Вы находитесь на странице: 1из 3

ser humano, ya que no todos so-  ESE Nº15 2008

mos padres, pero sí todos somos hi-


jos. Y es en ese rasgo donde debe Re015 
nacer toda la afectividad humana y  
encauzarse a él. La filiación es el
Los hábitos  
  
fin de la familia, y ésta lo es de la intelectuales según
sociedad. Si la sociedad no marcha Tomás de Aquino
bien, es porque la familia está en
crisis, y si esta adolece de savia, se Juan Fernando Sellés
EUNSA, Pamplona 2008, 665 pp.
quiebra y disuelve, es por falta de
filiación.
Esperemos que el libro eduque la
afectividad en la línea aconsejada
a referencia casi permanente a
por Aristóteles, según la cual “la in-
tegración de la afectividad propor-
L una educación en valores, una
educación cívica o ciudadana, pare-
ciona al hombre el elemental con-
ce dejar de lado, en quienes tienen
trol cibernético de su actividad. Es
la misión de educar, algo tan im-
la seguridad de fondo, inicial, que
portante y decisivo para la educa-
abre paso al crecimiento sin antago-
ción, y por tanto para la mejora y
nismos de las facultades humanas
crecimiento personal, como son los
superiores; el confiar como base de
hábitos y las virtudes.
la esperanza, es decir, de la actitud
No es nueva esta distorsión. ¿Qué
ante el futuro como sede de las me-
añade el estudio de los hábitos pa-
tas a alcanzar sin impaciencias, ten-
ra alguien que se dedica a la educa-
sándose hacia ellas” (Leonardo Po-
ción? La respuesta, por sencilla, no
lo, Antropología de la acción directiva,
deja de tener su importancia. To-
Madrid, Aedos, 1997, p. 105). Este
dos ellos –los hábitos– van encau-
libro de Alvaro Sierra fue presenta-
zados a la dimensión más radical
do en sociedad en Bogotá el jueves
de la educación: ayudar a crecer.
14 de agosto de 2008 ante la pre-
Desde esta perspectiva el libro que
sencia de las autoridades académi-
aquí se presenta tiene una impor-
cas de la Universidad de La Sabana.
tancia vital para el buen desarrollo
Esperemos que la faceta ensayística
de la educación.
de su vida siga siendo tan fecunda
Efectivamente, “hábito y virtud son
como lo son las demás.■
dos conceptos que manifiestan lo
JUAN FERNANDO SELLÉS
mejor del hombre, como es el per-
feccionamiento libre y radical de la
persona desde sí misma […]. Hábi-
to y virtud sólo son la efectividad
propia del crecimiento humano
que expande la libertad, donde se
realiza plenamente la real autono-
mía personal en la actuación ordi-
naria, cotidianamente. Así se ha vis-
to siempre en la práctica totalidad
del pensamiento educativo, que ya
2008 Nº15 ESE  desde Sócrates –pasando por J. Loc- temático de la descripción se cen-
ke, J. Dewey y otros autores– hasta tra, por un lado, en la índole de los
 nuestros días ha afirmado que la hábitos adquiridos y, por otro, en
  educación no era otra cosa que la la de los innatos. Es una parte muy
 
   formación de hábitos en quien didáctica que permite desplegar el
aprendía, aun siendo muy diversa mapa conceptual y entender el de-
la noción de hábitos en unos y sarrollo de las otras dos partes de la
otros” (Altarejos, F. y Naval, C., Fi- que consta el libro.
losofía de la educación, 2ª ed., EUN- En la segunda parte se realiza un
SA, Pamplona, 2004, p. 207). elenco y descripción de cada uno
Ciertamente el crecimiento huma- de los hábitos inferiores, bien sean
no es irrestricto, un crecimiento formales (capítulos 6 a 9), teóricos
que no se detiene porque nunca es (capítulos 10 a 13) o prácticos (ca-
suficiente y tiene lugar en orden a pítulos 14 a 17). Todos ellos tienen
otras personas y en orden al mun- índole de hábitos adquiridos.
do. “La organización de ese creci- En la tercera parte se estudian los
miento es constituida por una ca- tres hábitos superiores (capítulos 18
racterística humana, a la que a ve- a 26). Para Tomás de Aquino, el há-
ces se le concede poca importancia, bito de la sindéresis y el de los pri-
siendo la más relevante: que el meros principios son innatos,
hombre puede adquirir hábitos” mientras que el hábito de la sabidu-
(Polo, L. Ayudar a crecer. Cuestiones ría es adquirido.
filosóficas de la educación, EUNSA, Metodológicamente, el examen que
Pamplona, 2006, p. 59). se hace en la segunda y tercera par-
En este marco de referencia, la obra te de los hábitos sigue un orden as-
que aquí se presenta tiene un nota- cendente, pues para Tomás de
ble interés para el ámbito educati- Aquino el conocimiento humano
vo, en la medida en que, como se es jerárquico.
ha hecho notar, educar es ayudar a Como un modo de enriquecer el
crecer, y esa tarea se lleva a cabo a estudio que se presenta, en el desa-
través de los hábitos. Nos encontra- rrollo de cada uno de los capítulos
mos con una obra en la que el au- se siguen los textos del Corpus to-
tor destaca, como elemento clave, mista, aunque también se ofrecen
recoger los textos pertinentes de To- algunas interpretaciones de los co-
más de Aquino sobre los hábitos. mentadores tomistas clásicos, de
Ciertamente esto supone una nota- otros autores más recientes y de
ble ayuda como marco teórico que puntos de vista personales del pro-
sustenta la praxis educativa. pio autor de la obra. Indudable-
Siguiendo el legado tomista, el li- mente estas diferentes perspectivas
bro guarda una estructura clara y no hacen sino enriquecer el estudio
sencilla que facilita la comprensión de una cuestión que se presenta cla-
de un mapa conceptual sobre el há- ve para el desarrollo educativo de
bito no fácil de adquirir. El libro se las personas.
estructura en tres partes: Quizá llame la atención la dispari-
En la primera se lleva a cabo una dad en el número de capítulos que
descripción de la naturaleza y tipos contiene cada una de las partes, no
de hábitos (capítulos 1 a 5). El eje guardando la proporcionalidad que
quizá el lector busque de modo in- prensión de los hábitos es clave pa-  ESE Nº15 2008
tuitivo. Hay una razón suficiente y ra cualquier tarea educadora, bien
necesaria para esa disparidad: los sea desde el punto de vista teórico 
hábitos inferiores, que se tratan en fundamentando el saber educativo,   
 .
la parte 2, son más numerosos que bien desde el punto de vista prácti-   
los hábitos superiores, que se tratan co en la medida en que los hábitos  
en la parte 3. son ineludibles en la formación de
Dado que el estudio de los hábitos las personas y en su propio ethos
sigue un orden ascendente, la im- profesional.■
portancia real de los capítulos sigue ALFREDO RODRÍGUEZ SEDANO
un orden inverso. De este modo,
son más relevantes los capítulos de
la tercera parte que los de la prime-
ra. Este mismo esquema se sigue
para cada parte, donde vuelve a
apreciarse el carácter ascendente y
Rf015
relevante de los hábitos que se tra- Virtudes para la
tan de acuerdo con el orden jerár-
quico que establece Tomás de
convivencia familiar.
Aquino. Apreciar esta relevancia es Vivir unidos y dejar
posible por el carácter sistémico de vivir
los hábitos, bien sean adquiridos o
innatos. David Isaacs
EUNSA, Pamplona, 2008, 104, pp.
La extensión del libro puede llamar
la atención: 26 capítulos y 665 pá-
ginas. El propio autor señala que la
procedencia de los capítulos tiene
ste libro se enmarca en la edu-
dos vertientes: ocho capítulos ela-
borados exclusivamente para la
E cación familiar tratando una se-
rie de aspectos concretos. Está es-
confección de este libro, que se en-
tructurado en cuatro capítulos que
cuentran en la segunda parte y res-
se corresponden con una introduc-
ponden a “El hábito abstractivo y
ción y la consideración de tres vir-
los hábitos formales”, conformado
tudes, la prudencia, la paciencia y
por cuatro temas y “Los hábitos de
la generosidad. El estilo del autor
la razón teórica”, compuesto por
permite una lectura ágil que recorre
los capítulos 10 a 13. Los otros 18
la fundamentación de los conteni-
capítulos han sido recopilados de
dos expuestos con las palabras pre-
diversos escritos ya publicados, pre-
cisas, ni más ni menos, relacionan-
sentando correcciones y añadidos.
do la teoría con la realidad con un
No está pensado, a mi modo de
procedimiento acertado. El equili-
ver, como un manual sino como
brio está logrado entre un esfuerzo
un libro de consulta que el profe-
especulativo y una tarea de divulga-
sor y el alumno han de tener y po-
ción.
der acceder al él con relativa fre-
En la introducción el lector puede
cuencia. Si la educación lo es de
encontrar un contenido más sustan-
personas y éstas crecen mediante
cioso que lo que suelen ser las típi-
los hábitos y las virtudes, la com-