Senet.
ya ha sido divinizado (es decir, había muerto).
GETTY
ALBUM

76 MUY HISTORIA
INVENTORES MUY CREATIVOS Ŷ La pregunta
¿SABÍAS QUE MUCHOS DE LOS UTENSILIOS DOMÉSTICOS
QUE USAMOS FUERON INVENTADOS POR LOS EGIPCIOS?
¿EXISTÍA EL TEATRO EN EL
Entre ellos, objetos tan cotidianos como la cerradura. Las prime- PAÍS DE LOS FARAONES?
ras datan del año 4000 a.C. y estaban formadas por un sistema
de ejes y pernos en las puertas que permitía abrirlas y cerrarlas PARECE SER QUE SÍ. Aunque la idea general es
con la ayuda de una llave. En cosmética, fueron los primeros en que el origen del teatro se sitúa en Grecia, en el Anti-
elaborar maquillaje, además de artículos como el desodorante guo Egipto se celebraba algo similar a las típicas es-
y el dentífrico (que hacían con una mezcla de menta, canela y cenas dramáticas creadas en el país heleno.
miel). El peine, las tijeras, la peluca y el cepillo de dientes tam- Algunos de los testimonios más antiguos sobre la exis-
bién fueron inventados en el país de los faraones. tencia del teatro –o si se prefiere, de un tipo de drama-
tización– en Egipto están bien evidenciados. Por ejem-
plo, una de las estelas de la ciudad de Edfu revela el
texto de un cómico profesional egipcio, quien dice ha-
ber acompañado a su amo en giras y haber realizado
diálogos e interpretado papeles. Hace alusión, en con-
creto, a la representación del mito de Osiris.
Se sabe que, en las festividades celebradas en honor
de Osiris, los adornos, la coreografía y el canto tenían
Mezclador de alimentos y peine de madera un lugar importante. De hecho, los trajes, el decorado
hallados en el oasis de El Fayum. y los accesorios eran preparados con minucioso cui-
AGE

dado por artesanos. Al evento se le añadían cantos


especiales y danzas, además de sacrificios. Se ponía
especial cuidado en iluminar bien las ciudades por la
Las bajas laborales más típicas noche, al igual que el templo del dios donde se lleva-
ban a cabo las dramatizaciones de los mitos osíricos,
en el Antiguo Egipto organizadas por sacerdotes y nobles (en Grecia, para
la preparación de las dionisíacas, se confiaba tam-
LOS ESCRIBAS LLEVABAN UN REGISTRO DIARIO DE LOS bién en los ciudadanos más notables).
OBREROS QUE FALTABAN A SU TRABAJO y de las excusas, en al- Aunque existen discrepancias sobre el alcance real
gunos de los casos, de su ausencia. Un papiro datado en el año 40 del de este primitivo teatro egipcio, lo cierto es que no
reinado del gran Ramsés II recoge las razones de distintos trabajado- parece descabellado que, para avivar el interés del
res. Apuntamos aquí algunas: “Neferabu faltó porque tenía que embal- pueblo, los organizadores de aquellas fiestas hi-
samar a su hermano”; “Hehnektu tenía que cuidarse del cadáver de su ciesen interpretaciones dramatizadas de los acon-
madre”; “Uadymose se estaba construyendo la casa”; “Pendua se fue tecimientos más destacados de la vida de los dio-
a beber con su amigo Jonsu para celebrar la crecida del Nilo”; “Varios ses, como un acto con música, baile y un triunfante
obreros estaban ocupados en la fabricación de cerveza o en fiestas fa- desenlace: la deificación del faraón.
miliares”. Otros faltaban al trabajo debido a diferentes enfermedades;
eran muy habituales las bajas por picaduras de escorpiones.
Hay un caso curioso que sobresale entre cuantos aparecen en el pa-
piro. Se trata de la baja de un artesano del que se apiadan los encar-
gados al conocer sus motivos. El trabajador reconoce que no ha po-
dido acudir al trabajo porque su mujer le ha propinado una paliza du-
rante una discusión familiar y tiene el cuerpo magullado.

ALBUM

Detalle de los frescos en la tumba de Rekhmire En este relieve de la Capilla Roja de Hatshepsut se
(Luxor) que representa a obreros trabajando. escenifica una celebración con arpa y acróbatas.
AGE

MUY HISTORIA 77
LOS DIOSES DE L A SALUD
EN EL ANTIGUO EGIPTO

GRANDES
AVANCES
MÉDICOS
A orillas del Nilo, la civilización egipcia
adquirió unos niveles de desarrollo
que no dejan de fascinarnos.
Durante 3.000 años, se consolidó una
sociedad muy evolucionada que nos
sorprende por los logros que
se alcanzaron en diversos campos,
como es el caso de la medicina.

JOSÉ LUIS HERNÁNDEZ GARVI


ESCRITOR

78 MUY HISTORIA
GETTY
DE PÚBER A ADULTO.
En la tumba del médico
Ankhmahor (hacia 2200 a.C.)
se halló esta pintura que
representa una circuncisión. Es
uno de los pocos testimonios
gráficos que nos han llegado
de intervenciones quirúrgicas
en el Antiguo Egipto.

MUY HISTORIA 79
GETTY

UN REY

E
ENTRE DOS
DIOSES. n el extenso catálogo de los dioses protectora de aquellos que ejercían la sanación.
Horus y Anubis egipcios, cada uno cumplía una Entre los dioses benefactores de la medicina des-
(arriba, en un
fresco de la
función como protector de deter- taca la igura de Imhotep, que aunaba una natu-
tumba de minadas actividades, que coinci- raleza terrenal y otra divina. Sumo sacerdote en
Ramsés I, al dían con los supuestos poderes so- la ciudad de Heliópolis, un importante centro de
que vemos en brenaturales que se le presuponían. observación astronómica en el Bajo Egipto, Imho-
medio de En lo que se reiere a la ciencia médica, su mi- tep vivió aproximadamente entre los años 2690 y
ambos) eran
tología presentaba a Isis, la Gran Diosa Madre, 2610 a.C. y fue el primer gran erudito en varios
deidades que
poseían vastos hermana y esposa de Osiris, como cultivadora saberes del que se tiene constancia histórica. Ocu-
conocimientos de plantas medicinales, sabiduría que transmitió pó el cargo de chaty, el más alto funcionario de
sobre plantas a Horus y Anubis, que gracias a los conocimien- la administración del Antiguo Egipto, durante el
medicinales: tos adquiridos se convirtieron en una especie reinado del faraón Zoser, período en el que este
una suerte de de “farmacéuticos” del panteón egipcio. En es- médico, astrónomo y arquitecto –responsable del
“farmacéuticos”
del panteón ta tarea eran supervisados por hot, el dios de proyecto de construcción de la pirámide escalo-
egipcio. la sabiduría y la ciencia, mientras que Sejmet, nada de Saqqara– adquirió renombre por sus am-
invocada como “La más poderosa” y “La terri- plios conocimientos cientíicos.
ble”, era adorada como la diosa de la guerra y de Como médico, se le atribuye la autoría del que
la venganza pero también de la curación, espe- es conocido como Papiro de Edwin Smith, con-
cialmente de las enfermedades ginecológicas, y servado en la Academia de Medicina de Nueva

80 MUY HISTORIA
Entre los dioses
protectores de la medicina
destaca Imhotep, sumo
sacerdote de Heliópolis,
que aunaba una naturaleza
terrenal y otra divina
versidades y centros de saber donde se impartían
clases a los altos funcionarios, los sacerdotes y los
hijos de las élites dominantes.
Las Casas de la Vida también funcionaban como
bibliotecas que atesoraban todo el conocimiento
cientíico y religioso del Antiguo Egipto, archivos
de documentos oiciales y talleres donde trabaja-
GUERRERA Y SANADORA. En este relieve del ban los escribas, que se dedicaban a la copia de
siglo II a.C. se representa a Sejmet, diosa de la papiros de temática diversa, aunque predomina-
guerra pero también de la curación, con cabeza ban los de carácter funerario.
GETTY

de león y coronada por el disco solar y la cobra. Como ocurre hoy en día, la medicina y la farma-
cia estaban íntimamente ligadas y los sacerdotes
DIOS DE LA
también sabían preparar fórmulas magistrales.
SABIDURÍA.
York, un tratado muy completo sobre observa- Los medicamentos se elaboraban con mucho Bajo estas
ciones anatómicas, enfermedades, heridas pro- cuidado en una especie de “laboratorios” que ha- líneas, un relieve
ducidas en el campo de batalla, diagnósticos bía en las Casas de la Vida. En realidad, se trata- de la Capilla
y tratamientos, que en la mayoría de los casos ba de salas especiales donde también se almace- Roja de
descartaba para la cura de las dolencias el uso naban en condiciones especiales de conservación Hatshepsut que
representa a
de la magia. Todo apunta a que en realidad este hasta el momento en que eran “recetados”. >>> Thot, deidad
interesante documento médico de la Antigüedad de la ciencia.
fue redactado por al menos tres autores diferen-
tes, aunque la tradición insistió en reconocer un
único redactor en la igura de este fascinante y
misterioso personaje histórico.
El legado cientíico de Imhotep alcanzó la sui-
ciente trascendencia religiosa como para ser dei-
icado en el Periodo Tardío de Egipto como la di-
vinidad identiicada con la medicina, la sabiduría
y los escribas. Habitualmente era representado
como sedente, con un papiro desplegado sobre
las rodillas y la cabeza coronada con un tocado.
Su culto principal estaba en Menis, aunque tam-
bién fue venerado en Tebas, File y en el poblado
de artesanos de Deir el-Medina.

LA ENSEÑANZA DE UNA CIENCIA


La enseñanza de los conocimientos necesarios
para la práctica de la medicina se realizaba en
las llamadas Casas de la Vida, que se encontra-
ban en el interior de los complejos de los templos
o próximas a los palacios de los faraones. Estas
instituciones funcionaban como auténticas uni-
AGE

MUY HISTORIA 81
POLVO DE MOMIA
E
ntre los siglos XVI y XIX se extendió el
uso de polvo de momia como remedio
medicinal. Considerado como una pana-
cea que podía curar todos los males, su pres-
cripción aparecía incluso en algunos tratados
de principios del siglo XX.
A este macabro medicamento se le atribuye-
ron todo tipo de virtudes analgésicas y cura-
tivas, desde mitigar el dolor de muelas a su
uso tópico para la cicatrización de heridas y
unión de huesos rotos, sin olvidar su empleo
para aplacar los ataques de epilepsia. No se
puede establecer con precisión cuándo em-
pezó a recetarse, pero todo apunta a que su
empleo se deriva de una asociación de ideas.
En la Antigüedad, los médicos persas atri-
buían a la brea, a la que ellos denominaban
mummia, propiedades curativas. Cuando se
descubrió que en el proceso de momificación
los egipcios habían empleado resinas pareci-
das a la brea para preservar los cuerpos, al-
guien debió pensar que, si habían servido pa-
ra conservar a los muertos, también podrían
mejorar la salud de los vivos.
A la hora de administrarlo a los pacientes, el pol-
vo de momia se diluía en vino o en agua, que se
mezclaba con miel para suavizar su horrible sa-
bor. Al ser muy demandado por enfermos acau-
En el cuadro de dalados, el tráfico de momias se convirtió en un
abajo, se lucrativo negocio, que dio lugar a la aparición de
escenifica cómo una picaresca que vendía a sus clientes falsifica-
examinan a una
ciones elaboradas con una mezcla de insalubres
momia en el
ungüentos y muertos desenterrados.
siglo XIX.
ALAMY

>>> Los conocimientos y los equipos quirúrgi-


cos de la medicina egipcia eran lógicamente li-
mitados y primitivos si los comparamos con los
que existen hoy en día, pero alcanzaron un alto
grado de refinamiento y sofisticación para su
época. La prueba más tangible la encontramos
en algunas piezas de instrumental quirúrgico
con las que se llevaban a cabo complejas inter-
venciones, como podían ser trepanaciones cra-
neales, herramientas de trabajo que con ligeras
variaciones han llegado hasta nuestros días.
AGE

El prestigio y fama de algunos médicos egipcios

A pesar de la rivalidad entre los médicos egipcios y


los mesopotámicos, hubo un intercambio productivo
de conocimientos clínicos entre ambas culturas

82 MUY HISTORIA
LUGARES
DEL SABER.
Las Casas
de la Vida
albergaban
los papiros
que
transmitían los
conocimientos
científicos. En
la imagen, las
paredes de la
tumba de
Pashedu,
sirviente
enterrado en
el Valle de los
Artesanos,
donde se
representa
uno de esos
lugares de
aprendizaje.

traspasó las fronteras del país de las pirámides


y se extendió por otros imperios vecinos, hasta
desbancar con el ejercicio de su profesionalidad
ciertas prácticas que nada tenían que ver con la
ciencia y sí con la magia y la superstición.

UN PRESTIGIO INTERNACIONAL
En este sentido, la competencia con los doctores y
cirujanos originarios de Mesopotamia fue bastan-
te reñida. Mientras los egipcios hacían hincapié
en el estudio de los síntomas y el reconocimien-
to del paciente antes de dar un diagnóstico, los
respetados mesopotámicos seguían concediendo
demasiada importancia a la intercesión divina, los
conocimientos herméticos o la administración de
placebos, que en muchos casos eran contrapro- UNA BOTICA MUY SOFISTICADA.
Esta ilustración del americano Robert Thom
ducentes para la salud al no tener ninguna base representa la sala donde se elaboraban los
cientíica. A pesar de esta rivalidad, hubo un in- medicamentos dentro de un templo egipcio.
tercambio productivo de conocimientos clí- >>>
AGE

MUY HISTORIA 83
AGE

PARTO PASO
POR PASO.
En el papiro >>> nicos entre ambas culturas que contribuyó a sales de calcio, sodio o piedras semipreciosas que
de arriba se mejorar la salud de sus respectivos pueblos. habían sido pulverizadas. El aloe se empleaba pa-
representa en
sus distintas
Los médicos del Antiguo Egipto destacaron en ra el tratamiento de quemaduras, el regaliz para
fases la algunos campos de la medicina, especialmente calmar la tos y la adormidera como analgésico
escena de un en traumatología y en el tratamiento de graves para aplacar fuertes dolores. Al margen de sus
alumbramiento, heridas, debido sobre todo a su alto grado de es- efectos alucinógenos, que permitían a los sacer-
en el cual la pecialización. En oftalmología, lograron grandes dotes e iniciados ponerse en contacto directo con
madre es
ayudada por
avances en el uso de colirios, muy necesarios pa- los dioses, el cannabis era empleado en medicina
sus doncellas ra los abundantes problemas oculares que trata- como sedante. Como vemos, la mayoría de estos
y la partera. ban en sus consultas derivados de las infecciones productos se siguen utilizando en la actualidad
provocadas por el sol, la arena del desierto y las para conseguir los mismos efectos.
picaduras de insectos. A su favor contaban con De los animales se usaban cuernos, gónadas y
una amplia bibliografía sobre patología clínica, aceites. Sin demostrar una utilidad más que du-
transcrita en documentos escritos como el Papiro dosa, en las pócimas también se mezclaban ori-
de Ebers, que se conserva en la Universidad de nas, sangre de perro, bilis de tortuga, secreciones
Leipzig, o el ya citado Papiro Edwin. de invertebrados o grasas de grandes felinos.
Aunque el producto más demandado era la leche
de mujer que hubiera dado a luz a un varón sano,
REMEDIOS Y MEDICAMENTOS remedio que se guardaba en recipientes especiales
Según los últimos estudios, la farmacopea egipcia con forma de silueta femenina y que se emplea-
tenía a su disposición más de setecientas drogas y
fórmulas magistrales. Entre ellas había sustancias
animales, minerales y vegetales, aunque predomi-
naban las que procedían de las plantas. Muchos
de sus principios activos coinciden con los que se Al margen de la ciencia,
emplean en la farmacología de nuestros días. La
mayoría de estos medicamentos recibían nombres el uso de amuletos
atractivos con sentido místico, que los ponían en
relación directa con la divinidad. protectores para mantener
Entre el amplio catálogo de sustancias a disposi-
ción de los médicos y farmacéuticos egipcios re- alejada la enfermedad
sultaba común encontrar aloe, cannabis, incienso,
regaliz, semillas de adormidera, mirra, arsénico, estaba muy extendido
84 MUY HISTORIA
ba como colirio. Para su consumo oral, muchos
de estos brebajes se mezclaban con vino, cerveza,
aceites o miel, en un cóctel que imaginamos que
debía ser difícil de ingerir. Como curiosidad, el
veneno de víbora se empleaba para contrarrestar
los efectos de la alopecia, sin que nadie en nues-
tros días, por lo menos que sepamos, haya dedi-
cado un estudio a probar su efectividad.
Para extraer las cualidades sanadoras de estas sus-
tancias, los egipcios utilizaban métodos como la
fermentación, la iltración y la decantación. Pa-
ra calcular las proporciones de los compuestos y
medir las dosis empleaban pequeñas balanzas con
juegos de pesas de gran precisión. La presenta-

BELLEZA Y SALUD
L
os antiguos egipcios concedían una
gran importancia a la higiene y los cui-
dados estéticos como parte de una
buena salud. La aplicación de cosméticos
estaba bastante extendida y su elaboración
compartía principios activos con los medi-
camentos. En algunos casos, el maquilla-
je cumplía una doble función profiláctica y
estética. Así, se usaban el antimonio y la
galena (sulfuro de plomo) como sombra de
ojos que, a su vez, servía para protegerlos
AGE

de las radiaciones solares. Las característi-


cas melenas egipcias que podemos admi- AMULETO
rar en sus maravillosas obras artísticas se CONTRA EL
cuidaban con fórmulas magistrales elabo- VENENO.
ción de los medicamentos variaba según su uso Esta estela
radas a base de aceite de ricino.
oral o tópico, y eran comunes las pastillas, que se con el relieve
fabricaban con masa de pan endulzada con miel, de Horus tenía
como excipiente al que se añadía la mezcla. Tam- la función de
prevenir los
bién había supositorios, polvos, infusiones, in- ataques de
haladores, ungüentos y pomadas, con diferentes alimañas
sabores y texturas, no siempre agradables. dañinas y curar
Al margen de la racionalidad de la ciencia, el uso a las víctimas
de amuletos protectores para mantener alejada de mordeduras
la enfermedad o favorecer la curación de algún de serpiente y
picaduras de
mal estaba bastante extendido. Como ejemplo escorpión.
de la superstición aplicada a la medicina, existía
la creencia de que las llamadas “estelas de Ho-
rus” evitaban las picaduras de serpientes o es-
corpiones, o al menos paliaban sus efectos. En
la mitología egipcia, Horus fue picado por una
de estas alimañas cuando era niño y curado por
la magia de su madre Isis. En las estelas, el joven
dios aparece representado agarrando en cada
mano a uno de estos animales.
Elizabeth Taylor en Cleopatra
Peculiaridades como esta última no deben servir
(1963), donde lucía los para menospreciar la eicacia de los diagnósticos
característicos afeites egipcios. y los tratamientos de la medicina practicada en el
ALAMY

Antiguo Egipto, una de las más avanzadas de su


tiempo... y de tiempos venideros. MH

MUY HISTORIA 85
L A CRE ACIÓN Y EVOLUCIÓN DEL EJÉRCITO EGIPCIO

REYES Y
GUERREROS
GETTY

86 MUY HISTORIA
Aunque al principio Egipto no tuvo la necesidad de contar con
un aparato militar importante, la partición del Imperio en dos –
durante el Primer Período Intermedio– hizo ver a los faraones
que, para sofocar las pretensiones separatistas, se precisaba
un ejército instruido y numeroso. Con él se lanzarían luego a la
conquista de tierras más allá de sus fronteras.

JUAN CARLOS LOSADA


ESPECIALISTA EN HISTORIA MILITAR Y ESCRITOR

GETTY

TUTANKAMÓN
AL ATAQUE.
Detalle de un
sarcófago hallado
en la tumba del
faraón niño.

MUY HISTORIA 87
AGE
MUROS DE

A
PROTECCIÓN.
Los gobernantes pesar de que la civilización egipcia ya estaba centrado, sobre todo, en asegurar la unidad
egipcios optaron existía en el IV milenio a.C., su desa- del Imperio impidiendo las tentaciones separatis-
por levantar rrollo militar era escaso. El desierto que tas de los gobernadores alejados de la capital. La
fortalezas en las
la rodeaba por el este y el oeste era una gran longitud del reino del Nilo facilitaba que al-
costas e interior
de la península excelente protección y le permitía estar gún dirigente se alzase ocasionalmente si percibía
del Sinaí para a salvo de grandes invasiones, a diferen- debilidad en el poder central. Su aislamiento y el
defenderse. cia de los pueblos mesopotámicos, abiertos a las río, que les servía como fuente de vida y medio de
Arriba, una correrías de los pueblos vecinos. Ello le llevó a des- transporte, les permitió despreciar incluso el uso
edificación cuidar el desarrollo del ejército, en comparación de la rueda y de los carros. Su ejército era, por tan-
defensiva en el
monte Sinaí (hoy, con las civilizaciones que entre el Tigris y el Éufra- to, únicamente de infantería, siendo su fuerza prin-
monasterio de tes se estaban creando simultáneamente. cipal la guardia del faraón, reducida pero bien en-
Santa Catalina). trenada y profesionalizada, auxiliada por pequeños
y esporádicos contingentes de mercenarios libios y
UN EJÉRCITO PEQUEÑO nubios, utilizados preferentemente como arqueros.
El Alto y Bajo Egipto se uniicaron hacia 3100 a.C. Sus acciones lejos del reino se limitaban a ocasio-
bajo la autoridad del mítico primer gran faraón nales expediciones de castigo y saqueo, pero con
Narmer, fundador de la Dinastía I. Él fue el primer nulas ambiciones expansionistas. A mediados del
monarca guerrero, pues no solo se impuso al Bajo III milenio ya existía cierto comercio con puntos
Egipto sometiendo a los habitantes del delta, sino de la actual Palestina, Israel y la península de Sinaí,
que posiblemente también expulsó a nómadas ex- por lo que también en ocasiones se lanzaban algu-
tranjeros que se habían instalado en la región. Sin nas operaciones militares hacia esos puntos, pero
embargo, los datos sobre su persona son muy esca-

El ejército era de infantería,


sos y hasta confusos, dada su lejanía en el tiempo y
los pocos rastros arqueológicos.

siendo su fuerza principal la


Durante los mil años aproximados que duró el Pe-
ríodo Arcaico, la civilización egipcia se desarrolló

guardia del faraón, reducida


de modo aislado, casi sin contactos con el exterior.
Los únicos enemigos que, de vez en cuando, les

pero bien entrenada


molestaban eran nómadas libios y nubios del sur,
que eran fácilmente rechazados. Por ello su ejército

88 MUY HISTORIA
Corona Azul
(Jepresh)
empleada por
los faraones del
Reino Nuevo Escudo de
en las campañas madera VESTIDOS
militares reforzado PARA LUCHAR.
con cuero
Peto de A la izquierda,
bandas el faraón, protegido
Arco de lino
compuesto
por una larga loriga
(se usaba de placas, se dispone
desde un carro a disparar un arco
de batalla)
compuesto. El soldado
que aparece a su
derecha se protege
con un escudo de
madera y lleva un
jophesh, pero su arma
principal era la lanza.
Loriga de
cuero
reforzada Espada Lanza
con placas falciforme corta
de bronce de bronce
(Jophesh)

Coquilla
oval

JOSÉ ANTONIO PEÑAS

solo para asegurar las rutas comerciales. En caso de clutamiento obligatorio de uno entre 100 hombres,
peligro extremo, se llamaba a ilas a todos los hom- que pasaron a formar parte de un nuevo ejército
bres capaces de empuñar una rudimentaria arma profesional y encuadrado por oiciales formados, al
de piedra o madera, y cuando se había conjurado tiempo que se aumentaba el número de mercena-
el riesgo cada uno volvía a su quehacer habitual. rios extranjeros. En este período se construyeron
Hacia 2050 a.C., Egipto se desmembró en lo que fortalezas (Buhen y Semna) al sur, en la inestable
se conoce como Primer Período Intermedio, no frontera con Nubia, y al este del delta del Nilo el
volviéndose a unir hasta 1900 a.C. con el inicio del llamado Muro del Príncipe, así como varios fuer-
llamado Imperio Medio. Los nuevos faraones vie- tes en la costa del Sinaí para prevenir invasiones
ron que era conveniente contar con un ejército más asiáticas que comenzaban a apuntar desde el este y
poderoso que conjurase las tensiones separatistas vigilar la seguridad de las rutas comerciales que se
y las incursiones esporádicas de invasores. Ahora, habían comenzado a abrir. Sin embargo, siguieron
junto a la guardia del faraón, se estableció el re- sin tener ambiciones conquistadoras, apenas >>>

LA MARINA EGIPCIA
L
os barcos fueron imprescindibles perfecto para transportar los sumi-
en un reino que estaba intrín- nistros a los ejércitos que avanzaban
secamente unido al Nilo. Era el sobre la costa sirio-palestina. Sin esa
medio de transporte rápido y seguro marina de varios cientos de buques,
de todo tipo de mercancías, viajeros no hubiesen sido posibles las expedi-
y, por supuesto, ejércitos, necesarios ciones militares hacia el este. Con los
para sofocar revueltas internas o fre- años ganaron experiencia navegante:
nar alguna incursión desde Nubia. Pe- a finales del segundo milenio a.C., al-
ro con el Imperio Nuevo la flota tam- canzaron Creta y Chipre, y a media-
bién salió al mar, botando navíos más dos del primer milenio, con el faraón
grandes y con mejores cualidades Necao II, se aventuraron a tratar de
AGE

náuticas. Siempre navegando a esca- circundar el continente africano en


sa distancia de la costa, fue el medio busca de nuevas rutas comerciales. Embarcación funeraria expuesta en el interior del
Museo de la Barca de Keops, en Guiza.

MUY HISTORIA 89
AGE

RETRATO DE
LA VICTORIA. >>> se modernizaron armamentísticamente y los escribas. Durante el Imperio Medio también
En esta pintura continuaron coniando en el desierto como prin- se creó el cuerpo de cazadores: unidades espe-
mural hallada
en el templo de
cipal defensa. Sus armas eran simples, aunque ciales encargadas de patrullar los desiertos y las
Ramsés II en mortíferas. En el cuerpo a cuerpo empleaban el fronteras con Nubia, para detectar cualquier
Abu Simbel, el bastón, la porra, el cuchillo de sílex, el hacha de movimiento hostil y avisar con antelación de
rey aparece en piedra y la lanza con punta de piedra, hueso o cualquier posible ataque.
la batalla de bronce. Los oficiales usaban daga o espada de
Qadesh
bronce y, para la lucha a distancia, se usaban el
(1274 a.C.)
luchando contra arco y la lecha, con puntas de esos mismos ma- EL IMPERIO NUEVO
los hititas. teriales, y una especie de bumeranes. Las corazas Hacia 1650 a.C., Egipto fue invadido por los hic-
de bronce y los cascos estaban reservados a los sos –también llamados “príncipes del desierto”–
altos mandos debido a su elevado coste, sien- llegados del este, que arrollaron sus defensas
do la defensa más común el simple escudo de gracias a dos armas revolucionarias: los carros
mimbre cubierto con cuero. Todas estas armas tirados por caballos y el arco compuesto, que era
se elaboraban en los talleres de los palacios o de capaz de duplicar el alcance del arco convencio-
los templos bajo una estricta supervisión, y allí nal. Se abrió con ello el llamado Segundo Perío-
también eran almacenadas y contabilizadas por do Intermedio y los invasores no fueron expul-

UN FARAÓN
BELICISTA.
Este mural
muestra al
último rey de la
Dinastía XVIII y
gran reformador
del ejército,
Horemheb,
junto al dios
Horus con
cabeza de
halcón, que
porta la doble
corona del Alto
y el Bajo Egipto.
AGE

90 MUY HISTORIA
Durante el Imperio
Medio se creó el cuerpo
de cazadores: unidades
especiales encargadas
de patrullar los desiertos
sados del Bajo Egipto hasta 1537 a.C., cuando se
inició el llamado Imperio Nuevo.
Los nuevos faraones decidieron que había que ex-
tender las fronteras más allá del Nilo como colchón
protector y, de paso, someter al vasallaje a los pe-
queños reinos de la franja sirio-palestina. Su ejérci-
to aumentó en número, lo dotaron de miles de ca-
rros y caballos, copiaron el arco compuesto y fueron
reemplazando las viejas armas con puntas de piedra
por otras de bronce. Con ello crearon un podero-
so ejército móvil capaz de enfrentarse al enemigo
antes de que llegase al Nilo. Ahora eran 50.000 sol-
dados profesionales divididos en cinco divisiones,
aparte de los mercenarios, y masas de carros que
se movían en grupos de 50 hombres. También se
contrató a miles de artesanos cananeos, hititas y de
otros pueblos mesopotámicos y de Anatolia, para
que enseñasen a fabricar los complejos carros de
guerra, arcos y también las primeras máquinas de
asedio (arietes, torres móviles, etc.), que serían im-
prescindibles para derribar las puertas y murallas
de las ciudades que se iban a asaltar. Habían roto
con la política aislacionista e inaugurado la fase de
AGE

los grandes faraones guerreros.


BATALLA
RECORDADA
faraón de la Dinastía XVIII. Con él se acabaron de- EN KARNAK.
LOS GRANDES CONQUISTADORES initivamente las políticas paciicadoras y comenzó Sobre estas
El mejor ejemplo de todo este cambio de política una activa campaña de conquistas en toda la costa líneas, el
fueron las quince campañas victoriosas del faraón sirio-palestina y las actuales Jordania y Siria, cam- séptimo pilón
Tutmosis III para someter a todos los reinos exis- paña que llegó hasta las mismas fronteras del reino del templo de
Amón, en cuyo
tentes entre Egipto y los babilonios e hititas, que hitita en Anatolia. Tras su reinado, el ejército quedo relieve se
culminaron con la batalla de Megido en 1479 a.C. conigurado como un poder autónomo, necesitado representa a
En este choque sometió a una gran coalición de de un importante presupuesto y que presionaría a Tutmosis III con
ciudades cananeas que se rebeló y, según las cróni- los faraones y a la casta sacerdotal para inluir en prisioneros
cas, obtuvo un botín de 924 carros, 2.238 caballos, mantener una política exterior agresiva. No podía hititas en la
batalla de
200 armaduras de bronce y grandes cantidades de ser de otro modo, pues las conquistas suponían
Megido.
oro y plata. También venció a los hititas, provo- botines de guerra y los mandos militares estaban
cando el in de su antiguo reino, y a Mitanni. En su interesados en mantener y aumentar sus riquezas,
última expedición acabó con el reino de Qadesh, así como en asegurar sus sueldos y recompensas
uno de los últimos vestigios de los hicsos. Su hijo en tierras. Por ello, no es de extrañar que desde ese
Amenhotep II prosiguió las campañas exitosas de período se diesen presiones, e incluso golpes de
su padre, consolidando y ampliando las conquistas. Estado, en las altas esferas de poder para boicotear
Pero aún se dio un mayor giro militarista cuando las políticas paciistas. En tiempos de paz el ejército
el general Horemheb accedió al poder mediante servía para tareas de vigilancia interna, fuese ante
un golpe de Estado, convirtiéndose en el último posibles sublevaciones de descontentos socia- >>>

MUY HISTORIA 91
EL REY DE LAS
CONQUISTAS.
En la foto, uno de
los bajorrelieves
que representan
al faraón Seti I,
labrado en las
paredes del
templo levantado
en su honor en la
ciudad de Abidos,
en el Alto Egipto.

AGE
>>> les como –y sobre todo– ante los posibles go-
bernadores díscolos que regentaban las provincias
más alejadas y que podían albergar las consabidas Ramsés II emprendió
tentaciones separatistas. Con ello el ejército pasó
a formar parte de la élite gobernante, junto con la campañas contra tribus
familia real, los altos funcionarios y los sacerdotes.
Todos se precisaban y se legitimaban mutuamente libias y contra el reino
ante las masas campesinas que labraban los már-
genes del Nilo. de Kush, en Nubia
A la muerte de Horemheb se inició la Dinastía
XIX, que sería la más imperialista de todas y en
la que Seti I fue el primer faraón destacado. Este guerrero invencible: Ramsés II. Fue famoso, sobre
emprendió una ambiciosa campaña de conquistas todo, por la batalla de Qadesh, el enclave ubicado
sobre las ciudades-Estado de la costa fenicia, pe- en la frontera de las actuales Turquía y Siria, en
ro sería su hijo quien adquiriese más fama como el año 1274 a.C. Allí tuvo lugar ese gran choque
en el que los egipcios se enfrentaron a los pode-
rosos hititas, que habían logrado reunir a 40.000
RELIQUIA hombres y 3.800 carros tras resurgir en su nuevo
GUERRERA. reino. Aunque la propaganda egipcia lo celebró
A la derecha, un
casco (flabellum) como una victoria, el resultado fue de empate, pe-
con forma de ro demostró la gran preparación y disciplina que
abanico, en oro, había adquirido el ejército egipcio, capaz de com-
donde aparece batir con éxito lejos de sus fronteras naturales.
Tutankamón
en un carro
apuntando su
flecha contra un ARMAS DE HIERRO PARA TODOS
avestruz. Este mismo faraón emprendió campañas contra
tribus libias y contra el reino de Kush, en Nubia,
ampliando sus dominios en todas las direcciones.
Entre sus mayores éxitos, sin duda, está el haber
ALBUM

vencido a los llamados “Pueblos del Mar”: Egipto

92 MUY HISTORIA
AGE
Datado en torno a
UN EJÉRCITO DISCIPLINADO 1470 a.C., en este
relieve del templo

L
a milicia egipcia estaba basa- co y endureciéndoles con largas adelante, las recompensas se mortuorio de la
da en una disciplina brutal. El marchas por el desierto. A los sol- ampliaron a esclavos y lotes de reina Hatshepsut
cuerpo de oficiales era some- dados distinguidos se les imponía tierra. La disciplina era de hierro y se representa a
tido a un entrenamiento durísimo el “Oro al valor”. También podían el castigo por cobardía o incum- soldados egipcios.
en el que era normal que más de ser premiados con armas bellas plimiento del deber era la muerte,
un aspirante perdiese la vida por y cuidadosamente elaboradas, o tras ser torturado. El cadáver era
el adiestramiento. Una vez forma- con medallas en forma de león o luego abandonado a merced de
dos, los oficiales debían adiestrar de mosca; mientras que la prime- las alimañas, lo que suponía el
a su vez a los soldados emplean- ra representaba la valentía, la se- mayor castigo posible en el mun-
do sobre todo la lucha cuerpo a gunda significaba la insistencia y do egipcio (no poder asegurarse
cuerpo, la esgrima y el tiro con ar- perseverancia en el ataque. Más un lugar en el más allá).

fue el único gran reino de todo Oriente Próximo tenían espíritu de casta y muy arraigados los con-
que resistió la invasión que, por ejemplo, provo- ceptos de honor y valentía, lo que les hacía creer
có el colapso del Imperio hitita. Este hundimien- en su superioridad frente el resto de la población
to permitió, curiosamente, que se extendiese el y reforzaba su cohesión interna.
secreto de la fundición del hierro, que hasta ese Los posteriores faraones, Merenptah y Ramsés
momento solo ellos conocían; a partir de enton- III, mantuvieron la tensión bélica enfrentándo-
ces todos dispusieron de armas más resistentes y se con éxito a incursiones de tribus libias y a los
baratas que las de bronce. Ramsés II, después de coletazos que aún daban los Pueblos del Mar.
derrotar a los Pueblos del Mar, los supo incorpo- Sin embargo, tuvieron que adoptar una política
rar como mercenarios a su ejército, procediendo más destinada a mantener las posiciones y, por
a reorganizarlo y situando al frente de las mejores tanto, de corte defensivo, lo que incrementaría
unidades a sus hijos y parientes cercanos, para ga- el número de fortalezas en las fronteras. Lo
rantizar la idelidad de todas las unidades. cierto es que, al final de la Dinastía (1188 a.C.),
El resultado fue que el ejército del faraón se con- Egipto comenzó un lento pero imparable pro-
virtió más que nunca no solo en la columna verte- ceso de decadencia y debilitamiento que, a la
bral del Estado, sino en un cuerpo eiciente y pro- larga, le llevaría a ser invadido por otras poten-
fesional, capaz de combatir en cualquier terreno cias pujantes en Oriente Próximo que avanza-
y en cualquier época del año. Los soldados ahora rían, de nuevo, desde el este. MH

MUY HISTORIA 93
UN MUNDO

FUENCISLA DEL AMO Y FRANCISCO SOLÉ


AUTOSUFICIENTE.
Así era el harén
egipcio, conocido
como Casa Jeneret:
centro educativo
para los príncipes,
residencia de
esposas reales y
concubinas; una
especie de gueto
confortable, a pesar
de las intrigas que se
urdían en su interior.

94 MUY HISTORIA
COSTUMBRES E INTRIGAS PAL ACIEGAS

La vida en un
harén real
Las Casas Jeneret podrían fácilmente equipararse a los harenes que aparecen
en novelas y películas, pero, a diferencia de los presentes en el imaginario
colectivo –los del Imperio otomano–, en los egipcios las mujeres no eran
cautivas ni estaban destinadas solo a satisfacer los deseos sexuales del faraón.
LAURA MANZANERA
PERIODISTA Y ESCRITORA

MUY HISTORIA 95
AGE

AL ESTILO

A
ORIENTAL.
El pintor Eugène ntes de hablar de harenes orientales, se nidades femeninas les llevó a pensar que era un
Delacroix viajó debe aclarar que la visión que se tiene de lugar de reclusión de mujeres destinadas a satis-
a Argel en 1832 ellos en Occidente no solo es limitada, facer los deseos sexuales del faraón.
dentro de
una misión
sino que se aleja bastante de la realidad. El vocablo harén deriva del árabe harîm, o lo que
diplomática Solemos relacionarlos con las historias es lo mismo, “aquello que es ilícito según el islam”,
francesa, durante de Las mil y una noches, con el palacio “lo prohibido”. Y el harén otomano era el lugar
la cual no dejó Topkapi de Estambul, con los califas omeyas, con de residencia –y encierro– de las mujeres e hijos
de pintar esclavas y concubinas... Sin embargo, los harenes del gobernante, en el que los eunucos ejercían de
acuarelas de
verdaderos tuvieron poco que ver con lo que Ma- intermediarios con el exterior, pues las mujeres
aquel mundo que
le resultaba tan tisse, Delacroix o Ingres plasmaron en sus cuadros, estaban aisladas de la vida pública. En una Casa
exótico; sobre con las imaginativas películas de Hollywood o con Jeneret, todo era muy distinto. Allí las mujeres so-
todo, de los óperas como Aida, de Verdi. Además, no todos los lían acompañar al rey en sus apariciones en públi-
harenes. Arriba, harenes fueron iguales, empezando por los egip- co y, además, jener puede traducirse como “tocar
su obra Mujeres música y seguir el ritmo”,
cios, si es que podemos de-
de Argel.
nominarlos harenes.
En el siglo XIX, los egip- El harén del país de una de las funciones pri-
mordiales del harén egip-
tólogos, por culpa de una
mala traducción, creyeron los faraones cio. Una prueba más de su
peculiaridad era la ausen-
que la institución conocida
como Casa Jeneret era un funcionaba como cia de eunucos.
Así pues, se cree que no
harén similar al turco. Ha-
ber traducido jeneret como una institución existieron harenes en
Egipto en el sentido turco
“lugar cerrado” y el hecho
de que allí vivieran comu- independiente del término. El harén del
país de los faraones fun-

96 MUY HISTORIA
cionaba como institución independiente y casi se establecía una jerarquía muy bien definida, or-
todas las mujeres eran reclutadas entre las capas denada principalmente según dos conceptos: el
inferiores de la sociedad, por lo que, de repente, tiempo que llevaban residiendo allí (cuanto más
veían en el horizonte una inesperada posibilidad era, más relevancia adquirían) y los títulos que
de promoción. Eso le ocurrió, por ejemplo, a les había otorgado el faraón. De ese modo, se sa-
Nerfertiti, Gran Esposa Real de Akenatón: se cree bía exactamente qué rango tenía cada una y, en
que fue criada en un harén de Malkata. consecuencia, su mayor o menor proximidad al
La cantidad de mujeres que acogía una Casa Je- rey, los favores que recibía de este y su nivel de
neret variaba considerablemente de una época a participación en los rituales religiosos.
otra. Parece ser que con Amenhotep III (1411-
1352 a.C), el posible abuelo de Tutankamón, se
alcanzó un récord: más de mil. ESPOSA, MADRE Y DEIDAD
No había una sola Casa Jeneret, sino varias re- En la cúspide de esa pirámide femenina de poder
partidas por todo el país (Menfis, Tebas, Mer-Ur, estaba la propia reina. Era la esposa principal del
Malkata, Amarna...), como repartidas estaban faraón y la madre del príncipe heredero y, en tanto
las mujeres que residían en ellas, tanto las em- que compañera del rey, se la consideraba una dio-
parentadas directamente con el faraón por lazos sa. Ambos, el faraón y ella, encarnaban el principio
de sangre como las damas pertenecientes a la masculino y el principio femenino que garantiza-
nobleza egipcia, o también aquellas procedentes ban la existencia del orden o Maat, un concepto
de países vecinos. Porque en el Imperio Nuevo esencial de la cosmovisión egipcia que representaba
(hacia 1552-1070 a.C.) empezaron a formar parte la armonía, el equilibrio cósmico que imperaba en
de los harenes princesas extranjeras empleadas el mundo desde su origen y que era preciso conser-
como instrumentos de la política exterior. Envia- var. Y para poder mantener la dualidad masculino-
das al país del Nilo para casarse con el rey con el femenina, la esposa principal debía acompañar al
único objetivo de crear una alianza con Egipto, se monarca durante las ceremonias. Eso sí, siempre
instalaban en una Casa Jeneret con sus seguido- ocupaba un plano secundario con respecto a él. Y
ras y aportaban sus costumbres y cultura propias en ocasiones, el cargo de Gran Esposa Real lo os-
a aquella especie de gineceo. tentaba más de una mujer al mismo tiempo.
Entre todas las mujeres de cualquier Casa Jeneret La siguiente mujer en importancia era la ma- >>>

FARAÓN BUSCA
EXTRANJERA.
En esta ilustración
de Allan Stewart,
se representa a
Ramsés II en el
ceremonial de
curación de su
cuñada, la
princesa hitita
Bentresh, que se
creía que había
sido poseída por
el demonio. Las
bodas de faraones
con extranjeras
perseguían sellar
alianzas con
pueblos vecinos.
AGE

MUY HISTORIA 97
AGE

DIVINIDADES
PROTECTORAS.
En esta imagen del >>>dre del rey, que poseía el título de met neswet
interior de la tumba y no tenía obligatoriamente que haber sido Gran
de Nefertari se
Esposa Real del faraón anterior. Le seguían las es-
representa a las
diosas Ma’at y posas secundarias, cuyo título era hemet neswet.
Serket; la primera Estaban obligadas a entregar a sus hijos al rey y, si
es el símbolo de la se trataba de extranjeras, sellaban alianzas con pue-
verdad, el orden, la blos vecinos, como en el caso de las princesas hiti-
ley, la moralidad y tas que se casaron con Ramsés II. Dada la mucha
la justicia, y a la
segunda se la competencia, no era extraño que se crearan gran-
considera una des rivalidades entre las esposas del faraón en su
lucha por sentar a sus respectivos hijos en el trono,
AGE

deidad protectora
contra los venenos. lo que dio origen con frecuencia a conspiraciones
urdidas en los harenes. FAMILIA REAL. Sobre estas líneas, un relieve que
muestra al padre de Tutankamón, el “faraón hereje”
Akenatón, junto a su Gran Esposa Real, Nefertiti,
con varias de sus hijas en brazos.
UNA CLARA JERARQUÍA
Puesto que la familia real estaba repartida por dis-
tintas Casas Jeneret en distintos puntos de Egipto, heredar de sus madres algunos cargos y títulos.
es muy posible que en el harén del palacio donde Algo más abajo, compartían espacio las hermanas
residía el rey solo vivieran su madre, la reina y del faraón (senet neswet) y sus tías y, a continua-
sus hijos. Esa sería la razón de que tantas espo- ción, las conocidas como Ornamentos Reales (je-
sas secundarias solo viesen al faraón en contadas keret neswet), sobre las que existen ciertas discre-
ocasiones y de que incluso algunas no llegaran a pancias. Algunos expertos creen que se trataba de
encontrarse nunca con él. las concubinas del rey que, una vez hubieran dado
Un escalón más abajo que las esposas secundarias a este algún hijo, eran libres para casarse con un
se situaban las hijas del rey (sat neswet), que po- alto funcionario, mientras otros opinan que se tra-
dían seguir viviendo en el harén tanto si perma- taba de mujeres de la corte y miembros destacados
necían solteras como si se casaban con alguien de de la Casa Jeneret que se encargaban de la música
su familia o con un alto funcionario. Disfrutaban durante el culto. En última instancia, las que ocu-
de bastantes privilegios; entre ellos, contar con un paban la base de la pirámide eran las Bellezas del
séquito personal, disponer de una tumba propia y Palacio (nefrwet), chicas jóvenes entre las que

98 MUY HISTORIA
FUNCIONARIOS
DE TODO TIPO
P
uesto que la reina no podía encargarse per-
sonalmente de controlar todos los hare-
nes de Egipto, se veía obligada a
delegar la dirección de los mismos.
Entre los principales funcionarios
estaban la gran supervisora, de
origen noble y al frente del ha-
rén en nombre de la soberana; el
intendente, un hombre de con-
fianza del faraón; los escribas,
algunos de los cuales ayudaban
al intendente a administrar los
bienes; los inspectores, encar-
gados de vigilar a los trabajado-
res, y los guardianes, que vela-
ban por la seguridad de todos.

Esta escultura de
un escriba de
Saqqara ha sido
datada durante
la Dinastía V
(en torno a
2494-2345 a.C.)

Cada harén contaba con una


divinidad protectora y las mujeres
podían ser sacerdotisas de su culto
podían estar perfectamente incluidas las hijas del hemos dicho, en primer lugar era la residencia
monarca, y las Amadas del Rey (nerwet neswet). de las mujeres del rey, entre las que estaban sus
En ambos casos, estas mujeres se encargaban del esposas, pero también sus hermanas, su madre y
canto y las actuaciones musicales, interpretadas sus tías (solteras o viudas).
tanto para entretener al faraón como para las ce-
remonias religiosas.
La religión era un punto fundamental de la institu- AUTOSUFICIENCIA ECONÓMICA
ción. Cada Casa Jeneret contaba con una divinidad Todas ellas tenían prohibido llevar una vida pú-
protectora (Bastet, Hathor, Isis, Amón...) y las mu- blica, por lo que cada Casa debía contar asimismo
jeres podían ser sacerdotisas, principal motivo por con todo lo necesario para poder cubrir las nece-
el que recibían una educación musical que incluía sidades primarias de la familia real, empezando
la interpretación de instrumentos como el laúd, la por la alimentación, y para que no les faltase de
flauta, la lira o el arpa. Y puesto que la reina lo era nada y pudieran llevar una vida lujosa.
también de todas las sacerdotisas del país, ella se Por eso, las Casas Jeneret no solo eran instituciones
encargaba personalmente de controlar que los ritos independientes, sino también económicamente
se desarrollasen con total normalidad. autosuficientes (estaban exentas de pagar impues-
Aparte de la música, la Casa Jeneret nació con tos). Disponían de tierras de labranza, ganaderías,
otras funciones muy bien delimitadas. Como ya granjas, molinos y talleres de muebles, de cos- >>>

MUY HISTORIA 99
Las Casas Jeneret, además de centro educativo de
los niños y residencia de las ambiciosas esposas del
faraón, eran también un nido de intrigas políticas
>>>méticos, de perfumes... y sobre todo de tex- gar en una parte concreta del recinto, la llamada
tiles. Acogían una auténtica industria textil en la Casa de los Hijos. Y es que en el harén la arquitec-
cual las servidoras y las esposas de origen humil- tura y el reparto de las zonas y estancias según sus
de hilaban, cosían y tejían. Una de sus principales utilidades estaban perfectamente estudiados. Lo
tareas era la elaboración del llamado “lino real” formaban varios edificios en el interior del comple-
FUNCIÓN
PRIMORDIAL. (el de mejor calidad), con el que se confecciona- jo palacial, o bien independientes y separados del
Tras los muros ban los vestidos de las damas. mismo. Se construían con gruesos muros y mura-
de las Casas No hay que olvidar una última función primor- llas de adobe y las estancias se decoraban con pin-
Jeneret, las dial; de hecho, prácticamente la única que las turas de vivos colores, tanto en las paredes como en
mujeres de los Casas Jeneret compartían con los harenes musul- el suelo y el techo. Las habitaciones contaban con
faraones criaban
a sus hijos
manes: eran el lugar de crianza y educación de los vestidor y baño propios, y siempre se reservaba una
varones y se hijos varones del faraón. De eso se encargaban estancia principal con un estrado para colocar en él
ocupaban de nodrizas y preceptores, pero era la propia reina, el trono del faraón. Sentado en este cuando venía
escoger a los al mando de las instituciones y de la economía, de visita, las damas se reunían a su alrededor para
mejores quien escogía a los maestros y decidía qué educa- deleitarle con sus interpretaciones musicales. Nun-
maestros para
ción se impartiría en la Casa. ca faltaba un templo y asimismo había almacenes,
su educación
(abajo, La educación de los descendientes reales tenía lu- zonas agrícolas y ganaderas y talleres, todo rodea-
ilustración). do de jardines con estanques.
GETTY

RIVALIDAD ENTRE MUJERES


Si se piensa en la Casa Jeneret como espacio para
la educación de los niños y como residencia de las
ambiciosas esposas del faraón, no resulta extraño
que fuera también centro habitual de intrigas po-
líticas que podían terminar en asesinato. De este
modo, los harenes se convertían con frecuencia
en nidos de complots y conspiraciones.
GETTY
LA CONSPIRACIÓN DEL HARÉN

L
a conspiración más famosa en un harén tu-
vo lugar en el reinado de Ramsés III (1186-
1155 a.C.). Tenía como objetivo matar al
faraón, y sus protagonistas fueron varios fun-
cionarios y sirvientes, un general, un sacerdo-
te y algunas mujeres, entre ellas Tiyi, segunda
esposa de Ramsés y principal instigadora, que
pretendía sentar a su hijo Pentaweret en el tro-
no. No está del todo claro si el complot tuvo
éxito o no, y durante mucho tiempo el final de
Ramsés III fue motivo de debate.
Pero, en 2012, una investigación publicada
en el British Medical Journal concluyó que
al faraón le cortaron el cuello causándole la
muerte. Los investigadores, encabezados
por el doctor Albert Zink, realizaron análisis
antropológicos y forenses a las momias de
Ramsés III (en la foto) y de un hombre des-
conocido. El ADN reveló que ambas compar-
tían el mismo linaje parental, sugiriendo que
podrían haber sido padre e hijo.
Las tomografías computarizadas del rey re-
La rivalidad entre esposas estaba a la orden del
velaron una herida profunda en el cuello que día; a sus ojos, todo parecía valer con tal de que
podría haberle llevado a la muerte. Además, su vástago se sentase en el trono y, de paso, ella
hallaron en el interior de la herida un amuleto escalase posiciones, pasando de simple esposa se-
con el ojo de Horus, seguramente introducido cundaria a madre del rey. La más famosa de estas
por los embalsamadores durante la momifi- conspiraciones fue la que atentó contra la vida de
cación, que no se hizo de la forma habitual, Ramsés III [ver recuadro] y la conocemos gra-
pues se usó un un elemento “impuro”: piel de
cias al Papiro de Turín, pero debió haber muchas
cabra, algo que no correspondía a un rey y
que podría interpretarse como prueba de que otras. Algunas están documentadas.
recibió un castigo.
En cualquier caso, la conjura fue descubierta
y todos los conspiradores serían ejecutados; DOS INTRIGAS POLÍTICAS CONOCIDAS
algunos de ellos, obligados a suicidarse. Uno de los complots de los que tenemos noticia
se produjo durante el reinado de Pepi I, que go-
bernó aproximadamente entre los años 2332 y
2282 a.C. En la “autobiografía” grabada en piedra
AGE

SOBREVIVIR PARA LLEGAR AL TRONO. en una de las paredes de la mastaba (tumba) de


En la carrera por “colocar” como faraón a su hijo, la un funcionario real llamado Weni, se explica que
rivalidad entre las esposas del rey desataba complots este fue llamado a declarar por el faraón en un
y asesinatos, algo que queda reflejado tangencialmente grave caso de intriga que había tenido lugar en el
en el film de animación El príncipe de Egipto (1998). harén. No hay datos que revelen quiénes fueron
los traidores, pero se sabe que el rey regaló a We-
ni una buena cantidad de oro para que embelle-
ciera su última morada (tal vez una recompensa
de Pepi por el servicio prestado).
Otra conocida conspiración, mucho más grave,
terminó con un magnicidio, el de Amenemhat I,
que reinó de 1991 a 1971 a.C. Un relato breve pe-
ro detallado explica la historia, en la que el espíri-
tu del rey asesinado avisa a su hijo Sesostris I de
que los traidores pululan por palacio. Según el
escrito, el faraón se encontraba en su dormitorio,
solo y desprevenido. “De haber podido empuñar
el arma, habría devuelto los golpes a los cobardes
con una sola mano”, explica el espíritu de Amene-
mhat I a su apenado hijo. MH

MUY HISTORIA 101


LA CIUDAD DE
DEIR EL-MEDINA Y EL VALLE DE LOS REYES

LOS MUERTOS
102 MUY HISTORIA
ALMAS
SOPESADAS.
En este papiro
del Libro de los
Muertos se
escenifica el
Juicio de Osiris,
en el que se
pone en un
platillo de la
balanza el
corazón del
difunto y en el
otro la Pluma
de la Verdad.

ALBUM

Los antiguos egipcios pusieron enorme interés y esfuerzo en la construcción de


grandes templos mortuorios que garantizasen al faraón –y con él a los demás– el
estar preparado para alcanzar la vida eterna después de la muerte.

JAVIER MARTÍNEZ-PINNA
HISTORIADOR Y ESCRITOR

MUY HISTORIA 103


E
n el Antiguo Egipto, la configuración del
espacio físico hizo que la vida solo pu-
Los egipcios creían que
diese desarrollarse a orillas del Nilo, en
donde se situaban las tierras fértiles y los
el difunto era llevado
recursos hídricos fundamentales para el
surgimiento de la que podemos conside-
ante el dios de la muerte,
rar la civilización más apasionante de la historia.
La transición entre los fértiles campos de cultivo Osiris, confinado en el
y el desierto era muy acusada, lo que favoreció
la creencia de los egipcios en dos mundos con- inframundo o Duat
trarios pero estrechamente relacionados: el del
EL PERIPLO bien y el del mal, el del equilibrio y el del caos, el
DEL DIOS RA. de la vida y el de la muerte. pirámides (o en las galerías de los hipogeos, en
Este relieve del Desde tiempos predinásticos, la observación de épocas más recientes). Según las creencias egip-
templo la momiicación natural en las áridas arenas del cias, la muerte implicaba la desintegración de los
mortuorio de
desierto les llevó a la convicción de que el destino modos de existencia del individuo y, por lo tanto,
Ramsés II
representa a un del alma quedaba vinculado a la supervivencia del el complejo ritual funerario tenía la intención de
grupo de cuerpo, y por eso emplearon una enorme canti- reintegrar los distintos aspectos del ser humano
sacerdotes que dad de recursos en el desarrollo de las técnicas como paso previo a su resurrección.
llevan sobre los de embalsamamiento. Pero este no era el máximo
hombros la peligro al que se veía sometida el alma del difun-
Barca Solar
sagrada de Ra. to después de la irremediable muerte física. Para VIAJE EN VARIAS ETAPAS
El ritual alcanzar la salvación, el faraón –y, como él, el res- Así, junto al cuerpo físico y como condición
funerario incluía to de los egipcios– se debía enfrentar a toda una previa para iniciar el viaje al más allá, se debían
atravesar el río serie de pruebas que tenía que superar a partir preservar dos principios esenciales: el ba, el as-
con el difunto del conocimiento de unas fórmulas mágicas re- pecto inmaterial o alma del individuo, y el ka,
sobre una barca
semejante a la
presentadas, muchas veces, en el interior de las una fuerza vital vinculada al cuerpo que reque-
del dios solar.
ALBUM
ría sustento (de ahí las ofrendas de comida, agua primeras mastabas y grandes pirámides a partir de
e incienso que los sacerdotes dejaban en el inte- la Dinastía IV; en un principio, solo para asegurar
rior de los templos mortuorios). el triunfo sobre la muerte del faraón fallecido, pero
En cuanto al más allá, los egipcios creían que luego se extenderían progresivamente al resto de
el difunto era llevado ante el dios de la muerte, la sociedad egipcia, en un proceso de democrati-
Osiris, coninado en el inframundo o Duat. Allí zación del más allá que ya se empieza a vislumbrar
era sometido a un riguroso juicio –el Juicio de –para el círculo más cercano al faraón– durante el
Osiris– que solo podía ser superado gracias al reinado de Pepi II.
conocimiento de diversos sortilegios presentes Así, en la necrópolis perteneciente al faraón Zo-
en el Libro de los Muertos. Posteriormente, el fa- ser observamos las tumbas de los miembros de la
llecido debía unirse al dios Ra en su viaje por el Corte claramente diferenciadas y separadas con
cielo a bordo de la barca solar, viaje tras el cual respecto a la pirámide escalonada del rey, mien-
le esperaba el enigmático Campo de Juncos, una tras que en la meseta de Guiza tenemos auténticos
especie de lugar paradisíaco en el que no faltaban complejos funerarios y “ciudades de la muerte” con
campos repletos de trigo, ríos, animales, cosechas todo tipo de sepulturas erigidas a partir de un plan
y gente de todo tipo y condición. Allí, el muerto predeterminado y separadas por calles en ángulo
se encontraba con los dioses y con los parientes recto, ofreciendo unas pautas igualitarias de las que
y amigos más cercanos, pero, a pesar de ser un no disfrutaban los simples mortales.
lugar propicio y generoso, en el Campo de Juncos
era necesario trabajar, razón por la cual los
egipcios se hacían enterrar junto a unas ASEGURAR LA VIDA ETERNA
pequeñas estatuas llamadas ushebti, Durante el Primer Período Inter-
grabadas con sortilegios mágicos y medio surgen nuevas fórmulas
cuya función era realizar trabajos mágicas y litúrgicas que después
físicos en el mundo de ultratumba. conformarán el corpus de los
Textos de los sarcófagos, cuya
naturaleza pone de manifiesto
UN MÁS ALLÁ DEMOCRÁTICO una visión diferente del mundo
El registro arqueológico conirma de ultratumba, en la que la fa-
la creencia en esta vida posterior a milia inmediata y los amigos y
la muerte ya en el Período Pre- servidores del difunto tienen
dinástico, mientras que en el un papel protagonista. No
Arcaico hallamos una mayor en vano, la arquitectura nos
soisticación en la construcción muestra ejemplos de esta vi-
de las tumbas reales: un claro sión del reino de los muertos,
ejemplo es la del faraón Djer, ya que empiezan a proliferar
encontrada en la necrópolis de las mastabas con múltiples
Abidos. Este se hizo enterrar habitaciones para acoger los
junto a un gran ajuar funerario cuerpos de toda una familia,
y un enorme cortejo de más de cuya relación debía continuar
300 individuos, algunos vícti- en la otra vida. Tendremos
mas de unos sacrificios huma- que esperar hasta el Imperio
nos que, con el paso del tiempo, Nuevo para observar cómo la
irían desapareciendo en favor de esperanza de la resurrección se
prácticas tendentes a sustituir al ser abre a todos los egipcios, fenóme-
físico por una serie de amuletos con no que se contempla en un peque-
propiedades mágicas. La conigura- ño poblado situado en uno de >>>
ción de la tumba nos permite supo-
ner la creencia en la supervivencia del
espíritu del faraón, que emprendería
el viaje a partir de una apertura en el SIRVIENTES HASTA EN EL
lado occidental de la estructura orien- MUNDO DE ULTRATUMBA
tada hacia un uadi (rambla o cauce
■ En la imagen, un ushebti, estatuilla cuyo cometido –se-
seco) situado al oeste de la necrópolis. gún la mitología egipcia– era servir al difunto en el Aaru (el
La evolución de este tipo de tumbas paraíso): es decir, los espíritus de estas estatuillas hacían
llevaría a soluciones arquitectónicas de criados para los señores y faraones en la otra vida.
más complejas con la creación de las

MUY HISTORIA 105


AGE
>>> los lugares más inhóspitos de Egipto, en el que
cientos de familias egipcias dedicaron su vida a la Tutmosis I creó un
construcción de las grandes tumbas del Valle de las
Reyes para asegurar, de esta forma, la vida eterna recinto con treinta y seis
de su soberano.
Tutmosis I, uno de los grandes faraones de la Di- viviendas para los
nastía XVIII, creó un recinto con treinta y seis vi-
viendas ocupadas por gentes de muy diversa pro- obreros que construirían
cedencia. En este primer poblado de constructores
había nubios, hebreos y egipcios, aunque en su ma- el Valle de los Reyes
yoría eran cautivos hicsos capturados en años an-
teriores, durante las guerras de liberación empren-
didas por las dinastías tebanas para conseguir la Junto a ellas hay otras tumbas en las que los muer-
reuniicación de las Dos Tierras. La estructura de tos son introducidos en simples cajas de madera,
este asentamiento era muy sencilla, con casas estre- sin decoración ni ningún tipo de ajuar funerario.
chas y de una sola planta que se adosaron a ambos Ascendiendo por la ladera del uadi, sorprende
lados de una pequeña calle central. El conjunto es- la existencia de unas nuevas sepulturas que pu-
taba protegido por un muro de adobe, ideado pa- dieron pertenecer a un grupo de músicos (por la
ra reforzar el aislamiento de esta comunidad y así presencia de diversos instrumentos musicales),
poder mantenerla apartada del resto del mundo. Su mientras que más arriba se enterraron las momias
ubicación en el antiguo lecho del río, que quedaba de las personas de más edad, en pequeños ataúdes
oculto a la vista del valle, no hizo sino incrementar con decoración pictórica.
su soledad, más aún cuando se estableció un siste- Progresivamente, el poblado de Deir el-Medina
ma de control policial para mantener la seguridad fue ampliando su capacidad: durante el reinado
y evitar contactos con el exterior. de Seti I se añadieron unas setenta viviendas más,
lo que trajo consigo el aumento del número de
tumbas, que se situaron en una nueva necrópolis
LAS NECRÓPOLIS DE DEIR EL-MEDINA ubicada en la montaña próxima al enclave. En esta
Desde los primeros años, tenemos evidencias de ocasión, el signiicado simbólico del cementerio es
enterramientos muy poco elaborados en la colina maniiesto, al orientarse hacia el este, por donde
oriental del uadi para los habitantes de Deir el- nace la luz del sol cuando inicia su itinerario vital
Medina. En la parte baja encontramos sencillas hasta ocultarse tras las montañas tebanas y entrar
sepulturas de niños, depositados en canastillas en el mundo gobernado por Osiris. El momen-
domésticas hechas de fibra de palma trenzada. to de máximo apogeo en la historia de esta >>>

TUMBAS
PROLETARIAS.
En la imagen, las
ruinas de una de
las necrópolis de
Deir el-Medina
donde se hallan
enterrados los
constructores
de las tumbas
del Valle de
los Reyes, que
vivían en un
ALAMY

poblado anejo.

106 MUY HISTORIA


Papiro del Libro de
los Muertos en el que
aparece el dios
guardián de las
tumbas, Anubis.

ALAMY

LA NECESARIA RESURRECCIÓN DEL MONARCA


A
l ser considerado el gran repre- ñar a los dioses y de esta forma permitir tos de la naturaleza y, especialmente,
sentante de los dioses ante los que continuase el orden en el mundo: el la existencia de la inundación anual del
mortales, los egipcios centraron cambio regular y tranquilo de las esta- Nilo, de la que dependían las familias
su atención en garantizar la resurrección ciones, el movimiento de los cuerpos ce- egipcias. La función protectora del fa-
del faraón, para que pudiese acompa- lestes, la protección contra los elemen- raón, pues, no terminaba con su muerte.

MUY HISTORIA 107


>>> ciudad de los muertos se produjo durante el que rodeaban el Valle de los Reyes, no pudiendo
reinado de Ramsés II, quien ordenó ampliar el po- regresar a sus hogares hasta que un nuevo grupo
blado y levantar otras cuarenta viviendas fuera del llegase hasta la necrópolis para continuar con su
mismo, mientras que las situadas en el interior se trabajo. Antes de salir del poblado, los escribas
subdividieron para aumentar su capacidad. del visir se encargaban de pasar lista y comprobar
que todos los utensilios estuviesen perfectamente
preparados, especialmente los cinceles de bronce
DURAS CONDICIONES LABORALES (propiedad del Estado) y las lámparas con sus tiras
Las condiciones de vida de los trabajadores de Deir
el-Medina tuvieron que resultar especialmente du-
ras, teniendo en cuenta que el Valle de los Reyes
es uno de los lugares más calurosos y áridos de LA ÚLTIMA MORADA
Egipto por estar encerrado entre unas montañas DE LOS FARAONES
que no dejan pasar la refrescante brisa procedente
del norte. Sus semanas laborales solían durar unos ■ Las tumbas del Valle de los Reyes aumen-
diez días, y durante todo ese tiempo se veían obli- taron en tamaño y grandiosidad con el tiempo,
gados a pernoctar en la parte alta de las colinas pero su estructura y distribución sigue en to-
dos los casos un esquema muy parecido, que
se reproduce en la infografía que aquí vemos.
La sala funeraria contenía los tesoros del fa-
raón, que incluían su carro de guerra (A), la
Barca Solar (B), el tabernáculo o naos, que
guardaba su alma (C), sus lechos (D), sus tro-
nos (E) y otros objetos reflejo de su poder.
En un principio, el Valle de los Reyes no se uti-
lizó únicamente como morada final de los fa-
raones egipcios, ya que, hasta la fundación del
cercano Valle de las Reinas, se enterró asimis-
mo junto a los soberanos a un gran número de
esposas reales, príncipes e incluso mascotas
(perros, monos o aves). Las medidas tomadas
para mantener en secreto la ubicación de es-
tas tumbas fueron tan efectivas que serían las
últimas en ser descubiertas.

C
A D
D
E

Las tumbas se estructuraban en


ÑAS
E
NIO P

torno a un patio abierto, desde


ANTO
JOSÉ

el que se abrían unos pozos


funerarios para los enterramientos
108 MUY HISTORIA
EVOLUCIÓN TEOLÓGICA
L
Vista aérea del Valle de los Reyes, as tumbas presentes en el Valle de los Reyes están formadas por
la necrópolis cercana a Luxor que una serie de galerías abiertas en la roca, conectadas entre sí por
alberga la mayoría de las tumbas puertas que conducen a la cámara funeraria en donde reposa el
de los faraones del Imperio Nuevo. sarcófago real. Este lugar solo puede comprenderse si tenemos en
cuenta las ideas teológicas relacionadas con el mundo de la muerte
durante el Imperio Nuevo. Los textos religiosos, mucho más comple-

AGE
de lino y grasa para alumbrarse en el interior de las jos que los anteriores, se empezaron a grabar en las paredes de las
tumbas reales, lo que provocó un aumento de los elementos decora-
tumbas. Una vez allí, el contacto con el resto del
tivos en grandes murales repletos de escenas de gran belleza. Las
mundo era prácticamente inexistente: solo recibían tumbas del Valle de los Reyes incrementaron progresivamente su ta-
la visita esporádica de los encargados de transpor- maño, aunque se seguirían respetando las características básicas es-
tar los asnos cargados con la comida y el resto de tablecidas durante los primeros momentos de la Dinastía XVIII.
provisiones que diariamente llegaban hasta el co-
razón del valle. A pesar de estas duras condiciones,
sorprende el excelente humor y las ganas de vivir
que relejan los ostrakones (fragmentos de caliza que enfrentar en su día a día, antes de emprender
o cerámica) encontrados por los arqueólogos, en el camino hacia el más allá.
los que vemos unos dibujos satíricos que ofrecen Los trabajadores de Deir el-Medina vivieron para
una perspectiva de la vida que tenían estos obre- la muerte, porque una gran parte del poco tiempo
ros de las tumbas reales. Su visión optimista de su libre que tenían lo emplearon en preparar sus pro-
existencia terrenal tal vez se deba al hecho de vivir pias tumbas. La mayor parte de ellas se situaron en
en una comunidad cerrada, con excelentes lazos de la necrópolis aneja al poblado. Estas moradas para
solidaridad entre sus miembros, y a la convicción la eternidad solían ser de pequeño tamaño y casi
de poder disfrutar de la mejor recompensa como siempre se orientaban hacia el templo funerario del
fruto de su trabajo: la inmortalidad. faraón para el que habían servido, lo que nos de-
Entre las imágenes, destacan la de un hombre muestra su convencimiento de que podrían com-
amaestrando a un babuino para que trepe a una partir el destino de un rey que, tras su muerte, se
palmera y le consiga dátiles o la de unas madres había convertido en dios. Las tumbas se estructu-
amamantado a sus hijos y mirándose a un espe- raban en torno a un patio abierto, desde el que se
jo con actitud despreocupada. Otra escena nos abrían unos pozos funerarios en donde se enterra-
muestra de forma jocosa a un gato guiando a seis ba a los miembros de una misma familia. Desde el
gansos. Tampoco faltan los motivos religiosos, co- pozo se accedía a diversas habitaciones y a la cáma-
mo la representación de la serpiente Meretseger ra funeraria, con paredes decoradas que mostraban
(diosa de la medicina), invocada para evitar pica- al fallecido disfrutando de aquella nueva vida que
duras y otro tipo de peligros a los que se tuvieron con tanto esfuerzo se había ganado. MH

MUY HISTORIA 109

Похожие интересы