Вы находитесь на странице: 1из 7

La Municipalidad de Lima Metropolitana de cara al siglo XXI debe de enfrentar

exitosamente los desafìos que el desigual proceso de globalización plantea a las


ciudades del mundo. Lima, por su historia y por los esfuerzos singulares que su
gente despliega en el presente por desarrollarla y democratizarla, se apresta a
ser exitosa en la competencia de ciudades recobrando el prestigio internacional
que la acompañó desde su fundación española a la vez que se constituya en el
escenario que propicie el pleno desarrollo de las capacidades de las personas,
familias, empresas, organizaciones e instituciones que le dan vida.

Para dar respuesta a ese reto en noviembre de 1996 nuestra gestión dio la
Ordenanza 099 que señala que el Plan Integral de Desarrollo de la Provincia de
Lima debe ser resultado de la elaboración de los 42 Planes Distritales además
del Plan del Cercado de Lima. Hasta la fecha solamente 11 distritos los han
elaborado y 5 están en proceso. En 1998 el IMP, responsable de ese proceso,
llevó a cabo un proceso técnico y participativo de diagnósticos y elaboración de
Visiones de Futuro de 6 Areas Interdistritales que con ese fin se configuraron:
Norte, Este, Sur, Centro, Centro Sur y Balnerarios del Sur.

De acuerdo a esos avances y a nuestra propia opción expresada en nuestro


Plan de Gobierno 1999 - 2002, en esta ocasión lanzamos para su validación y
legitimación por la población limeña una Visión Estratégica de Futuro que oriente
las actividades de todos los actores sociales, económicos, políticos y culturales
metropolitanos y de sentido al Plan Integral de la Provincia.

Esta Visión apuesta a que Lima en el 2021, cuando se conmemore el


segundo centenario de la independencia del país, deberá haberse
constituido y ser apreciada como una comunidad metropolitana próspera,
equitativa, democrática y solidaria; identificada por su Centro Histórico
revalorado y por ser acogedora de la diversidad étnico-cultural de sus
ciudadanos, quienes asumen a plenitud sus derechos y deberes; que goza
de un medio ambiente saludable y es urbanísticamente confortable y
segura; que la gestión de su desarrollo integral se ha descentralizado y
contribuye decisivamente a la descentralización y desarrollo del país y, en
fin, es una metrópoli exitosa en la competencia de ciudades en el mundo,
tanto en la Región Andina, como en el ámbito ibero-americano y en la
Cuenca del Pacífico.

Esta Visión debe ser compartida por toda la comnunidad metropolitana y a ella
le corresponde mejorarla para que coadyuer a plasmar el Regimen Especial que
la Constitución y la Ley Orgánica de Municipalidades le otorga a la capìtal dela
República. A fines de año, debemos haber generado consensos explícitos de los
diferentes actores claves metropolitanos para hacer de esta Visión la Carta de
Navegación de Lima en el Siglo XXI.

Bajo su orientación tenemos que llegar a acuerdos y compromisos concretos


para contribuir sostenidamente a modificar radicalmente las condciones y las
tendencias nocivas que la afectan y aprovechar las oportunidades y
potencialidades a nuestro alcanceen el mediano y largo palzo. Ese será el
contendio del Plan. Un marco de orientación, promoción y facilitacióhn y no una
coacción o intervención desde fuera y por enci,ma de las propias necsidades ,
intereeses ye xprctativas de los ciuadadanos y ciudadanas.

Como resultado de ese procesos, los rasgos característicos de la Metrópolis


limeña en el siglo XXI serán los siguientes:

I. UNA METROPOLIS COMPETITIVA Y EXITOSA EN EL MUNDO

Lima Metropolitana, en el siglo XXI será una de las megaciudades más


importantes de América Latina, gracias a su condición de capital de la
República, de ciudad-puerto y sede de la Comunidad Andina de Naciones
(CAN) ubicada estratégicamente en el centro de la costa de América del Sur,
posición que le confiere claras ventajas si es que desarrolla una estrategia
eficaz para su incorporación en los nuevos bloques de integración, regional y
extraregional: MERCOSUR, NAFTA y ALCA, así como en el Foro de
Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

II. UNA METROPOLIS PRODUCTIVA, PROSPERA Y EQUITATIVA

La dimensión económica del proceso de desarrollo integral estará enmarcado


por los lineamientos de la economía social de mercado y se asentará en la
expansión y fortalecimiento de los servicios, el comercio y la industria, que
atenderán demandas tanto internas como externas. De esas actividades,
jugarán roles decisivos, el turismo, que hará de Lima la Capital Turística de la
Costa del Pacífico Sur, y la micro y pequeña empresa por ser el sector más
creativo, productivo y rentable. Para el sostenimiento de esa sólida y
diversificada economía, se contará el reacondicionado el aeropuerto
internacional del Callao y con la modernización del puerto.

Lima estará articulada con el interior del país y con los países limítrofes por una
densa y eficiente red de vías. Tal dinámica económica contará con un
fortalecido sistema bancario y financiero, siendo el distrito de San Isidro y El
Cercado de Lima sus asientos principales. El sistema teleinformatizado y los
servicios de comunicación en general tendrán cubierta la mayoría de las
actividades de la ciudad.

Los procesos de generación de excedentes de los circuitos informales se


habrán formalizado casi en su totalidad. La generación de riqueza popular,
forjada con base a mecanismos comunitaristas de parte de la población, habrá
provocado la modificación de muchos espacios urbanos y de sus usos,
emergiendo nuevos centros y conglomerados comerciales, de servicios y
productivos donde circularán grandes flujos de capitales como ahora son los
casos de Gamarra, en La Victoria, o la zona industrial de Villa El Salvador.

Como resultado del desarrollo de la economía y del conjunto de intervenciones


concertadas del sector público, del gobierno central y municipal, y del sector
privado, empresarial, comunal y familiar, en todos los órdenes de la existencia
social se habrán reducido los actuales niveles de pobreza y erradicado la
pobreza extrema en Lima Metropolitana.

III. HACIA UNA METROPOLIS DEMOGRAFICAMENTE EQUILIBRADA,


SOCIALMENTE INTEGRADA, COHESIONADA, DEMOCRATIZADA,
SEGURA Y CON BIENESTAR SOCIAL GENERALIZADO

Lima en el 2021, según las proyecciones del INEI, tendrá una población de
10’140,355 habitantes. Ese crecimiento significa que en los próximos 28 años
el incremento promedio anual será cercano a los 150 mil habitantes. La tasa
estimada, si persisten las actuales tendencias decrecientes tanto de la
inmigración interna como del crecimiento vegetativo, será de 1.28 para el
período 2015 al 2021. Influenciarán en la disminución de las tasas de
fecundidad, entre otros factores, las políticas de planificación familiar que
desde el gobierno central se continuarán promoviendo.

Para el 2021 la esperanza de vida de la población masculina llegará en Lima


a los 80 años y de la femenina a los 83 años. Para ello, se habrá mejorado
la atención materno-infantil. La tasa de mortalidad infantil se reducirá a
niveles que fluctuarán entre 20 y 25 por cada mil niños. También, la
desnutrición crónica infantil se reducirá hasta alcanzar un promedio de 18% .

La estructura demográfica resultante expresará la reducción relativa de los


grupos de edad infantil y un ligero incremento de los grupos de edades
intermedias. La ciudad debe prepararse para enfrentar las demandas de una
población principalmente joven y adulta así como prever los servicios y el
equipamiento necesarios para la atención a conjuntos crecientes de adultos
mayores.

La lucha de grandes sectores populares por la sobrevivencia habrá cedido el


lugar a las demandas y a los propios esfuerzos organizados por mejorar la
calidad de vida en la ciudad y generalizar el bienestar y, en consecuencia, la
equidad en el disfrute de los derechos económicos, sociales, culturales y
mabientales así como de los bienes y servicios urbanos que la Municipalidad
habrá promovido su ampliación y optimización. Expresión de ello, será la
disminución de los Comedores Populares o su conversión, conjuntamente
con los Comités de Vaso de Leche, en espacios comunitaristas para
gestionar la solución a otras necesidades más integrales para el desarrollo
de la población de mayor vulnerabilidad.

Por otra parte, las áreas de la ciudad abatidas por la alta incidencia
delincuencial, la venta y consumo de drogas y la prostitución habrán sido, en
gran parte, liberadas de esos flagelos, no solo por las medidas más eficaces
de control y represión sino por la ampliación de las oportunidades para optar
por estilos de vida socialmente aceptables y por haberse ampliado y
profundizado el sentido de moralidad y ciudadanía en el marco de la
comunidad Metropolitana. Para entonces, se habrá logrado un mayor grado de
seguridad ciudadana y alcanzado una disminución importante de víctimas de la
violencia entre los grupos sociales vulnerables. En fin, la apertura de proyectos
de vida satisfactorios para los niños y jóvenes habrán influenciado fuertemente
en la notoria disminución de la violencia infantil y juvenil.

V. UNA METROPOLIS URBANISTICAMENTE DESCONCENTRADA,


CONFORTABLE Y SEGURA Y AMBIENTALMENTE SALUDABLE

Los 10’140,355 habitantes que conformarán la población de Lima


Metropolitana en el 2021, se habrán distribuido de manera desconcentrada en
aproximadamente 83,200 Has., lo que generará una densidad bruta promedio
de 122 Hab/Há para el Area Metropolitana, incluida la Provincia Constitucional
del Callao.

Además de la tendencia decreciente de las tasas de emigración interna hacia


Lima y del crecimiento vegetativo de la población capitalina, la efectiva
descentralización económica y político-administrativa del país en el mediano y
el largo plazo, contribuirá a contrarrestar el centralismo hegemónico de Lima
Metropolitana y a fortalecer el sistema de ciudades, posibilitando así una
adecuada distribución espacial de la población y de las actividades económicas
a escala nacional, como una estrategia interna indispensable para impulsar el
desarrollo sostenible del país y de Lima en particular.

En el contexto del Area Metropolitana de Lima, se propiciará el crecimiento de


ciudades intermedias próximas a la Metrópolis, tales como Huacho y Barranca
en el norte y Mala, Cañete, Chincha y Pisco en el sur. El mayor crecimiento
urbano recaerá principalmente en el Area Norte de la ciudad, habiéndose
ocupado las Pampas de Ancón y Piedras Gordas, así como las quebradas
Torre Blanca, Carmelito y Caballero. En el Area Este se habrá ocupado las
zonas de Manchay, Cieneguilla y quebradas Molle y Tinajas, formando un
continuo urbano con La Molina. En el Area Sur se habrá completado la
ocupación de las áreas ereazas disponibles en Pachacámac y Lurín, mientras
que en las Pampas de San Bartolo se desarrollarán actividades que concilien
diversas actividades y funciones que requiere una megalópolis. Parte de ellas
serán harán posible a la disponibilidad de las aguas tratadas en las lagunas de
oxidación localizadas en el área. La zona de balnearios habrá adquirido un
carácter urbano-turístico permanente, donde el orden y el control urbano así
como la preservación del medio ambiente se hayan institucionalizado como
parte de la gestión asociada de los distritos involucrados.

Seguirá persistiendo el uso agrícola y las funciones paisajística y recreacional


de las áreas verdes que aún existen, principalmente en las cuencas de Lurín y
Chillón y de lo que queda del Rímac debido principalmente al control que
realizarán eficiente y conjuntamente los distritos y las concertaciones
interdistritales de esas áreas. De ese modo se recuperará y preservará el
equilibrio ecológico del conjunto metropolitano.
V. UNA METROPOLIS IDENTIFICADA CON SU REVALORADO CENTRO
HISTORICO TRADICIONAL Y ACOGEDORA DE LA DIVERSIDAD ETNICO-
CULTURAL

El mundo se está convirtiendo en una verdadera "aldea global" aunque de


modo desigual y a distintos ritmos, según países, grupos y categorías sociales.
La exclusión y la marginación también para grandes proporciones de la
humanidad también se hacen cada vez más globales. En este siglo los
aproximadamente 200 estados y 10,000 culturas existentes, enfrentarán el reto
de una convivencia pluricultural e intercultural, que deberá estar basada en la
democratización de las relaciones entre los estados-nación y las culturas
diversas. La democratización en el acceso individual y colectivo a esta "cultura
global", sin menoscabo de su propia indentidad, deberá ser una promesa
alcanzada por cada vez más amplios sectores de la población metropolitana.

La población migrante conformada por las de origen provinciano y por las que
proviene de naciones europeas, africanas y asiáticas, al llegar y permanecer
en Lima han forjando una ciudad de gran heterogeneidad cultural. Las diversas
generaciones de "nuevos limeños", hijos y nietos de los migrantes, han venido
recreando sus tradiciones locales, regionales y nacionales, dando curso a una
reinvención permanente de la cultura urbana metropolitana. El aporte mayor
de ese proceso será una auténtica democratización cultural, que girará en
torno a la paulatina superación de las diversas formas de segregación y
discriminación étnico-cultural. El comunitarismo, aporte fundamental que
proviene de la tradición andina y occidental, se proyectará como matriz de
relaciones de solidaridad y reciprocidad.

Lima al 2021 deberá ser, entonces, una comunidad metropolitana pluricultural


basada en la tolerancia y el respeto mutuo de la diversidad de identidades,
nacionales y foráneas, así como en el aliento a prácticas y experiencias
interculturales. Sin embargo, esa heterogeneidad no habrá impedido la
formación de una identidad metropolitana común al total de los habitantes de la
ciudad, que tendrá al Centro Histórico tradicional uno de sus símbolos más
reconocidos.

Lima deberá ser una ciudad en la cual sus habitantes conozcan y ejerzan
cotidianamente los derechos culturales universales, como el derecho al respeto
mutuo de la identidad cultural, a elegir como suya cualquier comunidad cultural,
al acceso a la educación y a la información cultural, a la participación activa en
la vida cultural y en la planificación e implementación de políticas culturales
que promuevan el acceso individual o asociado al disfrute equitativo de la
oferta creciente de bienes y servicios culturales.

Por otra parte, Lima cuenta con un riquísimo pero desaprovechado patrimonio
cultural, tanto de tipo monumental como vivo. Al 2021, no solamente deberá
habérsele recuperado y conservado sino puesto en valor, de modo que sea la
base de una activa vida cultural metropolitana y de una intensa y voluminosa
actividad turística de personas provenientes de distintos ámbitos, nacionales y
extranjeros. En ese sentido, la plasmación del circuito cultural que la
reconstrucción del Teatro Municipal generará habrá legitimado y consolidado a
Lima como la Plaza Mayor de la Cultura Iberoamericana.

VI. UNA METROPOLIS QUE GOCE DE UN MEDIO AMBIENTE SEGURO Y


SALUDABLE Y QUE PRESERVE LOS RECURSOS NATURALES

En el Siglo XXI Lima y su población se habrán reconciliado con su medio


ambiente rural y marino. Las tres cuencas, las del Rímac, Chillón y Lurín,
habrán preservado las tierras de cultivo que todavía queden. El Gran Parque
del Río Hablador será un área de recreación y esparcimiento que además
habrá ayudado a la recuperación ambiental y a la integración urbana de los
distritos colindantes en ambos márgenes. La Costa Verde se habrá constituido
en otra gran área de recreación y esparcimiento durante todo el año mediante
la inversión privada incentivada por las municipalidades conformantes de la
Autoridad Autónoma.

Las industrias nuevas cumplirán con las medidas que los estudios de impacto
ambiental recomienden y que con las ya establecidas habrán solucionado
adecuadamente las emisiones contaminantes así como la disposición final de
sus desechos sólidos y líquidos.

Se habrá completado el programa de educación sanitaria masiva con lo cual la


producción de residuos sólidos domésticos habrá disminuido en un 50% debido
a: la instalación de trituradores domésticos de desechos orgánicos; los
ciudadanos y ciudadanas habrán aprendido a segregar los desechos
domésticos; las municipalidades distritales contarán con empresas privadas de
reciclaje de residuos sólidos. Las calles estarán libres de contaminación por
desechos orgánicos y ruidos. Se contará, en fin, dentro de la red de Rellenos
Sanitarios Municipal existente, con lugares específicos para la disposición final
adecuada de los residuos sólidos tóxicos.

Por los efectos perniciosos que acarrea el fenómenos del Niño se habrán
tomado las previsiones del caso para mitigar y controlar los efectos de los que
se presenten en el siglo XXI..

VII. UNA METROPOLIS DEMOCRATICA, DESCENTRALIZADA. LIDEREZA


DE LA DESCENTRALIZACION DEL PAIS Y GESTORA EFICIENTE DEL
DESARROLLO INTEGRAL CON PARTICIPACION Y CONCERTACION
CIUDADANAS.

La organización político-administrativa de la Metrópolis habrá aprovechado la


fuerte tendencia anticentralista que a lo largo del siglo XX se fue consolidando
a escala local, regional y nacional, cuestionando el centralismo que agobiaba
al conjunto de regiones del país. Lima, con la Municipalidad Metropolitana a la
cabeza, estará desempeñando el rol de líder de la descentralización. La
transición democrática y los movimientos e iniciativas descentralistas que se
inician constituirán un marco favorable para la consolidación de perspectivas e
iniciativas que fortalezcan sociedades e instancias de gobierno subnacionales .

Se habrá logrado la estabilidad político-institucional y de las relaciones de


cooperación y complementación entre los Gobiernos Provinciales de Lima y El
Callao, con la región Lima Provincias y con el Gobierno Nacional, lo que
permitirá contar con los recursos económicos necesarios para concretizar la
ejecución de los programas y proyectos de los Planes Integrales de Desarrollo
Metropolitano y Distritales a mediano y largo plazo, con la activa participación
del sector privado, especialmente en la ejecución de grandes proyectos de
inversión en obras de infraestructura y servicios que se requiere para elevar el
bienestar de la población y mejorar la eficiencia y competitividad internacional
de la Metrópolis.

La Municipalidad Metropolitana de Lima, convertida en verdadero gobierno


metropolitano, habrá abordado con éxito la modernización de su Administración
mediante la ejecución de la Reforma Municipal. Esta tendrá necesariamente
dos frentes que abordar: El primero se refiere a la Reforma Constitucional que
garantice las competencias municipales e inhiba la injerencia de otros niveles
o instancias de gobierno. Así mismo, la Autonomía local debe ser parte del
derecho fundamental constitucional. Debe haber una Ley Básica de
Municipalidades que luego permita a su adecuación a la gran heterogeneidad
de municipios ya sea por su carácter urbano o rural o por su volumen
poblacional.

El segundo gran logro de la Reforma Municipal debe ser conseguir la


promulgación de la Ley del Régimen Especial de la Capital de la República,
Lima, la que además es una metrópolis y, como tal, le corresponde un gobierno
de estructura, diseño y capacidades de acción de carácter especial que
respondan a su naturaleza. Esta Reforma se habrá fundado no solo en lo que
establecía el Artículo 196º de la Constitución Política del Estado de 1993, sino
porque es principio básico de la doctrina y del derecho administrativo, en la
administración pública, que el órgano de gobierno correspondiente, concuerde
con la naturaleza del cuerpo social por administrar.

El Régimen Especial deberá establecer que el Gobierno Metropolitano de Lima


es el órgano del Gobierno Local de la Capital de la República que emana de la
voluntad popular al cual le corresponde elaborar y aprobar los planes,
concertar la ejecución de acciones con los organismos pertinentes del Estado a
fin de asegurar el desarrollo sostenido de su jurisdicción. Ejercer las funciones
de control y sanción en su jurisdicción para evitar las contravenciones a sus
normas.
RArroyo , IMP 1997