You are on page 1of 7

GUIA PARA ALEGATO ABOGADO AMPARISTA: SEBASTIAN VALLE

1. Buenos días honorables magistrados y demás sujetos procesales


Solicito al honorable presidente permiso para leer los artículos y jurisprudencias
a lo largo de mi alegato.

Sobre lo que versa este asunto es en cuanto a los agravios que a mis clientes
le representa los cuales honorables magistrados son los siguientes;
1. La violación denunciada
2. La infracción a garantías constitucionales
3. La procedencia del amparo

1. En cuanto a la violación denunciada se alega sobre la violación constante del


derecho de libre locomoción, propiedad privada, libre comercio, libre industria y
derecho al trabajo causando agravio en nuestros derechos contenidos en los
artículos 26, 39, 43 y 101 de la constitución política de Guatemala.
Los cuales expresamente establecen;
Artículo 26.- Libertad de locomoción. Toda persona tiene libertad de entrar,
permanecer, transitar y salir del territorio nacional y cambiar de domicilio o
residencia, sin más limitaciones que las establecidas por ley.

Artículo 39.- Propiedad privada. Se garantiza la propiedad privada como un


derecho inherente a la persona humana. Toda persona puede disponer
libremente de sus bienes de acuerdo con la ley. El Estado garantiza el ejercicio
de este derecho y deberá crear las condiciones que faciliten al propietario el
uso y disfrute de sus bienes, de manera que se alcance el progreso individual y
el desarrollo nacional en beneficio de todos los guatemaltecos.

Artículo 43.- Libertad de industria, comercio y trabajo. Se reconoce la libertad


de industria, de comercio y de trabajo, salvo las limitaciones que por motivos
sociales o de interés nacional impongan las leyes.

Artículo 101.- Derecho al trabajo. El trabajo es un derecho de la persona y una


obligación social. El régimen laboral del país debe organizarse conforme a
principios de justicia social.

1
Sobre estas garantías que establece la constitución política de Guatemala es
donde me fundamento para exigir NO HA LUGAR la petición planteada por la
otra parte y que quede firme la sentencia favorable para mis patrocinados
emitida por el Juzgado quinto de primera instancia del ramo civil.

En cuanto al derecho violentado de la libre locomoción, ha quedado probado


durante el proceso sobre la violación de este, el memorial presentado con
fecha quince de julio de dos mil dieciocho, presente la prueba en donde los
guardias de seguridad del residencial SAN ANGEL IV no dejaron entrar al
señor CRISTOBAL
PERPUAC PU con su familia, manifestando los guardias de seguridad que por
ordenes de la junta directiva de dicho residencial se le vetaba el ingreso por
incumplir las normas de dicho residencial, el señor CRISTOBAL PERPUAC
estuvo esperando 45 minutos en la garita de seguridad solicitando el ingreso,
hasta que los guardias de seguridad recibieron una llamada en donde se les
autorizaba el darle ingreso.
Así también en dicho memorial presente la prueba en la cual en varias
ocasiones los guardias de seguridad por instrucciones de la junta directiva no le
permitieron el ingreso a los proveedores de los diferentes comercios que hay
dentro del residencial los cuales enumero los siguientes;
Embutidos Perry
Frito Lay
DIANA
PEPSI
COCA COLA
FARMACEUTICAS

Cabe destacar honorables magistrados que cuento con los videos de las
cámaras de seguridad en donde queda grabado dicha violación del derecho.

Ante esto, solicito al presidente poder leer una jurisprudencia en cuanto a la


libre locomoción en este tipo procesos.

JURISPRUDENCIA 1
Expediente 3601-2008.

2
González Rodríguez, Luis Ricardo c/ Asociación de Vecinos La Alameda del
Encinal II s/ Apelación de amparo

Libertad de locomoción ·

La Corte de Constitucionalidad, en más de tres fallos contestes, ha asentado el


criterio referente a que no puede reconocerse una potestad administrativa
cuasidelegada a un comité particular de vecinos para que emitan disposiciones
de policía sobre quienes no pertenezcan o se adhieran libremente al mismo;
asimismo, que no se puede limitar la libertad de locomoción, y, en el caso
preciso, la libertad de tránsito de las personas, por disposiciones que no
provengan legítimamente de una autoridad fundada en ley.

Libertad de locomoción · Doctrina legal de la Corte de Constitucionalidad

La sentencia del nueve de febrero de mil novecientos ochenta y ocho, emitida


por la Corte de Constitucionalidad en el expediente identificado con el número
240-87, indica que la locomoción de las personas es un derecho público subjetivo
–y más propiamente de libertad pública– que pertenece a todo habitante, que
puede ejercerlo en cualquier parte o lugar de uso común de la República
destinado al tránsito de las personas, por lo que, estando probado que el
accionante tiene su domicilio en el lugar donde se han instalado garitas y
talanqueras para el control de

ingreso y egreso de personas en forma peatonal o vehicular, el ejercicio de esa


libertad para transitar no puede ser objeto de condiciones o limitaciones que lo
debiliten. Este mismo criterio sustentó las sentencias fechadas el quince y
diecisiete de febrero, ambas de dos mil, y doce de julio de dos mil siete, dictadas
en los expedientes identificados con los números 762-99, 954-99 y 967-2007,
respectivamente.

Libertad de locomoción · Propiedad · Arrendamiento · Usufructo

Las medidas de seguridad que se adopten en los conjuntos habitacionales,


limitativas del tránsito –ingreso y salida-, con el objeto de resguardar el lugar
protegido podrán ser aplicadas a las personas extrañas al conjunto habitacional,
pero nunca a aquellas que allí residen bajo cualquier título –propietarios,
arrendatarios, usufructuarios y otros-. Por lo que estos últimos deberán contar
con marbetes que les permita transitar en vehículo y que los guardias de
seguridad les abra y cierre el portón.

JURISPRUDENCIA 2

SENTENCIA Nº 2021-2003 DE CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD, 25 DE


AGOSTO DE 2004

3
1. El amparo constituye un medio de protección constitucional contra violaciones
o amenazas de violación a los derechos de las personas, no habiendo ámbito
que no sea susceptible del mismo.

2. Al respecto, esta Corte aprecia que son evidentes los hechos justificativos de
la asociación recurrida que motivaron a sus integrantes a disponer
voluntariamente medios preventivos de protección contra la delincuencia, que
afecta a las personas, tanto en su vida, su integridad física y su seguridad, como
a sus bienes. Igualmente que la agrupación de personas que han aportado
recursos económicos y tiempo para la autodefensa legítima es razonable en
tanto que se sustentan en valores tan fundamentales como los de la seguridad y
el bien común de los asociados. Sin embargo, a pesar de que en el derecho
público debe prevalecer el interés de la mayoría, no puede, en este caso,
someterse a ésta los intereses de quienes discreparan, pues tal mayoría no se
encuentra orgánicamente justificada por el ejercicio del poder público, ni por el
de las normas que rigen la organización de sociedades, únicos que, por el
sistema democrático y representativo, tienen el imperium vinculante que obligue
a quienes quisieran apartarse de las obligaciones y deberes que impone la vida
en comunidad o en asociación formal. De esta manera, aunque los derechos
fundamentales no son absolutos frente al Estado, sí pueden serlo frente a
agrupaciones espontáneas que carecen de la legitimidad del orden político para
relativizarlos ante los derechos de los demás. La cuestión planteada en el
amparo se contrae a las limitaciones que la postulante reclama contra la
asociación impugnada, que estima violatorias de las normas contenidas en los
artículos 5º y 26 de la Constitución. Respecto del primero, esta Corte ha
considerado que se restringe tal derecho al pretender someter a cualquier
persona a disposiciones que no estén fundadas en ley; y en cuanto al segundo
artículo invocado, que la locomoción de las personas en lugares de uso común
como las calles, por ejemplo, es un derecho público subjetivo que pertenece a
todo habitante, que puede ejercerlo en cualquier parte o lugar de uso común de
la República destinado al tránsito de las personas por lo que, estando probado
que la accionante es propietaria de los inmuebles situados al final de la colonia
Vientos del Valle, en donde únicamente hay una sola calle de acceso y en la que
se ha instalado una garita y además, una talanquera o plumilla para el control de
ingreso, el ejercicio de esa libertad para transitar no puede ser objeto de
condiciones o limitaciones que lo hagan nugatorio.

Así entendido el problema, no puede, por una parte, reconocerse una potestad
administrativa cuasidelegada a una asociación particular de vecinos para que
emitan disposiciones de policía sobre quienes no pertenezcan o se adhieran
libremente al mismo, y, por la otra, la libertad de locomoción, y en el caso preciso,
de tránsito de las personas, no puede restringirse por disposiciones que no
provengan legítimamente de una autoridad fundada en ley.

En cuanto al derecho violentado de libre comercio y libre industria quiero hacer


alusión sobre la importancia de estos y los derechos humanos, ya que en Pacto
Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales Aprobado y abierto
a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General en su resolución 2200
A (XXI), de 16 de diciembre de 1966. Se estableció que esos derechos son de

4
carácter obligatorio, inherentes y de suma importancia en materia de derechos
humanos, por lo que ante este agravio se tiene una violación gravísima ante
estos derechos.

Solicito al honorable presidente permiso para leer los artículos importantes del
pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales.

PARTE I

Artículo 1

1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de ese


derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su
desarrollo económico, social y cultural.

2. Para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de
sus riquezas y recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan
de la cooperación económica internacional basada en el principio de beneficio
recíproco, así como del derecho internacional. En ningún caso podrá privarse a
un pueblo de sus propios medios de subsistencia.

Artículo 3

Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a asegurar a los


hombres y a las mujeres igual título a gozar de todos los derechos económicos,
sociales y culturales enunciados en el presente Pacto.

Artículo 6

1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho a trabajar,


que comprende el derecho de toda persona a tener la oportunidad de ganarse la
vida mediante un trabajo libremente escogido o aceptado, y tomarán medidas

adecuadas para garantizar este derecho.

Artículo 11

1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda


persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluso alimentación,
vestido y vivienda adecuados, y a una mejora continua de las condiciones de
existencia. Los Estados Partes tomarán medidas apropiadas para asegurar la
efectividad de este derecho, reconociendo a este efecto la importancia esencial
de la cooperación internacional fundada en el libre consentimiento.
5
Ante esto honorables magistrados quiero expresar el problema que conllevaría
a cerrar los comercios, no solo ellos se quedarían sin ningún ingreso
económico dejándolos así en problemas económicos tomando en cuenta que
todos tienen un familia que mantener , colegiaturas, recibos de servicios,
deudas que pagar.
En la resolución de fecha veintisiete de julio de dos mil dieciocho por parte del
juzgado quinto de primera instancia del ramo civil se considero y se tomo en
cuenta el hecho que mis patrocinados han cumplido con todas sus obligaciones
tributarias y legales en cuanto lo relacionado sus comercios, es decir ellos
tributan al Estado mensualmente y por eso pusieron y ponen a disposición sus
libros de contabilidad para así probar que la responsabilidad de ellos hacía el
Estado y lo más importante SON FAMILIAS QUE APORTAN AL
DESARROLLO ECONOMICO DE GUATEMALA.
Y no solamente al Estado sino también AYUDAN A LA SOCIEDAD
GUATEMALTECA, y es acá honorables magistrados donde hago el énfasis,
mis patrocinados le dan empleo a bastantes familias de Guatemala, de los
nueve comercios que están dentro de la residencia y se está pidiendo su
clausura le están dando un empleo digno, seguro y bien remunerado a quince
familias exactamente por lo que si se llegase a cerrar dicho comercios esas
personas dejarían de tener un ingreso para mantener a sus familias,
VIOLANTANDO LOS DERECHOS HUMANOS que leí anteriormente.

Quiero hacer alusión a un informe de la ONU en su Asamblea General en su


cuarto informe en el que pide la abolición del mecanismo de resolución de
disputas; “Los derechos humanos deben recibir prioridad sobre otros acuerdos,
incluyendo los comerciales. Existe una ley internacional de derechos humanos
que requiere la implementación de los tratados de derechos humanos de buena
fe, por lo que no se pueden ignorar simplemente firmando un acuerdo
internacional inconsistente para el comercio y la inversión”,

2. Ante la infracción a garantías constitucionales


Haciendo un estudio de los autos se ve claramente la coacción y amenaza a
los derechos anteriormente mencionados, el daño que estos ocasionan como lo
es el daño psicológico, económico, perdida de tiempo y de esfuerzo, ya que no
solo afectan a las familias sino también a la comunidad del residencial san
ángel IV, es triste y preocupante el hecho que mis patrocinados se sientan
desprotegidos por quienes en teoría deberían ser de máximo apoyo.
3. En cuanto a la procedencia del amparo, la entidad que solicita el amparo en

6
recurridas ocasiones nos han hecho saber que nosotros no tenemos derecho a
nada pero no se han dado cuenta que no solo se han violentado nuestros
derechos si no también han incurrido a las amenazas.

REITERO MI PETICIÓN honorables magistrados, que siga firme la sentencia


emitida por el juzgado quinto de primera instancia del ramo civil en donde dio
no ha lugar a la solicitud presentada por parte de la asociación de vecinos de
san ángel IV, y que permite que los comercios sigan sus funciones.

Ante esto solicito que NO SE DE HA LUGAR el amparo presentado por


ARESAC puesto que violenta y amenaza los derechos constitucionales de mis
patrocinados
y solicito que su fallo sea a favor de los vecinos afectados y que esta sentencia
siente doctrina legal para poder tener referencia ante futuros inconvenientes de
esta naturaleza y evitar así la violación, intimidación e infracción de las
garantías que nuestra constitución nos otorga.

He dicho honorables magistrados.