Вы находитесь на странице: 1из 10

No He Visto Justo Desamparado

Tema: La Provisión De Dios Es Por Toda Una Vida


Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan.

Salmos 37:25 (RVR60)


Plan De Lectura Diaria
Marcos 11-12

Versiones De La Biblia
Salmos 37:25 (DHH-LA) — 25 Yo fui joven, y ya soy viejo, pero nunca vi desamparado al hombre bueno ni
jamás vi a sus hijos pedir limosna.

Salmos 37:25 (La Palabra: El Mensaje de Dios para mí) — 25 Fui joven, soy ya viejo, pero nunca vi a un justo
abandonado ni a sus hijos pidiendo pan.

Salmos 37:25 (NVI) — 25 He sido joven y ahora soy viejo, pero nunca he visto justos en la miseria, ni que sus
hijos mendiguen pan.

Pensamiento De Devoción:
El Salmista David testificaba de la fidelidad de Dios por medio de este Salmo. David podía por experiencia
personal testificar que Dios siempre seria fiel con sus hijos. Por todas las generaciones El no cambiara, sino
permanecerá fiel a su pacto, como nos dice Deuteronomio 7:9, “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios
fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil
generaciones.” Por todas las cosas que pasaron en su vida, David pudo reconocer que Dios nunca lo abandono,
nunca lo dejo, ¡Dios se mostró fiel a su Palabra!

Que bendición tener esta seguridad, de tener la certeza que Dios siempre proveerá para aquellos que ponen toda
su confianza y dependencia en El. De poder saber que los que le buscan no tendrán falta de ningún bien como lo
declara el Salmo 34:10, “Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; Pero los que buscan a Jehová no tendrán
falta de ningún bien.” En medio de toda situación o etapa en la vida Dios siempre pondrá los medios para que
nosotros tengamos la provisión para nuestras vidas. Sin duda el se mostrara fiel a nosotros y a nuestra
descendencia.

Por esta razón no debemos de preocuparnos, no debemos ni por un momento afanarnos del día de mañana,
¡Dios tiene todo bajo control! En Hebreos 13:5 nos recuerda que el nunca nos desampara, “sean vuestras
costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.”
Otros quizás nos dejen durante nuestra jornada aquí en este mundo, ¡pero Dios nunca nos dejara! El proveerá
todo lo que necesitemos, él se mostrara fiel hasta el fin. Por tanto confiemos en El, pongamos toda nuestra
dependencia en Aquel que ha prometido siempre estar con nosotros.

Escrituras Fundamentales De Texto:


Génesis 15:1 (RVR60) — 1 Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abram en visión, diciendo: No
temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande.
Isaías 41:17 (RVR60) — 17 Los afligidos y menesterosos buscan las aguas, y no las hay; seca está de sed su
lengua; yo Jehová los oiré, yo el Dios de Israel no los desampararé.
Hebreos 13:5 (RVR60) — 5 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él
dijo: No te desampararé, ni te dejaré;
Salmos 34:10 (RVR60) — 10 Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; Pero los que buscan a Jehová no
tendrán falta de ningún bien.
Génesis 41:54 (RVR60) — 54 Y comenzaron a venir los siete años del hambre, como José había dicho; y hubo
hambre en todos los países, mas en toda la tierra de Egipto había pan.
Convicciones
INTRODUCCIÓN
“Pasando por Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. Y Pablo,
como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, declarando y exponiendo por
medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a
quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo. Y algunos de ellos creyeron, y se juntaron con Pablo y con Silas; y
de los griegos piadosos gran número, y mujeres nobles no pocas. Entonces los judíos que no creían, teniendo
celos, tomaron consigo a algunos ociosos, hombres malos, y juntando una turba, alborotaron la ciudad; y
asaltando la casa de Jasón, procuraban sacarlos al pueblo. Pero no hallándolos, trajeron a Jasón y a algunos
hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: Estos que trastornan el mundo entero también han
venido acá; a los cuales Jasón ha recibido; y todos estos contravienen los decretos de César, diciendo que hay
otro rey, Jesús. Y alborotaron al pueblo y a las autoridades de la ciudad, oyendo estas cosas. Pero obtenida
fianza de Jasón y de los demás, los soltaron…” (Hechos 17:1-9 RVR60)
Pablo con unos cuantos hombres convencidos que Jesús era el Cristo, llevaron este mensaje por muchas
ciudades. A tal grado que donde llegaban influían en la gente y dejaban huella… Trastornaban la ciudad.
JESUCRISTO NOS ENCARGO…
Hace varios años… Dios nos hizo llegar su evangelio, depósito en nosotros Buenas Noticias. Esas noticias
cambiaron toda nuestra vida, nuestras prioridades, nuestra forma de pensar, nuestro trabajo. Nos dieron una
mejor vida en el presente y pusieron esperanza en el futuro.
Pero también Dios nos encargó que esas noticias se las compartiéramos a la mayor cantidad de gente posible.
“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y
haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días,
hasta el fin del mundo. Amén”. (Mateo 28:18-20 RVR60)
Por eso Pablo andaba de ciudad en ciudad, de sinagoga en sinagoga, haciendo lo que Cristo le había encargado.

NO HEMOS SIDO MUY EFECTIVOS


Algunos Cristianos No hemos sido muy efectivos cuando hablamos de Cristo. Creo que no hemos sido
efectivos, Porque no mantenemos firmes nuestras convicciones cristianas…

Nos hemos adaptado al lugar en donde estamos, al grado de que ni siquiera se nota la diferencia entre ellos y
nosotros.

 Escuchamos la misma música que ellos,


 bailamos la misma música que ellos bailan,
 nos peleamos como ellos se pelean,
 nos reímos de sus chistes de doble sentido,
 nos vestimos como cualquiera de ellos,
 nos ponemos las mimas cosas que ellos se ponen,
 Nos confundimos entre ellos. No marcamos una diferencia en donde estamos.
 Una cosa es convivir con la gente y otra cosa muy diferente es ser como ellos.
MANTENIENDO FIRMES NUESTRAS CONVICCIONES CRISTIANAS
No debemos dividir nuestra vida en diferentes roles sociales y comportarnos dependiendo de donde estamos y
con quien estamos. Nuestras convicciones cristianas debemos llevarlas por todas partes y marcar una diferencia
en donde estamos. La vida de Daniel 1,2 y 3
Convicciones:
a. Trabajando para el Rey.
“A jóvenes en quienes no hubiese ningún defecto, bien parecidos, instruidos en toda sabiduría, dotados de
conocimiento, poseedores del saber y capaces para servir en el palacio del rey; y que les enseñase la escritura y
la lengua de los caldeos.
El rey les asignó para cada día una ración de los manjares del rey y del vino que él bebía. Ordenó que se les
educase durante tres años, para que al fin de ellos se presentaran al servicio del rey.” Daniel 1:4,5
Daniel de la noche a la mañana se vio obligado a trabajar con un rey pagano y a ser instruido para servir a un
rey que no temía a Dios.
Él tenía dos opciones:
1. Adaptarse a la vida que el rey le estaba imponiendo o
2. Mantenerse firme en sus convicciones y haber que pasaba.
b. No contaminarse.
“Pero Daniel se propuso en su corazón no contaminarse con la ración de la comida del rey ni con el vino que
éste bebía. Pidió, por tanto, al jefe de los funcionarios que no fuera obligado a contaminarse. –Daniel 1:8
—Por favor, prueba a tus siervos durante diez días; que nos den de comer sólo legumbres y de beber sólo
agua.” –Daniel 1:12
Las órdenes del rey no se negocian, sólo se obedecen, de lo contrario la muerte. Pero Daniel tenía convicciones
y decide no contaminares con el tipo de comida, a pesar de que le podía costar, no el trabajo sino la vida.
c. Interpretando el sueño.
26 El rey habló y preguntó a Daniel, cuyo nombre era Beltesasar: –¿Podrás tú darme a conocer el sueño que
tuve y su interpretación? 27 Daniel respondió en presencia del rey diciendo: –El misterio sobre el cual el rey
pregunta, ni los sabios, ni los encantadores, ni los magos, ni los adivinos lo pueden declarar al rey. 28 Pero
hay un Dios en los cielos, quien revela los misterios. Él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de
acontecer en los postreros días. Tu sueño y las visiones de tu cabeza en tu cama son éstos: Daniel 2:26-28
Daniel pudo haber dicho que el sueño lo podía interpretar porque el era muy sabio, ¿Porque que pensara mi rey
si le digo que Dios fue quien me lo revelo?
Convicciones
¿Van a pensar que soy muy religioso? Sin embargo sus convicciones eran claras Dios me revelo el sueño.
No debemos disfrazar nuestras creencias, por temor a que nos tachen de religiosos, fanáticos o ilusos.
d. La estatua de Oro.
“Hay, pues, unos hombres judíos, a quienes tú has designado sobre la administración de la provincia de
Babilonia (Sadrac, Mesac y Abed-nego); estos hombres, oh rey, no te han hecho caso. Ellos no rinden culto a
tus dioses ni dan homenaje a la estatua de oro que tú has levantado. –Daniel 3:12
En la vida de Daniel estaba grabado el primer mandamiento -No tendrás dioses ajenos delante de mí, ni te
inclinarás a ellos, ni las honrarás.
Cuando la Palabra de Dios es una realidad en tu vida, eres capaz hasta de morir por tus convicciones.
Resultado de mantener nuestras convicciones:
1. Dios los hizo 10 veces más sabios e inteligentes:
En todo asunto de sabiduría y entendimiento que el rey les consultó, los encontró diez veces mejores que todos
los magos y encantadores que había en todo su reino. –Daniel 1:20
2. Fueron ascendidos en su trabajo.
El rey habló a Daniel y le dijo: –Ciertamente vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de reyes. Él revela los
misterios, pues tú pudiste revelar este misterio.Entonces el rey engrandeció a Daniel y le dio muchos y grandes
regalos. Le dio dominio sobre toda la provincia de Babilonia y le hizo intendente principal de todos los sabios
de Babilonia. Daniel solicitó del rey, y él designó a Sadrac, a Mesac y a Abed-nego sobre la administración de
la provincia de Babilonia. Y Daniel permaneció en la corte del rey. Daniel 2:47-49
3. Creyeron en el Dios de Daniel.
Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿No
echaron a tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: Es verdad, oh rey. Y él dijo: He aquí
yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto
es semejante a hijo de los dioses. Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo,
y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-
nego salieron de en medio del fuego. Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los
consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos,
ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego
tenían. Entonces Nabucodonosor dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió
su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus
cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios. Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o
lengua que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, sea descuartizado, y su casa
convertida en muladar; por cuanto no hay dios que pueda librar como éste. Entonces el rey engrandeció a
Sadrac, Mesac y Abed-nego en la provincia de Babilonia. (Daniel 3:24-30 RVR60)
CONCLUSIÓN
 Lo poco o lo mucho que tengas de Cristo en tu vida, consérvalo con convicción (en la escuela, en el trabajo,
en la familia)
 La gente va a llegar a creer en Cristo por lo que ve en ti.
 Dentro de poco se escuchará el rumor en tu escuela, en tu trabajo y en tu familia… “Esos que trastornan el
mundo también han Llegado acá”.
CONVICCIONES A TODA PRUEBA
Mateo 26:31-35
I. EL CREYENTE TIENE MOMENTOS DE INDECISIÓN (Vs. 31-32)
A. Vs 31: “Entonces Jesús les dijo: Todos vosotros os escandalizareis de mi esta noche, porque escrito esta:
heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán dispersadas”.

Jesús anuncia que será abandonado por sus discípulos y cita una profecía de Zacarías que está próximo a
cumplirse en cuanto a su arresto (Zac. 13:7).
B. Estudios bíblicos nos revelan que “escandalizar” en otras versiones de la Biblia tiene como significado negar
o abandonar.

C. Las predicas cristianas acerca del “temor” nos indican que el temor puede ocasionar en el creyente dudas,
frustraciones, conflictos, enfermedades, desconfianza, perdida de bendiciones materiales y ministeriales.
D. Decisiones importantes como la formar un hogar, emprender un negocio, emprender una carrera
universitaria, escuchar el llamado específico de Dios para nuestra vida, escoger el país donde vivir, etc., no se
cumplen debido a la falta de decisión de una persona. (Santiago 1:8).
E. Por causa de la indecisión muchas personas no forman un hogar, lo hacen apresuradamente con personas no
idóneas, llevan una vida promiscua, no concretan negocios, no terminan una carrera universitaria, frustran el
llamado de Dios, los conflictos internos de un país pueden ocasionar que personas abandonen el país donde
Dios los quiere sin tomar en cuenta la voluntad de Dios.
II. EL CREYENTE TIENE QUE DEJAR DE SER IMPULSIVO. (Vs. 33)
A. Vs. 33: “Respondiendo Pedro, le dijo: Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizare”.
Pedro debido a su carácter impulsivo dijo que no lo abandonaría.
B. Todos los creyentes en algún momento hemos dicho o prometido que vamos a dejar a un lado los chismes,
las mentiras, los malos amigos, la pornografía, los chistes de doble sentido, vocabulario obsceno, riñas en los
deportes, parejas inconversos, obedecer a los padres, sujetarnos al pastor y a los líderes de la iglesia, etc.
Se hace más difícil aun cuando la persona ha desarrollado vicios tales como: cigarros, alcohol, drogas y
pornografía. Incluso aquellos que tienen más tiempo en el cristianismo han dicho o prometido en algún
momento que van a llevar una vida de oración, ayuno, vigilia, meditar más en la Palabra y de ser ejemplo en
todo.
III. EL CREYENTE TIENE QUE APRENDER DE SUS ERRORES. (V34)
CONVICCIONES A TODA PRUEBA
A. Vs. 34: “Jesús le dijo: De cierto te digo que esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres
veces”. Dios sabe cuál es nuestro futuro y por ende cuales son nuestros puntos vulnerables, es decir, aquellos
en los cuales vamos a fallar.
B. El creyente en muchas ocasiones no aprende por consejos, estudios bíblicos, predicas cristianas, ni
experiencias ajenas, sino por sus propias vivencias. Por ello sufren consecuencias: Enfermedades venéreas,
embarazos precoces, detenciones judiciales, multas fiscales, mala reputación, accidentes, deterioro de la
familia, ruina económica, estafa, fraudes, etc.
C. Anécdota de Ronco.
IV. EL CREYENTE TIENE QUE CULTIVAR SUS CONVICCIONES (Vs. 35)
A. Vs. 35: “Pedro le dijo: Aunque me sea necesario morir contigo, no te negare. Y todos los discípulos dijeron
lo mismo”. Los discípulos apoyando a Pedro aseguraron que también estaban dispuestos a morir por Jesús.
B. Para que no sean solo palabras y decisiones tomadas en momentos llevados por la emoción es necesario:
1) Creer en las Promesas de Dios.
2) Memorizar versículos.
3) Ser obediente a los mandatos divinos.
4) Reconocer nuestras limitaciones.
5) Ser pacientes a la hora de tomar decisiones y a la hora de esperar respuestas.
6) Establecer metas claras.
7) Aprender de los errores.
8) Ser fiel a tu ética cristiana.
9) Ser fiel y responsable en lo que se emprende.
Proclamar el señorío de Jesucristo sobre todos los aspectos de la cultura

Hombres de Convicciones
En las Olimpíadas de París de 1924 ocurrió un hecho inusual que se dio a conocer ampliamente gracias a la
película “Carros de Fuego” que ganó varios premios cinematográficos hace unos años atrás. El corredor escocés
Eric Liddell se había estado entrenando para correr la carrera de los 100 metros, y comentaristas de toda Gran
Bretaña lo daban por seguro ganador en ese renglón. Pero unos meses antes de las Olimpíadas Eric Liddell se
enteró de que las eliminatorias de los 100 metros iban a ser en domingo, y como él era cristiano se negó
rotundamente a violar el día del Señor participando en esa competencia.
Él estaba convencido por la Escritura que el domingo debía ser dedicado a la adoración a Dios en una forma
especial, y que no debía competir en ese día.
Cuando se dio a conocer la noticia de que él no correría por esa razón muchos se quedaron estupefactos, y aún
aquellos que le admiraban como atleta lo calificaron de loco. Pero Liddell no estaba dispuesto a negociar sus
principios e ir en contra de su conciencia. Tampoco aceptó participar en las carreras de relevo, para las que ya
había calificado, porque las eliminatorias también eran en domingo.
Finalmente aceptó el reto de correr la carrera de los 400 metros para lo que no tenía mucha experiencia, y no
solo ganó el primer lugar, sino que de paso estableció un récord mundial recorriendo la distancia en 47.6
segundos. Su competidor más cercano quedó 5 yardas detrás de él. Dios honró la integridad de este hombre que
no estuvo dispuesto a ceder ante la presión de las autoridades olímpicas, ni de la prensa, ni del público en
general, porque estaba convencido de que era necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.
Un detalle interesante de esta historia es que ese domingo en que se llevaron a cabo las eliminatorias de los 100
metros y de las carreras de relevo, Eric Liddell estaba predicando la Palabra de Dios en una iglesia de París. No
solo no corrió ese día, sino que allí en Francia, en medio de las Olimpíadas, él estaba donde debía estar:
adorando a Dios junto al pueblo de Dios. Terminó su vida como misionero en la China donde fue apresado e
internado en el campo de prisioneros de Weishien; falleció en 1945 de un tumor cerebral.
Si hay algo que la iglesia de Cristo necesita en estos días son hombres con esa clase de determinación y coraje,
hombres que no estén dispuestos a violentar sus conciencias sin importar el precio que tengan que pagar por
ello. Como bien señala el pastor John MacArthur: “Hay una gran falta en la iglesia hoy de hombres que se
aferren a sus convicciones. Muchos que se llaman cristianos se ufanan de sus normas morales y alaban su recto
carácter, pero abandonan sus convicciones cuando hacer concesiones resulta más beneficioso y oportuno” (El
Poder de la Integridad; pg. 27). Las convicciones no son convicciones si estamos dispuestos a sacrificarlas para
evitar problemas.
Cuando Martín Lutero fue llamado a la Dieta de Worms delante del emperador Carlos V y su hermano
Fernando, delante de seis electores, 28 duques, 11 marqueses, 30 obispos, unos 200 príncipes y señores, y más
de 5,000 concurrentes, y se le pidió que se retractara de todo cuanto había escrito, Martín Lutero pronunció
estas famosas palabras: “Si no me convencen con testimonios sacados de las Sagradas Escrituras, o con razones
evidentes y claras, de manera que quedase convencido y mi conciencia sujeta a esta Palabra de Dios, yo no
quiero ni puedo retractar nada, porque no es bueno ni seguro para un cristiano obrar contra lo que dicta su
conciencia. Heme aquí; no puedo hacer otra cosa; que Dios me ayude. Amén”.

Lutero estaba desafiando en ese momento a los dos hombres más poderosos de la tierra en aquellos días: al papa
y al emperador, y todo por no violar su conciencia. Que el Señor nos ayude a seguir tras los pasos de hombres
como estos que estando sujetos a pasiones iguales que las nuestras, en dependencia del Espíritu de Dios, se
mantuvieron aferrados a sus convicciones sin importar el costo.
Génesis 41:37-46
Objetivo:
Considerar los principios donde estaba sustentada la grandeza que Dios concedió a José.

Introducción:
A los treinta años una persona en nuestra cultura tiene que haber logrado aspectos que le den estabilidad social,
económica, familiar, etc. Es mas a esa edad hemos visto gente que ha triunfado en la vida de una manera
sorprendente.

José es un ejemplo bíblico de cómo Dios los próspero y lo levantó como líder de una de las grandes
civilizaciones antiguas. Ahora bien todo lo que a esa edad logró fue a través de un proceso encaminado durante
su juventud, ya que es la edad de las bases de toda la vida.
Oración de transición:
Consideremos las tres cosas que hicieron de José un hombre grande.
I. FUE UN HOMBRE DE CONVICCIONES.
A. A pesar del hostigamiento familiar.
B. A pesar de su devaluación social.
C. A pesar de su transculturación.
II. FUE UN HOMBRE DE SANTIDAD.
A. Lo demostró con la mujer de Potifar.
B. Lo reconoció el copero.
C. Lo reconoció el Faraón.
III. FUE UN HOMBRE QUE APRENDIÓ A PERDONAR.
A. José nos enseña que perdonar es olvidar el pasado.
B. José nos enseña a ver hermanos en los ofensores.
C. José nos enseña que hay que perdonar para ver al padre.
Conclusión
La grandeza de la vida se fundamenta en la juventud, más que con principios materiales, los espirituales, como
los que vivió José. Hoy es el momento de empezar a fundamentar la grandeza espiritual, nunca olvides, tus
convicciones, una vida de santidad y un corazón perdonador harán de ti, una persona cristiana grande para Dios
y para los hombres.

CRISTIANOS: CONOCIMIENTO EMOCIÓN O CONVICCIÓN


Esta semana me tocó leer la maravillosa historia de la resurrección de Lázaro. Imaginé a Jesús gritando con
todas sus fuerzas ¡Lázaro, sal fuera!
Pero el relato está precedido por un incidente que llamó mi atención: La conversación que Jesús y sus discípulos
tuvieron antes de emprender viaje a Judea. Ellos no desearon arriesgarse “Rabí –objetaron ellos– hace muy
poco los judíos intentaron apedrearte, ¿y todavía quieres volver allá?” (Jn. 11: 8), mientras que el Señor
insistió en viajar.
Al tomar sus cosas, resignados por lo que podría venir, mientras emprendían el camino silencioso, medio en
broma medio en serio, “… Tomás les dijo a los otros discípulos: –vayamos también nosotros, para morir con
él” (Jn. 11: 16).
¿Quién podría estar listo a morir por Jesúsí ¿Fueron sus palabras evidencia de una valentía singular, o
simplemente significaron resignación ante la insistencia de Jesús?
La vida de Tomás nos permite distinguir la sutil diferencia entre emoción y convicción.
 La emoción te hace sentir que estás listo a conquistar la luna.
 La convicción te lleva a comprometerte de por vida.
 La emoción es como una ráfaga de luz en medio de la oscuridad… ilumina un instante pero después
desaparece.
 La convicción es como mantener el rumbo aunque el camino no exista.
 La emoción se amilana ante las dificultades.
 La convicción no acepta impedimentos, los enfrenta y supera.
Dios quiere creyentes de convicción
“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”Hebreos 11: 1
“Porque nuestro evangelio les llegó no sólo con palabras sino también con poder, es decir, con el Espíritu Santo
y con profunda convicción” 1 Tesalonicenses 1: 5
1. La fe no se basa únicamente en conocimiento… eso solo puede hacerte entendido.
2. La fe no se basa únicamente en emoción… eso puede convertirte en fanático.
3. La fe se basa en convicción.
No confundas creencias y convicciones
1. Las creencias pueden ser buenas, pero no se convierten en acción.
“Ahora bien, tú que llevas el nombre de judío; que dependes de la ley y te jactas de tu relación con Dios… que
estás convencido de ser guía de los ciegos y luz de los que están en la oscuridad… tú que te jactas de la ley,
¿deshonras a Dios quebrantando la ley?” Romanos 2: 17-23
2. Las creencias pueden ser inteligentes, pero no te hacen mejor persona.
“Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazareth; lo cual
también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárceles a muchos de los santos… y enfurecido sobremanera contra
ellos, los perseguí hasta en las ciudades extranjeras” Hechos 26: 9-11
3. Las convicciones están más allá de la razón, más allá de la emoción, se encuentran en el territorio de la fe.
“Ante la promesa de Dios no vaciló como un incrédulo, sino que se reafirmó en su fe y dio gloria a Dios,
plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido. Por eso se le tomó en
cuenta su fe como justicia” Romanos 4: 20-22
Algunas convicciones cristianas
1. Estoy convencido de su amor.
“Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por
venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que
Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor” Romanos 8: 38-30
2. Estoy convencido de su salvación.
“El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente
todos murieron” 2 Corintios 5: 14
3. Estoy convencido del proceso de transformación de mi vida.
“Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de
Cristo Jesús” Filipenses 1: 6
4. Estoy convencido que debo predicar el evangelio.
“Después de que Pablo tuvo la visión, en seguida nos preparamos para partir hacia Macedonia, convencidos de
que Dios nos había llamado a anunciar el evangelio a los macedonios” Hechos 16: 10
5. Estoy convencido de que haré grandes cosas para Dios.
“Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará
mayores, porque yo vuelvo al Padre” Juan 14: 12
Conclusión
En las últimas semanas hemos hablado de un evangelio poderoso, que debe ser compartido con las personas que
nos rodean; sin embargo la realidad parece decir lo contrario: el evangelio no es tan poderoso, y nosotros no
estamos tan seguros de predicar cuando es oportuno y cuando no lo es.
¿Será falta de poder o falta de convicción? Algunos de nosotros hemos reducido el cristianismo a un sistema de
buenas creencias, y el cristianismo sólo funciona cuando las creencias son reemplazadas por convicciones.
Tomás no conoció el poder de las convicciones cristianas, por eso Jesús le dijo:
Pon tu dedo aquí y mira mis manos. Acerca tu mano y métela en mi costado. Y no seas incrédulo, sino hombre
de fe. –¡Señor mío y Dios mío! –exclamó Tomás. –Porque me has visto, has creído –le dijo Jesús–; dichosos los
que no han visto y sin embargo creen” Juan 20: 27-29
No esperes que Jesús te acuse de incrédulo. Si eres cristiano, estás convicciones ya están en tu corazón, sólo
tienes que vivir conforma a ellas y experimentarás una nueva y maravillosa dimensión de poder.

LOS CRISTIANOSCOMPLETAMENTE DEPENDIENTES DE ÉL


Dios siempre ha querido un pueblo que caminase completamente dependiente de él ante los ojos del mundo. Por
eso, él tomó la insignificante y pequeña nación de Israel y la aisló en un desierto. Él la colocó en una serie de
pruebas con el objetivo de producir un pueblo que confiaría en él bajo cualquier circunstancia. Dios quería que
Israel pudiese testificar, “Puedo pasar por cualquier prueba, cualquier dificultad, aún aquellas que
rebasan mis habilidades. ¿Cómo? Yo sé que mi Dios está conmigo en cada prueba. Él me llevará al otro
lado.”
Considere la declaración de Moisés a Israel: “[Dios] te afligió, te hizo pasar hambre”(Deuteronomio
8:3). Dios le estaba diciendo, “Yo orquestaré tu prueba. No fue el diablo. Yo poseía todo el pan y carne
que necesitarías. Yo estaba listo para enviártelos del cielo en cualquier minuto. Estaba todo almacenado,
esperando a que lo recibieras. Pero lo guardé por un tiempo. Hice esto por un periodo. Estaba esperando
a que llegases al límite de tu dependencia en ti mismo. Quería traerte a un punto de crisis donde sólo yo
podría librarte. Yo permití que experimentaras el límite de tu ingenio, un lugar de imposibilidad
humana. Esto conllevaría a un milagro de liberación de parte mía.”
Hoy día el Señor todavía sigue buscando personas que dependan completamente de él. Él quiere una iglesia que
testifique tanto en palabras como en acciones que Dios es todopoderoso para ellos. Él quiere que un mundo
perdido vea que él trabaja poderosamente para aquellos que le aman.
Job declaró, “Él conoce mi camino: si me prueba, saldré como el oro” (Job 23:10). Aquí está una
declaración increíble, especialmente cuando consideramos el contexto en el cual Job lo dijo. Job sufrió una de
las peores pruebas que un ser humano pudiera pasar. Perdió a todos sus hijos en un accidente, y luego su riqueza
y posesiones se desvanecieron. Finalmente, Job perdió su salud física. Todas estas cosas sucedieron en un corto
periodo de tiempo y por consiguiente, le fueron grandemente abrumadoras.
Sin embargo, Dios había puesto a Job en ese camino. Y sólo el Señor sabía hacia dónde lo llevaría
eventualmente. Era un plan tan divinamente orquestado que Dios aún permitió a Satanás que afligiese a Job. Es
por eso que Job no podía ver a Dios en nada de lo que sucedía: “Si me dirijo al oriente, no lo encuentro; si al
occidente, no lo descubro. Si él muestra su poder en el norte, yo no lo veo; ni tampoco lo veo si se oculta
en el sur. Más él conoce mi camino” (Job 23:8-10).
Job estaba diciendo, “Yo sé que Dios conoce todo lo que estoy soportando. Y él conoce el camino por
recorrer. Mi Señor me está probando ahora mismo. Y yo estoy confiado en que él me sacará al otro lado
y tendré una fe más fuerte. Saldré limpio y purificado, con una fe más preciosa que el oro.

SIETE COSAS NECESARIAS PARA SER UN LÍDER EFICAZ


Mateo 25: 14-30 “Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les
entregó sus bienes. A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y
luego se fue lejos. Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos
Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. Pero el que había recibido uno fue y cavó en la
tierra, y escondió el dinero de su señor. Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló
cuentas con ellos. Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor,
cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. Y su señor le dijo: Bien,
buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Llegando
también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros
dos talentos sobre ellos. Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te
pondré; entra en el gozo de tu señor. Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre
mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo:
Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo
cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. Respondiendo su señor, le
dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. Por tanto,
debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.
Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al
que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el
lloro y el crujir de dientes.”
Parece injusto que a algunos que ya tienen se les da más, y a los que tiene se le quita. Hermanos, se nos quita
porque no somos fieles, nos ponemos a lamentar: tengo poco, no soy nadie… y Dios sabe lo que dice: ya sé que
tienes poco, ya sé que eres nadie, pero dame lo poco que tienes. Dejemos de poner pretextos, dejemos de decir
que Dios es injusto, Dios nos da de acuerdo a nuestra capacidad, y de acuerdo a su capacidad él te dará. Si no
estás contento donde estas, entonces ponte a hacer otra cosa pero no te quejes. Dejemos de estar pensando en lo
que no tenemos, sino en cómo utilizar lo que tenemos. Quiero hablarle de siete cosas necesarias para ser un
líder eficaz.
1. Sacrificio: en 2 corintios 4:15-16 Pablo nos enseña que él estaba dispuesto a pagar el precio por hacer la
obra del Señor, usted nunca será un líder eficaz si no está dispuesto a sacrificar y enseña a su iglesia a sacrificar.
Generalmente tenemos la idea de que las cosas deben ser fáciles, y eso no es la realidad, yo debo estar dispuesto
a hacer lo que Dios manda, y si tengo la disposición correcta las cosas irán bien. Usted debe de estar primero,
usted debe ser el que esta primero, el que no se rinda, el que sacrifica. Ellos ven, ellos oyen, se dan cuenta.
Tienes que abstenerte de suplir tus necesidades por el bien de los demás.
2. Ser genuinos: 1 tesalonicenses 2: 1-6 enseña a ser genuino, ser real. La gente aborrece la hipocresía,
hermanos, no sé cómo comenzó pero somos una persona en el púlpito y otro bajo de él. Lo que hables eso eres.
Deja de pretender lo que no eres frente a tu iglesia, es mejor que te pongas a cuentas con Dios y entonces
preséntate frente a tu iglesia.
3. Hay que tener valor: Josué 1: 5-9 dice “te mando que te esfuerces y seas valiente” ten valor para
permanecer fiel a tus convicciones. El hermano Tony me dijo hace muchos años: no me digas que eres
fundamentalista hoy, dime hasta dentro de veinticinco años que eres fundamentalista; estoy a meses de
decírselo, porque ya casi cumplo los veinticinco años en el servicio, en octubre voy a poder decirle: hermano
soy fundamentalista, he tenido el valor para permanecer en mis convicciones.
4. Guiar por medio del ejemplo: Filipenses 3: 17 hermanos, hay que hacer lo que hablamos. Les dices:
hermanos ¡hay que edificar el templo!; ¿cuándo te has atrevido a ponerte unos jeans y ensuciarte las manos para
edificar el templo? Si sirvieras a la iglesia con tu ejemplo, Dios te daría hermanos que te apoyen también.
5. Tener conocimiento: 2 Timoteo 2: 15 eres un líder por lo que hacer, pero también lo que sabes. Nadie
quiere seguir aun ignorante, y a veces somos tan soberbios que no queremos aprender de otros, tengo gente en
la iglesia que ha crecido en la congregación y el día que yo pare, ellos también pararán. Alguien un día dijo, un
pastor mexicano no necesita tanto conocimiento porque pastorea a un montón de ignorantes; eso no es ciertos
hermanos, ¡entren en internet, lean libros, aprendan de la palabra!
6. Comunicar: Nehemías 2: 17-18 a unos chicos les preguntan: ¿cómo se llama tu pastor?; y responden: no
sé. Tienes que prestarte ante la personas, debes comunicarte con ellas, hablarles al corazón, diles de tus planes,
el por qué lo quieres hacer, dónde lo quieres hacer, ¡comunica!
7. Habilidad de inspirar a otros: colosenses 1: 4-8 mira hermano, tu puedes empujar, demandar, golpear a tu
gente para que hagan algo, y la otra opción es inspirarlos para hacer algo. En la iglesia están convencidos que
todo se puede hacer, el líder que está inspirado, inspira a otros. Hasta pasado demasiado tiempo tratando de
trabajar con los que no quieren, y te has olvidado de los que sí quieren, y se consigue más inspirando a los que
sí quieren que amargando a los que no quieren.