Вы находитесь на странице: 1из 82

Formación del profesorado ANFAP

Asociación Nacional para la


Formación y Asesoramiento de
los Profesionales

TÉCNICAS PARA MOTIVAR EL


APRENDIZAJE EN EL AULA

ANDALUCÍA - ARAGÓN - ASTURIAS - BALEARES - CANARIAS CANTABRIA - C. MANCHA


C. LEÓN - CATALUÑA - MADRID GALICIA - LA RIOJA - EXTREMADURA - CEUTA-MELILLA
MURCIA - NAVARRA - PAÍS VASCO - C. VALENCIANA
PROHIBIDA TODA REPRODUCCIÓN
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS

Copyright MELC, S.A., 2016

Reservados todos los derechos. De conformidad con lo dispuesto en el art. 534-bis del Código Penal
vigente, podrán ser castigados con penas de multa y privación de libertad quienes reprodujeren, en
todo o en parte, una obra literaria, artística o científica fijada en cualquier tipo de soporte sin la
preceptiva autorización.
DATOS DEL CURSO

DESTINATARIOS

▪ Profesores de Educación Infantil y Primaria de todas las especialidades.


▪ Profesores de Educación Secundaria de todas las especialidades.
▪ Profesores de Orientación Educativa.
▪ Profesores Universitarios.
▪ Profesores Técnicos de Servicios a la Comunidad.
▪ Pedagogos y Psicopedagogos.
▪ Psicólogos especializados o interesados en la motivación del alumnado.
▪ Personas interesadas en la docencia.

DURACIÓN Y MODALIDAD

§ 100% A Distancia. Metodología on-line.

§ 130 horas. 13 créditos.

DIRECCIONES DE LOS CENTROS DE REFERENCIA


MAGISTER. Gta. Cuatro Caminos 6, 28020, Madrid. Teléfono: 912 98 64 18
CONTENIDOS

CRITERIOS DE EVALUACIÓN
MÓDULO I: INTRODUCCIÓN.
MÓDULO II: COMPRENDER LOS PROCESOS DEL PENSAMIENTO.
MÓDULO III: CLAVES PARA MOTIVAR EL APRENDIZAJE EN EL AULA.
• 1ª clave: La magia de las palabras en positivo.
• 2ª clave: Háblales como quieras que se comporten.
• 3ª clave: La conjunción ¨pero¨.
• 4º clave: Esa es mi percepción.
• 5º clave: La empatía.
§ Hablar con el cuerpo.
§ Mirarse a los ojos.
§ Repetir parte de la última frase.
§ Trabajar en equipo.
§ Para cambiar la forma de ver al otro.
• 6ª clave: Nuestras posturas físicas, nuestras mejores aliadas.
• 7ª clave: Exponerse en público.
• 8ª clave: Experimentar.
• 9ª clave: El rotafolios.
• 10ª clave: Los buenos recuerdos.
• 11ª clave: ¿Víctima o protagonista?
• 12ª clave: Entona el cerebro.
• 13ª clave: Las creencias.
• 14ª clave: Siempre- nunca, todo- nada.
• 15ª clave: La honestidad.
• 16ª clave: Qué hacer con un TDA que entra en conflicto.
• 17ª clave: La mediación.
• 18ª clave: Volvemos a engañar al cerebro.
• 19ª clave: Principio 90/10.
• 20ª clave: Los valores.
• 21ª clave Zona de Confort.
• 22ª clave: Cuando tienen un objetivo, pídeles que se apasionen.
• 23ª clave: La gratitud.
• 24ª clave: Vaso medio lleno o medio vacío.
• 25ª Actitud mental positiva.
MÓDULO IV: CONCLUSIÓN.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.
CRITERIOS DE EVALUACIÓN DEL CURSO.

El mínimo para poder aprobar el curso es responder correctamente más


del 60% de las cuestiones de Autoevaluación o entregar al menos una de
las tareas.

TAREAS A REALIZAR:

1. De las veinticinco claves que se te enseñamos, tienes que presentar


un estudio escrito de cómo has trabajado con tus alumnos en un total, de
ocho claves y los resultados que has observado.

Para tener un análisis objetivo, tienes que utilizar varias veces cada
clave, es decir, valorarlas después de haberlas incorporado en el aula
distintos días, para de esa manera poder apreciar los cambios que ha
habido en la conducta de los alumnos. Sobre todo, observar cómo los
hábitos van generando cambios.
MÓDULO I: INTRODUCCIÓN.

En el curso “claves para motivar a tus alumnos y sacar su máximo potencial”,


vas a encontrarte con un número de herramientas que te pueden ayudar a
trabajar de forma más empática con ellos, podrás sacar mejor partido al
potencial de tus alumnos y por lo tanto mayor rendimiento.

Son muchas las claves que vas a encontrarte en este manual y no tienes que
saber ni estar a gusto con todas ellas, quédate con las que mejor se hagan a tu
forma de ser y las que veas que te van a ayudar de verdad, otras las pondrás
en práctica en otros momentos que tú veas necesario, incluso podrás empezar
con unas y terminar el curso con otras. Lo más importante es que con las que
te sientas bien las manejes de manera habitual y se convertirán en algo tuyo y
de tus alumnos.

Este tipo de claves yo recomiendo que se lean tres veces:

• La primera sirve para tener un concepto y una idea de cómo puedo


ayudar a mis alumnos.
• La segunda sirve para asentar la información y que se haga más presente
en tu día a día.
• La tercera para hacer tuyas aquellas claves que utilizas ya de forma
habitual, porque ya son parte de ti.

En ningún momento tienes que sentirte culpable por no obtener los resultados
que tú quieres, piensa que cada uno de nosotros somos únicos y no todos
respondemos de la misma manera. Se trata de poner nuestro granito de arena
para ver cambios positivos en nuestro entorno, en tu caso es de una grandeza
y generosidad inmensa el que lo quieras enfocar en tu trabajo, ya que eres
profesor de nuestros futuros personajes.

Yo estaré enormemente agradecida a todo aquel que se implique en la mejora


de la condición humana. Me parece de un acto de humanidad incalculable.
MÓDULO II: COMPRENDER LOS PROCESOS DE
PENSAMIENTO.

¨Comprender los procesos de pensamiento¨


Todos sabemos que aprendemos a través de la repetición o por impactos
emocionales. De ahí que es de vital importancia que lo que aprendamos sea
escuchado, demostrado y vivenciado. Con la experiencia es como mejor
almacenamos información, por eso nuestro mayor objetivo tiene que ser que en
la enseñanza aparezcan situaciones de repetición y aprendizajes vivenciales
en los que los alumnos se involucren.

¿Quién se acuerda de lo que estaba haciendo el 11-S cuando se derrumbaron


las torres gemelas? Todos, absolutamente todos sabemos qué estábamos
haciendo en ese preciso momento, ya que el impacto hizo que nuestra
emoción dejara registrado el momento.

Ahora, ¿quién recuerda lo que comió hace dos lunes? Es complicado


acordarse, realmente no hay ninguna emoción que se dispare para que
recordemos esos momentos, a no ser que todos los lunes comamos lo mismo
y nos acordáramos por puro aburrimiento de “¡Otra vez lunes y como judías!
ahí aparecería ya la emoción.

Vamos a ver como funcionamos desde el punto de vista de nuestros diálogos


internos:

Pensamiento negativo
¿Qué nos pasa cuando estamos dándole vueltas a pensamientos negativos?
Pues sucede que éstos nos llevan a niveles de concentración muy bajos y nos
afecta incluso a nivel físico.

Es más sabéis perfectamente que hay muchísimos de los dolores de vuestros


alumnos; por ejemplo abdominales, que son producidos por tensiones
emocionales. A lo mejor no sabemos qué situación se lo ha producido, pero
tenemos la seguridad que algo ha pasado con algún compañero, en un
momento en que no se ha sabido la lección o cualquier situación que haya
vivido el alumno y su organismo se dispara y le produce un dolor abdominal.
Os aseguro que es un dolor real, aunque venga producido por una emoción.

Y esto pasa porque los pensamientos negativos que se hacen muy frecuentes
se hacen dañinos, agotan la fortaleza interna, nacen emociones como la rabia,
la tristeza, la apatía, el miedo y son, de verdad, destructivos, causan daño y
sufrimiento.

Por lo tanto, los pensamientos negativos, no tienen ninguna utilidad


constructiva:

• Son rápidos.
• Repetitivos.
• Nos llevan al pasado y sufrimos.
• Nos llevan al futuro y especulamos (preocupaciones).
• Tienen la habilidad de quemar nuestra energía interna.
• Son un 85% de nuestros pensamientos.

Aquí tienes un video en el que te darás cuenta de cómo nuestro cerebro habla
y habla y habla y lo hace en negativo. Es el cambio de los patrones mentales
de Louise Hay.
https://www.youtube.com/watch?v=yauujWGq-2g

Hay que aprender a manejarlos a nuestro favor y darles la vuelta, aquí


encontrarás claves que te ayudarán a ayudar a tus alumnos.

Fijaros lo que nos dice el Dr. Mario Alonso Puig (cirujano del aparato digestivo
y autor de varios libros sobre motivación):

“Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora lo
dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado
y crean continuamente nuestro mundo. Hoy sabemos que la confianza en uno
mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las
funciones superiores del cerebro. La zona prefrontal del cerebro, el lugar
donde tiene el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro,
donde valoramos alternativas, estrategias para solucionar problemas y tomar
decisiones, está influido por el sistema límbico, que es nuestro cerebro
emocional¨
¨Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando”.
¨Hay que entrenar esa mente”.

Fijaros en el mensaje que nos quiere dar. “Lo que el corazón quiere sentir, la
mente se lo acaba mostrando”. Estamos muy acostumbrados a que en esta
sociedad se nos diga que lo que soñamos no lo vamos a poder conseguir, sin
embargo, hay que volver a despertar esos corazones para que la creatividad
salga al mundo exterior y no se queden los sueños convertidos en fantasías. Si
los SUEÑOS los ponemos en ACCIÓN aparece la CREATIVIDAD y con ésta
la ILUSIÓN y con la ilusión la MOTIVACIÓN.

Sale esta fórmula maravillosa:

S+A+C+I=M

Sueños + Acción + Creatividad + Ilusión = Motivación.

Lo más importante es que primero aparezca el sueño, ese sueño nos lleva a la
acción, esa acción nos hace ser cada vez más creativos ya que la acción es
movimiento, por lo tanto, me siento tremendamente ilusionado y todo ese pack
me lleva a estar motivado. Si Edison (del que hablaremos más adelante) no
hubiese soñado con luz artificial, nunca podría haberse puesto a experimentar,
todo lo nuevo y novedoso tiene un inicio, la idea, que nos viene en forma de
sueño.

La ciencia está en continua evolución y ahora más que nunca. El interés por
saber mucho más de un órgano tremendamente desconocido, como el
cerebro, ha llevado a la neurociencia a hacer ensayos e investigaciones que
hasta ahora no se habían hecho.

Hasta hace pocos años se creía que nuestro cerebro era estático e inmutable,
que nacíamos con un número determinado de neuronas que iban perdiéndose
con el paso del tiempo y que nuestros genes heredados condicionaban nuestra
inteligencia. Actualmente, debido al progreso de los experimentos realizados
por la moderna neurociencia, sabemos que existe la neuroplasticidad, una
propiedad del sistema nervioso que le permite adaptarse continuamente a las
experiencias vitales.
Nuestro cerebro es extraordinariamente plástico, se puede adaptar su actividad
y cambiar su estructura de forma significativa a lo largo de la vida, podemos
crear sinapsis (unión entre neuronas) gracias a la experiencia. La experiencia
modifica nuestro cerebro continuamente, ya que la experiencia es la mejor
aliada para nuestra memoria. A este proceso de experiencia y recuerdo en la
memoria, se le conoce como aprendizaje.
Independientemente del declive natural que conlleva la vejez, el aprendizaje se
puede producir a cualquier edad, somos capaces de generar nuevas neuronas
y nuestra inteligencia no es fija ni inmutable. Desde la perspectiva educativa,
tenemos que empezar a ver que el concepto de plasticidad cerebral constituye
una puerta abierta a la esperanza porque implica que todos los alumnos
pueden mejorar. Aunque existan condicionamientos genéticos, sabemos que el
talento se construye con esfuerzo y una práctica continua.

Este es el lema en los cursos de motivación de adultos PRÁCTICA,


PRÁCTICA, PRÁCTICA, clave fundamental del aprendizaje. Así que como
docentes podéis tener esa llave que radica en guiar y acompañar a los
alumnos en este proceso de aprendizaje y crecimiento continuo, no sólo para
la escuela sino, también y sobre todo, para la vida.

Nosotros, en España, tenemos al Premio Nobel de Medicina que precisamente


fue pionero en el conocimiento de la sinapsis neuronal. Cómo dice el Dr. Mario
Alonso Puig él es Don Santiago Ramón y Cajal.

“Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”.

Santiago Ramón y Cajal

A esta conclusión llegó Ramón y Cajal, al estudiar las neuronas y darse cuenta
qué aparecían unas espinas dendríticas. En los dibujos hasta el momento sólo
aparecían las dendritas, pero él descubrió que salían una especie de espinas,
así las llamó, porque se parecían a las espinas de los rosales.
Las espinas dendríticas cuando hay ilusión por algo se ponen en
funcionamiento y se empiezan a conectar con otras creando una red neuronal
nueva, en resumen, lo que nos viene a decir Ramón y Cajal es que si te
ilusionas por algo, estarás motivado, aprenderás más deprisa y por lo tanto te
harás más inteligente, porque habrá crecido tu red neuronal.
Él nos da otra clave fundamental, estar ilusionado por algo te motiva y por lo
tanto lo estudias con muchas ganas, le pones mucha fuerza y mucha intención.
Eso hace que tengas más conexiones neuronales y tu inteligencia va en
aumento.

Cajal demostró que la plasticidad del cerebro era una realidad. Propuso a
través de sus dibujos mecanismos de plasticidad cerebral que representan los
cimientos de algunas de nuestras ideas modernas sobre plasticidad y cuya
veracidad ha sido comprobada en ciertos casos mediante la utilización de
técnicas recientes muy sofisticadas.

Así, para Cajal y otros científicos de su época influenciados por sus estudios,
el cerebro era una estructura dinámica en el que las espinas dendríticas se
movían. Recientemente, utilizando técnicas y aparatos muy sofisticados,
como el microscopio de dos fotones, uno de los hallazgos más apasionantes
es que las espinas dendríticas están constantemente moviéndose,
especialmente en el cerebro en desarrollo. Estas observaciones hacen que el
estudio de las espinas sea un tema de máximo interés actual en numerosos
laboratorios de neurociencias.

La plasticidad cerebral no sería sólo un rasgo del cerebro en desarrollo, sino


que se extiende a la edad adulta y la vejez. De ahí que personas jubiladas
con mucha ilusión por seguir aprendiendo, han hecho carreras universitarias a
una edad avanzada. El entrenamiento y ejercicio físico y mental permiten
seguir estableciendo nuevas conexiones cerebrales, principalmente en la
corteza prefrontal, que sirven de ayuda en la realización de diversas tareas
cognitivas.
La corteza prefrontal, es la zona más desarrollada de nuestro cerebro y es la
zona que discierne, analiza, razona, decide, elige, evalúa. Si nos vemos en
una pelea dialéctica, nos damos cuenta de que todo lo que decimos es fruto
de rabia y no lo está procesando esta zona. Cuando nos vamos a nuestra
casa con un mal sentimiento, por habernos enfrascado en una disputa y
empezamos a calmarnos, se nos ocurren muchas frases que podríamos
haber dicho y que no dijimos por culpa de tener bloqueada la zona de nuestra
corteza prefrontal, que, con el bloqueo, no pudo analizar la situación, no la
razonó, no supo tomar buenas decisiones y eligió la peor salida, el
enfrentamiento.
Como ya hemos dicho de ella, la corteza prefrontal es la parte más
desarrollada de nuestro cerebro y su superficie es la siguiente:

La Corteza Prefrontal es la superficie pintada en rojo.


Sus funciones son:

• Alcance de la atención.
• Perseverancia.
• Juicios.
• Control del impulso.
• Organización.
• Resolución de los problemas.
• Pensamiento crítico.
• Pensamiento de futuro.
• Aprender de la experiencia.
• Capacidad de sentir y expresar emociones.
• Interacciones con el sistema límbico.
• Empatía.
Nos encontramos con algo muy importante y es que interactúa con el sistema
límbico.

El sistema límbico también afecta a la motivación y el empuje. Nos ayuda a


levantarnos por las mañanas y avanzar a lo largo del día.
¿Sabéis por qué? Porque actúa como un disco duro que registra
prácticamente de por vida los recuerdos tanto los negativos como los
positivos, y lo hace de la siguiente manera: mientras el hipocampo se
encarga de registrar los hechos puros y duros que suceden durante el
momento emotivo, el timbre del teléfono, los olores, la escena,…, la amígdala
(del cerebro) registra las emociones, y es la responsable de que cuando nos
encontramos ante situaciones similares a la vivida, inconscientemente,
volvamos a recordar y experimentar las mismas emociones que vivimos en su
día.

El Sistema Límbico es la superficie en rojo.

Sus funciones son:

• Establece el tono emocional de la mente


• Filtra los sucesos exteriores a través de los estados interiores (crea
el colorido emocional)
• Etiqueta los sucesos importantes.
• Almacena los recuerdos de alto contenido emocional.
• Modula la motivación.
• Controla los ciclos del apetito y el sueño.
• Estimula la vinculación afectiva.
• Procesa directamente el sentido del olfato.
En esta foto vemos situada la amígdala y el hipocampo:

Como en el sistema límbico almacenamos los recuerdos negativos y positivos,


éste es el responsable de que la experiencia total de nuestros recuerdos
emocionales esté en nuestra mente.

Por lo tanto, los pensamientos negativos nos perjudican a nivel físico y a nivel
de concentración. Y para motivar a tus alumnos tienes que tener en cuenta
la interactuación de estos dos sistemas, corteza prefrontal y sistema
límbico.

El Dr. Daniel Amen, experto neurólogo nos dice:

“Es el cerebro el que percibe y experimenta. Todo empieza y acaba en él. Su


forma de funcionar determina la propia calidad de nuestra vida: lo felices que
somos, lo bien que nos llevamos con los demás, el éxito que tenemos en
nuestra profesión. Cuántas más experiencias positivas hayamos vivido,
tendremos una mente más positiva”.

Es evidente que tenemos que cambiar nuestra forma de hablar. Nos han
educado a todos con el no, el mundo está lleno de “noes” y hay que cambiarlo,
incluso para hacer preguntas, nos han enseñado a hacerlas con no. ¿Decidme
si esta pregunta os resulta motivadora?, ¿A qué no te sabes la lección?

Si hacemos las preguntas tal y como nos han enseñado que habitualmente es
con connotaciones negativas, podemos encontrar reacciones apáticas, así que
después de haber observado cómo funciona nuestro cerebro, vamos a
empezar con las claves para ponerlo a nuestro favor.
Después de todo lo dicho si cuando vayas a poner en práctica algunas de las
claves que se dan en este curso, no te funciona con algún alumno, no quiero
que encuentres frustración, lo más seguro es que esos alumnos tengan que
trabajar con especialistas, tanto si es una disfunción fisiológica del cerebro,
como si es psicológica. Ante todo, tú tienes que estar contento, ya que sólo el
estar haciendo este curso dice mucho de ti, dice que quieres crecer como
persona y saber más para que tus alumnos mejoren en todos los aspectos.
Eres por lo tanto lo que yo llamo un “Maravilloso profe”.
MÓDULO III: CLAVES PARA MOTIVAR EL APRENDIZAJE
EN EL AULA.

1ª clave: La magia de las palabras en positivo.

2ª clave: Háblales como quieras que se comporten.

3ª clave: La conjunción ¨pero¨.

4ª clave: Esa es mi percepción.

5ª clave: La empatía: hablar con el cuerpo, mirarse a los ojos,


repetir parte de la última frase, trabajar en equipo y cambiar la
forma de ver al otro.

6ª clave: Nuestras posturas físicas, nuestras mejores aliadas.

7ª clave: Exponerse en público.

8ª clave: Experimentar.

9ª clave: El rotafolios.

10ª clave: Los buenos recuerdos.

11ª clave: ¿Victima o protagonista?

12ª clave: Entona el cerebro.

13ª clave: Las creencias.

14ª clave: Siempre- nunca, todo- nada.

15ª clave: La honestidad.


16ª clave: Qué hacer con un TDA que entra en conflicto.

17ª clave: La mediación.

18ª clave: Volvemos a engañar al cerebro.

19ª clave: Principio 90/10.

20ª clave: Los valores.

21ª clave: Zona de confort.

22ª clave: Cuando tienen un objetivo, pídeles que se apasionen.

23ª clave: La gratitud.

24ª clave: Vaso medio lleno o medio vacío.

25ª clave: Actitud mental positiva.


1ª Clave. La magia de la palabra positivo.

Pensar en un momento en dos de vuestros alumnos, se han enfrentado y veis


que no son capaces de razonar, están invadidos por una emoción de rabia que
les impide ver con objetividad la situación y que su enfrentamiento lejos de
resolverse se está agudizando. Ahí su corteza prefrontal está bloqueada, de tal
manera que ni razonan, ni analizan, ni toman las decisiones correctas, todo lo
contrario, siguen enfrentados ¿Qué tendríamos que hacer? Primero separarlos
para acabar con esa situación sin sentido, segundo enviar mensajes positivos
y en presente. ¿Qué quiero decir con esto? Que los mensajes tienen que ser
de este tipo:

§ ¡Chicos relajaros!, ¡venga relajad un poquito más!

§ ¡Ya ha pasado, respirad profundamente!

§ Ya estáis tranquilos, muy bien.

Lógicamente esto no es instantáneo, requiere su tiempo, sin embargo, verás


que al enfocarte en lo que quieres conseguir, en este caso la relajación y la
tranquilidad, la actitud de ellos se enfocará en eso. “La motivación es la magia
de la palabra bien empleada”. Si os dais cuenta hemos usado las frases en
positivo y en presente ya que es la forma más rápida de hacer cambios
mentales. ¿Cómo pensáis que podrían impactar estas otras frases que
utilizamos de forma muy habitual?:

§ ¡¡¡No os excitéis, parad!!!!

§ ¡¡¡No os peguéis!!!!

§ ¡¡¡No os gritéis!!!!

Fijaros, estas son formas muy habituales de hacer parar situaciones de


enfrentamiento y si las analizamos, nos damos cuenta de que aparece el “no”
un signo lingüístico negativo del que hablaremos más adelante y palabras
como “excitar”, “pegar”, “gritar”. Bien pues el mensaje que estamos mandando
a los alumnos es justo el contrario al que queremos, ya que estas palabras
siguen alimentando la rabia en la que estén inmersos.
Para un momento y reflexiona sobre una situación tensa tuya, ¿qué tipo de
frases te harían entrar en razón con más rapidez?

Bien pues todas aquellas que utilices en presente y positivo serán como una
barita mágica que te transportará a tener ganas de hacerlo ¿Y por qué?
Sencillamente porque me enfoco en lo que quiero, en mi objetivo. Si yo digo:

“¡Quiero sacar el mejor rendimiento de este alumno, se lo merece!”

Busca la acción para conseguir lo mejor para él.

Y si digo:

“¡Quiero que este alumno no se quede tan atrás con respecto a los demás, se
lo merece!”

Me enfoco en que no se quede atrás, ¿dónde está la acción de ir hacia


adelante?, esta forma de expresarnos refleja lo que no quieres.

Así que ¿Cuál de las dos te va a llevar a una mejor acción y enfoque?, léelas
varias veces y siente cómo te impactan cada una de las frases. Cuanto más
positivo seas, mejores resultados tendrás, ya que te enfocarás en lo que
quieres y no en lo que no quieres.

Inúndate de palabras positivas, para que sean estas las que predominen en tus
conversaciones. ¡Te harás el rey o reina de las aulas!
2ª Clave. Háblales cómo quieres que se comporten.

Con esto lo que os quiero decir es que tenéis que decirles lo que queréis de
ellos. Por ejemplo, si quiero que todos se pongan a trabajar, porque tengo que
salir un momento de clase, el mensaje tiene que ser:

¨Voy un momento al despacho del director y quiero que estéis trabajando con
tranquilidad para que al acabar la clase hayáis terminado vuestros deberes¨

Nos encontramos con que el mensaje es lo que queremos, que trabajen y que
estén tranquilos y además les decimos lo que van a ganar si hacen eso y es
que los deberes los habrán acabado, con lo cual les estamos proporcionando
un beneficio y es que esa asignatura queda terminada ese día.

El miedo que puede dar el dejar a unos chicos solos en clase nos lleva a
mandar mensajes como este –Voy un momento al despacho del director y no
quiero que se levante nadie de su sitio y que nadie hable. En este otro mensaje
nos encontramos que les estamos pidiendo que hagan lo contrario a lo que
queremos, además no les damos ninguna idea alentadora, damos por hecho
que lo que no hagan se lo llevarán a casa. Me gustaría que reflexiones sobre
ello y pienses con cuál de las dos fórmulas te quedas.

Y aquí es donde entro a hablarte de la importancia del NO. “No” es una figura
lingüística, pero a nivel de pensamiento no la podemos representar, así si yo
ahora mismo te digo que cierres los ojos y ¡no pienses, por favor, de verdad,
no pienses en un elefante volando!

¿QUÉ FIGURA TIENES EN TU PENSAMIENTO?, me imagino que tienes a


Dumbo volando sobre tu cabeza.
Bien, este ejemplo te lo he puesto para que veas que “no” sirve para nuestra
comunicación, pero nuestro pensamiento no puede representar la sensación
de “no”. Todos los mensajes que le des a tus alumnos con la palabra “no”,
empieza a tacharla para que veas la intención que puede llevar el mensaje.
Imagínate este castigo: Cien veces escribir:

“No voy a levantarme en mitad de la clase”.

El mensaje está bien hecho, de forma hablada es una frase totalmente


correcta, aunque el pensamiento como no representa al “no”, el alumno cada
vez que está escribiendo una línea, se está imaginando levantado. ¿Cuál sería
la frase?:

“Voy a estar sentado durante toda la clase”.

En vez de “No hablaré en clase”.

El pensamiento está interpretando la frase sin el no.

Diremos “Estaré callado en clase”.

Os puedo decir, que yo que soy una persona que me he trabajado mucho en
este aspecto, sigo metiendo la pata, la diferencia ahora es que soy consciente
y puedo rectificar. Se trata de ir haciéndolo poco a poco y haceros conscientes
de cuándo tomamos patrones negativos y hacer las rectificaciones. Hacer que
los mensajes lleguen a tus alumnos cada vez con más impacto positivo.

Acordaros de la frase anterior del Dr. Daniel Amen: Cuántas más


experiencias positivas hayamos vivido, tendremos una mente más
positiva¨
3ª Clave. La conjunción ¨pero¨

También tenemos que tener en cuenta cómo trabajamos con esta conjunción,
ya que cuando decimos, pero, dejamos normalmente anulada la primera parte
de la frase. Por ejemplo:

“Pepito has hecho un examen muy bueno en geografía, pero en matemáticas


has hecho un examen flojo”

La buena sensación que tenía Pepito por haber sacado una buena nota en
geografía se le ha esfumado en décimas de segundos con el, pero es como si
se quedara invalidado todo lo anterior al pero. A la primera frase que decimos
se le quita toda la importancia.

Además, tenemos la mala costumbre de decir siempre lo bueno antes de lo


malo, con lo cual lo que se anula es lo bueno. Veamos más ejemplos:

“¡Qué guapa vienes María, tu traje es estupendo, pero los zapatos no me


gustan mucho!” Toda la tarde María estará pendiente de lo poco que van a
gustar sus zapatos a los demás.

“¡Qué buena exposición has hecho Juan, pero el color de las cartulinas no me
parece acertado!” Ha dado al traste con un trabajo que le ha llevado a Juan
mucho tiempo hacer, porque no le gusta el color.

¿Cómo podemos cambiar para dar nuestra opinión, pero no dejar invalidado lo
que vemos bien?:
“Pepito has sacado un examen muy bueno en geografía y en matemáticas
tienes que esforzarte para sacar mejor nota”. Ahí sentirá apoyo y se motivará
para el siguiente examen.

“¡Qué guapa vienes, María, tu traje es estupendo y yo lo habría combinado con


otros zapatos, aun así, vienes muy guapa”! Al no decir, pero podemos incluso
hacer más alarde de lo que nos gusta.
“¡Qué buena exposición has hecho Juan, yo habría puesto otro color a las
cartulinas, aun así, me gusta, te ha salido muy bien!”
El “pero” nos deja fuera de lugar y deja derrumbado al otro. No se trata de
dejar de decir lo que siento, sino de cambiar la forma de decirlo. Eso es
asertividad; la capacidad que le tienes que enseñar a tus alumnos de decir lo
que sienten sin hacer daño a los demás. Está demostrado que ser asertivo
ayuda a mejorar la autoestima.

Eliminar los peros da pie a poder explicar que yo lo veo de una manera
distinta y no por eso es mejor.

Más ejemplos:

“¡Juan me has dado un buen consejo, pero podías haber sido un poco más
sensible al decírmelo!”

De esta manera aunque el consejo le haya valido la pena, la forma de decirlo


no le ha gustado y le ha quitado valor al consejo. La persona se queda fuera
de juego, incluso se puede sentir molesta.

Podríamos decir:

“¡Juan me has dado un buen consejo, aunque me hubiese gustado que


hubieses sido un poco más sensible!”

En este caso podría dar pie a contestar pidiendo perdón y disculpas, ya que lo
ha hecho sin mala intención.

Manejar el arte de la palabra acercará a tus alumnos y a ti un poco más, al


éxito personal.

PERO
Y
AUNQUE
SIN EMBARGO
YO HABRÍA
4ª Clave. Esa es mi percepción.

Realmente opinamos en función de nuestra percepción, no de una realidad.


Realidades hay tantas como alumnos tengas, ya que cada uno ha tenido una
serie de vivencias y experiencias que les hacen ver el mismo tema desde
varios puntos de vista. A eso en Coaching y Programación Neurolingüística lo
llamamos “El mapa no es el territorio”.

Los seres humanos percibimos el mundo a través de nuestros sentidos, y


después construimos un mapa mental en el que cada cosa, situación, animal,
personas tienen un significado.

Este es un ejemplo de cómo un animal, en este caso un gato es percibido por


cada uno de ellos de una manera muy distinta. Cada uno de nosotros no actúa
con respecto a lo que hay a nuestro alrededor, sino con respecto a la
interpretación que hacemos de él. Construimos mapas mentales que nos
ayudan a movernos por la vida, y es muy importante ser consciente de ello.

Realmente la verdad no la tiene nadie y la tenemos todos. Como se suele


decir, “Nada es verdad ni es mentira; todo depende del color del cristal con que
se mira”.

Pongamos un ejemplo:

Les pides a tus alumnos que hagan un trabajo dibujando algo sobre Madrid.
Cuando os dan los trabajos terminados os dais cuenta de que uno os ha hecho
un mapa de Madrid, colocando la Pedriza, La Najarra, Canencia, Bola del
mundo, Siete Picos… Es posible que este alumno haga alpinismo con su
familia o se dedique a ir los fines de semana a zonas naturales de Madrid. Otro
dibuja un mapa de la comunidad de Madrid con pueblos cercanos a la capital,
porque tiene familiares en las afueras de la capital Alcobendas, Tres Cantos,
Colmenar, Soto del Real y Guadalix. Otro dibuja el Oso y el Madroño, porque
para él eso representa Madrid. Otro un escudo del Real Madrid, otro del
Atlético de Madrid.

Todos han hecho algo que representa el tema que se ha elegido, sin embargo,
cada uno en función de lo que vive en su día a día ha hecho un dibujo
totalmente distinto.

De una manera similar, recuerdas tus experiencias creando mapas


(representaciones internas) en tu mente. Estos mapas están hechos de
imágenes, sonidos, sensaciones, olores, sabores y palabras.

Tu mapa de un suceso no es el suceso en sí, sino es la manera en que eliges


representar ese suceso en tu mente. Si tú y yo asistimos al mismo evento,
nuestros mapas serían ligeramente diferentes dependiendo de nuestras
experiencias. Más tarde, si habláramos sobre el evento, podríamos tener
diferentes interpretaciones de él.

Ese es el motivo de escuchar siempre todos los puntos de vista de todos los
conflictos, ya que cada uno de ellos dará una explicación conforme a lo que
han vivido. Los dos lo hacen desde su realidad y creen tener la razón.

Hazles entender cuando tengas que exponer trabajos en común con tus
alumnos, que los distintos puntos de vista enriquecen a todos y el que se opine
de distinta manera siempre viene dado por lo que ha vivido cada uno.

Los dos tienen razón, la verdad está desde el punto de vista donde se miran.
Otra percepción distinta. Uno ve cuatro barras y otro cinco. Los dos tienen
razón.

5ª Clave. La empatía.

Tenemos que entender que los conflictos se van a solucionar desde la


tranquilidad y no desde la cabezonería. Aquí tendríamos que trabajar con
salir del problema poniéndonos en el lugar del otro.

La empatía es la capacidad de ponernos en la piel del otro, incluso en


intuir lo que le puede estar pensando.

¿Qué ventajas puede tener ser empático?:

§ Lo notareis enseguida, suelen ser los chicos de la clase que tienen un


círculo social más amplio, son los “populares”.
§ Son aquellos alumnos que tienen la capacidad de persuadir y
normalmente se harán los líderes en los trabajos en grupo.
§ Los empáticos suelen tener unas relaciones sociales más satisfactorias
ya que suelen hablar de cosas que importan a los demás.

Hay que reconocer que esta es una cualidad que verás innata en muchos
de tus chicos, mientras otros tantos carecen de ella o la tienen en menor
tanto por ciento.

¿Cómo la puedes trabajar?:


Hablar con el cuerpo.

Le damos tanta importancia a la palabra, que se nos escapa por alto cuando
nos hablan con una entonación especial, con la mirada, con las posturas, con
los gestos y todo esto tiene muchísimo valor ya que nos da mucha información,
es lo que llamamos lenguaje no verbal. Este lenguaje está lleno de mensajes
con mucha información, que habitualmente obviamos.

Puedes hacer trabajos de mímica para que te cuenten sus emociones sin
hablar y que los demás lo interpreten, esto les va a ayudar a agudizar el
lenguaje no verbal, de tal manera que posteriormente serán capaces de estar
escuchando una conversación e interpretando cualquier gesto, mirada y
posturas que antes se habían pasado por alto.

Tuve la ocasión de participar en un curso de coaching corporal, en el que no


hablábamos, nos comunicábamos a través de gestos, lo recuerdo como un
curso liberador de emociones y algo que se me quedó grabado es, cómo con el
cuerpo podemos comunicar más que con las palabras y la emoción surge de
forma más espontánea, fue una experiencia muy especial.

Podemos darles unas cartulinas con la emoción, acciones, gestos, que tienen
que imitar, deja que la creatividad haga el resto, vas a aprender mucho más si
dejas que sus habilidades salgan a flote.

También puedes poner en varias zonas de la clase cartulinas grandes con las
emociones que más nos mueven escritas en ellas, alegría, tristeza, miedo,
rabia, enfado, que cada uno vaya eligiendo por cual quiere ir y cuando llega a
la cartulina de la rabia, tiene que expresar rabia, cuando vaya a la de la
alegría, tiene que mostrarse alegre y así pasar por todas. El juego tiene que
terminar con todos en el lado de la alegría para que se quede insertada la
emoción positiva en todos ellos.

Siempre que trabajes emociones la última que utilices tiene que ser la positiva,
la última emoción que trabajen será con la que se quedarán, así que intenta
siempre, siempre ir hacia lo bueno.

Mirarse a los ojos.

Enséñales a mirarse a los ojos cuando se hablen y que se pregunten unos a


otros ¿qué tal están?, después simplemente que escuchen, eso creará muy
buen ambiente ya que todos estamos siempre encantados de ver cómo los
demás se interesan por nosotros. Eso creará acercamiento entre ellos, si
además les enseñamos que un ligero toque en el brazo hace que haya más
cercanía puede aparecer el momento en el que comience una conversación
entre ellos llena de emociones.

También puedes hacerlo tú cuando veas que alguno necesita una ayuda por
tener un conflicto del tipo que sea. Mírale a los ojos y tócale ligeramente el
brazo, verás cómo te va a ser más fácil que llegue a confiar en ti.

En un curso en el que estuve con 200 personas más nos hacían movernos
mirándonos a los ojos, dándonos la mano y preguntándonos ¿Qué tal estás?
Conocerse 200 personas es muy complicado, eso sí con este ejercicio
conseguimos que en los descansos se nos hicieran más cercanos los
participantes. Además, algo que se consigue con este ejercicio es ampliar tu
círculo de amistades, te acercas a personas que a lo mejor sin este ejercicio
nunca lo harías.
Repetir parte de la última frase.

Repetir lo último que dice el alumno nos ayuda a conectar más con él.

-Profesor. “¿Qué tal va todo?”


-Alumno. “Bien, estuve con mi padre este fin de semana viendo un circuito de
cars”.
-Profesor. “¡Ah, un circuito de cars!” ¿Cuál creéis que será la siguiente frase?
-Alumno. ”Sí, ¡me encanta, quiero ser mecánico de este tipo de coches,
quiero estudiar todo lo que se refiera a mecánica, para ser el mejor!”
¿Qué ha pasado?, ¿qué le ha hecho contarnos algo que le gusta, algo que le
emociona y que no lo hubiese hecho si hubiésemos actuado de forma habitual?
Algo tan mágico como la repetición de una parte de su última frase, ésta hace
que el alumno sienta que tú como profesor estás interesado en él, que le
comprendes y aflora su emoción, contando todo aquello que le inspira.

Trabajo en equipo.

En clase se hacen muchos trabajos en equipo y en ocasiones se escucha en


los patios que fulanito está cansado de explicarle a menganito las cosas
porque no se entera. Que fulanito no da ni golpe y menganito y el otro, tienen
que hacer el trabajo de los tres….

Siempre que hagáis trabajo en grupos, primero hay que motivar para crear
equipos. El mensaje sería: -Los equipos son para conseguir entre todos un
mismo objetivo, cada uno de vosotros tiene que aportar su cien por cien y
tenéis que conseguir hacer el trabajo lo mejor que sepáis.
Además, les haréis juntarse poniendo las manos en los hombros y que ellos se
digan una frase motivadora. Ahí terminan de consolidarse como equipo.

Fijaros en este estudio.

“En el año 2010 se realizó un estudio a gran escala para determinar si el


contacto físico podía estar relacionado con el éxito en un deporte tan
profesionalizado como la NBA.

Durante una temporada entera se analizó cada abrazo, choque de palmas y


palmada de los partidos de la liga americana de baloncesto. Las conclusiones
fueron que el grado de contacto físico podía predecir con mucha exactitud el
éxito de cualquier equipo de la NBA.

Salvo pocas excepciones, los mejores equipos mantenían más contacto físico
entre ellos que los peores. Los equipos que más se tocaban eran los Ángeles
Lakers y los Boston Celtics, mientras que los que menos fueron los
Sacramento Kings y los Charlotte Bobcats.

Para descartar la posibilidad de que los mejores equipos se tocasen más


simplemente porque iban ganando se tomaron otros factores en consideración
aparte de las victorias, y la relación se mantuvo. Incluso entre jugadores,
porque los que más contacto hacían con sus compañeros solían aparecer en lo
alto de la clasificación.

La explicación de porqué un choque de manos o una palmada puede mejorar


el desempeño, tanto en el campo como en la oficina, es probablemente porque
reduce los niveles de cortisol (hormona del estrés), permite confiar más en uno
mismo, y relaja la parte prefrontal del cerebro, liberándola para que se
dedique a su tarea principal: resolver problemas.
Si formas parte de un equipo de trabajo o deportivo, intenta instaurar el hábito
del contacto entre vosotros para apoyaros mutuamente. Vuestros resultados
probablemente mejoren mucho”.

Si conseguís que ellos tomen el contacto como algo natural, abrazarse antes
de empezar un trabajo o que hagan un choque de manos, notareis que
aumentan su rendimiento, ya que pasan a dar todo lo que saben y tienen por el
equipo.

Para cambiar la forma de ver al otro.

Si ves que entre dos alumnos hay una mala relación, hay una fórmula mágica
que yo he trabajado con adultos que odiaban a sus jefes.

A cada uno de estos dos chicos que no puedan verse mutuamente, le vamos a
pedir que nos digan tres valores positivos de su rival. La magia aparece
cuando se dan cuenta que tienen cosas buenas y se empiezan a enfocar en
ellas, en vez de darle tanta importancia a las negativas, que es lo que les
estaba haciendo distanciarse.
He visto como personas que odiaban a sus jefes, en cuanto han buscado
valores positivos, les han visto desde otra perspectiva, han empezado a ver a
una persona más humana, en consecuencia han ganado en calidad de trabajo,
ya que han podido trabajar mejor en equipo.
Estamos habitualmente viendo, hablando y juzgando lo negativo de todo el
mundo. Ver lo bueno que tienen los demás nos hace enfocarnos en los valores
positivos y por el contrario fijarnos en lo malo, hace que sólo veamos la parte
negativa de esas personas. Todos tenemos habilidades, valores fantásticos y
potenciales que podemos sacar si nuestro entorno nos lo permite.

Si trabajas para que los alumnos tengan los valores positivos de todos sus
compañeros, el ambiente en la clase cambiará. Eso no quiere decir que todos
se tengan que llevar a las mil maravillas, aunque es una forma de encontrar
una buena convivencia.

Haz que hagan listas de vez en cuando escribiendo tres valores positivos de
algún compañero, por ejemplo, del compañero de su derecha, otro día del de
atrás, lo vas cambiando para que haya variedad. Esos valores se exponen y se
irán haciendo cada vez más fuertes a medida que se vayan trabajando.
6ª Clave. Nuestras posturas físicas. Nuestras mejores
aliadas.

Nuestro lenguaje corporal es muy importante y tiene un gran impacto en la


impresión que dejamos al resto del mundo sobre nosotros. Sin embargo, su
importancia va mucho más allá, ya que nuestros gestos y posturas producen
en nosotros cambios internos.

Conociendo, y aplicando, estos gestos y posturas es posible modificar nuestras


habilidades y pensamientos.

Amy Cuddy es psicóloga y profesora de Harvard y comienza contándonos


cómo los animales, a través de sus gestos, demuestran poder o debilidad.
Estos gestos afectan directamente a sus niveles de testosterona (asociada al
poder) y a la cortisona (asociada al stress).

A través de ciertos experimentos con personas, demuestra que es posible


mediante la adopción de posturas de poder o debilidad durante un par de
minutos, cambiar los niveles de testosterona o cortisona, si los niveles de
testosterona aumentan, permite posteriormente al individuo realizar una
entrevista de trabajo o tomar decisiones de riesgo con mayor éxito. Si sus
niveles de cortisona son los que aumentan, tendrá menor éxito en esas
mismas circunstancias.

Amy Cuddy realizó un estudio con cuarenta y dos personas a las que hizo
permanecer en determinadas posturas durante dos minutos. A la mitad de los
voluntarios les hizo estar con distintas posturas “ganadoras”, ellos estuvieron
un minuto sentados en una silla con el cuerpo estirado, las manos detrás de la
cabeza y los pies descansando sobre una mesa; y otro minuto los tuvo de pie,
ligeramente inclinados sobre la mesa, con las palmas de las manos apoyadas
sobre ella. Con el otro grupo probó otras dos posturas: sentados en una silla
con los brazos cruzados y las manos dobladas y de pie con los brazos y las
piernas cruzadas con fuerza. A ambos grupos se les tomó una muestra de
saliva antes y después de las posturas para ver los niveles de testosterona
(hormona del poder) y éstos aumentaron en el grupo que había hecho las
posturas ganadoras, bajando en los casos en que habían estado con posturas
perdedoras.
Por tanto, se demuestra que “simulando” ciertas poses y actitudes
artificialmente, nuestro comportamiento cambia realmente consiguiendo que no
sean falsas sino verdaderas. Si simulas poder, te vuelves poderoso, si simulas
debilidad te vuelves débil.

Finalmente, Amy Cuddy cuenta una historia personal en la que debido a un


accidente perdió cierta capacidad mental y nadie confió en que pudiera
terminar sus estudios. Sin embargo, ella simuló que sí podía gracias a que sus
mentores la empujaban, y finalmente, mediante simular que podría conseguirlo
lo hizo. Ahora es profesora en Harvard y predica con el ejemplo a algunos
alumnos desanimados que piensan que “ellos no deberían estar allí”, al igual
que ella pensó.

¿Qué pasa si a nivel académico notas que la concentración se ve mermada en


algún o algunos alumnos? ¿Y si te encuentras con una clase en la que tienes
chicos apáticos para el estudio y no ves que su rendimiento vaya
prosperando? Practica con ellos las posturas ganadoras para motivarles y a su
vez que toda la clase se vea contagiada de ¡YO PUEDO!
Las posturas ganadoras son de apertura, mientras que las de debilidad nos
llevan a la introspección, es como si nos metiéramos dentro de nosotros
mismo, si te das cuenta en la de los ganadores se abren al mundo y en las
posturas de debilidad se meten en su interior.

Sólo tenemos que fijarnos en los deportes y ver las posturas de los ganadores.

Este ejercicio de ponerles con posturas ganadoras te va a reconfortar mucho


debido a que la respuesta es muy rápida, en dos minutos, manteniendo
posturas ganadoras tus alumnos habrán aumentado su testosterona (hormona
del poder) y se verán más capaces de afrontar cualquier reto que les pongas.
¡Es una buena forma de empezar el día! Cuando veo a alguna de mis hijas
estudiando con los hombros encorvados hacia adelante, les digo que así están
reduciendo testosterona y que hay que aumentarla, así que hombros hacia
atrás y de esa manera estudiar se convierte en ¡PUEDO!

Y por supuesto es una postura buenísima para los que se ponen nerviosos
antes de un examen.

Si quieres puedes hacer un experimento con tus alumnos:

Les dices que se pongan de pie, mirando al suelo, con los hombros caídos y
que piensen en algo que les ponga tristes, estáis en esa postura un minuto
aproximadamente, tú tienes que guiar la situación para que ellos se mantengan
en esa emoción.
Pasado ese tiempo les dices que piensen en algo que recuerden con alegría y
con los brazos puestos en cruz, muy abiertos, la cabeza hacia arriba, que se
les dibuje una gran sonrisa en su rostro. Como tú dirigirás el ejercicio, cuando
ya lleven un ratito con los brazos abiertos y con su recuerdo alegre y su
sonrisa, les dices que descansen.

Ahora van a tener que volver a abrir los brazos en cruz, la cabeza hacia arriba,
la sonrisa en su cara bien dibujada y tienen que pensar en un recuerdo triste.
¡ESO ES IMPOSIBLE!

Las carcajadas aparecerán en la clase, porque es imposible tener una actitud


positiva ante la vida y tener un recuerdo negativo.

7ª Clave. Exponerse en público.

No hay nada más terrorífico para un alumno que salir a escena y presentar un
trabajo. La base para empezar un reto de este tipo sería una postura
potenciadora de las que hemos visto en la clave anterior, eso sí, hay que
saberse el guión, sino no nos vale de nada.

Yo fui una niña muy, muy tímida, hija de padres maestros y rodeada siempre
de maestros, pues vivíamos en los pisos de los maestros de Mataró, fijaros la
de veces que he dicho maestros, pues esa era mi situación, siempre estaba
rodeado por ellos. Recuerdo de mí a una niña siempre cohibida.

¡Mis maestros estaban hasta en mi edificio!

¡Me los encontraba por todas partes!, siempre maestros, maestros, maestros.

Crecí como una niña muy tímida y mi padre se encargaba de recordárselo a


todo el mundo, por lo tanto, yo sabía lo que era, timidísima. Por supuesto hacer
un trabajo y exponerlo ante mis compañeros fue siempre una tarea
complicada. En la actualidad doy conferencias de hora y media sin ningún
problema de timidez. Lo superé, ya que era una creencia muy limitante que
decidí cambiar, para ello tuve que estar muy segura de mi misma, de lo que
decía y saberme muy bien todo aquello que exponía al público. A partir de mi
primera conferencia, me sentí más segura y sólo quedaba seguir estudiando
para poder transmitir aquello en lo que yo estaba muy segura.
¿Qué hice la primera vez que me expuse ante el público? Mi éxito estuvo en
hablar de algo que me apasionaba (pensamiento positivo), sabérmelo muy
bien y haberlo practicado con sillas a las que estuve hablando durante varios
días para ponerme en situación, otra técnica que utilicé fue visualizarme dando
las conferencias. Así que una vez que yo sabía de lo que iba a hablar tuve que
practicar, practicar, practicar.

Para perder el miedo escénico, mi recomendación es que elijan un tema que


les guste, con el que sepan desenvolverse, que sea fácil para ellos y que se
sientan cómodos. Una vez vean que han tenido éxito podrán hacer muchas
más exposiciones posteriormente, ya que el recuerdo que les ha quedado es
muy bueno y así pueden ir incrementando los tiempos de exposición y los
temas podrán tener cada vez más contenido académico.

El aplauso es algo que les va a reconfortar y reforzar su autoestima, así que si


queremos chicos exitosos, cuando hagan un esfuerzo, ¡Hay que
recompensarles con un gran aplauso!
8ª Clave. Experimentar.

Hay que enfocarse en crear situaciones vivenciales en las que ellos estén
creando, teniendo ideas. Soy consciente del enorme trabajo que esto te puede
acarrear como profesor, pero a la larga este es el mejor de los aprendizajes y
te va a recompensar esta forma de trabajar. De esta manera tus alumnos no
van a aprender para el examen, van a aprender para siempre, van a aprender
porque les gusta.

Pongamos un ejemplo: en ciencias tienen que estudiar todos los sistemas


orgánicos. Bien, tienes que plantear una práctica que sea dinámica, que todos
participen y que sirva para dejar bien almacenado el conocimiento en su
recuerdo, en su memoria. Dividiremos a los alumnos en grupos y cada grupo
hará un sistema. Al grupo del sistema urinario le podría tocar hacer los riñones
con dos globitos pequeños con agua, a estos les pegarán dos pajitas que
harán de uréteres y la vejiga será un globo de tamaño normal, medio lleno de
agua.
A los que hagan el sistema central, pueden hacer el cerebro con masa de pan,
el tubo dural con un tubo hueco, así hasta podrían hacer las curvas de la
columna vertebral, al tubo se le añadirán las vértebras con rotulador, ¿el
sacro?, se me ocurre la pala de playa.
El sistema digestivo y excretor, empezaría en nuestra boca, que podríamos
hacer con medio tubo de papel higiénico, meter dentro una lengua de plastilina
y por la parte de atrás unirlo a un tubo de goma hueco, como los del gas que
sería la laringe y el esófago. El estómago, cómo es un órgano hueco, podría
que ser una bolsa donde cocemos los garbanzos y por dentro la recubrimos de
gomaespuma finita, como si fuesen las paredes del estómago, el hígado lo
tendrían que hacer con un material denso, para que se acuerden que es un
órgano compacto, al igual que el bazo y el páncreas, ahí podríamos recurrir de
nuevo a la plastilina. El intestino grueso y delgado, con combas de distintos
grosores, con las combas se podría representar los pliegues intestinales.
Igual haríamos con el sistema respiratorio y circulatorio. Deja que sean los
alumnos los que tengan creatividad y será la mejor manera de aprender y de
sorprenderte como profesor. No hay nada como darles confianza, decirles que
ellos pueden hacer ese trabajo y cuando lo hayan concluido, decirles que
estáis muy orgullosos de ellos por el trabajo que han realizado. Esa es la mejor
fórmula para que entréis a formar un gran equipo de trabajo.
¿Qué pasa en el caso de este trabajo con la memoria? Todo lo que trabajen
ellos de forma creativa, lo toquen, discrepen sobre el ejercicio y opinen, se les
va a quedar registrado en su memoria de una forma más fácil y más divertida.
De esta manera, mientras dure la lección, podrán ver expuestos los trabajos
una, dos, tres y todas las veces que puedan hasta pasar a la siguiente lección.
Es una forma de aprender no para el examen, sino para ellos mismos.

9ª Clave. El rotafolios.

Otras de las claves de las que hemos hablado es la repetición. Esta clave es
muy, muy antigua, pero si la podéis reforzar con un rotafolios, es una de las
mejores estrategias que se utiliza en cursos de tres días a adultos, en los que
se da una gran cantidad de información en muy poco tiempo.

Utiliza estos rotafolios para poner lo que más te interese que recuerden los
alumnos, lo haces con colores y cortas las hojas, las pegas en las paredes de
la clase para hacer referencia continúa de lo que estás tratando.

¿Cuál es la sensación de ellos? Tendrán dos estímulos, por un lado, el


estímulo visual, pues lo ven escrito o dibujado y el refuerzo auditivo a través de
la repetición. Si esta forma de aprender la unimos a la clave anterior,
experimentar, tendremos también el refuerzo kinestésico, es decir el sensitivo,
que es el haberlo realizado con sus propias manos, sentir cómo se ha hecho.
Parece más esfuerzo, pero el hecho de involucrar a los alumnos y que todo se
dinamice, hace que estén más contentos y ese sería otro factor a tener en
cuenta ya que con una Actitud Mental Positiva conseguimos mucho más.

Fíjate en este gráfico:

Si sólo doy una clase de forma verbal, a las tres semanas recuerdan un 70%,
una buena proporción, aunque hay que decir que lo recuerdan para el examen.
A los tres meses lo recuerdan un 10%, por lo tanto, al año siguiente tienen que
volver a hacer un gran esfuerzo para estudiar lo mismo que el curso anterior,
más lo que venga ampliado.

Si además de ser verbal, se lo demuestras, el recuerdo a las tres semanas es


del 72% y a los tres meses del 32%.
Sin embargo, vemos que con tu explicación, la demostración y la experiencia
que adquieren haciendo y creando los trabajos, a las tres semanas tienen un
recuerdo del 85% y a los tres meses del 65%. Queda de forma evidente que la
experiencia va a llevarlos a tener más recuerdos.

Con esta estadística eres tú el que tiene que decidir cómo es la forma que con
la que más te conviene trabajar. Las fórmulas son para hacerlas de uno, para
sentirse bien con ellas. Busca con la que más cómodo te sientas y ponte a
trabajar con ilusión. Aquella clave que no va con uno, es mejor dejarla pasar.

10ª Clave. Los buenos recuerdos.

El Dr. Dan Baker es psicólogo de la línea de la psicología positiva. Se encontró


con un caso muy especial.

Un buen día llegó a su consulta un hombre con algo más de sesenta años con
su hija y con ganas de morirse ya. No le veía sentido a su vida.

El Dr. Dan Baker le preguntó cuáles eran sus motivos y este cliente empezó a
relatar su historia: “Estaba casado con una mujer maravillosa, de esas mujeres
que uno encuentra en su vida que es amiga, amante, confesora, compañera…,
un infarto se la llevó. Fue muy duro para mí, pero gracias a mi empresa de
ingeniería civil, constituida por 150 empleados, entre los cuales uno es mi hijo
y otros son grandes amigos, salí adelante.
A los seis meses de la muerte de mi mujer, murieron mis 150 empleados,
incluido mi hijo y me quedé sin empresa. Posteriormente le dio un ictus que le
dejó con un andar dificultoso y la lengua afectada, con lo que el habla le hacía
parecer una persona torpe”.

Es uno de los casos de las Torres Gemelas. El Dr. Dan Baker se quedó sin
palabras durante unos segundos por el impacto de la historia de este
paciente. Pasado el duro momento, le preguntó si no había ido a ningún
psicólogo hasta el momento y el paciente le contestó que si había estado en
uno, que le dijo que tendrían que pasar unas veintiuna sesiones para que
empezara a ver la luz, pero a pesar de las sesiones que le dijo este psicólogo,
él seguía sin ganas de vivir.
El Dr. Dan Baker buscó una estrategia que sacar a este hombre de esa
emoción tan dura y le dijo que fuese a buscar a su baúl de los recuerdos
historias bonitas vividas con su mujer. El paciente se resistió unos minutos,
pues su memoria actual se movía con vivencias duras y negativas, así que
después de hacer un buen esfuerzo por cambiar sus pensamientos consiguió
llegar a un recuerdo que le hizo esbozar una leve sonrisa. Se la contó al Dr.
Dan Baker y su rostro cambió de aspecto, ya no parecía tan derrotado.

En una segunda sesión, el Dr. Dan Baker le hizo ir a recuerdos buenos de


cuando él tenía una vida feliz con su mujer, sus hijos, su empresa y sus
empleados y cuando empezó a contar relatos de aquellos tiempos felices, vio
como le volvía a cambiar la forma de expresarse, ya no sólo era su cara,
también su tono de voz, era un tono de voz y una actitud mucho más animada.

En la siguiente sesión el paciente entró en la consulta diciendo “¡Ya sé qué voy


a hacer con mi vida! ¡Voy a crear una Fundación para las víctimas del 11S!” No
sólo volvió a recuperar las ganas de vivir, sino que su forma física se vio
mejorada.
El hecho de volver a traer a nuestra memoria recuerdos que nos impactan para
bien, nos lleva a la motivación, a la acción. Fíjate, con este durísimo caso,
queda demostrado que con los recuerdos positivos que todos tenemos
guardados, podemos recuperar ganas para hacer todos los propósitos que nos
propongamos en nuestra vida.

El Dr. Dan Baker, después de haber hecho infinidad de estudios desde la línea
de la psicología positiva, hizo la siguiente reflexión:

“He sabido lo que saben las personas optimistas, que no saben las pesimistas
y es que pase lo que pase siempre hay algo para seguir amando”.

Te invito a experimentar este maravilloso ejemplo. Si utilizas un ratito a la


semana para que tus alumnos te puedan contar situaciones que les gusta, les
impacta, tendrás alumnos más felices y se pondrán a funcionar en clase con
mejor actitud. Si además los buenos recuerdos se comparten, nos benefician
más todavía, somos seres sociales y nos encanta caer bien y que nos
reconozcan lo bueno que tenemos.
Selligman, autor de “Aprenda optimismo” dice “Un chico reconocido es capaz
de contar sus conflictos”. Esto lleva a estar libres de muchas culpas y en
definitiva a ser más felices, la mejor píldora para una vida plena”. Así que si les
haces un buen reconocimiento a cada historia que cuenten ¡ya sabes!, tendrás
alumnos más felices.

11ª Clave. ¿Víctima o protagonista?

Nos han enseñado que “si no lloras no……” Esa frase está totalmente
obsoleta, los que lloran, los que se quejan en la vida para conseguir algo a
cambio, son cada vez peor considerados. En la actualidad estamos viendo que
quien no se mueve no consigue resultados y además hay que moverse de
forma mucho más rápida y cambiante. Así que esto hay que enseñarlo en las
aulas para que entiendan que en la acción están los buenos resultados.

En el último congreso de emprendedores Anxo Pérez autor de los “88


Peldaños del éxito” dijo algo que me impactó.

¨El problema no es estar perdido, es estar inmóvil”, nos lo aclaró diciendo que
cuando se está perdido, uno no sabe bien hacia dónde va, pero que se sigue
moviendo, sin rumbo, pero se está activo y en ese movimiento puede aparecer
lo que termine encajando con uno mismo. Sin embargo, si uno se queda
inmóvil, se queda inactivo, no hay ninguna novedad que le pueda llegar, no
hay movimiento, no hay nada, al que está sentado no le llegan oportunidades.

Si os encontráis con alumnos que están perdidos, no os preocupéis mucho por


ellos, encontrarán lo que quieren en su propio bagaje, sí tenéis que poner más
atención en aquellos en los que la actitud de hacer cosas ha desaparecido,
están apáticos, no resuelven y se sienten víctimas del mundo, siempre y
cuando no sea un caso psicológico, en ese lugar habría que mandarle al
especialista.

Si a un alumno de buenas a primeras le ves desmotivado, apático, sin ganas


de ir a clase, le puedes hacer estas preguntas que en coaching nos vienen
muy bien para trabajar metas mirando siempre hacia delante.
Imagínate que tienes un alumno que está teniendo fracaso a nivel académico y
que su ánimo está bajo mínimos y ha llegado a ese punto en el que no actúa.
Además, su diálogo interno le dice que para qué se va a esforzar si no le sale
nada.
Le podrías preguntar de esta manera: Profesor - ¿Qué te pasa Juan?
J - ¡Nada!
P - ¿Estás seguro que nada?
J - ¡Bueno!
P - Bueno ¿qué Juan?
J - ¡Estoy harto de suspender todo!
P - ¿Estás seguro que has suspendido todo?
J - ¡Bueno todo, todo no! Han sido cinco, las fuertes.
P - ¡Ahh, entonces sí has aprobado asignaturas!

En este momento hay que llevarle hacia las asignaturas que haya aprobado,
aunque sean las llamadas Marías.

P - ¿Qué ha pasado con las asignaturas que has aprobado?


J - ¿Cómo que qué ha pasado?
P - Perdona Juan te lo pregunto de otra manera ¿Qué has hecho para
aprobarlas?
J - Bueno me cuestan menos, me siento mejor con la clase de música,
tecnología…
P - ¿Crees que podrías llevar esa emoción a las otras asignaturas?
J - No sé.
P - ¡No sabes! Bien. ¿Te apetece que hagamos un ejercicio?
J -¡Vale!
P - Vas a cerrar los ojos y te vas a imaginar que te han dado las notas y tienes
todo aprobado.
J - ¡Qué difícil!
P - ¡Inténtalo!
J - ¡Vale Ya!
P - ¿Ya te has visto con tus estupendas notas?
J - Sí.
P - ¿Cómo te sientes?
J- ¡Puff, muy bien!
P - ¿Qué ha pasado para que hayas tenido esas notas?
J - ¡Jo, que he estudiado mucho!
P - ¿Qué hay que hacer para sacar esas notas tan buenas?
J - Estudiar mucho.
P - ¿Qué puedes hacer en estos momentos para sacar esas notas?
J - Me he dado cuenta que si estudio más sacaré las notas que yo quiero.
Fíjate, en ningún momento el adulto le dice que tiene que estudiar, mediante el
arte de la pregunta y viendo el propio alumno los resultados que desea, saca
por si sólo las conclusiones. Es más, se ha hecho consciente (ser consciente
ayuda a que vean mejor la realidad) y a partir de ahí él sabe que es el
responsable de los aprobados y de los suspensos. Se hace consciente que lo
que aprueba es porque le gusta y en consecuencia no tiene que poner tanto
esfuerzo como en otras asignaturas, así que para aprobar todo tiene que
esforzarse más. Lo que hemos hecho ha sido desviar su atención hacia
situaciones de éxito, hacerle ver que puede y que el límite lo tiene él en su
cabeza. Hay que hacerle consciente que el esfuerzo que ha hecho no era el
suficiente y si ve la realidad irá a por ello.

Hay que pasar de víctima a protagonista y como yo le digo a las personas con
las que trabajo, tenemos que ser los protagonistas de nuestra vida y también
los directores.

Puedes hacer el siguiente ejercicio con ellos: Como si se tratara de los


payasos de la tele cuando decían ¿Cómo están ustedes?, tú puedes decir con
el mismo entusiasmo – ¡Levantad el brazo todo lo que podáis los que queráis
aprobar todo este trimestre!, cuando tengan todos los brazos levantados, les
dices, -¡Ahora subir un poquito más el brazo! Cuando veas que lo han podido
subir un poquito más, les dices -¡Ah, lo habéis subido un poquito más de lo que
podíais, así que cuando queráis conseguir algo, pediros siempre un poquito
más y ya veréis como podréis conseguir todos vuestro objetivos!
12ª Clave. Entonar el cerebro.

Tararea y entona para afinar el cerebro:

Cuando se entonan cinco minutos al día, Campbell, fundador del Instituto de


Música, Salud y Educación, dice “he sido testigo que miles de personas se
relajan, se concentran mejor en su cuerpo, liberando el miedo y otros
sentimientos negativos y dejar de sentir dolor físico….
He visto a muchas personas aplicar la entonación de forma práctica, para
relajarse antes de un temido examen o para eliminar migrañas. He observado
que la entonación mitiga el insomnio y otros trastornos del sueño. Equilibra las
ondas cerebrales, hace más profunda la respiración, reduce el ritmo cardiaco y
proporciona una sensación de bienestar”

Y Campbell nos enseña cómo poder entonar nuestro cerebro:

§ Aaaaaaaaaaaa: induce enseguida a la relajación.


§ Iiiiiiii o eeeeeee: es el sonido vocálico más estimulante, ayuda a
concentrarse, libera el dolor y el enojo.
§ Ooo u ommmm: relajan la tensión muscular.

Probar cinco minutos al día durante dos semanas y observa si os ayuda a


mejorar el rendimiento de la clase. Imaginaros, los primeros días pueden ser de
risas y risas, eso sí, si consiguen con esta técnica una mayor concentración,
habréis ganado todo el equipo incluido el entrenador que en este caso eres tú.
EL EFECTO MOZART

Aprovechar el poder de la música para sanar el cuerpo, fortalecer


la mente y liberar el espíritu creativo.

Don Campbell

Campbell también hizo estudios con el denominado efecto Mozart:

Se hizo el estudio con diecinueve niños con TDA de entre siete y diecisiete
años. Les ponían discos de Mozart tres veces a la semana durante las
sesiones de biorretroalimentación de las ondas cerebrales. Entre las obras que
escuchaban estaba el Concierto para piano nº 21 en Do mayor Las bodas de
Fígaro, el Concierto para flauta nº 2 en Re mayor, Don Giovanni y otros
conciertos y sonatas. El grupo que escuchaba Mozart reducía la actividad de
las ondas cerebrales zeta (ondas lentas que suelen ser excesivas en las
personas con TDA) exactamente al ritmo del compás de la música y mostraban
mayor concentración y control del humor, menos impulsividad y mejor habilidad
social. Entre los sujetos que mejoraban, el 70% mantenía tal mejoría hasta seis
meses después de finalizado el estudio sin ningún otro entrenamiento. (Las
conclusiones se publicaron en el International Journal of Arts Medicine, 1995).

En otro trabajo ampliamente divulgado, investigadores de Los Ángeles, en


Irvine (UCI) demostraron que escuchar la Sonata para dos pianos (K448) de
Mozart mejoraba el aprendizaje visual-espacial. La doctora Frances H.
Rauscher y sus colegas realizaron un estudio con treinta y seis estudiantes
universitarios del Departamento de Psicología. Después de escuchar diez
minutos a Mozart, obtenían ocho o nueve puntos más en un test de coeficiente
intelectual espacial (para el test de inteligencia de Stanford-Binet). Gordon
Shaw, uno de los investigadores, señalaba que la música de Mozart puede ser
un “ejercicio de calentamiento” para el cerebro:”Sospechamos que la música
compleja facilita determinados patrones neuronales complejos que intervienen
en actividades cerebrales, como las matemáticas o el ajedrez. La música
sencilla y repetitiva, por el contrario, podría producir el efecto opuesto”.

En un estudio de seguimiento, los investigadores analizaron las habilidades


espaciales mediante proyección en una pantalla de dieciséis figuras abstractas
que simulaban hojas de papel plegadas, durante un minuto cada una. La
prueba medía la capacidad de los participantes de decir la forma que tendría la
hoja de papel desplegada.
Durante cinco días, un grupo escuchaba la Sonata para dos pianos de Mozart,
otro estaba en silencio y un tercero escuchaba una mezcla de sonidos, entre
ellos música de Philip Glass, un cuento grabado y una pieza de baile. Los
investigadores dijeron que los tres grupos mejoraron sus puntuaciones del
primero al segundo día, pero el que escuchaba a Mozart mejoró su
reconocimiento de formas en un 62%, frente al 14% del que se hallaba en
silencio y el 11% del que escuchaba diversos sonidos. En días sucesivos el
grupo de Mozart obtuvo puntuaciones aún superiores, en cambio los otros dos
grupos no mostraron mejoría alguna.

La tesis de los investigadores era que la música de Mozart fortalecía el centro


de proceso creativo de la parte derecha del cerebro, asociado al razonamiento
espacial. “Escuchar música, actúa como un ejercicio de facilitación de las
operaciones de simetría asociadas con una función cerebral superior”.

Don Campbell dice que, según su experiencia, los conciertos para violín de
Mozart, en especial los números 3 y 4, producen efectos positivos aún
mayores en el aprendizaje.

Estos estudios están recogidos del libro “Cambia tu cerebro cambia tu vida” del
Dr. Daniel Amen y en multitud de estudios sobre las capacidades mentales. He
de decir que también como en todo, hay detractores.
13ª Clave. Las creencias.

Las creencias sirven de principios que nos orientan a la hora de vivir nuestras
vidas. Las creencias en concreto son esencialmente juicios y opiniones que
tenemos sobre nosotros mismos y el mundo que nos rodea.

Las creencias negativas son tajantes y nos da la sensación que no las vamos a
poder cambiar nunca, ya que nos bloquean y no nos dejan tiempo ni para la
reflexión ni para el cambio, son limitadoras. Aunque eso está ya lejos de la
realidad, pues las creencias podemos cambiarlas siempre que queramos.

Las creencias positivas también suelen ser tajantes, la diferencia está en que
son potenciadoras, por lo tanto nuestra personalidad estará más llena de
autoestima, algo primordial para tener un buen desarrollo personal.

Cada uno de nosotros posee su propia realidad, y esta realidad (creencias) es la


verdad para quien la experimenta.

Podríamos decir que esta frase es totalmente actual:

“No tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país, si la juventud de hoy


toma mañana el poder, porque esa juventud es insoportable, desenfrenada,
simplemente horrible”
Hesíodo 720 a.C.
Las creencias se repiten por los siglos de los siglos.

El Dr. Mario Alonso Puig nos dice que a todos aquellos que seamos educadores
o padres, tengamos mucho cuidado con la palabra “eres”.

Tenemos la costumbre, es más nos han educado así, que cada vez que
tenemos que recriminar algo lo hacemos hacia la persona, vamos a ponernos
en situación. Estamos en una clase y tenemos a los que son listos, a los que
son torpes, a los que son desordenados, a los que son descuidados, a los
que son olvidadizos….

¿Para qué estoy señalizando son?, bien porque cada vez que a un chico le
decimos – ¡Eres un maleducado!, su subconsciente se lo cree, te tal manera
que si de mayor sigue siendo mal educado y se le recrimina, dirá – ¡Es que yo
soy así!

Desgraciadamente la sociedad tiene mucho que ver con este tipo de


situaciones, ya que los mensajes que nos dan van directamente a la persona y
en consecuencia, va directo a nuestro subconsciente y de verdad, éste (el
subconsciente) se cree todo lo que nos digan, incluso lo que nos decimos a
nosotros mismos. Se cree lo bueno y lo malo.

Para que nos hagamos una idea, cada vez que a alguien se le dice eres tonto,
cobarde, torpe, ignorante, egoísta, retrógrado, mal educado…. Le estamos
etiquetando y lo que sabemos ahora es que esta persona se lo cree y actúa en
consecuencia. Cuando estas etiquetas son negativas hacen mucho daño.
Si las etiquetas son positivas, pasan a ser del grupo de las potenciadoras y ahí
si podemos usar el verbo ser para designársela a quien le corresponda. En
exceso podría terminar con un exagerado ego, así que todo debe ir en su justa
medida. A todos nos gusta que nos digan eres guapo, simpático, agradable,
listo, inteligente, honesto, buen amigo……

Vamos a poner un ejemplo, si a una niña desde pequeña le dice todo el


mundo que es muy guapa, que niña más preciosa y es repetido; si al cumplir
18 años va por la calle y oye -¡Fea!, ¿Qué creéis que pensará? Pensará que lo
que ha oído no va con ella, ni se ofenderá. Aquí aparece una creencia
potenciadora, por lo tanto, no va a haber ningún problema. Al lado de esta
chica va otra a la que le decían de pequeña “no es guapa, eso sí, es muy
simpática”, ¿Qué pasa si la creencia es limitante? Que puede frenar muchas
de nuestras acciones en la vida y eso puede hacer que nuestro destino sea
distinto si tenemos más creencias potenciadoras que limitantes. Esta segunda
chica se puede molestar porque se ha dado por aludida o también puede darse
la vuelta y decirle, -¡si soy fea, pero muy simpática! En este caso esa virtud
sería lo que le salvó cuando le decían que era fea.

Hay que tener cuidado con cómo decimos las cosas, ya sabemos que con
“eres” tenemos que aprender a jugar para no dañar.

¿Cómo se puede actuar desde el ámbito de la educación? Es fácil, aunque hay


que hacer algo de práctica. Os aseguro que yo lo puse en marcha con mis
hijas y aunque cuesta hacerlo, se puede conseguir y cuando se nos escape “el
eres…”, nos daremos cuenta enseguida y podremos rectificar.

Bien, a un chico que haya hecho algo mal, no le vamos a decir “eres
estupendo” para no bajar su autoestima, puesto que ha hecho algo mal. La
forma que tenemos de corregir es actuar sobre la conducta, no sobre el
individuo, de tal manera que si tenéis un alumno extremadamente
desordenado en vez de decirle “–Juan, estoy cansado de ver lo desordenado
que eres. ¡Cuida tus cosas!” Le diremos “–Juan tienes que empezar a hacer un
cambio en tu conducta, tienes que recoger tu material y tratarlo mejor.

Eso te va a beneficiar a la hora de organizarte cada día y te saldrá todo mejor”.


Hemos cambiado el eres por tienes que y además le hemos dicho que se va a
beneficiar si lo hace, esto le puede llevar a motivarse.
Otro caso en el que podemos decir “-¡María eres de las personas más
impuntuales que he conocido!”, en este caso le diríamos “-María tienes que
llegar puntual, es una forma de no perderte la primera parte de la clase y
además así no molestas al resto de tus compañeros”. Volvemos a sustituir el
eres por el tienes que, añadiendo algo que puede ganar si cambia esa
conducta.
Siempre que les dirijamos hacia lo que pueden ganar, sentirán más interés,
más motivación.

Lo mismo sucede si quien se da el mensaje es uno mismo. El Dr. Daniel Amen


dice en su libro “Cambia tu cerebro cambia tu vida” que si un alumno se
plantea “Sé que no voy a aprobar el examen del martes”, este tipo de
pensamiento es una profecía que conlleva su propio cumplimiento. Si uno está
convencido de que no va a aprobar, probablemente no estudie lo suficiente y
no aprobará el examen.

¿Qué es lo que sucede en nuestro interior?, tan sencillo que como hemos
estado diciendo, el subconsciente se cree todo lo que le decimos, si yo le digo
“Este examen no lo voy a aprobar”, lo que le sucede a mi organismo es lo
siguiente: primero al subconsciente le llega que no va a aprobar, así que baja
los niveles de energía para esa actividad y dicha energía la reserva para otras
actividades que sí sabe que va a poder desarrollar. Digamos que es un
ahorrador de energía y se implica en lo que le decimos que sí podemos hacer,
ahorrando cuando le decimos que no podemos. De ahí que si yo pienso que
voy a suspender, aunque estudie, haré mucho esfuerzo para conseguir un
bajo resultado, el subconsciente no se pone de mi lado, con lo cual la
sensación es de ir nadando contra corriente.
Con todo lo que llevamos visto, te recomiendo que veas en YouTube el video
de Adriana Macías. Simplemente una vida llena de superación. Nació sin
brazos y en la actualidad no sólo es una abogada y motivadora nata, sino que
utiliza los pies como si de las manos se tratara. Ella es una evidencia que
cuando se quiere algo enfocamos toda nuestra energía en lo que queremos y
lo conseguimos.
https://youtu.be/7VqzTB4QM4w
14ª Clave. Siempre- nunca, todo- nada.

Esto se produce cuando pensamos en conductas que se van a repetir siempre


o que nunca conseguiremos aquello que queremos.

Por ejemplo, si tienes un alumno muy irritado y enfadado y tu sensación es


“Madre mía siempre viene así”, aunque la realidad sea que es de vez en
cuando, tu percepción será que prácticamente todos los días viene con este
talante. Son palabras muy categóricas y suelen ser un error. ¿Dime cómo te
suenan estas frases?:

§ “Siempre me desprecia”
§ “Nunca me llaman para jugar¨
§ “Nunca me van a ayudar”
§ “Todos se aprovechan de mi”
§ “Nunca me escuchas”

Fíjate son frases tremendamente torturadoras que nos introducen en un


estado de aislamiento, la persona que se está diciendo estas frases sufre
mucho, si en alguna ocasión ves que un alumno tiene cambios de conducta y
le sientes abatido con algunas de estas ideas hazle que lo escriba, al escribir
un pensamiento torturador, adquiere otra forma, es más, incluso puede
hacerse el alumno consciente en el momento, de la tontería tan grande por la
que se está amargando. Si todavía le sigue resonando el pensamiento
perturbador, le dices que vuelva a repetir la frase, y le ayudas con estas
palabras; Dile a tu pensamiento: “-Te agradezco que me hayas informado y ya
no te necesito”, si sigue molestando cogemos el papel donde lo escribió, lo
aplasta, incluso lo pisa con el tacón de su zapato. Cuando a un pensamiento
que nos está persiguiendo de forma insistente, nos proponemos destruirlo, al
final si lo hacemos pasar a la acción, terminamos con él. Unos pensamientos
tardarán más que otros, eso sí, te aseguro que termina funcionando. Cuanto
menos tiempo estén estos pensamientos con nosotros mejor, así que, si
consigues hacerlo en el momento en el que se produce, se les puede quitar la
fuerza que ejercen sobre nosotros más fácilmente. Este es un trabajo, que
aunque parezca salido de la idiotez, se trabaja en Programación
Neurolingüística (PNL), en Psicología Positiva, incluso en Psiquiatría.
Para cambiar estos pensamientos que nos amargan la existencia podemos
también recurrir a lo que llamamos darle la vuelta a la tortilla, muy popularizado
por Pablo Motos.

Les puedes decir que hoy pueden haber pasado por un mal momento y que
otro día no tiene porqué repetirse.

El alumno dice: Nunca me escucha mi mejor amiga. El profesor contesta:


Entiendo que te sientas mal y me digas que no te ha escuchado, aunque en
otras ocasiones si lo ha hecho y lo volverá a hacer.

El alumno dice: Siempre me desprecia.

El profesor contesta: Ha debido tener un mal día, él es tu amigo y por eso hoy
ha reaccionado de esa forma contigo. Mañana se le habrá pasado y verás
cómo volveréis a ser buenos amigos.

El alumno dice: Todos se aprovechan de mí y luego me dejan solo.

El profesor contesta: Les ha gustado lo que traías (galletas) y cuando han


salido todos corriendo a ver lo que traía Luis, tenías que haber salido tú
corriendo también para seguir compartiendo lo tuyo.

Normalmente tendemos a decirles que no pasa nada, que eso no es como lo


ven ellos y eso no les hace cambiar su opinión. Lo mejor es buscar la manera
en que vean que ese siempre, nunca, todo o nada sólo está en sus cabezas ya
que en otros momentos si se les ha escuchado, no han sido despreciados o no
se han aprovechado de ellos. Simplemente son apreciaciones de ellos y son
puntuales.
15ª Clave. La honestidad.

Hacer que los chicos entiendan que la honestidad es algo vital para su
integridad como persona, no sabría hacerlo de otra manera a ésta y es
contando una historia con moraleja. Esta historia la escuché por primera vez
en una masterclass de oratoria, todos éramos adultos, estábamos allí, porque
queríamos aprender el arte de la oratoria y sinceramente yo salí con algo más,
esta historia.

“Hace mucho, mucho tiempo, un rey quería casar a su hijo, ya que él se estaba
haciendo mayor y quería ver cómo su reinado tenía continuidad. Al príncipe no
le gustaba cualquier mujer y le dijo a su padre que quería ver a todas las
mujeres del reino reunidas en palacio. Se lanzó un bando que decía que todas
las mujeres casaderas del reino tenían que presentarse en palacio esa tarde¨
Por otro lado, había una campesina que siempre había soñado poder conocer
al príncipe, aunque eso estaba muy lejos de sus posibilidades, ese sueño le
acompañaba siempre. – ¡Dios mío, puedo ir a conocer al príncipe! se dijo, -
Aunque he soñado con este momento toda la vida, él no se fijará en mí. Eso sí,
habré conseguido mi sueño, ¡conocerle!
A palacio fueron mujeres de alta alcurnia, las mujeres de campo no se
atrevieron a ir, menos una, la campesina soñadora. Una vez el príncipe tuvo a
todas las cortesanas en palacio, les dijo que les iba a dar una semilla a cada
una para que la cuidaran y al cabo de un mes tenían que volver con lo que
hubiese nacido de esa semilla.

Todas se fueron para atender única y exclusivamente esa semilla que podía
ser la llave para poderse casar con el príncipe. Nuestra campesina sembró la
semilla, la regaba, la hablaba con mucho amor, pero no salía nada, aun así,
ella siguió cuidando y hablando con amor a esa semilla en la que confió.
Pasaron las semanas y de esa semilla no salía nada, se sintió triste la
campesina, aunque su sueño ya lo había conseguido, conocer al príncipe.

Llegó el día de volver a palacio para ver qué había nacido de las semillas que
había entregado el príncipe y cuando nuestra campesina llegó, vio un mundo
de colorido por todos los rincones, todas las demás llevaban unas flores dignas
de admirar y ella llevaba la semilla que le había entregado su príncipe.
Se pusieron en fila y el príncipe entró en la sala, se quedó admirado de tanta
belleza y color y al ver a nuestra campesina le preguntó;

- ¿Qué traes tú?, ella echó la mirada al suelo y le contestó –No puedo traerle
flores, pues no me salió nada de la semilla. El príncipe le cogió de la barbilla
para alzarle la mirada y le dijo. –Tú has de ser mi esposa, pues todas las
semillas eran estériles y tú has sido la única honesta, esto es lo que yo busco
en una esposa. La honestidad.”

Me pare la mejor manera de hacer entender a niños y adultos el poder de la


honestidad. Si consigues que tus alumnos sean sinceros con ellos mismos,
verás cómo se hacen grandes personas y tú habrás puesto tu granito de arena
para contribuir a hacer un mundo mejor.

Si te haces con fábulas que llenen de sentido los buenos valores y esos
buenos valores se los recuerdas una y otra vez con las historias, te puedo
asegurar que lo llevarán en su mochila de recuerdos para toda la vida.

16ª Clave. Qué hacer con un TDA que entra en


conflicto.

Estudiando al Dr. Daniel Amen (psiquiatra y neurocientífico), hace unas


advertencias para tratar a estos chicos. En estos casos nos cuenta el Dr. que
los problemas de este trastorno están en la corteza prefrontal y que suelen ser
chicos que buscan conflicto para estimular el cerebro. Nos aconseja que no
alimentemos esa agitación; todo lo contrario, debemos privarla de alimento.
¿Qué nos quiere decir?, que cuanto más nos intente irritar un chico con TDA,
más tendremos que permanecer tranquilos.
El Dr. Daniel Amen enseña a los padres a dejar de gritar, cuanto más gritan,
más agudizan la intensidad emocional de la familia y más agitación generan en
el niño. Cuanto más intente agravar la situación un chico con TDA, con menor
intensidad tiene que responder quien esté a su lado.
Nos sigue diciendo que esta receta da unos resultados asombrosos ya que por
lo general las personas que incitan al conflicto están acostumbradas a
conseguir que nos enfademos. Al no entrar en su juego, al principio actúan de
forma más negativa, como si tuvieran el síndrome de abstinencia, aun así, hay
que mantenerse firmes en esa actitud y acabarán por mejorar.

Nos hace este listado con las estrategias para tratar con alguien que tenga
tendencia a buscar conflicto:

• Cuando intente excitarte tú no grites.


• Cuanto más levante la voz ese chico, bájala tú más.
• Si crees que la situación se te está yendo de las manos, tómate un
receso. Puedes excusarte para ir al lavabo o hacer algo que no
implique entrar en su juego.
• Para que la situación sea más distendida, sírvete del buen humor
(no del sarcasmo ni del mal humor).

Di que quieres entender lo que sucede y solucionarlo, pero que sólo podrás
hacerlo cuando las cosas se calmen.

Nada es fácil, aunque ya sabiendo que podemos bajar la actividad de agitación


no se pierde nada intentándolo. Eso si El Dr. Amen deja claro en su libro que,
en cualquier tipo de patología del cerebro, la persona no puede evitar estas
conductas por si solos y que con medicación y sabiendo cómo tratarles,
pueden modificarlas.
17ª Clave. La meditación.

En occidente es todavía una práctica no muy habitual, aunque ya está


empezando a llegar a nosotros como mindfulness, es una forma de llamarla
más atractiva, pero en definitiva es meditación.

Es sabido todos los beneficios que puede aportar la meditación en nuestro día
a día:

§ Disminuye la ansiedad.
§ La estabilidad emocional mejora.
§ Aumenta la creatividad.
§ Aumenta la felicidad.
§ Se desarrolla la intuición.
§ Se logra tener mayor claridad mental.
§ Los problemas se vuelven pequeños antes de llegar a ti.
§ Eleva tu autoestima y tu autoconfianza
§ Mejorar tu poder de Concentración
§ Aumentar tu Productividad.
§ Tener un Pensamiento y Actitud más Positiva.
§ Mejorar tus Relaciones Personales.

Siempre pongo de ejemplo a la empresa Google cuando hago referencia a la


meditación ya que esta empresa se ocupa de que todos sus empleados se
mantengan en las mejores condiciones a nivel de concentración, pues bien,
Google sabe la importancia que tiene la corteza prefrontal y que cada dos
horas de trabajo seguido, se ve afectada la capacidad de concentración de
sus empleados y empieza a bajar su rendimiento de tal manera que les hacen
descansar cada dos horas en unas salas para meditar de 15 a 30 minutos. En
ese tiempo vuelven a recargar la corteza prefrontal para volver a trabajar las
siguientes dos horas a un rendimiento del 100%.

Tendremos que aceptar que la medida tomada está muy bien por los
resultados tan impactantes que obtiene esta empresa. Con la meditación
consigue tener empleados con baja ansiedad, buena estabilidad emocional,
aumento de la creatividad, intuición, claridad mental y concentración
(ingredientes necesarios para funcionar de forma óptima en esta empresa),
todo esto lleva a tener buena autoestima, por lo tanto, su actitud y sus
pensamientos son positivos y en consecuencia son personas muy productivas.

Tenemos entonces otra herramienta importante a nuestro alcance para


podernos relajar y tener más concentración y atención, en definitiva para ser
más felices, la meditación.

A continuación, tienes una meditación que puedes trabajar con tus alumnos si
te sientes a gusto con esta técnica. Léela despacio para que puedan entrar
tranquilamente en la meditación. No podemos pretender que el primer día de
resultados, la mente habla mucho por si sola y llevarla hacia la meditación
requiere algo de esfuerzo y hábito.

PAZ

Cierra tus ojos por un minuto.

Permite que tu cuerpo y tu mente se hagan más lentos, permaneciendo quieto,


tranquilo.

Respira tres veces en forma lenta, larga y profunda.

Observa tu respiración, la inhalación, la exhalación.


Mientras mantienes los ojos cerrados, presta atención a los dedos de los pies,
apriétalos con fuerza por un momento, luego relájalos, haz esto dos veces
más, luego conscientemente, relaja los músculos de los dedos de los pies.

Trabaja progresivamente, pero lentamente, hacia arriba del cuerpo, tensando y


relajando las pantorrillas, los muslos, los glúteos, el estómago, el pecho, los
brazos, los hombros, la espalda, las manos, tus antebrazos, la mandíbula, los
ojos y la frente.

Vuélvete consciente, ahora todo tu cuerpo está relajado en una silla, tu


atención está focalizada en el medio de tu frente.

Ahora toda tu atención está puesta únicamente en tus pensamientos.

Mantén tu atención focalizada en tu interior y permite que tus pensamientos


floten hacia la superficie de tu mente.

Dile a tu mente que te gustaría estar alerta y escuchar el silencio entre cada
pensamiento.
Entonces escucha, escucha el silencio entre tus pensamientos, si hay alguna
sensación o ruido que te distraiga simplemente déjalos venir y luego déjalos
irse y vuelve suavemente a poner tu atención a la quietud en tu mente.

Ahora imagina que esta habitación está vacía, sin nada que te distraiga.

Separa tu conciencia de tu cuerpo físico y oriéntala hacia adentro. Toma


conciencia de los pensamientos que pasan por tu mente.

Conviértete en un observador silencioso de tus propios pensamientos,


observando cómo cada pensamiento viene y luego se va. Los pensamientos
vienen y después pasan, como las nubes en el cielo.

A medida que observas tus pensamientos de esta manera, empiezan a ser


cada vez más lentos.

Ahora enfoca tu atención en la idea de Paz y el ser pacífico. Crea este


pensamiento.

La Paz ha entrado en mi mente y mi mente está ahora en Paz. Repite este


pensamiento suave y lentamente.

La Paz está en mi mente y mi mente está ahora en Paz.


Permite que este pensamiento crezca, tome fuerza, al elevar el volumen y el
brillo suavemente, tu mente está ahora llena de Paz y toda tensión se ha ido,
sólo hay Paz.

En este momento es como si fueras la Paz misma, como el agua que es


fresca, serena y clara. Tu mente es ahora calma, serena y clara. Hay una
profunda alegría.

Date cuenta de que este es el estado más natural del ser. Esta es tu verdadera
naturaleza.
Habiendo vuelto a tu estado natural de Paz, permanece sentado un momento,
disfrutando estos sentimientos en calma y serenidad.

Ahora visualiza una situación que sabes que vas a enfrentar en el trabajo o en
tu hogar. Mírate, siéntete a ti mismo usando este estado pacífico de la mente,
para mantener tu estado de Paz.

Observa y siente como este estado afecta a tus pensamientos y palabras.

Puedes ver y sentir el poder de la Paz en tu vida al mantener la calma, al


hablar con energía positiva y calmada.

Ensaya lentamente esto en la pantalla de tu mente y luego empieza a ver


como esa Paz se ve devuelta hacia ti desde quienes te rodean.

Con este sentimiento de Paz total, suavemente vuelve tus pensamientos, tu


conciencia a tu cuerpo, a la silla, a la habitación al aquí y ahora.

Brahma Kumaris

Las meditaciones en oficinas o de grupos amplios se hacen sentado en las


sillas, con la espalda bien erguida y las plantas de los pies bien puestas en el
suelo.
Las meditaciones guiadas, las podemos encontrar en YouTube y elegir aquella
que más vaya con nosotros. Si meditamos 10 minutos al día estará bien, si
meditamos 20 minutos al día estará mejor, si lo hacemos 30 minutos ¡Estará
fenomenal!

18ª Clave. Volvemos a engañar al cerebro.

Este es otro estudio en el que se demostró que con una simple postura
mordiendo un lápiz, le estamos diciendo a nuestro cerebro que estamos
contentos, aunque estemos sumergidos en un momento triste.

Es de las cosas más sencillas y eficaces para levantar el ánimo, simplemente


mantén una expresión agradable en tu cara. Esto se demostró en un estudio en
que la mitad de los participantes se les pidió que sujetaran lápices entre los
dientes, lo cual les hacía tener una expresión parecida a una sonrisa, mientras
que a los otros se les pidió que sujetaran lápices entre los labios, lo cual creaba
morros. A ambos grupos se les explicó una serie de chistes. El grupo con los
lápices entre los dientes encontraron más divertidos los chistes. (Este estudio
lo encuentras en el libro “Lo que saben las personas felices”).

Eso sucede, porque nuestro gesto le está diciendo a nuestro subconsciente


que estamos contentos y éste se lo cree, con lo cual produce en nuestro
interior serotonina, (hormona de la felicidad) y nuestra emoción cambia.

Si haces este ejercicio con tus alumnos durante dos minutos por la mañana,
nada más empezar el día, la serotonina aumenta haciendo que se encuentren
mejor de ánimo. Será una forma de empezar un gran día. Si este ejercicio lo
sumáis al de la postura que aumenta la testosterona, tendréis a vuestros chicos
con una actitud más que favorecedora para el estudio.
19ª Clave. El principio 90/10.

El principio 90/10 cambiará tu vida o al menos cambiará la forma en cómo


reaccionas ante las situaciones que se te presenten.

AUTOR: STEPHEN COVEY

El PRINCIPIO 90/10 dice que:

Ø El 10% de la vida está relacionado con lo que te pasa.

Ø El 90% de la vida está relacionado por lo forma en cómo reaccionas.

Esto quiere decir que nosotros no tenemos control “real” sobre el 10% de
lo que nos sucede. No podemos evitar que el coche se estropee, que el
avión llegue tarde, o que una manifestación bloquee el tráfico. No
tenemos control de este 10%.

Pero sobre el otro 90% es diferente. Nosotros lo controlamos. Lo


controlamos mediante nuestra reacción ante el evento (aunque nos
parezca mentira).

Vamos a poner un ejemplo:

Estás desayunando con tu familia, y tu hija derrama una taza de café y mancha
tu camisa. Tú no tienes control sobre lo que acaba de pasar. Pero, lo que
suceda a continuación será determinado por tu reacción. Supongamos que
reaccionas de esta forma:
Maldices. Regañas severamente a tu hija porque te tiró la taza encima. Ella
rompe a llorar. Después de regañarla, culpas a tu esposa por colocar la taza al
borde de la mesa. Y sigue una batalla verbal. Tú vociferando y subes a
cambiarte la camisa. Cuando bajas, encuentras a tu hija demasiado ocupada
llorando, terminándose el desayuno y sin estar lista para la ir a la escuela. Ella
pierde el autobús. Tu esposa debe irse inmediatamente al trabajo. Tú te
apresuras a coger el coche y llevas a tu hija a la escuela. Debido a que tú ya
vas con retraso, conduces a toda velocidad. Después de 15 minutos de retraso
y obtener una multa de tráfico de 600€ llegas a la escuela. Tu hija corre sin
decirte adiós. Después de llegar a la oficina 20 minutos tarde, te das cuenta de
que se te olvidó toda la documentación de la empresa. ¡Tu día empezó fatal! Y
parece que se pondrá cada vez peor. Estás deseando llegar a casa y cuando
llegas te encuentras un distanciamiento en tu relación con tu esposa y tu hija.
En resumen: fue un pésimo día. ¿Por qué?

a) ¿El café lo causó?


b) ¿Tu hija lo causó?
c) ¿El policía lo causó?
d) ¿Tú lo causaste?

La respuesta es “d” o sea, TU LO CAUSASTE.

Tú no tenías control sobre lo que pasó con el café, ciertamente; pero la forma
en que reaccionaste fue lo que causó tu mal día.

¿Qué debía haber sucedido?

El café te mancha la camisa. Tu hija está a punto de llorar. Tú gentilmente le


dices, está bien cariño, sólo necesitas tener más cuidado la próxima vez.
Después de cambiarte la camisa y coger tu maletín, vuelves al salón, miras a
través de la ventana y ves a tu hija cogiendo el autobús. Ella se vuelve para
decirte adiós con la mano.

¡Qué diferencia! Dos escenarios. Ambos empezaron igual; pero terminaron


diferente. Recapitulando.

Tú no tienes control real sobre el 10% de lo que te sucede. El otro 90% se


determinó por tu reacción ante los eventos que te suceden.

Al final nos damos cuenta de que somos nosotros los dueños de nuestros
comportamientos y nuestras elecciones en la vida. Todo lo que hemos estado
aplicando hasta ahora va a hacer que tengas una Actitud Mental más Positiva
y te ayudará a tener templanza para poder reaccionar de la forma más
favorable para ti y eso se contagia, por lo tanto, ese buen hacer va a aportar
otro enfoque a tus alumnos y las clases van a ser más motivadoras en todos
los sentidos.

¿Cómo crees que funcionará una clase en la que tú ese día has llegado
plagado de problemas?, me imagino lo que estás pensando. Transmites esa
sensación a tus alumnos ya que es muy complicado no hacerlo. Eso nos pasa
a todos. En ese caso me gustaría que fueses consciente que si sale un día
algo desastroso en el que han estado tremendamente revoltosos, no se lo
tengas en cuenta a ellos y al día siguiente entra en clase pensando que es un
nuevo día y da lo mejor de ti, ellos ni se acordarán de lo que pasó ayer y tú
tendrás un día magistral en el que verás resultados muy positivos con tus
chicos.

En la vida estamos eligiendo a cada minuto, lo único es que no somos


conscientes de ello. Puedes ver un video de Martini en el que se ve que en
función de lo que eliges la vida te irá de una manera u otra.

https://www.youtube.com/watch?v=pJpaizUwwGY

Spot martini Luck is an attitude.

20ª Clave. Los valores.

Trabajar con maravillosos valores suele ser de las cosas que más me gustan,
porque todo lo que vivimos de forma repetida lo adquirimos como nuestro y por
lo tanto si nos enfocamos todos los días en hablar de buenos valores,
sentimientos y creencias estaremos desarrollando esas buenas actitudes.
Cuando nacemos venimos con una fantástica mochila llena de sensaciones
positivas. Imagínate a un bebé, sentimos amor, paz, dulzura, alegría. Estos
junto con otros muchos, serían nuestros valores originales. ¿Qué nos pasa
cuando va pasando el tiempo, cuando vamos creciendo? Bien, la vida es la
vida y nos va llenando de creencias adquiridas. ¿Te acuerdas cuando estabas
en el parque y bajaste con tu mejor juguete? Bajabas con muchísima ilusión y
lógicamente llamaste la atención, se acercaron varios chicos y tu mamá te dijo,
déjales tu juguete. No te sentó muy bien, pero le hiciste caso, el problema vino
cuando el único que no jugó con tu juguete fuiste tú, ya que los demás no lo
soltaban, no tenían una mamá como la tuya que les dijese -¡devuelve ya el
juguete que lo has tenido mucho tiempo! Al día siguiente lo bajaste y fuiste algo
egoísta, ya que no lo quisiste dejar. Es un tonto ejemplo que nos lleva a darnos
cuenta de que vamos modificando lo que pensamos del mundo en función de
lo que vivimos y así se forjan nuestros valores y creencias.

Si por ejemplo en tu clase tienes chicos egoístas, algo mal educados,


revoltosas, intolerantes, algo deshonestos…Estos son valores adquiridos,
¡pero!, hay un pero que me encanta y es que dentro de cada uno de nosotros
siguen estando los valores originales y si nos los decimos durante
aproximadamente un mes todos los días volvemos a recuperarlos, ya que
como decimos el subconsciente se lo cree de nuevo.

Trabaja valores positivos como si fuera una canción y verás qué diferencia
encontrarás con respecto a tus alumnos. Haced una lista de maravillosos
valores entre todos, para darle más fuerza.

Podría ser algo así:

“Somos personas alegres, simpáticas, tolerantes, que comparten, respetuosas,


humildes, honestas, trabajadoras, tranquilas…, estamos llenos de paz”.

Te vas a sorprender de los resultados, pues se empezarán a comportar tal y


como se están mandando los mensajes. Al ser mensajes llenos de buenas
palabras, ellos así serán.
21ª Clave. Zona de confort.

La zona de confort es donde nuestra mente se siente segura, cómoda y


protegida.

Es un concepto subconsciente que ha sido creado por la humanidad a través


de muchos, pero muchos años de evolución y hasta ahora ha funcionado, el
problema es que en la actualidad el mundo está tan cambiante que quedarse
en la zona de confort supone quedarte atrás. La zona de confort disminuye o
aumenta la capacidad, dependiendo de las cosas que hagamos o dejemos de
hacer, y todo, debido a que es nuestra mente, se vuelve adicta cada vez más a
ciertos caminos neuronales de tal manera que sólo funcionamos de forma
automática. Eso produce estancamiento. Lo que tenemos que encontrar es que
cada vez contemos con mayores capacidades para sentirnos cómodos en
nuestra vida, sepamos resolver y no nos quedemos en una actitud automática.

Aumentar nuestra zona de confort supone sentirnos cómodos cada vez más,
con tareas difíciles o actividades complejas, que nos lleven al éxito y al triunfo.
Tus alumnos están continuamente haciendo y aprendiendo cosas nuevas, por
lo tanto, ellos están expuestos a salir de la zona de confort todos los días.

Cuando realizan de manera cotidiana una actividad que de alguna manera u


otra les incomoda (pero que les puede permitir lograr nuestras metas) salen de
su zona de confort y se vuelven mucho más habilidosos en dichas actividades.

¿Dónde está el origen de no salir de la zona de confort?, la falta de sueños


hace que haya menor motivación, de ahí que sintamos la necesidad de
permanecer en la zona de confort, donde actuamos sin hacer esfuerzos, como
he dicho, de forma automática. Por lo tanto, lo mejor en la vida es tener sueños
y querer cumplirlos, los pequeños pasos que hay que hacer para llegar a un
sueño son pequeñas metas que hay que celebrar cada vez que se llegue a una
de ellas. Eso motiva ya que en proceso a querer hacer una carrera universitaria
hay que ir dando pequeños pasos, como es ir aprobando curso a curso.
Pero claro me diréis, -Fantástico, ¿qué hacemos con los que no quieran hacer
carreras? Si algún alumno lo que quiere es ser fotógrafo, lógicamente no le vas
a estimular diciéndole que aprobando curso a curso va a conseguir su objetivo,
pero si le puedes decir que para poder llevar bien la empresa en la que él
trabaje de fotógrafo, todas las bases que va a obtener de sus estudios le van a
ayudar para llevarla mejor.

Salir de la zona de confort supone tener miedos a los que enfrentarse, ya que
vamos a por situaciones desconocidas, sin embargo, eso hace que
consigamos más objetivos en la vida. Induce a tus alumnos a soñar y
conseguir sus sueños. Habla en clase y que expongan sus sueños, ya verás
cómo se van contagiando unos a otros y saldrán grandes creaciones de sus
cabezas

Los que salen de esa zona suelen ser personas muy disciplinadas,
trabajadoras, con un objetivo claro, entusiastas. Aunque tengan un sueño muy
grande, se enfocan en ir dando pasitos pequeños hasta que llegan a su GRAN
SUEÑO, SU GRAN OBJETIVO.
Se hizo un estudio a dos gemelos que habían nacido en una familia
desestructurada con un padre alcohólico que había cometido varios delitos y
estaba en la cárcel. A la edad adulta de estos gemelos uno había cometido
delitos y estaba en la cárcel y el otro había conseguido terminar sus estudios,
conseguir una carrera, con un trabajo de directivo (se hizo rico) y una familia
totalmente estructurada. Por separado se les hizo la misma pregunta: “¿De
qué depende que usted se haya convertido en lo que es? Los dos contestaron
lo mismo: “¿Qué esperan, con un padre como el que he tenido?

Cada uno de ellos manejó su experiencia de maneras muy distintas. Uno se


hizo víctima de las circunstancias y decidió que no iba a hacer ningún
esfuerzo, pues eso era lo que le había tocado vivir. Se quedó en la zona de
confort.
El otro con gran esfuerzo por su parte fue un chico disciplinado, trabajador,
constante porque tenía un objetivo ser alguien bueno e importante en la vida.
El esfuerzo que tuvo que hacer este chico para conseguir sus sueños fue
enorme.

No tenemos que mirar a las personas exitosas como las personas que más
suerte tienen sobre la tierra, sino que hay que verlas como las personas que
más trabajan y se esfuerzan para llegar donde quieren, tenemos que mirar cuál
es el camino que han recorrido para llegar hasta allí.

Ahí radica el éxito de las personas exitosas en el camino recorrido con


esfuerzo, autodisciplina y trabajo, mucho trabajo.

En un congreso de emprendedores oí decir a Anxo Pérez (autor de Los 88


peldaños del éxito) que él sólo utilizaba la palabra nunca para dos situaciones:

“Nunca te rías del sueño de otro”


“No dejes que nunca se rían de tu sueño”

¿Por qué se consiguen o no los objetivos, las metas que nos proponemos?

4 son los motivos:

Las personas que no lo consiguen Las personas que lo consiguen


No sabe lo que quiere Tiene un deseo
No sabe cómo conseguirlo Tiene un método
No hace lo que tiene que hacer Tiene disciplina
No sabe esperar lo suficiente Tiene paciencia
22ª Clave. Cuando veas que tienen un objetivo, pídeles
que se APASIONEN.

Es fundamental APASIONARNOS con nuestros objetivos. En una entrevista a


Steve Jobs le preguntaron cómo había sido capaz de llegar a conseguir el
imperio Apple y él contestó que “la pasión”. Gracias a tener una gran ilusión
por su objetivo, todo fracaso lo convirtió en aprendizaje y de esta manera,
siguió en su empeño de conseguir su gran objetivo, la pasión por lo que
quieres, hace que no tires la toalla cuando los resultados no son los que
esperas y de ese fracaso sacas la lectura positiva para seguir con tu gran
proyecto.
Edison, un niño del que nadie se hubiese esperado lo que consiguió:

Biografía de Tomás Alva Edison: Inventor estadounidense.

De pequeño era llamado Al, y se le recordaba como un muchachito feliz, alegre


y simpático, pero distraído y obstinado. Su padre, era fabricante de ferrocarril y
decidió trasladarse a Ohio con toda su familia. En la escuela primaria sus
maestros no le tenían mucha simpatía y lo consideraban un mal estudiante,
capaz sólo de calentar los bancos de la clase.

Con su madre tenía muy buena relación, y él la recordaba como "comprensiva,


cariñosa y su mejor maestra", según sus biógrafos tuvo una influencia muy
destacada en la vida de su hijo, pues es probable que sin ella hubiera sido un
hombre ignorante, incomprendido y desdichado. Cuando pasaba por fracasos
escolares su madre siempre estaba ahí presente para ayudarlo y así con
tiempo logró terminar su carrera inicial.

Siempre vivió con sueños, imaginando con distintos inventos y sistemas


mecánicos para agilizar procesos industriales y personales. Era de una
personalidad incansable, entusiasta, sabía que las ideas, para dar su fruto,
deben apoyarse en la investigación científica más cuidadosa y perfecta.
Trabajó tesoneramente. Deseaba adquirir y leer todos los libros científicos
necesarios para sus anhelados experimentos.

Cierto día salvó la vida de un niño que estaba sobre los rieles, a punto de ser
atropellado por un tren. Ese acto de arrojo le valió la gratitud y el afecto del
padre de la criatura que en ese entonces era telegrafista en Port Hurón y que
le dijo: "Lo que yo puedo hacer por ti es enseñarte mi oficio. Cuando lo
conozcas te será mucho más fácil conseguir un buen empleo¨.
Mientras aprendía el alfabeto Morse, Edison vivía fascinado, entusiasmado,
por el funcionamiento de la máquina. Un año después lo veremos en su primer
puesto de telegrafista de Cincinnati. Seguidamente se trasladó a Boston. A la
edad de 22 años (1869) vivía en Nueva York y trabajaba en una compañía
importante. Un día se produjo un desperfecto en el aparato transmisor. Edison
se ofreció para repararlo y cumplió tan brillantemente su tarea que fue
nombrado consejero técnico.

Durante este nuevo período de su vida inventó un registrador eléctrico para los
votos parlamentarios que, sin embargo, no obtuvo el éxito esperado, pero,
incansable en sus investigaciones, inventó otra máquina que reemplazó al
anticuado indicador telegráfico de las cotizaciones de valores. Esto le produjo
40.000 dólares de ganancia que le permitieron abandonar su empleo y abrir un
laboratorio en Newark.

La personalidad del joven sabio era tan definida que sus colaboradores
aceptaron modestos salarios y penosos horarios con tal de trabajar junto a él.
Su encantadora vecina, Mary Stillwall, después de haber sido su primera
secretaria, aceptó ser su esposa a pesar de la existencia modesta que Tomas
le ofrecía. Mary, cariñosa, fiel y buena, compartió sin quejas las privaciones,
las fatigas y las preocupaciones que un día debían transformarse en riqueza y
gloria.

Desde 1870 hasta 1876, Edison hizo patentar 120 inventos distintos, algunos
muy importantes. Entre ellos estaba el multicopista (mimeógrafo), destinado a
la copia de escritos y dibujos que se reproducen mediante un papel especial
cubierto de parafina, y un aparato con sirena para alertar a policías y
bomberos. Pero el más notable fue el sistema de telégrafo automático, que
consistía en una cinta perforada que permitía la impresión de un mensaje en
letras, en vez del antiguo sistema de puntos y líneas. Este nuevo aparato,
ensayado con enorme éxito, realizaba la anhelada posibilidad de permitir la
transmisión simultánea de varios mensajes con el mismo cable.

Sus numerosos estudios sobre la acústica, a la que dedicaba largas horas


desde hacía muchos años, le valieron el más original de sus descubrimientos:
el fonógrafo. Se sabe también que, al mismo tiempo, otro sabio francés de
nombre Charles Cros, inventaba una máquina llamada "parlante” ... El hecho
es asombroso por cuanto los dos hombres trabajaban separadamente.
El primer fonógrafo consistía en un cilindro sobre el cual se ajustaba una
bocina que recibía la voz unida a una punta que grababa las vibraciones
sonoras. Provisto de este aparato curiosísimo, Edison se presentó ante el
señor Beach, director de una de las más importantes revistas científicas
americanas. "Buenos días" dijo la voz de Edison, saliendo del aparato ¿qué
pensáis del fonógrafo?". Beach se sobresaltó, pero pronto se sobrepuso al
asombro y preparó inmediatamente un número especial para anunciar, en el
"Scientific American", el nuevo y prodigioso invento. Esto ocurría en 1878. El
gran hombre era feliz como un niño que hubiera llegado a fabricar un juguete
maravilloso.

A partir de este instante trabajará incansablemente y éste será el período más


absorbente de su vida. El mundo estaba deseando el alumbrado público. La
lámpara de arco, derivada del invento del italiano Volta, no era práctica pues
producía una luz demasiado violenta, cara y "ruidosa". Un grupo de financieros
e industriales confió a Edison la solución del problema que otros no habían
podido resolver. Éste concibió una pequeña lámpara incandescente, pero ese
proyecto no se pudo realizar sino dos años más tarde. Durante ochocientos
días y ochocientas noches, secundado por sus más fieles colaboradores, tuvo
la paciencia de ensayar seis mil fibras diferentes: vegetales, minerales,
animales y aun humanas, pues hasta un pelo de la barba rojiza de uno de sus
asistentes se utilizó en los experimentos.

El recipiente (un pequeño globo de vidrio que le había valido meses de trabajo)
estaba listo. Pero lo que no había podido encontrar aún, era el filamento capaz
de resistir la incandescencia por mucho tiempo. Parece que la noche fue
buena consejera y la suerte favoreció a su genio. Mientras leía a la luz de una
lámpara de petróleo, su mano se untó con hollín al tocar inadvertidamente el
tubo.

Examinándola pensó de pronto que sólo un filamento carbonizado podría


mantenerse largo tiempo incandescente sin destruirse, siempre que estuviera
en el vacío.
“Necesitó más de diez mil intentos con bombillas hasta conseguir el
éxito”

Si te das cuenta, los sueños nos ponen en acción y es una máxima


fundamental para llevar hacia adelante cualquier sueño que tengan tus
alumnos. Si los ves perdidos, acuérdate, no te preocupes por ellos, cuando se
está perdido se siguen haciendo cosas, se está activo y llegará el día en que
encuentren sus objetivos. Si ves a algún alumno parado, preocúpate, en esa
inactividad en la que estará sumido no puede aparecer nada. Para estar vivo
hay que estar activo.

Pregúntales por sus sueños de vez en cuando y pon a debatir cómo llevarían a
cabo esos sueños. No sólo será una clase divertida, será constructiva y llena
de creatividad.

Puedes enseñarles el video ¿Te atreves a soñar? De Youtube

https://www.youtube.com/watch?v=i07qz_6Mk7g&feature=youtu.be
Para que este trabajo sea lo más productivo para ellos, tiene que hacerse en
cartulina grande y con dibujos o con palabras llenas de color. Me explico hay
que coger muchos colores y una cartulina, empezarán por hacer un círculo en
el centro en el que harán un dibujo de su sueño, pongamos por ejemplo que
quiere ser bailarina, así que aparecerá una bailarina como objetivo.

Nos iremos al círculo personas que me pueden ayudar y ahí esta chica
dibujará a sus padres y a una profesora de baile.

Pasamos al círculo de ¿qué recursos tengo? Y dentro del círculo pondremos


los recursos internos, si le encanta ser bailarina, puede dibujar un corazón para
enfocarse en que eso es lo que más desea, esa fuerza interior que le mueve a
conseguir ser bailarina es su mayor recurso interno. Como recurso externo, por
ejemplo, puede dibujar a su madre acompañándola a la escuela de baile.

En el círculo recurso que no tengo y necesito para mi meta puede ser una
escuela de baile y dibuja esa escuela.

Llegamos al círculo donde te pregunta ¿cómo te vas a sentir cuándo llegues a


tu meta? Podría dibujar uno de esos emoticonos con una cara tremendamente
feliz.

En el círculo ¿cuándo quieres conseguir tu meta?, podemos encontrarnos con


metas a muy largo plazo y otras a más corto plazo, en cualquiera de ellas hay
que poner una fecha. Los objetivos sin fecha pasan de ser sueños a fantasías
y las fantasías no se cumplen nunca, se quedan en nubes en el aire.

En ¿qué primer paso tienes que dar? Decírselo a sus padres.

En ¿qué segundo paso tienes que dar? Ir a una escuela en la que sepas que
ese objetivo se puede realizar.

En ¿qué tercer paso tienes que dar? Ponerte a ello.

He visto cartulinas con todos los círculos dibujados que estaban llenos de
creatividad. Dejad que ellos muevan todos sus potenciales.
23ª Clave. La gratitud.

Dicen que para atraer abundancia a tu vida el primer paso es ser agradecido.
Cuando se vive en una actitud de gratitud hacia todo y hacia todos, entonces
pueden suceder milagros.
Cicerón decía que: “La gratitud no sólo es la mayor de las virtudes, sino es la
madre de todas las demás”.

Enseñar la gratitud a tus alumnos te va a aportar mucha satisfacción, algo muy


americano que se hace en cursos de alto impacto para adultos, es que cada
vez que se contesta un alumno a una pregunta, el ponente dice gracias y si el
alumno hace una pregunta al ponente, este dice “¡Esa es una pregunta muy
interesante para todos, gracias! Lo que estamos haciendo es darle tanto valor
a los alumnos que al final se van a implicar más por sentirse valorados con
cada gracias que escuchan

Además, agradecer te hace sentir bien y vas a dar una sensación de


comodidad a tus alumnos. Tanto si la gratitud viene hacia nosotros mismos o
va dirigida a otros, de forma inmediata comenzamos a sentirnos más felices,
más relajados y más optimistas y esto no es magia, es realidad.

¿Y qué pasa cuándo te sientes agradecido y positivo? Que aceleras lo que


deseas en tu vida. Aprecias lo que tienes y a los que te rodean y el sentimiento
de estar realizado, algo fundamental para tener una sólida Inteligencia
emocional.
Los estudios también demuestran que una actitud positiva ayuda a mejorar la
curación del cuerpo y la salud en general. Cuando tienes sentimientos de
gratitud por lo menos de 15 a 20 segundos, este sentimiento hace que se
produzcan cambios beneficiosos en tu cuerpo. Se Relajan las arterias
coronarias, aumentando así el suministro de sangre al corazón. Y la
respiración se vuelve más profunda, lo que eleva el nivel de oxígeno de los
tejidos. Así que tendrás alumnos muy sanos.

Siempre recibirás más de lo que das. Cuanto más ayudamos a otros, más nos
ayudamos a nosotros mismos. Esta es una máxima que tienes que transmitir a
tus alumnos, el valor de ser agradecido es tan gratificante que viene de vuelta
multiplicado por mil.

Una de las verdades increíbles acerca del agradecimiento es que es imposible


sentir la emoción positiva de la gratitud y una emoción negativa como la ira o el
miedo al mismo tiempo (acuérdate del ejercicio de las posturas y los recuerdos
de la 6ª clave)

La Gratitud es una maravillosa herramienta que podemos utilizar para


sentirnos bien rápidamente.

Otro video que puedes ver, trata de una cadena de favores.

https://www.youtube.com/watch?v=nwAYpLVyeFU

Live Vest Inside Kindness Bomerang One Day


24ª Clave. Vaso medio lleno o medio vacío.

Según como lo veas, los psicólogos dirán que eres optimista o pesimista. La
verdad es que sólo nos dan dos opciones, pero en un congreso oí a un joven
empresario, Marc Vidal dar una tercera opción. ¿Sabéis cuál era?

Que el vaso se puede seguir llenando a lo largo de toda la vida. Yo cuanto más
se más quiero saber, así que lo llenaré el resto de mi vida de ilusión y ganas
de seguir aprendiendo.

En una conferencia de pensamiento positivo al comentar esta tercera opción,


hubo una persona que había salido de un cáncer de mama y comentó “Yo
quiero seguir llenándolo de vida”. No hay nada más importante que los
objetivos en la vida, es más los objetivos son los que nos hacen levantarnos
por las mañanas muy motivados y con muchas ganas de avanzar para
conseguirlos.

Y tú ¿cómo lo seguirás llenando? Es un juego con al que puedes llamar la


atención de tus alumnos para motivarles y llenarles de objetivos y metas que
es lo que al final nos impulsa a ir hacia adelante. Es posible que pueda ser una
entrada para un ejercicio estimulador y que te sea útil junto con otras claves.
25ª Clave. Actitud mental positiva.

Esta es la parte que más me gusta, ya que yo no concibo ya mi vida sin esta
actitud. Decidí hace más de catorce años que mi vida tenía que dirigirse hacia
adelante con ganas, con alegría y con objetivos ya que éstos son los que nos
hacen levantarnos con mucha ilusión todos los días. Cuando un objetivo se
cumple, al estar activos aparecerá otro que cumplir y con él las ganas de
seguir haciendo y cumpliendo sueños.

Sí, he dicho sueños, porque soñar es maravilloso, que vuestros alumnos


sueñen es lo mejor que les puede pasar, sin embargo hay que tener en cuenta
una cosa, si sueñan y se ponen en acción, sus sueños se podrán convertir en
realidad, si sueñan y se quedan inactivos, ese nunca se cumplirá, no podemos
decir que sea un sueño, sino que es una fantasía.

Con todo lo que te he ido contando se puede ir haciendo cambios hacia una
Actitud Mental Positiva, podrás llegar y llevar a tus alumnos hacia esa meta
con hábitos que puedes ir instaurando poco a poco.
Si consigues que ellos cada día tengan más pensamientos positivos, el trabajo
del día a día será más fácil de lo que te imaginas, son mentes más abiertas,
más creativas, más colaboradoras, más empáticas, más comunicativas y más
receptivas.

Desde la perspectiva educativa, el concepto de plasticidad cerebral constituye


una puerta abierta a la esperanza ya que todos los alumnos pueden mejorar.
Se sabe que el talento se construye con esfuerzo y una práctica continúa, qué
bonito poder acompañar como docente a tus alumnos en este proceso de
aprendizaje y crecimiento continuo, no sólo para la escuela sino, también y
sobre todo, para la vida.

¨Y tú serás para ellos el profesor que convierte las cosas difíciles en


fáciles¨
MÓDULO IV: CONCLUSIÓN.

Tener alumnos felices es una meta para cualquier docente, cuanto más felices
sean mejor aprenderán tus asignaturas y además tendrán la posibilidad de dar
mucho de sí mismos, ya que les dais la oportunidad de ser ellos mismos.

Acuérdate de la maravillosa fórmula:

S+A+C+I=M

Sueños + Acción + Creatividad + Ilusión = Motivación

Todos nacemos con talentos, se está haciendo cada vez más presente el que
desde las escuelas se potencie a los chicos para que estos talentos no se
queden escondidos y vayan de forma paralela con la educación a nivel
curricular. Se ha visto que hay chicos que se enfocan en sacar adelante sus
cursos con mucho esfuerzo y esos talentos de los que estamos hablando se
van quedando cada vez más enquistados por no poderlos poner en práctica,
sobre todo en los casos en que a nivel académico se va más flojo. El foco se
pone exclusivamente en el estudio y sus habilidades se van escondiendo. He
pensado en muchas ocasiones en esos chicos que supuestamente no tienen
habilidades y es porque tienen que escoger el estudiar más que otros, ya que
les cuesta mucho y se olvidan de sí mismos. De ahí que el crear ilusión en
poder soñar (aunque sean sueños que parezcan imposibles) hay que dejarles
hacerlo. Acordaros de Edison.
BIBLIOGRAFÍA

§ Pérez, A. (2014). Los 88 peldaños del éxito.


§ Punset, E (2014). Una mochila para el Universo.
§ Alonso Puig, Mario (2012). Reinventarse. Tú segunda oportunidad.
§ Albrecht, K (2007). Inteligencia Social. La nueva ciencia del éxito.
§ Carnegie, D (2002). Como ganar amigos e influir sobre las personas.
§ Amen, D.G (2011). Cambia tu cerebro. Cambia tu vida.
§ Alonso Puig, Mario (2011). Ahora yo. ¿Y si creas tu propio futuro en ligar
de encontrártelo?
§ Covey, Stephen R (2015). Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.

Похожие интересы