You are on page 1of 14

La filosofía, arte del pensar *

filosofía
Rafael Argullol i – Tamara Djermanović ii
  Escritor. Profesor en la Facultad de Humanidades,
 i

Universidad Pompeu Fabra (Barcelona). E-mail: rafael.argullol@upf.edu


  Profesora en la Facultad de Humanidades. Directora del Seminario de Estudios
ii

Eslavos, Universidad Pompeu Fabra (Barcelona). E-mail: tamara.djermanovic@upf.edu

Recibido: 2 de noviembre de 2015


Aceptado: 10 de enero de 2016

RESUMEN: En forma de conversación, Tamara Djermanović y Rafael Argullol plantean


siete grandes temas, como siete fueron los días de la Creación bíblica. Sus polifonías
giran en torno de: 1. La recuperación de la filosofía como el territorio del deseo; 2. El
sabio platónico y el héroe trágico; 3. La necesidad de los maestros para la construcción
de la libertad interior; 4. El amor a sí mismo como fuente del amor a los demás; 5. La
experiencia del viaje, escuela de la vida; 6. La belleza, entresijo de las historias vitales;
7. Los dos peligros de nuestros días: la pérdida del valor de la palabra y el desvío de
nuestra mirada.
PALABRAS CLAVE: amor, belleza, comprensión, deseo, experiencia, filosofía, ima-
gen, libertad, palabra, viaje.

Tamara: Hemos invitado al profe- servir siempre la filosofía: a parte


sor y filósofo Rafael Argullol para de ayudar al hombre a compren-
conversar con él desde la óptica der el mundo también, a cuestio-
de los grandes temas filosóficos. narlo.
No únicamente porque hablar con Su biografía revela que jamás optó
él resulte un gran placer intelec- por el camino más fácil: durante
tual sino porque su pensamien- la etapa franquista, siendo estu-
to retrata para qué ha tenido que diante del primer curso de Medi-

  Este artículo es el resultado de la transcripción de la conferencia o conversación


***

impartida en la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona), el 19 de octubre de 2015, en el


marco de las asignaturas de la Facultad de Humanidades: Temas fundamentales de la
Filosofía y Estética y Filosofía Medieval. Agradecemos a sus autores, Rafael y Tamara,
su amable generosidad para su publicación cuya transcripción ha sido elaborada por el
Jefe de Redacción de esta revista quien ha incluido el resumen, las palabras clave y los
epígrafes.

Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235 107
Rafael Argullol – Tamara Djermanović

cina (una carrera que no acabó), optado, al parecer, por desembara-


Argullol fue perseguido e incluso zarse de la cultura de la palabra.
recluido por su agitación antifran- El pseudolector actual rehúye de las
quista. Se exilió siendo estudian- cinco condiciones mínimas inhe-
te a Italia y, después de licenciarse rentes al acto de leer: complejidad,
en Economía y Ciencias de la In- memoria, lentitud, libertad y sole-
formación en Barcelona, estuvo dad”.
en la Universidad de Tübingen
(Alemania), en Londres y en Ber- Eres muy crítico con el escenario
keley. En 1979, otra vez en Barcelo- actual también respecto al con-
na, se doctoró en Filosofía y Letras sumo de la cultura. No obstan-
con una tesis sobre el Romanti- te, ahora aquí, en el auditorio de
cismo publicada como libro bajo la Universitat Pompeu Fabra, te-
el título El héroe y el único (Acan- nemos más de doscientos estu-
tilado, 2008). Es autor de treinta y diantes que han escogido estudiar
tres libros; de los que los dos úl- Filosofía y Humanidades. ¿No es
timos se titulan Pasión del dios que esto esperanzador?
quiso ser hombre (Acantilado, 2014)
y Mi Gaudí espectral. Una narra- Rafael: Me parece estupendo y ex-
ción (Acantilado, 2015). Ha forma- traño, tantos estudiantes aquí re-
do generaciones de estudiantes y unidos. Bienvenidos.
para muchos ha representado la fi-
gura más estimulante que uno ha
podido encontrarse en los años de 1. La filosofía como el deseo
Universidad. Ha impartido confe- del amante
rencias en instituciones académi-
cas y culturales del mundo entero. Tamara: Desde nuestra perspecti-
Al margen de sus publicaciones, va actual, inicio de la segunda dé-
ha sido siempre una voz compro- cada del siglo  xxi; con un mundo
metida y crítica con artículos de dominado por las nuevas tecno-
opinión, principalmente publi- logías, por la sociedad de consu-
cados en el diario El País. En uno mo, por enormes desigualdades
de sus últimos textos, “Vida sin sociales –tal vez mayores que en
cultura” (El  País, 6/03/15), Rafael cualquier otro momento en la his-
Argullol denuncia que “quizá lle- toria–, por la preocupación por el
guemos a ver cómo será la vida medio ambiente, por la tecnología,
sin cultura. De momento, tenemos por la crisis económica… ¿Crees
ya indicios de lo que está siendo, que los temas filosóficos como el
paulatinamente, un mundo que ha bien, la justicia, la belleza, el amor,

108 Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235
La filosofía, arte del pensar

la trascendencia e incluso la muer- lo que estoy haciendo es una con-


te piden ser redefinidos? versación. Pero, incluso, en lo que
llamamos los pensamientos más
Rafael: En este sentido, hay un as-
íntimos el monólogo no existe sino
pecto muy elemental pero válido:
que existen la polifonía y la con-
la etimología de la palabra “filo-
versación. Ya que contrastamos lo
sofía”. No se trata de poseer el co-
que pensamos con lo que querría-
nocimiento sino de ser amante
mos pensar, con lo que debería ser,
del conocimiento; tener curiosi-
con lo cual, nuestro pensamiento
dad, simpatía, por el conocimien-
está continuamente sometido a
to. Desde este punto de vista, la
una polifonía. También creo que
filosofía abarca todos los órdenes
no somos un único “yo” sino una
de la existencia humana porque
hermandad o conjunto de “yoes”;
lo que diferenciaba a los filósofos
unos están complementándose y,
de los que se llamaban sofistas es
que estos últimos eran mercena- otros, combatiendo. En consecuen-
rios del saber; gente que hacía ver cia, cuando hablamos de deseo, ha-
que tenían unos contenidos domi- blamos de filosofía. Prácticamente,
nados. Precisamente, lo que marcó la filosofía se desarrolla en térmi-
el inicio de la filosofía en la cultu- nos de “amante” (filo) y no de po-
ra europea, tal y como la conoce- sesión de cosas. Es una actitud de
mos, no es tanto el sentimiento de deseo ante el mundo y la vida.
la posesión de algo sino el deseo
de algo.
2. El necesario juego entre el
Así, yo entiendo que la filosofía sabio platónico y el héroe
es, fundamentalmente, el territo- trágico
rio del deseo –y no el territorio de
la posesión– y quien desea es al- Tamara: En este contexto, ¿quiénes
guien que es capaz de incursionar son los pensadores y los escrito-
en todos los campos. Ni siquiera se res en la historia del pensamiento
puede pensar sin desear. Y no di- y de la literatura –esta hermandad
gamos, vivir. Por esta razón, a mi de sombras que a veces citas–, que
modo de ver, no existe el monólogo te han acompañado o que son tus
en el ser humano. Incluso cuando predilectos?
hablo aparentemente solo, como en
este momento, realizo pausas, veo Rafael: A estas alturas es muy di-
vuestras miradas, y estas miradas fícil decir quién te ha acompaña-
ya suscitan otras voces. Estoy ha- do. Mi imagen favorita es la del
ciendo un monólogo falso porque camino donde te vas encontran-

Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235 109
Rafael Argullol – Tamara Djermanović

do gente con la cual conversas y turaleza, es alguien que escribió


tienes un diálogo. Hay gente que maravillosamente bien sobre la
te acompañan un periodo y, lue- ética, es decir, sobre nuestro com-
go dejan de hacerlo. Y otros que portamiento con nosotros mismos
vuelven para acompañarte. Ha- y con los demás. Depende. Y con
blando de los griegos, una vez me los escritores sucede lo mismo.
preguntaron: “Contesta en treinta
segundos cómo resumirías la cul- Yo he mezclado siempre filósofos
y literatos. Cuando empecé a dar
tura griega”. Sin duda alguna, res-
clases en la Universidad de Barce-
pondo a través de dos figuras: el
lona estuve en una facultad con un
sabio platónico y el héroe trági-
título único en el mundo: Facultad
co. Son dos figuras contrapuestas
de Filosofía Pura con profesores
pero que, en cierto modo, comple-
de filosofía muy puros. Yo armé
tan la condición humana. El sa-
un cierto escándalo al hacer una
bio platónico es aquel que intenta
historia de la filosofía donde esta-
ir conociendo a través de las pa-
ba Sófocles y Shakespeare porque
siones hasta llegar más allá de las
siempre he entendido que el mejor
pasiones (la verdad, la belleza, el
pensamiento transcurre a través
bien) mientras que el héroe trágico
de los escritores y de los artistas.
es quien está en el interior de to-
Coincido con lo que dijo Nietzs-
das las pasiones. Este juego entre
che cuando afirmó que, a veces,
el sabio platónico y el héroe trági-
en la cultura europea se había pe-
co nos informa un poco de todas
cado de haber hecho una filosofía
las otras compañías. Si estoy ne-
sin cuerpo, es decir, una filosofía
cesitado de fuerza, pongamos por
que no pasaba por los sentidos y
ejemplo la música, mi compañía
las emociones; una escisión dema-
será Beethoven. Si lo que quiero es
siado profunda entre pensamien-
el encantamiento, me pongo Vival-
to y emociones, en definitiva, entre
di o al primer Mozart. Si lo que de-
cuerpo y conciencia.
seo es una fuerte dosis, escucharé
la consagración de la primavera Cuando estás realmente avanza-
de Vivaldi. Con la filosofía sucede do en el camino tienes la sensa-
lo mismo. Spinoza te introduce a ción que diversas personas han
la serenidad, a la calma, a la dis- sido acompañantes. No siempre
tancia. Nietzsche te introduce al la cantidad –las horas o las pági-
caballo que cabalga; Platón, al ma- nas que has estado con ellos– tie-
ravilloso equilibrio de las diversas nen una traducción en la calidad.
cosas. Aristóteles, a parte de que En este camino se origina una red
incita a la contemplación de la na- de complicidades. Al final es difí-

110 Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235
La filosofía, arte del pensar

cil saber verdaderamente quién te en los que estoy decididamente en


ha influenciado más. Supongo que desacuerdo.
depende si te levantas con el pie
Por ejemplo, cuando leo en El Ban-
derecho o izquierdo, si estás de-
quete, la intervención de Sócrates
primido o eufórico. Depende.
donde explica los caminos de eros
y del conocimiento me parece una
pieza filosófica y literaria com-
3. Los maestros: hacia
pletamente insuperable. Lo reco-
la construcción
mendaría como síntesis del gran
de la libertad interior
edificio de la filosofía. Ahora bien,
por ejemplo, del Platón de La Re-
Tamara: Recordando a Platón, en
pública, es decir, del Platón que in-
apenas dos siglos y medio, desde tentó constituir una ciudad ideal,
el siglo  vi a.C hasta su muerte el una utopía –abriendo el camino
año 347 a.C, la filosofía se desarro- de lo que serán las ciudades idea-
lla desde una especulación cuasi les y utópicas propuestas a lo largo
mitológica hasta un pensamiento de la historia– habría aspectos en
racional que, en algunos aspectos, los que estoy francamente en des-
posiblemente, no ha sido superado acuerdo. Por ejemplo, el gobierno
hasta la actualidad. No obstante, de los sabios. A mí me hubiera en-
cuando pensamos en Platón y su cantado. Imaginémonos que, en
sabio que contempla el mundo de lugar de cretinos que tenemos go-
las Ideas o de la Idea –aunque se bernando, tuviéramos sabios. Es-
ha servido de peldaños amorosos taría muy bien. Pero el problema
para trazar el camino–, ¿podemos es quién decide quiénes son los sa-
acusarle de ser el culpable, en la bios. Entonces, habría un camino
historia de la filosofía occidental, de difícil recorrido para llegar a
de divorciar para siempre el mun- decidir quiénes son los sabios. Así
do material y el mundo ideal? como podemos elegir a los políti-
cos por votos; los sabios, afortu-
Rafael: Yo soy un gran amante de nadamente, no se les puede elegir
Platón. Lo considero no solo un por voto, con lo cual, el hombre
gran filósofo sino también un es- siempre se mueve en una espe-
critor de primera magnitud, de los cie de dicotomía: totalmente par-
más grandes escritores que han tidario de la democracia pero, en
existido en la historia. Me encan- cambio, evidentemente lo que es
ta leer a Platón pero hay aspectos cultura, conciencia, espíritu no se
de Platón que me encantan y otros pueden medir con baremos igua-

Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235 111
Rafael Argullol – Tamara Djermanović

litarios. Se trata de un camino que ción. Por consiguiente, Platón es


no todos los hombres siguen de la un maravilloso escritor y pensa-
misma manera. dor pero, como todos los grandes
pensadores, contradictorio.
Por lo tanto, el gobierno de los
sabios en La República me crea Hay influencias que se depositan
dificultades al igual que otra pro- de manera más lenta como si se tra-
puesta del último Platón. Él que- tara de un tiempo geológico (por
ría que en la ciudad ideal cada ser ejemplo, los Ensayos de Montaigne,
humano jugara una función. Es- en los cuales te puedes sentir acom-
tas funciones incluso las relacio- pañado asumiéndolo lentamente).
nó con el cuerpo. Creo que el ser En cambio, hay grandes seducto-
humano tiene funciones en acto res que golpean a primera vista:
y en potencia porque, como an- Nietzsche, Baudelaire, algunos tex-
tes he mencionado, somos muchos tos de Platón. Con estos grandes
“yoes”. Por eso, el último Platón, seductores; primero te seducen y te
que en su juventud había sido es- golpean, y no puedes hacer nada,
critor de tragedias (teatro) –prohi- sobre todo si eres muy joven en el
bió la tragedia en la ciudad ideal momento de leerlos, quedas con-
porque creyó que a través de la vulsionado; luego, hay una segun-
máscara los hombres representa- da etapa en la que coges el martillo
ban diversas funciones y esto lo y derribas el ídolo y cae echo peda-
vio peligroso–. Vio que tal y como zos. Y, entonces, se sucede una ter-
se presentaban los dioses, estos es- cera etapa, creo que es la mejor, en
taban en una metamorfosis con- la que tienes un nuevo acercamien-
tinua. Esto, para el último Platón, to, recompones ya no el ídolo sino
era inmutable. En esto, estoy en el personaje y la obra teniendo, así,
desacuerdo: nunca llegaremos a una relación más libre. ¿Uno tie-
conocernos; el oráculo de Delfos ne que dejarse influir? ¿Uno tiene
nunca llega a cumplirse. Si nos co- que tener maestros? Recuerdo que
nociéramos un poco, si llegáramos estando en Perú, el presidente de
a representar todos los papeles de aquella época, que era un dictador,
la tragedia y todos los papeles de un tal Fujimori, dijo en televisión
la comedia, entonces sabríamos que él nunca había tenido maes-
bastante de la condición humana. tros y se vanagloriaba de no tener-
Me parece una rigidez y una hipo- los. Yo creo que es muy importante
cresía inaceptable, creer que tú tie- tener maestros y, por eso, soy un
nes un único papel y presentarte enamorado del Renacimiento don-
ante los demás con esa única fun- de la relación entre maestro y dis-

112 Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235
La filosofía, arte del pensar

cípulo era muy intensa, siendo a la sustentarse la antropología posi-


vez una relación libre con ellos y su tiva como la semejante propuesta
pensamiento. de Spinoza?

R afael: Spinoza es un hombre


4.  El amor a sí mismo maravilloso porque al leerlo, uno
va tranquilizándose y serenán-
Tamara: Ya que has hablado del dose. Pero es la serenidad que
conocimiento y del tema del amor está encima del volcán. La vida
a través de Platón, recordemos qué de Spinoza tuvo mucho de vol-
opina Spinoza respecto a estos te- cánica. Él hubiese sido español
mas. Spinoza flota como un islote si los judíos no hubiesen sido ex-
en la historia de la filosofía, aun- pulsados de España. Luego, su
que le han influenciado mucho relación con la cultura judía fue
diferentes filósofos como también muy tensa ya que fue expulsado
tuvo una enorme influencia pos- de la sinagoga. El texto que lo na-
terior. Hegel dijo que el spinozis- rra es estremecedor por la fuer-
mo era el punto esencial de toda za del odio que transmite. Por lo
filosofía. Pero creo que en la Ética tanto, Spinoza es el fruto de di-
de Spinoza los temas del conoci- versos odios.
miento, de la libertad y de la fe- Además, este filósofo era un gran
licidad son muy originales. Por amante de los antiguos y estos re-
ejemplo, allí leemos: “El odio se sumían: el mundo es el choque
incrementa con un ocio recíproco de dos fuerzas, entre eros y eris,
y, en cambio, puede ser destruido es decir, la atracción y la discor-
por el amor de suerte que el odio dia, el amor y el ocio. En la medi-
se transforma en amor”  1. Con da que uno es capaz de situarse
esta antropología positiva, Spino- en la distancia, más allá de las in-
za nos habla de que conocerse a sí tolerancias, el poder del odio va
mismo nos conduce a la felicidad disminuyendo. Esto se nota en
y a la aceptación de la necesidad la memoria. Yo debo reconocer
como el camino para ser amoro- que tengo poca capacidad para el
sos y generosos independiente- odio. Cuando escribí Visión desde
mente cómo nos traten el mundo el fondo del mar (Acantilado, 2010)
o los otros. Se trata de una postu- donde indagué mucho en el terre-
ra personal al margen de las cir- no de la memoria, en un momento
cunstancias. ¿Hoy en día puede determinado me pregunté por el
odio y pensé a quién odiaba. Pa-
  Véase Proposición XLIII.
1
recía que no odiaba a nadie y que,

Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235 113
Rafael Argullol – Tamara Djermanović

precisamente, esto fuese un de- 5. La experiencia del viaje: la


fecto porque debería tener las su- gran escuela de la vida
ficientes fuerzas como para odiar
a alguien en la memoria. Eviden- Tamara: Precisamente, en la Éti-
temente, he odiado a corto plazo. ca, Spinoza dice que no podemos
Pero el amor y el odio se filtran amar a nadie si no nos amamos a
nosotros mismos, en el buen senti-
a través de la memoria y si pasa-
do del término, no como soberbia o
do el tiempo, el amor predomi-
egocentrismo. Tú siempre has ha-
na sobre el odio, esto quiere decir blado de que la filosofía no puede
que te has puesto en el camino de nacer sin la experiencia de la vida,
la tolerancia, de la armonía de la es decir, que es experiencia más
cual hablaba Spinoza. experimento. ¿Cómo se refleja esto
en tu caso? Como además has sido
Para acabar, un apunte. Solo pode- un gran viajero, has recorrido el
mos amar si tenemos amor propio, mundo entero, ¿nos puedes hablar
es decir, si amamos porque el amor de qué importancia han tenido los
propio nos produce una especie de viajes en tu faceta de pensador y
fuerza sobrante para amar a otro. de escritor? Tu libro, Visión desde el
Muchas veces llamamos amor a fondo del mar, tal vez, es donde más
lo que es puro egoísmo, pura ca- lo dejas patente. Entre otras ciuda-
rencia, puro remedio de la sole- des, visitaste Alepo.
dad, pura maniobra enfermiza. Rafael: Respondo a lo que primero
Creo que la condición del amor es has planteado. Yo siempre he con-
el amor a sí mismo. No se trata del cebido lo que llamamos filosofía
egoísmo; significa estar en dispo- como algo en que teoría y prácti-
sición de generosidad, esto es, en ca van juntas. En el nacimiento de
disposición de conocer el mundo a la filosofía hubo diversas escuelas,
través del otro o de los otros. Por como es bien conocido, estrategias
esto, yo vincularía el amor con el y actitudes distintas, pero lo que
verdaderamente fue común es que
amor a sí mismo. Estas dos pala-
todos pensaron que teoría y prác-
bras son de aquellas más grandes
tica iban juntas. Lo que se estaba
en la historia del ser humano pero, diciendo en la teoría era aplicable
a su vez, las más devaluadas y más a la vida hasta el punto que, a mi
manipuladas. En ocasiones, sien- modo de ver, la traducción correcta
do, inclusive, utilizadas en un sen- del famoso “Conócete a ti mismo”
tido espúmeo. sería “Concíliate contigo mismo”

114 Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235
La filosofía, arte del pensar

porque no era una filosofía teóri- otro lugar, a mirar incluso tu cuer-
ca para explicar teóricamente sino po desde otro lugar (emociones,
para explicar la propia experien- sensaciones, sentimientos), a mi-
cia. Por eso, siempre he criticado rar tu conciencia desde otro lugar.
–aunque he sido profesor de filo- Por consiguiente, la experiencia de
sofía y me honro– al profesor de viaje nos introduce a la diversidad
filosofía alejado de cualquier prác- de mundos que significa lo que
tica filosófica. He criticado rotun- traducimos por cultura.
damente a quienes explican el bien
o la belleza en el aula y, al salir, A veces surge esa pregunta tan
son unos desgraciados en la pro- agresiva, qué es la cultura. La cul-
pia vida, unos malhechores o unos tura sirve para vivir varias vidas
imbéciles. Esta disociación me ha en una misma vida, para ver va-
parecido lamentable y contraria al rios mundos en un solo mundo.
espíritu de la filosofía. Esta es la experiencia de viaje, la
que te permite atravesar lo otro
Dicho esto, evidentemente, el via- para atravesarte a ti mismo. Está
je o la experiencia del viaje es muy bien eso de volver la mirada al
importante y esto no tiene que ver origen (a la infancia, por ejemplo)
con la distancia física. Uno puede por eso recordamos culturalmen-
ir a la Patagonia o a Tombuctú y te a los egipcios, a los griegos. Se
no tener experiencia de viaje. Bas- trata de volver al origen pero tal y
te ver los viajes organizados. Uno como lo veo, el origen se encuen-
cree estar en Túnez como si estu- tra en el futuro. Ahora la Biblia es
viese en Turquía. Los meten en re- poco leída pero hay una parábola,
sorts, no se enteran de nada, les la del Hijo Pródigo (cf. Lc  15, 11-
planifican todo y no tienen nin- 32), donde se presentan dos her-
guna experiencia de viaje. Muchas manos, uno que se queda y otro
veces el viaje acaba siendo un “no que se va. Aparentemente quien
moverse de la habitación”. Hay un ama más al padre se queda. Sin
libro, al respecto, titulado La vuelta embargo, realmente, quien vale
al mundo desde mi habitación. Por lo es el que se va: conoce el mundo,
tanto, la experiencia de viaje, para explora y al volver, vuelve con el
mí, es la capacidad de situarse en mundo a cuestas. Esta es la expe-
otro mirador; la capacidad de des- riencia de viaje. Actualmente hay
centrarse, de obligarse a descen- agencias que te hacen lo de Ju-
trarse, a volverte a mirar de otra lio Verne, La vuelta al mundo en 80
manera, a volver a mirar aquello días, sin que tú tengas que hacer
que crees que es el centro desde nada. Esto no te pone en situación

Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235 115
Rafael Argullol – Tamara Djermanović

de ningún riesgo ni de alternativa siempre está en un nivel inteligi-


ninguna ni de elección. El tema ble, lejano e inaccesible para la ma-
fundamental de la filosofía es la yoría de los mortales. ¿Podemos
libertad de elección (libertad in- hablar hoy de la belleza como algo
terior) junto con la búsqueda de objetivable y esperar del arte que
la belleza en su sentido profun- nos proporciona Belleza? En gene-
do. En ocasiones, la libertad in- ral, háblenos del papel actual de la
terior ni siquiera está conectada cultura.
con la situación de libertad polí-
Rafael: La palabra “belleza” está
tica exterior. La libertad interior
tan absolutamente viciada en un
es la capacidad, que uno va cons-
mundo donde se utiliza el feti-
truyendo, de elegir entre las dis-
chismo y el mercantilismo de la
tintas bifurcaciones que se nos
belleza. Por otra parte, no entien-
van presentando. El viaje, al exi-
do porqué en español la palabra
girte, en cierto modo, estar en si-
“belleza” ha casi desaparecido.
tuación de alerta y de elección, es
No está en nuestro lenguaje coti-
una gran escuela de vida.
diano a diferencia de Italia o de
Francia. No decimos ya “una mu-
jer es bella”. Como máximo se dice
6. La propuesta de la belleza:
“es guapa” y cuando no estamos
la salvación del mundo
muy acertados “está muy buena”.
Esto deberíamos pensarlo. La be-
Tamara: Hablemos un poco del
lleza ha desaparecido de nuestro
arte y de la cultura. Nietzsche de-
lenguaje cotidiano. Ahora bien,
cía que el arte es el mago que cura
es un término muy controvertido,
y que salva. O la muy conocida y
como pueden comprender, por su
explotada afirmación de Dostoie-
utilización.
vski, “la belleza salvará el mundo”.
Esto se ha reivindicado mucho y Si tuviera que definirla no lo haría
no siempre se entiende en el senti- conceptualmente sino que recurri-
do que le da su autor cuando que- ría a un fragmento que escribí en
ría decir que la gran cultura versa Visión desde el fondo del mar que re-
en el balance que las mentes crea- memora algo que vi en Benarés.
tivas e ilustres han proporcionado Allí, en unos 50 o 60 m2 había una
para que incluso en los momen- perra famélica que amamantaba
tos más dramáticos de la historia, a seis o siete cachorros, alguien
el mundo no estalle en pedazos y a quien le estaban afeitando, dos
nosotros con él. En la Estética de mendigos que fornicaban detrás
Platón, no obstante, este refugio de un basural, un cadáver que se

116 Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235
La filosofía, arte del pensar

estaba quemando en una hogue- 7. Alegato por la cultura


ra –tal y como se incineran los ca- de la palabra y por el
dáveres según el rito hindú–, unos cuidado de nuestra mirada
niños que estaban jugando con
unos cometas, a lo lejos alguien Tamara: Siempre has sido un pen-
que estaba defecando, dos enamo- sador que dialoga con la sociedad,
rados sentados en una piedra que con el mundo actual, de modo crí-
estaban mirando a la otra orilla tico. Desde la perspectiva del es-
del río Ganges, la tierra Maldita, cenario actual, político, social y
porque allí no hay nada. Benarés económico, recordabas El mundo
está construida en una única ori- de ayer de S. Zweig en un artícu-
lla. Benarés junto a Damasco son lo que has publicado bajo el título
las dos ciudades más antiguas del “Indefensos ante la manipulación”
mundo. Esto que acabo de indicar, (El País, 20/05/15):
quizás me dejo algo que en el li-
«Recientemente he releído El
bro encontraríamos, se concentra-
mundo de ayer; Stefan Zweig
ba en esos metros cuadrados. Esto
subtituló Memorias de un euro-
es la belleza del mundo. Si yo tu- peo a un libro escrito en circuns-
viera que definirla lo haría así y no tancias adversas: sin apuntes,
a través de un concepto. sin archivos, sin amigos con los
que compartir los recuerdos del
Por lo tanto, la belleza no es algo pasado y, por encima de todo,
conceptual o atribuible a un ca- en una situación de permanen-
non o a un modelo impuesto de te hostigamiento traumático
norma estética sino, más bien, que, como se deduce del tes-
la belleza es la complejidad del tamento previo al suicidio, no
mundo, la capacidad de entender- se amortigua ni siquiera en el
la creativamente. Esta es la belle- amable exilio de Brasil. Es más,
za a la que aludía, probablemente, El mundo de ayer sirve para en-
Dostoievski, “la belleza puede contrar explicación al suicidio,
salvar al mundo”, la que va desde aparentemente chocante, de al-
guien que no está enfermo, no
la libélula que está sobre el char-
es un fracasado y no es senti-
lo hasta una idea más ortodoxa o
mentalmente infeliz. Sirve para
heterogénea, más tranquila o más encontrar explicación a lo que
salvaje de lo trascendente y de lo quizá podría ser definido como
divino. Se trata de una especie de un suicidio civilizatorio, si es
lo que los renacentistas llamaban que tenemos – no tenemos – ne-
la gran cadena del ser que todo lo cesidad de definir actos como
atravesaba. este [...] El mundo de ayer es una

Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235 117
Rafael Argullol – Tamara Djermanović

lección magistral sobre la de- palabras. En la medida que perde-


molición de los vínculos entre mos la verdad o el valor interno de
palabra y verdad [...] Extirpan- las palabras, nos estamos desvin-
do la verdad a las palabras se culando de una cultura de 2.500
extirpaba también el espíritu a años, la cultura de lo que los filó-
los hombres».
sofos llaman la cultura del lógos
donde la palabra es una referen-
¿Qué reflexión te merece el pano- cia central para la construcción del
rama presente y qué mensaje da- pensamiento. Pero quisiera incidir
rías a los jóvenes actuales?
en otro aspecto del que se habla
Rafael: Esto es muy difícil. Es un menos. Se está perdiendo el valor
tema del que hablamos mucho de palabra por la irrupción de la
ahora, aunque es un tema antiguo. cultura de la imagen. Creo que no
Por ejemplo, cuando hablamos de es cierto. De la misma manera que
los defectos de las nuevas tecno- existe una gran pobreza alrededor
logías decimos que estamos vi- de la cultura de la palabra, la hay
viendo una época donde estamos en torno a la imagen no porque es-
hiperinformados pero esta hiperin- temos bombardeados por millones
formación no nos ofrece una acti- de imágenes sino por la poca cali-
tud más crítica y libre. Creemos dad de nuestra mirada. Baste ha-
que es algo de nuestra época, y lo cer la prueba del fuego: la visita a
es. Sin embargo, existe un frag- los museos. Hay millones y millo-
mento de Heráclito, de los pocos nes de turistas que van a los mu-
conservados, que ya decía, “no la seos pero no ven nada. La última
mucha información proporcio- vez que visité el Vaticano tuve la
na la comprensión”. De Heráclito, Pietà a mi lado. Ni me puse a mi-
hace 2.500 años. Es decir, en nues- rarla porque era imposible. Ha-
tra época confundimos la canti- bía una aglomeración increíble.
dad con la calidad, la información Lo que hice fue ponerme de lado y
y/o acumulación con la capacidad mirar a los que miraban. Y no mi-
de organizarla para comprender raban. Llegaban y hacían la selfie
el mundo. Se plantea un proble- y se iban. Estoy convencido que el
ma viejo pero nuevo en la medida 95% de estos si les hubiese pregun-
que se dan en esquemas más pro- tado a la salida qué les había sus-
pios de nuestro panorama. Yo veo citado el dolor de una madre que
dos peligros en lo que está suce- tiene a su hijo en las rodillas, hu-
diendo. Uno al que te has referido, biesen dicho what, “de qué me es-
Tamara, y es más habitual decirlo: tás hablando”. No habían visto ni
el peligro del valor interno de las madre ni rodillas: no habían vis-

118 Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235
La filosofía, arte del pensar

to. Por consiguiente, lo que está en lla es una defensa de lo que antes
peligro es tanto el valor de la pa- he mencionado como libertad in-
labra como el valor de la imagen terior, individual. En el mundo
por falta de calidad en la mirada. donde vivimos, esta batalla, la de
Cuando la imagen pierde valor la propia verdad, pasa por otra de
se convierte en idolátrica. Si tene- las defensas: la de la intimidad. Es
mos poca resistencia de palabra y muy importante preservarla por-
una mirada de poca calidad, so- que es nos da la fuente de la liber-
mos susceptibles de ser manipu- tad interior. En la medida en que
lados, de que aparezcan los brujos todo lo convertimos en grito, gre-
que manipulan a través de tram- gario, colecto o colectivista, algo
pas, de engaños y de sortilegios. exógeno, fuera de nosotros; ahí es-
Este es un peligro real. Ahora tamos perdiendo capacidad en esa
bien, también es cierto que tene- libertad interior. Y, entonces, per-
mos, como nunca, una capacidad, diendo esta capacidad, la apuesta
sin precedentes, de enfrentarnos a es por la edad oscura. Ahora bien,
esto: capacidad de exploración, de si nosotros somos capaces de utili-
descubrimiento, de indagación en zar todos los nuevos instrumentos
el conocimiento. Esta es la batalla a favor de esta libertad interior y
en la que estamos. Si me pregun- en su construcción, entonces, qui-
tan si estamos en la inminencia de zás, la apuesta sería la edad del re-
una edad oscura o de un renaci- nacimiento.
miento, yo no sabría qué contestar. Tamara: Muchas gracias, Rafael.
Estamos en esta batalla. Depen- Tengo que decir que siempre has
derá mucho de cuál sea nuestra evitado firmar sus artículos como
actitud. Si tengo que dar un men- filósofo y has optado por el de es-
saje, aunque no me guste mucho, critor. ¿Por qué?
sería el siguiente: la batalla co-
mienza por uno mismo. La bata- Rafael: Es más laico. n

Razón y Fe, 2016, t. 273, nº 1408, pp. 107-119, ISSN 0034-0235 119
RAMON MARIA NOGUÉS

Neurociencias,
espiritualidades
y religiones

192 págs.
P.V.P.: 15,50 €
Algunos factores centrales de la cultura humana, entre ellos las espiritua-
lidades y las religiones, se encuentran en plena reevaluación como conse-
cuencia del pluralismo social debido a la globalización, y los análisis crí-
ticos de la cultura moderna. Las neurociencias quedan emplazadas a
participar en esta reevaluación. El texto puede ilustrar, enriquecer y dar
calidad al vivo debate que estos temas suscitan en nuestras sociedades lai-
cas que cada vez conviven más intensamente con la pluralidad cultural de-
rivada del migracionismo humano de todo tipo.

Apartado de Correos, 77 - 39080 Santander (ESPAÑA)


pedidos@grupocomunicacionloyola.com