You are on page 1of 2

El Docente Investigador en Formación

Al referirse al docente investigador en formación, es necesario hablar del


perfil que todo educador debe poseer que sin lugar a dudas incluye la
investigación como actividad regular en la cual participa cotidianamente
como proceso de producción del conocimiento que día a día se da a través
de las acciones realizadas en los ambientes de clase por medio de la
enseñanza y el aprendizaje.
En este sentido, Prieto (2006) señala que:

Los docentes como investigadores deben desarrollar las competencias,


con énfasis en el dominio de los términos, procesos y teorías del campo
de la investigación, fundamentadas en el razonamiento científico, que le
permita abordar de manera crítica la realidad, construir mapas
cognoscitivos y valorativos que expliquen la misma, utilizar la capacidad
de análisis y síntesis, juicio crítico, motivación al logro, entre otros, para
generar de esta forma nuevos conocimientos (p. 121).

De allí que, todo docente debe desarrollar competencias investigativas,


ya que a través de estas utilizando el razonamiento científico y los diferentes
enfoques cualitativo y cuantitativo puede fomentar el estudio de las
realidades que circundan su quehacer educativo en aras de ofrecerle
soluciones viables a las situaciones y problemáticas que viven los
estudiantes, la comunidad y la escuela.
Ahora bien, la investigación educativa entendida como disciplina, es un
ámbito de conocimiento reciente que se encuentra en la actualidad en un
momento de cambio debido al avance de los nuevos sistemas de acceso e
intercambio de información y al impacto que ha tenido la computarización y lo
que está produciendo en el modo de recopilación y tratamiento de la
información. Por ello, los docentes no se pueden quedar a través en el
quehacer investigativo y debe prepararse, capacitarse y formarse en estos
escenarios para enfrentar las situaciones que se le presenten en su praxis
profesional.