Вы находитесь на странице: 1из 8

Inmunidad es un proceso fisiológico muy complejo de percepción de los cambios

que tienen lugar dentro del organismo y de sus interacciones con otros
organismos y sustancias externas encaminado a colaborar de forma primordial
en su desarrollo embrionario, en el mantenimiento de su homeostasis, en el
establecimiento de su identidad individual y en su integración en el ecosistema.
Entre todas estas acciones, la más conocida ha sido y es la de la defensa frente
a las infecciones, y será este el aspecto en que se centre este artículo. La
inmunidad, entendida así como mecanismo de defensa, involucra tanto a
componentes específicos como inespecíficos. Los componentes inespecíficos,
más antiguos en la filogenia, actúan como barreras o como mecanismos innatos
y fijos de detección y eliminación de los microorganismos patógenos para
detener la infección antes de que puedan causar la enfermedad. Otros
componentes más modernos en la evolución del sistema inmunitario se adaptan
a cada nuevo microorganismo encontrado, se especializan en su detección y
generan una memoria para posibles futuros contactos.

Los mecanismos de defensa son aquellos mecanismos, principalmente


inconscientes, que los individuos emplean para defenderse de emociones o
pensamientos que producirían ansiedad, sentimientos depresivos o una herida
en la auto-estima si llegasen a la consciencia.
Tipos de Mecanismos de Defensa
Se les suele clasificar como primarios o secundarios en función del momento de
su aparición en el desarrollo del ser humano. Cuanto más primaria es una
defensa, más pertenece a las primeras épocas de la vida y más tiende a negar
la realidad. Cuanto más secundaria es una defensa, más pertenece a épocas
tardías del desarrollo y más suele preservar el criterio de realidad.

Los mecanismos de defensa son una parte íntegra del funcionamiento psíquico
de todo individuo y sólo se les considera patológicos cuando se abusa de ellos
o cuando son demasiado rígidos. Existen mucha clasificaciones de los
mecanismos de defensa, aquí nos basaremos en el libro de diagnóstico
psicoanalítico de McWilliams (2011)

Enfermedades tumorales
Si los mecanismos de control responsables de la división, el crecimiento y la
diferenciación de las células se descontrolan se forma un tumor (tumor,
neoplasia). Las células tumorales crecen independiente y constantemente. No
ajustan su crecimiento ellas mismas y dejan de reaccionar a las señales de
control del organismo. Por su posición en el cuerpo (desplazamiento de órganos
sanos), su comportamiento de crecimiento (crecimiento penetrante) o por sus
productos metabólicos (hormonas, toxinas, antígenos) dañan al conjunto del
organismo.

Por regla general se diferencia entre tumores benignos y tumores malignos.


Benigno no significa en este caso que dichos tumores no puedan ser mortales;
sino que con benignidad y malignidad se identifican características especiales
del tejido de los tumores.
Los tumores benignos crecen lentamente, están separados de los otros tejidos
(mayoritariamente mediante una cápsula de tejido conjuntivo), no irrumpen en
vasos, no se infiltran en otros tejidos, no forman metástasis, histológicamente
son diferentes (a menudo tienen el aspecto del tejido sano). No obstante como
consecuencia del desplazamiento de tejido sano pueden provocar
complicaciones que representen un riesgo para la vida.

Las enfermedades metabólicas o errores congénitos del metabolismo (ECM),


son un grupo numeroso de enfermedades hereditarias, cada una producida por
el bloqueo de alguna vía metabólica en el organismo. El efecto de estas
alteraciones varia según la vía afectada y la severidad del bloqueo. Tanto los
efectos tóxicos de las sustancias acumuladas, como la deficiencia de los
productos, son los principales responsables de las manifestaciones clínicas. La
mayoría de ellas se hereda de forma autosómica recesiva (ambos padres
portadores sin síntomas), algunas de forma recesiva ligada al cromosoma X
(madre portadora) y otras con una herencia especial llamada materna
(mitocondrial). La frecuencia del conjunto de defectos se estima entre 1/3000-
1000 recién nacidos vivos.
Las enfermedades o trastornos mentales son condiciones que afectan su
pensamiento, sentimientos, estado de ánimo y comportamiento. Pueden ser
ocasionales o duraderas (crónicas). Pueden afectar su capacidad de
relacionarse con los demás y funcionar cada día.

¿Cuáles son algunos tipos de enfermedades mentales?


Existen muchos tipos diferentes de trastornos mentales. Algunos comunes
incluyen:

Trastornos de ansiedad, incluyendo trastorno de pánico, trastorno obsesivo-


compulsivo, trastorno de estrés post-traumático y fobias
Depresión, trastorno bipolar y otros trastornos del estado de ánimo
Trastornos de la alimentación
Trastornos de la personalidad
Trastornos psicóticos, incluyendo la esquizofrenia
Qué es la enfermedad cardiovascular
La enfermedad cardiovascular es un término amplio para problemas con el
corazón y los vasos sanguíneos. Estos problemas a menudo se deben a la
aterosclerosis. Esta afección ocurre cuando la grasa y el colesterol se acumulan
en las paredes del vaso sanguíneo (arteria). Esta acumulación se llama placa.
Con el tiempo, la placa puede estrechar los vasos sanguíneos y causar
problemas en todo el cuerpo. Si una arteria resulta obstruida, esto puede llevar
a que se presente un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

¿Qué son las enfermedades respiratorias crónicas?


Las enfermedades respiratorias crónicas (ERC) son enfermedades crónicas que
comprometen al pulmón y/o a las vías respiratorias. Dentro de ellas se encuentra
el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la rinitis alérgica,
las enfermedades pulmonares de origen laboral y la hipertensión pulmonar.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, se estima que 235 millones


padecen asma y 64 millones padecen EPOC. La misma fuente indica que
mueren anualmente en el mundo alrededor de 4 millones de personas a causa
de las ERC, siendo la EPOC la principal responsable.
La contaminación ambiental es una consecuencia producida por las diferentes
actividades generalmente creadas por el hombre; las cuales han tenido
repercusión en la integridad física del ambiente y que con el pasar de los años
ha ido empeorando; teniendo la necesidad de continuar con las campañas de
protección medioambiental y de curación del entorno natural hasta volver a tener
un planeta verde.
La contaminación ambiental se refiere a la presencia de agentes externos de
origen ya sea físico; químico o biológico, que atentan contra la integridad de la
naturaleza, llegando a ser nocivo no solo para el ambiente, sino también para los
seres vivos que vivimos en él.
Esta problema que se nos presenta en la actualidad es un tema que cada día
ocupa más la atención de científicos, técnicos, políticos y en general, de muchos
de los habitantes del planeta.

La escasez de este vital liquido obliga a reiterar nuevamente una llamada a la


moderación de consumo por parte de la población a nivel mundial, ya que sin su
colaboración los esfuerzos técnicos que llevan a cabo algunas organizaciones
resultarían insuficientes.

Sólo muy poca agua es utilizada para el consumo del hombre, ya que: el 90 %
es agua de mar y tiene sal, el 2 % es hielo y está en los polos, y sólo el 1 % de
toda el agua del planeta es dulce, encontrándose en ríos, lagos y mantos
subterráneos. Además el agua tal como se encuentra en la naturaleza, para ser
utilizada sin riesgo para el consumo humano requiere ser tratada, para eliminar
las partículas y organismos que pueden ser dañinos para la salud. Y finalmente
debe ser distribuida a través de tuberías hasta tu casa, para que puedas
consumirla sin ningún problema ni riesgo alguno.

El suelo es un recurso natural no renovable (Figura 1), la mayoría de los seres


humanos lo necesitamos para producir nuestros alimentos ejemplo de ello es
cuando los agricultores siembran diferentes cultivos como frutas, granos y
verduras, también le siembran forrajes que sirven para darle de comer a los
animales (vacas, cerdos, cabras, entre otros); que posteriormente nos sirven de
alimento, algunas plantas que se siembran en el suelo nos proveen materia
prima para nuestra vestimenta, el algodón es una de ellas.
Por otro lado, nos brinda refugio debido a que sobre él se construyen nuestras
casas. El suelo también nos provee de energía, gracias a las plantas que
existieron hace millones de años, se fosilizaron y ahora son el combustible que
se utiliza para los coches, fábricas e inclusive en forma de gas para nuestras
casas, en algunas regiones se usa el carbón o la leña que también son de plantas
que fueron sembradas en el suelo y algunas plantas son usadas para producir
biodiesel.

El suelo proporciona otros servicios ambientales, en él se almacena y se filtra el


agua de la lluvia, por lo tanto, es amortiguador contra las inundaciones; cuando
las plantas y animales mueren y se depositan en él, nos ayuda a reciclar los
nutrientes; capta el carbono ayudándonos en la lucha y adaptación al cambio
climático, y no está de más comentar que hospeda a una cuarta parte de la
biodiversidad de nuestro planeta; por ejemplo, en una cucharada sopera de suelo
existen millones de microorganismos. Como verás hay un universo en él y hace
muchas cosas por nosotros.

La mala noticia es que los suelos están en peligro, cada minuto que pasa a nivel
mundial dos hectáreas de suelo son selladas por crecimiento urbano, esto es,
hacer carreteras, casas, edificios.

Похожие интересы