Вы находитесь на странице: 1из 19

PAULETTE CAJAS

MARCO TEORICO

PRINCIPIOS DE LA PREPARACIÓN DENTAL

Los dientes no poseen la capacidad regeneradora observada en la mayoría de los tejidos. Por
tanto, una vez perdidos el esmalte o la dentina a consecuencias de caries, traumatismo o
desgaste, deben utilizarse materiales restauradores para restablecer la formación y la función.
Los dientes requieren una preparación para recibir las restauraciones y estas preparaciones
deben basarse en principios fundamentales a partir de los cuales desarrollar criterios básicos
que ayudan a predecir el éxito del tratamiento prostodóncico. (F, Rosenstiel, F, Land, &
Fujimoto., 2009)

Los principios de una buena preparación dental se dividen en tres amplias categorías:

1.- Consideraciones biológicas, que influyen en la salud de los tejidos orales.

2.- Consideraciones mecánicas, que influyen en la integridad y durabilidad de restauración.

3.- Consideraciones estéticas, que influyen en el aspecto del paciente. (F, Rosenstiel, F, Land, &
Fujimoto., 2009)

Una buena preparación dental y la restauración posterior dependen de la consideración de


todos estos factores a la vez. La mejora de un área suele influir adversamente en otra y la
búsqueda de la perfección en una puede llevar al fracaso en otra. Por ejemplo en la fabricación
de una corona de metal-porcelona, es necesario un espesor adecuado de porcelana para que el
aspecto sea natural. Sin embargo, si se retira demasiada estructura dental para que quepa más
porcelana por razones estéticas, el tejido pulpar puede traumatizarse y el diente y el diente
puede debilitarse innecesariamente. (pág. 209)

Consideraciones Biológicas

(F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009) Indico:

Los procedimientos quirúrgicos que implican tejidos vivos deben ser ejecutados
cuidadosamente para evitar lesiones innecesarias, ya que pueden dañarse fácilmente los tejidos
adyacentes, los tejidos blandos y la pulpa del diente que se va a preparar al realizar el tallado. Si
una mala preparación lleva a un ajuste marginal inadecuado o a un contorno deficiente de la
corona, se hace más difícil el control de placa alrededor de las restauraciones fijas, impidiendo
el mantenimiento a largo plazo de la salud dental.

Prevención del daño durante la preparación dental

1
Dientes Adyacentes

El daño iatrogénico a un diente adyacente es un error común en odontología. Incluso cuando se


recontornea y pule una zona de contacto proximal
dañada, es más susceptible a caries dental que la
superficie original no dañada, lo que se debe
presumiblemente a que la superficie adamantina original
contiene una concentración mayor de flúor y la placa
interrumpida es más propensa a la retención de placa. La
técnica de preparación dental debe evitar el daño a las
superficies dentarias adyacentes. (Vieira, 2013)

Puede ser útil la colocación de una matriz metálica


alrededor de los dientes adyacentes, pero esta banda
también puede ser perforada, lesionándose el esmalte
subyacente. El método preferido consiste en el uso del
esmalte proximal del diente que se va a preparar como protección de las estructuras adyacentes.
Los dientes tienen una anchura de 1.5 a 2 mm más enel punto de contacto que en la unión
amelocementaria. Por tanto una fresa de diamante cónica fina puede atravesar el área de
contacto interproximal para dejar una pequeña lengüeta de esmalte sin que ello resulte en una
reducción excesiva del diente o sin que sea necesario angular excesivamente el instrumento
rotatorio. (Vieira, 2013)

Tejidos Blandos

“Puede evitarse la lesión de los tejidos


blandos de la lengua y de las mejillas
retirándolos con la punta del aspirador, el
espejo bucal o los eyectores de saliva”. (F,
Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Pulpa

“La degeneración pulpar que se produce


ocurre muchos años después de haberse producido la preparación dental. Las temperaturas
extremas, la irritación química o los microorganismos pueden producir una pulpitis irreversible,
en particular cuando afectan a túbulos dentinarios recientemente seccionados”. (F, Rosenstiel,
F, Land, & Fujimoto., 2009, págs. 210-211)

Causas de lesión; temperatura

“La fricción entre el instrumento rotatorio y la superficie que se va a preparar genera un calor
considerable. La presión excesiva, velocidades rotacionales más elevadas y el tipo, forma y
estado del instrumento de corte pueden incrementar también el calor generado”. (F, Rosenstiel,
F, Land, & Fujimoto., 2009)

Con una pieza de mano de alta velocidad, un toque suave permite la remoción eficaz del material
dental con una generación de calor mínima. A pesar de ello, incluso con el toque más ligero el
diente se sobrecalienta a menos que se use pulverización de agua dirigida con exactitud da la
zona de contacto entre el diente y la fresa.

2
La pulverización elimina también los desechos y evita la desecación de la dentina que es una de
las causas de irritación pulpar, si la pulverización impide una visibilidad adecuada, como cuando
se va a terminar un margen lingual, debería utilizarse una pieza de mano a baja velocidad o un
instrumento de mano. No debe confiarse de la pieza de mano de alta velocidad refrigerada por
aire debido a que puede sobrecalentar el diente con facilidad y lesionar la pulpa. (F, Rosenstiel,
F, Land, & Fujimoto., 2009)

Acción Química

La acción química de ciertos materiales dentales (bases, resinas restauradoras, solventes y


agentes de unión) puede provocar daño pulpar, en concreto cuando se aplican sobre dentina
recién cortada. Los barnices cavitarios o los adhesivos a dentina crean una barrera eficaz en la
mayoría de los casos pero su efecto sobre la retención de una restauración cementada es
controvertido. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

“En ocasiones se utilizan agentes químicos para limpiar y eliminar los residuos grasos de las
preparaciones dentales, pero se ha visto que son irritantes pulpares. Por ello, se contraindica su
uso, en particular debido a que no mejoran la retención de las restauraciones cementadas”. (F,
Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Acción bacteriana

“Se ha atribuido el daño pulpar bajo las restauraciones a las bacterias que se han dejado debajo
o que han accedido a la dentina debido a microfiltración”. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto.,
2009)

Muchos dentistas utilizan actualmente agentes antimicrobianos, como una preparación de


gluconato de clorhexidina en solución después de la preparación dental y antes del cementado.
Es importante eliminar toda la dentina con caries antes de colocar una restauración que servirá
como base para una prótesis fija. No se recomienda un recubrimiento pulpar directo en dientes
que recibirán más adelante una restauración debido a que su fracaso posterior perjudicara el
tratamiento prostodontico extenso. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, págs. 213-214)

Conservación de la estructura dental

La conservación de tejido reduce los efectos pulpares adversos de los diferentes procedimientos
y materiales utilizados. Se ha visto que el espesor de la dentina remanente es inversamente
proporcional a la respuesta pulpar y debería evitarse que la preparación se acercara mucho a la
pulpa.

La estructura dental se conserva siguiendo las siguientes


directrices:

 Uso de restauraciones de recubrimiento parcial en


lugar de coronas de recubrimiento total.

 Preparación de los dientes con un ángulo de


convergencia mínimo entre las paredes axiales.

 Preparación de la superficie oclusal de manera que la reducción siga los planos


anatómicos para dar un espesor uniforme a la restauración.

 Preparación de las superficies axiales de manera que se mantenga un espesor máximo


de estructura dental residual alrededor del tejido pulpar.

3
 Selección de una geometría marginal que sea
conservadora y a la vez compatible con los demás
principios de la preparación dental.

 Evitar una extensión apical innecesaria de la preparación.


(F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, pág. 215)

Consideraciones que influyen en la salud dental futura

La preparación inadecuada de un diente puede tener un efecto


adverso en la salud dental a largo plazo. Por ejemplo, una reducción axial insuficiente da lugar,
inevitablemente, a restauraciones sobrecontorneadas que dificultan el control de placa, lo que
puede dar lugar a enfermedad periodontal o caries dental.

La mala elección de la localización del margen, como sucede en la zona del contacto oclusal,
puede producir el astillamiento del esmalte o la fractura de la cúspide. (Gomez, 2011)

Reducción axial

“La inflamación gingival suele ir asociados a las coronas pilares de prótesis dentales fijas con
contornos axiales excesivos, probablemente debido a que es más difícil para el paciente
mantener el control de placa alrededor del margen gingival”. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto.,
2009)

Una preparación dental debe proporcionar espacio suficiente para la creación de unos buenos
contornos axiales, lo que permite que la unión entre la restauración y el diente sea lisa y no
tenga crestas o cambios abruptos de dirección. Si se comete un error, es mejor una restauración
plana y ligeramente subcontorneada debido a que es más fácil de mantener libre de placa. Sin
embargo, puede ser beneficioso incrementar el contorno proximal de las coronas anteriores
para mantener la papila interproximal. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Colocación del margen

Siempre que sea posible, el margen de la preparación debe ser supragingival. Se ha descubierto
que los márgenes subgingivales de las restauraciones cementadas son factores etiológicos
fundamentales en la enfermedad periodontal, en particular cuando invaden la inserción
epitelial. Los márgenes supragingivales son más fáciles de preparar con exactitud sin traumatizar
los tejidos blandos.

Otras ventajas de los márgenes supragingivales incluyen las siguientes:

 Su acabado es fácil sin producir traumatismos asociados en los tejidos blandos.

 Se mantienen libres de placa con más facilidad.

 Es más fácil tomar las impresiones y es menos probable lesionar los tejidos blandos.

 Se pueden evaluar fácilmente las restauraciones en el momento de su dementado o en


las citas de revisión. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

No obstante, un margen suvgingival está justificado en los siguientes casos:

4
 Casos de caries dental, erosión cervical o restauraciones que se entienden
subgingivalmente en los que no está indicada la realización de un alargamiento
coronario.

 La zona de contacto proximal se extiende a la cresta gingival.

 Se necesitan retención o resistencia adicionales.

 El margen de una corona de metal-porcelana ha de esconderse por debajo de la cresta


labiogingival.

 No puede controlarse la sensibilidad radicular mediante procedimientos más


conservadores, como la aplicación de adhesivos dentinarios.

 Está indicada la modificación del contorno axial, para crear una zona retentiva que le
proporcione sujeción al gancho de una prótesis dental removible parcial. (F, Rosenstiel,
F, Land, & Fujimoto., 2009, págs. 216-217)

Según (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009) menciona:

5
KATY PERALTA
Adaptación marginal: La unión entre una restauración cementada y el diente es siempre un
lugar potencial para la caries recurrente debido a la disolución del agente de unión y a la
rugosidad inherente. Cuanto más exactamente se adapte la restauración al diente, menor será
la probabilidad de caries recurrente o enfermedad periodontal.

Una preparación bien diseñada tiene un margen liso y uniforme. Las uniones rugosas, irregulares
o <<a escalones>> aumentan la longitud total del margen y disminuyen sustancialmente la
exactitud de la adaptación de la restauración. No debe enfatizarse excesivamente el significado
clínico de los márgenes suaves preparados. El tiempo empleado en crear un margen liso hace
que los pasos posteriores de desplazamiento tisular, toma de impresiones, formación del
troquel, encerado y acabado sean mucho más
fáciles y que el resultado sea una
restauración más duradera.

Geometría del margen: Para la evaluación han de tenerse en cuenta las siguientes directrices
para el diseño del margen:

1) Facilidad de identificación sin sobreextensión ni esmalte no soportado.

2) Facilidad de identificación en la impresión y en el troquel.

3) Un límite claro en el que pueda terminar el patrón de cera.

4) Suficiente volumen de material (que permita que el patrón de cera sea manejado sin
distorsiones y que le proporcione resistencia a la restauración y calidad de estética
cuando se utilice porcelana).

5) Conservación de la estructura dental (si se cumplen los otros criterios). (F, Rosenstiel, F,
Land, & Fujimoto., 2009)

A pesar de que se conservan la estructura dental, deberían evitarse el filo de cuchillo o las
preparaciones coronarias sin hombro debido a que no les proporcionan un volumen adecuado
a los márgenes.

Los márgenes en filo de cuchillo suelen dar lugar a restauraciones sobrecontorneadas debido a
que el técnico de laboratorio maneja los márgenes de cera sin distorsión y aumentando su
volumen más allá de los contornos originales. Una variación del filo de cuchillo, el borde cincel,
se forma cuando existe un ángulo más grande entre las superficies axiales y la estructura dental
no preparada. Por desgracia, este margen suele ir asociado a preparaciones con ángulos de

6
convergencia excesivos (estrechamiento) y a preparaciones en las que la orientación de la
reducción axial no está alineada adecuadamente con el eje axial del diente.

En la mayoría de circunstancias, los fijo de cuchillo y los bordes en cincel son inaceptables.
Históricamente, su principal ventaja era que facilitaban la toma de impresiones con un
compuesto de modelado rígido en aros de cobre (técnica que ya casi no se utiliza). Fueron útiles
con este propósito debido a que no había ningún escalón en el que pudiera engancharse una
banda. El chámfer es particularmente útil para coronas metálicas coladas y para la porción
metálicas de las coronas de metal-porcelana. Los chámfers pueden colocarse y con precisión,
pero hay que tener cuidado en evitar dejar una cresta de esmalte sin soporte.

Probablemente el instrumento más adecuado para fabricar un margen en chámfer es la fresa


cónica de diamante con la punta redonda; el margen es la imagen exacta del instrumento. La
exactitud marginal depende de la calidad de diamante y de una buena pieza de mano. El margen
gingival se prepara colocando la fresa de diamante exactamente en el eje de colocación que se
quiere dar a la restauración.

La inclinación de la fresa fuera del diente creará una zona retentiva, mientras que su angulación
hacia el diente llevara a una reducción excesiva y a la perdida de retención. Nunca debe
prepararse un chámfer más ancho que la mitad de la punta de la fresa de diamante porque
creara una lengüeta de esmalte sin soporte.

En algunas circunstancias un margen biselado es más adecuado para las restauraciones coladas,
particularmente si ya existe un hombro o cresta, posiblemente como resultado de caries dental,
erosión cervical o una restauración previa.

Los objetivos del bisel son: 1) Permitir que el margen metálico colado se doble o bruña contra la
estructura dental preparada, 2) Minimizar la discrepancia marginal causada por una corona
completa que no asienta completamente, 3) Proteger la estructura dental no preparada del
astillamiento. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, pág. 219)

Consideraciones oclusales

(F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009) Indico:

Una preparación dental satisfactoria deja espacio suficiente para el desarrollo de un esquema
oclusal funcional en la restauración terminada. En ocasiones, la oclusión del paciente se ve
alterada por la presencia de dientes supraerupcionados o inclinados. Cuando se preparan estos
dientes para colocar restauraciones, ha de analizarse cuidadosamente el plano oclusal,
tallándose los dientes de manera acorde con este análisis. En ocasiones se necesita una
reducción considerable para compensar la supraerupción de los dientes pilares, lo cual puede
acortar la preparación dental de las paredes axiales, con las consecuencias mecánicas asociadas
de menores retención y resistencia.

7
A veces es necesario realizar el tratamiento endodóncico para conseguir espacio suficiente. Es
necesario llevar a cabo una valoración cuidadosa. Las preparaciones dentales diagnósticas y los
procedimientos de encerado son esenciales para ayudar a determinar la cantidad exacta de
reducción para obtener una oclusión óptima.

Evitar la fractura dental

Ningún diente es irrompible. Si los dientes sufren un golpe (en un accidente de tráfico, en una
lesión deportiva o al morder inesperadamente un objeto duro), puede romperse una cúspide.
Esta fractura cúspidea puede producirse también como consecuencia de hábitos
parafuncionales como el bruxismo.

Puede disminuir la probabilidad de que un diente restaurado se fracture si el diente se prepara


de tal manera que se minimicen las tensiones destructivas potenciales. (F, Rosenstiel, F, Land, &
Fujimoto., 2009)

Consideraciones
mecánicas

Según (Varani, 2003) menciona:

El diseño de las preparaciones dentales para prótesis fija debe cumplir ciertos principios
mecánicos; de no ser así, la restauración podría descementarse, distorsionarse o fracturarse
durante la función.

Las consideraciones mecánicas se dividen en tres categorías:

1. Proporcionar forma de retención.

2. Proporcionar forma de resistencia.

8
3. Evitar la deformación de la restauración.

Forma de retención

Determinadas fuerzas actúan sobre una restauración cementada en la misma dirección que el
eje de inserción. La cualidad de una preparación que evita que la restauración se descemente
por dichas fuerzas paralelas al eje de inserción recibe el nombre de retención.

El odontólogo ha de tomar en consideración los siguientes factores a la hora de decidir si la


retención es adecuada para una determinada restauración fija:

1. Magnitud de las fuerzas de descementado.

2. Geometría de la preparación dental.

3. Rugosidad de la superficie de ajuste de la restauración.

4. Materiales que se van a cementar.

5. Espesor de la película del agente de unión. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009,
pág. 226)

Magnitud de las fuerzas de descementado

Las fuerzas que tienen a descementar la restauración a lo largo de su eje de inserción son
pequeñas en comparación con las que tienden a asentarla o inclinarla. Una prótesis o
ferulización dental fija puede ser sometida a estas fuerzas por el empuje de la seda bajo los
conectores. Pero las fuerzas de remoción más grandes suelen proceder de una comida
excepcionalmente pegajosa (caramelos). La magnitud de las fuerzas de descementado ejercidas
por los músculos elevadores depende de la adhesión de la comida y del área superficial y la
textura superficial de la restauración. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

9
MARIA ELINA CEDEÑO

Geometría de la preparación dental

La mayoría de las prótesis dentales fijas dependen más de la forma geométrica de la preparación
que de la adhesión para la retención debido a que la mayoría de los cementos tradicionales
(fosfato de zinc) no son adhesivos (es decir,
actúan aumentando la resistencia friccional
entre el diente y la restauración). Los granos del
cemento impiden que dos superficies se
deslicen, pero no evitan que una superficie
quede levantada sobre otra.

El cemento es eficaz solo si la restauración tiene


un solo eje de colocación (es decir, el diente es
contorneado para restringir el movimiento de la
restauración). La relación entre un tornillo y su
tuerca es un ejemplo de movimiento
restringido. El tornillo no puede moverse
libremente en ninguna dirección, sino que se mueve sólo a lo largo de la trayectoria helicoidal
determinada con precisión por las roscas de la tuerca. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Estrechamiento

Se define como la convergencia entre dos paredes externas opuestas de una preparación dental
vista en un plano determinado. La extensión de estos planos forma un ángulo descrito como
ángulo de convergencia. Teóricamente, se obtiene una retención máxima si una preparación
dental tiene las paredes paralelas. Pero no es necesario ni practico preparar un diente de esta
manera con las técnicas y la instrumental actuales a que se crean zonas retentivas ligeras que
impiden que la restauración asiente. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Se define la zona retentiva en una preparación para una corona completa como cualquier
irregularidad de las paredes del diente preparado que impide la retirada o asentamiento de un
patrón de cera o de un colado. Este es el caso cuando se crea inadvertidamente una divergencia
entre las paredes axiales opuestas, o segmento de las paredes, en sentido cervico oclusal, En
otras palabras, si el diámetro cervical del margen de una preparación dental es más estrecho
que en la unión oclusoaxial (estrechamiento inverso), es imposible asentar una corona colada
total de geometría similar. Pueden aparecer zonas retentivas siempre que dos paredes axiales
se enfrentan entre sí en direcciones opuestas. Por ello, la pared mesial de la preparación para
una corona colada completa puede tener zonas retentivas en relación con la pared distal.
Además, de la pared bucal puede tener zonas retentivas en relación con la pared lingual y la
pared mesiobucal puede tener zonas retentivas en relación con la pared distolingual. (F,
Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, págs. 227-228)

10
Área superficial.

“Si la restauración tiene un eje de inserción limitado, su retención depende de la longitud de


este eje. Por tanto, las coronas con paredes axiales altas son más retentivas que las que tienen
paredes axiales cortas y las coronas de los molares son más retentivas que las coronas de los
premolares de convergencia similar debido al mayor diámetro del molar”. (F, Rosenstiel, F, Land,
& Fujimoto., 2009, pág. 229)

Concentración del esfuerzo.

Cuando se produce un fallo retentivo, el cemento suele adherirse tanto a la preparación dental
como a la superficie de ajuste de la restauración. En estos casos se produce un fallo cohesivo en
la superficie del cemento debido a que su resistencia es inferior al esfuerzo inducido. Se dice
que se redondean las líneas Angulo oclusoaxiales agudas para minimizar estos esfuerzos, que
pueden precipitar el fallo cohesivo. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Tipo de preparación.

Diferentes tipos de preparación tienen distintivos valores de retención que se corresponden con
bastante aproximación con el área superficial total de las paredes axiales con una convergencia
restringida. La retención de una corona completa es más doble que la de una restauración de
recubrimiento parcial. Cuando la adición de un surco limita el eje de colocación, la retención
aumenta. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Rugosidad de la superficie de ajuste de la restauración.

Cuando la superficie interna de una restauración es muy lisa, se produce un fallo retentivo no
en el cemento, sino en la interfase cemento-restauración. En estas circunstancias, la retención
aumenta si la restauración se aspereza o acanala.

También se utiliza el grabado acido de la superficie de ajuste de las restauraciones mejora las
retención con ciertos agentes de unión. Deliberadamente asperizar la preparación dental no se
recomienza realizarlo, ya que la rugosidad añade una dificultad más a los pasos técnicos
posteriores en la fabricación de la corona, como la toma de impresiones y el encerado. (F,
Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Materiales que se van a cementar

El tipo de aleación de colocado y cualquier material del núcleo que esté presente en las paredes
axiales de la preparación corona influye en la retención. Parece que cuando más reactiva sea la
aleación, más adhesión habrá a los agentes de unión seleccionados. Por tanto, las aleaciones de
metal de base se retienen mejor que los metales menos reactivos con un alto contenido de oro.
Se ha probado también el efecto de la adhesión en diferentes materiales del núcleo, con
resultados contradictorios. Examinaron que el cemento se adhería mejor a la amalgama más
que la resina de composite o a los colocados de oro. Sin embargo, cuando se probaba la
retención de las coronas se obtenían valores superiores con la resina de composite que con los
nucos de amalgama. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, pág. 230)

Tipo de agente de unión

“El tipo de agente de unión elegido influye en la retención de una restauración cementada. Sin
embargo, la decisión con respecto a que agente utilizar se basa también en otros factores. En

11
general, los datos sugieren que los cementos d resina adhesiva son los más retentivos”. (F,
Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, pág. 235)

Espesor de la película del agente de unión

“No existe evidencia clara con respecto al efecto de un mayor espesor dela capa de cemento
con la retención de una restauración. Existen algunos factores que influyen en la retención de
una restauración cementada”. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Forma de resistencia

Las preparaciones deben de reunir ciertas características para evitar el descementado de la


restauración. La masticación y la actividad parafuncional pueden someter a la prótesis a fuerzas
horizontales u oblicuas importantes. Las fuerzas laterales tienden a desplazar la restauración
provocando la rotación alrededor del margen gingival. La rotación se evita mediante
preparaciones en algunas zonas del diente que se colocan en compresión y que reciben el
nombre de áreas de resistencia. La suma de muchas áreas de resistencia da lugar a la forma de
resistencia de una preparación dental.

Una resistencia adecuada depende de lo siguiente:

1. Magnitud y dirección delas fuerzas de desinserción

2. Geometría de la preparación dental

3. Propiedades físicas del agente de unión. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009,
pág. 236)

Magnitud y dirección de las fuerzas desinserción

Algunos pacientes pueden desarrollar fuerzas masticatorias enormes. Las restauraciones deben
diseñarse para poder soportar fuerzas. En un estudio de laboratorio se observó que una corona
completa cementada sobre un troquel de prueba de níquel-cromo era capaz de soportar más
de 13.500 N (1.400KG) fuerza mayor que la q se produce en la bica, antes de ser desplazada.

En una oclusión normal, la fuerza masticatoria se distribuye sobre todos los dientes,
principalmente en dirección axial. Si se fabrica una prótesis fija con una oclusión adecuadamente
diseñada, la carga debe distribuirse favorablemente. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Geometría de la preparación dental

La geometría juega un papel clave en la consecución de una buena forma de resistencia. La


preparación dental debe realizarse de manera que zonas determinadas de la pared axial eviten
la rotación de la corona.

La resistencia es función de la relación entre la convergencia de la pared axial. El diámetro de la


preparación y l altura de la misma. Disminuye a medida que aumenta la convergencia.

Se ha sugerido que una convergencia de 55 a 22 grados en la preparación se encuentra dentro


delos valores aceptables clínicamente.

12
Las preparaciones dentales cortas con diámetro grande han demostrado tener una forma de
resistencia muy pequeña. En general, los molares requieren una preparación más paralela que
los premolares. Una preparación de 3mm de altura proporciona una resistencia adecuada si la
convergencia es de 10 grados o menos. En las paredes de los molares su altura debería tener un
tallado mínimo de 3,5 a 4mm.

Hegdahl y silness analizaron como las áreas que proporcionan una forma de resistencia cambian
a medida que se van haciendo modificaciones en la geometría de la preparación dental. Estos
autores demostraron que una mayor convergencia y el redondeado de los ángulos agudos
tienden a reducir la resistencia. Los surcos o cajas proximales colocados en dientes sanos son
particularmente eficaces para aumentar la forma de resistencia de las preparaciones coronarias
debido a que interfiere con el movimiento rotacional (inclinación) de la corona y, al hacerlo,
somete a compresión zonas adicionales del agente de unión.

Una restauración de recubrimiento parcial puede tener menos resistencia que una corona
completa debido a que no tiene zonas de resistencia bucal. En estos casos, la resistencia se
obtiene de cajas y surcos y eso mayor si las paredes del surco son perpendiculares a la dirección
de la fuerza aplicada. Por ello, surco con forma de U o cajas acampanadas proporcionas más
resistencia que las que tiene forma de V. para aumentar más eficazmente la resistencia, los
surcos que se colocan en una preparación excesivamente inclinada deben prepararse con mayor
profundidad en cervical que en oclusal. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, págs. 237-238-
239)

Propiedades físicas del agente

Las propiedades físicas del agente de unión influyen en la resistencia a la deformación del agente
de unión, como la resistencia a la compresión y el módulo de elasticidad. Para satisfacer la
especificación nº 96 de la Asociación Dental y el American National Standars Institute
(Especificación nº 9917 de la Organización Internacional de Estándares), la resistencia a la
compresión del cemento de fosfato de zinc debe ser superior a 70MPA* a las 24 horas. Los
cementos de vidrios ionomero y la mayoría de las resinas tienes resistencia a la compresión más
elevada, mientras que el policarboxilato tiene valores similares al fosfato de zinc. (F, Rosenstiel,
F, Land, & Fujimoto., 2009)

El aumento de la temperatura tiene un efecto muy importante en la resistencia a la compresión


de los agentes de unión, en concreto debilitando el cemento de óxido de zinc eugenol reforzado.
Un aumento desde la temperatura ambiente a la temperatura corporal (37ºC) disminuye a la
mitad la resistencia a la compresión de los cementos de óxido de zinc eugenol reforzados. Por
su parte, un aumento de la temperatura a 50ºC (equivalente a la de la comida caliente) reduce
la resistencia a la compresión un 80%. No se han publicado pruebas equivalentes de cemento
más moderno.

Los cementos de fosfato de zinc un módulo de elasticidad mayor que los cementos de
policarboxilato, que exhiben una deformación plástica ligeramente superior. Esto puede explicar
la razón por la que se observa que la capacidad retentiva del cemento de policarboxilato
depende más de la convergencia de la preparación que la retención con el cemento de fosfato
de zinc. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, pág. 240)

13
KATIUSKA VELEZ

Prevención de la deformación

“Una restauración debe tener suficiente resistencia para que no se produzca su deformación
permanente en función; de no ser así, fracasara. Esto puede deberse a la selección de una
aleación inadecuada, a una preparación dental incorrecta o a un mal diseño del armazón metal-
cerámica”. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Selección de la aleación

A pesar de las aleaciones de oro tipos I y II, son satisfactorias para las restauraciones coladas
intracoronarias, son demasiado blandas para las coronas y las prótesis fijas. Por ello, las
aleaciones de oro tipo III y IV son las de elección. Son más duras y su resistencia y dureza puede
aumentar tratándolas con calor. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Las aleaciones de metal-porcelana con alto contenido en metales nobles tienen una dureza
equivalente a la de las aleaciones de oro de tipo IV, mientras que las aleaciones de cromo-níquel
son considerablemente más duras y pueden estar indicadas cuando se prevén fuerzas elevadas,
como en las prótesis dentales fijas de brecha larga, a pesar de que su uso presenta ciertos
problemas.

Reducción dental adecuada

Incluso las aleaciones más fuertes necesitan un espesor suficiente si han de soportar fuerzas
oclusales.

Según los datos empíricos, debería existir un espesor mínimo de aleación de 1.5mm sobre las
cúspides funcionales. Las cúspides no funcionales están sometidas a menos esfuerzos y pueden
ser protegidas con menos metal para una restauración fuerte y duradera. La reducción oclusal
debe ser lo más uniforme posible, siguiendo los planos cúspides de los dientes, lo que asegura
la combinación de un espacio libre suficiente con la preservación de tanta la estructura dental
como sea posible. Además, una superficie oclusal preparada anatómicamente le da rigidez a la
corona debido al “efecto ondulado” de los planos. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Cuando los dientes están mal alineados o sobre erupcionados, hay que preparar la superficie
oclusal con los requisitos de espesor de la restauración final en mente. Por ejemplo, un diente
sobre erupcionados puede necesitar una reducción mucho mayor de 1.5mm para crear un
espacio libre adecuado y restablecer una forma oclusal óptima, así como un buen plano, a la vez

14
que se aseguró un espesor adecuado en la restauración. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto.,
2009, págs. 240-241)

Diseño del margen

La distorsión del margen de la restauración se evita diseñando el contorno de la restauración de


tal manera que se evite el contacto oclusal en esta zona. Mantener los márgenes de la
aproximadamente 1 a 1.5mm alejados de las zonas de contacto oclusal satisface este requisito.
Además, la reducción dental debe proporcionar sitio para el volumen del metal en los márgenes
para que no se distorsione. Por ejemplo. Como se apuntó anteriormente, una desventaja del
margen en filo de cuchillo es la que la fina capa de oro resultante no es tan fuerte como la
restauración comparativamente más gruesa de la preparación en el chamfer. En cambio cuando
los dientes se han preparado con mayor convergencia, se recomienda reducir la anchura del
margen para mantener un espesor adecuado de dentina entre la preparación de la pared axial
y los tejidos pulpares. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Los surcos y crestas incorporados a una preparación de recubrimiento parcial le dan al colado
una resistencia fundamental. En concreto, los retenedores anteriores se benefician del refuerzo
resultante, similar a una viga. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, pág. 243)

Consideraciones estéticas

El odontólogo restaurador debe desarrollar una destreza para determinar las expectativas
estéticas del paciente. La mayoría de los pacientes prefiere que sus restauraciones dentales
parezcan lo más naturales posibles. Sin embargo, no pueden cumplirse estas consideraciones
estéticas comprometiendo el pronóstico de la salud o de la función del paciente a largo plazo.
(F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

El examen inicial se lleva a cabo una valoración completa del aspecto de cada paciente,
anotando que zonas de los dientes se muestran al hablar, al sonreír y al reír. Han de discutirse
con el paciente sus expectativas estéticas. También han de relacionarse con las necesidades de
higiene oral y con el posible desarrollo de enfermedades en el futuro. La decisión final de que
restauración es más apropiada debe hacerse con la cooperación total de porcelana y las
restauraciones totalmente cerámicas.

15
“Las restauraciones estéticas incluyen: coronas veneer parciales, las restauraciones de metal-
porcelana y las restauraciones totalmente de cerámica”. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto.,
2009)

Restauraciones totalmente cerámicas

Algunas de las restauraciones más agradables estéticamente son las coronas totalmente
cerámicas, los inlays, los onlays y las carillas. Pueden mimetizar el color original del diente mejor
que otras opciones estéticas. A pesar de que hay un riesgo mayor de fractura por fragilidad, han
mejorado las propiedades físicas de los materiales nuevos y pueden ser reforzados con el uso
de agentes de unión adhesivos.

No todas las preparaciones para coronas cerámicas son conservadoras con la estructura dental,
ya que debe prepararse un margen en chamfer marcado de 90grados alrededor de todo el
diente para asegurar un mayor espesor y resistencia del margen. Por la misma razón, se necesita
la reducción adicional de la superficie lingual de la preparación. Es necesario un espesor mínimo
de material de 1 a 1.2mm para asegurar una estética optima, lo que limita su uso es dientes
finos en sentido vestibulolingual y en dientes con pulpas grandes, así como en pacientes jóvenes.
(F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, pág. 244)

Restauraciones de metal-porcelana

El aspecto poco natural de algunas restauraciones de metal-porcelana se debe a menudo a un


espesor insuficiente dela porcelana. Por otra parte, frecuentemente se obtiene este grosor
adecuado a expensas de un buen contorno axial. Además, el margen labial de una corona metal-
porcelana no siempre está colocado correctamente. Para corregir todos estos defectos, se
recomiendan ciertos principios durante la preparación dental que aseguren espacio suficiente
para la porcelana y una localización adecuada de los márgenes. De otra manera, solo podría
conseguirse una buena estética comprometiendo la salud periodontal. (F, Rosenstiel, F, Land, &
Fujimoto., 2009, pág. 244)

Reducción facial del diente

Si existe volumen suficiente de porcelana para la estética y de metal para la resistencia, es


esencial una reducción adecuada de la superficie vestibular. Con dientes muy finos es casi
imposible conseguir una reducción dental adecuada sin exponer la pulpa o dejar una
preparación dental demasiado débil. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Reducción incisal

16
“El borde incisal de una restauración de metal-porcelana no tiene metal por detrás, pudiendo
conseguir una translucidez similar a la de la estructura dental natural”. (F, Rosenstiel, F, Land, &
Fujimoto., 2009)

“Se recomienda, para obtener una buena estética, una reducción incisal de 2mm”. (F, Rosenstiel,
F, Land, & Fujimoto., 2009)

Reducción proximal

“Es guiada por la predeterminación exacta de la localización de la unión metal-porcelana en la


restauración final”. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Colocación del margen labial

“La colocación del margen supra gingival tiene muchas ventajas biológicas. La restauración son
más fáciles de preparar adecuadamente y más fáciles de limpiar”. (F, Rosenstiel, F, Land, &
Fujimoto., 2009)

“Pacientes con línea labial alta: cuando la superficie no presenta una coloración normal, margen
labial supra gingival diseño sin collarete. El color debe ajustarse a la estructura remanente” (F,
Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

“Pacientes con línea labial baja: se debe colocar un collarete supra gingival opaca ya que el metal
se puede ver durante la función normal. El margen debe seguir el contorno de la encía libre” (F,
Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, págs. 245-246)

Planificación y evaluación de las preparación dentales

“La preparación dental es un procedimiento técnicamente complicado e irreversible. Por ello,


es responsabilidad del clínico realizarla correctamente”. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto.,
2009)

Preparaciones dentales diagnosticas

Se llevan a cabo en modelos articulados antes de la preparación clínica real. Aportan información
acerca de los siguientes puntos.

 Selección del eje apropiado de inserción de una prótesis dental fija, en particular cuando
los dientes pilares están indicado a sus coranas tienes contornos atípicos.

 Decisión acerca de la cantidad de reducción dental necesaria para conseguir un cambio


oclusal planificado.

 Determinación de la mejor localización para los márgenes facial y proximal de un


restauración de recubrimiento parcial de manera que no se vea.

17
Una Ventaja importante que las preparaciones dentales diagnosticas es que el operador practica
cada paso de la restauración planificada. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

PROCEDIMIENTO DE ENCERADO DIAGNOSTICO

“ Para todos los procedimientos diagnósticos, excepto para los planes de tratamiento
prostodonticos más avanzados, debe llevarse a cabo un encerado, ya que es útil para modificar
la guía anterior (incisal) del paciente”. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Procedimientos de evaluación durante la preparación dental

“Se debe realizar cuidadosamente con visión directa o indirecta y con la ayuda de un espejo
dental”. (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009)

Posición del paciente y del operador

Es tan importante y beneficioso como aprender los pasos de las preparación, son especialmente
importante las ventajas que se obtienen de la preparación con visión directa.

La inexperiencia unida a la duda de mover la cabeza del paciente a una posición más favorable,
pude complicar innecesariamente la preparación dental.

Es indispensable que el odontólogo esté cómodo al trabajar de pie o sentado: por lo que debe
elegir, entre los diversos diseños disponibles, el banquillo que mejor se adapte al modelo del
sillón dental, su método de operar y disposición general del área de trabajo. Cuando el cirujano
dentista emplea un banquillo adecuado, el paciente queda inclinado un poco más atrás que él,
mirando a lo largo de una línea entre 30 y 45o sobre la horizontal. El cuello del paciente debe
tener una leve extensión o flexión adicional, de acuerdo al área operatoria y a la visión utilizada
(directa o indirecta). (F, Rosenstiel, F, Land, & Fujimoto., 2009, págs. 248-249)

18
19

Похожие интересы