Вы находитесь на странице: 1из 7

III - Enfoques teóricos alternativos sobre inflación

Inflación – Definición y Medición

Se define el índice de precios como:

n

P t =X

i = 1

g

i

p

t

i

ffffffff

p

0

i

donde asumimos el nivel de precios del período base (0) como 1. Para el caso concreto de utilización de un índice de Laspeyres (base fija), tenemos que el ponderador gi es:

g i =

p i 0 q i

0

fffffffffffffffffffffffffffff

n

X

j = 1

p

0

0 q j

j

mientras que si fuese un índice de Paasche (base móvil), el mismo sería:

g i =

t

p i 0 q i

fffffffffffffffffffffffffffff

n

X

j = 1

p

t

0 q j

j

Asumimos el cambio de precios como:

n

P t = P 0 +X

i = 1

g

i

0

p i t @p i

ffffffffffffffffffffffff

p

0

i

entendiendo que se está utilizando un índice de Laspeyres.

Así, combinando las ecuaciones anteriores, la ponderación de precios de Laspeyres será:

L P =

n

X

i = 1

0

p i t q i

fffffffffffffffffffffffffffff

n

X

i = 1

p i 0 q i

0

Y la ponderación de Paasche resultará:

P P =

n

X

i = 1

ffffffffffffffffffffffffffff

t

p i t q i

n

X

i = 1

t

p i 0 q i

La ponderación de Fisher será igual a la media geométrica de ambos índices:

F P =

v wwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww

u

u

u

u

u ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff

u

u

n

n

X p i t q i t X p i t q i

0

i = 1

i = 1

n

n

X p i 0 q i t X p i 0 q i

0

i = 1

i = 1

t

Expectativas adaptativas de inflación

π t e @ π t@ 1

e

= θ

b

π

t@ 1

@ π

e

t@ 1

c

Esto implica que el cambio en la tasa esperada de inflación es proporcional al error de predicción, que lo definimos como la discrepancia entre la tasa real y esperada de inflación en el período previo. Una adaptación sencilla de la ecuación anterior nos permite obtener que:

π t e =

π t e = θπ t@

e

π t@ 1

+ θ

1 +

`

b

π 1 @ θ

t@ 1

@ π

e

t@ 1

a π t@ 1

e

c

Esta es una forma más interesante de describir la conducta de aprendizaje, que nos dice que la tasa de inflación esperada en el período t es un promedio ponderado de la tasa de inflación real y la esperada en el período t-1, donde el parámetro θ sirve como ponderador de memoria. Un valor alto

de θ, cercano a la unidad, representará memoria corta de los agentes económicos. Un valor bajo, cercano a cero, representará inmovilidad de la predicción, o memoria alta.

Pero también podemos tener en cuenta que la inflación esperada en el período anterior resultó una predicción ponderada en los mismos términos:

Reemplazando, será:

π t e = θπ t@ 1 +

`

1 @ θ

a π t@ 1

e

e

π t@ 1

=

θπ t@ 2 +

`

1 @ θ

a π t@ 2

e

π t e = θπ t@ 1 + θ 1 @ θ a π t@ 2 + 1 @ θ

`

`

a 2 π t@ 2

e

Realizando reemplazos sucesivos, la variable esperada se puede definir como un promedio ponderado de muchas inflaciones pasadas:

π t e = θπ t@ 1 + θ 1 @ θ a π t@ 2 + 1 @ θ a 2 π t@ 3 + 1 @ θ a 3 π t@ 4 + …+ 1 @ θ

`

`

`

`

A medida que n se aproxima a infinito, obtenemos:

1

π t e =X θ 1 @ θ

`

i = 1

a i@ 1 π t@i

a n@ 1 π t@n

Se puede comprender que el esquema de ponderación es una serie geométrica decreciente de

términos: 1, 1-θ, (1−θ) 2 ,(1−θ) 3, (1−θ) 4 ,

donde un valor θ cercano a 1 implicará “memoria corta”, y un

valor cercano a 0 (p. Ej. 0.1) implicará “memoria larga”.

Expectativas racionales

Son las estimaciones insesgadas de las variables endógenas de un modelo, en donde toda la información relativa a las variables exógenas y parámetros constantes del mismo es perfectamente conocida y usada en la predicción.

b

π t e = E π

t

,I

t@ 1

c

donde la expresión anterior debe entenderse como “la esperanza matemática de inflación en el período t, dada la información disponible en t-1”.A su vez, el error de estimación es aleatorio:

π t @ π t e = π t @E

b

π t ,I t@ 1

c t

Visiones sobre la relación entre inflación y desempleo

Curva de Phillips original (1958) dw/dt u=5.5% u
Curva de Phillips original (1958)
dw/dt
u=5.5%
u

Exceso de demanda de Lipsey (1960)

Oferta de trabajo = personas empleadas + personas desempleadas:

N s = N + U

Demanda de trabajo = personas empleadas + vacantes:

N d = N + V

Entonces, el exceso de demanda se entiende como la diferencia entre vacantes y desempleados:

X = N d @N s = N + V@N@U = V@U

O bien, dividiendo todos los términos por N S :

x =

fffffffff = N d @N s

X

N s

V@U N + U

ffffffffffffffffffffffffffff = fffffffffffffffffffff = v@u

N s

Si agregamos una función de ajuste de salarios, tendremos:

dW ffffffffffff = kx W . w x x
dW
ffffffffffff = kx
W
.
w
x
x
u
u

La construcción de la curva de Phillips de la derecha resulta una consecuencia lógica de la relación positiva entre la tasa de cambio de los salarios nominales, w, y el exceso de demanda de trabajo, x. Lipsey argumentó que una relación X-U implicaría que un incremento en el exceso de demanda x disminuiría la tasa de desempleo u.

La variación Samuelson-Solow (1960)

Se adiciona el concepto de mark-up como relación entre el nivel de precios y el nivel de salarios:

`

P t Y t = 1 + z

`

P t =W t 1 + z

a W t N t aN

t

fffffffff

Y

t

donde z es el coeficiente de mark-up que relaciona linealmente los salarios W y el número de empleados N con el producto bruto Y en un período t.

Podemos interpretar Yt/Nt como At, coeficiente producto/trabajo, o la productividad media física del factor trabajo ocupado en una economía:

P t =

W t

fffffffff

A

t

t

`

1 + z

a

Reexpresando en logaritmos, será: lnP t = lnW t @lnA t + ln 1 + z

`

a

Si diferenciamos la ecuación anterior con respecto al tiempo nos daremos cuenta que la tasa de

inflación será equivalente a la diferencia entre la tasa de aumento en salarios nominales y el cambio en la productividad del trabajo:

dP dW

dA

fffffffff = ffffffffffff @ fffffffff

P

W

A

π = ω @ λ

La curva de Phillips podría expresarse con esta forma:

ω

= π e + α u fffff + 1 @ β c λ

b

Donde:

α>0 ; 1>β>0

La expresión anterior significa que la tasa de cambio en salarios nominales depende de la expectativa de inflación, la presión de la demanda laboral (medida como la inversa de u) y la tasa de crecimiento en la productividad del trabajo, λ.

A su vez, utilizando las dos ecuaciones anteriores, podemos reformular la curva de Phillips del

siguiente modo:

π + λ = ω = π e + α

π = π e + α u fffff @ βλ

u fffff +

b 1 @ β c λ

O sea que la tasa de inflación efectiva es igual a:

la tasa de inflación esperada,

más la presión de demanda en el mercado de trabajo,

menos βλ, que es la porción del crecimiento en la productividad del trabajo que no reciben los trabajadores como aumento salarial nominal. Cuanto más alto sea este coeficiente de “robo”, menor será la tasa de inflación.

La hipótesis NUR de Friedman (1968)

Intenta demostrar que la curva de Phillips no es una relación tan estable:

π

`

= π e + f u

a

lo que implica que tasas alternativas de inflación esperadas representan curvas de Phillips alternativas, con lo que hay tantas curvas como posibles expectativas de inflación.

La hipótesis NUR (natural unemployment rate) se puede plantear del siguiente modo:

π

@ π e = f u a =@ ε u@u

`

`

n

a

donde la tasa real de inflación es igual a la esperada menos una ponderación ε del desvío entre la tasa efectiva y la natural de desempleo.

Este desvío puede ser interpretado como una aproximación al exceso de demanda global en los mercados de bienes y trabajo. Cuando el desempleo está por debajo de su tasa natural, la tasa de inflación se eleva por encima de la esperada. Cuando el desempleo es superior al natural, la tasa de inflación cae.

Esto implica que la curva de Phillips se “mueve” hacia arriba en función de las expectativas que generan los planes de estabilización que intentan disminuir la tasa de desempleo por debajo de la natural.

π

disminuir la tasa de desempleo por debajo de la natural . π u Una reexpresión de

u

Una reexpresión de la fórmula anterior resultará en:

`

π t = π t e @ ε u@u

n

a

Esta expresión puede reemplazarse por su equivalente en términos de expectativas adaptativas, y transformarla:

Reemplazando:

π t e = θπ t@ 1 +

π t = θπ t@ 1 +

π t @ θπ t@ 1 = 1 @ θ

@ θ

`

`

1

`

a

a

1 @ θ

e

π t@ 1

e

π t@ 1

a π t@ 1

e

@ εu t + εu n

@ εu n + εu n

Para eliminar el término no observable π τ1 utilizamos la transformación de Koyck, que puede obtenerse partiendo de esa expresión.

En primera instancia, retrasaremos un período la ecuación original y la multiplicaremos por (1 − θ ):

`

π t = π t e @ ε

`

u

t

@u

n

1 @ θ a π t@ 1 = 1 @ θ

`

a π t@ 1

e

@

a

`

1 @ θ a ε

Haciendo la resta, es:

π t @ θπ t@ 1 = 1 @ θ

Menos:

`

a π t@ 1

e

@ εu t + εu n

`

u

t

Queda:

`

1 @ θ a π t@ 1 = 1 @ θ

`

a π t@ 1

e

@

`

1 @ θ a εu t@ 1 +

`

@u

n

a

1 @ θ a εu n

π t @ π t@ 1 =@ εu t + εu t@ 1 @ θεu t@ 1 + θεu n

Sumando y restando términos para transformar:

Reagrupando:

π t = π t@ 1 @ εu t + εu t@ 1 @ θεu t@ 1 θεu n + θεu t @ θεu t

1 @ θ a εu t@ 1 + θεu n @ θεu t

π t = π t@ 1 @ 1 @ θ a εu t +

`

`

π t = π t@ 1 @ ε

π t = π t@

`

B

1 @ θ

`

a `

u t @u t@ 1

a `

u

t

@u

t@ 1

a

a @ εθ

+ θ

`

1 @ ε 1 @ θ

`

u

u

t

t

@u

@u

n

n

a

a

C

En definitiva, la tasa de inflación se explica a través de un modelo de ajuste parcial que incluye:

La tasa de inflación del período anterior;

Menos el cambio en el exceso de demanda medido como cambio en la tasa de desempleo efectiva, ponderado por ε (1 − θ ); y

Menos el exceso de demanda, medido como cambio en la tasa de desempleo respecto de la natural (desvío de u respecto de un) ponderado por ε θ.

En el largo plazo, se verifica que:

u t@ 1

= u n

;π t e = π t@ 1

Pero si:

π

π

π t e @ ε

t =

t = π t e @ ε

B

`

`

1 @ θ

a `

u@u

n

a

u@u + θ u@u

n

a

`

e

π t = π t π t @ π t e = 0 [u t @u n = 0 [u t = u n

n

a

C

La segunda expresión implica que la tasa de desempleo, en el largo plazo, es igual a la tasa natural (NUR).

La hipótesis de inflación estructural: el modelo Aukrust-EFO (1973)

Debe sus iniciales a cuatro autores: Odd Aukrust, Gösta Edgren, Karl-Olof Faxen y Class-Erik Odhner, y reconoce como antecedentes los modelos de Baumol (1967), Bela Balassa (1964), y Claasen (1976).

Se basa en cuatro hechos:

Existen diferencias en la productividad entre sectores industriales y de servicios.

Hay una tasa uniforme de crecimiento de los salarios nominales en ambos sectores.

Existen diferentes elasticidades-precio y elasticidades-ingreso para estos sectores.

Hay flexibilidad limitada a la baja en precios y salarios.

Existe un sector expuesto (E), de bienes transables, y un sector no expuesto (S) de bienes no transables, o de servicios. Estos sectores difieren en tasas de progreso técnico y conducta de precios de los oferentes.

Tipo de cambio, e Precios Mundiales, π w Producto por Salarios en trabajador en Salarios
Tipo de
cambio, e
Precios
Mundiales, π w
Producto por
Salarios en
trabajador en
Salarios en
S, w S
Precios en S,
E
E, w E
π S
Productividad del
trabajo en E, λ E
Productividad del
trabajo en S, λ S
Precios
internos, ππππ
Puede entenderse del siguiente modo:

La evolución de los precios internos de bienes transables sigue la evolución de los precios internacionales:

π W = π E

La tasa de crecimiento en los salarios nominales que se abonan en el sector de bienes transables son función de la evolución de la productividad salarial del sector, más la tasa de crecimiento de los precios de estos bienes:

ω E = π E + λ E

El efecto de spill-over tiende a hacer igualar la evolución de los salarios de los sectores de bienes transables a la de los salarios de sectores de bienes no transables:

ω E S

La inflación en el sector no transable, o de servicios, se genera como consecuencia de un proceso de mark-up, y equivale a la diferencia entre la tasa de crecimiento de los salarios nominales del sector y la tasa de crecimiento de la productividad laboral del sector:

ω S

π S

= π S + λ S S @λ S

La inflación interna es una media ponderada de la participación en la economía de los sectores transables y no transables, suponiendo αE + αS = 1:

π

= 1 @ α a π E + απ S

`

Por último, y transformando convenientemente, la ecuación final del modelo nos demuestra que la inflación interna equivale a la inflación internacional más un factor estructural, que es equivalente a la diferencia por rezago de productividad del sector no transable, ponderado por la participación que este sector tiene en la economía. En principio, reemplazamos la inflación en el sector no transable por su igual (crecimiento en salarios menos productividad):

π

= 1 @ α a π W + α

`

b

ω

S

@λ

S

c

La igualación entre salarios (efecto spill-over) nos permite reemplazar la tasa de crecimiento en salarios no transables por aquella de salarios de bienes transables, y ésta por su igual:

π

π

`

= 1 @ α = 1 @ α

`

a π W a π W

+ α

+ α

b

b

ω

π

@λ

W + λ

E

S

c

E

@λ

c
S

Distribuyendo, obtenemos:

π = π

π = π W

W

@ απ W + απ W + αλ E @ αλ S

+ α

b

λ

E

@λ

S

c

Todas las variables en el miembro de la derecha de la ecuación (6) son íntegramente exógenas.

En consecuencia, la inflación de una pequeña economía abierta es igual a la tasa de inflación mundial más el rezago de productividad del sector no transable de la economía (λE-λS), ponderado por la participación de este sector (αs).

Resumiendo, el modelo puede expresarse como sigue:

(1)

(2)

(3)

(4)

(5)

(6)

π E

ω

ω S E

ω

π = 1 @ α a π E + απ S

= π W

E

S

E + π E

S + π S

`

π = π W + α

b

λ

E

@λ

S

c

(impacto directo de la inflación mundial)

(evolución de los salarios nominales en E) (igualación de salarios en sectores)

(mark-up

(inflación interna como media ponderada)

en servicios protegidos)

Por lo visto, la inflación estructural se resuelve:

reduciendo la brecha de productividad (lo que puede obtenerse con una mayor desregulación de las relaciones laborales y disolución de convenios específicos por actividad), o

incrementando la participación de los sectores exportadores en la economía en detrimento de los no transables.