Вы находитесь на странице: 1из 3

UNIVERSIDAD DE CHILE

Facultad de Ciencias Sociales


Departamento de Antropología
Cátedra: Historia Latinoamericana
Profesor: Daniel Fauré Polloni
Ayudantes: Esteban Miranda. Matías Vilches, Daniela Paez, Ignacio Rojas, Javiera Molina, José
Manzano, Natalia Prieto.

Informe Final

Estimadas/os: Decidí escribir rápidamente algunas recomendaciones para el


Informe Final de Investigación (el “artículo”) que deben entregar. Es similar a lo que
hemos explicado en clases, pero puede servir de “ayuda memoria” en estos días de
“colapso académico”. ¡Ojalá les sirva!
El formato del Informe Final es el de un “artículo publicable”: es decir, un formato
estándar, similar al que exigen la mayoría de las revistas académicas.
Aún así, es un formato flexible, mucho más libre que el “Formulario de
Investigación” y que puede modificarse -en algunas ocasiones- en función del tipo de
investigación.
En términos sencillos, consta de 3 partes: introducción, desarrollo y conclusión.

INTRODUCCIÓN:
Acá, se recogen y sintetizan varios de los elementos que se incluyeron en el
“Proyecto de Investigación” (pero “en forma de relato”, no tan esquemáticamente como se
planteó en el Formulario). Su extensión va entre las 2 y las 4 carillas.
En esta sección inicial, se debe comentar cual es el tema de investigación, cual es
el sujeto desde el cual se hace la entrada al proceso histórico y cual es su pregunta
(problema de investigación).
Luego, se señala la hipótesis de trabajo que fue utilizada (independiente de si se
logró “probar” o no) y se señalan las fuentes que efectivamente se utilizaron para construir
el Informe.
Es necesario evaluar incluir -o no- otros elementos importantes: la justificación de
la investigación, la explicación de algunas categorías conceptuales claves de su trabajo y
una síntesis de la discusión bibliográfica1.

1
Se dice acá “evaluar” ya que, en algunos casos, hay artículos donde se opta definir determinadas categorías
en el “cuerpo” del trabajo, mediante notas al pie cuando corresponda. En otros casos, la discusión
bibliográfica se agrega al comienzo del desarrollo, cuando se hace la caracterización general del tema de
investigación.
DESARROLLO:
Este es el elemento central, ya que acá se van revisando y analizando las fuentes que
permitirán probar -o no- la hipótesis señalada al comienzo. Su extensión puede variar entre
las 8 y las 15 carillas.
En general, en esta sección se comienza con una caracterización general del período
o proceso histórico que se está trabajando (el tema de investigación). Pero ojo que, por la
extensión de este tipo de artículos, esto debe ser breve, ya que se supone que ustedes
apuntan a contestar una pregunta específica, y no “volver a contar” o construir un relato
pormenorizado de un proceso. Por lo mismo, una buena caracterización se puede hacer
perfectamente en 2 o 3 carillas. Más que eso, terminará “restando” espacio al análisis de las
fuentes.
Luego, viene el análisis de fuentes en torno a su pregunta (problema de
investigación). En algunos casos -si esto estuvo bien planteado- basta con ir desarrollando
cada uno de los objetivos específicos que se plantearon en el proyecto. De lo contrario,
debe buscarse algún criterio para presentar y analizar las fuentes (secundarias, luego
primarias; de las más generales a las más específicas; etc.).
¡No se asuste si tiene muchas citas! ¡Esa es la idea! (Aunque recuerde que esto no es un
“pegoteo de citas” sino fragmentos que van articulando un relato analítico, que tiene un hilo
conductor).

CONCLUSIONES:
Esta sección es relativamente breve. Puede tener entre 1 a 3 carillas.
Acá, se debe comenzar recordando cual era su tema y problema de investigación y
cual era su hipótesis inicial.
Luego, tomando como base el análisis hecho en la sección anterior, debe evaluarse
la pertinencia de la hipótesis. Esto implica no solo decir “si, si era” o “no, no funciona”,
sino justificar su respuesta y, además, modificarla o reformularla a la luz de los resultados
del análisis. Además, es bueno indicar acá todos los elementos nuevos, sugerentes o
conflictivos que aparecieron en el desarrollo que, aunque no hayan sido revisados en el
trabajo, es bueno considerar para investigaciones futuras.

INDICACIONES FORMALES:
- La extensión máxima del artículo es de 20 carillas. Si quiere buscar “ejemplos” le
recomendamos ver la Revista “Nuestra Historia” (de los estudiantes de Historia de la
Facultad de Filosofía y Humanidades de la U. de Chile. Van por el número 7 y están
disponibles en la Biblioteca de Filosofía, en estantería abierta...)
- En general, se utiliza Times New Roman 12, interlineado 1.5 para el texto y Times New
Roman 11, interlineado sencillo para las citas (para información más detallada, ver el
archivo “Manual de Estilo NH” que está en U-Cursos).
- Recuerde que usamos notas al pie (no APA). SI quiere ver ejemplos de cómo se hace una
nota al pie, ver el archivo “Manual de Estilo NH” que está en U-Cursos.
- Recuerde que NO ES NECESARIO que lleve “Portada” ni “Resumen/abstract”.
- Recuerde que puede incluir anexos, aunque no es obligación. Si lo hace, esas carillas no
se cuentan dentro de las 20 señaladas más arriba. SEA JUICIOSO/A: los anexos son una
pequeña muestra que se considera puede servir de apoyo al texto (entrevistas transcritas,
imágenes, fuentes primarias, tablas, gráficos, etc.). No es necesario que nos adjunte
TODAS las fuentes que utilizó.
- Las 20 carillas son de referencia. NO “alargue” su trabajo innecesariamente si no ha
llegado a esa cantidad. Hay artículos muy bien hechos y escritos de 15 carillas y otros
pésimamente elaborados con 50 carillas.

¡Mucho ánimo para lo que queda!