Вы находитесь на странице: 1из 16

Lee el discurso de Martin Scorsese: “Lo notable del cine para mí es que siempre es el presente”

El Premio Princesa de Asturias de las Artes muestra su preocupación por el séptimo arte y su
futuro ante el clima de "menosprecio" que le rodea.

El cineasta estadounidense, Martin Scorsese, ha llamado este viernes a preservar el arte "en un
lugar de honor y estima" dentro de la cultura. El director ha mostrado su preocupación por el cine
y su futuro ante el clima de "menosprecio" que le rodea y por una tecnología que acaba utilizando
al artista. En su discurso en la entrega de los Premios Princesa de Asturias, Scorsese ha aceptado el
galardón en nombre "de la libertad de encontrar la tranquilidad y el enfoque para no dejarse llevar
por todas esas categorías absurdas actuales o por los juicios triviales, los sistemas de calificación y
los pronunciamientos de moda". "Lo notable del cine para mí es que siempre es el presente.
Siempre es el ahora. Para mí, las películas de Buñuel están más vivas y son más actuales que el
último mensaje de texto que recibes, si sabes cómo utilizar un teléfono móvil. Peter Bogdanovich
ha dicho que no existe una película antigua: es simplemente una película que no has visto". Este es
el discurso íntegro de Guillermoprieto al recoger el premio en Oviedo:

"Majestades, Distinguidos galardonados, Señoras y señores.

Gracias por este gran honor.

Siento en este instante humildad y sobrecogimiento. Sé que es costumbre expresar tales


emociones en estas circunstancias, pero créanme, siento humildad y sobrecogimiento.
Especialmente por estar en compañía de los demás galardonados y, por supuesto, en compañía de
los premiados anteriores. Y por pisar la tierra que nos dio a Cervantes, Goya, Unamuno, Picasso,
Lorca y Luis Buñuel, uno de los más grandes artistas de la historia del cine. ¿Cómo podría no
sentirme así?

Este es un honor para el cine. Por tanto, acepto este premio en nombre del cine y con gran
agradecimiento y gratitud hacia todos los artistas que me precedieron e hicieron posible el trabajo
que yo he hecho. Porque no hay ni una sola película ni un solo cineasta que existan de forma
aislada. Todos hemos estado inmerso en esta gran conversación continua, interrogándonos,
respondiendo unos a otros y provocándonos mutuamente con nuestro trabajo a lo largo de
distancias extraordinarias no solo en el espacio sino también en el tiempo.

Lo notable del cine para mí es que siempre es el presente. Siempre es el ahora. Para mí, las
películas de Buñuel están más vivas y son más actuales que el último mensaje de texto que
recibes, si sabes cómo utilizar un teléfono móvil. Peter Bogdanovich ha dicho que no existe una
película antigua: es simplemente una película que no has visto.

Pero para mí lo más emocionante de estos tiempos es cuando veo una película de un cineasta
joven o novel y me entusiasma o me veo transportado por lo que se llamaría un “gesto
cinematográfico” de su creación. Podría ser una yuxtaposición de un plano a otro, podría ser una
composición, podría ser un movimiento de cámara. Sé que me entusiasma porque me doy cuenta
que el cineasta se sintió impulsado a hacerlo de ese modo. Tenían que contar esa historia
particular con esas imágenes particulares. Eso es lo más precioso e inspirador para mí, porque así
fue en mi caso: yo no podía descansar hasta que hice aquella película, de aquella manera. De lo
contrario, simplemente no tiene sentido.
No tenía mucho que ver con el “negocio” del cine. Sí queríamos entrar en el negocio, pero casi
únicamente para obtener el dinero para hacer las películas. De hecho, nunca me sentí un
profesional, de veras. Sigo sin sentirme como tal.

Pero ahora, a los jóvenes cineastas, ¡qué tiempos les toca! ¡Cuántas oportunidades tienen! Pueden
hacer una película con cualquier cosa. Todas las herramientas están ahí y son asequibles. Puedes
hacer una película usando una de esas cámaras de teléfonos móviles. Cuando era más joven era
bastante diferente. Lo mismo pasa con la historia del cine. La mayor parte de la historia
cinematográfica de todo el mundo, de casi todas las décadas, es accesible en estos tiempos
increíbles. No fue así en la década de los 50 del siglo pasado.

Pero, a pesar de estas oportunidades, estoy preocupado. Preocupado por el pasado del cine, sí, y
muy preocupado por su futuro.

Me doy cuenta de que, en los aspectos prácticos de la sociedad, el arte es siempre tan frágil. Se
critica, se margina y a menudo se trata como si no fuera esencial para la vida. Claro, esto se podría
decir de todas las artes. Siempre hay alguien tratando de poner el arte y al artista en su sitio. “Es
un lujo. Es una diversión”. Pero el arte resiste. Y cuando todo vuelve a su cauce, el arte sigue allí,
todavía en pie, todavía presente, al margen de las influencias y las modas populares. El arte con
mayúsculas funciona al margen de contexto. La obra se mantiene por sí misma, sigue siendo el
presente, y en última instancia, también la necesidad de crear obra nueva en respuesta a eso.

Sin embargo, me preocupa el ambiente, el clima que rodea al cine hoy en día. Por un lado,
tenemos ahora lo que siempre hemos tenido: el constante menosprecio y marginación del cine. O
bien es solo escapismo, o, si merece la pena, es solo porque expone un problema, un mensaje.

Por otro lado, dondequiera que mires hoy en día, las veinticuatro horas del día, las imágenes en
movimiento inundan nuestras vidas. Sé que el cine en sí está compuesto de imágenes en
movimiento, pero ahora el cine se ha convertido en sólo una corriente dentro de un enorme
torrente de imágenes en movimiento: los anuncios, los episodios de una serie de TV, un video de
gatos o perros, videos didácticos, los reality shows, Lawrence de Arabia, reportajes y así
sucesivamente. Todo se ha convertido en lo que llaman ahora “contenido”, una palabra que
realmente no me gusta. Y el debate serio sobre el cine, el juicio crítico – particularmente en mi
país– se ha cortado de raíz.

Ahora que el cine se está devaluando continuamente, y al mismo tiempo la tecnología permite
que cualquiera “haga una película”, ¿qué supone eso para los jóvenes? Es posible que necesiten
expresarse en una película, pero ¿qué tipo de inspiración reciben? ¿Cuál será el resultado? ¿Se
están erosionando los valores de nuestro mundo de tal forma que no podemos estar seguros de si
están inspirados por el arte y por la verdad? ¿O simplemente por lo comercial? ¿A dónde van para
conseguir esa valiosa inspiración?

¿Quién apoya el arte y a los artistas y, lo que es más importante, el impulso de crear arte que se
vale por sí solo? ¿Cómo cambiamos este clima venenoso que nos rodea por uno en el que un joven
artista pueda seguir la luz que lleva dentro, esa chispa, esa alma… su duende?
Es de vital importancia mantener el arte en un lugar de honor y estima en nuestra cultura. Es aún
más importante respetar la libertad de elección, pensamiento y acción que conduce a la creación
del arte. Y darles a los jóvenes la confianza y la capacidad de trazar su propio camino en la vida
para que sean capaces de no dejarse llevar por todas las consignas y los ganchos comerciales; para
que puedan ver el camino que conduce a su propia luz interior. Y puede que eso lleve a la creación
de arte con mayúsculas.

Ahí es donde comienza la verdadera lucha; la lucha por el espíritu. Como en el Don Quijote de
Cervantes. Por supuesto, él luchó contra los molinos de viento. Se ha dicho que los molinos de
viento pueden haber representado la tecnología de su época. Así que, para preservar el espíritu,
luchó contra esa tecnología. Y con esa imagen en mente, una de las grandes y duraderas imágenes
de nuestra civilización, podemos encontrar la manera de conquistar nuestra propia tecnología
para que los artistas puedan usar esa tecnología en lugar de al contrario, donde la tecnología
utiliza al artista.

Así que acepto este premio en nombre de la libertad y la revelación: la libertad de encontrar la
tranquilidad y el enfoque para no dejarse llevar por todas esas categorías absurdas actuales, o por
los juicios triviales, los sistemas de calificación y los pronunciamientos de moda, para poder llegar
a ver todo el camino que conduce a la revelación de lo que no se puede nombrar, sino solo sentir y
–para aquellos de nosotros que encontramos la gracia– expresar a través del arte.

Gracias".

El caso Khashoggi: frente a la barbarie

Lo que la opinión pública norteamericana y el Congreso deben sopesar es si la definición del


interés nacional debe responder a los intereses ideológicos de Trump y su partido o debe afirmar
la voluntad de los ciudadanos.

El desenlace era previsible. Arabia Saudita ha ofrecido una nueva explicación, plausible aunque
poco creíble, del crimen del periodista Jamal Khashoggi alegando que en el consulado Saudí en
Estambul hubo una riña y al intentar someterle a los miembros del equipo de seguridad Saudí
especialmente enviados a Turquía para entrevistarle se les pasó la mano.

Entre mentiras, contradicciones y silencios los saudíes han anunciado el arresto de 18 ciudadanos,
el despido de cinco funcionarios de alto nivel, entre ellos un asesor real y el número dos de los
servicios de inteligencia, y la continuación de la investigación de los hechos que supervisará el
Príncipe Mohamed bin Salman, el principal sospechoso de estar implicado en el crimen.

Obviamente, Donald Trump ha dicho que la explicación es creíble y un buen “primer paso” para
resumir la alianza entre EU y los saudíes. Un contubernio que ha sobrevivido por décadas a pesar
de que los autores del atentado terrorista del 11 de septiembre eran Saudíes y Osama bin Laden
había estado directamente conectado con la familia real. El Reino ha sido el principal aliado en la
lucha contra el Estado Islámico, Irán y otros adversarios. También hay razones económicas y
financieras que unen a los dos países, los saudíes son importantes clientes en la compra de
armamento, fuertes inversionistas en negocios y socios clave para mantener la estabilidad en el
mercado de energéticos.
En qué términos se reconstruirá la alianza después de este horrendo incidente va a depender de la
reacción del Congreso estadounidense a la estrategia de control de daños del Reino, al informe de
los servicios de inteligencia norteamericanos, a la presión que los medios independientes ejerzan
sobre las autoridad y a la reaparición de una opinión pública que se niega a ser aliada de un
régimen que tortura y mata a sus opositores y persigue a las mujeres que luchan por sus derechos.

La brutalidad del asesinato del periodista que vivía en Virginia y era colaborador del Washington
Post en el propio consulado de un país aliado ha replanteado en Estados Unidos el viejo debate
sobre quien debe decidir los principios que guían la política exterior del país y quien debe formular
los elementos que conforman el “Interés Nacional”. ¿Si la soberanía nacional reside en el pueblo
no debería ser el pueblo quien lo define?

Cuando el interés nacional lo exige, se debe pactar hasta con el diablo dice una vieja
interpretación de la política exterior basada en la llamada defensa de los intereses nacionales.
Pero como bien nos enseñó la guerra de Vietnam la opinión pública puede redefinir el interés
nacional basada en los principios y valores de la nación.

Si el gobierno de Canadá pudo expresar su alarma por la detención ilegal de un defensor de los
derechos humanos pariente de una familia residente en Canadá, e instar al gobierno Saudí a
liberar a las mujeres activistas que luchan por sus derechos sin temor a las represalias, ¿Por qué
Estados Unidos no puede hacer lo mismo?

La condena casi universal al asesinato de Khashoggi es inusual sobre todo porque en Arabia Saudí
el trato salvaje a los disidentes es rutinario. También ha sido sorprendente la primera reacción de
un nutrido grupo de empresas globales y gobiernos amigos que decidieron boicotear un
importante foro empresarial que se llevará a cabo en Riad esta semana.

Otra aparente sorpresa fue la decisión del gobierno turco de hacer públicos, gota a gota, los
detalles del macabro tormento de Khashoggi. Los expertos en la política del área lo explican como
un chantaje para obtener dinero de los Saudíes y concesiones de Trump. El silencio tiene precio.

Mirando hacia el futuro inmediato, lo que la opinión pública norteamericana y el Congreso deben
sopesar es si la definición del interés nacional debe responder a los intereses ideológicos de Trump
y su partido o debe afirmar la voluntad de los ciudadanos. En las relaciones internacionales no
todo es dinero y ejércitos. Si los valores y las normas de un país no sirven de guía para formular
políticas, entonces no sirven para nada.
Job 7 Reina-Valera Antigua (RVA)

7 CIERTAMENTE tiempo limitado tiene el hombre sobre la tierra, Y sus días son como los días del
jornalero.

2 Como el siervo anhela la sombra, Y como el jornalero espera el reposo de su trabajo:

3 Así poseo yo meses de vanidad, Y noches de trabajo me dieron por cuenta.

4 Cuando estoy acostado, digo: ¿Cuándo me levantaré? Y mide mi corazón la noche, Y estoy harto
de devaneos hasta el alba.

5 Mi carne está vestida de gusanos, y de costras de polvo; Mi piel hendida y abominable.

6 Y mis días fueron más ligeros que la lanzadera del tejedor, Y fenecieron sin esperanza.

7 Acuérdate que mi vida es viento, Y que mis ojos no volverán á ver el bien.

8 Los ojos de los que me ven, no me verán más: Tus ojos sobre mí, y dejaré de ser.

9 La nube se consume, y se va: Así el que desciende al sepulcro no subirá;

10 No tornará más á su casa, Ni su lugar le conocerá más.

11 Por tanto yo no reprimiré mi boca; Hablaré en la angustia de mi espíritu, Y quejaréme con la


amargura de mi alma.

12 ¿Soy yo la mar, ó ballena, Que me pongas guarda?

13 Cuando digo: Mi cama me consolará, Mi cama atenuará mis quejas;

14 Entonces me quebrantarás con sueños, Y me turbarás con visiones.

15 Y así mi alma tuvo por mejor el ahogamiento, Y quiso la muerte más que mis huesos.

16 Aburríme: no he de vivir yo para siempre; Déjáme, pues que mis días son vanidad.

17 ¿Qué es el hombre, para que lo engrandezcas, Y que pongas sobre él tu corazón,

18 Y lo visites todas las mañanas, Y todos los momentos lo pruebes?

19 ¿Hasta cuándo no me dejarás, Ni me soltarás hasta que trague mi saliva?

20 Pequé, ¿qué te haré, oh Guarda de los hombres? ¿Por qué me has puesto contrario á ti, Y que á
mí mismo sea pesado?

21 ¿Y por qué no quitas mi rebelión, y perdonas mi iniquidad? Porque ahora dormiré en el polvo, Y
si me buscares de mañana, ya no seré.
Job 8 Reina-Valera Antigua (RVA)

8 Y RESPONDIO Bildad Suhita, y dijo:

2 ¿Hasta cuándo hablarás tales cosas, Y las palabras de tu boca serán como un viento fuerte?

3 ¿Acaso pervertirá Dios el derecho, O el Todopoderoso pervertirá la justicia?

4 Si tus hijos pecaron contra él, El los echó en el lugar de su pecado.

5 Si tú de mañana buscares á Dios, Y rogares al Todopoderoso;

6 Si fueres limpio y derecho, Cierto luego se despertará sobre ti, Y hará próspera la morada de tu
justicia.

7 Y tu principio habrá sido pequeño, Y tu postrimería acrecerá en gran manera.

8 Porque pregunta ahora á la edad pasada, Y disponte para


inquirir de sus padres de ellos;
9 Pues nosotros somos de ayer, y no sabemos, Siendo nuestros
días sobre la tierra como sombra.
10 ¿No te enseñarán ellos, te dirán, Y de su corazón sacarán palabras?

11 ¿Crece el junco sin lodo? ¿Crece el prado sin agua?

12 Aun él en su verdor no será cortado, Y antes de toda hierba se secará.

13 Tales son los caminos de todos los que olvidan á Dios: Y la esperanza del impío perecerá:

14 Porque su esperanza será cortada, Y su confianza es casa de araña.

15 Apoyaráse él sobre su casa, mas no permanecerá en pie; Atendráse á ella, mas no se afirmará.

16 A manera de un árbol, está verde delante del sol, Y sus renuevos salen sobre su huerto;

17 Vanse entretejiendo sus raíces junto á una fuente, Y enlazándose hasta un lugar pedregoso.

18 Si le arrancaren de su lugar, Este negarále entonces, diciendo: Nunca te vi.

19 Ciertamente éste será el gozo de su camino; Y de la tierra de donde se traspusiere, nacerán


otros.

20 He aquí, Dios no aborrece al perfecto, Ni toma la mano de los malignos.

21 Aun henchirá tu boca de risa, Y tus labios de júbilo.

22 Los que te aborrecen, serán vestidos de confusión; Y la habitación de los impíos perecerá.
1. Bildad de Súaj respondió así:

2. ¿Hasta cuándo hablarás de ese modo, con el viento impetuoso de tus palabras?

3. ¿Puede Dios trastocar el derecho, pervertir la justicia el Todopoderoso?

4. Si tus hijos pecaron contra él, ya los hizo cargar con su delito.

5. Mas si buscas cuanto antes a Dios, si diriges tu súplica al Todopoderoso,

6. si eres honrado e intachable, entonces se ocupará de ti, te devolverá tu legítima heredad.

7. Tu pasado será insignificante comparado con tu glorioso futuro.

8. Ve y pregunta a pasadas generaciones, seguras en la experiencia de sus mayores.

9. Ayer nacimos, nada sabemos; nuestra vida en este mundo es una sombra.

10. Pero ellos te enseñarán, te informarán con máximas que brotan de su reflexión.

11. ¿Brota el papiro fuera de la marisma o prosperan los juncos si falta el agua?

12. Todavía verdes, sin ser segados, pueden agostarse antes que otra hierba.

13. Así acaba quien se olvida de Dios, la esperanza del malvado sucumbe;

14. su confianza no es más que un hilo; su seguridad, una tela de araña;

15. si se apoya en ella, no lo aguanta; si se aferra a ella, no lo sostiene.

16. Como planta lozana a pleno sol, sus tallos brotaban por el jardín;

17. sus raíces escalaban el muro, se adherían firmes a las tapias.

18. Pero si es arrancada de su sitio, este la niega: “Nunca te he visto”.

19. Así acabará su existencia, otros brotarán en su lugar.

20. Pero Dios no rechaza al honrado, ni tiende la mano al malvado.

21. Llenará de nuevo tu boca de risas, tus labios gritarán jubilosos.

22. Tus enemigos quedarán avergonzados, la tienda del malvado dejará de existir.
Job 8
Vv. 1-7.Job habló mucho del propósito, pero Bildad, como polemista airado y
apasionado, revierte todo con esto: ¿Hasta cuándo hablarás de estas cosas? No se
entiende bien lo que los hombres quieren decir y, entonces, los reprenden como si
fueran malhechores. Hasta en las disputas sobre religión es muy corriente tratar con
agudeza a los demás y con desprecio sus argumentos. El discurso de Bildad
muestra que él no tenía una opinión favorable del carácter de Job. Job reconoce
que Dios no pervierte el juicio; sin embargo, esto no significa que sus hijos eran
desechos morales o que habían muerto por una gran transgresión. Las aflicciones
extraordinarias no siempre son el castigo de pecados extraordinarios, a veces son
pruebas para gracias extraordinarias: al juzgar el caso de otra persona, debemos
tomar el lado favorable. Bildad da esperanzas a Job, de que si fuera ciertamente
recto, él vería aún un buen fin a sus problemas presentes. Esta es la manera de
Dios para enriquecer las almas de su pueblo con gracias y consolaciones. El
comienzo es pequeño, pero el progreso es hacia la perfección. La luz del alba
aumenta y se convierte en mediodía.

Vv. 8-19.Bildad hace un buen discurso acerca de los hipócritas y malhechores, y del
fin fatal de todas sus esperanzas y placeres. Prueba la verdad de la destrucción de
las esperanzas y los placeres de los hipócritas por una apelación a tiempos
pasados. Bildad se refiere al testimonio de los antiguos. Enseñan mejor quienes
emiten palabras de su corazón, que hablan de la experiencia de cosas espirituales
y divinas. Un junco que crece en un lodazal, parece muy verde, pero se marchita en
terreno seco; esto representa la profesión del hipócrita que se mantiene sólo en
tiempos de prosperidad. La telaraña, hilada con gran destreza, pero que se barre
fácilmente, representa las pretensiones religiosas del hombre cuando no tiene la
gracia de Dios en su corazón. Un profesante formal se halaga a sus propios ojos,
no duda de su salvación, está seguro, y engaña al mundo con su vana confianza.
El florecimiento de un árbol, plantado en el jardín, cuyas raíces chocan con la roca,
y después de un tiempo se corta y se desecha, representa a los hombres malos
que, cuando están más firmemente establecidos, son súbitamente desechados y
olvidados. Esta doctrina de la vanidad de la confianza del hipócrita o de la
prosperidad del hombre malo, es sana, pero no era aplicable al caso de Job, si se
confinaba al mundo presente.

Vv. 20-22.Aquí Bildad le asegura a Job, que como era, así debía comportarse; por
tanto, concluye, que como se comportaba, así era. Dios no desechará al hombre
recto; puede que sea desechado por un tiempo, pero no será desechado para
siempre. El pecado trae ruina a las personas y a las familias. Pero alegar que Job
era un hombre malo e impío, era injusto y nada caritativo. El error de estos
razonamientos surge de que los amigos de Job no distinguían entre el presente
estado de prueba y disciplina, y el estado futuro del juicio final. Elijamos la porción,
poseamos la confianza, llevemos la cruz y muramos la muerte de los justos, pero,
mientras tanto, tengamos cuidado de no herir a los demás con juicios precipitados,
ni afligirnos innecesariamente por las opiniones de nuestros congéneres
Job 6:15 - 8:22

Continuamos hoy nuestro recorrido por el libro de Job, y nos encontramos en el capítulo 6. Usted
recordará que en nuestro programa anterior, oímos la queja, el lamento de Job. Seguimos en la
escena sexta de este libro, que transcurrió en el basurero de la ciudad. Sus tres amigos habían
llegado a consolarle, a ayudarle en cierto sentido, pero se habían sentado ante él por siete días,
compartiendo su dolor en silencio. En realidad ellos ni siquiera estaban simpatizando con Job.
Pensaban que había algún pecado oculto en su vida y que Dios le estaba juzgando. Así es que Job
salió del silencio en el que se encontraba y nos permitió escuchar su queja. Luego Elifaz,
aparentemente el líder del grupo, fue el primero en hablarle a Job. Vimos que Elifaz era un
hombre muy destacado que tenía una experiencia misteriosa, extraña diríamos. Sus argumentos
se basaban en una frase que utilizaba varias veces; decía: "Como yo he visto". Es decir, se apoyaba
en su propia experiencia. Había tenido visiones y sueños y había escuchado secretos. Creía tener
un conocimiento superior a los demás. Entonces Job procedió a darle su respuesta. Y en el
versículo 15, de este capítulo 6 de Job, dijo:

"Pero mis hermanos me traicionaron como un torrente; pasan como corrientes impetuosas".

Otra versión lo traduce así: Mis hermanos han obrado engañosamente como un torrente, como las
corrientes de los arroyos que se desvanecen. El significado del idioma hebreo aquí, es que ellos
habían sido como un espejismo en el desierto.

Este es un hermoso lenguaje poético. Fue como si él hubiera mirado al camino, viendo a sus
amigos que se acercaban y hubiera pensado: "Gracias a Dios, aquí vienen mis amigos. Ellos me
comprenderán y se compadecerán de mí". Su compasión y comprensión habrían sido para él como
un oasis en el desierto, pero sólo habían sido un espejismo. Y así, en medio de su desilusión, en los
versículos 16 y 17, después de referirse a las corrientes impetuosas, dijo:

"Que bajan turbias por el deshielo y mezcladas con la nieve, que al tiempo del calor se secan, y al
calentarse desaparecen en su cauce".

Luego él dijo que ellos eran como un estanque cubierto de hielo y nieve, que es engañoso. Uno
piensa que puede caminar sobre él, pero apenas lo pisa, el hielo se quiebra y uno se cae al agua.
Ésa fue la clase de amigos que estos hombres resultaron ser. ¡Qué imagen que nos ha transmitido
Job! No estamos seguros de que el lamento de Job sea el clamor de las dificultades y conflictos
humanos de nuestro tiempo. A pesar de todas las comodidades y artilugios que le facilitan la vida
del individuo ¡qué solitario, qué inquieto, y cuán infeliz es! ¡Y qué vulnerable ante el abatimiento y
la depresión! Lo que el hombre y la mujer necesitan es a Dios, y a Dios actuando en sus vidas. Y
luego continuó Job diciendo que si ellos tienen algo que decirle, que lo hicieran, que él estaba
dispuesto a aprender. Leamos los versículos 24 al 26:

"Instruidme, y yo callaré; hacedme entender en qué he errado. ¡Cuán provechosas son las
palabras rectas! Pero ¿qué reprocha vuestra censura? ¿Pretendéis censurar las palabras y los
discursos de un desesperado, que son como el viento?"

Él les estaba diciendo: "Lo que ustedes dicen es bueno pero eso no corresponde a mi caso para
nada. No me están hablando a mí directamente; no están diagnosticando mi caso correctamente".
Cierto hombre fue al médico en cierta ocasión, y el médico diagnosticó su enfermedad como
artritis y luego resultó que este hombre tenía cáncer. Pero cuando se consiguió que lo viera un
especialista, ya era demasiado tarde para poder hacer algo por él. Y aquí tenemos el mismo
problema con Job. Él dijo: "Ustedes han venido a verme y han intentando diagnosticar mi caso,
pero su diagnóstico está equivocado. Han dicho que hay un pecado oculto, y no es así. Ahora, si
ustedes hacen un diagnóstico correcto y tienen algo provechoso que decirme, díganlo y les
escucharé". Recordemos que estos tres amigos de Job no conocían realmente a Dios, no conocían
verdaderamente a Job y ni siquiera se conocían a sí mismos. Ellos entendieron la situación real y
los tres llegarían a la conclusión que Job había pecado y que no confesaría la verdad. Y ya que no
confesaría su pecado secreto, estaba siendo juzgado. Llegamos así a

Job 7

En este capítulo continuó Job respondiendo a Elifaz. Y dijo en los versículos 1 al 3, de este capítulo
7:

"¿No es acaso una lucha la vida del hombre sobre la tierra, y sus días como los días del jornalero?
Como el siervo suspira por la sombra o como el jornalero espera el salario de su trabajo, así yo he
recibido meses de desengaño y noches de sufrimiento me tocaron en suerte".

En otras palabras, Job no tenía alivio para su aflicción o su dolor. Era un hombre muy enfermo y
sus amigos parecían ignorarlo. No le habían ofrecido ningún consuelo. Incluso su esposa, su
compañera, le había sugerido suicidarse. Y cuando todo lo que le rodeaba se derrumbó, Job quedó
angustiado; era un hombre que en realidad necesita ser compadecido. Leamos los versículos 4 al
6:

"Cuando estoy acostado, digo: ¿Cuándo me levantaré? Mas la noche es larga y estoy lleno de
inquietudes hasta el alba. Mi carne está vestida de gusanos y costras de polvo; mi piel hendida y
abierta, supura. Mis días corren más veloces que la lanzadera del tejedor, y perecen sin
esperanza".

Aparentemente, Job sintió que tenía una enfermedad incurable, que su final se aproximaba y no
estaba lejano. Probablemente tenía ese tipo de enfermedad. En todo esto, sus amigos no
prestaron atención a su problema. Habían venido a verle, pero no le habían ayudado en su
necesidad. Simplemente, no le entendieron. Se ha dicho que un amigo es alguien que nos conoce,
y aun así nos ama. Estos amigos no conocían realmente a Job. Él les dijo que al menos su condición
física debería haber despertado en ellos alguna compasión y comprensión. Escuchemos lo que dijo
aquí en los versículos 13 al 16, de este capítulo 7:

"Cuando digo: Mi lecho me consolará, mi cama aliviará mis quejas, entonces me atemorizas con
sueños y me aterras con visiones. Por eso tuve por mejor ser estrangulado, y quise la muerte más
que a mis huesos. ¡Aborrezco mi vida! No he de vivir para siempre; ¡déjame, pues, ya que mis días
son vanidad!"

Parece que su fiebre le llevaba a pasar por períodos de delirio y alucinaciones. Continuemos
leyendo los versículos 17 al 19:
"¿Qué es el hombre para que lo engrandezcas, para que pongas en él tu corazón, y lo visites todas
las mañanas, y a cada momento lo pruebes? ¿Cuándo apartarás de mí tu mirada y me soltarás
para tragar siquiera mi saliva?"

Job simplemente deseaba morir en paz. Deseaba que Dios le dejara solo. Él tenía la sensación de
que estaba siendo probado, pero no tenía ninguna noción de lo que estaba detrás de este
sufrimiento.

Su reacción es la de muchos cuando dicen: "Dejadme solo en mi tristeza". Leamos ahora los
versículos finales de este capítulo 7, los versículos 20 y 21:

"Aunque haya pecado, ¿qué mal puedo hacerte a ti, Guarda de los hombres? ¿Por qué me pones
por blanco tuyo, hasta convertirme en una carga para mí mismo? ¿Y por qué no borras mi rebelión
y perdonas mi iniquidad? Pues pronto dormiré en el polvo, y aunque me busques temprano, no
existiré".

Ellos habían planteado la pregunta del pecado de Job. Job no alegaba ser inocente. Admitía que
había pecado. Pero, ¿por qué había sido elegido para ser objeto de este ataque especial, como si
fuera un pecador de mala fama? ¿Por qué tenía que ser su vida una carga, cuando que él no era
esa clase de pecador? ¿Por qué Dios no le mostraba Su gracia y bondad? ¿Por qué Dios no le
perdonaba su pecado y le restauraba?

Al mismo tiempo que admitía que era un pecador, decía que estaba recibiendo más de lo que
merecía.

Podemos ver en Job una ruptura en su integridad. Cuando la integridad de una persona se
destruye, se convierte en un blanco fácil para Satanás. Y esto es lo que les sucede a muchos que
intentan emprender las luchas de la vida solos. La persona comienza a hacer incursiones en un
vicio o pecado, creyendo poder controlarse, y entonces cae en ese vicio o pecado. Satanás tiene
una oportunidad de atacarlo porque la integridad de ese hombre o de esa mujer se ha
desmoronado. Ésta era, pues, la situación de Job. ¿Caería Job bajo el peso de todas estas cargas?

Llegamos así a

Job 8:1-22

El próximo amigo que atacaría a Job sería Bildad. Era lo que llamaríamos un tradicionalista. Bildad
era la clase de hombre que se apoyaba en el pasado. Su argumento esta expuesto en el versículo
8, del capítulo 8, donde dice: Pregunta tú ahora a las generaciones pasadas y disponte a interrogar
a los padres de ellas; Lo que él intentaba hacer era como tomar las antiguas rocas, las piedras de la
geología, y observarlas para saber lo que había ocurrido hacía muchísimos años y a partir de esos
datos, predecir lo que ocurriría.

Pues bien, este libro planteó una pregunta. En realidad Dios mismo se la hizo a Job diciéndole, en
38:4: "¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?" Este hombre Bildad iba a utilizar en su
discurso las siguientes expresiones: "Cuando yo era joven". Y también "Nosotros hacíamos las
cosas de esta manera". Este hombre conocía muchos dichos, muchos proverbios y muchos tópicos
piadosos que no contenían nada nuevo ni fueron de ninguna ayuda para Job. En realidad este
hombre era muy áspero y hablaba con una crudeza mayor que la de Elifaz. Y este Bildad era
supuestamente su amigo. Veamos los primeros dos versículos de este capítulo 8 de Job, donde
comienza el párrafo en el cual

Bildad apoyó su argumento en la tradición

"Respondió Bildad, el suhita, y dijo: ¿Hasta cuándo hablarás tales cosas y las palabras de tu boca
serán como un viento impetuoso?"

Aquí se estaba desarrollando una verdadera batalla verbal, con réplicas agudas. Por cierto que
eran hombres brillantes. Para decir la verdad, Bildad puso su daga en Job y la hizo girar un poco
dentro de la herida y le dijo: "Job, el escucharte a ti es justamente como escuchar el viento
huracanado. Eres un individuo impetuoso". En realidad, podríamos decir que todos ellos eran
personas impetuosas, incluyendo también a Job. Un poco más adelante veremos que Job también
estaba equivocado.

Así que esta observación de Bildad era buena como para reírse a costa de Job. Para ese entonces
ya se había reunido una multitud alrededor de ellos. Esta conversación era tan interesante para
esa gente como un acontecimiento deportivo lo sería para las personas de nuestra época. Ellos
estaban interesados en una competición intelectual, así como nosotros hoy estamos interesados
en competiciones físicas. ¡Nos preguntamos quiénes eran más civilizados! Pero, escuchemos ahora
lo que dice el versículo 3, de este capítulo 8 de Job:

"¿Acaso torcerá Dios el derecho o pervertirá el Todopoderoso la justicia?"

Lo que en realidad Bildad estaba diciendo era: "Job, tú estás recibiendo lo que realmente mereces.
Tú estás tratando de defenderte y eso quiere decir que tienes un gran pecado en tu vida y que
estás recibiendo lo que mereces". Escuchemos lo que continuó diciendo aquí en el versículo 4:

"Si tus hijos pecaron contra él, él les hizo cargar con su pecado".

Ahora, decir esto era terrible. Estaba sugiriendo que los hijos de Job habían sido destruidos porque
eran pecadores. No puedo imaginarme algo que alguien pudiera decir que hiriese más que este
comentario. Él no tenía derecho a decir esto. Ahora, nosotros sí sabemos (porque, desde el mismo
comienzo del libro, Dios nos informó lo que iba a ocurrir) que sus hijos no fueron destruidos por
esa razón. Continuemos leyendo los versículos 5 y 6, ahora:

"Si tú desde temprano buscas a Dios y ruegas al Todopoderoso; si eres puro y recto, ciertamente él
velará por ti y hará prosperar la morada de tu justicia".

O sea, "Job, si tú fueras tan inocente como has dado la impresión de ser, Dios escucharía tu
oración y te sanaría, y te restauraría. Pero tal como están las cosas, tiene que haber algo
radicalmente malo en ti". Y le dijo en el versículo 7:

"Y aunque tu principio haya sido pequeño, tu estado, al final, será engrandecido".

Por cierto, eso es lo que iba a ocurrir. Cuando esta experiencia se terminase, Job prosperaría
notablemente. Dios iba a duplicar todo lo que tenía. Avancemos ahora con el versículo 8:

"Pregunta tú ahora a las generaciones pasadas y disponte a interrogar a los padres de ellas"
Bildad estaba diciendo que todo funciona de acuerdo con leyes fijas, establecidas. Presentaría
bastantes de esas leyes que eran viejos refranes o dichos. Escuchemos el versículo 9:

"Pues nosotros somos de ayer y nada sabemos, ya que nuestros días sobre la tierra son como una
sombra".

La frase "Pues nosotros somos de ayer, y nada sabemos" es una afirmación veraz. Por supuesto,
Bildad no creía que él no sabía nada; lo que quiso decir fue que era Job el que no sabía nada. Sin
embargo esta declaración era verdad en cuanto a Bildad. Nosotros somos de ayer. En realidad el
hombre en el universo de Dios es como una persona que ha llegado tarde; no ha estado mucho
tiempo por esta tierra. Dios no ha considerado apropiado informarnos sobre lo que ha estado
haciendo en los milenios anteriores a la aparición del hombre en la escena. Sinceramente, no
estamos interesados en la eternidad pasada, aunque estamos muy interesados en lo que Él va a
hacer en los millones de años que transcurrirán a partir del día de hoy. Porque esperamos estar
por aquí. Y dice el versículo 10:

"¿No te enseñarán ellos, te hablarán y sacarán palabras de su corazón?"

Bildad dijo que el pasado nos enseñaría. Observemos qué diferente era la filosofía del apóstol
Pablo que señalaba a Cristo y al futuro. En Filipenses 3:14 dijo: "Prosigo hacia la meta para obtener
el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús". La única manera en que podemos
saber algo de los asuntos eternos es a través de la Palabra de Dios.

Después Bildad habló con más franqueza y dureza. Leamos los versículos 11 y 12:

"¿Crece el junco donde no hay lodo? ¿Crece el prado donde no hay agua? Con todo, aun en su
verdor y sin haber sido cortado se seca antes que toda otra hierba".

Este hombre se quiso poner en un plano un poco científico. La respuesta era muy obvia.
Evidentemente ésta no era una sabiduría muy profunda. ¿Quién no sabe eso? Luego siguió
diciendo en el versículo 13, de este capítulo 8:

"Tales son los caminos de todos los que se olvidan de Dios; y así perecerá la esperanza del impío"

Este hombre era bastante áspero en la forma de hablarle a Job; lo estaba acusando de ser
hipócrita, de tener una fachada de cara a la gente. Veamos ahora los versículos 14 y 15:

"Porque su esperanza es apenas como un hilo, y su confianza, como una tela de araña. Si se apoya
en su casa, ella no permanecerá en pie; si se agarra a ella, no resistirá".

Esta conclusión estaba bien para los hipócritas, hablando del fin fatal de sus esperanzas y placeres,
pero no era aplicable al caso de Job. Y en el versículo 20 dijo:

"Dios no desecha al íntegro ni ofrece apoyo a la mano del maligno".

¿Es esto realmente cierto? Pues bien, Él me ha ayudado a mí y yo he sido un pecador alejado de
Dios. Él me salvó, estimado oyente. Aquí dice: "Dios no desecha al íntegro". No, el no lo hará. Pero,
¿dónde puede encontrar usted un hombre perfecto, íntegro? La Palabra de Dios dice en Romanos
3:10: "No hay ni uno solo que sea justo". Aunque lo que Bildad decía era verdad, no corresponde a
la realidad cuando uno lo coloca en la probeta de la vida, y echa en él el ácido de la experiencia.
Escuchemos ahora lo que dijo en los últimos versículos de este capítulo 8 de Job, el 21 y el 22:

"Él hará que vuelvas a reír y que grites de alegría; en cambio, tus enemigos se cubrirán de
vergüenza y la casa de los malvados será destruida".

Bildad le estaba diciendo a Job que él había llegado a esa situación porque era un gran pecador.
Esto realmente no le ayudaba nada a un hombre que se encontraba en esa condición. Es que
Bildad no conocía a Dios, ni conocía a Job. Ni se conocía verdaderamente a sí mismo. Era un
tradicionalista. Pensaba que por el examen científico podía explicar cómo había comenzado el
mundo. Y el caso es que no podía ponerse en lugar de Dios. Ahora, en el próximo capítulo,
veremos que Job le contestaría a Bildad, y lo haría muy bien, aunque se estaba cansando de estas
rondas de conversaciones.

Recordemos lo que hemos leído en los versículos 14 y 15 sobre la esperanza de aquellos que no
conocen a Dios. Es una confianza falsa que se basa en el falso concepto que tienen de sus méritos
y autosuficiencia y que tiene la fragilidad de una tela de araña. Y vimos que la casa, es decir su
refugio, su mundo personal, no permaneció en pie. Así terminan el orgullo, la hipocresía y la falsa
seguridad humana. Así se derrumban sus méritos y es humillada su autosuficiencia. Estimado
oyente, le invitamos a creer en el Señor Jesucristo como su Salvador, aceptando por la fe la obra
de salvación que Él realizó y completó con su sacrificio en la cruz. Le invitamos a disfrutar de la paz
que trae a la vida, el sentirse protegido, inspirado y fortalecido por el amor de Dios, por la
presencia del Señor Jesucristo y por la acción del Espíritu Santo.
Película " Y pasaron las grullas " de Mikhail Kalatozov
" Y pasaron las grullas " es un film del director ruso Mikhail Kalatozov, del año 1957.

La historia gira sobre la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias en una pareja de
enamorados a lo largo de esa guerra, del inicio de la contienda y del final de la misma.

Verónica (Tatiana Samoilova) y Boris (Alexei Batalov) se aman pero la vida los separa por primera
vez ya que Boris debe ir al frente. La primera parte de la película se centra en la felicidad de la
pareja, luego Boris es incorporado al ejército y aquí el film se empieza a poner negro , negro para
Rusia entonces, para Boris y para Verónica. La vida continúa pero eso no es vida por lo menos para
Verónica que sufre la separación, el horror del silencio, el no saber qué pasa con la vida del otro,
hay que decir que Verónica tiene una fortaleza inusual, casi sobrehumana para la espera, para
saber si Boris sigue vivo o no...

Film en blanco y negro. Con algunas técnicas a la hora de la filmación francamente vanguardistas,
innovadoras... La fotografía es de Sergei Urusevsky y es esencial para que esta película arranque
loas a los espectadores, los encuadres, los planos, las coreográficas tomas , Dios mío , un ejercicio
de estilo visual que dejan sin aliento a quien contempla esto, hay muchísimas escenas que el
director y esta brillante fotografía hacen del fim algo memorable. Ejemplo: la escena cuando
Verónica sube al edificio a buscar a su familia, el comienzo del film, el final, expresionismo,
brillantez, algunas escenas que parecen sacadas de " Roma , ciudad abierta " de Roberto Rosellini,
hay tanto para decir de la calidad técnica/formal que me llevaría varios posts contar...

El film se basa en una obra de teatro de Viktor Rozov “Vyechno Zhivye” (Eternamente vivos) y fue
polémica en su país.Eran tiempos soviéticos y eso no era fácil para el libre ejercicio del arte, en
toda dictadura siempre hay censores, hipócritas, funcionarios de turno, críticas hiperbólicas, poco
aire, mucha cárcel, mucha estructura, y el director hizo de todo para salirse de ese esquema. Bien
por él y por su obra que fue de arte.

El título: Las grullas pasan por el cielo ruso en una magnífica coreografía al comienzo del film y al
finalizar, vuelven de vuelta como un mensaje esperanzador "a pesar de todo estamos vivos, hemos
pasado lo peor han vuelto las grullas "

El panfleto: Boris es una víctima del panfleto, del sacrificarse por la patria, lo aprendí con Malvinas,
la Madre Rusia te pide todo y te trae muerto, condecorado y con honores en un cajón , y en todos
los países pasa lo mismo, ¿ Boris hubiera tenido opciones? No creo.

La ardilla: todos los enamorados tenemos en general sobrenombres, el otro nos identifica con
algún animalito, Verónica es la ardilla.Es el gran amor de Boris, cuando escuchás a uno de los
combatientes decirle a Verónica (sin saber que es ella) que él la amaba tanto, simplemente se te
parte el corazón, no sé cómo pudo ella resistir semejante confesión.Porque ella a pesar de haber
tenido traspiés, para ella la luz de sus ojos era Boris.

Tengo que decir que yo era pequeña cuando escuché de este film , adolescente, y lo primero que
me gustó fue el título del film, luego las críticas de entonces , creo que ésta es una de las películas
que me hicieron iniciarme años después en el mundo del cine, ser crítica de cine...Recuerdo con
intensidad que me dije "Quiero ver esta película algún día "...Y no me defraudó ya desde chiquita
sabía que era lo bueno en cine.
Que puedo decir objetivamente es casi perfecta (por la época ), no me extraña la calidad, la
potencia romántica-sentimental arrasadora de los films rusos, a mí siempre me pueden,
subjetivamente me conmocionó , me emocionó terriblemente, padecí con Verónica toda esa
espera mortal ...Sé lo que es estar lejos del ser amado, cuánto se sufre, cómo se piensa y y se
sueña con un encuentro que tal vez queda en eso sueño, deseo, imaginación, eso a la larga te
termina matando, Veronica desde que se despide de Boris nunca vuelve a ser feliz. ¿ Cómo te das
cuenta ?. En la mirada, en la mirada de los que han perdido algo hay eso: pérdida, vacío,
precipicio...Se está vivo/muerto, ¿ muerto en vida ? y ya no se sabe para qué se vive, la vida es
inútil, terrible...No quiero ni pensar en una guerra , me da escalofríos pensarlo solamente...Estar
lejos del ser amado es el Archipiélago Gulag, el exilio en Siberia ...

La guerra es destrucción fundamentalmente, es vacío, anomia, alienación, sólo el amor recoge


esperanza aún en un cráter, en un edificio demolido e incendiado, Verónica resiste todo, no puedo
hablar del final pero es genial. Sin palabras...

Uno de los films que merece ser clásico, absolutamente bello, demoledor, esperanzador,
romántico altro qué, humano profundamente humano.

Оценить