Вы находитесь на странице: 1из 13

PRIMERA PARTE

La palabra TRANS significa "después de", tanto en el espacio como en el tiempo.

Transpersonal observa a la persona después de haber actuado, pues el estudio se basa en la


experiencia.

El término "transpersonal" fue adoptado para referirse a personas que extienden su identidad más
allá de la individualidad y de la personalidad.

Transpersonal indaga sobre la naturaleza esencial del Ser.

¿Qué es ser transpersonal?

Trascender más allá de la persona. Y solo se trasciende integrando el EGO. Eso se logra con
PSICOINTEGRACIÓN.

Maestro y alumno se representan con el diagrama del Yin y el Yang, donde la verdad tiene una
dosis de error y el error posee una dosis de verdad.

La verdad es Sabiduría. El error es ignorancia. ¿Cuál es el error en la verdad? Tratar de imponer el


Conocimiento. ¿Cuál es la verdad en el error? Resistirse a la imposición, porque el maestro impone
por EGO y al darse cuenta de la resistencia del otro, aprende de esa manera que no transita el
sendero correcto.

El DAR para hacernos querer es depender de nuestro EGO.

El DAR para sentirnos bien es parte de EGO y parte de espíritu.

El DAR sin comprometer la emoción, es acción del espíritu.

El DAR comprometiendo la emoción es equilibrar nuestro interior, integrando EGO y espíritu.

SEGUNDA PARTE
Te dicen algo que no te agrada, una frase que no te gusta. Hay algo dentro tuyo que se subleva.
También hay otro Yo, quizás más profundo, que se enoja con el primero porque éste se sublevó de
su estado de armonía. Pero "el segundo Yo", queriendo corregir al primero, también sale de su paz
interior.

Obviamente, ese primer Yo se encuentra invadido por el EGO y está en una etapa de aprendizaje.
Pero el otro Yo, algo más sabio, también pierde el control por los impulsos emocionales del
primero. Sucede que ese Yo, maestro del primero, también está en una etapa de aprendizaje. O
sea que, a su vez, es alumno de otro Yo más interno.
Vencer el EGO no significa tomar partido por ese tercer Yo y dejar de lado los dos primeros,
buscando que éstos se desintegren. ¿Por qué? Porque tomar partido es, de alguna manera, partir
algo. E intentar desintegrar los "yoes" afectados es ser discriminatorio con parte de nosotros
mismos.

Si tomamos partido por determinada postura, automáticamente dejamos afuera a las otras. Si
tratamos de integrar todas las tendencias. Lograremos el equilibrio.

Lo acertado sería no tomar partido por ninguna postura interna, por más elevada que sea, pues eso
llevaría a una disgregación de nuestro estado inconsciente, logrando enfrentamientos entre los
diversos "yoes" y provocando, sin querer, una personalidad cambiante e insegura. Al no tomar una
postura determinada, no hay desintegración de los "yoes", pues "nada se parte". Entonces, se
avanza al segundo paso, que es buscar la integración de las distintas tendencias, unificándolas en
la más elevada. Por ende, el EGO no se destruye ni tampoco se lo relega a un estado vegetativo,
sino que se le da el rol que le corresponde, que es apuntalar la autoestima. De ahí surge una
persona segura y, al ser segura, puede ser tolerante. Al ser tolerante, aprende a no perder el
control por ninguna agresión verbal externa [1].

Esa postura de tolerancia, sin protagonismo, es la base de la Psicointegración.

TERCERA PARTE
La Psicología original se remonta a la antigüedad clásica y explicaba la actividad del ser humano a
través de su alma racional.

En la segunda mitad del siglo XIX, la Psicología se independizó de la filosofía y se eliminó toda
vinculación con la metafísica. Se limitó al estudio de la conducta observable, profundizando el
análisis.

El cometido de la Psicología es tratar de resolver los conflictos internos del ser humano para lograr
su bienestar.

Psicointegración avanza un paso más allá, pues busca que el Ser se encuentre consigo mismo y
logre un equilibrio, para así darse cuenta que el verdadero bienestar es empatizar con el otro,
logrando canalizar correctamente sus emociones más profundas.

LA EMOCIÓN

La emoción, sin equilibrio, puede ser perniciosa. Una emoción introvertida provoca rencores, odios
y también traumas en la persona que la sufre.

Una emoción extrovertida puede desembocar en todo tipo de agresiones hacia quien, creemos, nos
agrede a nosotros.

No sería positivo despojarnos de toda emoción, porque dejaríamos de involucrarnos con nuestro
entorno. Nuestro EGO crecería en forma desmesurada al no canalizarlo en ningún sentido.

Por otra parte, una emoción no contenida nos transformaría en individuos totalmente impulsivos.
Es necesaria una contención analítica para las emociones descontroladas. También es
imprescindible una sensibilidad de conciencia para aquellas personas que creen que, dominando
las emociones, son menos vulnerables y terminan siendo insensibles con el sufrimiento ajeno.

Una emoción equilibrada es la base para que la persona tenga el control de sus impulsos y así,
pueda dar y recibir amor.

CUARTA PARTE
El ser humano tiene varias facetas o distintos "yoes". Puede estar triste, melancólico o depresivo.
Lo importante es que no identifique ese estado con una totalidad. Por ejemplo: -"Hoy es un día
triste, estoy totalmente bajoneada, no soporto mi estado general, etc." Nadie está "totalmente
bajoneada", es el EGO de esa persona que se identifica con un rol. El EGO está triste, el EGO está
melancólico, el EGO está "bajoneado".

Son roles de la persona, no es la persona en su totalidad. Esa persona puede tener proyectos,
planes o ideas que quizás cambien parte de su estado anímico. Y si los roles del EGO se
"acostumbran" a hacer de víctima, hay que tener en cuenta que también una palabra de aliento,
una ayuda espiritual o una grata compañía pueden aliviar la depresión y, de a poco, transformarla
en euforia.

Se puede evitar que el EGO se identifique con un rol determinado y es "desidentificándonos".

Irónicamente, es el mismo EGO el que impide que el ser humano pueda llegar a despersonalizarse,
pues está permanentemente en "la periferia" del campo de la consciencia y tiene el control del
sujeto.

Un ejemplo muy visto se da en personas con una autoestima tan deteriorada que viven necesitando
de la atención de los otros y su EGO transforma a esas personas en seres totalmente absorbentes y
manipuladores. Viven como algo natural protagonizar roles de víctima y transferir culpas, y no se
dan cuenta el rechazo que causan en los otros, pues su EGO les obnubila el discernimiento.
QUINTA PARTE
Psicointegración es un camino tan sencillo que es obvio. Significa integrar todos los roles, todos los
yoes. Los seres humanos tiene distintos yoes, esos yoes hacen que la persona tenga cambios en su
conducta: sea informal, con personalidades erráticas. Porque cada Yo quiere ser el protagonista y
desea sobresalir opacando a los otros yoes. Mas no se da cuenta que los demás yoes piensan de la
misma manera.

Hay un Yo Central, desprovisto de EGO, que tiene todo el discernimiento y es el canal que
comunica con el Yo Superior, aclarando que el Yo Superior es el 90 % de nuestro espíritu, que está
en el plano correspondiente [2]. Cuando el espíritu está desencarnado el Yo Central y el Yo
Superior son la misma cosa.

En los espíritus del Error, ese Yo Superior no tiene sus roles protagónicos integrados y, por lo
tanto, aunque el Yo Central del sujeto encarnado se comunique, la guía que reciba no será valiosa.
Por el contrario, exacerbará más el personaje actuado de los distintos yoes.

El EGO posee muchos roles: uno de los más perniciosos es la soberbia. No se puede tener soberbia
si no se tiene EGO. No se puede ser susceptible si no se posee EGO. Ese lastre hace que la persona
se ofenda, monte en cólera, se sumerja en un mar de dudas, etc.

Integrar el EGO es un triunfo del espíritu. La persona que no protagoniza no es prejuiciosa, no da


cabida a la ofensa, no trata de manipular a otros. El ser humano que no personifica no va a dar
lugar al EGO centrismo.
De Daniel José Queraltó
con la aprobación de Jorge Olguín

La mente analítica es la que nos permite adaptarnos a los cambios en las


situaciones en las que vivimos para obtener mejores resultados que los que
conseguiríamos solamente usando ya sea nuestra memoria, o una acción
aprendida, o un engrama o reacción.

Se basa en cierto grado de comprensión consciente de las variables que forman


una situación, seguido de un análisis y toma de decisión también en forma
consciente.

El uso de la mente analítica tiene muchas virtudes, por ejemplo:

 Se obtienen mejores resultados por el hecho de tener en cuenta más


parámetros.
 Evitamos errores en los que caeríamos sin un análisis previo.
 Evolucionamos más rápido porque una comprensión de una situación es
mejor que un conocimiento de una situación, y además tiene efecto
acumulativo para posteriores experiencias.

La acumulación de las pequeñas ventajas que obtenemos con ella lleva con el
tiempo a la acumulación de una gran ventaja. Una persona que durante un tiempo
prolongado use dicha mente en un pequeño porcentaje más de lo habitual, acaba
siendo una persona diferente.
Pongamos un ejemplo del uso de distintas mentes. Mientras estamos aprendiendo
a conducir obviamente estamos muy atentos a lo que va ocurriendo a nuestro
alrededor. Vemos y analizamos esa señal de stop, vemos y analizamos esas líneas
de la carretera, etc. Sin embargo con la práctica ya no nos es necesario estar
analizando tantos parámetros, si no que todo se vuelve más automático. Solo con
medio ojear la señal de stop se nos va el pie al freno; ni se nos ocurre adelantar el
línea continua; etc. Entonces queda claro que mientras aprendemos usamos
mucho más la mente analítica, y luego ya no nos es tan necesaria porque con los
datos aprendidos superamos el 99% de las situaciones. Por tanto al ser más
expertos usamos mucho más una mente basada en la memoria.
Este ejemplo explica claramente una de las principales causas de no usar nuestra
mente analítica, la comodidad, por creer que es suficiente actuar como hemos
aprendido.
Si bien en el ejemplo de conducir es lógico que con el tiempo y la experiencia nos
sintamos cómodos, obviamente estando siempre alerta, no es tan así en las
complejas situaciones que se dan en nuestras vidas.
¿Dónde está la diferencia? En la cantidad de parámetros.
En el tema de la conducción de vehículos, todos los que tienen práctica podrían
enumerarla mayor parte de los parámetros que inciden durante el manejo del
automóvil. Las listas hechas por la mayoría de personas serían muy similares, y sin
duda los parámetros que algunos olvidasen serían reconocidos sin ningún esfuerzo
por ellos mismos al verlos en las listas confeccionadas por otras personas.
Sin embargo, no hace falta irnos del tema de la conducción para empezar a ver
que nada es tarea simple. Quizás alguno de los conductores fuese experto en la
conducción extrema, y seguramente incluiría en su lista varias observaciones no
presentes en las listas confeccionadas por la mayoría. ¡Oh sorpresa! ¡La mayoría se
daría cuenta que no sabía tanto como pensaban! Pues esto, multiplicado por mil,
se da en el día a día. Da vértigo solo intentar ser consciente de la cantidad de
parámetros que influyen en nuestras vidas.
Si bien en el tema de la conducción podríamos mejorar mucho con un cursillo de
conducción extrema, ¿cómo se resuelve algo infinitamente más complejo? Allí
donde no llegue nuestro conocimiento podremos usar una herramienta que todos
tenemos: la mente analítica.
Buena parte del problema reside en el asumir que ya tenemos suficiente
conocimiento de algo para creer que nuestra acción no analítica es correcta.
¿Dónde está el límite? ¿Cuándo es necesario pensar y cuando no? Pongamos
algunos ejemplos. Reaccionar es necesario al quemarnos y retirar la mano sin
pensar. Tal como hemos dicho no es necesario analizar todo lo que ocurre al
conducir, bastando estar alerta. En resumen, no es necesario usar la mente
analítica a pleno cuando el resultado obtenido no mejoraría, o directamente
podría ser contraproducente como al quemarnos.
Una reacción no analítica típica es cuando alguien contesta rápidamente sin
pensar. Esa persona en ese instante está deseando haber contestado
correctamente, o directamente cree que es así. Naturalmente no ha tenido en
cuenta gran cantidad de parámetros porque se lo ha impedido a sí misma. Es un
ejemplo claro de mente reactiva y de engramas en acción. ¿Cómo se pueden
superar este tipo de reacciones?

 Tomando una pastilla que te anule lo suficiente como para que no tengas
fuerza para reaccionar. Obviamente esto es negativo, porque no soluciona
el problema, solo lo enmascara. Y aparte seguramente tiene efectos
secundarios. Es necesario decir, sin embargo, que algo así puede estar
justificado en casos de severo desequilibrio con posible resultado de
lesiones, a la espera de una solución mejor. También hay que tener en
cuenta la posibilidad que la causa sea física y que sea necesaria una
intervención médica.

 Eliminar el engrama mediante terapia dianética. El individuo reconoce el


origen de su engrama, quizás algo relacionado con la necesidad de ir rápido,
o quizás la necesidad de demostrar ligereza mental, o cualquier otra causa.
Entonces se da cuenta que el origen era irracional y consigue liberarse de la
necesidad de esa reacción.
 La anulación del origen del engrama indirectamente mediante
psicointegración, integrando los yoes. El individuo reconoce cuando un
impulso es por ego y lo descarta por ya no formar parte de lo que es ahora.

Extendiéndonos en este último punto, una reacción como la comentada de


contestar rápidamente en general es por ego porque está basada por ejemplo en
la necesidad de mostrarse de una forma determinada, cuando precisamente
alguien integrado disuelve su personalidad por comprender que debe actuar según
cada circunstancia. Se da cuenta que la personalidad son pautas irracionales que
entorpecen el analizar y resolver una situación de la mejor forma posible. Igual
queda algo que puede ser calificado como personalidad, pero no está basada en
pautas reactivas si no que es la consecuencia de nuestro concepto, el cual nos
define.

Otro ejemplo preclaro es el ajedrez. Ser reactivo equivale a jugar sin pensar. Por
supuesto da mal resultado. Tener una personalidad marcada equivale a descartar
cierto tipo de planes en favor de otros incluso irracionalmente. Implica como
mínimo perder posibilidades. Ser analítico equivale a juzgar la posición por los
parámetros que nos parezcan óptimos, y tomar un plan acorde con nuestra
evaluación, sin interferencias irracionales.

Por supuesto que analizar requiere tiempo, pero ¿quién ha dicho que tengamos
que correr? ¿No será que estamos reaccionando?
Términos extraídos del Diccionario Técnico de Psicointegración

CUERPOS SUTILES. Gr Elron. Según la filosofía esotérica, centros energéticos vibracionales que se
encuentran alrededor de un ser encarnado, por los cuales fluye la energía vital. Estos centros
comunican a ese ser, por un lado, con su Yo Superior (alma o Thetán), y, por el otro, con las
entidades espirituales, tanto de Luz como del Error.

En el ser encarnado hay tres cuerpos sutiles: el Cuerpo CAUSAL, el Cuerpo de las ideas o MENTAL,
y el Cuerpo de DESEOS. Con el primer cuerpo se comunican los espíritus de Luz para transmitir
conceptos de armonía y conciliación, tratando de que el Ego no tenga tanto "poder" sobre el ser
humano. Con el segundo cuerpo se pueden comunicar todas las categorías espirituales: las de Luz
para orientar en una confusión o en un lapsus de memoria, y las del Error para confundir o crear
más caos en la mente de esa persona. Y con el tercer cuerpo, el de deseos, se comunican tanto los
espíritus del Error (v.) como los Demonios (v.) y las Energías lúdicas (v.), que buscan hacer crecer
el rencor, la tentación, la intolerancia, la soberbia, etc., que son los roles más conocidos del Ego.
Si el ser encarnado se halla medianamente equilibrado, puede hacer caso omiso de su cuerpo de
deseos (que muchos lo confunden erróneamente con el sexo) y prestar atención sólo a su Cuerpo
causal.

La lucha entre esos dos cuerpos (el causal y el de deseos) es trascendente en la historia de la raza
terrestre. Y ningún cuerpo tiene más poder que el otro (lo contrario equivaldría a cortar el libre
albedrío que el Creador da a todos los seres)... El poder se lo da el receptor de acuerdo a cómo
esté internamente.

El Cuerpo de deseos es llamado también cuerpo astral o emocional, proporcionando las


experiencias relacionadas con los deseos y las emociones egoicas.

El Cuerpo causal perdura durante el ciclo de reencarnaciones, aun en los planos de Luz, pues dicho
cuerpo no da cabida al Ego, que sí participa del cuerpo medio (de las ideas) y del cuerpo inferior
(de los deseos).

Dicho Cuerpo causal, como está de manera permanente en todos los planos, forma parte de la
evolución espiritual, sirviendo de comunicación entre nuestra conciencia terrenal y nuestro Yo
Superior (el 90% de nuestro espíritu no encarnado, que está en los planos espirituales que
correspondan a su vibración). También sirve de lazo entre nosotros y las entidades angélicas.

Ese Cuerpo causal o Cuerpo mental superior debe su nombre al hecho de que en el mismo residen
las causas que se manifiestan como efectos en los planos inferiores; puesto que las experiencias de
vidas pasadas acumuladas en el cuerpo causal son el origen de la actitud general que asumimos
ante la vida, así como las acciones emprendidas. Pero mientras el Cuerpo de las ideas o mental
sirve de receptáculo o depósito para la esencia de las experiencias del ser humano en sus varias
reencarnaciones, en el Cuerpo causal se entreteje todo cuanto puede perdurar, y en el mismo se
conservan las cualidades que el ser humano llevará a la próxima reencarnación. De manera que la
manifestación inferior del hombre, es decir, la expresión pensante del mismo, se graba en su
cuerpo de ideas y sus "aprendizajes" quedan arraigados en su cuerpo causal. Por eso el cuerpo
causal es el receptáculo de todo lo duradero, de lo noble y armonioso. Toda emoción pura y
elevada asciende en vibración en dicho cuerpo.

El Cuerpo de las ideas o mental es el vehículo de la conciencia que guarda relación con la
experiencia terrena que el ser humano haya alcanzado durante sus vidas pasadas. Y así como la
labor específica del Cuerpo causal es la decodificación del pensamiento espiritual, la tarea del
Cuerpo de las ideas o mental es conservar las vivencias y los pensamientos en las distintas vidas.
Lamentablemente, el Ego abarca este cuerpo mental y puede manipularlo para que los conceptos
elaborados sean erróneos.

Los cuerpos sutiles son la clave para la Elevación espiritual, de acuerdo a la importancia que le
brinde el ser humano encarnado a cada cuerpo.

En Budismo, el llamado Bodhisattva es aquel que renuncia a su santidad para seguir ayudando al
prójimo. Si esto lo trasladamos al Cuerpo causal, diremos que el Bodhisattva rehúsa al goce de la
Iluminación que le transmiten los espíritus de Luz y sigue vivenciando el sufrimiento del entorno
para estar "en compromiso permanente" con el dolor y enseñar que el mismo desaparece al vencer
cada ser humano su apego.

Mente. Dic. Acad. Potencia intelectual del alma. ¦ Designio, pensamiento, propósito, voluntad. ¦
En Psicología, conjunto de las actividades o procesos psíquicos conscientes e inconscientes. ¦ Gr
Elron. Conjunto de mecanismos (mente decodificadora, mente reactiva impulsiva, mente reactiva
automática, mente somática) que ayudan a la supervivencia de los seres encarnados.

Ver también Mente analítica. Mente decodificadora.

Mente analítica. Dn y Cn. El Yo, la unidad de conciencia (v.), que utiliza a la mente decodificadora
(v.) para plantear y resolver problemas relacionados con la supervivencia. La mente analítica no es
una máquina, como sí lo es la mente decodificadora y la mente reactiva (v.). La mente analítica es
la unidad de conciencia, el propio individuo, el Yo, el que piensa y actúa. El individuo puede
utilizar la mente decodificadora pero no la mente reactiva, ya que ésta es un mecanismo
automático de supervivencia ajeno a su control volitivo.

En sentido estricto, cuando hablamos de mente analítica nos estamos refiriendo al 10 % de espíritu
encarnado. Al 90 % de espíritu que queda en su plano de origen y no encarna, lo llamamos Thetán
(v.). No le llamamos "mente analítica" porque el Thetán no analiza para saber, directamente sabe
sin analizar.

En sentido amplio, queremos significar el conjunto formado, de un lado, por el individuo, el


operador, y del otro, la procesadora de datos llamada mente decodificadora, ya que ésta, siendo
una máquina, cobra verdadero sentido solamente cuando se la concibe junto con la persona que la
maneja.

MENTE CONSCIENTE. v. Mente analítica. Unidad de conciencia.

Mente decodificadora. Gr Elron. Sistema de control entre la unidad de conciencia (v.) y el universo
físico. La mente decodificadora no es el cerebro (v.). ¦ Parte de la mente que, bajo la dirección
del Yo, es decir de la mente analítica (v.), procesa los datos de experiencia contenidos en el banco
de recuerdos (v.) y luego actúa. ¦ Otra de las funciones de la mente decodificadora es convertir o
transformar las imágenes o ideas del espíritu en conceptos entendibles en el plano físico. El
médium, precisamente, utiliza esta mente para traducir los pensamientos (ideas) de los espíritus a
palabras o expresiones del lenguaje corriente.
Mente egoica o mente no integrada. Gr Elron. La mente cuyo Ego aún no está integrado. Cada uno
de los Yoes se turna en el mando y es el amo absoluto por un tiempo, conforme a su rol (de
víctima, de sabio, de loco, de irascible, de pacífico, de susceptible, etc.). Después viene el Amo (el
Yo íntegro o Yo Trascendental) y pone las cosas en su lugar, es decir, integra o unifica todos los
Yoes. Un ejemplo aproximado de lo que podría ser una mente no integrada, sería el de una
orquesta en la que, en ausencia del director, toma por turno la batuta cada uno de los integrantes,
imprimiéndole a la ejecución una modalidad acorde con su propia personalidad o idiosincrasia. Así,
el impulsivo violinista obliga a la orquesta a una ejecución exaltada, el reflexivo y abúlico
violoncelista, a una ejecución triste y aburrida. Más tarde, cuando asume la dirección el histérico
tenor, brinda una ejecución perturbadora, incomodando a todos los presentes, y cuando lo hace el
risueño y extrovertido saxofonista, transforma la profundidad de la 5ta. Sinfonía de Beethoven en
una ópera bufa de Rossini. Y así por el estilo. Cuando por fin regresa el juicioso director estable, le
imprime a la pieza el carácter que le corresponde y la orquesta queda integrada [3]... y todo va
perfectamente bien hasta que de nuevo se ausenta y vuelven a tomar la batuta y a dirigir la
orquesta los distintos ejecutantes. Es decir, la persona que ha integrado su Ego no está libre de
reincidir, porque los Yoes están a la expectativa, agazapados y listos para tomar nuevamente el
mando. La vigilancia del Yo Íntegro o Yo Trascendental debe ser constante. La falta de unidad en el
hombre es una de las causas que provocan los mayores conflictos, porque las ideas o las actitudes
varían de acuerdo al Yo que haya tomado el mando en ese momento.

Mente integrada o EGO INTEGRADO. Gr Elron. Unificación o integración de los diversos Yoes en un
solo Yo, el Yo Íntegro o Yo trascendental. Cuando la mente está integrada se producen dos cosas:
1) la mente analítica alcanza su nivel óptimo, y 2) la mente reactiva está imposibilitada de
funcionar y por lo tanto no hay restimulación engrámica. El hombre es clear (v.) en forma
permanente, y al estar libre de engramas computa y actúa racionalmente.

Ver también Conciencia trascendental. Yo íntegro o Yo TRASCENDENTAL.

MENTE REACTIVA AUTOMÁTICA. Dn y Cn y Gr Elron. Mecanismo creado por los elohim para la
supervivencia en el plano físico del 10 % de los espíritus encarnados, ya que el 90 % de ellos queda
en su plano de origen. La mente reactiva automática reacciona instantáneamente, impulsando al
organismo a la huida, a partir de las experiencias engrámicas archivadas en su banco reactivo. ¦
Parte de la mente que archiva aquellos incidentes (ENGRAMAS [v.]) que contienen dolor físico o
emoción dolorosa (por ejemplo, la caída de una escalera o el fallecimiento de un ser querido) y
trata de dirigir al organismo mediante estímulo-respuesta (dado un cierto estímulo hay cierta
respuesta). Sólo piensa en identidades: A=A=A=A. La mente reactiva no está bajo el control de la
voluntad del individuo y ejerce poder de mando sobre su conciencia, propósitos, pensamientos,
cuerpo y acciones. En esencia, es un mecanismo de supervivencia muy primitivo, de categoría
subidiota, montado a nivel celular. La mente reactiva no se encuentra en un lugar específico del
cuerpo, sino en todas las cédulas del organismo.

Ver también Computación REACTIVA. Mente reactiva impulsiva. Mente SOMÁTICA.

MENTE REACTIVA IMPULSIVA, IRREFLEXIVA o EMOCIONAL. Gr Elron. Mecanismo creado por los
elohim para la evolución de los espíritus, cuya finalidad es, cuando el espíritu no está encarnado,
de servir como obstáculo a vencer, ya que la mente reactiva impulsiva depende del Ego (v.), y,
cuando el espíritu está encarnado, además de obstáculo a vencer, también como medio de
supervivencia.

La mente reactiva impulsiva obra movida por los deseos o motivos afectivos que induce a hacer
algo de manera súbita, sin reflexionar. De ahí que también se la denomine emocional o
IRREFLEXIVA.
La diferencia entre la mente reactiva impulsiva y la mente reactiva automática (v.), es que
mientras ésta, para reaccionar e impulsar al organismo a la huida, requiere la adquisición previa de
engramas (v.), aquélla lo hace sin necesidad de ellos. El miedo a la oscuridad, a los insectos, al
vacío, etc. forman parte, precisamente, del contenido inherente de la mente reactiva IMPULSIVA.

El Ego constituye uno de los escollos de la evolución más difíciles de superar, porque su rol
fundamental es el protagonismo (v.), que trae como consecuencia inevitable la ambición del Poder.
A medida que el espíritu evoluciona, sus ansias de protagonizar se van reduciendo, y en la misma
medida le va entregando el protagonismo al otro. Cuando el Ego está totalmente integrado, el
espíritu ya no tiene ningún deseo de protagonizar y su necesidad de ser servido se transforma en
una necesidad de servir. Esto lo puso de relieve Jesús cuando le lavó los pies a sus discípulos,
momento en el cual el Maestro tenía el Ego totalmente integrado, sus deseos de protagonizar ya se
habían disipado y los únicos y verdaderos protagonistas para él eran sus discípulos. Su enseñanza
final fue que el líder debe ser un SERVIDOR.

Ver también Inconsciente. Mente reactiva AUTOMÁTICA. Mente SOMÁTICA.

MENTE REACTIVA INCONSCIENTE. Gr Elron. Tercera mente reactiva, junto con la mente reactiva
automática (v.) y la mente reactiva impulsiva (v.), cuya función -negativa- es captar mensajes
subliminales, frases sutiles, ideas y otras cosas, no en su verdadero sentido sino en el sentido
equívoco, impulsando a la persona a una conducta errada. Por ejemplo, tú dialogas con otra
persona y quizás estés mal predispuesto con ella, y, entonces, cualquier cosa que diga, tu mente
reactiva inconsciente lo malinterpreta a gusto y placer.

De pronto tu computadora funciona mal y llamas al técnico, quien se excusa sinceramente de


atenderte porque en ese momento está ocupado con otro cliente, y entonces tu mente reactiva
inconsciente, evaluando en forma antojadiza que ese técnico no es digno de crédito, toma la
excusa como una burla y a partir de allí lo difamas con otras personas para que no utilicen sus
servicios. Así actúa en forma arbitraria esta mente.

La mente reactiva automática y la mente reactiva impulsiva no son exactamente el inconsciente,


porque el inconsciente actúa aun estando la mente analítica funcionando a pleno. Y por
Psicointegración (v.) se sabe que cuando la persona está analítica, es decir, en la plenitud de su
razonamiento, no está reactiva, ni automática ni impulsiva. Y estando analítica, todo lo que ve,
oye, o capta con cualquiera de sus sentidos externos va a archivarse a su banco de recuerdos (v.),
que es un banco analítico.

El banco analítico es un banco que discierne, que elucubra, con un 100 % de raciocinio, porque, en
definitiva, es el espíritu el que lo usa.

En esta mente analítica, sin embargo, opera también el inconsciente, que, vale la reiteración,
capta mensajes subliminales, frases sueltas, ideas y otras cosas que cree que son así y en realidad
no lo son.

Ese inconsciente no se identifica con ninguna de las tres mentes (analítica, reactiva automática y
reactiva impulsiva) porque por dentro tiene pulsiones, tiene emociones, tiene deseos, y es tan
irresponsable que no mide las consecuencias de sus actos. Es un inconsciente que lo único que
busca es satisfacer sus deseos.

La mente reactiva inconsciente, a pesar de que abarca todas las mentes, es, en sí, un mecanismo
mental completo. Se la incluye entre las mentes reactivas porque también reacciona. Pero es la
más peligrosa y la más difícil de tratar, precisamente porque interactúa con todas las mentes.
Si una persona de alguna manera se vigila puede controlar los impulsos de la mente reactiva
impulsiva, y eventualmente también de la mente reactiva automática, pero no puede hacer lo
mismo con la mente reactiva inconsciente, pues como ésta está muy escondida, no puede percibir
los conflictos que está gestando.

El secreto para que esa mente reactiva inconsciente no tenga poder es estar permanentemente en
amor, es estar pensando continuamente en el otro, es estar respetando permanentemente al otro.
Pero recordando primero que todo trabajo pasa por uno MISMO.

No existe en ninguno de los planos una entidad que ame a otra si primero no se ama a sí misma, y
esto no tiene nada que ver con el egocentrismo, sino con el egoísmo. Egoísmo no significa no
querer a los demás, significa quererse a uno mismo.

Y el egoísmo está bien, porque la única forma de poder querer al otro pasa por aceptarse primero
uno. Si uno se acepta, si uno se respeta, acepta y respeta al otro. Entonces, todas las pulsiones,
todas las emociones, todos los deseos descarrilados van a quedar encarrilados dentro de esa mente
y no van a afectar a terceros.

Ver también Inconsciente.

Mente somática. Dn y CN. Parte o función de la mente que, dirigida por la mente analítica, la
mente reactiva impulsiva (v.) o la mente reactiva automática (v.), ejecuta las órdenes a nivel físico
(por ejemplo, impulsando al organismo a la huida, produciéndole enfermedades orgánicas (artritis,
úlceras, alergias, etc.) o trastornos mentales (depresión, fobias, etc.).

[1] No tomemos el tolerar como "soportar a alguien cuya presencia es desagradable", porque
estaríamos hablando de un ego condescendiente. En este caso traduzco tolerancia como "aceptar o
admitir, por amplitud de criterio, ideas u opiniones distintas de las propias".

[2] El espíritu o alma también es denominado en algunas filosofías orientales "Yo Superior". En
Cienciología se le llama Thetán, siendo este término más apropiado porque erradica la falsa idea
de que el hombre tiene un alma: el hombre es esa alma. En Psicointegración se comprobó que sólo
el 10% de esa alma se encuentra encarnada en la persona y el otro 90% está en su plano de
vibración correspondiente. A través de la telepatía -propia o utilizando un médium entrenado- se
puede hacer contacto y dialogar con ella. El hombre, al "morir", regresa al nivel espiritual en que
se encuentra su alma o Thetán, que es inmortal y se integra con él. Esa alma, sin embargo, puede
ascender o descender de nivel, según su conducta en la Tierra. No hay ningún premio o castigo,
solo consecuencia.

[3] La orquesta queda integrada, no cuando cada ejecutante cumple su rol, sino cuando todos los
ejecutantes son uno con el director. Si sostuviéramos que cada ejecutante debe cumplir su rol,
llegaríamos al absurdo de decir que cada ejecutante debe imprimirle a la partitura el carácter que
se le ocurra, de acuerdo a su idiosincrasia o a su estado de ánimo de ese momento, en lugar del
que considera apropiado el juicioso director.