Вы находитесь на странице: 1из 7

El complejo de campos de concentración de Auschwitz fue el más grande que creó

el régimen nazi. Incluía tres campos principales; en todos ellos los prisioneros
eran utilizados para realizar trabajos forzados. Uno de los campos también
funcionó durante mucho tiempo como campo de exterminio. Los campos estaban
ubicados aproximadamente 59 kilómetros al oeste de Cracovia, cerca de la
frontera germano-polaca de antes de la guerra, en la Alta Silesia, un área
anexada por la Alemania Nazi en 1939 después de invadir y conquistar Polonia.
Las autoridades de la SS crearon tres grandes campos principales cerca de la
ciudad polaca de Oswiecim: Auschwitz I en mayo de 1940, Auschwitz II (también
denominado Auschwitz-Birkenau) a comienzos de 1942 y Auschwitz III (también
llamado Auschwitz-Monowitz) en octubre de 1942.

El complejo de campos de concentración de Auschwitz estaba subordinado a la


Inspección de Campos de Concentración. Hasta marzo de 1942, la Inspección de
Campos de Concentración era una agencia de la Oficina Central de la SS, y desde
1941, de la Oficina Central de Operaciones de la SS. Desde marzo de 1942 hasta
la liberación de Auschwitz, la Inspección estuvo subordinada a la Oficina Central
de Economía y Administración de la SS.

En noviembre de 1943, la SS decretó que Auschwitz-Birkenau y Auschwitz-Monowitz se


convirtieran en campos de concentración independientes. El comandante de Auschwitz I
continuó siendo el jefe de guarnición de todas las unidades de la SS asignadas a Auschwitz
y se le consideraba el superior de los tres comandantes. Las oficinas de la SS donde se
guardaban los archivos de los prisioneros y se dirigían las actividades que estos realizaban
continuaron funcionando en Auschwitz I, desde donde se dirigía toda la operación. En
noviembre de 1944, Auschwitz II se reunificó con Auschwitz I. Auschwitz III recibió el
nuevo nombre de campo de concentración Monowitz.

Los comandantes del complejo de campos de concentración de Auschwitz fueron el


Teniente Coronel de la SS Rudolf Hoess desde mayo de 1940 hasta noviembre de 1943, el
Teniente Coronel de la SS Arthur Liebehenschel desde noviembre de 1943 hasta mediados
de mayo de 1944, y el Mayor de la SS Richard Baer desde mediados de mayo de 1944
hasta el 27 de enero de 1945. Mientras Auschwitz-Birkenau fue independiente (desde
noviembre de 1943 hasta noviembre de 1944) sus comandantes fueron el Teniente Coronel
de la SS Friedrich Hartjenstein desde noviembre de 1943 hasta mediados de mayo de 1944
y el Capitán de la SS Josef Kremer desde mediados de mayo hasta noviembre de 1944. El
comandante del campo de concentración de Monowitz fue el Capitán de la SS Heinrich
Schwarz, quien estuvo en ese cargo desde noviembre de 1943 hasta enero de 1945.

1
AUSCHWITZ I

Auschwitz I, el campo principal, fue el primer campo creado cerca de Oswiecim.


La construcción comenzó en mayo de 1940 en una barraca de artillería
abandonada del ejército polaco, ubicada en las afueras de la ciudad. Las
autoridades de la SS utilizaron todo el tiempo a los prisioneros como mano de
obra forzada para ampliar el perímetro del campo. Durante el primer año de
existencia de este campo, la SS y la policía limpiaron una zona de
aproximadamente 40 kilómetros cuadrados para crear una “zona de desarrollo”
reservada para uso exclusivo del campo. Los primeros prisioneros de Auschwitz
fueron alemanes traídos desde el campo de concentración Sachsenhausen de
Alemania (que habían sido encarcelados por ser delincuentes reincidentes) y
presos políticos polacos de Lodz traídos del campo de concentración de Dachau y
desde Tarnow en el distrito de Cracovia del Gobierno General (la zona de Polonia
bajo ocupación alemana que no estaba anexada a la Alemania Nazi, unida
administrativamente a la Prusia oriental alemana o incorporada al territorio
soviético ocupado por Alemania).

Al igual que la mayoría de los campos de concentración alemanes, Auschwitz I fue


construido para cumplir tres objetivos: 1) encarcelar por un periodo indefinido a
los enemigos (reales o presuntos) del régimen nazi y de las autoridades de la
ocupación alemana en Polonia; 2) suministrar mano de obra forzada para las
empresas de construcción de la SS (y luego para la producción de armamentos y
otros elementos bélicos); y 3) tener un lugar donde eliminar físicamente a
pequeños grupos escogidos de la población, cuya muerte las autoridades de la SS
y de la policía consideraban esencial para la seguridad de la Alemania Nazi. Como
la mayoría de los otros campos de concentración, Auschwitz I contaba con cámara
de gas y crematorio. En un comienzo, los ingenieros de la SS construyeron una
cámara de gas improvisada en el sótano del edificio de la prisión, el Edificio 11.
Luego se construyó una cámara de gas permanente, más grande, como parte del
crematorio original, en un edificio independiente fuera del recinto donde se
encontraban los prisioneros.

En el hospital de la Barraca (Edificio) 10 de Auschwitz I, los médicos de la SS


llevaron a cabo experimentos médicos. Realizaron investigaciones seudocientíficas
en niños, mellizos y enanos y practicaron esterilizaciones forzosas, castraciones y
experimentos de hipotermia en adultos. El más conocido de estos médicos fue el

2
Capitán de la SS Dr. Josef Mengele.

Entre el crematorio y la barraca donde se realizaban los experimentos médicos se


levantaba la “Pared Negra”, donde los guardias de la SS ejecutaron a miles de
prisioneros.

AUSCHWITZ II

La construcción de Auschwitz II, o Auschwitz-Birkenau, empezó en los


alrededores de Brzezinka en octubre de 1941. De los tres campos creados cerca
de Oswiecim, el campo de Auschwitz-Birkenau tuvo la mayor población de
prisioneros. Estaba dividido en más de una docena de secciones separadas por
cercas de alambre de púas electrificados y al igual que Auschwitz I, era patrullado
por guardias de la SS, incluidos guardias con perros después de 1942. El campo
incluía secciones para mujeres, hombres, un campo familiar para romaníes
(gitanos) deportados de Alemania, Austria y del protectorado de Bohemia y
Moravia, y un campo familiar para las familias judías deportadas del gueto de
Theresienstadt.

Auschwitz-Birkenau también contaba con instalaciones para funcionar como


centro de exterminio. Desempeñó un papel central en el plan alemán para
exterminar a los judíos europeos. Durante el verano y el otoño de 1941, en el
sistema de campos de concentración alemanes se utilizó el gas Zyklon B como un
instrumento de muerte. En septiembre, en Auschwitz I, la SS probó por primera
vez este gas como instrumento de matanzas. El “éxito” de estos experimentos
llevó a la adopción del Zyklon B en todas las cámaras de gas del complejo de
Auschwitz. En un comienzo, la SS transformó dos granjas cerca de Birkenau para
utilizarlas como cámaras de gas. La cámara de gas “provisional” número I
comenzó a operar en enero de 1942 y luego fue desmantelada. La cámara de gas
provisional II operó desde junio de 1942 hasta el otoño de 1944. La SS determinó
que estas instalaciones eran inadecuadas para la escala de exterminio que tenían
prevista para Auschwitz-Birkenau. Cuatro crematorios grandes fueron construidos
entre marzo y junio de 1943. Cada uno tenía tres componentes: un área para
desnudarse, una gran cámara de gas y hornos crematorios. La SS continuó con
las operaciones de gaseo en Auschwitz-Birkenau hasta noviembre de 1944.

DEPORTACIONES A AUSCHWITZ

3
Los trenes llegaban con frecuencia a Auschwitz-Birkenau con transportes de
judíos de casi todos los países de Europa ocupados por Alemania o de países
aliados a ella. Estos transportes llegaron desde 1942 hasta fines del verano de
1944. Un desglose de las deportaciones por países arroja aproximadamente los
siguientes números: Hungría: 426.000; Polonia: 300.000; Francia: 69.000; Países
Bajos: 60.000; Grecia: 55.000; Bohemia y Moravia: 46.000; Eslovaquia: 27.000;
Bélgica: 25.000; Yugoslavia: 10.000; Italia: 7.500; Noruega: 690; otros
(incluidos los campos de concentración): 34.000.

Con las deportaciones procedentes de Hungría, el papel de Auschwitz-Birkenau


como instrumento del plan alemán para asesinar a los judíos de Europa alcanzó
su efectividad máxima. Entre fines de abril y comienzos de julio de 1944, fueron
deportados aproximadamente 440.000 judíos húngaros, de los que alrededor de
426.000 fueron a Auschwitz. La SS envió aproximadamente a 320.000
directamente a las cámaras de gas en Auschwitz-Birkenau y utilizó alrededor de
110.000 para realizar trabajos forzados en el complejo de campos de
concentración de Auschwitz. A las pocas semanas de su arribo, muchos de estos
judíos húngaros que realizaban trabajos forzados fueron trasladados por las
autoridades de la SS a otros campos de concentración en Alemania y Austria.

En total, aproximadamente 1,1 millones de judíos fueron deportados a Auschwitz.


Además, las autoridades de la SS y de la policía deportaron alrededor de 200.000
víctimas de otras colectividades a Auschwitz, entre las que se incluyen: entre
140.000 y 150.000 polacos que no eran judíos, 23.000 romaníes y sintis
(gitanos), 15.000 prisioneros de guerra soviéticos y otros 25.000 (civiles
soviéticos, lituanos, checos, franceses, yugoslavos, alemanes, austriacos e
italianos).

Los recién llegados a Auschwitz-Birkenau tenían que pasar por un proceso de


selección. El personal de la SS decidió que la mayoría de ellos no era apta para
realizar trabajos forzados y los envió inmediatamente a las cámaras de gas, que
estaban disfrazadas como duchas para engañar a las victimas. Los efectos
personales de las víctimas eran confiscados y clasificados en el galpón “Kanada”
(Canadá) para ser enviados a Alemania. Para los prisioneros, Canadá simbolizaba
la riqueza.

4
Al menos 960.000 judíos fueron asesinados en Auschwitz. Entre las demás
víctimas se incluyen aproximadamente 74.000 polacos, 21.000 romaníes
(gitanos), 15.000 prisioneros de guerra soviéticos y entre 10.000 y 15.000
ciudadanos de otras nacionalidades (civiles soviéticos, checos, yugoslavos,
franceses, alemanes y austriacos).

El 7 de octubre de 1944, varios cientos de prisioneros asignados al Crematorio IV


en Auschwitz-Birkenau se rebelaron contra los guardias cuando se enteraron de
que iban a ser asesinados. Durante el alzamiento, los prisioneros mataron a tres
guardias y volaron el crematorio y la cámara de gas contigua. Los prisioneros
utilizaron explosivos ingresados al campo de contrabando por mujeres judías que
habían sido asignadas a trabajos forzados en una fábrica de armamentos cercana.
Los alemanes sofocaron el alzamiento y asesinaron a casi todos los prisioneros
que habían participado en la rebelión. Las mujeres judías que habían ingresado
los explosivos de contrabando fueron ahorcadas públicamente a comienzos de
enero de 1945.

Las operaciones de gaseo continuaron, sin embargo, hasta noviembre de 1944;


entonces la SS, por órdenes de Himmler, inhabilitó las cámaras de gas que aún
estaban en funcionamiento. En enero de 1945, la SS destruyó las instalaciones de
gaseo restantes, al ver que las fuerzas soviéticas se aproximaban.

AUSCHWITZ III

Auschwitz III, también conocido como Buna o Monowitz, fue creado en octubre de
1942 para albergar a prisioneros asignados a realizar trabajos en la fábrica de
caucho sintético de Buna, ubicada en las afueras del pueblo polaco de Monowice.
En la primavera de 1941, el conglomerado alemán I. G. Farben instaló una fábrica
en la que sus ejecutivos pretendían explotar la mano de obra de los campos de
concentración para fabricar caucho sintético y combustibles. I. G. Farben invirtió
en Auschwitz III más de 700 millones de Reichsmarks (alrededor de 1,4 millones
de dólares, a valores de 1942). Desde mayo de 1941 hasta octubre de 1942, la
SS había transportado a prisioneros desde Auschwitz I al “Destacamento Buna”,
al principio a pie y luego por tren. A partir de la construcción de Auschwitz III en
el otoño de 1942, este campo fue usado como lugar de residencia para los
prisioneros utilizados en Buna.

Auschwitz III también contaba con un denominado Campo de Educación para el

5
Trabajo para prisioneros no judíos acusados de violar la disciplina del trabajo
impuesta por Alemania.

SUBCAMPOS DE AUSCHWITZ

Entre 1942 y 1944, las autoridades de la SS en Auschwitz crearon 39 subcampos.


Algunos de ellos fueron creados dentro de la zona designada oficialmente como
“zona de desarrollo”, que incluía a Budy, Rajsko, Tschechowitz, Harmense y
Babitz. Otros como Blechhammer, Gleiwitz, Althammer, Fuerstengrube,
Laurahuette y Eintrachthuette se emplazaron en la Alta Silesia al norte y al oeste
del río Vístula. Algunos subcampos se emplazaron en Moravia, como los de
Freudental y Bruenn (Brno). En general, los subcampos que producían o
procesaban productos agrícolas estaban administrativamente subordinados a
Auschwitz-Birkenau; mientras que los subcampos cuyos prisioneros eran
utilizados para la producción industrial y de armamentos o en industrias de
extracción (por ejemplo: minas de carbón, canteras) estaban administrativamente
subordinados a Auschwitz-Monowitz. Después de noviembre de 1943, esta
división de responsabilidades administrativas adquirió carácter formal.

Los prisioneros de Auschwitz eran utilizados para trabajar en grandes granjas,


entre ellas la estación de agricultura experimental en Rajsko. También eran
forzados a trabajar en minas de carbón, canteras de piedra, factorías de pescado
y especialmente en industrias de armamentos como la Fábrica de Armamentos
Alemanes (creada en 1941) que era propiedad de la SS. Periódicamente los
prisioneros eran sometidos a una selección. Si la SS consideraba que estaban
demasiado débiles o enfermos para continuar trabajando, eran transportados a
Auschwitz-Birkenau y asesinados.

En Auschwitz I, los prisioneros seleccionados para realizar trabajos forzados eran


registrados y tatuados con números de identificación en el brazo izquierdo. Luego
se los asignaba a trabajos forzados en el campo principal o en otras partes del
complejo, incluidos los subcampos.

LA LIBERACIÓN DE AUSCHWITZ

A mediados de enero de 1945, al ver que las fuerzas soviéticas se acercaban al


complejo de campos de concentración de Auschwitz, la SS comenzó a evacuar
Auschwitz y sus subcampos. Las unidades de la SS obligaron a casi 60.000

6
prisioneros a marchar hacia el oeste desde Auschwitz. Miles habían sido
asesinados en los campos en los días previos al inicio de estas marchas de la
muerte. Decenas de miles de prisioneros, en su mayoría judíos, fueron obligados
a marchar 55 kilómetros con rumbo noroeste hacia Gliwice (Gleiwitz), junto con
prisioneros de subcampos ubicados en el este de la Alta Silesia, como
Bismarckhuette, Althammer y Hindenburg; o con rumbo este a lo largo de 63
kilómetros (aproximadamente 35 millas) hacia Wodzislaw (Loslau) en la parte
occidental de la Alta Silesia, junto con prisioneros de los subcampos ubicados al
sur de Auschwitz, tales como Jawischowitz, Tschechowitz y Golleschau. Los
guardias de la SS fusilaban a todo aquel que se rezagaba o que no podía
continuar. Durante estas marchas los prisioneros también padecieron frío, hambre
y las inclemencias del tiempo. Al menos 3.000 prisioneros murieron sólo en el
camino a Gliwice; se estima que 15.000 prisioneros murieron durante las marchas
de evacuación desde Auschwitz y los subcampos.

Al llegar a Gliwice y Wodzislaw, los prisioneros fueron cargados en trenes de


carga sin calefacción y transportados a campos de concentración en Alemania,
especialmente a Flossenbürg, Sachsenhausen, Gross-Rosen, Buchenwald, Dachau
y también a Mauthausen en Austria. El viaje en tren duró días. Sin comida, sin
agua, sin refugio ni abrigo, muchos de los prisioneros murieron en el viaje.

A fines de enero de 1945, los oficiales de la SS y de la policía obligaron a 4.000


prisioneros a evacuar a pie Blechhammer, un subcampo de Auschwitz-Monowitz.
La SS asesinó alrededor de 800 prisioneros durante la marcha hacia el campo de
concentración de Gross-Rosen. Los oficiales de la SS también asesinaron a 200
prisioneros que se quedaron en Blechhammer como consecuencia de las
enfermedades o en el intento por ocultarlos. Tras una pequeña pausa, la SS
transportó alrededor de 3.000 prisioneros de Blechhammer desde Gross-Rosen al
campo de concentración de Buchenwald en Alemania.

El 27 de enero de 1945, el ejército soviético ingresó a Auschwitz, Birkenau y


Monowitz y liberó a alrededor de 7.000 prisioneros, que en su mayoría se
encontraban enfermos y moribundos. Se estima que la SS y la policía deportaron
al complejo de Auschwitz a por lo menos 1,3 millones de personas entre 1940 y
1945. De estos deportados, 1,1 millones fueron asesinados por las autoridades
del campo.