Вы находитесь на странице: 1из 6

Abel, Una ofrenda de Amor y servicio

Diamante, Septiembre 2/2018

ABEL, UNA OFRENDA DE AMOR Y SERVICIO

Hebreos 11:4
Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era
justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.

INTRODUCCIÓN: Todo creyente, debe ser una ofrenda encendida para Dios. Cada
movimiento, cada culto, cada oportunidad, cada canto, cada predicación, cada obra
evangelizadora, cada cargo en la iglesia, entre otras, debe ser una ofrenda de Amor y servicio
para el Todopoderoso Dios, quien nos amó y se entregó por nosotros.

1. ABEL = MI YO: El segundo hijo de Adán, fue un hombre espiritual. Su nombre


(Α ̔́βελ) significa “Exhalación” “Soplo” “vapor”. Es lo que sube y es tipo de lo
espiritual. Este muchacho cuyo oficio fue la de pastorear ovejas (Génesis 4:4) era
justo delante de Dios (Mateo 23:35) Él como su hermano ofreció ofrenda al Creador.
Note que no era la primera vez, ya que el pasaje bíblico de Hebreos 11:4 expresa en
plural “sus ofrendas”, lo que indica que era su costumbre ofrecer culto al Señor. Por
otro lado, como siempre se ha concluido, Adán tuvo que haber instruido a sus hijos
con referencia al servicio y culto a Dios. Abel entendió perfectamente y eso le produjo
fe. De allí que él empiece la lista de los héroes de Hebreos 11.
 Abel es tipo del creyente fiel, de aquél que es de la fe y que ofrece a Dios su
vida y testimonio para el servicio; por eso lo toman como ejemplo de fe y Dios
mismo testifica de él. (Hebreos 11:4)
2. EL ALTAR DE LA OFRENDA = MI CORAZÓN: Sin lugar a dudas, este
personaje tuvo que establecer un lugar donde presentar su ofrenda a Dios; ese lugar

1
Abel, Una ofrenda de Amor y servicio
Diamante, Septiembre 2/2018

debió ser un Altar. Una prueba incidental de ello puede ser los numerosos altares de
los tiempos prehistóricos que se encuentran esparcidos en el mundo. De otro lado, si
Abel adquirió fe, debió ser tocado por la revelación hecha de su padre en cuanto a lo
que Dios mostró en su misericordia para redimir al pecador Adán (es decir, el cordero
sacrificado para vestir con sus pieles al caído hombre en el Edén). Si usted observa,
todos los siervos de Dios en el Antiguo Testamento, al ofrecer sacrificios, lo hicieron
sobre altares (Noe. Génesis 8:20. Abraham. Génesis 12:7-8, etc.)
 De igual modo, nosotros somos y tenemos un altar para Dios, ese es nuestro
corazón. Si somos templos, debemos tener un altar (1ª. Corintios 6:19; Romanos
12:1) dicho Altar, debe estar arreglado, listo y dispuesto para Dios. Tenemos
todo un año por delante, pero necesitamos que nuestro altar esté disponible
para el Señor. Somos su templo y sus obreros, pero somos también su casa y
su morada en el Espíritu (Efesios 2:22)

3. LA OFRENDA = LO QUE PUEDO DAR PARA DIOS: Abel ofreció lo mejor de


sus ovejas, de las más gordas de ellas, inclusive, de los primogénitos. Podemos usar
el término: lo mejor de lo mejor. A más de ello, la calidad de la ofrenda fue superior
a la de Caín debido a que Abel se tomó la tarea de escoger, buscar y seleccionar lo
más gordo de su ganado. Lo que escogió no fue lo defectuoso, lo dañado, lo
mezquino, sino lo mejor y es posible que Caín, debido a que el texto simplemente
dice que él “trajo del fruto de la tierra” señalando que fue lo primero que le vino a
mano, no seleccionó, no buscó, no extrajo entre otras; solamente dio lo que encontró.
Es por eso que dice hebreos que Abel “ofreció a Dios más excelente sacrificio que
Caín”.
También dice la Biblia que Abel dio de lo gordo de sus ovejas y esa expresión
significa algo agradable perfectamente para Dios (Levíticos 3:16) La grosura era la

2
Abel, Una ofrenda de Amor y servicio
Diamante, Septiembre 2/2018

parte del sacrificio que hacía ascender un dulce aroma. Esta parte del animal se
encendía rápidamente y era consumido, trayendo un aroma dulce. El Señor dijo
acerca de la grosura: "Estatuto perpetuo será por vuestras edades, dondequiera que
habitéis, que ninguna grosura ni ninguna sangre comeréis.” (3:17) La grosura es del
Señor.
 Nosotros también estamos en el plano de ofrecer a Dios ofrendas materiales
y espirituales y más que Abel, (por que ya somos redimidos por la sangre de
Cristo) debemos seleccionarla, escogerla y ofrecer lo mejor de lo mejor (ojo
con los billetes falsos, o rotos que ya no reciben en la tienda.) Aun nuestras
vidas en el servicio deben dar lo mejor. Tal vez, no nos pase como a alguien
que pensó en un cargo y le dieron otro y entonces determinó hacer las cosas o
malas o regulares para hacerse sentir, pero se olvidan que Dios mira tanto a la
ofrenda, como al oferente. La grosura, es tipo de la oración y de la comunión
con Dios. Recuerde que es como el incienso que sube a Dios en el sacrificio
(Apocalipsis 8:3-4)

4. SIGNIFICADO DE LA OFRENDA = LO QUE SIGNIFICA PARA MÍ EL


SERVIR A DIOS: El sacrificio de Abel es prueba de un carácter obediente a Dios,
mientras que la ofrenda de Caín es prueba de un carácter altivo, que trató de imponer
su propio culto de homenaje al Creador, y no quiso humillarse a depender de su
hermano, para su ofrenda, a pesar de la probable revelación de Dios. Lo que
encontramos en Abel es totalmente grande. Él introduce muerte; toma una primicia
del rebaño, un animal muerto, por el que reconoce que está bajo los efectos del
pecado, no sólo de una manera externa. Trae sangre a Dios, un sacrificio muerto, el
único camino. Con ello reconoce que es pecador, y que está perdido a no ser que se
interponga la muerte de otro. Acude a Dios con un sacrificio, y esto declara que sin
este sacrificio estaba perdido. “¿Cómo obtuvo Abel tal fe?” Piense en las

3
Abel, Una ofrenda de Amor y servicio
Diamante, Septiembre 2/2018

conversaciones que este joven escuchó entre sus padres. La pareja obviamente
hablaba de sus primeros días en el jardín con el Señor. Sin duda, ellos mencionaron
sus tiempos de comunión maravillosa con Dios, caminando y hablando con él durante
el atardecer.

Imagínese lo que pasaría por la mente de Abel mientras él escuchaba estas historias.
Probablemente, pensó: "Que maravilloso debió ser. Mi padre y mi madre tuvieron una
relación viva con el Creador mismo."
Mientras Abel consideraba esto, quizás tomó una decisión en su corazón: determinó que no
viviría de la historia de sus padres. No se podía conformar con una mera tradición pasada a
él. Él necesitaba tener su propio toque de Dios.
Podría ser que Abel se dijo a sí mismo: "No quiero escuchar más acerca de experiencias
pasadas con el Señor. Quiero conocerlo ahora por mí mismo, hoy. Quiero una relación con
él, tener compañerismo y comunión con él."
 Esta es la misma clase de "grosura" que debemos ofrecerle a Dios hoy. Como
Abel, debemos darle lo mejor de nuestro tiempo, en nuestra habitación secreta
de oración. Y debemos pasar suficiente tiempo allí, en su presencia,
permitiéndole que consuma nuestras ofrendas de adoración y compañerismo
íntimo. En nuestro cargo si lo tenemos; en las oportunidades de hablarle a
otros; en la asistencia a los cultos, etc.
 Ni Caín ni su ofrenda fueron agradables delante del Señor porque su corazón
no era recto. Su ofrenda no era de fe, ni de redención, ni de obediencia. Fue
un acto de soberbia y desafío para Dios. Este se puso furioso con Jehová y fue
al punto que no pudo ocultarlo.
 Pero debía estar furioso consigo mismo por su infidelidad e hipocresía.
 Altercó con Dios porque no lo tuvo en cuenta.

4
Abel, Una ofrenda de Amor y servicio
Diamante, Septiembre 2/2018

 Concibió odio contra su hermano como si él tuviera la culpa de que Dios le


hubiera amado por su sinceridad.

5. Nuevo Entendimiento. Lucas 24:32; Salmos 119:98.

La Biblia enseña que el entendimiento de quienes están sin Cristo, se encuentra


entenebrecido (Efesios 4:18), Pero con el llamamiento que Dios nos hizo, nos dotó de un
entendimiento nuevo (Efesios 1:18)

6. ABEL GRITA EN EL SILENCIO = MI ALMA RUEGA: Dios le dijo a Caín: “La


voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra” (Genesis 4:10) y Jesús
advirtió que a su generación se le demandaría la sangre de Abel y los profetas (Lucas
11:50-51) Quién sabe cuánto forcejeo hubo entre Abel y Caín al enfrentarse. Nadie
sabe cuánto habló Caín de su hermano, cuanto duró su enojo, cuanto odio acumuló,
pero todo desencadenó en homicidio. Sin embargo, la sangre de Abel clama, grita,
pide a Dios justicia. Han pasado miles de años y aun sigue clamando.

 De igual manera, nuestra alma gime en el silencio. Cuando hay otros que nos
critican, o nos tratan mal por haber sido llamados para un ministerio; cuando
alguien queda a disgusto conmigo como si yo tuviera la culpa y me lanza
indirectas, cuando Dios empieza a usarme por que mi ofrenda y persona le
agradaron, entonces es allí donde en el silencio de la noche, o al despertar el
alba, debemos gritar, gemir, clamar, pedir a Dios justicia, misericordia y
perdón para el que se pone al lado de Caín

CONCLUSIÓN: Caín estaba en honra, pues era primogénito, tenía el privilegio, proveía del
fruto de la tierra quizá para la comida en casa, tenía un cargo, pero no lo entendió y por eso

5
Abel, Una ofrenda de Amor y servicio
Diamante, Septiembre 2/2018

se perdió; Abel, aunque vivió poco, supo aprovechar la honra dada, el cargo, la bendición y
aun, después de muerto, Dios da testimonio de que era justo, por lo tanto: Salmo 49:20.