You are on page 1of 2

Cómo construir un cerebro

Los investigadores del King's College de Londres han descubierto un proceso


fundamental mediante el cual se construyen los cerebros, que pueden tener
implicaciones profundas para comprender las condiciones del desarrollo neurológico
como el autismo y la epilepsia.

El estudio, publicado en Nature y financiado por Wellcome Trust, también responde a


un misterio evolutivo acerca de cómo se puede mantener el delicado equilibrio entre los
diferentes tipos de células cerebrales en especies con tamaños cerebrales muy
diferentes.

La corteza cerebral es la región más grande del cerebro humano y es responsable de


muchas de nuestras habilidades avanzadas, como el aprendizaje, la memoria y nuestra
capacidad para planificar acciones futuras. La corteza cerebral contiene dos tipos
principales de células cerebrales: las neuronas excitadoras e inhibitorias, que pueden
definirse más simplemente como neuronas "ir" y "no ir".

Las neuronas de "excitación" procesan información y brindan órdenes que les dicen a
otras neuronas qué hacer. Las neuronas inhibitorias "no-go" restringen la actividad de
las neuronas excitadoras para que no todas se vayan al mismo tiempo. Demasiado "ir"
conduce a un exceso de activación de las neuronas que se ven en la epilepsia, mientras
que "no ir" causa problemas cognitivos.

Los investigadores han descubierto cómo se logra el equilibrio correcto en el número de


neuronas 'ir' y 'no ir' estudiando los cerebros de los ratones en desarrollo. Dado que la
proporción de los dos tipos de células en todos los mamíferos es notablemente similar,
es probable que los resultados se apliquen a los humanos.

"Como muchas otras cosas fundamentales en la naturaleza, el proceso que hemos


descubierto es elegante y probablemente muy importante", dice el autor principal, el
profesor Oscar Marín, del Centro de Neurobiología del Desarrollo en el Instituto de
Psiquiatría, Psicología y Neurociencia (IoPPN).

"Este estudio llena un gran vacío en nuestra comprensión de cómo se construye el


cerebro, explicando de manera muy sencilla cómo el equilibrio de las neuronas
inhibitorias y excitadoras en la corteza cerebral se ha mantenido constante a medida que
los mamíferos han evolucionado. Es probable que este proceso haya sido crítico para
permitir que los cerebros humanos se expandan ".

Al manipular las células cerebrales en ratones durante un período crítico de desarrollo


embrionario, los investigadores demostraron que el número de neuronas "sin salida" se
ajusta una vez que se establece el número de neuronas "ir".

La coautora autora, la Dra. Kinga Bercsenyi, del laboratorio de Marín en la IoPPN,


explica: "Si imaginamos la actividad cerebral como una conversación, las neuronas
deben estar conectadas entre sí para poder hablar. Durante las primeras dos semanas
después del nacimiento, las neuronas "sin salida" pueden detectar si están solas y están
programadas para morir si no pueden encontrar las neuronas "en movimiento" que están
dispuestas a hablar con ellas ".
Los investigadores encontraron que las neuronas 'go' rescatan a sus primos 'no-go' de la
muerte mediante el bloqueo de la función de una proteína llamada PTEN. Las
mutaciones en el gen que codifica para PTEN se vincularon fuertemente con el autismo,
lo que sugiere que cuando PTEN no funciona correctamente, no mueren suficientes
neuronas "sin salida", lo que hace que disminuya el equilibrio de los tipos celulares y
causa problemas en el procesamiento de la información en algunas personas autistas.

El coautor, el Dr. Fong Kuan Wong, del laboratorio de Marín en la IoPPN, dice:
"Además de encontrar un proceso biológico que es fundamental para el desarrollo del
cerebro, nuestros hallazgos sugieren que las interrupciones de este proceso pueden ser
fundamentales para los trastornos del neurodesarrollo. Comprender cómo el equilibrio
de los tipos de células en la corteza cerebral se altera en condiciones como el autismo y
la epilepsia podría conducir a nuevos tratamientos ".

Los investigadores ahora están investigando las consecuencias de tener demasiadas


neuronas en los ratones, y cómo esto podría relacionarse con condiciones humanas
como el autismo.