Вы находитесь на странице: 1из 6

2018

Difícil es amar a los que hacen


injusticia

ESCUELA SE CAPACITACIÓN
TEOLÓGICA EVERLLYN AÑEZ
EL DEBER DEL CRISTIANO ANTE
PROFESOR: PASTOR SANTO GUERRERO
LAS AUTORIDADES
05/12/2018
INTRODUCCIÓN

Al iniciar este estudio sobre la Vida Cristiana supe que aprendería y


confrontaría pero realmente no creí que fuese tan profundo y doloroso.

Un encuentro conmigo misma, una explosión de sentimientos, esto abarca un


poco de lo que expresare en las siguientes páginas, expresando la palabra que
confronto mi vida en dicho estudio. El deber del cristiano ante las autoridades fue
unos de los temas que más fuerte me dio en el corazón ya que es uno de los temas con
el que lucho a diario debido a la injusticia por la que mi país pasa a diario la cual es
dolorosa y frustrante.

Difícil es amar al que hace injusticia es el tema que me pareció razonable


titular ya que defino en esa oración lo que en mi ha estado sucediendo, pero que
gracias a la gloria, honra y gracia de Dios por esta revelación estoy superando y
aprendiendo amar, perdonar y sujetarme ante las autoridades.
Difícil es amar a los que hacen injusticia

Un título bastante dramático pero verdadero. Hay dos versos en la biblia que
siempre me ha confrontado y es cuando Jesús habla a sus discípulos y le dice:
1. Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced
el bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os
persiguen. (Mateo 5:44)
2. Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno
tuviera queja contra otro. De la manera que Cristo os perdono,
así también hacedlo también vosotros. (Mateo 3:13)

Se preguntara ¿Que tiene que ver esto con el deber del cristiano ante las
autoridades? mucho más de lo que creemos, porque si observamos a nuestro
alrededor nos damos cuenta de las injusticias diarias que estos hacen. En toda mi vida
no se me ha hecho difícil amar o servir a aquel que directamente me ha hecho daño, o
por los que alguna vez se ha aprovechado de mí, pero reconozco que soy muy
sensible por lo que las personas malvada con malas intenciones hacen daño los de mi
entorno, me duele como las autoridades se aprovechan de su poder para oprimir a los
desamparados, ha sido para mí difícil poder aceptar que es Dios quien los ha puesto
para nuestro cuidado y quien es el mismo quien permite todas estas cosas. Son tantas
cosas las que quisiera expresar porque reconozco que cuando leí por primera vez que
debo “someterme antes las autoridades porque es el mismo Señor Dios quien o ha
puesto en ese lugar” según Romanos 3:1, algo dentro de mí se retorció y dolió, y
dolió en lo más profundo de mi alma, fue en ese instante que me di cuenta de la rabia,
la impotencia, la frustración y me duele reconocerlo hasta un poco de odio por todos
aquellos que han hecho y hacen mal a los buenos sin importar si son bebes, niños,
jóvenes, adolescentes, adultos, ancianos sin importar nada solo su poder ante los
civiles.
Para nadie es un secreto la situación en la que mi país Venezuela se encuentra,
en una situación nunca antes vista en toda su historia, gente muere a diario por culpa
de un opresor que se aprovecha de su poder para hacer y deshacer esto inicia desde el
presidente hasta el último militar, dejándose guiar por un tirano usado por el diablo.
Es duro cuando papá Dios te dice que ha todos ellos tienes que amarlos y no solo
amarlos si no también soportarlo, no solo soportarlos sino que también tienes que
sujetarte a ellos y no obstante debes orar por ellos, eso es como una explosión de
sentimientos, allí es cuando te das cuenta de lo bueno que es Dios que sabiendo todas
estas cosas envió a su hijo, a su primogénito a morir por todos y cada uno de ellos.

Esta palabra me confronto y lo mejor saco a luz lo que había en mi corazón


que yo misma no sabía que tenía.

Dios es soberano él es quien pone y quita rey, el hace como quiere cuando
quiere y con quien quiere. En el antiguo testamento nos encontramos con la historia
del pueblo de Israel y por distintos reyes por la cual fueron gobernados, la ruina o
bendición que ellos padecían o vivían era resultado de quien los gobernaba, pero Dios
siempre estuvo allí con ellos. El punto es que debemos amar y perdonar a todas las
autoridades desde el más alto hasta el más pequeño.

En 1 Timoteo 2:1 dice “exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones,
peticiones y acciones de gracia, por todos los hombres; por todos los reyes, por todos
los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad
y honestidad.
Deber del cristiano ante las autoridades

 Es una obligación orar por todos aquellos que tienen un cargo en la nación y
el mundo, porque es de nuestra oración que depende la estabilidad de nuestro
país.
 Aunque no nos guste la idea y se nos sea difícil a veces, debemos amar como
Cristo no amo, como Cristo ama a la iglesia nosotros no somos nada ni nadie
para no hacerlo. Amar Mateo 5:44.
 Debemos mostrarle al mundo el amor de Cristo a través de nuestras obras,
porque somos el ejemplo de Cristo aquí en la tierra. Tito 3:12
 Debemos sujetarnos ante ellos porque fueron puesto por Dios. Romanos 3:1-
 Debemos Honrar a nuestros presidentes esto implica no hablar mal de ellos, ni
difamarlos aunque no estemos de acuerdo en cómo gobierna, hay que
respetarlo y amarlo. 1 Pedro 2:17
CONCLUSIÓN

Ser hijos de Dios representa en ese mundo una gran responsabilidad, porque
se supone que debemos dar ejemplo con nuestras buenas obras, reflejando el amor
de Dios en nuestras vidas y el agradecimiento de nosotros a él. Entre esta
responsabilidad es ese deber de buen ciudadano o un buen civil.

Como he venido hablando no es fácil ejercer este deber pero es necesario e


importante porque realmente es sano para nuestras vidas, ya que la frustración, el
odio, la ira, consumen el alma, llevándote a un abismo difícil de salir. Sin duda
alguna Dios hace todo para nuestro bien, para nuestra estabilidad emocional y
espiritual, ya que si amas y te sujetas ante las autoridades liberas tu alma de una
gran carga lo que te hace estar en paz contigo mismo.

En conclusión, nuestro deber como cristianos es dar testimonio de lo que Dios


has hecho en nuestras vidas esto incluye sujetarte ante las autoridades tanto
buenos como malos.

No te dejes contaminar con la ira ni el odio, pues esto no es sano para ti ni


agradable ante los ojos de Dios.

Recomendaciones:
 Ama como nunca a aquel a quien te hace mal no solo a ti sino también a
los de tu entorno
 Perdona a quien hace mal no solo a ti si no a los de tu entorno
 Ora por todos tanto buenos como mal.
 Ayuda a dichas organizaciones de autoridad haciendo buenas obras.