Вы находитесь на странице: 1из 2

A.

CONSTITUCION DE 1993

Así como la constitución de 1979 (Constitución Para la República del Perú) fue hija de su tiempo;
luego del golpe de Estado protagonizado por Alberto Fujimori el 05 de abril de 1992, a fin de hacer
viable su gobierno convocó a un Congreso Constituyente, que fue encargado de redactar una nueva
constitución que, además de dar vistos de legalidad a su gobierno, haciéndose eco de las nuevas
posiciones y el cambio en la economía mundial, permitiera la dinamización de la economía
nacional que había sido aniquilada en el gobierno aprista de1985 a 1990; consecuentemente se
promulgó una Carta Magna que tenía posiciones políticas completamente distintas a su
predecesora, promoviendo un Estado en franco retroceso, que ejerciera le papel de observador o
regulador, que no participara en la actividad empresarial y que permitiera que las actividades
económicas se desarrollaran con capitales privados, internos y externos.

Con el fin de cristalizar esta posición y fomentar la inversión, se trató uno delos puntos más críticos
de la Constitución de 1979, adecuándolo a una economía de libre mercado, lo que requirió de que
se flexibilizara el empleo; es así que la posición proteccionista de la constitución anterior fue
variada por la nueva, que entre otras modificaciones, privó al trabajo de la condición de fuente
principal de riqueza, derecho y deber social y eliminó la estabilidad laboral sustituyéndola por la
protección adecuada contra el despido arbitrario (Norma a laque el Tribunal Constitucional ha
otorgado contenido), contrario de la constitución de 1979 que le dedicó un capítulo entero y lo
trató como derecho fundamental, relega al Trabajo a la condición de derecho Social y Económico
y trata sobre él en sólo siete artículos que, en forma sucinta, tratan sobre el tema que nos ocupa.

Artículo 22.-
Protección y fomento del empleo El trabajo es un deber y un derecho. Es base del bienestar social
y un medio de realización de la persona.

Artículo 23
El Estado y el Trabajo El trabajo, en sus diversas modalidades, es objeto de atención prioritaria del
Estado, el cual protege especialmente a la madre, al menor de edad y al impedido que trabajan. El
Estado promueve condiciones para el progreso social y económico, en especial mediante políticas
de fomento del empleo productivo y de educación para el trabajo. Ninguna relación laboral puede
limitar el ejercicio de los derechos constitucionales, ni desconocer o rebajar la dignidad del
trabajador. Nadie está obligado a prestar trabajo sin retribución o sin su libre consentimiento.

Artículo 24
Derechos del trabajador El trabajador tiene derecho a una remuneración equitativa y suficiente,
que procure, para él y su familia, el bienestar material y espiritual.
El pago de la remuneración y de los beneficios sociales del trabajador tiene prioridad sobre
cualquiera otra obligación del empleador. Las remuneraciones mínimas se regulan por el Estado
con participación de las organizaciones representativas de los trabajadores y de los empleadores.

Artículo 25
Jornada ordinaria de trabajo La jornada ordinaria de trabajo es de ocho horas diarias o cuarenta y
ocho horas semanales, como máximo. En caso de jornadas acumulativas o atípicas, el promedio de
horas trabajadas en el período correspondiente no puede superar dicho máximo. Los trabajadores
tienen derecho a descanso semanal y anual remunerados. Su disfrute y su compensación se
regulan por ley o por convenio.

Artículo 26
Principios que regulan la relación laboral En la relación laboral se respetan los siguientes
principios:

1. Igualdad de oportunidades sin discriminación.

2. Carácter irrenunciable de los derechos reconocidos por la Constitución y la ley.

3. Interpretación favorable al trabajador en caso de duda insalvable sobre el sentido de una norma.

Artículo 27
Protección del trabajador frente al despido arbitrario La ley otorga al trabajador adecuada
protección contra el despido arbitrario.

Artículo 28.-
Derechos colectivos del trabajador. Derecho de sindicación, negociación colectiva y derecho de
huelga El Estado reconoce los derechos de sindicación, negociación colectiva y huelga. Cautela su
ejercicio democrático:

1. Garantiza la libertad sindical.

2. Fomenta la negociación colectiva y promueve formas de solución pacífica de los conflictos


laborales. La convención colectiva tiene fuerza vinculante en el ámbito de lo concertado.

3. Regula el derecho de huelga para que se ejerza en armonía con el interés social. Señala sus
excepciones y limitaciones.

Artículo 29
Participación de los trabajadores en las utilidades El Estado reconoce el derecho de los
trabajadores a participar en las utilidades de la empresa y promueve otras formas de
participación.