You are on page 1of 1

TRASTORNOS DEL LENGUAJE Y EL HABLA EN LA INFANCIA

Cuando hablamos del lenguaje, es necesario ubicarlo en uno de los procesos mentales
humanos más complejos, ya que es a través de éste que los seres humanos se comunican,
contando no solo sus experiencias y anécdotas, sino a su vez los conocimientos.

Además, a través del lenguaje aprendemos a leer y a escribir, por lo cual, este juega un
papel fundamental en el desarrollo, sustentando el aprendizaje y la capacidad de interactuar
con los demás y estableciendo las relaciones de cada niño. Una mala comunicación trae
consigo un sin número de implicaciones para el empleo, la salud, la alfabetización, la
crianza de la siguiente generación, y las desigualdades sociales.

El proceso de la adquisición del lenguaje implica la interacción de factores orgánicos,


cognitivos y psicológicos, es decir, para que un niño sea capaz de establecer la relación
entre una palabra escuchada y el concepto a que se refiere, estructurar las palabras en una
oración lógica y coherente, y finalmente emitir los fonemas adecuados, necesita del buen
funcionamiento de diversos órganos como son boca, lengua, laringe, sistema respiratorio y
sistema auditivo ,por otro lado también es necesario un buen nivel cognitivo que le permita
memorizar palabras y ampliar su vocabulario, además de una adecuada estimulación social
que permitan al niño tener patrones a imitar.

Por esta razón es de gran preocupación social que el lenguaje, el habla, y los desórdenes de
la fluidez sean algunos de los trastornos más comunes del desarrollo.

Los trastornos del lenguaje y del habla comparten factores de riesgo similares (sexo
masculino, antecedentes familiares, pobre educación materna, desventaja social) y, a
menudo co-ocurren. Los trastornos del lenguaje son también síntomas principales de los
trastornos del desarrollo neurológico (por ejemplo, autismo) y co-ocurren en condiciones
tales como déficit de atención / trastorno de hiperactividad en un nivel más alto que se
podía esperar por el azar.

La alteración en la articulación de las palabras o de su fluencia o ritmo es denominado


Trastorno del habla, y es aquí donde se presentan patologías como el trastorno de la
articulación (dislalia), trastornos del ritmo o fluencia (espasmofemia o tartamudez, y
farfulleo). Por otra parte la incapacidad de entender o expresar una idea, muestra patologías
tales como: retraso simple del lenguaje, disfasia y afasia.

El manejo a seguir de estos trastornos dependerá del diagnóstico planteado, sin


embargo el seguimiento del caso es una constante en todas las condiciones.

Para el mejoramiento de éste diagnóstico se pueden aplicar estrategias tales como; terapia
del habla individual, psicoterapia, modelo de comportamental, entre otros.

Christian Alvarez Messier