Вы находитесь на странице: 1из 3

Hawking creía que los agujeros

negros podrían servir de ruta


a otro universo
Stephen Hawking siempre fue un hombre adelantado a su tiempo, que
soñaba con viajar al espacio.
Sarah Romero

3 minutos de lectura
"Si sientes que estás atrapado en un agujero negro, no te rindas. Hay una salida", dijo Hawking en
una ocasión. Y es que el renombrado físico sugirió en una ocasión que los objetos pueden caer a
través de los agujeros negros a un universo alternativo. De hecho, presentó una hipótesis que
sugería que los agujeros no eran tan negros como se pensaba anteriormente,
concluyendo que emiten partículas de calor o radiación, una teoría con la que muchos físicos no
estaban de acuerdo porque contradecía algunas leyes básicas de la mecánica cuántica. Es lo que
se conoce como radiación Hawking.

¿Miedo a los agujeros negros?

En lugar de destruir todo lo que se acerca a ellos, no deberíamos tener tanto miedo a los
agujeros negros, pues se puede salir de ellos, concretó en un artículo publicado en la
revista Physical Review Letters, junto a sus colegas Andrew Strominger, profesor de física en la
Universidad de Harvard (EE. UU.), y Malcolm Perry, profesor de física teórica en la Universidad
de Cambridge (Inglaterra).

También te puede interesar:


El legado de Stephen Hawking
Si esto es así, entonces podría ayudar a resolver una de las paradojas centrales relativa a
los agujeros negros, esa región finita del espacio cuya masa genera un campo gravitatorio tan
colosal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella.

El artículo de Hawking aborda una suposición fundamental sobre los agujeros negros: que no
tienen "pelo". Anteriormente se había supuesto que cualquier cosa que cayera en un agujero negro
sería destruida y perdida para siempre.

Esto provocó conflictos, ya que la información sobre el objeto debe ser preservada, incluso si
el objeto en sí es completamente absorbido, y no quedó claro cómo podrían suceder ambas
cosas. El universo está destinado a mantener una especie de registro de lo que contiene, incluso si
algunos objetos caen en un agujero negro y se destruyen, y hasta ahora se pensaba que la
información se perdía dentro del agujero junto con los objetos mismos.

Su obra científica abrió nuevas líneas de investigación


Pero el profesor Hawking insistía desde 2015 que cualquier objeto que cayese en un agujero
negro no debía perder la esperanza de regresar... a algún lugar. La paradoja se resolvió
porque la información se almacena en el límite, lo que conocemos como horizonte de sucesos del
agujero, por lo que no vuelve a salir del 'pozo', sino que se aleja de su parte más aterradora.

"Los agujeros negros no son las cárceles eternas que antes se pensaban", dijo una vez en un
discurso. "Hay una salida".

Esa salida a la que se refiere Hawking no llevaría a las personas a su lugar de origen, eso sí. En
cambio, reaparecerían, en otro lugar, tal vez incluso en un universo alternativo.

"La existencia de historias alternativas con agujeros negros sugiere que esto podría ser posible. El
agujero debería ser grande y si girara podría tener un pasaje a otro universo. Pero no podrías
volver a nuestro universo", aclaraba el físico.

Las sugerencias de Hawking ayudaron a mantener intactas algunas de las partes más cruciales de
nuestras suposiciones sobre el universo.

Si es posible destruir información, por ejemplo, entonces es posible especular que el pasado
podría no existir en absoluto; los agujeros negros podrían eliminar partes del pasado.

El 14 de marzo de 2018 quedará para siempre grabado en nuestros corazones como el día
que falleció una de las mentes más brillantes de la historia, Stephen Hawking.

Echaremos de menos sus ideas, su genio y su humor.

Hasta siempre, Stephen.