Вы находитесь на странице: 1из 212

www.flacsoandes.edu.

ec

EDICIONES CIESPAL

Historias de radio

Martha Cardoso F.

Quito - Ecuador
2009
Historias de Radio

© Martha Cardoso F.
1.000 ejemplares - Octubre 2009

ISBN: 978-9978-55-073-1
Código de barras: 978-9978-55-073-1
Registro derecho autoral: 032012

Portada y diagramación
Diego Acevedo

Impresión
Editorial "Quipus", CIESPAL
Quito-Ecuador

Los textos que se publican son de exclusiva responsabilidad de su autor.


Dedicatoria.

A todos los que ejercen este extraño oficio.


Agradecimiento al Señor Rector de la Universidad de
Cuenca, Doctor Jaime Astudillo Romero y al Vicerrector
de la Universidad de Cuenca y Presidente del Consejo de
Planificación, Ingeniero Fabián Carrasco Vintimilla por su
actitud democrática promoviendo la investigación.
Historias de Radio.

Nacen de todas las voces. Todas las voces, todas, confl uye n en la
obra de Martha Cardoso Feicán , y resulta oportuna frente al momento
histórico en el que eventualmente un derecho fundamental, el derecho
a la l ibertad de expresión y pensamiento está pasando por sus peores
momentos en la h istoria de esta patria entumecida .

Cuando leemos Martha Cardoso nos encontramos con el ayer, pero


también con el presente . De esas h istorias que se escribieron y se
escriben en el d ía a d ía, debemos decir que fueron protagonistas todas
las voces de esta ciudad y el país, y que aún las siguen siendo, porque
la radio suena, porq ue la rad io no se ha silenciado, porque la radio
d ice lo que la gente quiere o ír y saber.

Hablar de h istoria es hablar de hechos y personas . En efecto en


"H istorias de rad io" nos encontramos con nuestra Cuenca y su trajinar
en el arte de la comunicación por ondas. H ay u n recuento de la
rad iod ifusión y sus actores. Es la "Voz del Tomebamba" en donde se
edifican esos momentos en los que por ejemplo, las Hermanitas Reyes
Nieto, le cantan a la vida al son de la guitarra que rasga Joel Alvarado ,
y en donde Carlos O rtiz Cobas es el creador de esos espacios de
cultura que l legan a través de u n transistor. Pero tam bién aparecen
Graciela e H i lda Malo González, Lucrecia Córdova , Dorila Cordero
l ñiguez, recitando los poemas de los vates de la morlaqu ía , con el
acompañamiento de Rafael Sojas Jaramillo, y porqué no deci r, que
ah í también se hace presente ese poeta grande llamado César Andrade
y Cordero .

Esas historias q u e nos refrescan la memoria d e los q u e fuimos testigos


del tiempo, nos muestran a su vez aquello que no debe repetirse,
porque lastimó y tuvo un alto costo social. Es pura coincidencia que
esta obra aparezca ahora cuando la piel de la patria está ca mbiando.
Hace falta esa voz de Monseñor Luna Tobar, que e n cambio fue
necesaria en aquella época y que nos enseñó a no cal la r.

La real idad nos sirve bien que mal para fabricar un poco de idealismo,
decía Anatole Fra nca, ese agudo l ibrepensador francés. Y es que la
real idad de nuestro pueblo toma forma a través de la palabra que fluye
en forma d i recta o a través de un interlocutor, l la mado periodista . Hay
opinión y noticia, y como bien nos recuerda Martha Cardoso que en
ese period ismo ora l , hay pasión como también confluye en veces el
error, y pa ra ello recu rre a David Serlo, que había d icho q ue en la
expresión del emisor, en su proceso, no es lo que se dice , sino cómo
se d ice.

Las verdades pueden ser mani puladas con los sofismas y los silencios,
nos dice la autora. Y de ahí que pensamos en voz alta que el periodista
en tanto y en cuanto defiende la verdad , es u n idealista, porque defiende
o apuesta a una causa: la causa del ser h u mano.

E n la obra de Martha Cardoso nos encontramos con lo que N ila


Velásquez ha d icho . El pacto o contrato de lectu ra , con el que los
ciudadanos se enfrentan a los contenidos informativos tiene, al menos,
las sigu ientes d imensiones impl ícitas: d imensión cognoscitiva , ética
y pol ítica.

Martha Cardoso a través de ese l ibro, ratifica desde su trinchera , que


los medios de comu n icació n , son garante de la libertad de expresión
y la democraci a .

S imón Val divieso Vi nti m i l la


Diario E l Mercurio
Índ ice

Introducción 17

Capítu lo 1 21
Nacen de todas las voces
Otros tiempos, otra radio. 22
Tendencia ideológica del med io de com u nicación 22
El trayecto period ístico en la historia de la rad io 24

Capítu lo 2 27
1934. Nacen las primeras emisoras en Cuenca
Radio La Voz del Tomebamba 27
El primer equipo de La Voz del Tomebamba 28
Los p ri meros radioescuchas y l as "cajas de música" 29
en Cuenca
Relaciones de armon ía en la rad io, ausencia 29
de conflictos
La radio en Cuenca nació hegemónica 33
Música , poesía y actos religiosos 34
Los artistas de la época 36
Fin de una etapa y com ienzo de otra 37

Capítu lo 3 39
Una historia de radio
La segunda emisora cuencana: Radio Cuenca 39
Radio Universal 40
Ondas Azuayas: U n a historia de radio 41
E l personal de l a emisora 41
La emisora combativa 42
E l ambiente de esos años 43
Historia de una excomunión 45
El apoyo a la emisora 47
Primera clausura de Ondas Azuayas 48
Los tiempos cambian 51
1 96 1 , seg unda clausura 52
El cierre de la em isora 53
M i testi monio de j oven 54
La porfía de un dictador 54
La estación radial en el aire 55
1 966. I mportante papel informativo en el fracaso 56
de los m i litares
Transmisiones de una emisora 57
La rad io en su ca mino paralelo con la historia 58
E misoras que nacieron ayer 59
Para concl uir, otra historia de radio 60
El clero y su pa pel 62
La rad io , su papel meritorio en e l contexto 67

Capít u l o 4 69
La radi o como medio de com u ni cación responsable
Estud ios de campo 69
Estud io de campo con Procaceel, febrero de 2008 70
La radio, un med io de ed ucación i nformal por excelencia 72
La radio educa 73
E l cami no hacia nosotros 76

Capít u l o 5 79
El contexto periodístico de otra etapa de la radio.
Fuentes: archivos y vida cotidiana
Años de persecución a la rad io 81
Acosar y amedrentar e s asunto de d ictaduras 81
L a i nvestigación d e los hermanos Piedra Cardoso 82
describe esos momentos
Ataques físicos y persecución 82
Pancho Jaime 83
Period istas perseguidos 83
Operación La Chala 84
Una cronolog ía de atentados y agresiones 85
Cronología de clausu ras, censuras y ataques 88
El papel de los silencios 93
Febres Cordero y la incomunicación 93
El silencio de Radio Nacional 94
Desinformación por omisión 94
Reu niones de organ ismos period ísticos internacionales 95
Las instituciones informativas del gobierno 97
Las cadenas de rad io y televisión 98
La cred ibil idad de los órganos de comunicación ofi ciales 98
La i nvestigación de los hermanos Pied ra Cardoso 1 01
como fuente

Capítulo 6 1 03
La Voz del Tomebamba
Segu nda etapa. H istorias de radio en la noche neoli beral
Muertes y torturas 1 04
Los cuerpos de segu ridad 1 06
El valor nos u nió en la larga lucha 1 08
El caso Mihail Mardónez 1 09
Testi monio de Guil lermo Maldonado 114
Una historia d e radio: e l caso Alfara Vive Caraja 117
Manifiesto y rueda d e prensa del 30 d e septiembre d e 1 985 118
Historia d e otro secuestro 1 29
Una historia de rad io: el caso Ricardo Merino 1 44
Testi monio de una period ista : caso cuencano 1 44
La noche de los allanamientos . Los corpulentos hombres 1 46
vestidos de neg ro
Testi monio de una periodista 1 48
Otras a margas historias de rad io. E ntrevistas en la cárcel 1 54

Capítulo 7 175
Otros gu iones de la radio. H istorias, testimon ios
y poesía. Dialogo con el pueblo
La tragedia de La Josefina, una historia de radio y un gu ión 1 76
Otras historias de radio en los g u iones creativos 1 92
Vivir con los sonidos de la radio. Testimon io de u na periodista 1 92
Diálogo con el Pueblo 1 92
Contenidos de Diálogo con el Pueblo 1 94
U n g uión creativo y documental 1 95
U n g uión sonoro 1 96
La otra música (década de d ictad u ras) 1 99
U n g u ión particular para la época: década de l os 70 200
Germen de la estructura sonora : La Otra Música 205
La l ínea ed itorial. Jorge Pied ra Ledesma y los ed itoriales 205
E l manejo fuerte de la palabra es la clave 207
en los editoriales de la radio
E l formato de la charla 208
La entrevista 21 3

Epílogo 215

Bibliografía 217
Toda la fuerza que nos asiste cada mañana la
deben1os a ustedes, amigas, amigos. Nos enseñaron
el oficio de vivir y vivir entre multitudes, de donde nace
nuestra palabra, que no se hace en las soledades
ni en el silencio, nace de todas las voces. Son los
sonidos entrañablemente amados de la Voz del
Tomebamba.
Introducción

Son historias q u e se basan en las experiencias period ísticas


personales vividas en la radio, las mismas q ue dejan ver la fuerza ,
d inamia e infl uencia de este medio de comunicación en nuestro
contexto.

Tienen base científica porque para su realización se revisaron archivos,


casetes y d atos de computadoras de la radio sobre testi monios del
pasado y e l presente , i nvestigaciones y tesis que se h icieron sobre
la vida de periodistas y hechos sociales, l i bros que se escrib ieron
sobre la región y estud ios de campo, para recoger datos en forma
metodológica sobre el papel que jugó la radio en el ayer y la influencia
social que hoy tiene.

Han habido hechos rel evantes en l a historia de la radio, marcados


por su combatividad en lla ciudad de Cuenca. H istorias val ientes. Parte
de ese pasado lo hemos consig nado en las investigaciones La
Radiodifusión en el Azuay, Historia e Influencia Social, de E n rique
Cardoso y Martha Cardoso; La Libertad de Prensa en el Ecuador,
durante el Gobierno del Ingeniero León Febres Cordero, d e Jorge
Piedra Cardoso y Guerman Piedra Cardoso , y en mi fuente
testimonial vital de todo el largo trayecto de la vida en la rad io, Jorge
P iedra . De estas dos i nvestigaciones y de Jorge Piedra he tomado
d atos i mportantes para este l ibro. Son investigaciones históricas q ue
merecen ser publicadas.

Las Historias de Radio nacen de cada d ía , de la cadena de sucesos


que desata la historia del país y de la reg ión . Mas no son hechos

17
Martha Cardoso F

relacionados ú nicamente con la vida pol ítica , tam bién tienen que ver
con la vida cotidiana de la gente y sus <?Ostumbres, creencias, valores.
Particularmente, esas características de u na forma de vida marcan
al azuayo con u n sello cultural especial en todo su hacer. La radio
lo ha captado con sus palabras, son idos y silencios .

¿Cómo decirlo? ¿Cómo comunicarlo? ¿Cómo hacer de la cotidianeidad


que se vive, una historia de radio? La radio exige un manejo expresivo
adecuado y propio del medio, mediante la estructu ra de un guión, u na
pauta auditiva , o una estructura sonora . Y lo más i mportante: hacer
del tema u na empatía , que sea parte de sus necesidades cultu rales,
sociales, económicas, etcétera . ¡ Que aquel a quien nos dirigimos vea
su vida o un pedazo de ella en los sonidos de la rad io!

"Las palabras son el rostro del otro y pueden ser terribles ca rgadas
de violencia, y dulces como las pri meras m ieles . Pueden también ser
pobres , apenas balbuceos vacíos , estrechos, incapaces de abrirnos
el mundo,"1 escribe Daniel Prieto al destacar la maravi l losa
com u nicación que se obtiene cuando se maneja debidamente la
palabra , n uestra materia prima, y u bica al otro extremo la estrechez
de pensamiento, cuando no se log ra con ella el j uego creativo para
llegar al otro al definir su vida, simplemente con el sonido de la palabra
a través de la radio.

Las h istorias no pueden estar libres del lado obscuro. Sonidos de


sombras . No se puede concebir algo así, aséptico y l impio. Escribir
sobre u n contexto está condicionado, además, por q u ien lo hace, por
su ideolog ía , sus creencias, su forma de pensar. Está su subjetividad .
La rad io, igual que l os otros medios de com u nicación, es subjetiva
pero veraz.

Sobre la objetividad se ha d iscutido en d iferentes i nstancias, y se ha


l legado a sugerir que el tema se archive porque prod uce u n desgaste

1 Prieto Castillo, Danie , l1993. La pasión por el discurso. Cuenca, Ecuador. - Universidad del
�ey

18
Historias de Radio

innecesario . Al respecto, María Teresa Herrera y Javier Daría Restrepo ,


en su l ibro Ética para Periodistas, d icen: "La d iscusión sobre objetividad
bien puede volverse un circu nloq u io tan estéri l como tratar de defi n i r
e l sexo d e l o s ángeles p o r tener como pu nto de referencia conceptos
absolutos. Es obvio que nadie puede ser absolutamente objetivo, como
ta m po co t i e n e cred i b i l i d a d u n p e ri o d i s m o a bs o l uta m e nte
comprometido."2

En el mundo han habido escuelas de periodismo que se han i nclinado


hacia la objetividad de manera absoluta , tratando de a islar a la noticia
del comentario, porque le da una carga subjetiva . De igual manera ,
hay otras tendencias que aducen que e l period ismo es parte de la
lucha j usta de los pueblos que defienden un idea l , q ue d efienden una
causa. Aqu í nos inclinamos a las causas, las que nos hacen subjetivos,
apasionados por las cosas que creemos justas .

El period ismo e s verdad . L a verdad e s s u resplandor ético. L a verdad


no compite jamás con silencios cómplices y encubridores. Hoy es
investigación y cienci a , y la ciencia no se opone a la ideolog ía. La
ideolog ía es la que trabaja y controla cualquier práctica de carácter
científico , cua lqu ier actividad, cualquier mensaje, texto o d iscurso de
la Com u nicación Colectiva. Es más, si a través de la Teoría de la
Comunicación Colectiva observamos e l proceso desde su forma más
simple: emisor, mensaje, público , podemos afirmar que fuente y destino
son iguales, se traducen en sociedad , lo que somos; y más aún, en
las complej idades que marcan cada una de sus partes o de su todo
nos perm iten concl uir que la objetividad es una i lusión y la i l usión
objetiva es un obstáculo epistemológico que obstruye el conocim iento
y forja la inmovilidad social , sugiriendo real idades únicas, u niversales
y absolutas, ajenas a las necesidades colectivas.

Cuando la gente cree en el medio de comunicación , se d ice que el


medio tiene credibilidad. En el caso de la rad io, ha logrado su cometido.
Cree en su verdad , en su subjetividad.

2 Herrán, María Teresa y Javier Darío Restrepo, 1992. Ética para periodistas, segunda edición.
Bogotá, Colombia. Tercer Mundo Editores.

19
Martha Cardoso F.

De la i nvestigación y sus estadísticas se desprenden resu ltados


positivos. La rad io ha facilitado los objetivos de transformación socia l,
lo que nos l leva a concluir sobre su eficacia, porque su mensaje (fuente
y destino) maneja el léxico adecuado, parte de los valores del pueblo,
de sus necesidades, de sus problemas. Lo trad ucimos en Nacen de
todas las voces. Se trata de u n reto con carga subjetiva que asume
una filosofía . Estamos metidos en el asunto.

20
Capítulo 1

Nacen de todas las voces


La Voz del Tomebamba está ligada al ser humano
por rnedio de un material inalienable: el alma de sus
periodistas. Desde su individualidad hasta su
entorno y Jos distintos grupos que se relacionan. En
esos espacios, la emisora penetra con el mensaje
tan personal y colectivo a la vez. Manejando las
palabras, afecto, fortaleza, camino, germen. La
comunicación en la emisora es democracia, porque
no existen los receptores, sí los interlocutores con
su expresión consciente y bien intencionada.
Esperando que entre marginados y poderosos no
se extremen las profundas distancias, se eliminen
esas categorías, la sociedad cambie y tú seas
Patria, Escuela, Grandeza.

Por todo lo vivido en la rad io, por su veta combativa , la emisora se


forja en la apertu ra al mundo a través de la palabra , los son idos y
hasta los silencios. Ha caminado desde y hacia el pueblo. De ahí cobró
la fuerza para i mpri m i r valor a su texto, a su g uión . Sin flaquezas,
jamás. N i en momentos en que los dictadores locales o nacionales
trataron de golpearla, denigrarla o silenciarla. Hubo el valor necesario,
basado en sus acciones de l ucha por su idea l , por su causa . Fue
escudo en las contiendas.

La historia está repleta de d i ctadores, eleg id os en el j uego


democrático o no. En el momento de ejercer el poder se cubrieron

21
Martha Cardoso F

de va n idad y prepotencia. E llos son los que esperan y hasta exigen


que todas las voces se u nan al coro de alaba nzas, como argollas
encadenadas a sus obscuras i ntenciones, d ispuestos a trascender.
Piensan que el periodismo es instrumento de sus partidos , sus
gobiernos, sus vanidades.

El period ismo exige el pensamiento distinto y d ialéctico cad a d ía , l e


toma e l pulso a l pueblo porque conoce su vida, escribe sobre é l ,
comparte s u s d ías, s e convierte en u n actor más e n la lucha cotidiana.
Los period istas a veces cambiamos al ritmo de l a h istoria, porque
golpeamos las puertas de l as conciencias y éstas se abren cuando
tenemos el credo de los pueblos. Se d irá que la vida se convierte en
una lucha de siempre, interminable, como Prometeo Encadenado.

Los avances vertiginosos en la técnica de la comunicación llevan a l


extremo de pensar q u e hoy e l I nternet solu ciona todo confl i cto
i nformativo, educativo o de cualq uier otro orden. Este recurso es
necesario, pero no resuelve las d ificu ltades humanas, i ncluso puede
anular toda posibilidad d e pensar en una l ínea más humana, de
defender un idea l , jugarse todo por u na causa colectiva.

En este sentido, la rad io puede decir: "fui persegu ida pero nuestra
lucha sigue adelante , no va a decli nar jamás", porque está con los
cambios profundos. Las Historias de Radio respaldan esta afirmación.

Otros tie m pos, otra radio

Tendencia ideo lóg ica del medio de com unicación

La cond ición del periodista no es otra que conocer el mundo y saber


com unicar sobre la vida de ese mu ndo, si ignora esas realidad es no
sabrá de sus conexiones esenciales. N o conocerá a s u gente , n i a
la gente de otras latitudes, su historia, su pasado y su presente. Habrá
errado el camino, no estará en el lugar adecuado. E l periodismo plantea
una exigencia: conocer la historia para dar el peso correcto a los
hechos.

22
Nacen de todas las voces

Vamos a hacer u n breve repaso sobre el pasado de l a radio. E n él


observaremos que la emisora cum ple sus objetivos d e acuerdo con
su contexto , sus motivaciones, la realidad que le ci rcunda, y todo lo
que se hace en este med io obedece a la tendencia ideológica de
q uienes la d i rigen .

¿Cuál es l a tendencia i nformativa de u n med i o de com u n icación ?


L a respuesta es: u na te ndencia que tie ne q u e ver e n p rimer l u g a r
c o n l a l i be rtad de expresió n . M u chas formas de coerción s o n las
que oprimen al period ista , todo l o que p u b lica tie ne que ver con su
fuero i nterno, sus necesidades, sus tenden cias, etcétera , o con la
l ínea pol ítico-ideológi ca del medio y los desig nios del d i rector de
noticias.

Se concluye que no le asiste la l i bertad de expresión al comun icador


period ista , lo que se� exp l ica con claridad meridiana en l as
investigaciones de análisis de contenido, pues cam bia la tendencia
cuando el med io cam bia de propietario. Los conten idos siguen los
l i neamientos de quien ejerce la propiedad del m ismo.

En este sentido, muchas emisoras tuvieron u n pasado de defensa


de los sectores desposeídos, fueron emisoras combativas y valientes,
comprometidas con los cam bios que exige una sociedad , pero
cambiaron su dirección., su actitud y su l ínea pol ítico-ideológica . Son
otras.

¿Qué papel cum pl ió esa radio en el pasado? ¿Quién la d i rige hoy?


¿ Qu iénes estuvieron a l l í en ese momento? ¿ S ufrió ca m bios
trascendentales a l cambiar su dirección? Son preguntas que exigen
respuestas claras si se analiza la premisa de la d i rección de la radio.
La historia contesta .

Revisar su pasado desde el momento de instalada la rad iod ifusión


en Cuenca significa caminar por las tendencias ideológicas , la l ínea
pol ítica , las necesidades culturales, religiosas, de u n ayer en las
historias de radio.

23
Martha Cardoso F.

Hoy, la simple lectura científica de la propaganda y la publicidad señala


con nitidez la i deolog ía de un medio de com u n icación, sus
necesidades económicas . . . su "objetividad" (hemos visto que ésta no
puede existir); hay cierta subjetividad q u e no convence, porque la
publicidad y la propaganda tienen la palab ra .

Sin embargo, como ser social , e l periodista está sujeto a ca mbios


dialécticos que podrían considera rse positivos por ser e l resu ltado de
su vida a l iado de l a gente. Toda esa experiencia que recoge a lo largo
de los años lo convierte en un actor más en la l ucha constante, que
es su pan de cada d ía. Su materia prima es el bien público. Eso sucede
cuando se asu me el periodismo como sinónimo de compromiso con
el pueblo. El ejercicio period ístico m ucho tiene q u e observar la ética ,
mas el domi n io donde reside y gobierna lo ético es el fuero i nterno
de cada persona.

Eran días de silencios y temores y la emisora emergía como


única voz humanizando la palabra, humanizando la vida, las
relaciones sociales, los quehaceres diarios y la propia posición
ante la realidad. La noticia cobró su fuerza en los seres
humanos, incluso en la mitad de la miseria humana, en la
confrontación de situaciones, en la antítesis de las relaciones
sociales.

El trayecto periodístico en la h istoria de l a rad io

El pasado de la radio de alguna forma tiene que ver con el periodismo


d e hoy. Aunque son años d istantes -las primeras décadas del siglo
XX- nos invol ucramos con ese pasado. No existían las escuelas de
comunicación , en consecuenci a , no había periodistas profesionales ,
pero s e pudo observa r -en los q ue cumplía n su papel- u n a l ucha
constante por lograr la excelencia en su cal idad profesional y hasta
en su contenido ético.

Hay, ind iscutiblemente , u n pasado d e l ucha y de valor en la emisora


de ayer, y con ella cami namos a través de los años . Estas Historias

24
Nacen de todas las voces

de Radio com ienzan aliá , u n poco antes de nacer nosotros; luego,


en la i nfancia, caminamos como espectadores de una valiente lucha
que se puede resumir en persecuciones, clausuras, amenazas,
censuras, ataques , excomuniones. La rad io era la expresión de la
rebeld ía en medio de u na sociedad muy tradicional y conservadora .
Aquello vivido en la i nfancia se g raba para siempre en la memoria
cuando el temor estremece por el ru ido ensordecedor que causan las
tu rbas de i nd ígenas adoctrinadas y los hacendados a su mando
agolpados en los portones de la rad io, tratando de ingresar para "sacar
a los comu nistas . "

E l periodismo comprometido h a sufrido e n su trayectoria, pese a que la


libertad de expresión fue consagrada desde 1948 en nuestra Constitución ,
capítulo 2 nu meral 9, que textual mente dice: "El Estado reconocerá y
garantizará el derecho a la Libertad de Opinión y de Expresión del
Pensa miento en todas sus formas, a través de cualqu ier medio de
comunicación, sin perjuicio de las responsabilidades previstas en la ley."
Esto se fortalece en el mismo texto Constitucional, que en su sección
décima manifiesta que el Estado garantizará el derecho a acceder a las
fuentes de i nformación , a buscar, recibir, conocer y difundir i nformación
objetiva , veraz, p l u ral , oportuna y sin censura previa, de los
acontecimientos de i nterés general, que preserve los valores de la
comunidad , especialmente por parte de comunicadores sociales.

D icha garantía consta también en las Constituciones Ecuatorianas de


1998 y 2008 .

A pesar de lo escrito en la Constitución , d iaria y sutilmente, y m uchas


veces sin pudor alguno, alevosamente se ha atentado contra la libertad
de expresión y opinión .

Se verá , a lo largo de este libro , que el oficio del periodismo es d ifícil


en med io de amenazas, retaliaciones, venganzas, agresiones
físicas, cierre de archivos y fuentes . La corru pción y la injusticia se
han tropezado con el periodismo q u e no se arred ra, que no retrocede
y más bien se fortalece en la lucha d iaria.

25
Martha Cardoso F

La pri mera emisora no expresó en su discu rso las relaciones de


oposición . Trataba de entender el mu ndo que la rodeaba de acuerdo
con las necesidades de una clase pudiente; a su manera . El mensaje
era la expresión de sus necesidades pol íticas, cultu rales, religiosas,
de cualquier índole, pero siempre de u n sector defi n ido como sector
dominante.

Dice el comunicólogo Daniel Prieto: "La selección de los conflictos a


presentar en los mensajes, depende sin d udas, de la intención del
emisor. Pero ella viene dada también por la eval uación de los g rupos
destinatarios , ciertos temas que tocan fuertemente a la vida
cotidiana, ciertas experiencias parad igmáticas que tiñen a menudo
las relaciones sociales en determinado período histórico ."3

Veremos adelante que no existe conflicto, lo descu brimos en la lectura


de los guiones que sí se escribían. Son conflictos amorosos, de trabajo,
de mensajes cu ltura les . Prieto pregu ntaría ¿ por qué éstos y no los
otros? Nosotros respondemos, la radio en su aq u í y a hora de ese
pasado era el reflejo de u na clase domina nte al pri ncipio.

De esta forma , nadie se opon ía a lo q ue hacía la rad io al comienzo


de su historia. Había bastante armon ía , no se detectaba conflicto en
lo que hacían en esos ayeres. Luego , las cosas cambian.

3 Prieto Castillo, Daniel, 1987. Utop ía y Comunicación e n Simón Rodríguez. Quito, Ecuador.
CIESPAL.

26
Capítulo 2

1934, nacen las primeras


emisoras en Cuenca

Escribí con mí hermano, que prefirió el camino sin


fin de las estrellas.

Algo más en él recuerdo. La imagen rosa azul y


estambre, j unto a la bella estampa en el espacio
infinito, el perfum e de azucenas frescas de las
blancas iglesias de tu mes de mayo. Se escucha
tu tierna voz que acaricia y consuela. Entibia la
mirada regada en toda la herencia. Porque jamás
fuiste largo luto, ni muerte, ni desesp eranza. Con
ese recuerdo e vocado en la intimidad de las
soledades de los días, ni la lluvia, ni la noche, ni el
trueno causan frío. No eres ausencia, simplem ente
serás fuego eterno, dulzura infinita, eterno beso,
perfume de extensos jardines.

Rad io La Voz del Tomebamba

De l a i nvestigación La Radiodifusión en el Azuay, Historia, Influencia


Social, de Enrique Cardoso y Martha Cardoso F. , se toman estos datos:

U n g ru po de jóvenes cuenca nos, entre los q u e estaban los doctores


Justiniano Espinoza, Tomás H. Quintanilla y los señores Carlos Joaquín

27
Martha Cardoso F.

Córdova, H u mberto Ordóñez, Eugenio Vintimilla, Juan E ljuri Chica,


Gerardo Merchán Tinaco y Alejandro Orellana Solano, comenzó las
primeras audiciones de radio utilizando u n precario equipo con muchas
deficiencias técnicas. Era algo más que u na rad iola con un micrófono
i nstalado. E llos formaban el Pals Club (El Club de l os Compañeros)
u bicado en el casa de doña Isabel Moscoso J u rado, situada frente
al parque Calderón ,

¿ E n qué consistían esas "audici ones de rad io"? En mensajes


personalizados para la gente que se paraba en el parque a escucharlos,
con canciones i nterpretadas por Juan E ljuri y el gru po del clu b ,
g ra baciones musicales de la época i mpresas en d iscos de carbón .
Eran audiciones eléctricas porque no util izaban e l espacio o las ondas
Hertzianas, por lo tanto no se trataba de transmisiones electrónicas.
Pero esta curiosa i nstalación fue el aliciente que m otivó la inquietud
en el pueblo azuayo para la i nstalación casi in med iata del primer y
rudimentario eq u i po transmisor que se denomi nó La Voz del
Tomebamba.

Cuando fue entrevistado, Juan E ljuri afirmó ser el pionero de las


audiciones de radio o audici ones eléctricas en la provinci a del Azuay.
Como presidente del g ru po proporcionó una rad iola Scott al cl ub. De
a h í emerge la necesidad de hacer algo más .

E l primer equipo de La Voz del Tomebamba

Fue u n ciudadano g uayaquileño -no se sabe su nombre- q u ien


obsequ ió al Club de Compañeros u n peq ueño eq u i po transmisor. É l
había instalado radioemisoras en Quito, Guayaq uil y Riobamba. J uan
E ljuri lo entregó a Alejandro Orellana Solano y José Justiniano
Espinoza, q uienes se encargaron del logro técni co de la primera
emisión.

Era un pequeño aparato transmisor de 40 centímetros de alto, cubierto


con u n armazón de madera, provisto de u n m icrófono de carbón y
con una potencia de 1 O vatios (como la del más débil bombillo eléctrico).

28
Las primeras emisoras en Cuenca

Con él lograron la primera transmisión de radiotelefo n ía sin hi los en


Azuay. Le d ieron a la em isora el nombre de La Voz del Tomebamba.

Los primeros radioescuchas y las "cajas de música" en Cuenca

Seis famil ias cuencanas que vivían en el centro de la ciudad fueron


las primeras en adqu irir rad ios receptores . A la hora de encenderse
la luz se reunían alrededor del aparato a escuchar las señales de radio,
"con u n 60 por ciento de ru ido físico. Solo los fanáticos de la rad io
pod ían entretenerse escuchando semejante cosa", recuerda Juan Elj uri
Chica . Estaba provisto de u n a ltoparlante y válvulas amplificadoras,
y adaptado a varias longitudes de onda. Todo acondicionado en una
sola caja.

El grupo de amigos hacía lo que pod ía para mandar la señal hacia


los pocos receptores de la ciudad. Todo nacido de su bohemia y pasión
por la rad io en sus comienzos: "J ugábamos 40 y transmitíamos todas
nuestras expresiones, cantábamos u n buen repertorio y pon íamos
discos de carbón. La gente estaba fascinada."

Pero también la denominada "caja de música radiotelefónica" sirvió


para captar emisoras del mu ndo en onda corta : conciertos, recitales,
conferencias, y más tarde los sucesos de la Segunda Guerra Mundial
se escuchaban en la "caja de música", la misma que solamente con
hacer girar una perilla o apretar un botón captaba emisoras de cualquier
lugar del mundo. En esos años, no había el congestionamiento de
frecuencias. La radio ocupó su lugar en la vida de la colectividad azuaya
en las primeras décadas del siglo XX.

Relaciones de armonía en la radio, ausencia de confli ctos

El estudio de contenido nos ind ica que no existían focos de tensión


en los d iscu rsos emitidos en la vida diaria de los sigu ientes años de
la radio. Había identidad cu ltural en lo que hacía , no se abordó la
m iseria, la i njusticia de los latifu nd ios aún existentes, la ausencia de
la clase med ia, los profu ndos abismos entre clase alta y baja y la

29
Martha Cardoso F.

violencia que de alg una forma ello generaba. No se trata de "incitarnos


a uti lizar la violencia o buscar sal idas mág icas, "4 se trata de que un
med io de com u n icación , debido a sus características anal izadas en
la Teoría de l a Comunicación , aborde el conocimiento de la propia
situación para plantear alternativas y soluciones.

E l rol de la com unicación es el de ser mediadora entre cultura y


socied ad y entre crisis y sociedad . Simplemente se trata de lograr la
comun icación, entendiéndola como "la capacidad de l legar al otro y
abri r ca mi nos a su expresión."5 No se trata de l a fría em isión de
d iscu rsos l iterarios o estéticos, económicos o sociales, ideológicos o
rel igiosos y pol íticos, científicos o tecnológicos, o simplemente
cotidianos; se pretende -además de explorar nuevos derroteros a través
de l a comu n i cación- abrir otros senderos, sacudir conciencias para
q ue de ah í emerja un nuevo destino.

La Voz del Tomebamba continuó fu ncionando d espués de que otro


g ru po de cuenca nos adq u i rió el primer eq uipo en 1938, pero con más
adelantos técnicos. La investigación señala que sus eq u i pos fueron
bendecidos en el pasaj e Hortencia Mata , su nuevo l oca l .

Aumentó la potencia d e l eq uipo a 50 vatios; s e elaboraron horarios


de transmisiones y se forma ron grupos de trabajo entre los que se
contaban: d irector de noticias, d i rector a rtístico, músicos, ca ntantes
y hasta publicistas . H u mberto y Octavio Espinoza Tinaco, Tomás
Moral es Rod i l , Nicanor Merchán , José Hered ia, César Andrade,
Alejandro Andrad e, como ad ministradores y periodi stas. Carlos ,
Enrique, Li bia y María Ortiz Cobos, las hermanas Reyes Nieto, los
hermanos Vanegas, Fra ncisco Torres O ramas, artistas. Un señor de
apel lido Estéfa n i , ori u ndo de Italia, y Gerardo Bervorich era n los
publici stas. La radio ten ía su aud itorio en esa época: un gran salón
al que acud ía el público a aplaudir a los artistas que allí se presentaban.

4 Prieto Castillo, Daniel, 1987. Utopía y Comunicación en Simón Rodríguez. Quito, Ecuador.
CIESPAL.
5 Prieto Castillo, Daniel, 1993. La pasión por el discurso. Cuenca, Ecuador. Universidad del
Azuay.

30
Las primeras emisoras en Cuenca

Todo marcaba el éxito, lo que permitió darle un buen soporte intelectual


y técnico. Por primera vez se utilizó la técnica del guión, escribe César
And rade y Cordero ; la Casa de la Cu ltu ra Ecuatoriana, N úcleo del
Azuay, los publicó para ofrecerlos en ese año 1 943 como un homenaje
a Cuenca en su independencia el 3 de Noviembre. En una de sus
primeras páginas consta esta nota: "Esta fue una presentación ofrecida
el d ía 3 de Noviembre de 1 943 por el Conju nto Rad io Teatral de Paco
Vi llar y transm itida por radio La Voz del Tomebamba, en homenaje a
la efemérides que recuerda la magna epopeya del tres de Noviembre."

Los estudiantes de periodismo pueden trazar un paralelismo y comparar


lo que se hacía en las primeras décadas del siglo XX y lo que se hace
en la primera del siglo XXI en materia de estructuras sonoras.

T ítulo del libreto : Libertadores del Azuay, página 20.

DO Ñ A MARGARITA.-
M i corazón se estremece
Y late con g ran premura .
Paulina, sois l a figura
De Aq u iles con algo de Áyax . . .
Vuestros empeños y trances
Son trances y empeños m íos
Habéis vivido entra lances
Y atrevidos desafíos
¿Qué mucho que hoy en d ía un nuevo
Asu nto la vida embargue?
Mas puede ser que os amargue
Este Ped ido, Paulina:
¡ Después de Agosto, haya ti no!
Ya veis, que horrenda matanza
T rajo la I bérica lanza . . .
Para el qu iteño destino . . .

DON PAU L I N O.-


H aya calma, esposa amable,

31
Martha Cardoso F.

Y comprensión y talento.
S i hay que luchar de uno a ciento
Y perdonad q u e así os hable
Se luchará con contento.

(Cambiando la voz}
¿Visteis la cena?

MARGARITA.-
Un momento, q uerido
Que voy por ella.
(sonriendo en l a rad io}
Mas . . . mira, es Tomás que viene .

(Se escuchan pasos y una puerta que se abre y se cierra , l u ego, con
lentitud , chirriando sus viejos goznes con orín de años}

TOM Á S
Todo sigilo conviene
E n estas cosas
(al padre}
Cumplida
La com isión . . .

Esto es parte de un li breto de antaño, confeccionado para ocho voces.


Se trata de una de las pri meras audiciones sonoras. Se entiende que
los textos entre paréntesis son efectos de control. Se puede hablar
de una estructura auditiva o guión de radio. No le falta música, sonidos,
efectos, silencios. Es cierto que falta un o rdenamiento q u e indique
los pa rlamentos y los ma nejos técnicos. El léxico uti l izad o no ind ica
una relación participativa entre la rad io y la comunidad , parece dirigirse
a un sector determi nado y no a la colectividad que representa l a
comunicación colectiva . Los contenidos de l o s prog ramas s e refieren
a l contexto en el q ue se desenvuelven los emisores.

La rad io, al difundir noticias, música , eventos de cualqu ier índole, de


a lg una manera refleja la cultu ra de ese pueblo o los estratos socia les

32
Las primeras emisoras en Cuenca

para los que trabaja. Sin embargo, el libreto -privilegiando estos temas­
es una muestra clara de que la radio era q u izás la más importante
expresión cultural de un sector de aquel los a ños. Recordemos: era
un privilegio disponer de una "caja de música" en aquellos años. Pocas
familias ten ía n esa posibilidad .

La rad iodifusión con fondo intelectual cobró prestigio. A comienzos


de la década de 1940, la em isora tuvo un éxito que superó todas las
p revisiones y continuó creciendo el número de auditores. Si bien la
emisora no se sinton izaba en todo el país debido a su baja potenci a ,
s i n embargo sí s e hablaba de e l l a e n todo el pa ís .

La radio en C ue n ca nació hegemón ica

La emisora ten ía u n eq uipo de cron istas , los diarios tomaban de ella


sus noticias para publicarlas. El diario El Nacional solicitó a La Voz
del Tomebamba permiso pa ra tomar noticias d e su rad io periód ico
por i ntermedio de Ofir Carvajal , colaboradora de ese dia rio, q uien era
además portadora de un acuerdo y u na condecoración para la radio
"por su g ra n l abor i nformativa . "

D u ra nte la Seg u nda G u erra M u n d i a l , el Comité d e Coord inación


l nteramericana i n ició en La Voz del Tomebamba l a p rog ramación
Espacio de la Libertad, bajo la d i rección de César Andrade Cordero .
Consistía e n i nforma r sobre l as posiciones d e l a s fu erzas
combatientes en E u ropa. Las transmisiones se hacían por m icrófono
d esde los estud ios de la rad io , mientras en las puertas del teatro
G uayaquil, el doctor Á ngel Peña Calderón , coordinando con el
p rograma, seña l a ba con banderitas los lugares d e avance de las
tropas d e los a liados.

Igualmente , en los años de la invasión de l as fuerzas peru anas al


Ecuador, la radio cubrió el suceso en lo que estuvo a su alcance , hizo
el llamado para el auxi l io a los damnificados e i nteg ró el gru po q u e
organizó los puntos de auxilio q ue s e ubicaron entre Tendales y Girón .
E n esos años no había comunicación vial entre Azuay y El Oro.

33
Martha Cardoso F.

La radio emprend ía toda acción social y cívica , ten ía u n equ i po de


cronistas: José Antonio y Alberto Cardoso, Miguel Ángel Torres quienes
más tarde tuvieron una actuación destacada en radio Ondas
Azuayas.

Música, poesía y actos religiosos

Por las rutas del recuerdo y Viviendo el ayer eran programas de poesía
y m úsica , que se d ifu n d ía n con el marco musical de los artistas
Va negas y O rtiz -que trabajaban de planta en rad io La Voz del
Tomebamba- intercalando partituras de compositores azuayos como,
Francisco Estrella (pad re), Carlos Ortiz, José Centeno, M ig uel Á ngel
Torres.

El martes familiar, a cargo de Gabriel Ceval los García , que ten ía el


lema "Acerquémonos al arte para sentir con nobleza la vida", d ifu nd ía
sus creaciones l iterarias i ntercaladas con música clásica .

L a emisora organizaba concu rsos de baile, en los que participaba l o


más granado d e Cuenca; e n una ocasión, l a pareja formada por Ernesto
Ordóñez González y Esther Calderón Montesinos ganó el primer
premio, en pasos de tango.

Otro concu rso organ izado por la rad io era Los testamentos del año
viejo. Sol ía ganar Eduardo Ceval los García y la temática estaba
dedicada a lo más encumbrado de Cuenca; en un fin de año, el referido
al alcalde de la ciudad , doctor And rés F. Córdova , o btuvo el primer
premio. Su texto era " . . . agradablemente satírico . . . "

La radio también manten ía al públ ico expectante con la d ifusión de


las rad ionovelas Cumbres borrascosas y Don Quijote de la Mancha.

En 1945 real izó una transmisión de carácter nacional , el campeonato


de fútbol amateur en Cuenca, con el narrador deportivo Rafael Guerrero
Valenzuela, por primera vez en cadena con Radio El Telégrafo, de
Guayaq u i l , Radio Quito y La Voz de los Andes, de l a capita l .

34
Las primeras emisoras en Cuenca

Los actos rel igiosos eran asu nto de todos los días. Guardaban con
celo todas las tradiciones, como la entronización del Corazón de Jesús
en los hogares cuencanos, (la primera en entron izar es la rad io), para
lo que el sacerdote Manuel de Jesús Serrano Abad hizo suya la emisora
con conciertos de órgano y poesía . Octavio Espinoza recuerda que
" . . . casi todos las fam i l ias entron izaron el Corazón d e Jesús en sus
hogares . . . "

El sacerdote tam bién organizó la recolección de fondos para fundar


órdenes como la de los Pad res Carmel itas Descalzos y se transmitía
con celo el sermón de las T res Horas, escrito por el sacerdote Humberto
Esqu ive! . Todo con el marco de Los paréntesis musicales, a cargo
de u n grupo de damas de Cuenca .

"Estamos próximos a las celebraciones santas de la Navidad , pasemos


como Jesús y María mandan, santamente, con el bienestar de todos . . . ",
era parte del lema que usaban los locutores en estas celebraciones
buscando la cooperación del p ú b lico para ayudar a fam i l ias
desposeídas. La rad io era muy devota .

La radio además real izaba labores de beneficio colectivo, como en la


instalación de los primeros teléfonos en Cuenca , para lo que investigó,
por primera vez, a la opinión pública , med iante una encuesta sobre la
necesidad de este servicio, aplicada a un amplio grupo poblacional con
preguntas como éstas: ¿Cuenca merece una instalación telefónica?
¿Suscribiría usted un contrato de instalación anticipando mil sucres? . . .
y otras más. Lo importante d e este trabajo es que l a radio ya tomaba
parte en la explicitación de una necesidad social .

Sirvió a las clases de mayor poder económico . El entonces m i nistro


del Tesoro, Enrique Arízaga Toral, propuso al señor Espinoza , director
de la rad io, que la emisora se com u n ique con los Estados U n i dos , a
través de Qu ito y Guayaq u i l , en favor de los exportadores de los
sombreros de paja toq u illa del Azuay, razón por la cu al la Cámara de
Comercio de Cuenca condecoró a la emisora "por su buena labor en
bien de la colectividad ."

35
Martha Cardoso F.

Los artistas de la época

Las primeras radios dispo n ían de un gran salón auditorio, siempre


ocupados por auditores fieles a las presentaciones semanales de
música, coros, disfraces, concursos. Era la rad io de esos años.

Los artistas de esos d ías de La Voz del Tomebamba, que cantaban


y ejecutaban la música, era n: las hermanitas Reyes N ieto, Francisco
Torres Oramas, Joel Alvarado, los hermanos Vanegas, José I gnacio
Canelos, Manuel Ochoa, E n rique, Li bia, Al berto y María Ortiz Cebos,
todos q uienes actuaban bajo la d i rección artística de Carlos O rtiz
Cebos .

Llegaron desde Q uito e l d úo Ben ítez y Valencia, y desde Leja Carlota


Jaramillo, con motivo de una celebración especial por haber recibido
el primer cablegrama i nternacional, que ven ía desde Panamá con l a
noticia d e haber captado e n ese pa ís La Voz del Tomebamba de
Cuenca. Se presentaron la artista internacional Eva Garza y el guitarrista
Albour Maruenda, considerado como uno d e los fa mosos del mundo;
e l pianista Frederick Block, q u ien fuera pianista de El Vaticano. Las
presentaciones de los a rtistas se alternaban con los poemas de César
And rade y Cordero .

Lucrecia Córdova Salazar, Graciela Cordero, Alicia Besan, Graciela


Malo González, H i lda Malo González y Dori l la Cord ero l ñ iguez e ra n
locutoras, recitadoras y cantantes d e l coro que hacía l o s paréntesis
musicales y otras ejecuciones d i rigidas por el doctor Rafael Sojos
Jaramillo, con el acompañamiento de los hermanos Ortiz, José Ignacio
Canelos y Manuel Ochoa .

Debido a que habían pocas "cajas de música" en la ciudad, el público


acud ía al aud itorio del edificio en donde fu ncionaba la rad io, situado
en la Asociación de Empleados, su nuevo loca l . Todo transcurría en
l a m itad de la paz de la Cuenca conventua l . Era l a radio de antaño,
el espejo de una sociedad .

36
Las primeras emisoras en Cuenca

Fin de una etapa y com ienzo de otra

En forma muy esq uemática , como una historia que transcu rre en un
instante, hemos señalado el nacimiento de la rad iodifusión cuencana
a través de esta em isora . Todos los datos fueron tomados de la
investigación La Radiodifusión en el Azuay, Historia e Influencia Social,
de Enrique y Martha Cardoso.

Hasta esta etapa , la radio util izaba la g rabadora de alam bre -último
avance técn ico de la época- y los discos de carbón. Pese a las
d ificultades, d ispon ía de una g ran d iscoteca, aunque para adq uirir u n
disco había que viajar a Guayaq u i l . Los d iscos d u raban m u y poco
porque se uti l izaban ag ujas g ruesas metál icas , lo que hacía que el
operador técn ico se mantenga muy ocupado en los controles, pues
debía cambiar l a aguja después de cada dos d iscos y guardarla
minuciosamente para mandarla a afilar y usarla otra vez.

Posteriormente, aparecieron los discos de lata con un baño de carbón,


como lo más avanzado en tecnolog ía ; aunque su calidad era pési ma,
por lo menos no se rompían como los anteriores . Los tocadiscos eran
muy grandes, ten ían un brazo muy pesado, sus platos enormes giraban
solamente en 78 revoluciones por minuto .

Luego , los discos de 45 revoluciones p o r minuto y los grandes de 33


R.P. M . , irrompibles, las agujas de ru b í y los tocad iscos balanceados
significaron una de las más g randes in novaciones para la radio

La emisora concluyó esta etapa novedosa en 1 958, cuando los


hermanos Espi noza y Pepe Hered ia, accionistas, a l retirarse de la
sociedad vendieron sus acciones a los m iem bros del personal, como
el editorialista Arturo Salazar Orrego , Alejandro And rade , Lu is Tapia,
Guil lermo Corral, Adolfo Corral, el cu ra Hum berto Esq uive! y otros .

Fue una etapa d u rante la cual , en cierta forma , la rad io siguió la l ínea
anterior en lo que se refiere a la música , la poesía y los libretos muy
floridos. La investigación cita al pian ista ecuatoriano Luis H u berto

37
Martha Cardoso F.

Santacruz, como el artista de planta y telón d e fondo del programa


en vivo Los sábados morlacos. Fue una época que prometía cambios ,
que más tarde s e vieron truncados. Aqu í comenzó a trabajar un equipo
de jóvenes estud iantes: Julio Carpio Vintimilla, Jorge Piedra Ledesma ,
José Edmu ndo Maldonado, José Corral Tagle, Francisca Dávila, H i lda
Paredes, H ugo Morales, entre otros, q ui enes dura nte una decena de
a ños hicieron de todo, noticias, guiones, administración.

Desde 1938 hasta 1967 , la radio transmitió con l as siglas HCSEH ( H .


C . Ecuador, 5 Azuay, E . H . Espi noza H eredia), q u e a ú n están
registradas en l a Oficina Nacional de Frecuencias .

Caminando por aquellos largos corredores aún se escucha e l eco de


las notas de los pasi llos interpretados por Luis H uberto Sa ntacruz,
en el gran piano de cola de la a ntigua Voz del Tomebamba.

En 1967 la emisora fue cerrada por el Seguro Social . Volvió al aire


en 1970 con la dirección de Jorge Piedra Ledesma.

38
Capítulo 3

Una historia de radio


La seg unda emisora cuencana: Radio Cuenca

Datos proporcionados por el doctor Luis Sánchez Orellana

El 9 de octu bre de 1 945, Radio Cuenca comenzó sus emisiones sin


inauguración oficial.

La rad io laboraba en 1 06 metros, eq uivalentes a los 2 . 830 kilociclos,


con un eq uipo de cuatro paneles comprado en Qu ito al ingeniero Al
Horvart. De su funcionamiento se ocu pó el señor Fritz Kranner,
rad iotécnico alemán rad icado en Cuenca . Su potencia era de 200
vatios, u na verdadera potencia para la época y el lugar. E l equ ipo era
grande y ruidoso cuando fu ncionaba, con toda una complej idad de
alambres, tu bos y transformadores.

Instalada en el tercer piso del Banco del Azuay, comenzó sus emisiones.
Se l lamó Radio Cuenca, porque su fin era "servir a la ci udad". Se
encargaron de la dirección el doctor Luis Sánchez Orellana, los
hermanos José A. Cardoso F. y Alberto Cardoso F. , qu ienes hab ían
trabajado en La Voz del Tomebamba como cronistas. El director artístico
fue el poeta Rigoberto Cordero y León y directores de la sección artística
de la música , Rafael Carpio Abad y Antonio Mosq uera .

Desde s u in icio, la em isora puso en marcha una programación


informativa y cultural. Las noticias, en tres emisiones, eran el resultado
del tecleado en máq uina de escribir durante todo el d ía . Horas del
recuerdo era u n programa l iterario musical que resaltaba la val ía de

39
Martha Cardoso F

los poetas cuencanos y d ifu ndía la música ecuatoriana con conju ntos
locales más o menos bien integrados . Florece el corazón era un
programa de lectura de cartas y poemas que enviaban las damas y
caballeros azuayos y Voces infantiles, el pri mero ded icado en forma
periódica a los niños.

Un programa que sacudió la atención por su contenido fue el dedicado


a " . . . la matrona más hermosa y virtuosa de la sociedad azuaya . . . "
En él se exaltaban las virtualidades h umanas y espirituales de una
dama escogida cada semana. El interés era grande en ciertos círculos
de Cuenca .

Se h izo rad ioteatro, para lo cual s e contó con u n elenco de a mbos


sexos. El fuerte de la rad io era la música clásica y la nacional
ecuatoriana.

El doctor Luis Sánchez Orellana recuerda que había mucha l iteratura


en presentaciones y concu rsos . "El fi n , despertar en la juventud la
necesidad de seguir las h uellas de sus antepasados en el bello decir,
¡ cuántos trabajos bellos log ramos perifonearlos . . . ! A esta emisora
convergieron los intelectuales de la época y los cultores del arte. Fueron
años brillantes . . . ", señala Sánchez Orellana, para agregar que "después
de los años vividos bajo la dirección de los hermanos Cardoso, se
h izo cargo un señor cuyo nombre no me es posi ble recordar."

Desde 1 949 hasta marzo de 1 953, Radio Cuenca funcionó con estas
características. Luego desapareció defi nitivamente.

Radio U n iversal

En 1 946 comenzó a fu ncionar otra emisora, Radio Universal, bajo la


dirección de Alfonso Jaramillo y un señor de apellidos Maldonado Lloret.

La emisora tuvo muy corta vida y posteriormente fue adquirida por


el d octor Nicanor Merchán , qu ien , en 1 950 fu ndó, con esta
frecuencia, la radio El Mercurio.

40
Una historia de radio

Ondas Azuayas, una historia de radio

Los datos sobre esta emisora son extraídos de los


archivos de la propia emisora y de entrevistas a
periodistas fundadores.

El Grito, bisemanario popular, en su ed ición del 1 7 de marzo de 1 949


i nformó en su primera pág ina sobre la inauguración , en ese d ía , de
la rad ioemisora Ondas Azuayas, de los hermanos José y Alberto
Cardoso F. , así como el tipo de programación previsto para esa noche
y el horario en que laborará en los d ías siguientes. Similar noticia publicó
diario El Mercurio. Más tarde, como un homenaje a la fecha de
fundación de la ciudad de Cuenca , la rad io trasladó sus celebraciones
de inauguración al 12 de abri l .

Nació en Cue nca u n a n ueva rad i oem isora . Si b i e n el corte


característico de sus prog ramaciones reg ulares era más o menos
similar a las otras, pronto quedó signada por u n sello que la d istinguió
de las demás emisoras y caracterizó a Ondas Azuayas como "la
emisora combativa" de esos años. U n g ran eq u i po de jóvenes
intelectuales fue el respaldo de sus bri l lantes contenidos.

El personal de la emisora

Fue muy numeroso. Estaba formado por gente con mentalidad abierta
a los cam bios, que conjugaba su ideolog ía con el g ran eq uipo de
colaboradores. La radio tam bién se rodeó de artistas y poetas, pues
en este sentido seg u ía la l ínea de la antigua Voz del Tomebamba.
Para los prog ramas vivos semanales en su aud itorio contaba con
artistas de planta e i nvitados de todo el pa ís, como los pian istas Raúl
Sojos y Luis Huberto Santacruz, el compositor y pianista Rafael Carpio
Abad , la orquesta de los hermanos Vanegas, el g uitarrista y
compositor Francisco Torres Oramas, Los Campiranos, el compositor
José Ig nacio Canelos, el g rupo de música Los And inos, Los
Compad res, Luis Fel i pe Arteaga y su g rupo musica l , el compositor
Ángel Torres, y otros g ru pos de artistas de la ci udad y el pa ís.

41
Martha Cardoso F.

En sus pri meros años, Ondas Azuayas continuó con g ran éxito el
programa Viviendo el ayer, que antes difund ía La Voz del Tomebamba,
así como Por las rutas del recuerdo, bajo la dirección del escritor César
Andrade y Cordero .

El fuerte d e esta radio radicó e n la presentación d e artistas y personajes


de pri mera en su salón auditorio y en los espacios de corte pol ítico
y de opinión . Dispon ía de un personal muy ampl io en sus primeros
años, cuando comenzó a dejar h uella de combativa que se mantuvo
en los años posteriores .

Para el efecto contó con la participación de: Eugenio Moreno Heredia,


Enrique No boa Arízaga, Gabriel Cevallos García, Francisco X. Salazar,
Hernán Cordero Crespo, Rigoberto Cordero y Leó n , Saúl T. Mora ,
Teodoro Rodas Heredia, Mariano Merchán Ordóñez, Jaime Cobas
Ordóñez, Francisco Tamariz, Francisco Moreno, Francisco Estrella
Carrión, Claudia Malo González, Efra ín Jara I rrogo , J acinto Cordero,
Justiniano Cordero, lván Merchán Ordóñez, Fausto Sánchez, Enrique
Altamirano, Homero Pozo Vélez, Jorge Tamariz, Claudia Cordero
Espinoza, Osmara de León, Cristóbal Zapata (pad re), Enrique Cohuan
G i l , Luis Calderón Urigüen, Hernán Cordero Crespo, Ángel Torres,
José Edmundo Maldonado, Jorge Piedra Ledesma, Carlos Ortiz Cabos,
Rubén Astudillo, Martha Carrión, Julio Carpio Vintimilla, y los hermanos
J ulio, Gerardo, Remigio y Enrique Cardase.

La emisora combativa

En la época que hacemos mención , Ondas Azuayas vivió d ías difíciles


debido al fanatismo de los grupos dominantes de la sociedad azuaya ,
cuya represión hubiera sido suficiente para que la emisora deje de
fu ncionar, por los boicots, ataq ues d irectos y presiones que cobraron
fuerza sobre todo al tomar como justificación a l a religión en forma
fanática , que era u na magn ífica arma ejercida por los grupos de poder
de la ci udad .

No fueron pocas las ocasiones en las que sacerdotes , con


pensamiento inquisidor, lanzaron desde sus púlpitos los peores

42
Una historia de radio

improperios contra esta radio, incitando a toda la población a levantarse


en ataque d i recto -como ocurrió en varias ocasiones- contra el local
en donde fu ncionaba.

Durante la campaña anticomunista , por la que tantos crímenes se


cometieron en nom bre de la religión , se comprobó que u n sacerdote
colocó explosivos en su propio púlpito y confesionario y en las puertas
de otras iglesias, en complicidad con agentes de la C IA, segú n lo
denu ncia en su l ibro Phillip Age (sus nombres constan en la
i nvestigación de Enrique y Martha Cardoso ). Se cu l pó de esta acción
a José Barriga , m i litante de U RJ E, ( Un ión Revolucionaria de
Juventudes Ecuatorianas, fu ndada por Jaime Galarza Zavala a nivel
nacional en Ecuador y en Cuenca por el escritor Ru bén Astudillo y
Astudillo ), a otros estudiantes u niversitarios y, lógicamente, a la emisora
que había "incitado a los sacrílegos": Ondas Azuayas.

Ese mismo d ía, los d irectivos de la radio denu nciaron a los verdaderos
cul pa bles del autosabotaje, pues h u bo testigos presenciales de la
carrera emprendida por el agente de la CIA, quien , después de colocar
la bomba en la iglesia de San Alfonso , se refugió apresu radamente
en su casa situada a poca distancia del templo en la calle Bol ívar. La
emisora fue duramente atacada, al igual que el domicilio de su gerente.
Enormes masas de peones de hacienda y fanáticos religiosos {hombres
ignorantes y explotados) apedrearon la rad io, mezclados con las
trad icionales beatas cuencanas quienes, palo en mano, obligaban
i ncluso a los cu riosos a sumarse a la "manifestación en defensa de
la fe católica . "

El ambiente d e esos años

Para comprender el valor de la posición democrática de esta rad io,


la forma en que desempeñaba su labor firme, acosada por el fanatismo
rel ig ioso, recordemos algunos crímenes cometidos en la cam paña
anticomunista d u rante estos años:

En Santa Ana , los profesores de primaria hermanos Velecela fueron


brutalmente asesi nados por tu rbas fanáticas, empujadas -en nombre

43
Martha Cardoso F

de la fe- por el cura Torres Oramas. Entre otros cargos, se les acusaba ·

"de enseñar la historia del Ecuador, con los textos de González Suárez."
Mu rieron horri blemente quemados.

Al llevar este caso a las justicia, fueron los cam pesi nos los
apresados, juzgados y encontrados cul pables. Al verdadero autor
intelectual, el cura , ni siquiera se le citó para declarar.

En Molleturo, el cura Clavija cumplió similar papel al de su colega Torres


Oramas. Por d ivergencias personales con una m ujer del pueblo,
simplemente le acusó de ser bruja y de atentar contra la religión . I ncitó
a sus fieles a tomar medidas como en los tiempos de la inqu isición.
Se reunió la muchedu mbre en la plaza pública y, en una ceremonia
de l icor y antorchas, amarraron el cuerpo de la mujer a u n poste; a
las 1 2 de la noche, el cura tocó las campanas y el fuego consumió
el cuerpo aún con vida de la i nfel iz mujer.

E n u n a parcialidad del cantón Paute , miembros d e l a M i sión And i n a


fueron vi l mente asesinad os. Desde el p ú l p ito , e l cura de esa
com u n idad d ijo que "co m u n istas enem igos de la I g lesia vienen a
llevarse a los n i ñ os y a q u itarles sus tierras." El cu ra celebraba la
m isa en el momento en que u n médico y dos e nfermeras era n
perseg u idos p o r la p laza hasta el tem plo. Llegaron hasta el a ltar a
suplicar a l cura que les salvara , pero él les contestó q ue "nada pod ía
hacer. " Termi nó l a m isa cuando los fanáticos ases i naron a palos y
machetazos, en las puertas de la iglesia , a los m iembros de la misión
médica , cuyo objetivo no era otro q ue el d e efectuar un censo y
saneamiento ambienta l .

Esta era la situación reinante en esa época . L o sucedido constituye


una vergüenza , pero era el ambiente anticomun ista que se vivía en
el Azuay en esos años. En ese espacio y época se desenvolvió la
em isora soportando además todo ti po de boicots . Mas todo
sign ificaba u n s íntoma : era el costo de los cam bios que se operaban
en la provincia. La sociedad estaba cambiando, crecía u na clase media
inexistente en los años anteriores.

44
Una h istoria de radio

H istoria de u na excom u n ión

En este ambiente, década d e los 50, el fanatismo rel igioso era más
exagerado aún en Cuenca . No solo se expresaba en los actos de fe,
como las procesiones, solem nes ceremonias en que participaba como
prerrogativa u na clase social dominante y en las que se hacía gala
de practica r cerradas costu mbres religiosas que i mperaban en ese
entonces , sino también en actos represivos hacia lo que significaba
una amenaza a sus privilegios: eran su telón de fondo.

E n estos años, el arzobispo de Cuenca, monseñor Manuel de Jesús


Serrano Abad , excomulgó a los directivos de Ondas Azuayas, los
hermanos Cardoso, por haber entrevistado al secretario general del
Partido Comunista del Ecuador, Ped ro Saad . U na excomunión en esa
época (hoy ni siquiera se escucha la palabra excom unión) i nfluía
enormemente y en forma nefasta en los excomulgados ante los
i ntegrantes de esa sociedad . Eran los rechazados. En consecuenci a ,
los periodistas de la emisora soportaron durante mucho tiempo
vejámenes de toda índole, la disminución a cero del índice de la
pu blicidad; su vida misma estuvo a punto de extinguirse.

Circu laban hojas volantes , como la que se tra nscri be textual mente a
continuación, por tratarsE3 de un texto que demuestra la forma de pensar
de un grupo social que dominaba Cuenca .

ON DAS AZUAYAS SON H E RÉTI CAS .

ATENCION CAT Ó LICOS VERDAD E ROS.

Dice la pastoral colectiva 2 : "Los católicos so pena de


REVELARSE contra la Divina Autoridad de la Iglesia y
voluntariamente separase de Ella, están en el estricto deber
de acatar sus enseñanzas y cumplir sus órdenes".

45
Martha Cardoso F.

¿Qué ha hecho esta em isora venal , verdadero bostezo del infierno?

RESPU ESTA:

1 .- H a atacado las enseña nzas d e la jerarq u ía ;


2 .-Ha desobedecido a las Normas del P relado;
3.- H a permitido que se insu lte a la Iglesia;
4.- H a contribu ido formal mente a la d ifu sión de los errores
expresamente condenados por Gregario XVI , P ío IX, León X I I I ,
P ío X I , P ío X I I y Juan XX I I I . Y por el Syllabus.

POR TANTO : Esta em isora venal , es ve rdadera enemiga de la


I glesia y de su doctri na; está, además, en fra nca rebeld ía contra
la Autoridad de la I glesia y formalmente separada de Ella, es pues,
realmente herética y como herética está bajo la sanción de Cuenca
católica que la rechaza y la mald ice como ya la maldijo en otra
circu nsta n cia un sacerdote por ella ofendido g ravemente .

ATE N C I Ó N : P reparemos el boicot de esta rad i o cri m i n a l ;


preparemos s u a lejamiento. Formemos U NA CORT I NA D E
H I ELO, n o escuch a ndo jamás sus despreci ables rad iaciones.

¡ C uenca nos catól icos , todos contra la H E REJÍA RAD IAL DE


ONDAS AZUAYAS !

¡ Cerremos el am biente del hogar cató lico de Cuenca contra LA


H E REJ ÍA RAD IAL DE ONDAS AZUAYAS !

Pasado el momento eleccionario, todo cuenca no catól i co que se


respete debe estar contra la emisora herética.

SEG U I REMOS DESPUES LA LUCHA CONTRA LA H E REJ ÍA


RADIAL DE ONDAS AZUAYAS , HASTA EXTE RM I NARLA, HASTA
ACABAR CON SU H I POCRESÍA.

1) FALANG E PERMAN ENTE CONTRA ON DAS AZUAYAS .

46
Una historia de radio

La "lucha contra la herej ía radial" era de m iedo. La hoja marcaba la


infamia del anón i mo. Estas hojas se repartían en toda la ciudad , en
colegios y templos; parq ues y esq u i nas concurridas, se llamaba a l
ataque alevoso a la radio, a l arrastre d e sus directores . Con l a religión
se manejaba la inconsciencia. Era otra forma d isti nta de period ismo
que se ejercía y que empezaba a sacudir lo establecido.

El apoyo a la emisora

No faltó el respaldo mora l de gente progresista del país , como e l


editorialista del semanario L a Escoba, doctor Francisco Estrella Carrión;
el d i rector del diario El Universo, doctor Diego Pérez; de El Grito, de
Jorge Sierra .

U no de los textos publicados por este último periodista en diario El


Universo el 25 de enero de 1 956, que de alguna forma interpreta esta
real idad , decía :

" . . . estamos viviendo en Cuenca un verdadero clima de histeri a . Las


páginas del d iario local se llenan de ataques y defensas, pero con
u na música que revel a la pérdida del compás y la convulsión de los
nervios. Cada dos horas apa rece alg u na hoja volante, con adjetivos
erizados de púas, con savia candente, con márgenes empapados de
curare. Y los m icrófonos de varias emisoras, rasgan también el espacio
con palabras afi ladas como pu ñales y restallantes como rayos. ¿ La
causa? Apa rentemente una conferencia pol ítica sustentada por el Jefe
del Comu n ismo Ecuatoriano, Don Ped ro Saad , desde Ondas
Azuayas, la emisora más sintonizada y de mayor prestigio en el Austro
Ecuatoriano . . .
"

Se pensaba que lo de Pedro Saad era solo un pretexto. La emisora


ven ía afrontando una verdadera confabulación desde hace algún
tiempo . Se ratificaba la frase de José Martí: "Todo el que se alza , se
queda solo." Ta mbién había un afán de contener su ascendente q ue
afloraba en el medio radial de la provincia, de poner vallas en su camino.
La emisora había penetrado en amplios estratos sociales emergentes.

47
Martha Cardoso F

Continuaron los ataq ues, las noches se cu brían de temores, como


lo refiero en este recuerdo de mi infancia:

¿Un testi monio de mi infancia? ¡Vale! . . . Pod ía escuchar en la noche


el ru ido ensordecedor de la tu rba, "Que salgan , que salgan", g ritaba,
a la vez que gol peaba las enormes puertas de madera y hierro, con
palos muy g randes, con hierros y algunos hasta con armas. Me
apretaba fuertemente a mi padre, que sereno calmaba a mis hermanos,
d irectores y dueños de la rad io. Eran cientos de personas, muchos
i n d ígenas de hacienda . . . y "católicos" de la ci udad que defend ían la
religión "pisoteada por los herejes". Los minutos del ataque se alargaban
tanto , parecía que n u nca acabarían.

Cuando se marchaban, tomaba posesión el silencio, la sangre golpeaba


las sienes. Se escuchaba el sonido de la nada. Reconocía el valor
de la paz, como una treg ua, mas no como la forma natu ral de la vida
de u nos period istas , que simplemente abrían caminos distintos a los
establecidos en la ciudad . Por la madrugada l legábamos al hogar. Con
los ojos muy abiertos esperábamos el amanecer.

Se trataba de u na ideolog ía redentora , en donde no faltaban profetas,


como se los verá a todo lo largo del siglo XX, que está l leno de el los
y a su nombre millones de hombres, mujeres y niños han sufrido tortura
y muerte. Las cárceles estaban repletas de la gente que se atrevió
a disentir.

Primera clausura de Ondas Azuayas

E n 1 956, durante el gobierno de Velasco l barra , la emisora fue


clausurada por ocho d ías con la acusación de haber transmitido injurias
contra el gobierno. En el diario El Mercurio, bajo el título de I ntereses
Pol íticos y suscrito por el Frente Democrático Naciona l , el 8 de mayo
de 1 956 se publicó lo sig uiente:

"El reg lamento de i nstalaciones rad ioeléctricas al que la I nspección


de Rad io ha acudido para dar satisfacción a los autores de la i ntriga

48
Una historia de radio

contra Ondas Azuayas, fue expedido por el doctor Carlos Arroyo del
Río mediante el decreto ejecutivo del 28 de marzo de 1 94 1 . Y el artículo
1 1 3 de tal reglamento era ya, desde su origen, anticonstitucional, porque
atentaba contra la libertad de expresión y desconocía el derecho que
todo hombre tiene en cualquier pa ís civi lizado, a ser enj u iciado y a
defenderse antes de reci bir una condena.

" Ese reglamento , abiertamente dictatorial , fue derogado expresamente


por la Constitución de 1 944-45, que reafi rmó las garantías a la l ibre
expresión, la li bertad die empresa y de trabajo, y al derecho de no
ser privado de defensa ante la condena, y que en forma precisa derogó
todas las leyes, reglamentos y ordenanzas que a ellas se opusiera n .
P o r si ello n o bastara , l a Carta Fundamental de 1 946 procedió e n
idéntica forma. S i n embargo, cuando vivimos un régi men constitucional
y cuando a diario se escucha n declaraciones oficiales que permiten
el i rrestricto respeto a los derechos ciudadanos para que l ibremente
poda mos los ecuatorianos decidir la suerte del país, se resu cita u n
decreto de la época de Arroyo Y s e l o resucita para aplica rlo, sin
. . .

fórmula alguna de j u i cio, sin permitir defensa alguna a los acusados


contra los propietarios de una e misora . . ."

Creemos necesaria la jtranscri pción de algu nos pá rrafos de recortes


de prensa de la época , porque, aparte de ser un registro de hechos,
son el fiel testi monio de la forma de ser y vivencias de nuestro pueblo
en estos años.

El editorial del diario El Mercurio, de Cuenca, correspondiente al sábado


5 de mayo de 1 956 , expuso el problema de la siguiente manera :

"La clausura de Ondas Azuayas e s u na med ida com pletamente anti


pol ítica. Dentro de esb3 aspecto y solo por este aspecto queremos
señalar este hecho, que si tratáramos de examinarlo en el campo legal,
a la luz de la justicia , lo encontraría mos en pugna con los pri ncip ios
establecidos en n uestra m isma Legislación. Pero ahora , lo ú nico que
haremos es d emostrar la equivocación en que se ha i ncu rrido en la
sanción en referencia.

49
Martha Cardoso F.

"El gobierno, en esta forma, se ha buscado la enemistad de u n órgano


de opin ión pú blica . Un paso com pletamente a político y peligroso. A
u n escritor no se le combate con la fuerza . La idea se combate con
la idea, a un argu mento se le opone otro argumento. Esto es lo digno
y caballeroso.

"Con este paso también se ha demostrado no conocer la sicolog ía


del period ista . É ste no nació para la hum illación , para la retirada, sino
para el combate, para el avance en su l ínea de lucha , de tal suerte
que cuando suena para él la hora de cu mplir con su m isión , se exalta ,
s e enardece y comprende que e s el momento d e i ntensificar s u
esfuerzo y de tem plar más su coraje.

"I ndomable es el brío del escritor. Y mientras más se lo persigue más


terrible se vuelve y la experiencia nos está demostra ndo esta verdad .
En nuestra h istoria n u nca ha faltado el periodista com bativo y n unca
se ha dado el caso del period ista humi l lado. E l gobierno ha querido
castigar, pero erró el golpe . . . "

En el diario El Comercio, de Quito, del 4 de mayo de 1 956, en la primera


página, con el título La radiodifusora Ondas Azuayas fue clausurada,
se publicó esta noticia:

"La radiod ifusora Ondas Azuayas de Cuenca , fue notificada con


clausura ordenada por el Director General de I nalámbricos . El Doctor
Carlos Cueva i nformó al Ministro de Gobierno que le consta que en
difusión del programa de inauguración del Frente Democrático Primero
de Mayo no hubieron frases i njuriosas, perm ítame d i rigirme a usted
solicitándole su intervención para evitar un g rave escándalo y una
injusticia con la clausura de la prestigiosa emisora cuencana que presta
i mportantes servicios a la ciudad ."

El Universo, de Guayaq u i l , el viernes 4 de mayo de ese año publ icó


textualmente el oficio del Inspector de Radio dirigido a Paulina Jaramillo
Malo, jefe de Estación de Radio Nacional (más tarde se denomi nó
I ETEL) en Cuenca :

50
Una historia de radio

Rad iograma de Qu ito.

Señor Jefe de Estación de Cuenca N o 502.

Por haber infri ngido el Art. 1 1 3 del vigente Reglamento de Estaciones


Radioeléctricas, rad iod ifundiendo programas, conteniendo ataques al
excelentísimo Señor Presidente de Repúbl ica en aud ición de ayer,
Ondas Azuayas , s írvase notificar, al Gerente sobre la clausura , por
ocho d ías de dicha emisora. Caso de no dar cumplimiento a la presente
d isposición , comunique i nmediatamente para pedir a las autoridades
competentes su intervención .

Att (la fi rma)

I nspector de Rad io Naciona l .

Los tiempos cambian

Pensamos que aunque se reafirme en la Constitución del 44-45 o en


cualqu ier otra Carta Mag na , la l i bertad de expresión no existe. Está
cond icionada a u na serie de factores que vienen d esde la censura
del d i rector hasta la presión organizada de u n sistema. La época y
el lugar al que nos referi mos resultan ser el medio propicio, el red ucto
adecuado del fanatismo. Por lo que no debe causar sorpresa este
atropello, u no más en contra de la libertad de expresión.

La l i bertad de expresión consta garantizada en las constituciones de


todos los pa íses del mundo, pero a lo largo de l a h istoria de la
h u manidad , desde los albores de la prensa hasta los presentes d ías,
descu brimos una lucha tenaz y larga emprend ida por period istas no
dóciles frente a las imposiciones de injustas censuras. Pueden repetirse
cada d ía m iles de casos en d iversas épocas y lugares del mundo,
pero se puede concl uir también que en cada caso se ha ganado u na
batalla.

Se puede afirmar que hoy en el medio azuayo nos encontramos con


una comunidad diferente, sus costumbres han evolucionado y quienes

51
Martha Cardoso F.

actuaron como opresores , consciente e inconscientemente, (aunque


continúen haciéndolo) saben que hoy en Azuay ya no son efectivas
estas med idas.

Existen rezagos ideológicos del feudalismo y muchos fanáticos q u e


piensan aún s e r d ue ños de la verd ad . Protagon istas pol íticos que
tratan d e fig u rar en el momento clave, trascendente, siem pre
b u scando la posibil idad de ser l a g ra n autoridad , d ip utado y hasta
vicepresidente o presid ente . Siempre ha brá rezagos de ese
obscu ro pasado y de esa masa embrutecida y s u persti ciosa , pero
hoy ta mbién existen organizaciones de trabajadores , d e m ujeres,
d e com u n idades y period istas que orientan su acción hacia metas
revolucionari as .

Ondas Azuayas volvió a l aire luego d e los ocho d ías de clausura. Sus
period istas no se amilanaron y continuaron su l ínea combativa. En
El Comercio del 1 0 de mayo (d ía siguiente de volver la radio a trabajar)
y en otros periódicos se publicaron las d eclaraciones del gerente de
la em isora , José Antonio Cardoso F. , de las que transcribimos el
sigu iente párrafo:

"Ojalá nuestro silencio haya servido de elocuente y severa advertencia


a los hombres libres de la Patria, sobre los d ías que nos esperan en
el caso del triunfo defi nitivo de las hordas de la reacción . . .
"

La l ínea rebelde de la emisora provocó su segunda clausura .

1 96 1 , seg u nda clausu ra

E l 3 1 de octubre de 1 96 1 , cuando José María Velasco ! barra se


proclamó d i ctador, se registraron los siguientes hechos en el país: la
mala administración del gobierno llevó al pueblo a su máxima
indignación cuando d i ctó el Decreto 032 que elevó el tipo de cambio
oficial del dólar a 1 8 sucres. La Confederación de Trabajadores
Ecuatorianos, CTE , declaró la h uelga general pidiendo la derogatoria
del decreto , obteniéndose únicamente la negativa de Velasco l barra .

52
Una historia de radio

Se prod ujeron hechos de sangre en todo el pa ís. E l pueblo azuayo


se negó a reci bir al máxi mo gobernante para las celebraciones de la
independencia del 3 dE� Noviembre. Se efectuaron concentraciones
y manifestaciones masivas del pueblo en las cal les de la ciudad
rechazando la presencia del dictador. La prensa escrita informó de
esta manera :

"Horas de angustia y zozobra , pero también horas de valor, d e altivez,


de heroísmo, de plenitud cívica , de intenso patriotismo , fueron las que
Cuenca vivió en la mañana de hoy.

" Los estu d i a ntes u n ivers ita rios h a b ía n resuelto rea l iza r u n a
manifestación pública e n apoyo del Concejo d e Cuenca por l a decisión
tomada por éste, absteniéndose de real izar la celebración del 3 de
Noviem bre ( . . . ) Conti n!�entes de policías con bom bas lacrimógenas
y descargas de fusilería y bayoneta calada les cerraban el paso en
las bocacalles. Un error de las autoridades: apresaron e incomunicaron,
y presos e incomun icados se encuentra n , el Presidente de la U n ión
de Period istas del Azuay Doctor Tomás H. Quintanilla, el Period ista
Doctor José A. Cardoso, Director de la emisora más popular de Cuenca,
Ondas Azuayas, el Presidente de la Federación Provincial de
Trabajadores, Á ngel Gutiérrez Morales y el dirigente de los choferes
Luis Cueva ."
El Universo de octubre de 1961

El cierre de la em isora

La emisora cu mplió el papel de informar a todo el pa ís los hechos tal


y como suced ieron; expresó la opinión del pueblo en sus boleti nes
informativos, y se puede afi rmar enfáticamente que fue la ú nica en
la provincia que, aparte de su labor señalada, protestó por los atropellos
que las fuerzas represivas del gobierno consumaron en contra de
estud iantes y del puebll o cuencano en genera l , dejando un saldo de
dos muertos y varios heridos . Por lo tanto, la represión física tomó
su primera med ida en la acción ya ind icada para , posteriormente,
proceder a la clausura y cierre de sus audiciones.

53
Martha Cardoso F.

Sucedió el 2 de noviembre de 1 96 1 . Se desplegó u na brutal violencia.


A las dos de la tarde , frente al local de la em isora se estacionaron
tres camiones ocupados por un centenar de soldados, quienes rodearon
el local despejando a la gente con gases y a metralladoras
amenazantes . Un g rupo de ellos ingresó a los estud ios violentando
las puertas y despedazando las l íneas telefónicas. Los soldados
obligaron a las personas que se encontraban en el i nterior a desalojar
de inmediato el lugar bajo la amenaza de disparar si no acataban la
orden . La emisora quedó ocupada por paracaidistas y su clausu ra en
esta ocasión fue definitiva.

M i testimonio de joven

Ten ía 1 7 años. Solo quedaron en el estudio de la radio el personal de


control técnico y de oficina. Mi hermano José Antonio Cardoso F., dueño
y director de la radio, se encontraba en otro lugar, perseguido y con
orden de captura. Los periodistas fueron enviados por él a cu brir los
hechos en la calle. "Hay muchos detenidos, es necesario averiguar qué
ha sucedido . . . en donde están", expresó. Salieron hacia las calles Rubén
Astudillo y Astudillo, Jorge Piedra Ledesma, Remigio y Gerardo Cardoso.
Eran aproxi madamente las dos de la tarde cuando los tres camiones
repletos de soldados estacionaron en las puertas de la emisora.
I ngresaron en la emisora con metralletas amenazantes , ordenaron al
poco personal de la radio que se encontraba en ese momento apagar
los equipos y salir a la calle. Mi padre se negó. Inmediatamente intentaron
detenerlo apu ntando con las metral letas a su pecho. Fue el instante
en que pensé que su vida val ía más que todo lo que vend ría después.
Lo abracé fuertemente, no sentí ningún temor. Fueron unos segundos
de reflexión, no hubo disparos. La radio quedó ocupada por los adalides
de la dictadura. Quedó el silencio. Me di cuenta que éramos aquel pueblo
en las calles , una voz, muchas voces.

La porfía de un dictador

A través del periodismo escrito y hablado se insinuó el rechazo a la


presencia de Velasco l barra en Cuenca para las celebraciones de

54
Una historia de radio

noviembre, pero desoyendo todo tipo de insin uaciones, el presidente


vi no a Cuenca y su ingreso lo h izo en med io de d isparos y gases ,
con los que la fuerza pública trataba de despejar a los hombres y
mujeres que estaban en violenta manifestación de repudio. La situación
dejó un saldo de dos muertos. La clausu ra de Ondas Azuayas y la
censura a los demás órganos de d ifusión no permitieron que el resto
del pa ís conozca de estos hechos.

Los atropellos al pueblo ecuatoriano no tuvieron lugar solo en Cuenca,


sino también en Qu ito, Tu lcán, l barra , Esmeraldas, Guayaq u i l ,
Riobamba y Laja. En Quito, el Cong reso s e fraccionó en respaldo al
vicepresidente Carlos Julio Arosemena. Velasco l barra regresó a Quito
y d ispuso la captu ra del presidente del Cong reso y de algunos
legisladores ; pero el Batallón Chim borazo, acantonado en la capita l ,
s e pronu nció contra el golpe dictatorial y envió u na delegación de las
Fuerzas Armadas a exi�Jir la renu ncia de Velasco l barra , marcándose
con ella el fin del cuarto velasq u ismo.

I n med iatamente, las Fuerzas Armadas trataron de establecer un


gobierno provisional que debía presidirlo el doctor Camilo Gal legos,
pero la decisión de la Fuerza Aérea y del Congreso fue determi nante
al exig ir la salida del panóptico de Carlos J u l io Arosemena, para que
asu ma el poder. La solución impuesta resultó negativa y Arosemena
d u ró en el ejercicio del poder u n año, al fin del cual fu e destitu ido por
u n golpe militar en 1 96:3 .

L a estación radial e n �el aire

Ondas Azuayas fue víctima de muchas persecuciones y restricciones.


Sus colegas y hasta sus propios ideólogos la dejaron sola en su lucha .
Se puede afirmar que, en muchas ocasiones, la represión física anula
la combatividad de u n med io de comun icación ; la falta de garantías
a los periodistas para que ejerzan el derecho a opinar e informar puede
convertir poco a poco al comunicador en un individuo apol ítico, con
lo que se ha puesto en marcha la intervención ideológica .

55
Martha Cardoso F

Después del fi n del gobierno de Velasco l barra , l a emisora volvió


inmediatamente a escucharse en todo el pa ís. El pueblo la acogió con
júbilo, siendo ésta una de las mejores satisfacciones vividas por todo
el gran eq uipo de period istas de este med io de comun icación . Ya en
el aire, la estación radial conti nuó su l ínea .

1 966. Papel i nformativo en el fracaso de los mi litares

Es paradójico que el establecimiento de normas que respaldan la libertad


de expresión en la práctica, en la acción concreta no se hayan aplicado,
obten iéndose como resultado una negación de ella. Sin embargo, de
aquella li bertad expresada teóricamente se han asido comunicadores
sociales, y en contadas ocasiones ha servido para el triu nfo de las
fuerzas progresistas, aunque aquellos triunfos dentro del sistema sean
relativos, tan relativos como la l ibertad de prensa. Pueden señalarse
como triunfo de un pueblo las circunstancias que marcaron la ca ída
del gobierno de tipo fascista denomi nado Ju nta Mil itar, integrado por
cuatro mil itares cuya principal propuesta era explotar al pa ís durante
el periodo comprend ido entre los años 1 963 y 1 966.

El pueblo estaba harto de las humillaciones que infringían los militares,


puesto que desde que asu mieron el poder se tomaron por la fuerza
pe riód i cos , rev ista s d e i zq u i e rd a , l o ca l es de tra bajad o re s ,
organizaciones estudiantiles, llenando las cárceles de presos. L a Casa
de la Cu ltu ra Ecuatoriana fue reorgan izada. La Ley de Ed ucación
Superior fue reformada, se eliminó el cogobierno universitario, intervino
d i rectamente en la U n iversidad Central y canceló a sus profesores ,
con lo que se puso el fin de la autonomía de la universidad ecuatoriana.

El 29 de enero de 1 964 , cerca de tres mil estudiantes se enfrentaron


en Qu ito con las fuerzas policiales y mil itares en man ifestación de
rechazo al gobierno fascista . La U niversidad Central fue clausurada,
al igual que periód icos y n umerosas rad iod ifusoras . U n columnista
que formuló una denuncia sobre la pol ítica internacional del gobierno
ecuatoriano con el Perú fue encarcelado. Muchos period istas
sufrieron igual suerte.

56
Una historia de radio

Como respuesta a tanto atropell o se formó en la provincia de Azuay


l a Primera Junta Patriótica del país, que agrupaba a todos los partidos
y grupos políticos. I nmediatamente se constituyeron también en otras
provincias del Ecuador.

Las constantes manifestaciones de rechazo llegaron al punto


máximo cuando el 25 de marzo los estudiantes de la U niversidad
Central captu raron un veh ícu lo m i l ita r abandonado en los pred ios
universitarios y lo quemaron.

E l mismo d ía , e l regimiento de I nfa ntería de la Primera Zona M i l itar


y el batallón de paracaid istas invad ieron los pred ios u niversitarios,
despedazando todo lo que encontraban a su paso : bibliotecas ,
i nstalaciones telefónicas, aulas, oficinas ad ministrativas, etcétera ;
u ltrajaron e hirieron a numerosos estud iantes, asesinaron a dos y
decenas de e llos fueron condu cidos a prisión . La u niversidad quedó
ocupada por los militares . Estudiantes y todo el pueblo en general
reaccionaron con m u ltitudinarias protestas en todo el país.

Transm isiones d e u na e m isora

En Cuenca , Ondas Azu.ayas transmitió con detalle el desenvolvimiento


d e los sucesos, negándose term inanteme nte a emitir los boleti nes
oficiales de la Zona M mtar i mpuestos con la amenaza de clausura en
caso de negarse. Las audiciones se prolongaron hasta horas d e la
madrugada y lo que suced ía en Azuay se escuchó en todo e l país
por med io de la rad io .

L a credibilidad con q u e la mayor parte d e los grupos sociales respondió


a los mensajes de los medios de difusión colectiva serios y con respaldo
i ntelectual j ugó esta vez un papel importante. La suspensión total de
programas ordinarios y la transmisión continua de noticias de la ciudad
y de todo el país causaron efectos y durante algunos días no declinaron
las manifestaciones populares en las calles de Cuenca, hasta el 29
de marzo cuando la J u nta Militar abandonó el Palacio de Gobierno
defi nitivamente.

57
Martha Cardoso F

Los jóvenes periodistas de la rad io cuenca na jugaron en esta ocasión


un papel clave . Desde d iversos lugares de la ci udad transmitían
cualquier suceso de respuesta popular contra la d ictad u ra . En los
arch ivos de la emisora se conservan copias g ra badas en cinta
magnetofónica sobre el papel de estos com u n icadores en la ca ída
de los militares. No solo fueron testigos fieles , sino actores de lo que
sucedió en ese d ía en Cuenca , ciudad protagónica , como otras del
país , en este hecho histórico .

E n Cuenca se formó la Junta Constitucionalista , convocando a una


asam blea del pueblo que se reu n ió en el parque Calderón . Fue
entonces cuando Carl os Arízaga Vega i ntentó tomar la palabra , pero
u n estruendoso g rito del pueblo lo i nterru m pió. Es que los pol íticos
siempre han tratado de pescar a río revuelto y lo han hecho y siguen
haciéndolo hasta nuestros d ías.

La Ju nta Constitucionalista reu nida en Quito aceptó la invitación del


alto mando m i litar a conferenciar en el Ministerio d e Defensa y a
ponerse de acuerdo para designar a u n encargado del Poder. Entre
los que se reu nieron estaban Galo Plaza Lasso y Camilo Ponce
Enríq uez. La delegación designó a Clemente Yerovi l ndabu ru como
Presidente I nteri no del Ecuador. Ocho meses después, el 1 6 de
noviembre de 1 977, el voto de Otto Arosemena Gómez por sí mismo
com pletó la mayoría necesaria para que la Asam blea le nombre
Presidente I nteri no y Constitucional del Ecuador.

Una vez más, a lo largo de la tortuosa h istoria del Ecuador q uedó


u na peq ueña vía de cambio obstruida, y los objetivos de una lucha
popular fueron burlados.

La radio en su cami no paralelo con la h istoria

Nos hemos referido muy brevemente a hechos históricos y a gobiernos


nefastos, porque en cierta forma estos acontecimientos tienen relación
con las Historias de Radio y exponen claramente el trabajo de Ondas
Azuayas, l igada íntimamente a la vida de la ciudad y del pa ís sobre
todo, y en forma preponderante, en el orden pol ítico .

58
Una historia de radio

La emisora , como medio de d ifusión que gozaba de amplia


cred ibilidad , propiciaba cambios d e actitudes con su labor period ística,
doctri naria y combativa .

Los a ños q ue vivió estuvieron impreg nados de represión: p risiones,


decomisos, destrucciones de enseres, multas, apedreamientos, asaltos
con armas de fuego y otros instrumentos y clausuras.

Pero el arma más eficaz aplicada en contra de esta emisora fue e l


fanatismo religioso que� despertó u n i nsano odio fratricida, hasta e l
punto de atentar contra la vida de qui enes hicieron Ondas Azuayas,
la emisora que se sal ió del papel (pasivo) de las emisoras, comentó
los hechos, se metió en e l p ueblo y tomó su partido. Todo ello d io a
los sucesos u n contenido con enorme proyección sociológica ,
i nfluenciando en el d estino de m iles de ciudadanos.

E m isoras que nacierc,n ayer

N u merosas emisoras surgieron en esta m isma época en Cuenca, y


algunas de el las aún conti núan fu ncionando. Se puede decir que son
emisoras del pasado, porque en la actualidad las frecuencias de l a
mayoría de ellas contii núan en el aire con otros nombres y otros
propietarios, y q u izás con otras ideolog ías.

Alg unas real i dades de las rad iodifusoras pasaron inadve rtidas para
el p ú bl i co . Pero vale d estacar q u e ú ni came nte los eq u ipos
transmisores son propiedad de personas natura les o j u ríd icas, pues
las frecuencias son del Estado, razón por la cual la libertad de expresión
establecida en la Declaración U niversal de los Derechos H u manos ­
en el caso de las rad ios- es doblemente amordazada. No solamente
es susceptible a la imposición de la estructura d e p ropiedad de estos
med ios de comu nicación, sino a u n elemento más poderoso: el poder
que ejercen gobiernos de corte d ictatoria l .

Pese a tal opresión, la rad io h a j ugado un papel vita l constituyéndose


en parte y protagonista de los cam b ios sociales.

59
Martha Cardoso F.

Para concluir, otra historia de radio

Los elementos que i nteg ran el proceso de la com unicación colectiva


a través de las actividades de la radiodifusión en Azuay serán fácilmente
comprendidos al enfocar su relación con aspectos sociológicos,
económicos, cu ltu rales, movi l idad física y social de la época a la que
acabamos de referi rnos. O sea , el públ ico a u n extremo, y al otro, el
periodista de radio.

El decu rso cu ltu ral es el reflejo de l as condiciones socioeconómicas.


La radio es la consecuencia de este contexto . Arranca en los años
30, cuando la situación del pueblo azuayo estaba caracterizada por
la existencia de dos g randes polos sociales: los terratenientes y los
artesano-campesinos. La ideolog ía de estos sectores era el resultado
del predominio de las relaciones patriarcales con tod as sus secuelas
negativas, extranjerizantes y aristocráticas, que se expresaban en sus
gustos (arq uitectura recargada, decoración i nterna , cielos rasos,
mueblería , etcétera).

La movil idad social y económica era inexistente hasta la época que


nos hemos referido. A parti r de entonces, el comercio de los Panama
hats y la a parición de i mportadores destinados a satisfacer las
necesidades consumistas de la aristocracia patriarcal hicieron surg i r
n uevos ricos, u n segmento más de la clase dominante en la q ue se
destacaban los llamados "cañamazos", por su relación con la
explotación a los taq uilleros. Esto y la venta de la cascarilla fueron
el asiento de la futura burguesía comercial de los cuencanos.

El surgimiento de esta nueva clase dominante no significó un


movimiento de oposición o quebrantamiento al dominio del estamento
tradicional, como ocu rre en la mayor parte del país, tal vez debido a
la debilidad de los nuevos explotadores y a la dependencia pol ítico­
ideológica de la aristocracia terrateniente. Este nuevo g rupo se asimiló
a los patrones socioeconómicos dominantes desarrollándose a su
sombra y, por lo tanto, no cuestionó las estructuras cultu rales.

60
Una historia de radio

La rad io, tra ída justamente por un elemento de la naciente burg uesía ,
(h istoria inicial de La Voz del Tomebamba, en su pri mera etapa) no
h izo sino servir de d ifusor, reprod uctor y perpetu ador de los patrones
ideológico-culturales domi nantes ; su función era la de ser expresión
de las necesidades culturales de la clase que ejercía e l dominio.

N u eva mente , l a determ i n ación fu ndamenta l d e l a estru ctu ra


socioeconómica sobre los med ios de comunicación -en nuestro caso
la rad io- se observó cuando en la postguerra (segu nd a mitad de l a
d écad a d e los 50) la base trad icional de la fracción de la burg uesía
comercia l que ya había adqu i rido g ran preeminencia se tambaleó. La
comercialización de los Panama hats se d eclaró en crisis por la
competencia de Filipinas, Panamá y por los sombreros de fibra plástica
de I talia. Surgió una nueva forma de comunicación colectiva.

Para lelo a ello, una confl uencia de factores a n ivel nacional


determinó la coyuntura propicia para el avance de las fuerzas
p rog resistas.

E l empobrecim iento mayor de las clases populares d e Azuay, la


avanzada de la izq u ierda a n ivel nacional y, como último factor, el
crecim iento e i m portancia que cobra ba un sector, la clase media
(profesionales universitarios), determinaron que se rompiera el clásico
patrón domi nante en todos sus órdenes: económico , social y cu ltu ra l .

L a mayor parte de las programaciones d e las rad ios de la p ri mera


etapa eran literario-musicales y revelaban u n contenido elitista en los
mensajes. Eran programas de rad io elaborados por algunos hombres
de l etras y destinados a un pequeño g ru po de la ciudad .

Por estas razones, los contenidos no podían llegar a grupos marginados


en los primeros años de la rad iodifusión azuaya ; no se contaba todavía
con rad io receptores de transistores baratos que cu brían largas
distancias, y los radio receptores de corriente eléctrica -"las cajas de
música"- ten ían un precio muy alto y conllevaban la dificultad de las
instalaciones alámbricas. En esos años, pocos contaban con

61
Martha Cardoso F.

i nstalación eléctrica en sus domicilios. Por otro lado, su n ivel educativo


y cultural no les permitía la fácil comprensión de estos mensajes, y
a l no tener relación con sus necesidades, d ifícilmente pod ían
i nteresarse en descifrarlos.

Las emisoras pioneras de la radiodifusión azuaya, tanto en su estructura


morfológica cuanto en el contenido, ten ían una similitud en las
programaciones, aunque en Ondas Azuayas existía una notable
d iferencia de contenidos al asumir con fuerza la d ifusión pol ítica. En
tod as las emisoras l a publicidad d ifundida era m ínima, sus horarios
estaban íntegramente ded icados a la música y a los programas vivos,
prescindiendo completamente de la publicidad comercial; en definitiva ,
su acción estaba destinada al entretenimiento sobre l a base de
contenidos edu cativos y culturales, buenos, pero manejados como
compartimentos estancos.

E l avance de la técnica de la com unicación electrónica significó la


realización de profundos cambios en las costum bres trad icionalistas
d e los azu ayos . La i rrad iación d e l mensaje a l i n sta nte del
aconteci miento pon ía en relieve la capacidad de hacer participar a l a
aud iencia reflejando s u s ideas, preocupaciones e intereses. Pero este
fue al comienzo u n privilegio más de una clase representada por una
peq ueña m i noría de origen terrateniente, en contraposición a
enormes núcleos huma nos marginados, desposeídos de definiciones
culturales y económicas. Más ta rde emerg ieron sus espacios.

El clero y su papel

J untos, como instrumentos de pres1on estaban el clero y los


terratenientes; al otro lado, el peón de la hacienda , el cholo, el mestizo,
las mujeres tejedoras, el indio en su choza enclavada en un minifundio
de dominio feudal. En esos años , todavía estaba perfectamente bien
conformada l a estructura de poder tipo feudal.

E n este contexto, los medios d e comunicación soci a l estaban


d estinados a robustecer y a auspiciar ideolog ías y sistemas

62
Una historia de radio

económicos de las clases dominantes. Para ello, la rad io desde sus


pri meros años guardó estrecha relación con el clero, lo que permitió
que el proselitismo religioso se ponga de manifiesto de manera contraria
al predicamento de la igualdad , log rando como respuesta un ciego
fanatismo, arma efectiva y de fácil manejo en la defensa de los intereses
de las clases d ueñas del poder en los años siguientes .

Bien vale destacar u n caso que ilustra la época a la que hacemos


referencia.

Humberto Mata escribió u n l ibro que denunciaba la explotación por


parte de los "cañamazos" a los tejedores de paja toquilla. N uevos
"cañamazos" emerg ían más y más en esos años. Se trataba de u na
clase social enriquecida sobre la base de la exportación de los
sombreros cuencanos a Panamá.

La pri mera edición del l ibro Chorro Cañamazo, de H u m berto Mata ,


fue quemada en la plaza de Santo Domingo con la venia y la aprobación
de los sacerdotes de esta congregación . ¿A pretexto de qué? . . . EI Iibro
era de contenido polémico, y una breve cita de su prólogo nos aclara
el problema:

"En 1 935 estaba próspHra la industria del sombrero d e paja toquilla;


los cañamazos , además de acaudalados ventri potentes, eran
mercaderes y capitalistas poderosos, prestaban d ineros a quienes no
pod ían prod ucirlos, sin contrabandos, y para fungir u n lustre hechizo,
sus seudos pergami nos de rural nobleza ven ida a mendigueo. Los
exportadores de toquilla habían descendido del Chorro hacia el Parque
Calderón, y las principales casas de la ciudad les pertenecían. La virgen
Morenica del Rosario ya estaba adornada con sombrero de paja, lo
mismo que el n i ño que E�lla portaba , y, si no yerro , el poeta coronado
Remigio Crespo Toral ya había entregado a esa virgen sus cacharros
coronaticios . . . "

Este es el texto que acompaña a Chorro Cañamazo, q ue tam bién en


todo su contenido es poes ía muy polémica, y que señala además las

63
Martha Cardoso F

injusticias de la Ig lesia de esos años. Fue quemado, y por lo tanto ,


no figuró jamás en las bibliotecas de la época .

Los medios electrónicos recién instalados en Cuenca cooperaban con


los explotadores , con la satisfacción de recibir efusivas felicitaciones
y condecoraciones provenientes de las cámaras de l a prod ucción "por
su buena labor en bien de n uestras instituciones . . . " y del clero "por
la g ran d ifusión y defensa de la fe católica." La emisora de esos años
no ten ía problemas.

La radio, joven medio de comunicación social, introdujo en esa sociedad


tradicionalista de la década de los 30 nuevas pautas de comportamiento
a través de la d ifusión de aquellos mensajes, pues lo que le
correspond ía a u n peq ueño g ru po ilustrado se expresaba en casi la
totalidad de sus programas que eran l iterarios, rel igiosos . M uchos de
ellos estaban libretados; grandiosos y espectacu lares, de lenguaje
florido, con exageraciones verbales, que si bien la g ran masa hubiera
tenido la oportu nidad de escucharlos, aunque se torturara el cerebro,
no habría podido descifrarlos.

E l monopo l io terraten iente , conservador y clerica l , sobre los medios


de com u nicación social (sobre todo de la prensa escrita ) com enzó
a tam ba lear con la salida a l a i re de Ondas Azuayas, que en esa
é poca e mpezó a representar la o posición permane nte en contra d e
l a clase privileg iad a , acostu mbrad a , h asta ese entonces, a l silencio
cóm p l ice de la prensa . Por lo tanto , l a e misora fue vista como un
latente peligro por parte d e l os g ru pos trad icional istas, d ueños
a bsolutos del poder.

Es indudable que los librepensadores y los intelectu ales de la época


vieron en esta emisora el canal más a propiado pa ra d ifundir ideas
de avanzada para esos años. Los l iberales rad icales de finales del
siglo XIX y comienzos del XX se autodefi n ían como los apóstoles de
la modernidad . Al respecto , Fel i pe Burbano de Lara d ice : "Tra ían a
este pa ís las ideas libertarias de la Revolución Francesa , eran la l uz
frente a la obscuridad , la razón frente a la superstición -forma degradada

64
Una historia de radio

de la fe- el progreso frente al trad icionalismo arcaico. Desde esa razón


encumbrada, desde ese pedestal u niversal , no pudieron, en definitiva,
entender n i al pueblo ni a los i nd ígenas ecuatorianos."

Sin em bargo, en esa época era lo ú n ico que se opon ía al


tradicional ismo conservador clerical que había transformado a esos
ampl ios sectores, para sus fines, en una masa fanática , por lo que
u n g rupo de jóvenes intelectuales l iberales, coincidentes con la
incl i nación pol ítica de qu ienes d i rig ían la rad io, convirtió a Ondas
Azuayas en la voz oficial de las cam pañas pol íticas l i berales a nivel
secciona! y nacional.

Para las cand idaturas a la Presidencia de la República de Galo Plaza


Lasso , Raú l Clemente H uerta , Salazar Gómez, q u ienes eran
apoyadas por este med io a través de los i nformativos y prog ramas
pol íticos en la denu ncia al fanatismo relig ioso, la i ntromisión pol ítica
del clero a través del púlpito con sermones de miedo suced ía al estilo
de los de la inquisición para solapar a los conservadores.

La radio criticó duramente a la sociedad bajo una concepción reformista.


Todo desde el pu nto de vista de las ideas liberales, i nterpretadas por
el clero como com u nistas para la cómoda obtención de sus
objetivos.

La actitud de denuncia se acentuaba cada vez que estaba de por medio


una campaña electora l , pero tam bién se acentuaba la actitud
reaccionaria de los terratenientes y el clero, que se traducía en ataques
físicos, bloqueos económicos nunca antes vistos contra ningún med io
de comu n icación social en el pa ís. La naciente burguesía en esta
provi ncia no era tan poderosa como la aristocracia terraten iente de
tipo feudal , y esta última no estaba dispuesta a ceder su sitio fácilmente.
Los u nos ag ru pados en el partido l i beral y los otros, en el
conservador.

Pero si bien los mensajes hablaban de l i bertad desenmascarando la


explotación de la oligarquía, y se incitaba al cambio y a la lucha, estaban

65
Martha Cardoso F.

desligados de las clases populares de los cam pesi nos, y por tanto
su tarea permanecía al margen de sus necesidades objetivas. Esta
l ucha popular era bastante abstracta .

No obstante, fue la pri mera vez que en nuestro med io, u n órgano de
d ifusión social -viviendo u n momento crucial en su historia- rompió
el orden establecido en la comunicación, y en consecuencia en la
sociedad , influenciando u n positivo cam bio en el conten ido de los
mensajes de otras emisoras.

En el frente comú n de las fuerzas progresistas n ucleadas alrededor


de esta rad io contra la más recalcitrante reacció n , se enrolaron
elementos de la izq uierda rad ical (Partido Com u nista Ecuatoriano y
Partido Socialista Ecuatoriano), para ellos era la ú n ica vía a tomar
para que se d ifu ndieran sus tesis sin correr el riesgo de un virtual
linchamiento.

Ondas Azuayas coadyuvó tam bién al ulterior desarrollo de ideas


defi nitivamente comprometidas con el cambio. Era el pensamiento,
la forma ideológ ica , la forma de ser de q u ien la condujo siem pre ,
pri mero j u nto con s u hermano Al berto y luego solo: José Antonio
Cardoso F.

Como siempre sucede en épocas de crisis, ciertos sectores sociales


y sus representantes más avanzados pod ían expresar con mayor
claridad los intereses de las clases explotadas que se rebelaba n . Esto
suced ió con la i ntelectualidad joven cuenca na procedente de la clase
med ia en ascenso y la aristocracia en descomposición . Esta
intelectualidad se escindió entre aquellos que representaban la tradición
cultural y los que seg u ían "floreciendo" a la sombra de la l iteratu ra
Maria l .

E l grupo progresista encontró u n gran medio d e difusión d e sus ideas


innovadoras en la radio, donde se mezclaron los intelectuales más
prestig iosos, los que fueron rechazados violentamente por la
reacción.

66
Una historia de radio

E l ca mino estaba a b ierto, la semilla regada. Todos aquel los seres


silenciosos sab ían que ten ían la palabra , y esa palabra era defensa ,
protección , coraza . Luz i n morta l .

L a rad io, s u papel meritorio en e l co ntexto

La rad iodifusión azuaya cumplió un reto, no solamente en la l u cha y


esfuerzo por la superación de su cal idad profesional e i ntelectua l
permanentes , sino e n su co ntenido ético . Estuvo convencida d e que
hacía falta ca mbios, y que para log rarlos, el camino que tomó era e l
adecuado.

Por el papel cumplido en esta etapa a l servicio de los i ntereses más


progresistas, la rad io azuaya tiene ya un puesto meritorio en la batalla
entre el progreso y la reacción , puesto que le val ió el ataque furibundo
de las tu rbas movil izadas fanáticame nte por la clerecía .

Esta lucha se libró por cerca de una década, pero sirvió para esclarecer
a nte el pueblo algu nos preceptos reaccionarios que a fuerza de
trad icionalismo, de fanatismo rel ig ioso, se habían considerado ya
mágico-relig iosos y, por tanto, incuestionables.

Esta expresión rebelde ten ía , como es natura l , sus l i mitaciones,


producto de las contradicciones de la clase medi a en ascenso, q u e
l uchaba entre el legado trad icionalista , su pertenencia de clase y s u
i mpulso transformador, para lograr una posición y un rol socia l más
prominente .

L o más importante entre sus log ros fue consegu i r q u e aquel las
m uchedumbres manejadas por el fanatismo sepan que no es la única
verdad existente aquella q u e viene del lado oficial , y que también e l
j uez que pod ía decidir p o r su desti no era é l , convertido de manera
colectiva en aud iencia , en público perceptor de los nuevos mensajes
venidos de u na radio que supo hablar con coraje.

67
Capítulo 4

La radio como medio de


com unicación res ponsa ble

"Nosotros los de ayer, ya no somos los mismos': decía


esa gran voz lírica de Neftalí Ricardo Reyes, o
simplemente Pablo. Es cierto. Cada día sufrimos
o vivimos cambios. En cada instante, y aún más en
24 horas algo cambia en nosotros. Y en esas
mutaciones, imperceptibles a veces, la materia física
se debilita. Es la inteligencia y el espíritu del ser que
se mantienen sin metamorfosearse de la noche a la
mañana. Ello nos lleva a hablar de las personas
leales, las que no cambian de pensamiento, únicas
en sus principios, transparentes, sin dobleces,
claras, diáfanas en la marcha de la historia. Cambian
hacia la luz y la perfección. Serán el punto de
referencia de los pueblos, y aunque su cuerpo
atraviese por la vida, transitorio . . . su ser se vuelve
inmortal.

Estud ios de campo

Estud ios de la U N ESCO, publicados por Mario Kaplún en su li bro


Producción de programas de radio,6 ind ican que d esde 1 970, año

6 Kapl ú n , Mario, 1999. Producción d e programas d e radio.Quito, Ecuador. - C I ESPAL.

69
Martha Cardoso F

en que existían en América Lati na 1 53 receptores d e radio por cada


mil habitantes, la cifra luego creció notablemente. Ci nco años más
tarde, en 1 975, en términos absolutos, esa cantidad subió a 60 millones
de aparatos, lo que eleva el índice relativo a 205 receptores por cada
mil habitantes. Se concluye que la cifra de receptores alcanzó el 6 1
por ciento de l a población e n este continente.

El estudio presenta, además, datos comparativos con los otros medios


utilizados en América Latina : la radio l lega al 61 por ciento de la
población; la televisión, al 34 por ciento ; y la prensa, al 2 1 por ciento .

S o n estud ios real izados en la década de los 7 0 . Hoy, la i nvestigación


local de campo hecha en Cuenca para Historias de Radio nos da estos
resultados:

Estudio de cam po con Procaceel, febrero de 2008

La i nvestigación de cam po efectuada para Historias de Radio con


PROCACEEL, en febrero de 2008, en el perímetro urbano de Cuenca,
no aborda ú nicamente la problemática de esta em isora que cuenta
su historia . Asume variables que engloban a todo el espectro de
emisoras, situación que pod ría d istorsionar u n poco los resultados
referentes al medio en cuestión. Se i nvestigaron 38 emisoras de
Frecuencia Modulada -FM- y 1 1 de Ampl itud Modulada -AM-.

Para la pregunta ¿Qué medio utiliza usted para informarse? se


obtuvieron los siguientes resu ltados: 46 , 5 por ciento util iza la radio;
42 , 5 por ciento, televisión ; 11 por ciento , los periód icos .

La pregu nta ¿ Para qué escucha usted la rad io? tuvo los siguientes
resu ltados: 57,5 por ciento utiliza radio para i nformarse y ed ucarse;
42 , 5 por ciento, para d iverti rse.

Para la pregu nta ¿ En dónde escucha usted rad io? las respuestas en
térmi nos porcentuales fueron: 1 1 , 3 por ciento en su veh ícu lo; 36 ,8
por ciento en el trabajo, y 5 1 ,9 por ciento en su hogar.

70
La radio medio de comunicación responsable

El nivel de instrucción de las personas entrevistadas fue: 2 1 ,7 por ciento


primaria; 78,3 por ciento secu ndaria, su perior y postg rado.

Hay otras variables utilizadas en la investigación de campo que serán


anal izadas posteriormente.

Se puede concluir que la rad io es un med io de preferencia hoy en


d ía , pese a las posibil idades que ofrece la televisión v ía satélite, con
todos los adelantos que representa , en com paración con las
décadas de los 60 y 70 cuando investigó la U N ESCO.

La rad io es util izada enormemente por la gente para i nformarse y


educarse, como señala la cifra. Existe la preocupación en los periodistas
de este medio por manejar contenidos informativos locales, de la región
y el mundo, así como por la ed ucación, la ciencia y la cultura , a la
vez que motivan al públ ico a ser el interlocutor y creador de los
conten idos. Hoy la rad io cu mple su rol : ed uca en el buen sentido de
la palabra , igual al papel que cumpl ieron desde su pu nto de vista
ideológico las emisoras de esta historia en el pasado .

L a gente escucha radio e n cualqu ier lugar: e n l a oficina, e n e l veh ículo


o en el hogar. Es que una rad ioemisora , por sus características,
posibilita su sinton ía en cualquier sitio sin convertir al público en cautivo,
como sucede con otros med ios de comunicación .

Los resultados científicos nos d icen a qué estratos ocu pacionales,


niveles de ed ucación y culturales pertenecen los públicos. Pero todos
los niveles util izan la rad io para sus necesidades i nformativas , de
educación y entretenimiento .

Cuando investigó sobre el papel que cum plen las emisoras en


Lati noamérica en la década de los 70, la U N ESCO planteó su
preocu pación por dos asuntos particularmente: primero, en esos años
la rad io, en términos generales, no había contri buido con fines
ed ucativos en el continente , aunque siempre existieron excepciones
de emisoras que sí cu mpl ieron su rol ed ucativo . Seg u ndo, expresa

71
Martha Cardoso F

su extrañeza porque muchos plan ificadores habían dado prioridad a


med ios caros y sofisticados para fi nes ed ucativos, seg uramente por
desconocer el contexto de la sociedad y la comunicación colectiva .

La rad io llega a toda la población de los distintos estratos económicos,


sociales, culturales, así como a analfabetos funcionales o por desuso,
y población de alto nivel educacional y cultural. Constituye, por lo tanto,
un enorme potencial ed ucativo en el continente .

La rad io, u n medio de educación i nformal por excelencia

La rad io tiene muchas cua l idades que han sido reconocidas por
especialistas en comunicación . Se la ubica como el medio i ntel igente,
ya que cuando escucha , el oyente recrea , imag i na y d i buja con su
mente el mensaje que capta , a d iferencia de la televisión que no le
exige n i ngún esfuerzo al entregarle la i magen visua l completa .

Puede llegar a todos los rincones de u n pa ís, abarcando con la sinton ía


u na mayor cantidad de personas . No es u n med io cautivo, lo que le
permite al oyente , a la vez que escucha la rad io, real izar otras
actividades en el trabajo, en el hogar, cuando maneja, etcétera .

Los costos de prod ucción son bastante más bajos que en cualqu ier
otro med io de comunicación , por lo que, d isponer de un aparato
receptor en cualquier l ugar por parte de g ru pos y comu n idades es
sencil lo por los costos; hoy en d ía , un rad io receptor se lo compra
para siempre y es muy barato frente al costo de los receptores de
televisión y al eg reso d iario que significa el adqu iri r u n periódico.

Es cierto que la rad ioemisora , igual que los otros medios, adolece de
l i mitaciones, las que Kaplún señala cuando se refiere a las
"posibil idades cuantitativas de poder l legar a m iles de personas a la
vez. Es vista como u n veh ícu lo para d ifu nd i r un mensaje (ed ucativo,
pol ítico, científico), u n veh ículo para esparci r la voz a distancia y
d iseminar la i nformación". Más adelante ag rega: "No es suficiente,
entonces, determinar lo que queremos decir: tenemos que saber cómo

72
La radio medio de comunicación responsable

decirlo a través de la rad io para ser escuchados, atend idos y


entendidos."7 Nos dice sobre el conocimiento específico que exige cada
medio, y en este caso la radio, para el manejo de la palabra, los sonidos,
los silencios, la música , como recursos específicos de la emisora ,
porque "el mensaje e s afectado por las características d e l med io
transmisor." La radio no es u n veh ículo sino u n instru mento, un gran
instru mento potencial de ed ucación y cu ltu ra .

La radio educa

Podemos afirmar y enfáticamente, no solo por la experiencia, que


pod ría resultar hipotética , sino por las conclusiones teóricas a las que
han arribado los estudiosos de las Ciencias de la Com u n icación , que
la rad io ed uca . Daniel Prieto Castillo, al hablar de "los cami nos del
aprend izaje" en su l ibro La vida cotidiana, define la pedagog ía como
la tarea de promover el aprend izaje, entend iendo al aprendizaje como
"la apropiación de tu mundo y de tus propias posibilidades, lograda
med iante u n despl iegue de lo perceptua l , lo cognitivo y lo afectivo ."
Nos dice "Aprender de los medios" , porque en la actualidad "se ha
ampliado mucho el concepto del aprend izaje. El m ismo ya no q ueda
restringido a la oferta de la escuela. Se afi rma y con toda razón, que
siempre se está aprend iendo, ya sea en las relaciones cotidianas, o
de algún relato , o del hecho de ser testigo de u n acontecimiento y,
en fin , de los med ios de comu n icación ."8

Los med ios educa n , lo que nos plantea a los period istas un gran reto.

Pero, ¿cuáles son los conten idos que debe emitir una rad io? , y ¿con
qué fi n?

Ya se ind icó cuál es la hoja de ruta; tiene que ver con la semi l la de
conciencia que sign ifica u n mensaje ed ucativo . U n mensaje. Pero si
se desti nan una, dos o tres horas a programas educativos, estamos

7 Kaplún, Mario, 1999. Producción de programas de radio. Quito, Ecuador. - CIESPAL.


8 Prieto Castillo, Daniel, 1 994. La vida cotidiana. Q uito, Ecuador. UN DA-AL.

73
Martha Cardoso F

hablando de emisoras que cu mplen un elevado cometido de servicio


comu n itario: educar.

Daniel Prieto señala que "lo i mportante es que tengas una verdad",
mas, "el cómo lo d igas, si uno es comun icador, tiene mucho q ue ver."9

Las tres opciones ed ucativas las señalamos u bicando ejemplos de


la forma en que se manejan los mensajes a través de ellas.

1 . Se trata de mensajes despersonalizados que emiten conocimientos


similares a la ed ucación , que se entregaban a los alum nos en l os
años oscuros de la educación del pasado y que ten ían el propósito
de acumular datos. En pedagogía se llama la educación que enfatiza
en los conten idos. La radio em itiría mensajes de este tipo cuando
despersonaliza el d iscu rso y entrega u n cú mulo de consejos
despersonalizados, lo que lleva a masificar la audiencia . Se procede
así cuando se desconoce la natu raleza de la rad i o para el manejo
de la palabra , i ncluso cuando no se sabe hacer uso de sus
posibilidades técn icas. Sería -ejemplificando- una voz monótona
o engolada que cree ser "muy su perior" al com ú n de la gente con
un tema interminable. La retroal imentación está ausente, el oyente
se vuelve pasivo .

2 . Hoy, para cumplir su cometido, verdaderos eq ui pos de asesores


y real izadores actúan detrás de los pol íticos y en la publicidad de
productos comerciales. Dichos equipos están i ntegrados por
sicólogos, sociólogos, economistas, abogados, publicistas, técnicos,
comu nicólogos . ¿ Para qué? Para inducir a la gente a adoptar un
hábito. U mberto Eco señala: "el modo de d ivertirse, de pensar, de
i maginar y hasta de soñar de las clases populares es ind ucido por
los medios y responde a los modos de pensar de la clase dominante"
y nos señala u n ejemplo: "-¡ Má . . . estoy re-estresada! -¡Ay nena
usa Champú Cabellex!"10

9 Prieto Castillo, Daniel, 1994. L a vida cotidiana. Qu ito, Ecuador. UN DA-AL.


1O Tel l o , Nerio y Sanyú , 2003. Umberto Eco para principiantes. B u enos Aires, Argentina .
Era Naciente SRL.

74
La radio medio de comunicación responsable

Los medio� de com u nicación pro ponen situaciones que no tienen


n i nguna conexión con la real idad de los consumidores: ¡ M i voto
por ti , g uapo!

3. "Nacen de todas las voces". Es complejo y es simple a la vez. Quiere


decir m ucho, como aquello de cam biar una conciencia o miles de
conciencias o, simplemente, saber utilizar el lenguaje con la palabra
sencilla, coloq u ial y sól ida y u n contenido ed ucativo . "Al público
no le des lo que él q uiere, dale lo que tú crees q ue debes d arle" ,
señala David Serlo, especialista en comunicación colectiva. A veces
no decimos l o que el público espera escuchar.

E n el á m bito d e la mora l , l a rectitud y el conocim iento sobre l a


i mportancia d e l a com u nicación period ística son primord iales, como
a p ro pósito lo refiere Ryszard Kapuscinski : "El principal reto para
u n periodista está e n log ra r l a excelencia en su cal idad p rofesional
y su conten ido ético ."11 E ntendemos q u e h ay que h acer period ismo
para q u e l a gente que nos escucha pueda com p render el m u nd o
e n e l q u e h a b ita , p a ra q u e l o c o n ozca , y a s í e d u ca rl a
permanente mente.

La rad i o cam bió enormemente e n los ú lti mos años. Ya no es el


privileg i o d e pocos, es colectiva . Ya n o es el patri monio d e seis
fam i l ias p refe ri d as por el g ru po social , es de todos.

La revolución tecnológica influenció m ucho e n l a rad i o y afectó a


l a com u n icación col ectiva . Se exige más l a construcción correcta
de la frase, porq u e los conteni d os q u e hablan d e rea li d ades n o
pueden oculta rse p o r l a pobreza del voca b u l a rio. Tam bién exige e l
con ocim i e nto d e l a técn ica rad ia l para l a d ifusión más eficaz d e los
conten idos , y d e esta forma , con periodistas y oyentes, ponerl o en
p ráctica y m a n ejar un cód igo com ú n .

11 Kapuscinski, Ryszard , 2002. Los cínicos no sirven para este oficio. Sobre el buen periodismo.
Barcelona, España. Editorial Anagrama.

75
Martha Cardoso F

E l cam i no hacia nosotros

Con la riq ueza del vocabu lario en el uso del d iscu rso, el manej o
adecuado d e l a voz, e l conocimiento de l a técnica d e l g uión y los
recu rsos propios del medio, nos encam inamos hacia los otros , y
sentimos desde el otro lado que nos acompaña "usted". Ese "usted"
se traduce en nosotros. Se prod uce l a empatía .

Luis Ram i ro Beltrán habla de l a empatía como "la capacidad d e


p royectarnos nosotros mismos en la personalid ad de los demás; l a
facultad d e a nticipar s u s respuestas a nuestros estímu los." Sucede
cuando se fomenta la reflexión, cuando promueve mentes críticas que
destierran la visión pasiva y acrítica del mu ndo que favorece el
conform ismo. Ya no es la masa el público del medio, sino la persona .
La rad io es teoría y práctica , contenido y formas. Al otro extremo del
proceso está otra voz, la de cada uno de los oyentes i nd ividualizados
en todas las características y todos los niveles. Están, todas las voces.

De esta forma, el discurso de la radio se basa en la idea de Jean P iaget:


"El conoci m iento se construye , el hombre es un ser con capacidad
de ir construyéndose a sí mismo. Quien qu iera ser maestro debe ser
creador de oportun idades . No se puede concebir la enseñanza como
un práctica dogmática y mecánica . "12

Paulo Freira hablaba de la necesidad de la educación permanente


por el medio rad io, porque puede agluti nar criterios, promover las
conciencias reflexivas, añadimos, e n forma colectiva , ejercida con el
manejo del cód igo comú n , que tiene que ver con la cu ltura del pueblo,
las necesi dades y an helos , tanto materiales como espirituales y
cu ltu rales , es decir, emerg iendo d e la problemática d e las
sociedades . La rad io se convierte en u n med i o agl uti nador,
concientizado , alternativo y educador permanente . La radio se
transforma en proceso.

1 2 Serulnicov, Adriana y Rodrigo Suárez, 2006. Jean Piaget para principiantes. - Buenos Aires,
Argentina. Era Naciente SRL.

76
La radio medio de comunicación responsable

U bicada en esta l ínea la rad ioemisora , ya no resulta i mportante tratar


de grabar datos en la conciencia de la gente, ni alentar emociones
in mediatas; tampoco esperar los resultados i n mediatos como forma
de comportamiento asim ilada, porque se sabe que destruiría las
características propias de cada gru po étnico y se ind uci ría al oyente
a la masificación . Se trata de personalizar el d iscurso llevando a cada
u no de los integ rantes de los públicos de la emisora a la reflexión ,
para que actúe de acuerdo con sus ded ucciones, transformándose
en ser colectivo y solidario. "Para pensar es necesario ser varios."

77
Capítulo 5

El contexto periodístico
de otra etapa de la radio

Fuentes: archivos y vida cotidiana

Con la radio recorremos la amplia avenida de la


creatividad hacia la realidad; compartimos imaginando
a los otros, hacemos nuestras sus vivencias,
sentimos rabia en el alma cuando sufren y sonreímos
desde cualquier distancia compartiendo sus alegrías.
Es simplemente el sonido de la radio.

El contenido de este capítulo es tomado de la investigación La Libertad


de Expresión en el Ecuador, durante el Gobierno de León Febres
Cordero, de los hermanos Jorge Ernesto y Guerman Esteban Pied ra
Cardoso. Es una recopilación minuciosa de fuentes period ísticas q ue
hablan de una serie de acontecimientos relacionados con la
persecución al period ismo ecuatoriano, y particu larmente a l a rad io.

Historias de Radio asume además otros contenidos, otras fuentes,


como los documentos de La Voz del Tomebamba, en los que se puede
analiza r la forma expresiva y que nos hablan de la vida de radio en
sus mensajes: una mezcla de llamado a la conciencia, protesta, poesía,
vida cotidiana.

Quienes escri bimos los g u iones pensamos que para el pueblo debe
destinarse lo mejor con profund idad y sencillez. Todo, con el fin de
que el pueblo haga la guerra cuando ésta sea necesaria, la paz también

79
Martha Cardoso F.

y la poesía, y que de todo ello, de alguna forma, la radio sea el vínculo


motivador.

Es necesario aclarar aquello de la g uerra . Hemos sido siempre


enemigos de esta forma de violencia y lo que ella significa. Simplemente
nos referi mos al combate ideológ ico que los pueblos deben
emprender en contra de gobernantes corruptos y violadores de los
derechos h umanos. Es u na lid muy d ifícil , pero no i m posible.

Sobre la paz. Pensamos que nace de la belleza interior de las personas.


Por lo ta nto, los mensajes están destinados a la superación
permanente de todo ser h umano en todos los campos. Aqu í la rad io
no tiene l ímites para asu mir cualqu ier contenido sobre la ed ucación ,
l a ciencia, la cultura , la econo m ía , la pol ítica, etcétera , para que el
pueblo esté correctamente i nformado. Los seres superiores son seres
de paz.

La poes ía . Alejo Carpentier d ice : "He visto a menudo, establecerse


un i njustificado d isti ngo entre lo que se l lama un periodi sta y lo que
se l lama u n novelista o u n historiador. Yo nunca he cre ído que haya
la posibilidad de hacer un distingo entre ambas funciones, porque para
m í el periodista y el escritor se integran en una sola personalidad . El
periodista urgido por l a noticia , obligado a someter la narración del
aconteci miento, la relación del hecho a proporciones ajustadas a su
propia i mportancia. H abituado a ceñ i rse, habituado a deci r lo más
posible en el menor espacio, adopta lo que yo llamaría un estilo el íptico,
un estilo apretado , estilo que consiste en supri m ir toda disqui sición ,
todo elemento ajeno al relato d i recto del hecho. E l novelista en cambio,
tiene lo que podríamos l lamar el estilo ana l ítico, q ue acepta la
d isqu isición y conclusión filosófica , el examen de un hecho visto en
su totalidad , es d eci r permite una mayor p rofundidad ."

E l periodista es también un escritor, escrito r de todos los d ías, de


cualq u ier momento. E l period ista no escribe únicamente para ser
escuchado a través de la rad io, escri be para cambiar positivamente
a la gente. En la emisora, para este estudio Historias de Radio

80
El contexto periodístico

encontramos mil g uiones de léxico elegante y a l a vez revolucionario.


La poes ía es para los afectos y también para la guerra .

"Ah tú despiadada, más cruel que Tachito "


Ernesto Cardenal

La cultura no queda encerrada en u n claustro. La emisora que sigue


estos lineamientos está comprometida con el pueblo. Se trata de un
medio de m ultitudes .

De estas fuentes confecciona la rad io su vida cotidiana.

Años de persecución a la rad io

La l ucha por la igualdad y la justicia, así como por el acceso democrático


a la rad io, ha tenido como razón fundamental al ciudadano, puesto
q ue él es la razón de ser de la democracia.

Esto nos l leva a deducir que el periodismo, asumido con este propósito,
es un oficio d ifícil , que cosecha muchos dolores más q u e victorias.

Acosar y amedre ntar es asu nto de d ictaduras

El 1 8 de julio de 1 986, d u rante el gobierno de León Febres Cordero ,


a nte el I V Foro Nacional de Derechos Humanos, realizado e n Cuenca
y presidido por Elsie Monje a nive l nacional , y por e l sacerdote Pedro
Soto en la provi ncia, como Martha Cardoso F. , period ista de radio La
Voz del Tomebamba, presenté l a denu ncia docu mentada sobre la
persecución y amenazas que vivi mos los miembros de la emisora en
esa época por el hecho de comu nicar, medi ante el ejercicio del
periodismo, la verdad de las cosas que estaban sucediendo.

Señalé que en el mes de marzo d e 1 986 se suscitó en Cuenca el


denominado caso Mardónez, que representaba tortu ra , espionaje,
asesinato, amenazas de muerte a l íderes de la ciudad y a periodistas.
Mardónez hablaba d e la eliminación selectiva, que consistía en el
asesinato de jóvenes l íderes pol íticos del pa ís.

81
Martha Cardoso F.

Como periodista denuncié que, por haber tratado este caso en la


emisora , "hemos sido objeto de mú ltiples amenazas que se han
extendido a la familia . El caso más alarmante es el relacionado con
el señor G u i l l ermo Maldonado, mecánico , padre de Mauricio
M a ldonado, asesinad o segu ramente por M ardónez. E l señor
Maldonado l legó a nuestra emisora y explicó que M i hail Mardónez
i ba a matar a m i esposo el 22 de d iciem bre de 1 984 . Manifestó que
su hijo murió por haberse negado a asesinar al periodista Jorge Piedra
Ledesma -mi esposo- y al sacerdote Carlos Laurear, párroco de
Totoracocha ."

En este m ismo foro denu ncié también que a l a señorita Rosa


Rodríguez, i ntegrante del grupo Alfa ro Vive Carajo, sobre la base de
torturas se le pretendió hacer firmar una declaración en la que se
involucraba con el gru po subversivo a Jorge Piedra Ledesma y Martha
Cardoso F. , a lo que se negó rotundamente. Agregué en esa denuncia
que me espiaron d u rante mucho tiempo en los lugares de mi trabajo,
y me acosaron con el mayor descaro . "Ayer, finalmente , le l legó una
amenaza a m i esposo, que dice que term inarán con su vida. Firman
Tradición, Familia y Propiedad (TFP)." Presenté los documentos y
el texto de la amenaza .

La i nvestigación de los hermanos Piedra Cardoso descri be esos


momentos

La investigación en referencia es un largo y detal lado documento del


que ú n icamente resu m i mos a l g u nas h istorias o simplemente
enu meramos los hechos. Cada caso sign ifica una larga relación de
sucesos. De a l l í se extrae una cronolog ía de ataques a period istas
y medios de comunicación. Es necesario conocer el desempeño de
los periodistas en algunos momentos de la h istoria .

Ataq ues físicos y persecución

Decenas de atropellos físicos se cometieron e n el gobierno


reconstructor de León Febres Cordero . Agresiones que constan en

82
El contexto periodístico

los registros de los gremios period ísticos o de las asociaciones de


d e rech o s h u manos . M uchos fu eron d e n u nciados, com o l a s
persecuciones, amenazas y l a s violaciones a l a l i bertad d e prensa,
que campearon en esa época en el país .

Pancho Jaime

El editor responsable de la revista Censura, Francisco Jaime Orellana,


denun ció en Guayaq u i l en el IV Foro de los Derechos Humanos que,
luego de haber sido i nvitado por agentes de la policía de Guayas, fue
torturado en una oficina contigua a la del titular de este despacho ,
en retal iación por las publicaciones que contra el gobierno ven ía
real izando. Fue trasladado al cuartel Modelo en estado calamitoso,
de donde pudo sali r luego de un recurso de Hábeas Corpus interpuesto
ante el alcalde del cantón , sin embargo de lo cual se lo mantuvo
virtual mente sitiado por agentes de gobierno en su domicilio,
impidiéndole ejercer alguna acción legal . Despu és de estas torturas ,
e l 3 1 d e d iciembre d e 1 984 Pancho Jaime fue secuestrado y l iberado
a los ocho d ías con la advertencia de que "esta vez no le sucederá
nada, pero si sigue escribiendo en contra del gobierno nadie le salvará"
Posteriormente, Pancho Jaime murió asesinado en la calle. Al sal i r
d e su casa, individuos apostados detrás de l a s esqu inas l e
dispararon una ráfaga d e metralleta que terminó con su vida.

Periodistas perseg u idos

En este período se apresó y acometió a periodistas de m uchos medios


de comunicación . Se agredió a fotógrafos periodistas, como por ejemplo
el caso de Elio Armas, fotógrafo de la revista Estadio. Sobre este caso,
Xavier Alvarado Roca denu nció la destrucción del i nstru mento de
trabajo del fotógrafo, ante centenares de testigos , por parte de
miembros de las F uerzas Armadas.

En septiembre de 1 987 se atropelló a l presidente de l a Federación


Nacional de Periodistas, Johnny Alcíbar; se atacó a Radio Democracia,
d e Quito; se agredió al eq u ipo de l a televisara Ecuavisa; se d i sparó

83
Martha Cardoso F

a tres periodistas de d iario El Expreso; se agredió a los corresponsales


de rad io Luz y Vida, de Laj a ; i nd ividuos u niformados i ng resaron en
la productora de televisión Independiente y destrozaron todo lo que
encontraron; se torturó y se maltrató a la periodista de la U N P Graciela
Fernández; se detuvo y golpeó a camarógrafos de Gamavisión; se
d isparó contra los veh ículos del radiod ifusor y gerente de rad io Éxito,
de Qu ito , l i cenciado Rodrigo Santander; el 1 7 de octu bre de 1 987, e l
comandante d e l destacamento naval de Esmeraldas ordenó l a prisión
y la investigación del peri od ista Ra úl Delgado Garay.

E l period ista Eduardo Castillo Barreda fue injustamente encarcelado


en los calabozos de la Comisión de Tránsito de G uayas el 3 1 de
d iciembre de 1 985; el 1 9 de junio de 1 986, el periodista de rad io Éxito,
Rómulo Larrea, fue detenido por agentes policiales, acusado de haber
hablado en la emisora contra l a institución pol i cia l .

Todo lo sucedido i ndica q u e s e vivía u n a d ictadura y q u e e l periodismo


era la principal víctima. Seguimos con los casos, todos documentados.

Operación La Chala

El 7 de agosto de 1 985, el banquero guayaqu ileño Nah ím lsa ías


Barquet fue secuestrado por un comando combinado de miembros
de las organizaciones guerrille ras Alfara Vive Caraja , de Ecuador, y
M- 1 9 , de Colombia.

A raíz del plagio, la policía efectuó severos operativos en todo el país ,


especialmente e n Guayaquil y en Quito. Las redadas llegaron al colmo
de los abusos de las que fueron víctimas personas vinculad as con
el period ismo ecuatoriano. Tal fue el caso del prod uctor de televisión
Jorge Zald umbide, q u ien denunció que en horas de la madrugada del
9 de agosto d e 1 985, u n grupo a rmado con metralletas y revólveres
a l la nó su domici l io y apresó a su esposa, Marcia Ulloa de Zaldu mbide,
después de u ltrajar físicamente a su madre.

Ese m ismo d ía y a l a misma hora se cumplieron otros operativos


similares en varias ciudades del pa ís.

84
El contexto periodístico

Los operativos de búsq ueda del secuestrado cul minaron el 2 de


septiembre, en una vivienda de la ciudadela La Chala , de Guayaq u i l .
M iembros de las Fuerzas Especiales y de la Policía i ncu rsionaron e n
la casa asesinando a todos los que s e encontraban a h í, incl uyendo
a l banq uero Nahím l sa ías. No dejaron sobrevivientes. Las Fuerzas
Especiales i mpid ieron , a cinco cuadras a la redonda, el acceso a los
periodistas hacia el l ugar de los hechos. Se incautaron cá maras,
grabadoras, etcétera . Velaron los rol los de las pel ícu las que pod ían
tener fotografías de los hechos. Los oficiales de policía ordenaron que
no se tomaran fotografías ni apuntes. No quedaron evidencias del
hecho. Los med ios de comun icación , particularmente las emisoras,
d ifund ieron con valentía sobre estos acontecim ientos .

U na cronología de atentados y agresiones

9 de octu bre de 1 984 . E n Guayaqu i l se prod ujo u n enfrentam iento


entre dos bandos pol íticos con un saldo de tres m uertos . Los d iarios
loca les mostra ron fotos de los g ru pos a rmados de Toral Salamea.
Un period ista de televisión que los identificó fue a menazado de
muerte .

27 de octubre de 1 984. Dos oficiales del Ejército, cumpliendo órdenes


superiores, impidieron el normal trabajo de los periodistas en el Palacio
de Gobierno, acusándolos de "melenudos" y faltos de buena
presentación y costum bres. Motivó la protesta general de los
period istas. (Diario El Expreso) .

Enero de 1 985. El period ista Fernando Rendón, el camarógrafo Luis


Nevares y el asistente Ped ro Reyes, de Gamavisión, fueron
deten idos en las in med iaciones de la Facultad de Odontolog ía por
oficiales vestidos de civil, embarcados en un veh ículo Trooper y llevados
en medio de las protestas al cuartel Modelo, en donde fueron fichados
como deli ncuentes y golpeados. Permanecieron a l l í d u rante algunas
horas hasta ser l iberados por gestión de los gremios period ísticos.
Se conoció que ten ían escoriaciones de consideración en la espalda
y otras partes del cuerpo .

85
Martha Cardoso F

9 de enero de 1 985. En Quito atacaron rad io Democracia con u na


bomba lacrimógena . E l atentado ocurrió a las 20h30. Rad io
Democracia fue u n medio de comunicación crítico del gobierno de
Febres Cordero .

2 de marzo de 1 985. Diario El Expreso, e n edición de esta fecha, señaló


que tres periodistas que trabajaban en el canal de Portoviejo estuvieron
a punto de ser asesinados por la pol icía que les disparó al cuerpo.

3 1 de marzo de 1 985. La Unión Nacional de Periodistas, U N P, denunció


q u e en Quito , rad i o Unión, que pertenece a este g remio, fue objeto
de amenazas por parte de desconocidos. Su presidente, Rod rigo
Santil l á n , señaló que recib ía conti nuas llamadas amenazantes con
actos terroristas (Diario Hoy).

28 de abri l de 1 985. La U N P den u nció el apresam iento y tortura de


la reportera de rad io Unión de Quito , G raciela Fernández , por parte
de agentes de segu ridad . Fue sometida a i nterrogatorios por parte
de agentes y oficiales de pol icía que procedieron a requisa rle material
de trabajo y objetos personales. Se la obligó a fi rmar un papel que
expliq ue su presencia en los alrededores del penal García Moreno.

Según la denu ncia, los agentes de pol icía deseaban vincular a la


reportera de rad io Unión, a la misma emisora y a la U N P, con el g rupo
Alfara Vive Caraja.

Al respecto, Rod rigo Santi l lán d ijo que se había dirigido a l Ministro
de Gobierno, al Congreso N acional y a l Tribunal de Garantías
Constitu cionales para denu nciar y protestar por la violación a las
l i bertades de expresión y pensamiento.

1 5 d e agosto d e 1 985. El gerente de rad io Éxito, de Qu ito, José


Rodríguez Santander, denunció sobre el atentado cri minal del que fue
objeto por parte de ind ividuos no identificados, qui enes d i spara ron
contra el veh ículo d e su propiedad a l sal i r de su p rograma
i nformativo.

86
El contexto periodístico

1 7 de octubre d e 1 98 5 . E l d ia rio El Universo d e n u n ció y protestó


por la actitud asumida por el com a n d ante d e l d e stacamento naval
d e Esmeraldas, q u ien o rdenó l a p risión e investigación a l periodista
Raú l Delgado Garay, corresponsal del d ia rio guayaqu ileño, y director
de rad io Unión de esa ciud ad, q u ie n trataba de averig u a r asu ntos
ocultos sobre el asesinato de un teniente de ese reparto militar, sobre
el cual había m u chas dudas. E l periodi sta fue i mpedido de i nvestigar
el caso.

20 de noviembre de 1 985. En Guayaqu i l, en el interior de l as oficinas


de paq uetes postales de la aduana, Vicente Adoum Antón , d irector
del vespertino Segunda del Meridiano, fue b rutal y cobardemente
agredido. Con una manopla le desped azaron su cara . Se sospechó
que el hecho se prod ujo por haber informado en contra del gobierno.

3 1 de d iciembre de 1 985. El comentarista de prensa Eduardo Castillo


Barreda denunció ser víctima de una campaña de persecución . Castillo
Barreda fue inj ustamente encarcelado por la Policía de Guayas (Diario
Hoy, 9 y 1 3 de enero de 1 986).

18 de marzo de 1 986. E l gobernador de Manabí, Cicerón Robles,


impidió la circulación de Diario Manabita, si l a edi ción estaba i mpresa
sin censura previa . Suced ió cuando se había d eclarado estado de
emergencia en el pa ís por el a lzamiento del genera l F rank Vargas
Pazzos (Diario Manabita).

1 7 de agosto de 1 986 . Ante el presidente del Com ité Manabita para


la Defensa de los Derechos H u manos, l ván Delgado Martínez llevó
la denuncia referente a la persecución pol icial al periodista Cruz Mera
Vinueza , q u ie n tuvo orden d e captura acusado de haber difu nd ido
artículos de p rensa que fueron publ icados en periódicos nacionales
(Diario El Exp reso 1 7 de agosto de 1 986).

1 O d e septiembre de 1 986. La Comisión Ecumén ica de los Derechos


Humanos, CEDHU, en su informe mensual señala que Guillermo Corral,
reportero gráfico del d iario El Comercio, fue ilegal mente arrestado por

87
Martha Cardoso F.

m iem bros de un escuadrón volante de la policía , cuando captaba


fotografías en cu mplimiento de su trabajo. Fue l levado al Batallón Sur
de Qu ito para i nvestigarle.

Hemos citado solo u nos cuantos ejemplos. Los casos son más
n u merosos .

Cronología de clausuras, censuras y ataques

1 de noviembre de 1 984. Las rad ioemisoras CRE, Atalaya y


Huancavi/ca , d e G u aya q u i l , y Democracia, d e Qu ito , fu eron
suspend idas por orden del gerente de I ETEL, contralmirante Víctor
H ugo Garcés Pozo, aduciendo que habían transmitido u na entrevista
al alcalde de Guayaquil, Abdalá Bucaram, en la que se vertían "términos
i nju riosos y ofensivos contra el Pri mer Mandatario y el M i n istro de
Gobierno."

8 y 9 de enero de 1 985. El d i rector de la Secretaría Nacional de


I nformación Pública (SE N D I P) ordenó el cierre de varias emisoras de
Qu ito , que real izaron a lo largo del d ía una cobertura i nformativa de
los acontecim ientos suscitados en esa ci udad y el resto del pa ís,
relacionados con la marcha del Frente U nitario de Trabajadores, FUT,
y la huelga general en protesta por la elevación del precio de la gasolina
y otros derivados del petróleo , d ispuesta en d ías pasados por el
régi men . El paro fue violento. Dos muertos, varios heridos, cientos
de detenidos y mil lones de sucres en pérd idas materiales fueron el
saldo.

Las emisoras qu iteñas fueron clausuradas, pero tam bién h u bo


i ncu rsiones, violaciones domiciliarias, atentados contra la vida de
period istas, prisiones para cualqu ier ciudadano.

22 de marzo de 1 985. Las emisoras Victoria y Dinamarca, de Guayaquil,


fueron suspend idas por seis meses, debido a que, en u n espacio
contratado, el alcalde de Guayaq u i l , Abdalá Bucara m , formuló d u ras
acusaciones en contra del gobierno.

88
El contexto periodístico

22 de abril de 1 985. La clausura y posterior despojo d e la frecuencia


legalmente adjud icada a la Organización Ecuatoriana de Televisión
Compañ ía Limitada (ORTEL) constituye u no de los más vergonzosos
atropellos a la l i bertad de expresión cometidos en esta época .

El caso ORTEL fue el más sonado y comentado en el pa ís y sus ecos


llegaron inclusive a organizaciones internacionales, como la Sociedad
l nteramericana de Prensa, la Asociación I nternacional de Radiodifusión
y la I nternacional de Period istas.

Dos delegaciones internacionales vinieron al país por este motivo, para


com probar las lim itaciones a la l i bertad de expresión i mpuestas en
el Ecuador desde agosto de 1 984 .

El 8 de agosto de 1 988 a pareció la imagen de ORTEL, canal cinco .


El acto de i nauguración s e efectuó el 1 4 de agosto en el Ágora de l a
Casa de la Cu ltura de Qu ito , con la presencia d e l nuevo Presidente
de la Repú blica , Rod rigo Borja Ceval los.

1 3 de marzo de 1 986 . Cuatro emisoras fueron clausu radas en Quito :


Tarqui, El Sol, Éxito y Democracia, después de la declaratoria del estado
de emergencia expedida por el alzamiento en armas contra el régimen ,
por parte del comadante general de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, FAE,
general Frank Vargas Pazzos, quien se a poderó de la base aérea de
Quito.

El gobierno declaró zonas de segu ridad y suspend ió las garantías


constitucionales en el pa ís.

Las estaciones de rad io y televisión habían dado una amplia cobertura


a los sucesos protagonizados por el general Vargas Pazzos,
respaldado por oficiales y tropa de la base aérea, q u ien pronunció
una proclama a las 1 9h00 , y luego conced ió u na larga entrevista que
fue d ifu nd ida en cadena de emisoras y canales de televisión . Esta
fue la razón de la clausura .

89
Martha Cardoso F.

El l unes 1 7 de marzo se dejó sin efecto la suspensión debido a la


protesta de las organizaciones period ísticas de ese entonces.

Cabe destacar que no se toleró n i siqu iera la i nformación fría de este


suceso . Los comentarios estaban eliminados, lo que cond ujo a que
la sociedad no esté i nformada sobre la trascendencia de este hecho.

9 de agosto de 1 986. Por d isposición del gobierno se clausuró


temporalmente rad io Atalaya, de Guayaq u i l , instaura ndo a la vez u n
proceso penal contra e l periodista H ugo Fernández Calle, bajo la
acusación de injurias g raves a l Jefe de Estado, por d ifundir "noticias
falsas que van contra la seguridad nacional y por atentar contra el
orden público."

El Coleg io de Periodistas del Guayas tomó a su cargo la defensa de


Fernández Cal le. La Federación Nacional de Periodistas del Ecuador,
FENAPE , por su parte , real izó gestiones ante miembros del gobierno
para que solucione este injusto problema.

1 6 de enero de 1 987 . Comandos de la Base Aérea de Tau ra


secuestraron al Presidente León Febres Cordero y a su comitiva ,
exig iendo la i nmed iata l ibertad del general Frank Vargas Pazzos ,
encarcelado desde hace nueve meses en Quito.

El propietario de las emisoras CRE y Tropicana, Rafael Guerrero


Valenzuela, denunció que a las 1 6h20 de ese m ismo d ía , las
i nstalaciones de las dos rad ios fueron destruidas por una banda de
personas armadas con ametralladoras . Guerrero Val enzuela d ijo que
los autores de la agresión fueron elementos del gobierno. Tanto CRE
como Tropicana se encontraban en el i nformativo transmitiendo los
sucesos.

Gonzalo Ortiz Crespo, en su l ibro Operación Taura, resaltó el atropello


a los med ios de comun icación de Guerrero Valenzuela, condenó los
hechos y manifestó su solidaridad . Las investigaciones oficiales nunca
d ieron con los autores del ataque.

90
El contexto periodístico

25 de marzo de 1 987. El Frente Unitario de Trabajadores, FUT, efectuó


una nueva h uelga para i nformar l os acontecimientos que se
desarrollaron en esa época. E l gobierno dispuso la suspensión durante
quince d ías de las rad ioemisoras quiteñas Democracia, Éxito y El Sol
"por haber transmitido noticias y comentarios q ue conspira n contra
el orden públ ico, las q ue han acarreado como consecuencia, la
i ntranquil idad ciudadana."

La medida gubernamental mereció la enérgica condena de los gremios


period ísticos del pa ís , de partidos pol íticos y otras organizaciones.

28 de octubre de 1 987 . Las centra les sindicales y organizaciones


campesinas del país decretaron un paro nacional . El gobierno decretó
el estado de emergenci a , suspendió las garantías constituciona les y
estableció l a censu ra a todos los medios de comunicación que traten
de su bvertir el orden .

El d ía de la huelga fueron clausuradas varias rad ios q u e se negaron


a entrar en la cadena nacional , ú nica y obligatoria del gobierno, que
duró veinte horas. La clausura fue l evantada por l a noche debido a
gestiones de los gremios periodísticos del país. Las emisoras afectadas
fueron : Quito, Noticia, El Sol, Nacional Espejo, Cristal, Éxito,
Católica, Reloj y Gran Colombia.

Hubo marchas period ísticas para exigir el levantamiento d e estas


clausuras.

El estado de emergencia fue levantado el jueves 29 de octubre. La


Asociación Ecuatoriana de Radiodifusuón, AER, realizó el sábado 31 de
octubre una "cadena del silencio", en la cual ingresaron 400 emisoras
de todo el pa ís, suspendiendo sus emisiones durante tres horas en
rechazo a la ileg ítima coerción mediante la cual se l imitó la l ibertad de
expresión en el Ecuador, a pretexto del estado de emergencia nacional .

Mayo de 1 987. Por alguna razón no expl icada, e l siguiente caso no


se publicitó, aunq ue fue relatado por el afectado , el periodista Diego

91
Martha Cardoso F.

Oquendo al siguiente d ía, en u n artículo titulado Una misteriosa visita.


El escrito fue publicado posteriormente en su l ibro Alegato por la
Prensa, pocas semanas antes de renu nciar a la dirección de noticias
de Gamavisión, debido a las presiones directas del Primer Mandatario.

El primero de mayo de 1 978, cuando descansaba con su familia en


Otavalo, recibió una llamada en la que le informaban que desconocidos
habían asaltado el departamento de Noticias del canal. "Todo está
hecho un horror", le d ijo su interlocutor.

Seg ú n descri b ió el period ista , "este trabajo, a no d udarlo, fue obra


de expertos, de maestros consu m ados, de artífices de primera
categoría . La puerta de entrad a había sido sacada de su sitio con
g ran l i m pieza . Adentro , el cuad ro fue i mpresionante , los misteriosos
visita ntes se había n dado maña para vaciar todos los cajones, todos
los arch ivos, especialmente aq uellos q u e estaban al servicio del
D i rector de Noticias . El reg istro no dejó sitio sa no. Y algo g racioso:
tratando d e confu nd i r a los futu ros investigadores, l os asaltantes se
h a b ía n llevad o u na máqu ina portáti l , un rad io portátil , un espejo y
alguna otra cosa . ¡ Semejante botín se llevaron los bribones, mientras
dejaban l i bres de cualq u ier m anoseo, cámara s , g rabadoras,
caseteras d e rea l valor!"

La presencia de los agentes del SIC no arregló nada, obviamente


h usmearon por aq u í y por allá, prometiendo reg resar para prosegu i r
con l a s indagaciones. Todavía estamos esperando.

Oq uendo analizó los motivos de este asalto, señalando que la visita


tuvo una finalidad fácil mente ded ucible. Los profesionales del asalto
buscaban algo . . . No lo encontraron. No pod ían encontrarlo. El buen
period ismo funciona con reserva y sobre bases a bsol utamente claras,
éticas y morales.

En su artículo, Oq uendo d ice que "vivi mos una época definitivamente


siniestra . Los asaltantes en este caso, no buscaban , sino querían dar
una lección . "

92
El contexto periodístico

El papel de los si lencios

Las verdades pueden ser manipuladas con los


sofismas y Jos silencios. En la radio, las verdades son
hijas del tiempo y muy perseguidas. Verdades y
silencios representan un punto de vista, una línea
ideológica, son referentes, certezas, sujetos
esenciales en su camino hacia el destinatario final
del periodismo.

La teoría de la comun icación ha comprobado que los silencios son


u na forma de ocu ltar la verdad . A veces los silenci os absolutos son
i nocentes omisiones que bien podemos traducirlos en mentiras. La
desinformación asume la menti ra o los silencios, puede asu mir los
dos a la vez, por lo que en este m ismo concepto se asimi lan mentiras
y silencios. Bien reza el precepto teórico inglés: "Lo que no se publica
no existe, lo que se ha cal lado no ha pasado."

Febres Cordero y la i ncomu nicación

El gobierno de Febres Cordero se basó en los silencios . Silenciado


el periodismo por un lado, y silenciando a las posibles fuentes voceros
del gobierno, por otro . No conocía de su obl igación de i nformar.

Uno de los silencios más prominentes fue el de la omisión del gobierno


de entregar la i nformación económica , especial mente en el caso de
la renegociación de la deuda externa . Silencio sobre las resoluciones
de la Junta Monetaria . Silencio sobre el contenido del entendimiento
con el Fondo Monetario I nternacional -FMI- y sobre los pu ntos
planteados a la banca extranjera. "Silencio mezclado con triunfalismo",
decía el periodista Ortiz Brennan, en el d iario Hoy de abri l de 1 985,
pregu ntándose ¿ por qué no com partir con el pa ís l o que hace por
mandato del pa ís?, ¿ por qué desfigurar u na acción period ística que
cu mple con la acción de informar, cal ificándola como obra de
opositores? La i nsistencia de los period istas buscando información
reci b ía como respuesta el si lencio.

93
Martha Cardoso F

El mandatario no se reunió con los comunicadores sociales, n i en


agosto, ni en septiembre, ni octubre, en ningún mes, hasta que la
expectativa de los periodistas encargados de cubrir la i nformación en
la Sala de Prensa de la Casa de Gobierno se fue perd iendo, mientras
el pa ís no conocía lo que pensaba o hacía su presidente .

El silencio d e Radio Nacional. El gobierno prohibió a Radio Nacional


la retransmisión de las sesiones del Congreso cuando los debates
se volvían intensos y cuando la oposición cuestionaba d u ramente las
acciones gu bernamentales. Igualmente, ninguna emisora pod ía
retransmitir las sesiones del Congreso. Radio Nacional era la emisora
de los silencios.
Desinformación por omisión. La desinformación , que significa omitir
los mensajes o entregarlos distorsionados o a med ias , fue asunto de
todos los d ías.

El 2 de julio de 1 985 concluyó en Qu ito la reu n ión de la Organización


I nternacional de Period istas, O I P, en la que se anal izó el tema de la
desi nformación en América Latina, destacándose el documento
elaborado por la Federación Latinoamericana de Peri od istas, F ELAP.

América Latina sufría de desinformación . Redu ndaba o reca ía la


problemática de la desi nformación en la población, su víctima, no por
el hecho de no d isponer de med ios de comu n icación o por
analfabetismo o pobreza, sino por ocultamiento de la información por
parte de sus gobiernos.

La desinformación constituye también la represión del pensam iento


por med io de decretos, uso abusivo de los medios de comunicación
por parte de los gobiernos, por la fuerza o simplemente a través de
la amenaza , las dictadu ras o aprend ices de dictad u ras que obligan
a los medios a difundir únicamente las informaciones que ellos estiman
conven ientes.

La desinformación se man ifiesta de d istintas formas, i ncluso hablando


mucho las palabras llegan al ocu ltamiento de las verdades. Si los

94
El contexto periodístico

ciudadanos que tienen acceso a los med ios de com u n icación están
desinformados, qué se puede decir de la población marginada que
d ispone solo de precarios sistemas de comun icación interna. En esa
época , el asesoramiento en materia de comun icación conocía los
efectos de la desinformación, por lo tanto fue calificado como fascista .
Ello implicaba la limitación de la capacidad de participación en las
decisiones.

Reun iones de organ ismos periodísticos internacionales

A finales de marzo de 1 987, en San Antonio de Texas se real izó la


asamblea semestral de la Sociedad l nteramericana de Prensa , S I P,
en la que se resolvió solicitar a los gobiernos de Panamá, Ecuador,
El Salvador y Venezuela "que cesen la presión económica que ejercen
sobre los periód icos a través de las d iscri m i n aciones en la
adjud icación de la publicidad del Estado . "

En s u informe sobre Ecuador, l a SIP dijo que, "en los últimos seis meses
se produjeron agresiones a periodistas, la destrucción a bala de dos
radioemisoras y la negativa gu bernamental de abrir al sector privado
la util ización de med ios de comun icación."

En República Dominicana, en marzo de 1 988, la SIP, al referirse al caso


ecuatoriano, resolvió llamar la atención acerca de las relaciones del
Jefe de Estado con los periodistas. Ha sido imposible que el Presidente
de la República otorgue entrevistas period ísticas para informar sobre
el mandato delegado por el pueblo. El informe, asimismo, recogió varias
denuncias sobre atentados a la l ibertad de expresión .

En esa ocasión , la S I P resolvió sol icitar a varios gobiernos , entre ellos


al ecuatoriano, el levantamiento in mediato de las restricciones en
relación con toda forma de i nformación que debe ser entregada a la
colectividad .

La Asociación l nteramericana de Rad iod ifusión , AIR, mantuvo una


coincidencia con los criterios sobre la prensa latinoamericana emitidos
por la S I P. Es concl uyente la defensa de la l i bertad de expresión .

95
Martha Cardoso F.

La AI R es u n organismo no gu bernamental con sede en Montevideo,


que agrupa a 20 mil emisoras de radio y televisión de América y Europa.

El director general de AI R, Luis Al berto Solé, y los rad iod ifusores


Fernando Eleta , de Panamá, y Raúl Sal món , de Bol ivia, vin ieron a
nuestro país el 1 8 de julio de 1 985 con el fin de investigar las denuncias
que habían sido presentadas un mes atrás en la asamblea de Buenos
Aires. Entrevistaron al secretario de I nformación , Patricio Quevedo ,
quien los rechazó expresando q u e "los ecuatorianos les hemos donado
n uestra sobera n ía a los extranjeros, y les hemos encargado la tarea
de árbitros de nuestros asuntos." Los delegados de la AI R cumplieron
una serie de entrevistas en todos los niveles , y particularmente, a los
ex Jefes de Estado Carlos Julio Arosemena, Galo Plaza Lazo y
Oswaldo H u rtado.

Como resultado de esta visita, el organismo period ístico resolvió asumir


una actitud de vig ilancia para verificar el respeto del gobierno del
Ecuador a las normas que amparan la libertad d e expresión . La
resolución fue d ifu ndida en todo el mundo.

En marzo de 1 988, la Organización Ame rica ,s Watch y la Comisión


Andina de Ju ristas, CAJ , emitieron u n i nforme condenatorio de las
prácticas abusivas del gobierno del Ecuador y la fuerza públ ica .
Llamaron a l a administración d e Febres Cordero a respetar e l imperio
de la ley, y al Congreso Ecuatoriano a considerar leyes que refuercen
la protección legal a los Derechos Hu manos. "Aunque la Constitución
garantiza la libertad de expresión y de prensa , el gobierno ha violado
repetidamente este derecho. Ha clausurado temporalmente estaciones
de radio, ha impedido que opere una nueva estación de televisión ,
ha persegu ido a periodistas individuales y ha i ntentado descalabrar
a u n periód ico de la oposición" decía parte del informe.

La Unión Nacional de Period istas, U N P, desde su creación en 1 940


ha defend ido el sistema democrático y, por consiguiente, el respeto a
la libertad de prensa. Su lucha se ha inscrito contra la i legalidad , contra
las dictaduras, aún a riesgo de la integridad física de sus miembros.

96
El contexto periodístico

Es así que a los dos meses de i niciada la gestión de Febres Cordero ,


condenó enérg icamente los velados i ntentos dictatoriales y demandó
del gobierno serenidad , mesura y respeto irrestricto a la Constitución.
Rechazó "la violencia como fórmula pol ítica, el sectarismo y el discurso
pol ítico carentes de contenido social". El manifiesto se publicó el 1 1
de octubre de 1 984.

La Asociación Ecuatoriana de Rad iod ifusión, AER, fue acusada de


haberse mantenido en silencio en el caso de las violaciones a la libertad
de expresión . Pero el silencio de sus directivos no pudo mantenerse
por mucho tiempo. La suma de atropellos a la rad iod ifusión era
n umerosa y evidente, tanto que resultó imposible segu i r ocultándose.

El 20 de junio de 1 987, AER se reu n ió en Ambato en su 1 3 Asamblea


Ordinaria. Asistieron 300 rad iod ifusores . Rafael Guerrero Valenzuela
propuso que se condene la conducta g ubernamental por violaciones
reiteradas a la l i bertad de expresión .

El Tri bu nal de Garantías Constitucionales se reunió el 30 de octubre


de 1 987 y resolvió por unanimidad excitar al Presidente de la República,
León Febres Cordero , por haber dictado los decretos 3376 y 3383,
relativos al estado de temergencia naciona l . El i nforme del Tri bu nal
señaló que el decreto 3376 violó no solo la l i bertad de expresión sino
también el derecho de propiedad, al haber establecido la censura previa
a los medios de comun icación . Se ind icó que la censura contra los
med ios de comun icación fue ejercida "extralimitándose los térmi nos
del propio decreto y obligando a la general idad de rad ioemisoras a
ponerse al servicio i nformativo del gobierno, lo cual atenta contra la
l i bertad de expresión que consagra la Constitución vigente."

Las instituciones i nformativas del gobierno

Cuando comenzó el gobierno de Febres Cordero, el Secretario Nacional


de I nformación Pública , Patricio Quevedo, en su primer contacto oficial
con los representantes de los med ios de comunicación del país,
expresó que el Presidente Febres Cordero "qu iere o btener la medalla

97
Martha Cardoso F.

de oro como campeón al respeto de la l i bertad de prensa al concluir


su mandato de cuatro años," ag regando que él mismo se propon ía
garantizar "una l i bertad de prensa amplia, franca , a bierta y sin
privilegios, es decir, con absol uta igualdad para todos los med ios de
comu nicación ."

Todos pensaron que el nuevo secretario de la S E N D I P, Patricio


Quevedo, era u na persona confiable. Pero no fue así.

Las cadenas de radio y televisión

U no de los serios cuestionam ientos a la pol ítica de comunicación de


ese régi men fue la uti lización de los med ios de comunicación en
cadenas de radio y televisión en forma que no se compadecía con
la objetividad y el rigor que debe caracterizar a la comunicación
gubernamenta l .

Varias cadenas organizadas por la S E N D I P mantuvieron la tón ica d e


l a campaña electoral d e 1 984 d e ataques agresivos a sectores pol íticos
y sociales que estaban en oposición al régimen y, lo que es más grave,
ocu lta ban los hechos o presentaban verdades a medias que
ind ucían a torcidas i nterpretaciones de la real idad .

La cred ibil idad de los órganos de comunicación oficiales

E n el régi men de Febres Cordero quedó evidente para la opinión


pública que la SEN D I P perd ió toda la cred ibilidad por los motivos que
se han dado a conocer en estas pág i nas.

Fue un organismo que sirvió a los propósitos oficiales exclusivamente.


Y en todo medio u n organismo que sirva a los propósitos oficiales
exclusivamente no tiene credi bilidad .

La Secretaría Nacional de I nformación Públ ica , creada en la época


de la dictadura , estuvo lejos de desempeñar u n papel decoroso,
convi rtiéndose muchas veces en instru mento de a menaza para los

98
El contexto periodístico

periodistas, y en la gran inspiradora de consignas represivas aplicables


a los órganos de expresión colectiva .

Es necesario que el pa ís no olvide lo que suced ió. Mas es cierto que


en este período no h ubo única mente persecución y m uerte, ni
ú n i camente se util izó l a maq u i na ri a oficial en u na cam paña
permanente y sin ética g u bernamenta l .

L a situación de los derechos h u manos en períodos conflictivos d e


nuestra historia pol ítica debe ser conocida. Deben publicarse, por parte
del periodismo, los hechos oscuros y hasta perversos que los gobiernos
o gru pos de poder q uisieran que yazcan ocultos para siempre .

L a libertad está condicionada . E s cierto.

Las dictadu ras son , por su naturaleza, opuestas a la l i bertad de


expresión . La Constitución que garantiza ese derecho del hombre pliega
sus pági nas en esos gobiernos. Lo raro es que en plena etapa de
consolidación democrática en n uestro pa ís, en el transcu rso del
gobierno Febrescorderista, se dieron infamantes atropellos comparados
con las épocas más nefastas vividas en este sentido en la historia
del Ecuador.

Había amedrentamiento psicológico med iante la util ización de los


teléfonos, amenazas d e m uerte , persecuciones , d etenciones,
desinformación, ocupación física de los locales .

La hostilidad económica hacia los medios de comunicación tomó todos


los cami nos posi bles. Se controlaron las empresas o gru pos
económicos que anu nciaban en tal o cual medio. Los hombres de
negocios se vieron abocados a escoger entre el favor sin conflicto
con el Estado o el acto heroico de dar u na publicidad a q uien no era
bien visto por el régi men .

De a h í que las cámaras de la producción de ci udades i m portantes


como Quito , Guayaq uil y Cuenca tuvieron un pu nto vital que discutir

99
Martha Cardoso F.

en su orden del d ía en las sesiones: la negativa de la publicidad a


los malqueridos del régimen. Como suced ió en Cuenca , cuando la
Cámara de Comercio acordó negar la publ icidad de sus miembros a
radio La Voz del Tomebamba. Es que esta emisora no fue concebida
como u n órgano sumiso.

Las prácticas de control a los med ios de com u nicación han variado,
aquello de empastelar las imprentas quedó en el pasado al avanzar
la tecnolog ía . Los métodos solapados e i nvisibles de represión a los
med ios de com u nicación se combinaron con la ag resión d irecta a los
periodistas.

Es cierto que la libertad de expresión no es u na categoría absoluta .


Hasta hoy n o s e conoce s i e n algún pa ís del mundo existe libertad
tota l . Pero puede constituir un valor que debe cumplirse . Su negación
puede ser suti l o brutal o puede darse u na l ibertad cond icionada, que
no acepta el auténtico comunicador, quien, influenciado por su contexto,
tiene una postura que lo incl ina al anál isis del hecho, desde su propia
perspectiva , sin faltar a la verdad . Habría que analizar cuál es el matiz
de la verdad .

La l i bertad de expresión tiene que ver con esa verdad .

Es evidente l a existencia d e crite rios sobre la fu n ción q u e debe


cu m p l i r e l period ista , que depende e n ú lti m a insta ncia del modo
d e p ro d u cción social . N o es posible u n period ismo a l m a rgen d e
l a p roblemática socia l , e l period ismo ético m i ra l o s i ntereses del
pa ís sobre los inte reses d e cua l q u ier m a n d atario con vocación d e
d ictad o r. E l d o m i n io donde d escansa e i m pe ra lo ético del
com u n icado r es su á m bito i nterior e n conexión con sus realidades
exte rnas.

La Constitución Pol ítica de la República , en el Artículo 66, l iteral 6 ,


en la sección de los "Derechos de Libertad", garantiza : "El derecho
a opinar y expresar su pensamiento libremente y en todas sus formas
y manifestaciones."

1 00
El contexto periodístico

La Constitución Ecuatoriana traza una ruta : " La profesión de


period ista no es la simple fu nción de dar noticias" . Al respecto , Juan
Isaac Lovato, en su cap ítulo destinado a la l i bertad de expresión y
de pensamiento, expresa : "El period ismo no debe ser únicamente una
empresa preocupada por el lucro. Estamos d iciendo aqu í que el
periodismo tiene por objeto principal la defensa de los intereses de
la sociedad , de la human idad , pudiéramos deci r la defensa de los
intereses de los pueblos, la defensa de los intereses democráticos,
la defensa de la democracia en general; y constituye u n servicio social .
No está al servicio del interés particular y privado, no debe estarlo,
debe estar al servicio de la sociedad , porque servir a la sociedad es
servi r a todos; y a l servir a una sociedad en u n Estado determinado,
se está sirviendo a los demás Estados, porque la l i bertad se extiende
hacia todos los Estados veci nos, hacia todos los pueblos vecinos."

Los comunicadores debemos fomentar en n uestra sociedad la


eliminación de l os prejuicios, la búsqueda de un futu ro donde la
com prensión mutua pueda facil itar el adven im iento de la paz y de las
sociedades más justas, más respetuosas de los derechos h u manos,
más preocupadas por eliminar la ignorancia, el racismo, la enfermedad ,
el hambre, la pobreza , la m uerte prematu ra . . .

Ah í se encuentra el color de nuestra verdad . Es necesario que el


period ismo persiga con más firmeza la búsq ueda de estos objetivos,
en el camino de la lucha contra cualqu ier forma de opresión .

Los gobernantes de tu rno deben estar claros que su palabra oficial


no es u n ívoca e infali ble.

La i nvestigación de los hermanos Piedra Cardoso como fuente

Es una investigación muy detallada, a l ser así es la evidencia de lo


que significa u n gobierno opresor, elegido democráticamente , que
puede l legar a los l ímites e introd ucirse con su poder represivo en
la coerción de la libre expresión, más allá de lo que han obrado las
mismas dictad u ras en los pa íses de América Latina.

1 01
Martha Cardoso F.

La investigación es amplia y muy docu mentada , por lo que sign ifica


el testimonio de u n a época , de un gobierno cuya prepotencia debe
servir como ejemplo d e lo que no debe repetirse jamás.

Para d ibujar el contexto de las Historias de Radio veamos algunos


fragmentos cuyos detall es agrandan más la problemática de l a
comunicación colectiva en épocas de dictaduras o simplemente d e
gobiernos opresores.

1 02
Capítu lo 6

La Voz del Tomebam ba


Seg unda etapa

Historias de radio en la noche neoliberal

Nuestra lucha no es de ahora sino de siempre, junto


a todas las voces, rechazando la corrupción la
prepotencia y la vanidad. Aprendimos a ser más
fuertes después de probar la hiel de las difamaciones,
de las injusticias; y aprendimos a conocer cuán
detestable es el opresor, aquel que se vende por
prebendas, por honores, por ascensos, por botones.
Aprendimos a ser más fuertes al sumar a nuestra
palabra la de los líderes auténticos, sabios, claros.
Ahora son miles de voces por los valores que se tejen
cada día en toda la extensa trama de nuestras vidas.

La frecuencia de 1 070 Ki lociclos de La Voz del Tomebamba fue


transferida por Luis Tapia a Jorge Pied ra Ledesma. Luis Tapia fue el
último concesionario de la antigua radio que la adq u i rió a los señores
Espinoza , que se contaban entre los pri meros dueños . Jorge Piedra ,
estudiaba Derecho, era period ista d e rad io Ondas Azuayas y profesor
del colegio 29 de Marzo, que fue clausurado por la d ictadura de Velasco
l barra .

Con Jorge Piedra hicimos juntos esta vida de radio,


historias de radio por casi 40 años, convirtiéndose
el periodismo en nosotros en la piel que nos cubre,

1 03
Martha Cardoso F.

parte viva de nuestro ser, día y noche en las penas


y las alegrías. Después la bruma se extiende obscura
y fría.

Recibí la noticia repleta de connotaciones i nciertas. Había escuchado


-además de lo que conocí a través de m i vida entera en la rad io- que
estos med ios pueden caer en el vacío y caminar sin ru m bo, o enfi lar
sus pasos hacia objetivos ciertos que tienen que ver con la siembra
de las semillas de una nueva conciencia . Esa era l a alternativa , dos
cam inos para elegir uno de ellos. Yo estud iaba Peri odismo y amaba
con pasión esta profesión desde niña. En ella aprendí sobre las
esperanzas, las i lusiones o la paciencia de los pueblos q ue no acaban
de extinguirse , y que por el contrario vuelven a encenderse como la
eterna l lama que cobra fuerza al llegar a una meta para comenzar
de nuevo . Igual que la mano misteriosa que nos acerca a lo que
deseamos: u n ascenso natu ral del espíritu humano. Esta era la hoja
de ruta .

M uertes y torturas

Es necesario conocer el contexto en el que el Periodismo se


desempeñaba en esos años. Los period istas q ue hacíamos La Voz
del Tomebamba jugamos un papel importante en l a defensa de los
derechos humanos, peleando contra la tortura, las prisiones y la muerte.

La represión fue usada como u n arma para mantener en silencio a


la población en el período 1 984- 1 988 . Se util izaron métodos
opresivos como la desinformación, las confesiones forzadas, los
vejámenes e irrespeto h umano, las desapariciones y amenazas. La
vida de los periodistas en este medio se tornó casi i m posible.

Las arbitrariedades crecieron de manera asustadora, pues se buscaba


producir pánico de guerra en la población. H ubo m uchos detenidos
en cárceles h ú medas y obscuras, y los métodos que a l l í se usaban
para la tortura eran refi nados y crueles. No ten ían l ím ites. Desde los

1 04
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

gol pes, pasando por la picana, el ahogamiento, el uso de gas , las


violaciones, el uso del pentota l , la inocu lación de microbios a los
deten idos y la muerte misma en lo que se l legó a denominar
"enfrentamientos armados."

Para los represores todos eran sospechosos por el hecho de d isentir.


Los periodistas defend ían los derechos de las personas, el derecho
de pertenecer a grupos pol íticos, de desarrollar tareas rel igiosas, de
tener l i bros científicos. En esa época , esto significaba un acto de
valentía .

Siempre hu bo la causa para que las personas sean privadas de su


l ibertad y sus derechos, para lo cual se aducía desd e el combate a
la su bversión y al terrorismo, hasta la implicación en delitos
comu nes y de narcotráfico.

A los allanam ientos de los domicil ios por parte de mil itares y policías
se los l lamó "trabajos de fuerzas com binadas," para aprehender a
personas que, de otra manera, no pod ían ser detenidas. Estos ataques
suced ían durante la noche o en la madrugada. Como es el caso de
la familia Maldonado que ya veremos más adelante.

Se irru mpía en los domicilios penetrando en las habitaciones y


saq ueando todo , buscando objetos de valor particu l armente ,
ad uciendo que eran "evidencias."

Por ejemplo en Cuenca , antes del allanamiento y la masacre de José


Lu is Flores Casti llo, Blanca Sayonara Sierra y Wlad imir Regalado,
fuerzas militares proced ieron a cortar la luz, el agua, los teléfonos, a
una zona de ocho manzanas alrededor de la casa de habitación de
las mencionadas personas . Qu ienes proced ían a los allanamientos
eran bandas paramilitares integradas por civiles al mando de militares,
haciendo gala del poder que les proporcionaba el respaldo armado .

La tortura era el método de investigación . Para citar algunos ejemplos:


en Guayaq u i l , el Presidente León Febres Cordero, luego de d ialogar

1 05
Martha Cardoso F.

personal mente con la detenida Gardenia Benavides , la entregó a sus


sád icos verdugos, q u ienes a golpes la h icieron abortar. Se
encontraba en el octavo mes de gestación.

Juan Carlos Acosta Coloma murió en un hospital de G uayaquil, donde


fue torturado por el agente que posteriormente i ntegró el frente de la
comisión de investigación de la desaparición de los hermanos Restrepo.
El agente fue acusado por Acosta quien, al ser visitado por su mad re,
le d ijo: "no me dejes con él , que es m i verd ugo." Juan Carlos Acosta
murió de la manera más m isteriosa 24 horas después de la visita de
su progen itora .

Los casos fueron muy n u merosos. Lo que se señala no es sino para


pintar la escena con pocos hechos sobre lo que ocurría , y para
contextual izar sobre cuál era el ambiente en el que se desempeñaba
la prensa , la rad io, la televisión y los periodistas detrás de estos medios
de comunicación.

Los cuerpos de seg uridad

Entre 1 984 y 1 988, la fuerza represiva i ncrementó su log ística con


d iversos materiales e i mplementos de ataque oficiales y no oficiales,
legales e i legales, como los escuadrones volantes, la distri bución de
armas automáticas entre los m iembros de la fuerza, la adquisición
de veh ículos ligeros con vidrios opacos, as í como las escuelas de
formación para combatir la oposición. En estas escuelas estaba como
instructor el israelita Ran Gazit, que ten ía como últi mo fin entrenar a
la fuerza ecuatoriana para matar a seres h umanos.

El Grupo de I ntervención y Rescate , G I R, y el G-2 eran organ ismos


de seguridad (policiales y militares secretos) que tuvieron participación
secreta en la muerte y desaparición de personas, así como también
en torturas momentáneas a personas que luego aparecían en algún
l ugar abandonadas por sus captores .

Como ejemplo señalamos el caso de Consuelo Benavides, cuyo


cadáver apareció tres años después de haber ella desaparecido. El

1 06
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

ju icio fue cerrado aduciendo que la denu ncia contra los causantes
de su muerte no estaba acompañada de requisitos que la hiciesen
vál ida como l ugar exacto del fal lecim iento, fecha y hora exacta de la
muerte, etcétera .

El caso de Luis Baca. Fue a presado, torturado y a bandonado


inconsciente en los páramos del Cotopaxi . Las duras cond iciones
climáticas que soportó su cuerpo agónico por las torturas lo llevó al
fallecimiento en el l ugar. Son hechos ocurridos en 1 985.

Las fuerzas paramilitares estaban comandadas por a ltas jerarq u ías


militares y compuestas por g ru pos de individuos que nada ten ían que
ver con la Pol icía o el Ejército . A este recurso apeló l a represión que
se rea lizó en la provincia del Azuay.

En el i nterior del Ejército se especializaron cuerpos secretos con el


fin de cumplir acciones específicas de terrorismo de Estado contra
determinad as personas. El genera l Frank Vargas Pazzos los
denunció con su nombre , "Los h ijos del sol ." Proced ían con d isci plina
y precisión militar a la hora de eliminar físicamente a sus vícti mas.

En defi n itiva , en este periodo se vivió el terrorismo de Estado como


nunca antes. El hecho mereció q ue el pa ís sea nombrado por primera
vez en el informe anual de Amn istía I nternacional , como país represor
de las l i bertades y derechos de los ciudadanos.

Los sectores desposeídos del país, doblegados y reprimidos, no pod ían


intentar cualquier oposición o protesta por la pobreza en la que estaban
sumidos.

La censura era tan fuerte que l os periodistas estábamos prohibidos


de acoger acusaciones, g rabar eventos, tomar fotos, y peor fil mar
acontecimientos de descontento social. No se vaciló en golpear a los
periodistas de emisoras valientes, como HCM 1 , rad io Éxito, El Sol,
de Qu ito; CRE, de G uayaq u i l ; y La Voz del Tomebamba, de Cuenca ;
l a s amenazas s e extend ían hasta los m iembros de la fam i l ia . Fueron

1 07
Martha Cardoso F.

persegu idos, espiados, amed rentados, encarcelados , vejados y


tortu radas sistemáticamente .

Lamentablemente h u bo emisoras, periódicos y revistas en Quito,


Guayaq uil y Cuenca que se escond ían en lo que se denomina
"objetividad e imparcialidad ." Segu ramente por temor a ser dañadas
física o económicamente. Su engranaje encajaba perfectamente bien
con el sistema, y fu ncionaba de manera ópti ma debido al aceite
publicitario recibido vergonzosamente como pago al disimulo.

La prensa cuencana, representada por los diarios matutino y vespertino


de ese entonces, El Mercurio y El Tiempo, expresaron en la página
editorial, durante ese período, una franca protesta contra los atropellos
a la l ibertad de expresión . No pod ía ser de otra manera . Dos
i ntel ectu a l es ed itori a l iza b a n esos periód i cos: J osé E d m u ndo
Maldonado y El iecer Cárdenas Espinoza .

General mente, al defender los derechos humanos los period istas


nadamos en contra de la corriente .

El valor nos u n i ó en la larga l ucha

Las historias que vienen a contin ua ción las


protagonizamos, como comunicadores, varias personas.
Solos los dos, no hubiera sido posible seguir adelante.
Vinieron los hijos, jóvenes estudiantes de periodismo:
Jorge Ernesto y Guerman Esteban, compartiendo
también cada instante como los latidos que marca el
pulso, lván Fernando y Martha María. Porque la radio
invita todo el día y la noche. Fueron convidados para
mostrarle al mundo el holocausto que nos aterraba. Con
ellos vivimos los días y las largas noches de insomnio,
cuando la violencia se apoderó de nuestra vida cotidiana
y nuestras representaciones; cuando se legitimó la
aplicación de la justicia mediante la tortura y el
asesinato.

1 08
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

El caso M i hail Mardónez

Una tarde de abri l de 1 986, dos i nd ividuos misteriosos l legaron a los


estudios de La Voz del Tomebamba. Ven ían a nombre de alguien que
respond ía a los nombres de Mihail Mardónez, quien se había enterado
de que a la radio había l legado un period ista extranjero, por lo que
quería aprovechar la oportu n idad para dar decla raciones sobre
espionaje a Jorge Piedra, de La Voz del Tomebamba, y a José Cepeda,
de Radio Nederland, de Holanda . Fueron l levados en u n veh ícu lo a
una quinta ubicada en las afueras de la ciudad . Al l legar encontraron
sentado frente a un escritorio a un individuo que decía l lamarse M ihail
Mardónez, quien les entregó pasaportes y otros papeles con su
fotog rafía y nombres distintos para cada país: M i hail Mardónez
Smauszt, Miguel Ángel Mardónez Sánchez y Ka mil Klauser Essner . . .

La entrevista se desarrolló en estos términos :

José Cepeda, de Radio Nederland. La primera aclaración necesaria,


¿ usted es un agente secreto ?

Mihail Mardónez. S í, efectivamente lo soy. No puedo darle mi nombre


en este momento, quizás más adelante .

J. C.Pero tengo entendido que usted ha estado en diferentes países


de América Latina con nombres y pasaportes supuestos. ¿ Pocfría dar
algunos nombres con los que usted ha trabajado en estos países ?

M . M . Arsiamil Clamsia, Daniel Canaá , Kamil Klauser Essner. Creo


que eso por el momento .

Jorge Piedra Ledesma. En estos momentos usted atraviesa por una


situación que pudiéramos denominar conflictiva; tiene problemas con
una de las agencias de inteligencia más conocidas en el mundo entero,
se trata del a CIA, ¿ es esto cierto ?

M . M . Así es, efectivamente.

1 09
Martha Cardoso F.

J. C. ¿ Cuál es el motivo concreto de la ruptura que tiene usted con


la CIA ?

M . M. E l motivo concreto de la ruptura con l a C IA lo tuvimos hace


aproximadamente un mes, y se debe a que se ha iniciado un programa
de eliminación sel ectiva apl ica ble a Latinoamérica .

E l programa descubierto en N icaragu a , hace aproximadamente u n


a ñ o o más, n o era u n programa destinado a N i carag ua, era u n
p rograma destinado para toda Latinoamérica, o q u izás pod ía
ampliarse.

Yo soy un agente secreto destinado a la lucha antiterrorista y,


posteriormente los ú ltimos años, destinado a la l ucha contra el
n arcotráfico en gra n escala, a n ivel de capitales d e narcotráfico.

Yo no soy u n asesino, n i me presto n i me presta ré jamás para


asesinatos ni en calidad de autor, cómplice o encubridor. He sido asesor
militar del Presidente Jaime Roldós Ag uilera , del equipo de segu ridad
d e l a Primera Dama doña María Eugenia Cordobés . . .

J. P. Cuando usted habla de eliminación selectiva, ¿ se trata de


personeros relevantes de la política nacional de algunos países
Latinoamericanos?

M . M. N o necesariamente . Básicamente se buscan fig uras jóvenes ,


en algunos casos , que tienen posibilidades , d e acuerdo con su perfil
psicológico y su coeficiente mental, de lograr obtener gran capacidad
d i rectiva en el futu ro.

O sea , es u n programa destinado a elimina r fig u ras que en el futu ro ,


o en u n futuro determinado, pueden producir una i n cl inación
ideológica izq u ierd ista en Latinoamérica .

Las fig u ras actuales izq uierdistas de Latinoamérica son fig u ras
pol íticamente muy desgastadas y se piensa que no pueden llegar a
una mayor pel ig rosidad .

1 10
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

J. P.
¿ Cuál es la actividad que usted ha desarrollado específicamente
en nuestro país, y en nuestra ciudad, acá en Cuenca ?

M . M . La oficina montada es u n banco de datos; básicamente un banco


de datos de recopilación de g rupos destinados al terrorismo, que por
lo general son extranjeros, no son nacionales, (los g rupos terroristas
nacionales rea l mente son i ncipientes en este momento) y la
recolección de i nformación de tráfico de d rogas a nivel de capitales.

Esa es la actividad realizada en Ecuador, proporcionada oportunamente


a las autoridades competentes . N uestra oficina en Ecuador no ha
real izado actividades represivas. Solamente es una oficina de
inteligencia, nada más.

Tanto el gobierno pasado como éste, tanto los militares pasados como
los actuales, estuvieron siempre al tanto de la i nstalación de la oficina,
y han sesionado en esta ofici na, así como ta m bién agentes
norteamericanos y últimamente agregados militares norteamericanos
que han estado de visita en la oficina.

J. P.
Quisiera volver una vez más al asunto de la eliminación selectiva.
¿ Dónde y cuándo usted se enteró de este plan ?

M . M . Ahora yo pienso que lo que se pretende es acusar a n uestra


agencia de la eliminación selectiva, y se han valido de mi familia pol ítica
para montar esta i magen de asesino y de torturador, pretendiéndome,
a través de un desgaste tanto psicológico así como ambiental, hacerme
sal i r del pa ís y acusar a nuestra agencia de muchas desapariciones
que han habido aq u í, así como en otros pa íses latinoamericanos.
Además, como ellos están al tanto de mis viajes a través de toda
Latinoamérica, siempre en contacto con n uestra agencia, pueden
acusar a nuestra agencia de todos estos asesinatos (real mente no
se puede dar otro nombre).

J. P. Usted ha mencionado que se le acusa de tres cosas


fundamentales: de estafador, de asesinato y de tortura. Muchas veces,

111
Martha Cardoso F.

un agente secreto, producto de sus actividades, se ve obligado a tomar


medidas extremas. ¿ Usted no ha estado nunca en este caso de tener
que eliminar a una persona o de tener que torturarla ?

M . M . No. N unca he torturado. Sí he sido d u ro en extremo, no al


extremo d e l a tortu ra , pero s í d u ro en cuanto a l trato con
narcotraficantes , porque pienso que es u n crimen en contra de la
humanidad .

Algú n d ía , cuando m is h ijos crezcan quiero que sepan que, si bien


su padre fue u n misterio, cuando estén mayores nadie les d iga que
fu i u n asesino, que fui u n torturador, que fu i u n estafador. No. H ice
lo que pienso que Dios ha querido que hagamos todos para todos:
respetar el derecho a pensar, a sentir, a expresar y a d isenti r tam bién .
Ojalá no sea estéril .

Hasta aq u í parte d e l a entrevista a M a rdónez por parte d e los dos


period istas. Se puede concl u i r que su orige n era d esco nocido, no
se sabía exacta mente su i dentidad y su actividad e ra bastante
sospechosa . Se conoció q u e l legó a Cuenca e n 1 980, contrajo
m atrim o n io con u na dama cuencana cuando superó el problema
d e ser a pátrida por haber perd ido su nacionalidad israel í. Monseñor
L u is Alberto Luna gestionó en l a Cancillería s u pasaporte d e
ci udadano a pátrida para facilita r su m atri m on io, a u nque más tarde
reconoció que h a b ía sido engañado por su g ra n astucia . E n cuanto
l legó a Ecuador h izo a m i stad con a ltos personajes civi les ,
rel ig iosos, m i litares. D ispon ía de docum entos de identidad de varias
nacionalidades, por lo que fue denu nciado, d ete n id o e i nvestigado
en las ofi ci n as de M ig ració n , lugar en el que se d escu brieron tres
pasaportes a su favor, u no g i rado en C h i le para M ig ue l Á ngel
Mardónez, otro en el Ecuador para Kamil Klauser Essner, y otro dado
en E cuador como a pátrida.

Pese a todo , quedaron muchas interrogantes como: ¿quiénes


financiaban sus actividades de investigación? ¿Era realmente un agente
de la C IA, como había declarado a los periodistas? ¿Era real mente

1 12
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

el cul pable de la muerte del joven cuencano que trabajó para él,
Mauricio Maldonado? Pero en definitiva , la g ran interrogante que ha
quedado es si realmente fue u n estafador o u n agente i nternacional
de peligrosos alcances.

Después de esta entrevista , Mardónez fue detenido por la pol icía de


Mig ración de Azuay. La emisora cubrió el caso sobre la base de varios
testimonios y fuentes.

Jorge P iedra concluye :

-Es increíble, pero es cierto . Que este ci udadano h aya sorprendido


al arzobispo , al gobernador, a las autoridades de Policía , a la pri mera
dama de la nación, a l a lto mando del Servicio Secreto del Ecuador,
y que haya operado desde 1 979 en situaciones m uy raras son temas
que ameritan una profunda investigación .

El a rzobispo de Cuenca , monseñor Lu is Alberto Luna, en declaración


rendida en las oficinas de Migración, cuando fue captu rado Mardónez,
denunció lo siguiente :

"A mediados del año 1 98 1 conoc í a u n señor que asegu ró l lamarse


Mihail Mardónez Smauszt, y que d ijo ser de nacional idad israelita ,
hoy apátrida.

"Escrib í a la Conferencia Episcopal para que el Departamento de Ayuda


de Refugiados le diera o le tramitara la concesión de apátrida, que
la consiguió; es deci r, el pasaporte que lo extiende el Ministerio de
Relaciones Exteriores .

"Después de dos años, más o menos, constaté muchas mentiras e


injusticias i n h u manas cometidas por este hombre, como son torturas
a gente infel iz, acusándoles de comunistas; acusaciones calumniosas
a personas que, para m í, son muy respetadas, fu ndamentándose,
según él, en la información recibida de la Pol icía Nacional y del
Departamento de Segu ridad Nacional del Ejército.

1 13
Martha Cardoso F.

"Esto a m í me l legó a hacer d udar de todo lo que antes había creído


engañosamente sobre su persona.

"Constaté que no era de nacional idad israe lita porque vi el pasaporte


chileno con el que ingresó al Ecuador, pasaporte que presumiblemente
debe estar en los arch ivos del d iario El Universo, de Guayaq u il .

"Es todo cuanto puedo manifestar en honor a la verdad, y para constancia


de lo expuesto anteriormente, firmo al pie de mi declaración .

"Monseñor Luis Alberto Luna Tobar."

Jorge Piedra. Como se puede apreciar, este caso merece la más


severa y m i nuciosa investigación . E l d etenido h izo sensacionales
revelaciones sobre su vinculación con autoridades ecuatorianas y con
agentes secretos norteamericanos.

En todas las entrevistas, el individuo sostenía que fue un age nte de


la Central de I ntel igencia (C IA), que se había desvi nculado de este
organismo y corría peligro su vida. Finalmente, Mardónez fue puesto
en libertad .

El sacerdote Pedro Soto, presidente de la Comisión de los Derechos


Humanos de Azuay, refiriéndose a este caso manifestó: "Exigimos que
se logre esclarecer, que no q uede entre gallos y medianoche, pues
el caso debe tener tota l esclarecimiento, y esta es una de las
preocupaciones de la Comisión de Derechos H u manos . . . hay que
i nvestigar las relaciones que ha tenido Mardónez con círculos
económicos, pol íticos y de otra índole especialmente, bajo la cobertura
de la Ley de Seguridad Nacional. Que las cosas no queden escondidas
como la basura bajo la a lfombra ."

Testimoni o de G u i l lermo Maldonado

Lo citamos porque revela la actuación un poco oscura de este individuo


q u e apa rició en Cuenca, M i ha i l M a rdónez , d e procedencia
desconocida. É l mismo se cal ificaba como apátrida .

1 14
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

Se val ió de algunos y algunas jóvenes para q ue le ayudaran a cumplir


sus propósitos de espionaje, decía. U no de ellos fue el h ij o de Guillermo
Maldonado, que murió en forma misteriosa al negarse a obedecer sus
órdenes de asesinar a Jorge Piedra , por la ú nica razón de ser u n
periodista combativo, defensor permanente de l o s sectores más
desposeídos, de las causas que han tenido que ver con los derechos
h umanos.

Logré entrevistar a G u i llermo Maldonado, d ueño de una conocida


latonería de veh ículos de l a ciudad , y ésta es una síntesis de aquel
revelador d iálogo.

E n esta entrevista editada participan Guerman Piedra y Martha


Cardoso.

(Se escuchan voces, saludos, ruidos).

Martha Cardoso. Señor Maldonado. ¿ Quién era el individuo que


asesinó a su hijo y qué pretendía ?

G u i llermo Maldonado. Era u n fulano extranjero el que le mató a m i


hij o y nosotros quisimos hacer algo, pero como l e veíamos a este fulano
enrolado en la Policía, enrolado en el Ejército, enrolado en el cuartel . . .
Nos amenazó a todos d e muerte . . . N o s é e n qué trabajaba . . . Hay una
serie de incógnitas . . .

Estaban amenazadas m is gentes. Yo tengo dos hijas, m i mujer. . .

M. C. ¿ Había otra gente complicada con él?

G. M . Sí, u n joven de calzado El Diamante, de la calle Gran Colombia.


Conocí q ue a él tam bién lo mató de la m isma forma en q ue asesinó
a m i h ijo. E l m uchacho entra a l almuerzo y de ahí se q ueda almorzar
y ya . . . No vuelve a salir más. También muere en la m isma forma ,
estrangulado . . . Arrojaba una especie de baba, de espu ma . . .

Yo m e había enterado d e q u e solo ten ía u n l ugar d e detención , el


que era como u n cuartel, en el que entraban las personas . . . Les metía

1 15
Martha Cardoso F.

ah í mismo en u n cuarto, a h í mismo les tortu raba, a h í mismo les


i nvestigaba, ah í m ismo valoraba. Pero ahora lo raro es que no me
contó nu nca si es que era mismo de la CIA o no era de la CIA o qué.
Pero algo me contó: que quería darle el vi re . . .

M. C. ¿A quién ?

G. M . El me d ijo, claro . . .

M. C. ¿A quién ?

G. M . Sí, a su esposo .

M. C. ¿A Jorge ?

G. M . S í. A él le querían dar el vire.

M . C. ¿ Cuándo le querían matar?

G. M . U nos d ías antes que fal lezca mi h ijo.

M . C . ¡Ah! Entonces le matan a su hijo porque . . .

G. M . É l no qu iso hacer nada de eso.

M. C. ¿ Mardónez le dio a su hijo la orden de matar a Jorge por el


simple hecho de haber mantenido la oposición a Febres Cordero ?

G. M . Muy seg u ro . A m í me contó mi h ijo. Me d ijo " m i ra , le conozco


a él"; yo d ije "no, si es mi amigo, ¿qué te pasa? Es muy conocido en
Cuenca" -Dije "¿qué te pasa , estás loco? Vos no puedes hacer una
cosa de esas" . Y ahora que sé de é l , olvíd ate , ¡ yo te denu ncio!" le
d ije a mi h ijo, "yo te denuncio. Yo te denuncio a vos y a este tipo."

M. C. Se trataba del mes de diciembre, más o menos cuando murió


su hijo . . .

116
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

G. M . S í claro . En d iciembre, murió el 22 de diciembre.

M. C. ¿A mi marido también le iban a matar en diciembre ?

G. M . En d iciembre, sí.

M. C. De 1 984.

G. M. Ochenta y cuatro.

M. C.Jorge estaba en la lista. Pese a todo lo que eso significa, nosotros


estamos trabajando en esta investigación periodística, sin miedo
estamos tratando de aclarar tantas cosas oscuras.

(Finaliza la grabación )

A los pocos meses de estos episodios, encontraron el cadáver de Mihail


Mardónez en u n departamento de u n domicilio en Qu ito. Se d ijo que
se suicidó.

"Lo que se ha callado no ha pasado, permanece en el


limbo". Es un principio básico de la comunicación
colectiva, razón por la cual es necesario traer los hechos
desde la incomunicación máxima, a la máxima
comunicación. Es necesario vincular a todos, a usted,
con todos los demás, para instaurar su conexión con los
sucesos e implicar su conciencia intelectual y vital. La
comunicación va con la vida, al otro extremo está la
entropía que significa la muerte de la comunicación. La
comunicación es nuestro mundo, nuestra experiencia,
nuestra historia, nuestras creencias, vida diaria, carencias
y sueños, y esa paz que yace hasta en el dolor.

U na historia de radio: el caso Alfaro Vive Carajo

El grupo guerrillero clandestino Alfare Vive Carajo operaba en el


Ecuador destacándose con acciones patrióticas , sorpresivas. Sus

117
Martha Cardoso F.

miembros eran h umanistas sobre todas las cosas. Respetuosos de


la vid a , se forjaron en l a idea de cambiar e l mu ndo hacia lo que se
considera justo . Cada acto que cumpl ían hacia afuera significaba
jugarse la vida.

Recuerdo aquella tarde , a punto de caer l a oscuridad de la noche,


l legaba ca m inando por la vereda de la calle a m i hogar. Me d i spon ía
a brir la puerta de la casa cuando u na joven pequeña, de facciones
finas se me acercó muy a prisa, d iciéndome a la vez que me i nvitaba,
a nombre del grupo Alfara Vive Caraja, a una rueda de prensa en la
clandestinidad . Soy periodista y tengo una curiosidad i n nata , por lo
que me pareció un hecho importante el que iba a suceder y acepté
la invitación.

Me llevó a un veh ícu lo parqueado muy cerca d e all í. Cuando subí,


a ntes de que me vendaran los ojos, pude ver a m i compañera Thal ía
Flores sentada en el asiento de atrás, me ubiqué a su lado. El vehículo
arrancó y partimos con ru mbo desconocido. Al llegar, después de 20
min utos, cami namos a pie por un sitio pedregoso, siempre cubiertos
los ojos, nos llevaban de la mano. Recuerdo que ca í en el suelo y
re í nerviosa , tal vez porq ue mi corazón palpitaba muy fuerte como
queriendo sal i rse del pecho. Estaba un poco agitada . Me levantaron
y ca minamos hasta una casa .

Dentro de ella nos descubrieron los ojos en una habitación toda cu bierta
de banderas color rojo. All í estaban otros dos periodistas, Marcelo Toral
y Ricardo Merchán . Sentados frente a una mesa de madera estaban
cinco g uerrilleros con el rostro cubierto. Ellos darían la rueda de prensa.
Otros gu errilleros con a rmas hacían guardia, estaban ubicados en la
puerta y en el pequeño corredor que parecía arribar a un patio. Se
escuchaba el sonido de u na canción protesta . . .

Man ifiesto y rueda de prensa del 30 de septiem bre de 1 985

Carlos Endara Reyes, g uerril lero alfarista conocido como Fausto


Basántez , tomó la pa labra y dijo:

1 18
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

"Hemos i nvitado a ustedes para esta rueda de prensa, porq ue


conocemos del esp íritu democrático que g uardan como periodistas .
Daremos a conocer a la opin ión pública algu nas verdades q u e e l
movim iento Alfa ro Vive Carajo qu iere expresar, dado q u e el gobierno
ha imped ido en Qu ito y Guayaq u i l , por med ios represivos, incluso
llegando a la amenaza a periodistas de Quito y Guayaquil, para impedir
que Alfara Vive Carajo pueda expresar sus opiniones. Por eso pues,
conociendo del esp íritu democrático de ustedes, del espíritu pluralista ,
del comprom iso que tienen de i nformar la verdad al pueblo
ecuatoriano, hemos querido hacer esta rueda de prensa .

"Yo voy, compañeros , a leer una declaración que nosotros hemos


dejado al resto de la prensa del pa ís , incluso en Qu ito y Guayaq u i l ,
y que hoy les q ueremos entregar a ustedes .

"Alfa ro Vive Carajo, a la opinión públ ica y todo el pueblo ecuatoriano:

"Esta brutal represión que vivi mos se acompaña de una tremenda


campaña de terg iversación i nformativa , de control de los med ios de
prensa , de atemorizar a period istas y a med ios independientes, en
fin , de log rar un aniquilamiento a las l ibertades de opinión , de
información y de pensamiento . Es por eso que Alfa ro Vive Carajo se
ve en la obligación de responder a la miserable campaña de difamación
que el rég i men está lanzando contra nuestra organización , y expone
las siguientes verdades al pueblo ecuatoriano y a los medios de prensa
q ue no se han arrod i l lado ante las amenazas del Gobierno:

"Alfara Vive retuvo al banquero N a h ím lsa ías Barquet con el objetivo


de demostrar a nte el pueblo ecuatoriano los multim i llonarios atracos
que los bancos hacen de los d i neros del pueblo, y para que lsa ías
denunciara públicamente estos atracos que comprometen directamente
a muchos funcionarios del Gobierno. Alfara Vive en n i ngún momento
pensó en d isponer de la vida de l sa ías.

"En los d ías en que el banquero estuvo a n uestro cuidado, se le d io


u n trato absol utamente hu mano y cómodo, y en esos d ías estuvimos

119
Martha Cardoso F

receptando la información que el banquero ten ía sobre los negociados.


Esta i nformación está siendo ahora i nvestigada y comprobada por
nuestra organización, y cuando se la documente se la dará a conocer
a la opi n ión pública.

"Entre otras denu ncias, N a h ím lsa ías daba a co nocer u n negociado


por 700 millones de dólares con los que el Banco del Pacífico fue
salvado de la quiebra gracias a d ineros absorbidos fraudulentamente
del Banco Centra l . En este negociado estarían comprometidos
d i recta mente el propio Febres Cord ero , el m i nistro de Agricu ltu ra , e l
de F inanzas, el gerente d e l Banco Centra l , el presidente de la J u nta
Monetari a , y otras altas personalidades del Gobierno.

" Febres Cordero, sabiendo que l sa ías por su situación de banquero


y alto financista conocía de este negociado, buscó asesinarlo por
cualqu ier medio para si lenciar su voz.

" Es así como en el operativo de La Chala, ejecutado por fuerzas


especiales españolas , con la participación , además, de asesores de
la C IA y de civil es ecuatorianos m iem bros de bandas paramilitares,
fi nanciadas y d i rigidas desde el Gobierno, (y que tienen entre sus
componentes pri ncipales a miem bros del club de tiro La Herradura,
del cual también es miembro Febres Cordero) decimos en ese
operativo, lsa ías y los cuatro compañeros que lo custodi aban mueren
como prod ucto de la onda exp losiva, por la colocación en l a puerta
de la vivienda de cuatro k ilos de C4 , un explosivo plástico.

"Posteriormente se descargan ti ros sobre los ci nco cadáveres, es decir


el cadáver de Nah ím l sa ías y el de los cuatro compañeros que lo
custodiaba n . De a l l í que el Gobierno se negó a real izar una autopsia
del cadáver de l sa ías , y u na prueba bal ística que es legal según la
legislación ecuatoria na .

"Por tanto, la muerte de lsaías se produce por la explosión . Y el haberle


sacado con vida y trasladado a una cl ínica , no fue sino una pantomima
del Gobierno acolitada por el dueño de la cl ínica Guayaquil, que es
pariente de Febres Cordero .

1 20
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

"El Gobierno, en su afán de desvia r el descontento popular, se ha


la nzado contra Alfara Vive, acusá ndonos por múltiples med ios y
cadenas nacionales de rad io y tel evisión , de ser delincuentes, narco,
violadores, etcétera, etcétera.

"Todo el pueblo conoce además que los narcotraficantes son poderosas


personalidades que u n a vez obtenido el d inero lo l avan y lo l egalizan
i nvirtiéndolo en las a ltas finanzas . El narcotráfico controla además,
u n enorme poder pol ítico. N uestra organ ización , Alfa ra Vive Caraja,
se financia con los aportes que el pueblo nos proporciona y con los
d i neros que nosotros recuperamos a l a oligarq u ía ladrona y
narcotraficante.

"En su campaña de absoluto autoritarismo y control de todos los medios


de poder pol ítico, el Gobierno ha arremetido contra el Congreso y
montado u na mayoría gobiern ista en base a la coima.

"I ntenta montar mayoría en la Corte Suprema media nte e l aumento


de m ag istrados. Ha b u rlado las resol uciones del Tribunal de
Garantías Constitucionales, y en esa m isma campa ña ha arrem etido
contra el alcalde de Guayaq u i l , Abdalá Bucara m Ortiz, y en base al
servil ismo de TF P, lo ha removido del cargo para el que e l pueblo lo
eligió.

"La opinión pública y el pueblo conocen q ue nuestro compañero J uan


Carlos Acosta Coloma m u rió a causa d e bruta les torturas. Asi m ismo,
denunciamos q u e l os compañeros Alfonso Benavides y Germ á n
Sarm ie nto fueron tortu rados y l uego asesinados p o r orden expresa
d e Febres Cord ero. El parte policial d e que e l carro en el q u e se
transportaban fue atacado es completamente falso, tratando de
encubrir la apli cación de fusilam iento sin j u icios, sin derecho a l a
defensa. Es decir, e n e l país s e ha empezado a d isponer d e l a vida
por vol u ntad d e un tiran uelo respaldado por voraces g rupos
oligárq ui cos.

"AVC, organización a rmada del pueblo ecuato riano, que lucha por un
gobierno popular de verdadera democracia , de justicia soci a l , sabe

1 21
Martha Cardoso F

que estos grandes objetivos requieren de enormes sacrificios. El pueblo


ecuatoriano ha empezado a pagar esos tributos en sus muertos, en
sus heridos, en los tortu rados, en los persegu idos, en los presos .

"Febres Cordero ha armado bandas paramilitares que se ocultan tras


d iversas caretas, como: Trad ición Fam i l ia y Propiedad , TFP, (que se
esconde tras el noble sentim iento cristiano del pu eblo para d i rigir
asesinatos de cam pesinos, de pobladores).

"Finalmente , Alfare Vive Carajo hace u n llamado a todo el pueblo


ecuatoriano, a la prensa democrática y a todos los que no están de
acuerdo con la tortu ra , el asesinato y la barbarie de este régimen ,
para que denunciemos todos estos atropellos, para que d ifundamos
las verdades, para que defendamos el derecho a la opinión , a la
expresión , a la vida. Para que nos movilicemos contra la prepotencia
del rég imen que nos está convirtiendo en otra República del terror,
donde reina la paz de los cementerios.

"Nos manifestamos contra el autoritarismo y la represión genocida .

"Por e l respeto a las libertades democráticas y a los derechos humanos,


Alfare Vive Carajo.

"Este es u n documento que lo hemos entregado a la prensa del pa ís.

"El Gobierno incluso llegó a la amenaza de muerte a algunos periodistas


de Quito y Guayaquil, antes de que este documento pueda ser sacado
a la luz pública . Por eso es que nuestra organización está recurriendo
a la prensa democrática, a lo que nosotros creemos que es una prensa
val iente, que no se va a callar ante la amenaza pa ra que d ifu ndan
verdades al pueblo ecuatoriano.

"E ntonces com pañeros, nosotros les entregamos este manifiesto y


esta mos absol utamente d ispuestos a a m pliar algu nas de las
cuestiones que ustedes quieran pregu ntar sobre estos pu ntos que
nosotros expresamos a la opin ión pública ."

1 22
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

Martha Cardoso. Quería hablar sobre la organización. La organización


de ustedes está creciendo. ¿ Se ha fortalecido ahora y tal vez ese
fortalecimiento se debe a la descomposición social que hay
actualmente en el país, a las contradicciones existentes ?

C a rl o s E n d a ra : N u e s t ra o rg a n i z a c i ó n e s tá c re c i e n d o
permanentemente, s e está fortaleciendo porque nuestra organización
no es sino el resu ltad o de la m iseria q ue vive el pueblo
ecuatoriano, d e l a represión q u e vive el pueblo ecuatoriano, d e l
t i ra n icidio y e l genoci d io q u e e n este momen to está cometiendo
Febres Cord ero , d e la violación a los d erec h os más ele mentales,
a los Derechos H u manos; d e l a violación a las l ibertades de opinión ,
d e expresión.

E ntonces si eso vive el pueblo ecuatoriano, el pueblo ecuatoriano


necesita una organización que le exprese su pensamiento, su deseo
de l i beración.

Tha/ía Flores: Dos inquietudes. Quisiera saber si es que ustedes


conocen de compañeros del grupo Alfaro Vive que estén presos este
momento, y si ustedes piensan que tienen aceptación dentro del pueblo
ecuatoriano, dadas las condiciones que ustedes han explicado.

C . E. Sí. Primera pregu nta. N osotros tenemos compañeros presos ,


nosotros tenemos algunos com pañeros en prisión . Yo no puedo decir
exactam ente cuántos porq u e i nclusive eso sign ifi caría que esos
com pañeros pudieran ser asesinados por el Gobierno. El Gobierno
está ases i n ando a m a nsalva , ento n ces yo no puedo decir
exactamente el número de compañeros, pero s í tenemos compañeros
en p ri s ió n .

M. C. Sobre la actuación de los grupos paramilitares en nuestro país,


particularmente en Quito y Guayaquil. Son grupos que han hecho su
aparición y actúan libremente en la actualidad, pese a que sus
postulados, los postulados que llevan adelante, son postulados del
medioevo, prácticamente.

1 23
Martha Cardoso F.

C. E . ¡ Claro ! En real id ad , el problema es que esos postul ados del


medioevo tienen su representación en el gobierno de Febres Cordero.

El secretario general de la Ad ministración Pública y el canciller de la


República son miembros de Tradición , Fam i l ia y Propiedad , incl uso
nosotros q ueremos denunciar que, con el visto bueno del Estado
ecuatoriano, se había empezado a recoger a nomb re de la Iglesia
Católica Ecuatoriana (que no tiene nada q ue ver con TFP, ni se puede
identificar con esas posiciones) dinero, supuestamente para la Iglesia
Católica del pa ís, y gran parte de esos dineros fueron a parar a
Tradición , Familia y Propiedad , e inclusive al bolsillo del propio Torbay.

M. C. ¿ Cuál es la relación que tiene con movimientos de otros países?

C. Alfara Vive Caraja tiene relación con movim ientos revolucionarios


hermanos de d isti ntos pa íses de América Latina. Los movim ientos
revol ucionarios de América Latina también tienen el derecho leg ítimo,
con l a enseñanza además de Bol ívar y de n uestro Alfa ro, de trabajar
en conju nto, y de que tenemos q ue l levar adelante u n proceso de
l i beración del pueblo ecu atori a n o , que es pa rte del pueblo
latinoamericano.

Ricardo Merchán: ¿ No consideran ustedes la posibilidad de


construir este mundo humanizando ? La actitud de usted está siendo
deshumanizante, destructiva, y atentatoria a la vida.

C . E . Bien . Es una opi n ión respetable como cualq uiera otra , pero yo
creo que el deshumano es el que atenta contra la vida, el que está
atentando contra los Derechos H u manos y contra los derechos
princi pales y más elementales de la persona h u mana, es la
oligarq u ía , el gobierno de Febres Cordero .

¿Acaso no h a y cantidad de niños que s e mueren de ham bre, que n o


tienen derecho a la ed ucación pública, a la atención médica? ¿Acaso
en el pa ís no se está ejercitando la violencia constantemente, cuando
cantidad de gente no tiene derecho al empleo, no tiene derecho al

1 24
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

trabajo, no tiene derecl1o a la com ida, no tiene derecho a la vivienda?


Eso es violencia.

M. C. Entonces, ¿Alfara Vive propende a la destrucción del estado


actual de las cosas, a un cambio total de estructuras?

C. E. Sí, definitivamente. Nosotros decimos que a lo que propendemos


es a un régimen de justicia social, que se hará en este país destruyendo
a los sectores que causan la injusticia .

T. F. Se ha tratado tarnbién de vincularles a ustedes, o más bien a


unos partidos políticos, especialmente de centro izquierda, izquierda,
con el grupo Alfaro Vive. Quisiera saber de propia fuente si ustedes
tienen aliados o gente involucrada dentro del grupo Alfara Vive que
pertenezca a partidos políticos de centro izquierda.

C. E . La oposición de centro-izqu ierda está siendo persegu id a , igual


que el pueblo ecuatoriano. Por lo tanto , Alfara Vive no es que tenga
presencia en direcciones n i en mil itancias de los d iversos partidos de
centro-izqu ierda. Es u na expresión del pueblo ecuatoriano, y el pueblo
ecuatoriano muchas VE3ces está en la centro-izq uie rda.

M. C. ¿ Cuál sería el planteamiento ideológico-político de Alfa ro Vive


que propiciaría un can1bio de estructuras que llevaría a una justicia
social?

C. E. Nosotros no vamos a hablar, porque no somos cerrados en


nuestra concepción de que o capitalismo o socialismo. Sabemos que
el Ecuador y América Latina pueden construi r su patria más justa sobre
la base de su propia experiencia.

M. C. ¿ Hay una base científica que respalda su lineamiento ?

C. E. S í, defin itivamente sí.

R . M. La violencia engj9ndra violencia, es evidente.

1 25
Martha Cardoso F.

C . E. Bueno, yo estoy d e acuerdo con u na cuestión : l a violencia


engendra violencia. ¿Qu ién es el que ha pu esto violencia en el pa ís?
La oligarq u ía . ¿Qu ién es el que está reprimiendo al pueblo
ecuatoriano? Febres Cordero . Quien siembra vientos, cosecha
tempestades.

R. M. Sendero Luminoso en Lima, Perú, está utilizando a la niñez,


luego de masacrar campesinos. ¿ No cree usted que eso ofende a la
dignidad humana ?

C . E.No q uiere decir eso que nosotros somos una m isma cosa con
Sendero Luminoso, pero decimos, sí, que el pueblo peruano, al igual
q ue el pueblo ecu atoriano tiene el derecho a d efender su vida y a
construi r u na sociedad de justicia .

Que Sendero Luminoso está util izando niños para la lucha. E n u n


momento dado n o e s que Sendero los util iza , s i n o que los mismos
n i ños, pa ra defender su vida, tienen que entrar a la l ucha .

M. C. ¿Aifaro Vive se ha impuesto un plazo para la concientización


al pueblo ?

C. E. E l pueblo ecuatoriano es el que se i mpone los plazos , no Aifaro


Vive.

R. M. Si el terrorismo vive, como ha vivido tantos años en Europa,


concretamente en Italia con los últimos atentados, ¿ considera que eso
es dar vida a un pueblo ?

C . E. Alfara Vive no es una organización terrorista; no ha puesto u n a


bomba que haya matado gente. Jamás ha tomado la vid a de ninguna
persona.

M. C. ¿ Tienen ustedes la certeza de que vamos a difundir, los cuatro


periodistas que nos encontramos aquí, lo que ustedes han declarado
en esta rueda de prensa?

1 26
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

C. E . M i re, yo tend ría la certeza de que ustedes son gente de


pensamiento pluralista y que no se arrod illan ante una amenaza del
gobierno.

Maree/o Toral: ¿ Por qué nos escogieron a nosotros?

C. E. Por algu nas razones. En primer lugar, porque ustedes son


period istas conocidos por el pueblo cuencano, del sur del pa ís y del
Ecuador. En segundo lugar, porque sus med ios de prensa también
tienen llegada a los sectores populares. Tercero, por lo que yo había
d icho anteriormente, creemos que ustedes son gente de pensamiento
l ibre.

M. T. ¿ No será porque también somos francotiradores que trabajamos


a nuestra manera por la justicia social?

C. E. Yo creo que los periodistas cuando son honestos, cuando difunden


las verdades al pueblo�, cuando no reciben la amenaza del gobierno
ni se arrod i l lan ante esa amenaza , son realmente , como usted d i ce ,
francotiradores que l uchan p o r la justicia social.

M. C. Tal vez para ampliar un poco la pregunta que le hizo el compañero


mío hace un momento, aquí estamos dos propietarios de medios de
comunicación entre los cuatro periodistas invitados a esta rueda de
prensa, y yo puedo responder tal vez por el compañero, (de quien
conozco su actividad,) e incluso con el compañero que hizo la pregunta,
y pienso que los dos que somos propietarios de los medios de
comunicación tenemos una actitud completamente democrática y de
defensa del pueblo, de los sectores mayoritarios; y los otros dos
compañeros que no son propietarios de medios de comunicación son
también de cierta forma propietarios de su espacio, porque son espacios
contratados los que usan en el ejercicio de sus profesión, por lo tanto
llegan a ser dueños.

Pero de todas maneras, yo diría que la libertad de prensa no solamente


se restringe en ese sentido del propietario del medio de comunicación,

1 27
Martha Cardoso R

sino que existen muchísimos otros móviles que son sumamente


peligrosos para el periodista que trata de difundir la verdad en un
gobierno de esta naturaleza.

Entonces, ¿ ustedes qué han hecho por esos periodistas, que hemos
sido vilmente tratados, particularmente en este Gobierno ? ¿ Qué han
hecho?

C. E. Mire usted , nosotros, nosotros entre los compañeros militantes


de la organización tenemos periodistas. Obviamente yo no podría decir
nombres de la gente que participa en nuestra organización . Nosotros
decimos : si a los periodistas se les está amenazando, si a los
periodistas se les amenaza inclusive de muerte, los periodistas también
tendrán que organizarse y defender su derecho a la opinión y a l a
expresión. Alfare Vive C arajo e s una posibilidad cierta y concreta , pero
no decimos l a ún ica.

Los periodistas tendrán en algún momento que defender su derecho


de opin ión con med idas que i ncluso van contra las legalidades que
este rég imen q uiere imponer.

T. F.Quisiera saber cómo le debemos identificar a usted en esta


entrevista.

C . E. A m í se me podría identificar como el compa ñero Carlos, nada


más. Nosotros q u isiéramos hacer también la entrega de u n l ib ro, en
el q u e recogemos algunos de los docu mentos que hemos publicado
a nte e l pueblo ecuatoriano, y ta mbién donde reivi nd icamos algu nas
de las acciones que la organización ha hecho.

T. F. ¿ Es e/ lanzamiento de/ libro ?

C . E. S í , se puede decir que sí. Entonces , a h í también usted es verán


cómo nos financiamos.

R. Merchán d i ri g i éndose a los period istas : En la medida de las


posibilidades de la salida de esto , yo qu isiera plantear la un ificación

1 28
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

de criterios para salir conjuntamente todos, de tal manera que podamos


sacar y no tengamos repercusión ind ivid ual .

M . C. No, no hay problema.

R. M . No, no. S í hay problema . O sea , debemos conclu i r en publ icar


todos matemáticamente una ed ición, es decir, a tal hora .

(Final iza la g rabación )

Los period istas publ icamos la rueda de prensa de los militantes de


AVC, "Carlos" y sus com pañeros, cada uno en los med ios de
comu n icación en los que trabajábamos. Trajo repercusiones: Nos
d ijeron que pertenecíamos a AVC , que era u n auto secuestro, que
no entregábamos direcciones del lugar, etcétera , etcétera .

H istoria de otro secuestro

Enero 28 de 1 986. Los period istas : Al berto Mach uca , del diario El
Mercurio; Rolando Tello, de la revista Avance; y Jorge Pied ra, de radio
La Voz del Tomebamba, al cu mplirse 76 años del asesinato de Eloy
Alfara fueron invitados, al ingresar a sus domicilios, a una rueda de
prensa de AVC , en un sitio desconocido.

Había llegado, de algún lugar, Arturo Jarrín , el máxi mo d i rigente del


movimiento guerrillero para entregar los siguientes datos a los miembros
del periodismo cuencano.

"En primer lugar quiero pedi rles a ustedes que por favor nos hagan
llegar a nuestros com pañeros que están en prisión una copia de la
carta de informe de la Dirección Nacional .

"Porque este momento los com pañeros de Alfara Vive Caraja, que
se encuentran detenidos en las d iferentes cárceles del Ecuador, están
soportando u nas cond iciones realmente d u ras en térmi nos de su
prisión : aislados, incomun icados, con u na cantidad muy grande de

1 29
Martha Cardoso F.

restricciones, a tal punto que ni siquiera tienen posibilidad de la prensa


o de la rad io o de un nivel m ínimo de i nformación sobre la situación
general del pa ís.

"Yo me voy a permitir dar lectura de la carta . Dice así:

"De: Dirección Nacional de Alfara Vive Caraja

"Para : Alfaristas presos en la pen itenciaría del Litora l , penal García


Moreno, Centro de Detención Provisional, (que está ju nto al penal)
cárcel de mujeres de Guayaq u i l , (que está ju nto a la penitenciaría)
cárcel de mujeres de Qu ito , cárcel de Guara nda y cá rceles
clandesti nas (que seguramente será muy d ifícil l legar hasta esas
cárceles)."

La carta decía lo sigu iente :


(material ed itado)

LUCHAMOS POR LA VIDA . . .

Hermanos :

Conocemos de las duras condiciones por las que están pasando


en prisión , aislados, incomunicados, l lenos de restricciones. Por
ello recu rrimos a periodistas honestos para hacerles llegar este
informe.

¡ Qué iron ía de la historia! ¡ Qué cinismo de los atracadores del


Ecuador! Hoy, los hijos de Alfa ro, los herederos de la lucha por
la democracia y la justicia social , somos persegu idos,
tortu rados, desaparecidos, abatidos, encarcelados, aduciendo
las mismas calumnias.

La prisión es una escuela de lucha para los Alfaristas. El


aislamiento al que los tienen sometidos si bien impide que tengan
una visión global y objetiva de la situación del país, no les impide

1 30
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

luchar, siendo como son , una parte muy importante de la


organización, cumplimos con ponerles al tanto de la situación .

1 . El sombrío panorama económico del Ecuador pretende ser


adornado con cifras estad ísticas del crecimiento de las
empresas de propiedad de quienes hoy ejercen el poder del
Estado.
La argolla oligárquica continúa empecinándose en no querer
entender que sus intereses no son los intereses del Ecuador,
que los beneficios que ellos obtienen los logran al precio de
la elevación incontenible del costo de la vida, del crecimiento
de la desocupación, de la quiebra de pequeñas y medianas
empresas, de la explotación irracional de los recursos
naturales y de la concentración monopólica del poder
económico.
2. La situación pol ítica es aún más sombría . La argolla
oligárquica del Banco del Pacífico ha venido montando todo
el cuerpo legal E� institucional que requiere para legalizar el
autoritarismo y la tiran ía.

Con este objetivo se plantea este momento reformar la


Constitución, cortando incl usive en lo formal , ciertas
l ibertades públicas: expresión, defensa , organización.

Si bien esta situación no nos sorprende, tampoco podemos


permanecer impasibles ante la ofensiva oligárquica en vistas
a suprimir todas las l ibertades públicas.

Y es que esta aspiración antidemocrática tiene su expl icación


en la necesidad que tienen de controlar directamente todo
el poder del Estado. Por ello las compras de conciencia, por
ello las amenazas y los chantajes, por ello la prepotencia y
la soberbia.

Debemos luchar, debemos integrar fuerzas y esfuerzos,


debemos mantemernos firmes y en primera l ínea.

1 31
Martha Cardoso F.

3. Es deber de Alfaristas informar a ustedes el porqué de los


dos golpes recibidos entre el 20 de d iciem bre de 1 985 y e l
4 de enero de 1 986 .

La retención del señor Granda Ga rcés, co n la finalidad d e


presionar a la oligarqu ía pa ra que entregue n avidades a los
pobres del pa ís , fue delatada previa mente, de tal modo que,
existía un o perativo p re p a rado que espera b a a los
com pañeros . Aq u í, nueva mente se m a nifiesta nuestra
defi nición de máximo respeto al hombre: nos resultaba muy
fácil matar al señor Granda, pero esa no es nuestra escuela ,
luch amos por la vida .

La ca ída de Fausto Basántez es prod ucto de la infi ltración


ta mbién. E l mismo infiltrado q ue delató la retención fue e l
encargado d e entregar al comandante Carlos Endara Reyes.

Ustedes deben recordar que en noviembre del año 84 en


Meridiano se real izó u n a entrevista para uno de n uestros
compañeros di rigentes, el compa ñero Ca rlos Endara Reyes,
es el nombre público con el que apareció el com pañero
Fau sto Basántez.

El m ismo colombiano que d io la ley de fuga a nuestros


hermanos del M 1 9 , Al berto y Federico , fue el que d i ri g ió e l
operativo para capturar a Fausto. Perd imos un comandante,
ganamos muchos combatientes.

4 . Les hacemos saber que nuestra consecuencia a lfarista es


total , q u e en estos momentos el pelotón Luis Va rgas Torres
de n uestra organización está integrando el Batallón América ,
combatiendo y reeditando en esta hora oscura del continente
americano, las pági nas heroicas del Bol iva ri a n ismo.

Nuestra l ucha empieza en el Ecuador.

1 32
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

Tengan la firme convicción de que el mañana será Alfarista,


porque esta es la hora de los pueblos, esta es la hora de las
mayorías.

Las tareas aqu í es1tán, las responsabilidades las tenemos al


frente.

El reto es nuestro, cu mpli remos .

Comandante Fausto Basántez, juramos vencer.

¡Aifaro Vive Carajo!

Firman:

Arturo Jarrín , Amed Vásconez, Elías Lastre, Eloy Garcés,


Fabricio Buenaño y Ernesto Concha.

Dirección Nacional Alfaro Vive Carajo.

En algún lugar del Ecuador. Enero 28, 1 986 .

"Es esta la carta que solicitamos a ustedes nos la hagan l legar a


nuestros compañeros que se encuentran en prisión.

"Por otro lado también q ueremos hacerles l legar a ustedes u na copia


en casete de testi mon ios de dos com pañeros nuestros que este
momento se encuentran deten idos en prisión. El los son Juan Cubi y
Patricio Baq uerizo , los dos detenidos en la Pen itenciaría del Litoral
en Guayaq u i l .

"Este testimonio es e l testimonio de la tortura, d e cómo fueron tratados


durante el llamado "prooeso investigativo" y de cómo han sido tratados
posteriormente en prisión .

1 33
Martha Cardoso F.

"Les hago entrega . En el lado A está el testimonio d e Juan Cubi, en


el lado B está el testimonio de Patricio Baquerizo, cada u no de ellos
se presenta antes de relatar su testimonio.

"Las torturas que a los compañeros les real izaron son ya realmente
de lo más espeluznante.

"Cuando Alfara Vive Ca rajo, nosotros desde la cárcel , cuando fu imos


detenidos, denunciamos la cuestión de la tortura y la manera como
se torturaba. No faltó gente que d ijo que estábamos inventando y que
era puro invento n uestro aquello de las torturas. La tortura es algo
que aqu í en el país se está aplicando como una cosa rutinaria y normal
dentro de los procesos investigativos .

"No es posible que a cuenta de investigar se torture y se torture de


la manera en que se hace, no solamente marti rizando el cuerpo, sino
tratando de humillar también a cada u no de nosotros en el momento
en que tenemos que enfrentarnos a situaciones de ese tipo, en donde
no hay el menor respeto ni a la edad ni a la condición de hombre o
mujer, o a determinadas afecciones que pueda tener tal o cual persona.

" Este ú lti mo período nosotros hemos sufrido consecuencias de ese


tipo muy grandes: persegu idos en cantidad , torturados muchos
com pañeros, desaparecidos bastantes compañeros tam bién .

"Bueno, en adelante nosotros estamos para responder cualqu ier


inqu ietud ."

( Entrevista editada)

Jorge Piedra Ledesma: -¿ Quiénes son realmente ustedes ?

Arturo Jarrín : Mire yo soy Arturo Jarrín , miem bro de la Dirección


de Alfa ro Vive Carajo . . .

J. P. ¿ Es el máximo dirigente ?

1 34
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

A. J . El responsable, el primer responsable d e la organ ización . La


com pa ñera es la compañera Rosa Cárdenas. Ella fue detenida en
Costa Rica, ustedes recordarán, en agosto del 84. Salió l ibre en enero
del año 85. La com pañera dentro d e la organ ización ha ten id o u na
partici pación muy destacada, y por otro lado tam bién , u na situación
de orden personal , si es que pued e llamarse así, es que ella fue y
es l a com pa ñera d e Fausto, de Fausto Basá ntez. Esos somos los
dos.

Públicamente mi cara es conocida porque sale en televisión. Se ofrecen


cinco m i l lones. . . La com pañera i g u a l mente se encuentra en
condiciones de persecución.

Nosotros hemos sido delegados por decisión de l a organización ,


precisamente para hacE�r l legar por medio de ustedes este i nforme a
los compañeros que están en prisión .

J. P. ¿ Qué tienen que v�er ustedes con el grupo Montonera que hace
pocos días hizo un operativo en las faldas del Pichincha en el templete
de la Libertad? ¿ Qué es lo que ustedes tienen que ver con ellos? ¿ Hay
alguna relación ?

A. J . Mire, nosotros no tl3nemos relación al momento con Montoneras


Patria Libre, de todas maneras nosotros saludamos la presencia de
una nueva organización en el pa ís.

Entonces nosotros lo que sabemos, lo que sí conocemos es que en


el Ecuador no somos la única organización . Nosotros saludamos ese
tipo de i niciativas.

Alberto Machuca: Ahí dice: "1 986 derrotaremos a la oligarquía ".


Concretamente ¿ qué es lo que aspiran ustedes a realizar en este año
para derrotar a la oligarquía ?

A. J . Mire, cuando nosotros hablamos de derrotar a la oligarq u ía


estamos hablando de detener el proyecto que vienen desarrollando.

1 35
Martha Cardoso F

Usted ve que en lo formal se viene reformando la Constitución, se


plantean u na serie de leyes tota lmente represivas, y en los
contenidos vemos cómo ha actuado el gobierno: ha comprado
conciencias en el Parlamento, destitu ido alcaldes, (porque no es solo
uno, son algunos) ha amenazado a concejales, a consejeros ; ha
amordazado a la prensa, ha desped ido a fu ncionarios que no están
de acuerdo con la l ínea pol ítica del régi men . Están modernizando a
las Fuerzas Armadas y a la Policía en su armamento y en su estructura
para volverles mucho más funcionales en la represión hacia el pueblo.
Están montando y perfeccionando aparatos de i ntel igencia y de
infiltración , mejorando también los aparatos o las bandas paramilitares
de derecha, (que han existido desde hace algún tiempo en el Ecuador)
este momento las están mejorando.

Es decir, u n régimen autoritario, rep ito, tanto en l o formal como en


su contenido.

J. P.Entonces ustedes no lucharían contra un gobierno que no sea


oligárquico; que sea por ejemplo, simplemente un gobierno
progresista. Contra ese gobierno, hablemos más claramente, no
lucharían contra un gobierno de centro-izquierda ¿ ustedes no lucharían
contra él porque no se identificaría ese gobierno con la oligarquía ?

A. J . Nosotros decimos que ese es u n problema a ser planteado, a


ser resuelto el momento en que un gobierno de ese tipo esté ejerciendo
el poder en el Ecuador.

Si u n gobierno de ese tipo es consecuente con lo q ue form ula, con


lo que plantea , obviamente , ¿a cuenta de qué o por qué le vamos a
desarrol lar la guerra?; pero si es u n gobierno de ese tipo, que plantea
determi nadas cosas y no adopta med idas de beneficio popular, pues,
también la lucha es necesaria .

A. M. El gobierno h a establecido una especie de ecuación entre la


revolución y el terrorismo, y al mismo tiempo una ecuación entre
revolución y narcotráfico, como usted nos hablaba anteriormente. ¿ Qué

1 36
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

tendrían que ver ustedes con este aspecto del narcotráfico ?, y a su


vez, si es que es negativa la respuesta en cuanto al financiamiento
que ustedes utilizan para mantenerse en actividad, ¿ cuál sería ese
financiamiento ?

A. J .Mire, yo le voy a empeza r respond iendo lo ú lti mo, porque eso


da cuenta de lo falso de la acusación que se nos i mputa de lo de l a
relación con el narcotráfico.

¡ Condenamos todo nexo con el narcotráfico ! Nu estras fuentes


fu ndamenta les de financiamiento son dos: U na, el pueblo. El pueblo
nos entrega su aporte sea en pequeñas cantid ades de d i nero o en
aportes concretos pa ra compañeros que, como nosotros, por
ejemplo, se encuentran en situación de clandestinidad . Diga usted
comida, vivienda, movilización inclusive. Entonces es un aporte material
m uy concreto que nos lo brinda el pueblo.

El otro n ivel de financiamiento es la oligarq u ía . Yo personalmente ya


he perd ido la memoria de cuántos bancos hemos recuperado
económi camente, pero lo que sí les asegu ro es que son bastantes
m i llones.

Ú ltimamente, la recup�3ración real izada en Qu ito, en el Banco del


Pacífico. E l ministro Laniado, que es el mayor accionista y e l d ueño
del Banco, decía que es una suma sin importancia. Fueron cuatro
m i l lones 400 mil s ucres. Ese ha sido más o menos el promedio de
l as recuperaciones económicas a los d iferentes bancos; eso nos ha
proporcionado la s uficiente tranqui l idad económica para poder
fu ncionar y existir como organ ización.

Se presentan otro tipo ele problemas. Dicen "ah bueno, ustedes tienen
armas, ¿ cómo las consiguen?" Es público cómo las consegui mos. En
marzo del año 8 5 el pa ís conoció e l rastril lo, es decir, recuperamos
esas armas para que pasen a manos del pueblo por med io de l a
organ ización .

1 37
Martha Cardoso F

Entonces lo fundamental en nuestros gastos, en nuestras operaciones


es financiado por esas dos fuentes de recu rsos.

Nosotros en mayo del año pasado plantea mos públ icamente, en


conferencia de prensa , con periodistas de agencias i nternacionales,
emplazamos al régimen para que presente pruebas concretas en torno
a la relación de Alfaro Vive Caraja, de los subversivos, como nos llaman,
con el narcotráfico .

Miren , han pasado ya prácticamente ocho meses y hasta ahora no


hay n i una sola prueba; sin embargo se sigue repitiendo el mismo
canto .

Nosotros no solamente no tenemos, sino que condenamos todo nexo


con el narcotráfico, y peor como fuente de financiamiento .

A.M. Ustedes hablaban hace un momento de infiltración . . . una especie


de fracaso de ciertos objetivos. En ciertos medios en cambio, se habla
de una traición de compañeros de ustedes, ¿ cómo explicarían este
asunto a la opinión pública ?

A. J . Mire, i nfiltrar a Alfara Vive Caraja real mente no es d ifícil , y no


es d ifícil porque nosotros, como Alfaristas, creemos y confiamos al
máximo en el hom bre y en la gente.

Y no solamente que creemos sino que los respeta mos a l máximo.


Por eso también que, como militantes nos exigimos al máximo nuestros
esfuerzos hacia la organización y hacia la causa de la organización .
Por lo tanto , la infi ltración, repito, no es demasiado d ifícil .

Toda persona q u e plantea la necesidad , por s u vol untad , d e l uchar,


tiene u n puesto en la organización . Es eso precisamente lo que nos
sucede en el segundo semestre del año 85: en la organización hay
un infiltrado que logra . . .

J. P. ¿ Colombiano ?

1 38
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

A. J . No, es ecuatoriano . . . que logra tener u n n ivel de confianza


bastante alto con el compañero Fausto Basántez, Julio, Carlos Endara
Reyes o Antonio Hernández. Digo, l lega a tener un nivel de confianza
con Fausto, y es precisamente fruto de esa confianza q ue logra tener
q ue, para el 4 de enero delata al compañero el momento en que Fausto
está llegando a tener un contacto con este infiltrado en Quito. El sábado
4 de enero en la tarde le espera un operativo militar, policial-mi litar,
a Fausto, y es el que se encarga de matarle , de asesinarle.

Le con m i n a n a l c o m pa ñ e ro a l a re n d i c i ó n . E l com p a ñ e ro
consecuentemente Alfarista no se rinde, y le matan; le matan de la
manera más . . . Es que hay cosas que no tienen nombre ... Si ustedes
conocen u n cedazo . . . Así q uedó el cuerpo del compañero.

E n cuanto a la traición, mire, nosotros conocemos de dónde salen


esos rumores .

Rolando Te/lo. Yo le quería preguntar: En el tiempo que tiene ya de


existencia el grupo Alfaro Vive, ¿ qué podría usted citar o resumir como
cosas positivas que han realizado a favor de los sectores populares,
en función de los objetivos que ustedes se proponen ?, por una parte,
y quería preguntarle a la señorita Cárdenas algo relacionado con las
experiencias de la participación femenina en una organización de este
tipo.

A. J. Eh mire, los logros . Yo lo voy a hacer corto, muy corto. N osotros


consideramos que son cuatro, fundamentalmente. El primero, el haber
dotado a l pueblo ecuatoriano de una organización armada que esté
en capacidad de enfrentar a la oligarq u ía; ése es, pensamos nosotros ,
u n logro de Alfa ro Vive Carajo. ¿ Qué logramos con eso? El ca mbiar
las condiciones de enfrentamiento en el Ecuador. Primer logro .

E l segundo logro: e l haber devuelto l a confianza a sectores muy amplios


del pueblo ecuatoriano de que luchando es posible alcanzar
objetivos concretos. Aifaro Vive Ca raja ha puesto en l a palestra de
l a vida n acional la necesidad de l uchar para resolver los problemas.

1 39
Martha Cardoso F.

E l tercer log ro : el mostrar al pa ís, que el pueblo ecuatoriano tiene,


tenemos, tradición de l ucha , una tradición permanente de l ucha , u na
tradición h istórica de lucha.

Que triunfos, que en determi nados momentos el pueblo ecuatoriano


l os ha alcanzado, han sido escamoteados por timidez de ese pueblo
o por demasiada confianza de ese pueblo. Ejemplos: la revolución
de 1 895, todos los 1 7 años de gobierno del Alfarismo hasta el 1 5 de
noviembre de 1 922; la g loriosa , es decir el 28 de mayo de 1 944 ;
procesos como el inaugurado en 1 979. M uestra n eso, que tenemos
u na tradición de lucha que se concreta en u na vocación de democracia ,
de l i bertad del pueblo ecuatoriano. Ese es el tercer logro.

Y el cua rto log ro : Mire, el haber respondido a necesidades concretas


del pueblo ecuatoriano en momentos tam bién concretos .

ROSA CÁ RDENAS. La organización es pluralista . AVC integró a la


mujer, le hizo participar, le dio u na participación activa .

Igual aquí en la organización no se espera tener a mujeres intelectuales,


a mujeres brillantes; en la organización partici pa la madre de n uestro
pueblo, participa la estudiante, participa la mujer obrera; o sea, participa
la mujer que se ha dado cuenta de su real idad , que en sí sufre en
carne propia toda la injusticia de este sistema y ha encontrado en Alfa ro
Vive Caraja abrigo y segu ridad para conti n uar con su l ucha , y u na
apertura también , y solidaridad .

J. P. ¿ Ustedes tienen núcleos en todas las provincias ?

A . J . Mire, l a organización tiene estructura nacional . Hay provincias


como Galápagos, por ejemplo, en donde no tenemos absolutamente
nada; pero estructura nacional sí. Existe tanto a n ivel u rbano como
a nivel ru ra l .

R . T.
¿ Qué s e siente cuando a una persona s e le tiene esta amenaza
de oferta de cinco millones de sucres, vivo o muerto ? ¿ Qué diría usted

1 40
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

en forma personal? ¿ Q'Ué siente en sentido humano inclusive ? Y . el . .

Batallón América.

A. J .E l Batallón América , su proyección es continenta l , su proyección


es lati noamericana y nosotros , frente a esa fuerza y frente a ese
Batallón América , estamos y mantenemos también una actitud de
absoluta d isposición y de absoluta entrega para asumir las tareas q ue
nos demanden; el desarrollo de la lucha ya no solamente en el Ecuador
sino la lucha a n ivel conti nentaL

(Se i nterru mpe g rabación)

Terminada la rueda de prensa , Jorge Piedra conversa con los


periodistas presentes en la rueda de prensa. Era necesario auscu ltar
el punto de vista de los compañeros sobre la noche de la rueda d e
prensa en l a clandestinii dad y empezó a transmitir -en directo- de esta
forma :

Amigos oyentes acaban de escuchar ustedes esta entrevista que


J . P.
hemos tenido con dirigentes del movimiento Alfa ro Vive, Arturo Jarrín
y Rosa Cárdenas, en un lugar desconocido y clandestino de la ciudad ,
la noche del domingo.

J u nto con q u ien l es habla también estuvieron p resentes en esta


conferencia de prensa Rola ndo Tello, que es d irector de la revista
A vance. Ta mbién Al berto Machuca , corresponsal de la plana
informativa y de redacción del d iario El Mercurio. Con ellos queremos
hacer un peq ueño diéílogo sobre esta experienci a . Todavía nos
encontramos en este lugar, clandestino repito, y a Rolando quisiera
preg untarle, ¿qué es lo que puede opinar de esta sui generis
conferencia de prensa?

R. T.Sí Jorge. Creo que habría que empezar citando el hecho d e que
se desva neció totalmente el temor que en un pri ncipio q uizá pudo
infundir e l que una persona sorpresivamente le d iga: "Soy del grupo
Alfara Vive, acompáñeme ."

141
Martha Cardoso F

U na vez que l legamos a este local pud imos conversar a ojos vistos
con "uno de los más buscados hombres subversivos" , como lo cal ifica
el gobierno actualmente en n uestro pa ís a Arturo Jarrín , y ha sido u n
diálogo total mente tranquilo, sereno.

Pienso que en mucho se puede incl usive cal ificar de constructivo , ya


que la franqueza con la que él ha expuesto los criterios relacionados
con los princi pios del movim iento Alfara Vive nos muestran que
real mente son personas que se identifican en mucho con los anhelos
populares y, asimismo, pienso que nos ha dado la explicación clara ,
evidente, de la desvinculación total con el narcotráfico. Entonces esto
pondría un tanto en tela de dudas o de incred ulidad, d i ría yo, la
aseveración que se hace de parte del sector oficial en ese sentido
de i nsistentemente vincular a la actividad de o posición con el
narcotráfico.

J. P.Rolando ¿ a usted cómo le invitaron a venir a esta conferencia


de prensa ?

R. T. Bien . Yo l legaba a m i domici l io , guardando mi veh ícu lo, eran las


21 h30, y se me acercó u n joven que me pregu ntó por el nombre ,
d igamos, m e pregu ntó si m i nombre era Rolando Tello, d ije "s í señor,
a la orden". Me invitó a subir a u n veh ículo d iciéndome q ue era una
rueda de prensa del movi miento Alfara Vive . No pod ía oponerme en
absol uto, no i ntenté siquiera oponer resistencia e i nmed iatamente
vinimos hacia este sector.

J. P. Y ahora , a Al berto Machuca le queremos preguntar lo m ismo,


¿qué es lo que puede opinar l uego de esta experiencia que hemos
tenido tres period istas de aq u í de la ciudad de Cuenca?

A. M. Es u na g ra n experiencia period ística no solo por el hecho de


conversar con altos d irectivos del gru po Alfaro Vive Ca rajo, sino sobre
todo por haber asistido a u n a rueda d e prensa en la clandesti n idad,
en donde de acuerdo con las pregu ntas que n osotros h emos
formu lado hemos obtenido ta m bién respuestas d e d iverso tipo, de

1 42
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

d iversa índole por parte de q u ienes estaban d irig iendo esta rueda
d e prensa.

Algo que me ha sorprend ido también es, pues, el desenvolvimiento


de una mujer en este g ru po, ya que ha actuado con tod a normalidad
con toda tranq u i l idad , se puede decir; y por otra parte, el cambio de
puntos de vista de acción en las ruedas de prensa o en los coloqu ios
period ísticos. En la primera ocasión nos hablaban e llos de u nas
personas encapuchadas a las que se les veían solamente los ojos.
En cambio actualme nte , usted se habrá fijado pues que ellos no han
tenido absolutamente ningún rasgo de encubrim iento de su persona
en los rasgos físicos . Se han presentado tal y cual como son .

Alberto, usted reci bió un rol lo d e las fotografías q u e tomaron e n


J . P.
esta conferencia de prensa . Usted trabaja e n d iario El Mercurio, ¿para
cuá ndo tal vez, aparecerán estas fotografías?

A. M. Realmente pues, como usted sabe, nosotros en el d iario tenemos


un organigrama y dentro de ese organigrama yo pertenezco al grupo
de red acción , es decir q u e sobre m í tengo autoridades en el d iario,
de tal manera que, a pesar de todo este asu nto, de toda esta jerarq u ía
de autoridades que están sobre m í, creo que como noticia y como
una especie de pri micia noticiosa incluso, a más tardar esta fotografía
saldrá en la edición del d ía martes por la imposi b i l idad que tenemos
este rato, fíjese usted , son las 23h50 y todavía nos encontramos
esperando para salir a nuestros domicilios. E ntonces creo que será
total mente imposible que aparezca en la edición del d ía de mañana.

¿Es u n buen material el que usted tiene Rolando para un artículo


J . P.
de su revista?

R. T. Efectiva mente . Pienso que no puede dejar de tener i nterés, y


m ucho i nterés, el que uno tenga la oportu n idad de conversar con
dig natarios , d i rigentes del g ru po Alfare Vive, y pese a que nosotros
estaremos circulando después de u nas casi en tres semanas con l a
edición del mes de febrero q u e estamos recién comenzando, creo

1 43
Martha Cardoso F

que no pierden actualidad para ese entonces los datos de este material
que tengo disponible. Así que necesariamente en esta edición del mes
de febrero vamos a publicar, y repito pues, que me parece un material
muy i nteresante.

(Finaliza g rabación)

Era una época en que sucedieron cosas raras.


Desapariciones, muertes, persecuciones. Se supo que
muchos ciudadanos de pensamiento progresista
figuraban en la lista de Mardónez, denominada "La
eliminación selectiva ", pero también fueron años en
los que maduró el movimiento guerrillero Alfaro Vive
Caraja. Aunque fueron perseguidos hasta la muerte
dejaron un precedente histórico de inteligencia,
valentía y humanismo.

Una historia de radio: El caso Ricardo Merino

Testimonio de u na period ista: caso cuencano

Era una fría mañana del mes de julio de 1 986. M i esposo reci bió
llamadas telefón icas extrañas desde las cinco de la madrugada .
Fuerzas paramilitares habían rodeado u n a casa ubicada e n la esquina
de las calles General Torres y Pío Bravo. Decían por la l ínea telefónica :
"toda la noche escuchamos d isparos, y vi mos veh ícu los que
rodeaban el sector."

Los dos acudimos armados de g rabadoras e identificaciones de


period istas colgadas al cuello; eran las siete de la mañana. Llegamos
al vecindario a averiguar los hechos sobre la base de testimonios que
nos ind icaron el lugar exacto de la casa que sufrió el asalto noctu rno .

S e trataba de u n gran muro en la mitad d e l cual s e destacaba u na


puerta de madera, amplia, con aldabones de hierro. Nos aproximamos
y ped í a mi esposo q ue me deje golpear y hablar con mi voz femenina

1 44
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

para evitar una reacción violenta si algui en había detrás d e l a p uerta.


Gol peé, y al i nstante abri eron la puerta , me tomaron del cuello, me
lanza ron a l suelo y ase!ntaron un pie en m i espalda apu ntando con
sus armas a los dos. Escuché que mi esposo exclamaba " ¡ somos
periodistas!" y mostraba l a identificación, igual cosa hice yo desde e l
suelo. Con l a misma velocidad m e levantaron y m e arrojaron hacia
fuera . " ¡ Fuera de aqu í!" g ritaro n , "los periodi stas tend rán u na rueda
de prensa en el Comando de la Policía a las d iez ."

No supimos sino hasta algunas horas más tard e , que Rica rdo Merino
fue asesinado en ese lugar. Era militante del grupo Alfaro Vive Ca rajo.

En la casa de Ricardo Meri no, detrás de las paredes, un gru po


n u meroso de individuos corpu lentos, u niformados y a rmados,
esperaba a Rosa Rodríguez que debía llegar de Quito una media hora
más tarde. Conocían todo. Sabía n que iba al l ugar a encontrarse con
su co m pa ñ e ro R i c a rd o M e ri n o . C u a n d o l l egó , co n o c i m o s
posteriormente, la apresaron con violencia cubriendo su rostro y atando
sus manos, le lanzaron a un veh ículo oficial y no supimos su fin hasta
dos d ías después . . .

La rueda de prensa de las d iez exhibía una mesa repleta de


a rma mentos, pistolas de todo cal i bre, metralletas y material explosivo
para construi r bombas caseras . El coronel L u is Al bá n , que había
comandado la operación, decía : "Miren cómo nuestros cuerpos
policiales han ten ido q u e enfrentarse con gente armada hasta los
d ientes" . Le pregu nté si "no era un solo hombre i nválido, u no solo ,
a l q u e sorprendieron en su domicilio y lo asesinaron a sangre fría ."
E l hombre encolerizó y estuvo a pu nto de levantar "la rueda de prensa."
Yo sa bía que se trataba de un montaje, un escenario d ibujado a su
modo para justificar el asesinato, pero la pregunta creó odio y venganza
contra los periodistas.

Los dos periodistas de)nunciamos e l hecho en la rad io. Apela mos a


la verdad , nada más que a la verdad . "Un hombre fue asesinado a
sangre fría , rod eado por todo un pelotón de gente armada, policías

1 45
Martha Cardoso F

y paramilitares" , a la vez que planteamos la interrogante y la inquietud


sobre "¿en dónde está su com pañera Rosa Rod ríguez?"

La noche de los allanamientos. Los corpulentos hombres vestidos


de negro.

En la casa de la familia Maldonado g rabamos el testi monio de la hija


del d ueño de la casa , que fue publicado en las emisiones de La Voz
del Tomebamba:

Martha Cardos o. ¿ Qué sucedió esa noche ?

Señorita Maldonado : E ra n a proxi madamente las dos d e la


mañana. Cuando u n estruendo en l a g ran puerta d e la calle hecha
de hierro me despertó. Enseguida escuché muchos pasos que subían
por las escaleras; empezaron a patear y a abrir las puertas d e las
habitaciones de los estudiantes que a l l í se hospedaban. Toda la casa
aloja a estudiantes. E ra n ru idos espantosos. Sal í de mi habitación
y miré aproximadamente 20 ind ividuos corpulentos , encapuchados,
q ue sacaban a u n estud iante de la habitación , lo pateaban y lo hacían
rodar por las escaleras. G rité, les d ije -si n saber q u iénes eran- q ue
voy a llamar a l a policía . Subieron otro piso d e l a casa y seg u ía n
abriendo a patadas y con golpe d e hierros l a s puertas de los
dorm itorios de los estudiantes. Yo g ritaba desesperada y con pán ico:
¡ ¿Q u iénes son ustedes? ! ¡ por favor! N o me contestaban nada. Del
cuarto piso sacaron a u n joven a l que rápida mente amord azaro n ,
le vendaro n los ojos con cinta de pegar, amarraron s u s manos y l e
hicieron rodar hasta el piso de m á s abajo. ¡ Este e s u n o de los q ue
busca mos! , decía n , a la vez que en cada habitación a la q ue
i n g resa b a n d estru ía n tod o , l an za b a n a l s u e l o todo l o q ue
encontraban . . . sus l ibros, sus lámparas, la cama . . . Se llevaron a
cuatro estudiantes. Cuando g rité ¡ no les lleve n ! ¿ por qué les l levan?,
u no de ellos me mostró u n l ibro de u n estud ia nte d iciéndome: "Vea
señorita esto, es u n l ibro de Marx. "

M. C. ¿ Se llevaron a cuántos, a todos ? ¿ Cuánto duró la operación ?

1 46
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

S. M. Parecía que eran cuatro. No, no le podría decir el número exacto


porq ue a los muchachos desde abajo no les vi bien, sino que el
mome nto en que me desperté corrí acá al cuarto piso a ver qué es
lo que suced ía . Al otro muchacho le dejaron sue lto y no sé el motivo
por el cual no le llevaron. Pero yo creo que presentó algunos papeles
y me i magi no que por eso le dejaro n , pero a los otros no; a u no le
d ijeron que porque ten ía un libro le iban llevando.

Entonces sal ieron los encapuchados, y yo le pregunté al m u chacho


que vive en el primer piso, le d igo "dime el nombre de tus pad res para
avisarles", y el muchacho se puso a l lorar y no me dec ía nada; en
ca mbio el otro muchacho al que llevaron detenido se fue desesperado
d iciendo que le avise a los pad res de él, para que le defiendan. Pero
hasta el momento no se sabe nada de ellos. I ncluso en el momento
en que salieron estos muchachos con los encapuchados y los policías,
que entre pol icías y encapuchados eran unos 20 . . . más o menos .
Afuera l e s esperaban a los encapuch ad os algunos carros de los
policías. Unos tres o cuatro policías subieron las escaleras de la casa ,
después de la operación que no sé cuánto tiempo duró. Nada más.
Los demás policías esperaban abajo a los hombres vestidos de negro
y a los muchachos esposados, en el carro del escuadrón volante .

M . C. ¿Los que hicieron la operación de allanamiento y detenciones


dentro de la casa fueron encapuchados -un escuadrón especial- y
no policías?

S . M. ¡ Todos, todos, todos estaban encapuchados! Fueron un m undo


de enca puchados.

M. C. ¿ Qué tipo de ropa llevaban ?

S. M . Tipo americano, d igamos así. U nas casacas negras bien


elegantes; e ra n unas casacas tipo americano y dentro de ellas ten ía n
como una especie d e chalecos gruesos, m e imagino q u e eran antibalas.
Se les ve ía bien reforzados a los tipos. I n cl uso hasta la boca les
l legaban esos chalecos y les tapa ban hasta la mejilla. I ban todos

1 47
Martha Cardoso F

vestidos de esa forma , para mi modo de pensar eran chalecos antibalas


porque todos los encapuchados ten ían esas vestimentas . Además
todos usaban pantalón negro, todos usaban gorros de lana negra que
perm itían que solo aparecieran l os ojos.

El jefe máximo era u n tipo que ten ía alzada la gorra . El ú nico que la
ten ía alzada y dejaba ver u n poco su cara . Y era barbón; era un tipo
barbón , blanco ru bio . . .

M . C. El dialecto ¿ Cómo hablaba ?

S. M . No habló nada , ya le d igo, no hablo nada porq ue solo, lo ú n ico


que le o í hablar es abajo, cuando d ijo, me d ijo "aq u í tengo la orden
de allanamiento". Parecía qu iteño, parecía extranjero.

M. C. ¿ Esa boleta les entregaron al comienzo ?

S. M . ¡Jamás!

M. C. Gracias.

Hasta aq u í la entrevista a la señorita Maldonado en la casa de


alojamiento de estud iantes.

Testimonio de una periodista

". . . Trataron de hacerle firmar, en medio de la tortura, un


documento . . ."

Ese d ía fueron tomados presos otros m uchachos ideal istas:


Floresmilo Alvear, Cristóbal Sigcho, Cecilia Méndez . . . Tal vez ese
m ismo destino sufría Rosa Rod ríguez. Tal vez. Era el mal menor en
med io de todo el horror de muerte y asesinato .

En efecto -después se supieron estos pormenores- Rosa llegó de Quito


a Cuenca a las 07h30. Se encaminó directamente a casa de Ricardo.

1 48
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

Llegó al g ran portón de madera y abrió las puertas con sus llaves.
I nmed iatamente se la nzaron sobre ella, no sab ía cuántos . Eran
individ uos u niformados, le tiraron a l suelo con violencia, la esposaron
y amordazaron , la subii eron a un veh ícu lo trasladándole al local del
Comando de Pol icía de Cuenca .

En ese l ugar fue tortu rada du rante l a fría noche. Suced ían cosas
incre íbles: trataron de hacerle firmar, en med io de la tortu ra, u n
documento e n el q u e s e involucraba a Jorge Piedra y Martha Cardoso
como miembros de Alfara Vive Caraja. Ella se negó. " Los dos eran
period istas que defend ían los derechos humanos" , señaló.

No pod ían , en Cuenca , permanecer ind iferentes las organizaciones


humanitarias como Derechos H u manos, que presid ía el sacerdote
Ped ro Soto , la U n ivers�dad de Cuenca cuyo rector era en esos años
el doctor Teodoro Coello. Acud ieron ante el clamor de los period istas
comprometidos y de u na mujer intelectual que llegó de Qu ito a buscar
a su h ija: era la madre de Rosa Rod ríg uez.

Estas organizaciones debían averiguar sobre el paradero de Rosa y


sobre la suerte que corrían los otros jóvenes detenidos . Debían
constatar que estaban vivos. Debían saber cuánto fueron torturados . . .

Después de dos d ías conced ieron la visita de los representantes de


estas instituciones a los deten idos en los calabozos. Me sumé a la
comitiva, disimulando mi apariencia, y siempre armada de mi grabadora
escondida como la más eficaz de las armas .

Ten ía que d isimular m i apariencia para penetrar en los calabozos, pues


nos habíamos enterado que en los cuarteles de la pol icía a los
periodistas de La Voz d��l Tomebamba nos tenían en la mira. Se referían
con muy mal vocabulario y frases amenazantes al tratarse de nosotros.
Mi esposo Jorge y yo jamás fu i mos period istas manipu lables ni con
miedo a la justicia y a la libertad . Nuestra historia transcurre en el campo
del enfrentamiento con el poder y el rechazo a la crueldad , la vanidad ,
la corru pción , por más que irrite a los que lo detentan y que exigen

1 49
Martha Cardoso F

siem pre el someti miento sin más, a nombre d e las g randes


consig nas pol íticas que están en juego.

Atravesamos los fríos pasil los del Comando de la Policía de Cuenca .


Sentía m i s temores en los acelerados latidos d e l corazón a la vez q u e
captaba el temor de los i ntegrantes de la comitiva . S e pod ía senti r y
ver a simple vista. No era para menos. Estábamos rodeados de fuerzas
especiales. Parecían extranjeros , no eran ecuatorianos. Comprend í
q u e todo e l operativo se dejó e n sus manos especializadas -se decía­
en Panamá . . . en España.

Llegamos al sitio en el que estaba Rosa. Parecía u n cuarto de oficina


desocu pado de sus enseres y personal . No sabía si la llevaron a ese
sitio para que se entreviste con la delegación . De todas maneras, se
pod ía apreciar, era una habitación lúgubre. La detenida estaba blanca ,
completamente blanca, solo l a piel q u e rodeaba sus ojos ten ía un matiz
color l i la enrojecido. Ti rada en el suelo, sobre u n pedazo de plástico
sucio. Sus delgad ísimos dedos de la mano, que alcancé a tocar,
estaban helados. "Está enferma", susu rré a la comitiva a la vez que
toqué su cuello. Ten ía fiebre. Algo le suced ía y no era nada normal .

"Estoy bien", d ijo al ver a s u madre en e l g ru po. "Te h a n torturado


hija m ía , te han tortu rado. ¡Qué te han hecho !" d ijo la progen itora a
la vez que la estrechaba en u n abrazo sin fi n . Quise l lorar pero me
detuve a escuchar los acelerados latidos de mi corazón .

Evidentemente, l a habían torturado. Más tarde narrarán algunos


pormenores sobre lo afi rmado, los otros militantes de AVC en las
m ismas cond iciones.

La valiente militante de AVC ensayaba una sonrisa. Simplemente quería


tranquilizar a su madre en med io del infierno.

No quedaba otra sal ida para la mad re de Rosa . Ten ía que


comunicarle que el amor de su vida Ricardo Merino fue asesinado.
Rosa no sab ía y no esperaba que eso hubiera sucedido, y al conocerlo

1 50
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

se desesperó y g ritó fuertemente , parecía que los oscu ros pasi llos
de aquel comando se estremecían. El momento se transformó en la
suma de todos los dolores posibles. Au l laba, agon izaba . . . U n dolor
que no hablaba , que gem ía, que gritaba, que destru ía todo el espacio . . .

Pero hablaré sobre aq uello. No pod ía cal lar, no debía callar. El mundo
ten ía que conocer todo el espanto que latía detrás de esos muros.
Ten ía miedo, pero mi coraje era mayor y me atreví a entrevistar a esta
joven tortu rada.

El grupo que integraba la delegación tomó la palabra mediante la cual


exig ía la i nteg ridad y l i bertad de Rosa Rod ríguez y de los demás
detenidos, a la vez que los responsabil izó por cualquier daño que
pod rían sufrir en ese lugar.

M ientras tanto rondaban alrededor de esa habitación i nd ividuos de


apariencia muy fuerte, de aspecto extranjero , u niformados con ropa
de campaña color verde obscuro. Se trataba de integ rantes de u n
comando de fuerzas especiales tra ído desde Panamá . . . esos eran
los torturadores.

M i grabadora captó lo sigu iente . (Docu mentos de los arch ivos de La


Voz del Tomebamba).

Se escuchan en la g rabación voces, pasos. Gente saludando ... Se


escuchan llanto y lamentos de una mujer.

E l coronel Luis Albán permanecía de pie vig ilando hasta los ú ltimos
movimientos de los miem bros de la comitiva y de la detenida.

Martha Cardoso. ¿ En dónde se encuentran los otros detenidos ?


(Sab ía que en la nochH anterior hicieron redadas en algunos sitios
de la ciudad)

Coronel Luis Albán. Yo les indicaba que los otros detenidos salieron
a confirmar las evidencias, fu imos a la Cerámica And ina, pero a las

1 51
Martha Cardoso F.

cuatro de la tarde, a las cuatro en pu nto de la tarde, estarán en


cond iciones de entrevistarse . . .

" . . . e n condiciones d e entrevistarse . . . " . Ciertamente e n ese momento


seguramente sufrían las consecuencias de la tortura de la que fueron
víctimas d u rante toda la noche anterior. Después averiguamos todo
sobre la tortura que padecieron todos los jóvenes detenidos . . . durante
toda la noche.

I ntervi no luego el doctor Teodoro Coello, m iem bro d e la Comisión de


Derechos H u manos y rector de la u niversidad .

Teodoro Coello. S í coronel , nosotros le agradecemos por habernos


perm itido entrevistarnos con la señorita detenida y, al m ismo tiempo ,
de acuerdo con lo que le manifestamos ayer, recabamos por intermedio
suyo a la i nstitución policial la sujeción estricta a las normas legales
y también de acuerdo con la dig nidad h umana y con los derechos
que todo ser h u mano tiene, para que la i nvestigación se haga dentro
del marco del más absol uto respeto y consideración a la persona y
a los derechos .

Hace unos d ías, el Tribunal de Garantías Constitucionales observó


inclusive la conducta del señor Ministro de Gobierno y de la institución
policial , porque se han dado una serie de hechos a través de los cuales
se demostraba que, muchas de las veces se apartan de los trámites
que están consagrados en la ley. Ese es el objetivo de n uestra
presencia aqu í, para conversar con usted y por su d igno i ntermedio
solicitar a la institución el más absol uto respeto a la d ign idad h umana
y a los derechos que están contemplados en la Constitución Pol ítica
y en las leyes de carácter penal . Entendemos que en este caso se
guiarán por las normas del Código de Proced im iento Penal y por las
normas del Cód igo Penal, y como Comisión de Derechos H umanos
nosotros q ueremos explicarle a usted , y man ifestarle , que nos
mantendremos vigilantes de ese comportamiento sujeto a las
normas del Derecho Procesal Pena l .

1 52
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

Luego habló Martha Cardoso, como m iembro de la Comisión de


Derechos H u manos y periodista :

M artha Cardoso. Yo por m i pa rte coronel, represe nto a l D i rectorio


de l a Comisión de los Derechos H u manos de Cuenca . Además soy
peri od ista d e l a Com isión de los Derechos H u ma n os de C uenca ,
y p o r l o tanto , tam bién nosotros estaremos vig i la ntes de q ue n o
suceda n actos d e violencia e n contra de los d ete n i d os , q ue no se
toq u e la i nteg ridad fís�ca de los d eten idos; pienso que en este
momento yo puedo d ia logar con la señorita Rosa Rod ríg uez. Ojalá
no exista presión de nin�}ún tipo para que ella de respuesta a n uestras
preg u ntas .

M. C. ¿ Ha sido usted objeto de maltrato ?

Rosa Rodríguez. L o que existe es presión física permanente, presión


sicológica permanente.. Gol pes al inicio, pero más bien no han
contin uado con eso, sino solo al i n icio .

M. C. Comprendemos que la presión sicológica es más fuerte que la


física. (Rosa no se refirió a la tortura de la que fue víctima. No q uería
preocupar a su madre. Más adelante nos confirmaría sobre este asunto
Cristóbal Sigcho, qu ien escuchó todo).

R. R. Lo que nosotros más bien exigimos, lo que se ped i ría es que


se cu mpla lo más pronto posible con los trámites legales, es decir,
que se dé el paso correspondiente. Será asunto de la I ntendencia de
Policía , me parece que� es quien debe delegar al J uzgado que nos
toca y todo eso porque nosotros ya hemos pasado a q u í más de 48
horas, que es lo que la Constitución permite .

M. C. Claro, así es.

R. R. Entonces que nos den los pasos legales necesarios .

M. C. ¿ Ustedes han sido interrogados durante todo este tiempo ?

1 53
Martha Cardoso F.

R. R. S í. Los dos d ías he sido permanentemente interrogada . Tengo


algo que contarle.

Fue cuando Rosa Rodríguez me comunicó que, en medio de su tortura


física y sicológica , trataron de hacerle firmar u n docu mento en el que
constaban los nombres de Jorge Pied ra Ledesma y Martha Cardoso
F. como miem bros de la agru pación Alfa ro Vive Carajo. Si mplemente
querían ese docu mento pa ra actua r sobre n uestros desti nos
silenciando nuestra voz.

M. C. Bien. ¿Alguna otra cosa ? Porque va a realizarse próximamente


en Cuenca el IV Foro Nacional de los Derechos Humanos, con la
presencia de Elsie Monje y personalidades internacionales de los
Derechos Humanos. Queremos que usted exprese cualquier situación
frente a la Comisión de los Derechos Humanos.

R. R. Pri mero agradecerles por la preocupación que han tenido por


veni r, y lo que les pediría también es que si pueden conversar o hablar
con los otros detenidos para ver el estado de sa lud de ellos. S í,
fundamentalmente eso.

M. C. Nos acaba de prometer el coronel que esta tarde a las cuatro


en punto vamos a poder conversar los miembros de la Comisión de
los Derechos Humanos con los otros detenidos.

R. R. Ya , entonces nosotros les esperaríamos aqu í a esa hora . . .

Madre d e Rosa Rodríguez. M i corazón h a estado tan aterido y m i


vida tan tremendamente triste por l o que h a pasad o con m i h ija. He
visto un respaldo de la gente de la cultura, de la gente de altos sentidos
humanos, del periodismo, que están en este caso haciendo todo, y
sé que esto llegará a un fel iz térm ino. He ven ido a ver la situación
de mi h ija y también de los otros presos pol íticos .

Agotaré todas las medidas posibles para q ue entre legal mente y sea
totalmente bien llevado este caso. Gracias a todos.

1 54
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

Se acercó a Rosa y susurró algo a su oído. Rosa comenzó a l lorar


d esesperadamente . . .

R. R. ¡ Asesi n o ! , -le dijo a l coronel Albán tratando de l evantarse. -Su


grito i nvadió el silencio dt:} los obscuros pasillos de la muerte-. ¡Quisiera
denu nciar, si no está denu nciada, la muerte del compañero Ricardo
M erino! . . . acabo de enterarme . . .

M. C. No, no está denunciado ese asesinato . . . ¿ Quiere usted ser la


primera en hacerlo corrlo Rosa Rodríguez?

R. R. Yo este momento me acabo de enterar que ha sido asesinado


u n compañero nuestro . . . mi compañero Ricardo Merino, y me parece
que eso es lo que más se debería denunciar. Aq u í se ha violentado
el derecho a la vida al haberle asesinado a este compañero que ha
estado total mente solo.

Cuando a m í me capturaron, lo hicieron una g ran cantidad de militares


y gran cantidad de policías a rmados con carabinas, yo era en ese
momento una persona totalmente indefensa, que no ten ía ningún arma,
q u e no ten ía nad a .

En las mismas situaciones debió haber estado e l compañero que estaba


absol utamente solo. Ni siquiera pod ía caminar porque estaba con u na
p ierna mala, e ntonces a m í me parece que lo que más se debe ría
denunciar es el asesinato de este compañero Ricardo Merino, que
h a sido u na violación del respeto a la vida, que es lo que gara ntiza
la Constitución .

M. C. ¿ No cree usted que él opuso resistencia. . . ? eso es lo que dijeron


en la rueda de prensa los policías.

R. R. Yo no creo que él haya opuesto resistencia porque era u no solo,


ten ía u na pierna mal , no pod ía caminar; y a esa hora , a las cuatro
de la mañana estaba durmiendo. Y es uno solo ante cuántos hombres,
todos a rmados. Yo en este momento me acabo de enterar. Yo no he
tenido conoci miento d�9 ese cri men . . .

1 55
Martha Cardoso R

M. C. ¿ Él no tenía armas ?

R. R. Ten ía en la casa, pero yo no creo que a las cuatro de la mañana,


en la mad rugada cuando uno está d u rmiendo, pueda hace r
resistencia. Es u n hombre contra n o s é cuántos .

M. C. ¿ Qué edad tenía ?

R. R. Aproximadamente u nos 28 años.

M . C. ¡Muy bien!

Me d irig í al coronel Albán que permanecía impávido, observando cada


movimiento . Este . . . coronel , yo que ría hacerle una pregunta . Usted
nos decía que aye r había poli cías heridos, poli c ías maltratados.

Coronel Luis Albá n. ¡ Cómo no!

M. C. Pero ¿ dónde hubo . . . ? Tal vez s e da la idea de que hubo una


batalla campal o enfrentamientos, pero nosotros ayer visitamos /os
sitios hasta la villa de Cañaribamba y allí los dos jóvenes también fueron
sorprendidos, averiguamos a /os vecinos y dijeron que no hubo
disparos. Visitamos la casa de Juan Jara millo donde fueron detenidos
otros cuatro, que ya son seis hasta el momento, y tampoco hubo
disparos. También hablamos con Rosa, ella fue detenida allá en la
casa de la General Torres, no hubo disparos en el momento que le
detuvieron a ella. Luego hablamos con la familia de Cristóbal Sigcho,
que igualmente fue apresado, tampoco hubo disparos, entonces ¿ en
donde fueron heridos /os policías ? Solo se escucharon disparos en
el vecindario de la casa de Ricardo Merino, /os testigos aseguran que
fueron hechos por los uniformados que ingresaron en el domicilio de
Merino en medio de la obscuridad de la noche, porque cortaron la
luz de todo el barrio para cometer el crimen contra Merino.

Coronel L. A. Los d isparos no son l os ú ni cos medios para heri r o


causar daño a la persona. Sabe , hay a rmas contu ndentes . ¡ El puño!

1 56
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

(Me produjo una mezcla de sonrisa y amarg u ra a l escuchar "¡el


puno .1 . . . )
- "

M. C. ¿ Quién se defendió con las armas contundentes ?

Coronel L. A. Déjeme explica rle . Hay armas contundentes con las


que nos ataca n , y precisa mente fu eron heridos con armas
contu ndentes , aprovechando el apagón de luz. Fueron pues
gol peados unos con puño mismo, otros con arma cortante ; tenemos
a un pol icía cortado parte de la mano, tenemos a otro pol icía con
hematomas en la cara justo por esto, en el proced imiento de cumplir
el a llanamiento se apagó la luz y ahí fueron atacados.

Ellos fueron los que apagaron la luz para ingresa r violentamente a


sus domicilios y en su rueda de prensa exhi bieron todo: armas,
banderas, pañuelos, etcétera, menos a sus "policías heridos". Además,
los que coma ndaban los asaltos eran i n d ividuos extranjeros ,
corpulentos, entrenados para ese tipo d e a llanamiento y les cayeron
por sorpresa m ientras dorm ía n .

M. C. ¿ Pero dónde, dónde ? ¿ Quiénes les atacaron ? Porque lo que


nosotros tenemos entendido es que existía mucha debilidad, en el
físico por ejemplo, del señor Padrón, era una persona completamente
delgada; el joven Ochoa es muy pequeñito, no mide más de 1 . 55 m.
y es muy delgado . . . frente a un pelotón de torturadores entrenados
para el efecto . . . Entonces ¿ en dónde y cómo es que fueron ellos
los agresores, ante semejante acción violenta que sufrieron en el
momento menos esperado ? Cristóbal Sigcho también es muy
pequeñito, se encontraba en ese momento en el hogar con su esposa
y niños, le conocemos. <� Dónde fue herido coronel?, tenga la bondad. . .

Coronel L. A. Cómo no. . . Pero tiene la fuerza suficiente de poder


a lzar . . . o de poder. . . atacar.

M. C.¡No, no! Cristóbal Sigcho no se defendió, tampoco los otros,


sabemos eso, lo hemos averiguado a testigos, a familiares.

1 57
Martha Cardoso F.

C oronel L. A. Eso d ebe constar en el informe final. Usted ve que yo


estoy vigilando muy bien todas esas cosas. H ay organismos aq u í en
la policía que son los encargados de esclarecer. E l SIC tiene q u e
presentar y v a a presentar el informe completo con todas estas cosas.

M. C. Ya coronel .. .termino aquí.

C oron el L. A. Le sol icitaría que a h í s i . . .

(Conversación corta del coronel Albán con los miembros d e Derechos


H u manos, desped ida).

Sali mos del lugar preocupados. Nos d imos cita para retornar a las
1 6h00 , con la espera nza de ver el estado de los otros detenidos.

Llegamos al Comando de la Policía con u n g ru po de i ntegrantes de


Derechos H u manos, el doctor Teodoro Coello, rector de la U niversidad
de Cuenca , y algunos familiares de los detenidos. Esperamos un largo
tiempo. El coronel Albán desapareció . . .

Las gestiones que se h icieron desde la I ntendencia hasta los cuarteles


de la pol icía eran extensas, inacabadas, desesperadas. El objetivo :
evitar asesinatos desapariciones y tortura .

No fue posible visitar en ese d ía a los otros detenidos en ese cuartel


de Pol icía . Más adelante se pudieron establecer los motivos: los presos
no estaban "en cond iciones" de recibir visita alguna, debido a las
consecuencias i n med iatas que acarrea una tortura como l a que el los
sufrieron en esos l ugares . Fueron torturas llevadas a cabo por gente
extranjera. Solo se conoció que se escucharon g ritos desgarradores
en aq uella noche.

Hay cosas q ue no pueden explica rse, y es el hecho que aún se


practique la tortura en estos siglos. Y sucedió en plena d emocracia .
Tampoco podemos explicarnos sí partimos d e la certeza de que el
demócrata reconoce los derechos de todos , aún del ú ltimo de los

1 58
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

delincuentes . Estos jóvenes tortu rados eran idealistas , cuyo primer


objetivo se relacionaba con la defensa de los derechos h u manos . Es
d ifíci l comprender en qué momento los tortu radores y sus cómplices
perd ieron sus valores centrales .

Pasaron dos d ías de aquel episod io en el cuartel y en la I ntendencia


de Pol icía . A los detenidos les llevaron a la cárcel de varones, donde
pudi mos entrevistar a algu nos de ellos.

Otras amargas historias de radio. Entrevistas en la cárcel

Esa tarde nos permitieron visitar a los detenidos, situación que


aprovechamos para real izar la siguiente entrevista :

Martha Cardoso. Nos encontramos este momento en la Cárcel de


Varones y vamos a hablar con los jóvenes Rod rigo Calle Sánchez y
Rubén Gil berto Ochoa a quienes se les acusa de ser i ntegrantes de
Alfara Vive Caraja.

Ellos fueron apresados ten la misma noche en que asesinaron a Ricardo


Merino y detuvieron a Rosa Rod ríguez y a otros más en varios sitios
de la ciudad . El hecho ocu rrió en una casa ubicada en la ciudadela
Cañari bamba. I nd ivid uos u niformados y con los rostros cubiertos
llegaron en horas de la mad rugad a . Derribaron las puertas de la
entrada , destrozando todo lo que encontraban a su paso. El
departamento en el que vivían los dos jóvenes era peq ueño, de cuartos
red ucidos, dos dormitorios, una sala que era util izada como cuarto
de estudio con bastantes libros, al iado u na coci na comedor. Cuando
entramos en ese lugar, m i esposo Jorge y yo, como period istas,
encontramos todo alborotado en el suelo : las camas destrozadas, los
libros regados, en la coci na las ollas y otros enseres tirados por todas
partes . Como si un h u racán hubiera pasado por el lugar.

M. C. ¿ Ustedes fueron objeto de tortura ?

Rodrigo Calle. S í, realmente desde que nos allanaron la casa , pues . . .


Estábamos e n l a casa d u rmiendo e l d ía sábado. Ese d ía sábado, no

1 59
Martha Cardoso F.

sé qué hora era, pero pienso que entre las tres o cuatro de la mañana .
Entonces llegaron . Violentaron las puertas, yo avancé a escuchar como
un estruendo . . . un terrible son ido en la puerta que da a la calle.

Traté de levantarme. Enseguida violentaron la puerta del cuarto en


el que yo dorm ía , y entraron encapuchados, más o menos un n úmero
de d iez. Llenaron la habitación y enseguida algu ien d ijo "Sí, éste es
a l que buscamos."

Entonces me golpearon , enseguida me apu ntaron con sus armas, me


cu brieron la cabeza , me pusieron metralletas en la cabeza , en el
estómago, en la espalda. Me gol pearon , me botaron al suelo, me
botaron contra la pared y yo ca í al suelo, me vendaron l os ojos, me
esposaron con los brazos apretados y se me amortiguaron ; ya no sentía
los brazos.

Eran golpes d e esta gente que decía que yo estoy vinculado a Alfa ro
Vive Carajo, pero yo no tenía nada que decir porque yo no había estado
vinculado en nada. Entonces me siguieron golpeando, empezaron a
romper cosas . . . hacían mil diabluras, horrores, entre ellos conversaban
que "deben tener mucho cuidado porque éste es el que buscamos;
éste es el que siempre ha estado entrando aqu í y es peligroso."

Fue todo golpes y patadas por todas partes . Tiraban por todo lado
las cosas de los cuartos y las destrozaban . Parecía u na pesad illa. Y
luego nos llevaron en u n veh ícu lo.

M. C. ¿ Cómo procedieron después para obtener sus declaraciones ?

R. C. Después de que me l levaron a la cárcel ya me a menazaron con


que me i ban a matar, con que me i ban a botar a las lagunas del Cajas;
decían "ahí te vamos a matar, ah í te vamos a dejar quitando la cabeza."

Empecé a ponerme tenso a sentir m iedo.

Llegamos a la cárcel y me botaron a u n cuarto; me empujaron y a


cada rato me alzaban y me botaban contra la pared . Golpes en la

1 60
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

cabeza, golpes en los o ídos, gol pes especial mente en la n uca, en


los oídos y en la sien; esas eran las partes fundamentales que trataban
de . . . reventarme . . . estaba mareado, con náusea .

Me parece que el d ía s;ábado nos d estaparon u n rato a que nos vea


la Cruz Roja . . . "q ue vean que no están nada" , pero nosotros hasta
a h í ya ten íamos muchos golpes, muchos golpes. Estábamos heridos
ya no podíamos ni movernos. Esa noche que estuvimos ahí nos botaron
contra u na pared ; hicieron que permanezcamos parados contra la
pared .

Les pregu ntábamos si nos pod íamos sentar y nos decían que no;
entonces permaneci mos parados allí toda la noche.

Después de eso, después de que nos presentaron a la Cruz Roja,


otra vez nos vendaron, otra vez nos pusieron en la misma celda en
la que estábamos anteri i ormente y ah í otra vez los golpes. Empezaron
tam bién otras torturas . Toda la noche eran tortu ras, electricidad en
los testículos y golpes, golpes en las plantas de los pies, en todo el
cuerpo. Nos sacaban un ratito y enseguida nos torturaban media hora
o u nos 40 minutos e inmediatamente util izaban electricidad , util izaban
u nas especies de fundas en las q ue les metían la cabeza y le tapaban
la boca , se nos tapaba la boca y ahí nos aplicaban electricidad más
o menos d iez minutos en los que uno todavía se manten ía d igamos
consciente . . . era el i nfiHrno.

Luego parecía que ven ía la i nconsciencia, no se sentía ya nada . Me


botaban a l suelo siempre que. . . y ya inconsciente no pod ía hacer
nada en el suelo. Me botaban al suelo y me hacían reaccionar a través
de descargas; otra vez me recuperaba . Me hacían sentar, otra vez
me golpea ban , me pateaba n . Después de que me hacían eso, me
decían que hable . . . entonces yo como no sabía nada, inmediatamente
otra vez me electrocutaban y me golpeaban igual.

Entonces a cada rato eran golpes, realmente lo más bruta l ; uno cada
vez se sentía más despedazado, más pequeño.

1 61
Martha Cardoso F

Decían que si es que no digo nada . . . que saben dónde vive mi familia,
que ya les tienen ahí presos, que ya les han cogido. Que van a destruir
a toda m i familia, que a el los no les cuesta nada porq ue el los son
poderosos, el los tienen mucho respaldo, que no les importa matar a
u n "perro como tú" , eso decían. "Estos no sirven para nada , éstos
son pol il las de la sociedad , están queriendo hacerse . . . queriendo
destruir al Gobierno y eso es imposible que destruyan porque nosotros
tenemos todo el respaldo, tenemos armas, tenemos todo y ustedes
no pueden hacer nada."

Así, otra vez me llevaron a la celda , all í me metieron u na funda, una


funda con algo tóxico , parecía gas que a uno le metían y le dejaban
inconsciente . Yo me quedé inconsciente por muchos ratos. Cuando
recobraba la conciencia tem blaba, babeaba , sentía la boca amarga
y profu ndo dolor en los ojos, en los o ídos . . . todo mi cuerpo
despedazado.

M. C. ¿ Cuántos eran los individuos que así procedían en la tortura ?

R. C. Siempre nos torturaban vendados, ellos nos torturaban vendados.


No pod íamos verlos. Serían . . . no sé cuántos.

M. C. El dialecto de los torturadores . . . algo puede decirnos . . .

R. C. ¿ Dialecto? Generalmente parecían q uiteños, otros aparentaban


ser del extranjero; ten ía n u n rasgo como de españoles . . . sí
españoles. Más o menos eso se pudo escuchar, y q uiteños. Siempre
nos decían "estos morlacas son tan a n i ma les que éstos no
entienden , éstos son como los perros; a éstos hay que destrui rles,
hay que matarles. Así es que ¡ mátale nomás, mátale!", decían, "mátale
a este desgraciado que no tiene nada que hacer, que se mete en
pendejadas este desgraciado, métele gas, dale electricidad , ¡ mátale!"
Entonces era a cada rato " ¡ mátale!"

Después se sentía u n arma en el vientre. Luego otra vez me metían


a la celda, enseguida me apuntaban con u n revólver, usted sentía que
le pon ían u n revólver en la sien y le golpeaban con la misma arma.

1 62
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

Después de eso me gol pea ban en la ca beza , en la parte de la nuca,


en el estómago , en los testículos. Nos pon ían agua en los pies para
someternos a l a electricidad ; o sea todo era a base de electricidad.
E ra bien planificado.

A las personas que pude ver no se les d istinguía bien porque se tapaban
todo, se trataban de tapar. Parecía que a h í había gente , a lo mejor
nuevos tortu radores o no sé, que entraban nos ve ía n . . .

Cuando nos destaparon nos l levaron as í, yo vi u nos pol ic ías, los que
están en el á rea civil , yo creo q ue e ll os no ten ían que ver con los
momentos de la peor tortura . Porque los que nos tortu ra ban sí se
tapaban todo. E ra n muy fuertes. Lo que yo s í pude apreciar fue a un
hombre peq ueño forn ido, gordo, suco, d iga mos con u na barba
pequeña. Otro que pude ver fue un hombre que ta mbién era ancho,
gordo, alto, también fornido, que parece que la voz le reconocí en
otro lugar d e la tortura y cuando me saca ban de mi casa .

M. C. ¿ Su dialecto era cuencano ?

R. C. No, no era cuencano; era qu iteño . . . a veces . . . O sea ten ía


d ialecto quiteño, d ialecto del norte y a veces u n poco extra njero . . . E l
hombre m e d ij o "ve, s i hablas yo te voy a mandar a l o s Estados Unidos,
te voy a mandar a que trabajes allá y a que salgas de esto, no te
p reocu pes, habla. "

Yo no sab ía nada, no ten ía q u é decir. Entonces de nuevo me vendó


los ojos y enseg u ida me torturó apl icándome electricidad . Yo g ritaba
del dolor.

Entonces yo le d ije: señor pero yo a usted alguna vez le he visto y


este momento quiero pedi rl e que me dé una mano . . . Bueno, d ijo.

Entonces después ya no le oí, ya no le escuché a este forn ido hombre


jamás. Vino otra gente que también me tortu raba .

1 63
Martha Cardoso F.

Algunas voces nos ofrecían que nos iban a sacar si hablamos . . . y otros
decían "qué vas a estarle sacando a estos i nfelices, a estos hay que
matarles." Nos preguntaban y entonces, mientras me metían la cabeza
en una bolsa de gas y me electrocutaban , decían "dale nomás dale.
É ste tiene que saber" , y otro decía "no, eso no tienes que hacer. . . "
ya no pod ía escuchar mis o ídos estaban a punto d e explosionar.

M. C. ¿ No les obligaron a firmar nada ?

R.C. ¿ Perdón?

M. C. A firmar.

R. C. Claro. Nos hicieron fi rmar la declaración . Nos obl igaron, i ncluso


cuando estaba declarando me estaban pegando. Parecía que escribían
en la máquina. Al terminar vi que se levantó . . . no pude leer lo que
firmé . . . solo fi rmé.

"Tienes que firmar aqu í lo que te he d icho porque si no te baja mos


y te matamos . . . Ustedes son u na basura . . . " me d ijeron .

M. C. ¿ Ese mismo trato se proporcionó a todos? Con usted Gilberto,


¿ qué sucedió ?

Rubén Gilberto Ochoa. S í. Exactamente de igual modo. M i


habitación era muy ordenada. Entraban e n ella todo amigo y compañero
y yo puedo decir q ue he sentido que ha sido una violación de los
Derechos H u manos, aquello que sucedió desde que me sacaron del
cuarto.

Me cogieron cuando estaba durmiendo en la cama , con ropa de dormir


nada más. Entraron ahí, me vendaron los ojos, me golpearon , me
d ijeron que avise mi nombre de combate, que q u ién era m i contacto . . .
Todo eso hacían e n medio d e u n a violencia brutal. . . Me apu ntaron
con u n revólver, me pusieron u n cuch i l lo en el cuel lo y me hicieron
echar en el suelo. De ah í me vendaron los ojos, me d ijeron que tengo
que hablar o que me van a matar.

1 64
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

Me llevaron a un lugar que no ve ía , solo sentía que era muy frío . . .


Después en las decll araciones d ijeron "todos los d atos están
obl igados a reconocer." Fue cuando combinaban la tortura con los
ofreci mientos . Nos darían -decía- 40 mil sucres si hablábamos.

Los golpes que me d ieron eran muy fuertes en todas las partes del
cuerpo, sobre todo en las zonas más sensibles . . . En ese sentido son
muy hábiles porque daban en las partes en donde no quedarían huellas,
especial mente en la parte de los o ídos, en la nuca . . . el estómago . . .

Yo creo que nos tocó u na tortura vil desde ese momento, una tortura
para enloquecemos, para desbaratarnos completamente . . . todo nuestro
cuerpo, nuestro sistema nervioso . . . Todo era golpes, electricidad , gas.
Todo era tremendo, muy i nhumano.

Había n papeles con datos, los que nos obligaron a firmar.

M. C. Más o menos veo que ha sido similar la infame tortura que han
recibido todos. Ustedes pueden enviar un mensaje para el IV Foro
Nacional de los Derechos Humanos que va a reunirse próximamente
en Cuenca. Estaremos como periodistas y miembros de los Derechos
Humanos pendientes dE� lo que suceda en adelante. El foro a realizarse
próximamente agrupar6r a personalidades internacionales y nacionales
de los Derechos Humanos. Su palabra que emerge de la tortura la
llevaré a su seno.

R. G. O. S í. Agradezco a usted y a Derechos Humanos que estuvieron


presentes y por eso estamos todavía aq u í y con vida, porque se
preocuparon por nosotros. Si no hubiera sido así tal vez estaríamos
desaparecidos. Entonces un agradeci miento m uy sincero a todos y
un llamado para que se conozca que aq u í se cometen violaciones
contra los derechos hu manos.

Que se hagan documentos de lo que está pasando y que se revisen


todas las cárceles del pa ís, todas las pen itenciarías inclusive, todos
estos crímenes que han hecho . El asesinato a Ricardo Merino, un

1 65
Martha Cardoso F

compañero que realmente era muy honesto, tan bueno, tan hum ilde,
tan pobre d igamos . . . era él. Entonces yo creo que a este compañero
lo d ispararon a sangre fría .

Que Derechos Hu manos entreg ue los docu mentos para exig ir al


gobierno que respete los derechos humanos. A este foro que se va
a real izar aqu í en Cuenca n uestro saludo, nuestra sol idaridad .
Queremos que ellos sean qu ienes defiendan las causas del pueblo,
respaldando la segu ridad personal de los seres humanos .

M. C. Igualmente Rubén Gilberto Ochoa ¿ quiere dirigirse al


periodismo, a los Derechos Humanos?

R. G. O. Sí. Agradezco a La Voz del Tomebamba y Derechos Humanos


porq u e estuviero n co n nosotros d esde el p ri m e r mome nto ,
buscándonos, denu nciando, bri ndando apoyo. En nombre m ío y el
de mis compañeros estoy muy agradecido porque se han hecho
presentes. Ese es el motivo por el que nosotros estamos con más
seg u ridad aqu í, de lo contrario no sé que hubiese suced ido,
segu ramente, habríamos desaparecido.

También pido que se publ ique el asesi nato de Ricardo Merino, que
se conozca . Yo creo que este compañero, comprometido con la causa
del pueblo, es un mártir, es el producto de la l i beración que nosotros
vamos a tener después, porque las cond iciones socioeconómicas
especialmente en nuestro país Ecuador, cada vez son peores con este
gobierno.

Yo creo que nosotros estamos aq u í por la justicia que queremos


i mplantar y tener, para todos, igualdad . Nosotros estamos pagando
este precio y seremos muy consecuentes con lo que ustedes hacen,
hasta el fi nal de nuestras vidas, porque somos luchadores y pol íticos
que estamos a favor de lo que es justo.

Les pedi mos que estén atentos, porque en cual q u ier momento
podemos ser objetos de nuevas violaciones.

1 66
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

(Fin de la g rabación).

Cada entrevista es una Historia de Rad io . . . por todo el horror que


sufrieron los protagonistas. Eran, simplemente, jóvenes idealistas, su
corazón era un canto d e bondad .

Es bueno que se sepan, que estas cosas no se cal len , para q ue no


vuelvan a suceder . . .

Cristóbal Sigcho fue otro torturado. Ten ía aproximadamente 35 años,


una bella esposa y tres h ijos. Siempre lo vimos en los movim ientos
populares, en los m ítines y manifestaciones por las calles. All í estaba
convencido de su l ucha por lo que es justo .

Esa noche llegaron a su casa en la madrugada. No respetaron ni a


los niños n i a la esposa. Era n hombres encapuchados, corpulentos,
por su acento pa recían extranj eros . Violenta ron las puertas ,
despedaza ron todo, �os n i ños g ritaban , l a esposa l loraba. Le
llevaron .

Cristóbal Sigcho. Las torturas de las que nosotros fui mos objeto salen
fuera de lo comú n ; o sea , son realmente torturas, demasiado . . . por
favor yo . . . fuera de lo común en el sentido en que se utilizaron métodos
demasiado sofisticados, demasiado antihu manos y de d iferentes
formas. A mí me apl icaron la tortura sicológica , que era muy grave .
Me hicieron presenciar la tortura al otro. "Presenciar", aunque ten ía
los ojos vendados. El permanente acosamiento, el insulto, los gol pes
permanentes, tanto de puntapiés como escupitajos, golpes de manos,
plantas de los pies y aparte de eso otras formas terribles de tormento ,
como tratar de q uebrarme la colu mna vertebral botá ndome contra el
piso, lanzándole de ca beza . . .

Martha Cardos o. "Presenciar, me hicieron presenciar" . . . dice usted


aunque tenía los ojos vendados. En efecto se escuchaba todo: los
gritos, alaridos de dolor; las exclamaciones "me van a matar': "me
ahogo". . ¿ Todo eso le�s hicieron a ustedes ?
.

1 67
Martha Cardoso F

C. S. Sí, eso hicieron a mucha gente , al menos porque eso era lo


que se presenciaba, y los jóvenes a qu ienes les tortu raban decían
" ¡ la columna me la van a quebrar! , ¡ me han lesionado la columna ! ,
¡ cuidado e l cuello!"

Eso impl ica que esa fue la tortu ra . Yo no pude ver personal mente
porque estaba vendado todo el tiempo, pero en todo caso las palabras
que decían las personas torturadas, sus alaridos, hacían entrever el
tipo de tortura que les daban. Me estremecía .

M. C. ¿ Siempre escucharon los gritos de los otros? ¿ Estaban en la


misma habitación ?

C. S. Permanentemente. Todo el mundo escuchaba los gritos de ellos,


y lo que es más grave, todo el personal del Escuad rón Vol ante , los
otros ind ividuos fornidos con el rostro cubierto, que entiendo que eran
los que caminaban y se desl izaban por los corredores del ed ificio ,
estaban preparados para mofarse, reírse y en defin itiva aplaudir lo
que hacían los torturadores profesionales.

Una forma de tortura , que fue la más cruel , la más d u ra , la más fuerte,
era la de la conexión eléctrica en los testículos, en otras partes del
cuerpo , con los pies y las manos en el agua. Perd ía el sentido cada
vez que me apl icaban , después de lanzar alaridos por el dolor.

M. C. Yo veo sus pulgares lastimados, ¿por qué ? Explíqueme.

C. S. Bueno, eso es resultado de la instalación o de la conexión de


alambre eléctrico . . .

M. C. ¿ A usted y a todos les aplicaron la electricidad?

C. S. Me aplicaron electricidad casi por el espacio de media hora . Ese


método en defi nitiva es . . . es casi inaguantable, l lega ban momentos
en que parece que se le pa ral iza el corazón , se pierde el
conocim iento . Es el momento en que se pierde l a vida . . . se acaba
todo . . . es el fi n .

1 68
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

M. C. ¿ Todo eso les sucedió a usted y a los otros ?

C . S. Eso me ocu rrió por dos ocasiones a m í, pero me reactivaban


con nuevos sacudones E�léctricos que en definitiva me hacían regresar
u n poco al i nfierno en el que se convi rtió esa tortura . . .

Entonces yo creo que este fue uno d e los métodos más fuertes que
aplicaron para mucha gente. Por otro lado, yo lo que q uiero enfatizar
es que los tortu radores ten ían escuela, cu rso, masterado en materia
de tortura . Real mente ten ían preparado todo . Ten ía n toda u na lista
de nombres de gentes . . . trataban de hacerme firma r.

M. C. ¿ De gentes ? ¿ Usted recuerda algunos nombres de esas


personas ?

C. S. Bueno, no, no recuerdo nombres de las personas, pero es mejor


que no los d iga para no preocu parles . . . Pero me daban nombres de
gentes, yo negaba , decía que no les conocía y ellos i ncluso hablaban
de hechos; decían "usted estuvo en tal d ía , en tal lugar, con tal gente ,
hizo tal cosa"; cosas q ue el los ten ían armadas, y para hacerme caer
ah í. Cuando no decía sf, entonces me ca ían encima con golpes o con
la corriente eléctrica o cualqu ier forma inhumana de tortu ra .

M. C. ¿A usted le torturaron durante mucho tiempo ?

C. S. Si me golpearon bastante, pero q uizás lo peor, lo que más me


afectó fue la tortura de las conexiones eléctricas. A mí me a pl icaron
exageradamente. E n algunos momentos, como estaba vendado, me
sacaban de la celda y en cualqu ier poste , col umna, pared o puerta
que atravesábamos nos botaban de cabeza contra eso, empujones
patadas de cada uno de ellos; cu idando con mucha habi l idad la cara
y las partes visibles. Era . . . la tortura tota l . Siempre cu idándose de
no dejar huella hacia afuera. Pero deben haber muchos daños internos
en n uestro organismo en nuestras vidas . . .

M. C. Habló usted de tortura sicológica ¿ En qué consistía ?

1 69
Martha Cardoso F

C. S. Sí, hubo paralelamente otro tipo d e tortu ra q u e puede decirse


fue sicológica también como la considero yo. Parecía que ten ían
montado todo u n método. Aquello de obligarnos a que afirmemos lo
q u e era negativo, de obligarnos a que d igamos "eso es verdad , ya
d ijo el otro, ya confesó. El ya d ijo esto, tú por qué n iegas h ijo de tal
y cual . . . tú ya vas a mori r."

Amenazas a m i familia, que le iban a lleva r a m i mujer, que le iba a


ver a h í, que los guaguas . . .

Yo puedo hablar de que toda la noche torturaron a la gente . Eso lo


escuché y me despedaza ban el alma esos alaridos.

M. C. ¿ Toda la noche del sábado ?

C . S. Toda l a noche del sá bado. Claro, torturaron a l a gente; u n o que


sal ía otro que entraba . Permanentemente , sin descanso.

M. C. ¿ Se turnaban esos individuos para torturar?

C. S. Eso no conozco. Quienes torturaban no sé si se turnaban . E ran


d emasiado crueles para descansar.

M. C. ¿ Más o menos cuántos le torturaron a usted, por ejemplo ?


¿ Siempre amarrado las manos y atado en los pies?

C. S. Amarrado y colgado. H u bo algunos espacios , algunas veces.


Yo tuve , por ejemplo, a dos personas que fue ron las q u e
permanentemente estuvieron conmigo torturándome. Aparte de eso
h u bo unos tres momentos en que habían más de unos ocho alrededor
m ío ; ocho o d iez tortu rándome, unos sicológi ca mente y otros
física mente. Me aplica ron corriente eléctrica en los testículos, en la
nalga , en l as piernas, en e l pecho, en las orejas, y fundamentalmente
en los pulgares, que eso demoraba más o menos unos 20 ó 30 minutos.
Y l uego volvían las otras formas de tortura . . .

M. C. ¿ Hasta que quedó inconsciente dos veces ?

1 70
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

C. S. Sí, yo sentí real mente . . . quedé inconsciente dos veces y ellos


con n ueva corriente , así violenta, me h icieron que me recu pere. Al
volver todo era amargo, las lágrimas de m is ojos, la saliva . . . la piel
ard ía .

M. C. ¿ Y los otros detenidos ?

C. S. Por ejemplo, hubo personas a las que les aplicaron igual presión
y formas de maltrato que a m í, aunque parece que h u bo un señor,
al que todavía no lo traen , a él casi lo mata n . Ese señor s í, es al que
más lo han maltratado .. No pod ía verlo, estábamos vendados, pero
o ía todo . . . En todo caso fue una persona a q uien l e maltrataron de
u na forma brutal, demasiado exagerada . I ncluso le llevaron por arriba,
al tercer o cuarto piso. Creo que le tuvieron más de una hora o dos
horas , por ahí, yo no sé, y solamente escuchábamos los alaridos de
él, los gritos, los lamentos de él.

M. C. ¿ Qué es lo que le pide a la sociedad, a las instituciones?

C. S. Que la Comisión die Derechos Humanos debería estar pendiente


de todo el desarrollo, del desenvolvi miento de esta i nvestigación , y
del desenlace.

Toda vez que se trata real mente de u na violación a los derechos


humanos en d iferentes aspectos; la violación de derechos humanos
no solamente se da en la tortura, también se da privándole de la libertad,
privándole del derecho a la defensa . Hasta trataron de humillarme por
tener pelo largo, se rieron , me colgaron de los cabellos . . . eso también
es violar los derechos hu manos.

Realmente, entre las tortu ras que hacían a todos l os detenidos en


m ú ltiples ocasiones, en varios momentos, en l as noches se
escuchaban los alaridos, los lamentos, los llantos y los quejidos de
una mujer . . . era una especie de i nfierno.

Entiendo que eso debe ser de la señorita que ha sido apresada, porque
no solamente tortu raron a los hombres sino tam bién a las mujeres.

1 71
Martha Cardoso F.

Con cin ismo comentaban en voz a lta , que la ch ica que la lleva ron "es
buenota , es su ca . . . " que no sé qué . . . que no sé cuánto, se mofaban .
I n cl uso ellos decían que van a entrar a la celda y no solo eso sino
que los g ritos , los lamentos de la chica eran tremendos, eran muy
fuertes, entiendo que fueron por las mismas tortu ras que también
aplicaron a los demás.

M. C. ¿ Fueron las mujeres torturadas de la misma forma ?

C. S. Bueno, como eran en d iferentes momentos, no pod ría indicar,


pero yo oí por más de unas cuatro ocasiones, en momentos d iferentes,
lo que me hace suponer que por cuatro ocasiones la tortu raron ; incluso
no recuerdo si serían más veces que le torturaron, que le investigaron,
pero yo recuerdo más o menos u nas cuatro veces q ue ella g ritaba
por el dolor de las tortu ras.

M. C. ¿ Usted calcula en qué lugar se encontraba ella ? ¿ Estaba al


lado de la celda de ustedes ? ¿ Estaba en el otro piso ?

C. S. Bueno no conozco donde estaría real mente, a bsol utamente no


conozco ni puedo calcular, porque más bien los g ritos siempre eran
hacia el piso de arriba. Parece que en algún momento la llevaron a
la parte baja, me da la i mpresión que estaba en la parte baja , cerca ,
en una celda, escuché pasos de mujer además de los lamentos . . .

E n la cárcel de varones, l ugar en donde pude log rar esta entrevista ,


se encontraba una mujer joven escuchando, se trata ba de la esposa
del detenido . . .

Esposa de Cristóbal Sigcho. Licenciada, perm ítame man ifestarle


también . . . Soy esposa de Cristóbal y quiero pedirle de favor asimismo
que se conozca que la noche en que le tuvieron a mi esposo, esos
hombres enmascarados le dijeron que deje todo, pero menos la cédula.
Cuando fu i a buscarla me arrebató de las manos u n hombre bastante
corpu lento, gordo de barba clara . Ahora la necesita para legalizar su
defensa . Se quedaron con sus documentos de identificación . En el

1 72
La Voz del Tomebamba. Segunda etapa

momento de la tortura le mostraron una fotografía con su rostro en


compañía de otros. Era una foto de montaje . . . No sé si fue la fotografía
de la céd ula.

Igual mente, en la m isma cárcel se encontraban los familiares de


algunos detenidos q ue escucharon la rad io y se enteraron del suceso
y de su prisión. Vi nieron a la ciudad a averiguar por sus hijos.

Madre de Manuel Och�oa. Nosotros nos enteramos por la radio, usted


d io la noticia y supimos lo que ha pasado. Mi hijo era un buen joven
que nunca ha dado qué decir (llanto). É l era estud iante de Shag l i . Los
profesores le dirán que él era una persona honrada , q ue nu nca ha
dado qué decir. Muy buen estudiante . Vi no a continuar sus estud ios
en Cuenca, a la vez que trabajaba para subsistir y pagarse sus estudios.
Era un chico bueno, obed iente . Yo no sé porque le ha sucedido esto.

M. C. Señora, no pienso que a él le acusen de nada malo, nada de


lo que pueda avergonzarse. ¿ Cuál es la edad de Manuel?

Madre de M . O. Ten ía 1 7 años cuatro meses.

M. C. O sea que él era menor de edad y sin embargo ha recibido el


mismo trato que todos los demás detenidos en la noche de los
allanamientos. i Era J71enor de edad! ¿ Usted podría traer los
documentos para den1ostrar que él es menor de edad para que
comience a asumir la defensa legal de su hijo ?

Madre de M . O. Sí, yo pod ría traer la partida de nacimiento. Haré


todo lo que sea necesario por mi hijo . . . aunque sea me quedaré en
la calle.

(Se interru mpe la g rabación)

Son testimonios guardados en documentos de la radio. Junto con Jorge


Piedra y los hijos nos comprometi mos en la búsqueda de la verdad .
Basados en la credibilidad como único patrimonio de la radio, vinculada

1 73
Martha Cardoso F

indisolublemente con la colectividad en pos de lo que es justo, en l a


forja d e u na verdadera democracia. Tratamos d e hacer -y l o logramos­
un periodismo serio, investigando y confrontando sin cesar para revelar
lo que no puede permanecer oculto, posibilitando la expresión de voces
que pod ían perderse en el olvido.

Lo suced ido con estos jóvenes en las cárceles de Cuenca es u na


muestra testi monial de la barbarie con la que se proced ió en esos
años . . . en plena democracia . Los m ismos testimonios revelan los
riesgos que corre el periodista al asumir la libre expresión del
pensamiento, cuyos objetivos fundamentales son , tanto imped i r el
atropell o al ser h u mano, como satisfacer el derecho a l a i nformación
del pueblo. Los riesgos se marcan como evid encias en el proceso
de la i nformación, haciendo que el period ista enfile sus pasos y su
destino en la orilla opuesta, marcando el l ímite, la frontera , entre poder
y period ismo.

1 74
Capítu lo 7

Otros g uiones de la radio

H istorias, testimon ios y poesía


D iálogo co n el pueblo

E n la radio, las palabras construyen miles d e verdades que hacen


falta para vivir, para no desparecer en los obscuros abismos del olvido
para siem pre . Las pala bras traen y lleva n mensajes, historias,
testimonios, discursos; pero siempre serán los mecanismos para ejercer
la l i bertad, porque gracias a ellas, cada sujeto conoce, y al conocer
actúa, piensa e interpreta el m u ndo a su manera, fortaleciendo sus
conocimientos desde sus propios principios y creencias. Es el camino
hacia la l ibertad , desde la palabra.

Para construi r d iscursos o formatos de radio existen muchas técnicas:


noticieros, reportajes, crónicas, etcétera . Pero tam bién podemos crear
y documentar contenidos utilizando la técnica del guión, que nos ayuda
a viabilizar un formato, una historia, un cuento, una leyenda, memorias,
anécdotas, en fi n, cualquier relato.

E n tod o caso, es necesario ser creativos para ser diferentes, esta es


una clave para ser buen period ista de rad io. Por ejemplo el prog rama
La Otra Música tiene un formato excepciona l , mediante el cual se
viabiliza un contenido revolucionario y va liente para la época e n que
se creó y se difundió : la década de los 70 del siglo pasado. Década
de d ictad uras .

Utilizar la técnica del g uión en la radio es la mejor manera de decir


h istorias.

1 75
Martha Cardoso F

La tragedia de La J osefi na, u n a h i storia de rad i o y u n g u i ón

N uestra tierra no será tra icionada cuando aprendamos a leer entre


l íneas las cosas de las que hablan en nombre del pueblo. Será cuando
por fin divisemos la verdad , la total idad del espectro de nuestra historia.
Cuando nos haya mos sacud ido para no m i ra r casi al nivel del suelo
y comencemos a transmiti r vida y entusiasmo a la vida, descubriendo
que en nuestras manos está el futuro. Seg u ramente terminaremos
con el autoexil io para no perdernos en los obscu ros callejones de l a
i ndiferencia, para n o decretar, jamás, l a muerte de nuestra dig nidad .

La Voz del Tomebamba d ed ica este programa a las v íctimas más


inmediatas de la tragedia de La Josefina, ocurrida el lunes 29 de marzo
de 1 993 , a las 2 1 h30. Nunca se supo el nú mero de vidas que se
perd ie ron.

En particular va destinado a los com unicadores sociales y periodistas


de esta emisora que h icieron suyo este dolor. Durante 30 d ías no
hallaron reposo. Su horario fue conti nuo d u rante las 24 horas del d ía .
No les i mportaron las tortuosas d ificu ltades de traslado a los sitios­
fuente , sin v ías de comunicación , porque las existentes fueron
d estrozadas por la traged ia. Ni el sol , las l l uvias , el fango,
amanecidas y desvelos en la m itad de las montañas, n i las ang ustias
q ue tra ían las ince rtidumbres de cada m i n uto . Nada les detuvo . De
todo e l lo nació la i nformación para el austro y para todo el pa ís.

Fue en la noche del 29 de marzo de 1 993 cuando la montaña descendió


con 20 millones de metros cúbicos de tierra y pied ras sobre el lecho
del río Paute . De toda esa angustia nació un g uión , que tiene e l
p ropósito de recordar cada minuto de lo que signifi có esa tragedia
para el austro . Lleva también un fi n didáctico para mostrar l a
p reparación de un g uión con l o s recu rsos que ofrece la radio para
contar u n pedazo de la historia .

1 76
Otros guiones

El sigu iente l i breto fue preparado sobre la base de los testimonios


de los periodistas de La Voz del Tomebamba.

Fecha de emisión: 29 de marzo de 1 994

Autores : Jorge Pied ra Cardoso y Martha Cardoso


(Gu ión editado)

Testimonio de los periodistas

CONT C O RT I NI A D E M Ú S I CA D E S C R I PT I VA . D I EZ
SEG U N DOS. D E M I CRÓ FONO CON LEVE FONDO

LOC 1 Apenas avanzaba el veh ícu lo por la carretera , aquel


domingo del 28 de marzo de 1 993. Eran las ci nco de
la tarde:, y cada metro de la calzada se h a b ía
convertido en u n reguero de piedras, que arrastradas
por el agua, bajaban de los sitios altos de los cerros y
col i nas . Toda la vía se i n u ndó por el desborde de las
canteras, quebradas y aceq u ias. Llovió sin descanso
en los d ías del fin de semana, sábado y domingo, hasta
que el suelo de las laderas, al haberse saturado de
h u medad , dejó correr con l ibertad el agua que se
preci pitó por las quebradas, los l lanos y las acequ ias.
Bajaba desde lo alto con el barro de los cu ltivos y las
piedras de la erosión. Viajar, constitu ía u n desafío.

LOC 2 Prefi rió el viajero retornar tem prano a la ciudad


aquella tarde, con la esperanza de que el cielo negro,
de nubes cargadas de presagios obscu ros, l luvias
a bu nda ntes y g rises, queden atrás. No fue así.
C u a n d o avanza b a , e l pai saje d e ca d a reco d o
comun icaba presenti mientos de miedo: la obscuridad
ocasionada con la densidad de las n u bes y la lluvia
continua, el fango, los derru mbes, el d esmesu rado río
que acarreaba barro en vez de agua, fueron los
constantes compañeros del viaje. Augu rios de tragedia.

1 77
Martha Cardoso F.

CONT E FECTOS D E TEMP ESTAD , 30 ' .

CONT E S F U MAR EFECTOS E M PATANDO Y S U B I E N DO


POCO A POCO E L T E MA "ALBORADA" . LLEG U E AL
PRI M E R PLAN01 5 ' . DE M ICR Ó F Ó NO CON FONDO.

LOC 1 Viajar junto a las orillas de los ríos azuayos, era un solaz.
M i rando las viviendas campesinas erigidas al lado de
los cam inos y en l as ori llas d e los ríos, a l pie de las
montañas, se i magi naba la vida cotidiana de largas
conversaciones en los corredores, en el hacer de las
artesan ías, de los tejidos, del barro y e l meta l , repletas
de voces de cuentos y de h istorias . Se rodeaban de
á rboles, flores, ternu ra . ¡ En cada paso se sembraba l a
tern ura! Los pobladores amaban ese oasis d e vid a ,
como a su sangre, como a su descendencia . . . Extensa
pampa verde y rosa, olor de durazno, olor de caña, valle
de ru mores de ríos errantes .

CONT S U BA U NOS S E G U N DOS "ALBORADA" Y ESFU M E


D E F I N ITIVAM ENTE.

LOC 1 La Josefi na . . .
All í se sentía el pulso de la paz solariega. Lugar de vida
sencil la y reposo para el viajero. La fachada de las casas
con balcones, los patios i nterio res, se enmarcaba con
buganvi llas fucsias. All í la tierra fue generosa con los
pinos, acacias y árboles de frutas de la Sierra. La gente
cam inaba alegre al borde de la carretera , m ientras los
chicos del lugar jugaban en las peq ueñas ca nchas
construidas al frente o en el centro del hogar. Estaba
tan cerca de Cuenca, sólo a veinte minutos . . .
Pero aquel d ía, todos sintieron temor, y cerrando sus
puertas se reunieron a esperar . . . a q u e pase l a
tem pestad.

1 78
Otros guiones

LOC 2 Pronto caminarían a la nada, serían pasado, serían


tragedia. Se rompería la tierra, se establecería el silencio.
La larga noche descendería con la montaña. Cubriría
al hombre y sería pueblo perd ido . . . Mas no morderá el
olvido: será conciencia, será memoria, golpearán mi sien
esos do�ores, me obligará a vivir en la vereda del
camino . . .
No será pueblo perd ido.

CONT S U BA U N O S I N STA N T E S C U E R DAS DE


C HARANGO.

CONT M U S I CALIZACI Ó N D E JORGE P I E D RA CARDOSO


20'.

LOC 2 Lunes 29 de marzo.

LOC 1 TESTI MON I O DE LA RAD I O :

Esa noche d e l 29 de marzo todo cam bió de faz para


siempre.. Sin embargo, nad ie lo presi ntió. Sólo se
escuchó u n ruido estremecedor, sal ía del callejón de
las tinieblas, bajó desde lo más alto de la breña, el alud,
el derru mbe más grande que reg istra la historia de
n uestro pa ís

LOC 2 Cientos de miles de metros cú bicos de pied ra , grava


y arena , entremezclados con agua, se depositaron en
el cañón , i nterrumpiendo el lecho del río Cuenca .
Sepultados por esas toneladas y toneladas d e montaña
d esprendida, q uedó el pueblo q u e h a b itaba La
J osefi n a . Las a nt i g u a s h a c i e n d a s , las v i l l as
vacacionales, casitas de cam pesinos construidas en las
laderas de las dos ori llas del río Cuenca . Todo lo que
sign ificaba vida ju nto al hombre que moró all í hasta el
fatíd ico :29 de marzo.

1 79
Martha Cardoso F

LOC 1 E l a luvión sepultó la vida de las ori llas de La Josefina.


Comenzó a formarse el gran dique. U n gran ta pón q u e
tenía u n a extensión de 500 metros de largo, 300 metros
de ancho y una altura de 200 metros. Cubría el lecho
del río y represaba las aguas de los ríos Cuenca, Jadán ,
Burgay y Déleg .

LOC 2 Y desde ese i nstante comenzó la angustia .

LOC 1 E l dique impid ió el paso del ag u a . Comenzó a


formarse el gran lago. Esa noche obscura, nadie lo
presintió . Des pués del espantoso estruendo l legó el
si lencio. La otra faz d e la tragedia comenzó a
extenderse aguas arriba .

LOC 2 E l lugar del silencio sería el lugar del ad iós .

CONT CONTROL EFECTOS. M Ú SICA L Ú GU BRE. SON IDOS


DE JPC 20 '.

LOC 2 TESTI MON I O DE LA RAD IO:


Martes 30 de marzo de 1 993.

LOC 1 Se vivió l a certeza de la tragedi a y la i ncertid umbre de


su d imensión . Cada minuto q u e pasaba el lago crecía .
Fue cuando entrevistado el Dr. Henry Eljuri , proporciona
al Austro el primer dato sobre la altu ra de la represa y
sus posibles consecuencias .

LOC 2 Los datos del altímetro señalaban el h u nd i miento d e


El Desca ns o , Z h u l l ín , G u a n g a rc u c h o ,
C h a l l ua ba m ba . . . h a b ía q u e d esocu pa r tod a s l a s
viviendas y sa lvar lo q u e se pued a .

LOC 1 Así se proporciona ron l o s primeros datos . . .

1 80
Otros guiones

CONT CASSETTE CON LA I NTERVE NCI Ó N D E H E N RY


E LJ U RI .

LOC 1 ¿Todo se hundiría? , n o pod íamos creer y menos los


que vivieron tantos años en ése, el lugar más hermoso
de Cuenca . No pod ían dejar de un momento a otro el
legado ele sus antepasados.

Pero esa era una verdad que nos l legó hiriendo y se


hund ía , muy a n uestro pesar, en la m isma carne de
nuestro ser.

CONT SON I DO 3 ' .

LOC 2 Comprend íamos s u sign ificado trágico e n térmi nos


trág icos :
Cuántos puentes se pierden , las l íneas de luz eléctrica
que habían que recoger, las villas debían desmantelarse,
porq u e to d o se h u n d i r ía e n a g u a fa n g o s a y
contami nada; la carretera , n uestra ú nica carretera
desaparHcería: fábricas, sembríos, l ínea férrea, la central
termoel éctri ca , el d istri b u i d o r de co m b u sti bles ,
ciudadelas enteras . . Y el pueblo. El pueblo se recogería
.

escuchando las noticias cada seg undo, mientras


decenas de años retroced íamos.

CONT "ALBORADA" .

LOC 2 D ía fatíd ico. Aún no acababan de escucharse los gritos


angustiosos de los que se h u nd ieron en la obscu ra
noche del Tamuga, y comenzaron otros dolores en la
prolongada obscuridad austral .
No pueden olvidarse, no deben olvidarse, las voces que
clamaron al pie del Tamuga. No h u bo noticias de sus
nombres, la tragedia borró sus nombres.
Pero nos obligan a vivir en tanta angustia extendida,

1 81
Martha Cardoso F

sintiendo lo que sufrieron en los postreros minutos . . . nos


hablarán de esos dolores que qu isieron a partar . . . se
l lamaban María , se llamaban Juan, igual que nosotros.
En el horizonte quedarán escritos para siem pre sus
nombres, en el obscuro callejón de la angustia .

CONT S U BA "ALBORADA" U NOS I N STANTES Y QU ITE


TOTALM ENTE.

CONT E M PAT E CON SO N I DO D E S C R I PT IVO Y D E


M IC RÓ FONO ESFUMAN DO E L FONDO.

CONT CORTI NA.

voz Habría imaginado el periodista de la angustia, la angustia


F E M E N I NA de los segu ndos de desesperanza , cada uno ahogando
más, gol peando las sienes, destruyendo el silencio.
E l silencio comenzó a trepar agarrándose de las
quebradas, escalando las desdentadas viviendas,
racimos de puertas, mansiones sumerg idas, cultivos
desaparecidos.
Vitales espacios, vitales cosas. Se hund ía la vida,
desaparecía en el fango silencioso .
El espejo del agua encerraba toda la vida que, ahí nació
y a h í creció. Ya no se escuchaban gol pes y susurros,
pa l a b ra s d e s b o rd a ntes d e a m o r . . . s ó l o el
silencio . . . Cuando el río l legaba al lugar del silencio,
cuando dejaba de sonar el hecho , crecía la tortura , el
martirio del habitante del l ugar . . . "El río l legó al lugar
del silencio, ha comenzado a subir a la vivienda . . . ", nos
decía el period ista desde el lugar de la cobertura . . .
Comienza a penetrar el agua en el terreno. Casi n o se
siente, es imperceptible, pero sube y sube por los pilares
del puente. La gente del lugar, el pueblo pobre no
admite, no cree que mañana q uedará sumerg ido su
hogar en las obscuras aguas. Se resiste, no quiere salir,

1 82
Otros guiones

no puede creer . . . "Por favor hace falta u n llamado,


desde la emisora , es necesario que los técnicos
expliquen", nos decía el reportero de la emisora , el
pueblo debe emigrar.
Y comenzó a emigrar. . .

CONT CASSETTE 5 CON I NTERVENCIONES DEL PUEBLO.

LOC 1 Los pobres serán los más afectados, no ten ían a dónde
ir. Trepó el agua por las paredes de su morada.

LOC 1 M i pueblo abrió una l laga en su alma, perd ió el rum bo


del camino, i mpotente cruzó las barreras del dolor.
Los testimon ios se daban con el paso de las horas.
¿Cuántos mu rieron bajo la tierra y las rocas? ¿Se
conocerá algún d ía?
Rodrigo Jara busca testi monios.

CONT CASS ETTE N Ú M E RO 7 TESTI MON I OS.

CONT CORT I NA DESCRI PTIVA 1 0 ' .

voz L a noche l legó, comenzaban a hundirse s u s ra íces,


FE M E N I NA el sufri miento se extend ía . . . Nadie pod ía creer,
había nacido la angustia.
Es asombroso .
Es asombroso cómo el dolor puede llegar al pueblo.
Au nque también él, d ispone de una encrucijada de
cami nos . N uestra herencia de trad iciones y geog rafía
incomparable, desaparecía en cada segundo.
También el puente sign ificó dos manos fuertemente
estrechadas, de dos provi ncias, d e dos pueblos
sufridos, pero históricamente valerosos : Azuay y
Cañar. . . Ese víncu lo de com u n icación eterno se
h u n d ía . . .
¡ Dios, cuál era ahora el cam ino! . . . De esta angustia

1 83
Martha Cardoso F

crecerá la conciencia, la h istoria seg u i rá hablando de


n uestro valor.

CONT "ALBORADA" COLOCAR COMO CO RTI NA 5' .

voz El d ía en que el agua cubrió el puente de El Descanso,


FEM E N I NA el dolor que se clavó en cada u no de nosotros,
fue aquel que siente el que p ierde al hermano .
Los Azuayos y Cañaris somos de la misma sangre. Para
nosotros los Cañaris llegaron a ser lo más importante
de nuestra actividad diaria.
E l ag ua cubrió el puente q u e hoy yace en la
profu nd idad . Mas, el lazo de hermandad hoy nos une
como nunca en la lucha que hacemos ahora y debemos
sostenerla mañana. El trabajo de dos provincias
hermanas, Azuay y Cañar, tan u n idas que hacen u n
corazón gigante.

CONT SUBA "ALBORADA" 1 0 ' Y QU ITE COMPLETAM ENTE .


D E M I CR Ó FONO.

LOC 2 Es necesario recordar que esta emisora cu mplió su


deber, el de traer, ahora más que n u n ca, al presente ,
la historia del lugar que se perdía para siempre. Muchos
ciudad a nos contri buyeron : ma estro s , p rofesores
u niversitarios, historiadores, l iteratos, como el Doctor
Gustavo Vega, el Licenciado Carlos Álvarez, Doctor Julio
Cardoso , Antonio Lloret, los Sicólogos Juan Aguilera ,
Teodoro Vega, Eudoro Falcon í, y otros val iosos
i nvestigadores, estudiosos permanentes.
El Doctor Mario Jaramillo nos habla de lo que fue el
lugar en épocas pasadas, y se refiere a las rutas de lo
que fue el Camino del I nca .
M ientras tanto el angustioso problema de tantas
ram ificaciones segu ía empeorando la vida del Austro.
El agua seg u ía acumulándose . E l espectácu lo era

1 84
Otros guiones

dantesco . Toda u na forma de vida sepu ltaba el agua .


Sobre todo y más que nad ie, los ojos, la esperanza de
los pu eblos de Challuabamba y C h u q u i pata , se
posaban 1en el dique y en los maquinistas, esos hombres
que trabajaban d ía y noche, tratando de reducir la cresta
del g igantesco d ique.
Los maq u i nistas jugaron u n papel de héroes.

LOC 1 Vicente Jara fue u no de ellos. Se jugó la vida , se


enfrentó a la muerte. Es necesario conversar con u n
hombre que contri buyó p o r el Austro, s e l lama Vicente
Jara , el maquin ista .

CONT CASSETTE 1 7 MAQU I N I STA VICENTE JARA HASTA


EL FIN.

voz M E N SA.J E A L MAQ U I N ISTA.


F E M E N I NA Esos valerosos hombres anóni mos que paso a paso,
latido a latido encienden la esperanza en los
corazones de millares de Azuayos y Cañaris.
Los tractoristas que trabajan en el fondo de la
montaña, desde el fondo de la tierra , en las piedras en
que caye�ron : el hombre , el niño, la mujer. De todo ese
dolor extendido, abri rán un nuevo surco.
Seres anónimos, árbol del conocimiento, porvenir de
paz. Siemten como suya nuestra pena , es suyo
n uestro valor.
Desde cualquier rincón de nuestras extensas provincias:
el artesano, el labrador, el tejedor, el ceramista, alfarero,
agricultor, han puesto sus ojos en esos seres val ientes,
hombres que en esta larga noche golpean la montaña
buscando el d ía .
D e t i depende q u e vuelva la actividad cotidiana y
tranquila de nuestras ciudades, de los pueblos lejanos,
de los hombres y mujeres de m iles d e com u n idades.
De ti maquinista que hablas por n uestras palabras.

1 85
Martha Cardoso F.

CONT S U B I R "ALBORADA" 1 0 ' .

CONT "ALBORADA" 1 0 ' . D E J E FO NDO.

CONT S U BA U NOS I NSTANTES FONDO D E "ALBORADA".

CONT E M PATE CON SON I D O L Ú G U BRE.

LOC 2 E l río callaba y empezaba a penetrar. Cu bría los


sembríos, llegaba casi i mperceptiblemente a los
j a rd i nes . . . p e n etra ba sin ru i d o en los
corredores . . . trepaba los cimientos. E l tormento era
insoportable, la impotencia hacía desfallecer. Nada más
se pod ía hacer, sólo tender la mirada sobre lo que ya
no será mañana, en un adiós desesperado.

CONT S U BA SON I DO LÚGUBRE Y ESFUM E


COMPLETAMENTE .

LOC 1 Todas las mañanas muy temprano, desde el filo del lago
g igante, el periodista Jorge Piedra Cardoso de esta
emisora decía: "El agua l lega , sigue subiendo, las
blancas casas están desmanteladas, las redes de
tendido eléctrico y telefónico se recogen , retrocedemos.
Faltan pocos metros y l legará hasta el puente de
Challuabamba. Cuando cayó la noche, ayer, el agua
cu bría los pisos de las habitaciones, hoy sólo se ven
sus techos, ya no están viviendas de ayer, han
desaparecido. No queda ni un solo rastro. El lago avanza
en su i nexorable camino de tortu ra .
Me rodean hombres, mujeres y niños de Challuabamba.
Su m i rada alterna entre el obscu ro lago y sus
viviendas blancas".

CONT CASSETTE 21 I NTERVEN C I Ó N DE PERIODISTA.

1 86
Otros guiones

LOC 1 Y haciendo propias las palabras de u n pueblo, los


period istas de esta emisora enviamos mensajes al
Presidente de la República .

VOZ M E N SA.J E AL S E Ñ OR PRES I DENTE:


F E M E N I NA Vivi mos d ías de tragedia, cada instante q ue pasa es
peor q ue su ayer.
Señor Presidente, estamos heridos por todas las
muertes, por todos los hombres que caminan sin morada
y sin destino, por la vida que reposa bajo el agua, porque
fue n uestra creación y trabajo a golpe de amor y de
l ucha .
Señor Presidente, e l lago debe salir.
Hoy, en el pensamiento de n i ños y m ujeres, está la
geografía , las escuelas, las fábricas y canciones que
h izo la mano del hombre con cantos y martillos. Los
puentes y caminos, no eran vanidades vacías, pero les
pusimos nuestras ra íces. E ntonces estaba parte de
n uestro ser, de todo lo que somos .
Cómo podemos olvidar para siempre el puente de E l
Descanso, encrucijada de misterios y leyendas, d e
vientos nuevos. Señor Presidente, n uestras ciudades
se destruyen , n uestros pueblos están aislados, las vías
alternas son sim ples ramales fangosos, el pánico vive
al otro lado de la represa .
¿Será el réqu iem para los pueblos del Azuay y del
Cañar?
¡ No Señor Presidente! No perm itiremos que este lago
nacido del dolor quede vivo entre nosotros.
No somos pueblo que consiente oprobio, somos pueblos
de manos congregadas y de l uchas indomables.

CONT CORT I NA DE CHARAN GOS. E L I M I N E FO N DO.

CONT CORTINA D ESCRI PTIVA.

1 87
Martha Cardoso F.

LOC 2 V I E RN ES 30 D E ABRIL DE 1 993.

LOC 1 En horas de la noche, rodeados del mayor secreto, los


militares decid ieron destru ir el d iq u e med iante el
lanzam iento de dos misiles.

CONT CORTI NA L Ú G U BRE.

LOC 1 Los period i stas d e La Voz del To m e b a m b a


permanecieron e n sus sitios, durmieron en lo alto de
las montañas la noche del viernes 30 de abri l .

LOC 2 SÁBADO PRI M E RO D E MAYO D E 1 993. S O N LAS


CI NCO D E LA MA Ñ ANA.

LOC 1 La noche fue angustiosa para los habitantes de


Challuabamba y Chuq u i pata .
A esa hora n uestro com pañero Rod rigo Jara dio la
i nformación a todo el país.
Desde la m o n ta ñ a e n q u e esta b a u b i ca d o e l
cam pamento d e Rad io L a Voz d e l Tomebamba,
escuchó el estruendo gigantesco del río crecido.
No ve ía , porq u e aún no aclaraba el d ía , pero
escuchaba e l perma nente paso d e u n torrente
gigantesco de agua.
No cab ía la menor duda: E L DIQUE S E ROM P I Ó .

CONT SON I DO D E ESTR U E N DO G RABADO DESDE LA


MONTA Ñ A.

LOC 1 Ha l legado la hora cero .

LOC 2 El lago se extingue por medio de un gigantesco torrente


que sale por el callejón de El Tahual .

CONT CAS S E TT E 2 9 N A R RAC I Ó N D RAM Á T I CA . 1 0


M I N UTOS

1 88
Otros guiones

LOC 1 AL OTRO LADO DEL D I Q U E .


L a tierra tiembla , JAM ÁS SE ESCUCHO N I SE V I O
ALGO I G UAL. Cada vez el caudal s e agiganta más, a
su paso arrastra todo lo que encuentra. DESAPARECE
TODO.

CONT CASS ETTE 30. NARRACI Ó N TEST I MON IAL DEL


PERIODISTA DESDE LA MONTA Ñ A. 5 M I N UTOS .

LOC 2 El gran Valle d e Paute queda destru ido por e l torrente .


Desaparecen sus cu ltivos. La m itad de la ciudad de
Paute se i n unda. Sus casas, sus fábricas, sus
carreteras, sus puentes, desparecen con la corriente
y la fuerza del agua.

LOC 1 Desde l os a ltos refug ios o bserva el pueblo l a


destrucción d e l o q u e fue s u patrimonio de vida . . . TODO
SE P I ERDE.

LOC 2 Están pasando por el d ique M ÁS DE 3. 000 METROS


C Ú BICOS DE AG UA POR S E G U N D O

CONT CASSETTE 3 1 . CONTIN Ú A LA NARRACI ON D E


RODRIGO JARA D E S D E LA MONTA Ñ A.

LOC 1 Y al otro lado del río , en los sitios de las inundaciones,


en Challuabamba, Capulispamba, Guang uarcucho ,
puente de Jadán . . . el agua empieza a bajar . . .

LOC 2 Asoman los techos de las villas, asoman los árboles,


las carreteras, como fantasmas obscuros y grises. Todo
estaba destru ido, repleto de sombras y barro .

CONT CASSETTE 32 HABLAN EN RIQU E CARDOSO Y


JORGE PIEDRA CARDOSO DESDE CHALLUABAMBA
I N D ICAN DO EL PANORAMA DESOLADOR Q U E
QU EDA AL BAJAR E L AG UA.

1 89
Martha Cardoso F

LOC 1 Lo que queda después es u n ambiente desolador, u n


paisaje de guerra . Puede cal ificarse a s í . U n paisaje e n
blanco y negro. Parece que de allí s e fue la vida . . . pero
queda el espacio . . . de las entrañas del agua emergen
sus prisioneros convertidos en tétricos fantasmas.

LOC 2 Emerge el puente de Challuaba m ba . En él, sus


habitantes colocaron una bandera como postrer adiós,
ayer dejaron sus lágri mas. Surge el puente de las
entrañas del lago otra vez.

CONT SUBA UNOS I NSTANTES LA M Ú SICA D ESCRI PTIVA


Y MANTENGA OTRA VEZ FONDO A LOCUTORES .

LOC 1 " P o b res h e mos s i d o , p o b res v i v i mos , p o b res


segu i remos siendo", señala el poeta Neruda .

LOC 2 Que esas palabras no sean resignación que aniquila,


que esas palabras sean sentencia y cuestionamiento .

LOC 1 El pueblo, a un año del comienzo de la tragedia, dialoga


con los com pañeros periodistas .

CONT CASS ETTE CON I N T E RV E N C I Ó N D E VARIAS


PERSONAS .

CONT EMPATE CON "ALBORADA" MANTENGA FONDO


BAJO A LOCUTORES.

LOC 2 Hablar de los dolores agobia el a l ma . . . más la


adversidad puede hacernos mejores a l no vencernos.
Bajar de las alturas del refugio para asumir cada hora
de la l ucha sin renunciar al recuerdo de los que
partieron.
No olvidar jamás sus nombres escritos en el frío espacio
de la montaña.

1 90
Otros guiones

Somos ese pueblo, somos esa tierra .


Y nuestras vidas desgarradas, no serán soles vencidos.

LOC 1 Aq u í esta m o s otra vez , acu m u l a n d o es p i g a s ,


desgranando el tiempo nuevo . Para cuando, si u n d ía
vuelve el dolor a marcar n uestro paso, encuentre la
mu ltitud del pueblo de severidad revertido.

LOC 2 Y aq u í Elstamos.
E l d u ro mineral es la materia
Ya no habrán quemaduras de llagas imposibles
No habrá catástrofe que establezca l a muerte
Será el encuentro de dos h ierros, que hará a n uestro
pueblo invenci ble

CONT SUBA "ALBO RADA" U N OS S E G U N DOS Y D EJ E


FON DO

voz Y estamos revestidos de fuerza y valor para cada uno


FEMEN I NA desde su lugar emprender tenaz lucha y en poco tiempo
hagamos del Austro lo que fue.
Si hemos enfrentado el sufri miento con valentía , nos
restará el suficiente coraje para emprender la lucha de
nuevo, y así más que nunca , será MI T I ERRA TAN
BON ITA.

CONT S U B I R "ALBO RADA" D EJ E LARGA COLA.

CR É DITOS:
F I N DEL PROG RAMA .

Este g uión sobre la trafredia de La Josefina nace de la vida real . Está


marcado por el sufri miento de los habitantes del Austro cuando ésta
suced ió. Narra los d ías del desastre , la manera cómo lo afrontaron

1 91
Martha Cardoso F

los period istas de la rad io con g rabadoras de casetes desde lugares


a los que se hacía muy difícil llegar por la falta de carreteras o caminos
vecinales. Lugares lejanos en donde debían pernoctar varias noches
en medio de las montañas. Sobre todo descri be de las pen u rias del
pueblo, de los maqui nistas que trabajaron horadando la tierra para
disminuir la cresta , jugándose la vida en cada instante. Es docu mental
porque usa los testimon ios recogidos de esas fuentes d u rante cada
d ía . Llega a ser una verdadera historia.

Otras historias de radio en los guiones creativos

Nacen siempre de una realidad . Contienen mucho de poético, la música


es u n elemento clave, la h istoria, la cu ltu ra , hasta las voces que
i ntervienen y la manera de decir form an u na pieza creativa
maravillosa .

Vivir con los sonidos de la rad io. Testimonio de u na periodista

Los son idos de la radio. Vivi r en la m itad de ellos. Trabajar con la


palabra . Asu mir el papel de testigo de todo lo que acontece aq u í y
en otros espacios de este planeta .

Escri bir y contarle al pueblo entero para defi n i r -a veces- la peligrosa


tensión pol ítica puede no resu ltar fáci l en contextos matizados de
adversidad , no obstante, a pesar de todo se ha extendido la verdad
en el am biente a través de los sonidos. El medio está en la mitad de
la vida en el desem peño de su rol . All í la rad io estab lece u na real idad
para conclu ir: Solo lo que se publica existe, lo que se ha cal lado no
ha pasado. La radio se ha convertido en el lugar de los encuentros
en donde se construyen los consensos. Los son idos de la radio. Es
i m posible vivir sin ellos.

Diálogo con el pueblo

Es un prog rama d iario que lo d irijo y real izo al med io d ía . Tiene que
ver sobre todo con la salud del pueblo. Son cuatro d ías destinados

1 92
Otros guiones

al d iálogo sobre temas médicos entre periodista y méd ico especialista


en un cam po de la med �cina. Participa el pueblo. La gente se i nteresa
más por su salud, por su vida, su bienestar. Preguntando al especialista
se informa sobre su dolencia y sobre todo conoce y se motiva .

U n d ía por semana el prog rama aborda otros temas relacionados con


la cultu ra , la ed ucación , la pol ítica y sobre todo el medio ambiente.

Diálogo con el Pueblo es el nombre del programa del cual en el archivo


de La Voz del Tomebamba existen más o menos tres mil gu iones
grabados. Se transmite d iariamente desde 1 992. Es absolutamente
ed ucativo, ustiliza sobre todo el género de la entrevista y asume otros
formatos de radio como el gu ión y la charla.

Si bien todos los formatos pueden encajar en este prog rama, como
los anteriormente expuestos, es particular el uso de la entrevista d iaria
para extraer los conoci mientos de los profesionales de las ciencias
médicas y l íderes en temas pol íticos, educativos, ciencia, cultu ra ,
defensa d e la vida, defensa de la natu raleza y otros que s e analizan
en este prog rama.

El objetivo es intersar al público en estos temas induciéndolo a participar


en él de manera esponUmea , atend iendo su derecho al conocimiento.

A veces, o muy frecuentemente, se cul pa a los med ios de matar el


opti mismo de la gente, o se los acusa de todo lo malo que puede
suceder en la vid a ; las i mputaciones son extensas y provienen sobre
todo de los gobiernos, de los partidos pol íticos, rel ig iosos, etcétera .
Les endilgan muchos males como hi pótesis bastante deleznable.

Es peligroso cu l parlos de todo. Significa que se les está asignando


u n poder ilimitado, inconmensura ble frente a lo cual nada se opone.
El asu nto fue estud iado en los años 70 y 80 en la Teoría de la
Com u nicación frente a l a idea, fines y forma que asu m ía la
comunicación colectiva en los Estados U n idos en esas décadas. Se
hablaba ú n icamente de los "efectos" y se referían a los públ icos de

1 93
Martha Cardoso F.

la co municación colectiva como los "recepto res", sujetos pasivos


d ispuestos a hacer lo que ordena el medio de comunicación. Esta teoría
d iscrimina y minimiza a los públicos, analizándolos desde una
perspectiva de superioridad que los cataloga como conformistas y con
una visión pasiva y acrítica del contexto.

Los públicos no son "receptores". N ada de receptores, dice Daniel


Prieto , el térmi no propio es "interlocutor."13 Para la nueva Teoría de
la Comunicación no funcionan expresiones como receptor, destinatario,
emisor. La palabra es "interlocutor" porque se refiere a seres que
intercambian sus voces, y los comunicadores que seguimos esta l ínea
teórica aspiramos a que ju nto con nuestros interlocutores aprendamos
a lgo o m u cho, en espacios de debate, de construcción del
conocim iento.

Es posible participar de l a comunicación colectiva en el ámbito d e la


i nterlocución , con igualdad de derechos para u n ificar sensibilidades
colectivas por la d ivulgación de la información, esti mulando las ansias
del conocimiento en la gente antes marginad a .

Esos son los espacios d e debate, de análisis q u e contribuyen a l a


construcción d e l conocim iento de l a opinión pública .

Conten idos d e Diálogo con el Pueblo

Desde hace 1 8 años, Diálogo con el Pueblo sale al aire d iariamente


d u rante 45 m i nutos -a veces, una hora-. Sus conten idos están
relacionados sobre todo con la salud del pueblo. Una vez por semana
el espacio se desti na a la educación , la ciencia y la cultura , la pol ítica,
ecología, derechos humanos, filosofía. La temática no se agota y sobre
ella sí se ha conseg uido que el pueblo se interese.

"Solamente la educación salva a los pueblos" se d i ce, y l a


comunicación colectiva b i e n conducida s e i ncluye en el campo d e l a

Prieto Castillo, Daniel, 1 988. Análisis de Mensajes. Quito, Ecuador. CIESPAL

1 94
Otros guiones

educación permanente no escolarizada . U n ciudadano bien informado


es un ciudadano democrático.

¿Con qu ién dialogamos? Con usted .

Esas palabras son l as del i nterlocutor que es usted . Palabras que


hablan de la vida de cada d ía , de la luz y las tinieblas, de los afectos
y desafectos, de la paz y la violencia, de su salud y enfermedad , son
d u lces y amargas, son caricias y a veces golpes, pero nos abren
espacios y cami nos, nos muestran otros horizontes, de todas formas
sacuden , esa es la vida. Son asu ntos que de alguna forma están en
n uestro ser.

A través del d iálogo, la gente escucha y se mete en ese mundo, trata


de organizarlo, siente afecto por el otro porque son palabras cargadas
de contenido, orientadas a buscar soluciones, referentes a su mundo.

De este espacio hemos tomado el siguiente guión. Una muestra ,


simplemente, del tratamiento de nuestra cultura en el cam po de la
m úsica , puesta en u n l i breto para Diálogo con el Pueblo.

U n gu ión creativo y documental

Cuenca , 1 de febrero de 2008

Diálogo con el Pueblo


Sonidos del carnaval en la música.-

I nvitado: el musicólogo Carlos Freire


Libretos: Martha Cardoso
Control técnico: Eddy Castro
Horario de transmisión: los d ías del carnaval
M úsica : de los pa íses latinoamericanos

(Guión editado)

1 95
Martha Cardoso F.

CONT CARACTE R Í STICA

CONT EN M ITAD DE LA CARACTE R Í STICA EL SAL U DO

Loe. 1 Presentamos LOS SON I DOS D E L CARNAVAL EN LA


M U S I CA. Traemos la música de los pa íses hermanos
del conti nente, con nuestro i nvitado especial, el
musicólogo Carlos Freire.

CONT TERM I NA LA CARACTE R Í STICA

Loe 1 La rad io es sonido y recoge los extensos espacios que


representa la música de cada lugar, de cada región y
de todos los tiempos. Viene de las altas tierras rasgadas
por los vientos de zampoña y las vibrantes cuerdas que
i rru m pe n e n ca d a s i t i o e n q u e las a cog en .
Comenzamos con u n volcá n de sonidos a ltiplanos, en
cuerdas y quenas de los extraord inarios Jairas.

CONT "LA LLEGADA DEL KALLAWAYA" LP/ LOS JAI RAS . . .


LADO "B" N Ú M E RO 4 SAQ U E Y D EJ E TERM I NAR.

Loe 1 Fue magn ífico el son ido como torrente de charangos.


¿Por qué esta música que viene de Bolivia es tan fuerte
y alegre, como u n torrente de notas armoniosas?
I nvitado Carlos Freire . . . . RESPU ESTA . . .

Loe 1 Siempre en esta fecha, nos lleva el pensamiento hacia


la tierra, los huertos de soledades, refugios de afectos,
flores anticipadas. Así nace "La Flor del Café", hecha
por Jatari, viene de Ecuador.

CONT "LA FLOR DEL CAF É " LP/ JATARI . . . LADO "A"
N U M E RO DOS

CONT SAQ U E Y DEJ E TERM I NAR

1 96
Otros guiones

Loe 1 La Flor del Café es una canción de tradición cultura l


ecuatoriana hecha por Jatari , grupo q u e aparece en
Ecuador en 1 97 1 . ¿ Parece que tiene como motivación
lo que se hace en Chile, centro vita l de i rradiación de
cultu ra popu lar, en ese entonces con Víctor Jara ,
Q u ilapayú n l nti- l l li mani?
I nvitado Carlos . . . RESP U ESTA . . . .

Loc1 Mas, de alguna forma todas estas canciones nos traen


los sonidos del carnaval . Y así es tan bueno tener en
cue nta en este d ía u n a m i longa , "Las Coplas
Felicianeras" de los Hermanos Cuesta; viene de
Argentin a .

CONT u C O P LAS F E L I C I A N E RAS " L P/ H E RMAN O S


C U ESTA . . . LADO 1 N Ú MERO 3 SAQ U E Y DEJ E
TERM I NAR

CONT E M PATE DAN DO E L M I C RÓ FONO CON FON DO


CON "LAS COPLAS DEL CARNAVAL DE G UARANDA"
LP/ LOS GUARAN DE Ñ OS LADO UA" N Ú M E RO 1 .
FON DO SUAVE .

Loe 1 Son las coplas, sonidos y coplas anticipadas . Triste y


a legre monotonía de los carnavales. ¿Hay alguna razón
para que la música latinoamericana, la canción anterior
y esta que suena, se exprese en coplas? ¿ Son coplas
que llevan a pensar en términos sociológicos-culturales?
I nvitado Carlos . . . RESPU ESTA . . .

Loe 1 Son idos del carnaval en l a m úsica que se oye en todo


el Ecuador. Pero hay estilos peculiares en lo que hacen
las comunidades ind ígenas como Peguche. Es l a
música q u e d ice de l a forma d e ser ind ígena. Hay l a
inequ ívoca existencia de l a concepción de una forma
de vid a .

1 97
Martha Cardoso F.

CONT " M I L LAYAS H U N C H I " L P/P E G U C H E . . . LADO " B "


N Ú M E RO 1
SAQ U E Y D EJ E TERM I NAR

CONT EMPATE " FLORERO DE LLAMOS" LP/ G UAMARY


LADO 2 N Ú M E RO 2

CONT SUBA Y D E M I CRO. CON FON DO S UAVE .

Loe 1 Pero la m úsica, a veces, s e constituye en u n a especie


de h imno o característi ca de un momento, u n a fiesta ,
u n g ru po. Desde esta perspectiva José Antonio es hoy
la canción de los jinetes del conti nente , aunque otros
al escucharla traen a su mente el recuerd o del q ue
u n d ía se fue . E n el cre púscu lo desapareció con su
caballo y poncho blanco d e lino. Los Zañartú y J osé
Anton io.

CONT Q U I TA N D O FO N DO "JOSE ANTO N I O" LP/


Ñ Ú Ú
ZA ART . . . LADO 2 N M E RO 1
, SAQU E Y DEJE TERM I NAR

CONT CARACTE R Í STI CA F I NAL

Son d iez m i n utos tomados como la muestra de un g u ión de música


latinoamericana muy largo, cuya d u ración l lega a los 60 minutos.

U n guión sonoro

E l anterior puede calificarse así. La mustca se reparte en una


combinación de sonidos fuertes y suaves: el torrente de charangos
bolivianos y la dulzura de la música de las pampas argentinas; cascada
de voces en contraste con la ternu ra y monoton ía de las coplas del
carnaval . Todo ello da como resu ltado u na pieza d istinta de guión
formando u n todo armonioso. Las voces de los que intervienen , al
ser de mujer y hombre , establecen u n contraste bastante rítmico en

1 98
Otros guiones

la lectu ra del texto y en la construcción de opin iones . Los sonidos de


la rad io, magn íficos en la d ifusión de nuestra cultura .

El guión constituye u n a pequeña muestra d e los miles d e guiones que


se guardan en el archivo de Diálogo con el Pueblo. El objetivo es decir
que la radio es un maravil loso sonido de grandes posibil idades para
la ed ucación en cualqu ier campo .

La otra música {década de dictaduras)

Se trata de una pieza -o 250 piezas- de contenido revolucionario . U n


prog rama de rad io disti nto . No solo por s u discu rso, q u e desafiaba
lo establecido en la sociedad en aquellos años, sino también en materia
de esti los, técn icas, util ización de los recursos de la rad io en una
innovadora estructura sonora .

S e d ifund ió en u na década d e dictad u ras, la de los 7 0 d e l siglo XX.


Muy a pesar de ello, el programa era decidido y valeroso, extendiendo
en su texto la verdad y hasta la poesía que forjaban un marco particular
de la vida y problemas de cada pa ís de América Latina, con su propia
música . Era u n formato docu mental basado en la investigación . Un
programa rad ial opuesto a lo q ue se hacía común mente, que sacud ía
el ambiente en esos afíos. Ganó gran aud iencia por su estructura y
contenido pecu liares .

La Otra Música, tierno título de un programa de La Voz del Tomebamba


que nació en los pri ncipios de la década de los 70 y se extendió hasta
el fi nal de la m isma . Era cultu ra y rebel ión , sociedad y cambio,
docu mento e investigación , extenso y poético . Era todo pueblo.

Nació y vivió en plenas dictad u ras, con mensajes d e justicia social y


defensa de los derechos h u manos . Fue un espacio reclamado por el
pueblo y censurado po1r las dictad u ras. Su aud iencia creció en forma
extraord i naria. Cam inó hasta llegar a la conciencia.

Comprender que la su perficie de la l u na no es l isa ni u niforme, que


no es exactamente esférica , que es desigual y escabrosa , l lena de

1 99
Martha Cardoso F

cavidades y promi nencias, costó mucho a la humanidad . Su precio


fue la tortura y hasta el derrumbe moral de los que buscaban la verdad
en los tiempos de la Inquisición . La verdad siempre amenaza las viejas
certezas, en cualqu ier época . Y se prod ucen miserias y audacias
contrarias al alma y a la justicia.

El period ismo sabe que caminar as í siempre es d ifícil , como hacerlo


en la su perficie de la luna. Saber ser periodista es saber ser siempre
l ibre, es la opción que se elige, es ser fiel a sí mismo y a sus razones,
sin traicionarse en las cosas esenciales para que nada provoque su
derrumbe.

U n gu ión particular para la época : década de los 70

Nombre del prog rama : La Otra M úsica .


Horario de transmisión: sábado 1 2h00, domingo 09h00 .
Libretos: Martha Cardoso F.
Narración: Jorge Pied ra L. y Martha Cardoso F.
Control técnico: Gustavo Peralta .

(Gu ión editado).

CONT COLOCA LA CARACTE R Í STICA GRABADA CON EL


S I G U I ENTE TEXTO :

LOC 1 Es la música del fol klore latinoamericano� Es la


expresión creativa del pueblo, para decirnos que las
letras, la l iteratu ra , no son producto exclusivo de los
intelectua les. Y esa l iteratu ra del pueblo se vuelca en
la protesta apasionada de los sectores que encienden
su conciencia.

CONT " F I ESTA P U N E Ñ A" LP/I N T I I LL I MAN I , LADO 1


N Ú M E RO 4 .
SACAR EN PRI M E R PLANO Y DAR M I CR Ó FONO
CON FONDO.

200
Otros guiones

LOC 2 Esta es la Otra Música . Y con ella el armonioso sonido


de las q uenas , los imponentes charangos nacidos en
el Alti plano, l a ternura de la música pampeña , para
decirnos de allí germinamos, de la lluvia, de los
volcanes, de estas canciones. De all í creció nuestra
fortaleza y emerg ió n uestra sangre erguida.

CONT S U BA VOLU M E N D E "FI ESTA P U N E Ñ A" A PRI M E R


P LAN O , DEJE C O LA LARGA FIN DE
CARACTE R Í STICA. COM I ENZA E L PROGRAMA.

CONT "WACA 'NACA" LP 1 FOLCLO RE, DOM Í N G U EZ, EL


GRI NGO Y CAVOU R, LADO "B" N Ú M ERO 3 .
SALGA F U E RT E ALG U NOS S EG U N DOS Y D E
M I CR Ó FONO Y FON DO

LOC 1 Saludo a m i tierra .

LOC 2 Buenos d ías señora , buenos d ías.

LOC 1 Buenos d ías América de abundantes ríos de largo


trayecto .

LOC 2 Buenos d ías América de grandes cordilleras orientadas


al este y al oeste , y al norte y sur.

LOC 1 De largas pen ínsulas que se prolongan hacia el mar.


Profundos istmos .

LOC 2 De llanos verdes, extensos, generosos, y extremidades


que rematan en impone�tes picos montañosos .

LOC 1 Buenos d ías señor.

LOC 2 Buenos d ías compañero .

201
Martha Cardoso F.

CONT S U BA Y DEJE TERM I NAR "WACA WACA" .

CONT "LAS ! M I LLAS" LP/LOS JAI RAS LADO "A" N Ú M E RO


1 E M PATE CON ANTE RIOR Y D E M I C RÓ FONO Y
FONDO.

LOC 1 E l espíritu heroico de esta música.

LOC 2 E l acompañamiento del océano de la vida.

LOC 1 Lo complejo y lo simple establecen un pa ralelo en ella.

LOC 2 ¿Oyes? ¿ Escuchas? Son chorros, son cascad as de


cuerdas.

CONT S U BA U NOS S E G U N DOS Y QU ITE TOTALMENTE


DANDO M I C RÓ FONO SIN FON DO .

LOC 1 Y a s í , hablamos d e l Ecuador:

LOC 2 Este es Ecuad or, tierra de América Lati n a .

CONT "TATAT Í" LP/I NTI ILL I MAN I


SALGA U N OS SEGU N DOS Y D E M I CR Ó FONO Y
FON DO .

LOC 1 Los señores políticos s e prepara n , s e desentierran,


d esempolvan sus d iscu rsos y, l i stos para orq uestar su
campaña electorera .

LOC 2 Nos preguntamos, ¿serán capaces de rescatar nuestro


petróleo de las manos extranjeras?

CONT S U BA UNOS S EG U N DOS Y DE M IC RÓ FONO CON


FONDO

202
Otros guiones

LOC 1 Y nos preguntamos, ¿ harán que los fondos de la riqueza


y recursos naturales sirvan para erradicar los graves
problemas nacionales?

LOC 2 Y que éstos no sea n para los pocos privilegiad os de


siempre, para los que mejores palancas manejan.

LOC 1 No. Los ecuatorianos no nos dejaremos engañar al


creer en sus promesas, en sus slogans y d iscu rsos.

LOC 2 Y como pueblo ecuatoriano forjaremos nuestro futuro,


n uestro desti no, nuestra historia .

LOC 1 Y ése sacrificio, esa lucha d iaria, sólo servirá a l pueblo


ecuatoriano, cuando exista un gobierno del pueblo.

LOC 2 Cuando no nos equivoquemos y no elijamos a los


mismos de siempre . Los pocos elegidos, los pocos
privilegiados.

CONT "AMORES HALLARÁS" LP/I NTI I LL I MAN I CANTO DE


P U EBLOS AN D I N OS LADO 2 N Ú M E RO 2 .
SALGA Y D E M I CRÓ FONO Y FON D O .

LOC 1 L a m úsica de esta parte de la región a n d i n a e s así,


com bina lo triste con lo alegre.

LOC 2 "Amores Hallarás" es u n trad icional ecuatoriano en


ejecución de l nti l l l imani.

CONT S U BA Y D E J E TERM I NAR.

CONT AL T E R M I NAR E M PAT E C O N " E S T U D I O D E


CHARAN GO" L P /H UAYANAY LADO 2 N Ú M E RO 4.
D EJ E SEGUNDOS Y D E M I CRÓ FONO CON FON DO.

203
Martha Cardoso F

LOC 1 Haití es u na población morena .

LOC 2 La extensión de su territorio , 2 7 . 800 kilómetros


cuadrados, su población pasa ya de l os cinco m i llones
de habitantes ; de ellos la mi noría es blanca , el 1 0°/o ;
los mulatos constituyen el 30°/o , y los morenos el 60°/o .

LOC 1 La gran población morena fue i mportada en forma


masiva como esclava para el trabajo de los cultivos del
café, bananas, cacao, y sobre todo, la caña de azúcar.
Entonces, el esclavo era tratado de forma salvaje,
inh umana y cruel , menos que u n a n i mal .

LOC 2 Las barreras sociales ríg idas, establecidas desde


entonces, han variado poco , constituyen u na él ite la
m inoría blanca , y u n gran porcentaje de mulatos son
dueños de todo el territorio haitiano.

LOC 1 Francois Duvalier, administrador de esta gran hacienda


que se llama Haití, no da cuenta de los centenares de
haitianos desaparecidos y que siguen desapareciendo
en el transcurso de los últi mos años .

LOC 2 Y ha extendido la orden , a los tribu nales haitianos


encargados de estas i nvestigaciones, que redacten el
acta de defu nción de los ha itianos reclamados por los
famil iares.

CONT "MAN U E L ANTON IO" LP/MAN G UAR É LADO "8"


N Ú M E RO 3 EMPATAN DO CON ANTE RIO R S A Q U E
Y DE M I C R Ó FONO Y FO N DO.

FIN

204
Otros guiones

Es una muestra de 1 O minutos de un guión pol ítico que habla de todos


los pa íses de Latinoamérica , con su música . Cada g u ión dura 60
minutos.

Germen de la estructura sonora : La Otra Música

Fue creada en épocas d ifíciles. Au nque para cualqu ier period ista
resuelto a no callar las i njusticias, todos los momentos son d ifíci les.

All í germinaron las palabras d isti ntas que señalaron el ru mbo de La


Voz del Tomebamba. Eran lluvia, volcanes, fermento. La palabra extrajo
la real idad , para ser y crecer como fortaleza .

La línea editorial. Jorge Piedra Ledesma y los editoriales

Los escribió cada d ía durante 20 años. Con su anál isis y su opi nión
involucraba los sucesos de trascendencia, penetrando en la emisora
como u n i nterlocutor a l referirse a los hechos más sentidos por el
pueblo, log rando con éxito la comu nicabilidad de sus conten idos.
Veremos más adelante que sus contenidos no mueren a pesar del
paso del tiempo.

La radio expone sus propias ideas y opiniones a través de la nota


editorial . El editorialista es un formador de la opinión pública, mediante
la búsqueda de la verdad , en uso de su propia subjetividad que es,
por lo general , la l ínea conductora de la ideolog ía de la rad io. Tiene
u n estilo de monólogo e incluso de charla rad ial , por lo que no puede
exceder el espacio que es de ci nco minutos.

Esta es una muestra ele la l ínea ed itorial de la rad io, cuyo autor es
Jorge Pied ra Ledesma , quien ha expresado con ellos, diariamente,
su pu nto de vista . Son temas de interés permanente: sociedad y
cambio, cultu ra y rebel ión . Vale destacar una muestra .

Las palabras en la radio son las respuestas de la aud iencia. Sus


necesidades concretas.

205
Martha Cardoso F.

En nuestros espacios se puede aludir todo. Las referencias son infinitas.


El ser hu mano tiene d iferentes expectativas: desde lo real hasta lo
imag i nario, desde aq u í hasta el i nfin ito , desde hoy hasta los sig los
de atrás y los sig los hacia el futu ro, desde usted en su soledad hasta
toda la humanidad . Ese es el sentido que cobra la pal abra en la rad io,
no es otra cosa que su i ntel igencia creadora .

Por Jorge Piedra Ledesma


1 3 de enero de 2003

Hoy 1 3 de enero, es el d ía del periodista del Azuay, vale la pena hacer


una reflexión sobre el rol que tiene que jugar en la sociedad este
profesional, este trabajador intelectual, este individuo q ue anda metido
en los l ugares y en las acciones de mayor riesgo, este ser h u mano
que trata de i nsertarse en el desarrollo de la comunidad imbuido de
u na clara visión de servicio y hasta de sacrificio .

En este mundo del I nternet y la globalización , en este m u ndo de la


su prema tecnolog ía de la comunicación , tiene que seguir actuando
el period ista , esta persona que ejerce u n poder, que es parte de la
tremenda penetración que ahora más que n u nca poseen los med ios
de comun icación . Este trabajador de las 24 horas, de todos los d ías
del calendario, en n uestro med io ha obtenido u n alto porcentaje de
cred ibil idad , porque en general está obrando con apego a la justicia ,
s i n dejar al lado a la fría verdad .

El period ista del Azuay, caracterizado por resaltar los acontecimientos


con contenido y con ingred ientes sociales, ha tomado el camino del
compromiso, de la obligación de i ncli nar su poder a favor de los más
débiles, y de ponerse al servicio de la i nvestigación para fustigar a
los corru ptos, a los prepotentes y abusivos.

Este periodismo azuayo, que ha contri buido enormemente para que


a Cuenca se la considere la ciudad más prog resista , la ciudad que
enarbola el l iderazgo de la defensa de los Derechos H u manos, este
period ismo al servicio de la comunidad , hoy celebra su d ía clásico

206
Otros guiones

en medio de hombres y mujeres enardecidos y rebeldes que han salido


a las cal les a luchar por sus derechos convocados por los espacios
que han abierto el los en los med ios de comunicación.

Hoy d ía del periodista del Azuay bien vale proclamar nuestra adhesión
permanente a los hechos q ue tratan de reivi ndicar la justicia y de
rescatar la dignidad de las personas.

Sin que sea necesa rio a rribar a u na celebración, todos los d ías el
periodista, se responsabiliza del uso del poder, si se lo pone al servicio
de la justicia socia l y la reivindicación de la comun idad , arri nconada
y pauperizada , el comunicador social habrá hecho honor a la profesión
q u e libremente abrazó.

Cuenca tiene pronunciamientos muy originales y valiosos, Cuenca tiene


una voz muy respetada en el pa ís, los periodistas haremos
d iaria mente con nuestro trabajo e l esfuerzo para ma ntener incólume
y sin mancha esa imagen que proyecta n uestra comarca .

E l manejo fu erte de la palabra es la clave en los ed itoriales de


la radio

Este ed itorial tomado como m uestra refleja lo que es en la radio el


comentario de cada d ía. En los editoriales , el autor a veces no explicita
u n juicio , pero lo induce y sugiere mediante el texto documentado.
E l editorialista conoce e l pensamiento del otro y sobre esa base hace
el comentario, manejando con fuerza la palabra .

Pese a q u e s e i ncluye 1e n e l campo de los monólogos, por n o uti lizar


más voces , es u n diálogo con l a colectividad porque el tema siempre
es de interés genera l .

S i n embargo, se trata d e editoriales que revelan temores, sufrimientos,


dudas, protestas, esperanzas, incertidumbres, y son la l ínea , la l ínea
conductora del pensam iento de la radio. El periodismo de cada d ía
es una especie de guerra y de paz.

207
Martha Cardoso F.

No entran en las Historias de Radio los a busos de a utoridad y poder


-muchos editoriales se escribieron sobre estos temas- porque no hace
falta referirse a la prepotencia de aquel los que, l legando al poder,
abusaron de él tratando de ordenar a los period istas que apag uemos
las g rabadoras para que no se reg istren las irreg u laridades
cometidas.

El formato de la charla

La i ncom u n icación nos amenaza siempre , para l uego -con esa


ausencia de comu n icación- sumirnos en la soledad e i ncom prensión
del m u ndo. Esta es la razón por l a que la emisora y sus
com u n icadores-educadores trabajamos por el pueblo, atendiendo
ampliamente a lo bello, a lo artístico en todos los espacios de la vida,
con la esperanza de q ue ese pueblo ponga su entusiasmo, su m ística,
su entrega , siendo parte del proceso y el m u nd o no se nos venga
abajo. Ser el polo, el norte estético y ético med iante la com u n icación
es n uestro fi n y pri ncipio .

El tamaño del formato de la charla es relativo, puede ser corto o tener


u na apreciable longitud. Mas en la radio todo lo que se incluye en la
expresión monologada, al no hacer uso de sus recursos como música,
sonidos, efectos, se sugiere que ocu pe un pequeño espacio. Vale la
pena que no se tome en cuenta aquello de "pequeño espacio" sino
que se opte por el anál isis del contenido del texto; si es ameno y
ed ucativo, no im porta su tamaño. Se sugiere que su lectu ra sea a
dos voces.

La charla que se presenta a continuación está tomada , como muestra,


de conferencias sustentadas en algunos eventos científicos y han
ocupado u n espacio en la emisora . Uso u n léxico propio para la rad io,
toma n d o en cuenta toda l a tipolog ía de los p ú b l i cos de l a
comu n icación colectiva : heterogéneos, amplios, anónimos.

208
Otros guiones

Dos gigantes de la h istoria


Eugenio de Santacruz y Espejo y Ernesto Ché Guevara : E ncuentro
en la proyección social de su pensamiento .
Por Martha Cardoso F.

Eugenio de Santa Cruz y Espejo y Ernesto Ché Guevara , nacidos en


tiempos, épocas y lugares disti ntos. Precisamente esa distancia
proporciona hoy la veracidad del anál isis y su encuentro en lugares
concordantes, no solamente en el campo de las ciencias médicas,
sino que encontramos una similitud profunda en la concepción socia l
d e todo su quehacer humanista, que aproxima, a través de la h istoria ,
lo m á s bri l lante de la humanidad en el transcu rso de los siglos.

La Facu ltad de Ciencias Méd icas de la U niversidad de Cuenca, con


su Decano el Doctor Arturo Qu izhpe, ha abierto u n espacio que nos
lleva a juntar en el camino del tiempo a dos hombres latinoamericanos,
en su pensamiento idealista, su lucha , sus pasiones, sus frustraciones
y sus triunfos, así como sus decepciones y su espíritu i ndomable. Cada
u no en su época y a su modo. Y hasta nos lleva a i maginar este
E ncuentro de Dos Gigantes de la Historia , a los dos en el momento
de su partida. Similar en todo caso. Bajo la cruz salpicada de injusticias
y sus ad ioses desgarrados, en el eco de sus cal abozos cuando
ingresaron en la negra noche, para penetrar por siempre en el alma
latinoamericana. Sus ideales y luchas los volvieron eternos.

Ernesto Ché Guevara

Después de alca nzar la orilla, y cuando aún los g ritos de la gloria


conseguida no dejaban de escucharse en toda América , decidió no
estancarse en ese momento y eligió, otras cord i l leras, horizontes
incóg nitos. Le quedaba su vida, estrella brillante .

Partió a la m itad de la nada , sin demarcar fronteras, a l lugar en donde


se i mponía la desolaciión . A donde siglos indiferentes, h u millantes,
perversos, marcaron la apatía de ese presente indígena boliviano. Su

209
Martha Cardoso F.

ancestro fue desdi bujado en la bruma obscu ra del plomo de las minas
de Potosí. La herencia de l a riqueza de Bolivia, de las fontanas de
plata y cordeles de oro, simplemente se fue por los largos túneles a
estas generaciones de seres perd idos en el frío espacio, eran las
mujeres y los hom bres a los q ue buscó el Ché.

Encontró la apatía y la i nd iferencia. Ni siq uiera el odio había en ellos.


Solo el silencio y la espantosa desid ia. El helado frío del pantano
traicionado. E l comandante Ernesto Guevara quiso extraer de su boca
el g rito, exami nó sus llagas atávicas. Agachados, encadenados a su
martirio como si la humillación fuera su mundo.

Tal vez ahí yacen algunas razones

Cuando, desde l a Sierra Maestra vino a la Sierra Andina, las


condiciones de los Andes eran d isti ntas. M ientras en l a S ierra Maestra
cada ser era un combatiente , cada boca ten ía voz, y el odio se formó
como la gota que desborda el vaso, aqu í -en esos años- la indolencia
cobró su lugar. Allá se trataba de la pasión encontrada en tiempos
de revolución .

Los periodistas descubrimos también n uestras propias razones en los


espacios histórico-sociales. En la Revolución Cubana, las consignas
de Radio Rebelde, La Voz de la Revolución, abonaron la espuma
combatiente que se extend ía por toda la isla. Cuando llegaba con Fidel,
a l Ché le reconocía n , le cantaba n . Era la mano derecha de l a
Revolución. Y e n l a cima del triunfo popular dejó l a gloria, se desprendió
de los mill ares de brazos y eligió el l ugar de los más pobres, el de
los hombres y mujeres del Altiplano, los descendientes de U rubamba.
Quería verlos luchar, palpitar, despertarse . Pero faltaba a lgo, o faltaba
mucho, faltaba la contextura q u e da vida al follaje.

E n el amplio horizonte de las desigualdades en América Latina, l a


que m á s destroza a nuestros pueblos es la que tiene q ue ver con el
conocimiento del contexto o la razón de ser de las com u n id ades de
l as naciones. Trae consecuencias d ramáticas , es como si l a

210
Otros guiones

conciencia viviera en ti nieblas. Ausencia de crítica, de la capacidad


de reacción e interpretación , y más aún si nuestras realidades son
tan complejas que l leva n , l amentablemente, a que algunos piensen
que el hambre, el frío, la miseria humillante se resuelven con profundas
filosofías o es cosa de asuntos metafísicos. Mientras en Cuba, la Radio
Rebelde se jugó su papel , encend ía l a l uz de la concienci a , sacud ía
las alas de la Revolu ción , cuando vino a los Andes encontró , no sólo
e l aislamiento sino un espacio destrozado por las m iserias . Ten ía que
venir, debía venir, como si la voz del poeta Pablo Neruda le ordenara :
" A través de l a tierra ju ntad todos los silenciosos labios derra mados
y desde el fondo hablad me toda esa larga noche, como si yo estuviera
con vosotros anclado, contadme todo, cadena a cadena, eslabón a
eslabón, y paso a paso, afilad los cuch i llos que guardasteis, ponedlos
en m i pecho y en m i mano".

Las razones de los periodistas

Nuestras razones , periodistas, están en las pal abras y en el pueblo .


Las palabras que d i cen simplemente de l a vida cotidiana. Palabras
que son una forma i mportante del poder al m u ltipl icarse en miles de
bocas . Estar informados ya significa ser d ueños de un poder. E l
conocim iento enciende l a s conciencias de fas hombres y l a s mujeres
de cualqu ier contexto. Un pu nto de encuentro de los dos gigantes d e
l a histori a . L a palabra revol ucionaria d e l C h é , el pueblo la escuchó
con fervor en las emisoras clandestinas. Eugenio de Santacruz y
Espejo, sabio, h u manista , con el mismo contenido de sus obras al istó
las conciencias para la primera revolu ción con su periód ico Primicias
de la Cultura de Quito.

Eugenio de Santa Cruz y Espejo: Los tiempos de la Colonia

Los doctores le recuerdan como el médico sabio y la proyección socia l


de la m ed i ci n a . Es este el pu nto de partida d e Espejo en toda su
obra pol ítica, científica y l iteraria. Las Carlas Riobambenses, ensayo
d e escritor y novelista; El Luciano, El Retrato de Golilla; s u d iscu rso
La Escuela de la Concordia . En estas obras fueron estigmatizados

21 1
Martha Cardoso F.

sacerdotes y colon izadores, q u ienes se confabularon contra él


obligándole a refugiarse y a ocultarse en sitios lej anos de Quito. La
Ciencia Blancardina, El Marco Porcio Catón, obras en l as que
evidencia dominio d e l a materia y nuevas ideas sobre las teorías
avanzadas de s u época , así como Reflexiones sobre Las Viruelas,
en las que -señala la h i storia- de algún modo se adelanta a Pasteur
e n l o relacionado a l co noci m ie nto d e las b a cte ri a s . Esta s
investigaciones han creado resistencias de todo tipo -no solo porq u e
a veces e s así l a cond i ción del hom bre , s i n o porq u e se v i o en ellas
el peligro d e la Ilustración extendida hacia u n pueblo dorm ido- en
u n a época ta n d ifíc i l , plagada d e d istancias y complejos socia les
cuando solo los hijos de la aristocracia criolla y de los altos funcionarios
reales ten ían acceso a la educación . Espejo representó las
transformaciones nutrido de la época d e la I lustración y la nueva l ínea
de la l ibertad filosófica . Espejo representa una evolución en su época ,
y com prendemos esta afi rmación conociendo q u e en el siglo en q u e
vivi ó , señala l a historia que " L a obtención d e la l i cencia del eje rcicio
profesional exigía ciertos requisitos como la probatoria de una limpieza
de sangre , entre las q u e se cuenta la exhibición de b lasones
nobili a rios".
;)

Mas, toda su extensa obra tiene contenido soci a l . Su i nvestigación


médica concluye sob re la viruela, que es una enfermedad traída por
los colonizadores que encontró magn ífico caldo de cultivo en la pobreza,
la falta de a l i mentación y la ignorancia. Ah í anal iza la vida cotid iana
del pueblo qu iteño y su ideolog ía .

Aquel gigante que aprendió a escribir en la arena por carecer de los


mínimos materiales escolares, de profundos conocimientos teológicos,
de las leyes, la ética , las l etras, las ciencias médicas; fu e pe riodi sta ,
uno de los más g randes de todos los tiempos en nuestra nación.
Consideró la forma más adecuada para extender sus ideas hacia el
pueblo, y publicó el primer número de Primicias de la Cultura de Quito
el 5 de enero de 1 792 . De ideas libertarias, un icolonialistas. Alentar
a las ideas l iberacionistas de la Colonia. Fue perseguido y expatriado.
Pero la rebeldía se encendió. La idea estaba sembrada. "Fue confinado

212
Otros guiones

El Civilizador, luego trasladado a la Cárcel pública, de la cual no saldrá


hasta morir el 27 de d iciem bre de 1 795" . (Docu mento arch ivo).

Eugenio de Santacruz y Espejo y Ernesto Ché Guevara , los dos


lucharon por la práctica de la justicia , el uno en la primera
independencia, el otro en la seg u nda independencia. Siguen
alumbrando el pensam iento y la lucha de nuestras naciones, siguen
contribuyendo los dos a despertar el mundo. Porque hace falta romper
nuestra antigua paciencia.

Gracias .

La entrevista

Es el formato más d inámico de la radio. Se basa en el diálogo,


pregu ntas y respuestas, para obtener la información d i rectamente de
la fuente. Es testimonial, es documenta l , construye el suceso . Define
la i magen .

Se req u iere de mucha preparación y profesionalismo por parte del


periodista entrevistador. U na buena pregunta es el resultado de mucho
análisis y conoci miento del tema .

Pero también el entrevistado debe ser bien escogido. Además d e


"didáctico, claro, dúcti l", dice Mario Kaplún, debería conocer el tema
y en lo ideal ser "también un comunicador, comprender el valor de la
comunicación colectiva en la d ifusión de conocimientos para públicos
extensos."14

Cualqu ier estructura de programa de la rad io puede incluir entrevistas.


As í lo hacemos. Los noticieros están l lenos de entrevistas, los
programas anal íticos, reportajes, guiones, radiorevistas, debates, mesas
redondas, etcétera . La entrevista es la fuerza de la presencia viva ,
la voz auténtica y testimonial y recoge los conoci mientos de la gente.

14 Kapl ú n , Mario, 1999. Producción de programas de radio. Qu ito, Ecuador. - C I ESPAL.

21 3
Martha Cardoso F.

En las pág inas anteriores, Historias de Radio abundó en ejemplos


de este género, cuando transcribió las entrevistas realizadas a los
jóvenes acusados de pertenecer a Alfara Vive Caraja.

214
E p ílogo

¿Qu ienes fueron entrevistados para Historias de Radio? Todos los


que algo o mucho tienen de palabras contexto. Han sido miles los
entrevistados entre los que se cuenta n : méd i cos , científicos ,
ecolog istas, presidentes de la Repúbl ica, min istros, d i putados,
alcaldes, prefectos, mujeres y hombres en las cal les y en el campo,
sacerdotes comprometidos con el pueblo, personas pecu liares en
nuestras vidas, como Adelaida Guevara, la hija del Ché, comunicólogos
como Daniel Prieto Casti llo, g uerril leros, artistas plásticos , poetas,
escritores . Se l lenan de dulzura los d ías de la rad io cuando hablamos
con personas como Facu ndo Cabra l , Ariel Ram írez, los l nti l ll i ma n i ,
Pueblo N uevo, el mejor charanguero d e l mundo Ernesto Cavour y
tantos y tantos . . . hace falta escribir sobre el los, hace falta escribir
muchas otras h istorias de radio.

Conocer esas condiciones bravías de sus vidas, palabras de l ibertad ,


vuelo de jinetes altivos, esplendor de corazones errantes, es necesario
como el aire que respiro, porque nací y he de vivir en la m itad de las
H I STORIAS DE RAD I O .

215
Bib liografía


Prieto Castillo, Daniel . Utopía y Comunicación en Simón Rodríguez.
Qu ito, Ecuador, C I ESPAL, 1 987.

______ . Análisis de Mensajes. Quito, Ecuador, C I ESPAL,


1 988.

______ . La pasión por el discurso. Cuenca , Ecuador,


U niversidad del Azuay, 1 993.


Kaplú n , Mario. Producción de programas de radio. Quito, Ecuador,
C I ESPAL, 1 999.


Kapuscinski , Ryszard . Los cínicos no sirven para este oficio. Sobre
el buen periodismo. Barcelona , España, Ed itorial Anagrama S . A. ,
2002 .


McQuai l , Denis. Introducción a la teoría de la comunicación de
masas. Nueva edición revisada y ampliada. Barcelona, España,
Ed iciones Paidós I bérica S . A. , 2000.


López Vig i l , José Ignacio. Manual urgente para radialistas
apasionados. Quito, Ecuador, G 1 997.
oo ,


Serulnicov, Adriana y Rodrigo Suárez. Jean Piaget para principiantes.
Buenos Ai res, Argenti na, Era Naciente SRL, 2006.

21 7
Martha Cardoso F.


Cogswell, David y Paul Gordon . Chomsky para principiantes. Buenos
Aires , Argentina, Era Naciente SRL, 2006 .


Tello, Nerio y Sanyú . Umberto Eco para principiantes. Buenos Aires,
Argenti na, Era Naciente SRL, 2003.


Nafziger, Ralph O. y David M . White. Introducción a la Investigación
de la Comunicación Colectiva. Quito, Ecuador, Centro I nternacional
de Estud ios Su periores de Periodismo para América Lati na, 1 972 .


Berganza Conde, María Rosa y José A. Ruiz San Román . Investigar
en Comunicación. Guía práctica de métodos y técnicas de
investigación social en Comunicación. Madrid, España, McG raw­
H i l lllnteramericana de España, S . A. U . , 2005.


Herrá n , María Teresa y Javier Da ría Restrepo. Ética para
periodistas. Bogotá , Colom bia, Tercer M u ndo Ed itores , pri mera
ed ición: marzo de 1 99 1 , segunda edición : octu bre de 1 992 .


Va rios . Comunicación popular educativa. Qu ito , Ecuador,
C I ESPAL.


Mata , G. Hum berto . Chorro Cañamazo. Cuenca , Ecuador. 1 950.


Arch ivo period ístico de rad io La Voz del Tomebamba .

218
Este l ibro se term inó de i mprimir
en octu bre de 2009 , siendo
Di rector General del C I ESPAL
el Dr. Fernando Checa Montúfar.