Вы находитесь на странице: 1из 7

).

Como intelectual y político, Juan José Nieto se interesó por cuestiones que sobrepasaron su
proyecto de una forma federal de gobierno para la República de la Nueva Granada y su
compromiso de partido. Según señalan González y Cárdenas (2014), el cartagenero fue pionero en
la promoción de la educación laica y gratuita al instituirla en su Estado durante la década de 1850.
Como puede verse en Derechos y deberes del hombre en sociedad (1834), esta idea aparece de
manera temprana en el pensamiento del autor: “la instruccion es necesaria á todos: la sociedad
debe proteger con todas sus fuerzas los progresos del entendimiento humano, y proporcionar la
educacion conveniente á todos los individuos” (13). Así, el interés por la educación en Nieto es
transversal a su proyecto político, como lo demuestra, además, la fundación de la Sociedad (45

Notas de las novelas

Ingermina

Observar cuales son las triquiñuelas y engaños que utilizan peralta y Badillo para desestabilizar el
sistema de la colonia (p.125-6)

Entre los problemas de que se señala tiene este gobierno español se destaca su carácter
endogámico lo que limita la posibilidad de oposición (p.127-8)

La historia de Velásquez es un ejemplo de como los avances españoles terminan por imponerse en
las comunidades indígenas “Velásquez echó muy pronto de menos la vida tranquila que pasaba
entre Juyas, siendo su ídolo y casi el jefe de aquella pequeña comunidad que tanto lo respetaba, y
donde no había recibido el más pequeño contratiempo” (p.134).

“La llegada del licenciado Francisco Badillo, fue precursora de las calamidades que habían de
sobrevenir a los Indios de Calamar, y las parcialidades inmediatas” (p.135) Esta primera descripción
del gobierno de Badillo contrasta con las varias descripciones hechas al gobierno de Pedro de
Heredia, en las cuales se destaco la justicia, la moderación y el buen trato a los indígenas. En la
primera pagina del segundo capitulo de la segunda parte se describe las causas del mal gobierno de
Badillo. Pero principalmente se destaca su crueldad con los indígenas al privarlos de su libertad
enviándolos a prisiones o traficando con ellos enviándolos a Santo Domingo.

“Esta indulgencia ganó de tal manera los corazones, que los Indios ofrecieron, y han cumplido su
promesa de ser fieles. El impetuoso Catarpa, que es el mejor amigo que hoy tiene el joven Heredia
ganado por sus bondades, cedió de sus proyectos, y se reconcilió con los nuevos mandatarios, con
cuya condición logró su libertad” (p.142)

El reino español tiene muchas fallas, la más importante que destaca la novela es la incapacidad de
verificar las denuncias por lo que falsos testimonios y engaños pueden terminar condenando a un
hombre “Don Pedro, a quien se le hacían gravísimos cargos, atribuyéndole enormes delitos, y
asegurándose según la opinión del Licenciado, que sería sentenciado a muerte: cosa no imposible
de suceder, siendo su juez el más implacable de sus enemigos, aguijoneado por el vengativo y
concusionario Peralta” (p.151)
“Se redoblo su guardia y sus prisiones, dirigiendo entonces toda la saña contra quien no tenía más
delito que ser hermano del Adelantado” (p.152) más ejemplos de que la ley se aplica por intereses
personales.

El debate sobre la instrumentalización de la religión y sobre como algunos la utilizan para hacer el
mal es claramente expresado en un diálogo de Catarpa durante su cautiverio, donde se señala que,
incluso cuando las palabras de la religión son hermosas y tienen una fuerza inexplicable que arrastra
el corazón del indio, no se la puede verdaderamente abrazar pues es la religión de los tiranos que
no respetan al pueblo indígena. (revisar esto más a fondo en las pp.157-8)

“Es verdad que Heredia nos ha conquistado, y si somos sus súbditos es porque los valientes son
dueños de la tierra, mas él ha embellecido su triunfo con sus bondades, y nos ha dejado en paz
haciéndonos llevadera la esclavitud. Y Badillo, esa fiera que nos devora ¿qué bienes nos ha traído?
Aquí mismo ves, que no siendo delincuentes nos hace sufrir, y que a todos ha tratado y trata sin
caridad, porque no nos tiene como hijos de un mismo creador. Advierte Ingermina: o tu religión no
es la mejor como tú dices, o Badillo no tiene ninguna” (p.158) Interesante contraste entre los dos
gobiernos y la denuncia a los tiranos desde la religión.

“Así es Catarpa (replicó ella): nuestro verdugo no tiene ninguna, que si la tuviera, él sería manso y
compasivo con su prójimo y no se gozaría en la miseria de los desgraciados” (p.158)

Ingermina solicita a Badillo que corrija su mal trato frente a los calamareños y así obre
correctamente (pp.162-3)

“el Licenciado estaba inaccesible a la justicia: su voluntad no se movía sino a los impulsos del
resentimiento y de sus pasiones” (p.165)

Refiriéndose a Badillo “que aumentaba nuevos desastres a un pueblo, que no le debía sino lagrimas.
Hasta entonces nada había hecho en prosperidad de la colonia, ni en utilidad de su soberano”
(p.166)

Al final de la pagina 173 se vuelve a hablar de los inconvenientes que trae para la corona la mala
administración de Badillo.

“como no se ocultaban al Licenciado las murmuraciones de los ciudadanos, las cuales se divulgaban
sin embargo de su sistema de terror, temía que Alonso escapado de su autoridad y resentido, se
pusiese a la cabeza de los descontentos para derribarlo” (p.179)

Los perseguidos reciben la hospitalidad de los indígenas y el perseguidor teme a las represarías del
pueblo.

Interesante reflexión sobre la perdida de la libertad hecha por Catarpa, señala la contradicción en
la bondad de Alonso (p.184)

“Recibía nuevas desmotraciones de cariño de aquellos naturales, encantados con una compañía tan
útil” (p.189)

Historia de Gámbaro y armósala (p.192)


“me acuerdo que cuando esta parcialidad se puso en armas, hasta los niños participábamos del
ardor que comunica el deseo de ser libres. Las mujeres despertaban el entusiasmo en los hombres;
y mi madre como soberana, acaudillaba las jóvenes que se decidieron a seguir sus deudos a la
guerra, y más de una mostró su arrojo y valentía” (p.192) Es muy importante este trabajo colectivo
para defender la libertad del pueblo.

“no nos dividamos, ahora que el enemigo común nos ataca, y que la patria necesita de toda nuestra
decisión, de todo nuestro valor para defenderla; cálmate, y carguemos, que los momentos son muy
peligrosos para distraernos de la pelea, por una querella que sólo a los dos nos concierne. Observa
cómo los castellanos despliegan hoy todo su ánimo, toda su pericia, esforzándose en ganar nuestras
alturas, donde el uso de sus armas les dará la ventaja sobre nosotros, y tal vez la victoria;
marchemos” “no me importa que se pierda la patria, que venzan los Castellanos, que seamos todos
esclavos, con tal de tener el placer de verte morir entre mis manos” (p.197-8)

Estos intereses personales y acciones egoistas condenan a los indígenas.

Zipacúa y Cambayo son pueblos que no superan sus rencillas y por esto no se unen contra los
españoles

El final de la segunda parte es un paralelo con la primera, pues la muerte de Peralta indica a su vez
el fin de un gobierno abusivo “así termino quien tantas lagrimas había hecho derramar” (p.213)

Los moriscos.

En el prologo “estaba reservado a Felipe III que en nada se parecía a sus predecesores, el privar a la
nación de tantos vasallos útiles que la despoblaron, llevandose consigo la industria i las artes. Pero
un Soberano que ignoraba aun lo que pasaba en su propia monarquía no podía saber el mal que la
causaba con semejante medida” (p.1) Esta frase de inicio ya señala uno de los temas de la novela,
el mal gobierno.

“Expulsado también de mi patria, por una de esas demasias de poder tan comunes en las
conmosiones políticas, era natural que muchas veces me identificase con los moriscos al dejar rodar
mi pluma” (p.2) dado esto es difícil no pensar que el autor refleja algunos problemas de su propio
contexto en la novela.

“Que los barones, tenían derecho a elegir de cada cien familias poscritas, seis, que quedasen en el
reino para enseñar a los cristianos a sostener las manufacturas, el refinamiento del azúcar, i el modo
de conservar los almacenes de arroz, los canales, i aqueductos” (p.6) incluso entre las condiciones
del edicto se señala el papel de este pueblo en la manutención de la industria.

La religiüon era el principal motivo de esta expulsiüon. En la pagina siete hay regla que habla de que
si los niños están bajo la religión católica se pueden quedar en el país.

La obra constantemente destaca el valor de los moros : “Hallabanse entre ellos muchos hombres
distinguidos ennoblecidos por Carlos V., i una multitud de mujeres interesantes por su juventud, i
remarcables por su belleza”(p.7)
La obra constantemente remarca la igualdad y lo complementario de los españoles y los moros,
pues estos dos grupos en sí son parte de un mismo grupo “Cada vez que una familia se embarcaba,
era preciso que Jos soldados con sus mosquetes la separasen de la que se quedaba ¡ por que
trastornada la inteligencia con su propia situacion, la una no queria partir, la otra queria
embarcarse.” (p.8)

Se resalta la relación de los moros con España desde la familiaridad, es una relación un lazo de
propiedad de personas que se sienten unidas a su tierra porque es lo único que han conocido y al
ser estos hijos de esa tierra “Por la vez postrera, yo te saludo España, deliciosa patria mia. Tu, me
viste nacer; mi niñez, mi juventud, todas laS"epocas de mi vida, me han parecido un sueño del
paraiso, por que las he pasado en tu regazo j i mi buena madre! ! Aun la enfermedad de la vejez me
parece) ia contigo un presente del cielo: el despotismo enem;go,hasta del reposo de los viejos, no
quiere que tú me veas encanecer, ni que delire contigo en mi decrepitud, ni que me cubras con tu
tierra i j Tan cruel es ese monstruo que de ti me arranca!!- Adios risueñas campiñas, cuyo seno es
para tus hijos un manantial de riqueza. Ya no me vereis mas cultivan· doos con aquella alegria con
que trabaja el labrador aforo tunado. Adios orillas del Betis :¡¡ cuantas veces apagaste mi sed, i la
de mis ganados!! Adios Granada, bella, tan bella como puede serlo la patria mia. En ti, hallaron con·
suelo mis esperanzas: en ti, conoci el amor, esa pasion tan sublime cuando eres tu quien la inspiras;
por eso como tú me diste mi amada, presente que solo tú podias darme, no te olvidaré nunca,
nunca, por que ella que es hija tuya, que es tu mejor simulacro, i que es la unica que puede mitigar
el dolor que tu separacion me cuesta, cada día me ayudará a recordarte: ella. me ayudará a
bendecirte; ella, me ayudará a desearte: ¿ i con quien mas dulce entretenerse de ti. Adios otra yez
encantadora Andalucia, tan graciosa como las ninfas de tus rios. i a quien parece se propuso
bendecir el eterno para causar mas tormento, al que te deja despues de habarte conocido, al que
te abandona despues de haber sido su madre. Adioi:l ...” (p.10) este parte indica los problemas de
este texto, el despotismo, la familiriadad con la patria.

El dialogo entre el castellano y Almumening en la pagina 11 muestra como españoles y moros están
conectados y comparten los mismos sentimientos frente al país. "Entonces, ¿ para que decirte mas?
Abrazemosnos. i seas tLi el ultimo de mis compatriotas de quien me despida; seall tú el ultimo en
cuyo pecho derrame estas lagrimas que seran las ultimas que verteré en el suelo de mi patria; otra
regiones, indiferentes a mi pena, me veran de hoí mas llorar por ella micntra viva, i sin e peranza."

¿Y por qué se resistirá el hombre tanto a morir. si esta es su sentencia, si este es el termino de sus
males? (p.18) esta pregunta es importante.

Ynhumano por supersticion Felipe lIt cuando supo la desgracia de los Moros, la miró como un
castigo enviado del cielo por su infidelidad j i esta persuasion, lo fortificó mas en el proyecto de
desterrar sin misericordia los que faltaban, como una obra acepta a los ojos de la divina justicia,
de cuya venganza se creia el ejecutor” (p.20) el problema de la religión es que se puede usar para
justificar un discurso cruel.

“Tan atéo es el que no cree en Dios, como el que lo toma por instrumento de sus iniquidades.”
(p.20)

“Aquellos monstruos enfw·cídos. sin respetar la edad III el sexo, ni la situacion de tantos
desdichádos, les acometieron con el puñal, sin que los condugese otro instinto que el de su
extermínio. El mas pequeño sentimiento de humanidad reflejaba en aquellos animos obdurecidos
con la rudeza de su profesion, i con los lances anexos a todas las epocas procelosas de la vida del
navegante.”(p.24) los que lastiman a los moriscos y comenten crímenes sobre ellos son
deshumanizados por el narrador y representados siempre como bestias.

El autor no tiene problemas en que la gente se revele por su libertad.

"Me han dicho que me he de llamar Zayda ; pero mi nombre es Constanza, por que ¡oi cristiana."
(p29)

' La unica elevacion digna del alma noble de una Española~ es la de la libertad, i esta jamas ha estado
en esto lugares i i en los Serallos, menos."(p.30)

“Echados de España por uno de esos eversivos arranques tan peculiares a la tiranía. i al estúpido
fanatismo” (p.38)

“En esto se presentó el Dey, que habiendo permanecido oculto i en observacion, no se atrevió a
interrumpir una escena que le habia inspirado tanto respeto, tanta ternura.”(p.42) esta escena se
parece a una escena de ingermina donde se habla de como los indígenas se admirar de la belleza y
solemnidad de los simbolos religiosos cristianos, pues en ambos casos personas externas a la
religión católica una belleza que los conmueve aún sin haber sido propiamente introducidos a esta
creencia

El caso de Melischách es otro caso donde se expone los peligros de la tirania “Absorta quedó
Melischách con semejante. decision, i antes que profiriese una palabra. el Dey, bien por que no
queria separar a la cautiva para acabar su conquista, o generosamente penetrado de la situacion de
Const:mza, recomendó a su favoríta, un comportamiento dulce i llevadero para lo sucesivo,
amenazandolacon su desagrado, si la continuaba mortificando solo por su capricho.” (p.46)

"He oido decir tambien, que los ultimos a quienes se obligaba a salir, se han resistido, retirandose a
las monta' ñas para hacer la guel'ríl : i tan noble empresa, no tan solo merece ser aplaudida, sino
apoyada," (p.56) esto se parece a lo que hicieron los Calamareños

Aquella es nuestra tíerra, tenemos a ella un derecho de que no se nos puede despojar sino por
medio de la fuerza; i si perecémos en la demanda. es mejor perecer con gloria bajo nuestro bello
cielo, que vivir envilecidos i miserables bajo el cielo triste e inhospitalario de la tierra estrangera. Las
puertas de la patria deben abrirse de cualquier modo, cuando de ella se nos priva injustamente; i
todo sacrificio es pequeño, es nada, a la alegria de volverla a pisar." (p.57)

" y yo tambien, ¿ por que no r' interrumpió Algalíb. " Por que aunque Dios es el mismo para todos,
cada uno tiene su modo de adorarlo, i tú no tienes el mio." " y crees que mi Dios es diferente al tuyo
1" " Lo creo: yo adoro el de los cristianos." •• y que piensas tu que soí yo?" " Ynfiel, Mahometáno."
" Te engañas Constanza ; yo soj tan cristiano i Español' como tú." (p.65)

No contaba con que en los gobiernos despoticos, nada hai seguro de las garfas del mandatario, i que
hasta se degüella por pasatiempo."(p.66)
Solo me lleva a España, ese ínstinto que nos arrastra hácia la patria,(p.68)

ese triste presentimiento que acompaña siempre al que vive fuera de su patria, de ser cubierto conla
tierra estrangera, donde no hai quien lo llore, quien le wríja un suspiro siquiera.(76)

Tú hIjo mio. no estás todavia en edad de compreender esas cosas. Yo te enseñaré a rogar a Dios por
tu padre, i por los que nos persiguen." " Pero si yo no puedo querer a los que nos persiguen, i como
quieres tú, que ruegue por ellos 1" " Por que así nos [o enseña la caridad cristiana; i nosotros mismos
que somos pecadores, necesitamos de misericordia." " Pero yo soi mui chiquito todaviá para hacerle
mal a ninguno; i esos hombres que tu me dices, me han hecho mal a mí tambien. Por causa de ellos
se ha mtf~'o mi papá; i esto no lo olvidaré yo nunca. Cuando esté grande, dime quienes son, i veras
como los busco, por que yo no tengo miedo." "No hijo mio: el padre celestial, el eterno juez, es el
unico a cuyo cargo está la venganza de los que persiguen la inocencia. Dejemos que él les pida
cuenta. Nosotros con nuestra humildad i resignacion, iremos al cielo, que es donde estan los
bienaventurados." .. Tú mamá me enseñarás a. hacer todas esas cosas; por que yo no puedo dejar
de aborrecer a los que han causado la muerte de papá, i te hagan daño a tí. Por ellos estoi huérfano,
i tú, viuda. ¿ N o 10 ves? " Pero el Señor es el protector de los huérfanos i las viudas. Sigue hijito mio
todos mis consejos. Nunca te oiga injuriar a los que nos han ofendido, por que con eso me
desagradas. En fu edad, no debes hacer otra cosa que alabar a Dios. i pedirle por todos." (P.77)

“han encontrado mas adecuado para embaucar en contra de ellos al irresoluto i debíl Felipe IIl, ha
sido, encubrir con el velo de la religíon, lo que 110 era otra cosa que un proyecto de venganza
personal que meditaban. haciendo, cuando no proscribir los Barones, a 10 menos, detrimentar sus
posesiones con arrebatarles SUf subditos. De cuyo modo. los inocentes han pagado por los
culpables; por que además de no haber tocado a los nobles cabecillas que tramaban contra el
ministerio, aun los Moriscos comprometidos por ellos, se han quedado en eJ pais."”(p.82) ese es el
origen de todo el conflicto, el cual se origina por un conflicto entre el ministro Lerma y el Arzobispo
de Toledo y los barones, pero este destierro no sirve para nada pues los barones mantienen a sus
agentes gracias a la regla del edipto de las 6 familias.

“e s~edes tieaen razon: se han criado i pasado la v:da en esa tierra dichosa; pero yo que no hize mas
que nacer, i que voi ciegamente arrastrado por ese sublime instinto, que nos conduce hácia ella, ¡la
amaré menos que los demas?”(p.84)

Es en la· conmociones intestinas, donde mas se desplega toda esa ferocidad, con que se 'violentan
las pasiones en las guerras de partido; pero en las de religion, en que se desnuda el faccionario
enteramente de los sentimientos de humanidad hácia su semejante, el vencedor no reconoce otro
derecho, ni deber, que el de destruir al vencido. (p.90)

Por eso, los soldados Españoles, reputando a I'JS Moriscos, por enemigos de la religion, i creyendo
hacer una obra acepta al beneplacitode la divinidad con el asesinato de un prisionero. hundian.
una, dos, i mas yeces sus puñales en los flancos desnudos de los desgraciados, los retiraban
humeando con la sangre, i como haciendo un placer del tormento de su victima, volvian a
introducir pausadamente el acero, para escuchar el roce con que penetraba en la carne, i aun les
preguntaban, si se dirigia bien a la parte adonde iba a escudriñar su vida, para sacarla ensartada
en su punta, acompañada de las mas acerbas agonías. (91)

j j Hasta donde alcanza el frenecÍ de los partidos!! (p.94)


" Oh ! esa es una expresion indigna de la boca de un valiente. ¿ Cual es nuestro delito? Haber
resistido a los decretos injustos de un Ministro de quien no hai un buen Español que no se queje,
expedidos en nombre de un monarca fascinado i devoto. incapaz de conocer que lo toman por
instrumento. para consumar la ruina de sus subditos."(p.98)

.. Para azuzarlos i autorizarlos mas, no faltan deprabados sacerdotes, que mas parecen emisarios
del infierno que ministros de un Divs de paz i de clemencia, por que ins tigan el exterminio de sus
criaturas; siniestros sacerdotes de satanás, repito, herrumbre de la sociedad cristiana, que
santificando el asesinato i todos los delitos, no solo bendicen a los que nos matan i nos roban, sino
que arrastran con sus freneticas exortaciones i su ejemplo, a los tímidos por cuya humanidad los
tienen como faltos de temor de Dios; pues nos llaman enemigos de una religion, de cuyos preceptos
damos mas ejemplo que ellos, sobervíos, vengativos, ambiciosos, e ignorantes; que para sus fines,
no se escandalizan de hermanar el nombre augusto de la religion, con el nefando de todos los
crímenes.(p.100)

.. La vergüenza del nombre Español. es e a gavilla de rastreros mercenarios, famelicos, i


menesterosos, que sordos al clamor de la naturaleza, son capaces de degollar sus propios padres, i
sus propios hijos, a trueque de conservar un miserable pedazo de pan, (p.102)

Don Gines lanzó un grito: "he aquí tu hermano, querida Constanza, el que hemos tenido por perdido:
este es Alvar de Tormes, el que nació junto contigo ........ "104

El autor señala la necesidad de que todos participen en la defensa de la libertad, sin distinción de
sexo o de condición

Похожие интересы