Вы находитесь на странице: 1из 8

El idioma Inglés ha recorrido un largo camino: lo que empezó como un dialecto de pueblos

invasores, se fue enriqueciendo con el aporte de diversas culturas hasta convertirse en el idioma
más importante a nivel mundial. Aquí una reseña de esta interesante historia.

El Inglés en nuestros días


El Inglés es una lengua Germánica de la familia Indo-Europea. Hoy en día es el segundo
idioma más hablado en el mundo después del chino. No obstante, el Inglés es la lengua mas
difundida a nivel mundial y va en camino de convertirse en el idioma universal. Aquí algunas
de las razones que explican esta supremacía sobre otras lenguas como el Francés, el Español y
el Árabe:
 Es la lengua oficial o co-oficial en mas de 45 países.
 La mitad de todos los acuerdos de negocios son llevados a cabo en Inglés.
 Dos tercios de los estudios científicos están escritos en Inglés.
 Más del 70% de todos los correos están escritos y dirigidos en Inglés.
 Es el idioma por excelencia de la ciencia de nuestros días: la informática.
 La mayor parte del turismo internacional, la aviación y la diplomacia son conducidos en
Inglés.
 Además, el Inglés esta presente en la vida cultural, social, política y económica de la
mayoría de los países del orbe.
Como dato interesante podemos mencionar que en China viven más personas que hablan inglés
que en los Estados Unidos.

Origen e Historia
La historia del Inglés puede ser descrita a partir de la llegada de tres tribus Germánicas a las
Islas Británicas en los años 500 A.C. Los Anglos, los Sajones y los Jutos cruzaron el Mar del
Norte desde lo que hoy conocemos como Dinamarca y el norte de Alemania. Los Anglos
recibieron ese nombre debido a su tierra de origen Engle o Angels. Ellos llamaron a su propia
lengua Englisc, palabra que derivó en English o Inglés.
Antes de la llegada de las tribus germánicas, los habitantes de Gran Bretaña hablaban un
idioma de origen céltico. Estas personas se vieron forzadas a trasladarse hacia Gales,
Cornualles y Escocia, razón por la que el Celta fue desplazado rápidamente. Un grupo emigró a
la costa de la Bretaña Francesa, donde sus descendientes, aún en nuestros días, hablan el idioma
Bretón, de origen celta.
La muestra escrita más antigua del idioma Inglés es una inscripción Anglo-Sajona que data
entre los años 450 y 480 AC. Durante las siguientes centurias, y a medida que las tribus
germánicas se expandían por el país, se desarrollaron cuatro dialectos:
 Northumbrian en Northumbria, al norte del río Humber
 Mercian en el reino de Mercia, en la parte central de la actual Inglaterra.
 West Saxon en el reino de Wessex, en la parte sudoccidental.
 Kentish en Kent, en el extremo sureste.
Durante los años 700 y 800, la cultura y el idioma de Northumbria dominó Gran Bretaña. Las
invasiones de los Vikingos en los años 900 pusieron fin a esa dominación, y también trajeron la
destrucción de Mercia. Solo Wessex permaneció como un reino independiente.
Hacia la décima centuria, el dialecto de los Sajones del Oeste se convirtió en el idioma oficial
de Gran Bretaña. Existen muestras del Inglés Antiguo que datan de este periodo y están escritas
en su mayoría utilizando el alfabeto Rúnico, el cual tuvo su origen en las lenguas Escandinavas.
El alfabeto Latino fue traído por misioneros cristianos desde Irlanda y es el que sigue siendo en
la actualidad el sistema de escritura del Inglés.
El vocabulario del Antiguo Inglés consistió en una mezcla de palabras Anglo-Sajonas con
palabras prestadas de las lenguas Escandinavas (Danés y Noruego) y del Latín. Es así que el
Latín introdujo al Inglés palabras como calle (street), cocina (kitchen), queso (cheese), vino
(wine), ángel (angel), obispo (bishop), entre otras. Los Vikingos por su parte agregaron
palabras noruegas como: cielo (sky), huevo (egg), piel (skin), ventana (window), esposo
(husband), habilidad (skill), impar (odd), conseguir (get), dar (give), tomar (take), llamar (call).
Las palabras celtas aún subsisten, principalmente en nombre de lugares y ríos (Devon, Dover,
Kent, Trent, Severn, Avon, Thames).
Muchos pares de palabras en inglés y noruego coexisten dándonos dos palabras con el mismo o
parecido significado. Ejemplos de esto:
Noruego Inglés
Anger Wrath
Nay No
Fro From
Ill Sick
Dyke Ditch
Skirt Shirt
En 1066 los Normandos conquistaron Gran Bretaña. El Francés se convirtió en el idioma de la
aristocracia normanda y por consiguiente se agregaron más palabras al Inglés. Más pares de
palabras similares surgieron:
Francés Inglés
Close Shut
Reply Answer
Annual Yearly
Demand Ask
Desire Wish
Ire wrath / anger
Debido a que la servidumbre inglesa cocinaba para la nobleza Normanda, los nombres de la
mayoría de los animales domésticos son ingleses (ox, cow, calf, sheep, swine, deer), mientras
que los nombres de las carnes que se obtienen de estos animales son de origen francés (beef,
veal, mutton, pork, bacon, venison).
Eventualmente, la forma germánica de los plurales (house, housen; shoe, shoen), fue
desplazada por la forma francesa de crear plurales: añadiendo una “s” al final de las palabras
(house, houses; shoe, shoes). Sólo en algunos casos, se ha conservado la forma germánica del
plural: men, oxen, feet, teeth, children.
La influencia francesa igualmente afectó la escritura, de manera que el sonido “cw” pasó a ser
escrito como “qu” (así, “cween” pasó a escribirse “queen”)
No fue sino hasta el siglo XIV que el Inglés volvió a ser la lengua dominante en Gran Bretaña.
En 1399, Henry IV se convirtió en el primer rey de Inglaterra, desde la conquista normanda,
cuya lengua materna era el Inglés. Por aquella época, el dialecto de Londres había surgido
como el dialecto estándar de lo que ahora se llama Middle English, o Inglés Medieval.
Durante los últimos años del período medieval y los primeros del período moderno (siglos XV
al XVII), se observó un continuo proceso de estandarización del idioma Inglés, en el territorio
que se extiende al sur de la frontera con Escocia. El lenguaje hablado y escrito en Londres (The
London Standard) continuó evolucionando, extendiéndose su uso entre los sectores elevados de
la sociedad, especialmente en contextos formales. Las otras variedades regionales fueron
desplazadas, bajo el estigma que indicaban falta de prestigio social y de educación.
En 1476, William Caxton introdujo la primera máquina de imprenta en Inglaterra y a través de
este nuevo medio, el London Standard extendió su influencia por todo el país. Los libros se
hicieron más asequibles para el común de la población y el alfabetismo se extendió. Las obras
en inglés se volvieron más comunes, mientras sucedía lo contrario con las obras en latín. Se
establecieron normas de escritura y gramática y, en 1604, se publicó el primer diccionario del
idioma Inglés.
Es a partir de este período, que el idioma Inglés empieza a tomar forma y a parecerse algo al
idioma hablado en nuestros días. Aunque el orden de las palabras y la construcción de las
sentencias era aún ligeramente diferente, esta versión temprana del Inglés Moderno hubiera
sido comprendida por el hablante del Inglés Antiguo. Por ejemplo, la frase “To us pleases
sailing” del Ingles Antiguo se convirtió en “We like sailing”. Los elementos clásicos, del
Griego y el Latín, influenciaron profundamente la creación y el origen de las nuevas palabras.
El Inglés Moderno temprano tomó del Griego palabras como grammar, logic, arithmetic,
geometry y astronomy.
A partir del siglo XVI, la expansión del imperio británico, conjuntamente con el Renacimiento,
trajo consigo muchas palabras de origen foráneo que se incorporaron al Inglés, directa o
indirectamente. Se crearon nuevas palabras a un ritmo cada vez más intenso.
El número de palabras de otros idiomas incorporadas al idioma Inglés es enorme, pero el
corazón del idioma está en el núcleo Anglosajón del Inglés Antiguo.
Alrededor de 5000 palabras de esta época se mantienen sin mayores cambios. Entre estas
palabras tenemos las bases sobre las que se construye el lenguaje: palabras de uso doméstico,
las partes del cuerpo, nombres de animales comunes, nombres de elementos y fenómenos
naturales, la mayoría de los pronombres, preposiciones, conjunciones y los verbos auxiliares.

El idioma inglés nació gracias a los invasores


germanos que llegaron a las islas británicas
procedentes de lo que actualmente es el
noroeste de Alemania y Países Bajos,
(mal llamados Holanda) que es una mera provincia de este reino europeo), además de a los del sur de
Dinamarca. Al principio, esta lengua estaba compuesta por un conjunto de dialectos, entre los que
destacaba el sajón occidental. A él hubo que sumar otras muchas y profundas influencias, procedentes,
sobre todo, de conquistadores escandinavos (en la zona norte y este de Inglaterra, donde constituyeron
un Danelagh or Danelaw pues sus leyes prevalecían sobre las anglosajonas). A estas migraciones hay
que sumar las germánicas y sobre todo los normandos que llegaron a Britania entre los siglos VIII y XI.
De ahí que se pueda asegurar que el inglés actual es, en realidad, un conglomerado de influencias
procedentes de Escandinavia y Europa continental. En especial, de Francia. Todas estas migraciones
provacaron la extinción de las antiguas lenguas celtas y del latín que se hablaba en algunas ciudades.
Es cierto que el inglés, en sus fases más antiguas, incorporó vocablos procedentes de los dialectos celtas
originales de Britania, que aún permanecen en lugares como Escocia y Gales; así como del latín, lengua
oficial del Imperio Romano, que tuvo a Britania como una de sus provincias. No se debe olvidar que la
romanización tuvo una gran influencia en la provincia de Britania, pero también es necesario
remontarse más de 3.500 años para saber en qué momento se incorporaron al inglés todas estas
expresiones. De las antiguas lenguas celtas nativas sólo queda el galés, pues el cornuallense (Cornish)
desapareció en el siglo XX.

La influencia francesa
Los normandos, originarios de Francia, llegaron a Inglaterra en el siglo XI. Para entonces, ya habían
abandonado su idioma nativo en favor del francés (franco) que se hablaba únicamente en la parte norte
de Francia, pues en el centro y sur se hablaba entonces la occitano y otros dialectos que siguen
perviviendo en la actualidad pero después de la Revolución Francesa han sufrido una enorme presión
asimiladora. Los normandos hicieron acompañados de ciudadanos bretones y franceses. La conquista se
produjo gracias al duque Guillermo II, que impuso sus tropas en el campo de batalla a las de Haroldo II
de Inglaterra. La casa normanda gobernó Inglaterra durante más de 3 siglos. Durante ese tiempo, pese a
ser unos reyes que no se preocuparon demasiado por vivir en la isla, tanto ellos como los ciudadanos
procedentes del continente hablaron una variante del francés conocida como viejo normando. El pueblo
que tenía sus raíces en Inglaterra seguía hablando el antiguo inglés-anglosajón, como no podía ser de
otra manera.

Pero no es menos cierto que la influencia estaba ahí: al tener que rendir tributo a los señores en francés,
el inglés estuvo a punto de desaparecer o, al menos, ser relegado como lengua de las clases bajas. Poco a
poco, cada vez más palabras y expresiones normandas irían introduciéndose en el imaginario
británico. Esta presión lingüistica se basaba en el control por parte de la clase normanda de la
administración, comercio y cultura.
Como anécdota, cabe destacar que los anglohablantes actuales consideran mucho más formales las
expresiones derivadas del francés que las que provienen de los dialectos germánicos. Esto puede
observarse en múltiples construcciones, que van desde dar la bienvenida a una persona hasta el nombre
que reciben determinados animales de granja, como el cerdo y la vaca. Sirvan de ejemplo los duales que
existen en inglés para designar al cerdo: “pig” pero “pork” (que es la carne ya sacrificada que se servía al
señor normando). Las ovejas del rebaño son “sheep”, palabra anglosajona (Schaf en alemán) y los
corderos jóvenes “lamb” (Lamm en alemán) pero la carne que come el señor es “mutton” del francés
“mouton” (nada parecido al alemán Hammelfleisch). Lo mismo sucede con el muy inglés “beef” o
“bœuf” francés, que es la carne que se come (“Rindfleisch” en alemán) y nada tiene que ver con el
animal vivo “ox” o “Ochse” en alemán. Asimismo, el francés dio lugar a duales relacionados con el
comercio como “commence” y “start”, “continue” y “go on”, “encounter” y “meet”, “purchase” y “buy”,
etc.
El normando también se dejó notar de manera clara en la literatura británica antigua. Lo habitual
es que esta se escribiese en latín. De hecho, son numerosas las palabras procedentes de la lengua
romance por antonomasia que se incorporaron al considerado inglés antiguo. Sucedió lo mismo con los
dialectos germánicos, algo que debería considerarse normal, al tener el inglés unas claras raíces de esta
zona de Europa. De hecho, son numerosas las palabras y construcciones gramaticales que pueden
realizarse tanto con vocablos procedentes del romance como del germánico.

Típica arquitectura de las casas de un pueblo inglés

Se estimada que alrededor del 45% del vocabulario del idioma inglés proviene del francés, si incluimos
compuestos en los que al menos una parte tiene su origen en esa lengua (“ice cream“, por ejemplo).
Otras estimaciones apuntan a un 29% al desgajar las palabras incorporadas directamente del latín (25%)
y que en muchas ocasiones sólo se emplean en textos legales y jurídicos, etc. Por todo ello podríamos
considerar al inglés como una lengua germánica híbrida que mantiene en gran parte su estructura
sintáctica germánica, típica en la creación de compuestos, pese a que no los escriban juntos como en
alemán o lenguas escandinavas, pero con una enorme influencia latina (directa o indirecta) en su
vocabulario.

El colonialismo y la lengua
La necesidad de expandir fronteras experimentada por Reino Unido a partir del siglo XVI hizo que
el idioma inglés se propagase por todo el globo terráqueo. El ejemplo más claro puede observarse en la
creación de la Commonwealth, de la que forman parte 53 Estados. Esta comunidad de naciones

mantiene el inglés como única lengua oficial.


Algunos países en los que se habla inglés, aunque no de manera oficial, son Bahamas, Jamaica (el inglés
es el idioma de facto, pero el idioma oficial es el Jamaican Patois) y Trinidad y Tobago, entre otros
muchos. En cambio, lugares tan exóticos como Bangladesh, Filipinas, Kenia, Malaui, Malasia, Nigeria,
Sri Lanka y Tanzania lo utilizan de forma oficial con el objetivo de unificar el país, sin renunciar a
sus lenguas autóctonas.
Contenido relacionado: (en inglés)
¿DEBERÍA SER EL ESPAÑOL EL SEGUNDO IDIOMA DE JAMAICA?

De todas formas, son muchas más las naciones en las que se habla. Desde Norteamérica hasta Oceanía,
pasando por África y Asia. Es cierto que no es oficial en muchos de estos lugares, pero el pasado
colonial ha hecho que personas de muchas nacionalidades y paises vivan irremediablemente en
inglés.
Cabe destacar que es uno de los idiomas oficiales de las Naciones Unidas, además de vehicular en la
Unión Europea y el Comité Olímpico Internacional. Pese a ello, hay que resaltar que el inglés no es la
lengua más hablada del planeta. Ese honor lo tiene el chino mandarín, con casi 1.100 millones de
hablantes. El inglés ocupa el 2º puesto, con 942 millones. El español se sitúa 3º, un poco lejos de los
2 primeros, con 520 millones de personas. Sin embargo, estas cifras no cuentan tanto a los hablantes
nativos como a los que han adquirido el idioma inglés como segunda lengua. En este caso, el español
sería la segunda lengua mundial por número de hablantes. Si contamos a quienes estudian el idioma, el
inglés sería la primera lengua con unos 2.000 millones de personas nativas o capaces de comunicarse en
esa lengua con cierta destreza, casi un tercio de la población mundial.

Una peculiar conjugación de verbos


Respecto a la conjugacion de verbos en inglés, se debe decir que ha sufrido una evolución muy
parecida a la experimentada en lenguas como el alemán y otras derivadas de las lenguas romances,
como el francés y español. En concreto, se han creado distintas formas para aludir al pasado, presente
y futuro, así como otras conjugaciones conocidas como perífrasis (vistas también en aquellas que
proceden del latín), que denotan que se va a llevar o se está llevando a cabo una acción.
Pese a todo, existen diferencias. Por ejemplo, el inglés, como lengua germánica, se ha ido olvidando del
modo subjuntivo, relacionado con frases que demuestran una falta de certeza o construcciones de
hipótesis. Esto no ha sucedido en las lenguas romances y otras germánicas, como el alemán. En inglés, el
subjuntivo ha quedado debilitado y condenado a un segundo plano.
En el resto de casos, hay que decir que el inglés cumple con las reglas tradicionales incluidas en
cualquier idioma. Por ejemplo, existe la diferencia entre singular y plural, algo que se incorporó en
etapas más modernas, ya que era algo que no sucedía en el inglés antiguo. En determinados casos no
hace diferencias de género (como las fórmulas “nosotros” y “vosotros”). Esto no sucede en las lenguas
romances, en las que los pronombres tienen una variante para cada género y número (“nosotros” y
“nosotras” y “vosotros” y “vosotras”).
Para concluir, se debe decir que la invasión normanda hizo que casi desapareciesen las palabras de
origen anglosajón. En el siglo XIV apenas quedaban 4.500 palabras del inglés antiguo frente a las más
de 10.000 procedentes de Francia. Pese a todo, los vocablos anglosajones sobrevivieron, al ser claves
en el día a día de los hablantes.
T

Los diccionarios árabes: ¿un suplicio para el usuario?

Traducciones al árabe que salieron mal

¿Es español o árabe?

Los idiomas de Europa: un vistazo sobre su diversidad lingüística

¿Cuántos idiomas se hablan en África?


Este artículo fue guardado en y etiqueado bajo francés,idioma francés,idioma
inglés,inglés,latín,lenguas celtas,traducción de francés,traducción de inglés,traducciones al
inglés,traducciones de inglés.
5 pensamientos en “Breve historia del idioma inglés”
1. Eileen Brophy8 septiembre, 2016 en 10:01 am
Todas las idiomas son híbrido lenguas. Español incluido. Tengo un amigo Palestino que dice que cuando
escucha la gente hablar en España, escucha muchas palabras arabes, sin mencionar las palabras añadidas
del inglés, etc. Yo conozco la historia del inglés, pues estudié linguistica, y muchos pueblos invadieron a
Inglaterra, igual que muchos invadieron a España también, y aquí tenemos el resultado hoy en día.

Reply ↓
1. pangeanicAutor del artículo8 septiembre, 2016 en 10:03 am
Hola Eileen: Entiendo lo que dices pero tener una gran influencia en el vocabulario no significa hibridar.
En porcentaje, la influencia del árabe es de aproximadamente el 15% en el vocabulario del castellano
(muchísimo), hay quien dice el 20% directa o indirectamente. Pero el castellano sigue siendo una lengua
romance. Adoptar palabras de un idioma no cambia su esencia: simplemente se adoptan conceptos que
en tu idioma no existen o se substituyen unas palabras por otras (en el caso del árabe en el español,
muchísimas palabras relacionadas con la construcción y agricultura y comercio).
El hecho único del inglés es que mantuvo una dualidad anglosajón-francés en algunos vocablos que con
el tiempo se fueron especializando y, sobre todo, el francés erosionó el substrato anglosajón en sus
conjugaciones y declinaciones para acercar el idioma hacia los romances.