Вы находитесь на странице: 1из 2

Karl Marx

El materialismo dialéctico, la filosofía del marxismo, contiene una epistemología, una


cosmología, una ontología, y una respuesta al problema mente-cuerpo. Para el marxista, la
ciencia y la práctica refinan el conocimiento. El universo es infinito, y todo lo que alguna vez
existirá. La materia es eterna y es la sustancia suprema. La vida es un producto de esta
materia inorgánica, y la mente es un reflejo de esta realidad material. Pero la filosofía
marxista adopta una visión más amplia del mundo que lo que generalmente supone el
término filosofía. En realidad, el materialismo dialéctico es todo un método para ver el
mundo colorea la percepción marxista de todo, desde la ética hasta la historia.

Otra contradicción o manifestación de las vacilaciones mentales de Marx es que, en


ocasiones, considera a la mente humana como parte de las fuerzas de la naturaleza, y, en
otras por el contrario, juzgaba a la mente como cosa movida por esas fuerzas. Como
Feuerbach, quería afirmar la prioridad del ser. Ahora bien, el ser incluye al hombre no sólo
como cuerpo, sino como mente, y ya Feuerbach había afirmado la unidad de cuerpo y
espíritu dentro de su ser diferente. Para orillar estas cuestiones, un simpatizante crítico de
Marx, G.H.D. Cole, piensa que Marx buscaba, en esto, una hipótesis útil más bien que un
dogma, y que no afirmaba una determinación de los asuntos humanos por las cosas, sino
una determinación de las cosas por la acción. Ahora bien, objetamos, si la acción produce
la mente, como quiere Marx, entonces la mente determina las cosas. Y, así, la pregunta es
¿dónde quedaría, entonces, el materialismo anti idealista de Marx, si, además, éste no
distinguía entre idea y mente?

Charles Darwin

Las emociones proporcionan una diferencia en el contexto de la evolución que se apoya en


tres principios:

1. Las emociones básicas están ligadas a hábitos que ajustan a la situación producida:
el miedo paraliza de modo que el depredador no puede ver a la víctima, etc.
2. Cada una de las emociones básicas constituye una síntesis bipolar con otra
antitética: alegría y tristeza no se dan a la vez, sino que se oponen una a la otra.
3. El «fenómeno» de la emoción surge de acciones directas del sistema nervioso, como
saltar o moverse cuando se está excesivamente excitado.
Estos tres principios llevan a un enfoque científico de las emociones, que las considera de
un modo transcultural y comprobable por experimentación: La psicología ha entrado en el
mundo de la ciencia.
Resumiendo podríamos decir que las emociones para Darwin:

1. Aumentan la capacidad de supervivencia del individuo.


2. Preparan el organismo para la acción.
3. Dan forma al comportamiento.
4. Favorecen la interacción y la comunicación social.

Wilhelm Wundt

De acuerdo con Wundt, los psicólogos no estudian el mundo exterior per se; estudian los
procesos psicológicos mediante los cuales el ser humano experimenta y observa el mundo
exterior. Además, los experimentadores no pueden separarse a sí mismos de sus objetos
de estudio, dado que están estudiando sus propios procesos conscientes.

Mientras que los físicos tienen sus instrumentos, la herramienta de los psicólogos es la
autoobservación experimental o introspección. Ahora bien, la introspección de Wundt era
un proceso rígidamente controlado y no se limitaba a la elaboración de autorreportes;
comprendía medidas objetivas, como tiempos de reacción y la asociación de palabras.
En sus introspecciones, Wundt y su equipo de estudiantes identificaron dos elementos
básicos de la vida mental: sensaciones y sentimientos. Para ellos, los complejos y
cambiantes procesos mentales resultaban de las conexiones o de síntesis creativas de esos
elementos, mas no en el sentido clásico de la física mecanicísta. Para Wundt, las
sensaciones y sentimientos no eran solamente elementos que chocan e interactúan. Al igual
que John Stuart Mill, adoptó un modelo de la mente que hacía énfasis en los principios
químicos y no en los mecánicos.

Para Wundt, la mente es una fuerza creativa, dinámica, volitiva. Nunca podría ser entendida
mediante la simple identificación de sus elementos o su estructura estática. Por el contrario,
debe entenderse a través del análisis de su actividad.
Posteriormente llamado estructuralista, Wundt llamó inicialmente a su
psicología voluntarismo.