Вы находитесь на странице: 1из 19

雅楽 (GAGAKU)

Música de corte Imperial

La Sociedad Gagaku de la Universidad de Tenri


Prefectura de Nara, Japón

En el marco del 130 Aniversario de la firma del Tratado de Amistad,


Comercio y Navegación entre México y Japón

1
PROGRAMA

Kanguen

Jiouyo-no-Netori
Etenraku
Bairo

Saibara

Koromogae

Bugaku

Nasori
Taiheiraku
Bato

2
Deseando fortalecer aún más las relaciones amistosas

Koji Sato

Director General del Club Gagaku

Profesor emérito de la Universidad de Tenri

Es un gran placer para nosotros, el Club de Gagaku de la Universidad de Tenri, poder celebrar los
conciertos de Gagaku en conmemoración del 130 aniversario del establecimiento de relaciones
diplomáticas entre México y Japón.

Quisiéramos agradecer muy sinceramente a todos los que han aportado su contribución para la
realización de nuestra interpretación, especialmente a la Asociación México Japonesa, A. C. y a la
Embajada de Japón en México que nos han permitido tener esta magnífica oportunidad.

En 1874, llegó a Japón el astrónomo mexicano Francisco Díaz Covarrubias con el objetivo de
observar el tránsito del planeta Venus a través del disco solar. Durante su estadía, se quedó tan
conmovido por las generosas atenciones brindadas, que posteriormente presentó un reporte a su
gobierno alabando a Japón y recomendando establecer relaciones diplomáticas con dicho país.

Gracias a este acontecimiento, en 1888 se firmó un Tratado de Amistad, Comercio y Navegación


entre México y Japón, siendo éste el primer tratado igualitario que Japón concertó con un país no
asiático, en una época en la que Japón había sido obligado a firmar una serie de tratados
desigualitarios con otras naciones occidentales. Desde entonces, y a lo largo de 130 años, hemos
podido mantener relaciones amistosas pese a la lejanía geográfica.

Para nuestro Club de Gagaku, ésta es la segunda vez que hemos visitado México. En 1988 con
nuestra VII Actividad Musical de Amistad viajamos por Brasil, Colombia y México durante 27 días
entre el 20 de agosto y el 15 de septiembre, y permanecimos en México durante 12 días, desde el
3 de septiembre. En esa ocasión pudimos realizar conciertos, como en el evento conmemorativo
de la primera centuria de la amistad entre ambos países, en diversos lugares, a saber: el Teatro de
la Ciudad, la Sala Covarrubias de la UNAM, la Escuela Liceo Mexicano-Japonés, de la Ciudad de
México; el Teatro Juárez de Guanajuato, y el Teatro Morelos de Toluca. Todos fueron un gran éxito,
y además, tuvimos la oportunidad de participar en un programa de televisión, por lo que nos
convencimos de la universalidad del Gagaku.

Esta vez quisiéramos ofrecer conciertos en el Auditorio Silvestre Revueltas del Conservatorio
Nacional de Música, el Jardín Principal de la Asociación México Japonesa, A. C., la Escuela Liceo
Mexicano-Japonés, y el Auditorio del Complejo Cultural Universitario de la Benemérita
Universidad Autónoma de Puebla, nuestra universidad hermana con la que hemos mantenido una
relación amistosa gracias al convenio académico.

Esta vez también esperamos poder tener éxito contando con su inestimable presencia.

Antes de terminar, quisiera expresar el agradecimiento más profundo a la Agencia para Asuntos
Culturales de Japón, que nos ha brindado un enorme apoyo para la realización de nuestros
conciertos.

3
La Sociedad Gagaku de la Universidad de Tenri
Prefectura de Nara, Japón

En el marco del 130 Aniversario de la firma del Tratado de Amistad,


Comercio y Navegación entre México y Japón

Reseña histórica del grupo “GAGAKU” de la Universidad de Tenri


El grupo “GAGAKU” de la Universidad de Tenri, se origina en el año de 1951.
Este grupo ofrece sus conciertos periódicamente en las ciudades de Tenri, Osaka, Tokyo y muchos
otros lugares de Japón. La primera serie de conciertos en el extranjero, se presentó en Corea del Sur,
Taiwán y Hong-Kong en 1975.
La segunda gira externa a Japón, fue en Estados Unidos de Norte América en 1976. La tercera, en
Indonesia, Singapur, Tailandia y Hong-Kong en 1978. Tres años más tarde (1981), se ofreció el
cuarto concierto en Taiwán, Tailandia, Nepal e India.
En 1984, se efectuó la quinta presentación, esta vez en Canadá y en los Estados Unidos de Norte
América donde “SONY” la prestigiada compañía fonográfica de Japón, grabó la música de este
grupo, habiendo recibido críticas elogiosas por su reputada interpretación.
La sexta gira, fue en 1986, para Taiwán y Corea del Sur, y en1988, se realizó la gira por Brasil y
México. Es decir, hace 30 años, México festejaba los 100 años del Tratado de Amistad con Japón y
el grupo “GAGAKU” inició inicio el concierto en el Teatro de la Ciudad, luego en la Sala Miguel
Covarrubias de la UNAM; en el Liceo Mexicano Japonés; en el Teatro Juárez, Guanajuato y en el
Teatro Morelos de la Universidad Autónoma del Estado de México.

4
Introducción al GAGAKU
El “GAGAKU”, que alcanza su perfección en el Japón durante el siglo XI, es una mezcla de música
y danza tradicional japonesa y varias formas de música y danza extranjera introducidas del
Continente Asiático y de sus alrededores hacia principios del siglo V. El GAGAKU consta de tres
estilos: Utaimono (música vocal), Kangen (música instrumental) y Bugaku (música para danza).
El Utaimono abarca más de diez clases de música. Como ejemplo tenemos al Kagura (considerada
como una ofrenda ritual sagrada para satisfacer y calmar a las deidades sintoístas), propio de los
rituales sintoístas de la corte imperial, la que tiene su origen en canciones populares regionales y la
que se canta teniendo por letra poesías chinas. Un número de composiciones de esta clase van
acompañadas por danzas. La instrumentación se determina conforme al género de música.
El Saibara, es una forma de Utaimono proveniente de antiguas canciones folklóricas, adoptada
entre los nobles hacia el siglo IX. Aunque los antiguos manuscritos encierran más de sesenta
composiciones, sólo un reducido número de Saibara es el que queda hoy día en práctica. Para
acompañamiento de las voces, se emplean tres instrumentos de viento, dos de cuerda uno de
percusión. A saber, el shoh, un organillo de boca con 17 cañas de bambú; el hichiriki, una especie
de flauta pequeña con doble lengüeta semejante al de oboe; el ryuhuteki, una flauta; el sho, una
cítara de 13 cuerdas; el biwa, un laúd de 4 cuerdas; y los shakubyooshi, un par de tabletas de
madera que toca el líder de los cantantes para llevar el compás.
El Kangen, es el estilo más representativo del GAGAKU. Se compone de tres instrumentos de
viento: el shoh, el hichiriki y el ryuhteki; dos de cuerda: el soh y el biwa; y tres de percusión: el
taiko, el shohoko y el kakko. En general, el Kangen se compone de 16 a 19 músicos, de los cuales
tres o cuatro corresponden a cada instrumento de viento, dos a cada de curda y uno a cada
instrumento de percusión, aunque el número puede variar de acuerdo a su escala. En las orquestas
occidentales, los instrumentos de cuerda son los que llevan la melodía principal; en el GAGAKU,
sin embargo, ese papel lo desempeñan los de viento mientras que los de cuerda se encargan de
llevar el ritmo.
El Bugaku, es una danza acompañada por los instrumentos del GAGAKU. Durante el siglo XI, las
variaciones de música y danza extranjeras fueron divididas en dos categorías: Saho, danza de

5
izquierda y Uhoh, danza de derecha. El origen del Saho, se remonta de la India, China y Vietnam y
su música de acompañamiento se conoce con el nombre de Tohgaku, en la que intervienen los tres
instrumentos de viento mencionados (shoh, hichiriki y ryuhteki) y otros tres de percusión, pero muy
rara vez los de cuerda. Los danzantes llevan puesto un vestido de color rojo y hacen tanto su
aparición como su salida por el lado izquierdo del escenario. Por otra parte, el Uhoh procede de la
península de Corea y del noreste de China, y su música de acompañamiento es el Komagaku
interpretada por dos instrumentos de viento (el hichiriki y el komabue, una flauta pequeña) y tres de
percusión (el taiko o bombo, el shohko, gong de bronce y el san-no-tuzumi, tambor en forma de
reloj de arena). Los danzantes llevan un vestido color verde y hacen su aparición y salida por el lado
derecho. Hay dos métodos que se usaban para clasificar las danzas conforme a su forma y estilo.
Primero, las danzas se dividían en bun no mai, danza civil y bu no mai, danza militar. El otro grupo
consistía de hira mai, danza serena y hashiri mai, danza movida en la cual se apreciaban
movimientos rápidos y bruscos. Por otra parte, cualquier baile interpretado por niños tiene por
nombre dohbu.

Kanguen
Hiou-yo-no-Netori
Netori, es un preludio corto de compás libre, el cual es interpretado por el líder de los músicos al
principio de una presentación de GAGAKU. Se interpreta con el propósito de crear el ambiente de
la composición, permitiendo así también a los músicos afinar sus instrumentos. Originalmente, el
netori era menos formal, pero con el transcurso del tiempo ha llegado a ser de aspecto formal.
Según la teoría musical del GAGAKU, es posible obtener un total de 84 tonalidades en el Tohgaku.
Sin embargo, hoy día, el Kangen sólo comprende 6: el ichikotsu-choh, el hyoh-yoh, el soh-yoh, el
ohshiki-choh, el banshiki-choh y el taishiki-choh, los cuales corresponden respectivamente en la
escala musical occidental D, E, G, A, B y E. No obstante, el GAGAKU se basa en un tiempo puro,
en contraste con el sistema musical occidental que tiene por base el temple igual. La tonalidad de la
nota individual es también diferente: por ejemplo, el A tiene 440 ciclos por segundo, mientras que
el ohshiki-choh tiene 430 cps.

Etenraku
Aunque su compás se considera de cuatro por cuatro, permanece inestable y varía entre el primer y
cuarto compás. Es decir, a medida que la composición avanza, se acortan los intervalos y se acelera
el tiempo. Este aceleramiento gradual del tiempo es una característica de las composiciones del
GAGAKU.

6
El Etenraku, está compuesta en forma ternaria. La más conocida de las obras de GAGAKU es la
que aprende todo principiante. Numerosos ejemplos de obras artísticas tienen su base en canciones
folklóricas; el Etenraku constituye más bien un ejemplo opuesto, en el que las composiciones
artísticas se emplean para crear las folklóricas. Un número de canciones folklóricas han sido
compuestas basándose en la melodía del Etenraku, las cuales aún se cantan en nuestros días.
Con respecto a muchas obras del GAGAKU compuestas en el Japón, se conocen a sus compositores
y sus motivos de inspiración. Sin embargo, poco se sabe de las obras procedentes del extranjero que
resultan constituir la mayor parte del GAGAKU. Tampoco se conoce del origen de la palabra
Etenraku, pero es muy persuasiva la teoría de que su nombre resultó de una transcripción de algún
nombre antiguo de una región de Asia occidental. La versión original de Etenraku corresponde a la
tonalidad conocida por banshiki-choh, pero también se ha hecho la tansposición a las tonalidades
oshiki-choh y hyo-youh.

Bairo
Unos afirman que es una composición musical hecha por Rou-Toku Han y que fue introducida al
Japón por el monje Buttetsu de Rin-yu, actual Vietnam. No obstante, otros sostienen que el Bairo
fue traído de Ten-yiku, actual India, por un monje brahamánico. Originalmente parece haber sido
una obra para adivinar la fortuna antes de una batalla, pero en años posteriores llegó a convertirse
en una oración para la victoria y para celebrar el triunfo. También hay una teoría acerca de su
denominación que sostiene que su nombre provino de la Fiesta de Bairo, que se celebra el 8 de abril
en el Templo Tohshohdai, por haberse ejecutado así mismo. Cuando se ejecuta para acompañar una
danza en el escenario del Bugaku, en el que hay una combinación de dos por tres compases en una
unidad rítmica. Sin embargo, como obra instrumental (Kangen), se ejecuta en un compás de dos por
cuatro, como se apreciará en el concierto de hoy.

7
Saibara
El Saibara tiene origen en una serie de canciones populares folklóricas regionales, las cuales
llegaron a ser cantadas por la aristocracia con el acompañamiento de instrumentos musicales del
GAGAKU. Entre los siglos IX y XI el Saibara tuvo gran auge y su número de composiciones llegó
a más de 60. Sin embargo, su popularidad decae hasta el punto en que en el siglo XV deja de ser
practicada por completo. Aunque incontables esfuerzos se hicieron para rescatar el Saibara durante
el siglo XVII hasta el presente, sólo escaso número de composiciones se han logrado revivir hasta
hoy. No obstante, desde hace ya algunos años, la Universidad de Tenri ha venido restituyendo e
interpretando una obra por año.
En el Saibara se canta al unísono con el acompañamiento de tres instrumentos de viento, dos de
cuerda del conjunto del Kangen y un par de tabletas llamado shakubyooshi, el cual el líder emplea
con el objeto de marcar el compás.
La primera estrofa de cada composición es cantada por el cantante principal, al cual se unen
después, los demás cantantes y músicos al mismo tiempo.
La partitura del Saibara es anotada en neuma* un neuma compuesto de curvas, corchetes, líneas y
puntos, que se encuentran en el lado izquierdo de las palabras del texto, los cuales indican la
melodía y las notas, escritas en caracteres chinos sobre el neuma. Los puntos ● y ○, luego el
carácter 百 indican los compases de las unidades rítmicas. Además se da a conocer el delicado
cambio de la melodía usando términos técnicos, como iribushi, tsuki, y yohyuh.

Un ejemplo de saibara es el tema “Koromogae”.


Si bien entendemos Koromogae como el cambio de las ropas de acuerdo con las estaciones, según
el libro “Ryojinhishou”, posee también el significado de intercambio de prendas con otras personas.
Además, basado en la idea de la transmisión de sentimientos y conexión de las almas, también
puede interpretarse como el intercambio de prendas entre el hombre y la mujer.
En una de sus estrofas se hace referencia a frotar una flor. Esto se refiere al hecho de teñir prendas
mediante el citado procedimiento.
De esta manera, combinando el intercambio de prendas entre el hombre y la mujer y la prenda
teñida de color rojo gracias al frotado de la flor, es posible deducir que esta canción era una canción
de amor en aquella época.
Además, se considera una de las mejores piezas dentro de los Saibara y posee una dulce y
melancólica melodía.

* Neuma; cuyo significado es "espíritu, soplo, respiración" es un sistema de


notación musical empleado entre los siglos IX y XIII. Constituye uno de los primeros intentos
sistemáticos de notación musical.

8
Bugaku
Nasori
Es una danza de derecha (umai) perteneciente a la clasificación de hashirimai ejecutada por dos
danzantes. También se conoce por el nombre de sohryh-no-mai, que significa “danza de los
dragones”. Aunque poco se conoce acerca del origen e historia de su nombre, se dice que en el
convergen dos dragones representado uno al sexo masculino y el otro al femenino, o un dragón
joven y su padre que juguetean en la danza. En ejecución, el komaranyho (composición corta
perteneciente al tipo preludio), es ejecutado al comienzo con una flauta llamada komabue para crear
el ambiente del komagaku, seguido por las danzas con el acompañamiento del ha (movimiento de
desarrollo) y el kyu (movimiento de conclusión) propios del nasori. En el caso de un solo danzante,
la danza se denomina rakuson.
Taiheiraku
Es una danza de izquierda (samai) que pertenece a la clasificación de bunomai y hiramai, la cual es
interpretada por cuatro danzantes. Pese a que tal vez debió de existir una melodía acompañante bajo
el mismo nombre, hoy ya no sobrevive. En su lugar, tenemos al chohkoshi (canción para celebrar el
nacimiento de un príncipe), al bushohraku (canción para elogiar al comandante militar) y el
gakkaen (canción de alegría), todas las cuales pertenecen a la tonalidad taishiki-choh.
Los danzantes llevan armaduras y cascos tipo chino, espada en la cintura y alabarda en mano. Sin
embargo, las flechas en sus espaldas van colocadas al revés para que no se puedan alcanzar y
disparar con facilidad -gesto simbólico de paz-.

Bato
Según “Kyokunsho” (libro muscical de Gagaku de la edad media), se trata de una danza transmitida
al Templo Toshodai-ji por el monje Baramon de Ten-jiku (India actual) y el monje Buttetsu de Rin-
yu (actualmente Vietnam) durante la época Tempyo (729 - 749).

9
Aunque hay diversas opiniones acerca del origen de esta música, se dice que es una danza con la
que se expresa la alegría de un hijo tras haberse vengado de una bestia feroz que había matado a su
padre en la antigua China.
Existen dos danzas pertenecientes a la categoría “sahoh” y “uhoh” con la misma forma de
interpretación, pero con diferente estilo de danza. El Bato de “uhoh” lleva un compás denominado
“yatara byoshi”, que es una combinación de compases de dos por cuatro y de tres por cuatro en una
unidad rítmica. En ejecución, el “komaranjo” es ejecutado al comienzo con flautas, tambor y gong
de bronce. El “komaranjo” es una composición parecida al preludio, que se comienza primero con
el “netori” del líder de los músicos de flauta, seguido por otros músicos con la misma melodía y
después le acompañan tambor y gong de bronce. Acompañados de esta melodía los bailarines
aparecen en la escena majestuosamente, y luego empieza el “netori” del Bato y la obra principal.

Introducción a los instrumentos musicales del GAGAKU


Cuando las primeras formas de música fueron introducidas de China y Corea al Japón, el número de
instrumentos era mayor que el de hoy. Los instrumentos que a continuación se mencionan son los
que actualmente se emplean en GAGAKU.
Vientos:
Hichiriki - flauta de doble lengüeta
Shoh - organillo de boca
Ryuhteki – flauta
Komabue – flautilla
Kagurabue – flauta larga

Cuerdas:
Soh o gakuso – cítara de 13 cuerdas
Biwa o gakubiwa – laúd
Wa-gon – cítara de 6 cuerdas

Percusión:
Kakko – tambor pequeño

10
Taiko – tambor grande
Shohko – gong de bronce
San no tsuzumi – tamborcillo en forma de reloj de arena
Shaakubyooshi – un par de tabletas de madera

Vientos
El ryuhteki, es utilizado tanto en Saibara y Roei, como en el repertorio de Tohgaku, el cual incluye
las piezas de conciertos instrumentales de Kangen y la danza Samai. Su estructura de 40 cm de
largo consiste de bambú atado con cuerda de abedul. Tiene 12 aberturas en forma elíptica. Como el
hichiriki, este instrumento lleva la melodía principal de cada composición con más gracia y notas
más elaboradas.

El komabue, es empleado en el repertorio de Komagaku como en la mayoría de las danzas Umai. Es


más corto que el ryuhteki o el kagurabue y tiene 36 cm de largo. Está atado con cuerda de abedul y
tiene 6 aberturas. Produce un sonido muy agudo.

El kagurabue, es usado en el Mikagurauta, una forma de música y danza ritual sintoísta ejecutada
en la corte imperial. Es la más larga de las tres flautas y tiene 45 cm de largo. Como las otras dos
flautas, está atada con cuerda de abedul. Tiene 6 aberturas. Un buen flautista se considera capaz de
producir sonidos agudos y secos.

11
El hichiriki es empleado como un instrumento de melodía en el GAGAKU. Aunque pequeño en
tamaño, produce sonidos fuertes. Su estructura de 18 cm de largo, está hecha de bambú y tiene una
lengüeta integral. Aunque su origen se remonta en el extranjero, es empleado en Saibara, Roei y
otras formas semejantes de música tradicional japonesa, así como en los repertorios de Tohgaku y
Komagaku.

El shoh consiste en una estructura de madera laqueada en forma de copa, en la cual están insertadas
verticalmente 17 cañas finas de bambú. La abertura por donde se sopla está en la parte de la madera.
Dos de las cañas son mudas; el resto está provisto de pequeñas lengüetas metálicas las cuales se
hacen sonar cerrando una abertura en la caña. A veces este instrumento produce notas individuales,
pero en la mayoría de los casos, acordes de hasta 5 o 6 notas. En el repertorio de Komagaku y en las
llamadas danzas Umai, no se emplea el shoh.

12
Cuerdas
El soh es una cítara de 13 cuerdas. Su estructura, hecha de madera de paulonia tiene un largo de 190
cm. Las cuerdas de seda del soh son más gruesas que aquéllas de la cítara ordinaria, koto, que
produce sonidos menos agudos. Las cuerdas son tocadas con pequeños aros de cuero con plectros
de bambú puestos en los dedos. El papel de soh es subdividir las pautas de percusión al tanto que
provee una versión abstraída de la melodía de los instrumentos de viento, uniendo así, los elementos
melódicos y rítmicos del conjunto.

El wa-gon, cítara tradicional japonesa, existía en Japón desde mucho tiempo atrás. Se emplea para
acompañar antiguas formas de música y danza tales como Mikagura, Kume mai y Azuna asobi.
Tiene un largo aproximadamente de 190 cm y su estructura es de paulonia y ciprés japonés. Consta
de 6 cuerdas. El puente individual bajo cada cuerda es una horqueta sin descortezar de paulonia en
forma de V invertida. Las cuerdas se tocan con un plectro corto hecho de cuerno de búfalo y con los
dedos de la mano izquierda.

El biwa fue introducido al Japón desde Persia por la Ruta de Seda a través de la China. Su
constitución es de madera de morera y sándalo. El biwa tiene 4 cuerdas y 4 trastes. Su sonido es
pesado y seco. El plectro está hecho de boj. Junto con el soh, el biwa es un instrumento de cuerda
de gran importancia en la ejecución de piezas instrumentales de Kangen. Descompone los acordes
producidos por el shoh para acompañar la melodía principal.

13
Percusión
El shohko, gong de bronce, es esencial en repertorios instrumentales y en repertorios de danza.
Varias clases de gongs de bronce son las empleadas en el GAGAKU: el tsurishohko, gong pequeño
que se toca en repertorios instrumentales; el inaishohko, gong sostenido en un asta, el cual se toca
en procesiones; el daishohko, gong grande empleado en repertorios de danza. A veces, el gong
pequeño mide 15 cm de diámetro y se suspende en un marco circular de madera montado sobre un
soporte. El shohko se toca con un par de baquetas de unos 40 cm de largo cuya forma es de
bombilla y constitución de cuernos de búfalo.

El taiko es indispensable en las piezas instrumentales y repertorios de danza Hay varias clases de
tambores grandes: el tsuri-daiko, tambor suspendido; el da-daiko, enorme tambor ornamentado; el
ninai-daiko, tambor con encajes en asta, el cual se toca en procesiones; y el funagakuyo-daiko, gran
tambor empleado en presentaciones sobre barca. Como regla, el tsuri-daiko (tambor suspendido) es
empleado en el Kangen, música instrumental del GAGAKU, y el da-daiko (gran tambor con
encajes) en el repertorio de danza, no obstante, el tsuri-daiko es a veces reemplazado por el da-
daiko. El tsuri-daiko se sostiene en un marco circular de madera y el cuero ligado a ambos lados es
de vaca. Los dos cueros que forman el da-daiko llegan a medir hasta 1 metro de diámetro.

14
El kakko, empleado en las presentaciones de piezas instrumentales del Kangen y danza estilo Samai,
determina el ritmo de una composición e indica a los ejecutantes el final que se acerca. Su
estructura de tambor tiene unos 30 cm de largo y 15 cm de diámetro. El kakko está hecho de cuero
de caballo. El tambor se coloca sobre un soporte negro laqueado y se toca con dos baquetas de 39
cm cada una. En ejecución los intervalos entre los golpes son relativamente cortos comparados a los
demás instrumentos de percusión y se encarga de acelerar el tiempo de cada composición.

15
El san no tsuzumi, es utilizado para acompañar la danza Umai. Es un tamborcillo en forma de reloj
de arena. A diferencia del kakko, no tiene ningún soporte para ser sostenido. La estructura del
tambor mide de largo 45 cm. Los dos cueros cosidos a los aros de hierro, cuyos diámetros son
mayores que el mismo tambor, están enlazados hacia la parte principal mediante sogas. Este
instrumento es sujetado en el suelo apretando las sogas con la mano izquierda mientras la derecha
golpea con una sola baqueta la cual tiene un diámetro mayor hacia el centro que hacia las orillas.
Desempeña el mismo papel del kakko en el repertorio de Tohgaku.

El shakubyohshi, es un par de tabletas el cual se usa en repertorios como el Saibara, Mikagura,


Kume uta, Yamato uta y Azuna asobi, es tocado por el cantante principal del grupo para delinear el
ritmo de cada composición. Cada tableta mide casi 35 cm de largo y está hecha de boj o albaricoque
japonés. Se dice que en los viejos tiempos, en vez de cetros de madera se usaban los shakubyohshi.

16
17
Reseña Histórica del Club Gagaku de la Universidad de Tenri

El Club de Gagaku fue creado el año 1951 como club de actividades extracurriculares, con el
propósito del estudio, el aprendizaje de la técnica de la interpretación y la difusión del Gagaku. Este
club ha venido ofreciendo conciertos periódicamente en las ciudades de Tenri, Osaka, Tokio y en
otros lugares de Japón.
A partir del año 1975 ha presentado una serie de conciertos internacionales en Asia, América del
Norte y del Sur, Europa, Eurasia y Australia. En el presente año 2018 celebró su 28º concierto
internacional en Corea del Sur. Por lo tanto, este concierto en México será el 29º, llegando a 50
países visitados en total.
En el año 1980, con ocasión de la inauguración de Todaiji, tras la reparación del Showa y a petición
de la radiotelevisión nacional japonesa NHK, interpretó piezas clásicas de “Gigaku”, espectáculo
fantasmagórico de la era Tempyo, y desde entonces comenzó una labor de restauración de obras
desaparecidas. Finalmente, en 1990 se logró completar dicha restauración de todas las obras del
Gigaku, registradas en los documentos antiguos.
Desde el año 1992, a petición del Templo Yakushi-ji colaboró con la restauración del “Sanzo-hoshi”
del nuevo Gigaku, y tras concluir las 6 piezas que componen la obra completa, actualmente la
interpreta durante la Ceremonia Mayor de Genjyo el 5 de mayo de cada año.
Además, ha colaborado con otros géneros musicales tales como la orquesta, la música tradicional
japonesa, el jazz y la danza de vanguardia, y también sigue trabajando en la restauración e
interpretación de obras desaparecidas del Saibara y del Bugaku.
En 1984 CBS SONY lanzó el primer disco de este grupo, y después se puso a la venta el CD. Desde
el 2000 la Editorial Doyusha ha lanzado con éxito nueve CDs con el título “Gagaku - para la
práctica de la interpretación”.
En el año 2000 el Club fue certificado como sociedad sigma por el Soroptimist Internacional de
Nara, al ser reconocidas sus actividades de promoción del Gagaku en la educación. En 2001 tuvo el
honor de recibir el 21º Premio regional de Pola para la cultura tradicional, por la Fundación Pola
para la Promoción de la Tradición Cultural Japonesa.

18
Saludo
Yu Watanabe
Presidente del Club Gagaku
Profesor adjunto de la Universidad de Tenri
En esta ocasión, nos sentimos muy honrados de tener la oportunidad de interpretar el Gagaku en
México para commemorar el 130 aniversario de las relaciones diplomáticas entre México y Japón.
Nuestro club ha venido ofreciendo conciertos de música Gagaku, tradicional de Nara, la antigua
capital de Japón, no solo dentro de las fronteras de nuestro país, sino también en todo el mundo.
Cada vez, los aplausos y vítores de la audiencia, nos recuerdan que el encanto del Gagaku puede
llegar también a los corazones de personas con diferentes culturas. Es por ello que disfrutamos
tocando Gagaku y gracias a esto que hemos crecido como grupo y nos sentimos orgullosos.
Pero lo cierto es que el Gagaku es música internacional, influenciada por multitud de tradiciones de
todo el vasto continente asiático. En el mundo moderno, donde con la globalización el respeto por el
valor fundamental de la diversidad se ha convertido en un tema esencial, la música de Gagaku
parece tener un poder simbólico. Creemos que nuestra misión es heredar el tesoro de esta
importante cultura, nutrirla para que sea más próspera y conectarla con el futuro.
Nos gustaría, al tiempo que expresamos nuestro agradecimiento a la cortesía y esfuerzo de todos los
colaboradores de este evento, desear la continuidad y un desarrollo todavía mayor de las relaciones
amistosas entre México y Japón.

19