Вы находитесь на странице: 1из 2

OPINIÓN

Martes, 5 de mayo de 2015 | Edición impresa

Columnistas

Los tiempos de la minería y de la planificación

Por Por Eddy Lavandaio - Geólogo Vocal de la Asociación Geológica de Mendoza

La minería es una actividad de largo plazo, pero no se trata de un plazo que transcurra linealmente,
que empieza y termina de la misma manera, sino que abarca un ciclo con una serie de etapas que se
desarrollan sucesivamente en el tiempo, cada una con un marco legal y una gestión específica, con
requerimientos de personal y tecnologías apropiadas, con inversiones que aumentan en forma
exponencial de una etapa a otra, y con un alto porcentaje de suspensiones y abandonos por
resultados negativos que impiden llegar, en el 90% de los casos, a la etapa de producción.

Además suele haber cambios de actores cada vez que se supera la capacidad de inversión de la
empresa actuante o se interrumpe o se suspende la actividad.

El ciclo comienza con la búsqueda de un depósito mineral (prospección) que puede durar de uno a
tres años, más el tiempo que insume la tramitación del Informe de Impacto Ambiental,
aproximadamente un año o más. Si los resultados son positivos y se encuentra una manifestación
mineral (por ejemplo cobre) se denuncia ante la Autoridad Minera para que se registre como
manifestación de descubrimiento.

Seguidamente se hacen otras diligencias que culminan cuando la Autoridad comprueba la existencia
del mineral en el terreno y procede a la mensura y otorgamiento de la propiedad minera al
solicitante. Estas tareas suelen demandar un año y pueden prolongarse si hay inconvenientes legales
o de otro tipo.

La etapa siguiente es la exploración, cuyo objetivo es dimensionar y evaluar como recurso el cuerpo
mineral descubierto (forma, límites, mineralogía, calidad). Debe presentarse un Proyecto y un
Informe de Impacto Ambiental cuya tramitación y aprobación no se hace en menos de un año, y si
requieren ratificación legislativa como los metalíferos en Mendoza, la demora es mayor. Una vez que
se aprueba el Informe de Impacto Ambiental recién se puede comenzar la exploración mediante el
uso de diversas técnicas entre las cuales las perforaciones y la apertura de labores mineras son las
más costosas.

Esta etapa se ejecuta en varios años (tres a cinco para el ejemplo elegido) y su avance tiene
interrupciones y cambios de programación debido a que los resultados que se van obteniendo
obligan a cambiar o redimensionar los trabajos originalmente previstos. También es común que ante
exploraciones exitosas haya interrupciones y negociaciones para conseguir más dinero o nuevos
socios para continuar explorando, dado que no existe financiación bancaria para estas etapas
consideradas “de riesgo”. Los estudios de factibilidad (preliminar y definitiva) son la culminación de
la exploración y pueden durar dos años o más.

Una vez demostrada la factibilidad se pasa a diseñar y presupuestar la construcción del


establecimiento productivo y conseguir su financiación. Para concretar

Похожие интересы