You are on page 1of 4

Base de Dictámenes

Contratos de servicio, término, licitación pública, estricta sujeción a las


bases, servicios sin contrato, responsabilidad administrativa, sumario

NÚMERO DICTAMEN FECHA DOCUMENTO


017534N18 12-07-2018
NUEVO: REACTIVADO:
SI NO
RECONSIDERADO
RECONSIDERADO: PARCIAL:
NO NO
ACLARADO: ALTERADO:
NO NO
APLICADO: CONFIRMADO:
NO NO
COMPLEMENTADO: CARÁCTER:
NO NNN
ORIGEN:
DIVISIÓN JURÍDICA
CRITERIO:
APLICA JURISPRUDENCIA

DICTAMENES RELACIONADOS

Aplica dictámenes 11961/2018, 12424/2017

Acción Dictamen Año


Aplica 011961 2018
Aplica 012424 2017

FUENTES LEGALES

Ley 19886 art/10 inc/3 DTO 250/2004 hacie art/22 num/3 DTO 250/2004 hacie art/64

MATERIA

Contrato suscrito por recurrente con el Hospital San José dejó de estar vigente en
noviembre de 2014, por lo que sus disposiciones no son aplicables a los servicios
prestados con posterioridad a esa data.

DOCUMENTO COMPLETO

N° 17.534 Fecha: 12-VII-2018

Se ha dirigido a esta Contraloría General don José Lincoyán López Díaz, en representación
de la Empresa de Servicios Generales Puyehue S.A., solicitando un pronunciamiento acerca
de si el procedimiento seguido por el Hospital San José para poner término a los servicios
de aseo y limpieza que prestaba a ese centro asistencial se ajustó a derecho.

Además, reclama que el hospital modificó unilateralmente la dotación de personal de la


empresa para efectuar las labores correspondientes; que no se ha reajustado el precio a
pagar de acuerdo a lo estipulado en el convenio que menciona, suscrito el año 2012, y que
se le adeudan los servicios que proporcionó entre abril y julio de 2016.

En su informe, el Hospital San José manifestó que el año 2012 celebró un contrato con el
ocurrente por un plazo de 24 meses, por lo que dicho acuerdo dejó de estar vigente el
2014, pese a lo cual, por los motivos que expone, la empresa en cuestión continuó
prestando servicios hasta julio de 2016. Agrega que se ha iniciado un sumario
administrativo a fin de determinar la existencia de eventuales responsabilidades por la
entrega de servicios sin contrato y evitar que en lo sucesivo se produzcan hechos como
éstos. Añade que con posterioridad al año 2014 se pagó de acuerdo con el último precio
reajustado contractualmente y que la demora en los pagos a que alude el peticionario se
debió a que éste no presentó oportunamente los antecedentes necesarios para ello.

Sobre el particular, cabe consignar que el inciso tercero del artículo 10 de la ley N° 19.886
prevé que los procedimientos de licitación se realizarán con estricta sujeción, de los
participantes y de la entidad licitante, a las bases administrativas y técnicas que la regulen.
Las bases serán siempre aprobadas previamente por la autoridad competente.

A su vez, el N° 3 del artículo 22 del decreto N° 250, de 2004, del Ministerio de Hacienda,
que aprueba el reglamento de la referida ley, indica que las bases deben contener, en lo
que importa, el plazo de duración del contrato, y el artículo 64 señala que en el pertinente
convenio tiene que incluirse una estipulación al respecto.

Por su parte, la jurisprudencia administrativa ha puntualizado que la estricta sujeción a las


bases contemplada en la normativa citada constituye un principio rector que rige tanto el
desarrollo del proceso licitatorio como la ejecución del correspondiente contrato y que dicho
instrumento, en conjunto con la oferta del adjudicatario, integran el marco jurídico aplicable
a los derechos y obligaciones de la Administración y del proveedor, a fin de respetar la
legalidad y transparencia que deben primar en los contratos que celebren (aplica dictamen
N° 11.961, de 2018, de este origen).

Ahora bien, las bases que rigieron el concurso, aprobadas por la resolución N° 112, de
2012, del Hospital San José, establecieron en su artículo 15° que la duración del contrato
sería de 24 meses a contar de la total tramitación del acto que lo aprueba. La misma
disposición aparece replicada en la cláusula decimocuarta del convenio, acuerdo que fue
sancionado por medio de la resolución exenta N° 6.035, de 2012, de ese Establecimiento,
la que fue publicada en el portal www.mercadopublico.cl, en noviembre de esa anualidad.
la que fue publicada en el portal www.mercadopublico.cl, en noviembre de esa anualidad.
De este modo, la vigencia del convenio en cuestión se extendió hasta este último mes del
año 2014.

Luego, a partir del mes de diciembre de 2014 la empresa singularizada prestó servicios
que no estaban formalizados a través de un acuerdo de voluntades, sin que resulten
aplicables a dicha actividad los términos del pacto suscrito con anterioridad.

En este contexto, es menester concluir que no asistía a la autoridad la obligación de


sujetarse, como lo pretende el peticionario, a las estipulaciones de un contrato que ya
había terminado por el cumplimiento de su plazo para los efectos de determinar la
dotación de personal con la que debían prestarse los servicios en comento ni tampoco para
disponer el término de los mismos.

Por otra parte, acerca del reclamo del recurrente referido a que no se aplicó lo indicado en
el antedicho acuerdo de voluntades para reajustar el precio a pagar por los servicios
prestados una vez que éste dejó de estar vigente, procede consignar que no era
pertinente que se efectuara esa actualización en tales términos, toda vez que, como se
anotó, ese pacto ya había dejado de regir.

A continuación, en cuanto al pago de los servicios por el periodo comprendido entre abril y
julio de 2016, se debe precisar que, si bien, como se indicó, en esa época el contrato no se
encontraba vigente, los servicios de aseo y limpieza fueron prestados, por lo que el
Hospital está en el imperativo de efectuar el pago del precio correspondiente para evitar un
enriquecimiento sin causa a su favor, sin perjuicio de la procedencia de hacer efectivas las
responsabilidades que pudieren derivar de la irregularidad consistente en la falta de un
convenio debidamente formalizado (aplica dictamen N° 12.424, de 2017, de esta
procedencia).

En este sentido, según lo informado por el Hospital los meses de abril y mayo ya se
pagaron y, respecto de junio y julio, serían regularizados una vez que el proveedor
entregara los documentos necesarios para validar los servicios efectivamente prestados,
con lo cual esta Entidad de Control entiende que la situación se encuentra solucionada.

Sin perjuicio de lo anterior, es menester hacer presente que no ha resultado procedente


que ese Hospital haya aceptado que se le prestaran servicios que no habían sido
contratados a través de los respectivos procedimientos legales, como ocurrió con aquellos
ejecutados con posterioridad al mes de noviembre de 2014, por lo que ese centro
asistencial deberá adoptar las medidas tendientes a evitar que la referida irregularidad se
reitere en lo sucesivo.

Además, deberá informar a la División Jurídica de esta Contraloría General, en el plazo de


quince días contado desde la recepción del presente oficio, sobre el estado del sumario que
ordenó instruir con motivo de los hechos que motivan este pronunciamiento. Igualmente,
una vez que el citado sumario se encuentre totalmente tramitado, deberá dar cuenta
acerca de sus resultados.

Saluda atentamente a Ud.,

Jorge Bermúdez Soto

Contralor General de la República