You are on page 1of 5

1.

Situación Actual laboral

El Mercado Laboral Argentino, donde las Pymes aportan aproximadamente el 70 % del


total de trabajadores, es extremadamente rígido, con un horizonte de contracción de no
mediar cambios profundos en las relaciones laborales.

Las Pymes Industriales metalúrgicas a las cuales representamos a lo largo de todo nuestro
País sufren directamente los inconvenientes derivados de la problemática laboral, nuestras
empresas son de mano de obra intensiva ( la Mano de Obra llega a impactar hasta un 60%
de nuestros Costos), lo cual nos relega a nivel mundial, quitándonos competitividad.

Durante mucho tiempo, políticos, dirigentes sindicales y empresariales, jueces y


funcionarios, miraron hacia otro lado respecto de las políticas laborales; permitiendo -por
acción u omisión- que las cargas hacia el trabajo se incrementaran incesantemente,
contribuyendo a los altos costos laborales que tenemos actualmente.
Estas imposiciones sobre el salario del trabajador incluyen aportes jubilatorios (que
maneja el Estado a su necesidad), obra social (manejadas por sindicatos que no brindan
prestaciones adecuadas), ART (sistema de seguridad en el trabajo que incrementa
continuamente su alícuota debido a la alta litigiosidad), INSSJP (para pagar los servicios
médicos a los Jubilados, malos e insuficientes), cuota sindical (obligatoria estén o no
afiliados), seguro de vida y seguro de sepelio (valores altísimos de alícuota para un sector
de la población sana en condiciones de trabajar), cuota empresarial (que algunas cámaras o
asociaciones empresariales indican como obligatoria, aunque la ley no lo permita). Todas
ellas alcanzan valores cercanos al 70% de lo que percibe en bolsillo el trabajador.

La Republica Argentina a lo largo de su Historia fue desarrollando una legislación Laboral


y entramado normativo y jurídico que busco básicamente:

 Otorgar protección al Trabajador.


 Mejorar las condiciones laborales.
 Regular las relaciones laborales.
 Mejorar la seguridad en el ámbito del trabajo.

Lamentablemente no siempre se obtuvo el resultado buscado, produciendo una


deformación de la estructura Legislativa Laboral, con Convenios Colectivos rígidos y
vetustos, desarrollando una cultura de la sociedad contraria a la defensa del trabajo como
bien social encontrándonos en la actualidad con un entramado Judicial, que no contribuye a
la Generación de Empleo, y que no protege al Trabajador ni a la empresa generadora de
trabajo.

Se imponen un estudio profundo y amplio del tema y un replanteo de la situación laboral


actual tanto desde la vista del Trabajador como del Empleador, sumado a una visión a

1
futuro marcado por el avance tecnológico, el conjunto de propuestas de políticas laborales
que se proponen se basan en la premisa de la búsqueda de los siguientes objetivos

 Generar mayores fuentes de trabajos, lograr un acceso rápido y fluido a los puestos
laborales.
 Disminuir el Costo laboral Global, posibilitando el incremento de los Salarios de
Bolsillo de los Trabajadores, y la mejor competitividad de las Empresas.
 Concientizar a la Sociedad de la importancia Social del Trabajo, su necesidad de
estimularlo, generarlo y mantenerlo.

Resulta conveniente enfatizar estas consideraciones, que son casi una obviedad, con el fin
de recordar que las propuestas que se esbozarán buscan cumplir con estas premisas, no
agotándose en las mismas.

Una situación adicional que puede atentar contra la aplicación de algunas de estas acciones
es la judicial, por lo cual deberá encaminarse planes de acción por el lado del Poder
ejecutivo y Legislativo en ese sentido, concientizando además a la Sociedad toda la
importancia de la generación de trabajo genuino.

Durante décadas el Ministerio de Trabajo (hoy acertadamente llamado Ministerio de


Producción y Trabajo), busco la defensa a ultranza del trabajador, no observando que esas
acciones terminarían limitando la generación de puestos de trabajo y la movilidad laboral,
aumentando costos y no posibilitando la mejora de salarios en mano, disminuyendo la
oferta laboral y llevando a la Argentina a los últimos puestos respecto de las condiciones de
contratación y empleo

El último informe de Competitividad global del World Economic Forum (2016/2017), ubica
a la Argentina en la posición 104, dentro de un grupo de 138 países. Cuando uno se adentra
en el informe, que estudia la competitividad dividida en 12 pilares fundamentales, observa
en particular uno de ellos: “Eficiencia del Mercado Laboral”, donde se nos ubica en el
puesto 130, por debajo de Argelia, Republica Dominicana o Mozambique, entre otros.
POSICION de la
INDICE
ARGENTINA
Cooperación en las relaciones entre trabajadores y empleadores 130
Flexibilidad en la determinación de salarios 121
Prácticas de contratación y despido 133
Sobre costo en el salario 123
Efecto de los impuestos sobre los incentivos para trabajar 131
Nota= El estudio abarca 138 países

2
2. Las acciones en el ámbito laboral

Debemos proponer acciones destinadas a reducir los niveles de desempleo, mejorar la


preparación y capacitación del trabajador, elevar la calidad del trabajo y disminuir la
brecha de remuneraciones en un contexto de incremento del salario medio.
Si el actual contexto económico pudiese expandirse con una producción agregada a una
tasa sostenida, podría llegarse a reducir la desocupación, no obstante lo haría de manera
lenta, lo cual impedirá mejorar las remuneraciones reales, especialmente de los asalariados
de menor calificación. Por otro lado, continuará siendo elevada la rotación de personal y la
precariedad e inestabilidad de la relación laboral. Una mejora de la capacitación del
trabajador se impone en pos de disminuir las desigualdades actuales, las cuales se
profundizaran en el futuro cercano con la aplicación de nuevas tecnologías.

Es necesario que las políticas a implementar en el ambito laboral faciliten la elevación de la


productividad del trabajo. El desafío de la política laboral es, entonces, plantear medidas
que tiendan a aumentar el bienestar de los trabajadores pero que no operen negativamente
contra la eficiencia.

3 Acciones y medidas propuestas

a. Regulaciones e Indemnizaciones sobre el despido

Es frecuente que se efectúen propuestas destinadas a cambiar el régimen de


indemnizaciones por despido. La reducción del monto de los pagos, o la puesta en
marcha de un fondo de garantía de desempleo similar al vigente en el Brasil, resultan
las recomendaciones típicas.
Esta modificación se justifica sobre la base de tres argumentos: por un lado, disminuye
el costo laboral y lo hace más previsible; por el otro, reduce las posibilidades que el
empleador no cuente con los recursos para hacer frente al pago indemnizatorio,
especialmente en el caso de las PYMES y, finalmente elimina la litigiosidad.
Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que el paso del actual esquema no implica una
disminución del costo salvo que se disminuya el beneficio que finalmente reciba el
trabajador despedido. Pero si implica un horizonte previsible para el Industrial Pyme lo
cual contribuirá a mejorar notablemente la incorporación de personal y la movilidad
laboral, resultando en una mejora en las condiciones laborales tanto del Trabajador
como del Empresario.
Finalmente el esquema basado sobre el fondo no elimina la litigiosidad ya que subsiste
el amparo constitucional contra el despido arbitrario.
Nuevamente podría reducirse el costo del despido como parte de políticas
productivas activas, especialmente en el caso de PYMES que enfrentan regularmente
una mayor fluctuación de sus ventas y tienen una elevada proporción de trabajadores
clandestinos.

3
b. Régimen de Licencias

Las Pymes soportamos altísimos costos por Licencias, abonando jornales


improductivos las cuales engrosan el alto costo laboral argentino. Una revisión de las
Licencias y una adecuada reglamentación de la misma se imponen (por ej. En el caso de
enfermedad de familiar a cargo donde los grises de la normativa vigente impone pagar
en casi todos los casos aunque no se compruebe adecuadamente la situación).
Las licencias deben ser un beneficio para el trabajador formalizado, pero no una
posibilidad de abuso y sobre costo de las empresas industriales.
Las licencias por enfermedad significan altos costos a las Pymes Industriales en un
contexto de liviandad en la emisión de comprobantes médicos, adoptar un límite del
beneficio contribuiría a mejorar la protección al trabajador enfermo y eliminaría el uso
indebido de licencias por enfermedad, un modelo a seguir es el Sistema laboral francés,
el cual contempla el pago de Licencias por enfermedad a partir del 3er. día de
enfermedad.

c. Representación Gremial

Las Pymes soportamos un alto costo derivado de la representación Gremial de acuerdo


a lo que se desprende de la CC260/75, una justa revisión se hace necesaria, observando
los puntos siguientes:
 Reglamentar la cantidad y tipología de Licencias gremiales a ser utilizadas por
los representantes. En muchas de nuestras Pymes la cantidad de horas
efectivamente trabajadas por los representantes gremiales no superan el 20%
de las totales, otorgando la entidad Sindical tantos permisos como el personal
requiera, además han permitido hacer uso de los mismos hacia movilizaciones
políticas, que nada tienen que ver con la acción gremial.
 Poner en un plano de igualdad a las Pymes con las grandes empresas,
disminuyendo la cantidad de representantes minimos según la dotaciones de
personal, en la CC260/75 por ejemplo una Pyme con 10 empleados debe tener 2
representantes gremiales como mínimo (lo que representa un 20% del total de
su personal), mientras que una gran empresa con 200 empleados tendrá 8
representantes (lo cual representa un 4% del total de su personal).

4
d. Entrenamiento y capacitación
Las políticas de capacitación deben tender a mejorar la empleabilidad de ciertos
sectores articulando un trabajo en conjunto entre entidades sindicales, empresarias y
Ministerio.
Articular con el Ministerio de Educación una política activa para la culminación del
estudio secundario de miles de trabajadores metalúrgicos, permitiría avanzar en la
preparación del personal y mejorar el nivel educativo de los trabajadores,
permitiéndolo avanzar en categorías superiores.
Pueden realizarse a través de subsidios a las tareas de este tipo que realizan las
empresas o a través de acciones tendientes a mejorar la adecuación de las
calificaciones a los requerimientos de las empresas.
Las acciones en esta área serían parte de los instrumentos destinados a incentivar el
empleo en el sector industrial.