Вы находитесь на странице: 1из 16

INTEMPERISMO DE LAS ROCAS

Así, dentro de algunas clases químicas, la diferenciación de las rocas metamórficas


se da por el grado de metamorfismo. Por ejemplo, a partir de una misma roca de
origen del tipo siltito o argilito, se puede originar la pizarra, que es una roca de
intemperismo, o el filito, una roca de metamorfismo intermedio, o, aún, el micaxisto,
que es una la roca de metamorfismo intenso. Una característica importante de las
rocas metamórficas que debe ser enfatizada es su estructura. Por ser comunes las
ocurrencias de presiones orientadas o dirigidas, también conocidas como presiones
cizallantes, existe tendencia general de que la roca metamórfica tenga una
orientación preferencial de sus minerales pasibles de orientación, produciendo folios
de diversos tipos. Las rocas en las que la foliación es función de los minerales en
forma de placa (micas, cloritas, etc.) o prismáticos (anfibios) desarrollan una
estructura estructuralista, mientras que las rocas en las que existe / más allá de la
orientación de minerales placoides o prismáticos, una segregación entre los "
minerales claros y oscuros, desarrollan la llamada estructura gnáissica.
Así, se presentaron las rocas magmáticas o ígneas, sedimentarias y metamórficas
y sus características relevantes para el intemperismo. El conocimiento de sus
peculiaridades, a pesar de que en forma bastante resumida, hace que el ambiente
de su naturaleza mejore la capacidad de predicción de cómo será la actuación del
intemperismo en estos materiales en el ambiente suelo.
TIPOS DE INTEMPERISMO
Usualmente, se reconocen tres tipos de intemperismo: físico, químico y biológico.
La actuación conjunta de estas tres formas de intemperismo hace que sea difícil
separar-individual individualizar sus efectos completamente. Así, estas divisiones
entre estos tipos toman un cuño más didáctico, sirviendo para simplificar su estudio.
Intemperismo Físico
El intemperismo físico es aquel que hace que la roca original se desintegre más
viejos, sin que haya cambio apreciable en su composición química mineralógica.
Teóricamente, una roca puede ser subdividida en tamaños más pequeños, pasando
por matanzas, calas, gravas, de lo que se tiene un conjunto de minerales
deprimidos, y alcanzar el tamaño de las fracciones arena y silte, de lo que se tienen
minerales primarios, individualizados sólo por procesos de que se divide en termal
y mecánico y se caracteriza por todos los procesos que promuevan. Vemos
esfuerzos suficientes para romper las rocas.
Intemperismo Físico-Termal
Intemperismo físico termal es aquel que se caracteriza por las fluctuaciones diurnas
en la noche de temperatura, que provocan la fractura superficial o la desintegración
de los granos de las rocas (Blackwelder, 1933). En la tesis, cada vez que la
temperatura se eleva, los componentes de las rocas se expanden, a continuación,
se contraen, en virtud de la disminución de la temperatura. Como diferentes
minerales tienen diferentes niveles de dilatación volumétrica, se expanden y
contraen bajo diferentes tasas, lo que hace que, con el tiempo, los esfuerzos
producidos sean suficientes para debilitar los vínculos entre los minerales y,
eventualmente, provocar la ruptura de la roca.
Las características de las rocas que influyen en este tipo de intemperismo son la
composición, la textura y el color. La composición mineral influye, haciendo que las
rocas que tienen mayor número de minerales sean más susceptibles a este
intemperismo. Una roca ígnea con diversos minerales primarios, como cuarzo,
feldespato y micas, por ejemplo, sufrirán una mayor influencia del intemperismo
físico termal, comparada con un argilito, mientras que los procesos de expansión y
contracción actuarán básicamente apenas sobre un tipo de mineral, esencialmente
en bloque, no que causan rupturas. La textura es otro factor importante, pues
minerales mayores se expanden y se contraen con más intensidad y, con ello, rocas
más gruesas tienen mayor posibilidad de desintegración. El granito, roca fanerítica,
será más fácilmente atacado por el intemperismo físico-termal que
seucorrespondente afanítico, riolito. El color es también característica que influye
en la actuación del intemperismo termal, observándose que rocas más oscuras
sufren más este tipo de intemperismo, comparadas con rocas claras. La radiación
solar que alcanza una roca es completamente absorbida y transformada en calor,
mientras que la misma radiación, alcanzando una roca clara, tiene buena parte
reflejada, no produce energía calorífica.
Así, rocas melancólicas, o sea, las rocas máficas, en general, son más
intensamente atacadas que las rocas leucocráticas o félsicas.
Intemperismo Físico Mecánico
Este es un tipo de intemperismo en el que se considera cualquier esfuerzo místico
que lleva a la fragmentación de la roca. Los ejemplos importantes de estas fuerzas
métricas son: ·
Exposición superficial de la roca:
los bloques de rocas, cuando todavía están degradando la superficie de la corteza
terrestre, donde fueron formados, están sujetos a grandes presiones establecidas,
que son liberadas cuando estas rocas son expuestas a la superficie por la erosión.
la liberación de la presión en la parte superficial del bloque de rocas lleva a su
ruptura, caracterizándose un intemperismo físico mecánico importante,
principalmente en los lugares donde las temperaturas no permiten la congelación /
fusión del agua. ·
Congelación / fusión del agua:
el agua, al congelarse, puede generar presión suficiente para desintegrar la mayoría
de las rocas. Con el congelamiento, aumenta de volumen del orden del 9%, al pasar
de la forma líquida a la sólida (hielo). Así, donde exista una humedad suficiente para
que el agua penetre en grietas y poros de las rocas y la temperatura disminuya
suficiente para su congelación, las presiones internas creadas son lo
suficientemente grandes para fragmentar la roca. Este proceso puede ser más
eficiente en ambientes donde la temperatura fluctúa alrededor de O ° C varias veces
al año.
Cristalización de sales:
soluciones salinas pueden penetrar en grietas y poros en rocosa, a partir de ahí,
fragmentarla por diferentes maneras. La primera y más común es la cristalización
de la sal disuelto en esta solución, con el consiguiente aumento de la presión interna
y posterior quiebra de la roca. Otra manera es la expansión térmica de las sales que
estén coeficientes de expansión mayores que los de las rocas más comunes.
Algunas veces, la propia hidratación de sales cristalizadas puede provocar
expansión y causar quiebras y roturas en las rocas (Birkeland, 1999).
Intemperismo Químico
El intemperismo químico es aquel en el cual la composición química y, o,
mineralógicamente la roca original sufre cambios marcados. Se caracteriza por una
transformación química de los minerales primarios, oriundos de la roca original, a
los minerales secundarios, formados por el intemperismo, Esta transformación
química se realiza por medio de la acción individualizada o conjunta de los agentes
del intemperismo, por medio de una serie de las propiedades químicas inherentes
al proceso.
Principales agentes del intemperismo químico
• Agua
El agua es, sin sombra de duda, el principal agente del intemperismo químico,
actuando de dos maneras principales. Primero, el agua actúa como solvente de la
mayoría de las reacciones que se procesan en el ambiente del intemperismo, siendo
conocida, por lo tanto, como disolvente universal.
Otra actuación importante del agua es como reactivo en una de las principales
reacciones del intemperismo. El agua puede también llevar agentes químicos, tales
como exudados de raíces y protones (H +), que pueden promover la quelación y
acidificación del medio, aumentando la tasa de intemperismo. Además de todo esto,
el agua es el medio de transporte y retirada de los productos del intemperismo, pues
los elementos solubilizados y solvatados durante el proceso de intemperismo son
por ella removidos de los locales de reacción, y lixiviados del perfil y cargados por
las aguas para los arroyos, a los océanos. Como disolvente universal y participante
de la mayoría de las reacciones del intemperismo, el agua comienza su actuación
al llegar al suelo en forma de lluvia. En este momento, probablemente, ella presenta
un pH neutro, pero en su descenso a la tierra, ella pasa la atmósfera, lo que hace
que sea alterada por los gases en ella contenidos. Esta interferencia de gases es
importante para el intemperismo y se abordará más adelante.
• Temperatura

La temperatura influye en la velocidad de las reacciones químicas. Prácticamente


todas las reacciones se aceleran cuando se aumenta la temperatura. Hay una regla
consensuada de que las reacciones que no son instantáneas sufren un aumento de
2 a 3 veces en su velocidad con el aumento de 10 ° C de la temperatura. Así, la
temperatura se convierte en importante agente del intemperismo químico, pues
actúa en todas sus de acuerdo con los resultados obtenidos en el presente estudio,
se observó un aumento de la temperatura en el medio ambiente en el que se
produce el intemperismo. Además del efecto directo, la temperatura influye
indirectamente en algunas reacciones, ya que las temperaturas superiores
promueven una mayor disociación del agua, haciendo que la concentración
hidrogeniónica aumente y, la reacción sea más intensa.
• Gases

Los gases desempeñan un papel importante en el intemperismo químico,


participando en la composición química del agua de lluvia y teniendo una
participación esencial en algunas olas químicas, especialmente la oxidación. El
principal gas que se combina con el agua, cuando la lluvia pasa por la atmósfera,
es el CO2 ' que hace que el pH final del agua de lluvia sea ligeramente ácido, de
acuerdo con las siguientes reacciones:

A disolución del gas carbónico en el agua de lluvia hace que sea formado el ácido
carbónico, que es un ácido débil, cuya primera constante de disociación ácida (Ka)
es igual a 4,37 xl0-7. Con los equilibrios alcanzados y con presión de CO2 en la
atmósfera igual al 0,03%, se calcula el pH del agua de lluvia en aproximadamente
5,65, en las condiciones atmosférica sus encontradas en la Tierra.
En el caso de las aguas residuales, que presentan gases como S02 'S03' N02, entre
otros, pueden manifestar el fenómeno conocido como lluvia ácida, pues, por
equilibrables, se formarán ácidos, tales como: H2S04 (Ka = 10 + 3), H2S03 (Ka En
el caso de los ácidos grasos, se observó un aumento en la concentración de H +, y
se observó una disminución en el pH, En estas situaciones, el intemperismo químico
puede ser muy intensificado por la lluvia ácida. Pero, en general, las condiciones
más frecuentemente detectadas en los más diversos ambientes terrestres son
aquellas en las que las aguas de lluvia tienen sólo el CO2nela disuelto. Estas
condiciones hacen que el descenso del pH provocado sea suficiente para hacer que
el agua de lluvia más activa, emite de actuación en el intemperismo. Otro gas
importante en el intemperismo químico es el 02 'por su abundancia y por forma
química con la que aparece en la atmósfera. el elemento oxígeno es el segundo
más electronegativo de la tabla periódica y ocurre, en la atmósfera, en la forma
molecular 02 con los dos átomos ligados por dos enlaces covalentes. Su
configuración electrónica éls22s22p4, con dos de sus tres orbitales ocupados con
un electrón cada uno. El oxígeno puede completar el octeto de electrones en su
capa externa de valencia por la adquisición de dos electrones y la deformación del
ánodo 02. Esta característica hace de él un elemento ávido por recibir electrones,
siendo por esto conocido como "receptor universal de electrones" participante de
las mayorías reacciones de oxidación que ocurren naturalmente en la superficie de
la corteza terrestre.
Las principales reacciones del intemperismo que promueven la alteración química
y, consecuentemente, alteración estructural y mineralógica de los minerales son la
disolución, la hidrólisis y la oxidación. Estas reacciones pueden ser caracterizadas
por ser congruentes o incongruentes. Congruente es aquella en la cual la reacción
se procesa y el mineral es completamente desolado o solubilizado, mientras que
incongruente es aquella en la cual alguno o todos los iones librados en la reacción
se precipitan formando nuevos minerales. En el intemperismo, en el tratando de una
reacción incongruente de un mineral, la cantidad de sustancias en solución no
corresponde a la fórmula del mineral que está siendo intemperizado.
• Disolución

Normalmente, la disolución se caracteriza por ser una reacción congruente. Las


sales como NaCl, CaS04e CaC03 son ejemplos de minerales disueltos
completamente por el agua, como puede ser visto por las reacciones:

La disolución congruente de los carbonatos, especialmente los de Ca, es una


reacción que puede ocurrir por la capacidad que tiene el carbonato de ser disuelto
por el agua, o arenación puede ser acelerada por la presencia del COZ dissolido en
el agua de la lluvia, algunas veces llamada "carbonatación". Esta disolución de las
rocas calcáreas produce ejemplos notables de depresiones circulares cerradas,
características de los relieves cársticos en varias regiones de Brasil. En estas
regiones, los suelos formados de las rocas calcáreas, en la mayoría de las
condiciones brasileñas, estarán directamente relacionados con las impurezas de la
roca, pues los carbonatos serán, en principio, completamente solubilizados y
lixiviados por las aguas percado. Se observa que, en cada una de las reacciones de
disolución, la estequiometria molar de los componentes del mineral reactivo es igual
a la de las fases solubles, caracterizándose una reacción congruente, en este caso,
una disolución congruente. • Hidrólisis La hidrólisis es una reacción química en la
cual los reactivos son el H + o el OH ', provenientes de la ruptura o ionización de la
molécula del agua. Es, sin duda, la más importante reacción de alteración de los
minerales silicatados, principalmente de los feldespatos. La hidrólisis es
influenciada por la disolución del CO2 en las aguas de las lluvias, que hace que la
actuación de esta reacción sea más intensa por el aumento de concentración
protónica en el agua. En las regiones donde ocurren las lluvias ácidas, esta reacción
actúa mucho más intensamente. La hidrólisis puede ser congruente, cuando todos
los productos son solubles, como náuseas de alteración el diopsido y la forsterita:

El formato H + OH consistentemente utilizado para indicar que la disociación de


moléculas de agua es la que produce los reactivos que dan nombre a esta reacción.
Las formas iónicas de Ca y Mg indican que estos elementos están en la forma
soluble, así como aformaH4SiO / indica la presencia de la sílice soluble como
producto de la reacción. La presencia de protones es también importante y su
principal fuente es la disociación del Coz atmosférico en el agua, como ya se ha
abordado, pero otras posibles fuentes de H + son la hidrólisis del AI y de Fe,
producidos durante el propio intemperismo, y una gran variedad de ácidos
orgánicos, producidos en el área de influencia de la biosfera. La hidrólisis puede ser
una reacción incongruente cuando, entre los productos de la reacción, se forman
nuevos minerales. Tal vez ésta sea una de las principales reacciones de
intemperismo químico, con diversos y variados ejemplos. Se destaca como una de
las principales reacciones del intemperismo la reacción de hidrólisis de los
feldespatos, en general, especialmente la de los potásicos, como se muestra a
continuación:
En esta reacción, el feldespato potásico es el reactivo que, por hidrólisis
incongruente, genera productos como el K + y la sílice soluble, pero también genera
la vermiculita dioctaedralum mineral secundario silicatado del tipo 2: 1. Esta
reacción ocurre cuando las condiciones de intemperismo son menos intensas y, o,
en un medio en el cual el drenaje no es fuerte o suficiente para retirar del sistema
los productos solubles, lo que hace que la formación de minerales secundarios 2: 1
sea favorecida. En condiciones más intensas de intemperismo y drenaje más
eficiente, una mayor parte de la sílice soluble y todo el K + pueden ser removidos
del sistema, y el feldspato potásicos obtendrá la siguiente reacción:

Este es uno de los estadios finales de intemperismo, con la formación de la gibbsita,


lo que, normalmente, ocurre en condiciones de sustanciales tasas de precipitación
pluvial a elevadas temperaturas, por largos períodos de tiempo, siendo
característica de los solos más viejos de la Tierra. En la mayoría de los casos, la
hidrólisis desempeña un papel esencial, es la alteración o descomposición de los
feldespatos directamente a la gibbsita (Gardner, 1972, Lodding, 1972,
Bhattacharyya, 2000). La reacción con uno de los feldespatos más aluminosos, el
plagio clásico cálcico, es ejemplificado a continuación:

En general, esta reacción ocurre en zonas de alteración o saprólito y bajo régimen


de intemperismo, como es el caso de las regiones húmedas y ambientes muy bien
drenados. Esta es una importante reacción en la formación de bauxitas,
especialmente las del Sudeste eSul de Brasil, formadas a partir del intemperismo
de rocas ígneas y metamórficas, bajo las condiciones de altas temperaturas y altas
precipitaciones pluviométricas (Beissner et al., 1997, et al., 1997; Oliveira & Toledo,
1997; Schulmann et al., 1997; Sigolo & Boulangé, 1997).
• Oxidación
La oxidación es la reacción en la que uno de los reactivos pierde electrones y, por
consiguiente, otro reactivo tiene que ganar electrones. En las condiciones de
intemperismo prevalecientes en la superficie de la tierra, el 02 atmosférico está
siempre presente y, por su comportamiento, está siempre apto para recibir
electrones para completar el octeto en su última capa electrónica. Por lo tanto, la
oxidación, en términos de reacción del intemperismo, puede definirse como una
reacción entre diferentes elementos químicos y el oxígeno. El resultado final de la
reacción es la remoción de uno o más electrones de un elemento formador del
mineral, causando su inestabilidad estructural. Así, como el ° es el receptor universal
de electrones, el Fe es el elemento más comúnmente involucrado en las reacciones
de oxidación como el elemento donador de electrones. Esta es una reacción de
relevancia en el intemperismo de los minerales ferromagnesianos, generando
minerales secundarios importantes. La reacción de oxidación que altera los
principales minerales primarios es precedida por la hidrólisis, el que llama la
aportación común de la hidrolítica y la oxidativana alteración de los minerales
ferromagnesianos.
Por la presencia del Fe, que es extremadamente insoluble en las condiciones
normales de intemperismo, la reacción de oxidación es usualmente una reacción
incongruente, según el ejemplo de reacción de la faialita, mineral miembro terminal
de la serie isomórfica de las olivinas, constituida sólo por Fe.

Inicialmente, se tiene la reacción de hidrólisis en la cual la faialita es alterada,


liberando el Fe su forma reducida y sílice soluble. Posteriormente, el Fe2 + se oxida
en presencia de agua, originando la hematita. La reacción final tiene entonces como
reactivos, la faialita y el número molecular (02), dando como productos finales la
hematita, uno de los principales óxidos de Fe de suelos tropicales, y la sílice soluble,
que puede ser lixiviada o participar la formación de los minerales secundarios
silicatos. Otro ejemplo importante, apenas un poco más complejo, es la hidrólisis y
oxidación de la biotita, en las condiciones más intensas de intemperismo tropical.
Importante acción biológica se da por el fenómeno de la quelación, responsable por
conserje intemperismo de minerales y rocas. La quelación es un proceso biológico
en el que los organismos producen sustancias conocidas como quelatos, que tienen
la capacidad de aprisionar cationes metálicos por una o más de sus conexiones
químicas. Esta capacidad de agarrar los cationes metálicos hace que puedan ser
más débilmente removidos de la estructura cristalina, los minerales y las rocas más
fáciles de descomponer. Los datos de la literatura muestran que los liquentes
excretan agentes quelantes y que éstos son responsables de extensiva alteración
de las rocas en las que están instalados (Schatz, 1963, Jackson y Keller, 1970).
Otra forma importante de acción química provocada por organismos, caracterizando
el intemperismo biológico, es la que ocurre en los bosques de coníferas,
principalmente declives templados y fríos. En esta situación, la litera se caracteriza
por una descomposición compleja de la materia orgánica, produciendo grandes
cantidades de ácidos orgánicos, que promover una elevada acidez. Esta acidez
solubiliza prácticamente todos los minerales eliminados, dejando sólo aquellos muy
resistentes al intemperismo, principalmente, o quartz. La reacción química es, a
veces, llamada de acidólisis y es característica de la formación de los suelos
clasificados como Espodossolos. En ambientes tropicales brasileños, procesos
similares ocurren en las áreas de restinga, en áreas próximas al río Negro
(Amazonia) y, posiblemente, en el río Taquari (Pantanal) y en áreas altimontanas.
SUSCEPTIBILIDAD DE LAS ROCAS AL INTEMPERISMO
Las rocas sufren intemperismo a diferentes velocidades y la variación de la
sugestividad al intemperismo depende de ciertas características o atributos que las
hacen más o menos susceptibles a los ataques intempéricos. Atributos importantes
en las perceptibilidad de las rocas al intemperismo son: composición mineralógica,
color, textura y estructura. Ver definición y discusión de estos atributos al principio
del capítulo, en el ítem 2.1.
• Composición mineralógica
Los minerales varían en su resistencia al intemperismo, algunos se intemperizan
rápidamente (103 años), mientras que otros lo hacen bien despacio (105a 106 años)
que persiste por varios ciclos sedimentarios (Nahon, 1991; Birkeland, 1999). A
resistencia de los minerales al intemperismo depende esencialmente de la
composición química, tamaño y estructura. Goldich (1938) demostró que los
minerales primarios de las rocas más comunes y de tamaño de arena y silte exhiben
diferentes grados de estabilidad. Se concluye que la inhalación es muy fácil y la tasa
de descomposición es mayor que la de cualquier otro mineral silicatado
ferromagnesiano. Augita (piroxeno), relativamente más estable que olivina, se
descompone más rápidamente que hornblenda, que a su vez es más estable
quebiotita . Los feldespatos potásicos son más resistentes queplagioclásicos calcio-
sódicosis, entre ellos, plagioclásiosódico y el más resistente. De los silicatos de AI,
amuscovitatende a ser la más resistente a la intemperie. De acuerdo con Goldich
(1938), como grupo, los mineralesmáficos son menos estables que los minerales
félsicos y, por esta razón, se haría evidente que los minerales debían ser arreglados
en dos series, en orden de estabilidad frente al intemperismo (Figura 3).

A los petrologistas de la época quedó evidente la semejanza del arreglo de esta


tabla con las series de reacciones continuas y discontinuas, de cristalización de los
minerales primarios del magma, presentadas por Bowen (1922, 1928)
Así, la secuencia de estabilidad de los minerales frente al intemperismo, propuesta
por Goldich, postula que los primeros minerales formados son los más susceptibles
al intemperismo, mientras que los últimos en formarse son los más resistentes. Los
menos estresantes frente al intemperismo son los primeros en desaparecer de las
fracciones arena y silte, mientras que los más resistentes tienden a permanecer,
incluso en niveles bastante intensos de intemperismo. La razón de este
comportamiento está fundamentalmente ligada a la composición química y la
estructura de los minerales primarios. Los minerales que se forman se cristalizan
bajo condiciones magmáticas de mayor riqueza en metales y su estructura tiene
entonces mayor número de enlaces de carácter iónico. Aquellos que se forman
después se cristalizan de soluciones magmáticas más ricas en Sí y O, haciendo que
exista una mayor polimerización de los tetraedros de Si y mayor número de enlaces
de carácter bastante fuertemente covalente.
La secuencia de estabilidad frente al intemperismo para minerales del tamaño de la
fracción arcilla fue propuesta porJackson y colaboradores y consta de 13 estadios
(Cuadro 3).
En el caso de las rocas metamórficas con los más importantes ejemplos1Gesso
(también halita, nitrato de sodio, cloruro de amonio, sulfato de sodio, etc.) 2Calcita
(también dolomita, aragonita, apatita, etc.) 3 Olivina-hornblenda (también piroxenos
, diópsido, etc.). 4Biotita (también glauconita, clorita, antigorita, nonhonita, etc.)
5Albita (también anortita, Microclina, estilbita, etc.) 6Quartzo (también cristobalita,
etc.). Illite 7 (también moscovita, sericita, etc. ) 8Intermedios hidratados de rnica o
verrniculita9Montmorilonita (también beidelita, etc.) 10Caulinita (también haloisita,
etc.) 11Gibbsita (también bohemita, etc.) 12Hematita (también goethita, ete.)
13Anatásio (también rutilo, ilmenita, corindón, etc.)

Cuando en tamaño muy pequeño, los minerales primarios tienen una estabilidad
menor. Incluso el cuarzo y la muscovita, extremadamente resistentes a las
intemperismo mas fracciones de silte y arena, se vuelven más fácilmente
intemperables que todos los dos minerales secundarios en la fracción de la arcilla.
De ahí la dificultad de encontrar estos minerales, en esta fracción, en la mayoría de
los suelos. Sin embargo, es más fácil encontrar ilita o muscovitana fracción arcilla
de algunos suelos, pues, en esta fracción, el cuarzo y la muscovita cambian del en
la secuencia de estabilidad, con el cuarzo tornándose menos resistente al
intemperismo que la muscovita y los minerales a ella similares.
Otro punto interesante en la discusión de la secuencia de estabilidad de los
minerales de la fracción arcilla frente al intemperismo se refiere a una discordancia
con relación a la presencia de los plagioclásicos cálcicos en esta secuencia. (1948)
y Jackson y Sherman (1953) colocan la anortita (plagioclásico cálcico - CaA12Si20s)
corno un dosminerales del estadio 5 de la secuencia, junto con albita (NaAl S 'Os)
y microclinio (KAlSips)' Sin embargo, Jackson (1965 ) ya no registra la presencia de
la anortita, citando sólo los mineralesalbita y microclinio en el estadio 5 de su
secuencia de estabilidad. Más tarde, Jackson (1968) hace mención genérica a
plagioclás, pero no especifica si es cálcico o sódico, dos posibilidades plausibles .
Siguiendo la lógica de lo que se discutió hasta ahora, se esperaría la presencia de
losplagioclásicos cálcicos inmediatamente después de la olivina-hornblenda y antes
incluso de la biotita, pelagrande susceptibilidad de estos minerales frente al
intemperismo. La conciliación de los preceptos establecidos por Bowen (1922, 1928
), Goldich (1938) eJackson y sus colaboradores (Jackson et al., 1948, Jackson y
Sherman, 1953, Jackson, 1965, Jackson, 1968), con la introducción del
plagioclásico cálcico (anortita) a raíz de el intemperismo de los minerales de la
fracción arcilla, es presentado en la figura 4. Esta forma de plantear estas diferentes
corrientes de pensamiento permite aumentar en mucho acapacidad de predicción
de cómo la mayoría de las rocas y minerales responderán a la llegada del
intemperismo.
De acuerdo con los conceptos de Bowen, rocas provenientes de magmas más
oscuros, o más pobres en Si02formarán mayores cantidades de minerales que se
cristalizará altas temperaturas y serán más ricas en mineralesmáficose
plagioclásicos cálcicos. Por otro lado, rocas provenientes de magmas más claras
tendrán mayor cantidad deminerales que se cristalizará a temperaturas más bajas
y serán más ricas en mineral esfélicos.
Al combinar esta información con la secuencia de estabilidad de Goldich, se puede
predecir la relativa estabilidad de las rocas frente al intemperismo. Rocas
magmáticas o similares en sus texturas y estructuras, pero con mayor cantidad de
minerales primarios fácilmente intemperables, minerales máficos, se descompondrá
más rápidamente que aquellos con mayor cantidad de minerales primarios
resistentes al intemperismo, los minerales félsicos. Por ejemplo, el gabro
intemperizará más rápidamente que el granito, así como el basalto (equivalente
afanítico del gabro) intemperizará más rápidamente que el riolito (equivalente
afanítico del granito), tudomales permaneciendo constante. Por otro lado, que utiliza
la secuencia propuesta por Jackson y colaboradores, se puede predecir que las
rocas sedimentarias formadas por minerales más susceptibles al intemperismo, es
decir, aquellas que aparecen en la parte superior de la secuencia de estabilidad,
serán fácilmente fácilmente intemperizadas que aquellas que poseen minerales
más abajo de la náquecencia. Por ejemplo, la roca calcárea sufre intemperismo
químico o descomposiciones rápidamente que un argilito caulinítico, y así
sucesivamente. Además, las interferencias de actuación mayor o menor del
intemperismo pueden extenderse a los suelos. Por lo tanto, los suelos originarios
de material de origen, con presencia de minerales como olivina, hornblenda,
plagioclás cálcico o biotita, por ejemplo, y quena fracción silte fina o arcilla todavía
presentan estos minerales son, sin duda, solosmais jóvenes. Sin embargo, los
suelos originarios de estos mismos materiales de origen, que tengan suelos fino y
arcilla, sólo minerales secundarios más resistentes al intemperismo, como caulinita,
hematita, goethita o gibbsita, por ejemplo, son, definitivamente, suelos más
desarrollados o más viejos (Costa , 1979, Reatto et al., 1998)
• COLOR
El color es una característica o atributo de la roca que está íntimamente ligada a la
composición química y mineralógica y que influye de manera significativa en el
intemperismo de las rocas, especialmente el intemperismo físico. Las rocas más
pobres en S02, consecuentemente, más ricas en minerales máficos, son más
oscuras y mayúsculas que el intemperismo, mientras que las rocas más ricas en
Si02, y de coloración, son más resistentes. Por lo tanto, se espera que el gabro y
el basalto, rocas de coloración, sea intemperizado con más facilidad que granitos y
riolitos, de coloración, si todas las demás condiciones son similares.
• TEXTURA
La textura de las rocas tiene un efecto significativo en la susceptibilidad que la roca
representa al intemperismo, tanto físico y químico. En general, las rocas de textura
más gruesa intemperizan más rápidamente que rocas de textura más fina. Los
mayores son responsables de mayores dilataciones y contracciones cuando la
actuación del intemperismo físico. En cuanto el intemperismo químico comienza,
mayores expansiones / contracciones significar mayores espacios entre los
minerales, facilitando la penetración de agua, calor y gases. Smith (1962),
trabajando con varias rocas ígneas básicas, mostró que, aunque similares en
mineralogía, rocas con diferentes texturas.
responden diferentemente a los ataques intempéricos y que las de granulación más
fina son más resistentes a la degradación. La autora observó que en los suelos
derivados de basalto, roca de granulación fina, todavía existían pedazos de la roca
con apenas aparte externa alterada, mientras que, para las rocas de granulación
media, los suelos eran extremamente friables, se burlaban con facilidad, cuando
húmedos, a lo largo del perfil.
• ESTRUCTURA
La estructura de las rocas es un atributo importante en cuanto a la presencia que
presentamos intemperismo. Las rocas metamórficas y sedimentarias, en general,
presentan estructuradas típicas como xistosidad, foliación gnáissica, estratificación,
etc., que, usualmente, provocan menor resistencia al intemperismo. En estas rocas,
estas estructuras son como líneas de debilidades naturales por donde la
penetración del agua y de los gases es facilitada y las reacciones del intemperismo
son aceleradas (Figura 5)

En el caso de los Latossolos Rojo-Amarillos y Latossolos Amarillos, donde la


orientación de las capas es inclinada, facilitando la infiltración del agua e propiciando
un mejor drenaje, aparecen los Latossolos Rojos, con mayor espesorado solum
(horizontes A + B) (Chagas et al. , 1997)
Normalmente, las rocas ígneas presentan una estructura maciza, en la que los
ominerales se distribuyen de forma aleatoria, lo que, de cierta forma, dificulta la
aducción del intemperismo. Las estructuras macizas típicas de las rocas ígneas
tienden a secar, inicialmente por el intemperismo físico, en bloques más o menos
isodimensionales, lo que favorece el ataque del intemperismo químico de modo
semejante a las direcciones, caracterizando la llamada de "exfoliación esferoidal".
Ejemplo de exfoliación esferoidal, en la cual las capas de la roca se arreglan como
capas de una cebolla, se puede ver en la figura 6

En los saprólitos de estas rocas, la meteorización química transforma


completamente la roca y los minerales, pero la característica característica de la
exfoliación esferoidal permanece impresa. En estas situaciones, la figura que se
denomina vulgarmente de "cebolletas" aparece en los horizontes C de rocas
oscuras, como se muestra en la figura 7, a continuación.
La dificultad de meteorización de algunas rocas ígneas, como función de su
estructura maciza, puede ser vista en algunas situaciones. No es inusual encontrar,
en regiones donde existe la ocurrencia de gnaisse con intrusiones de diabásio, la
tendencia de que el gnaisse ya esté casi totalmente intemperizado y el diabásio aún
se encuentre en los más pequeños. Claramente, existe una influencia marcante de
la estructura, pues, mineralogáticamente, se esperaría mayor facilidad de
intemperización para el diabásio (Figura 8)
La estructura en foliación gnáissica en la roca encajante permitió mayor
intemperización, principalmente química, mientras que la estructura masiva del
cuerpo plutónico de diabásio ofreció resistencia suficiente para que la actuación del
intemperismo fuese mucho menos intensa. Lo que se observa hoy, entonces, es la
roca diabásio presente nasoleira casi intacta, mientras que la roca encajante
gnaisse ya está alterada formando un profundo manto de intemperismo.
Por otro lado, también en las rocas ígneas, la presencia de estructuras del tipo
vesículas, muy comunes en basaltos, puede hacer que la roca sea más susceptible
al intemperismo. En general, las estructuras típicas de las rocas pueden ser
observadas en los saprólitos o en los horizontes C de los más diversos suelos.