You are on page 1of 95

EL BALON Y EL FUTBOL ©

Autor: José Ignacio Valdivia Leóz


Agradecimientos…

A mi madre y hermano,
A mi padre que está en alguna parte del cielo,
A Ramiro, mi sobrino recién nacido,
A mis tíos y primos,
A Carlos Jeldres y Jorge Said,
A mis amigos por incentivar el escribir un nuevo libro,
A mis colegas de Radio Cooperativa Digital,
y a todos los hinchas del fútbol por amar este hermoso deporte.
1ª Edición: Abril 2013

© José Ignacio Valdivia Leóz

Santiago – Chile

Registro de Propiedad Intelectual Nº 224.613

Diseño y Diagramación: Pablo Pinto Palma


Responsable Editorial: Antonia Cabezas

© Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas


en las leyes, queda rigurosamente prohibida, sin autorización
escrita de los titulares de copyright, la reproducción total o parcial
de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos
la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribuc ión
de ejemplares, mediante alquiler o préstamos públicos.
”Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea”.

Benjamin Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.

“El que sube una escalera debe empezar por el primer peldaño”.

Walter Scott (1771-1832). Escritor británico.

“Estoy convencido que la primera prueba de un gran hombre consiste


en la humildad”.

John Ruskin, escritor, crítico de arte y sociólogo británico.


INTRODUCCION
Este libro nace hace varios meses, revisando una serie de material
periodístico deportivo.

Me encontraba buscando información de diferentes jugadores de


fútbol, actualidad de los equipos, logros, estadísticas y en un viejo
cuaderno, donde anotaba todo lo que me interesaba sobre el deporte
rey, tuve la idea de llevarlo al papel en un libro, sencillo, humilde y
por sobre todo, sin buscar un afán de notoriedad.

Cada columna de este libro, ofrece una opinión, punto de vista sobre
un tema de actualidad y/o relevancia, desde una mirada particular.

En ellas, se combina la realidad periodística con la ficción. Todo es


entregado de manera libre, sin compromisos.

La finalidad es literaria: el placer estético. Cada una de ellas, tiene


muy presentes una serie de recursos como, juegos de palabras,
ironía, humor, agilidad, claridad, exageraciones, etc.

No me olvido que mi padre, Raúl Valdivia, en una tarde de domingo,


en plena primavera del año 1982, fue quien me llevó al Estadio
Nacional, por primera vez.

Conocí como se vive y se respira fútbol con él. Esas jornadas dobles,
con el jamón y palta, el maní y la bebida.

Sencillamente el ambiente en una cancha de fútbol es muy diferente


a ver el encuentro por TV. Mi padre me decía que mirara el entorno.

Que observara a la gente, a la hinchada, el marcador de goles, lo que


decía el locutor, la reacción de los asistentes al momento de entregar
la formación… detalles muy “sabrosos” de un partido.

Para los amantes del fútbol, en este libro, podrán encontrar diversos
hechos deportivos que marcaron una cierta época en Chile.

Destacar a los grandes futbolistas que marcaron a un país con sus


logros como, Elías Figueroa, Carlos Caszely, Marcelo Salas e Iván
Zamorano.
Como no recordar el gol imposible de tiro libre de Jorge Aravena a la
selección de Uruguay, en el Estadio Nacional, válido por las
clasificatorias a México 1986.

No puede faltar en el libro, el engaño a todo un país de Roberto


Rojas, que marcó al fútbol chileno; como también el recuerdo de
grandes comunicadores como Raúl Hernán Leppé, Sergio Livingstone
y el gran Julio Martínez.

El paso de una generación de jugadores chilenos fuera del país como


Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Humberto Suazo, Jorge Valdivia, como
también, personajes desconocidos y anónimos.

Anécdotas hay muchas. En el colegio, en la universidad, en los


estadios.

En estas páginas, son muchos los personajes que pasarán. Son


muchos los que le han dado alegrías al fútbol chileno.

Como también hay temas que se relacionan con el fútbol, como las
lesiones, los sistemas de juego.

Pero también hay hechos que marcaron, de alguna forma, el


desarrollo y la evolución del periodismo deportivo.

Este libro es el resultado de 16 años como periodista deportivo.

Con realidades diferentes. Con opinión sobre muchos jugadores,


entrenadores, dirigentes, comunicadores, hinchas, hechos
importantes, alegrías, tristezas, decepciones y emociones…
I
Sin duda, el dueño del área

Hablar de Elías Ricardo Figueroa Brander, que es reconocido como el


mejor futbolista de todos los tiempos, es sin duda, una forma de
reconocer todos los méritos y cualidades que posee.

Fue un gran defensor central, que en el campo de juego tenía fuerza,


envergadura y una visión extraordinaria, no solo para jugar como
zaguero, sino también para cualquier otra posición dentro de una
cancha.

Una de sus grandes virtudes, era la anticipación. Se adelantaba a


cortar el ataque rival, de forma limpia, para salir jugando, con
elegancia y dominio desde el fondo del campo.

Siempre destacaba por su fortaleza mental que mezclaba una fuerte


personalidad a toda prueba. Siempre decía: “el área es mi casa, y ahí
entra quien yo quiera”.

Tenía tanta seguridad en el campo de juego que consiguió liderazgo


entre sus compañeros para imponerse a la hora de ordenar a la
defensa y el fútbol de su equipo.

Nelson Rodrigues, periodista y escritor brasileño dijo “fue un jugador


elegante como un conde de smoking, peligroso como un tigre de
bengala. Elías Figueroa fue el zaguero perfecto".

Jugó en Unión La Calera, Santiago Wanderers, Peñarol (Uruguay),


Inter (Brasil), Palestino, Strikers (USA) y Colo Colo. Además fue
seleccionado chileno, participando en tres mundiales: 1966, 1974 y
1982.

En su carrera, tuvo importantes logros. Por ejemplo, con el elenco


uruguayo fue bicampeón y considerado como el mejor en su puesto,
y dos veces como el mejor del campeonato.

Posteriormente se marchó en el Inter de Porto Alegre, el equipo del


pueblo de Rio Grande Do Sul. Fue capitán y con su liderazgo
obtuvieron el Brasileirao en 1975 y 1976.
El primero de ellos con el famoso gol en la final ante Cruzeiro,
conocida como "El Gol Iluminado".

La leyenda dice que a los quince minutos del segundo tiempo, del 15
de diciembre, al atardecer, con toda la cancha cubierta de sombra
por completo, pero en el lugar exacto donde Figueroa salta y cabecea
hacia el arco, un rayo de luz lo iluminó, hecho hasta hoy que no tiene
explicación alguna.

Obtuvo todos los premios en Brasil. El Balón de Oro al mejor jugador


del Brasileirao 1975, cada una de las cinco temporadas que jugó los
balones de plata al Mejor Zaguero y los galardones que le dieron
sustento a su leyenda: Mejor Futbolista de América durante tres
temporadas consecutivas: 1974, 1975 y 1976, premios otorgados por
los votos de los periodistas deportivos de todo el continente.

Conocido era su amor por la selección chilena. Jugó durante 16 años


y participó en 47 encuentros oficiales.

Un ejemplo, en 1974 realizó un mundial extraordinario y eso le valió


ser reconocido como el mejor defensor de la copa.

Obtuvo el campeonato nacional con Palestino (1978). En 1981,


Figueroa emigró a Estados Unidos. El destino fue el Fort Lauderdale
Strikers de Florida. Jugó al lado de figuras internacionales como Gerd
Müller y Teófilo Cubillas.

Una carrera llena de éxitos, alegrías, satisfacciones, homenajes,


campeonatos, títulos… que sin duda merece un gran reconocimiento
en Chile.

Franz Beckenbauer, apodado “El Kaiser”, el mejor futbolista


defensivo de todos los tiempos, y el más grande en su posición, como
en la historia de Alemania, afirmó “es uno de los más grandes
defensores de la historia”.
El gran capitán

El gol a Deportivo La Coruña, de la temporada 1994/1995, con Jorge


Valdano como entrenador de Real Madrid, y que valió un
campeonato, sin duda marcó la carrera de Iván Zamorano.

Es considerado uno de los mejores futbolistas en la historia de Chile y


uno de los mejores cabeceadores de la historia del fútbol. Además es
sin duda, un ídolo nacional.

Sus primeros pasos los hizo a los 10 años en el club Benito Juárez.
Luego fue transferido por 35 mil pesos a Cobresal. El desierto minero
fueron testigos de sus primeras armas en el profesionalismo. Los
cerros áridos de El Salvador se constituyeron en el escenario
oportuno para el primer peldaño de su exitosa carrera. En ese lugar
recibió su primer sueldo, seis mil pesos.

Pero fue cedido a Cobreandino de Los Andes, para que tuviera más
experiencia. Marcó 27 goles.

Manuel Rodríguez, entrenador del cuadro minero, lo trajo de vuelta.


Tenía hambre. Quería ganarle a la vida. Siempre con la mente en
alto.

El empresario, Vinicio Fionarelli, que le entregó a Cobresal 350 mil


dólares por el pase del goleador. A los 20 años Iván llegó al Bologna,
donde no fue bien recibido por el técnico, que lo discriminó y
prescindió de sus servicios.

Y "Bam Bam" se fue al Saint Gallen (Suiza). Y no se equivocó. El


triunfo no se hizo esperar.

Tuvo grandes actuaciones. Marcó 34 goles. Mostró fuerza, garra y


pasión. Fue bautizado por la revista "Güerin Sportivo" como "Iván il
temmible".

Posteriormente, emigró a España. El club, Sevilla, donde había sido


pedido expresamente por el técnico Vicente Cantatore.

Estuvo dos temporadas donde su rendimiento, fue de menos a más.


Lo que trajo como consecuencia de emigrar al Real Madrid.
El 7 de agosto de 1992 debutó en un amistoso ante el Hércules, en
Alicante. El cuadro merengue ganó 2-1 y el chileno marcó uno de los
goles. Esa fue su carta de presentación.

Zamorano convirtió 26 veces en su primer año y deslumbró a la


siempre exigente afición capitalina.

Sin embargo, hubo un punto de inflexión. La llegada de Jorge


Valdano a la banca de Real.

A su llegada el argentino fue claro "si tengo cuatro extranjeros, tú


serás el cuarto. Y si tengo cinco, el quinto".

Pero se tuvo que tragar sus palabras. El delantero fue el artífice del
título 1994/1995, y además goleador de la liga, con 28 tantos, y
recibió dos veces el trofeo EFE, premio al Mejor Jugador
Iberoamericano.

Fue un momento de gloria para el delantero de Maipú. Fue un


mensaje para todos los chilenos, que frente al televisor, los fines de
semana se alegraban con sus actuaciones.

Posteriormente, se fue a Italia. El Inter de Milán se llevó sus goles.


No fue sencillo adaptarse, porque el fútbol de España es muy
diferente al italiano, donde la táctica domina y la primera tarea es
defender.

Anotó 25 veces, en las cinco temporadas. Sin embargo, el despliegue


físico, el amor propio y la entrega, no pasaron inadvertidas para los
hinchas.

El año 2001, recaló en el América, de México. Llegó como estrella y


sacó la magia para que su cuadro terminara con la sequía de
campeonatos.

Su debut fue el 14 de enero de 2001, ante Santos. Demoró 90


minutos en ganarse a los hinchas que llenaron el Estadio Azteca.
Zamorano anotó tres en el 5-1 para su equipo y desató la locura.

En el primer torneo anotó 9 tantos. Repitió la misma cantidad en el


segundo.
En 26 de mayo, anotó un gol en la victoria sobre Necaxa y conquistó
el título del Torneo de Verano 2002.

Su último club fue Colo Colo, el club de sus amores. Por esos años, el
club pasaba por una profunda crisis económica, por lo que decidió
jugar sin cobrarle al club.

Con la selección chilena, fue considerado, uno de los artífices de la


clasificación al Mundial de Francia 1998, junto a Marcelo Salas.

Fue, además, estandarte del equipo olímpico a Australia 2000. Y Chile


obtuvo medalla de bronce con Zamorano como máximo anotador del
certamen con 6 goles.

Su carrera con la selección, tuvo un final soñado.

Chile jugó ante Francia, el 1 de septiembre 2001, con Zinedine


Zidane a la cabeza, terminando su relación con la camiseta más
querida, bajo una ovación de 65.000 personas que asistieron al
Estadio Nacional.

Ivan Zamorano, dejó todo dentro de las canchas defendiendo los


colores de su bandera.

Por lo que fue, por lo que es y por lo que será, con el paso de los
años, siempre tendrá el sitial de ídolo.
El guerrero de Temuco

Sin duda el gol de Marcelo Salas a Inglaterra, luego de un gran


control, giro y definición perfecta, sin dejar que la pelota tocara el
suelo después de un pase de más de 60 metros de José Luis Sierra,
en el mítico estadio de Wembley ante cerca de 65.000 espectadores,
el 11 de febrero de 1998, donde Chile ganó por 2-0, será recordado
por muchos años.

Es considerado, junto a Leonel Sánchez, el máximo ídolo en la


historia de Universidad de Chile, y uno de los principales referentes
extranjeros de River Plate de Argentina.

En sus inicios, los atributos del goleador azul, saltan a la vista de


todos. Dueño de una gran zurda, habilidad, precisión e inteligencia
para jugar en el campo de juego.

Su debut como titular se produjo el 4 de enero de 1994 ante


Cobreloa. A pesar de que la U perdió por 2-1, Salas marcó el gol de
los azules y la crítica alabó su desempeño.

Poco a poco se fue consagrando, donde los goles y el apodo de


“matador”, más su debut en la selección chilena y el título de
Universidad de Chile el año 1994, le cambiaron la vida para siempre.

Vino el bicampeonato al año siguiente y llegó el interés por los


cuadros más grandes de Argentina: Boca Juniors y River Plate. Como
no recordar el comentario de Carlos Salvador Bilardo que no
“entraba” en el estilo de juego del cuadro xeneize

Pero el cuadro de la banda sangre confió en él. Y precisamente el


debut, fue ante el elenco bostero. Aunque perdió, Salas marcó un gol.

Pero el rendimiento fue creciendo a medida que avanzaban los


partidos. Sumó su primer título con River en el Apertura '96. Al año
siguiente sumó dos estrellas más en el torneo local y la Supercopa
sudamericana, el único trofeo que faltaba en la vitrina del cuadro de
la banda roja.

El delantero chileno estaba en su mejor momento. Y aparecieron los


primeros interesados.

Lazio de Italia adquirió su pase en 1998 a cambio de 18 millones de


dólares. Ese mismo año defendió los colores de la selección chilena
en el Mundial Francia, convirtiéndose en su goleador, con cuatro
conquistas y lejos la mejor figura del cuadro de Nelson Acosta que
perdió ante Brasil, en los octavos de final.
En su primer año anotó 15 goles en el calcio y se convierte en el
mejor debutante de la historia del fútbol italiano. Además, el cuadro
de la capital obtiene la Supercopa italiana y la Recopa europea.

Los logros del “matador” sumaban y sumaban. Lazio obtiene el título


luego de 25 años de sequía con una importante actuación del chileno,
quien anota 12 dianas para transformarse en el goleador del equipo.

En la siguiente temporada, el equipo romano obtuvo la Supercopa


europea, Copa Italia y Recopa Europea.

Posteriormente, llega al elenco de Juventus en el año 2001, que lo


compra en 20 millones de dólares, la que hasta ahora es la segunda
transferencia más cara de un jugador chileno.

No tuvo una buena campaña en el elenco de la vecchia signora.


Además, sufrió ante Bologna la rotura de los ligamentos cruzados de
su pierna derecha.

Nadie puede poner en duda el nivel de Marcelo Salas en el extranjero.


Sin embargo, la slesiones fueron mermando el rendimiento y volvió a
River Plate.

El 11 de mayo de 2004 anota el gol número 200 de su carrera. Fue


con la camiseta de River Plate ante el Santos Laguna de México, por
la Copa Libertadores 2004.

Marcelo Salas es y será, uno de los máximos ídolos de la hinchada


millonaria. Además, es uno de los pocos jugadores extranjeros en
ocupar la jineta de capitán del equipo trasandino.

Además, posee el récord de ser el único jugador sudamericano en


anotar en cuatro clasificatorias Sudamericanas :Francia 1998, Corea-
Japón 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

Es el máximo goleador histórico de la Selección Chilena con 37 goles,


superando a Iván Zamorano, Leonel Sánchez y Carlos Caszely.

Simplemente el “matador”. Simplemente uno de los mejores


delanteros del fútbol chileno.
El Cóndor de Chile

Nunca en la historia del periodismo chileno, un acontecimiento


sucedido en una cancha de fútbol requirió tanta cobertura y trabajo
de investigación como lo sucedido con el Caso Roberto Rojas en el
minuto 69 del partido Chile - Brasil efectuado en el estadio Maracaná
de Rio de Janeiro, el 3 de Septiembre de 1989.

Más allá de lo ocurrido en este partido, válido por las eliminatorias


Mundialistas de 1990, esta fecha, abrió una profunda herida en la
credibilidad de todos los actores del fútbol chileno.

Para la FIFA fue una simple farsa, acusación que basó en sus propios
Antecedentes, y en los que aportó la comisión que en Chile, investigó
a la selección, y aplicó al balompié nacional las sanciones más graves
de su modesta pero limpia historia.

La herida, la sangre, el castigo, la apelación, las renuncias directivas


y la constitución de la comisión investigadora, completaron un marco
lleno de irregularidades como fue el que rodeó a la selección chilena
que intervino para las eliminatorias del Mundial de 1990.

Pero la historia tiene un comienzo y la ilusión fue la de siempre.

Enfrentando una nueva eliminatoria, el fútbol chileno se jugó por una


nueva posibilidad de acceder al Mundial de Italia.

Y la misión se tomó con matices optimistas. El Grupo tres, abrió de


manera lógica. Brasil fue a Caracas y goleó a Venezuela por 4 - 0.

Chile, por su parte, fue a Venezuela una semana después y ganó 3 -


1.

Pero el 13 de Agoste llegó el choque en Santiago, en el Estadio


Nacional, con cerca de 78 mil personas. Efervescencia y una cierta
tranquilidad reinaba en la gente.

Sin embargo, el partido no fue un buen espectáculo.

Romario, fue expulsado antes de empezar. Después Raúl Ormeño


siguió el mismo camino.

El resultado final, 1 - 1. Goles de González (autogol) y Basay, en el


epílogo.

Al pésimo y apurado empate que sacó Chile, se agregaron los


castigos de la FIFA por incidentes en el Estadio Nacional durante el
transcurso del partido.
Pero la eliminatoria seguía. Brasil recibió a Venezuela en Sao Paulo, y
lo goleó 6 - 0.

Chile, obligado a defender su suerte en cancha neutral, viajó a


Mendoza y ganó 5 - 0.

Hasta que vino la revancha en el Estadio Maracaná de Rio de Janeiro.

Fue un día negro para el deporte nacional.

Chile con la obligación de ganar para ir al mundial; a Brasil le bastaba


empatar. Iban 68 minuto de juego y Chile caía 1 - 0 con gol de
Careca.

Pero a pesar del resultado la actuación de Rojas era aplaudida por los
propios brasileros.

Hasta que llegó el minuto 69. Una bengala que supuestamente vino
de galería por una joven brasilera, que meses después, supo lucrar
como autora de un acto que afectó a mucha gente.

Lo que ocurrió después aún está intacto en "nuestro video mental".

Rojas se lanza al piso, sus compañeros lo socorren, las llamadas


urgentes de Loustau para que se acerque al arquero Alejandro Kock
que limpia la herida en la cabeza del portero nacional.

Del otro lado, el humo de la bengala, supuestamente la causante de


la herida de Rojas.

Y así se fueron agregando otro hechos como rostros desencajados


de los jerarcas del balompié brasilero, la poca trasparencia de los
veedores, desconcierto y confusión de la delegación chilena, la cara
desfigurada del Presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, después de
abandonar el vestuario de la selección chilena ante la negativa de
seguir disputando el encuentro.

Esas cuatro horas de encierro en el camarín del estadio Maracaná, el


proceder inapropiado de los médicos para examinar a Roberto Rojas,
los golpes e insultos de desubicados reporteros y camarógrafos
brasileros, a los jugadores chilenos, y la cuasi deportación del
representativo de nuestro país, daba como resultado, sentimientos
encontrados a dos pueblos tradicionalmente amigos.

El epílogo es conocido por toda la opinión pública.


Fueron castigados, por el “maracanazo”, el portero Roberto Rojas, el
defensor Fernando Astengo, y el director técnico, Orlando Aravena.

Además, recibieron sanciones el kinesiólogo, Fernando Kock, el


utilero Nelson Maldonado.

Quedaron muchas preguntas abiertas: ¿Se sabrá algún día la


verdad?, ¿Por qué la prensa se demoró tanto en investigar? ¿Hubo
rigor o sólo patriotismo por parte de los medios chilenos?
Un referente en el área

Carlos Caszely, mejor conocido como “El Chino” o “El Rey del Metro
Cuadrado”, es considerado como el máximo referente e ídolo en la
historia del club Colo Colo y uno de los más grandes jugadores del
fútbol chileno.

Se convirtió en uno de los más grandes referentes de la historia del


fútbol chileno gracias a su gran habilidad como delantero, sus veloces
movimientos y su carisma dentro como fuera de la cancha.

Debutó como profesional en el año 1967 vistiendo la camiseta del


club de sus amores Colo Colo.

Club donde jugó por 14 años consiguiendo 5 títulos nacionales, el sub


campeonato de la Copa Libertadores de América de 1973 donde
también fue el goleador. Además es hasta la fecha el máximo
goleador de Colo-Colo con 208 goles.

Pero “el Chino” no solo vistió la camiseta alba, luego de su muy gran
participación en la Copa Libertadores emigró al fútbol Español donde
jugó por el Levante y Español, cuadro donde anotó 20 goles en 46
partidos.

También Caszely fue seleccionado chilena y vistió la roja en 49


ocasiones anotando 29 goles entre los años 1969 y 1985.

Sin embargo su historia con la roja de todos trae a la memoria


momentos tristes y amargos.

Primero, en el mundial de Alemania 1974. Caszely en su primer


partido el chileno era el primer expulsado en la historia con el sistema
de tarjeta roja implantado por la FIFA.

En las eliminatorias a España 1982 volvió a ser figura clasificando a


Chile al Mundial.

Pero lamentablemente es recordado por perderse un penal contra la


selección de Austria. Gustavo Moscoso era el designado para
patearlo, pero lo cedió a Caszely, a quien le habían cometido la falta.
“El Chino” patea… y el resto es historia, el tiro se fue desviado y con
ello la gran posibilidad de empatar el partido.
Pero “el rey del metro cuadrado” no solo hizo ruido por sus grandes
goles y talento, sino también por su conocida postura izquierdista.

En plena dictadura militar fue uno de los pocos que se atrevió a


declarar públicamente su postura en contra del gobierno de Pinochet
y fue una de las caras visibles en la campaña del NO para el plebiscito
de 1988 donde narraba como su madre fue secuestrada y torturada
por agentes de la dictadura.

Caszely terminaría su carrera jugando el club Barcelona de Ecuador


en 1986.

Sin embargo su partido de despedida lo jugaría en 1985, partido


donde anecdóticamente también fallaría un penal, calcado al que
perdió en España ’82.

Pero esta vez no había críticas sino que una enorme gratitud para el
“Chino” el jugador que lo dejaba todo en la cancha.

Dentro de los hitos en su carrera, destaca sus 805 goles como


futbolista. Fue 2º goleador histórico y tri goleador del campeonato en
1979,1980 y 1981.

Además ha sido el único chileno goleador de Copa Libertadores en


1973 con 9 conquistas.

Obtuvo los títulos de Campeón Nacional: 1970, 1972, 1979,1981 y


1983; Campeón Copa Polla Gol: 1981, 1982, 1985; Subcampeón
1973 Copa Libertadores de América.

Sus características técnicas eran las de un gran goleador, habilidad


pura, dribling endemoniado, rápido, inteligente, encarador. Un
caudillo con una personalidad desbordante.
El gol imposible

Jorge Aravena es recordado por convertir uno de los goles más


espectaculares de la Selección Chilena, el histórico “gol imposible” a
Uruguay, durante las Eliminatorias a México 1986.

Un zurdo que para muchos es de los mejores ejecutores de tiros


libres en la historia del fútbol, y la verdad, es que pienso lo mismo.

“El Mortero” como era conocido por la multitud, se ganó éste apodo
gracias a su potente zurda, ya que cada vez que se preparaba para
tirar a la portería, los arqueros simplemente pensaban en ir a buscar
la pelota al fondo del arco.

Era una tarde del mes de Noviembre y fuimos a ver el partido al


Nacional con mi padre y un tío. Llegamos pocos minutos antes al
sector de marquesina.

El estadio estaba lleno. No cabía un alma en Ñuñoa. El ambiente era


muy a favor de la selección y los canticos en apoyo al cuadro que
dirigía Pedro Morales, se escuchaban fuerte en todo el recinto.

Abrió la cuenta Hugo Rubio y el estadio Nacional era una verdadera


fiesta. 1-0 arriba Chile sobre el elenco charrúa.

Pero lo mejor vino en el segundo tiempo.

Fue una jugada que comenzó en el sector derecho, hacia el arco


norte. Le cometieron una falta a Rubio.

Aravena tomó el balón y lo acomodó varias veces, mientras los


uruguayos reclamaban la ubicación del balón.

Un defensor tomo la pelota y la dejo pegada a la línea de fondo.


Seguramente sabía que el mediocampista le pegaba con fuerza y
mucha precisión.

Pocas veces el estadio estaba con mucha tensión y suspenso ante lo


que venía.

Rodolfo Rodríguez le daba instrucciones a la barrera y reclamaba por


la distancia. Se ubicó en el segundo palo, pero después cambió su
posición.

El segundo palo estaba libre. Si bien el meta era alto, el balón salió
con fuerza, con efecto, haciendo subir la pelota mucho para que
cayera la pelota a las espaldas del portero
Y así fue. El segundo gol de Chile, el público enfervorizado y Aravena
celebrando con la tribuna andes, mientras sus compañeros corrían a
abrazarlo.

Pocas veces vi a mi padre gritar un gol con tal alegría, y comentar


que lo que había realizado “el mortero” era una obra de arte que
nunca nadie podrás igualar. Y parece que así será.
Un ángel que se fue al cielo

Una de las tardes más trágicas para el elenco de Universidad


Católica, fue el 20 de julio de 1995, con la muerte de Raimundo
Tupper, o como era apodado cariñosamente, el “mumo”.

Aquella mañana, Sergio Fabián Vásquez, que compartía pieza con el


jugador estudiantil, bajaron a tomar desayuno. Tupper se veía muy
afectado.

La noche anterior, le había dicho que al otro día habría una gran
noticia.

Luego de un rato, Tupper se separó de sus amigos y subió. No fue a


su habitación, sino que al noveno piso, donde decidió acabar con su
vida.

Con 26 años, y un símbolo del elenco estudiantil, seleccionado


nacional, campeón en 1987 y finalista de Copa Libertadores de
América en 1993, terminó con su vida tras lanzarse desde el noveno
piso del Hotel Centro Colón, en San José (Costa Rica).

La incredulidad se apoderó de todos. Patricio Toledo, Mario Lepe,


Juvenal Olmos, se miraban sin creer lo que había pasado. Hubo
mucha rabia, pena e impotencia.

Algunos miraban al cielo buscando respuestas; otros lloraban. La


amargura se apoderó del elenco cruzado.

Todos quedaron atónitos. Sergio Vásquez lloraba desconsoladamente.


Lo mismo Néstor Gorosito. Otros se pusieron de rodillas en el suelo
tratando de contener las lágrimas. Hubo silencio. Nadie se lo podía
explicar y la impotencia se apoderaba de todo el plantel

Por su parte, Manuel Pellegrini intentaba calmar a sus jugadores,


pero no podía; la pena también lo invadía.

Pero Raimundo arrastraba un problema interno, cual era una


depresión endógena y que la causa de su muerte había sido un
suicidio motivado por dicha depresión.
Raimundo era una persona tranquila y amigable, además de ser un
fanático del cantautor cubano Silvio Rodríguez. Sus más cercanos
dicen que se cobijaba en las letras del cubano. Y quizás allí conseguía
explicaciones de su vida o de la angustia por la cual pasaba.

El Mumo siempre fue titular en el elenco cruzado. La franja izquierda


de cada cancha que pisaba, era de su propiedad; el tablón era su
aliado más estruendoso que podía encontrar y su enfermedad, era el
gran precipicio que tenía que soportar.

Han pasado 17 años de su partida y el joven salido del Colegio San


Ignacio sigue siendo recordado como uno de los máximos símbolos
de la UC.

Tupper dejó un legado que será recordado por siempre, al ser una
persona que marcó a sus compañeros y a toda una institución.

Actualmente, una cruz blanca instalada en las altas montañas de San


Carlos de Apoquindo recuerda al "Mumo querido", como le recuerdan
los hinchas cruzados.

Raimundo se destacó siempre por tener sus valores muy claros y ser
quitado de bulla, y es con ese recuerdo con el cual nos queremos
quedar, con el recuerdo de un futbolista sano, alejado de los
escándalos y que siempre se entregó a su pasión; el fútbol.
La alegría del camarín

Con la muerte de Marco Antonio Lemes Tozze, conocido


profesionalmente como Caté, marcó un sentimiento de tristeza y
nostalgia en los hinchas cruzados ya que fue muy importante para
alzar una copa que hace diez años no ganaba el elenco de la franja.

Hace años, en una de las tantas idas al estadio, un periodista le dijo a


que se debía su apodo, y con la alegría que lo caracterizaba, le dijo
“cate….. es por categoría, Categoría Internacional !”.

Era un jugador habilidoso, capaz de volver loca a una defensa rival.


Fue un símbolo inequívoco durante la segunda mitad de los 90.

Se caracterizaba por ser muy alegre y eso contagiaba al camarín. Era


un tipo muy querido por todo ese plantel. Era imposible llevarse mal
con él, era el típico brasileño, que vivía la vida a full.

Era un niño al que le gustaba la música, la fiesta y bailar. Tenía una


fama de bueno para la noche.

Su estilo era muy parecido al de Robinho y Ronaldinho. Le gustaba


hacer caños, jugaba hasta casi irresponsablemente, pero
deslumbraba con su juego.

Fue campeón con Fernando Carvallo el año 1997 y años más tarde
(2005) regresó al país como jugador de Palestino.

Una anécdota muy entretenida era cuando llegaba a los


entrenamientos y Carvallo lo ponía más retrasado porque quería
aprovechar su habilidad y capacidad para abrir defensas cerradas
desde los costados.

El estratega cruzado repetía una y otra vez las jugadas. No dejaba


nada al azar. Le decía a Caté como centrar, donde colocar el balón. Si
al primer o segundo palo. Que no le pegue de esa forma. Paraba la
práctica. Y volvía a hacer la jugada.

El brasileño, cansado, reclamaba en su tradicional idioma desatando


las carcajadas de sus compañeros porque estaba cansado de repetir y
repetir, una y otra vez, lo que le decía su entrenador.

Durante su carrera, defendió 10 diez equipos a través de su carrera.


Guarany Cruz Alta, Gremio, Sao Paulo, Cruzeiro, Flamengo,
Esportivo, Brusque (Brasil), U. Católica, Palestino (Chile), Sampdoria
(Italia).
Quienes vimos a Caté en la cancha, o lo han visto en compacto o
videos de la UC, no podemos más que agradecerle su contribución
para alzar una copa que hace diez años nos era esquiva. Gracias Caté
por el fútbol y defensa de nuestra camiseta.
El camino de un crack

Cuando veo a Alexis Sánchez en la TV, jugando por el FC Barcelona,


me acuerdo el año 2010 cuando tuve la oportunidad de compartir
algunas palabras en el Estadio Santiago Bueras de Maipú, cuando
recibió un reconocimiento del club Magallanes.

Apodado "El Niño Maravilla", por talento y gran habilidad con el


balón, además de su juventud, es reconocido como uno de los
futbolistas latinoamericanos con mayor proyección a nivel
internacional.

Debutó oficialmente el 12 de febrero de 2005, cuando reemplazó a


los 77 minutos a Daniel Pérez, en el triunfo de Cobreloa sobre
Deportes Temuco por 5-4, en la primera fecha del Torneo de Apertura
de 2005.

Luego se fue a Udinese de Italia la que pagaría por el jugador una


cifra cercana a los 3 millones de dólares por su pase.

Pero se fue a Colo Colo cedido por el elenco italiano, donde obtuvo el
Torneo de Clausura y fue vice campeón de Copa Sudamericana el año
2006, el Apertura 2007, siendo uno de los pilares de la campaña del
elenco de Claudio Borghi.

Con su gran rendimiento, se fue a River Plate (Argentina) donde


tendría una activa participación.

Después de su paso por Colo-Colo, se decidió que era el momento de


partir al extranjero. Después de algunas negociaciones, Alexis parte a
un gran club argentino: River Plate. En este equipo, el "Niño
Maravilla", anotando 2 goles y dando 3 pases de gol.

Pero el 22 de septiembre de 2007, Juan Blengio, lo lesionó


gravemente, rompiéndole los ligamentos de su tobillo izquierdo, lo
cual lo dejaría por 3 meses sin poder jugar.

Luego de su recuperación, volvió a la titularidad con el elenco de la


banda sangre, y se coronó campeón del Torneo de Clausura 2008.

A mitad de ese año, volvió a Udinese.


Los primeros meses fueron complicados para Sánchez, debido a la
ausencia de goles, y lenta adaptación al juego del cuadro italiano.

Pero en el 2010 el tocopillano comenzó a mostrar toda su habilidad, y


jerarquía.

Desde ese entonces, se convirtió en titular indiscutido. Tuvo grandes


campañas en el elenco de friuli, legando a marcar 21 goles en las tres
temporadas.

Iván Zamorano y Marcelo Salas, grandes referentes nacionales


afirmaron que será mejor que ellos, que podría transformarse en el
mejor futbolista de todos los tiempos.

En la selección nacional tuvo jornadas para el recuerdo.

Su estreno en el Mundial de la FIFA Sub-20 2007 de Canadá no pudo


ser mejor. Jugó el segundo partido y fue la gran figura en el triunfo
de Chile por 3 a 0 sobre la República del Congo. Sánchez anotó el
primer gol y tuvo una participación activa en los otros dos goles.

En la selección mayor, y precisamente en las clasificatorias para


Sudafrica 2010, Alexis se transformó en una de las grandes figuras
del equipo de Marcelo Bielsa.

Luego, y con menos 22 años, jugó la Copa del Mundo. Debutó el 16


de junio del 2010 frente a Honduras, partido el cual la selección
chilena ganó uno a cero Jugó el segundo partido en que Chile venció
uno a cero a Suiza y el último partido de la fase de grupos en que la
roja perdió dos a uno contra España. También jugó en el encuentro
de octavos de final ante Brasil, en que fueron derrotados tres a cero.

Alexis estaba construyendo un gran camino profesional. Y eso le valió


aterrizar en el mejor equipo del mundo, FC Barcelona.

Posteriormente, vino el gran salto de su carrera profesional. El 21 de


junio del 2011, se confirmó el fichaje de Alexis por el conjunto
azulgrana por más de 26 millones de euros por cinco temporadas.

Fue presentado en la Ciutat Esportiva Joan Gamper.

Debutó el 14 de agosto del 2011, ante su clásico rival, el Real Madrid


por la Supercopa de España, en el Estadio Santiago Bernabeu, con la
camiseta 9. El encuentro terminó 2-2 y el tocopillano tuvo un
excelente estreno.
Nadie duda de la capacidad futbolística de Alexis Sánchez. Al menos
en el 2011, estuvo entre los mejores 50 jugadores.

Pero siempre al delantero, y más en el elenco blaugrana, donde hay


una gran constelación de estrellas como Lionel Messi, Xavi
Hernández, Andrés Iniesta, Gerard Piqué, David Villa, Sergio
Busquets, Cesc Fábregas, Charles Puyol, siempre el parámetro serán
los goles, números y éxitos.

Su proceso de maduración y crecimiento serán claves para las


siguientes temporadas, en la liga española. Aunque podrá haber
matices, como las lesiones, mantenerse en lo más alto del nivel
europeo, dependerá del ariete nacional.

Alexis Sánchez es un jugador diferente. Posee todas las cualidades


que necesita un deportista para llegar el éxito y destacar en el mejor
equipo del mundo.
El gol es su vida

Si hablamos de un goleador nato, aguerrido, dotado técnicamente,


capaz de definir en milésimas de segundo dentro del área y en su
mente solo existe el arco rival, ese es Humberto Suazo.

Sin tener un físico privilegiado, ni la velocidad característica de un


atacante, siempre se las ingenia para sacarles ventaja a las defensas,
generalmente haciendo uso de su gambeta o regate.

Suazo se inició jugando en el barrio. Luego pasó por los elencos de


San Antonio, San Luis, Audax Italiano, Colo Colo. Y en el extranjero,
Zaragoza y Monterrey.

Pero sin duda, fue en el elenco albo, que dirigía Claudio Borghi,
donde logró el despegue definitivo. Anotó 15 goles en el Apertura
2006, titulándose como el goleador, 15 goles en el Clausura, 3 goles
contra Guadalajara en Copa Libertadores, y 10 goles en la Copa
Sudamericana. Luego obtuvo el Clausura 2007, con 18 anotaciones.

Esas estadísticas lo llevaron a obtener el balón de oro de la IFFHS, al


goleador de las competencias internacionales.

En la temporada 2006/2007 fue el segundo mejor goleador mundial a


nivel de clubes, solo tras el holandés Klaas Jan Huntelaar, del Ajax de
Holanda.

Cuando Monterrey lo fichó por 5 millones de dólares tras la Copa


América 2007, se volvería a citar su escasa disciplina para justificar
su difícil transición al fútbol mexicano. En la segunda mitad de ese
año, anotó tres goles en 12 encuentros.

Recién con la llegada del entrenador Ricardo La Volpe al cuadro


regiomontano en 2008, Suazo comenzó a rendir en tierras
mexicanas.

Fue máximo artillero del año en el balompié azteca. Monterrey gana


el Apertura 2009 con tres goles de Suazo en la final ant e Cruz Azul.

Posteriormente, en la primera mitad de 2010, en lo que sería su


única experiencia europea hasta la fecha, Suazo es cedido a Zaragoza
de la Liga española por seis meses, donde marcó goles importantes
para que el elenco maño se quedara en la primera división.
De regreso a Monterrey, Suazo vuelve a ganar con los “Rayados” el
torneo mexicano, y una vez más, se luce en la final, marcando tres
goles en la ida y vuelta contra Santos Laguna.

Su aporte también fue fundamental para que los regiomontanos se


consagraran un par de ocasiones de la Liga de Campeones de la
Concacaf, mismas que le han permitido jugar en el Mundial de Clubes
de la FIFA,

Se ha transformado en la punta de lanza del ciclo más exitoso de los


“Rayados”, e inscribió su nombre con letras doradas en la historia de
su club, luego de transformarse en el máximo goleador, superando la
marca del legendario Bahía, y así se ilusiona con ir por la marca de
todo México, que posee Tomás Boy con 105 anotaciones.

En la selección, Suazo debutó en 2005 y comenzó un proceso


ascendente, con cada vez más participaciones y más goles.

En las Clasificatorias para Sudáfrica 2010, se consagró como goleador


con 10 anotaciones, superando incluso al delantero Luis Fabiano de
Brasil que marcó 9.

Sin embargo, a dos semanas que Chile debutara en la Copa Mundial,


Suazo se lesionó en una práctica de la Selección.

De este modo, mediante un tratamiento intensivo, logró participar en


los partidos de Chile, contra Suiza y Brasil. No obstante, la falta de
continuidad y su rebelde lesión, no le permitió estar en el nivel que
habitualmente juega.

El “chupete” seguirá haciendo historia. Seguirá marcando goles.


Tanto en Monterrey como en la selección chilena. No se cansará de
inflar las redes del arco rival. Como tampoco del reconocimiento de
los hinchas, que cada fin de semana, disfrutan de sus goles.
Talento y magia

Es talento puro. Es un jugador que marca la diferencia. Es el clásico


“10” que tanto escasea en el futbol mundial. Es considerado uno de
los jugadores más talentosos a nivel mundial, pero sus actos de
indisciplina, tanto dentro como fuera del campo de juego, han
marcado su imagen.

Jorge Valdivia, se formó en Colo Colo, pero debut en la primera


división lo hizo en Universidad de Concepción, donde surgió el apodo
de “el mago”, por sus dotes con el balón, el año 2003, y transformó
en una de las mayores figuras del campeonato chileno.

Desde sus primeros encuentros, comenzó a destacar por sus


cualidades futbolísticas, dentro del terreno de juego.

En su regreso al elenco albo, el año 2005, tuvo su mejor momento.


Logró mostrar tempranamente su talento. En el Campeonato de
Apertura y luego en el Clausura hizo una gran dupla con Matías
Fernández.

Con la llegada de Claudio Borghi, al año siguiente, el "10" se convirtió


en una de las grandes revelaciones del plantel albo. Con sus
amagues, remates, goles y pases destacó, y logró obtener el título en
el primer semestre.

Posteriormente, Palmeiras puso los ojos en el volante creativo. Llegó


a ser uno de los referentes del plantel y de la hinchada, que lo
admiraba por su calidad de juego y con las temporadas se convirtió
en uno de los máximos ídolos del club paulista.

En el 2007, comenzaron los problemas y los actos de indisciplina. En


la Copa América estuvo implicado en el escándalo de Puerto Ordaz,
junto con otros jugadores y fue suspendido por 20 encuentros,
sanción que bajaría diez partidos.

Pero a pesar de los actos de indisciplina, el 2008 guió al elenco verde


a la coronación en el Torneo Paulista.

Fue transferido al Al-Ain, de Emiratos Árabes. Fue capitán de su


equipo, ganando 2 títulos, siendo una de las figuras. Además de ser
premiado como el mejor jugador del Campeonato.
En la selección, y luego de la suspensión, Marcleo Bielsa lo convoca
para los encuentros de Chile.

No defraudó. Fue pieza clave en el tramo final. En el partido de Chile


ante Colombia, en las tribunas del Atanasio Girardot de Medellín, en la
penúltima fecha de las clasificatorias para Sudáfrica 2010, el “Mago”
tuvo su tarde soñada.

En el mundial, Valdivia tuvo un buen desempeño. Fue pieza clave en


el esquema del director técnico rosarino en los encuentros del Grupo
H ante Honduras, Suiza y España. Y aunque la “roja” perdió con Brasil
en la siguiente tapa, el paso fue positivo.

Pero “el mago” cambiaría los grandes lujos y la calidad de vida, por
volver con su gran amor, Palmeiras. El traspaso fue de casi 16
millones de Euros, el cuarto más caro de la historia del fútbol
brasileño.

Pero otra vez, un acto de indisciplina remece su carrera futbolística, y


en especial, la selección nacional.

El “Bautizazo”, ocurrido el 8 de noviembre de 2011 tuvo como


consecuencia que Claudio Borghi lo desafectara de la concentración
de la roja en Juan Pinto Durán, junto a sus compañeros Arturo Vidal,
Jean Beausejour, Gonzalo Jara y Carlos Carmona, debido a que se
presentaron con 45 minutos de retraso y bajo la influencia del alcohol
a la práctica del equipo, que se preparaba para enfrentar a su similar
de Uruguay, por las clasificatorias a Brasil 2014.

Valdivia, después de lo ocurrido, volvió a Palmeiras para seguir


jugando por el elenco paulista.

El 11 de julio de este año, se coronó campeón de la Copa de Brasil,


dándole el segundo título de esta índole al “verdao”, que no la
ganaba desde el año 1998.

Su paso por el elenco paulista ha sido discreto. Los malos resultados,


la falta de fondo físico, los problemas familiares (secuestro) y las
lesiones han mermado en el rendimiento del volante.
Sin embargo, la inteligencia y la calidad en el campo de juego, como
la capacidad para crear e inventar espacios en las defensas rivales,
con pases profundos para que los delanteros las aprovechen y las
conviertan en gol, son su mejor carta de presentación.
Un señor del fútbol

Manuel Luis Pellegrini Ripamonti, es Ingeniero Civil. Fue jugador y


actualmente es considerado uno de los mejores técnicos del mundo.
Pero ¿cómo llegó a tal lugar? ¿cómo ha sido su camino para ser un
entrenador con registros realmente sorprendentes al mando de
equipos de menor orden?. Será lo que trataremos de explicar en las
siguientes líneas.

Pellegrini debutó como entrenador en1988 en su club de toda la vida,


Universidad de Chile. Pero dejó al equipo en mitad de temporada
para especializarse en cursos de entrenador en el extranjero. Ese año
descendió al cuadro azul a la segunda división por primera y única
vez en su historia.

Pero a principios de 1994 se hizo cargo de Universidad Católica, tras


dirigir a Palestino y O’Higgins. Con jugadores como Alberto Acosta y
Néstor Gorosito obtuvo dos subcampeonatos y la Copa
Interamericana de ese año, y la Copa Chile en el año siguiente.

Luego, en 1999 se fue a Ecuador, donde entrenó al Liga de Quito,


donde sería campeón.

Pero tras los buenos resultados, llegó a Argentina, donde fue técnico
de dos equipos grandes. Con San Lorenzo obtuvo el Clausura 2001
con un record de 47 puntos y 13 victorias seguidas. Además el club
trasandino ganó la Copa Mercosur, que sería el primer logro
internacional en la historia del elenco de Boedo.

Luego, asume la dirección técnica de River Plate, donde se corona


campeón del Clausura 2003.

Su gran capacidad de trabajo, profesionalismo y disciplina, como los


logros del “ingeniero”, serían claves para su futuro.

Así, llega el llamado de Europa. Villarreal, es su nueva casa.

Tuvo logros extraordinarios. Alcanzó la semifinal de la Liga de


Campeones de la UEFA 2005-06, y el subcampeonato de la Liga de
España 2007-2008, con 77 puntos, un equipazo liderado por Román
Riquelme y Diego Forlán.
Luego de su éxito con el Villarreal, Pellegrini asume, quizás, una de
sus más grandes pruebas como entrenador. Ser técnico de uno de los
clubes más poderosos del mundo, Real Madrid.

Estuvo en el elenco merengue una temporada 2009-2010. No obtuvo


ningún título oficial.

Pero en lo netamente estadístico, los resultados no fueron negativos.


Mayor porcentaje de puntos sobre los posibles (96 puntos de 114),
cuatro puntos más que José Mourinho en su primera temporada con
el elenco de la capital española.

Tuvo el mayor número de victorias en casa (18), mayor número de


victorias fuera (13) y mayor número de victorias totales (31).

Además, es el técnico más efectivo en la historia del club español,


con un porcentaje de victorias del 81.58%.

Luego de su salida de Real Madrid, Pellegrini fichó por el Málaga, con


la misión de salvarlo del descenso. Y así lo hizo.

En la siguiente temporada, llegaron los resultados. El club hizo su


mejor campaña en los casi 100 años de vida, con mayor cantidad
puntos y la mejor posición del club en la tabla de clasificación al final
de un campeonato.

El cuarto lugar del Málaga, (58 puntos, 17 victorias, 7 empates, 14


derrotas) instala a Manuel Pellegrini como el mejor entrenador de la
historia del cuadro andaluz.

Además, clasificó por primera vez para la disputa de la Liga de


Campeones de la UEFA.

En una de sus últimas declaraciones, afirmó “el proyecto me


generaba mucha ilusión. Y después de dos años y medio, puedo decir
que fue la mejor decisión de mi vida".

Manuel Pellegrini con todos sus logros, es el mejor técnico nacional


que existe en estos momentos. Sus pares así lo aseveran. Y sin duda,
seguirá haciendo historia.
El clavito

Cuando uno recuerda a grandes futbolistas que han pasado por


nuestro país, como por el extranjero, es imposible que no recordemos
a Hernán “Clavito” Godoy.

Se formó íntegramente en Deportes La Serena, cuadro en el que


debutó oficialmente en 1958 y donde se destacaba como delantero.
Fue convocado a la pre-selección adulta, que participó en el Mundial
de Fútbol de Inglaterra 1966.

Acumulando casi dos décadas de carrera activa, Godoy además actuó


en Santiago Wanderers, Palestino, Audax Italiano, Magallanes,
Trasandino De Los Andes, y vuelve al Audax Italiano, cuadro en el
que se retiró.

En el exterior, militó con mucho éxito en el fútbol de Guatemala, El


Salvador, donde en ambos clubes fue idolo, campeón y goleador.
Además, 2 veces premiado como el mejor extranjero. Luego vistió los
colores de Unión Magdalena (Colombia) donde siempre destacó por
sus goles, fuerza y garra en la cancha.

Es un entrenador que mira al jugador de frente, a los ojos, con la


idea de transmitir todo lo que aprendió en mis largos años en el
fútbol.

En los clubes que estuvo, siempre buscó de manera muy clara,


entregar toda la experiencia para que los jugadores aprendan, tengan
disciplina, sean rigurosos, comprendan todas las indicaciones antes
de enfrentar un partido.

Es un hombre cercano al jugador, que independiente de lo deportivo,


desea que aprendan de la vida. Que sean ordenados en su vida
social, familiar, económica y sobre todo en el aspecto disciplinario.

La profesión es corta. Por lo cual su misión es enseñarles que hacer


con la plata, que no se preocupen de peinados, autos, modelos.

Les aconseja a que busquen una buena mujer, una que los quiera por
lo que son, no por lo que tienen. Que en el fondo, sean mejores
personas.
Es un hombre que vive el fútbol de manera intensa, apasionada, con
el solo objetivo de que sus equipos tengan como objetivo ganar.

Además siempre sus elencos van en busca de entregar un buen


espectáculo y alegrar a los hinchas que van al Estadio, cada fin de
semana.

Su vida está dedicada a este hermoso deporte. Con éxitos y fracasos;


alegrías y penas.

Siempre ha dicho que su primer gran amor, es mi Familia; y el


segundo es el fútbol.

Para todos quienes lo conocen, saben que es un hombre humilde y


honesto.

Cuando anda por la calle, o en algún estadio, siempre saluda de


manera muy afectuosa y respetuosa, a todos quienes lo reconocen.
Así es el “clavito”. Humilde y sencillo.
Un entrenador que aún no toca techo

Jorge Pellicer, es el entrenador nacional del momento. Aún está


fresco el recuerdo del campeonato de clausura 2012, donde logró por
segunda vez en la historia, llevar a Huachipato a la cima más alta del
fútbol chileno.

Fue un jugador de fútbol que se desempeñó en el mediocampo. Jugó


en tres clubes. Audax Italiano, Unión Temuco y Unión Española.

Es en este último donde se retira del fútbol, con solo 26 años,


producto de una hepatitis.

Pero después de dirigir en el Colegio Alemán y el Club Manquehue,


toma uno de los desafíos más importantes en su carrera como
técnico. Se hace cargo, en el año 2004, de Universidad Católica,
luego de la renuncia de Oscar Garré a la banca estudiantil.

Su campaña no fue buena, pero comenzaba a mostrar su sello. Su


idea futbolística agradó a la dirigencia cruzada como también al
hincha.

Sin embargo en el año 2005, bajo su conducción, la Universidad


Católica se titula campeón del Torneo de Clausura 2005, tras una
notable campaña que anotó un 80% de rendimiento en el
campeonato, en una emocionante definición a penales ante su
archirrival, la Universidad de Chile.

Además bajo su dirección técnica, el elenco de la franja contaba con


grandes jugadores como José María Buljubasich, Facundo Imboden,
Jorge Ormeño, Francisco Arrué, Darío Conca, Eduardo Rubio, Jorge
Quinteros, llegó a semifinales de la Copa Sudamericana, donde sólo
se inclinó ante Boca Juniors.

Posteriormente, y luego de un irregular año 2006, fue cesado de su


cargo por la directiva cruzada.

En el año 2007 se hace cargo de Unión Atlético Maracaibo de


Venezuela, en donde consiguió el Torneo de Clausura 2007, sin
embargo pierde la definición del título anual ante Caracas Fútbol
Club.
Vuelve a Chile y en agosto de ese año es presentado como nuevo
director técnico de Universidad de Concepción de Chile, equipo al que
salva del descenso a la Primera B.

En el verano de 2009 se jugó la segunda etapa de la Copa Chile


donde salió campeón con la Universidad de Concepción tras ganar la
final a Deportes Ovalle por 2-1, logrando así el primer título en la
historia profesional del club universitario.

Luego de un breve paso por Deportes Iquique, es contratado por


Huachipato.

Con juego sólido, con solvencia defensiva, equilibrio en todas las


líneas y mucha garra y entrega en el campo de juego, fue
cimentando lo que sería su nuevo logro como entrenador.

La tarde del 9 de diciembre, no será fácil de olvidar para el elenco de


Talcahuano. Era la posibilidad de conseguir su segundo título, luego
que en 1974, Pedro Morales lo hiciera por primera vez.

Pero Jorge Pellicer soñaba con la hazaña obtener ese torneo.

Con un segundo semestre muy positivo, el entrenador acerero volvió


al primer plano del fútbol chileno, luego que le entregara al elenco
siderúrgico, el título del Clausura 2012, luego de derrotar a Unión
Española, desde los doce pasos, en el Estadio CAP.

Con ello, Jorge Pellicer cortó una racha de 7 años sin que ningún
estratega nacional lograra un título local.

En una entrevista, el estratega acerero señaló que su carrera ha ido


de menos a más. Que ha ido creciendo y madurando como
entrenador… Pellicer no tiene techo. Seguirá creciendo para alcanzar
logros que, sin duda, merece con creces.
La Violencia en los Estadios

Es un tema que a todos nos interesa. No está indiferente para nadie.


La violencia en los estadios es pan de cada fin de semana. Siempre
se registran incidentes, dentro o fuera de un recinto. En Chile la
actual ley, data de 1994 y fue promulgada en una realidad muy
distinta a la de hoy.

El Ministerio del Interior y Seguridad Pública, a través del plan


Estadio Seguro, ha enfrentado este problema con decisión.

Un pilar fundamental de este programa es contar con una ley que


entregue más y mejores herramientas para combatir este problema
de manera eficiente.

Se incorporaron un conjunto de indicaciones por parte del gobierno.


Con ello, hubo una amplia discusión en la cámara de diputados y
senadores, donde participó la Asociación Nacional de Futbol (ANFP) y
donde también estuvo presente Comisión de Constitución,
Legislación, Justicia y Reglamento del Senado.

Son tres los aportes fundamentales.

Primero, un nuevo catálogo de faltas que permitirá que quienes


generen desórdenes tengan una sanción económica con multas de 1
a 15 UTM y prohibición de asistir a partidos de fútbol profesional por
tiempos que varían de acuerdo a la gravedad de la falta.

Segundo, inversión en controles de acceso e identidad. La nueva ley


obligará a todos los estadios donde se practique fútbol profesi onal a
contar con sistemas de control de acceso (molinetes o torniquetes),
que permitan respetar los aforos autorizados.

Tercero, se incorporan multas y sanciones a los clubes y sus


representantes legales que incumplan las condiciones de seguridad
que exija la ley y que a causa de esto se generen hechos de
violencia.

Creo que la violencia en los estadios tiene unas raíces muy profundas
Pero es completamente abordable y se debe sancionar a los
violentistas.

Sin embargo, hasta hoy los delincuentes han podido actuar en la


impunidad total.

Si ellos percibieran que sus actos tienen alguna consecuencia


negativa, el nivel de violencia bajaría o sería menor.

Se requiere de un esfuerzo sistemático para castigar a los que


protagonizan los delitos. Las armas para hacer esto sólo las tiene el
Estado, nadie más.

Hay que tomar medidas; de lo contrario los incidentes se repetirán y


los delincuentes seguirán ganando.

Por su parte, los dirigentes del fútbol chileno se sienten sobrepasados con
todos estos hechos, y muchas veces no saben como lograr sacar a esta
lacra humana.

Hay dos puntos importantes que hay que tener muy presentes. La cobertura
mediática muy extensa y que es provocada por un número pequeño de
delincuentes.

Sin embargo, estos dos elementos constituyen una gran oportunidad para
resolver el problema de raíz.

La amplia cobertura que reciben los incidentes que se producen en


los estadios obliga a que las autoridades se preocupen y tomen las
medidas necesarias.
En la medida que se focalice la acción sobre quienes se organizan
para provocar los hechos lamentables de los que hemos sido testigos
a lo largo de los últimos años, se estará avanzando.

En el ataque a este flagelo las autoridades están sin duda en deuda,


la que se arrastra por muchos.

Faltan leyes útiles y efectivas. Falta apoyo a las fuerzas policiales,


que son los encargados de establecer el orden, dentro y fuera de los
recintos deportivos, porque sencillamente, son sobrepasados por los
violentistas.

La pelea es compleja. Es dura. Pero sin el apoyo de todos los


involucrados, en busca de una solución, los vándalos seguirán
caminando de manera impune en los estadios.
Sin público

Hace años que en mi calidad de periodista deportivo, voy a diferentes


escenarios deportivos, tanto en Santiago como en regiones, y la
verdad es que la gente va cada vez menos a ver fútbol.

Dentro de las razones, y creo que la principal, es la violencia y el


temor de sufrir agresiones de parte de las barras.

Por ejemplo, hace un par de años andaba con la camiseta de mi club


de toda mi vida y los insultos o las agresiones con piedras y objetos
peligrosos me hicieron replantear mi ida a los recintos deportivos.

Esto repercute, en que la familia ya no va a los estadios por temor a


ser atacados. Esposas e hijos se quedan en la casa. Lo ven por
televisión o lo escuchan por radio.

La baja sostenida evidenciada en el último tiempo, es preocupante no


sólo para los clubes, sino para todos los estamentos del balompié
nacional.

Además de lo anteriormente señalado, muchos de los antiguos


espectadores, hoy, se quedan disfrutando del fútbol, cómodamente
sentados en el living de su casa. Que es la segunda razón importante
por la cual, creo, no van a ver a sus equipos.

Creo que el producto fútbol está atravesando una cantidad


importante de indefiniciones. Se hace necesario buscar las soluciones
a corto plazo.

El producto fútbol sólo sustentado en la pasión, termina por asfixiar


económicamente a las instituciones, ya que el asistente, que es aquel
que independiente del rendimiento de su cuadro, concurre a ellos
semana a semana, no es capaz de sustentar los requerimientos de
los equipos profesionales de la actualidad, que han incrementado de
manera significativamente sus costos, frente a la contrastante de la
baja en sus ingresos.

La revitalización del producto fútbol pasa por comprender que este es


un espectáculo, y como tal, debe lucir condiciones atractivas en todo
sentido, desde el ingreso, las escaleras, los baños, los pasillos hasta
el lugar donde nos sentamos, ya que las malas instalaciones terminan
por desincentivar la concurrencia del que va poco al estadio, y no de
forma periódica.

Es este tipo público al que hay que reencantar, para que se


transforme en un verdadero hincha de cada fin de semana, y que a la
vez, sea comprometido con las razones y pasiones que muchos
tenemos para ser seguidores de algún equipo.

Distinto pasa cuando juega la selección nacional. A pesar que la


televisión abierta transmite en vivo y en directo, el hincha va al
estadio.

Todos visten una misma camiseta, es decir, estamos unidos por los
mismos colores en busca de la victoria.

Nadie pelea con nadie. Ninguno agrede al otro. No hay rivalidades.


No hay peleas o insultos.

El único enemigo deportivo es el contrincante. No existe otro.

Se hace necesario que todos trabajen unidos. Políticos, autoridades,


periodistas, dirigentes e hinchas para que todos los que amamos este
hermoso deporte, entiendan que los partidos no son una guerra y que
por el contrario deben servir para unir a las personas y por supuesto
para obtener la satisfacción del triunfo.

Dentro de las medidas, que son importantes, está, por ejemplo de las
ubicaciones de las barras y su resguardo. Mayor cantidad de
seguridad y fuerza pública y vigilancia en los alrededores del recinto,
para que los que concurrimos, tengamos la seguridad de que ir a un
partido de fútbol y que llegaremos a nuestro hogar, sin mayores
contratiempos.

Sino se logra esta unión entre todos, los estadios poco a poco dejarán
de ser un lugar para disfrutar, de ir con los amigos, o para dejar de
lado la rutina del trabajo.
¿Solución o negocio?

Desde que entró en vigencia en mayo en mayo del 2005 la ley 20.019
de sociedades anónimas deportiva, que permite que los clubes
deportivos puedan determinar su situación jurídica. Éstos pueden ser
corporaciones, fundaciones o sociedades anónimas deportivas.

La ley contempla además disposiciones que amparan a los hinchas,


dirigentes, jugadores y lo más importante, a los posibles acreedores.

Muchos ven hoy a las sociedades anónimas deportivas como la única


solución al drama económico del fútbol chileno, en especial para los
clubes regionales. Pero la comunidad no conoce realmente lo que
significa este ente jurídico. Aún más, desconoce las responsabilidades
que esto conlleva.
Con bastante claridad se establecen las obligaciones y deberes de los
actores del club deportivo. Trae entre otros puntos la posibilidad de
pagar las deudas que se tengan con el estado en forma muy cómoda.

El fútbol chileno ha entrado en una especie de inmersión dentro de


esta nueva modalidad de administración.

Para mucha gente, se transformó a la institución en un negocio, y


desde el momento en que el deporte se transforma en un negocio,
pierde su esencia. Para muchos, las Sociedades Anónimas
definitivamente están matando al fútbol.

Para otros es una mercantilización total del fútbol que ha llevado a


perder la mística y romanticismo del balompié.

Según la ley existen dos tipos de sociedades anónimas, las cerradas y


abiertas. Las primeras son administradas por un grupo de accionistas,
quienes designan a un gerente general, el que recibe un sueldo y se
encarga de rendir cuentas a los dueños del club.

En cambio, las segundas, son aquellas que se manejan a través de la


bolsa de comercio, de modo que los antecedentes financieros se
hacen públicos.

Vamos a los ejemplos. Colo Colo, equipo que se le decretó en quiebra


el 23 de enero del 2002 por mantener deudas millonarias.
Blanco y Negro, una sociedad anónima deportiva, Colo Colo, no. Esta
S.A. fue conformada por un grupo de personas con bastante visión de
futuro y es la que logró obtener de parte de los acreedores y la
asamblea, la concesión del Club Social y la inmobiliaria del club por
30 años, a cambio de pagar las deudas.

Las acciones que se vendieron no son de equipo albo, son de Blanco y


Negro S.A. El activo tangible de Colo Colo supera los 80 millones de
dólares y la marca tiene un valor muy importante para cualquier
empresario, por lo tanto este ejemplo no es válido para un club de
regiones.

De este modo, la S.A. vende acciones propias y no del club popular,


aumentando su valor comercial.

El problema entonces no radica tampoco en la forma, sino en las


personas. El manejo de estas instituciones debe ser realizado por
personas con conocimiento empresarial o muy bien asesorados.

Muchos sostienen que el fútbol perdió toda esencia, siendo uno de los
más perjudicados los hinchas, los socios, quienes ya no tienen ningún
grado de preponderancia o decisiones en el club.

Es un tema complejo por dilucidar. Para algunos, las S.A. mataron al


fútbol y para otros, es simplemente la salvación económica si se sabe
bien llevar a cabo.
Las lesiones en el fútbol

Este tema es lo que siempre tienen presentes los jugadores de fútbol.


Todo el esfuerzo en un determinado entrenamiento, práctica o
encuentro, puede que continuamente sufran lesiones, las cuales
deberán afrontar con el cuidado respectivo.

Para prevenirlas, es importante conocer cuales son las más


frecuentes dentro de este trabajo.

Hay muchas. Pueden ser óseas, musculares, tendones y algunas más


generales.

Dentro de las óseas, o sea, en los huesos, tenemos que hablar que en
el fútbol las principales lesiones que se producen son fracturas,
esguinces, traumatismos y luxaciones.

Las fracturas: rotura con solución de continuidad de un hueso producida


bruscamente, bien por un traumatismo externo o por una contracción
muscular violenta. Hay dos tipos de fracturas, completas, entre las que
diferenciamos abiertas y cerradas, e incompletas.

Los esguinces: es la distensión más o menos violenta del aparato


ligamentoso articular, pudiendo producir derrame sanguíneo o
segregación abundante de líquido sesoro. También se le denomina
torcedura o distorsión.

El traumatismo craneal: es una lesión que se produce en el cráneo,


por agentes mecánicos directos o indirectos. Dependiendo del
impacto, el periodo de recuperación será mayor o será menor.

Las luxaciones: es la separación de modo anormal y permanente de


las superficies articulares de los huesos que forman una arti culación.

Estas pueden ser catalogadas de completa, incompleta, accidental


traumática, espontánea o patológica, y congénita

Ahora hablaremos de las lesiones más comunes producidas en el


fútbol que tengan que ver con las cuatro definiciones anteriormente
dichas.

Que el fútbol sea un deporte practicado con las extremidades


inferiores, generalmente, no significa que todas las lesiones sean de
los miembros inferiores, aunque la mayoría lo son.
La fractura de los huesos de la nariz: consiste en la ruptura de los
huesos propios de la nariz. Esta lesión suele producirse en impactos
contra adversarios, compañeros y el propio balón. Suele producir
fuerte hemorragia, el tiempo estimado de recuperación suele ser de
un mes y por lo general el jugador cuando vuelva actuará con una
mascarilla de protección.

También está la fractura de tibia y peroné: fractura muy dolorosa y a


la vez aparatosa. Suele producirse en fuertes encontronazos tras una
entrada con un adversario. En algunas ocasiones tan sólo se rompe
uno de los dos huesos pero si la entrada es fuerte lo más probable es
que ocurra la doble fractura. Se necesita un largo tiempo de reposo.
Para volver a entrenar también necesita un tiempo de recuperación
con ejercicios especiales coordinados por el médico.

Otra, es la rotura de meniscos de la rodilla: cualquiera de los dos


meniscos es propenso a romperse. Es una fractura que se produce
tras un encontronazo brusco con un adversario. El tiempo de
recuperación es de unos tres meses aunque dependerá de la
gravedad de la fractura.

Rotura de los ligamentos de la rodilla: esta lesión a parte de


producirse por un encontronazo con un adversario, también es muy
común cuando se realiza un giro brusco y en mala posición de la
rodilla. Por lo que es muy común ver como un jugador el sólo se
rompa los ligamentos de la rodilla. El tiempo de recuperación es
variable dependiendo de la fractura.

Rotura de las falanges del pie: la peculiaridad que guarda este tipo de
lesión se debe a que en la mayoría de los casos esta lesión se
produce involuntariamente, tanto que ni el que se lesiona como el
que lesiona se suelen dar cuenta hasta que después del partido se
enfrían.

Rotura de los ligamentos del tobillo: rotura muy dolora producida por
lances del juego. Generalmente el período de recuperación es muy
largo. Se necesita un tratamiento de ejercicios de recuperación
después de un reposo considerable.

Las lesiones en el plano muscular son las más frecuentes en el


deporte del balompié. Las lesiones musculares varían según la
gravedad de la rotura de fibras. Las lesiones pueden venir por el uso
intensivo de los músculos.
Las lesiones musculares pueden estar diferenciadas en:

Distensión muscular: Es un traumatismo interno, simple, de dolor


vivo y súbito y de escasa importancia, debido a que un músculos ha
sobrepasado los límites de su elasticidad, pero de forma
armónicamente repartida.

Contractura muscular: Fenómeno debido al trabajo excesivo.


Tratamiento igual que en la distensión, es fácilmente reconocible por
el dolor.

Tirón muscular: Lesión producida por alguna rotura de microfibrillas


musculares. El dolor es intenso, continuo y localizado.

Calambre o espasmo: Son contracciones musculares, espontáneas,


duraderas y a veces dolorosas. Se suele producir en los músculos
encargados de la sustentación. Surgen de improviso y sin causa
aparente pero realmente tienen una causa fundamentada.

Desgarros musculares: Se trata de la ruptura de numerosas fibrillas


de un músculo. Incluso se puede producir la ruptura completa de un
músculo. El dolor es tan intenso que de inmediato se tiene que parar
la actividad.

A continuación, pasaremos a ver las lesiones más comunes que en el


plano muscular se producen en el deporte del fútbol.

Estas lesiones se pueden producir por dos causas principales, una es


la fuerte actuación de un grupo muscular o de un músculo durante la
práctica deportiva, y la otra es por el desgaste producido por un
ejercicio continuado sobre el mismo músculo o región muscular.

Las roturas de fibras en el fútbol se producen en diferentes regiones


musculares.

Rotura de fibras en los gemelos: no es la más común pero produce


gran dolor y mal estar. El período de recuperación será establecido
por médico.

Rotura de fibras en el cuadriceps: si es más frecuente y los músculos


más propensos a la ruptura de fibras son: isquio-tibial, recto femoral,
semi-membranoso, semi-tendinoso, etc.
Hablar de las lesiones musculares es ponerse y no parar ya que
dentro de estos dos grandes grupos podemos encontrar miles de
lesiones de menor a mayor escala.

Las lesiones musculares son el día a día del deportista que no sigue
un buen plan de entrenamiento.

También existen las lesiones producidas en los tendones.

Tendinitis: se trata de la inflamación de un tendón, con el


consiguiente engrosamiento del mismo ocasionado por múltiples
causas.

Tenosinovitis: Consiste en la reactivación inflamatoria de las vainas


sinoviales que recubren o envuelven el tendón.

Las lesiones más frecuentes son tendinitis tanto en el tendón


rotuliano de la rodilla como en el tendón de aquiles que en algunos
casos aún siendo el más fuerte y grueso del cuerpo se rompe.

Finalmente, estamos viendo que en el fútbol se están produciendo


una serie de muertes y sustos considerables por parte de los
jugadores. Esto es debido al gran trabajo que realiza el cuerpo que a
veces llega a su límite sin avisar.

Entre estas lesiones generales podemos hablar por una parte de la


lipotimia, síncope, colapso, infarto de miocardio o tromboflebitis.

Estas lesiones están relacionadas con un fallo en la actuación del


cuerpo, pero un fallo que puede ser fatal.

Los síntomas que presentan estas alteraciones del organismo son:


palidez en el rostro, tono postural bajo, pero conserva los reflejos,
debilidad respiratoria, palpitación y estado de ansiedad, sudor frío en
la frente, el lesionado ve como nubloso, pérdida de conocimiento,
pérdida de equilibrio, pulso débil, nauseas y vómitos.
Traspasando el límite

El tema de las sustancias prohibidas en el deporte, y sobre todo en el


fútbol es complejo. Además, es un problema, que ha traspasado las
fronteras del ámbito estrictamente deportivo. Y es por esto que la
FIFA tiene una idea muy clara: mantener el fútbol libre de dopaje.

La FIFA tiene el deber de proteger a los jugadores de todo daño y


cerciorarse de que los futbolistas puedan competir en un terreno de
juego igualitario. Su estrategia contra el dopaje se basa en la
concienciación y en la prevención.

El Organismo pretende prevenir, educar e informar de los riesgos que


conlleva el dopaje y sus resultados.

Como ejemplo, la FIFA señala que una cifra inferior al 0,5% presenta
positivos por sustancias apuestas estupefacientes como la marihuana
y la cocaína, mientras que únicamente el 0,07% presenta positivos
por sustancias relacionadas con el incremento del rendimiento o de la
masa muscular, como puedan ser el caso de los esteroides
anabolizantes.

El fútbol, como juego de equipo, posee una mayor cantidad de


participantes que el resto de los deportes, por lo que la eficacia y
eficiencia de los planes de análisis se convierte en una condición sine
qua non.

El doping atenta contra los ideales del deporte, ya que su práctica es


perjudicial para la salud del deportista y es contraria a la ética del
deporte. Conduce al organismo a llegar a sobrepasar fatalmente sus
límites fisiológicos,

Además y con frecuencia hay efectos secundarios indeseables


ocasionados por el abuso de algunos medicamentos. En definitiva,
recurrir a la química tiene riesgos importantes y eso se debe conocer.

Por otra parte, ¿cuál es el problema ético del doping? ¿cuál es la


razón para que su práctica no sea ética? Se puede asegurar que el
doping destruye los beneficios que se buscan cuando se practica
deporte.

Si uno de los objetivos de la actividad deportiva, es el desarrollo


integral de los deportistas en la libertad y en la dignidad, cuando
aparece el doping ese objetivo desaparece, porque con su práctica se
envilece al deportista, se le convierte en un objeto, utiliz ándole,
manipulándole y transformándole en un instrumento con el fin de
conseguir otros fines menos altruistas.

El doping está prohibido. En consecuencia habrá que luchar contra su


práctica.

No se debe olvidar que existen personas que van por delante de


quienes controlan el dopaje en el fútbol, inventando estrategias y
fórmulas para salir airosos de las pruebas anti-dopaje.

Un punto importante, son los análisis aleatorios colectivos y sin aviso


previo entre los equipos de élite poseen un mayor efecto disuasorio.
En las categorías menores, la sensibilización y la prevención deben
convertirse en las principales herramientas estratégicas en el fútbol.

¿Quiénes son los culpables? ¿existirá algún castigo para los


culpables?.

Los deportistas, y en especial los futbolistas, tienen un gran afán de


superación y competitividad; el público quiere espectáculo; los
dirigentes, los entrenadores, piden resultados y campeonatos; los
médicos controlan lo que toma el jugador pero éste, muchas veces,
no tiene conocimiento de lo que ingiere.

Creo que seguiré disfrutando del fútbol y del resto de los deportes,
porque a los deportistas la capacidad de hacer, lo que yo no puedo
hacer.

Ahora bien, la interrogante que tengo es saber si esos “atletas” sanos


pagarán, en el futuro el afán por tratar de ver de manera continua lo
excepcional.
Sistema de juego

Cuando hablamos de sistemas tácticos, lo relacionamos a una


organización estructural de un equipo de fútbol. Existen muchas
formas de jugar, con matices e innovaciones que se han realizado a
través de la historia.

La función principal de una táctica es lograr una distribución tal de los


futbolistas para lograr ocupar bien los diferentes espacios del campo
de juego y ayudar a que el equipo propio no sea superado
numéricamente por el rival en sectores claves de la cancha.

La organización táctica de un equipo de fútbol viene determinada por


una dimensión estática y una dimensión dinámica. Por dimensión
estática se entiende al sistema de juego o que representa el modo de
colocación de los jugadores sobre el terreno de juego.

Esta ubicación tiene de base fundamental (4-4-2, 4-5-1, 4-3-3, 3-5-


2, etc.) restablece el orden y los equilibrios en varias zonas del
campo y sirve como punto referencial para los desplazamientos
relativos de los jugadores

Por dimensión dinámica se entiende a las diferentes tareas y misiones


tácticas distribuidas entre los jugadores que componen el equipo.

Por ejemplo, los dos momentos en los cuales se observa con mayor
facilidad un dispositivo táctico es en el saque de mitad de cancha y en
el saque de meta. Generalmente, en el resto de las pelotas paradas y
en las acciones de juego es más difícil determinar cuál es el esquema
de cada conjunto.

Que seria del futbol sin la clásica línea de tres, el enganche, el doble
cinco, los carrileros, los laterales, el achique, el libero, los tres
delanteros, etc.

Uno de los sistemas tácticos más utilizados en el fútbol actual es el 4-


4-2. La Selección Brasileña e Inglaterra, ganadora del Mundial de
1966 lo han utilizado. Actualmente supone el ABC de los manuales de
entrenadores porque esta táctica combina un planteamiento tanto
defensivo como ofensivo. Cuando un equipo está descompuesto la
mejor manera de recomponerlo es imponiendo esta táctica.
Es la formación es la típica de 4 defensas, 4 centrocampistas y 2
delanteros. En esta formación los centrocampistas dan apoyo a los
defensas y a los delanteros. Los laterales (son como centrocampistas
con amplio recorrido por las bandas) suelen tener el rol de abrir el
juego por sus bandas. Además, es una táctica originalmente
defensiva, pero que ha evolucionado poco a poco hasta llegar a ser
más ofensiva.

Además si se juega con cuatro centrocampistas en paralelo a la


defensa, lo que estamos haciendo es disponer de más jugadores para
detener el juego rival. Existe una variante de la 4-4-2 que es el
rombo. Esta se dispone en 4-3-1-2. Uno de los centrocampistas
avanza su posición y dibuja un rombo con el otro centrocampista y
los dos laterales.

Por el contrario, con un 4 - 4 - 2 con centrocampistas defensivos,


podemos encontrarnos con un muro impenetrable para el equipo
rival.

Lo que es importante es que un equipo cuando ataca y cuando


defiende que sepa volver a sus líneas para poder crear pases y
jugadas entre sus compañeros. La táctica de tocar el balón es clave
para poder crear jugadas ensayadas y probadas en lugar de jugar a
lo loco.

La disposición de los jugadores depende del tipo de jugador.

Un 4 - 4 - 2 puede ser más defensivo que un 4 - 3 - 3. Todo depende


del tipo de jugador. Hay equipos que se encuentran con volantes muy
ofensivos que acaban atacando los dos junto a los delanteros.

Hay equipos donde los laterales suben las bandas ofreciendo una
apertura de balón que permite a los delanteros atacar la portería
rival.

Otro sistema de juego es el 4-3-3 que es ideal para desarrollar una


buena fase de ataque.

Además de respetar los cinco principios de táctica ofensiva, garantiza


mucho espacio sobre el frente ofensivo puesto que poseyendo una
sola punta central.

En este esquema, se pueden crear inserciones y recortes de parte de


los mediocampistas y de los atacantes de ala o extremos. Los
espacios creados al lado del delantero-centro sirven para realizar
diagonales y verticales.

Las características de los jugadores en este sistema es fundamental.


El delantero-centro, siendo en "punta de lanza único", debe poseer
una grande presencia física, puesto que deberá de sostener todo el
peso del frente de ataque, muy habilidoso en el recibir balones de

espalda a la portería rival, puesto que sirve de apoyo a las


triangulaciones y servir de recorte para jugar por detrás de los
defensores adversarios, cuando el dribling de sus compañeros se
realiza hacia el interior.

Los punteros deben de caracterizarse por la velocidad, el control y un


sentido del gol; además de una optima habilidad en el 1:1; la
velocidad viene explotada sobre todo cuando se ataca en velocidad
las marcaciones centrales adversarias; o en situaciones de infiltración
con el balón jugado al pie; el control es necesario cuando reciben el
balón de un medio, internándose hacia el centro, el sentido del gol es
utilizado para sacar provecho al espacio detrás de las líneas
adversarias y presentarse en posición de remate dentro del área; por
lo tanto los 3 atacantes resultan de fundamental importancia, y si se
actúa en 4-3-3. Estable no se puede prescindir de ellos tres.

El mediocampista recuperador, que juega delante de sus defensores,


es útil en la contracción del juego corto y el balón raso, y debe dar el
ritmo adecuado al equipo y actuar como "creador de juego" de su
equipo, es difícil que se proyecte en zona de definición, y es muy
indispensable en fase de cobertura de su propia defensa.

Los interiores, actúan como medios que juegan a "todo terreno", la


característica principal es ser muy versátiles, sea en fase de ataque
como en zona defensiva.

En la fase de ataque, los delanteros deberán ser hábiles para


internarse, sea por los espacios centrales, que en diagonal creada por
los movimientos de las alas, y además poseer una mentalidad
ofensiva permanente, capacidad de penetración, buen remate y pase,
los cuatro defensas, siendo que el equipo está obligado a defenderse
con 7 jugadores, entre los 4 defensores y los 3 medios deberán
demostrar ser eficaces en la marcación respecto a quien practica un
4-4-2; además, no es fácil un quinto hombre, escalado en la fase
defensiva, aun arriesgándose a eventuales encuentros de 2:2 en el
medio-campo.

Para realizar una buena acción de ataque es necesario considerar los


factores reales de tiempo, espacio y modo.

TIEMPO: saber sobre todo el momento apropiado para desmarcarse,


por ejemplo; cuando el que lleva el balón levanta los ojos para mirar

el panorama, sea antes de recibir el balón, que en su poseso,


solamente cuando la mirada del que juega el balón, va en dirección
del receptor, entonces se efectuara el movimiento de desmarque; el
movimiento para liberarse de la marcación, con una finta, un
amague, etc.

Tiene que ser efectuado este movimiento en anticipación, al jugador


que lo va a asistir, por ello es fundamental sincronizar los
movimientos necesarios para engañar al defensa adversario, en
relación al que lleva el balón.

ESPACIO: Cuando se habla de espacios se debe de preguntarse:


dónde desmarcarse?, será necesario buscar un "espacio vacío", como
normalmente viene definida la zona del campo libre, con suficiente
espacio para recibir el pase.

La disposición de ataque a 3; con una punta de lanza central , permite


de tener espacios suficientes para lanzar los ataques.

MODO: A través de penetraciones en diagonal, que en la acción de


las alas se denominan "cortes", sean que son efectuados hacia el
interno o hacia el externo, la infiltración en diagonal da al atacante la
ventaja de usar su propio cuerpo de protección del balón; entre él y
el defensor, que a su vez pierde su eficacia en el intento de
anticipación.

Sin ir más lejos, cuando Marcelo Bielsa estuvo a cargo de la selección


chilena, adoptó el 1-3-4-3, 1-3-1-4-2 y 1-4-3-3 lo que se tradujo en
un juego muy intenso física y tácticamente, basándolo en relevos y
permutas constantes. Además procuraba la realización de variantes
defensivas y ofensivas en todos los sistemas utilizados.

El juego del argentino puede verse como un atacan todos; defienden


todos.
Cualquier sistema táctico es válido. Lo importante es que se haga con
los jugadores adecuados y que estos, cumplan cabalidad lo que el
director técnico les pide que desarrollen en el campo de juego.
Gol

Hablar de la palabra gol, implica una serie de adjetivos que sin duda,
para el amante del fútbol es lo más importante. Es el alma del fútbol.
Nada como él puede provocar tantas sensaciones juntas: pasión,
alegría, euforia, amor. Morimos por marcarlo y vivimos para
festejarlo, no respeta idiomas, creencias, religiones, razas, ni
emociones, eso es el gol.

Dependiendo del lado que uno esté, el gol es alegría, es celebración.


Es dolor y sufrimiento. Su búsqueda es angustia , es esfuerzo, es el
resultado del trabajo de 22 atletas durante 90 minutos, y la
satisfacción de lograrlo es la recompensa.

Es estrés como terapia. Es la razón de millones de almas llenando los


estadios, escuchando radio, viendo la televisión, o por internet, en
reuniones de grupos en todo el mundo.

Es además, es fuente de trabajo. Es bueno, es malo. Depende del


lado que te encuentres. Pero al final el gol, es una de las razones por
las que se mueve el mundo.

Mucha gente no comprende lo que es un gol. El fútbol como deporte


es quizás uno de los eventos más sencillos, pero a la vez uno de los
más complicados. De hecho para algunos es un idioma universal.

Si nos remontamos a nuestra infancia, donde cualquier cosa bastaba


para ser pateada y permitirnos viajar con nuestra imaginación a
cualquier lugar del mundo y ser nuestro ídolo o estrella del momento.

Es un deporte sencillo, donde once jugadores, jugando en equipo,


aunque a veces dependiendo de la genialidad de una sola, pretende
ingresar una pelota en el fondo del arco rival.

El gol, es la finalidad de este juego, como lo diría un comentarista


internacional, “el más hermoso del mundo”.

Una falla en su intento, puede ser desastroza, en su animo, puede


generar tanta impotencia e inseguridad, pero sobre todo frustración.

Puede dar lugar a las celebraciones más increíbles del mundo, a todo
un mundo de gestos, brincos, saltos, mensajes.
Esa alegría por supuesto se contagia, todo un equipo podrá celebrar
una anotación

El gol es un evento que puede unir amigos, familias, países,


continentes, comunidades enteras que están alejadas por la
distancia; pero unidas en el apoyo y el sentimiento de identificación
con algunos equipos.

Esa emoción se siente. Se traspasará a la tribuna, a los hinchas, a las


barras. Pero más allá de todo esto, un gol es un triunfo personal, y
veces colectivo en muchas otras, es el poder ganar una batalla.

Pero sin duda, que lo mejor del futbol es que siempre da


oportunidades de ganar.

Cuando niño, en la época de niño, con mis amigos, éramos felices con
un balón, y nada más.

Tardes enteras, en la calle, en la plaza o en una cancha, colocábamos


dos piedras, dos polerones, un par de mochilas o bolsos, y a jugar.

Íbamos detrás de la pelota, y tratábamos de anotar. En lo particular,


siempre jugaba arriba. Tratando de vencer al portero de turno, con la
fe de poder anotar.

La alegría, la emoción, al marcar, era una sensación que no se podría


traspasar por estas líneas. Hay que vivirlo. Hay que estar en el
momento adecuado y en el lugar preciso.

Con los años, uno valora esas “pichangas”. Momentos buenos y


momentos de frustración cuando perdíamos. Pero siempre el fútbol
da revanchas.

Hoy uno juega menos. Y se conforma, cada fin de semana, ver los
encuentros y los goles por TV, Internet, o solo escucharlo por radio.

A veces mis padres, me retaban por celebrar un gol. Cuando saltaba,


aplaudía, tiraba un par de garabatos, subía el volumen de la TV o
radio… son varios años que han asado, y sigo de la misma forma.
.

II
Iniciando el camino

Para ser periodista deportivo, hay que tener vocación. Hay que amar
esta profesión por sobre muchas cosas. Familia, amigos, mujeres,
fiestas, etc.

Y partir en una radio comunal, en la tercera división transmitiendo de


la forma más humilde, implica una serie de sacrificios.

Año 2010, con mi amigo Angelo Correa y uno de mis maestros de la


vida, Jorge Hernán Said, nos embarcamos en un proyecto de cubrir al
cuadro de Magallanes, en su afán por volver a la Primera B.

La familia de Radio Almendra 107.1 FM nos abrió la puerta para


iniciar una aventura que sería llena de aprendizaje, experiencias,
buenas y malas, resultados satisfactorios y por sobre todo, trabajar
por amor al fútbol, de la mejor manera: responsable, humilde y con
seriedad.

Debutamos en los estudios centrales de la emisora de la comuna de


El Bosque, con el análisis de la fecha. Salimos bien en nuestro
comienzo.

Con el transcurrir del programa de todos los lunes, a las 20 horas,


poco a poco se nos fueron abriendo puertas, y llegamos al siguiente
paso, iniciar la cobertura de los encuentros en vivo y en directo.

Debutamos en el Estadio Santiago Bueras de Maipú, en la caseta


número 1. Había nervio y muchas ganas de hacerlo de la mejor forma
posible.

Salimos en vivo y en directo para todo el sector sur de Santiago.


Además por internet en nuestra señal online. Los recursos eran muy
limitados.

Un notebook, una caluga de internet (prepago), un par de


micrófonos, una mesa de sonido básica, audífonos y una cámara
fotográfica, prestada por mi hermano, que nos permitía sacar fotos,
como grabar algunos videos.
Pero las ganas estaban. Llevar a toda la hinchada del elenco de
“manojitos de claveles” las alternativas de los encuentros , del elenco
de Osvaldo Hurtado, era una de las mejores recompensas que uno
puede tener en esta profesión.

No había dinero de por medio. Solo un afán de aprender y conocer


desde una división que estaba completamente alejada de los medios
de comunicación los fines de semana.

Recuerdo que viajamos a Linares, Los Andes, Melipilla, Talagante,


Ovalle, Mejillones, San Fernando, Los Angeles, y siempre fuimos bien
recibidos.

Junior Fernandes, Andrés Reyes, Juan Cornejo, Juan Pablo Arenas,


Felipe Reynero, era algunos de los jugadores que pertenecían al
cuadro de Hurtado y que buscaban la gloria.

Con los meses, llegamos a ser una cábala para el elenco albiceleste.

Y se vio reflejado en el final de temporada, donde el elenco ascendió


a la Primera B, en la cancha del Estadio Roberto Bravo Santibáñez,
frente al elenco de Talagante.

Nuestro equipo estuvo presente. Fuimos partícipes de este gran


momento. Recuerdo que estuvimos en las celebraciones en el
camarín albiceleste. Estuvimos con la Copa. Era parte de nuestro
trabajo. Fue una temporada redonda.

El trabajo de todo un año, se vio reflejado en esa gran apuesta del


primer trimestre, de seguir al cuadro de Magallanes, en busca de
volver al profesionalismo. Y no nos equivocamos.
El fútbol es su vida

Jorge “turco” Said es conocido en la comuna de El Bosque, por su


amor por el elenco de Magallanes. En su negocio hay muchas fotos de
sus viajes, con jugadores, con la bandita, adornado perfectamente
cuando uno entra.

Sigue al elenco albiceleste por todo Chile. Los fines de semana,


cerraba con llave su negocio, aunque tuviera trabajo u otro
compromiso personal. Lo primero es ver a su viejo y querido
Magallanes.

Viajaba por todo Santiago, sus alrededores y regiones. Los buses


eran sus más fieles acompañantes, como el camello, que no lo dejaba
abandonado, por ningún motivo.

A la emisora llegaba siempre con muy buen ánimo. Con sentido del
humor y con los encargos: paltas, longanizas, chirimoyas, tortas,
pasteles.

Independiente del resultado del fin de semana, se las arreglaba para


entregarle a su gente, y a su amplio fan club, lo que había ocurrido
en la fecha.

Tomaba apuntes de las formaciones. Conversaba con los dirigentes.


Muchas veces más de algún presidente lo llevaba al estadio. Con la
humildad de siempre. Con la sencillez acostumbrada.

Siempre se ubicaba en la galería como cualquier hincha. Sin


embargo, cuando comenzó en esto del periodismo deportivo, y a
trabajar para la radio, comenzó a ir al sector vip de cada recinto
deportivo.

Sus comentarios eran siempre asertivos, con fundamento y respeto


hacia los jugadores, cuerpo técnico y dirigentes.

Además, con la cuota de ironía en algunas de sus reflexiones, el


programa era más lúdico, con matices y los espacios necesarios para
cada tema.
Llevamos tres años al aire. Todos los lunes, sagradamente, y sin
faltar a ningún programa, estamos presentes para toda la familia de
nuestra emisora.

Siempre llego a su negocio, una hora antes, a conversar de la pauta,


que tenemos para el programa.

Jorge Said se prepara. Tiene todo anotado. El resumen del partido.


Las formaciones. La estadística completa.

Revisa la prensa minuciosamente. Anota lo que quiere decir en los


sesenta minutos que dura el programa “Goles son Amores”.

Además de los clásicos saludos a algunos hinchas del elenco


carabelero. No se olvida de algún bingo o beneficio, que le llega a sus
manos.

Se acerca la hora del programa. Siempre bien vestido entra al estudio


3 de la radio. Se pone los audífonos, prueba el sonido, abre su libreta
de anotaciones. Está todo listo para salir al aire, en pocos instantes.

El reloj marca las 20 horas y luego de la última mención comercial


sonará de fondo, el himno clásico de Magallanes.

Abro el programa y le doy la bienvenida. El comentario de su querido


“manojitos del claveles”, que es esperado por la audiencia, está por
comenzar.

El turco me mira y solo quiere hablar. Quiere contarnos, con lujo de


detalles, lo vivido en alguna cancha de fútbol.
La U en el corazón

Mi primo Tavi es un fanático de Universidad de Chile. Ve todos los


partidos. Los escucha por radio cuando anda de viaje. O simplemente
me llama para saber como va el elenco laico.

Sufre como pocos cuando pierden; pero celebra cuando ganan.


Dentro de su mundo, existen muchas cosas que nunca sabremos.

Es admirable su capacidad para saber de los jugadores, de sus


rivales, de los estadios, de los horarios, quienes están lesionados o
suspendidos… tiene una gran memoria.

Para mi, es un ángel que esta en este mundo con el objetivo de


alegrarnos la vida con cosas tan simples. De hacernos entender que
los problemas, muchas veces, son un pequeño detalle al lado de lo
nos demuestra a diario.

Le gusta ir al Metro. Verlo, pasear. No se cansa. Le gusta la comida


casera. La bebida y los postres. Su felicidad es están rodeado de sus
seres queridos… nada más. Siempre algún comentario nos llena de
risa y alegría. Su inocencia es admirable. Nos hace ver las cosas
desde otro punto de vista.

A veces pienso que sus palabras nos devuelve cierto equilibrio que en
algún momento perdemos.

Pero cuando se trata de fútbol, y si es del elenco azul, se instala


frente a la TV y comienza su sufrimiento.

Se va a su pieza, cierra la puerta y nadie lo puede interrumpir.

Tiene posters, adornos, un par de relojes, poleras, bufandas, gorros,


una frazada, cojines, cubrecama, bandera, fotos….

Una vez, me dedique a observar desde la terraza de su casa todo lo


nervioso y tenso cuando juega su equipo de toda la vida.

Muchas veces pelea con el relator y el comentarista, porque sus


críticas no son las adecuadas.
Celebra los goles y nos avisa quien hizo el gol, como fue la jugada y
el minuto.

Pero si hay un gol del equipo rival, se queda callado.

En el entretiempo, va a la cocina a buscar un vaso de bebida. Nos


mira y no nos dice absolutamente nada.

Cierra su puerta y comienza el segundo tiempo. No puede aguantarse


y pelea con el entrenador porque puso a tal jugador y no al que él
quería.

Gol de la U. Otro más. Y otro más. Parece que el partido está


definido. No queda nada para que termine.

Con el fin del encuentro, mi primo apaga la televisión, la luz de la


pieza y se va a la terraza, y pregunta a que hora tomamos té.

Nos reímos todos. No nos cuenta mucho del partido. Solo sabemos
que ganó la U.

Está feliz. Por una semana y hasta el otro encuentro, andará feliz por
donde uno lo encuentre. Todo lo hace tan simple. Tan fácil.
Admirable.

Me pregunta “y la Católica?… qué le pasa a tu equipo?. Con esa risa


inocente.

Solo le contesto que estamos en un momento malo. Que no le


hacemos un gol a un puente.

Me miró, se rió y no me dijo nada. Solo se fue a ver a los perros que
estaban afuera ladrando a un auto, que pasó cerca de la casa.
Pasión sin límites

Todos los fines de semana, el hincha de algún equipo, se prepara en


la semana para ir con los amigos, en familia, o simplemente solo al
estadio, a ver el equipo de sus amores.

Se olvida de su trabajo, de los problemas, de la rutina diaria, de todo.


Solo se preocupa de su equipo. Del ambiente en el estadio, de llegar
temprano, toma runa buena ubicación y ver el encuentro por noventa
minutos.

Es su momento. Es su instante para disfrutar y/o sufrir. No le


interesa verlo en la casa por TV, que podría ser más cómodo y
tranquilo. Pero el estadio es su segundo hogar. Es donde puede
expresarse libremente, sin que nadie le diga nada.

Grita, se levanta de su asiento, se agarra la cabeza, se acaricia la


insignia de su camiseta, prende un cigarro, toma bebida, traga saliva,
se acomoda su gorro, mira el reloj y el cielo…

Ser parte de “algo grande” es una necesidad humana que satisface


un equipo de fútbol.

Sufre cuando le marcan un gol; pero celebra como un título, cuando


alguno de sus jugadores vence al portero rival.

Conversa con los asistentes. Discute, plantea su punto de vista.


Aplaude alguna buena jugada o lanza un garabato cuando se
equivocan.

Escucha los cánticos de la barra. Apoya cuando cree necesario.


Guarda silencio cuando el equipo rival tiene una jugada de peligro.

Siempre cree que es necesario su apoyo incondicional. Hay que


alentar al equipo en las buenas y en las malas. No importa nada más.

Cuando el encuentro finaliza, el hincha, se para de su asiento y


celebra la victoria. Se siente feliz por una tarde llena de gloria.

Pero si pierde, llora y mastica la derrota. Espera un rato antes de


irse. Escucha los comentarios de la radio. Llama a alguien
comentándole la derrota.
Una tarde más de fútbol. Una tarde más que el hincha se va
caminando del estadio hacia su hogar, o quizás, con rumbo
desconocido.

Poco a poco se aleja. Es tiempo de volver a la realidad y la rutina


diaria. Habrá que esperar el otro fin de semana para vol ver a apoyar
al equipo de sus amores.
Fanatismo

Muchas veces he visto hinchas fanáticos por su equipo de fútbol. Con


extremos que son realmente digno de analizar y comentar. Con
reacciones, comportamientos que están muy cerca de la locura
máxima.

El verdadero fanático del fútbol no es aquel que gusta del fútbol, es


aquel que sufre por el fútbol. El que pierde toda compostura tanto si
su equipo gana como si pierde. El que divide al mundo en dos, los
buenos y los malos.

Los buenos, son los que apoyan a su equipo. Los malos siempre son
los del otro equipo, desde los jugadores hasta los fanáticos.

Nunca un fanático aceptará la derrota, siempre le echará la culpa al


árbitro, a las circunstancias, a los jugadores lesionados . Un fanático
nunca será un buen perdedor.

El fanático dice que apoya a su equipo en las buenas y en las malas.

El perfil de un fanático, es la búsqueda de la identidad a través del


fútbol lo que permite a la persona sentirse parte de un grupo social y
cultural, adquirir los valores, metas e ideales que posee su equipo.

Estar en el estadio junto con los amigos y aficionados, en el momento


en que tu equipo anota un gol, es una alegría indescriptible.
Inigualable.

Pero del fanatismo a la locura solo hay un paso.

Hace años, en un clásico universitario, me tocó presenciar, en la


galería norte del Estadio Nacional, a un hombre que destacaba por
muchos de los que estábamos en la barra.

Estaba vestido con los colores blanco y azul. Estaba en envuelto en


una bandera, con la cara pintada y en su mano izquierda sostenía la
número “6” del gran Mario Lepe.

Grita y apoya de una manera que es imposible no mirarlo. Su estado


cambia a un tipo de “transe”. Mira el partido desde principio a fin,
pero no lo ve.
Su objetivo es, parece, que lo observen. En la galería está su casa, su
espacio, su rincón, su campo de batalla.

Se abstrae de lo que pasa en el terreno de juego. No le interesa el


resultado. Es un fanático que, de cierta forma, piensa que ser de un
determinado equipo es tener una religión.

El futbol divide, llena, genera odio y amor, pasión y dolor, placer y


sufrimiento.

Muchas veces he llegado a pensar que la vida es como el fútbol, a


veces se gana, a veces se pierde, pero cómo se disfruta.
Idolo Deportivo

Para entender este concepto, partamos con lo más importante: su


definición.

El concepto de ídolo deportivo se asocia a persona o cosa


excesivamente amada o admirada.

Un ídolo es una imagen, una representación de algo o un símbolo,


material o imaginario, que es objeto de devoción fervorosa. En
términos generales, la idolatría es la veneración, amor, culto o
adoración de un ídolo.

Normalmente está relacionada con un poder superior, real o


supuesto, tanto si se le atribuye una existencia animada (humano,
animal o, incluso, una organización) como si se trata de algo
inanimado (una fuerza u objeto inanimado de la naturaleza). La
idolatría suele ir acompañada de algún tipo de ceremonia o rito.

Los términos hebreos con los que se hacía referencia a los ídolos
solían aludir tanto al material del que estaban hechos como a su
inutilidad, o eran términos con una profunda carga despectiva.

Entre estos hay palabras que se han traducido por expresiones como
“imagen tallada o esculpida” (literalmente, “talla”); “estatua fundida,
imagen o ídolo” (literalmente, “algo fundido; vaciado”); “ídolo
horrible”; “ídolo vano” (literalmente, “vanidad”), e “ídolo estercolizo”.

La palabra “ídolo” es traducción de la voz griega éi·do·lon.

Toda colectividad tienen sus ídolos, sean musicales, deportivos,


políticos o intelectuales, y su denominador común es el carisma, la
capacidad de atracción que pueden ejercer sobre la población para
producir efectos de identificación.

Además, las sociedades requieren de ellos, no en el sentido de la


búsqueda de cultos irracionales, sino de figuras que se vuelvan
estímulo a la emulación en los logros, las realizaciones y el
reconocimiento.

La construcción de un referente auténtico parte necesariamente de la


capacidad del individuo expresada en un cierto contexto. Es
importante tener hombres destacados no sólo en el deporte, también
en la ciencia, para lograr el interés de los jóvenes y que decidan
dedicarse a algo que parece imposible, pero realizable, añadió.

Incluso, en otros ámbitos como las artes se requieren íconos que


representen aspiraciones nacionales regionales, populares y que
permitan la creación de figuras reconocidas.

Un ídolo es, fundamentalmente, un ícono que se vuelve objeto de


culto, que se desarrolla con admiración, emulación o ejemplo, y
permite una identificación, generalmente de carácter popular.

Para construir un héroe deportivo es necesario, en primer lugar,


contar con ciertos atributos, capacidades y potenciales; en segundo,
tener una imagen que pueda considerarse atractiva, ser una especie
de idealización por sus características, particularmente físicas, y
también por su capacidad de reacción o velocidad, y control de sus
acciones.

Una vez que se desata el interés por una personalidad, en la sociedad


empiezan a funcionar ciertos mecanismos, algunos ligados a la
comercialización.

Muchos de ellos se vuelven objetos publicitarios para promocionar


productos, o se convierten en promotores de causas, a veces de
carácter humanístico, como la búsqueda de fondos para asociaciones
con fines asistenciales o de protección al medio ambiente.

El surgimiento de un ídolo deportivo, implica una confluencia de


factores; debe tener sus capacidades particulares, porque no se
puede fabricar, por ejemplo, a partir de un mal futbolista. Se
requieren ciertas condiciones, basadas en identificaciones populares,
étnicas o sociales, y que en sí representen aspiraciones.

Su creación, pasa por la personificación de los anhelos y el deseo de


tener figuras que representen al grupo, al Estado, a la Universidad, al
país, y que proyecten fuerza y poder.

Tener un ídolo es, básicamente, aceptar que puede haber un


liderazgo legítimo y prometedor, fuente de esperanza de cambio y
logros.
Loco Lucho

El año 1991, en el Estadio Nacional, en un encuentro entre Colo Colo


y Universidad Católica por el campeonato nacional, me marcó el
sufrimiento de un hincha albo, al que todos apodaban el “loco lucho”.

Tarde de verano y con mi amigo Jorge Tumayán llegamos el recinto


de Ñuñoa en el arco norte. Estaba lleno. No cabía un alfiler.

Subimos las escaleras y quedamos muy arriba del sector de galería.


Teníamos buena vista a la cancha y estábamos cómodos para ver un
gran partido.

Pero cuando salen los equipos al terreno de juego, un furibundo


hincha albo se vuelve loco con el elenco albo.

Gritaba, saltaba, cantaba, se movía de un lado a otro. Parecía todo


normal. La gente no lo miraba.

Pero me pareció fuera de lo común. Con el “turco” nos reíamos.

Preguntamos quien era ese hincha que tanto se emocionaba con su


cuadro, y nos dijo una mujer que estaba delante de nosotros “es el
loco lucho. Es un espectáculo cuando viene al estadio. Y si el equipo
va perdiendo, más se transforma”.

Comenzó el partido y Rodrigo Barrera abre la cuenta para el elenco


cruzado.

El “loco lucho” gritaba a sus jugadores. Daba instrucciones. No sé


cuantos garabatos escuché. Se paraba de su asiento. Movía sus
manos. Se agarraba la cabeza. Le pedía a Dios que lo ayudara.

El delantero, José Percudani marca la segunda cifra y el “loco lucho”


lloraba… estaba indignado. No cabía en su enojo.

En el entretiempo, lo mirábamos y estaba sentado en su asiento, sin


hacer nada. Solo fumaba. Nadie se acercaba.
La pasión por su equipo, el amor y la locura se podía transmitir en
este fanático.

En el segundo tiempo, el carnaval que hubo en la galería norte fue


sencillamente espectacular y digno de análisis.

Descontó Jaime Pizarro y la efervescencia del “loco lucho” se


transformó en esperanza, alegría.

Apoyaba a su elenco. Gritaba. Daba órdenes a los jugadores. Los


retaba no con muy buenas palabras.

Con el “turco” nos mirábamos y nos reíamos. Hace rato que el partido
había pasado a un segundo plano.

Sobre el final, Rubén Martínez igualó el marcador y la fiest a fue total.

Serpentinas, talco, papel de diario picado, era una nube el sector


norte.

No podíamos ver bien, pero el “loco lucho” no estaba. En medio de


los festejos, se nos perdió de vista.

Al rato, lo vemos subir las escaleras, contento, sin voz, salt ando y
vociferando que Colo Colo es lo más grande del mundo.

A cada uno, con los ojos llenos de lágrimas, le daba un abrazo.

De pronto, llegó donde nosotros, y nos dijo “todo el partido me


estuvieron viendo los culiados y se reían”.

Nos dio un ataque de risa. “Así sufre el hincha colocolino. Llevo


muchos años metido en weas malas, y esto me da alegría… aunque
puta que me transformó en lo que dura la pichanga…..jajajaaja”.

El partido terminó y el “loco lucho” se fue.

Cuando nos fuimos, con el “turco”, conversábamos de este singular


personaje. Y al final nos dimos cuenta que el fútbol es transversal.
Llega a todos, hombres, mujeres y niños, pero con diferentes formas
de sufrir y disfrutar.
III
Cruzado por sobre todo

Sergio Livingstone fue una de las primeras figuras que tuvo el fútbol
chileno y es catalogado, además como uno de los grandes ídolos del
deporte nacional.

Apodado cariñosamente como “el sapo o sapito”, fue un gran portero.

Identificado con los colores de Universidad Católica, donde debutó


profesionalmente en el año 1938, inició una gran carrera en el fútbol.

Durante su primera etapa en las filas cruzadas se destacó como un


gran arquero, donde era capaz de ganar encuentros solo.

Se fue a Racing Club el año 1943. Si bien solo alcanzó a jugar una
temporada en Argentina, dejó un buen recuerdo en la entidad de
Avellaneda.

En 1944 regresó a Chile y al equipo de sus amores y de toda la vida,


Universidad Católica. Fue campeón el 49’ y 54’. Con veintidos
temporadas, siempre estuvo ligado al elenco cruzado, a pesar de su
paso en el año 1957, cuando se fue a préstamo Colo Colo.

Tuvo un positivo paso por la selección chilena. Jugó el mundial de


1950 y estuvo en seis copas América (1941, 1942, 1945, 1947, 1949
y 1953).

Se retiró en el elenco de la franja, el año 1959, donde es recordado


como ídolo y uno de los mejores jugadores que ha pasado por la
institución.

Luego de su retiro del fútbol profesional, inició el camino en las


comunicaciones.

Tuvo un paso por el Canal 13 (1962-1969), pero su sin duda, fue en


Televisión Nacional de Chile donde vivió sus mejores años frente a la
pantalla.

Además, estuvo ligado a la Radio Agricultura por 25 años, donde cada


tarde comentaba y entregaba todos sus conceptos futbolísticos.
Era reconocido por su gran memoria, la claridad en los conceptos
futbolísticos, el humor, su buen genio y carácter. Era un hombre
luchador.

Junto a su amigo y compañero inseparable, Pedro Carcuro, con quien


trabajó durante 43 años en Televisión Nacional, vivieron jornadas
entrañables.

Compartieron diversas transmisiones de eventos y programas.


Torneos nacionales, copas libertadores, eliminatorias, copas del
Mundo, boxeo… fueron momentos que marcaron a esta pareja
televisiva.

Con los periodistas más jóvenes, era riguroso. Se preocupaba que


estuvieran bien informados, con datos certeros y usaran bien el
lenguaje. Además, le gustaba la puntualidad y afirmaba que había
que ser respetuoso en la vida.

Sergio Livingstone fue un hombre muy querido por todo el mundo.


Tuvo una carrera llena de éxitos, pero nunca perdió la humildad.

Era un hombre que compartía sus éxitos, entregar consejos y


siempre, ayudaba a los demás.

Dentro de los reconocimientos que tuvo, obtuvo el Premio Nacional


de Periodismo Deportivo en 1987.

Además, en el último trimestre de 2009, la tribuna bajo techo del


Estadio San Carlos de Apoquindo (Tribuna Fundadores), fue
nombrada en su honor «Tribuna Sergio Livingstone Polhammer».

En diciembre de 2011, el Gobierno de Chile lo galardonó por su


trayectoria deportiva y su aporte a la actividad.

Fue precisamente, el Presidente de la República, Sebastián Piñera


señaló “don Sergio es parte de la historia de nuestro deporte”.

Se fue un referente del deporte nacional. Fue un hombre que se


destacó por sus valores e integridad, y por el respeto con lo cual se
desempeñó durante toda carrera en los medios de comunicación.
Maestro de las comunicaciones

Fue un hombre que hacía de su trabajo, una alegría permanente.


Julio Martínez Pradanos, es considerado por muchos como el más
grande periodista deportivo que ha tenido el país.

Hincha fanático de Unión Española, se inició en el periodismo el 18 de


septiembre de 1945, en el programa Clínica Deportiva.

En 1949 llegó a radio Agricultura, donde estuvo 19 años, primero


como comentarista y más tarde como director.

En esa época además se inició en el diario Las Últimas Noticias,


donde permaneció hasta el 1996. Ahí, su firma como "JM" se hizo
conocida.

Julio Martínez fue uno de esos periodistas deportivos de la vieja


escuela, un hombre que se formó en base a la experiencia y al
talento innato.

Su carrera siempre fue ascendente. En 1962, en el Mundial de fútbol


disputado en Chile, brilló como el mejor relator.

Su voz marcó el Mundial y quedó inmortalizada la frase "justicia


divina" como una marca registrada, tras el gol que Leonel Sánchez
realizó a la selección de fútbol de la Unión Soviética en el partido del
día 10 de junio, disputado en el Estadio Carlos Dittborn de Arica.

Desde abril de 1966 fue comentarista deportivo de Canal 13.

En 1970 recibió el premio Isidro Corbinos, máxima distinción


otorgada por el Círculo de Periodistas Deportivos de Chile, por sus 25
años de calificada labor periodística.

Recordado es su gran discurso en la primera teletón que se hacía en


Chile, el año 1978, que permanece en la memoria de todos los
chilenos con la frase “¿Saben ustedes que es lo que hay en cada niño
que sonríe?. Un canto a la vida, un canto a la dicha, y un canto al
amor”.
Recibió numerosos premios. En el año 1988 se adjudicó el Premio
Academia Chilena de la Lengua, por su correcto uso del idioma.

En 1995 recibió el Premio Nacional de Periodismo, que fue el que más


lo emocionó porque representaba 50 años de carrera periodística
ininterrumpida

También recibió el Premio Raúl Prado Cavada por su aporte al


Periodismo Deportivo el año 2001. Fue homenajeado por el Senado,
en ceremonia en donde se le otorgó la Medalla de Oro a la trayectoria
el 20 de noviembre de 2007.

Tenía una facilidad de palabra, una gran memoria y la capacidad para


situarse como un espectador más. Era un hombre elocuente. Fue una
escuela para las generaciones posteriores.

Fue una de las grandes voces del periodismo deportivo. Es, sin duda,
uno de los grandes íconos de las comunicaciones de nuestro país.
Una voz que todos escuchaban y respetaban. Una voz que se
extrañará.
Simplemente el Gurú

Es una de las voces más potentes del micrófono. Se autodenomina el


mejor, el gurú. Eduardo Guillermo Jorge Bonvallet Godoy, fue
seleccionado nacional y actualmente es un comentarista que posee
un estilo directo, como también polémico.

Fue un jugador disciplinado y ordenado. Defendió los colores de


Universidad de Chile, Universidad Católica, O’Higgins, Fort Lauderdale
Strikers, Tampa Bay Rowdies, ambos clubes de EEUU, y Unión San
Felipe, donde se retiró.

Además, en la roja fue siempre nominado. Jugó la Copa América


1979 y estuvo en el Mundial de España 1982.

Recuerdo que sus inicios fueron en el programa Estadio en Portales.


Su visión para analizar y ver el fútbol lo llevo, de manera paulatina a
ser una de las voces más escuchadas y comentadas.

Posteriormente asume la dirección de deportes en Radio Nacional, allí


condujo el clásico programa Más Deporte, donde hablaba del fútbol
chileno, los dirigentes, jugadores. Era un programa que se convirtió
en la catarsis de la frustración de la gente ante hechos que nadie se
atrevía a denunciar.

Canalizó la molestia de los hinchas de los diferentes clubes deportivos


como los de la selección.

Como no recordar su paso por La Red. Si después de cada partido de


la selección chilena, que jugaba para clasificar al Mundial de Francia
1998, no me perdía los comentarios.

Era un profesor, explicando con la pizarra, como se paraba un equipo


de fútbol, como jugaba tal o cual jugador, las debilidades del
contrario. A eso, sumaba un sentido del humor y una pasión que
desbordaba la pantalla.

Fue un comentarista que todo los chilenos seguían. Incluso


jugadores, técnicos y dirigentes, aunque muchas veces lo negaron.
Después, estuvo en varias radios con una alta audiencia. Radio Zero,
Tiempo y Píntame.

Entregó su comentario para la Copa del Mundo de Japón-Corea 2002,


en Canal 13, donde hacía reir a Fernando Paulsen, con sus
comentarios sarcásticos y llenos de ironía.

Desarrolló, además, un lado lúdico con imitaciones a algunos


personajes que enlazaba muy bien con el fútbol. El gurú se convirtió
sin lugar a dudas, en un gran personaje de los medios de
comunicación.

Asumió la dirección técnica de Deportivo Temuco el año 2007. Generó


tanta atención por parte del ambiente del fútbol que Canal 13 realizó
un reality. Era su debut en el profesionalismo.

Se encontraba en el último lugar de la tabla de posiciones de la


Primera B del fútbol profesional chileno, con 0 puntos, a más de 30
puntos del equipo más cercano.

Sin embargo equipo de Bonvallet logró recuperarse de la mala


campaña acercándose a los colistas, cercano a salvarse
eventualmente del descenso.

La campaña no fue buena. Pero mediáticamente Bonvallet cuando


jugada de local, el estadio se llenaba. Asistían las máximas
autoridades del referato a sus encuentros. La prensa escrita, radial y
televisiva estaban pendientes de sus resultados.

Pero lamentablemente los malos arbitrajes, el poco plantel y


elementos externos al terreno de juego, determinaron su renuncia.

Recibió el repudio e insultos, como el odio de toda una ciudad por no


haber cumplido con todo lo que les prometió cuando llegó al club.

Después de su experiencia amarga, en la banca del elenco de la


Araucanía, volvió a las comunicaciones.

Siempre con sus conceptos futbolísticos claros, precisos y simples,


entregaba a quienes lo seguían, se mantuvo cerca de un micrófono.
Su amor más grande, como lo ha dicho en reiteradas ocasiones, es la
selección.

La pasión que entrega en sus conceptos, cuando juega el equipo de


todos, es con el objetivo que se obtenga el objetivo… ganar.

En el inicio del 2011, sufre un golpe duro. Fue diagnosticado de


cáncer gástrico.

Bonvallet se replanteó muchas cosas. Pensó en su carrera en los


medios de comunicación, como en su familia.

Superó este mal momento médico, con humildad y mucha fuerza de


voluntad, para seguir en lo que más le apasiona. Las comunicaciones.

Gurú, monje, faquir, el mejor… son algunos de los adjetivos del mejor
comentarista deportivo de la actualidad, Eduardo Bonvallet.
Un ícono del periodismo deportivo

Tarde de fin de semana y con mi abuelo prendíamos la radio para


sintonizar la Cooperativa y escuchar el fútbol. Siempre en la previa a
los encuentros, una voz me llamaba la atención por su facilidad para
comentar el fútbol. Se trataba de Raúl Hernán Leppé.

Para quienes no conocen de su larga y gran trayectoria en los medios


de comunicación, fue redactor del diario Clarín y la revista El Gráfico
en Argentina y de la revista Estadio en Chile.

También fue jefe de las secciones de deportes del diario La Segunda


y La Nación.

En 1986 recibió el Premio Nacional de Periodismo Deportivo en


reconocimiento a su aporte a la profesión.

Tenía un acento argentino, que te invitaba a seguir escuchando sus


comentarios. Le encantaba la radio y entregar sus conocimientos.

Con conceptos precisos y claros, se ganó un espacio en el medio


deportivo nacional.

Fue crítico con los dirigentes después del 1973. Siempre decía que les
faltaba experiencia y capacidad intelectual. También que no tenían
planes organizativos.

También tenía una opinión clara de los jugadores sobre su


participación en las comunicaciones. “A los periodistas, les quitan el
trabajo los ex futbolistas”.

Con los años que han pasado, tenía toda razón.

Sobre los periodistas, era claro lo que debía tener un buen


comunicador deportivo: amar al deporte, discernimiento, reflexión y
conocimiento histórico del mundo y Chile.

Pero también era exigente en la preparación académica porque


afirmaba que la práctica es totalmente diferente a la teoría.

Soñaba con unir generaciones de periodistas y compartir sus


conocimientos como experiencias.
Muchas veces, en más de laguna entrevista, dijo que las escuelas de
periodismo no enseñan la historia del deporte en Chile, eso le llamaba
la atención porque ese es el factor esencial donde va a girar su vida.

Con los años que han pasado, tenía toda razón.


APENDICE

Algunas fotos del recuerdo en mis


inicios en el periodismo deportivo.
Con el recordado Raimundo Tupper.
Con el entrenador cruzado, Ignacio Prieto.

Con el gran capitán, Mario Lepe.


El delantero paraguayo, José Saturnino Cardozo.
En la cancha de San Carlos de Apoquindo.

Con el director del área deportiva de Radio Almendra 107.1 FM,


Jorge Hernán Said.
La Bandita de Magallanes, en el frontis del Museo de Bellas
Artes.
Con el hincha número uno de Universidad de Chile, mi primo
Tavi Hernández.
INDICE

Introducción 5

Sin duda, el dueño de l área 9


El gran capitán 11
El guerrero de Temuco 14
El Cóndor de Chile 16
Un referente en el área 19
El gol imposible 21
Un ángel que se fue al cielo 23
La alegría del camarín 25
El camino de un crack 27
El gol es su vida 30
Talento y magia 32
Un señor del fútbol 35
El clavito 37
Un entrenador que aún no toca el techo 39
Violencia en los Estadios 41
Sin público 43
¿Solución o negocio? 46
Las lesiones en el fútbol 48
Traspasando el límite 52
Sistema de juego 54
Gol 59
Iniciando el camino 62
El fútbol es su vida 64
La U en el corazón 66
Pasión sin límites 68
Fanatismo 70
Idolo deportivo 72
Loco lucho 74
Cruzado por sobre todo 77
Maestro de las comunicaciones 79
Un ícono del periodismo deportivo 81
Simplemente el Gurú 84

Apéndice 86
Este libro fue distribuido por cortesía de:

Para obtener tu propio acceso a lecturas y libros electrónicos ilimitados GRATIS


hoy mismo, visita:
http://espanol.Free-eBooks.net

Comparte este libro con todos y cada uno de tus amigos de forma automática,
mediante la selección de cualquiera de las opciones de abajo:

Para mostrar tu agradecimiento al autor y ayudar a otros para tener


agradables experiencias de lectura y encontrar información valiosa,
estaremos muy agradecidos si
"publicas un comentario para este libro aquí".

INFORMACIÓN DE LOS DERECHOS DEL AUTOR

Free-eBooks.net respeta la propiedad intelectual de otros. Cuando los propietarios de los derechos de un libro envían su trabajo a Free-eBooks.net, nos están dando permiso para distribuir dicho
material. A menos que se indique lo contrario en este libro, este permiso no se transmite a los demás. Por lo tanto, la redistribución de este libro sín el permiso del propietario de los derechos, puede
constituir una infracción a las leyes de propiedad intelectual. Si usted cree que su trabajo se ha utilizado de una manera que constituya una violación a los derechos de autor, por favor, siga nuestras
Recomendaciones y Procedimiento de Reclamos de Violación a Derechos de Autor como se ve en nuestras Condiciones de Servicio aquí:

http://espanol.free-ebooks.net/tos.html