Вы находитесь на странице: 1из 4

La oración cabalística más

poderosa: “Ana Becoach “


Se denomina la “Plegaria de Rabí Nejuniá ben Hakanna”, quien fuera un Taná (Sabio)
que vivió en el primer siglo.
Sus enseñanzas y sus dichos pueden encontrarse en varias secciones del Talmud. El
Talmud relata cosas maravillosas acerca del poder de sus oraciones. Se dice que ésta
plegaria es muy sagrada y con profundas implicaciones místicas. Se la conoce también
como el “Nombre de Dios de las 42 letras”.

El Aná Becoaj (ana beko´ach) está construido alrededor de una secuencia de 42 letras
que están codificadas dentro de las primeras 42 letras del libro del Génesis. El Cabalista
explica que esta combinación de siete secuencias de letras nos lleva de regreso al
momento de la Creación.

Cada vez que meditamos en una secuencia en particular, regresamos a la energía


original no corrupta que construyó al mundo, esto es así porque la oración se divide en
7 lineas las cuales pueden ser vistas como secuencias de ADN que representan los
orígenes de siete tipos de energía creadoras provenientes de 7, de los 10 sefirots del
Árbol de la Vida: Estos son desde Jesed hasta Maljut. Cada uno de los sefirots,
representan emanaciones o aspectos de la energía pura creadora. También está en
relación con los 7 días de la semana, empezando la secuencia por el Domingo y
terminando el sábado.
Cada línea está compuesta por 6 palabras y cada palabra tiene 2 partes:
1. La primera es la primera letra de la palabra
2. La segunda letra es el resto de la palabra.
La primera parte, es decir la primera Letra, sirve como la semilla de lo que la palabra
entera será cuando se manifieste, tal y como una semilla contiene las raíces, el tronco,
las ramas y los frutos del árbol en estado no manifiesto. Cada una de las líneas tiene
correspondencia con los siete días de la semana (Empezando el domingo y terminando
el sábado) y con determinado cuerpo celeste de nuestro sistema solar (el que
corresponde en cada sefirá)
En general, las líneas, con su conexión Sefirotica y sus aplicaciones prácticas, son las
siguientes:

 Línea 1.- Jesed – La línea más poderosa de la oración. Nos debemos concentrar en
ella en momentos de extremo estrés o de peligro; la secuencias de ADN del poder
para proveer sostén en tiempos difíciles.
 Línea 2.- Gevurah – El poder de cambiar sucesos y controlar las fuerzas negativas
externas.
 Línea 3.- Tiferet – La habilidad de tomar la decisión correcta, con el equilibrio y la
compasión debida.
 Línea 4 .- Netzaj – El temple necesario para terminar las tareas y salir victorioso.
 Línea 5.- Hod – Punto de vista profundo, Casi clarividente.
 Línea 6.- Yesod – La habilidad para encontrar paz y silencio interior.
 Línea 7.- Maljut – Renovarse para comenzar de nuevo.

La oración termina con unas palabras que podríamos llamar el cable que conecta con
tierra, o hace de toma de tierra:
“Baruj Shem – quevod maljutó – leolam vaed”
(escrito según la fonética del Arameo)
Estas palabras se invocan en silencio al final de la oración con el propósito de
manifestar el Nombre Santo en nuestro mundo de Maljut. En pocas palabras, después
de haber rezado y meditado (las 7 líneas), debemos conectar la oración que se
encuentra en el reino metafísico, al reino físico y así manifestar nuestra intención en el
mundo físico de Maljut.

La oración completa se puede traducir así:

ANA BECÓAJ. GEDULÁT YEMINÉJA. TATÍR TZERURÁ:


Te ruego, con el gran poder de tu diestra, libera a los atados.
KABÉL RINÁT AMÉJA. SHAGUEVÉNU TAHARÉNU NORÁ:
Recibe los cánticos de tu pueblo, protégenos, purifícanos, ¡Oh, temible!.
NA GUIBÓR. DORESHÉ YIJUDÉJA. KEVAVÁT SHOMRÉM:
Por favor ,¡Oh Valiente!, guarda como la niña de los ojos a quienes comentan
tu unidad.
BARJÉM TAHARÉM. RAJAMÉ TZIDKATÉJA. TAMÍD GOMLÉM:
Bendícelos , purifícalos, siempre con tu misericordia, apiádate con tu
justicia.
JASÍN KADÓSH. BERÓV TUVEJÁ. NAHÉL ADATÉJA:
Omnipotente, sagrado , con tu abundante bondad, guía a tu pueblo.
YAJÍD GUEÉ, LEAMEJÁ PHENÉ. ZOJERÉ KEDUSHATÉJA:
Único y majestuoso dirígete a tu pueblo, que recuerdan tu pureza.
SHAVATENU KABÉL. USHMÁ TZAAKATÉNU: YODÉA TAALUMÓT:
Recibe nuestra plegaria, escucha nuestro clamor. Tú qué sabes todos los
misterios.
BARUJ SHEM KEVOD MALJUTO LE’OLAM VA’ED
Bendito El Nombre Majestuoso De Su Reino Eternamente.
Realizando la meditación del Aná Becoáj dicen que enriquecemos nuestra vida con Luz
espiritual no adulterada y energía positiva. También dicen que simplemente con
escanear la oración pasando la vista de derecha a izquierda esa energía entra en
nosotros. Los cabalistas explican la profundidad de la combinación de las letras hebreas
de la siguiente forma:
Las energías de las letras van directo a nuestra alma sin que necesitemos
entender. Esto lo llamamos “escanear” las letras. Son verdades que no
podemos comprender en forma racional pues no son palabras sino códigos,
combinación de letras. Cada secuencia trae a nosotros la energía cósmica de
ese día, que nos eleva por encima de la influencia de los astros.Nos permite
controlar o modificar nuestro destino si es necesario. El alfabeto arameo y
hebreo no están compuestos de letras comunes, sino de inteligencias
cósmicas que son nuestro “ADN espiritual”, los ladrillos y el material de
nuestro universo. Esta oración permite conectarnos con la fuente Divina de
abundancia infinita que viene del creador. De esta manera atraemos a nuestra
vida las energías positivas necesarias para que no suframos más como
víctimas de circunstancias caóticas y nos transformemos en dueños de
nuestro propio destino.