You are on page 1of 9

SUBVERSIÓN

Antes de entrar de lleno en la determinación del significado de la palabra subversión


es interesante que acometamos la exposición de su origen etimológico. En concreto,
lo encontramos en el latín y más exactamente en el término subversĭo, que derivaría
en el verbo subvertir. Este ejerce como sinónimo de trastornar o destruir.

El concepto de subversión se encuentra relacionado a una rebelión,


una alteración o un daño, en especial en el sentido moral. La palabra tiene origen
latino y, en sus orígenes, se aplicaba a varias cuestiones, como la caída de una
localidad por un fracaso de su ejército.
Por ejemplo: “El gobierno está preocupado por un nuevo brote de subversión en las
selvas del norte”, “El Ejército se comprometió a luchar contra la subversión”, “La
subversión de las normas siempre ocasiona problemas en una institución”.
A partir del siglo XIV, comenzó a ser utilizada en la lengua inglesa en referencia a
temas del ámbito jurídico y, un siglo más tarde, empezó a emplearse con relación a
las monarquías. Poco a poco, la palabra subversión comenzó a adquirir su
significado actual, que se refiere a los intentos de socavar los cimientos de un
sistema de poder, como el Estado.
De esta manera se puede determinar que todas aquellas acciones tales como un
golpe de Estado son una subversión, una forma de intentar destruir al régimen,
monarquía o gobierno reinante en ese momento en un lugar concreto. Una oración
que puede ejercer como ejemplo de lo que estamos exponiendo sería la siguiente:
“Antonio Tejero llevo a cabo un acto subversivo en España que finalmente no
consiguió los resultados que él esperaba”.

En este caso, hay que subrayar que este tipo de acciones, calificadas como
subversión, han tenido lugar en muy diferentes épocas históricas y también en
diversos puntos de la geografía mundial. Así, por ejemplo, en Argentina durante la
dictadura militar que acabó con el gobierno llevado a cabo por María Estela Martínez
de Perón (Isabel Perón) se utilizó mucho el término que nos ocupa.

Más exactamente la Junta Militar que estaba al frente del país en aquella época de
desapariciones, crímenes atroces, violaciones de derechos humanos y máxima
violencia hizo uso del término subversión para referirse a todo aquello, acciones o
personas, que de manera palpable era contrario a esa citada dictadura. Así,
estudiantes, periodistas o psicólogos con ideas contrarias a este periodo del horror
fueron calificados como personas subversivas.

La subversión se encuentra relacionada con la sedición, aunque no son sinónimos:


ésta última constituye un alzamiento que se manifiesta de manera abierta y directa
contra la autoridad, mientras que subversión es algo más silencioso u oculto, que
se realiza con sigilo.
De esta manera, la actividad subversiva consiste en colaborar y otorgar sustento
material o espiritual a personas, grupos u organizaciones que buscan derrocar un
gobierno a través de la fuerza y la violencia, o sea, de una revolución.
Las actividades voluntarias que se realizan en contra de los intereses de un
gobierno y que no pueden ser consideradas como sedición, sabotaje
traición o espionaje, son definidas como actividades subversivas.

TERRORISMO
El terrorismo es la dominación por medio del terror, el control que se busca a partir
de actos violentos cuyo fin es infundir miedo. El terrorismo, por lo tanto, busca
coaccionar y presionar a los gobiernos o la sociedad en general para imponer sus
reclamos y proclamas.
El terrorismo puede ser ejercido por distintos tipos de organizaciones sociales o
políticas, tanto de derecha como de izquierda. Este tipo de acciones incluso pueden
ser llevadas a cabo por grupos poco estructurados.

La violencia política del terrorismo ocupa un plano diferente al contexto de


una guerra. Por esa razón, combatir el terrorismo y juzgar a los terroristas son tareas
muy dificultosas para un gobierno.
La definición del concepto no es precisa y puede variar de acuerdo a los intereses
de quien lo pronuncia. Es común que un político acuse a un opositor de terrorista
por el simple hecho de no comulgar con sus ideas. El terrorista, por otra parte, suele
negar su condición, sosteniendo que el uso de la violencia como legítima defensa.
En Argentina, la dictadura militar que tomó el poder en 1976 acusó de terrorismo a
todo aquel que “difundiera ideas contrarias a la civilización occidental y cristiana”.
Dicha postura tan rígida y ambigua al mismo tiempo puso del lado de los terroristas
a cualquier persona opositora al régimen, incluyendo a numerosas organizaciones
pacíficas.
Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, el gobierno
estadounidense extendió su definición de terrorismo para incluir a numerosos
opositores. En el caso de su invasión a Irak, por ejemplo, la resistencia es acusada
de terrorismo por algunos sectores y legitimada por otros. Además, ha aumentado
la atención a los ataques terroristas, dado que el miedo sembrado en la población
norteamericana se expandió rápidamente al resto del Planeta.
Desde entonces, el número de atentados de impacto considerable que tuvieron
lugar en diferentes partes del mundo ha superado el medio centenar, dejando fuera
del recuento los coches bomba en España, Irak, México, Israel y Afganistán. En su
mayoría, dichos actos de terrorismo han sido atribuidos a grupos yihadistas (dentro
del islám político, los más agresivos y radicales) o a Al-Qaeda, y han tenido por
objetivo diversas ciudades de varios países.
No se debe pasar por alto el enfrentamiento terrorista checheno, una lucha que
busca recuperar su territorio de la invasión por parte de los rusos. Si bien no son
pocos los conflictos de naturaleza política, la religión siempre parece ocupar un
lugar protagónico en estos lamentables eventos, y eso alimenta los fundamentos de
los terroristas para ejercer la violencia.
El terrorismo no puede ser comprendido; se da cuando el ser humano atraviesa la
línea de la razón, de la compasión por los demás, cuando cree que su causa es más
valiosa que la vida ajena. Pueblos enteros son azotados por formas de violencia
que desafía la imaginación de las mentes más perversas y ni siquiera reciben una
explicación para tal abuso de sus derechos y libertades, para que su existencia se
vea irreparablemente rasgada ante la pérdida de sus seres queridos, de sus casas,
de su esperanza.
A continuación se describen dos de los actos más horribles de los últimos años:
* el 11 de marzo de 2004, Al-Qaeda atacó 4 trenes de Madrid con mochilas bomba,
en un intento de cambiar de gobierno y de conseguir que las tropas españolas se
retiraran de los países de su interés. Murieron 191 personas y 1.858 fueron
gravemente heridos;
* el 7 de julio de 2005, un autobús y varias líneas de metro de Londres sufrieron un
atentado con mochilas bomba por parte de una célula local de Al-Qaeda, que
buscaba cobrarse por la participación de Gran Bretaña en la invasión del territorio
iraquí en el año 2003. Las consecuencias directas: 56 muertos y más de 90 heridos.
MOVIMIENTOS REVOLUCIONARIOS EN EL PERÚ

MRTA

El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) fue una organización terrorista


fundada en 1984 y liderada por Víctor Polay Campos hasta su recaptura y
encarcelamiento en julio de 1992. Posteriormente, Néstor Cerpa Cartolini asumió la
conducción. En un primer momento, buscó "denunciar la política económica" de los
gobiernos y hacer ver al pueblo "la necesidad de emprender la guerra
revolucionaria" como "único camino para la solución de fondo de la explotación y la
opresión".

Su desarrollo como organización. La primera acción armada pública de este grupo


ocurrió en mayo de 1982. Cinco subversivos, al mando de Polay Campos, asaltaron
un banco en el distrito limeño de La Victoria. Un policía que resguardaba la entidad
financiera hirió mortalmente a Jorge Talledo Feria, miembro del Comité Central.

En julio de 1985, al asumir el Gobierno el Apra, el MRTA le dio un año de "tregua",


que aprovechó para organizar cuadros guerrilleros en la selva del departamento del
Cusco, centro que fue desarticulado un año después por las fuerzas del orden.
Luego de este revés, trasladaron su centro operativo a las zonas cocaleras de los
departamentos de Junín, Huánuco y San Martín, donde establecieron una alianza
con los barones del narcotráfico.

Más presencia operativa. En el período de la denominada "Guerra Revolucionaria


del Pueblo", experimentó un crecimiento en su estructura política y militar: en 1984
se registran 19 actos terroristas; cinco años después asciende a 580 acciones.

El MRTA tuvo como rehenes a diplomáticos y políticos en la residencia del


embajador japonés en Lima. | Fuente: Fuente: YouTube/CacaoRock Online Radio

Recomposición de la dirigencia. El febrero de 1989, la estructura fue golpeada


duramente luego de que su secretario general, Víctor Polay, fue apresado en la
ciudad de Huancayo. La caída causó serios problemas a la dirección subversiva. En
esas circunstancias, Néstor Cerpa Cartolini asumió la conducción del MRTA.

Con la intención de liberar a sus militantes detenidos, los terroristas planificaron la


construcción de un túnel de 332 metros de longitud que culminó en los primeros
días de julio de 1990. El 9 de ese mes, 47 emerretistas, entre dirigentes y militantes,
fugaron a través de él.
Vulneración de DD.HH. En su informe final, la Comisión de la Verdad y de la
Reconcilición concluyó que la agrupación terrorista fue responsable de 1.8% de las
violaciones a los derechos humanos cometidos en el Perú durante los años 1980 y
2000.

SENDERO LUMINOSO

Sendero Luminoso (SL), cuyo nombre oficial es Partido Comunista del Perú -
Sendero Luminoso (PCP-SL), o llamado por Victor Quispe
Palomino en 2018 como Militarizado Partido Comunista del Perú(MPCP), es
una organización terrorista y genocida de
tendencia ideológica marxista, leninista y maoísta originada en el Perú.

La meta de Sendero Luminoso es reemplazar las instituciones peruanas, que


consideran burguesas, por un régimen revolucionario campesino comunista,
presumiblemente iniciándose a través del concepto maoísta de la Nueva
Democracia. En 1980, desató el Terrorismo en el Perú del cual participó como
principal agente hasta la captura de su líder, Abimael Guzmán Reynoso en 1992,
tras lo cual solo ha tenido actuaciones esporádicas. Durante este período ocasionó,
junto con el MRTA, pérdidas económicas de más de 42.000 millones de dólares y 1
millón de desplazados (600 000 internos).

La ideología y tácticas de Sendero Luminoso han tenido influencia sobre grupos


insurgentes de corte maoísta como el Partido Comunista de Nepal y organizaciones
afiliadas al Movimiento Revolucionario Internacional.

Sendero Luminoso ha sido ampliamente condenado por las organizaciones


nacionales e internacionales por su extremada brutalidad, que incluye violencia
aplicada contra campesinos, dirigentes sindicales, autoridades elegidas
popularmente, así como ataques a los bienes privados e infraestructura nacional
(voladura de torres de alta tensión, destrucción con explosivos de carreteras,
puentes, ferrocarriles, refinerías, etc.) y a la población civil más pobre, personal
policial y militar en general, e incluso animales, es considerada una
organización terrorista por el Estado del Perú, además de la Unión Europea
y Canadá, los cuales prohíben proveerle de fondos u otro apoyo financiero.
Además de esto, Sendero Luminoso figura en la lista de organizaciones terroristas
extranjeras del Departamento de Estado de los Estados Unidos y está en la lista de
organizaciones terroristas según la UE.

De acuerdo con la Comisión de la Verdad y Reconciliación, Sendero Luminoso


provocó durante el conflicto armado peruano (1980-2000) la muerte de entre 31 331
y 37 840 personas.
Durante la época del terrorismo en el Perú llegó a controlar grandes porciones del
país, incluso logró tomar el control de ciudades
como Jauja, Yurimaguas, Juliaca o Tingo María, además de diversos distritos (en
Ayacucho, Apurímac y Huancavelica), en los cuales implantaría un régimen
de protoestado cuya meta principal era reemplazar al entonces débil Estado
nacional. En los territorios que controlaba la organización se hacía llamar República
Popular del Perú o República Popular de Nueva Democracia.

Esta organización se ha disputado con varios otros partidos comunistas peruanos


el título de Partido Comunista del Perú (ver Comunismo en el Perú), a los cuales
usualmente se diferenciaba por el nombre de sus publicaciones. Así, el nombre
«Sendero Luminoso» devino de una máxima de José Carlos Mariátegui, fundador
del original Partido Comunista Peruano, utilizada en la portada de un periódico
editado por esta organización:

El marxismo-leninismo abrirá el sendero luminoso hacia la revolución.


A mediados de 1970, tras la escisión de la Facción Roja de la rama original
comunista, y para diferenciarse de los otros grupos , SL adoptó este nombre
extraído de su lema:
Por el luminoso sendero de Mariátegui.

Los seguidores del grupo son generalmente llamados senderistas. Todos los
documentos, periódicos y otros materiales producidos por la organización están
firmados por el Partido Comunista del Perú (PCP). Los historiadores y académicos
se refieren a él como PCP-SL.
La CVR (Comisión de la Verdad y Reconciliación) define a Sendero Luminoso en
los siguientes términos:
El Partido Comunista del Perú, conocido como Sendero Luminoso (PCP-SL), es una
organización que en mayo de 1980 desencadenó un conflicto armado contra el
Estado y la sociedad peruana. La CVR ha constatado que a lo largo de ese conflicto,
el más violento de la historia de la República, el PCP-SL cometió gravísimos
crímenes que constituyen delitos de lesa humanidad y fue responsable del 54% de
víctimas fatales reportadas a la CVR. De acuerdo con los cálculos realizados, la
CVR estima que la cifra total de víctimas fatales provocadas por el PCP-SL asciende
a 31.331 personas
endero Luminoso fue fundado a finales de los años sesenta por el entonces profesor
de filosofía Abimael Guzmán (referido por sus seguidores con
el seudónimo de Presidente Gonzalo), cuyas enseñanzas crearon los fundamentos
para la doctrina maoísta de sus militantes. Fue una organización que se separó del
Partido Comunista del Perú - Bandera Roja, que, a su vez, se separó del
original Partido Comunista Peruano y que es una derivación del Partido Socialista
del Perú fundado por José Carlos Mariátegui en 1928.

Sendero Luminoso primero estableció una base en la Universidad Nacional de San


Cristóbal de Huamanga, donde Guzmán enseñaba filosofía. La universidad había
sido recientemente reabierta luego de haber estado cerrada casi cincuenta años, y
muchos de los nuevos estudiantes adoptaron la ideología radical de Sendero
Luminoso. Entre 1973 y 1975, Sendero Luminoso obtuvo el control de los consejos
estudiantiles de las universidades del Centro en Huancayo y La Cantuta, y
desarrolló una presencia significativa en la Universidad Nacional de Ingeniería y
la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, ambas en Lima. Algún tiempo
después perdió varias elecciones estudiantiles en las universidades, incluyendo la
de San Cristóbal de Huamanga, y Guzmán decidió abandonar las universidades
para reconsolidar el partido.

A inicios de 1980, Sendero Luminoso tuvo una serie de encuentros clandestinos


en Ayacucho, estos encuentros fueron conocidos como el Segundo Plenario del
Comité Central. Se formó un Directorio Revolucionario que tenía naturaleza política
y militar, y se ordenó a las milicias a trasladarse a áreas estratégicas en las
provincias para iniciar la lucha armada. El grupo también tuvo su Primera Escuela
Militar, donde los militantes fueron instruidos en tácticas militares y uso de armas.
También se llevó a cabo la «crítica y autocrítica», una práctica leninista cuya
finalidad era evitar repetir errores y purgar malos hábitos de trabajo. Durante la
Primera Escuela Militar, los miembros del Comité Central cayeron bajo una gran
crítica. Guzmán se libró de aquella crítica y debido a ello emergió en la Primera
Escuela Militar como el líder visible e incuestionado de Sendero Luminoso.