Вы находитесь на странице: 1из 2

Filosofía de la ciencia

por Alfredo Marcos


Alfredo Marcoses catedrático de filosofía
de la ciencia de la Universidad de Valladolid.

¿Qué entendemos por información?


Una guía filosófica para intentar clarificar uno de los conceptos más transversales
de la ciencia actual

U na de las tareas clásicas de la filoso-


fía de la ciencia consiste en clarifi-
car conceptos, especialmente aquellos que
ecosistemas. Charles Seife, de la Univer-
sidad de Nueva York, ha llegado a escri-
bir en su libro Descodificando el universo
da, nace todo un campo que el filósofo de
Oxford Luciano Floridi ha denominado
«filosofía de la información».
son transversales; es decir, que aparecen (Ellago, 2009) que los seres vivos no son Aun así, a pesar del valioso trabajo
en distintas disciplinas. La filosofía puede sino máquinas de procesamiento de in- que ya se está haciendo, el concepto de
conservar una mirada más amplia que la formación. Según esta perspectiva, todo información está resultando ser tan ubi-
exigible a cada una de las especialidades, proceso biológico implica transferencia, cuo como problemático. En esta tesitura,
lo que le permite captar las conexiones en- procesamiento o almacenamiento de in- la primera tentación consiste en atribuir
tre los diferentes usos científicos de una formación. Es lo que se ha denominado equivocidad a la palabra información. Es
misma idea. Y, si existe un concepto trans- «equivalencia bioinformacional». decir, quizá no haya a la postre ninguna
versal en las ciencias de nuestros días, ese Ni que decir tiene que el concepto de conexión entre lo que entiende por infor-
es sin duda el de información. Este apa- información resulta central en informá- mación el físico cuántico y lo que entien-
rece en casi todas las materias científicas, tica y ciencias de la computación. Tam- den el informático, el genetista o el co-
desde las matemáticas y la lógica hasta municólogo. Usan una misma grafía, pero
las ciencias sociales y humanas, pasando tal vez con significados inconexos, como
por las ciencias de lo natural y de lo ar- quien llama gato al animal y al artefacto
tificial. Comencemos considerando algu- elevador. Tomar esta puerta de salida, no
nos ejemplos. obstante, puede ser precipitado, ya que
La teoría clásica de la información de nuestra intuición insiste en indicarnos
Claude E. Shannon y Warren Weaver es que los distintos usos científicos del con-
una teoría general, conectada en muchos cepto guardan algo en común.
sentidos con las teorías matemáticas de Por otro lado, cuando aparece la
la probabilidad. Según algunas interpre- computación cuántica, queremos que la
taciones, en física cuántica el estado de información del físico y la del informático
un sistema depende de la información se conecten de algún modo. Algo análogo
que sobre él tenga el observador, como deberíamos decir con respecto a la bio-
ejemplifica el famoso experimento mental computación. Y cuando el politólogo afir-
del gato de Schrödinger. También parece ma que la información es poder, sabemos
que, de algún modo, la información se Claude Shannon (1916-2001) que, hoy, una buena dosis de poder deriva
comparte entre partículas muy alejadas del manejo de la información genética.
entre sí, como muestra el fenómeno del poco las ciencias humanas y sociales han Campos aparentemente tan distantes
entrelazamiento cuántico. En el ámbito querido prescindir de él. Los sociólogos como la genética y la politología se en-
de la termodinámica, se viene insinuando teorizan sobre la sociedad de la infor- cuentran en este punto, y no quisiéremos
desde hace tiempo la existencia de una mación, donde su distribución marca las que su relación se basase en un equívo-
correlación negativa entre la entropía y relaciones y las dinámicas sociales, y el co. Por supuesto, el lector puede imaginar
la información de un sistema. concepto no está menos presente en cien- otros muchos ámbitos de solapamiento
KONRAD JACOBS/OBERWOLFACH PHOTO COLLECTION; CC BY-SA 2.0 DE

En el terreno de la biología, el lenguaje cias de la comunicación. Para analizar el entre disciplinas en los que está implicado
informacional lo invade todo. Hablamos periodismo y el resto de los modos de co- el concepto de información.
de información genética, de códigos y municación social, la idea de información
de mensajes genéticos, de información parece imprescindible. Elementos comunes
sensorial, de procesamiento cerebral de Los ejemplos podrían multiplicarse Veamos, pues, si podemos acotar un cierto
la información, de transmisión de infor- a voluntad, pero esta pequeña muestra núcleo semántico común a todos los usos
mación entre neuronas, de acumulación basta para comprobar que el concepto de científicos de la noción de información.
de información en el sistema inmunitario, información medra en multitud de cien- Según algunos autores, deberíamos enten-
etcétera. Por su parte, el ecólogo Ramón cias bajo diversas modalidades. Podemos der la información, junto con la materia y
Margalef nos hizo ver la enorme impor- pedir, pues, a la filosofía que se interese la energía, como uno de los componentes
tancia del concepto de información a la por dicho concepto y que contribuya a su básicos de la realidad: como una sustan-
hora de teorizar sobre la dinámica de los clarificación. En la estela de esta deman- cia primitiva, no reducible a ninguna otra

2  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, septiembre 2018


y que interviene en la composición y el go sucede con el ribosoma que recibe un Ahora vemos la información como una
funcionamiento del universo. El filósofo fragmento de ARNm e incorpora un de- relación triádica, tal y como sugirió en
estadounidense Fred Dretske comenzaba terminado aminoácido en la proteína que su día el filósofo estadounidense Charles
su libro Conocimiento y flujo de la infor- está sintetizando. S. Peirce. De este modo, la información
mación (Salvat, 1989) con una frase que es En el nivel sintáctico, vemos la infor- sería una relación entre un mensaje, un
toda una declaración en este sentido: «En mación como una propiedad de ciertas receptor y un sistema de referencia.
el principio fue la información». entidades a las que llamamos mensajes. Quizá sea este el concepto de informa-
No obstante, la propuesta de conside- Cuando decimos que el ADN contiene in- ción más comprensivo, al que se pueden
rar la información al mismo nivel que la formación, no queremos decir que tenga remitir todos los demás. Diríamos que
materia o la energía adolece de una des- algo más que sus componentes atómicos, hay relación informacional si —y en la
ventaja. Incumple el principio de simpli- sino que, dada su composición y estruc- medida en que— un mensaje produce un
cidad, que en filosofía suele denominarse tura, tiene una cierta propiedad: es capaz cambio en el «conocimiento» que tenía
navaja de Occam. Si no tuviésemos más de informar. Algo similar ocurre cuando el receptor sobre el sistema de referencia.
remedio, habría que acudir a esta aplica- decimos que hay información en un disco Lamentablemente, aquí tendremos que
ción (¿ampliación?) ontológica y aceptar duro. No es que haya algo más que mate- dejar «conocimiento» entre comillas. Es
la información como un componente bá- ria y energía, sino que les atribuimos una cierto que la conexión entre el concepto
sico de la realidad. Pero, antes de llegar propiedad (como el color o el tamaño) que de información y otros cercanos (como
a ese punto, convendría explorar otras llamamos información. conocimiento, forma, entropía, significa-
propuestas más simples. Este modo de concebir la información do, orden, organización o complejidad)
El libro clásico de Shannon y Weaver, resulta muy útil, por ejemplo, a la hora de también necesita clarificación, pero eso
Teoría matemática de la comunicación intentar cuantificarla en unidades como ha de ser trabajo para otra jornada.
(Forja, 1981), nos ofrece alguna pista. Se- los bits. No obstante, puede parecer in- Al tomar la información como una re-
gún Weaver, existen tres niveles de proble- completo, pues la información constitu- lación triádica, tal vez resulte factible la
mas referidos a la información. En primer ye un fenómeno transitivo, intencional, integración de los diferentes usos cientí-
lugar tenemos los problemas técnicos, o por decirlo en jerga filosófica: es siempre ficos del concepto e incluso lleguemos a
sintácticos, referidos a la máxima canti- información acerca de algo, algo nor- clarificar su relación con otros cercanos,
dad de información que puede transmitir malmente distinto al propio mensaje. El pues la mayor parte de los problemas
un mensaje en función de su estructura. ARNm informa sobre una proteína; la fra- conceptuales relativos a la información
En segundo lugar están los problemas se en morse lo hace sobre las cotizaciones ocurren por elipsis. A menudo se habla de
semánticos, que atañen al significado y en la Bolsa de Bombay. la información de un mensaje sin mencio-
a la verdad de los mensajes. Por último, nar al receptor ni al sistema de referen-
existen los problemas pragmáticos, que La información como relación cia. Se toma un elemento de la relación
afectan a la eficacia para cambiar compor- Estos problemas pueden encauzarse to- informacional, pero se olvida explicitar
tamientos o estados de las cosas. mando la información, no como una pro- los otros dos. Dicho de otro modo, la in-
Más recientemente, Floridi ha esta- piedad del mensaje, sino como una rela- formación no está ubicada en el mensaje,
blecido la siguiente distinción: informa- ción diádica entre el mensaje y aquello a en receptor ni en el sistema de referencia,
ción como realidad, información sobre la lo que este refiere. Nos encontramos ya en sino que consiste, precisamente, en una
realidad e información para la realidad. el plano semántico. Aquí la información cierta relación entre ellos.
Es tentador proyectar esta distinción de ya no se entiende como una propiedad de
Floridi sobre los niveles de problemas algo, sino como una relación diádica entre
identificados por Weaver. el mensaje y cierta parte de la realidad
Así, en el nivel sintáctico miramos el sobre la cual el mensaje informa. PARA SABER MÁS
mensaje como una realidad en sí; es decir, Ahora bien, esta noción sigue pare- Teoría matemática de la comunicación.Claude
estudiamos su estructura. Podemos bus- ciendo incompleta. Nos falta una pieza: Shannon y Warren Weaver. Editorial Forja,
car la mejor configuración posible de un a saber, el receptor. El material genéti- 1981.
mensaje en morse o de un fragmento de co es informativamente inerte fuera del Philosophy of information.Pieter Adriaans y
ambiente celular adecuado. Simplifican- Johan van Benthem. North Holland, 2007.
ADN para que logre comunicar la mayor
Information and living systems: Philosophical
cantidad de información. Según Weaver, do mucho las cosas, podríamos decir que and scientific perspectives.Dirigido por
la teoría de Shannon pretende cubrir solo nuestro fragmento de ARNm informa George Terzis y Robert Arp. The MIT Press,
los problemas de este primer nivel. En sobre la composición de una proteína a 2011.
el segundo, el semántico, exploramos lo un ribosoma que ejerce como receptor. The philosophy of information.Luciano Floridi.
Oxford University Press, 2011.
que nos dice un mensaje sobre algún otro También se puede entender que la frase Information in the biological sciences.Alfredo
aspecto de la realidad. Nos preguntamos en morse informa a mi vecino sobre la Marcos y Robert Arp en The philosophy of
por el significado del mensaje en mor- Bolsa de Bombay, pero no resulta infor- biology: A companion for educators, dirigido
se o por el aminoácido concreto al que mativa para mí, que desconozco el código. por Kostas Kampourakis. Springer, 2013.
corresponde un fragmento de ARNm. En Tampoco es muy útil un disco duro sin en nuestro archivo
el tercero los problemas tratan sobre la algún artefacto capaz de leerlo. Luego, Información y significado.Peter J. Denning y
capacidad del mensaje para modificar la ¿dónde está la información? ¿En el ADN, Tim Bell en IyC, junio de 2013.
realidad. El mensaje en morse que recibi- en el epigenoma, en el citoplasma o en el Hacia una teoría universal.Jérôme Segal en
mos puede cambiar nuestro conocimiento entorno? ¿En el disco o en el computador? IyC, junio de 2013.
y nuestro comportamiento, y algo análo- ¿En la frase o en el lector?

Septiembre 2018, InvestigacionyCiencia.es  3