Вы находитесь на странице: 1из 162

Patrimonio Cultural de la Humanidad

en la Argentina

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 1 08/01/2018 11:58:09 a.m.


AXXXXX

Editorial de la Imprenta del Congreso de la Nación Argentina


Av. Rivadavia 1864
C1033AAV CABA
Coordinador de la obra
Guillermo Rubén García

Colaboradores
Pedro Delheye (coordinador)
Mónica Capano
Marcela Liliana Díaz
Verónica Meo Laos

Diseño, diagramación y corrección


Equipo de la Imprenta del Congreso de la Nación

© 2015, Editorial de la Imprenta del Congreso de la Nación


Hecho el depósito que marca la ley
ISBN: XXXXXXX
XXXX de 2017. Reservados todos los derechos. Prohibida la
reproducción total o parcial de este libro, por cualquier medio,
sin permiso escrito de la editorial.
Impreso en la Argentina

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 2 08/01/2018 11:58:09 a.m.


Autoridades de la Imprenta

Administrador
Lic. Bardón, Guillermo

Coordinador General
CPN. Peñalba, Miguel Ángel

Dirección de Administración y de Finanzas


Dossi, Roberto Gabriel

Dirección Gráfica
Ávila, Héctor Carlos

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 3 08/01/2018 11:58:10 a.m.


Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 4 08/01/2018 11:58:10 a.m.
Presentación
Esta obra presenta una síntesis de los bienes culturales con que cuenta la
República Argentina, inscriptos en la Lista del Patrimonio de la Humanidad
de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la
Cultura (UNESCO).

El trabajo de redacción es el resultado de un convenio con ICOMOS Argentina


(Consejo Internacional de Monumentos y Sitios), que permite contar con la
pluma de los referentes del patrimonio en cada uno de los sitios expuestos, ya
que dicha organización de la sociedad civil, internacional, de espíritu federal,
cuenta con especialistas en todas las provincias argentinas.

La propuesta editorial busca acercar al lector una serie de bienes que han al-
canzado la máxima catalogación a nivel mundial a través de los miembros de
ICOMOS, cuya función es la evaluación permanente de los mismos. Se trata
de un recorrido por nuestro patrimonio de la mano de sus especialistas, pre-
sentado por la Editorial de la Imprenta del Congreso de la Nación a través de
una esmerada propuesta editorial.

Con el agradecimiento a todos los que han dedicado su tiempo y experiencia


en el cuidado y difusión de nuestro patrimonio para las generaciones presen-
tes y futuras, y especialmente a aquellos que desinteresadamente aportan a
esta obra, los invitamos a disfrutar de Patrimonio Cultural de la Humanidad
en la Argentina.

Una nueva obra editorial de la colección Patrimonio Argentino que curamos


para la Editorial de la Imprenta del Congreso de la Nación.

Guillermo Rubén García


Coordinador de la obra

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 5 08/01/2018 11:58:10 a.m.


Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 6 08/01/2018 11:58:12 a.m.
La Lista del
Patrimonio Mundial

Alfredo Conti

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 7 08/01/2018 11:58:13 a.m.


La Lista del Patrimonio Mundial

L
a convención relativa a la protección del patrimonio mundial cultural y natural, conoci-
da como Convención del Patrimonio Mundial, fue adoptada por la Conferencia General
de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura
(UNESCO), el 16 de noviembre de 1972. En el campo jurídico, estas convenciones for-
man parte del derecho internacional público, un sistema que puede definirse como el conjunto
de normas y principios que las jerarquizan y coordinan de forma coherente, destinados a regular
las relaciones externas entre Estados soberanos y entre los Estados y otros sujetos, a los cuales
también se les confiere calidad de sujetos de derecho internacional. El propósito es armonizar
sus relaciones con vistas a la construcción de un ideal de justicia mutuamente acordado por ellos
en un marco de certeza y de seguridad que permita realizarla. Este tipo de documentos requiere
que los países que deseen adherirse lo hagan de manera formal, a través de instrumentos de
aceptación o ratificación, de acuerdo con la legislación nacional vigente en cada uno de ellos.

La preocupación por el patrimonio cultural y natu-


ral se manifestó a las claras durante las primeras
Una campaña iniciada y coordinada
décadas del siglo XX a través de una serie de políti-
por la UNESCO se convirtió cas, normas y acciones desarrolladas en los ámbi-
en el antecedente inmediato de la tos de varios países del mundo. En forma paralela
a la creación de organismos nacionales, crecía la
Convención del Patrimonio Mundial. conciencia de generar un ámbito internacional
para el intercambio y la cooperación entre Estados.

Una campaña iniciada y coordinada por la UNESCO se convirtió en el antecedente inmediato


de la Convención del Patrimonio Mundial. En 1956, el gobierno egipcio anunció la construc-
ción de la represa de Asuán, una obra importante para el desarrollo del país, pero que tendría
un impacto sobre su patrimonio cultural, ya que quedarían sumergidos algunos testimonios
invalorables de la civilización egipcia. Ante las dificultades técnicas y financieras que tenía el
país para poder rescatar ese patrimonio, la UNESCO lanzó una campaña internacional que
permitió que los templos de Abu Simbel y Filé fueran levantados, movidos a un sitio más alto
Imagen de apertura. y vueltos a juntar pieza por pieza. La campaña de solidaridad se consideró un éxito y el mis-
Detalle Manzana mo esquema de cooperación fue usado para otros sitios muy importantes como Venecia, las
Jesuítica. G. Viramonte. ruinas de Mohenjo-Daro, en Pakistán o el templo de Borobudur, en Indonesia. La UNESCO

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 8 08/01/2018 11:58:13 a.m.


propugnó así, junto con ICOMOS, una conven-
ción para proteger el patrimonio cultural común El texto de la Convención no fue modificado desde
de la humanidad. su adopción. En la primera sesión del Comité
Estos y otros antecedentes condujeron a la adop- de Patrimonio Mundial, organismo integrado por
ción de la Convención del Patrimonio Mundial, veintiún Estados parte, que tuvo lugar en 1977.
uno de cuyos aportes novedosos consistía en reu-
nir en un único documento al patrimonio cultu-
ral y al natural, campos que se habían tratado de forma independiente hasta entonces. Ha-
biendo entrado en vigor en 1976, hoy día la Convención fue ratificada prácticamente por todos
los Estados miembros de la UNESCO y cuenta con 191 Estados parte.

El texto de la Convención no fue modificado desde su adopción. En la primera sesión del


Comité de Patrimonio Mundial, organismo integrado por veintiún Estados parte, que tuvo
lugar en 1977, se adoptaron las Directrices prácticas… para la aplicación de la convención del pa-
trimonio mundial, un texto que orienta acerca de cómo interpretar y aplicar los principios de la
Convención. Estas directrices son revisadas y modificadas periódicamente de modo de reflejar
los cambios conceptuales y operativos que se dan en el campo del patrimonio, así como las su-
cesivas decisiones adoptadas por el Comité de Patrimonio Mundial respecto a procedimientos
para aplicar la Convención.

La Lista del Patrimonio Mundial


Aunque la Convención aplica en principio a todo el patrimonio cultural y natural localizado
en los territorios de sus Estados parte, la Lista del Patrimonio Mundial es el aspecto más
conocido. Se la introduce en el artículo 11, donde se la define como una lista de los bienes
del patrimonio cultural y del patrimonio natural que se consideren poseedores de un valor
universal excepcional. Este concepto fue objeto de discusiones y reflexiones a lo largo del
tiempo. Tal como se lo define en las Directrices prácticas, implica un valor que trasciende las
fronteras del país donde el bien se localiza y es considerado importante para el presente y el
futuro de toda la humanidad. En la actualidad, los pilares sobre los que reposa el concepto
son tres: que el bien propuesto demuestre alguno de los criterios para la inscripción, que po-
sea condiciones aceptables de integridad y/o autenticidad y que se encuentre adecuadamente
protegido y gestionado.

Hasta mayo de 2017, la Lista del Patrimonio Mundial cuenta con 1052 bienes inscriptos, lo-
calizados en 165 Estados parte, de los cuales 814 son culturales; 203, naturales y 35, mixtos.
Además de la Lista del Patrimonio Mundial, existe la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro,
compuesta por bienes del Patrimonio Mundial amenazados por peligros graves y concretos,
para cuya conservación se necesitan obras o trabajos importantes.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 9 08/01/2018 11:58:13 a.m.


10 Patrimonio Cultural de la Humanidad

El primer grupo de criterios para la inscripción fue adoptado en 1977, luego de lo cual fue re-
visado en varias ocasiones; desde 2005, se utiliza un grupo de diez criterios, de los cuales seis
corresponden al patrimonio cultural y cuatro, al natural:

—— (I): representar una obra maestra del genio creador humano.

—— (II): atestiguar un intercambio de valores humanos considerable, durante un período concre-


to o en un área cultural del mundo determinada, en los ámbitos de la arquitectura o la tecno-
logía, las artes monumentales, la planificación urbana o la creación de paisajes.

—— (III): aportar un testimonio único, o al menos excepcional, sobre una tradición cultural o una
civilización viva o desaparecida.

—— (IV): ser un ejemplo eminentemente representativo de un tipo de construcción o de conjunto


arquitectónico o tecnológico, o de paisaje que ilustre uno o varios períodos significativos de
la historia humana.

—— (V): ser un ejemplo destacado de formas tradicionales de asentamiento humano o de utili-


zación de la tierra o del mar, representativas de una cultura (o de varias culturas), o de inte-
racción del hombre con el medio, sobre todo cuando este se ha vuelto vulnerable debido al
impacto provocado por cambios irreversibles.

—— (VI): estar directa o materialmente asociado con acontecimientos o tradiciones vivas, ideas,
creencias u obras artísticas y literarias que tengan una importancia universal excepcional. (El
Comité considera que este criterio debería utilizarse preferentemente de modo conjunto con
los otros criterios).

—— (VII): representar fenómenos naturales o áreas de belleza natural e importancia estética


excepcionales.

—— (VIII): ser ejemplos eminentemente representativos de las grandes fases de la historia de la


tierra, incluido el testimonio de la vida, de procesos geológicos en curso en la evolución de las
formas terrestres o de elementos geomórficos o fisiográficos significativos.

—— (IX): ser ejemplos eminentemente representativos de procesos ecológicos y biológicos en cur-


so en la evolución y el desarrollo de los ecosistemas terrestres, acuáticos, costeros y marinos y
las comunidades de vegetales y animales terrestres, acuáticos, costeros y marinos.

—— (X): contener los hábitats naturales más representativos y más importantes para la conserva-
ción in situ de la diversidad biológica, comprendidos aquellos en los que sobreviven especies

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 10 08/01/2018 11:58:13 a.m.


en la Argentina 11

amenazadas que tienen un valor universal ex-


cepcional desde el punto de vista de la ciencia o Hasta mayo de 2017, la Lista del Patrimonio
de la conservación.
Mundial cuenta con 1.052 bienes inscriptos,
El Comité de Patrimonio Mundial solicita que los localizados en 165 Estados parte, de los cuales
bienes nominados para su inscripción en la Lista
cumplan con, al menos, uno de esos criterios. La 814 son culturales; 203, naturales y 35, mixtos.
excepción es el criterio (VI), para el que se reco-
mienda utilizarlo en conjunción con otros. Hay
solo dos casos en la Lista del Patrimonio Mundial que fueron inscriptos únicamente sobre
la base del criterio (VI): el Campo de Exterminio Nazi de Auschwitz-Birkenau (Polonia) y el
Memorial de la Paz de Hiroshima (Japón). En ambos, se aceptó el significado que tienen esos
sitios como testimonios de episodios trágicos en la historia de la humanidad, de ahí que son
conocidos con el nombre de “patrimonio del nunca más”. Es posible también proponer bienes
mixtos que poseen atributos tanto culturales como naturales que se consideran de valor uni-
versal excepcional.

En cuanto a la integridad, condición requerida tanto para bienes culturales como naturales,
mide el carácter unitario e intacto del patrimonio y de sus atributos. Por ello, para su inscrip-
ción en la Lista, es preciso evaluar, primero, en qué medida el bien propuesto posee todos los
elementos necesarios para expresar su valor universal excepcional. En segundo lugar, si tiene
un tamaño adecuado que permita la representación completa de las características y los proce-
sos que transmiten la importancia del bien y por último, evaluar si no acusa efectos adversos
del desarrollo y/o negligencias.

A diferencia de la integridad, la autenticidad es verificada únicamente para bienes culturales.


Se trata de una condición que ha sido motivo de controversias y debates. En la actualidad, se
acepta que está ligada al contexto socio-cultural específico en que se localizan los bienes patri-
moniales. Desde la edición 2005 de las Directrices prácticas…, se mencionan, como atributos
para definir la autenticidad de un bien, la forma y el diseño, los materiales y la sustancia, el uso
y la función, tradiciones, técnicas y sistemas de gestión, la localización y el entorno, la lengua
y otras formas del patrimonio inmaterial.

En lo que concierne a protección y gestión, se debe garantizar que el valor universal excepcio-
nal y las condiciones de integridad y/o autenticidad del bien en el momento de la inscripción
en la Lista se mantengan o mejoren en el futuro. Los Estados parte deben demostrar un nivel
de protección adecuado en los ámbitos nacional, regional y municipal, y garantizar la aplica-
ción plena y eficaz de estas medidas. A la vez, cada bien propuesto debe contar con un plan de
gestión adecuado o con otro sistema de gestión documentado que especifique cómo se conser-
vará el valor universal excepcional del bien, preferentemente por medios participativos.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 11 08/01/2018 11:58:13 a.m.


12 Patrimonio Cultural de la Humanidad

El proceso de inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial


Las propuestas de inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial son presentadas voluntaria-
mente por los Estados parte. Sobre la base de los inventarios del patrimonio cultural y natural
existente en sus territorios, se seleccionan aquellos que se presume poseen un valor universal
excepcional, con lo que se integra la denominada lista indicativa. La propuesta definitiva de ins-
cripción consiste en un expediente que debe seguir rigurosamente un índice acordado por el
Comité de Patrimonio Mundial. Parte de la información coincide con la solicitada para el registro
en la lista indicativa, aunque se espera que, en la instancia final, aparezca un desarrollo en pro-
fundidad de cada uno de los temas.

Los expedientes de propuestas de inscripción deben ir


firmados por la autoridad nacional competente, y redac-
En lo que concierne a protección y gestión, se
tados en uno de los dos idiomas de trabajo del Comité
debe garantizar que el valor universal excepcional de Patrimonio Mundial: inglés o francés. Una vez que
y las condiciones de integridad y/o autenticidad los expedientes son depositados, en versión impresa y
electrónica, en el Centro de Patrimonio Mundial de la
del bien en el momento de la inscripción en la UNESCO, comienza el proceso de evaluación, que fina-
Lista se mantengan o mejoren en el futuro. liza con el tratamiento del caso por el Comité de Patri-
monio Mundial.

Los expedientes son enviados a los organismos asesores, que son los encargados de la evalua-
ción técnica: ICOMOS y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN),
según se trate de un bien cultural o natural. En caso de bienes mixtos, ambos organismos
actúan en forma conjunta. Una vez recibidos los expedientes en los organismos asesores co-
mienza un proceso interno de evaluación que lleva aproximadamente un año y comprende
varias etapas. Por una parte, se realizan consultas a expertos de todo el mundo acerca del valor
de los bienes, a la vez que se envía una misión técnica al sitio, a cargo de un experto que en
ningún caso puede ser del mismo país que realiza la propuesta. El objetivo de esta última es
constatar en el lugar el estado de conservación del bien, sus condiciones de integridad y/o au-
tenticidad, las posibles amenazas que puedan existir, la pertinencia de los límites propuestos
para el sitio y su zona de amortiguamiento, la eficacia de los instrumentos y planes de protec-
ción y, finalmente, la gestión y la participación de los diversos actores involucrados, incluidas
las comunidades locales.

Los expedientes de propuesta y todos los informes producidos son examinados en reuniones
realizadas por ICOMOS y por la IUCN hacia fines de cada año, por lo general, a principios
de diciembre. De estas reuniones, surgen las recomendaciones referidas a la inscripción de
los bienes en la Lista del Patrimonio Mundial, aunque, en algunos casos, se considera que se
requiere información adicional a la disponible. Se envían entonces cartas a los Estados parte

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 12 08/01/2018 11:58:13 a.m.


en la Argentina 13

para que proporcionen información adicional


hasta el 28 de febrero de cada año, como fecha Una vez que un bien es inscripto en la Lista
límite. De ahí que se realiza un segundo y últi-
mo panel, por lo general a principios de marzo,
del Patrimonio Mundial, el Estado parte en el
en el que los organismos asesores proceden a que se encuentra localizado se compromete
finalizar las recomendaciones que elevarán para a su conservación y adecuada gestión.
su consideración por el Comité de Patrimonio
Mundial y que deberán ser entregadas al Centro
de Patrimonio Mundial para su distribución a los Estados parte, al menos seis semanas antes
del primer día que se haya fijado como inicio de la sesión del Comité.

Los organismos asesores hacen recomendaciones, pero no resuelven, ya que la decisión recae en
el Comité de Patrimonio Mundial. Una vez presentados y discutidos los casos, el Comité puede
determinar lo siguiente:

—— Inscripción, en los casos que se ha demostrado que el bien propuesto cumple los requisitos para
demostrar un valor universal excepcional, el Comité adopta la llamada “Declaración de valor
universal excepcional”, texto en el que se sintetizan las características del bien, los motivos por
los que ostenta valor universal excepcional, sus condiciones de integridad y/o autenticidad y sus
medidas vigentes de protección y gestión. Este texto es importante, ya que servirá como guía
para el seguimiento de los bienes inscriptos en la Lista. Asimismo, es posible que el Comité
proponga algunas recomendaciones específicas para ser consideradas por el Estado parte.

—— No inscripción, en los casos en que es evidente que el bien propuesto no cumple con los re-
querimientos para demostrar un valor universal excepcional. Únicamente en casos excepcio-
nales, como, por ejemplo, que se realicen avances en la investigación que den como resultado
nuevos argumentos, puede ser propuesto nuevamente un bien sobre el que se adoptó una
decisión de no inscripción.

Entre estas dos posibilidades extremas, existen otras intermedias: devolución al Estado parte (refe-
rred en inglés y renvoyé en francés) y diferimiento (difer en inglés y différé en francés). Las propues-
tas de inscripción que el Comité decide devolver al Estado parte para que presente información
complementaria pueden ser presentadas nuevamente para su examen en la siguiente sesión del
Comité. Si una propuesta de inscripción devuelta no se presenta al Comité durante los tres años
que siguen a la decisión original, una vez remitida será considerada como una nueva propuesta de
inscripción, con lo que deberá pasar el ciclo de evaluación completo. Las propuestas diferidas tienen
lugar cuando el Comité considera que el Estado parte tiene que hacer una revisión sustancial, por lo
general debido a que no se ha demostrado fehacientemente el valor universal excepcional del bien
propuesto. En estos casos, una vez presentadas nuevamente, las propuestas tienen la obligación de
pasar por el ciclo completo de evaluación, lo que incluye una nueva misión técnica al sitio.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 13 08/01/2018 11:58:13 a.m.


14 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Efectos de una inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial


Una vez que un bien es inscripto en la Lista del Patrimonio Mundial, el Estado parte en el que se encuen-
tra localizado se compromete a su conservación y adecuada gestión. Los Estados parte deben informar
al Comité de Patrimonio Mundial acerca de cualquier proyecto relacionado con los bienes inscriptos; es
obligación proporcionar la documentación necesaria que permita evaluar en qué medida esos proyectos
podrían afectar los valores o bien la integridad y/o autenticidad de los sitios. El Comité puede decidir, en
acuerdo con los Estados parte, enviar misiones técnicas a los países, con el fin de verificar el estado de los
sitios y los riesgos potenciales que puedan surgir. En ocasiones extremas, el Comité tiene la potestad de
decidir la exclusión de los bienes de la Lista del Patrimonio Mundial.

Otra obligación de los Estados parte es presentar informes periódicos, tanto referidos a las disposiciones
generales adoptadas para la implementación de la Convención como al estado de los sitios inscriptos
en la Lista. Estos informes se realizan sobre la base de ciclos organizados por regiones del mundo y de
formularios normalizados que deberán ser completados por las autoridades competentes y por los admi-
nistradores de los sitios. De los informes, surgen planes de trabajo y recomendaciones, tanto en la escala
regional como de manera específica para los sitios.

En cuanto a los beneficios, cabe mencionar, en primer


lugar, el reconocimiento, por parte de la comunidad in-
La República Argentina aceptó ternacional, de los valores del sitio inscripto en la Lista.
Los Estados parte tienen también la posibilidad, en el
la Convención del Patrimonio Mundial marco del Fondo del Patrimonio Mundial, de solicitar
en 1978, a través de la Ley N° 21.836. asistencia financiera para organizar y llevar a cabo accio-
nes referidas a capacitación de personal y a trabajos con-
cretos relacionados con la conservación de los bienes.

Es necesario mencionar el impacto que una inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial tiene sobre
el turismo, que suele verificarse en un incremento, en algunos casos notable, del número de visitantes.
Este aspecto puede ser positivo en algunos casos, pero a la vez, convertirse en un factor de riesgo ya que
el incremento del número de visitantes, sin que medie la adecuada planificación de la actividad turística,
puede provocar efectos indeseables, como el deterioro por exceso de capacidad de carga, el riesgo contra
la autenticidad o bien las relaciones conflictivas entre las comunidades locales y los visitantes.

La implementación de la Convención del Patrimonio Mundial


en la Argentina
La República Argentina aceptó la Convención del Patrimonio Mundial en 1978, a través de la Ley N° 21.836.
A partir de entonces, integró el Comité de Patrimonio Mundial en dos ocasiones, entre 1978 y 1985 y
entre 2001 y 2005. En 1984, la reunión anual del Comité de Patrimonio Mundial tuvo lugar en Buenos

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 14 08/01/2018 11:58:14 a.m.


en la Argentina 15

Aires. Desde su aceptación, el país ha inscripto once bienes en la Lista del Patrimonio Mundial, sin que
ninguno de ellos se encuentre en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro:

—— Parque Nacional Los Glaciares, bien natural, 1981.

—— Parque Nacional Iguazú, bien natural, 1984.

—— Misiones jesuíticas de los guaraníes, bien cultural, 1984, e integrado al inscripto por Brasil un año
antes, constituye de este modo un bien patrimonio mundial transnacional.

—— Península Valdés, bien natural, 1999.

—— Cueva de las Manos, río Pinturas, bien cultural, 1999.

—— Parques Naturales Ischigualasto / Talampaya, bien natural, 2000.

—— Manzana y Estancias Jesuíticas de Córdoba, bien cultural, 2000.

—— Quebrada de Humahuaca, bien cultural, 2003.

—— Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino, bien cultural transnacional, juntamente con Bolivia, Chile, Co-
lombia, Ecuador y Perú, 2014.

—— La obra arquitectónica de Le Corbusier (incluye la Casa Curutchet, en La Plata), bien transnacional,


juntamente con Alemania, Bélgica, Francia, India, Japón y Suiza, 2016.

—— Parque Nacional Los Alerces, bien natural, 2017.

La implementación de la Convención, en el país, está a cargo del Comité Argentino de Patrimonio Mun-
dial, un cuerpo colegiado integrado por representantes de organismos nacionales con competencia en pa-
trimonio mundial, natural y cultural: la Comisión Nacional Argentina para la UNESCO (CONAPLU); la
Dirección Nacional de Patrimonio y Museos; el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latino-
americano; la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos; la Administración
de Parques Nacionales; el Ministerio de Turismo y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable.
Con el fin de dar cumplimiento a los objetivos de la Convención, el Comité coordina y articula el traba-
jo de los actores vinculados al patrimonio mundial del país y constituye el enlace entre las autoridades
nacionales, provinciales y municipales y la UNESCO, su Centro de Patrimonio Mundial y sus órganos
consultivos (ICOMOS, IUCN, ICCROM).

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 15 08/01/2018 11:58:14 a.m.


Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 16 08/01/2018 11:58:15 a.m.
Misiones Jesuíticas
de los guaraníes
Provincia de Misiones

Ángela Sánchez Negrette y Graciela C. Gayetzky de Kuna

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 17 08/01/2018 11:58:17 a.m.


Misiones Jesuíticas de los guaraníes
San Ignacio Miní, Santa Ana, Nuestra Señora de Loreto
y Santa María La Mayor (1983 / 1984)

L
as misiones de los jesuitas en el territorio gua- Se reseñan estas cuatro reducciones ordenadas
raní a principios del siglo XVII tuvieron, en cronológicamente a partir de la más antigua, en
su desarrollo inicial, una movilidad casi per- un lapso que no alcanza el cuarto de siglo, ya que
manente, hasta que las estructuras se estabili- van de 1610 la primera a 1633 la última.
zaron a mediados del siglo XVIII, momento en el que se
dio un período de consolidación que se extendió hasta
1767, instancia en la que se produjo el extrañamiento o Los invariantes del modelo
expulsión de la Orden de la Compañía de Jesús. jesuítico guaraní
Está comprobado que las interrupciones externas a Los pueblos surgidos en las primeras décadas del
una cultura conllevan, de por sí, una situación de frus- siglo XVII se fueron mudando, conservando su ca-
tración, a lo que se suma en los descendientes una rácter unitario o sumando otras parcialidades a lo
pregunta subyacente: ¿qué hubiera sido de ellos si largo del tiempo. Esta dinámica les permitió desa-
esta ruptura no hubiera ocurrido? Más aún, en casos rrollar una experiencia práctica de organización y
como el presente, cuando la experiencia cultural ha distribución espacial mejoradas, con fórmulas o in-
sido tan intensa que la convierte en inconmensurable. variantes en algunos aspectos y ensayando nuevas
soluciones y materialidades en otros. Es así como
Los jesuitas, en ese desafío de realizar la obra mi- a finales de ese siglo, las misiones de la Provincia
sional, vivieron múltiples adhesiones y rechazos de Jesuítica del Paraguay inician un proceso de estabi-
igual magnitud: por parte de las comunidades y par- lidad, consolidación y desarrollo, ya que la amenaza
cialidades indígenas, por parte de los españoles, de de los bandeirantes, esclavistas paulistas, había des-
los portugueses y de los criollos. Situaciones que, su- aparecido tras ser derrotados en Mbororé1 (1641).
madas al ataque de los bandeirantes y otros esclavis-
tas, implicaron ajustes en los asentamientos funda-
dos por los misioneros. Los mismos fueron hechos y 1 La dirección técnica del ejército de guaraníes y jesuitas estuvo a
deshechos, mudados y trasladados, unidas y mezcla- cargo de Domingo Torres, quien había solicitado a la corona espa-
das las parcialidades, y fusionadas a la cultura trashu- ñola que se dejara a los primeros portar Vocas de Fuego (sic) sin ob-
mante guaraní en la búsqueda de la “tierra sin mal”. tener respuesta, por lo que decidió que así fuera. Cada pueblo con-
taba con su milicia, entre todas sumaron alrededor de veinte mil
Los cuatro pueblos declarados Patrimonio de la Hu-
combatientes. El cacique Nicolás Ñeenguirú estuvo al mando de
Imagen de apertura. manidad en el territorio argentino (1983/1984) for- las fuerzas terrestres y el cacique Ignacio Abiarú, de las fuerzas
Santa María la Mayor. Foto: maron parte de los primeros asentamientos, aunque fluviales que llegaron a contar con 200 canoas. Luego de Mbororé
Guillermo Rubén García. trasladados y refundados varias décadas después. el adiestramiento en el uso de las armas fue una práctica habitual.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 18 08/01/2018 11:58:17 a.m.


Concentración, urbanización y socialización
fueron los tres objetivos “civilizadores”
subyacentes en el proyecto de las misiones,
de doctrina y evangelización.

De este modo, se da por finalizado el período de las comunicación fluvial y terrestre facilitaba los in-
migraciones. tercambios y la defensa común. Los caminos, ade-
más, contaban con capillas o ermitas a la salida de
Concentración, urbanización y socialización fue- los pueblos, cuya función era encomendarse al Su-
ron los tres objetivos “civilizadores” subyacentes premo al salir y agradecer por el buen tránsito a la
en el proyecto de las misiones, de doctrina y evan- vuelta. También era frecuente que dichas ermitas
gelización. Desde esta mirada, se entiende a las re- se encontraran en el cruce de senderos y caminos.
ducciones funcionando como un todo organizado,
donde las partes respondían a ese concepto global, Las reducciones estaban dispuestas, como máxi-
siendo sus mecanismos más eficientes el encierro, mo, a una jornada de caminata entre sí y los esta-
el orden y el control social, lo que explica gran par- blecimientos ganaderos no distaban a más de una
te de su éxito, dado el mundo caótico en que se jornada de cabalgata. Con este esquema los pue-
había convertido la selva para los guaraníes, atosi- blos se asentaron definitivamente y comenzaron
gados entre colonizadores y esclavistas. a tener cada vez un mayor desarrollo demográfico.

Dichos conjuntos urbanos fueron la manifestación Es destacable que el manejo territorial se consoli-
más reveladora de un mundo y un tiempo, el del ba- daba en los conjuntos urbanos, en donde residía
rroco, instrumento del absolutismo monárquico y la la mayoría de la población, mientras que en el es-
Contrarreforma, cuya expresión en el arte es la repre- pacio circundante se ubicaban chacras, estancias,
sentación del poder y de su capacidad de persuasión. puestos y capillas.

Es así como, considerando la organización territo- En cuanto a la disposición del “núcleo del poder”
rial, van a establecerse tanto reducciones periféricas (templo, colegio, cementerio, talleres y huerto), en
(aquellas que estaban en los límites del área de im- los cuatro pueblos declarados Patrimonio Mun-
plantación) como centrales. Estas últimas también dial, dos son de núcleo compacto: Santa María La
pueden diferenciarse entre sí por su implantación Mayor y Nuestra Señora de Loreto; y dos de núcleo
cercana a los dos ríos, el Paraná y el Uruguay. Existie- expandido y lineal: San Ignacio Miní y Santa Ana.
ron también unas pocas reducciones mediterráneas. Las diferencias planteadas se relacionan con la an-
tigüedad de los pueblos, siendo los primeros, los
Uniendo las distintas posiciones territoriales, se concentrados ya que esa disposición facilitaba la
construyeron los caminos que las interconecta- defensa ante los ataques, instancia en que las po-
ban formando una gran red. Una doble red de blaciones solían refugiarse en el templo.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 19 08/01/2018 11:58:17 a.m.


20 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Las misiones
La mayor producción arquitectónica corresponde
al tiempo de consolidación y expansión de las mi-
siones, en el siglo XVIII, particularmente en las
décadas de 1730 a 1750, cuando se dieron grandes
realizaciones, tanto técnicas como sociales, alcan-
zando al concierto general de los treinta pueblos
guaraníes en los más de cien mil habitantes.

Haciendo una relación con las ciudades de españo-


les en la misma región, como Asunción, Corrien-
tes o Santa Fe, estas últimas solo poseían caseríos
de barro y techos de paja en callejas sinuosas y em-
barradas y aun la propia Buenos Aires contaba con
menos de cinco mil habitantes.

Las misiones reunían a cierta cantidad de gru-


Imagen 1. Misión Santa Las misiones uruguayenses, donde se radicó ma- pos de guaraníes, liderado cada uno de ellos por
Ana. Foto: Guillermo yoritariamente el accionar de Pedro Montenegro,2 un cacique. A su vez, cada misión contaba con el
Rubén García. se hallaban en un espacio de gran conflictividad Cotiguazú, casa para viudas y huérfanos, ubicado
durante el siglo XVIII. El río Uruguay establecía el generalmente en las proximidades del cementerio
límite de los dominios de las coronas de España y y sustentado económicamente por toda la comu-
de Portugal. Esto determinó que las misiones so- nidad a través de sembradíos comunes, llamados
bre las márgenes de este tuvieran un carácter ne- Tupambaé (tierras comunitarias atendidas dos ve-
tamente defensivo, como puede leerse aún en los ces por semana por cierto número de habitantes
altos murallones de Santa María La Mayor. elegidos de acuerdo a sus capacidades).

Frente a la necesidad de poseer catecismos en lengua


2 Protomédico del río Uruguay, escribe Materia médica misionera
guaraní los jesuitas gestionaron la creación de una
(1710), donde dibuja, describe y receta las virtudes y propiedades de
las plantas de la región de las misiones jesuíticas de los guaraníes.
imprenta ante los superiores de la Orden. Finalmen-
te, se desarrolló una a partir de las prensas de aceite,

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 20 08/01/2018 11:58:18 a.m.


en la Argentina 21

La mayor producción arquitectónica corresponde


al tiempo de consolidación y expansión de
las misiones, en el siglo XVIII, particularmente
en las décadas de 1730 a 1770.

la cual inicialmente funcionó en Loreto, para luego Este texto y dibujo nos plantean las cuestiones que
ser trasladada a las reducciones ubicadas sobre las en común tienen los treinta pueblos, idea que se
costas del río Uruguay, moviéndose entre San Javier refuerza en un fragmento, donde dice:
y Santa María La Mayor, hasta el momento de la ex-
pulsión de la Orden. Actualmente se encuentra una Estos 30 todos son de la hechura q’ aquí se ve,
reconstrucción del taller de la imprenta en el Centro con plaza mui capaz de 160 varas en cuadro, y
de Interpretación de Santa María La Mayor3. algunas más: las calles todas a cordel de 16 ò 18
varas en ancho [...] No hay más q’ una Iglesia, y
Cada reducción estaba dotada de un molino y un cura en cada pueblo, por grande q’ sea. Las
un horno de pan, un granero y un depósito, un Iglesias son mui grandes por lo regular de 70 ò
horno de ladrillos y una herrería, un matadero y 80 varas de largo, y 26 ò 28 de ancho; y algunas Imagen 2. Conservación
una carnicería aprovisionados semanalmente por de 90 de largo y 30 de ancho. [...]. Algunas de Santa Ana, escalinata
sus estancias. Cisternas en varios niveles con ca- piedras quadradas: por lo regular son de piedra barroca. Foto: Guillermo
nalizaciones subterráneas proveían agua potable hasta una ò dos varas de alto, y lo demás hasta Rubén García.
y no potable hasta fuentes, lavanderías y baños
públicos –comunes–, cuyas aguas servidas luego 2

desaguaban en cursos próximos.

El padre Jaime Oliver nos dejó un documento cuyo


título es Dibujo de un pueblo de los indios guaranis
(Oliver, 1754), a cuyo pie de página reza lo siguien-
te: ¨Estos 30 Pueblos estaban en esta forma, qdo
fueron à aquellas partes los Reales Demarcadores
de la Línea divisoria año de 1754 et ultra¨.

3 Realizada entre 2010/1, la Escenificación de la Imprenta en


Santa María La Mayor, actualmente en el Centro de Visitantes
de la reducción, fue presentada en la 17° Asamblea Internacional
de ICOMOS París, 2011. El proceso se encuentra documentado
en: Kuna, Graciela; Rivero, Beatriz; Ferreyra, Cristina; Monferrer
Vigil, Malena (2012): Planificación interpretativa y activación patri-
monial. Escenificación de la imprenta misionera en Santa María la
Mayor. Posadas: Editorial Universitaria de Misiones.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 21 08/01/2018 11:58:19 a.m.


22 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Se puede sostener que cada misión fue la


síntesis entre estos tratados, la experiencia
aportada por los padres y la práctica
realizada por los pueblos de indios…

3 en las bibliotecas de las misiones que se encargaban


de cuestiones espaciales y constructivas. En el caso de
la reducción de Santa María La Mayor llegó a tener
alrededor de trescientos libros según consta en los
inventarios posteriores a la expulsión de los jesuitas.4

En ese sentido, se puede sostener que cada misión


fue la síntesis entre estos tratados, la experiencia
aportada por los padres y la práctica realizada por
los pueblos de indios administrados por los fran-
ciscanos en la región, la cual, evidentemente, no
fue soslayada por los jesuitas (Sánchez Negrette,
2010). Posiblemente el sentido del orden fue tam-
bién determinado por las Leyes de Indias.

Se toma como ejemplo general de composición una


cartografía de la época. Se trata del plano de Santos
Mártires del Japón, la misión más alta de los treinta
Imagen 3. Plano de Santos el tejado de Adoves, y como están mui blanquea- pueblos, a 295 m.s.n.m, fundada en esas alturas en
Mártires de Japón. das las paredes, no se conoce de q’ materia sean. 1704, en el contexto de las guerras por la recupera-
Tienen por lo común cinco Altares con sus Reta- ción de la Colonia de Sacramento en manos por-
blos Dorados. [...] al otro lado está la casa de los tuguesas. Este dibujo, que obra en el museo Julio
Padres, q’ siempre son dos, ò tres, los Almacenes Marc5 de Rosario, Santa Fe, Argentina, mide 42 x
de la hacienda común, y otras officinas con un 30 cm y la ficha del museo dice: “Compra efectuada
patio capaz; y conjunto à el hay otro patio de todo
género de officinas, donde trabajan los Herreros,
Carpinteros, Tegedores, Plateros (Oliver, 1754).
4 Este tema es ampliado en el proyecto de investigación Re.Sa.
Ma.Ja. 2001/17 Secretaría de Investigación y Posgrado-Facultad
Este documento sintetizó los elementos arquitectóni-
de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Nacional de
cos y urbanos de las misiones, que aparecen de ma- Misiones. Dirección: magíster Ángela Beatriz Rivero. Codirec-
nera constante en cada una de ellas, es decir, las inva- ción: doctora Graciela G de Kuna.
riantes. Existían una serie de tratados de arquitectura 5 Gestión señora Ester Davidov; gentileza Dr. N. Levinton.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 22 08/01/2018 11:58:21 a.m.


en la Argentina 23

por el Gobierno de la provincia de Santa Fe en el devenires que, en cada caso, acontecieron, además
año 1939”. En el plano se aclara su propósito: de las circunstancias de su fundación y del reco-
rrido temporal que han tenido hasta nuestros días.
Hállase este pueblo situado sobre la cumbre de
un cerro montañoso y escabroso y está cercado de A fin de poder caracterizar y establecer las condicio-
fincas, cuyos algodonales han sido puestos y ade- nantes de ellas, se presenta a continuación una bre-
lantados por aplicación y diligencia de d. Andrés ve reseña de sus desarrollos y datos más relevantes.
Estrada, actual administrador. Que es fecho en
dicho pueblo a 29 de febrero de 1792. Sánchez.
Nuestra Señora de Loreto
En el plano puede observarse el equipamiento en
las misiones jesuíticas de guaraníes: la iglesia, a la Esta reducción, una de las primeras en fundarse en
derecha el cementerio, a la izquierda el colegio y lue- 1610 por obra de los padres José Cataldino y Simón
go los talleres. Frente a estos aparecía la plaza, en el Masceta, se conformó con guaraníes guayreños o de
centro compositivo, rodeada en sus tres lados libres la zona del Guayrá, ubicada actualmente en Brasil.
por casas de indios. La jerarquía social establecía la
ubicación de las casas de indios en importancia de- Su primer traslado ocurrió en 1631 en el éxodo
creciente de la plaza a la periferia. En el último anillo guiado por el padre Antonio Ruiz de Montoya
aparecían los sembrados de los principales plantíos. S.J.,6 con posteriores afincamientos transitorios,
Atrás de la iglesia estaba ubicado el huerto.
6 Antonio Ruiz de Montoya, S.J. Misionero, escritor, lingüista.
Al construir una obra en un momento y lugar de- Nacido el 13 junio 1585, en Lima, Perú; murió el 11 de abril de
terminados, se lo hace dependiente de sus condi- 1652, en Lima. Entró a la CJ el 11 noviembre de 1606, en Lima;
cionantes y circunstancias concretas, del carácter ordenado sacerdote en febrero de 1611, en Santiago del Estero,
Argentina. Durante su superiorato (1622-1636) de las misiones
técnico económico, sociocultural o político, lo que
del Guayrá, se fundaron doce reducciones más, que fueron ata-
hará lugar a las particularidades que se han dado cadas por los bandeirantes. Destruidos los poblados, ordenó su
en cada misión, independientemente de las inva- traslado. Con otros siete jesuitas, los condujo en unas setecien-
riantes del esquema general. Es así como las cua- tas canoas por el río Paraná y luego por tierra, en un recorrido
tro misiones jesuíticas, que fueron declaradas Pa- de doscientas leguas, hasta la actual provincia argentina de Mi-
siones. En la congregación provincial de 1637, Ruiz de Monto-
trimonio de la Humanidad por la Organización de
ya (superior de todas las misiones guaraníes desde 1636) fue
las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia nombrado procurador especial de la provincia del Paraguay en
y la Cultura (UNESCO), dan cuenta de los distintos Madrid, para solicitar remedio contra los ataques a las misiones.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 23 08/01/2018 11:58:21 a.m.


24 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Esta reducción, una de las primeras en


fundarse en 1610 por obra de los padres José
Cataldino y Simón Masceta, se conformó con
guaraníes guayreños o de la zona del Guayrá.

hasta que en 1686 se instaló en su lugar definiti- En diferentes cartas Anuas,7 se hace mención a los
vo: la localidad a la que dio su nombre a 3 km de problemas o fallas que presentaba la cubierta en
la ruta nacional 12, a 56 km de Posadas, capital de el encuentro de la cúpula, de cubierta piramidal y
la provincia de Misiones, Argentina (27°30’00’’S con los faldones a dos aguas.
y 55°32’00’’ O). El conjunto poseía una escala
media con referencia al tamaño existente en las Fue este uno de los pueblos con mayor cantidad de
treinta reducciones, y contaba con la iglesia, el población durante bastante tiempo: en 1702, con-
colegio, los talleres, la huerta y las cuadras o tiras taba con 4.060 habitantes; en 1714, con 5.161 y, ya
de viviendas. en 1731, con 7.048, aunque este número mermó
hacia mediados del siglo XVIII.
En este caso, lo singular estuvo dado por la proce-
sión del vía crucis que se desarrollaba sobre un eje En 1695, la imprenta se estableció allí bajo la di-
definido por dos remates: el Monte del Calvario al rección de los padres Serrano y Newman, quienes
extremo Norte y la capilla de Nuestra Señora de guiaron a los guaraníes para su ejecución. Docu-
Loreto al Sur, precedida por una segunda plaza y mentado esto en la edición del libro de Juan Eu-
el Cotiguazú. Esta particularidad ha sido retoma- sebio Nieremberg, Diferencia entre lo temporal y lo
da en la actualidad para actividades religiosas con eterno (1695). Esta imprenta fue trasladada luego
peregrinos de la región, que se realizan en la fecha a los pueblos cercanos al río Uruguay, itinerante
del natalicio del citado padre, en reconocimiento a entre San Javier y Santa María La Mayor, donde fi-
su obra misional. nalmente quedaron unos pocos vestigios.

La iglesia tenía tres naves con cúpula sobre el cru- Al conjunto monumental podemos considerarlo
cero y estructura del campanario exento; se em- en lo general como tipológico, según lo refiere el
plazaba con un pórtico elevado, al que se accedía padre Oliver (Oliver, 1754), pero de núcleo compac-
por una gradería de piedra, situación que también to: al frente en relación con la gran plaza, el templo
se repetía en la capilla de Nuestra Señora de Lore- y el colegio; atrás de ello, el patio de talleres y flan-
to y es posible verificarlo en los vestigios que hoy queando este núcleo, a cada lado, el cementerio y
subsisten. La construcción es mixta ya que estaba la huerta. Si bien el acceso principal, compositivo,
compuesta por un sistema de muros de piedra y mantiene su organización barroca escenificando
de tapia (barro y paja), con estructura indepen-
diente de columnas de madera para sostener los 7 Escritos, fuentes de primera, que permiten conocer la vida
techos, también de madera y recubiertos de tejas. cotidiana de las misiones jesuíticas de los guaranies.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 24 08/01/2018 11:58:21 a.m.


en la Argentina 25

Al frente, en relación con la gran plaza, el


templo y el colegio; atrás de ello, el patio
de talleres y flanqueando este núcleo, a
cada lado, el cementerio y la huerta.

la apoteosis de la fe al enfrentar el templo a través mayoría de la construcción se realizó en asperón


de la gran plaza, presenta algunas particularidades rojo, un calcáreo que se encuentra en la cantera
que la distinguen como la mencionada vía proce- ubicada en las cercanías de la misión.
sional que tensiona un segundo recorrido teatral
entre el Monte del Calvario y la capilla de Nuestra El templo corresponde al segundo período cons-
Señora de Loreto. tructivo, mixto en su estructura, lígneo-pétreo, de
planta rectangular, de 74 m de largo y 24 m de an-
cho, estaba dividido en tres naves, con estructura
San Ignacio Miní de techo y columnas de madera que se encontra-
ban encajonadas en los muros de asperón rojo, de
Esta reducción pertenece al grupo de las primeras 1,80 m de espesor en la base. Probablemente con-
fundaciones (1611) y fue realizada por los mismos tara con un crucero y sobre él la cúpula de “media
fundadores de Loreto, los padres José Cataldino y naranja”. La fachada se encontraba enmarcada por
Simón Masceta; constituida también con pobla- dos torres de piedra, que juntamente con el cim-
ciones de guaraníes originarios del Guayrá, formó borrio y el crucero, constituyeron innovaciones atri-
parte de las comunidades que integraron el éxodo buidas al padre José Brasanelli. Se presume que las
del padre Montoya en 1631 y luego, vuelta a trasla- tareas de construcción del templo, y quizás de otros
dar al que sería su destino actual. edificios, fueron fiscalizadas por el arquitecto jesui-
ta Juan Bautista Prímoli.
Se encuentra en la localidad de igual nombre so-
bre la ruta nacional 12, a 60 km de Posadas, capital En visita realizada por el viceprovincial jesuita
de la provincia de Misiones, Argentina, próxima Luis de la Roca a principios del siglo XVIII, se deja
a la confluencia del río Yaberiby y el río Paraná constancia de que:
(27°15’19’’S y 55’31’54’ O).
[…] las casas que se hicieren de nuevo para los in-
Hacia mediados del siglo XVIII la misión llega a dios serán en los cimientos y tres cuartas o una
contar con más de tres mil habitantes y para 1731 vara fuera de ellas, de piedra, lo demás de adobe, y
contaba con 4.356. Según inventario de 1783 tenía no de tapia francesa, que no dura, y esta duración
una iglesia de tres naves, casa principal con treinta es a lo que principalmente se ha de atender. Quíte-
y dos cuartos, veintisiete filas de casas de piedra, se cuanto antes la paja, conque están algunas casas
un Cotiguazú a espaldas del cementerio, dos galpo- de los indios cubiertas, y se pondrán de teja, para
nes, cuatro corrales, una estancia y tres capillas. La que no suceda alguna quemazón, que se puede

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 25 08/01/2018 11:58:21 a.m.


26 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Esta reducción se destacaba por una


serie de artesanías e industrias que se
desarrollaban en los talleres, donde los
jesuitas enseñaron ciertos oficios.

temer. Y para que esto se pueda ejecutar, encargo como remate la fachada del templo. San Ignacio
8
de perfeccionar los hornos de teja (Page, 2005). mantiene una orientación noreste, mejorada con
respecto a la implantación de Loreto; en la práctica
Esta reducción se destacaba por una serie de arte- se mantendrá en otras reducciones esta orientación
sanías e industrias que se desarrollaban en los ta- del frente del templo que, además, se corresponde
lleres, donde los jesuitas enseñaron ciertos oficios: con las habitaciones principales del colegio y resi-
carpintería, fabricación de vajilla, hornos para cocer dencia de los jesuitas.
tierra, fundición de metales, tejeduría de algodón,
confección de sombreros e instrumentos musicales.
Santa María La Mayor
Su historia, luego de la expulsión de la Orden fue de-
vastadora, siendo el poblado incendiado. Posterior- Fundada en 1626 por el padre Diego de Boroa y
mente, ya como pueblo contemporáneo, su refunda- Claudio Ruyer, contó con una población guaraní
ción se desarrolló con un trazado urbano a espaldas originaria de Iguazú y de Paraná. Esta comuni-
de la reducción jesuítica; es así como en la actuali- dad se mudó dos veces, registrándose la primera
dad, a partir de la avenida de acceso, a la izquierda se mudanza en 1633 cuando transmigró a un sitio
encuentra el centro del pueblo nuevo y a la derecha cercano al antiguo pueblo de Santos Mártires del
se ubican los vestigios de la antigua misión. Japón y luego al sitio definitivo actual. La escala
del conjunto es mediana y consta en el inventario
El diseño del conjunto es modélico siguiendo el de 1768 la existencia de un colegio de diecinueve
documento del padre Oliver, con el núcleo monu- cuartos, iglesia, once filas de casas y tres capillas
mental organizado de manera lineal: enfrentados en los alrededores, con una población estimada en
con la gran plaza, el templo, el cementerio y el patio 1.398 habitantes según el censo de 1771.
del colegio, siguiendo con los talleres en un frente
común. El acceso principal, compositivo, mantie- La trascendencia de esta reducción se vio marcada
ne la estética barroca escenificando el ingreso a la por la instalación de la imprenta, y las actividades
gran plaza como parte del mundo de Dios, teniendo del padre Buenaventura Suárez Garay, primer as-
trónomo del Río de la Plata, quien publicó Luna-
rio de un siglo en 1743; así como también por el ya
8 El viceprovincial Luis de la Roca, al frente de la Provincia del
mencionado padre Pedro de Montenegro, proto-
Paraguay de la Compañía de Jesús, en 1714 visitó el colegio de
Corrientes y las veintinueve reducciones existentes entonces;
médico del río Uruguay, cuyo estudio fuera publi-
y comentó cada uno de ellos en un detallado informe. cado en Materia médica misionera en 1710.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 26 08/01/2018 11:58:22 a.m.


en la Argentina 27

En 1784, el virrey marqués de Loreto quiso averi- he dado orden para que, si aún existen algunos de
guar qué había pasado con la imprenta jesuítica; estos caracteres, me los remitan, de lo que avisaré
la respuesta fue la siguiente carta de oficio escrita a Vd. para que lo comunique a S. E. Nuestro Señor
por don Francisco Piera y dirigida a don Juan Án- guarde a Vmd. muchos años. Desta de Candelaria y
gel de Lazcano, conocida como “la carta de Piera”: Enero 16 de 1784. Besa V. ms. de Vmd. su atento y
seguro servidor. (Francisco Piera en: Kuna, Rivero,
Muy señor mío: A la de V. de 28 de noviembre úl- Ferreyra y Monferrer Vigil, 2012).
timo sobre él encargue que hace a V. Su Excelencia
de que solicite en el pueblo de Santa María la Mayor, La imprenta se consideró necesaria cuando la ora-
u otros, si existe o no algunos caracteres, muebles o lidad o transmisión de conocimientos en forma
utensilios de la imprenta que aquí hubo en tiempo verbal estuvo consolidada, lo que permitió a los
de los expatriados, digo: que habiéndome informa- jesuitas proponer la escritura, hecho que les sirvió
do del teniente gobernador don Gonzalo de Doblas, a los fines evangelizadores: gramáticas, vocabula-
me dice que en el tiempo que permaneció en dicho rios y catecismos en guaraní de la mano de Ruiz
pueblo de Santa María tuvo ocasión de examinar de Montoya, entre otros y de Nicolás Yapuguay, ca-
con todo cuidado y prolijidad cuanto allí hay, y que, cique de Santa María La Mayor. La imprenta nació
efectivamente hubo imprenta en aquel pueblo, de en Loreto en 1695 con el mencionado libro de Eu-
la que solo existen los fragmentos de la prensa que sebio Nieremberg, Diferencia entre lo temporal y lo
era de madera, muy mal construida y al presente eterno, y a comienzos del siglo siguiente se la ubica
toda hecha pedazos, y que en el almacén habría en las reducciones cercanas al río Uruguay, por ser
una corta porción de caracteres de estaño, que ocu- quizás la comarca más conflictiva por la disputa
parían como medio celemín9, y que como cosa de entre las coronas española y lusitana.
ningún valor ni provecho los iban gastando en re-
mendar fuentes y platos de estaño. Con esta noticia, El astrónomo Buenaventura Suárez Garay, na-
cido en Cayastá la Vieja, actual provincia de
9 Celemín. (Quizá del árabe. hisp. *tamaní”, de un octavo). Santa Fe y cuyos restos yacen en Santa Ma-
1. m. Medida de capacidad para áridos, que tiene 4 cuartillos y ría La Mayor desde 1748, fue mencionado en
equivale en Castilla a 4,625 l aproximadamente. 2. m. Porción la revista científica londinense Royal Socie-
de grano, semillas u otra cosa semejante que llena exactamente ty que precedió a la segunda edición de 1744
la medida del celemín. 3. m. Medida antigua superficial que en
del citado Lunario de un siglo (1740, 2009) en
Castilla equivalía a 537 m2 aproximadamente, y era el espacio
de terreno que se consideraba necesario para sembrar un cele-
la que había profundizado su obra fundamen-
mín de trigo. Real Academia Española © tal. El estudio comienza en enero del año 1740

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 27 08/01/2018 11:58:22 a.m.


28 Patrimonio Cultural de la Humanidad

La imprenta se consideró necesaria cuando


la oralidad o la transmisión de conocimientos
en forma verbal estuvo consolidada, lo que
permitió a los jesuitas proponer la escritura.

y acaba en diciembre de 1841, producto de sus compositivo similar al esquema seguido para San-
mediciones hechas en San Cosme Viejo, entre las tos Mártires del Japón, se ve distorsionado debido a
misiones de Candelaria y Santa Ana, con instru- que el templo que se relacionaba con la gran plaza
mental fabricado en caña y cristal de roca y de se quemó en 1735, sustituyéndose transitoriamente
manufactura guaraní. También se dedicó al arte por el espacio que era la sede de la administración,
en relación con el tiempo y su medición a partir que unía los dos patios secundarios pertenecientes
de la fundición de campanas y relojes de sol en uno al colegio y el otro, a los talleres. Este templo
piedra, por ejemplo, el que se ubica actualmen- provisorio quedó con una nave principal y dos la-
te en la reducción de San Cosme y San Damián, terales al incluir las galerías y terminó siendo el
en Paraguay, y también el que se encuentra en definitivo.
el pueblo de Concepción de la Sierra, de la pro-
vincia de Misiones, antigua reducción de Nuestra Ello fue debido a que, si bien tuvieron los materia-
Señora de la Concepción del Ibitiracuá, próxima les según consta en los inventarios, no así la mano
a Santa María. de obra que, mermada por enfermedades no pudo
recuperarse y solo tuvieron fuerzas para enfrentar
Por último y por proximidad con el pueblo de San- los problemas cotidianos de alimentación y vestido.
tos Mártires del Japón (16 km), Pedro de Monte- A partir del vacío constructivo dejado por el templo
negro, enterrado allí en 1728, deja de manifiesto incendiado, se generó una plaza, que fue el atrio de
la caleidoscópica vegetación americana a partir del la iglesia provisional. Se construyó el último lado
libro Materia médica misionera (1710), en el cual del patio de talleres para alojar las funciones admi-
detalla en ciento cincuenta láminas sus estudios nistrativas y depósitos desalojados para cumplir con
mediante el dibujo, de las especies vegetales pro- las mencionadas funciones del culto.
pias del espacio misional, con datos en español y
en guaraní sobre sus propiedades medicinales e
instrucciones sobre estas especies para su uso (De Santa Ana
Montenegro, 1710, 2007).
Su fundación data de 1633 por los padres Pedro Ro-
El esquema del conjunto mantiene las invariantes mero y Cristóbal de Mendoza, quienes agruparon a
tipológicas según lo señala el padre Oliver, con el miembros de la población de guaraníes del Tape. El
núcleo monumental de contrapunto al acceso a la primer traslado se produjo a los pocos años, entre
gran plaza: templo y colegio y, por detrás de ellos, el 1636 y 1637, emigrando al Paraná; la mudanza defi-
patio de talleres y cementerio. El acceso principal, nitiva al sitio actual se produjo en 1660.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 28 08/01/2018 11:58:22 a.m.


en la Argentina 29

A partir del inventario de 1768 se la pudo consi- 4

derar como un conjunto con una escala importan-


te, ya que contaba con cuarenta y seis cuadras de
viviendas, tres capillas de caminos, dos estancias,
un yerbal, puerto con nueve canoas, un bote y un
serení (bote pequeño). La población, según datos
de 1771, se contabilizó en 5.643 habitantes. Desde
1671 había tenido un aumento constante por cien
años, aunque es de notar que luego de la expulsión
de los jesuitas tuvo una abrupta disminución, no
acusada en esa magnitud en los otros conjuntos.
El período de mayor flujo poblacional se dio en-
tre 1740 a 1770 con variaciones en incremento de
4.505 a 5.643 habitantes.

La distribución funcional en zona urbana, según


un inventario de 1773, constaba de cuarenta y seis
cuadras de casas, tres capillas de caminos. Con-
taba también con un yerbal, lo mismo que todas del padre Oliver, con el núcleo del poder organiza- Imagen 4. Misión de
las misiones, pero que, en este caso, se cultivaban do de manera lineal: enfrentando con el ingreso a Santa Ana. Foto: Guillermo
hasta cinco tipos de yerba, desde la más común la gran plaza, la fachada del templo, el cementerio Rubén García.
que se industrializa en la actualidad hasta la más y el patio del colegio, siguiendo en un frente co-
cara y buscada en esos tiempos, denominada caá mún con el patio y los talleres. El acceso principal
mirí, de hoja muy pequeña. Todas las misiones presenta, en escena magistral, al conjunto monu-
costeras tenían al menos un puerto, ubicado en mental compositivo con el templo a Santa Ana, en
las proximidades del conjunto (Sánchez Negrette, orientación noreste. Este adquiere mayor enverga-
2011) y, en el caso de Santa Ana, contaba con dura con la escalinata en el atrio de la iglesia en
varios medios de transporte acuático, lo cual de- un manejo de un conjunto sobreelevado, teatral, a
muestra su grado de operatividad. más de 70 cm del nivel de la plaza. Esta escalinata
de líneas rectas contrasta con la del colegio de for-
Con referencia al diseño de este conjunto, el esque- mas curvas que homenajea a la famosa escalera de
ma registra las invariantes, según un documento la Biblioteca Laurenciana de Miguel Ángel.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 29 08/01/2018 11:58:24 a.m.


30 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 30 08/01/2018 11:58:27 a.m.


en la Argentina 31

Imagen 5. Detalle
7
Reducción Jesuítica
de Santa Ana. Foto:
Guillermo Rubén García

Imagen 6. Reducción
Jesuítica de Santa
Ana. Foto: Guillermo
Rubén García.

Imagen 7. Galería de
viviendas de indios. Foto:
Guillermo Rubén García

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 31 08/01/2018 11:58:33 a.m.


32 Patrimonio Cultural de la Humanidad

La Declaración de Patrimonio Desde principios del siglo XX, expediciones y


grupos de estudiosos comenzaron un redescubri-
de la Humanidad por la UNESCO
miento de estos y advirtieron sobre su valor mo-
(1983/1984) numental. En nuestro país la creación de la Co-
misión Nacional de Museos y de Monumentos y
Los jesuitas, a principios del siglo XVII, iniciaron su ac- Lugares Históricos, en 1940, dio el primer paso a
ción en el territorio de los guaraníes que actualmente su reconocimiento con las declaratorias naciona-
comprende a cuatro países: Argentina, Brasil, Paraguay les como patrimonio, en particular, a las ruinas de
y Uruguay. Los treinta pueblos diseminados en los tres San Ignacio Miní, declarándolas como Monumen-
primeros y, básicamente, estancias en el último. to Histórico en 1943; y solo como señalamiento a
las ruinas de los otros catorce pueblos, ubicados
Audaz experiencia que mediante una acción pla- diez en Misiones y cuatro en Corrientes.
nificada permitió el autosustento y desarrollo de
los nativos durante un lapso de ciento cincuenta A partir de esta declaratoria se realizaron diver-
años y que se vio interrumpida con la expulsión sas propuestas de conservación en las ruinas de
de los misioneros en 1768, pasando a la corona la San Ignacio por el entonces Servicio Nacional
administración de los pueblos y el territorio. de Arquitectura, dependiente del Ministerio de
Obras Públicas. En el caso de Yapeyú se levantó,
La división y modificación de las estrategias pro- en 1948, un templete en estilo neocolonial, para
ductivas integradas, sumadas a la constitución de protección de la porción que correspondería a la
un territorio de explotación apetecible, llevaron a casa natal del general José de San Martín. En el
la dispersión de los aborígenes y la decadencia de resto de los pueblos las provincias de Corrientes
los treinta pueblos. En el siglo XIX, el destino de y Misiones, realizaron diversas acciones aisladas
estos pueblos varió, dependiendo de la estructura y en mayor medida, por interés de los municipios
de los nuevos límites territoriales a partir de la in- competentes.
dependencia y conformación de cuatro países in-
dependientes en la otrora región jesuítica guaraní. En 1983, por una propuesta conjunta de los Es-
Algunos, invadidos y saqueados; otros, refundados tados de la Argentina y Brasil, la Convención del
con población extraña al sitio y tomados como re- Patrimonio Mundial inscribe como Patrimonio
cursos de materiales para nuevas construcciones. de la Humanidad a San Ignacio Miní, provincia
Algunos otros permanecieron en el abandono, con de Misiones, Argentina y a San Miguel Arcángel,
sus vestigios en ruinas, cubiertos por la selva. estado de Rio Grande Do Sul, Brasil, en forma

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 32 08/01/2018 11:58:33 a.m.


en la Argentina 33

Su fundación data de 1633 por los padres


Pedro Romero y Cristóbal de Mendoza,
quienes agruparon a miembros de la
población de guaraníes del Tape.

compartida. Esta inscripción es la 27510 en la re- arquitectónico o tecnológico, o de paisaje que


gión de América Latina y el Caribe, en el tipo: Cul- ilustre uno o varios períodos significativos de la
tural, y según el criterio IV. historia humana (UNESCO, 1999).

Durante 1983, la Comisión Nacional de Museos y Vale igualmente establecer que el Estado parte (Ar-
de Monumentos y Lugares, por decreto 2.210, de- gentina) se obliga a responder por el criterio de au-
clara Monumento Histórico Nacional a las ruinas tenticidad exigido a todos los sitios que conforman
y vestigios pertenecientes a Candelaria, Santa Ana la Lista de Bienes Patrimonio de la Humanidad,
y Loreto, ubicados en el departamento de Candela- lo cual se encuentra especificado en el punto b) I):
ria; de Corpus, en el departamento de San Ignacio,
y de Mártires, en el departamento de Concepción, Responder al criterio de autenticidad en lo relati-
todas ellas en la provincia de Misiones. vo a su concepción, sus materiales, su ejecución
o su entorno, y, en el caso de un paisaje cultural,
Con la declaratoria nacional, UNESCO incorpora en en lo referente a su carácter o sus componentes
1984 a la Declaración de Patrimonio de la Humani- distintivos (UNESCO, 1999).
dad a otros tres conjuntos: Nuestra Señora de Lore-
to, Santa Ana y Santa María La Mayor, por extensión También como componente fundamental se esta-
de la misma resolución de 1983, correspondiéndoles blece en el punto b) II) “el compromiso del Estado
la designación 275 bis. Finalmente, en 1989, se in- parte de garantizar básicamente dos aspectos ne-
cluyó en la Lista de Patrimonio de la Humanidad a cesarios para la protección de los bienes declara-
dos conjuntos jesuíticos guaraníes muy importantes dos: legislación y gestión”.
ubicados en Paraguay: Trinidad y Jesús.
Legislación que abarque protección en lo nacional,
Con referencia a la propuesta de valor universal excep- provincial y municipal “y/o de una protección con-
cional a los efectos de la Convención y su inclusión en tractual o tradicional bien establecido”. Así como
la Lista del Patrimonio Mundial, el Comité ha conside- en lo concerniente a la “gestión”, con mecanismos
rado que los conjuntos cumplen con el criterio a) IV: de administración y control: “que preserven la in-
tegridad de los lugares culturales, particularmente
Constituir un ejemplo eminentemente represen- de aquellos abiertos a gran cantidad de visitan-
tativo de un tipo de construcción o de conjunto tes”[…] “que aseguren la administración y control,
la conservación del bien y la accesibilidad planifi-
10 http://whc.unesco.org/en/list/275 cada del público” (UNESCO, 1999). En definitiva,

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 33 08/01/2018 11:58:33 a.m.


34 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Los jesuitas, a principios del siglo XVII, iniciaron


su acción en el territorio de los guaraníes que
actualmente comprende a cuatro países:
Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

un plan de manejo integral y en ejecución para su En 2002, la WMF patrocinó una expedición téc-
ajuste permanente y la preservación de los bienes nica interdisciplinaria de expertos internacio-
declarados Patrimonio de la Humanidad. nales para visitar y proponer pautas uniformes
de preservación de dichos monumentos, la que
A partir de la protección de estos bienes por el culminó en una propuesta de trabajo; este Pro-
gobierno, la Comisión Nacional de Monumentos grama de Capacitación para la Conservación,
realizó diversas gestiones y acciones a través de Gestión y Desarrollo Sostenible de las Misiones
programas de equipos técnicos y presupuestos Jesuíticas Guaraníes fue aprobado por represen-
para el desarrollo de infraestructura y conserva- tantes de los cuatro países involucrados. Inicia-
ción, como, por ejemplo, el realizado ante el BID, do en 2003, se prolongó hasta 2007, llevando a
que contenía a la ruta jesuítica de ambas provin- cabo la lectura técnica de los bienes y el dictado
cias, incluido en sus planes federales de turismo. de cursos interdisciplinarios en los sitios, dando
El organismo internacional solo lo aprobó para como producto final el Manual básico de conser-
Misiones, no para Corrientes, por lo que el Esta- vación. Destacamos de allí lo expresado por los
do nacional debería acompañar con los recursos especialistas:
necesarios, como así también con las acciones,
exigencias y garantías para la administración y Aunque la conservación de estructuras y de sus
conservación de los cuatro pueblos correntinos. materiales requiere de una importante compo-
nente técnica, la intervención debe ser regida por
Sin embargo, en 1996, la misión jesuítica de San la componente cultural, en tanto propulsora del
Ignacio Miní fue incluida en la lista de los cien mo- concepto de conservación.
numentos más amenazados del Programa World
Monuments Watch, lo que llevó a la obtención de Cabe tener en cuenta que la destrucción del patri-
una subvención para la restauración del pórtico de monio cultural no está ligada exclusivamente al
su iglesia, aunque esencialmente determinó que abandono o a la simple ausencia de intervencio-
la World Monuments Fund (WMF) diera apoyo para nes. En buena medida se relacionan a acciones
talleres y capacitaciones de equipos que estable- erróneas que se derivan de la falta de una valora-
cieran pautas para: “el desarrollo de una visión de ción adecuada y de un enfoque errado de manejo
conjunto para las misiones, que abarcara un enfo- y administración de los recursos. Estos factores
que global de conservación y de gestión y el apro- muchas veces, pueden corregirse con informa-
vechamiento de su potencial educativo y turístico” ción, concientización, formación y entrenamien-
(Barbacci, 2009). to (Magadán y Charola, 2009).

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 34 08/01/2018 11:58:33 a.m.


en la Argentina 35

A la fecha se han dado algunos pasos importantes,


aunque queda pendiente la integración de proyec-
tos en un programa que abarque la totalidad de la
ruta jesuítica. Es necesario conformar proyectos
comunes entre las provincias y los municipios,
en el marco de políticas y gestiones participativas
e inclusivas de las comunidades involucradas, ori-
ginarias y actuales. Propiciando con esto que los
pueblos declarados mantengan la memoria e iden- declaratoria, el concepto de patrimonio se ha modi- Imagen 8. Reducción
tidad cultural en un contexto regional, iniciadas con ficado y se han ampliado sus criterios, incorporando Jesuítica de Santa
la experiencia singular de los jesuitas y guaraníes. la idea de contextualización; o sea, la consideración Ana. Foto: Guillermo
En definitiva, la federalización de las políticas cultu- del patrimonio como una integralidad, de su valor Rubén García

rales se hace imprescindible al margen de las pau- como conocimiento de la existencia material, orga-
tas y acompañamiento determinado por el Estado nización social, cosmovisión y representación del
nacional. mundo. Considerar la perspectiva inmaterial del
patrimonio es vital para la memoria cultural y se
Por la extensión de la región, por las características es concluyente en que la participación e involucra-
productivas que surgieron de la cultura jesuítica y miento de la comunidad es clave tanto para mante-
por la inscripción desde 1984 de las Cataratas del ner los significados de referencia como para la apro-
Iguazú en la Lista de Patrimonio de la Humani- piación de estos.
dad (compartida con Brasil), es importante que las
iniciativas e instituciones locales ligadas a la pro- Los vestigios de las misiones jesuíticas constitu-
blemática del desarrollo social, lejos de las propa- yen la referencia al proceso cultural inédito de sín-
gandas y agendas de corto plazo, se comprometan tesis de las expresiones y concepción del barroco
decididamente para integrar proyectos de rehabi- centroeuropeo en sincretismo con la cultura gua-
litación y de desarrollo sustentable que atiendan a ranítica y no solo en el planteo teatral, escenográfi-
la población, especialmente aquella marginada y co de las estructuras de los poblados, sino también
atada a la supervivencia básica. en la arquitectura, en la escultura, pintura, ritos,
músicas y demás expresiones artísticas. El espíritu
Cabe también reflexionar acerca de lo dinámico barroco de los misioneros y guaraníes sobrevive
de las políticas culturales y patrimoniales a través en el contexto y en cada detalle de los vestigios.
del tiempo. Actualmente, a casi treinta años de la Es barroco latinoamericano; es barroco misionero.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 35 08/01/2018 11:58:35 a.m.


Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 36 08/01/2018 11:58:36 a.m.
Cueva de las Manos,
cañadón del río Pinturas
Provincia de Santa Cruz

Silvia Mirelman y Carlos Fernández Balboa

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 37 08/01/2018 11:58:38 a.m.


Cueva de las Manos,
cañadón del río Pinturas
Un sitio Patrimonio Mundial arqueológico en la Argentina

C
omo muchas historias importantes, publicada una gran cantidad de obras científicas
esta comienza con la visión de un e, inclusive, dos pequeños libros de memorias,
hombre: Carlos Gradin, cuyo legado lo además de poder presenciar los primeros avances
convierte en uno de los primeros ges- significativos de conservación del sitio que fue su
tores culturales del patrimonio argentino. Basta desvelo.
consultar las cartas que, ya en 1977, Gradin en-
viaba a intendentes, autoridades provinciales y Su febril tarea por rescatar la Cueva de las Manos,
nacionales que demuestran su preocupación e en el cañadón del río Pinturas se ha visto coro-
inquietud por la conservación y el manejo del si- nada con éxito, luego de más de treinta años de
tio, que sobrepasaban ampliamente los aspectos sembrar palabras y hechos. En 1993, el sitio fue
meramente científicos. Sus recomendaciones, designado Monumento Histórico Nacional y, en
sugerencias y visión han establecido las bases 1999, se lo declaró Patrimonio Histórico, Cultu-
de la conservación del patrimonio arqueológico ral y Natural de la provincia de Santa Cruz y Patri-
argentino, tiempo antes de que se instalara una monio de la Humanidad por la Organización de
política de Estado al respecto. las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia
y la Cultura (UNESCO).
Charlas abiertas a la comunidad, a grupos es-
colares y de estudiantes de arqueología comple- El licenciado Carlos Aschero, un referente de la
mentaban esta tarea de conservación inédita en arqueología argentina, discípulo y continuador de
el país. El rol de Gradin como docente también Gradin en su trabajo del sitio, resume el valor de
ha dejado una huella profunda: todo arqueólogo Cueva de las Manos con los siguientes conceptos:
que tenga una visión amplia del tema y que haya
incursionado en el arte rupestre ha sido, desde Los negativos de manos correspondientes a dis-
entonces, alcanzado por su mensaje. No ha sido tintos individuos, edades y sexos, acompañan a
menor su aporte como investigador del Consejo las escenas desde sus comienzos, pero también
Nacional de Investigaciones Científicas y Técni- ocurren como representaciones aisladas o en
cas (Conicet), ya que ha producido un cúmulo de conjuntos independientes, dentro de los sitios
publicaciones que abarcaron casi todo el territorio con escenas pero también en numerosos abri-
argentino. Sus investigaciones tienen la impor- gos rocosos del área. Es un signo con una exten-
Imagen de apertura. Cueva tancia de haber cambiado la visión de la arqueo- sa trayectoria temporal que en río Pinturas se
de las Manos. Turismo, Casa logía y del arte rupestre sudamericano. Antes de traza entre los 9.400 años A.P. hasta los prime-
de la Provincia de Santa Cruz. su fallecimiento, en 2002, tuvo la fortuna de ver ros siglos de la era.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 38 08/01/2018 11:58:38 a.m.


En 1993, el sitio fue designado Monumento Histórico
Nacional y, en 1999, se lo declaró Patrimonio
Histórico, Cultural y Natural de la provincia de
Santa Cruz y Patrimonio de la Humanidad.

Desde comienzos del Holoceno, el arte rupestre de 1


río Pinturas utilizó como soportes de sus manifesta-
ciones las paredes de cuevas y aleros de buen reparo
pero no los sectores oscuros o más recónditos de las
cuevas. Sus representaciones más tempranas fue-
ron pinturas para las que buscaron soportes bien
iluminados por la luz natural y que encuadraron en
paneles altos –de 9 y 12 m de longitud por unos
3 m de altura– en forma tal de generar una máxima
visibilidad y orientar la lectura del observador para
que siguiera la topografía particular de la roca de la
pared, usando grietas, oquedades y resaltes como si
fueran parte de un paisaje natural, simulando caña-
dones, pampas, rinconadas.

Así cazadores y presas en esas representaciones


más antiguas constituyen “escenas” distribui- o anticipan la dirección seguida por las presas y/o Imagen 1. Pasarelas en la
das en un paisaje virtual; escenas que muestran los cazadores y simulan una primera representa- Cueva de las Manos. Foto:
las estrategias seguidas en la caza colectiva, por ción de lo que serían sus huellas o rastros en el Asociación Identidad.
arreo de las presas y capturas por intercepción o terreno a las que se suman representaciones de
por encierro (cercos de caza) (Aschero, 2010). proyectiles, lanzados hacia las presas.

Estas escenas son las que Gradin denominó, en Una práctica particular que completa estas esce-
conjunto, “grupo estilístico A” de la secuencia re- nas –y que perdura hasta mucho después de los
gional y que, recientemente, Aschero subdividió distintos estilos– es la de ejecutar numerosos “im-
en distintos estilos, con ubicaciones temporales pactos” sobre la superficie del soporte que se uti-
distintas. En las más tempranas de estas escenas lizará antes de realizar las otras representaciones.
las presas son guanacos y huemules. Estos últi- Para ello, se empleaba algún cuero o piel embe-
mos, representados en muy baja proporción, re- bido en pintura con el que se envolvía una bola
producían las proporciones reales de las presas de boleadora o una piedra redondeada que, tras
consumidas, tal como lo muestran los registros de ser arrojada contra la pared, dejaba un impacto
las excavaciones. Las líneas de puntos continúan de contorno circular no muy regular que nunca se

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 39 08/01/2018 11:58:43 a.m.


40 Patrimonio Cultural de la Humanidad

superpone o aparece debajo de otra figura, lo que


permite entrever claramente que su ejecución es
anterior a la realización de la escena. El color ele-
gido para ejecutar estos “impactos” siempre era el
mismo que el elegido para representar la escena.
Aquellos responderían a una posible práctica de
“apropiarse” o “amansar” la superficie de la roca
que iba a servir como paisaje virtual de la escena.

Como es natural, la evolución en la política de con-


servación del área atravesó un primer momento de
intenso estudio científico, donde el trabajo de Gra-
din se complementa con los de sus seguidores, in-
tegrados en el equipo de Carlos Aschero y Anette
Imagen 2. Cueva de las 3 Aguerre; y, luego, en la tarea del Instituto Nacional
Manos. Foto: Turismo, de Antropología y Pensamiento Latinoamericano
Casa de la Provincia (INAPL), que realiza un profundo inventario fo-
de Santa Cruz. tográfico y análisis del estado de conservación del
sitio, colaborando también en muchas facetas de
Imagen 3. Cueva de las
su protección. La historia de su gestión da un salto
Manos. Foto: Turismo,
a partir de 2004 cuando se inicia un período de
Casa de la Provincia
de Santa Cruz.
fuerte injerencia de la provincia de Santa Cruz en
la Cueva de las Manos. Entonces, se crea el Co-
mité de Sitio, con amplia participación de los go-
biernos provincial, municipal y nacional, así como
también de organizaciones no gubernamentales,
particularmente de la Asociación Identidad, con
sede en Perito Moreno, a lo que se suman otros
participantes particulares interesados.

Se inicia así una etapa de ordenamiento que se ma-


terializa no solo en el manejo integral del sitio, sino,

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 40 08/01/2018 11:58:47 a.m.


en la Argentina 41

El trabajo de Gradin se complementa con los


de sus seguidores, integrados en el equipo de
Carlos Aschero y Anette Aguerre.

sobre todo, en el resguardo de la calidad de la visita —— Diseñar un área, bajo el estatus de monumento
turística. O sea, se controla la carga y la forma en que que implique un área de amortiguación, y de-
se realiza la apertura al turismo. La Secretaría de Es- sarrollar un plan de manejo.
tado de Cultura de la provincia de Santa Cruz, a tra-
vés de su Dirección de Patrimonio Cultural, impulsa En 2012, y luego de finalizar el relevamiento
la iniciativa de ordenar el área de la cuenca media e de toda el área, se comienza a trabajar en un
inferior del río Pinturas con el propósito de proteger Plan Estratégico de Protección de la Cuenca del
sus valores culturales excepcionales, de explorar la río Pinturas, con amplia participación de todos
viabilidad de creación de un área protegida abarca- los sectores implicados, incluida la comunidad.
tiva y de planificar su manejo. Se comienza a vis- Este plan de manejo más amplio comprende
lumbrar la necesidad de una protección más amplia toda el área de la cuenca y, dentro de ella, al
que contenga a toda el área de influencia de Cueva sitio Patrimonio de la Humanidad Cueva de las
de las Manos, con todos sus valores patrimoniales, Manos.
que incluya distintos aspectos culturales y naturales,
como ser la visión de un sistema de cuevas y aleros, De este modo, se llega a la actualidad con la apro-
teniendo en cuenta que, hasta la fecha, han sido re- bación de la Ley provincial N° 3.394 que declara
gistrados por la provincia más de setenta. Paisaje Cultural a toda el área arqueológica de la
cuenca media e inferior del río Pinturas en una ex-
Es de señalar que, hacia 2010, se suscribe un con- tensión que abarca casi setecientas mil hectáreas.
venio marco con la Cámara de Empresas Mineras Y que incluye distintos grados de protección.
de Santa Cruz, ya que la principal actividad econó-
mica del área es la explotación metalífera. En 2011, El estado actual de la cuestión muestra que ha ha-
se aprueba la propuesta de Plan de Manejo Área bido cambios importantes, ya que, en 2005, fecha
río Pinturas, a efectos de efectivizar los objetivos en que se inicia la gestión provincial, la amenaza
del mencionado convenio dirigido a: sobre el sitio eran la excesiva cantidad de visitas
al área y el mal manejo de la zona desde el pun-
—— Establecer alternativas para la zonificación del to de vista turístico. En la actualidad, si bien estos
uso del área que tengan en cuenta la conserva- últimos factores han sido controlados, surge un
ción de los recursos culturales y naturales. nuevo riesgo, que es el de la explotación minera,
por lo que resulta perentorio y una herramienta
—— Elaborar una estrategia y plan de socialización de clave poder definir con rigurosidad el alcance de
los contenidos patrimoniales del sistema cultural. la protección.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 41 08/01/2018 11:58:47 a.m.


42 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 42 08/01/2018 11:58:49 a.m.


en la Argentina 43

En las más tempranas de estas escenas


las presas son guanacos y huemules.
Estos últimos, representados en muy baja
proporción, reproducían las proporciones
reales de las presas consumidas…

Imagen 4 y 5. Cueva de las Manos. Foto: Turismo


de la Casa de la Provincia de Santa Cruz.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 43 08/01/2018 11:58:51 a.m.


44 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Como puede observarse, en los últimos


quince años ha habido un avance importante en
la gestión del patrimonio cultural en la Patagonia.

Es de destacar que la tarea de planificación del del patrimonio cultural en la Patagonia; varias de
área de la cuenca del río Pinturas se ha encarado las provincias de la región han legislado al respecto
desde el concepto de paisaje cultural –Cfr. Decla- y han organizado organismos de control y desarro-
ración de la UNESCO–, con la premisa de que llo del patrimonio cultural. Existe una mínima coor-
uno de los valores principales de la Cueva de las dinación y comunicación entre los lugares, lo que
Manos y de otros sitios arqueológicos relaciona- facilita actividades académicas que suelen incluir
dos es el de la permanencia de su entorno natural, a profesionales chilenos de la región patagónica.
lo que incluye la fauna y la flora, plasmados en las Como referencia, se pueden destacar las activida-
pinturas rupestres presentes desde hace doce mil des que se han realizado en Bariloche y Comodoro
años. La visión integral del paisaje cultural es una Rivadavia, las Jornadas ICOMOS Argentina de Pai-
nueva forma de asegurarse la comunicación y el sajes Culturales 2012 en Río Gallegos, y, en 2013,
manejo del patrimonio. Una visión más amplia en Punta Arenas, Chile, así como los congresos de
y contextualizada con su entorno facilita que los Arqueología y de Historia de la Patagonia (Chile),
visitantes puedan ponerse en el lugar de los anti- entre otros. La bibliografía, aún escasa, ha ido au-
guos habitantes que dejaron su impronta arqueo- mentando significativamente.
lógica y que aprovechaban los recursos naturales
en ese mismo paisaje. En resumen, si bien la situación ha mejorado
respecto de la que se presentaba cuando Gradin
Desde el punto de vista de la comunicación y comenzó a bregar por la conservación del patrimo-
de la educación, el trabajo más destacado fue nio patagónico, sin embargo, para poder concretar
desarrollado por la Asociación Identidad, con- su visión técnica, los distintos estamentos políti-
formada por un conjunto de vecinos de Perito cos deberán tomar decisiones que impliquen una
Moreno, localidad próxima al sitio, que ha afron- acción fáctica sobre lo ya determinado por la ley,
tado la realización del Museo y Laboratorio de crear los organismos administrativos pertinentes y
Investigaciones Arqueológicas "Carlos Gradin". dotarlos de los presupuestos necesarios para hacer
Una vez finalizada la obra del museo, el mismo efectivo su funcionamiento.
podrá ser no solo un polo de atracción turística
importante, sino también una herramienta de Seguramente, se avanzará hacia conceptos más vin-
manejo para el sitio. culados con el manejo del paisaje cultural que con el
manejo puntual del sitio arqueológico. La conforma-
Como puede observarse, en los últimos quince ción de grupos interdisciplinarios ha de resultar fun-
años, ha habido un avance importante en la gestión damental para alcanzar los objetivos de conservación.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 44 08/01/2018 11:58:53 a.m.


en la Argentina 45

La conformación de grupos verdaderamente


interdisciplinarios resulta fundamental para
alcanzar los objetivos de conservación.

6 7

Imagen 6. Cueva Imagen 7. Cueva de las Manos.


de Las Manos. Foto: Foto: Turismo de la Casa de
Asociación Identidad. la Provincia de Santa Cruz.

Es que el arte rupestre de la Cueva de las Manos


es el mayor testimonio material de este tipo de
patrimonio, y representa no solo a los cazadores
recolectores que dejaron sus huellas en el sitio,
sino, también, al esfuerzo de muchos hombres y
mujeres que bregaron por respetarlo y conservarlo
para las generaciones futuras. Las autoridades y el
pueblo argentino necesitan interpretar y generar un
sentido de pertenencia popular sobre ese legado, y
comprender que la conservación del sitio y el en-
torno que lo contextualiza y lo contiene son fun-
damentales para comprender quiénes somos los
argentinos y de dónde venimos. Esperamos estar a
la altura de semejante desafío.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 45 08/01/2018 11:58:57 a.m.


Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 46 08/01/2018 11:58:58 a.m.
Manzana y Estancias
Jesuíticas de Córdoba
Provincia de Córdoba

María Rebeca Medina y Hugo Daniel Peschiutta

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 47 08/01/2018 11:58:59 a.m.


Manzana y Estancias Jesuíticas
de Córdoba
Un sistema regional de producción,
educación y evangelización

L
a Orden de la Compañía de Jesús, forma- remotos, conjuntos religiosos que dominan el pai-
da para pacificar a los desavenidos, para saje. Aunque la empresa debió sortear la carencia
socorrer y servir con obras de caridad, de recursos, sin embargo, logró que sus templos,
tanto a los privados de la libertad como tras haber aplicado todos los conocimientos adqui-
a los enfermos, decidió asentarse en Córdoba a ridos del barroco europeo, fueran capaces de simbo-
partir de 1599. Entendiendo que actuaban en tie- lizar la presencia de la fe que la religión católica pro-
rras de infieles, los hermanos se reunieron para yectaba transmitir en un territorio apenas ocupado.
una vida en comunidad, dedicada a la misión y
la producción. Así, la fundación del convento ur- El territorio brindaba materiales aptos para la
bano en Córdoba se transformó, en 1607, en la construcción, entre los que se pueden mencionar
capital de la Provincia Jesuítica del Paraguay, por la tierra arcillosa, una cal y una arena de excelen-
su posición geográfica estratégica y por las facili- te calidad; sin embargo, la madera escaseaba. La
dades que el territorio poseía para el desarrollo de Orden contaba con profesionales propios que in-
las actividades de la Orden. La provincia incluyó trodujeron variantes en el uso de estos materiales
el actual Tucumán, lo que hoy se conoce como y en los sistemas constructivos. A las condicionan-
Paraguay y una parte del sur del Brasil, en donde tes territoriales responde el conjunto jesuítico de
la Orden consolidó la evangelización de la región Córdoba, empresa sostenida, a partir de 1616, por
y organizó el intercambio de las diversas produc- la producción de puestos y estancias rurales, entre
ciones de sus asentamientos. las que se destacan Caroya, Jesús María, Santa Ca-
talina, Alta Gracia y La Candelaria.
La presencia de los jesuitas en este territorio se
extendió durante 168 años. Los miembros de Aunque parte de las necesidades del funciona-
la Orden, destinados a la región de Córdoba del miento del colegio y de la universidad jesuítica
Tucumán, eran en su mayoría de origen italiano en Córdoba se cubrían con los aportes de los pen-
y alemán, y se consideraban religiosos de la Con- sionados, la subsistencia se dificultó cuando el
trarreforma. Conocían el manejo de la ornamenta- enfrentamiento con los encomenderos de la zona
ción barroca y se destacaban por su capacidad para frenó las donaciones de las principales familias
influir en los sentimientos de los fieles españoles, de la ciudad. Para evitar la pobreza y avanzar con
Imagen de apertura. criollos, aborígenes y esclavos. sus actividades, los jesuitas idearon el sistema de
Detalle de la Estancia estancias agropecuarias, cuya producción les per-
Jesuítica de Alta Gracia. Movidos por una firme decisión de dedicar su vida mitió solventar los gastos, aunque sin alcanzar la
Foto: María Rebeca Medina. “a la mayor gloria de Dios”, edificaron, en lugares abundancia de otrora.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 48 08/01/2018 11:58:59 a.m.


Movidos por una firme decisión de dedicar
su vida “a la mayor gloria de Dios”,
edificaron, en lugares remotos, conjuntos
religiosos que dominan el paisaje.

Por su parte, la práctica de los ejercicios espiritua- de Cabrera, se caracteriza porque su riqueza fun-
les les permitió a los jesuitas, discernir “los mejo- damental ha sido espiritual y académica, además
res medios para lograr un fin”.1 Considerando que de contar con una privilegiada ventaja geopolítica.
el fin era promover la educación universitaria en Juan Romero y Diego de Torres fueron los jesuitas
Córdoba, las estancias fueron los mejores medios que iniciaron la misión en Córdoba y los que reci-
para asegurar su mantenimiento. bieron, primero, las donaciones del Cabildo de Cór-
doba y del obispo de Trejo y Sanabria para iniciar las
Desde 1615, cuando iniciaron la explotación agrí- obras. Y, luego, para construir un nuevo templo, el
cola-ganadera de la región, a partir de su primer de Manuel Cabrera y Villarroel, nieto del fundador,
establecimiento, la Estancia de Caroya, y de pues- que ingresa en la Compañía en 1626.
tos y quintas, se aplicó, en la organización de sus
conjuntos edilicios, un sistema de ejes cartesianos En la fundación cordobesa, la Orden modificó las
que partían de la iglesia y el claustro. Una trama invariantes del tipo de convento urbano, sobre
geométrica imaginaria ordenaba el espacio religio- todo su aislamiento intelectual y alejamiento del
so, el de residencia, el de trabajo, hasta el propio mundo. Su actividad se abrió hacia la población
espacio rural. En este marco, la actividad artística por la que veló espiritualmente y a la cual educó
requería una actitud ascética y una ornamentación “en virtud y en letras”, según el lema de su uni-
escasa que podría atribuirse a la época manieris- versidad. El conjunto ocupó dos unidades urbanas
ta; sin embargo, la evolución hacia la búsqueda completas y regulares hacia el sudoeste de la traza
de una evidencia física de lo sublime, destinada a fundacional.
“convencer” –rasgo típicamente barroco–, fue lo
que finalmente predominó y caracterizó a la pro- El espacio de uso sacro de los hermanos encontró
ducción cordobesa. su lugar en la pequeña ermita dedicada a los san-
tos Tiburcio y Valeriano (1589), existente en el pre-
El colegio, la universidad, el noviciado, la residencia dio cedido a los jesuitas. Sin embargo, lo reducido
y la iglesia de la Compañía de Jesús se ubican hacia de su capacidad exigió que construyeran, hacia el
el centro de la traza fundacional de Córdoba, nodo este, la capilla del noviciado llamada Doméstica,
estratégico del territorio colonizado, camino al Alto concluida en 1668.
Perú. Córdoba, fundada, en 1573 por Jerónimo Luis
El conjunto jesuítico cordobés testimonia las
1 San Ignacio de Loyola, Ejercicios espirituales, 8a ed; Madrid,
actividades desarrolladas por la Orden: espa-
Edapor. cios religiosos para la educación, públicos y

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 49 08/01/2018 11:58:59 a.m.


50 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 50 08/01/2018 11:59:01 a.m.


en la Argentina 51

Imagen 1. Detalle de la
Cúpula de la Estancia
Jesuítica de Alta Gracia.
Foto: María Rebeca Medina.

Imagen 2. Claustro
de la estancia jesuítica
Santa Catalina. Foto:
María Rebeca Medina.

Imagen 3. Detalle del


retablo de la iglesia de
la Compañia de Jesús.
Foto: G. Viramonte.

Figura 1. Epigrafe

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 51 08/01/2018 11:59:04 a.m.


52 Patrimonio Cultural de la Humanidad

privados, y otros, para la vida en comunidad: el 4


noviciado, la residencia y el último descanso, y,
finalmente, ámbitos de estudios, de producción
y de servicios. El eje sagrado, que ordena el late-
ral norte del sistema, reúne la iglesia, la capilla
y la sacristía vieja. Perpendicular, el eje secular
va uniendo el claustro de la universidad, el co-
legio y el obraje. Atrás quedaban el noviciado y
las huertas.

El templo, construido entre 1640 y 1676, res-


ponde al modelo tipo de la casa central de Roma,
diseñado por Vignola en 1568: una cruz latina
inscripta en un rectángulo con cúpula sobre
el crucero, un espacio unitario que tiende a la
centralidad, cuya nave longitudinal se destina a
albergar a los fieles durante la prédica. Dos capi-
llas, también longitudinales, ocupan los laterales
de la nave central. Una corresponde a la capilla
de Españoles (hoy Salón de Grados de la Univer-
sidad Nacional de Córdoba), y la otra a la capilla
de Naturales, la cual se estima que pudo haber
sido, en su origen, el cementerio (hoy capilla de
Lourdes, 1871).

El espacio religioso propone un claro recorrido


modulado: comenzando por el tramo compacto
y oscuro de las torres, el gran tramo único ho-
rizontal y en penumbras de la nave central, el
vertical del crucero, con cúpula levemente ilumi-
nada y tres tramos idénticos para sus brazos y el
presbiterio.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 52 08/01/2018 11:59:09 a.m.


en la Argentina 53

El templo, construido entre 1640 y 1676,


responde al modelo tipo de la casa central de
Roma, diseñado por Vignola en 1568.

La estructura constituye la variante principal


del edificio y resulta pertinente acercarse a su
análisis, conociendo a sus posibles autores: Bar-
tolomé Cardenosa (s. j., 1596, Montilla-1656,
Córdoba) y Philippe Lemaire (Lemer, s. j., 1608,
Lille-1671, Córdoba). El primero, reconocido ar-
quitecto de las misiones guaraníes, también ci-
tado como carpintero de la Orden, parece haber
concebido el trazado del edificio a partir del sis-
tema constructivo que Philibert de l’Orme pro-
pone en su obra Nouvelles inventions pour bien
bastir et à petitsfrais (1561), donde explica la cons-
trucción de bóvedas y cúpulas con pequeñas
piezas de curva, ensambladas una contra otra a
“modo de muesca” para resistir mejor los em-
pujes, unidas mediante una perforación trans-
versal y trabadas con clavijas, todo ejecutado en
madera, proceso que es notablemente similar a
la obra jesuítica.

Por las proporciones del trazado del templo, la re-


solución de la caja muraria y las condicionantes
de los materiales locales es factible admitir que
Cardenosa lo diseñó para recibir una cubierta de
madera y que pensó resolverlo de acuerdo a la so-
lución ideada por De l’Orme. La estructura de la
iglesia –cuya nave se extiende con una longitud de
50 m y una luz libre de casi 10 m– es de madera de
cedro paraguayo: bóveda de cañón, cúpula sobre
pechinas sin tambor ni linterna sobre una impo- Imagen 4. Iglesia de la
nente cornisa que se apoya sobre muros mixtos Compañía de Jesús.
sin estribos. Foto: G. Viramonte.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 53 08/01/2018 11:59:13 a.m.


54 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Siendo una obra monumental, se llega


a este carácter disponiendo solo de
los austeros recursos que brinda la
región y un ingenio sin límites.

Lemaire, sucesor de Cardenosa, tras haber aplica- Si se debe hablar de su morfología, la iglesia de la
do su oficio de astillero a la arquitectura, resolvió, Compañía de Jesús de Córdoba no responde a nin-
al modo de Del’Orme, el diseño de una serie de gún estilo, detalle que carece de importancia frente
pares de armaduras curvas de medio punto, sepa- a la magnitud de la obra. Retomando las invariantes
radas aproximadamente cada 0,80 m. Usó peque- de la arquitectura hispanoamericanas enunciadas
ñas piezas de cedro en su construcción, ajustadas por don Fernando Chueca Goitía, la Compañía es
entre sí con tarugos y clavijas también de madera. sinceridad, dignidad, volumen.2 La sinceridad es-
La superficie entre arcos está revestida con tela, tructural hace estéril la introducción de un lenguaje
pintada al temple con guirnaldas fitomórficas que clásico para ritmar el espacio interior, salvo algunas
recuerdan las guardas de imprenta en azul, verde, pilastras hoy desvirtuadas por las intervenciones del
carmín y negro sobre fondo dorado. Los nervios siglo XIX. Morfología y estructura son un mismo
estructurales quedaron definidos a modo de mol- concepto: los muros revocados en el interior y des-
duras curvas lisas, remarcadas en oro laminado nudos por fuera, soportan un friso de tablas labra-
con filetes laterales en carmín y azul. Lo mismo das y pintadas –las “empresas sacras”–, con óleos
hizo en la calota de la cúpula –treinta y dos cascos de los principales varones de la Orden entre tabla y
separados por pares de medios arcos que conver- tabla que sustituyen triglifos y metopas, motivo que
gen en un círculo central–, y en las pechinas, ha- se repite en el anillo inferior de la cúpula. Arriba, la
biendo contrarrestado el empuje con un anillo de cornisa marca el camino hacia el altar, punto focal
madera en la base de la circunferencia. del espacio sagrado.

La capilla Doméstica se cubre de la misma forma En el exterior, el pesado volumen de la nave y las to-
que el templo mayor –usando madera en la es- rres se acentúa por el muro de piedra y ladrillo a la
tructura y cañas en el cielorraso– y su ornamenta- vista, sin tratamiento artístico. Una cornisa cierra
ción es más rica y exuberante. Se afirma frecuen- el cuerpo de la nave y las capillas laterales, y, sobre
temente que fue utilizada a modo de prueba antes ella, se apoyan las dos torres cúbicas, remarcadas
de avanzar con la obra de la iglesia, aunque sus en horizontal por varias cornisas y rematadas por
construcciones son contemporáneas. Es factible cupulines piramidales. Algunos detalles en piedra
aceptar que dicha capilla fue el primer espacio re- sapo –fechas, flores, angelitos– quiebran, en lo
ligioso usado mientras se construía el principal,
cuyo testero plano se cierra en 1666. Más tarde,
2 Chueca Goitia, Fernando, Invariantes castizos de la arquitectura
en 1673, se concluye la torre de la izquierda y, al española. Invariantes en la arquitectura hispanoamericana. Mani-
año siguiente, se construye la derecha. fiesto de la Alhambra, Seminarios y Ediciones, Madrid, 1971.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 54 08/01/2018 11:59:13 a.m.


en la Argentina 55

alto, la austeridad del conjunto. Siendo una obra 5

monumental, se llega a este carácter disponiendo


solo de los austeros recursos que brinda la región
y un ingenio sin límites.

En esta región cordobesa, los religiosos unieron,


a su misión evangelizadora y educativa, la activi-
dad productiva. La estancia fue el símbolo físico de
ambos objetivos que generó un tipo único, mes-
tizo, americano: productivo, residencial, religioso
y rural: la “estancia jesuita cordobesa”. El modelo
tipo de la estancia, como invariante, no tiene an-
tecedentes a los cuales asociarlo. En ellas los her-
manos de la Orden, si bien desarrollaron diversas
actividades, siempre tuvieron un sentido didáctico
y productivo destinado a socorrer a los fieles, po-
bres, esclavos y aborígenes; predicando, instruyen-
do, oyendo confesiones, etcétera.

San Ignacio de Loyola fue el primero que asu-


me la necesidad de estudiar para sentirse pre-
parado en su diálogo con los demás, pues la
ayuda ofrecida al prójimo exige una preparación
espiritual e intelectual: aprender, conocer, for-
mar. Esto permite comprender cómo la organi-
zación del sistema de estancias, para asegurar
la educación, conviene a los fines de la Orden.

Imagen 5. Estancia jesuítica


de Alta Gracia. Foto: Maria
Rebeca Medina.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 55 08/01/2018 11:59:14 a.m.


56 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Afirmación que se desprende de la regla misma


de aquella donde se indica que “las casas que el
Señor nos diere se habrán de destinar a trabajar
en su viña”, es decir que “pueda la Compañía
profesa tener colegios de escolares, para como-
didad de los estudios, dondequiera que algunas
personas se decidieran por su devoción a cons-
truirlos y dotarlos”.3 Las estancias cordobesas
son ejemplos terrenales de la "viña del Señor",
dotadas por personas devotas, con una gran ad-
miración por la Orden.

En consecuencia, una estancia jesuítica cordobe-


sa es un establecimiento rural dedicado, además
de los fines específicos de la Orden, a la explota-
ción agrícola-ganadera del territorio con el obje-
tivo de mantener y aprovisionar el Colegio Mayor
de Córdoba. Cada establecimiento funcionaba
con dos o tres sacerdotes jesuitas, escasos indios
conchabados y numerosos esclavos negros, y se
dedicaba, cada uno, a la elaboración específica de
vino, harina, carnes, cal, etcétera.

La Orden construyó seis conjuntos rurales: Caroya


(1616), Jesús María (1618), Santa Catalina (1622),
Alta Gracia (1643), Candelaria (1683) y San Ignacio
de los Ejercicios (1725), que fueron el símbolo físi-
co de la misión evangelizadora y educativa junto

3 Loyola, Ignacio de, Fórmula del Instituto, documento funda-


cional de la Orden, 1540.

Imagen 6. Iglesia de la
Compañía de Jesús.
Foto: G. Viramonte.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 56 08/01/2018 11:59:19 a.m.


en la Argentina 57

Una estancia jesuítica cordobesa es un


establecimiento rural dedicado, además
de los fines específicos de la Orden, a la
explotación agrícola-ganadera del territorio.

a la actividad productiva y que generaron un tipo —— Los patios de labor, también en claustro, pero
único, mestizo, americano: productivo, residen- sin galerías. A veces toman el nombre de obra-
cial, religioso y rural. En esta tipología arquitectó- jes, cuando están separados de los edificios
nica singular, la iglesia fue el hito significativo en principales o se ubican cercanos a aquellos de
el territorio, al cual se le agregaron componentes acuerdo a la actividad que se desarrollaba: car-
americanos –un atrio sobreelevado para extender pintería, herrería, bodegas, telares, etcétera.
la liturgia al espacio abierto, sus materiales y técni-
cas–, y, sobre todo, regionales –que responden a la —— Las rancherías, un claustro más sencillo, pero
necesidad que debía resolver el conjunto: produc- de grandes dimensiones donde vivían los afri-
ción y alojamiento–. canos esclavizados que, entre todo el sistema, al-
canzaron a una cifra cercana a las dos mil almas.
En todas las estancias, se repiten los siguientes
componentes: —— Un sistema de acequias que tomaban agua de al-
gún río o arroyo cercano para conducirla hasta las
—— Una iglesia o capilla: que puede responder a la reservas de agua o servir a los lugares comunes.
forma de una cruz latina (Córdoba, Santa Ca-
talina, Jesús María) o tener solo una nave recta —— Un tajamar, reserva de agua cercana a los edifi-
(La Candelaria, Caroya), o con crucero curvo cios, que permitía regar huertas y hacer traba-
(Alta Gracia). jar molinos y batanes.

—— Un atrio, definido por una pared baja, que pre- —— Sectores de huertas con frutales, hortalizas,
cede a la iglesia. etcétera.

—— Un cementerio que acompaña un lateral de la —— Molinos hidráulicos que procesaban la produc-


iglesia. ción de la estancia a partir de la energía hidráu-
lica que posibilitaba cada tajamar.
—— La residencia de los padres tipo claustro, es de-
cir, un patio rodeado de galerías al cual abren —— Batanes para el tratado de los textiles.
las habitaciones, en uno o dos niveles. En el
claustro principal se ubicaban las habitaciones, —— Campos de cultivos y/o cría de ganado con sus
lugares comunes, refectorio, cocinas, depósi- corrales controlados mediante varios puestos en
tos, etcétera. todo el territorio de cada estancia.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 57 08/01/2018 11:59:19 a.m.


58 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Cada una de ellas tiene particularidades


que la diferencian, además, de su tipo de
producción y ubicación en el territorio.

7 tipo espacial de la estancia es centralizado a partir


de un sistema de claustros alrededor de los cuales
se disponen los espacios según su función (religio-
sas, de trabajo, de vivienda, de acopio, de produc-
ción, etcétera).

El tipo formal responde directamente a la adición


de rectángulos tridimensionales según una trama
ortogonal cuyo elemento significativo es la iglesia:
un rectángulo de base en el que se inscribe una
cruz latina con cúpula sobre el crucero que suele
presentar excepciones al tipo. La forma externa de
lenguaje colonial concentra ornamentación clásica
y barroca en la fachada de la iglesia y en la portada
de la residencia. El tipo estructural se sintetiza en
la convivencia de los tipos tradicionales: bóvedas de
cañón corrido, de arista, y cúpulas apoyadas en mu-
ros portantes, para los espacios principales, mien-
Imagen 7. Ingreso al Claustro tras que, en los de producción, aparece la cabriada
del antiguo rectorado. de madera a dos aguas.
Foto: G. Viramonte.
Siendo lo anterior una síntesis de sus caracterís-
Si bien los espacios destinados a la producción y ticas en común, cada una de ellas tiene particula-
servicios hoy ya no existen o se encuentran en rui- ridades que la diferencian, además, de su tipo de
nas, es factible detectarlos, al igual que los demás producción y ubicación en el territorio.
elementos que constituyen el tipo funcional, en
cada estancia. Y, si bien los edificios principales, Caroya, por ejemplo, ya poseía una construcción
por sí mismos, no constituyen una estancia jesuí- inicial cuando pasó a manos de la Orden. Donada
tica, son el centro de las actividades mismas que se en segunda instancia a la Compañía por el presbí-
irradiaban a todo el territorio productivo. La tarea tero Duarte y Quirós, sostuvo económicamente al
se concentraba en el casco de la estancia, alrededor Colegio Monserrat y fue lugar de vacaciones de sus
de patios cerrados, y se dispersaba en la región. El estudiantes. Los jesuitas le incorporaron la capilla

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 58 08/01/2018 11:59:20 a.m.


en la Argentina 59

Sus espacios fueron escenario, además, de


las luchas revolucionarias, ya que albergaron la
primera fábrica de armas blancas.

lateral y los componentes productivos del tipo y la en la mesa real española–, así como acequias, moli-
transformaron en la proveedora de frutos del sis- nos, tajamar y los lugares comunes en la planta alta
tema. Es la única que posee una galería sobre su de la residencia, que se repiten en Alta Gracia.
acceso y un sistema de cubiertas que utiliza cabria-
das, ya que las demás lo hacen según un sistema Santa Catalina recuerda las iglesias alemanas de
abovedado. La construcción en su conjunto expre- peregrinación, al emerger sorpresivamente en el
sa la austeridad y sencillez típicas de las casonas paisaje serrano. Es la que mayor desarrollo edilicio
rurales del siglo XVII. alcanza, cuya iglesia repite el modelo jesuítico ro-
mano. La fachada despliega un desarrollo inusual
Sus espacios fueron escenario, además, de las lu- de curvas y contracurvas en la portada que jerar-
chas revolucionarias, ya que albergaron la primera quiza el cuerpo central, flanqueado por dos torres
fábrica de armas blancas. Más recientemente fue de tres cuerpos rematadas con cupulines. A ambos
el refugio donde encontraron albergue los prime- lados de la puerta de ingreso –enmarcada en pie-
ros inmigrantes italianos llegados para poblar la dra sapo–, una serie de columnas, semicolumnas
Colonia San Martín, creada por la Ley N° 1.597 o y pilastras quebradas avanzan sobre el muro apo-
Ley Avellaneda. yadas en un basamento que acompaña este movi-
miento y se expresa con mayor contraste de luz y
Si bien la fachada del templo de Jesús María que- sombras en los capiteles y en el entablamento que
dó inconclusa, se debe resaltar la grandiosidad del cierra el plano del primer cuerpo, para reaparecer
templo en cruz latina y su imponente cúpula, cu- por detrás y abrazar la ventana coral casi a modo
yos trabajos de ornamentación con ángeles de ras- de templete. El eje central de composición enfati-
gos indígenas ubicados en las pechinas merecen za el sentido ascendente en los ángulos quebrados
especial atención. de entablamento, juego que se reitera en el frontis
mixtilíneo quebrado. Círculos, cartelas, cruces, vo-
Las diferentes construcciones guardan una armonio- lutas, líneas curvas, ángeles, cuadrifolios, pinácu-
sa unidad, dada la homogeneidad de sus líneas en- los y veletas son parte del repertorio ornamental
volventes, los muros de piedra y ladrillo que rodean que se repite en la portada del cementerio y en la
el edificio y los gruesos pilares donde apoyan las bó- del patio de trabajo.
vedas de arista que cierran las galerías. Se destacan,
en esta estancia, los espacios de trabajo correspon- Como en la mayoría de estos edificios, dado que
dientes a la producción del vino –donde se elaboró sus diseñadores y maestros constructores eran
el “lagrimilla de oro”, primer vino americano servido parte de la propia Orden, no hay certeza sobre sus

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 59 08/01/2018 11:59:20 a.m.


60 Patrimonio Cultural de la Humanidad

La Candelaria fue la última estancia edificada


por los jesuitas y la más extensa –si se exceptúa
San Ignacio de los Ejercicios que no integra
la declaratoria por su condición de ruina–.

autores, aunque todo indica que intervinieron her- Podría intuirse que, en el diseño de la estancia y/o
manos procedentes de Alemania. de la iglesia, trabajaron los jesuitas Juan Kraus
(Bohemia), Juan Bautista Prímoli y Andrés Bian-
En Alta Gracia, se destaca la iglesia (1723-62), de chi (Italia) y Antonio Forcada (Aragón).
nave única y crucero curvo, con cúpula sin tam-
bor interno, pero expresado en la morfología ex- La combinación de curvas leves y flexibles en ho-
terior y fachada de tres cuerpos con entablamen- rizontal y en vertical son las que definen la iglesia,
to mixtilíneo y sin torres. Similar singularidad se su atrio y los demás componentes de la estancia,
repite en la resolución del muro de fachada don- casi un eco de las cercanas cumbres serranas,
de conviven algunos recursos del lenguaje ma- contra las que recortaba su perfil blanco. El dina-
nierista con la expresividad del barroco tardío. mismo barroco no alcanza el desarrollo que puede
Su planta curva constituye una excepción dentro contemplarse en la iglesia de Santa Teresa de Cór-
de las tipologías jesuíticas en general y en parti- doba, ni el manierismo se acusa en el uso selecto
cular entre los ejemplos religiosos coloniales en de las combinaciones clásicas, aconsejadas por los
Latinoamérica. tratados de arquitectura de la época.

Los tres cuerpos verticales presentan, a primera La Candelaria fue la última estancia edificada por
vista, una partición evidente: un cuerpo central le- los jesuitas y la más extensa –si se exceptúa San
vemente retrocedido, sobreelevado de dos niveles Ignacio de los Ejercicios que no integra la declara-
y contenido por pares de pilastras toscanas parea- toria por su condición de ruina– pues, como todas,
das monumentales que comparten un basamento engendró a su alrededor la expansión de la pro-
complejo y sostienen un frontis mixtilíneo quebra- piedad, cuyos resultados fueron quince puestos,
do, y dos cuerpos laterales de menor altura. Las corrales de piedras y potreros.
pilastras enmarcan el eje de aberturas del cuerpo
central y sostienen los fragmentos extremos de en- En este caso, el tipo se aleja del complejo juego es-
tablamento, sobre los cuales se eleva un triángulo pacial de Il Gesu porque la región no requiere las su-
de bordes curvos –que recuerda la voluta que Vig- tilezas manieristas de aquel edificio. Posee una sola
nola introdujo en la fachada manierista de la casa nave, techada a par y nudillo. El lenguaje representa
matriz de los jesuitas–. Los laterales son muros la máxima austeridad jesuita en Córdoba. La facha-
planos que no responden a ningún espacio funcio- da presenta un solo cuerpo donde en el primer nivel
nal interior, sino que expanden a modo de pantalla se ubica un pórtico de pilastras y frontis y un arco
barroca la fachada. profundo como marco de la puerta de ingreso. A

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 60 08/01/2018 11:59:20 a.m.


en la Argentina 61

Imagen 8. Iglesia de la
Compañia de Jesús. Detalle del
crucero. Foto: G. Viramonte.

Imagen 9. Salón de
Actos. Rectorado.
Foto: G. Viramonte.

Imagen 10. Plano de


Santos Mártires dColección
Jesuítica de la Biblioteca
Mayor. Rectorado
Foto: G. Viramonte.

9 10

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 61 08/01/2018 11:59:26 a.m.


62

11

Imagen 11. Cúpula de la modo de remate, aparece el segundo cuerpo con una y cúbico de la Iglesia de la Compañía domina el
Iglesia Estancia Jesús María. espadaña de tres arcadas que conforma en general alma de la ciudad y el espíritu de los cordobeses.
Foto: María Rebeca Medina. una composición de influencia clasicista con algunos
motivos vegetales policromados. Los últimos padres estancieros fueron apresados
el 12 de julio de 1767 y trasladados a Córdoba,
La residencia tiene un ingreso jerarquizado sobre tras lo cual ingresaron a ese mundo difuso de los
el atrio, en ángulo con la capilla, que repite un pór- jesuitas expulsos. Dejaron tras de sí un singular
tico con pilastras y frontis. conjunto que representa la primera organización
agropecuaria en toda la región, dotada de elemen-
En la madrugada del 12 de julio de 1767 los jesui- tos y recursos técnicos avanzados para su época:
tas fueron expulsados, primero de Córdoba y, en un modelo histórico de manejo de producción
pocos días, de todo el continente, al tiempo que se rural, de fusión entre la cultura europea y la ame-
confiscaban y remataban todas sus propiedades. Al ricana con el aporte de la mano de obra esclaviza-
momento de haber sido expulsada, la Orden conta- da, así como una expresión material única de la
ba con treinta y siete padres y treinta hermanos al experiencia religiosa, social y económica desarro-
servicio de los casi ocho mil vecinos de Córdoba, de llada durante más de 150 años por la Compañía
acuerdo al censo que en 1785 ordenó Sobremonte. de Jesús en Sudamérica.

En 168 años, un reducido grupo de religiosos ha- La tipología funcional y espacial jesuítica adquiere
bía ideado y construido una empresa espiritual y significado por la expresión de los materiales de
material que, en parte, quedó plasmada en el tem- la región –madera, ladrillo y piedra–, que asumen
plo mayor de su fundación: el volumen compacto protagonismo en el lenguaje y en la definición del

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 62 08/01/2018 11:59:27 a.m.


en la Argentina 63

La obra de la Compañía de Jesús en


Córdoba, bajo la figura de serie de conjuntos,
ingresó a la Lista del Patrimonio Mundial
[…] y está integrada por seis conjuntos.

volumen, longitudinal y profundo, en cruz. Por so- territorial, complemento económico entre esta-
bre todo, la solución estructural y la ornamentación blecimientos urbanos y rurales, que posibilita-
en madera es lo que hace única en su tipo esta arqui- ba, a la Compañía de Jesús, el cumplimiento de
tectura que, por sus dimensiones singulares, ha sido sus metas educacionales y evangelizadoras.
señalada como una de las más valiosas de la ciudad.
La excepcionalidad del sitio se manifiesta en la
La estancia responde a la transculturación de las in- confluencia de dos tipos: por un lado la tipología
variantes españolas al territorio hispanoamericano. conventual europea, con iglesia principal, resi-
En virtud de ello, es posible destacar la adhesión a dencia y colegio en la ciudad; por otro, estable-
las siguientes invariantes: la nueva realidad del es- cimientos rurales que responden a una nueva
pacio, de su escala, que se entienden como el espa- tipología, donde se unen iglesia, residencia y
cio exterior sin límites y la dignidad en la respuesta factoría en un territorio productivo, vinculado
arquitectónica en un territorio periférico, cuya ma- entre sí. Este tipo de articulación fue única en el
terialidad deja constancia de la labor conjunta de la contexto cultural americano, con especialidades
mano de obra libre y esclavizada en un territorio in- productivas diferentes en cada una de las estan-
terno y estratégico del Virreinato del Río de la Plata. cias, sustentadas a partir de la construcción de
complejos sistemas hidráulicos.
La obra de la Compañía de Jesús en Córdoba, bajo
la figura de serie de conjuntos, ingresó a la Lista del En el conjunto, se destacan: el desarrollo de tec-
Patrimonio Mundial bajo el registro 995|2000 y nologías basadas en los recursos materiales y
está integrada por seis conjuntos: la Manzana Jesuí- humanos locales, y la utilización de los mutuos
tica en la ciudad de Córdoba y las Estancias de Caro- saberes de los actores: la orden y la mano de obra
ya (1616), Jesús María (1618), Santa Catalina (1622), africana e indígena, que produjeron expresiones
Alta Gracia (1643) y La Candelaria (1683). arquitectónicas, tecnológicas y artísticas mesti-
zas, donde se reflejan influencias manieristas y
4
En respuesta a los criterios (II) y (IV), su valor uni- barrocas reelaboradas localmente.
versal excepcional reside en ser:

Testimonios excepcionales de un vasto sistema


religioso, político, económico, legal y cultural de
los siglos XVII y XVIII. El sitio, en su totalidad, 4 En la declaración retrospectiva del VUE para el Sitio de la
representa un ejemplo peculiar de organización Manzana y Estancias Jesuíticas de Córdoba, 2010.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 63 08/01/2018 11:59:27 a.m.


64 Patrimonio Cultural de la Humanidad

12 13 14

15 16

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 64 08/01/2018 11:59:32 a.m.


en la Argentina 65

Jesús María fue declarada Monumento Histórico


Nacional en 1941, año de su expropiación
por parte del gobierno nacional y, desde
1946, comenzó a funcionar como museo.

Mientras en Santa Catalina, sus dueños –unos 40–,


están organizados como un consorcio familiar y se ad-
ministran con sus propios recursos económicos, sin
aportes de otros orígenes, Alta Gracia ya había sido de-
clarada Monumento Histórico Nacional en 1941.

Fue en 1968 cuando el gobierno nacional expro-


pió la residencia para iniciar un intenso trabajo
de investigación arqueológica y documental que
logró que, a través de las tareas de restauración
efectuadas, la construcción se preserve fiel a su
estructura original.

Imagen 12. Portal del


Por su parte, Jesús María fue declarada Monumen-
cementario. Estancia
to Histórico Nacional en 1941, año de su expropia-
Santa Catalina. Foto:
ción por parte del gobierno nacional y, desde 1946, Maria Rebeca Medina.
comenzó a funcionar como museo.
Imagen 13. Instrumental para
Caroya, en cambio, en un primer momento estuvo la vid, Estancia Jesus María.
en manos del gobierno nacional y, posteriormente, Foto: María Rebeca Medina.
quedó bajo la gestión del gobierno de la provincia
de Córdoba, situación que comparte con la Cande- Imagen 14. Torre
laria, adquirida por esta provincia en 1982. Campanario. Iglesia de la
Compañía de Jesús. Foto:
María Rebeca Medina.
Por su parte, el colegio, la universidad, el novi-
ciado, la residencia y la iglesia de la Compañía
Imagen 15. Claustro del
de Jesús forman un conjunto de tal valor que lle-
antiguo rectorado. Foto:
vó a que, apenas conseguida la distinción de la María Rebeca Medina.
UNESCO, el Rectorado de la Universidad Nacio-
nal de Córdoba (UNC), creara por resolución 181 Imagen 16. Cúpula iglesia
de 2001, la Comisión de la Manzana Jesuítica Estancia Jesuitica Alta Gracia.
para encargarse de gestionarlo. Foto: María Rebeca Medina.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 65 08/01/2018 11:59:33 a.m.


Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 66 08/01/2018 11:59:34 a.m.
La Quebrada
de Humahuaca en Jujuy
Provincia de Jujuy

Olga Paterlini y Susana Villavicencio.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 67 08/01/2018 11:59:36 a.m.


La Quebrada
de Humahuaca en Jujuy

L
a Quebrada de Humahuaca se encuentra no los valores de la arquitectura popular. La nueva
ubicada en la provincia de Jujuy, en la re- arquitectura, que podemos denominar moderni-
gión Noroeste de la Argentina. Es un es- dad apropiada para la Quebrada de Humahuaca,
trecho valle con un desarrollo cultural que contribuye a caracterizar aún más la región y le
se extiende por más de diez mil años en razón de otorga un valor de continuidad a un proceso cultu-
su rol como conector entre los países andinos y ral que llega hasta nuestros días.
el litoral atlántico. Los acontecimientos históricos
desarrollados a lo largo del tiempo se integran
armónicamente, dando como resultado variedad La Quebrada de Humahuaca:
de creencias, lenguaje, música, artesanías, asen- medio natural
tamientos precolombinos, pueblos y construc-
ciones hispánicos y poshispánicas que reflejan La estrecha fractura geológica de la quebrada es
un contexto cultural homogéneo con extraordi- una hendidura natural de 1 a 3 km de ancho y
narios valores paisajísticos. Por estas cualidades, 155   km de longitud extendida en dirección N-S,
la Quebrada de Humahuaca fue reconocida por flanqueada por cadenas montañosas de distintas
la Organización de las Naciones Unidas para la eras geológicas y recorrida por el río Grande. Ade-
Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) más, presenta una importante diferencia de nivel
como Patrimonio de la Humanidad en 2003, en la entre Volcán, pueblo ubicado al sur de la quebrada
XXVII Reunión Anual del Comité de Patrimonio que se encuentra a 1.500 m.s.n.m., y Abra Pampa,
Mundial realizada en París. situado al norte, a los 3.000 m de altura, confor-
mando un paisaje de extraordinaria belleza.
A partir de la declaratoria, la zona experimenta
cambios acelerados debido a la dinámica turística La Quebrada de Humahuaca posee un clima se-
y al desarrollo de la región. Como consecuencia de miárido, de escasas lluvias, con una media de
ello, existe un auge de la construcción que tiende a 10 °C en verano, e inviernos fríos y secos, con una
resolver problemas vinculados tanto con la pobla- marcada amplitud térmica entre el día y la noche.
ción permanente, como con los residentes tempo- Toda el área es un cajón colorido y serpenteante en
rarios o veraneantes y con visitantes ocasionales el que el agua brota entre los cerros y desciende
cuyo número se incrementa día a día. Esta arqui- dando origen a pequeñas vegas donde se agrupan
Imagen de apertura. tectura, tanto en lo que respecta a la construcción los caseríos. La Quebrada posee, así, una fisono-
Hornocal. Foto: Gustavo de viviendas, como a los servicios turísticos, pre- mía muy rica y particular por lo cual resulta un
Arévalos senta aciertos y desaciertos por cuanto reconoce o lugar de características excepcionales.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 68 08/01/2018 11:59:36 a.m.


Es un estrecho valle, con un desarrollo
cultural que se extiende por más de 10.000
años en razón de su rol como conector entre
los países andinos y el litoral Atlántico.

La Quebrada de Humahuaca: 1

contexto histórico-cultural
Este valle andino es el escenario de gran par-
te de los desarrollos culturales de la región y de
los países vecinos de América del Sur1. Hacia el
siglo III a.C. aparecen los primeros asentamientos
humanos permanentes; entre el 400 y 700 d.C. hay
un incremento poblacional significativo y hacia el
1.200 d.C. se generalizan las concentraciones en
poblados, especialmente en las zonas montañosas
por motivos defensivos. Cuando llegan los
españoles, existe en el área una gran diversidad
cultural, zonas habitadas por grupos indígenas
con alto nivel de desarrollo técnico y urbano, como
los omaguacas, uquías, tilcaras, purmamarcas
y tumbayas, cuyas agrupaciones generan los
“pueblos de indios”. Las ciudades capitales de la
región Noroeste conforman centros nucleares de
ocupación del territorio; Jujuy es la penúltima en
fundarse en 1593.

1 Tomado del legajo presentado para la Declaratoria de la Que-


brada de Humahuaca como Patrimonio de la Humanidad.

Imagen 1. Calles de
Humahuaca. Foto:
Arq. Néstor José.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 69 08/01/2018 11:59:37 a.m.


70 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Cuando llegan los españoles existe en el


área una gran diversidad cultural, zonas
habitadas por grupos indígenas con alto
nivel de desarrollo técnico y urbano.

La creación del Virreinato del Río de la Plata a 2


fines del siglo XVIII le hace perder vitalidad a
la región. La fluida y dinámica comunicación
N-S con el Virreinato del Perú se orienta, a
partir de 1776, hacia el litoral costero, tomando
como centro a Buenos Aires. Las guerras de la
Independencia, en los primeros años del siglo
XIX, tienen como escenario a la quebrada, lo que
significa un nuevo aislamiento y postergación.
Durante el período republicano se ordenan
los pueblos de indios para transformarlos en
pueblos civiles con el sistema de propiedad
individual. En 1905 llega el ferrocarril y, con ello,
se introducen, entre otras, novedades vinculadas
a la construcción y al equipamiento territorial;
por ejemplo, un viaje de varios meses se puede
realizar en pocos días, lo que facilita, además, el
ingreso de elementos de consumo que hasta el
momento resultaban escasos en la región.

Cada momento de la historia deja su impronta


en los pueblos de la quebrada de una manera
sutil, integrándose casi sin rupturas, generando
una enorme variedad de elementos tangibles
e inmateriales que van desde las cavernas
prehistóricas, sistemas arquitectónicos, cere-
moniales y agrícolas precolombinos, pueblos y
construcciones hispánicos y poshispánicos hasta
las creencias, costumbres, lenguaje, música,
producto de ese largo proceso civilizador.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 70 08/01/2018 11:59:38 a.m.


en la Argentina 71

El valor de la producción urbano-arquitectónica


radica en la armónica relación que existe
entre la naturaleza y la obra del hombre…

Pueblos de la quebrada
El valor de la producción urbano-arquitectónica
radica en la armónica relación que existe entre la
naturaleza y la obra del hombre, característica que
permanece en el tiempo, consecuencia de perío-
dos de aislamiento y estancamiento del área desde
fines del siglo XVIII. Purmamarca y Tilcara cons-
tituyen piezas únicas que se destacan del conjunto
de pueblos mencionados en función de sus carac-
terísticas urbano-arquitectónicas que permiten
identificar la producción popular de la quebrada,
pero también por sus lugares de emplazamiento y
su relación con el sitio.

Purmamarca es un pequeño pueblo de princi-


pios del siglo XVII, de origen prehispánico, luego
transformado en reducción indígena. Su nombre
proviene del quechua2 purma o puruma, “del de-
sierto” y marca “pueblo, región, comarca”. Está
ubicado a 2.192 m de altitud, a 65 km de la capital
jujeña y a 4 km al oeste de la ruta principal, cuenta
con unos 500 habitantes que viven de los cultivos
de la zona y de la creciente actividad turística con
todos los derivados que ella implica.

El pueblo tiene una ubicación singular, donde la


Quebrada de Purmamarca cambia de dirección:

2 Lengua hablada por los primitivos quechuas extendida por Imagen 2. Purmamarca.
los incas a todo el territorio de su imperio y por los misioneros Foto: XXXX
católicos a otras regiones de América del Sur.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 71 08/01/2018 11:59:39 a.m.


72 Patrimonio Cultural de la Humanidad

de este-oeste a sudeste-noroeste, resultando un El centro de composición de Purmamarca, como


marco de extraordinaria belleza para el poblado, ya en todo pueblo de indios, es la iglesia; de allí parten
que se asienta sobre el colorido escenario natural calles ortogonales que conforman una retícula con
conformado por cerros azules, verdes, amarillos y manzanas de distintos tamaños que van acomodán-
morados. Asimismo, es una de las vías de acceso dose a los desniveles del terreno. El templo, proba-
desde el valle de Jujuy hacia la Puna y Chile a tra- blemente de 1648, responde al tipo mudéjar cons-
vés de la cordillera de los Andes. truido con muros de adobe y una peculiar carpintería
de cardón. Está dedicado a Santa Rosa de Lima y es
3 Monumento Histórico Nacional desde 1941.3 Entre
las manchas verdes de los árboles, dice Nicolini:

[...] Asoman los volúmenes blancos, rosados fuer-


te o amarillos y marrones de las casas encaladas,
pintadas como los cerros o con sus adobes o sus
techos de torta de barro bien visibles. Hacia el
sur, en la parte más alta de asiento del pueblo, se
perciben los volúmenes yuxtapuestos de la igle-
sia, dominando el conjunto y enfrentando una
pequeña plaza rectangular con características de
jardín (Nicolini, 1981: 23).

Allí, en esa plaza funciona una feria artesanal de


carácter regional y permanente que es la atracción
de todos los turistas.

Tilcara es cabecera del departamento homónimo.


Con una población de 3.000 habitantes, está encla-
vada a 2.465 m.s.n.m. sobre un cordón de cerros

3 Decreto nacional N° 95.687 de 1941. Además de su disposi-


Imagen 3. Iglesia de Uquia. ción arquitectónica, la iglesia conserva un patrimonio pictórico
Foto: Gustavo Arévalos. valioso e imaginería de origen cuzqueño.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 72 08/01/2018 11:59:41 a.m.


en la Argentina 73

Se trata de una arquitectura que manifiesta


un sincretismo entre la producción local
y las corrientes contemporáneas.

azules y violáceos. Se encuentra a 84 km al norte conservan el diseño original del período incaico.
de San Salvador de Jujuy y a 25 km de Purmamar- Fue puesto en valor y reconstruido a partir de 1940
ca y, a diferencia de todos los demás pueblos, se y constituye un elemento de atracción importan-
ubica en la margen izquierda del río Grande, sobre te, tanto de visitantes circunstanciales, como de
ruta nacional 9. El pueblo debe su nombre a los especialistas.
indígenas omaguacas y tilcaras, expertos tejedores
y alfareros,4 que habitan estas tierras desde hace
más de 900 años. Tilcara conforma un asenta- Notas de una arquitectura apropiada
miento de trazado reticular, con calles inclinadas y
en pendiente hacia el río Grande; las edificaciones En los años recientes, un grupo de arquitectos de
de adobe integran paulatinamente otros sistemas la región Noroeste realizó obras en la quebrada,
constructivos y formales, sumando, a la imagen especialmente en Purmamarca y en Tilcara, que
del modelo hispánico, la del período republicano. revelan una actitud reflexiva respecto del contexto
Su conexión directa con el ferrocarril y el camino físico y cultural. Se trata de una producción que na-
nacional propician una mayor exposición a los ció del sector privado y atiende los requerimientos
cambios que a su vecina Purmamarca. La iglesia, funcionales derivados del desarrollo turístico. En
localizada en la plaza chica del pueblo y dedicada esta arquitectura se reconocen algunos elementos
a San Francisco, data de 1797 y se destaca por su que están presentes en las construcciones popula-
tamaño, el doble campanario y la fachada plana; res. Se trata de una arquitectura que manifiesta un
es Monumento Histórico Nacional desde 1941.5 A sincretismo entre la producción local y las corrien-
escasos kilómetros del centro, se encuentra el Pu- tes contemporáneas demostrado, por ejemplo, en
cará o "fortaleza", edificado por los primitivos ha- la optimización de las técnicas tradicionales de
bitantes; estratégicamente localizado y de organi- construcción mediante la incorporación de las in-
zación más compacta, sus estructuras defensivas novaciones propias de nuestro tiempo. Esta nueva
arquitectura, denominada modernidad apropiada,
4 Fueron dados en encomienda a don Antonio de Argañaraz y tiene algunas notas sobresalientes que sintetiza-
Murguía y sus herederos. Según un historiador jesuita, el pue- mos de la siguiente manera:
blo formado por los indios Tilcara estuvo, si no en el mismo
sitio actual, al menos en las inmediaciones y su fundación se a. En relación con la cultura: la simbiosis cultural
remonta a 1586.
propicia, en estos asentamientos, una síntesis armó-
5 Decreto nacional 95.687 de 1941. La iglesia fue construida y
reconstruida varias veces a lo largo de su historia: a fines del
nica en lo morfológico, funcional y tecnológico me-
XVIII, 1853, 1879, 1894 y 1941, según registros. diante un proceso de integración que abarca desde

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 73 08/01/2018 11:59:41 a.m.


74 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 74 08/01/2018 11:59:43 a.m.


en la Argentina 75

Imagen 4. Purmamarca Imagen 5. Quebrada


Paseo de los colorados. de Las Señoritas. Foto
Foto: Gustavo Arévalos 2. Gustavo Arévalos.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 75 08/01/2018 11:59:47 a.m.


76 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Las cualidades estéticas están vinculadas a


las texturas de los materiales y del paisaje y
se transmiten de generación en generación.

lo prehispánico hasta lo contemporáneo. La arqui- En la escala menor, existe una clara ubicación del
tectura vernácula es el soporte de diferentes moder- ser humano en su entorno inmediato donde, a tra-
nidades (como la introducida por el ferrocarril o la vés de formas instauradas, crea, también, un lugar:
del neocolonial) sin perder identidad. En la imagen el de su mundo más íntimo, el de su microcosmos.
resultante, los nuevos procesos constructivos se inte-
gran, ya que la arquitectura popular continúa trans- c. En relación con el diseño: las formas se gene-
mitiendo formas físicas ancestrales y actúa como ran a partir de una volumetría simple, clara y de
respuesta eficiente a un modo de vida, al paisaje, al formas más bien blandas. Las cualidades estéti-
clima y a la tecnología. La producción arquitectónica cas están vinculadas a las texturas de los materia-
representa la mayor parte del ambiente edificado y es les y del paisaje y se transmiten de generación en
de carácter anónimo, al ser producto del grupo, antes generación. Las viviendas, tanto urbanas como
que de un individuo. Por lo tanto, la nueva arquitec- rurales, responden a la “composición a patios”,
tura se inserta respetando el paisaje construido en lo sistema que organiza las habitaciones y la vida
que respecta a materiales y aspectos formales. familiar. El clima más bien benigno y escaso de
lluvias favorece la vida al exterior, y este espacio,
b. En relación con el sitio: existe una actitud de res- además de su rol social, contribuye a solucionar
peto por el medio natural por cuanto las construc- el problema del calor seco mediante la vegeta-
ciones se adecuan a los planos del terreno y gene- ción. Por lo tanto, siguiendo la morfología de la
ran un producto que se caracteriza como síntesis montaña que la enmarca, la arquitectura conjuga
de agrupaciones edilicias con rasgos naturales; se ese sinnúmero de formas particulares en un con-
recuestan o semientierran en la ladera de los cerros junto mayor. Adaptándose a los cambios y, con
o se localizan en la proximidad de las vertientes alta dosis de intencionalidad, el diseñador con-
para obtener, con mínimos recursos, la mejor so- serva las figuras blandas, aunque ya no tan sim-
lución funcional, estructural y estética. Esta arqui- ples, con cualidades estéticas propias de las textu-
tectura es de naturaleza abierta, tiene capacidad de ras de los materiales y del color que las vinculan
agregación, admite cambios que no destruyen vi- al lugar, y busca recrear, por ejemplo, la idea del
sual ni conceptualmente la idea original, situación caserío mediante la composición en más de un
equivalente a la del medio natural que conjuga un cuerpo, propio del sistema tradicional de agre-
sinnúmero de formas particulares integradas en un gación. Para equilibrar la horizontalidad natural,
conjunto mayor. El ambiente de la quebrada pro- utiliza elementos verticales de acuerdo con la for-
porciona múltiples posibilidades y el quebradeño ma de álamos y cardones, con la orientación de la
resuelve cada situación en función de su necesidad. edificación explora respuestas adecuadas al clima

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 76 08/01/2018 11:59:47 a.m.


en la Argentina 77

6 7

Imagen 6. Carnavales.
Foto: Gustavo Arévalos.

Imagen 7. Pucara de Tilcara.


Foto: Gustavo Arévalos.

Imagen 8. Pucara de Tilcara.


Foto: Gustavo Arévalos.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 77 08/01/2018 11:59:50 a.m.


78 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 78 08/01/2018 11:59:52 a.m.


en la Argentina 79

10 11

12

Imagen 9. Humahuaca.
Foto: Mauro García
Santa Cruz.

Imagen 10. Humahuaca.


Foto: Mauro García
Santa Cruz.

Imagen 11. Humahuaca.


Foto: Mauro García
Santa Cruz.

Imagen 12. Museo


Francisco Ramoneda.
Humahuaca. Foto: Mauro
García Santa Cruz.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 79 08/01/2018 11:59:59 a.m.


80 Patrimonio Cultural de la Humanidad

13

Imagen 13. Cerro de Siete y propicias para obtener las mejores visuales; en el día y lo difunden durante la noche. El material
Colores Purmamarca. tanto que la búsqueda de privacidad se obtiene cerámico (ladrillos, tejas, tejuelas, baldosas) se
Foto: Gustavo Arévalos. con la construcción de pircas altas. incorpora a través de los colonizadores, pero solo
el ladrillo y la baldosa pertenecen a la arquitectu-
d. En relación con los procedimientos constructi- ra popular. Los diseños revelan el uso tradicional
vos: Los nuevos sistemas de construcción preten- de mampuestos de adobe revocado tipo bolseado
den, con mayor o menor fidelidad a los del pasado, a los que se imprime el color de los cerros, las
conservar los materiales y la tradición constructiva gamas varían de los rojos a los terrosos o ama-
empleados en las “casas de los antiguos”,6 como la rronados, y la piedra destaca algunos sectores o
piedra, el barro y las fibras vegetales, con alta efi- detalles como zócalos o muros divisorios. Las cu-
ciencia térmica porque absorben el calor durante biertas se hacen a dos aguas en las que:

6 Los lugareños denominan "antiguos" a los habitantes del pe- [...] Las maderas de álamo y algarrobo se utilizan
ríodo prehispánico. para estructuras y entrepisos; la queñoa, por ser

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 80 08/01/2018 12:00:01 p.m.


en la Argentina 81

Los nuevos sistemas de construcción


pretenden, con mayor o menor fidelidad
a los del pasado, conservar los materiales
y la tradición constructiva empleados.

una pieza corta, en dinteles. Las cañas y la madera o tejidas en telar, hogar a leña en la zona pública,
de cardón en forma de tablas, proveen la superfi- mantas, tapices regionales y vajilla de barro pintada
cie necesaria para extender la cubierta de torta de a mano, complementan la experiencia del espacio
barro; los antiguos tientos usados para unirlas se arquitectónico.
reemplazan por soga o alambres (Paterlini, 1997).

La torta de barro tradicional se optimiza con al- Consideraciones finales


gunos agregados como bandas de polietileno
para aislamiento hidrófugo y de papel madera para La arquitectura que se realiza en los últimos
adherencia. Los artesanos de la construcción, por años en la Quebrada de Humahuaca, denomina-
experiencia propia y por tradición, conocen dónde da modernidad apropiada, apela a valores de la
obtener la tierra adecuada, con una composición arquitectura popular e integra satisfactoriamen-
equilibrada de limos, arcilla y arena.7 Los cielorra- te avances tecnológicos y requerimientos del
sos se arman con entramados de caña hueca atados proyecto que permiten optimizar los resultados.
con soga a los rollizos y la carpintería de madera se Es un acto de diseño racional, premeditado, en
utiliza protegida, pero sin lustrar (en muchos ca- el que, si bien subyace el respeto y la considera-
sos de importantes dimensiones). La luz se trabaja ción hacia el contexto cultural local, el diseñador
como si fuera un material más; su particular em- sale del anonimato, pues no pierde o descuida
pleo en la arquitectura barroca regional, como la su fuerza creativa cuando establece el puente
iglesia de Yavi, al norte de la quebrada, en la que se entre lo tradicional y las nuevas conductas, sino
genera un ambiente interior vinculado al misterio que marca un camino con su producción. Como
y a la fe, ahora combina a la perfección lo contem- bien teorizaron Marina Waisman, Silvia Arango,
poráneo y la tradición. El mobiliario se construye Enrique Browne o Cristián Fernández Cox, se
íntegramente de madera, mixturado con tientos trata de una arquitectura que nace de la realidad,
de cuero o con sogas; alfombras de cuero de vaca del momento en que el hacedor, un profesional
formado, interroga al medio donde plasma su
obra para realizar una arquitectura apropiada al
7 Se aplican técnicas especiales para optimizar los resultados lugar y al tiempo presente. Es decir que la for-
como la mezcla de cal y grasa animal, logrando mejor imper-
mulación de la pregunta se hace desde el pre-
meabilización y mayor duración de la cubierta; las capas de
mortero cementicio sobre la torta de barro han generado efec- sente del autor, en un proceso selectivo que, se-
tos contraproducentes, fracturándolas por las variaciones de gún advierte Fernández Cox (1984: 41-48), puede
temperatura y haciéndoles perder efectividad. generar distorsiones parciales de la realidad.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 81 08/01/2018 12:00:01 p.m.


82 Patrimonio Cultural de la Humanidad

14

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 82 08/01/2018 12:00:03 p.m.


en la Argentina 83

Se trata de una arquitectura que nace de la realidad, del


momento en que el hacedor, un profesional formado,
interroga al medio donde plasma su obra para realizar
una arquitectura apropiada al lugar y al tiempo.

Imagen 14. Esquina


15
de Humahuaca. Foto:
Arq. Néstor José.

Imagen 15. Huacalera.


Foto: Mauro García
Santa Cruz.

En la quebrada, se produce un proceso curioso: dosis de romanticismo que resulta fundamental


algunos que se acercan a conocer e intervenir en controlar para evitar que la arquitectura derive
el lugar deciden su radicación definitiva en el si- hacia el pintoresquismo.
tio.8 Su contacto inicial se impregna de la expre-
sividad, de la creación y de la representación de En síntesis, la búsqueda de la nueva arquitectura
valores del cuerpo social quebradeño que los cau- se caracteriza por el respeto y la consideración del
tiva. Esto genera, tal vez, en el diseñador, una alta contexto físico y cultural, la innovación que toma
como base lo existente y lo tradicional, el uso de
8 Este fenómeno se produjo también en la década de 1940 con tecnologías intermedias y la creación de luga-
un grupo de pintores paisajistas como Santos Legname; pos- res que dan por resultado ejemplos de alto valor
teriormente, los arqueólogos también asumieron esta actitud. arquitectónico.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 83 08/01/2018 12:00:07 p.m.


84 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 84 08/01/2018 12:00:08 p.m.


El Qhapaq Ñan –
Sistema Vial Andino
Provincias de : Jujuy, Salta, Tucumán,
Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza

Graciela Moretti y Cristina Monfort. Colaboración: Mario Zaguirre y Andrea Blanco.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 85 08/01/2018 12:00:10 p.m.


El Qhapaq Ñan –
Sistema Vial Andino,
un itinerario cultural de más de dos mil años

Esta red vial es algo más que un simple rumbo tra- conectando numerosos centros de producción, ad-
zado. Está cubierta por servicios y señales, con pun- ministrativos y ceremoniales que se fueron constru-
tos de avituallamiento y de descanso. Tenía puentes yendo durante más de dos mil años de cultura andi-
para cruzar ríos o quebradas, en algunos casos tú- na. El elemento geográfico que estructuró la red vial
neles para disminuir distancias y, en muchos otros, fue la cordillera de los Andes, recorriéndola de norte
enlosados y empedrados para transitar en superfi- a sur desde Colombia hasta la Argentina, vinculan-
cies parejas. Había caminos amurallados, pero tam- do Ecuador, Perú, Bolivia y Chile. En la República
bién elevados para cruzar pantanos o aguajes. Don- Argentina el Sistema Vial Andino se extendió desde
de los trazos no son fácilmente conservables, como Jujuy hasta Mendoza, atravesando Salta, Tucumán,
en los desiertos, otras marcas servían para señalar Catamarca, La Rioja y San Juan.
el camino y poner sus límites. Son caminos para
peatones, pero también para caravanas de caminan-
tes acompañados de llamas, los animales de carga El camino hacia la inscripción
andinos. Son caminos colectivos. También había
como Patrimonio Mundial
caminantes solitarios, pero más que simples traji-
nantes eran funcionarios de un sistema de correo El Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino se destaca
—llamados chaskis— que estaban al servicio del como una obra única en la historia de la humanidad
régimen político dominante (Lumbreras, 2006). al combinar tres características principales: exten-
sión, localización y funcionalidad. La primera, la de
El Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino es una red extensión, porque constituye una de las redes viales
de caminos que atraviesa el territorio de seis países de mayor desarrollo y amplitud construidas por un
situados en el oeste de América del Sur. La senda “Estado premoderno”.1 La segunda, la de localización,
andina, como también se la conoce, fue consolida- porque se ubica en una de las regiones montañosas
da y extendida a partir de la segunda mitad del siglo más accidentadas del mundo. La tercera y última, la
XV y hasta el siglo siguiente por el Imperio Inca o de funcionalidad, porque fue concebida únicamente
Tawantinsuyu, aquel “territorio con cuatro rumbos o para ser utilizada por caminantes y animales de carga,
regiones” (Lumbreras, 2006). El Tawantinsuyu tenía especialmente por llamas y en menor medida alpacas.
su centro en Cusco y desde allí partían caminos ha-
cia los cuatro puntos cardinales. Estas vías utilizadas
1 Se entiende como “Estado premoderno” al período previo al
Imagen de apertura. por los incas fueron mucho más que un conjunto
de la modernidad caracterizada por la industrialización y urba-
Ente Autárquico de rutas de comunicación. Constituyeron el eje cen- nización de lo “económico” y de la formación del Estado en “lo
Tucumán Turismo. tral del proyecto político y económico del imperio, político” (Romero, 1998).

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 86 08/01/2018 12:00:10 p.m.


En 2014, el Qhapaq Ñan – Sistema Vial
Andino fue inscripto en la Lista de Patrimonio
Mundial como un Itinerario Cultural de
naturaleza seriada y transnacional.

En 2014 y luego de trece años de trabajo sostenido de más de una década de trabajo compartido, en
por parte de los equipos técnicos de los Estados inter- febrero de 2013, el expediente fue presentado a la
vinientes y también de las comunidades asociadas, el UNESCO para ingresar a la Lista de Patrimonio
Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino fue inscripto en Mundial en la categoría de Itinerario Cultural.
la Lista de Patrimonio Mundial como un Itinerario Este acontecimiento marcó un hito en este orga-
Cultural de naturaleza seriada y transnacional.2 nismo, pues significó el compromiso colectivo de
los representantes de los seis países andinos que
La declaratoria fue impulsada inicialmente por la emprendieron el desafío de identificar, registrar,
República del Perú, que en mayo de 2001 inscri- documentar, conservar y poner en valor aquellos
bió el sitio en la lista tentativa de su país. Al año caminos y sitios arqueológicos que conformaban
siguiente comenzaron a sumarse a la iniciativa el sistema vial. En mayo del mismo año, el expe-
los restantes gobiernos, que acordaron desarro- diente de postulación fue declarado admisible para
llar acciones conjuntas para la postulación ante la su evaluación y en octubre los especialistas de
Organización de las Naciones Unidas para la Edu- ICOMOS visitaron los sitios y tramos de camino
cación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).3 Luego propuestos para emitir un dictamen y realizar una
serie de recomendaciones a la postulación.4
2 La inscripción se concretó en junio de 2014 durante la reunión 38a
del Comité de Patrimonio Mundial celebrada en Doha, Qatar. Partici-
paron las seis delegaciones de los países involucrados, entre los que se El Tawantinsuyu y los caminos
contaban representantes de los ministerios y organismos vinculados
con las áreas de Cultura, Patrimonio, Turismo, Relaciones Exteriores del imperio incaico
y las Secretarías Técnicas del Qhapaq Ñan, entre otras. Se consultó:
http://www.cultura.gob.ar/noticias/el-qhapaq-nan-sistema-vial-andi- El Cusco, la capital del Imperio Inca, fue una
no-fue-declarado-patrimonio-mundial-por-la-unesco/. ciudad que se consolidó en el siglo XIII como
3 En el año 2002 los representantes de la Argentina, Bolivia, Chile, su centro de poder político, social y económico.
Ecuador y Perú (luego se sumaría Colombia) se reunieron en la ofi- Desde allí partían los caminos hacia los cuatro su-
cina de la UNESCO en Montevideo, junto con representantes del
yos o naciones, al que hacía referencia la palabra
Centro de Patrimonio Mundial y firmaron un acta para promover
acciones conjuntas de investigación, metodología de valoración e
incorporación comunitaria. También acordaron políticas de desa-
rrollo y turismo sostenible de carácter regional. El Centro del Patri- 4 En el caso de la Argentina la evaluación de los sitios fue rea-
monio Mundial se comprometió a preparar la primera reunión de lizada por la arquitecta cubana Ángela Rojas, del Comité Inter-
expertos para iniciar los trámites de presentación de la candidatura. nacional de Itinerarios Culturales de ICOMOS. Véase: http://
(Comité de Gestión del Programa "Plan de Acción para el Desarro- prensa.mendoza.gov.ar/trabajan-para-declarar-a-qhapaq-nan-
llo del Qhapaq Ñan - Camino Principal Andino", 2006:19). como-patrimonio-de-la-humanidad/.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 87 08/01/2018 12:00:10 p.m.


88 Patrimonio Cultural de la Humanidad

…los especialistas de ICOMOS visitaron


los sitios y tramos de camino propuestos
para emitir un dictamen y realizar una serie
de recomendaciones a la postulación.

Tawantinsuyu, señalando así una división territo- caminos troncales o “señoriales” como los define el in-
rial basada en relaciones de dualidad, tripartición y vestigador citado, y los caminos transversales, a lo lar-
cuarta-partición, propias de la mentalidad inca (Fe- go de la cordillera de los Andes y sus valles intermon-
liú Franch, 2009:140). El territorio del imperio al- tanos, fueron generando ecorregiones enlazadas por
canzó una vasta superficie de más de tres millones medio de las redes de comunicación o Qhapaq Ñan,
de kilómetros cuadrados organizado por medio de término que en lengua quechua significa “camino
los mencionados suyos. Y por ello podríamos decir real” o “camino del rey”.
que el Qhapaq Ñan se origina en la plaza inca de
Hauk’aypata, en el corazón del Cusco, ya que allí Si bien varios de los caminos ya habían estado en
convergían y divergían dioses, hombres, animales uso por antiguos pobladores de los respectivos lu-
y recursos de todo el mundo andino. gares, la red vial alcanzó su pleno desarrollo bajo la
compleja administración del Imperio Inca, especial-
Los caminos integraron, vincularon y comunica- mente entre los años 1450 y 1536. En este período
ron la capital incaica con todas las poblaciones y se realizaron no solo obras viales sino también edi-
los núcleos complementarios al servicio del co- licias que contribuyeron a la consolidación de la or-
mercio, intercambio, producción y culto a través ganización política y económica del Tawantinsuyu.
de centros administrativos, productivos, militares
y religiosos en las cuatro regiones del Tawuantin- Todos los bienes materiales e inmateriales here-
suyo. El Chinchaysuyo, hacia el noroeste, llegando dados de aquellas rutas “diseñadas para la circula-
hasta el río Ancashmayo en Pasto, Colombia. El ción a pie, no para el caballo ni la rueda, medios de
Antisuyo, hacia el noreste, en los valles subtropica- transporte de los conquistadores” (Guijarro y Car-
les y en parte de la selva baja amazónica. El Con- delús, 2012) conforman un sistema patrimonial
tisuyo o Kuntisuyo, al sudoeste, abarcando parte de inédito en la historia de la humanidad, por haber
la costa peruana hasta el río Maule en Chile. Y el sido –y aún lo mantiene– un testimonio vivo del
Collasuyo o Qollasuyo, al sudeste, sobre gran parte intercambio cultural entre las naciones.
del actual territorio boliviano, y hasta la provincia
de Mendoza, en la Argentina.
El valor universal excepcional del
Para Luis Lumbreras, estos cuatro caminos constitu- Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino
yen “solo es el tronco”, siendo cada uno de los puntos
que la traza toca “un nudo desde donde nacen otros Durante la etapa de la preparación del dossier que
caminos laterales”. Los más de 23.000 km, entre los se presentó ante la UNESCO se inventariaron

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 88 08/01/2018 12:00:11 p.m.


en la Argentina 89

El Qhapaq Ñan se origina en la plaza inca de


Hauk’aypata, en el corazón del Cusco, ya que
allí convergían y divergían dioses, hombres,
animales y recursos de todo el mundo andino.

más de quince mil kilómetros y cerca de ciento El valor universal excepcional del Qhapaq Ñan
cincuenta sitios asociados que caracterizaban la como obra creativa del genio humano se apre-
vialidad inca en distintas geografías (Rolandi y Ra- cia en su conjunto, como elemento integrador
faelle, 2012:1). Este trabajo conjunto entre los seis de poblaciones, culturas, ambientes, recursos y
países, y en el caso de la Argentina, entre las siete deidades. También por los desafíos que debió en-
provincias por donde pasó la senda andina, con- frentar y por la originalidad de las soluciones pro-
fluyó en la identificación de los segmentos de ca- puestas sin parangón en la historia de la huma- Imagen 1. Camino
minos y sitios asociados. También en la valoración nidad. Por ello se estimó y se sostuvo que el valor a la Ciudacita. Foto:
de poblados y comunidades que hasta el presente de este bien patrimonial no reside en un segmen- Ente Autárquico
mantienen vigente este legado cultural. to o región particular, sino fundamentalmente Tucumán Turismo.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 89 08/01/2018 12:00:13 p.m.


90 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Del dossier que se presentó ante la UNESCO


se inventariaron más de quince mil kilómetros y
cerca de ciento cincuenta sitios asociados que
caracterizaban la vialidad inca en distintas geografías.

en el conjunto, en la interrelación de todos sus ofrendas de excepcional factura y sacrificios hu-


componentes.5 manos” (Rolandi y Raffaele 2012: ibídem).

La magnitud de los desafíos naturales y logísticos


que enfrentó el Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andi- Unidad y diversidad del Qhapaq Ñan
no solo es comparable con en cada territorio
…La calidad de las soluciones tecnológicas desa- El Sistema Vial Andino se manifiesta a través de va-
rrolladas por los incas para superarlos. Esto sig- lores de unidad y diversidad. Esta cualidad fue fun-
nificó, en algunos casos, realizar obras sofistica- damental para encarar el estudio del Qhapaq Ñan
das con grandes inversiones de trabajo, como las y las propuestas tendientes a su gestión. En este
escalinatas, muros de contención y drenajes para sentido fue posible advertir en el Itinerario Cul-
superar pendientes pronunciadas, los pavimen- tural tanto rasgos comunes como diversos, indi-
tos de piedra para frenar el avance de la vegeta- cando que cada tramo posee particularidades de
ción en la ceja de montaña, o el encierro entre gran riqueza y potencialidad de acuerdo con sus
muros al surcar zonas intensamente pobladas y geografías.
cultivadas (Rolandi y Raffaele 2012: 3).
Entre los principios rectores se mencionan los si-
Con respecto a las prácticas vinculadas a la religio- guientes: el carácter multilateral e integrador por
sidad, los incas fueron los únicos que, como parte parte de los seis países; el énfasis en el desarrollo
de sus hábitos, ocuparon constantemente las cum- social y económico de las comunidades y la con-
bres andinas, uno de los sistemas montañosos cepción integral del patrimonio, es decir, tanto lo
más altos del mundo. Rolandi y Raffaele señalan cultural como lo natural, lo tangible y lo intangi-
además que como testimonio de estas prácticas ble, la herencia del pasado y la realidad contem-
“se han registrado más de un centenar de san- poránea, el enfoque multidisciplinario e interins-
tuarios a diversa altura y de distinta complejidad, titucional y finalmente, el respeto a la identidad
que pueden incluir altares, recintos ceremoniales, cultural de las comunidades y pueblos indígenas.

Entre las particularidades que cada país aporta a


5 Se consultó la página del Centro de Patrimonio Mundial, que
da cuenta del valor excepcional universal y de los criterios de
partir de sus bienes materiales e inmateriales po-
la inscripción del Qhapaq Ñan. Véase: http://whc.unesco.org/ demos indicar los rasgos que identifican al Qha-
en/list/1459 paq Ñan en cada país.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 90 08/01/2018 12:00:13 p.m.


en la Argentina 91

El Sistema Vial Andino se manifiesta a través de


valores de unidad y diversidad. Esta cualidad fue
fundamental para encarar el estudio del Qhapaq Ñan
y las propuestas tendientes a su gestión.

En Perú, por ejemplo, los caminos longitudinales El Sistema Vial Andino en Colombia fue parte de las
y transversales son el resultado perfecto del control estrategias económicas básicas para la configuración
territorial. En su territorio son evidentes los testimo- de los territorios tribales, aquellos que en el siglo XVI
nios más valiosos de la ingeniería caminera inca, a los colonizadores llamaron “provincias”. Actualmen-
partir del diseño de calzadas y puentes, cuya tecno- te varios de los caminos continúan enlazando comu-
logía vial alcanzó aquí su máximo desarrollo. A esto nidades locales, formando parte fundamental de las
se suman las construcciones que integran los mo- redes de solidaridad y de los lugares en los que la gen-
numentales centros administrativos, de servicios y te lleva a cabo peregrinajes y festividades religiosas.
ceremoniales. La senda andina se mantiene viva en
Perú porque algunos pueblos la continúan usando El Qhapaq Ñan en Bolivia se internó por zonas am-
como sistema de comunicación. Quizás el puente bientalmente diversas como son las yungas o valles
colgante Q’eswachacka es uno de los símbolos más húmedos. Se destacan en suelo boliviano la ruta
representativos del tramo peruano, ya que desde Desaguadero-Viacha, que vinculaba esta región
hace más de 600 años es anualmente renovado por con el Cusco, a través del lago Titicaca, y el camino
los pobladores de cuatro comunidades cercanas al del Choro, que refleja la complejidad de las rutas
distrito de Quehue, en Cusco, siendo los maestros prehispánicas en topografías dificultosas.
chakaruwaq los encargados de su tejido.6
En Chile, el Qhapaq Ñan es un sistema vial planificado
En Ecuador, en tanto, el Qhapaq Ñan se caracteriza inserto en un paisaje único de extremas condiciones de
por la condición extraordinaria de sus recorridos, or- aridez y de altura. Ello dio cuenta de la voluntad y ne-
ganizados para atravesar una de las orografías más cesidad de expansión del Tawantinsuyu en esas tierras,
complejas de América, como lo es la sierra ecuato- motivada, principalmente por la obtención de recursos
riana y también, por las asombrosas técnicas cons- minerales, expresada, en la mayor cantidad de redes de
tructivas utilizadas. Aquí sobresalieron los “indios caminos y sitios arqueológicos ligados a la explotación
mercaderes” o mindalaes, que contribuyeron en la pla- minera. La hazaña del inca en ese territorio inhóspito
nificación del espacio para las comunicaciones a corta se logró concretar gracias al intercambio que sostuvo
y larga distancia, especialmente para el intercambio con las poblaciones locales que le transfirieron la suma
de productos entre diferentes pisos altitudinales. de conocimientos ancestrales necesarios para el domi-
nio y la travesía del desierto de Atacama.
6 Se consultó http://qhapaqnan.cultura.pe/noticias/recreaci%C3%B3n-
del-puente-qeswachacka-se-realizar%C3%A1-en-el-smithsonian-folkli- Finalmente, los tramos de caminos y los sitios aso-
fe-festival el 12 de agosto de 2016. ciados que la Argentina aporta al Qhapaq Ñan

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 91 08/01/2018 12:00:13 p.m.


92 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Los tramos de caminos y los sitios


asociados que la Argentina aporta al
Qhapaq Ñan constituyen el testimonio de
un fenómeno de integración multicultural.

constituyen el testimonio de un fenómeno de inte- Criterio (IV): por presentar casos sobresalientes de ti-
gración multicultural. Al mismo tiempo son ejem- pos de construcciones y paisajes culturales que ilus-
plos de diversidades ecológicas sin precedentes, tran un período significativo de la historia humana.
surgiendo la traza de los caminos en respuesta de
desafíos logísticos, entre ellos la extracción y alma- Criterio (VI): por estar el Qhapaq Ñan directamente
cenaje de recursos agrícolas, pastoriles y mineros, de asociado con acontecimientos y tradiciones vivas y
la movilización de obra y aprovisionamiento de vías también con creencias de significación universal.
que surcan vastos desiertos. También a causa de un
manejo militar y cultural excepcional de las fronte- Asimismo y para establecer la contribución que los
ras políticas y de una tradición espiritual única en el segmentos nacionales aportan al valor universal ex-
mundo que rindió culto a las montañas practicando cepcional de los tramos de camino y sitios seleccio-
ritos y sacrificios en adoratorios establecidos en cum- nados como Itinerario Cultural, se tomaron cinco
bres situadas a más de cinco mil metros de altura. aspectos que distinguen la presencia incaica en el
territorio: 1° Conectividad entre pueblos y ambien-
tes diferenciados; 2° Testimonio del Tawantinsuyu,
Los criterios de inscripción del como fenómeno de integración política y cultural,
sin parangón en la historia americana; 3° Obra ex-
Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino
cepcional por su monumentalidad y sofisticación
y el valor universal excepcional tecnológica; 4° Testimonio único de interacción
de los tramos y sitios argentinos humana con el medio y 5° Asociación con prácticas
religiosas de significado universal excepcional.
La inscripción del bien ante la UNESCO se realizó a
partir de la justificación de cuatro de los diez criterios
que el organismo internacional propone para la in- Desde Santa Ana, en Jujuy,
clusión de los sitios en la lista de patrimonio mundial. a Puente del Inca, en Mendoza,
Criterio (II): por la conectividad entre pueblos y am- los sitios significativos del Itinerario
bientes diferenciados y por constituir un importante Cultural en la Argentina
intercambio de valores humanos durante un período.
El Sistema Vial Andino se extendió en la Argentina
Criterio (III): por ofrecer un testimonio único de por las actuales provincias de Jujuy, Salta, Tucumán,
una tradición cultural o civilización. Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza, abarcando

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 92 08/01/2018 12:00:14 p.m.


en la Argentina 93

El Sistema Vial Andino se extendió en


la Argentina por las actuales provincias
de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca,
La Rioja, San Juan y Mendoza.

el norte y centro andino del país. En ese ámbito geo- Para la selección de tramos y sitios asociados la
gráfico los incas construyeron cerca de 3.000 km de Nación acordó con cada una de las provincias una
caminos que atravesaron la alta puna, valles y que- serie de criterios que debían cumplir los bienes
bradas. Varios de estos caminos cruzaron hasta la ac- elegidos como testimonio del Qhapaq Ñan. Se
tual República de Chile a través de rutas transversa- trataba de cuatro criterios que debían poseer: re-
les coincidentes con los pasos cordilleranos. El más presentatividad territorial; representatividad con-
austral de ellos fue el de Uspallata, en la provincia de textual; representatividad tecnológica y factibilidad
Mendoza, que es actualmente el más relevante en la de gestión (Rolandi y Raffaele, 2012).
conexión entre los países trasandinos.

Cuadro N° 1. Datos cuantitativos relacionados con los tramos y sitios del Qhapaq Ñan

Longitud total del Total de Total de Sitios Comunidades


Países camino hectáreas de la zona hectáreas de la zona arqueológicos % asociadas %
(en kilómetros) núcleo de amortiguación asociados

Argentina 118, 52 631,32 24.104,76 32 10,4 18 8

Bolivia 85, 67 81,33 94,54 8 2,6 7 3

Chile 112,94 176,50 6.407,98 138 4400 9 4

Colombia 17,00 8,423 94,28 000 10 5

Ecuador 108,87 37,31 70.647,06 49 1600 31 13

Perú 250 ,00 2.039,60 563.714,16 81 2600 156 67

2.974,483 665.062,78
Total 488,81 308 10000 231 100

Fuente: Elaboración propia a partir del expediente de postulación del Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino, INAPL.
(INAPL: Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano. Informe final 2014).

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 93 08/01/2018 12:00:14 p.m.


94 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Cuadro N° 2. Sitios del Qhapaq Ñan inscriptos por la República Argentina


Provincia Nombre del tramo, subtramo y/o sección Denominación de los sitios asociados
Jujuy Subtramo Santa Ana – Valle Colorado
Sección quebrada Grande de las Escaleras
Salta Subtramo Santa Rosa de Tastil – Potrero de Payogasta
Sección Santa Rosa de Tastil Santa Rosa de Tastil
Abra de Chaupiyaco
Abra de la Cruz
Subtramo Abra de Chaupiyaco – Las Capillas
Abra de Ingañan
Las Capillas
Subtramo Potrero de Payogasta – Los Graneros
Potrero de Payogasta
de La Poma
Sección Las Peras - Sauzalito Los Graneros de la Poma
Sección Complejo Ceremonial Volcán Filo Norte
Llullaillaco Tambo de Llullaillaco
Cementerio
Cota de agua
Ruinas intermedias
Complejo de la Cumbre
Portezuelo del Inca
Laderas altas
Tucumán Sección Complejo Arqueológico la Ciudacita La Ciudacita
Bajo La Ciudacita
Catamarca Sección Pucará del Aconquija Sitio del Bajo
Pucará del Aconquija
La Rioja Subtramo Los Corrales – Las Pircas Tambo Pampa Real
Tambo Chilintanca
Santuario Negro Overo
Fuentes: Rolandi, Diana;
Santuario Gral. Belgrano
Raffaele, Leticia. Conferencia:
San Juan Angualasto Patrimonio arqueológico
Sección Angualasto – Colangüil
Punta de Barro e itinerarios culturales: el
proceso de postulación del
Sección Llano de los Leones Morro Negro
Qhapaq Ñan – Sistema Vial
Mendoza Subtramo Ciénaga de Yalguaraz – Puente del Inca Andino Argentino a la Lista
Ciénaga de Yalguaraz de Patrimonio Mundial de
Subtramo Ciénaga de Yalguaraz – San Alberto la UNESCO, 2012. Instituto
Tambillos
Nacional de Antropología y
Sección Ranchillos Ranchillos
Pensamiento Latinoameri-
Puente del Inca cano, Secretaría de Cultura
Confluencia de la Nación. Tabla p. 16. Ex-
Sección Puente del Inca pediente Final Reunión 38a
Penitentes
del Comité de Patrimonio
Pirámide del Cerro Aconcagua Mundial, 2014, Doha, Qatar.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 94 08/01/2018 12:00:14 p.m.


en la Argentina 95

Las investigaciones arqueológicas en el país dieron


cuenta de más de un centenar de sitios y segmentos
de caminos asociados que ofrecían una muestra
representativa de la extensión y diversidad regional.

De esta forma cada provincia propuso, luego de los La senda escalonada


estudios previos y de reuniones con los equipos del Qhapaq Ñan en Jujuy
técnicos nacionales y regionales, consultar a espe-
cialistas y talleres de gestión participativa una serie La provincia de Jujuy inscribió en el Qhapaq Ñan
de tramos y sitios asociados, de acuerdo al valor, au- el tramo de camino que va desde Santa Ana has-
tenticidad y posibilidad de gestión de los mismos.7 ta Valle Colorado. El itinerario comprende diversos
segmentos que denotan la riqueza vial andina. Uno
Las investigaciones arqueológicas en el país dieron de ellos, el segmento Quebrada Grande – Las Esca-
cuenta de más de un centenar de sitios y segmen- leras, aporta al criterio (II) por representar un cami-
tos de caminos asociados que ofrecían una muestra no de vinculación situado a casi cuatro mil metros
representativa de la extensión y diversidad regional. de altura, como es el que une las tierras altas de los
La Argentina seleccionó trece segmentos de camino Andes, donde residían los centros demográficos y
en las siete provincias y treinta y dos sitios arqueo- políticos de la época, con los bosques subtropicales
lógicos asociados,8 aportando una longitud total de o yungas y los dispersos pueblos agricultores y ca-
los tramos de camino propuesto de casi 119 km.9 zadores que allí habitaban. Buena parte del tramo
del camino, un sendero zigzagueante y de tipo es-
calonado y empedrado10 se encuentra limitado por
7 Entre 2006 y 2014 se realizaron no menos de veinte encuen-
pircas laterales. Se trata de un corto, pero abrupto
tros en la Argentina, reuniones binacionales, cursos y talleres,
como parte del Programa Nacional Qhapaq Ñan coordinado por recorrido, de una longitud de 2,4 km, en el que
el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoame- puede advertirse la sucesión de ecosistemas que
ricano. Los equipos técnicos realizaron un sinfín de fichas de se yuxtaponen en la vertiente oriental andina. Se lo
registro en diversos temas: arqueológico, ambiental, geológico, considera el tramo de camino incaico continuo más
geomático, etnográfico y de oralidad, de comunidades y actores complejo y mejor conservado de la provincia y, pro-
asociados, para inventariar los tramos y sitios asociados.
bablemente, del territorio argentino.
8 La declaratoria como Monumento Histórico Nacional del Qha-
paq Ñan – Sistema Vial Andino de los segmentos y sitios arqueo-
lógicos asociados de la Argentina se oficializó en octubre de 2014
(decreto N° 2.043/2014). El decreto incluyó un tramo y un sitio
más que la inscripción a la UNESCO, abarcando un total de catorce 10 Nuria Sanz indica que de acuerdo con los rasgos estructu-
segmentos de caminos y de treinta y tres sitios arqueológicos (ex- rales y de trazado, los caminos pueden clasificarse en: despeja-
pediente N° 3.811/11). do, despejado y amojonado, encerrado por muros, empedrado,
9 La longitud total fue de 118,52 kilómetros abarcando un adoquinado, escalonado, rampas, talud de contención, asocia-
total de 631,324 hectáreas de las zonas núcleo y un total de dos (túneles y puentes) y adecuaciones coloniales o republica-
24.104,764 hectáreas de zonas de amortiguación o buffer. nas, entre otras. (Sanz, 2004: 33-34).

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 95 08/01/2018 12:00:14 p.m.


96 Patrimonio Cultural de la Humanidad

De los quince sitios seleccionados


por la provincia de Salta, sobresale
Potrero de Payogasta, un centro inca
de gran relevancia regional.

La sección inscripta por Jujuy muestra las múlti- 2


ples funciones que el camino principal cumplía:
económica, política y religiosa para el sosteni-
miento del Tawantinsuyu debido a que en el tra-
mo se puede verificar “la conexión de los núcleos
políticos situados en los valles altos y altiplanicie
puneña con las áreas de producción de recursos
estratégicos (coca, metales y una variedad de re-
cursos de los bosques subtropicales), adoratorios
de cumbre como los que jalonan la sierra de Cali-
legua (cerro Amarillo, cerro Hermoso) y, más allá,
la frontera chiriguana”.11 Es altamente valioso
porque desde sus orígenes y hasta la actualidad
continúa siendo la vía de comunicación entre las
poblaciones de Santa Ana y Valle Colorado. Las
poblaciones locales hicieron propio el estilo arqui-
tectónico originalmente impulsado por los incas y
a la vez lo han preservado en buenas condiciones
por más de cinco siglos.

El Qhapaq Ñan en Salta


La provincia de Salta incluyó en el Qhapaq Ñan dos Potrero de Payogasta – Los Graneros de La Poma.
tramos muy valiosos de camino incaico y que ade- Son casi 55 km de caminos que vinculan localidades
más poseen sitios asociados de indudable significa- arqueológicas de gran relevancia como es el caso de
do histórico y social. Son los tramos de Santa Rosa Santa Rosa de Tastil, situada en la cuenca de la que-
de Tastil – Potrero de Payogasta y, también, el tramo brada del Toro y Potrero de Payogasta, ubicada en
la cuenca del río Calchaquí. La vía Tastil – Potrero
de Payogasta conecta dos de los valles o quebradas
11 Se consultó el “Plan de Uso Público del Qhapaq Ñan” Diag- de mayor importancia en la historia cultural del
nóstico, mayo de 2013, Ministerio de Turismo de la Nación, p. 27. Noroeste Argentino, la quebrada del Toro y el valle

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 96 08/01/2018 12:00:15 p.m.


en la Argentina 97

La provincia de Tucumán ofrece uno de los


conjuntos más importantes que tuvo el Imperio
Inca en el actual territorio argentino. Se trata del
complejo arqueológico de altura La Ciudacita.

función de control y vigilancia que ejercía en ese


tramo del camino. Se destaca principalmente por
poseer una plaza con una kallanka, un recinto rec-
tangular destinado a centro estatal de relevancia y
un ushnu, un estrado o recinto para ceremonias.
La kallanka, definida por Rafino como “un galpón
de grandes dimensiones y planta rectangular con
techumbre en mojinete y hastiales laterales”, po-
día tener tanto un uso administrativo como polí-
tico y religioso (Rafino, 1988:75). En cuanto al es-
tado de la kallanca de Potrero, conserva su planta
rectangular y uno de sus hastiales en forma intac-
ta. En tanto que las paredes de la capilla de Payo-
gasta, como también se la conoce, aún superan el
metro de altura en promedio y fueron construidas
con piedras planas del lugar y también con cantos
rodados, que se unieron con ligantes de barro y
piedras pequeñas.

El sitio Los Graneros, por otro lado, destinado ori-


ginalmente al almacenamiento de productos, es
un testimonio único y excepcional por su arquitec-
tura, lugar de emplazamiento, grado de conserva-
Calchaquí, transponiendo en su recorrido pasos de ción y testimonio de la historia precolombina.
altura cercanos a los 4.000 m.
Finalmente, Salta aporta uno de los sitios ceremo-
De los quince sitios seleccionados por la provincia niales más importantes del Camino del Inca en
de Salta, sobresale Potrero de Payogasta, un cen- toda su extensión, el volcán de Llullaillaco, lugar
tro inca de gran relevancia regional, ya que unía emplazado en una de las regiones más áridas del
la ciudad prehispánica de Tastil con Payogasta. mundo. Esta región de la Puna es una continui- Imagen 2. Foto:
Se ubicaba sobre una loma de aproximadamen- dad con el desierto de Atacama en Chile y el Alti- Ente Autárquico
te veinte metros de altura y se destacaba por la plano boliviano. Tucumán Turismo.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 97 08/01/2018 12:00:17 p.m.


98 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Figura 6. Escribir
epigrafe de foto

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 98 08/01/2018 12:00:19 p.m.


en la Argentina 99

La Ciudacita en Tucumán,
un sitio arqueológico de altura
La provincia de Tucumán ofrece uno de los conjun-
tos más importantes que tuvo el Imperio Inca en el
actual territorio argentino. Se trata del complejo ar-
queológico de altura La Ciudacita,12 considerado por
los expertos como uno de los sitios incaicos más rele-
vantes del noroeste por presentar la mayor cantidad
de rasgos arquitectónicos imperiales o de primer or-
den (Raffino et al. 1978). Existen varias hipótesis en
relación a la función del conjunto descubierto en el
siglo XIX y situado a 4.200 m sobre el nivel del mar.

Mientras Mansfeld (1948) considera que tuvo un uso


minero, Würschmidt (1952) afirma que se trató de un
uso militar y religioso; hipótesis que luego retoman
Hyslop y Schobinger (1991) que vinculan al sitio con
las prácticas militares. Además de la sección de cami-
7 no inscripta en la Lista de Patrimonio Mundial, el sitio
comprende grandes plazas, ushnu y adoratorios vincu-
lados a actividades ceremoniales. Los estudios realiza-
dos indican una directa vinculación entre el trazado de
las construcciones y orientaciones astronómicas signi-
ficativas, “dando cuenta de una relación entre las prác-
ticas allí desarrolladas y el culto a las deidades celestes,
ancestros míticos de la dinastía Inca” (Informe Plan

12 Varios han sido los nombres con que “La Ciudacita” ha sido lla-
mada desde su descubrimiento. Entre ellos “Pueblo Viejo del Acon- Imagen 3. Foto:
quija”, “La Ciudad Legendaria”, “Ruinas de los Nevados”, “Pucará Ente Autárquico
de Las Pavas”, “Nevados del Aconquija” (Ataliva et al. 2010: 161). Tucumán Turismo.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 99 08/01/2018 12:00:21 p.m.


100 Patrimonio Cultural de la Humanidad

4 de Uso Público, op. cit.). Tanto La Ciudacita , como el


tramo de camino inca asociado se encuentran dentro
del Parque Nacional Campo de Los Alisos creado en
1995 (Ibáñez Palacios et al, 2010). Por este motivo el
paso es restringido y monitoreado por la Administra-
ción de Parques Nacionales (APN).

El Qhapaq Ñan en Catamarca


En Catamarca el Qhapaq Ñan ofrece una fisonomía
distinta a la observada en las provincias preceden-
tes. El camino aparece en forma de sendas rectas e
intermitentes, trazadas por los fondos de los valles.
Sobre ellas se construyeron vías de comunicación
modernas, como sucede en gran parte del valle de
Yocavil. En algunos tramos la ruta tiene aspecto de
“rastrilladas”, es decir que el camino es apenas visi-
ble, y en otros hay caminos cuidadosamente cons-
truidos en cornisa, como es el caso, perfectamente
visible, en la zona de quebrada de las Minas y Potre-
ro Chaquiago. El Pucará del Aconquija es uno de los
sitios más relevantes de la región y constituye has-
ta el momento el último eslabón de una cadena de
fortalezas que se extienden a lo largo de la frontera
oriental andina, y por ello su importancia.

El Pucará se emplaza a una altura de 2.090 m,


aproximadamente, en la ladera y cumbre de las
estribaciones montañosas que forman parte de la
cordillera de Narváez, en las márgenes meridio-
nales del llamado Campo del Pucará. En cuanto a

Imagen 4. Parque Nacional


Los Alisos. Foto: Ente
Autárquico Tucumán Turismo.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 100 08/01/2018 12:00:22 p.m.


en la Argentina 101

La provincia de La Rioja aporta al Qhapaq


Ñan de la Argentina el tramo Los Corrales -
Las Pircas, que tiene un desarrollo
aproximado de 40 kilómetros.

su morfología el conjunto sobresale por las varias hitos, mojones o tupus, que no se han detectado en
líneas de murallas, las cuales alcanzan una exten- otros sectores de la red vial en la Argentina.
sión aproximada de 3 km lineales, y presenta largas
interrupciones. Las técnicas constructivas emplea- En el tramo riojano del Qhapaq Ñan, la imponente
das en la edificación no son homogéneas; muestran presencia del Famatina, por sus condiciones geo-
diversidad en relación a su factura. Se destacan a lo gráficas y las características en materia geopolítica,
largo del recorrido del Pucará, una serie de abertu- le ha conferido un plano de relevancia en el con-
ras a modo de miradores de forma cuadrangular de texto de la dominación incaica regional sobre las
alrededor de 20 a 30 cm. Desde algunas de ellas se poblaciones locales. Es por ello que son llamativas
puede observar la cumbre del Aconquija donde se en esta región las variadas tipologías de los cami-
encuentra La Ciudacita en su sección oriental. nos, con calzadas múltiples y de anchos inusuales
para esta zona, a lo que se suman los marcadores
espaciales a intervalos regulares. También, la pre-
El Qhapaq Ñan en La Rioja sencia de santuarios próximos entre sí le otorga al
tramo una singularidad especial.
La provincia de La Rioja aporta al Qhapaq Ñan de
la Argentina el tramo Los Corrales - Las Pircas, que
tiene un desarrollo aproximado de 40 kilómetros. El San Juan y los tramos
sistema vial de todo el territorio provincial está muy del Qhapaq Ñan
relacionado con la sierra de Famatina, considerada
hasta el momento como el área de mayor relevancia En la provincia de San Juan13 las dos seccio-
en cuanto a sistemas de sitios incaicos en La Rioja. La nes del sistema y los tres sitios arqueológicos
mayor parte de la senda inca en la ladera oriental de se encuentran en el departamento de Iglesia al
la mencionada sierra presenta restos de caminos con
construcciones formales y traza intacta. Son visibles
tramos de caminos con buena visibilidad arqueológi-
ca y que conservan además elementos originales de 13 Los componentes arqueológico, ambiental, geológico, geo-
construcción. La presencia de caminos dobles o dua- morfológico, social, etnográfico, legal, fotográfico y cartográfico
les, comparables con los caminos incas peruanos, fueron analizados, estudiados y desarrollados por la Secretaría
de Cultura de la Provincia y la Dirección de Patrimonio Cultu-
son para los especialistas algunos de los rasgos más
ral y Natural de la Provincia de San Juan. El trabajo se comple-
destacados del tramo riojano. También lo es la pre- menta con talleres participativos para posibles prestadores de
sencia de componentes de la espacialidad inca como servicio y un programa especial de capacitación.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 101 08/01/2018 12:00:22 p.m.


102 Patrimonio Cultural de la Humanidad

La provincia de Mendoza aporta al


Sistema Vial Andino, el tramo Ciénaga de
Yalguaraz – Puente del Inca, la porción más
austral, conocida, del Tawantinsuyu.

noroeste de la provincia.14 Estos son: sección del del período temprano. El sitio arqueológico An-
camino Angualasto – Colangüil, con dos sitios gualasto tiene una superficie de 10,08 ha.
arqueológicos: Punta del Barro y Angualasto, y la
sección llano de los Leones, con el sitio arqueoló- La aldea de Angualasto está compuesta por las
gico: Morro Negro. viviendas, canales, caminos y corrales. Posee una
técnica constructiva de los antiguos habitantes de
La sección del camino Angualasto – Colangüil: tie- estos asentamientos, las construcciones en tierra
ne 1,80 m de ancho por 1.293 m de largo y su área “tapias”. Se considera que el “manejo del recurso
núcleo es de 1,42 ha; este tramo de la ruta incaica tierra formó y condicionó casi toda la actividad, a
incluye sitios asociados localizados entre los 2.147 tal punto que el sistema de riego cuenta con una
y 4.264 m.s.n.m. El sitio arqueológico Punta del impermeabilización de las acequias hecha a partir
Barro tiene una superficie declarada como área de arcillas cocidas. También es destacable la pre-
núcleo es de 3,98 ha. La cultura de Punta del Barro sencia de hornos” (Descripción de Argentina, ex-
manifiesta continuidad espacial con Angualasto pediente Qhapaq Ñan).
en los sistemas de cultivo e irrigación presentes en
todo el valle de Iglesia. Su nomenclatura coincide La sección llano de los Leones se encuentra dentro
con la definición de Gambier, M. (1993) al hablar del Parque Nacional San Guillermo; tiene 1,80 m
de la fase cultural de Punta del Barro como parte de ancho por 226,45 m de largo y su área núcleo es
de 1,42 ha. Se vincula directamente con las relacio-
nes económicas, específicamente la extracción de
fibra de vicuña por el Tawantinsuyu. Por este moti-
14 Normativa vigente para el caso de la provincia de San Juan, vo es testimonio de la singular concepción según
Yacimiento Arqueológico Angualasto: Ley N° 7.300 de 2002, la cual los recursos “silvestres” eran propiedad del
actual Digesto Provincial Ley N° 727-F, declarado Monumento Estado. Se realizaba la práctica incaica de esquilar
Histórico, Sitio Histórico y Sitio Arqueológico San Guillermo
la vicuña (chaku). En esta sección se asocia el sitio
(sección llano de los Leones y Sitio Morro Negro):
-El Programa MAB de la UNESCO declarado como Reserva de arqueológico Morro Negro: la superficie declarada
la Biosfera. como área núcleo es de 9,74 ha. Se aprecia la única
-Ley nacional N° 25.077. Que declara como Parque Nacional a elevación (Morro Negro) existente en esa planicie
la Reserva de San Guillermo. y es allí donde se ha formado un sitio merced a
-Ley provincial N° 6.788 de 1997, adhiere a la declaratoria del
la sucesiva y periódica actividad que favoreció la
Parque Nacional.
-Decreto del Poder Ejecutivo Provincial N° 2.164/72, declarado
acumulación de fragmentos cerámicos y líticos de
Reserva Provincial origen incaico.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 102 08/01/2018 12:00:22 p.m.


en la Argentina 103

A la relevante importancia de las secciones de ca- 5


mino seleccionadas de origen incaico, debemos
sumarle la original y excepcional cultura preceden-
te a la incaica que resplandece en todo el departa-
mento de Iglesia.15

El Qhapaq Ñan en Mendoza


La provincia de Mendoza aporta al Sistema Vial An-
dino, el tramo Ciénaga de Yalguaraz – Puente del
Inca, la porción más austral, conocida, del Tawantin-
suyu. Este conjunto situado en el noroeste de Men-
doza, posee un tramo longitudinal bien conservado
del camino y un tramo transversal, en asociación
con una serie de sitios incaicos. El Qhapaq Ñan en
Mendoza exhibe una organización logística excep-
cional para el aprovechamiento de aguadas en am-
bientes desérticos, y en este contexto se destacan en

15 Gambier, M. Primitivo poblamiento agrícola prehispánico


del valle de Iglesia. (En: Hunuc-Huar, II. San Juan, Instituto
de Investigaciones Arqueológicas y Museo UNSJ, 1974). 3-50.
Gambier, M., La fase cultural Punta del Barro, San Juan, IIAM,
UNSJ, 1988, 198 pág.
Gambier, M., "Investigaciones arqueológicas en Angualasto".
(En: Actas del XIII Congreso Nacional de Arqueología Argenti-
na. Córdoba, 1999), t. III, Córdoba, 2003, 281-287).

Imagen 5. La Ciudacita.
Foto: Ente Autárquico
Tucumán Turismo.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 103 08/01/2018 12:00:25 p.m.


104 Patrimonio Cultural de la Humanidad

El subtramo Ciénaga de Yalguaraz – San Alberto


que incluyó Mendoza comprende unos 45 km de
camino entre el sitio de Ciénaga del Yalguaraz, en
la estancia de San Jorge, y el tambo de Tambillos,
en la estancia homónima. Este último consiste
en un conjunto en ruinas que posee recintos con
muros de pircas cuya altura no sobrepasa el me-
tro. El de Ranchillos, en tanto, representa un hito
significativo porque corresponde a un planteo “ar-
quitectónico y espacial reglado por la organización
estatal, que implicó un enclave, probablemente
con funciones para regular el área montañosa del
noroeste de Mendoza, bajo dominio incaico”.

Imagen 6. La Puerta del la provincia los tampus o tambos16 de Tambillos, y Finalmente, Mendoza inscribió la sección Puente
Sol. Foto: Ente Autárquico de Ranchillos, localizados junto a los arroyos homó- del Inca que incluye cuatro sitios asociados: el pro-
Tucumán Turismo. nimos. La funcionalidad de los mismos, señala Ro- pio Puente del Inca, una formación geológica que
berto Bárcena (1993), excedía la de meras posadas cruza el río Cuevas; el tambo de Confluencia y dos
puesto que incluían recintos para las manufacturas sitios ceremoniales de altura: el cerro Penitentes
estatales u otras funciones, constituyéndose algu- (4.200 m) y la Pirámide de Aconcagua (5.600 m).
nos en centros administrativos locales y regionales. Esta última, situada en el cerro Aconcagua (6.962
Los tambos están configurados según un patrón m), el más alto del continente americano, presenta
arquitectónico que incluye una kancha, llamado en una estructura pircada, el cuerpo momificado de
también “RPC” (rectángulo perimetral compuesto), un niño con su ajuar funerario, capacocha, inca más
que poseía diversas posibilidades funcionales: pla- austral y oriental conocida en el Collasuyu.
zas intramuros y corrales, entre otros.

Consideraciones finales
16 Los tambos de apoyo fueron construidos en lugares que reu-
nían las condiciones naturales apropiadas para proveer la logís-
tica de los viajeros, como agua potable, pasturas para los camé- El Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino ha sido des-
lidos de carga, terrenos aptos para la agricultura y suelos firmes tacado no solo por el valor del bien patrimonial,
alejados de las zonas pantanosas. sino también por la gestión desarrollada para su

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 104 08/01/2018 12:00:27 p.m.


en la Argentina 105

Por primera vez en los cuarenta años


que llevaba hacia 2014 la Convención
de Patrimonio Mundial, seis países se
unieron para postular un sitio cultural.

postulación. Por primera vez en los cuarenta años conocimiento más profundo del patrimonio mate-
que llevaba hacia 2014 la Convención de Patrimo- rial e inmaterial, tanto entre regiones y culturas de
nio Mundial, seis países se unieron para postular la zona andina argentina como de los países que
un sitio cultural. La cooperación regional, nacional comparten las rutas del antiguo Tawantinsuyu. 17
e internacional fue exitosa y ha marcado un antes y
un después en este tipo de inscripciones. El desafío de poder mantener vivo este legado se
traduce en la organización de una unidad de ges-
Luego de las investigaciones realizadas sobre el tión en la que cada comunidad deberá ser prota-
Qhapaq Ñan y su legado, se ha constatado que no gónica, las Unidades de Gestión Local, Provincial,
existe otra civilización como la inca que haya lo- Nacional18 e Internacional deberán desarrollar
grado, a través de intervenciones sistemáticas en el planes que deberán acordarse entre todos los ac-
paisaje, integrar territorios tan vastos y una pobla- tores intervinientes para garantizar una de las
ción tan grande y diversa sin contar con cuerpos principales metas que este proyecto se planteó, el
de agua o redes hidrográficas navegables de una de conservar y custodiar un patrimonio social que
extensión significativa y sin los beneficios tecno- debe ser de toda la comunidad.
lógicos de la rueda y de los animales de tracción.
El Tawantinsuyu fue por ello el eje que articuló in-
ternamente a la formación política más extensa y
17 En el Museo Nacional del Indígena Americano, dependien-
multiétnica de la América Precolombina. te del Instituto Smithsonian, se inauguró en junio de 2015 una
muestra llamada “El Gran Camino Inka: Construyendo un Im-
El Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino en la Argen- perio”. La misma podrá visitarse hasta junio de 2018 en la sede
tina como parte de un itinerario cultural transna- de Washington D.C. Participaron de la exposición y simposio in-
augural, los arqueólogos argentinos Christian Vitry (Salta) y Ro-
cional, constituye un patrimonio vivo que brinda
berto Bárcena (Mendoza). Véase: http://www.nmai.si.edu/explo-
la posibilidad de vincular el pasado con el presente re/exhibitions/item/?id=945, consultado el 29 de junio de 2016.
a través de una historia e identidad propia. Los tra- 18 Bajo la coordinación del Ministerio de Cultura de la Nación, se
mos de caminos y sitios arqueológicos que aporta realizó en noviembre de 2016 en la ciudad de San Salvador de Jujuy
el país mantienen en la mayoría de los casos su la Reunión Nacional del Plan Federal de Gestión del Qhapaq Ñan.
vigencia física y funcional, al conectar territorios Durante el encuentro se establecieron líneas de acción conjunta
para la implementación del plan, se acordaron las bases para la ela-
con características comunes y singulares, superan-
boración de un preproyecto de gestión, se definieron criterios para
do los límites administrativos modernos y preser- la gestión de los componentes que conforman el Qhapaq Ñan y se
vando creencias y toponimias. De esta manera, el determinaron las etapas de recuperación, conservación y difusión
Qhapaq Ñan aporta al intercambio cultural y a un de los bienes materiales e inmateriales que integran el sitio cultural.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 105 08/01/2018 12:00:27 p.m.


Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 106 08/01/2018 12:00:28 p.m.
Casa-consultorio del
Dr. Curutchet en La Plata
Provincia de Buenos Aires

Jorge Néstor Bozzano.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 107 08/01/2018 12:00:30 p.m.


Casa-consultorio del
Dr. Curutchet en La Plata

Un médico con inquietudes Concluida la Segunda Guerra Mundial y a partir


culturales del gobierno del presidente Juan Domingo Perón,

P
la Argentina comienza un complejo camino en-
edro Domingo Curutchet, oriundo de marcado en una nueva concepción política, eco-
la localidad de Las Flores, cursa el co- nómica y social. En la provincia de Buenos Aires
legio primario y secundario como pu- gobierna el coronel Domingo Mercante, demos-
pilo en el Colegio San José de la capi- trando un liderazgo decidido, comprensivo y sere-
tal de la provincia de Buenos Aires y continúa no. En 1948, La Plata festeja el 66° aniversario de
sus estudios en la Facultad de Medicina de la su fundación con un impresionante desfile cívico-
Universidad Nacional de La Plata, donde se re- militar presidido por el jefe de Estado y su señora
cibe en 1926 con un enfoque humanístico y a esposa, Eva Duarte. En ese contexto, Curutchet
la vez técnico que lo hace sensible a la inves- publica un trabajo de investigación que viene de-
tigación aplicada. La Plata le aporta un clima sarrollando y decide establecerse nuevamente en
cultural intenso y permanece en ella hasta que la capital de la provincia de Buenos Aires. Propo-
participa en: ne levantar su casa en Boulevard 53, cerca del Ins-
tituto Médico Platense. El lote se halla en un lugar
[...] un concurso para profesores en el que privilegiado, en la culminación del eje monumen-
había depositado sus esperanzas de actuar en tal de la ciudad que concluye con el Departamento
investigación, pero ante el fracaso de su inten- de Policía y frente a la plazoleta República del Lí-
to, y convencido de haber sido injustamente bano y la plaza Rivadavia que extienden su parqui-
trabado en su carrera académica, rompió sus zación hacia el Paseo del Bosque.
vínculos con la comunidad profesional platen-
se y, en rechazo de la "enfermedad metropolita- De personalidad inquieta y culta, el doctor, sensi-
na", buscó refugio en algún lugar de la inmen- ble a las nuevas ideas y propuestas, desea para su
sa llanura pampeana (Liernur y Pschepiurca, nueva vivienda un estilo nuevo. Expresa Curutchet:
2012:378-379).
Yo le escribí desde La Plata a un arquitecto de
El lugar elegido por Curutchet es Lobería, en don- Buenos Aires, diciéndole lo que yo quería, y no
de tampoco se integra decididamente al sistema me contestó […] era un arquitecto que publicaba
Imagen de apertura. oficial. Su consultorio y su quirófano son “ambu- mucho en ese tiempo. Me puse a estudiar más
Estar - comedor. lantes”, hasta que logra establecerse en 1930 en de cerca el tema y era un lugar tan bien ubica-
Marcelo Merlo. una casa que hace construir especialmente. do, en el Paseo del Bosque, que para ser bien

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 108 08/01/2018 12:00:31 p.m.


explotado podría serlo aún más con un arqui- tres años antes había acogido al futurista Filippo
tecto moderno, un hombre de las ideas de Le Tommaso Marinetti, y que había organizado la
Corbusier (Casoy, 1983). exposición de pintores modernos con obras de
Emilio Pettoruti, Xul Solar, Norah Borges y pro-
yectos de los arquitectos Ernesto Vautier y Alberto
Le Corbusier en la Argentina Prebisch.

Curutchet no fue el primer argentino en poner La estadía de Le Corbusier es financiada por tres
los ojos en el maestro suizo-francés Le Corbusier, instituciones en cuyas sedes se desarrollan las
seudónimo de Charles-Edouard Jeanneret. En conferencias que imparte el maestro: cinco en
1928, Victoria Ocampo le encarga un proyecto de Amigos del Arte; cuatro en la Facultad de Cien-
vivienda a emplazarse en Buenos Aires y al año cias Exactas de la Universidad de Buenos Aires Imagen 1. Detalle del
siguiente promueve el viaje del maestro a través y una en la Asociación de Amigos de la Ciudad. dormitorio principal.
de la Asociación Amigos del Arte, institución que En ese tiempo se relaciona con Enrique Bullrich, Foto: Mario Chierico.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 109 08/01/2018 12:00:35 p.m.


110 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Deja inquietudes por la arquitectura y el


urbanismo modernos y varias propuestas: un
museo de crecimiento ilimitado para Buenos
Aires, hoteles para Mar del Plata y Miramar.

hijo del intendente de Buenos Aires, con el críti- sobre la barranca en las cercanías de Tigre. Con
co de arte Julio Rinaldini, con la escritora María Victoria Ocampo imagina un grupo de casas en
Rosa Oliver, con Walter Hylton Scott, director de San Isidro, un pequeño rascacielos en Palermo
la revista Nuestra arquitectura, con los urbanistas con siete departamentos de doble altura y una
Dagnino Pastore y Carlos María Della Paolera, residencia en la parte superior y las ideas para
con el ingeniero Enrique Butty, con los arqui- un plan urbano para Buenos Aires. En diciem-
tectos Wladimiro Acosta, Alberto Prebisch, An- bre de 1930, Le Corbusier envía los planos de
tonio Vilar, entre otros. Deja inquietudes por la una casa en Belgrano, encargada por Julián Mar-
arquitectura y el urbanismo modernos y varias tínez; la dirección de obra estaría a cargo de An-
Imagen 2. Consultorio propuestas: un museo de crecimiento ilimitado tonio Vilar, aunque la propuesta no llega a ma-
médico. Foto: para Buenos Aires, hoteles para Mar del Plata y terializarse. El mismo destino corre la casa de
Marcelo Merlo. Miramar trabajados con Antonio Vilar, una casa verano que Matías Errázuriz le había encargado

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 110 08/01/2018 12:00:38 p.m.


en la Argentina 111

En la Argentina, la arquitectura relacionada a los


temas de la salud había cambiado de manera
rotunda a partir de la década de 1930, tras
incorporar avances técnicos y una nueva estética.

para ser emplazada en Zapallar, sobre el Pacífi- está dedicado al Plan Director para Buenos Aires,
co, en las costas chilenas. donde se presenta una síntesis de la propuesta de-
sarrollada años antes en el atelier de París.

Le Corbusier como referente En el VI CIAM realizado en Bridgewater (Inglate-


rra), en 1947, se renueva la representación argen-
Varios son los profesionales en la Argentina que tina con Amancio Williams y Ferrari Hardoy, con
se interesan por la obra o las ideas del maestro. Al- el férreo apoyo de Le Corbusier; en ese mismo año
berto Prebisch, como colaborador del primer nú- gestiona la participación de Williams en la Exposi-
mero de la revista Sur, creada por Victoria Ocam- tion Internationale de L´Habitation que se desarro-
po, comenta las conferencias dictadas dos años lla en el Grand Palais de París.
antes por Le Corbusier, con el título de “Précisions”.

Wladimiro Acosta continúa su relación con el Arquitectura de la salud


maestro a través de los Congresos Internacionales
de Arquitectura Moderna (CIAM), donde, desde En la Argentina, la arquitectura relacionada a los
1935 es representante oficial por la Argentina. temas de la salud había cambiado de manera ro-
tunda a partir de la década de 1930, tras incorporar
En 1937, Jorge Ferrari Hardoy y Juan Kurchan se avances técnicos y una nueva estética racional-
integran al atelier de Le Corbusier en la Rue de funcionalista en sus edificios y en su mobiliario.
Sèvres de París; allí trabajan bajo la dirección del Así lo demostraban en Buenos Aires hospitales
maestro en el Plan Director para Buenos Aires. como el Militar Central, realizado bajo la Direc-
ción General de Ingenieros del Ministerio de Gue-
A partir de 1942, Conrado P. Sonderéguer y Si- rra e inaugurado en 1939 o el Hospital Británico
món L. Ungar dirigen la revista Tecné, de corta pre- que, a mediados de esa década, encara un edifi-
sencia en el mercado; en ella colaboran Le Corbu- cio que recién concluirá en 1944, proyectado por
sier, Jorge Ferrari Hardoy, Juan Kurchan, Antonio los arquitectos Arnold Jacobs, Rafael Giménez y
Bonet, Jorge Vivanco, Eduardo Catalano y Horacio Abelardo J. Falomir, que contaba con circulaciones
Caminos, entre otros. La versión castellana de diferenciadas y los mayores adelantos en materia
L’architecture d’aujourd’hui, aparece en 1947, diri- de servicios para la salud. Un año antes se había
gida por André Bloc, actuando como secretario Ro- inaugurado el Hospital Fernández, obra de Emi-
dolfo Moller: el número cuatro de abril de ese año, lio Rubillo, Francisco Achával Rodríguez y Luis

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 111 08/01/2018 12:00:39 p.m.


112 Patrimonio Cultural de la Humanidad

En la Argentina son muchos los médicos que


acogieron el estilo racionalista, denominado
corrientemente en esa época “moderno”.

E. Bianchetti, encarado por la Secretaría de Salud En la Argentina, son muchos los médicos que aco-
de la Municipalidad de Buenos Aires, cuyas tres gieron el estilo racionalista, denominado corrien-
partes estaban bien diferenciadas: servicios gene- temente en esa época “moderno”, primero, para
rales, consultorios externos y hospitalización, con sus consultorios privados y luego, para sus propias
excelente ventilación e iluminación en los locales, viviendas. La pureza de líneas, los materiales como
y generosos balcones y terrazas. Rubillo también el símil piedra blanco, el ladrillo de máquina a la
participa del Hospital General de Agudos “Doc- vista, los zócalos de mármol o granito, crean una
tor Cosme Argerich”, que cuenta con numerosos imagen despojada, pulcra e higiénica. Prefieren
servicios especializados; inaugurado en 1945, la los interiores funcionales, sin ornamentos, mol-
construcción está a cargo de la Dirección General duras ni empapelados, con paredes lisas, zócalos
de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas bajos, ventanas con carpintería sencilla de madera
de la Nación. Esta también aborda, en 1938, los o de metal, con persianas venecianas y puertas pla-
trabajos concernientes al Instituto de Perfecciona- ca. Los muebles simples, preferentemente metáli-
miento Médico-Quirúrgico del Hospital Durand. cos y ligeros, brillantes y fáciles de limpiar.
Con proyecto de Rafael Sammartino se levanta el
Hospital de Clínicas y son los arquitectos Antonio Los arquitectos Francisco Liernur y Pablo Psche-
Ubaldo Vilar, Carlos Vilar, Martín Noel, Manuel piurca (2012) señalan la casa proyectada por Vicen-
Escasany y Pedro Fernández Saralegui, quienes se te Colón para una pareja de médicos emplazada en
hacen cargo también del Hospital Churruca. Esas calle 11, entre 55 y 56 de La Plata, como un ejemplo
“máquinas de sanar” no estarán ausentes en La de arquitectura que pudo haber influido directa-
Plata en donde se incorporan a la Casa Cuna o mente en la descripción que Curutchet haría a Le
Instituto de Puericultura, el Hospital General de Corbusier con motivo del encargo; la obra contaba
Agudos “General San Martín” y el Instituto Mé- con un terreno pequeño, fachada moderna, pro-
dico Platense. grama similar, con consultorio en el subsuelo.

Si la arquitectura del Movimiento Moderno ayuda


a concebir estos espacios destinados a una socie- Curutchet y el proyecto de Le
dad más saludable, también lo hace en el progra- Corbusier
ma de la vivienda. La muy difundida Casa Lovell
realizada en Los Ángeles, California, entre 1927 y En este clima y después de su frustrado intento por
1929, con diseño de Richard Neutra, llamaría la contratar a un profesional argentino de renombre
atención a médicos y público en general. comprometido con la arquitectura moderna, Pedro

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 112 08/01/2018 12:00:39 p.m.


en la Argentina 113

Su programa, la casa de un médico, es


extremadamente atractivo desde el punto de
vista social.

Curutchet decide tomar contacto con Le Corbusier que figuraban en la lista eran Antonio Bonet,
a través de su hermana Leonor que viajaba a Euro- Jorge Ferrari Hardoy, Juan Kurchan, y Carlos
pa junto a su madre. A principios de septiembre Gómez Gavazzo, de Uruguay.
de 1948, con una carta de Pedro, Leonor se acerca
al atelier de 35 Rue de Sèvres, en París, con la pro- El martes 1° de febrero de 1949 quedó acordada
puesta de encomienda de una vivienda-consulto- la contratación. Le Corbusier asigna a Roger Au-
rio a emplazarse en la ciudad de La Plata. jame, que venía trabajando en el estudio desde
1942, la responsabilidad de seguir el proyecto de la
Solo unos días más tarde, el martes 7 de septiem- Casa Curutchet. Lo hace junto a Bernhard Hoesli,
bre, Le Corbusier escribía a Curutchet aceptando arquitecto suizo que, por ese entonces, se desem-
el encargo; allí definía los tiempos estimados de peñaba como asistente en el atelier.
entrega, los honorarios y las condiciones de pago.
Agregaba: “Su programa, la casa de un médico, es La elaboración del proyecto lleva seis etapas. Ya
extremadamente atractivo desde el punto de vista desde el principio se identifican cuatro componen-
social. Estoy interesado en la idea de hacer de su tes: dos cuerpos diferenciados, rampa y escalera
casa una pequeña construcción doméstica como para la vivienda. El garaje y los servicios se ubican
una obra maestra de simplicidad, funcionalidad y en planta baja y un árbol entre los cuerpos.
armonía” (Merro Johnston, 2012: 18). El maestro
se comprometía a diseñar una obra “simple y sin Aún no conforme con la información que posee,
lujos” en plena coincidencia con sus principios. Le Corbusier interroga a su cliente para conocer
más detalles respecto de las normas municipales,
Acto seguido Curutchet envía a París los pla- sus inclinaciones personales y, en particular, soli-
nos catastrales y fotos del entorno. El arquitecto cita fotografías y un croquis del emplazamiento de
cuenta con un breve programa donde su clien- las casas vecinas.
te exponía las necesidades. En carta del martes
28 de septiembre de 1948, Le Corbusier indi- Curutchet envía lo solicitado en carta del 24 de fe-
ca el nombre de los arquitectos que considera brero y deja todo en manos del arquitecto:
podrían hacerse cargo de la supervisión de las
obras. Encabezaba el listado Amancio Williams, Respeto su máxima libertad de composición.
con quien venía estableciendo un interesante in- Quiero agregar que el solo anuncio que un maes-
tercambio epistolar y un año antes se habían co- tro de su importancia proyectará mi casa ha pro-
nocido personalmente en París. Otros nombres ducido un enorme interés y expectativa entre la

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 113 08/01/2018 12:00:39 p.m.


114 Patrimonio Cultural de la Humanidad

gente culta y el ambiente intelectual de La Plata 3


(Merro Johnston, 2012: 18).

Se van unificando las partes, se ajustan los espa-


cios. En el sector público de la casa se identifican
la cocina y lavadero y un lugar para la música, el
living y el comedor integrados. Se programa la
estructura. En la tercera etapa queda definida la
planta baja con sus componentes, mientras se tra-
baja en el complejo nivel de los dormitorios.

La fachada, que demanda una atención especial,


se esboza desde los primeros trazos con su plano
inclinado asumiendo el carácter del terreno. Divi-
dida horizontalmente en cuatro, según los pisos,
será la primera vez que el dispositivo brise-soleil se
integre a una casa particular. Es interesante obser-
var en los dibujos del proceso cómo el primero y
último piso van adquiriendo su propia autonomía
y responden al equilibrio de los componentes y a
su relación con las casas linderas. El baldaquino se
independiza, mientras crea su ligazón visual con
la casa italianizante y se libera en el otro extremo.
Allí quedan plasmados el orden, la armonía y la
música.

Para el martes 26 de abril, la maqueta y los pla-


nos estaban concluidos. Le Corbusier escribe una
carta-memoria con fecha martes 24 mayo. En ella
explica, en primer lugar, la “Ocupación del terre-
no”, donde habla de los pilotis, el jardín suspen-
dido como la parte más importante de la casa, las

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 114 08/01/2018 12:00:40 p.m.


en la Argentina 115

La fachada, que demanda una atención especial,


se esboza desde los primeros trazos con su
plano inclinado asumiendo el carácter del terreno.

vistas al parque. Se detiene en la configuración de


los dos volúmenes que expresan las respectivas
funciones, vivienda y consultorio; describe cada
planta con sencillez y claridad. En segundo tér-
mino, se refiere a los “diversos detalles” siempre
acompañando con el nomenclador de los planos;
así pasa del “nivel 2, piso de la clínica” al “nivel 3,
piso de la recepción” y, finalmente al “nivel 4, piso
de los dormitorios”. Cierra esta parte expresando:
“Remarcaré igualmente la sutileza que ha sido ne-
cesaria para organizar el amoblamiento de estas
habitaciones en buenas condiciones y, en particu-
lar, las instalaciones sanitarias. Los planos lo expli-
can por sí mismo” (Gardinetti, 2014).

El tercer punto: “Construcción”, abre con la des-


cripción de la estructura y su materialización,
continúa con los pans de terre y los brise-soleil,
los muros, cubiertas y pisos; deja en suspen-
so “las indicaciones para las terminaciones del
interior y exterior de la casa”. Termina con un
“Resumen” en donde señala: “Una arquitectura
muy construible, muy coordinada en sus apro-
vechamientos, son los volúmenes y los colores
que se ajustan al paisaje del parque que estará
siempre presente con las plantas, arbustos y flo-
res que están previstas en los planos”. En una
postdata aclara: “Todo el proyecto se establece
por medio del ‘Modulor’ del cual el señor Aman-
cio Williams podrá comentarle. Se trata de un
sistema de medida armónica que hemos creado Imagen 3. Escalera.
aquí hace más de siete años y que aplicamos en Foto: Mario Chierico.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 115 08/01/2018 12:00:41 p.m.


116 Patrimonio Cultural de la Humanidad

4 nuestras construcciones, particularmente, en el


gran emprendimiento de ‘La Unidad Habitacio-
nal Le Corbusier’ en Marsella”. Para su aplica-
ción efectiva sugiere solicitar a las autoridades
de La Plata la derogación de las reglamentacio-
nes o normativas vigentes y la aprobación del
“Modulor”. Aclara haber solicitado a Pablo Cu-
ratella Manes, canciller en la embajada argentina
en París, la gestión para el logro de ese objeti-
vo. La personalidad de Curatella Manes encaja-
ba perfectamente con la solicitud ya que, como
escultor, había incursionado desde joven en el
neocubismo y su sensibilidad concordaba con la
posibilidad de promover las nuevas corrientes ar-
tísticas en su país (Gardinetti, 2014).

El 3 de junio, envía a Curutchet 16 planos, 12 fotos


de la maqueta y la carta-memoria. No poco entu-
siasmo expresa el médico al recibir el paquete y su
contenido; lo expresa con toda claridad cuando, el
12 de junio, responde a Le Corbusier:

Con grandísimo placer he recibido su carta, las


fotos y los planos (…). La estructura grácil y trans-
parente del edificio, la forma y disposición de los
baños y dormitorios, las rampas y la armoniosa
continuidad en todo y en particular entre el salón
y la terraza-jardín fueron la primicia. Pero des-
pués de esa primera impresión, miro y en cada
detalle descubro un nuevo interés, un nuevo es-
Imagen 4. Detalle de pejo de diáfana belleza intelectual. Desde ahora
baldaquino. Foto: Mario Chierico. comprendo que viviré una nueva vida, y más

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 116 08/01/2018 12:00:43 p.m.


en la Argentina 117

adelante espero asimilar plenamente la substan- 5


cia artística de esta joya arquitectónica que ud. ha
creado (…) Sé que esta obra quedará como una
lección de arte contemporáneo, del arte suyo, de
vanguardia, del original espíritu creador. Mi de-
ber será que todos aprovechen esa lección, en be-
neficio de su propia cultura y en reconocimiento
al gran maestro (Gardinetti, 2012).

Del proyecto a la materialización


En este contexto, comienza la relación entre
Curutchet y Amancio Williams. El arquitecto por
ese entonces había concluido la Casa del Puente,
que es publicada en las revistas Nuestra Arquitec-
tura, L’Homme et l’Architecture, La Arquitectura de
Hoy, Revista de Arquitectura, entre muchas otras;
sus proyectos son exhibidos en Montevideo, Lima,
en el Museo de la Fundación Guggenheim de Nue-
va York, así como en diversas ciudades de Estados
Unidos, y en París, Milán y Zurich.

Asimismo, en su taller se respira un clima de ac-


tividad incesante, de modernidad; desfilan estu-
diantes de la facultad en busca de nuevas ideas,
imágenes y personalidades. El taller de Williams
está comprometido en varios proyectos, entre los
cuales hay tres hospitales para Corrientes.

Mientras tanto, se gestiona la titularidad ofi- Imagen 5. Sala de lectura.


cial del proyecto de Le Corbusier ante el Consejo Foto: María Cecilia Gamondi.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 117 08/01/2018 12:00:45 p.m.


118 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Profesional de Ingeniería de la provincia de Buenos


Aires, la que resulta rechazada. Tanto este como
la dirección de obras son asumidos por Amancio
Williams.

Parte del taller trabaja a pleno para que la docu-


mentación enviada por Le Corbusier se convierta
en planos de obra, ajustando medidas, detalles y
especificaciones técnicas.

Williams va a la conquista de la obra: primero re-


dibuja los planos a mano alzada y luego con preci-
sión técnica; más tarde interpreta las claves con las
que fue pensada: penetra en los espacios, los aspec-
tos constructivos y estructurales, las relaciones de
medidas, el "Modulor"; lo hace a través de esque-
mas, bocetos. Posteriormente releva el terreno y las
casas vecinas. Analizados los problemas generales,
se dirige a los particulares y toma unidades de estu-
dio: escalera, rampa, entrada, carpinterías, etc.

Comprendidos los mecanismos de diseño e inter-


pretadas las variables, advierte algunas inconsisten-
cias, que pasa a resolver con la anuencia del autor.

Por ese entonces, la situación del país no es tan


buena como en los años precedentes. Se desata
un fuerte proceso inflacionario con la consecuente
pérdida del poder adquisitivo. Después del primer
entusiasmo, Curutchet toma conciencia de los
problemas económicos; hacia mediados de año,
el costo calculado para la construcción de la casa

Imagen 6. Mirada hacia


el exterior. Foto: María
Cecilia Gamondi.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 118 08/01/2018 12:00:46 p.m.


en la Argentina 119

La obra es visitada por estudiantes y


profesionales de todo el mundo. Esta es ‘la casa
de Le Corbusier’ y me honra ser su propietario.

ascendía al doble. También fracasa la aprobación la situación. Este último realiza modificaciones
de un préstamo hipotecario que había solicitado. menores en el diseño que no terminan de satis-
Tal es su desasosiego que por un momento piensa facer al comitente. La obra pasa finalmente al in-
abandonar el gran proyecto. geniero Alberto Valdés, que concluye los trabajos.
El ajustado jardín tendrá como mano ejecutora al
Williams había convocado para la realización de arquitecto Nereida Bar. En diciembre de 1955 y tras
la obra a la empresa Petersen, Thiele y Cruz, una importantes retrasos, idas y vueltas, la casa que-
de las más prestigiosas del país, lo que aumentaba da lista para ser habitada. La familia Curutchet lo
considerablemente los costos. Y con el retraso de hará solo por un corto tiempo.
las obras, aumentaron aún más.
Dos años más tarde el cliente escribe a su arqui-
Los trabajos de cimentación comienzan a media- tecto: “…La obra es visitada por estudiantes y pro-
dos de 1950, no sin pocas dificultades, por lo que fesionales de todo el mundo. Esta es ‘la casa de
se desiste de los servicios de la empresa y se de- Le Corbusier’ y me honra ser su propietario. Así
cide emprender la obra por contratos separados: lo digo y quiero que se repita. Usted puede hacer
el ingeniero David Tessler a cargo del hormigón cualquier indicación que será cumplida y agradeci-
armado, el ingeniero Fidel Malisse responsable del da. Es y seguirá siendo su casa”. (Merro Johnston,
rubro electricidad, el ingeniero Tilloux en obras sa- 2012: 20).
nitarias, las carpinterías a cargo de Severino Pita.

Alberto Ringuelet es contratado para la coordi- La obra: testimonio de una


nación de gremios y el seguimiento de obra. Wi- esperanza
lliams viaja a La Plata una vez por semana para el
control de los trabajos que requieren permanentes El proyecto comportaba el desafío de resolver el
ajustes. programa arquitectónico en un exiguo lote in-
clinado de nueve metros de frente por veinte de
El puntillismo exagerado del director de obras fondo con un excelente emplazamiento frente a la
retrasa aún más las tareas. En agosto, Curutchet plaza. La propuesta debía dar respuestas básicas
hace una visita a la casa y queda decepcionado por a una estructura familiar compuesta por el matri-
la lentitud. Poco tiempo después Williams renun- monio y dos hijas y el consultorio médico que se
cia y, en enero de 1952, Curutchet designa al in- complementaba con una pequeña habitación de
geniero Simón Ungar con el objetivo de revertir uso flexible. Ambas funciones, habitar y trabajar,

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 119 08/01/2018 12:00:46 p.m.


120 Patrimonio Cultural de la Humanidad

La rampa que articula las dos funciones


principales, pública y privada, expresa su
carácter protagónico al ofrecer un rico juego
de vistas cambiantes y múltiples direcciones.

debían funcionar de manera independiente. Para su carácter protagónico al ofrecer un rico juego
dar respuesta a ello, el proyectista independiza dos de vistas cambiantes y múltiples direcciones que
volúmenes claramente caracterizados. parecen conquistar tiempo y espacio.

La planta baja queda definida por construcciones Los locales del consultorio cierran hacia la calle con
específicas como los locales de servicio al fondo y una carpintería de madera, con vidrios translúci-
el garaje que se aparta de la línea municipal. So- dos en la parte baja y transparentes en la superior,
bre esta se alinea una verja muy liviana de alam- permitiendo una magnífica integración visual al
bre tejido y caños de hierro y hacia uno de los espacio verde de la plaza.
laterales se ubica el acceso formado por un marco
abocinado de hormigón y una puerta placa, com- En el exterior, cuelga un brise-soleil formado por
pactos e independientes. Trasponiéndolo se pre- una cuadrícula ortogonal de láminas de hormigón
senta la rampa y un sendero lateral, secundario y revocado, se extiende hacia el segundo piso estruc-
sinuoso que conduce a los locales de servicio em- turando la baranda de la terraza-jardín y el cierre
plazados en un nivel más bajo. En ese trayecto, superior. La fachada de la casa Curutchet afirma lo
se ubica una blanca escultura abstracta de Enio expresado por su autor: “Es natural que, buscando
Iommi definida por el movimiento de un plano la felicidad, nos esforcemos por alcanzar un senti-
en el espacio. miento de equilibrio. Equilibrio = calma, dominio
de los medios, lectura clara, orden, satisfacción del
La rampa formada por parapetos planos recorre espíritu, medida, proporción, en verdad: creación”.
un primer tramo entre las líneas blancas, esbeltas (Le Corbusier, 2006: 37).
y verticales de los pilotis y el oscuro tronco de un
álamo que se levanta en el espacio abierto entre La construcción entre medianeras se separa es-
los dos volúmenes. Esa promenade architectural tructuralmente de ellas a través de un sistema de
lleva a un descanso que permite acceder al hall columnas cilíndricas o pilotis, que juegan exentos
generosamente vidriado que contiene la escale- y sirven de apoyo a las losas de hormigón armado.
ra que lleva a la vivienda. Rotando en dirección
a la calle, el segundo tramo de la rampa conduce Desde el hall de la vivienda, en una vista panorámi-
al consultorio con su espera y a una habitación ca, se condensan casi todos los componentes del
independiente de uso flexible que abre controla- espacio. Subiendo por la escalera, se llega al primer
Imagen 7. Brise-soleil. damente al patio. La rampa que articula las dos piso que se divide en dos sectores: cocina y servi-
Foto: Mario Retik. funciones principales, pública y privada, expresa cios, y el living-comedor plenamente integrados.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 120 08/01/2018 12:00:47 p.m.


en la Argentina 121

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 121 08/01/2018 12:00:48 p.m.


122 Patrimonio Cultural de la Humanidad

La casa Curutchet se muestra como un


excelente ejemplo de arquitectura moderna que
dialoga con el entorno heredado.

Un volumen central alberga y separa actividades; En la última planta de la vivienda, los volúmenes
contiene servicio y office, y se ahueca para resolver exentos de los baños se sitúan como articuladores
la estufa e incorporar exhibidores. de los diversos espacios, mientras se iluminan y
ventilan cenitalmente. Los gestos curvos de sus
El área social en forma de L permite diferenciar paredes acentúan la fluidez espacial. Uno de los
zonas: para escuchar música, estar y comer en dormitorios se abre hacia el patio central; la car-
relación a la cocina. El equipamiento se integra pintería y un nuevo brise-soleil acota las visuales del
ajustadamente a las paredes o a los bajo ventanas. verde lejano y presente de la plaza. El otro busca
En el estar, una doble altura permite la comunica- luz y ventilación en el pequeño patio trasero mien-
ción visual con la planta superior. Una generosa tras balconea al doble nivel del estar; logra intimi-
carpintería se abre al hueco central, entre los dos dad a través de una persiana móvil formada por
cuerpos, donde se hace presente la parte baja de la tablas verticales de madera. Entre ambos dormito-
copa del álamo. rios un espacio de uso flexible se abre francamente
al estar, al tiempo que busca expansión visual ha-
Un paso-puente permite acceder a la terraza-jardín cia la terraza jardín. Nuevamente, la copa del ála-
que se ubica por sobre el consultorio ocupando mo ocupa un rol destacado. En este sentido:
todo el ancho del terreno. Un sector es cubierto
por un alto baldaquino sostenido por cinco colum- [...] Creemos que el árbol haría visible el contraste
nas exentas que apoyan la losa de cierre; aspira entre lo inestable e impredecible de la naturaleza,
a la altura de la casa vecina, de dos plantas y alta por su contingencia formal ante las estaciones, y
medianera que sigue hasta la línea municipal. Por lo estable de la geometría de la arquitectura, mani-
otra parte, la losa enrasa con la altura de la segun- fiesta en los trazados reguladores y en la estructu-
da planta de la vivienda, para no interrumpir las ra de soporte de la edificación. Cuando integra el
visuales hacia la plaza. consultorio y la vivienda, obligando a una mirada
atenta, filtrada, hacia el cielo, es en ese momento
En el otro extremo la medianera se presenta más cuando el árbol completa la casa y se vuelve insepa-
baja, acorde con el jardín y el piso único de la rable de ella. (Figueroa Pereira, 2010: 54).
casa vecina cuya fachada se caracteriza por pre-
sentar una suave curva. De esta manera, la casa Las instalaciones dan respuesta ajustada a las ne-
Curutchet se muestra como un excelente ejem- cesidades. El sistema de calefacción exhibe sus ser-
plo de arquitectura moderna que dialoga con el pentinas sin tapujos; apoyan en el piso junto a las
entorno heredado. carpinterías. Aportes como los “calienta toallas”

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 122 08/01/2018 12:00:48 p.m.


en la Argentina 123

El 17 de julio de 2016 en la 40a reunión del


Comité del Patrimonio Mundial, celebrada
en Estambul, Turquía, finalmente es
declarada Patrimonio de la Humanidad.

de los lavabos o la ventilación cruzada de los am- las casas vecinas para su protección. En 1990, la
bientes colaboran a una mejor calidad de vida. alquila el Consejo Superior del Colegio de Arqui-
tectos de la Provincia de Buenos Aires que, des-
Las medidas orientadas por el “Modulor” ayudan pués de algunos años de inadecuada ocupación,
al ordenamiento y al rigor compositivo de la obra, la pone en valor, y organiza visitas guiadas, confe-
al tiempo que facilitan un delicado vuelo poético rencias, exposiciones y otras actividades cultura-
en las formas que “juegan magníficamente bajo la les. En 2014 elabora un plan que tiene tres frentes
luz del sol”. Los cinco puntos –planta libre, planta de trabajo que van adquiriendo distintos acentos
baja con pilotis, fachada libre, terraza jardín, ven- según las necesidades: la puesta en valor desde lo
tana extendida– que Le Corbusier definiera en la cultural, lo edilicio y lo académico.
década del veinte son aquí reinterpretados con
agudeza y libertad. Protegida por Ley N° 11.242/94 de la provincia de
Buenos Aires es, a través del Código de Planeamien-
to Urbano de la municipalidad, que se define una
Memoria, reconocimiento y puesta zona especial de preservación que asocia las cons- Imagen 8.Detalle brise-
trucciones colindantes, la plaza y áreas adyacentes.
en valor soleil. Foto: Mario Retik.

Mucho se ha hablado de los inconvenientes que 8

tenía la familia Curutchet para habitar la casa: la


excesiva luz que penetraba en los ambientes, el
calor en verano, la falta de intimidad. Sin embar-
go, no son motivos suficientes como para expli-
car el retorno a Lobería. Cuando esto sucede, la
casa es habitada por una pariente que permanece
por varios años, y de manera intermitente, por
un cuidador.

Ocupada por la Fundación Christmann, es res-


taurada en 1987 por los hermanos Luis y Julio
Grossman, año que es declarada Monumento
Histórico Nacional por resolución 2.335, más tar-
de ratificado por decreto 890/2006 que incorpora

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 123 08/01/2018 12:00:50 p.m.


124 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 124 08/01/2018 12:00:51 p.m.


en la Argentina 125

10

Imagen 9.Ventana corrida.


Foto: Marcelo Merlo.

Imagen 10. Casa


Curutchet, fachada.
Foto: Mario Retik.

Imagen 11. Dormitorio


de las hijas. Foto: María
Cecilia Gamondi.

11

Más tarde, la Casa Curutchet es incorporada a la


Lista Indicativa de Patrimonio Mundial, en el ex-
pediente “La obra arquitectónica de Le Corbusier,
una contribución excepcional al movimiento mo-
derno”, que incluye también trabajos del maestro
en Alemania, Bélgica, Francia, India, Japón y Sui-
za. Es en este contexto que se crea el Comité de
Sitio “Casa Dr. Curutchet y zona tampón” con el
objeto de conservar mejor la obra y su entorno.

El 17 de julio de 2016 en la 40a reunión del Comi-


té del Patrimonio Mundial, celebrada en Estam-
bul, Turquía, finalmente es declarada Patrimonio
de la Humanidad. De esta manera, la proyección
internacional de la Casa Curutchet queda amplia-
mente reconocida por el interés que despierta en
distintos ámbitos de la cultura y constituye el re-
flejo de la consolidación del movimiento moder-
no en América del Sur.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 125 08/01/2018 12:00:55 p.m.


126 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 126 08/01/2018 12:00:55 p.m.


Contrapuntos de la
cuestión patrimonial

Mónica Capano.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 127 08/01/2018 12:00:55 p.m.


Contrapuntos
de la cuestión patrimonial

L
as páginas que anteceden muestran un re- En efecto, el patrimonio cultural encuentra su
cuento pormenorizado e informado de las valor en lo que reviste y simboliza, ya que no se
declaratorias de patrimonio de la huma- salvaguarda y preserva por un valor inherente.
nidad que se han producido en la Argen-
tina, desde 1983 hasta 2016, fecha en la que se La conservación o destrucción del patrimonio no
declaró la Casa Curutchet como parte de un sis- beneficia ni perjudica al mismo patrimonio, sino
tema de obras de Le Corbusier. (Charles-Édouard que quienes sufren los efectos de esa conserva-
Jeanneret-Gris, 1887-1965). ción o esa destrucción son los propios agentes
sociales que “viven” el patrimonio –las variables
Para analizar estos procedimientos, a la luz del de habitabilidad y habitualidad del patrimonio
nuevo paradigma de la cuestión patrimonial, que deben ser analizadas junto con la variable
vigente a partir de las últimas décadas del siglo de uso– (Capano, 2016) y le confieren, en forma
pasado, es fundamental contextualizar dichas de- constante, valor/disvalor, significándolo o resig-
claratorias, dada la vertiginosa aceleración de los nificándolo, o, incluso, ignorándolo y condenán-
procesos históricos, y la circulación e inmediatez dolo a la desaparición. De ahí que, de ninguna
de la información a nivel global que define nues- manera pueda pensarse la dimensión de lo sim-
tro tiempo presente. bólico como escindida de la materialidad del bien
patrimonial.
Valga aclarar que, para estas reflexiones, parto del
supuesto de que “la concepción del patrimonio El patrimonio cultural es una construcción social
como poseedor de un valor intrínseco represen- de valores contingentes, conferidos por los gru-
ta una visión esencialista” (Villaseñor Alonso, pos sociales en contextos socioculturales especí-
2011), lo que lleva a problematizar las activacio- ficos (Mason, 2002). Este supuesto básico, que
nes patrimoniales a la luz del nuevo paradigma caracteriza al nuevo paradigma de la cuestión
antes mencionado. patrimonial, ha sido sostenido, entre otros, por
Florescano, 1987; García Canclini, 1999; Delga-
Es que un bien patrimonial no tiene valor en tan- do Rubio, 2008; Rotman, 2014; Martín, 2001,
to patrimonio, sino que, por el contrario, es patri- 2006; Crespo, 2007, 2015, autores/as que, ade-
monio por tener valor, lo que abre la puerta a la más, subrayan la recurrencia con que el conflicto
Imagen de apertura. consideración de la artificiosa división entre pa- y la pugna de intereses entre los diversos grupos
Carnaval en Meridano trimonio material e inmaterial, la que solo puede sociales atraviesan al patrimonio, confiriéndole
V, La Plata. P. Zárate. considerarse con un propósito heurístico. distintas valoraciones.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 128 08/01/2018 12:00:56 p.m.


La UNESCO establece como un criterio ineludible
que un bien, antes de ser presentado para su
inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial, haya
sido objeto de una activación patrimonial local…

1 medida en que se ha ido modificando en virtud de


las clasificaciones que le fueron añadidas. Así las
cosas, la terminología “patrimonio histórico” que
surge en la Argentina en el primer cuarto del siglo
XX va a ser sustituida, décadas después, por la de
patrimonio cultural.1

Esto, independientemente de que el patrimonio,


en tanto hecho social total –aplicando a este cam-
po lo planteado por Mauss (2009)– deba ser pen-
sado en términos históricos, pero en lo que hace a
De esta forma, la concepción de un “patrimonio su dinámica de variación en tiempo y espacio ha-
construido” ha ido reemplazando al viejo paradigma cia el interior mismo de las comunidades y no en
del “patrimonio encontrado” –a modo de un tesoro el sentido de restringirlo a los hitos y reliquias de
con valor per se– que aún está vigente sin problema- un pasado congelado.
tizar en la mayoría de las instituciones dedicadas al
patrimonio, a pesar del tiempo transcurrido. En 2005, Gonçalves señaló, entre las característi-
cas del patrimonio, como concepto acuñado por la
El patrimonio es un poderoso instrumento para modernidad,2 la materialidad, que, según los abor-
entender la vida social y cultural del mundo actual. dajes de los últimos cuarenta años, está siempre
Categoría de pensamiento polisémica (Gonçalves,
2003; Rotman, 2014; Delheye, 2016; Capano,
1 En la Ciudad de Buenos Aires, la ley madre del patrimonio
2016) que, en nuestra realidad, asume tres dimen-
–la 1.227, de 2005– habla de patrimonio cultural, sin embar-
siones: la jurídica, la de política pública y la de ins- go la comisión creada en 1986 para su salvaguarda es llamada
trumento de comunicación social. Comisión para la Protección del Patrimonio Histórico Cultural
de la CABA. La Ley N° 27.103 que modifica la vieja Ley de Patri-
Para Choay (2001), el término “patrimonio” sin monio, la N° 12.665, a pesar de haber sido votada en la Cámara
adjetivar “estaba, en un principio, ligado a las es- de origen en 2012 y finalmente promulgada en enero de 2015,
continúa con las consideraciones de “histórico” para la mayoría
tructuras familiares, económicas y jurídicas de una
de las categorías patrimoniales.
sociedad estable, enraizada en el tiempo y en el 2 Estableciendo así una distinción histórica con lo que enten-
espacio”, pero, como ella misma define, hoy pue- dían por patrimonio los pueblos premodernos y los llamados Imagen 1.
de considerarse como un “concepto nómade” en la “sin historia”. Foto: Juan Tonnelier.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 129 08/01/2018 12:00:56 p.m.


130

Imagen 2. Foto: María presente, tanto en el “vulgarmente” llamado pa- de la humanidad, es importante resaltar que la
Alejandra Padín. trimonio material como en el inmaterial.3 Es que, UNESCO introduce una novedad con status de re-
para el especialista, el concepto de patrimonio arti- quisito indispensable –específicamente en el caso
culado a una concepción antropológica de la cultura de las declaratorias del llamado patrimonio inma-
pondera, en todos los casos, relaciones sociales y terial, pero de manera extensiva en la totalidad de
simbólicas. las activaciones–: la de tener en cuenta el rol de la
comunidad huésped del bien patrimonial. Lo que
Por lo expuesto, ante este pormenorizado paneo de obliga a destacar que la referencia que se hace, en
las declaratorias de sitios argentinos inscriptos en dichas activaciones, a un valor universal no lo sea
la Lista del Patrimonio Mundial, es importante re- qua intrínseco, sino por su relevancia para la co-
flexionar, en primer lugar, sobre la noción de “valor munidad internacional, siempre basada en el reco-
intrínseco”, subsidiaria de la del valor excepcional nocimiento de la comunidad de origen.
universal que, en forma recurrente, ha acompaña-
do la consideración de los bienes patrimoniales,4 y, La UNESCO establece como un criterio ineludible
además, poder introducir la perspectiva de lo políti- que un bien, antes de ser presentado para su in-
co, dado que, en la mayoría de los casos, asistimos clusión en la Lista del Patrimonio Mundial, haya
a una construcción política del paisaje y el patrimo- sido objeto de una activación patrimonial local:
nio. (Hernández López y Hérnández López, 2006). “Los valores locales y comunitarios tienen mucho
más sentido para la gente y constituyen un im-
Sin embargo, antes de problematizar estas aristas pulso mucho más grande que los valores univer-
críticas respecto de las declaratorias de patrimonio sales en las acciones de conservación” (Villaseñor
Alonso, 2011). De ahí el acento puesto en planes
3 En el bien patrimonial, ambas dimensiones son inescindibles. de manejo participativo, de modo de involucrar a
4 Perspectiva que debe ser observada a la luz de las variables de distintos actores sociales en los procesos de activa-
la habitabilidad, la habitualidad y el uso cotidiano. ción y, sobre todo, como manera de fortalecer su

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 130 08/01/2018 12:00:57 p.m.


en la Argentina 131

Pues nunca la activación patrimonial se


produce en un escenario aséptico, libre
de conflictos, de luchas por el sentido y
de confrontación de las memorias.

sustentabilidad en el tiempo. Pues, “no se puede siglo pasado en consonancia con el surgimiento de
conservar lo que no se quiere y no se puede querer un abordaje antropológico de la cultura, aún per-
lo que no se entiende” (Gándara, 1999). mea el sentido común y la vida de la mayoría de las
instituciones estatales dedicadas a su salvaguarda.
Llegado este punto y hecha la salvedad del párrafo
anterior, se podría afirmar que el discurso del valor Para Costa Ramos y Oliveira (2014), “las prácticas
universal excepcional debe ser problematizado, ya patrimoniales surgen en el mundo occidental a
que nunca los aspectos significativos de un patrimo- partir de las demandas suscitadas, sobre todo, en
nio lo son, en igual medida, para todos los sujetos, ocasión de las grandes reformulaciones urbanas,
independientemente de sus diferencias sociales, po- impulsadas por la modernización causada por el
líticas, religiosas y económicas (Avrami et al., 2000). efecto dominó posterior a la revolución industrial,
En este sentido, los aportes de Eunice Durham iniciada en el siglo XVIII”.6
(1998) destacando la vinculación entre el patrimonio
y la categoría “clase social”, resultan imprescindibles. En la modernidad empieza a plantearse la idea de
Pues nunca la activación patrimonial se produce en un patrimonio público, si bien, desde el siglo XV,
un escenario aséptico, libre de conflictos, de luchas pueden encontrarse en Europa organismos en los
por el sentido y de confrontación de las memorias. que se acumulan bienes exóticos, sobre todo traídos
de los territorios de las colonias, que son expuestos
Además, no siempre ni/o en todo lugar, el patrimo- como “curiosidades” en los gabinetes que se multi-
nio ha estado o está ligado a la noción de posesión, plican, en lo que diversos autores señalan como la
ni a la de preservación. En distintas culturas,5 es da- ancestralidad de las primeras instituciones patrimo-
ble observar objetos sacralizados signados por un niales o museos (Anico, 2005; Choay, 2006; Chu-
destino de destrucción o distribución. No es esta la va, 2011; Capano, 2017). Tales artefactos culturales
visión de patrimonio que se impone en nuestras organizados como colecciones forman un corpus
sociedades modernas, que son subsidiarias de una material de elementos que, como un theatrum, cons-
concepción del patrimonio, impuesta en Occidente tituyen narrativas sobre los territorios recién descu-
desde principios del siglo XIX, lo que lo hace un biertos, aun ajenos a la experiencia cultural europea.
producto de la modernidad. Dicha concepción, De esta forma, para Costa Ramos y Oliveira (2014):
recién problematizada en las últimas décadas del “tales objetos tornan posible la construcción de una

5 Especialmente la de los pueblos considerados “sin historia”. 6 La traducción me pertenece (n. a.).

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 131 08/01/2018 12:00:58 p.m.


132 Patrimonio Cultural de la Humanidad

En 1910, se inicia en la Argentina un proceso


de nacionalización a través de declaratorias
de bienes materiales que buscan canonizar
una determinada memoria colectiva.

dada narrativa histórica, estética y conceptual acerca Así, el Estado-nación argentino, surgido como
de esos territorios, pueblos y culturas. Una forma es- consecuencia del proyecto de país pergeñado por
pecífica de representar la alteridad”. Las colecciones la generación del 80, emerge como una entidad
de los siglos XIV y XV, llamadas premodernas, per- política sobre un territorio determinado en el que
tenecían a príncipes, miembros de las cortes, aristó- se impone mediante un ejército que disciplina a
cratas, lo que restringía el acceso a las mismas a un una población, a la que intenta cuajar como ho-
grupo selecto de individuos, “formulando inclusive mogénea mediante un discurso hegemónico que
una ritualística”, la de las colecciones como exten- cuenta, entre sus principales dispositivos, a la es-
sión de la organización sociopolítica en las socieda- cuela y al patrimonio. Este último, en tanto com-
des de corte y/o burguesas. pendio de símbolos que construyen una identidad
y una memoria que se pretenden únicas en tanto
Si se parte, como afirma Prats (2004), del su- son las “oficiales”.
puesto de que el patrimonio es un producto de la
modernidad,7 específicamente de los Estados na- Es que, en sus inicios, era necesario dotar al Esta-
ción (Hobsbawm, 1990), puede ser abordado como do de una espesura histórica (Choay, 2001), que,
una noción operativa en la medida en que se ins- ut supra, lo distinguiera de otros y le permitiera,
tituye como un artefacto8 indispensable para toda de esta forma, marcar sus límites. De ahí que, ya
nación que, qua emergente, necesite ser imaginada en 1910,9 se inicia en la Argentina un proceso de
(Anderson, 1993). En la Europa de fines del siglo nacionalización a través de declaratorias de bienes
XVIII y de todo el siglo XIX, como en la Argentina materiales que buscan canonizar una determina-
de las postrimerías del siglo XIX, se sostuvo que lo da memoria colectiva, la portadora de una “esen-
que definía a una nación, en el momento de su sur- cia histórica”, la que, mediante una operación de
gimiento, no podía ser aplicado a ningún otro país. sinécdoque, se iría convirtiendo de parte, en todo.

7 En lo que termina coincidiendo con la postura de Gonçalves.


8 Heidegger, en su ensayo El origen de la obra de arte, introduce
las nociones de “cosa”, “utensilio” y “obra de arte”. Tomando 9 Coincidiendo con los fastos del Centenario se hace la decla-
este punto de partida, se pueden establecer singularidades ratoria del primer monumento histórico nacional, consagrado
respecto del “artefacto cultural” que revisten un determinado por la República Argentina mediante la Ley N° 7.062, el 7 de
“espesor significante” a partir de operaciones inscritas en los septiembre de 1910. Se trata de la casa natal de Sarmiento, la
procesos de la cultura, operaciones que, compleja y simultá- que se considera excepcional, no por sus valores arquitectóni-
neamente, la patentizan y la someten a la crítica (Isava, 2009). cos sino por quien la habitó.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 132 08/01/2018 12:00:58 p.m.


en la Argentina 133

El hecho de que el concepto moderno de patrimo- 3


nio aparezca ligado a la existencia del Estado-nación
no es un dato que deba relativizarse, toda vez que,
sobre el supuesto de esta relación consustancial, se
construyó un sentido común del patrimonio, que
estuvo vigente hasta su problematización en la dé-
cada del ochenta como consecuencia de la defini-
ción antropológica de la cultura. Sin embargo y a
pesar del tiempo transcurrido, la vieja concepción
del patrimonio sigue prevaleciendo en las institu-
ciones públicas encargadas de la salvaguarda patri-
monial, al confundir la noción de patrimonio con la
de propiedad,10 especialmente con la heredada, lo
que refuerza una visión utilitarista que hace eje en
las cuestiones propias del dominio. Obviamente, si-
gue prevaleciendo la mirada de los/as especialistas
y no existen instancias de participación de la socie-
dad civil (Delheye, 2017; Capano, 2017).

En síntesis, una historia nacional, cimentada en


una identidad nacional referenciada en una única
memoria nacional consolidaron, en las postrime-
rías del siglo XIX, a través de un patrimonio nacio-
nal, una comunidad imaginada: la Argentina, del Sería la naturalización de este discurso, la que pro- Imagen 3. Foto: María
mito fundacional de la nación blanca y católica.11 duciría una narrativa en la que se han sustentado Alejandra Padín.
y se siguen sustentando la mayoría de las políticas
públicas patrimoniales en la Argentina.
10 Llamativamente, los papeles de trabajo que circulan en tor-
no al proyecto de un nuevo código de planeamiento urbano de
En esta línea, Lacarrieu (2008) considera la posi-
la CABA, se refieren al patrimonio haciendo eje en su propieta-
rio. www consultada en mayo de 2017. bilidad de atribuir, a la alianza patrimonio/Estado-
11 Quizás debería hablarse también de una nación hetero- nación, la “necesaria” dicotomía de lo material
sexual, lo que abre un interesante camino a la investigación y lo inmaterial, “en la que este último aparece

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 133 08/01/2018 12:01:00 p.m.


134 Patrimonio Cultural de la Humanidad

4 La misma autora (ibídem) alerta sobre la suma de


problemas que comporta el patrimonio inmaterial,
encontrando que, en buena medida, están asociados
“a la transferencia de criterios legitimados en torno
de lo tangible”. O sea, los mismos viejos criterios que
se aplican a un bien edificado, arquitectónico, a un
objeto histórico o a una obra de cualidades estéticas
son trasladados a una festividad, un ritual, una gas-
tronomía, ya que “persiste una lógica patrimonialista
‘tradicional’, estrechamente asociada a los contextos
de surgimiento de los Estados-nación” (ibídem).

La UNESCO y el patrimonio inmaterial


En 2003, la Convención para la Salvaguarda del
Patrimonio Cultural Inmaterial, basada en la di-
versidad cultural y su mantenimiento como garan-
tía para la continuación de la creatividad, define al
patrimonio cultural inmaterial como:

[…]  los usos, representaciones, expresiones, co-


Imagen 4. Foto: María subordinado al primero”, dicotomía que ha llevado nocimientos y técnicas –junto con los instru-
Alejandra Padín. a imponer una axiología en relación con los bienes mentos, objetos, artefactos y espacios culturales
patrimonializables, de modo tal que las declarato- que les son inherentes– que las comunidades,
rias de patrimonio inmaterial de la humanidad si- los grupos y en algunos casos los individuos re-
guen apareciendo ligadas a minorías, y/o referidas conozcan como parte integrante de su patrimo-
a producciones de sesgo “popular” o folklórico, y/o nio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial,
ubicadas en tierras lejanas, y/o dotadas de fuertes que se transmite de generación en generación, es
marcas étnicas, y/o caracterizadas como exóticas. recreado constantemente por las comunidades y
En el caso de la Argentina, el tango y el filete res- grupos en función de su entorno, su interacción
ponden claramente a este encuadre. con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 134 08/01/2018 12:01:04 p.m.


en la Argentina 135

… la suma de problemas que comporta el


patrimonio inmaterial, encontrando que, en buena
medida, están asociados “a la transferencia de
criterios legitimados en torno de lo tangible”.

sentimiento de identidad y continuidad y contri- tradicional, en 2015, la Argentina se integra al pro-


buyendo así a promover el respeto de la diversi- grama que se inicia en 2008, año en que la Con-
dad cultural y la creatividad humana. vención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultu-
ral Inmaterial entró en vigencia.
En 2006, la Argentina aprueba, mediante la
Ley N° 26.118, la Convención. Sin embargo, salvo la Lo que muestra los años de ventaja que llevan las
precursora Ley N° 1.227, de 2005, en el ámbito de la declaratorias de patrimonio material sobre las de
Ciudad de Buenos Aires, han sido pocas las mani- inmaterial y abonan nuestras afirmaciones acerca
festaciones nacionales declaradas en su marco. En de su inescindibilidad, ya que basta ver la materia-
esta línea, se ha venido trabajando en el seno de la lidad del tango, plasmado en música, letras, figuras
Comisión de Cultura de la Honorable Cámara de de baile, atuendos, locales de milonga –sumado a
Diputados, en 2016 y 2017, de manera de no solo los aspectos simbólicos propios de los saberes y de
inscribir fiestas12 en este marco normativo, sino una jerga específica acuñada entre compases–, o la
profundizar en las dimensiones simbólicas de las del filete para dar por tierra con la dicotomía de lo
declaratorias de monumentos nacionales, como ser tangible y lo intangible.
el caso de los ingenios azucareros de Tucumán, en
estudio dentro de la citada comisión. Pues, lo inmaterial siempre inhiere en una materia-
lidad a la que da sentido. Sin el poder de evocación
y los valores simbólicos que lo constituyen en un
La Argentina y la Lista de Patrimonio monumento, el edificio del Molino, por ejemplo,
no sería, para el imaginario de los/as porteños/as y
Cultural Inmaterial de la Humanidad
los/as argentinos/as, lo que es. El decreto que lo ac-
Con dos inscripciones, la del tango, en 2009, tiva patrimonialmente da cuenta de que, a pesar de
mediante una declaratoria compartida con Uru- estar ante una joya arquitectónica que descuella por
guay, y la del filete porteño, una técnica pictórica sus valores estéticos, lo que sobresale es su calidad
de testigo de la historia argentina y de la vida coti-
diana de la gran aldea que se convertía en ciudad.
12 Cfr. la Ley N° 27.332, de noviembre de 2016, mediante la que se
declara PIA la fiesta nacional e internacional del poncho y, en su
En el tango, narrativas de memoria, sumadas a obje-
artículo 2°, “los usos, representaciones, expresiones, conocimien-
tos y técnicas ancestrales, transmitidas de generación en genera- tos de cultura material y a manifestaciones popula-
ción, relativas al hilado y tejido artesanal de fibras provenientes de res, propias de festividades y rituales, más el uso de
las especies animales autóctonas, vicuña, llama, alpaca y guanaco”. un código cerrado como el lunfardo construyen una

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 135 08/01/2018 12:01:04 p.m.


136 Patrimonio Cultural de la Humanidad

… dado el reciente surgimiento de una “militancia


patrimonial”, que hoy levanta una voz pública y
colectiva en distintas ciudades argentinas…

identidad tanguera que se afinca en Buenos Aires y al circuito inmobiliario o forma parte de procesos
Montevideo, donde ha sido y sigue siendo objeto de de turistificación, como se denomina a los “parques
culto de grupos sociales particulares y comunidades temáticos urbanos”, montados como espectáculos
locales. Al igual que el filete que luce orgulloso en para atraer al turismo.14
los “colectivos”, los autobuses que, a diario, trans-
portan a los/as porteños/as, y es una marca regis- Es de señalar que la contracara de un patrimonio
trada en las artesanías urbanas y tangueras. visto como una variable de inversión dentro de
los nuevos códigos de planeamiento urbano,15 y
como una externalidad positiva de negocios ren-
Las ciudades, contextos del patrimonio tables en contextos de altísima especulación in-
mobiliaria urbana, es la creciente visibilización
Llegado este punto, se hace ineludible para el aná- de una conciencia patrimonial de pérdida. Esta
lisis de la actual coyuntura de la cuestión patrimo- sensación de pérdida que ya, en 1996, Gonçal-
nial, observar los contextos en que se producen gran ves refiere como “retôrica da perda”, es, ni más ni
parte de las activaciones patrimoniales. Se trata de menos, la vieja ideología que llevó a los historia-
contextos urbanos muy característicos, debido a la dores del siglo XIX a “crear” los patrimonios na-
fortísima renovación de la que están siendo objeto cionales, en lo que resultó un proceso de grandes
las ciudades, fenómeno que se visualiza como una contradicciones, ya que al acuñar sus específicas
resultante del flujo de capitales transnacionales que
dibujan la “ciudad del pensamiento único” (Arantes
et al., 2004). Así las cosas, el mercado se apropia de 14 En la CABA, fue pionero el circuito de Caminito, al que ha
la variable patrimonial, despojándola de sus atribu- seguido San Telmo y su casco histórico, avasallado, actualmen-
te, por las cadenas transnacionales de alimentos que profundi-
tos simbólicos y relacionales, y la reduce a un bien
zan la gentrificación de habitantes que se inicia en la década
transable. De este modo, cualquier bien patrimo- del setenta del siglo pasado, cuando empiezan a instalarse los
nial potencial, aun los de carácter público,13 ingresa anticuarios alrededor del boom que provoca la Feria de San Tel-
mo, en la Plaza Dorrego, de la mano del arquitecto Peña. En la
actualidad, los negocios de antigüedades o pequeñas pizzerías
13 Hasta principios de siglo, el riesgo estaba en aquellos bienes son desplazados por cadenas de comida rápida. También, el an-
patrimoniales de propiedad privada; en la actualidad la posibi- tiguo Palermo Viejo, que de tranquilo barrio de inmigrantes
lidad de demoler o despersonalizar inmuebles patrimoniales pasó a aglutinar pequeños comercios de diseño en los primeros
se ha hecho extensiva a los bienes que son propiedad de los años del siglo XXI, para convertirse, en la actualidad, en un
Estados. Cfr. el caso del Tiro Federal, el Zoológico, la Casa de shopping a cielo abierto de la mano de las grandes marcas.
Carriego, el Jardín Botánico, todos en la CABA. 15 Como muestra, cfr. los adelantos del nuevo CPU de la CABA.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 136 08/01/2018 12:01:04 p.m.


en la Argentina 137

narrativas patrimoniales, los Estados-nación ho- 5


mogeneizaron culturas y pasado, provocando las
pérdidas de otras culturas y otros pasados.

Esa contradicción regresa renovada en las batallas


que libra la sociedad civil en defensa de un patri-
monio que le es arrebatado a diario por alianzas
entre el Estado y el mercado, y puede adscribirse
a la ambigüedad con que Gonçalves caracteriza a
los patrimonios.

Este es un aspecto que necesita ser estudiado,16


dado el reciente surgimiento de una “militancia
patrimonial”, que hoy levanta una voz pública
y colectiva en distintas ciudades argentinas, aun
etiquetada por los agentes económicos como anti-
progresista y aferrada a un pasado idílico clauso y
superado. En realidad, este colectivo en formación
confronta, cotidianamente, con los obsoletos crite-
rios de “autenticidad”, u “originalidad”, que para-
dójicamente siguen defendiendo las instituciones
patrimoniales estatales, que, en la medida en que

16 En esta línea, se inscribe mi trabajo de campo en dos institu-


ciones –el Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales de la CABA
y la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y Bienes
Históricos– y su articulación con las demandas vecinales.

Imagen 5. Foto: Juan Tonnelier.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 137 08/01/2018 12:01:05 p.m.


138 Patrimonio Cultural de la Humanidad

6 Es que el traumatismo que hoy provoca la ruptu-


ra con las experiencias tradicionales de tiempo y
lugar (Anico, 2005), o la sensación de vivir en la
“ciudad pánico” a que refiere Virilo (2006), o el
discurrir por los “no lugares” que identifica Marc
Augé (1993), busca ser conjurado mediante fuer-
tes anclajes simbólicos, lo que explica el carácter
inflacionario que adquiere el patrimonio17 (Hei-
nich, 2009), en consonancia con un “abuso de
memoria” (Todorov, 2004) y como un crecimien-
to del campo de referentes culturales a preservar
en el futuro. Para Gonçalves (2015), la categoría
de patrimonio se extiende de modo “voraz” hacia
diversos dominios y más allá de los clásicos patri-
monios históricos y culturales, incluyendo los et-
nológicos y ecológicos, entre otros.

Ahora bien, junto con la contundencia de los “pa-


sados presentes” (Huyssein, 2003), la prolifera-
ción de “lugares de memoria” (Nora, 2001), y la
obsesión preservacionista, el mundo contemporá-
neo nos muestra la contracara de una furia des-
Imagen 6. continúan sordas a la participación vecinal, termi- tructora que se abate sobre los bienes culturales.
Foto: Favio Scopel. nan habilitando las disrupciones del mercado en
las tramas simbólicas de las ciudades. Como nunca antes, se valorizan los sitios de me-
moria, incluidos monumentos, museos, archi-
Una mirada esencialista del patrimonio, desco- vos y bibliotecas, efemérides y conmemoracio-
nocedora de la dinámica y el cambio que afecta a nes, y lugares cargados de densidad histórica, se
las identidades, que son siempre construidas, es
la que atenta contra concepciones integrales del
patrimonio, dando vía libre a ciudades de pensa- 17 En contraposición con la definición del patrimonio como
miento único (Arantes et al., 2004). bien escaso.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 138 08/01/2018 12:01:06 p.m.


en la Argentina 139

… el patrimonio siempre es resignificado, interpretado,


recreado, inventado y procesado a través de las
ideologías, de los nacionalismos, de los localismos y,
en algunos contextos, de la propia gestión cultural.

multiplican diversas formas de activación patri- en virtud de las constataciones del trabajo de cam-
monial, y se van componiendo importantes cor- po21 con distintos grupos vecinales que defienden
pus de leyes y normativas, tanto nacionales como su patrimonio, asociar la posición de la comuni-
provinciales y municipales, instrumentos todos dad con una reificación patrimonial, la que, con-
que buscan atenuar la pérdida y contraponer, a la trario sensu, es evidente en el posicionamiento de
instantaneidad que caracteriza la temporalidad de las agencias patrimoniales y de los emprendedores
los contextos posmodernos (Urry, 1996) y a la mo- inmobiliarios.
dernidad líquida de Bauman (2002), una noción
de tiempo congelado, espeso, continuo y estable, En efecto, el patrimonio siempre es resignificado,
lo que, como se señaló, encierra una profunda interpretado, recreado, inventado y procesado a
contradicción, tanto por la dinámica constitutiva través de las ideologías, de los nacionalismos, de
de identidades y memorias como por la acelera- los localismos y, en algunos contextos, de la pro-
ción de los borramientos de los paisajes urbanos pia gestión cultural (Hobsbawm y Ranger, 1983;
pregnantes de simbolismos.18 Lowenthal, 1998; MacCannell, 1976; Rojek, 1993;
Anico, 2005) con las miradas propias de cada mo-
Es que la posibilidad de una antropofagia cultural, mento histórico y de cada grupo social, incluso
ahora por parte de una cultura transnacional, ha con disputas por el sentido hacia el interior de es-
encontrado, como antídoto, una creciente valori- tos colectivos, que suelen defender un patrimonio
zación de las identidades locales, generalmente en uso.
acompañada por un sentimiento nostálgico19 en
relación con el pasado, que es rescatado aunque en Y, para complejizar este análisis y demostrar cómo
función de necesidades y circunstancias del pre- los aparentes opuestos22 se unifican en contra del
sente.20 Como se afirmó antes, debe rechazarse, patrimonio como construcción social, si bien la

21 Trabajo que, como parte de mi tesis doctoral, vengo desarro-


18 Cfr. en la CABA los proyectos del Paseo del Bajo que modifi- llando en la Ciudad de Buenos Aires.
carán el paisaje urbano icónico de la Casa Rosada y su entorno, 22 Al exigir una imposible, impoluta y artificiosa autenticidad,
como ocurriera años antes con el Metrobus en la emblemática las agencias patrimoniales conspiran contra la protección de
Avenida 9 de Julio. patrimonios que testimonian materialmente distintas capas de
19 Cfr. un trabajo de mi autoría, 2016, sobre el sentido de la significado a modo de palimpsestos, ignorando que la autenti-
palabra nostalgia en relación con el patrimonio. cidad no es un valor intrínseco sino un reconocimiento de la
20 Cfr. un trabajo de mi autoría, 2016, respecto del emplaza- comunidad, basado en el poder de resonancia de los objetos
miento de la estatua de Colón. materiales.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 139 08/01/2018 12:01:06 p.m.


140 Patrimonio Cultural de la Humanidad

En síntesis, patrimonio cultural, cultura material


y memoria social pueden entenderse como un
conjunto unificado de sistemas.

diversidad cultural aparece como contraparte de la que ver con el actual, se presenta el desafío de pre-
uniformidad de la globalización, también se impo- servar referentes culturales e identidades, a sabien-
ne como una forma de culturalismo extremo que das de la dinámica que caracteriza a estas últimas,
oculta tensiones, desigualdades, luchas por el po- en marcos cada vez más participativos de gestión.
der, las que, opacadas por una mirada que hace del
exotismo un valor de mercado, contribuyen a su Recurrir nuevamente a Gonçalves (2005) puede
transformación en mercancía. arrojar alguna luz, ya que al ver en la “resonan-
cia” del patrimonio la capacidad que este último
De ahí que la “autenticidad” y la tradición se con- posee para evocar y convertirse en mediador entre
figuren como una característica distintiva de las pasado y presente, muertos y vivos, dioses y seres
nuevas formas de consumo cultural, produciéndo- humanos, lo nacional y lo extranjero, pone de real-
se un fenómeno novedoso, por el que, paradójica- ce ese poder mágico del patrimonio –lo que, ob-
mente, los elementos culturales representados son viamente, remite más a la inmaterialidad que a la
separados de los contextos sociales, culturales, es- materialidad, si es que ambos términos pudieren
paciales y temporales que les dan sentido para ser ser concebidos por separado–.
incorporados en nuevas relaciones: confróntese el
caso del Mercado de San Telmo, los conventillos de Justamente, teniendo en cuenta ese poder de re-
La Boca o Colonia Sola, fuertes constructos patri- sonancia del patrimonio, no basta con que el Esta-
moniales hoy sujetos a procesos de gentrificación do consagre un bien como patrimonio; el mismo
en la Ciudad de Buenos Aires, consecuencia de necesita articular aunque sea una precaria y tenue
las presiones, desde el mismo Gobierno de la Ciu- ligazón entre el pasado y el presente (Silva, 2010),
dad de Buenos Aires, para modificar su uso y, por precaria ya que siempre está a punto de dar una
ende, producir un desplazamiento de las personas vuelta de tuerca, o sea el bien patrimonial es sus-
que son parte constitutiva de la dimensión simbó- ceptible de una continua resignificación que pue-
lica de estos referentes patrimoniales. de, incluso, concluir en el olvido.

En el marco de una constante reinvención del pa- Es que de la misma forma en que en el presente
trimonio, que algunos textos caracterizan como hay innumerables motivaciones para volver sobre
“pasión patrimonial”, “industria del patrimonio” o el pasado, ese pasado es una construcción/repre-
“histeria patrimonial”, asociada a la continuidad de sentación y también algo oculto (Proust, 2000) in-
estrategias de protección obsoletas, propias de un controlable, de ahí la necesidad de que las comuni-
paradigma superado y de un contexto que nada tiene dades se apropien de su patrimonio, lo legitimen

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 140 08/01/2018 12:01:07 p.m.


141

de alguna manera, lo que, obviamente, no es para parte, lo intangible siempre inhiere en una mate- Imagen 7.
siempre. Solo así lo que fue consagrado por el Es- rialidad que es donde se concreta como patrimo- Foto: Favio Scopel.
tado puede adquirir sustentabilidad. nio, lo que nos lleva a hablar de la integralidad del
patrimonio, lo que, a costa de ganar en precisión,
En síntesis, patrimonio cultural, cultura material debería llevar a hablar en términos de patrimonio
y memoria social pueden entenderse como un cultural y dar por terminado con las declaratorias
conjunto unificado de sistemas que configuran de patrimonio material e inmaterial, como univer-
un gran texto y, en tanto tal, un sistema perceptivo sos estancos, y empezar a afirmar que uno y otro
de materialidad e inmaterialidad que determina- campo están recíprocamente consustanciados y
da comunidad reconoce como perteneciente a su que de ninguna manera el patrimonio inmaterial
identidad colectiva. está subordinado al material.

Sin embargo, y, a pesar de su relevancia, las polí- De otra forma, se seguirán venerando “sepulcros”
ticas culturales distinguen y tratan los objetos de de ignotos u olvidados personajes de la historia
la cultura material e inmaterial reconocidos como solo por sus valores arquitectónicos, y pensando
patrimonio cultural de maneras diferentes (Choay, en un patrimonio de piedra y cal (Fonseca) o de
2001; Oliveira, 2008). reliquias que no interpelan a la comunidad que los
alberga: un patrimonio condenado a la desapari-
Para terminar y después de haber recorrido las ción, ya que, al no poder “apropiarse” simbólica-
presentaciones de las Misiones Jesuíticas, la Que- mente del bien, los actores sociales no se religan
brada de Humahuaca, la Casa Curutchet, la Cueva con él, no tienen el menor interés en protegerlo, y
de las Manos, el Qhapaq Ñan y la Manzana y Es- lo condenan a una “merecida” desaparición, solo
tancias Jesuíticas, se hace indudable que “lo tan- impedida por los factores económicos que trans-
gible sólo es interpretado mediante lo intangible” forman los paisajes en escenario y la cultura en
(UNESCO, 1997), sin dejar de señalar que, por su una mera mercancía.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 141 08/01/2018 12:01:08 p.m.


Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 142 08/01/2018 12:01:08 p.m.
Bibliografía

La Lista del Patrimonio Mundial


UNESCO (1972). Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural, aprobada en la
17a Conferencia General, París, 16 de noviembre de 1972, WHC-2001/WS/2. Disponible en http://whc.
unesco.org/en/conventiontext
UNESCO (2008). Directrices prácticas para la Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultu-
ral y natural. Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO, París, WHC. 08/01. Disponible en http://
whc.unesco.org/archive/opguide08-es.pdf.

Misiones Jesuíticas de los guaraníes


Barbacci, Norma (2009). Introducción. En: Manual básico de conservación para las Misiones Jesuíticas Gua-
raníes. Nueva York: WMF-UNESCO. p. 7.
Furlong, Guillermo. (1962). Misiones y sus pueblos de guaraníes. Buenos Aires: Imprenta Balmes.
ICOMOS, 1. A. G. d. (2005). Declaración de XI’AN sobre la Conservación del Entorno de las Estructuras, Sitios
y Áreas Patrimoniales , Xi’an, China: s.n.
ICOMOS Argentina (2010). http://www.icomos.org.ar/ Última visita: 17/5/17.
Kuna, Graciela; Rivero; Beatriz; Cambas, Graciela. (2011). Mise En Valeur Du Patrimoine De Santa María
La Mayor. En: 17a Asamblea Internacional ICOMOS UNESCO, París. Publ. dig.- p. 602/07 ISBN 978-2-
918086-11-6. http://icomos.org/Paris2011/Symposium_proceedings/PartIII_session2.pdf.
Kuna, Graciela; Rivero, Beatriz; Ferreyra, Cristina; Monferrer Vigil, Malena (2012). Planificación inter-
pretativa y activación patrimonial. Escenificación de la Imprenta Misionera en Santa María la Mayor. Posa-
das: Editorial Universitaria de Misiones. Disponible en https://www.editorial.unam.edu.ar/index.php/
catalogo/libros-digitales/planificacion-interpretativa-detai
Maeder, Ernesto y Gutiérrez, Ramón (1994). Atlas Histórico y Urbano del Nordeste Argentino. Pueblos de los
Indios y Misiones Jesuíticas. Resistencia: Instituto de Investigaciones Geohistóricas, Conicet, Fundanor.
Magadán, Marcelo y Charola, A. Elena (2009). “Conceptos básicos de conservación”. En: Manual básico de
conservación para las Misiones Jesuíticas Guaraníes, New York: WMF-UNESCO. pp. 11-13.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 143 08/01/2018 12:01:08 p.m.


144 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Montenegro, Pedro de (1710) [2007]. Materia Médica Misionera. Estudios Preliminares. Cambas, G., Kuna,
G. y Rivero, B.: Editorial Universitaria de Misiones, Colección Ediciones Especiales. Posadas, Misiones.
ISBN: 978-950-579-080.
Oliver, Jaime (1754). Dibujo de un Pueblo de los Indios Guaranís. Documentos del Archivum Romanum
Societatis Jesús (ARSI), Roma. (Gentileza Dócola, Silvia).
Page, Carlos A. (2005). Educación y Evangelización: Córdoba: Universidad Católica de Córdoba. Agencia
Nacional de Promoción Científica y Tecnológica. http://www.carlospage.com.ar/wp-content/2008/06/
educacion-y-evangelizacion.pdf de: Archivo General de la Nación. Compañía de Jesús, 1714. En Educación
y evangelización. p. 562.
Rivero, Beatriz; Kuna, Graciela y Cambas, Graciela (2004). Recuperación de Santos Mártires del Japón
integrado al desarrollo local de la Ruta Provincial 30. Re.Sa.Ma.Ja. II 16H153 2003/4 R,. Informe final de
investigación. Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. Universidad Nacional de Misiones. argos.
fhycs.unam.edu.ar. Última visita: 17/5/17.
Sánchez Negrette, Ángela (2010). “Análisis Espacial: Relaciones urbanas entre las reducciones franciscanas
y las jesuitas en la región guaranítica”. En Revista Arquisur, Santa Fe: UNL. ISSN1853-2365. pp. 20 -33.
Sánchez Negrette, Ángela (2011). “Travesía fluvial y reducciones jesuíticas en la ribera del río Uruguay”.
En: Tempo Da Ciencia. Vol. 17 - Nro. 33. Brasil: Edunioeste. ISSN 1414-3089. pp. 9-24.
Suárez, Buenaventura (1740, 2009). Estudio preliminar. Cambas, Graciela. Lunario de un siglo. Posadas:
Editorial Universitaria de Misiones, Colección Ediciones Especiales. ISBN: 978-950-579-149-1.
UNESCO (2008). Directrices Prácticas para la Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cul-
tural y natural. París: Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO, WHC. Disponible en http://whc.
unesco.org/archive/opguide08-es.pdf.

Cueva de las Manos, cañadón del río Pinturas


Aguerre, Ana M. (1977). “A propósito de un nuevo fechado radiocarbónico para la Cueva de las Manos,
Alto Río Pinturas, provincia de Santa Cruz”. En: Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XI, 
pp. 129-142. 

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 144 08/01/2018 12:01:08 p.m.


en la Argentina 145

Alonso, Fernán; Gradín, Carlos Joaquín; Aschero, Carlos Alberto y Aguerre, Ana M. (1984/85). “Algu-
nas consideraciones sobre recientes dataciones radiocarbónicas para el río Pinturas, provincia de Santa
Cruz”. En: Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XVI, pp. 275-285.
Aschero, Carlos Alberto (2010). “Las escenas de caza en Cueva de las Manos: Una perspectiva regional.
(Santa Cruz, Argentina)”. En: Arte pleistocénico del mundo. Disponible en https://goo.gl/RUV7hz
González Rex, Alberto (1977). Arte precolombino de la Argentina. Buenos Aires: Filmediciones Valero.
Gradín, Carlos Joaquín y Aguerre, Ana M. (1994). Contribución a la arqueología del río Pinturas, provincia
de Santa Cruz. Concepción del Uruguay: Ed. Búsqueda Ayllu.
Gradín, Carlos Joaquín (2000). Más allá y más acá del río Santa Cruz. Buenos Aires: Talleres Gráficos
Nuevos Offset.

Manzana y Estancias Jesuíticas de Córdoba


Castagna, Esteban; Giorgis, Cristian; Peschiutta, Hugo Daniel (2007). Arquitectura colonial en Córdoba: la
manzana jesuítica y las estancias. Córdoba: BPR Publisher.
Chueca Goitia, Fernando (1971). Invariantes castizos de la arquitectura española. Invariantes en la arquitec-
tura hispanoamericana. Manifiesto de la Alhambra. Madrid: Seminarios y Ediciones.
Gallardo, Rodolfo (2003). Escritos sobre arquitectura de Córdoba. Córdoba: Editorial Siglo XXI.
Medina, María Rebeca (2010). “Tipologías arquitectónicas jesuíticas en la Argentina colonial. La manzana
jesuítica de Córdoba a manera de ejemplo”. En: Para una cultura del entendimiento – Las Misiones Jesuíticas
en Latinoamérica. Córdoba: Goethe Institut.
Waisman, Marina (coord.) Varios (1988). Arquitectura colonial argentina. Buenos Aires: Editorial Summa.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 145 08/01/2018 12:01:08 p.m.


146 Patrimonio Cultural de la Humanidad

La Quebrada de Humahuaca
Albeck, María Ester y Calvo, Margarita (1996). Quebrada de Humahuaca, más de 10.000 años de histo-
ria. Jujuy: Escuela Normal Superior de Jujuy y Universidad Nacional de Jujuy.
Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos (2000). Guía de los Monumentos
Históricos de la República Argentina. Buenos Aires: Ministerio de Cultura de Nación.
Fernández Cox, Cristian (1994). Nuestra identidad sumergida, N°200. Buenos Aires: Ediciones SUMMA.
Nicolini, Alberto (1981). Estudios de arte argentino: Jujuy y la quebrada de Humahuaca. Buenos Aires: Aca-
demia Nacional de Bellas Artes.
Nicolini, Alberto (1993). “Pueblos de indios en el Noroeste Argentino”. En: R. Gutiérrez (ed.). Pueblos de
indios. Otro urbanismo en la región andina. pp. 381-447. Quito: Abya-yala.
Paterlini, Olga; Silva, Marta y Nicolini, Andrés (1997). Región Noroeste: valles calchaquíes, quebrada de Huma-
huaca y Puna. Programa de Desarrollo Social y Cultural a través de la Recuperación de Monumentos Histó-
ricos (Proyecto Banco Interamericano de Desarrollo: AR- 0199-BID AEE 26). Informe Final. Inédito.

El Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino


Ataliva, Víctor H.; Martel, Álvaro R.; Somonte, Carolina y López Campeny, Sara M. L. (2010). Notas mar-
ginales desde el sitio incaico Nevados del Aconquija (Tucumán, Argentina). ANDES 21, 2010.
Bárcena, J. Roberto (1993). Prodam (Programa de arqueología de montaña) - CRICYT - UNC - Gobierno
de Mendoza. El Tambo y Camino incaico de Tambillos (Valle de Uspallata, noroeste de Mendoza, Argen-
tina). Allmiquina.
(1996). “El dominio incaico en la zona”. En: Lacoste, Pablo (compilador). Las Heras,
Historia y perspectivas. Uno. Mendoza.
(2005). “Avances 2002/2003 sobre el conocimiento arqueológico y etnohistórico de
la dominación inka en el centro oeste argentino, extremo austral oriental del Tawantisuyu”. Revista Xama.
Publicación de la Unidad de Antropología. Mendoza: Incihusa, CRICYT.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 146 08/01/2018 12:01:08 p.m.


en la Argentina 147

BID/UNESCO (2006). El Qhapaq Ñan – Camino Principal Andino. Plan de Acción Regional para un
proceso de integración y cooperación. Ed. Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Primera edición:
junio de 2006. Representación de UNESCO en Perú.
Expediente Final Reunión 38a del Comité de Patrimonio Mundial. (2014). Doha, Qatar. Secretaría de Cul-
tura de la Nación, Argentina, Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano.
Feliu Franch, Joan (2009). “El concepto de itinerario cultural de la UNESCO en América Latina”. En:
Feliu Franch, Joan; Ortells Chabrera, Vicent y Soriano Marti, Javier. Caminos encontrados: itinerarios histó-
ricos, culturales y comerciales en América Latina. Publicaciones de la Universitat Jaume.
Gambier, Mariano y Michieli, Catalina Teresa (1986). Construcciones incaicas y vicuñas en San Guillermo.
Un modelo de explotación económica de una región inhóspita. San Juan: IIAM, UNSJ (Publicaciones 15).
(1986). “Razones de la ocupación incaica de la región de
San Guillermo al sur de los Andes meridionales”. En Dédalo, 24. São Paulo: Universidad de São Paulo.
Guijarro, Timoteo y Cardelús Borja (2012). Cápac Ñan. El Gran Camino Inca. Aguilar, Santillana, Lima.
Hyslop, John y Juan Schobinger (1991). “Las ruinas incaicas de los Nevados del Aconquija (provincia de
Tucumán, Argentina). Informe Preliminar”. Comechingonia 9 (II). Córdoba: UNC.
ICOMOS (2008). Carta de Itinerarios Culturales. Elaborada por el Comité Científico Internacional de
Itinerarios Culturales (CIIC) del ICOMOS. Ratificada por la 16a Asamblea General del ICOMOS, Quebec
(Canadá), el 4 de octubre de 2008.
Ibáñez Palacios, Gloria; Ahumada, Ana Lía y Páez, Silvia Verónica (2010). “Geoformas criogénicas, pa-
trimonio geológico en el Parque Nacional Campo de los Alisos, Tucumán, Argentina”. En: Acta geológica
lilloana 22. pp. 1-2.
Lumbreras, Luis (2006). “Presentación”. En: El Qhapaq Ñan Camino Principal Andino Plan de Acción Regio-
nal para un proceso de integración y cooperación. 2006. BID. Representación de UNESCO en Perú. pp. 11-13.
Matos Mendieta, Ramiro y Barreiro, José (editores) (2015) The Great Inka Road: Engineering an Empire.
NMAI and Smithsonian Books.
Mansfeld, Franz (1948). “La ciudad legendaria del Aconquija”. En: Revista Geográfica Americana, año XV,
volumen XXIX, Buenos Aires. pp. 53-59.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 147 08/01/2018 12:01:08 p.m.


148 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Michieli, Catalina Teresa (2000). “Tambos incaicos del centro de San Juan: su articulación regional”. En:
Scripta Nova (Rev. Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales), v. IV, n° 70. Universidad de Barcelona.
http://www.ub.es/geocrit/sn-70.htm
Michieli, Catalina Teresa. (1999). “Tambos incaicos del centro de San Juan: su articulación regional”. En:
Actas del XIII Congreso Nacional de Arqueología Argentina. t. I. Córdoba, 2001. pp. 361-376.
Michieli, Catalina Teresa (2011). “Estudios recientes sobre la conquista incaica en la alta cordillera de
San Juan. Arqueología y etnohistoria del Centro-Oeste argentino”. En: Publicación de las VIII Jornadas de
Investigadores en Arqueología y Etnohistoria del centro-oeste del País. Río Cuarto, Universidad Nacional de
Río Cuarto.
Plan de Uso Público del Qhapaq Ñan, Diagnóstico (2013). Ministerio de Turismo de la Nación. Mayo de
2013 (inédito).
Raffino, Rodolfo A.; Albornoz, Ana M.; Bucci, Alicia L.; Crowder, Roberto; Iácona, Lidia A.; Olivera, Da-
niel E. y Raviña, María Gabriela (1978). “La ocupación inka en el N.O. argentino: actualización y perspec-
tivas. Relaciones XII (NS)”. En: Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología.
Raffino, Rodolfo A. (1988). Poblaciones indígenas en Argentina: urbanismo y proceso social precolombino.
Buenos Aires: Tip Editora Argentina.
Rolandi, Diana y Raffaele, Leticia (2012). “Patrimonio arqueológico e itinerarios culturales: el proceso de
postulación del Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino Argentino a la Lista de Patrimonio Mundial de la
UNESCO”. En: Manzini, Moretti, Santibáñez, Actas Jornadas Nacionales de ICOMOS – Mendoza.
Romero, Ricardo (1988). “La desciudadanización de la sociedad civil: El Estado premoderno en la era del
capital tecnológico”. En: Terceras Jornadas Internacionales Estado y Sociedad: La reconstrucción de la esfera
pública. 30 de septiembre, 1 y 2 de octubre de 1998.
Sanz, Nuria (2004). “Qhapaq Ñan – Camino Principal Andino y el proceso de su candidatura como bien
susceptible de ser inscripto en la Lista de Patrimonio Mundial”. En: Caraballo, Ciro y Nuria Sanz (coord.),
Tejiendo los lazos de un legado. Qhapaq Ñan – Camino Principal Andino: hacia la nominación de un patrimo-
nio común, rico y diverso, de valor universal. Representación de UNESCO en Perú, Lima.
Vitry, Cristian (2000). Aportes para el estudio de caminos incaicos: Tramo Morohuasi-Incahuasi. Salta:
Gofica Editora.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 148 08/01/2018 12:01:08 p.m.


en la Argentina 149

Würschmidt, Enrique (1952). Las Ruinas de Las Pavas, en los Nevados del Aconquija. Descripción Arqueo-Geográfica. En Revista
Llokhana 1, Tucumán: Asociación Tucumana de Andinismo (separata).

Casa-consultorio del Dr. Curutchet en La Plata


Casoy, Daniel (1983). “Le Corbusier en La Plata: entrevista con el doctor Curutchet”.  Arquitecturas Bis: información gráfica de
actualidad N°43, Barcelona.
Curutchet, Pedro Domingo (1948). Nueva cirugía del quiste hidatídico pulmonar. Buenos Aires: Amorrortu e hijos.
Figueroa Pereira, Erick Abdel (2010). “El álamo y los pilotis. Norma y anomalía en la casa Curutchet de Le Corbusier”. Apuntes. Vol
23, núm 1, Bogotá.
Gardinetti, Marcelo (2014). “Casa Curutchet, memoria descriptiva”. TECNNE | Arquitectura + contextos. Buenos Aires. Disponible
enhttp://tecnne.com/arquitectura/casa-curutchet-memoria-descriptiva/
Gardinetti, Marcelo (2012). “Correspondencia”. TECNNE | Arquitectura + contextos. Buenos Aires. Disponible en http://tecnne.com/
casa-curutchet/correspondencia/
Le Corbusier (2006). La ciudad del futuro. Buenos Aires: Ediciones Infinito.
Liernur, Jorge Francisco y Pschepiurca, Pablo (2012). La red austral. Obras y proyectos de Le Corbusier y sus discípulos en Argentina
(1924-1965). Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes/Ed. Prometeo.
Merro Johnson, Daniel (2011). El Autor y el Intérprete. Buenos Aires: 1.100 ediciones.
Merro Johnston, Daniel (2012). “La razón del cliente. Curutchet y Le Corbusier”. Revista Diagonal 31. Barcelona. Disponible en http://
www.revistadiagonal.com/articles/analisi-critica/larazondelclientecurutchet-lecorbusier/

Contrapuntos de la cuestión patrimonial


Anderson, Benedict [1983] (1993). Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y difusión del nacionalismo. México: FCE.
Anico, Marta (2005). “Pós-modernização da cultura: Patrimônio e museus na contemporaneidade”. En: Revista Horizontes antropoló-
gicos. Porto Alegre, año 11, n° 23, pp. 71-86. Jan/jun.
Arantes, Antonio (1984). Produzindo o pasado. Estratégias de construção do patrimonio cultural. San Pablo: Editora Brasiliense.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 149 08/01/2018 12:01:08 p.m.


150 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Arantes Otilia et al. (2000). A cidade do pensamento único. Desmanchando consensos. Petrópolis RJ- Brasil:
Ed. Vozes, Coleção Zero à Esquerda. 
Augé, Marc (1993). Los “no lugares” espacios del anonimato. Una antropología de la sobremodernidad. Barce-
lona: Gedisa.
(2015). “Elogio de los cafés, esos lugares donde escapamos de la soledad”. Entrevista publica-
da en Clarín Cultura el 19/10/2015.
Avrami, Erica; Mason, Randall y De la Torre, Marta (ed.) (2000). Values and heritage Conservation. Los
Ángeles.
Bauman, Zygmunt (2002). La modernidad líquida. México: FCE de España.
Capano, Mónica (2013). “La estatua de Colón, de monumento olvidado a prenda de disputa política”.
(2016). “Los nuevos abordajes de la cuestión patrimonial y su incidencia en la Ciudad
de Buenos Aires”. En: Revista Institucional de la Defensa Pública de la CABA. N°9, julio de 2016. Buenos
Aires: Ministerio Público de la Defensa. https://www.mpdefensa.gob.ar/biblioteca/pdf/Revista-Institu-
cional-del-MPD-Nro.9-Patrimonio-Cultural-en-CABA.pdf.
(2017)“Contrapuntos patrimoniales: un nuevo paradigma de la cuestión patrimonial”,
presentado en el I Seminario externo de Legislación Cultural de la HCDN. 16 de mayo.
Chagas, Mario (2007). “Casas e portas da memoria e do patrimônio”. Questão. Porto Alegre: v. 13, n° 2,
pp. 207-224, jul./dez. 2007.
Choay, Francoise (2001). A alegoria do patrimônio. São Paulo: Estação Liberdade.
Chuva, Marcia (2011). “Por uma história da noção do patrimonio cultural no Brasil”. En: Revista do Patri-
mônio Histórico e Artístico Nacional. Brasilia: IPHAN. N° 34, pp. 147-165.
Crespo, Carolina; Losada, Flora y Martín, Alicia (ed.) (2007). Patrimonio, políticas culturales y participación
ciudadana. Buenos Aires: Antropofagia.
Crespo, Carolina; Morel, Hernán y Ondejl, Margarita (comp.) (2015). La política cultural en debate. Buenos
Aires: Ciccus.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 150 08/01/2018 12:01:08 p.m.


en la Argentina 151

Delheye, Pedro (2016). “Patrimonio cultural, gobiernos locales y sociedad civil”. En: Revista Institucional de la
Defensa Pública de la CABA. N° 9, julio de 2016. Buenos Aires: Ministerio Público de la Defensa. https://www.
mpdefensa.gob.ar/biblioteca/pdf/Revista-Institucional-del-MPD-Nro.9-Patrimonio-Cultural-en-CABA.pdf.
(2017). “Recomendación La Plata 2013 de ICOMOS Argentina” presentado en el I Semi-
nario externo de Legislación Cultural de la HCDN. 16 de mayo.
Durham, Eunice Ribeiro (1998). “Cultura, patrimonio, preservación”. En: Revista Alteridades, año 8, n° 16,
México: Departamento de Antropología, UAM. pp. 131-136.
Florescano, Enrique (1987). “Reflexiones acerca de la conservación del Patrimonio Cultural Mundial”.
Antropología, Boletín Oficial del INAH: 15-16.
Fonseca, María Cecilia, Londres (2005). Patrimônio em proceso: trajetória da política de preservação no Brasil.
2 ed. Río de Janeiro: UFRJ/IPHAN.
García Canclini, Néstor (1984). “De lo primitivo a lo popular: teorías sobre la desigualdad entre las cultu-
ras”. Las culturas populares en el capitalismo. México: Nueva Imagen. pp. 25-56.
(1989). Culturas híbridas, Estrategias para entrar y salir de la modernidad. México: Grijalbo.
(1993). “Los usos sociales del patrimonio cultural”. En: E. Florescano (comp.) El
patrimonio cultural de México. México: FCE.
(2004). “La cultura extraviada en sus definiciones” y “Diferentes, desiguales y
desconectados”. En: Diferentes, desiguales y desconectados. Mapas de la interculturalidad. Barcelona: Gedisa.
Gonçalves, Jose Reginaldo Santos (2005). “Ressonãncia, materialidade e subjetividade: as culturas como
patrimonios”. En: Horizontes Antropológicos. Vol. 11, n° 23. Porto Alegre.
(2007a). “Teorías antropológicas e objetos materiais”. En: Antropologia
dos objetos: coleçôes, museus e patrimonios. Río de Janeiro: Instituto do Patrimonio Histórico e Artístico
Nacional. pp. 13-42.
(2007b). “O espírito e a materia: o patrimonio enquanto categoría de
pensamento”. Antropologia dos objetos: coleçôes, museus e patrimonios. Rio de Janeiro: Instituto do Patrimo-
nio Histórico e Artístico Nacional. pp. 107-137.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 151 08/01/2018 12:01:08 p.m.


152 Patrimonio Cultural de la Humanidad

(2015). “O mal-estar no patrimonio: identidade, tempo e destruição”.


En: Estudios históricos. Vol. 28. n° 55. pp. 211-228, jan.-junho. Río de Janeiro.
Gorosito Kramer, Ana María (2007). “El patrimonio aborigen y los patrimonios oficializados”. En: Patri-
monio, políticas culturales y participación ciudadana. Buenos Aires: Antropofagia.
Harvey, David. El derecho a la ciudad. http://www.fadu.uba.ar/mail/difusion.
Heinich, Natahalie (2009). La fabrique du patrimoine: de la cathédrale à la petite cuillère. Paris: Maison des
Sciences de l´Homme.
Hernández, Tulio (2001). El espejo y la pecera: estrategias para visualizar el patrimonio viviente. Conferencia
inaugural de las II Jornadas de Patrimonio Intangible. CPPHC. Buenos Aires, mimeo.
Hobsbawm, Eric [1990] (2000). Naciones y nacionalismos desde 1780. Barcelona: Crítica.
Hobsbawm, Eric y Ranger, Terence (1983). The Invention of Tradition. Cambridge: The Press Syndicate of
the University of Cambridge.
Huyssen, Andreas (2003). Present Pasts: Urban Palimpsests and the Politics of Memory. Standford: Standford
University Press.
Juliano, Dolores (1991). “El lenguaje de los tangos: sobre estructuras y culturas subalternas”. En: Historia
y fuente oral. Barcelona: Gedisa. pp. 125-141.
Karsenti, Bruno (2008) [1994]. Marcel Mauss: el hecho social como totalidad. Buenos Aires: Antropofagia.
Lacarrieu, Mónica (2008). “¿Es necesario gestionar el patrimonio inmaterial? Notas y reflexiones para repen-
sar las estrategias políticas y de gestión”. Boletín de Gestión Cultural N°17: Gestión del patrimonio inmaterial. sept.
Lowenthal, David (1998). El pasado es un país extraño. Madrid: Ediciones Akal.
MacCannell, Dean (1976).The Tourist: A New Theory of the Leisure Class. New York: Schocken Books.
Martín, Alicia (2001). “El carnaval de Buenos Aires como patrimonio intangible. Un análisis desde la
perspectiva del folklore urbano”. En: Memorias, identidades e imaginarios sociales. Buenos Aires: CPPHC.
(2006). “El patrimonio inmaterial, intangible, simbólico o vivo”. En: Política cultural y
patrimonio inmaterial en el carnaval de Buenos Aires. Revista de antropología ILHA. pp. 297-313.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 152 08/01/2018 12:01:08 p.m.


en la Argentina 153

Mason, Randall (2002). “Assesing values in conservation planning: Methodological issues and choices”. En:
Marta de la Torre (ed.) Assesing the Values of Cultural Heritage. Los Ángeles: Getty Conservation Institute: 5-30.
Mauss, Marcel [1925] [1969] (2009). “Ensayo sobre el don. Formas y función del intercambio en las so-
ciedades arcaicas”. En: Sociología y Antropología. Buenos Aires: Katz.
Nora, Pierre (1984). Les lieux de la memoire. Paris: Gallimard.
Oliveira, Lucía Lippi (2008). Cultura e patrimonio: um guía. Río de Janeiro: FGV.
Prats, Llorenç [1997] (2004). Antropología y patrimonio. Barcelona: Ariel.
Proust, Marcel [1908-1922] (2000). En busca del tiempo perdido. Barcelona: Lumen.
Rojek, Chris y Urry, John (ed.) (1997). Touring Cultures. Transformations of Travel and Theory. London:
Routledge.
Rosas Mantecón, Ana (1998). “Presentación”. En: El patrimonio cultural. Estudios contemporáneos. Revista
Alteridades. Año 8, n° 16. México: Universidad Autónoma Metropolitana.
Rotman, Mónica (ed.) (2004). Antropología de la cultura y el patrimonio. Córdoba: Ferreyra Editor.
(2014). “Observaciones sobre condiciones actuales del patrimonio: orientaciones
e intervenciones complejas”. En: Cuadernos NAUI, vol. 3, N° 5, jul -dez 2014. www http://naui.ufsc.br/
files/2015/06/.
(2015). “Procesos patrimoniales: redefiniciones, dinámica y tensiones en la contem-
poraneidad”. En; Quehaceres. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Filosofía y Letras. Año: 2015, vol. 1, pp.
1 - 11. Buenos Aires: UBA.
Silva, Lucía (2010). “Trajetória de um conceito: Patrimônio entre a Memoria e a História”. En: Mosaico-
Revista Multidisciplinar de Humanidades. Vassouras, v.1, n.1, p.36-42, jan./jun. 2010.
Todorov, Tzvetan, [1992] (2013). Los abusos de la memoria. Barcelona: Paidós.
Villaseñor Alonso, Isabel (2011). “El valor intrínseco del patrimonio cultural: ¿una noción aún vigente­?”
En: Intervención. Año 2, n° 3, en.-jun.
Virilo, Paul (2006). Ciudad Pánico. El afuera comienza aquí. Buenos Aires: Libros del Zorzal.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 153 08/01/2018 12:01:08 p.m.


154 Patrimonio Cultural de la Humanidad

UNESCO (1972). Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural, aprobada en la
17a Conferencia General, París, 16 de noviembre de 1972, WHC-2001/WS/2. Disponible en http://whc.
unesco.org/en/conventiontext.
(1982). Declaración de México sobre políticas culturales. Disponible en http://www.revistas.
unam.mx/index.php/mecedupaz/article/view/57164 (consultada mayo 2017).
(2001). Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural. http://www.cdi.gob.mx/lenguama-
terna/declaracionuniv.pdf (consultada mayo de 2017).
(2003). Convención para la salvaguarda del Patrimonio cultural inmaterial. http://unesdoc.
UNESCO.org/images/0013/001325/132540s.pdf (consultada mayo de 2017).
Urry, John (1995). Consuming Places. London & New York: Routledge.
Williams, Raymond (1997). Marxismo y literatura. Barcelona: Península.
Wright, Susan (2004). “La politización de la cultura”. En: Mauricio Boivin; A. Rosato y V. Arribas, Construc-
tores de otredad. Una introducción a la antropología social y cultural. Buenos Aires: Antropofagia, pp. 128-141.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 154 08/01/2018 12:01:09 p.m.


Índice
Presentación 7

La Lista del Patrimonio Mundial 9

Misiones Jesuíticas de los guaraníes 19

Cueva de las Manos, cañadón del río Pinturas 39

Manzana y Estancias Jesuíticas de Córdoba 49

La Quebrada de Humahuaca en Jujuy 69

El Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino 87

Casa-consultorio del Dr. Curutchet en La Plata 109

Contrapuntos de la cuestión patrimonial 129

Bibliografía 145

Equipo de investigación 159

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 155 08/01/2018 12:01:09 p.m.


Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 156 08/01/2018 12:01:09 p.m.
Equipo de investigación

Presentación
Guillermo Rubén García. Arquitecto (UNLP), Asesor Patrimonio Cultural Honorable Cámara de Diputa-
dos de la Nación. Vicepresidente de ICOMOS Argentina. Vicetesorero de la Federación Centro Interna-
cional para la Conservación del Patrimonio (CICOP). Miembro consejero de la Comisión Directiva de la
Fundación Fondo para el Patrimonio Argentino. Miembro del Comité de Gestión de la Investigación de
Rectorado, UCALP. Profesor titular regular Historia de la Arquitectura (UCALP). Miembro del Consejo
Académico (UCALP). Director Instituto de Investigación INISAT (FAD UCALP). Profesor maestría CI-
COP. Profesor adjunto a cargo de Cátedra Proyectual CBC (UBA). Profesor Carrera de Especialización en
Conservación y Restauración del Patrimonio Urbano, Arquitectónico y Artístico (UNLP). Ha impartido
cursos de rehabilitación y gestión del patrimonio. Director periodístico revista Hábitat, Reciclaje y Restau-
ración. Miembro Comité Editorial de la UCALP.

Pedro Delheye. Arquitecto (UNLP). Ha realizado diversos posgrados en Argentina y España; Máster en
Gestión Cultural (2008, Universidad de Barcelona, España). Se ha desempeñado como director general
de Cultura de La Plata (1998-2004); asesor de la Secretaría de Cultura de la Nación (2004-2005); director
general de la Comisión de Cultura de la Legislatura porteña (2006-2009); responsable del Centro de Do-
cumentación del Teatro Colón (2010-2015). Regente de la Escuela Nacional de Museología (2013-2015).
Actualmente es director académico del Programa de Posgrado en Gestión (UNLP). Docente en la UCA,
UNLP, UBA, UNTref. Ha publicado numerosos artículos en diarios y revistas nacionales y extranjeros.
Entre sus libros recientemente publicados se pueden mencionar: ICOMOS 40 años, editado por ICOMOS
Argentina (2014); Congreso Nacional. Plan Rector de Intervenciones edilicias. (PRIE), editado por la Cámara
de Diputados de la Nación (2013) y Entrevistas 1, editado por ICOMOS Argentina (2012).Desde 2015 presi-
dente de ICOMOS Argentina y desde 2016 se desempeña como jefe de Gabinete de la Dirección Nacional
de Mecenazgo del Ministerio de Cultura de Nación.

La Lista del Patrimonio Mundial


Alfredo Conti. Arquitecto (UNLP). Conservador de edificios (UBA). Investigador en la Comisión
de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires (CIC). Profesor en UNLP. Director

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 157 08/01/2018 12:01:09 p.m.


158 Patrimonio Cultural de la Humanidad

académico del posgrado en Patrimonio y Turismo Sostenible (Cátedra UNESCO de Turismo Cul-
tural, UNTREF AAMNBA). Consultor de UNESCO en proyectos sobre patrimonio cultural. Entre
1996 y 2012 fue secretario general, vicepresidente y presidente de ICOMOS Argentina. Miembro del
Comité Ejecutivo de ICOMOS desde 2008; desde 2010 ocupa una Vicepresidencia y preside el Grupo
de Trabajo Patrimonio Mundial.

Misiones Jesuíticas de los guaraníes


Ángela Sánchez Negrette. Arquitecta y doctora en Arquitectura (FAU UNNE). Especialista en restaura-
ción y conservación del Patrimonio Arquitectónico y Urbano (FAU UNNE). Máster en Epistemología y
Método de la Investigación. Científica (FH UNNE). Profesora titular Historia y Crítica II (FAU UNNE).
Investigadora de CONICET. Delegada región Nordeste-Litoral de ICOMOS Argentina. Directora del Pro-
grama Misiones Jesuíticas en UNNE. Restauró varios MHN y MHP y produjo una importante cantidad
de publicaciones en libros y revistas especializadas.

Graciela C. G. de Kuna. Arquitecta (FADU UBA). Doctora en Educación en Artes Visuales (Universidad
de Sevilla, España). Magíster en Educación por el Arte (UNaM). Docente e investigadora Facultad de
Arquitectura-Universidad Católica de Santa Fe (FA UCSF), de la Facultad de Humanidades y Ciencias
Sociales (FHyCS) y de la Facultad de Arte y Diseño (FAyD) - Universidad Nacional de Misiones (UNaM).
Numerosos aportes en libros y revistas.

Cueva de las Manos, cañadón del río Pinturas, provincia de Santa Cruz
Silvia Mirelman. Arquitecta (FADU UBA). Proyectista. Directora de la página de arquitectura del diario
La Opinión Austral (1992-2008). Delegada región Comahue-Patagonia de ICOMOS Argentina. Delegada
de la CNMLyBH hasta 2016, Presidente del Comité de Sitio “Cueva de las Manos” MHN (2006/2016)
y Directora de Patrimonio Cultural, Santa Cruz (2000/2008). Autora del libro Arquitectura pionera de la
Patagonia Austral (2005).

Carlos Fernández Balboa. Licenciado en Museología (UMSA). Titular de la consultora Exhibir dedicada al


montaje de exhibiciones y asesor del Ministerio de Cultura de la Nación. Ha realizado exposiciones perma-
nentes y temporarias en museos y centros de visitantes en la Argentina, España y Honduras. Ha publicado

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 158 08/01/2018 12:01:09 p.m.


en la Argentina 159

22 libros y más de 200 publicaciones divulgativas y técnicas de su especialidad. Docente en Escuela Nacional
de Museología, Universidad de San Martin, Universidad de Lanús y en Universidad de Nebrija en España. 

Manzana y Estancias Jesuíticas de Córdoba


María Rebeca Medina. Arquitecta (FAUD UNC). Máster internacional en Rehabilitación del Patrimonio
Edificado (CICOP, Canarias, España). Máster en Gestión del Patrimonio y Desarrollo Territorial (Uni-
versidad Mayor de San Simón, Bolivia, PRAHC). Profesor adjunto cátedra de Historia de la Arquitectura
IA y IIIA (FAUD UNC). Docente investigador en FAUD. Categoría: II. Directora del Museo Virtual de
Arquitectura (FAUD UNC). Miembro CEHUALA (FAUD UNC). CICOP-Miembro España y Argentina.
Delegada Región Centro de ICOMOS Argentina. Asesora Honoraria CNMByLH.

Hugo Daniel Peschiutta. Arquitecto (FAUD UNC). Especialista en Restauro de Monumentos y Centros Histó-
ricos (Academia delle Belle Arti, Firenze, Italia). Profesor titular Historia de la Arquitectura IA. Profesor titular
Teoría del Diseño. Maestría en Diseño Arquitectónico y Urbano (FAUD UNC). Miembro del CEHUALA.
(FAUD UNC). Subelegado región Centro de ICOMOS Argentina. Miembro titular Consejo Asesor de Patri-
monio, Municipalidad de Córdoba. Secretario de Investigación y Relaciones Internacionales (FAUD UNC).

La Quebrada de Humahuaca, provincia de Jujuy


Olga Paterlini. Arquitecta y doctora en Arquitectura (FAU UNT). Decana FAU UNT (2014/2018). Profe-
sora titular de grado y posgrado en UNT y otras universidades del país. Directora de la maestría en Histo-
ria de la Arquitectura y del Urbanismo Latinoamericano y de Proyectos de Investigación sobre Arquitec-
tura y Urbanismo del NOA. Directora del Instituto de Historia y Patrimonio de la FAU UNT (2006/2008
y 2010/2012), vicepresidenta de ICOMOS Argentina (1999 /2000). Vicepresidenta de ICOMOS por la
región del NOA (2000 /2002) y consultora del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Miembro de
número de la Junta de Estudios Históricos de Tucumán y de la Academia de Ciencias Morales, Jurídicas
y Políticas de Tucumán. 

Susana J. Villavicencio. Arquitecta y magíster en Historia de la Arquitectura y el Urbanismo Latinoame-


ricano (FAU UNT). Profesora adjunta en la cátedra de Historia de la Arquitectura III de la FAU UNT.
Delegada región NOA de ICOMOS Argentina (2009/2018). Directora del proyecto de investigación: “El

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 159 08/01/2018 12:01:09 p.m.


160 Patrimonio Cultural de la Humanidad

Patrimonio Arquitectónico de los siglos XX y XXI del NOA: conocimiento, reflexión crítica y valoración”.
Miembro del CEDODAL. Ha realizado cursos de posgrado en el país y en el extranjero. Ha participado en
numerosas reuniones científicas, dictado cursos y realizado publicaciones sobre arquitectura del siglo XX.

Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino


Graciela Moretti. Arquitecta, Magíster en Historia de la Arquitectura y el Urbanismo Latinoamericanos
(FAU UNT). Delegada por Mendoza de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes
Históricos. Miembro de la Unidad de Gestión Provincial del Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino. Equipo
técnico de la Dirección de Patrimonio Cultural y Museos, gobierno de Mendoza. Miembro de ICOMOS.
Miembro de TICCIH. Miembro de número de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza. Docente e
investigadora en la Universidad de Mendoza y en la Universidad de Congreso.

Cristina Monfort. Arquitecta (FAU UNSJ). Magíster en Diseño Arquitectónico y Urbano (FAUD UNC).
Especialista en Diseño Multimedial (FAD UNCuyo). Delegada región Cuyo del ICOMOS Argentina. Pro-
fesora adjunta cátedra THCDyA – Investigadora IDIS FAUD de la Universidad Nacional de San Juan. Ex
secretaria de Investigación (FAUD UNSJ). Investigadora Externa del Centro Proyecto Diseño y Desarrollo
CEPRODIDE (FADU UBA). Subdelegada por San Juan de la Comisión Nacional de Monumentos, de
Lugares y de Bienes Históricos.

Colaboración
Mario Zaguirre. Secretario de Infraestructura y Patrimonio Turístico y Cultural del Gobierno de la Pro-
vincia de San Juan.

Andrea Blanco. Arquitecta y urbanista. Directora de Patrimonio Cultural y Natural de la provincia de San Juan.
Coordinadora por la provincia de San Juan en el Programa Nacional Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino.

Casa consultorio del Dr. Curutchet en La Plata, provincia de Buenos Aires


Jorge Néstor Bozzano. Arquitecto (UBA) y licenciado eugenista humanólogo (UMSA). Especialista en Con-
servación del Patrimonio (Scuola de Perfezionamento In Restauro Dei Monumenti, Universidad Nápoles).
Profesor de grado en Universidad Católica de La Plata y en Universidad de Belgrano y de posgrado en

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 160 08/01/2018 12:01:09 p.m.


en la Argentina 161

Universidad Nacional de Mar del Plata y Universidad Católica de Salta. Representante de la Comisión Nacio-
nal de Monumentos, de Bienes y de Lugares Históricos ante el Comité Argentino de Patrimonio Mundial.
Investigador y autor de libros y artículos relacionados a su especialidad. Miembro de ICOMOS y CICOP.

Su muestra “Planeta Salamone” que aborda la obra del ingeniero arquitecto Francisco Salamone recorre
distintas ciudades de la provincia de Buenos Aires, y cuenta desde 2016 con el auspicio de ICOMOS
Argentina.
En la actualidad se dedica a la investigación en Fotografía Urbana y Arquitectónica siguiendo la “Escuela
de Dusseldorf” dirigiendo el grupo Urbana Photo Workers integrado por fotógrafos profesionales, docen-
tes de distintas áreas, arquitectos y estudiantes avanzados de fotografía.

Contrapuntos de la cuestión patrimonial


Mónica Capano. Licenciada en Letras (UBA). Máster en Políticas Públicas (Georgetown University). Ex di-
rectora nacional del INAP. Ex secretaria general de la Comisión para la Preservación Histórico Cultura de
CABA. Ex secretaria vocal de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos.
Asesora de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y de la Legislatura de la Ciudad de Buenos
Airesen temas de patrimonio cultural.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 161 08/01/2018 12:01:09 p.m.


Este libro se terminó de imprimir

en XXXXX de XXXX en la Imprenta

del Congreso de la Nación, Ciudad

Autónoma de Buenos Aires.

Patrimonio_cultural_argentino_final_v5c.indd 162 08/01/2018 12:01:09 p.m.