Вы находитесь на странице: 1из 3

"No hay blancura (perdida) tan blanca como el recuerdo / de l

El Boomeran(g)

Blog de Patricio Pron

http://www.elboomeran.com/blog-post/539/10020/patricio-pr

"No hay blancura (perdida) tan blanca como el recuerdo / de la blancura"

(perdida) tan blanca como el recuerdo / de la blancura" Unas semanas atrás admitía la evidente

Unas semanas atrás admitía la evidente facilidad de hablar de aquellos poemas que nos desagradan en comparación con la dificultad que entraña hacerlo sobre aquellos que nos gustan; a esta dificultad tal vez se deba añadir el hecho de que no soy poeta y que, aun disfrutando de ella, la poesía constituye un misterio cuyas motivaciones me parecen inferiores que el placer que extraigo de su lectura. A menudo la crítica de poesía no hace sino construir un discurso cuya motivación acaba siendo secundaria y cuyo argumento oscila entre la descripción impresionista de los temas de los poemas abordados y una aproximación biográfica a su autor; también yo he escrito ese tipo de crítica. A veces también me pregunto qué sucedería si dejáramos hablar al poema y si el sentido de éste no es más que esa interrogación que propone, que cada lector responde a su modo y que a menudo lo deja sin palabras. Me pregunto si no vale la pena hacerlo aquí con los poemas que conforman La música del desierto (1954) de William Carlos Williams. Acerca de ellos, apenas algunas observaciones: su visualidad y su aparente simpleza y su concepción vitalista y afirmativa del mundo los distinguen de buena parte de la poesía escrita a lo largo del siglo XX; también su ritmo, que es variado y suele cambiar en el transcurso del poema acompañando las derivas de la voz poética que lo enuncia, y su oralidad, que emula la de lo que Williams llamaba el "idioma norteamericano". Una última observación: el prólogo y la traducción de Juan Antonio Montiel son excelentes.

"No hay blancura (perdida) tan blanca como el recuerdo / de l

http://www.elboomeran.com/blog-post/539/10020/patricio-pr

EL DESCENSO

El descenso nos llama como nos llamaba el ascenso. La memoria es una especie de consumación, una suerte de renovación, incluso de inicio, pues los espacios que abre son lugares nuevos

habitados por hordas de especies hasta entonces impensadas, y sus movimientos se orientan hacia nuevos objetivos (aun cuando antes hayan sido abandonados).

Ninguna derrota es enteramente una derrota, pues el mundo que abre es siempre un sitio hasta entonces insospechado. Un mundo perdido, un mundo insospechado, abre paso a nuevos lugares y no hay blancura (perdida) tan blanca como el recuerdo de la blancura .

Con el atardecer, el amor despierta aunque sus sombras -que dependen de la luz del sol- se adormecen y se apartan

del deseo

.

Despierta así un amor sin sombras que ha de crecer con la noche.

Surgido de la desesperación, inconcluso, el descenso despierta a un nuevo mundo que es el reverso de la desesperación. Para lo que no podemos lograr, lo que

"No hay blancura (perdida) tan blanca como el recuerdo / de l

se niega al amor, lo que perdimos por anticiparnos, se abre un descenso

sin fin, e indestructible

.

http://www.elboomeran.com/blog-post/539/10020/patricio-pr

William Carlos Williams La música del desierto Versión y pról. Juan Antonio Montiel Barcelona: Lumen, 2010

[Publicado el 22/11/2010 a las 11:25]

Compartir:

Me gusta
Me gusta

Sé el primero de tus amigos en indicar que te gusta esto.