Вы находитесь на странице: 1из 317

Capitulo 1

Por fin ahí estaba ella, haciendo uno de sueños


realidad (aunque ahora ya creía de nada sirve
soñar). Consiguió esa beca de intercambio a un
prestigiado conservatorio en Francia, por lo menos
en ese país no sabían quien era, de donde venia o lo
que había vivido.

Llevaba casi seis meses viviendo con una familia


francesa los Darrieux, a los que logro convencer que
aceptaran también a su madre (la única persona en
quien confiaba y la apoyo siempre), a cambio de
pagar su estadía y alimentos. A la hija menor de esa
familia la recibiría su tía en Japón así que no estaría
sola.

Andréanne Darrieux la hija mayor, una chica alta de


pelo rubio dorado y ojos miel con mirada alegre, la
recibió desde un principio con mucha cordialidad y
calidez (cosa rara en los franceses que no hacen
amistades con facilidad).

Michiru ¿porque no me acompañas a ver la carrera de mi amigo? - le pregunto Andréanne con


entusiasmo – vamos se que no te gustan mucho salir pero eres joven debes divertirte, en verdad no
te pareces en nada a la alocada de mi hermana.

Michiru solo suspiro, si bien no le gustaba estar rodeada de gente, tampoco podía decir que no
siempre a las propuestas de diversión de Andréanne, su vida era el conservatorio y los trabajos de
medio tiempo en la tarde entre semana tocando en un restaurant elegante por propinas y los fines
de semana como maestra de violín para niños. - Esta bien te acompaño, creo que no será malo
romper mi rutina por una vez- trato de sonreír (cosa que no hacia en mucho tiempo).

Siiii - grito emocionada Andréanne – veras como te diviertes e igual conseguimos encontrar a
alguien que ocupe ese corazón tuyo que guardas con tanto recelo.

Michiru le dirigió una mirada furica a lo que Andréanne solo respondió con un -lo siento era una
broma.

Llegaron al Autódromo, era la última carrera de la temporada de Formula 1 y aunque el campeonato


ya se había decidido desde carreras antes, todos querían ver si el piloto campeón cerraría con otra
victoria para terminar un record perfecto, como casi lo hizo la temporada pasada siendo novato, si
su equipo en pits no hubiera tardado tanto en cambiar la última llanta lo que lo dejo en segundo
lugar en esa carrera.

Andréanne no dejaba de contarle maravillas a Michiru de su amigo, lo guapo, atento e inteligente


que era, además de ser el piloto campeón. Michiru ya la escuchaba un tanto cansada, suficiente
tenia con los gritos de las cientos de admiradoras que habían ido a apoyar a su ídolo.

Inicio la carrera y los gritos de la chicas presentes aumentaron al ver como el Renault tomaba la
delantera rápidamente, pasaron 10 vueltas y ya llevaba 1 vuelta de ventaja sobre varios autos, a su
competidor mas cercano ya le llevaba 4 minutos de ventaja y todo parecía ir perfecto, 10 vueltas
mas y lo único que había cambiado era la ventaja que tenia ya eran 5 minutos y solo le faltaba una
entrada a Pits, esta vez su equipo se porto a la altura y no le hizo perder la ventaja, llego en primer
lugar como en la 16 carreras anteriores. Por los altavoces lo anunciaban el gran Haruka Tenoh
ganaba su segundo campeonato consecutivo con marca perfecta de 17 carreras ganadas en primer
lugar, dándole también a su equipo el titulo de constructores.

Andréanne logro pasar hasta donde estaban festejando Haruka y su equipo. Haruka al verla la
saludo, ella corrió a darle un abrazo y felicitarlo, le dijo que quería presentarle a alguien que también
venia de Japón.

– Haruka te presento a Michiru Kaioh, es la estudiante de intercambio que esta viviendo con mi
familia.

– Mucho gusto Haruka Tenoh- con un tono algo seductor y extendiendo la mano.

Michiru la tomo educadamente- Igual mucho gusto- en un tono mas frío.

Por un momento sus miradas coincidieron, Michiru vio en eso ojos esmeralda, alegría y pasión, pero
también algo que no pudo descifrar y le intrigaba, en realidad todo en Haruka le intrigaba, la había
estado observando y había algo que no cuadraba. Por su parte Haruka vio en esos ojos azules una
gran tristeza y melancolía, pero sentía eran como un imán que no la dejaba apartarse de ellos, podía
perderse en la profundidad de eso ojos, que pedían a gritos algo, pero no sabia que.

Michiru cortó el contacto visual y aparto la mano.

– bueno preciosas ¿que les parece si me acompañan a la fiesta que dará el equipo para celebrar el
campeonato esta noche?- con una sonrisa picara.

- Siii por supuesto que nos encetaría acompañarte ¿verdad Michiru?


Michiru iba a decir que no pero al ver los ojos suplicantes de Andréanne, solo pudo asentir con la
cabeza.

– Bien entonces pasare por ustedes a las 8 pm

- Que!!! Eso es en dos horas no nos dará tiempo de arreglarnos, será mejor que nos vayamos ahora.-
dice Andréanne un poco asustada.

Haruka soltó una sonora carcajada – Esta bien váyanse ya. Andréanne corrió a abrazarlo para
despedirse pero lo hizo tan fuerte que Haruka sentía se quedaba sin aire, por fin lo soltó y corrió al
lado de Michiru. Ella solo hizo una reverencia en seña de despedida y se fue jalada por Andréanne.

Ya en la casa Michiru le decía a Andréanne que ella mejor se quedaba para no hacer mal tercio, a lo
que la chica respondió que para nada que Haruka no le interesaba como algo mas y que ya había
aceptado ir, además ya sabia que vestido le prestaría pues seria un fiesta de gala como la del año
pasado.

Le presto un vestido azul marino strapless que se ajustaba perfectamente a su muy bien torneado
cuerpo con una pequeña abertura a la altura de las rodillas en la parte trasera para facilitar el andar,
acompañado de guantes blancos que le daban un poco arriba del codo, recogió su pelo aguamarina
en un chongo que dejaba al descubierto su largo y elegante cuello. Por su parte Andréanne también
llevaba un vestido strapless pero dorado con un pronunciado escote y suelto de la cintura hacia
abajo, peino su rubio casi dorado cabello en una trenza francesa.

A las 8 en punto Haruka llego a la casa impecablemente vestido con un smoking negro con faja y
pajarita negra y zapatos negros perfectamente boleados, toco el timbre, lo recibió la Sra. Darrieux
una dama muy elegante de mediana estatura, pelo rubio que le heredo a su hija mayor y ojos azules,
que lo invito a pasar y esperar a las chicas en la sala. La primera en bajar fue Andréanne que saludo
efusivamente al rubio piloto, después bajo Michiru, mientras lo hacia Haruka no podía apartar la
vista de ella, cosa que noto Andréanne con mucho gusto. Cuando llego al lado de ellos saludo
educada pero fríamente a Haruka que no podía borrar esa sonrisa de su rostro.

Haruka-Saliendo de su ensueño- Vámonos ya o llegaremos tarde, por cierto Andréanne ¿ya se


pusieron de acuerdo quien va ir en el asiento trasero? No quiero otra pelea como la de la última
vez con tu hermana.

- No te preocupes ya esta decidido, yo me voy atrás y Michiru se va del lado del copiloto.- con tono
despreocupado

-¿Se puede saber a que hora se decidió eso?- con una mirada un poco enojada para con su amiga
(aunque en realidad Michiru no la consideraba como tal no confiaba en nadie, solo su madre).

- Bueno, eso no importa vámonos que tenemos que llegar a las 8:30 y ya son 8:10, no quiero perder
mi licencia por exceder el límite de velocidad, aunque ganas no me faltan jaja.
Salieron de la casa, Haruka abrió la puerta del copiloto del nuevo auto deportivo descapotable de
Renault (el cual todavía no salía a la venta, pero ser la estrella del equipo de F1 le daba ventajas,
que también aprovechaba la compañía pues les hacia publicidad) y Andréanne tomo su lugar en el
asiento trasero, después ayudo a Michiru a subir al asiento delantero y cerro la puerta, corrió al lado
del piloto encendió el auto y piso el acelerador, en 15 minutos estaban dejando el auto al vallet
parking de un lujoso salón de fiestas.

Entraron al salón el cual estaba exquisitamente decorado. Al entrar Haruka con sus dos
acompañantes se hicieron presentes los aplausos, su co-equipero se acerco y le susurro –no pierdes
el tiempo Tenoh traes a dos bellezas contigo- Haruka solo le dio un codazo y sonrió. La gente empezó
a rodearlos y Michiru a sentirse incomoda por lo que se aparto y se fue a un rincón del salón, desde
donde observa todos los movimientos de Haruka a quien veía de manera analizadora, además de
disfrutar de la música de la orquesta tranquilamente. Por un momento lo perdió de vista para buscar
a Andréanne que ya bailaba con un atractivo joven al ritmo de un vals un tanto rápido.

Preciosa me concede esta pieza- escucho la profunda voz de Haruka a sus espaldas pero no
respondió.

Haruka puso su mano sobre el hombro de la chica y repitió la pregunta no sin antes preguntarle que
la tenia tan distraída.
Michiru volteo-¿Qué te hace creer que estaba distraída?

-No respondiste a mi pregunta

-Perdón pero ¿en alguna de esas carreras tuviste un accidente que te hiciera perder la memoria?
me llamo Michiru no preciosa por eso no respondí a tu pregunta, no sabia a quien le hablabas es
todo- dijo en tono sarcástico.

-No sabía que te molestara tanto el que te dijera lo que mis ojos ven.

- No me molesta, solo que a todas les dices igual, ¿es para no confundirte con los nombres de todas
tus conquistas?

- ¿Acaso estas celosa?

- No tengo porque estarlo, te acabo de conocer no se nada sobre ti (solo que eres como todos los
niños ricos, caprichoso y para colmo famoso, piensa) y tu no sabes nada sobre mi.-en tono neutro.

-¿No has oído hablar del amor a primera vista? –en tono sugerente con una sonrisa seductora capaz
de derretir a cualquiera.

- si he escuchado sobre el, pero no creo en esas tonterías. – en tono molesto.


-No puedo creer que alguien que se ve tan dulce crea que el amor es una tontería- en tono sarcástico
sin quitar esa encantadora sonrisa.

- Ya te lo dije no sabes nada sobre mi y si crees que con esa tonta sonrisa voy a caer rendida a tus
pies ya puedes irla quitando porque eso no va a pasar- con el mismo tono molesto.

-Bueno ¿pero que te he hecho, para que te comportes así? Y si, no se nada sobre ti es porque tú no
me dejas conocerte mejor.- En un tono mas serio.

- No es nada personal en contra tuya (solo los de tu clase, lo piensa).- en un tono tan frio como el
hielo.

En ese momento sus miradas coinciden de nuevo, Michiru sigue viendo pasión y ese no se que en
esos ojos esmeralda y Haruka siente que se pierde en la profundidad esos ojos como el mar. Haruka
no puede evitar el irse acercando peligrosamente a Michiru la cual no se percata de tal cosa perdida
en sus pensamientos, tratando de descifrar que es lo que ve en esos ojos, hasta que la vista de
Haruka se desvía un segundo a sus labios para regresar a sus ojos, segundo que fue suficiente para
que Michiru reaccionara y se alejara de la peligrosa cercanía del rubio.

-Ni te atrevas, eso no pasara ni en tus mejores sueños- lo dice con el mismo tono frío y distante.

Se da la vuelta para murmurar - ce n'est pas possible en plus elle est si désagréable- lo dijo en voz
baja pero no tanto para no ser escuchada.

- ¿Désagréable? ici tous pensent que je suis magnifique. Que ¿creías que viviendo en París no
hablaría francés?- En un tono sarcástico y un tanto burlón

- No pensé que lo escucharas y tampoco sabia que vivías en París aunque esa no era la intención, te
lo digo de frente eres realmente desagradable.

- Vamos ni siquiera me conoces, ¿porque dices eso? Te apuesto a que si me conocieras pensarías
todo lo contrario.

- (ya va empezar con las apuestas, ¿Por qué no me sorprende?, piensa rápidamente.)Ni ganas de
conocerte, además creo saber algo sobre ti que la mayoría aquí desconoce.

– A si y ¿que es eso que sabes sobre mi?- pregunta intrigado pero incrédulo.

- Que eres mujer.

-Aaahhh, así que dijiste elle y no il intencionalmente y no por error, pero ¿como te diste cuenta?-
estaba realmente sorprendida, pues era verdad que pocas personas en esa fiesta conocían su
verdadero genero.
- No hay nada que se escape al ojo experto de una artista- muy segura de si misma

- Creí que tocar el violín despertaba el sentido del oído no de la vista.- un poco incrédula.

- Bueno te voy a decir algo sobre mi, pero será lo único que te diga no solo toco el violín, lo cual
supongo te lo dijo Andréanne, también pinto.

- Ahora entiendo, pero al menos ya hice que me dijeras algo sobre ti que desconocía, creo que puedo
hacer que me cuentes mas cosas. Entonces la música cambio de aquel vals rápido a uno lento lo
que le pareció a Haruka una oportunidad. – ¿Ahora si me concedes esta pieza MICHIRU? Haciendo
énfasis en su nombre.

-No gracias, hay muchas mujeres aquí que te consideran magnifica ¿no? Pregúntale a una de ellas.
– lo dijo en un tono bastante sarcástico que molesto a Haruka.

- Sabes que, creo que eres la típica niñita rica, mimada, consentida, egocéntrica y caprichosa que
cree todo el mundo debe estar a su pies por ser un prodigio en la artes, pero nadie, escúchalo bien
nadie vale tanto la pena como para que le ruegue, solo quería ser amable por que Andréanne me lo
pidió, pero eres insufrible.

Michiru al escuchar las primeras palabras sintió la sangre le hervía por dentro y respondió- Eres un
idiota, no necesito que nadie me haga favores y de verdad que no tienes la menor idea de quien soy
yo-

Se da media vuelta para irse con el puño apretado y muy contrariado por los recuerdos que las
palabras de Haruka le trajeron a la cabeza. En eso Andréanne se acerca a la pareja para ver como
iban las cosas.

Andréanne-Michiru ¿A dónde vas?- un poco sorprendida por la actitud de la chica.

-Me voy a la casa, no tengo nada que hacer aquí.

- Pero podrías quedarte un poco mas, Haruka le prometió a mi mama regresarnos no muy tarde.

-Lo siento sabes que mañana tengo que madrugar y no soporto estar un segundo mas aquí.

- No sabía que hubiera clases en el conservatorio los domingos- con tono burlón para hacer enfadar
más a la chica.

Pero Michiru solo salió del salón sin prestar atención a las últimas palabras de la rubia.

- Haruka ¿Qué fue lo que paso? Creí estaban conversando muy animadamente.

- ¿Animadamente? Con esa niña no se pude ni siquiera tener una conversación normal.
– Pero ¿Qué le dijiste para que se fuera así?

- Solo la verdad que es una niñita rica, mimada, consentida, egocéntrica y caprichosa y que yo no le
ruego a nadie.- con cara de completa inocencia

- Ahora si metiste la pata y hasta el fondo.

- ¿Por qué?

- En primera ¿que te hizo pensar que era una niña rica?

- Pues la carta de tu hermana, me dijo que la había recibido una lujosa limusina en el aeropuerto de
Tokio y que la casa a la que llego era una mansión lujosísima como nunca antes había visto.

- Pero Michiru no vive ahí, es la casa de su tía a la que no ve desde hace tiempo, ella vive en Shizuoka
en un pequeño departamento cerca de la costa, no es una niña rica, pudo serlo, pero no lo es,
cuando sus padres se casaron, su padre tenia un muy buen puesto en una prestigiosa compañía de
Tokio por lo que fue bien recibido por la familia de su madre, pero cuando Michiru tenia 3 años una
mala operación lo dejo parapléjico, así que la compañía decidió que daba una mala imagen y lo
relego a un trabajo muy inferior al que tenia en las oficinas del corporativo en Shizuoka, su vida
cambio, de tenerlo todo a tener mil y un privaciones, la familia de su madre les dio la espalda,
después cuando Michiru estaba por terminar la preparatoria otra negligencia medica termino con
la vida de su padre. Ella tuvo que hacerse cargo de su madre y de sus estudios, ella estaba becada
en el conservatorio que tramito la beca de intercambio y en realidad aquí estudia y tiene dos
trabajos, para pagar la estadía de su madre con nosotros, aunque mi mamá le ha dicho que ya no
es necesario, puesto que la Sra. Kaioh le ayuda con la casa además de enseñarle a preparar platillos
realmente deliciosos. Esto lo se porque la Sra. Kaioh se lo platico a mi mamá y ya sabes que ella no
sabe guardar secretos, aunque tampoco creo le pidiera fuera un secreto. Michiru no habla de ella
ni de su vida, no sabe que mi mamá me conto todo esto y por favor no le vayas a decir que te lo
conté, creo que no confía mucho en mi, pero espero lo haga con un poco mas de tiempo, claro que
si se entera lo indiscreta que fui contándote parte de su vida, seguro que no me vuelve a dirigir el
habla.
- Creo que si metí la pata, pero es que es tan, tan aaahhhhggggg – sonaba un poco frustrada.-
Además es tu culpa, ¿porque no me lo dijiste antes? Tampoco me dijiste que pinta y yo solo hice lo
que me pediste tratar de conocerla y ser amable pero ella es demasiado…. Rara
- Creo que es porque su vida no ha sido fácil, no se mucho de ella, pero una vez que le pregunte
cuales eran sus sueños, ella solo se limito a responder que de nada sirve soñar.

- No es la única persona en el mundo que sufre, ha sufrido o sufrirá ¿sabes?


- Si se que tu vida tampoco ha sido un camino de rosas, pero no todos reaccionan igual ante las
cosas, creo que ella ha creado una fortaleza impenetrable para que nadie la haga sufrir de nuevo,
pero eso también le impide que la felicidad llegue a su vida. Bueno creo que mejor ya me voy
también.
- Yo te llevo.

- pero es tu fiesta y todavía no termina-

– no te preocupes, no me estoy divirtiendo mucho y además le prometí a tu madre te cuidaría y


regresarías sana y salva. (Y también quiero saber si Michiru llego bien).

Capitulo 2

Michiru se levanto temprano como todos los días, searreglo y se alisto para ir a dar sus clases.

Andréanne toca la puerta-Michiru ¿puedo pasar?

-Adelante estas en tu casa (literal)

-No te voy a quitar mucho tiempo, solo quiero saberque paso anoche ¿Por qué te fuiste así de la
fiesta? Te veías muy contrariada. (Ya lo sabía pero quería ver si por fin Michiru le contaba algo)

-Pues (lo pensó un poco) ya sabes que no me siento agusto entre tanta gente y no quería llegar a
mis clases trasnochada, eso daríauna mala imagen ¿no crees?- voz muy neutra.

-¿Siempre tienes que ser así? Tan…… ¿responsable?, en la vida hay mas que estudiar y ser
responsable, también esta la diversión, los amigos y…. El amor- haciendo énfasis en la última
palabra.

-Pues me divierto mucho tocando el violín y dandoclases, para mi no es solo una responsabilidad,
amigos…. ¿quien los necesita? Yel amor, simplemente no fue hecho para mí.- con un tono resignado.

- No digas eso, el amor fue hecho para todo elmundo, es solo que tu te encierras en tu mundo y no
dejas que nadie entre enel, ¿porque no le das una oportunidad a Haruka?

- Que ¿tepidió que intercedieras por el? Bueno no importa me tengo que ir se hace tarde.

- Espera Haruka no me pidió nada, solo que leavisara si habías llegado bien.

Michiru no hizo caso a las últimas palabras deAndréanne o al menos eso demostró. –Ya me tengo
que ir, nos vemos.

Andréanne solo soltó un suspiro,- nos vemos.-


Michiru iba de regreso de la tercera casa paradirigirse a la última clase del día, tenia tiempo
suficiente para caminar y notener que tomar el transporte publico, caminaba distraídamente, sin
prestaratención a las personas que pasaban junta a ella. Un compañero delconservatorio la saludo
pero no le presto atención, iba sumergida en suspensamientos, ¿Qué era lo que tenia de extraño la
mirada de la rubia?, ¿seriacierto que le preocupaba saber si llego bien, pero porque?

Haruka iba caminando al otro lado de la calle, cuando reconoció la figura de Michiru, dudo un poco
pero cruzo la calle y seplanto frente a ella. Lo que hizo que Michiru se detuviera en seco para
verquien le impedía el paso.

-Bonjour mademoiselle, ¿amaneció de mejor humor?-con su clásica sonrisa seductora.

- ¿Puedes dejarme pasar? O si tienes algo quedecirme hazlo rápido una niñita rica y mimada como
yo tiene muchas cosas quehacer.- estaba realmente molesta.

-Creo que no pasaste una buena noche y bueno sitenia algo que decirte…. pero (le costaba mucho
decir que lo sentía y sobretodo que Andréanne le había contado parte de su pasado)

-¿Tenias? ¿Entonces ya no tienes nada que decirme? Con permiso entonces. –se hizo a un lado para
pasar al lado de la rubia perosintió como la detenía del brazo.

-Espera, creo que lo que dije ayer no teniasentido…. Tu… bueno….Yo…. tienes razón no te conozco
y no debí prejuzgarteeso es malo ¿sabes?-

Michiru volteo a verla de frente otra vez- Si estastratando de disculparte por insultarme anoche,
creo que deberías practicar másla forma de pedir perdón, pero ¿Por qué te disculpas? -

-Pues si esotrataba, pero no es fácil y menos si, bueno ya nada.-

-No, dime loque estabas pensando y porque de pronto te disculpas- bastante enfadada

- Solo iba a decir que no es fácil disculparse conalguien como tu y ya te dije porque me disculpo,
porque no debí decir lo quedije sin conocerte.-

-Mejor dime la verdad ¿que te conto Andréannesobre mi?- mas enfadad aun.

- Nada, no me conto nada, bueno solo que eres un prodigiopara tocar el violín.-

- Eso te lo conto antes de la fiesta ya dime ¿Qué te dijocuando me fui?-

Haruka estaba muy nerviosa, no sabia mentir, pero tampocoquería decirle que Andréanne la había
contado parte de su pasado y menos siMichiru no fue quien se lo conto a Andréanne.

- Sigo esperando…. ¿Qué más sabes sobre mí?


En eso se oye las campanadas del reloj de una bibliotecacercana.

-¡¡¡Hay no ya se me hizo tarde!!! Y todo por tu culpa- lelanza una mirada furica a Haruka

- Esa no era mi intención (me salvo la campana), pero siquieres yo te llevo (debería aprender a cerrar
la boca)- sacando las llaves delcoche de la bolsa del pantalón.

- No gracias no necesito que me hagan favores- (quedespués terminaran cobrándome)

- No seria un favor, seria como… reparar mi falta (yahora ¿Qué falta cometí?) que dices ¿te llevo? te
aseguro que llegaras rápido.-

Michiru duda un poco pero realmente desea llegar atiempo, nunca se ha retrasado.- Esta bien,
acepto que me lleves-

-Bien el auto esta en la siguiente calle, vamos- la va atomas de la mano pero se arrepiente ante la
posible reacción de la joven.

Llegan al auto y Haruka abre la puerta del copiloto, ayuda a subir a Michiru y corre al otro lado, para
entrar en el autorápidamente.

-¿A dónde te llevo?-

- A la rue Passyen le seizièmeArrondissement por favor- lo dice esperando la reacción de la rubia,


ya que esuno de los dos distritos mas caros de París

- Bien llegaremos en 5 minutos- (¿que ira a hacer ahí?, mejor no le pregunto)

Haruka pensó el trayecto seria silencioso, pues Michiruno le contaría nada de ella y ella no se atrevía
a preguntar pero….

-Ahora si me vas a decir que te conto Andréanne, no creote molestaras en disculparte, solo porque
lo pensaste mejor.-

- ¿tan mala persona crees que soy, para no darme cuentade un error?- Con cara de completa
inocencia y angelical.

- no me respondascon otra pregunta

- Es que en verdad quiero saber que piensas de mi – muyseria

- Y ¿Por qué te importaría lo que pienso de ti?-


- Por nada en especial, solo que tampoco me conoces y noquiero tengas una idea equivocada de mi
eso es todo.-

- Pero aun no… ¡detente!

Haruka frena en seco- ¿Que paso? ¿Estas bien?-

-Perdón solo que no me fije y ya llegamos- bastanteapenada.

- No te preocupes, no hay problema, solo me estaciono y…- No, no es necesario, aquí me bajo gracias
por traerme- Michiru abrerápidamente la puerta y sale.

Haruka se estaciona rápidamente y baja del auto, en pocossegundos esta junto a Michiru.

-No es necesario que me acompañes ¿no tienes otras cosasque hacer?- tono serio

-solo quiero asegurarme que llegaste a tiempo.-

En eso se abre la reja de una gran casa muy lujosa delsiglo XIV, se puede ver un enorme jardín
perfectamente cuidado, con fuentes yestatuas preciosas en el interior.

Haruka pareceintrigada con el lugar y sobre todo con la presencia de Michiru en el.

Sale el que parece ser el mayordomo de la casa - Bonjour mademoiselle Kaioh, si ponctuel
commetoujours (buenos días señorita Kaioh, tan puntual como siempre)- la hace unademan de que
pase.

-Merci Monsieur Hébreux (graciasseñor Hébreux) - esta a punto de entrar pero recuerda Haruka
esta a su lado.-Disculpa tengo cosas que hacer, otra vez gracias por traerme, adiós- hace
unareverencia para despedirse y si dirige al camino que conduce a la entradaprincipal del mansión.

Antes de que mayordomo cierre lareja Haruka lo de tiene – Excuse moi, qu'est-ce que fait
mademoiselle Kaiohdans ce lieu? (disculpe, ¿que hace la señorita Kaioh en este lugar?- con tonomuy
serio y algo preocupado.

El mayordomo duda un poco peroresponde- Elle donne des classes de violon au fils des messieurs
(da clases deviolín al hijo de los señores)- cierra la reja y se dirige a la mansión.

Haruka se va pensando, es verdadlo que me conto Andréanne da clases los fines de semana, me
preguntocuanto durara la clase y ¿si la espero para llevarla su casa o tendrá masclases? No esta lejos
de aquí, pero ¿porque me preocupo por si llega bien o noa su casa?, ¿Qué me sucede con esa chica?
¿Es solo la curiosidad del enigma queresulta ser? Se sube a su auto y esta a punto de arrancar, pero
se detiene yprende la radio, mientras sigue sumergida en sus pensamientos.
A las dos horas sale una exhausta Michiru, su alumno noes muy bueno y no pone mucho interés en
mejorar, pero esa familia es la quemejor paga y además se prometió a si misma lo haría tocar, no
como NiccoloPaganini, pero por lo menos decentemente.

Michiru se detiene cuando ve el coche de la rubia aunestacionado y con ella adentro, esta realmente
sorprendida.

-¿Qué haces todavía en este lugar?- la voz de la chicahace que Haruka deje a un lado sus
pensamientos.

-bueno te estaba esperando.

-¡A mi y ¿Por qué?

-Bueno tal vez necesites llegar a tiempo a algún otrolugar

-No la verdad ya me voy a la casa- su voz denotacansancio ya son la 6 de la tarde y sus clases iniciaron
a las 8:30 a.m. sincontar que no desayuno ni ha comido.

- ¿Ya comiste? Porque la verdad yo no y mi estomago ya meesta reclamando- con el mismo tono
seductor que utiliza para invitar a unachica a salir.

- No gracias, con haberme traído es suficiente- pero suestomago la traiciona.

- Ves tu también tienes hambre, apuesto a que no hazcomido nada desde el desayuno.-

- (que obsesión de los ricos por las apuestas) Es verdadpero prefiero comer en la casa con mi madre,
de todas forma gracias por lainvitación.- se aleja del auto para encaminarse a la casa de los Darrieux,
queno esta lejos de ahí se encuentra en la calle Fortuny en le XVIIe arrondissement.

Haruka baja rápido del auto para alcanzarla, la toma delbrazo- Espera yo te llevo-

-Gracias pero ya haz hecho suficiente por mi-

-De verdad yo te llevo y así saludo a Andréanne (creo queme estoy metiendo en problemas otra vez,
¿seré masoquista?)-

-¿Por qué te portas tan amable conmigo? Todavía no meconoces y la primera impresión que te di
no fue agradable.-

-quiero reparar mi error de ayer y también llegar aconocerte -

- No sigas perdiendo tu tiempo, no creo que llegues aconocerme y por cierto aun no me dices que
te conto Andréanne -
-(sabia que me metería en problemas) Ya te dije, que eresexcelente violinista, bueno vámonos ya,
te deben estar esperando.-

Michiru la ve a los ojos fijamente -No te creo, algo teconto, no se que pero algo te dijo, estoy segura,
tus ojos me dicen que algoocultas.-

Haruka desvía la mirada-Es mejor que nos vayamos ya- sedirige al auto y abre la puerta, Michiru
suspira resignada y se sube al auto dela rubia.

El trayecto a la casa de los Darrieux no es largo, peroHaruka parece querer alargarlo ya que conduce
a menor velocidad que decostumbre. – ¿Por que dices que pierdo mi tiempo al tratar de conocerte?-
contono muy intrigada

-porque simplemente nadie me conoce, nadie sabe quien soyo lo que siento en realidad- seria y
fríamente.

-Pero eso es porque tu no permites que nadie te conozca ¿o no?

-Si es verdad

-¿Por qué lo haces? ¿Por qué no dejas que los demásentren en tu mundo?

-Porque de nada sirve- con tono triste- no en realidad sisirve entre mas te conocen mas daño te
pueden hacer, entre mas confías lasdesilusiones son mayores – su tono cambia a uno serio, entre
triste y enfadado.

-Te han hecho mucho daño ¿verdad?, por favor, déjameconocerte y confía en mi.- su tono
demuestra preocupación y sinceridad.

Michiru se quedaen silencio pensando.

*Flachback*

-Hola Michiru puedo sentarme-

- Hola Tetsu, por supuesto siéntate-Michiru esta en lacafetería. (Tetsu es un joven alto depelo
Cataño claro, ojos miel y el sueño de la mayoría de las chicas en esapreparatoria, de una familia
adinerada, como todos en esa escuela y gran futuropor delante) –responde sonriente pero algo
nerviosa, había pasado 1 mes declase y nadie se le había acercado a platicar con ella.
-Gracias, quiero preguntarte si quisieras ser micompañera en el trabajo de biología, a menos que ya
tengas otro compañero.-

-La verdad no tengo y no lo había pensado, esta bienseremos compañeros de equipo.-

-Que bien, entonces ¿te puedo invitar a comer hoy paraver los detalles del trabajo después?-

-Bueno no se es que hoy tengo clases extra.-

-Vamos por favor, por un día que faltes no pasara nada-con tono suplicante

- Este bien acepto-

-Bueno te veo en la salida- se va muy sonriente.

Los alumnos alrededor de la mesa donde estaban platicandocomienzan a cuchichear y hacer


comentarios en voz baja, Michiru no prestan mucha atención pero debió hacerlo.

Después de unas semanas de verse para hacer el trabajo enequipo Michiru y Tetsu están en la casa
del chico, platicando.

-Así que no solo eres buena en la escuela, también erestodo un prodigio en la artes.-

-Bueno, la verdad no se si un prodigio pero disfrutomucho tocando el violín o pintando un cuadro,


es como transpórtame a otromundo. -

-Ya veo, sabes en estos días que hemos pasado juntos mehe dado cuenta que siento por ti algo mas
que una simple amistad ocompañerismo… la verdad no soy muy bueno en esto….pero ¿te gustaría
ser minovia?- se va acercando a Michiru viéndola fijamente a los ojos.

-La verdad me agradas mucho, este tiempo que hemos pasadojuntos ha sido magnifico, pero ¿no
crees que es algo apresurado? Apenas nosestamos conociendo.-

-No, yo siento que te conozco desde toda la vida y meharías el hombre más feliz del mundo si me
das un si.- Se va acerando más alrostro de Michiru.

Michiru se deja llevar un poco por la situación y lafalta de experiencia y finalmente responde –si
acepto ser tu novia-

Tetsu se acerca mas a Michiru para besarla, ella tarda unpoco pero corresponde al beso.

En la escuela todos hacen comentarios por la pareja quese formo, nadie puede creer que un chico
rico como Tetsu se fijara en la muyinteligente pero insignificante (social y económicamente
hablando Michiru)
Después de unos días y de seguir viéndose diario para eltrabajo y seguir con su relación, Michiru le
platica sobre ella, su familia suvida, Tetsu es un poco mas reservado en algunos temas pero Michiru
no lo nota, la pareja esta en la casa del chico como es costumbre en el último mes y medio.El la esta
besando apasionadamente y su manos empiezan a juguetear inquietas.Michiru se separa un poco
asustada.

-Que pasa amor, ¿porque te separaste tan bruscamente?-

-Perdón pero creo que llevar la relación a otro nivel es prematuro, no estoy lista para eso.-

-Es que acaso ¿no me quieres?.

-No es eso si te quiero pero no estoy lista.-

-Vamos ¿no confías en mi?-

-Tú nunca me lastimarías ¿verdad?-

- Por supuesto que no, confía en mi - se acerca para besarla otra vez

Capitulo 3

-Michiru ya llegamos- lo dijomuy suave para no asustar a la joven que parecía sumida en una
ensoñación pocoagradable, Haruka ya había estacionadoel auto casi frente a la entrada de la casa
de los Darrieux.

Michiru volteo a ver a Haruka y asintió con la cabeza.Haruka bajo del auto y ayudo a Michiru a salir.
Llegaron hasta la puerta yHaruka iba a tocar el timbre pero fue interrumpida por Michiru.

-No es necesario, tengo llaves, vivo aquí ¿recuerdas?-

-Es verdad lo había olvidado por completo- se rascala nuca y pone una carita infantil.

Michiru abrió la puerta, Haruka le cedió el paso aMichiru, en el pasillo se encontraron con el Sr.
Darrieux, un hombreapuesto, alto de cabello castaño claro el cual heredo a su hija menor y ojosmiel
como los de su hija mayor.

-Hola Michiru, supongo que madrugaste como todo los díasporque no tuvimos el privilegio de tu
presencia en el desayuno.- (ArmandDarrieux era muy caballeroso y educado, además le encantaba
la madurez con laque se comportaba Michiru, hubiera querido que su hija menor fuera un poco así,
aunque también sentía exageraba un poco ya que nunca salía a divertirse)

-Si así es, Monsieur Darrieux-


-Después de seis meses de convivir diario ¿todavía nopuedes tutearme?-

- Perdón, es solo que no me acostumbro- Un poco apenada

-No te preocupes ya lo harás, pero mira nada mas quienviene contigo, no pierdes el tiempo ¿ehh?-

-Michiru se sonrojo un poco por la insinuación- Me topecon Haruka antes de ir a mi última clase y
se ofreció amablemente a traerme-responde tímidamente

-Buenas tardes Armand, mucho tiempo sin verte- Haruka losaluda muy efusiva.

-Buenas tardes Haruka, ¿te vas a quedar a cenar connosotros?-

-Si me encantaría, muchas gracias Armand-

-Ves a Haruka no le cuesta trabajo tutearme, enséñale yde paso a divertirse un poco- le cerro un ojo
a Michiru.

- Haruka solo se rió y los siguió al comedor donde losesperaban, Isabelle Darrieux (esposa de
Armand), Andréanne y Dai Kaioh unamujer de mediana estatura, ojos azules aunque de un tono tan
profundo como losde su hija, extremadamente educada y refinada peo también secilla (la mamá
deMichiru)

Michiru pensaba (si como no va a ser fácil para Haruka sitienen el mismo nivel económico y no es
huésped en su casa, aunque deboreconocer que siempre me han tratado muy bien, intentare
tutearlo).

-Haruka ¿ya conoces a la Sra. Kaioh?-

-No, no he tenido el gusto de conocerla.-

-Bueno, ven- Armand lleva a Haruka junto a Dai- Dai lepresento a Haruka Tenoh, el piloto campeón
de formula uno que invito a salir anuestras hijas ayer en la noche-

-Mucho gusto, es un placer conocer a una personalidad deldeporte, que además representa y deja
muy en alto a Japón.- Haciendo unareverencia.

-El placer es todo mío Sra. Kaioh- le da un beso en lamano galantemente- no todos los días seconoce
a una mujer tan hermosa-

-Haruka tu nunca cambias verdad- le dice Armand dándoleun codazo, Haruka solo se ríe
nerviosamente, viendo de reojo a Michiru.
-Bueno porque no se sientan y comenzamos a cenar- diceIsabelle, al ver a Michiru algo inquieta ante
la situación. Todos se sientan yles sirven la cena y comienza la plática.

-Michiru ¿Cómo fue que encontraste a Haruka, en lapuerta?- pregunta Andréanne con unamirada
un poco picara.

-En realidad me lo tope en la calle por casualidad, cuando iba en camino a dar mi última clase y se
ofreció amablemente a llevarme-la voltea a ver no muy amigablemente.

- Si, me sorprendió mucho encontrarla.-

-Pero Haruka ¿te quedaste a esperarla a que terminara dedar su clase o te fuiste y regresaste?-

-Bueno la verdadla espere, pensé que tendría que ir algún otro lugar y mi sorpresa fue grandeal
saber que venia para acá, así quise venir a visitarlos, desde que empezó elcampeonato solo había
pasado por aquí dos veces- ve de reojo a Michiru, quienla esta observando atenta.

-Haruka tu siempre tan caballeroso y galante, sobre todosi se trata de una joven hermosa ¿no?- le
dice Armand en un tono un tantoburlón y pícaro.

-Que quieres Armand así soy yo todo un caballero, dispuesto a ayudar a una damisela en peligro
jajaja-

Michiru piensa ante el comentario que Haruka es igual quetodos los ricos y famosos, Casanovas,
aduladores e insoportables cuando secreen los salvadores del mundo, pero Haruka ¿en verdad era
así? No podía negarque ese día había sido muy amable y hasta paciente, pero ¿cuales eran
susintenciones? Salió de sus pensamientos al escuchar la voz de Armand.

- Andréanne ¿Por qué no le cuentas a Dai y Michiru comoconocieron a Haruka? ¿O alguna de las dos
ya sabe la historia? – preguntaArmand volteando a ver a madre e hija las cuales niegan con la cabeza.

-Hay papá como te encanta esa historia, bueno, resultaque la alocada de Dariane quiso ir a ver a su
amor platónico a las carreras, no se como pero consiguió entradasen muy buenos lugares, cuando
Haruka gano la carrera estaba totalmente eufóricay quería ir a conocerlo en persona y felicitarlo, así
que haciendo caso omiso amis consejos, se coló hasta donde estaba festejando el equipo, estaba a
puntode llegar junto a Haruka cuando un elemento de seguridad le impidió el paso yle dijo se
retirara pues ella no estaba autorizada para estar ahí, Dariane rogoy suplico que la dejara pasar, solo
5 minutos, se presentaba lo felicitaba y seiba, pero el guardia se negó en redondo y trato de alejarla
del lugar, ellacomenzó a gritar y patalear como niña chiquita y Haruka se percato de lasituación, se
acerco a donde estaba el guardia literalmente luchando con mihermana y le dijo ¿Qué esta pasando
aquí, porque trata así a una dama?, elguardia volteo al reconocer la voz y soltó inmediatamente a
mi hermana quiencorrió al lado de Haruka quien se dirigió al guardia: todo esta bien laseñorita viene
a saludar, puede retirarse. Mi hermana se súper aloco, abrazo aHaruka y se presento, después lo
trajo casi a rastras a donde yo estaba parapresentarnos, desde entonces nos hicimos muy amigos,
nos invito a la fiesta deesa noche y ese mismo día se presento con mis papas, para que nos
dejaranacompañarlo y bueno también se hizo muy amigo de mi papá que es fanático de laF1, no
podía creer que mi hermana lograra traer y presentarla al novato delaño, nunca lo había visto tan
feliz y nervioso y sobre todo tan poco celoso,odia a todos los chicos que mi hermana y yo le
presentamos.

Michiru escuchaba atenta el relato, ¿seria Haruka enrealidad tan buena persona?, ¿acaso la familia
Darrieux desconocía el verdaderogenero de la rubia?, ¿Por qué escondérselos si se consideran
amigos? Estoúltimo es lo que mas le intrigaba, ¿confirmaba entonces que la amistad sinceray
desinteresada no existe? También sentía como la rubia la veía de vez en vezcomo estudiando su
reacción ante el relato, pero ¿Por qué no podía apartar lamirada cuando ella la veía? ¿Qué era esa
confusión que sentía, porque lepreocupaba tanto quien es realmente Haruka Tenoh? ¿Qué interés
tenia la rubiaen ella? Demasiadas preguntas y pocas respuestas.

- Andréanne no es cierto que odio a todos los chicos quetraen a la casa, tu amigo ese ¿Cómo se
llama?.... a si Uziel, no me cae mal, seve que es buen muchacho.-

-Claro papá porque es gay y lo consideras como nuestramejor amiga-

Todos soltaron un gran carcajada, menos Michiru que yahabía comprobado los Darrieux no sabían
quien era Haruka en realidad y seguíapreguntándose a ella que le importaba, es que ¿le interesaba
Haruka? No eso noes posible, ella estaba destinada al confort que sentía en su soledad, pero ¿era
eso realmente lo que quería, estar sola el resto de su vida?

-Bueno ya basta ya se divirtieron mucho a mis costillas-en tono de broma

Todos volvieron a reír fascinados ante tal comentario deArmand.

Siguieron comiendo y charlando amenamente, bueno enrealidad Michiru intervenía en raras


ocasiones en la plática, pero ella y larubia se miraban de vez en vez, sus miradas se cruzaban y se
quedaban comohipnotizadas por uno segundos, pero una de las dos cortaba el contacto visualpara
mirar su plato y seguir comiendo o bien alguna pregunta dirigida a algunade ellas, las hacia salir de
esa especie de hechizo que provocaba la mirada dela otra.

-Bueno Andréanne me conto que Michiru llego aquí deintercambio para estudiar en el conservatorio
y que es un prodigo tocando elviolín, pero ¿que mas puedes contarnos Michiru? O mas bien
contarme creo que lafamilia Darrieux ya te conoce- pregunto la rubia viendo una oportunidad
deconocer mejor a Michiru ya que no podría contestarle mal delante de todos.

-La verdad no hay mucho que decir, ya te conté quetambién me gusta la pintura y hoy te enteraste
doy clases particulares deviolín, eso es todo, comparada con tu vida la mía es un poco aburrida,
mejorcuéntanos alguna otra anécdota de caballero en corcel blanco y dorada armadurasalvando
damiselas en peligro- lo dijo con una falsa sonrisa para no levantarsospechas sobre lo incomoda que
se sentía ante la pregunta de la rubia.
-Pues aunque no lo creas no tengo muchas historias deesas y no creo que tu vida se limite al
conservatorio, las clases y la pintura.

-Bueno mi querido Haruka creo que en eso Michiru tienerazón, su vida es esa, por mas que insista
en hacer cosas divertidas ellasiempre dice que no- interviene Andréannecon un tono algo
resignado.

-Entonces ¿das clase por pasatiempo o es tanta tu pasiónpor la música?- Haruka quería que Michiru
le contara lo mismo que le conto Andréannepara que no la siguiera torturando conpreguntas.

-La verdad Michiru empezó con clases para tener dinero ypagar la estadía de Dai en esta casa, pero
mi esposa y yo le hemos dicho queeso ya no es necesario pero ella insiste- esta vez fue Armand
quien intervino.

-Gracias por su hospitalidad y amabilidad pero no quieroabusar de su generosidad, así que si desde
un principio prometí pagar losgastos de hospedaje de mi madre es algo que voy a cumplir.-

-Creo que nadie te va convencer de lo contrario ¿verdad?-

-Nadie Sra. Darrieux-

- Bien esa es tu vida, desde que llegaste a París, ¿peroque hacías en Japón?- siguió Haruka con sus
preguntas.

-Lo mismo, mi vida siempre han sido las artes, lo único diferentey que extraño un poco aquí, es que
en Japón podía salir a nadar todas lasmañanas en el mar. Lo último lo dijo con un dejo de nostalgia
y añoranza.

-Si mi hija es una extraordinaria nadadora, gano variascompetencias en la preparatoria- la voz de


Dai demostraba todo el orgullo quesiente por su hija y no solo por sus dotes de buena nadadora.

-Vaya eso es algo que no sabíamos- dijo Armand con granasombro.

-Si bueno… nunca se dio la oportunidad de hablar de esto, ahora si me disculpan quisiera retirarme,
estoy realmente agotada y todavíatengo que practicar para la clase de mañana en el conservatorio-
Michiru selevanta haciendo una reverencia y se dispone a ir a su habitación.

-Esta bien Michiru, pero si estas tan cansada será mejorque descanses en lugar de ponerte a
practicar, además no creo que lo necesitesmucho- le dice Armand en un tono un tanto paternal.

-Si gracias, buenas noches a todos-

-Que duermas bien Michiru- dicen Andréanne e Isabelle almismo tiempo.


-Que descanses Michiru y espero tener el honor de vertepronto- le dice una decepcionada Harukaal
ver que su plan no resulto como quería.

Michiru se retira a su habitación, cierra la puerta y sedeja caer pesadamente sobre la cama, con una
mezcla de sentimientos que intentareprimir.

En el comedor.

-Bueno yo también me retiro ya, me dio mucho gusto verlosa todos y me encanto conocerla Sra.
Kaioh.-

-¿Cómo te vas tan rápido Haruka? Pero ¿porque? Que yosepa estas de vacaciones ya que termino
la temporada de F1- le dice unadecepcionada Andréanne

- Si estoy de vacaciones de la F1 pero quiero competir enmotocross, por lo que mañana debo ir a
entrenar en El Club de la Universidad del Sur de París, solo tengo 3 semanas paraprepárame antes
de la competencia y debo prepararme para los exámenes de launiversidad abierta.-

-Vamos Haruka tres semanas son demasiado para alguien contus habilidades, mejor porque no me
invitas a salir- poniendo carito de borregoen matadero.

-¿Piensas salir otra vez?, recuerda mañana tienes clasesy se acercan los exámenes finales- una no
muy contenta Isabelle

-Si mamá ya lo sé pero no nos vamos a tardar mucho ytodavía es temprano, que dices Haruka ¿me
invitas?-

-Bueno si tus papas te dejan podríamos ir por un helado oun café.-

-Este bien ve, pero no tardes mucho, no es buenodesvelarse tanto.- le dice una ya conforme Isabelle,
pues sabe que cuandoHaruka esta cerca, su hija no pierde oportunidad para salir con él.

-Vamos mujer Haruka siempre la trae tempano cuando estánen época escolar.

-Siii vámonos Haruka- Andréanne se levanta y jala a la rubia a la salida, esta apenas y
puededespedirse de los señores Darrieux y la señora Kaioh.

-Bueno si me disculpan yo también me retiro, gracias porun cena tan amena, buenas noches que
descansen- Se levanta Dai hace una reverenciay se dirige a las escaleras.

-Buenas noches Dai que descanses- Dice el matrimonio almismo tiempo.


Michiru sigue en su habitación en silencio, no se ha dadocuenta que ya oscureció, sigue
preguntándose tantas cosa sobre Haruka, no sabeni que es lo que ella misma quiere, por una lado
su corazón le grita que Harukaes sincera y que puede confiar en ella, que por fin encontró a alguien
con quien compartir lo que es y lo que piensa, pero su razón le dice que tengacuidado, que no todo
lo que brilla es oro.

Tocan a la puerta delicadamente y escucha la voz de sumadre del otro lado -¿Puedo pasar?-

Michiru se levanta para abrir la puerta –Por supuesto, pasa.-

-Hija mía creo que tenemos que hablar- con un tono unpoco serio y preocupado a la vez.

-¿De que quieres que hablemos?- muy intrigada ante laseriedad de su madre.-

-De Haruka, se ve un buen muchacho y no creas que no medi cuenta de las miradas que se daban.

-No mamá son imaginaciones tuyas, Haruka no me interesa,lo único que quiero es ser una gran
violinista y montar una exposición en unabuena galería y ¿que mejor que París para eso?.-

-Michiru creo que te encierras demasiado en tu mundo y mepreocupa, se sincera conmigo pero
sobre todo contigo misma y dime ¿Qué sientespor Haruka? –

Capitulo 4

Haruka y Andréanne van caminando por le premier Arrondissement, concretamente en la


PlaceVendôme, mientras disfrutan de un café y ven como el sol se va ocultando paradar paso a la
luna, aunque todavía es temprano es invierno oscurece y lasvacaciones de invierno se acercan, junto
con el fin del primer semestre del añoescolar que termina alrededor del 20 de diciembre.

-¿Qué pretendías con interrogar de esa manera a Michiru, que te odie?-

-No, solo quería que me contara lo mismo que tu medijiste...-

-Momento ¿crees que te mentí?- la interrumpeviolentamente.-

-No para nada si me dejaras terminar en lugar deinterrumpirme sabrías el porque.-

-Perdón tienes razón, continua.-

-Bien mi intención era que ella me lo contara para notener que mentirle cada vez que me pregunta
que fue lo que me contaste en ladichosa fiesta, nunca he sido buena mintiendo.-

-Haruka eso ni tú te lo crees, llevas dos años haciéndotepasar por hombre y como si nada, mis papas
ni se han enterado y eso que eres lavisita mejor recibida en la casa.-
-Pero es que yo no miento, la gente cree que soy un chicoy yo lo único que hago es no sacarlos de
su error, pero si analizas todas ycada una de mis entrevistas o ruedas de prensa nunca he dicho que
sea hombre ynadie me ha preguntado si lo soy o no, aunque me pregunto que haría si a algún
reportero se le ocurre preguntar algoasí…. por eso odio las entrevistas.-

-Es el precio a pagar por ser famosos, exitoso, guapobueno guapa y el mejor piloto que la formula 1
haya tenido en la historia, además no creo que a ningún periodista se le ocurra preguntar algo así,
notiene porque, eres demasiado cuidadosa con tu vida privada y si no fuera porquela borracha de
Dariane se te lanzo como fiera en celo esa noche en la que casite desviste por completo, creo que
tampoco nosotras nos habríamos dado cuenta.-

-Es verdad, ya había olvidado lo loquita que se poneDariane cuando toma JAJAJA es muy divertida
tu hermana.-

-Aunque esa noche no te lo pareció, no si estabas tanroja por la vergüenza o por el coraje JAJAJA.-

-Que graciosa, como no eras tú, pero lo bueno fue queDariane reacciono bien ante la noticia y
muchas gracias a las dos por guardarel secreto.-

-La verdad es que al principio no procesamos bien lainformación, con la sorpresa que nos diste hasta
la borrachera se nos bajo,pero para mi hermanita seguirás siendo un ídolo y yo te admiro más
todavía, hazfranqueado varios obstáculos y sacrificado varias cosas para llegar a la cima.-

-Creo que todo ha valido la pena, mi sueño siempre fueser el mejor piloto de F1 y debo agradecerle
a Monsieur Laban por laoportunidad, confió en mí y por el entre al equipo Renault.-

-Tendría que haber sido muy idiota para dejar pasar untalento como el tuyo.-

-Bueno ya sabes vivimos en un mundo con muchos prejuiciosaun, en el que no importa el talento o
que tan capacitada estés, siempreexistirá la discriminación y el nepotismo, aun falta mucho para
que la gente tengaun criterio mas amplio y haya unaverdadera igualdad entre hombres y mujeres.-

-Si tienes razón, esta bien le daré el crédito que merecea Monsieur Laban, solo me alegro que mi
madre no se haya enterado de tu“secretito” o ya lo sabría toda Europa, no necesitas ver el noticiero
o loprogramas de revista, platicando con ella te enteras de la vida y milagros decuanta persona
famosa exista.-

-¿No crees que exageras un poco?-

-Eso piensas… ¿ya se te olvido como me entere de una partedel pasado de Michiru?-

-Si es verdad, pero tu misma dijiste que la Sra. Kaioh nopidió guardara el secreto.-
-Si pero de todas formas, aunque se lo hubiera pedido, cuando le da por platicar a mi mamá no hay
quien la detenga y luego comete unaque otra indiscreción, no lo hace con mala intención solo que
es muydespistada, ¿por que crees que mi papá no le cuenta sus proyectos de negocios?-

-Si, tu papá me comento algo de eso, pero sigo pensandoque exageran.-

-¿Quieres hacer la prueba? Llegando puedo decirle queeres una mujer y a ver cuanto tarda en
enterarse París.-

-No, creo que mejor no hacemos ningún experimento. Ya seesta haciendo tarde mejor regresamos
antes de que tus padres me maten.-

-Esta bien, aunque no regreso de buena gana- haciendopucheros.

-A veces eres más infantil que tu hermana JAJAJAJA-

Las dos se dirigen al auto deportivo de la rubia, recordando anécdotas, riendo y haciendo bromas.

Al mismo tiempo en la habitación de Michiru

Michiru ve pensativa y un poco asombrada a su madre, porprimera vez en mucho tiempo no sabe
queresponderle, ella misma se había hecho esa pregunta pero no encontraba larespuesta.

-Y bien ¿también ami, me vas a dejar fuera de tu mundo?-

Michiru por fin reacciona-No eso mamá, es solo que no se, no quiero mentirte, ni mentirme, pero
en realidad no se que pensar-

-No te pregunte que piensas de Haruka sino que sientespor él-

-Bueno eso es aun más difícil de responder- (¿deberíadecirle que Haruka es mujer, es prudente que
me meta así en su vida? Después detodo la familia Darrieux es muy amiga de ella y si ni ellos lo
saben…. Creo quelo mejor es no decir nada)

-Michiru por favor deja de pensar, de ser tan racional, déjate llevar por tus sentimientos, no te sigas
encerrando, me preocupa que teaíslas del mundo cada vez más.-

-No tienes nada de que preocuparte mamá, estoy bien conmi vida como es.-

-Podrás estar bien pero respóndeme sinceramente y sinpensar demasiado la respuesta ¿eres feliz,
te sientes plena con la vida quellevas?
-Bueno la verdad… no lo se, creo que no se lo que es lafelicidad realmente, no se si he sido feliz
realmente, tal vez cuando erapequeña, las cosas eran mas sencillas entonces.- su voz suena
melancólica yapagada.

-Mi pequeña, no sabes como me duele escuchar eso, sobretodo porque se que en parte soy
responsable de eso, tu padre y yo no pudimosdarte la vida que merecías, desde pequeña tuviste
que madurar rápido paracomprender las carencias que teníamos y luego tuviste que tomar el
control dela familia a una edad muy temprana, lo haz hecho maravillosamente y estoyorgullosa de
ti, pero todo eso fue muy injusto para ti.-

-La verdad las carencias que pasamos cuando era pequeñano importaban, suplían esa falta de cosas
materiales con el inmenso amor que medaban, el hecho de saber que papá estaba ahí y haría
cualquier cosa por mi erasuficiente, aunque creo que se equivoco al mandarme a esas escuelas para
niñosricos creyendo que era lo mejor para mi, se lo agradezco, pero nunca encaje enellas, no se si
la culpable fui yo o la forma de ser de los demás niños peronunca tuve un amigo sincero, creo que
eso no existe.-

-Mi amado Sasuke veía a través de tus ojos, viva para ti, su niña y siempre quiso lo mejor para ti,
creyó que en esas escuelas tendríasuna buena educación que te diera armas para defenderte en el
futuro, pero nodigas que la amistad sincera no existe, claro que existe es solo cuestión deencontrar
a las personas adecuadas, no toda la gente es mala.-

-Tu me dices eso, ¿ya se te olvido lo buna que fue tufamilia cuando papa necesito ayuda? Como tu
hermana le grito que era un buenopara nada, que de haber sabido lo que sucedería nunca lo abrían
dejado entrar ala rica y renombrada familia Kaioh. Lo único que pedía era que uno de tushermanos
fuera su aval para el crédito que pensaba solicitar para poder ponersu propia empresa, mamá tu
sabes que el era brillante, tal vez esa malditaoperación lo dejos sin poder mover las piernas pero no
afecto en nada suinteligencia, esa empresa se hubiera podido convertir en una de las
masimportantes de Japón y tal vez hubiéramos podido pagar esa otra cirugía querepara el error que
cometieron en la anterior, nuestra vida pudo haber cambiadoy sobre todo y lo mas importante él
aun estaría con nosotras.- estaba realmenteenfadada y triste a la vez, quería gritar pero sabia que
podrían escucharla losdemás habitantes de la casa, por lo que se controlo y se limito a aumentar
unpoco su tono de voz.

-Mira tu tío Koji no quiso arriesgar el patrimonio de sufamilia-

Fue interrumpida por una cada vez más enfadada Michiru.

-¡¿El patrimonio de su familia?¡ Por dios mamá, elprestamos para el que iba a ser aval no era ni el
15% de su fortuna, abre losojos, tu familia es inmensamente rica, mi abuelo les dejo una enorme
herencia ala cual tu renunciaste a tu parte para poderte casar con papá y que nadie loviera como
un oportunista y claro mal aconsejada por tu hermana Kasumi quequería la herencia para ella sola,
quien también metió cizaña para que el tíoKoji no aceptara ayudar a papá, pero eso tampoco lo
disculpa a él, si hubieraquerido, lo hubiera hecho sin importar lo que dijera su hermana
menor,simplemente no lo hizo porque no quiso, porque ninguno de ellos es una buenapersona. –

-Si tal vez tienes razón pero no todos son tan malos, porejemplo tu tía Shizuka, acepto de buena
manera que Dariane se fuera a vivir a su casa para quetu pudieras estudiar aquí y que no tuvieras
que dejarme sola Shizuoka, hasta seofreció a pagar los boletos de avión y las cartas que me ha
mostrado Isabelle,que le manda su hija dicen que Shizuka se porta muy bien con ella a pesar deque
Dariane sigue siendo traviesa, tu tía le esta teniendo paciencia y la estahaciendo sentir como en casa
para que no se arrepienta y tu puedas seguirestudiando aquí.-

-La verdad es que no creo que este haciendo todo esogratis, con algo se va a cobrar ya lo veras,
sobre todo si los negocios delesposo de Kasumi no van como el quiere en China y regresan a Japón,
seguro quetu hermanita le pide a Shizuka que mande de regreso a Dariane. Por eso estoyahorrando
todo lo que puedo, para que si eso sucede podamos quedarnos en estaciudad, aunque sea en un
lugar modesto.-

-No seas tan fatalista hija, eso no va a pasar, se queKasumi puede ser muy persuasiva pero no te
preocupes, los negocios de Hiroyukien China van muy bien y no tienen para cuando regresar a Japón,
es mas probableque tu termines tus estudios aquí a que ellos regresen a su país.-

-¿Y tu como sabes eso? ¿No me digas que sigues teniendocontacto con la…. (Aprieta los puños con
rabia pero se controla) con tu hermana?-

-No, a mi pesar no, porque es mi hermana pero no hevuelto a hablarle o escribirle a Kasumi, pero si
a Shizuka ella se mantiene encontacto con ellos y me conto que sus negocios van muy bien y no te
preocupesno le comento nada del intercambio a Kasumi. Y no puedes reclamarme porescribirle a
Shizuka después de lo que esta haciendo, le estoy muy agradecida, además se que no se lo va a
cobrar, esta arrepentida por como nos trato lafamilia, nunca ha sido buena para pedir perdón pero
esta es su manera dehacerlo.-

-Claro nosotras si tenemos que ser agradecidas, nos hacenun favor y nos convierte en sus esclavas,
porque hay que ser agradecidas, pero ¿a ti quien te agradeció todo lo que hiciste por la familia? A
todos se lesolvido que cuando el abuelo Taro murió la que se hizo cargo de todo fuiste tu yno eras
la hermana mayor ni mucho menos, tu hermano Koji era muy joven, irresponsable e inmaduro por
lo que no podía con la gran responsabilidad de lasempresas y ni que decir de la Abuela Kazuyo, se
enfermo tanto después de lamuerte de su esposo que tu te hiciste cargo de ella también, sacaste
adelante atoda la familia y ¿quien te dijo por lo menos gracias? Nadie, te pagarondándote la espalda
a ti a mi papá y a mi, culpándolo a él de la desgracia que nostoco vivir.-

-Hijita no te amargues mas con eso, no te tortures conesos recuerdos, no todas las personas son
malas créeme, la prueba son tu abueloy tu padre.-

-Creo que son los únicos en el mundo porque no heconocido a alguien que se les parezca ni siquiera
remotamente o ¿también se teolvido lo que me hizo Tetsu? Se porto como el peor de los patanes,
claro comoel si tiene el apoyo de su familia de gran renombre, es rico, se cree que elmundo tiene
que estar a sus pies.-

-Lo se hija ese muchacho te hizo mucho daño, desdeentonces no haz confiado en ninguna persona,
pero creo que ya va siendo hora deque olvides el pasado, déjalo ir, saca esos malos recuerdos y
pensamientos.-

- No lo se mamá, creo que como estoy todo esta tranquilo, nadie me hace daño.

-Pero tampoco dejas que la felicidad llegue a tu vida, notienes amigos y te haz cerrado
completamente al amor, ¿no crees que ya vasiendo hora que abras ese corazón?-

-Supongo que cuando encuentre a la persona indicada.-

-Me parece que esa persona ya llego a tu vida, pero o note haz dado cuenta o no lo quieres hacer.-

-A ver señora y dígame ¿quien es esa persona? (era obviala respuesta pero Michiru quería
escucharla)

-Vamos, bien que sabes quien es, no te hagas la que lavirgen te habla.-

-Si lo dices por Haruka mmmm no creo que sea la personaindicada, es rico, famoso y tiene obsesión
por las apuestas, “apuesto que puedosaber mas de ti”, “apuesto que no haz comido y tienes
hambre”.- (tratando deimitar la voz de Haruka, lo que causa mucha risa en Dai)

-Hija, es solo una forma de hablar, Isabelle me hacontado que es un chico extraordinario, humilde,
respetuoso, cumple su palabray además no me vas negar que es muy guapo.-

-Si es muy guapo (¿o debería decir guapa? ya olvida eso) y también Andréanne me ha hablado
maravillas de él, pero no lo se, es unCasanova, coqueto (su tono es molesto otra vez) y…. No se-

-Ese tonito cuando dijiste coqueto…. No estarás celosa ¿verdad?-

-Que ¿celosa yo? de Haruka, por supuesto que no. (Hace una pequeña pausa, meditando, porque
estoy pensando hacer esa pregunta, nuncame han interesado las chicas, pero Haruka…. No, no, y
no, que importa si todoel mundo la cree perfecta, yo no la conozco, no puedo confiar en ella, no
meconoce y no se cuales son sus intenciones, ya basta ¿porque me preocupo poreso? ¿Mi mamá
podrá tener razón, me interesa Haruka? Estoy tan confundida, debopreguntar, necesito saber lo que
piensa al respecto) pero dime una cosa mamá, ¿que pensarías situviera una relación con una chica
y no con un chico?- Su voz es demasiadoseria como para que Dai pueda pensar que su hija esta
bromeando.
Capitulo 5

Haruka y Andréanne van platicando en el coche de regresoa la casa de la chica a penas van a dar
las 21:00 hrs pero, como ya se habíaido de fiesta la noche anterior y al otro día tenia escuela debía
llegartemprano a casa o sus padres no la dejarían salir otra vez.

-Oye Andréanne ¿Por qué te interesaba tanto que conocieraa Michiru?-

-Por que creo que es una muy buena persona, aunque muydesconfiada, pero creí que tu podrías
ayudarla a salir de esa fortaleza que seha construido, creo que eres la persona mas indicada para
eso.-

-¿Y por que crees que soy la persona más indicada para eso?-.

-Bueno creo que tu puedes comprenderla mejor que yo, mivida ha sido relativamente fácil y feliz,
pero tu haz tenido que pasar pormuchas cosas para hacer realidad tus sueños y de alguna manera
también creasteuna fortaleza a tu alrededor, pero sabes bien a quien dejar entrar en ella y aquien
no, no te cierras por completo al mundo, pero tampoco estas completamenteabierta el y no lo digo
por juzgarte, tienes razón cuando dices que laspersonas aun no tienen un criterio amplio y que aun
hay mucha discriminación ydesigualdades, así que te comprendo, por eso mi hermana y yo
entendimos que nonos dijeras eres mujer desde un principio, pero confiaste en nosotras y
nosbrindaste tu amistad sincera, la cual es completamente correspondida.-

-Aunque pudiera parecerme a Michiru aun así no se si soyla persona que pueda ayudarla a dejar de
ser tan desconfiada, no se por lascosas que haya tenido que pasar ella para que sea así y como tu lo
dijiste laspersonas reaccionan de diferente manera.-

-Si lo entiendo, sobre todo porque ella tampoco conoce tu historia, si la supiera tal vez
seriadiferente.-

-¿Me estas pidiendo permiso para contarle mi vida?-

-No, creo que eso te correspondería a ti, pero creo queno querrás seguir tratando con ella ¿o si?-

-Me gustaría poder decirte que no, que no quiero volver averla, no ha sido muy amable conmigo
desde que nos presentaste, pero me intrigamucho saber que fue lo que paso para que sea así y
también saber si soy quienpueda ayudarla a confiar aunque sea un poquito en las personas.-

-Entonces ¿por eso la buscaste hoy? digamos que es…. ¿interés profesional?- con una picara
sonrisa.-
-En primera quita esa sonrisa, en segunda no la busque laencontré por casualidad y en tercera no
pienses cosas que no son, solo escuriosidad, nada más.-

-Segura que solo es curiosidad, ¿no te interesa de otramanera?-

-No, ya te dije es simple curiosidad y punto. No meinteresa de ninguna otra manera.-

-Si tú lo dices-en tono un poco burlón.

El trayecto continúo con las insinuaciones Andréanne aHaruka que negaba rotundamente cualquier
otro interés en la joven violinista.

En la habitación de Michiru

Dai se encuentra sorprendida ante la pregunta taninesperada de su hija.

-Vamos mamá dime ¿que pensarías? –

-¿A ti te gustan las mujeres, desde cuando, conociste aalguien?-

-No me respondas con tantas preguntas, dime ¿qué harías, me lo prohibirías?-

-Me tomas por sorpresa, la verdad nunca se me ocurrió quealgo así pudiera pasar, no se la verdad
no es algo fácil de asimilar, sincontar que no esta bien visto en la sociedad, tu futura carrera se
podría verafectada, podrían rechazarte…

-Tu ¿me rechazarías, te alejarías de mi?- la interrumpió, le estaba dando demasiadas vueltas al tema.

-No chiquita, no te rechazaría jamás, eres mi más grandeorgullo y lo que mas quiero en la vida es
que seas feliz, pero no se si estandocon una mujer lo serias, me gustaría que te enamoraras de un
buen hombre y tuvieras una familia.-

-Hay mamá los buenos hombres se extinguieron cuando murieron mi papá y el abuelo, ni con la
lámpara de Diógenes encuentras uno.-

-Entonces ¿solo estas desilusionada del genero masculino, por eso piensas que estarías mejor con
una mujer? o ¿ya encontraste a alguna, pero dime de verdad te atrae, crees que la persona indicada
para ti? Aunquedéjame pensar, no dejaste ninguna amistad en Japón y no haz hecho amigas
desdeque llegamos a este país, con la única que sales de vez en cuando es con…. No me digas que
te gusta Andréanne, ¿ella te dijo algo, se te insinuó, por esoinsiste tanto en que salgan?-

-No mamá no digas tonterías Andréanne es solo…. (No creomucho en la amistad pero) una amiga,
que me ha intentado presentar a losmúltiples amigos que tiene para ver si alguno me interesa y si
insiste en quesalgamos es porque dice que mi vida es muy aburrida, que su mamá se diviertemas
que yo, pero sabes que no me gusta conocer gente nueva, odio que me haganpreguntas y tengan
información que puedan usar en mi contra.-

-Bueno si no es Andréanne entonces ¿es una de susamigas?, luego hablamos lo de conocer gente y
tus demás paranoias.-

-No hay alguien en especifico (¿o si?... Haruka, yaquítatela de la cabeza), era una pregunta
hipotética, solo quería saber tuopinión y lo que harías, si me apoyarías o me darías la espalda, como
lo hizotu familia con nosotros.-

-Hija que preguntas hipotéticas se te ocurren, pero no meengañas, si lo preguntaste es por algo, si
no me lo quieres decir esta bien, respeto tu decisión y derecho a privacidad que tienes, pero mis
hermanos ysobrinos no son solo mi familia, aunque no te guste, también son tu familia yme
gustaría…. No que los quisieras, solo que no les tuvieras tanto rencor, esosolo te daña a ti.-

-Pues serán mi familia por accidente… si por un accidentebiológico y en cuanto lo del rencor, creo
que tienes razón, no gano nada coneso, pero tampoco puedo olvidar lo mal que hablaban de papá
y lo mucho que éllos quería, claro por que no los conocía en verdad, pero tratare de que eso nome
afecta y algún día poder hablar de ellos con indiferencia.-

-Eso espero Michiru y dejamos un tema un poco pendiente, no me gusta que te encierres y que no
quieras conocer gente, eres joven, estasen la mejor edad para hacer amigos, a esos si que los puedes
elegir, pero paraeso tienes que conocer a la gente y dejar que te conozcan.-

-No necesito amigos mamá, te tengo a ti, que eres mi mejoramiga, con eso me basta y bueno
también tenía al mar que era como mi confidenteen Shizuoka y me ayudaba a relajarme y estar
tranquila, es lo único queextraño.-

-Michiru por desgracia yo no soy joven y mi salud no esla mejor del mundo, algún día tendré que
dejar este plano físico, no soy eternay no me podre ir tranquila sabiendo que te dejo sola.-

-No hables de eso mamá, no quiero que me dejes sola (correa abrazarla fuertemente) solo tú me
conoces, sabes lo que quiero, siento, pienso y soy y si acepte el intercambio fue por que tu vendrías
conmigo- la vozse le quiebra un poco y una lagrimas corren pos sus mejillas.

Dai abraza a su hija, hacia mucho tiempo que no la sentíatan frágil, ni siquiera cuando murió su
querido esposo Sasuke, Michiru se mostrodébil, salió adelante a enfrentar su nueva realidad y al
mundo, mientras laabraza acaricia sus cabellos y le dice dulcemente al oído –no pienso
morirmepronto, pero uno nunca sabe lo que va a pasar, por eso preferiría saber quetienes amigos
que te apoyaran en momentos difíciles y sobre todo que tuvierasuna pareja que te haga tan feliz
como tu padre me hizo a mi.-

-Mamá, me pides demasiado, siento que no puedo confiar ennadie sabes que en Japón nunca tuve
muchos amigos porque siempre estuve rodeadade niños ricos que no me consideraban una igual y
cuando confíe en alguien y leabrí mi corazón, deje que me conociera, le conté mi historia, él solo
melastimo, pero la tonta fui yo por creer que alguien como él se podía fijar enuna insignificante niña
becada como yo.- Sigue abrazada a su mamá y laslagrimas siguen corriendo ante los dolorosos
recuerdos.

-No digas esas cosas, tu eres una persona extraordinaria,el tonto fue él por no valorarte- hace que
Michiru la vea a los ojos- ereshermosa, inteligente y estas llena de dones, eres sumamente sensible
por esoeres tan buena para las artes, pero eso también te hace mas vulnerable, eresmuy intensa mi
niña, vives los sentimientos con esa intensidad, tienes unacapacidad de amar asombrosa no seas
egoísta con el mundo reservándola sola paramí, la música, la pintura y el mar, estoy segura que hay
alguien con esa mismacapacidad que tú, que te esta esperando y con la cual serás plenamente
feliz,pero si no te das la oportunidad de conocer a las personas ¿Cómo lo vas areconocer?, anda
este es el momento perfecto, estas en otro país con unacultura y educación diferente, date el gusto
de conocer a la personas y elegirsi permites que te conozcan profundamente, no hay mal que dure
cien años notonto que lo resista.-

-Ante el último comentario Michiru le sonrió a su mamá, se limpio las lagrimas y le dijo-¿crees que
debería empezar por conocer aHaruka, pero me acabas de decir que este es el lugar ideal por tener
unacultura y forma de pensar diferente y Haruka viene de Japón, supongo que fueeducado como
todos allá? -

-Si, pero havivido un largo tiempo aquí y por lo que me ha contado Isabelle es un buenchico, muy
abierto y sobre todo sincero.-

(¿Sincero? Si ni siquiera saben que es mujer, me preguntoque tan bien la conocerá Isabelle, no creo
que pueda confiar mucho en lo que leha contado a mi mamá, Haruka ha sido muy hábil para
engañara a todos en cuantoa su genero, ¿Por qué no habría de hacer lo mismo en cuanto su forma
de ser?)Al pensar esto último frunce el seño.

-Hija te quedaste muy pensativa y esa carita no me indicanada bueno, ¿vas a seguir desconfiando
de todo el mundo?-

-Perdón mamá pero Roma no se hizo en un día, te prometoque tratare de conocer más a las
personas y quizá tengas razón y deba empezarcon Haruka.- (por que dije esto último, podría
empezar con cualquiera de losamigos de Andréanne, no ninguno me intriga tanto como Haruka)

-Me alegra escuchar eso, bueno ya es tarde y haz tenidoun día pesado, mañana tienes clases muy
temprano.- Besa a su hija en la frentey le da un fuerte abrazo – Buenas noches, que descanses y
tengas dulcessueños.-

-Gracias igualmente mamá, gracias por todo, te quiero mucho.-


-Yo también, eres lo más importante para mí.-

Dai sale de la habitación y se dirige a la suya, se topacon Andréanne en el pasillo que acaba de llegar.
-Buenos noches Dai, que descases- con una sonrisa yhaciendo una respetuosa reverencia.

-Gracias Andréanne, que pases buena noche- También haceuna reverencia y entra a su cuarto.

Michiru se sienta en la cama, pensando en la conversaciónque acaba de tener con su madre, se


siente confundida, no sabe lo que siente ysus pensamientos son contradictorios, se siente en un
laberinto. Dos golpes enla puerta la hacen salir de su ensimismamiento.

-Adelante esta abierto.-

-Hola – se asoma Andréanne- que bueno que no te hazdormido ¿podemos hablar un momento?-

-Por supuesto pasa- con ademan le dice que se sientejunto a ella.

-No te vayas a enojar por lo que voy a preguntar pero ¿Por qué te cae tan mal Haruka?-

-No es nada personal contra él, es solo que no congeniocon los ricos y famosos es todo.-

-Pero Haruka no es como todos los ricos y famosos, esamable, caballeroso, sensible, inteligente...

Michiru la interrumpe abruptamente – ¿A donde quieresllegar con todo esto?-

-Solo pretendo que lo conozcas mejor eso es todo, enverdad es una gran persona.-

-¿Te puedo hacer yo ahora una pregunta? y me respondes con la verdad.-

-Por supuesto, pregunta lo que quieras, soy un libroabierto.-

-¿Por qué si conoces tan bien a Haruka y lo tienes casiidealizado como un dios, no pretendes nada
mas con él a parte de una amistad? ¿Acaso no te parece atractivo?-

-Bueno….no es que no me parezca atractivo, claro que loes pero…. (que debo hacer, ¿es conveniente
que le diga que es mujer? ella mepidió la verdad y esa es la única razón por la que no busco nada
mas que suamistad, pero eso es algo que debería decirle Haruka no yo, ¿que le digo?)
Capitulo 6

- Andréanne no haz respondido a mi pregunta, ¿por qué lopiensas tanto, que ocultas?

-Es… solo que no se porque, tal vez porque era el amorplatónico de mi hermana y seria como
traicionarla pero creo que la verdaderarazón es porque no es mi tipo- (eso es verdad, la mujeres no
son mi tipo, asíque no estoy mintiendo, ¿qué estoy haciendo tratando de convencerme a
mimisma?).

-Te tardaste tanto en responder para decir que sería unatraición a tu hermana, si tu misma me dijiste
que ellos solo eran buenosamigos, los mejores amigos del mundo que ustedes son como los tres
mosqueterosy para rematar me dices que simplemente no es tu tipo, no te creo, Haruka reúnetodos
los requisitos que me haz dicho buscas en un hombre o ¿me estas ocultandoalgo?- (¿ella sabrá que
Haruka es mujer? si es así no creo que me lo diga, pero eso significaría que no ha engañado a toda
la familia, pero si no es asíyo tampoco puedo decirle lo que sé).

-No se porque no me crees, lo pensé tanto porque nunca mehabía hecho esa pregunta, cuando lo
conocimos mi hermana estaba loquita por élasí que no se me paso por la cabeza tener una relación
con Haruka mas allá dela amistad y después se convirtió casien mi hermano, eso es todo.-

-MMMMM…. Sigues sin convencerme, pero dime ¿que pasoentonces con tu hermana? Si estaba
tan enamorada de él, ¿por qué nunca huboalgo más que una bonita amistad? -

- Eso es algo quesolo Dariane te puede responder…. bueno ya es un poco tarde y mañana no me
voya levantar y mi mamá no me va a dejar salir otra vez en mucho tiempo. Buenasnoches Michiru
que descanses.- Se levanta para dirigirse a la puerta.

-Ya sabré la verdadera razón, hasta mañana.- La acompañaa la puerta.

-Hasta mañana- (me estoy metiendo en demasiados problemaspor querer ayudar a Michiru con su
carácter, pero es mi amiga y no puedo dejarque siga desperdiciando su juventud) llego a su
habitación sin darse cuentasumergida en sus cavilaciones.

Mientras tanto Michiru se quedo en su habitación pensandosi las hermanas Darrieux sabían que
Haruka era mujer o no, se dio cuenta que yaera tarde porque empezó a sentir mas frío, el invierno
estaba cerca, se puso lapijama y se metió a la cama con toda la intención de dormir, pero
seguíapensando en la conversación que tuvo con su madre y no podía dejar de pensar enHaruka,
era un misterio para ella, pero que seria mas fuerte su curiosidad o sutemor a salir lastimada de
nuevo, después de varias horas de pensar y pensar elagotamiento la fue venciendo para quedarse
profundamente dormida.
Haruka llego rápidamente a su departamento después dedejar a Andréanne en su casa, se la paso
todo el camino pensando en Michiru, ensu conversación con su amiga y recordando algunas cosas
no muy gratas de supasado. Llego a su habitación y se cambio para ir a dormir, solo la luz de laluna
alumbraba la habitación, intento ponerse cómoda para dormir pero no podíadejar de pensar, ¿en
verdad solo sentía curiosidad por la vida de Michiru, porque le gustaba tanto sentir su mirada y
perderse en ella, por que no lemolestaba que la tratara mal después de lo que le conto Andréanne?,
además apesar de que ella no le pidió guardara su secreto la joven violinista no se lohabía dicho a
nadie, no podía negar que Michiru era sumamente atractiva y elmisterio que la envolvía la hacia
mas atractiva aun, nunca se había sentido tanconfundida, de pronto se descubrió pensando si
debería ir a buscarla alconservatorio, intento desechar esa idea de su mente sin mucho éxito poco
apoco el agotamiento mental y emociona la fue venciendo para caer en los brazosde Morfeo.

Sonó el despertador a las 6:00 a.m. y Michiru a duraspenas logro abrir los ojos para apagarlo, el día
anterior había sido algointenso emocionalmente y se sentía agotada, sin contar que las horas de
sueñono fueron las necesarias para reponer energía. Se levanto pesadamente de lacama y se dirigió
a la ducha para ver si esta la despertaba por completo, alsalir seguía teniendo algo de sueño pero
se sentía mejor, tomo su violín y sedispuso ir al comedor para tomar un desayuno rápido y salir al
conservatorio.Al llegar al comedor ya la esperaba Dai como todos los días.

-Buenos días mamá ¿dormiste bien?- le da un beso en lamejilla a su mama y se sienta enfrenta para
empezar a desayunar rápido.

-Buenos días mi niña si dormí bien, gracias, pero tuparece que no pasaste buena noche-

-La verdad me costo trabajo dormir, no podía dejar depensar en nuestra conversación.-

-Y tanto pensar ¿te ayudo en algo?-

-No, la verdad es que sigo igual de confundida, pero notengo mucho tiempo para eso ahora, se me
hace tarde, ya me tengo que ir.- Selevanta para ir a dejar su plato y taza a la cocina.

-Deja eso ahí, yo lo llevo cuando termine, date prisa, que tengas un buen día.-

-Gracias mami, tu también ¿por cierto que vas a hacerhoy? –

-Acompañare a Isabelle a comprar unas cosas paraenseñarle a preparar Sekihan-

- ¿Celebramos algo?-

-No, peroIsabelle quiere aprender como se hace, ya sabes que le encanta aprender cosasnuevas.-

-Bueno tiene ala mejor maestra para aprender a prepara cualquier platillo japonés, ahora sime voy,
se cuidan mucho.- Le da una beso y abrazo a Dai y sale con su violín enla mano.
En el departamento de Haruka, todo estaba en silencio hasta que sonó la alarma de sucelular,
Haruka se resistía a dejar los brazos de Morfeo, pero el sonido eracada vez más fuerte, estiro su
brazo y apago la alarma, dio un vistazo rápido ala hora, 7:00 a.m. recordó que lo había puesto a esa
hora para ser de lasprimeras en llegar a la pista de Motocross, tener tiempo de practicar unashoras
y regresar a su casa a cambiarse para buscara Michiru en elconservatorio, había decidido iría a
última hora, al recordar esto último selevanto de un brinco de la cama y se dirigió al baño, se ducho
rápidamente ysalió corriendo con el casco en la mano, tomo el elevador y llego al estacionamiento.

-Bueno días Sr.Tenoh madrugo mucho el día de hoy- le dice el portero.

-Buenos díasRambert, ya te dije que solo me llames Haruka me haces sentir como mi padrecuando
me dices Sr. Tenoh y si tengo cosas muy importantes que hacer el día dehoy.-

-Que tenga buendía Sr. T…. perdón Haruka y cuídese esta bajando mucho la temperatura.-

-Si lo haremuchas gracias, no vemos.- Haruka enciende la moto y salió a toda velocidad endirección
de El club de la Universidad del Sur de París.-

Antes de ir a lapista de motocross pasa a la cafetería, al llegar recordó que no habíadesayunado.

-Buenos días ¿que le puedo servir?-

-Un café y un croisant por favor-

-En seguida- la dependienta va a preparar el café y acalentar el pan, regresa en pocos minutos, -aquí
tiene, ¿algo mas?-

-No, es todo muchas gracias linda- se despide con unasonrisa que deja a la muchacha un poco
ruborizada.

Después de terminar su desayuno se apresura a llegar a lapista, como lo imagino estaba vacía, así
que la tendría para ella sola. Empezóa dar varias vueltas a la pista tratando de mejor su marca en
cada una, lograbacon gran maestría robarle unos segundos al reloj con cada vuelta que daba.
Peroempezó a llover, Haruka siguió desafiando al clima y la velocidad y tratando demejorar su marca
aunque ahora la lluvia y el lodo disminuían la visión quetenia de la pista, a pesar de todo seguía
acelerando cada vez mas, pero elintenso frío hizo que el agua se congelara por lo que al caer de uno
de lossaltos la llanta delantera derrapo perdiendo el control y saliendo de la pistapara chocar contra
una de las barreras de seguridad, por fortuna no fue nadagrave solo el susto y un fuerte golpe en la
pierna derecha. Se quito el cascopara maldecir el clima y que no podría seguir practicando. Checo
su moto y aunquesentía algo de dolor en la pierna no le hizo mucho caso, salió de la pista y sedirigió
a su departamento.
Al llegar a él recordó que no sabia el horario de michiruy aunque era temprano había la posibilidad
de que ya no estuviera en elconservatorio por lo que decidió hablarle a Andréanne para preguntar
si ellasabia su horario.

-Allo, Haruka ¿que pasa?-


-Espero no estés en clases pero necesitaba preguntarte algo.-
-No te preocupes, ¿que quieres saber?-
-Solo si sabes el horario de Michiru, ¿a que hora sale hoy?-
-Con que quieres saber el horario de Michiru, pero se meolvidaba, solo tienes “interés profesional”
en ella- lo dijo sarcásticamente ycon una risita al final.

(Como se me pudo ocurrir llamarla para esto, ¿pero a quien mas podía recurrir?- ya dejade reírte y
dime si sabes o no –
-Esta bien señor berrinches no se enoje, déjame ver hoyes lunes es casi medio día…. Sale en hora y
media.-
-Ok muchas gracias, nos vemos después y no me llamesseñor berrinches.-
-JAJAJA esta bien, nos vemos luego, suerte.-
-Bien me da tiempo de ducharme y llegar a tiempo alconservatorio, hay maldito lodo.

En el conservatorio Michiru daba muestra de su gran talento es su última clase, tocando su mas
reciente composición, aunque lamelodía era un poco melancólica, quien la escuchaba, podía sentir
una granvariedad de sentimientos y el final era simplemente brillante. A veces el profesor se
preguntaba que podía enseñarle él a un prodigio como esa chica.

-Felicidades Señorita Kaioh, extraordinario. Bueno chicosespero que tengan tiempo suficiente de
componer dos piezas más para el examenfinal. Pueden retirarse.

Todos empezaron a guardar sus cosas, para alistarse asalir, Michiru ya se iba cuando escucha al
profesor.

-Srita. Kaioh puede venir un momento- Michiru asintió yllego junto al escritorio.-Su composición de
hoy fue maravillosa, solo megustaría que una de las dos melodías para el examen final fuera algo
masalegre.-

-Esta bien profesor, tratare de componer una melodía másalegre.

-Se que lo lograra, tiene un talento extraordinario, esoera todo puede retirarse.-

Michiru hace una respetosa reverencia y se retira, caminapor el pasillo y baja las escaleras, cruza la
gran explanada para llegar a lapuerta que da a la calle, sale y toma el camino que acostumbra para
llegar alrestaurant donde trabaja.

-Disculpe señorita ¿me haría el honor de llevarla a su destino?- Escucha la muy familiar voz de
Haruka detrás de ella.
Voltea para mirarla de frente- Haruka ¿que haces aquí? Nome digas que pasabas por aquí y me viste
pasar.

-No, vine a buscarte, entonces dime ¿te puedo llevar?-Con una carita entre seria y suplicante.

Michiru duda un poco, pero recuerda lo que le dijo su madre y la curiosidad por conocer a la
misteriosa joven es más fuerte que suorgullo o miedo.

-Esta bien, muchas gracias, pero ¿por qué te tomaste la molestia de venir por mi?

-Solo quiero conocerte un poco más y pensé quenecesitarías un chofer, este día ha estado muy feo
en el sur de la ciudad yaesta lloviendo y no tarda en llover por aquí.- No terminaba de decir la
palabraaquí cuando comenzaron a caer las primeras gotas.

-Ves ya esta lloviendo, vamos el coche esta dando la vuelta en la siguiente calle.- Leayuda con el
violín y con la toma de la mano para guiarla hasta el coche.

Michiru iba a retirar la mano y protestar ante el gestoconfianzudo de la rubia pero al sentir la calidez
de esa mano se deja llevarpor la tranquilidad y seguridad que le transmite.

Haruka empieza a correr llevando a Michiru de la manocuando siente una fuerte punzada en la
pierna y se detiene repentinamente.

-¿Te sientes bien?-le dice una preocupada Michiru ante elsorpresivo gesto.

-Si no te preocupes, vamos o terminaremos empapadas.-

Llegan al coche y ayuda a subir a Michiru, cojea un pocopara llegar a su lugar, cosa que nota la joven
violinista.

-¿Qué te paso en la pierna?-

-Una tontería, un pequeño accidente practicando Motocrosspor culpa del mal clima.-

-Creo que mejor me voy sola y tu vas a que te revisen esapierna.- Michiru va a bajar del auto pero
la mano de Haruka la detiene.

-No te preocupes, de verdad estoy bien, es un pequeñodolor esporádico.- No iba a perder la


oportunidad de conversar con ella, después de desvelarse tanto pensando si la buscaba o no.

-No quiero ser la culpable de que tu lesión se agrave-

-¿Te preocupa lo que me pueda pasar?- un poco sorprendida


-Mas bien me preocupa mi conciencia- Mirando a otro ladopara que no notara su sonrojo ante la
pregunta.

-Ah, esta bien, no te preocupes por tu conciencia a menosque sea tu quien controle el clima, ¿a
donde te llevo?-

Michiru olvido que a donde iba era su trabajo en un restaurant de lujo, todavíatenia tiempo podía
pedir que la dejara en un lugar cercano y…. bueno si yasabia que daba clases para tener dinero que
más daba si se enteraba trabajaba en un restaurant.

-¿Conoces el restaurant La Tour d’Argent?-

-Si es… ¿vas para allá? (iba a decir que caro y lujosopero se arrepintió)

-Si ahí es a donde tengo que ir.-

-Muy bien, entonces a La Tour D’Argent- encendió el autoy arranco rumbo al restaurant.

-Que milagro, pensé me preguntarías a que iba a ese restaurant-

-Bueno supongo que a comer, a eso se va a losrestaurantes ¿no?-

-JAJAJA creo que eso es obvio, pero no yo no voy a comer, voy a trabajar, ahí trabajo entre semana.-

-Ya veo y se puede saber en que consiste tu trabajo, ¿también eres un prodigio para la cocina?-

-No la verdad, cocinando nadie le gana a mi mamá aunquetampoco soy tan terrible en la cocina,
pero lo que hago en el restaurant es loque mejor se hacer…. Tocar el violín.-

-Que bien eso quiere decir que por fin podre escuchartetocar.-

-Queeee ¿a que te refieres con eso?

-A que voy a quedarme en el restaurant a escuchartetocar.-

-Pero te vas a aburrir, solo se tocar música clásica.-

-Bueno te voy a decir que si me gusta la música clásica, es mas para que me conozcas un poco más
te voy a confesar un secreto que pocosen esta ciudad saben, se tocar el piano y mis compositores
favoritos son Mozarty Beethoven, me fascina su claro de luna…. Mmmmm por cierto escuche
unaversión en la que el piano es acompañado de un violín, ¿me harías el honor de tocarla juntos
algún día? Si no es mucha molestia rebajarte al nivel de un pianista aficionado-
-Vaya que sorpresa, pensé que solo te gustarían los deportes extremos y si, me gustaría
acompañarte con el claro de luna, además ya me dio curiosidad saber que tanto tocas el piano,
bueno ya que me contaste ese secreto, te molestaría decirme…… no mejor olvídalo.- (se moría de
ganas por hacer esa pregunta pero no se atrevía)

-Vamos dilo, pregunta lo que quieras, te prometo no molestarme.-

-Bueno es una pregunta que me he estado haciendo, desdela cena de ayer, ¿porque la familia
Darrieux, parecen apreciarte mucho porcierto, no sabe que eres mujer?-

Capitulo 7

-JAJAJA ¿Esa era la pregunta que te constaba tanto hacerme?, bien la respuesta es simple,
Andréanne y Dariane lo saben, solo sus papas lo desconocen, no es que quiera engañar Isabelle y
Armand, pero ellas me recomendaron no decirle nada a su madre, dicen que se enteraría toda la
ciudad en menos de un día, la verdad creo que exageran un poco, pero preferí no arriesgarme, tal
vez ahora te preguntes porque no lo sabe todo el mundo y también la respuesta es simple, por culpa
dela discriminación, no tengo problema en que sepan soy mujer, pero por desgracia el mundo en el
que vivimos esta dominado por los hombres y mi vocación fue serla mejor en un deporte donde
tradicionalmente solo compiten hombres, así que seria como una intrusa en su mundo, por eso solo
el jefe del equipo y los altos ejecutivos saben mi verdadero género, de hecho fue el jefe del equipo
MonsieurLaban quien me dio la oportunidad y me aconsejo mantener el secreto, nunca hasido mi
intensión engañar a nadie, solo no saco a las personas de su confusión.-

Michiru la veía detenidamente, sonaba muy sincera yquería confiar en ella, todo lo que le decía
sonaba muy lógico.

-Ya veo, si, es un mundo muy injusto en el que vivimos (si lo sabré yo).-

-Ni que lo digas, siempre me han juzgado por mi forma deser, empezando por mis padres, están tan
decepcionados de mi.- Lo dice conmucha tristeza.

-¡¿Decepcionados?! Pero ¿Cómo es posible eso, porque? Eres la mejor piloto en la historia de F1,
solo llevas dos años compitiendo yya haz roto varios records históricos.-

-Supongo que no es lo que esperaban de mi, querían queestudiara administración y me hiciera cargo
de las empresas de papá o que mecasara con el hijo de un famoso empresario, ese matrimonio daría
inicio a unaposible fusión de las empresas, que es lo que mi padre mas anhela en la vida yen cierta
forma mi madre también quería que me casara y le diera muchos nietos,siempre quiso vestirme
como muñequita de pastel, pero siempre me revele, heodiado los vestidos desde que tengo uso de
memoria, de niña porque no me permitíanjugar con libertad, nunca me gustaron los aburridos
juegos de niñas, yo queríacorrer, brincar, juagar football o baseball y después al crecer mmm ….
Simplemente no son mi estilo y tampoco tengointensión de buscar marido, por lo que fui
desheredada y me convertí en laoveja negra de la familia.- Su tono era resignado pero melancólico.

Michiru estaba realmente sorprendida ante el relato de larubia -Y ¿que hiciste? ¿Como fue que
conociste a Monsieur Laban?

-Comencé a estudiar ingeniería mecánica y encontré untrabajo en un taller, con el tiempo de ahí me
recomendaron para trabajar en unequipo de formula 3, un día uno de los pilotos del equipo se
enfermo horasantes de la carrera, se iban a retirar pero les pedí la oportunidad, no teníannada que
perder y modestia aparte gane con facilidad, por lo que pase demecánico del equipo a piloto
principal, Monsieur Laban me busco cuando escuchoa alguien hablar de mí, me ofreció hacerme
una prueba puesto que su piloto seretiraba y aunque quedaba su coequipero necesitaban a otro y
ya todos lospilotos profesionales tenían equipo. Había estado ahorrando para
cualquiereventualidad y mi sueldo de piloto era mejor que el de mecánico, no lo pensédos veces y
vine a parís a hacer la prueba, me quede con relativa facilidad, auno de los ejecutivos le preocupaba
mi condición femenina, pero conforme fuiganando carreras su preocupación desapareció y aquí
sigo.-

-Y después de tantos triunfos y logros ¿no haz vuelto aver a tus padres?-

-Una vez hablaron por teléfono al centro deentrenamiento, pero estaba probando el nuevo motor,
es mas potente que elanterior, vuelas con ese motor y el nuevo chasis ah es de lo mejor, le
estoydando vueltas al asunto en realidad no quise hablar con ellos, no les importolo que fuera de
mi en 3 años y tampoco creo les importe mucho, no volvieron allamar, ni siquiera dejaron recado.

-Entiendo que estés molesta con ellos, yo también loestaría, bueno en realidad no se si podría
perdonarlos algún día, se supone quelos padres deberían apoyar a su hijos, impulsarlos a lograr sus
metas, nofrustrarlos obligándoles a vivir una vida que no quieren y menos alejarse deellos por no
hacer lo que quieren, pero no podemos escoger a la familia.-

-¿También tienes problemas con tus padres? Me sorprendese ve que tu mamá te quiere mucho y
te apoya, vino a Francia contigo ¿no?

-No con mis papas no tengo problemas, mi mamá me haapoyado siempre y mi papá…. El hubiera
hecho cualquier cosa por mi, vivía paranosotras, lamentablemente falleció hace casi 3 años.- Se le
quiebra la voz alrecordar la muerte de su padre.

-Lo siento, no quería hacerte recordar cosas tristes.- Ledice poniendo su mano sobre la de ella – Lo
pregunte por el comentario quehiciste sobre elegir a la familia.-

Michiru se sintió mas tranquila con el contacto de lamano de la rubia sobre la suya, ahora sabia que
también había sufrido mucho ytal vez lo seguía haciendo de tras de esa apariencia alegre y
despreocupada.
-No tienes de que disculparte, el comentario lo hice porla familia de mi mamá, no es la familia que
alguien quisiera tener, es unalarga historia y ya casi llegamos.-

Se veía muy cerca la catedral de Notre Dame y La TourD’Argent esta justo detrás de la famosa
catedral en el cinquième Arrondissement, desde el restaurant queesta en un sexto piso se tiene una
panorámica hermosa de París.

-Bueno llegamos.- Haruka estación el auto justo enfrente, tuvo bastante suerte.

-La verdad todavía es temprano, siempre voy a comer a unlugar que esta cerca de aquí, ¿te… te
gustaría acompañarme?- Le dice unaapenada e insegura Michiru, tenia muchotiempo que no le
pedía a nadie que la acompañara a algún lado.

-¿Nunca haz comido en el lugar donde trabajas?-

-La verdad no.- (como voy a comen en un lugar donde lo masbarato es la tabla de quesos y cuesta
20 euros) –es algo inaccesible para mi.-lo dice en voz baja e insegura.

-Ya es hora de que pruebes uno de sus platillos, yoinvito, claro si no te molesta.-

-No se, es muy caro y trabajo ahí y……

-Anda di que si, ¿a que hora empiezas a trabajar?-

-A las 16:30 hrs-

-Tenemos tiempo mas que suficiente, di que si, por favor, ¿si?-

-Esta bien acepto- (espero no arrepentirme de esto algúndía)

Haruka seguía cojeando un poco, por lo que Michiruinsistía en que mejor fuera a ver un doctor pero
la rubia se negó en redondo yno hubo poder humano que la convenciera.

Llegaron al restaurant y el capitán de mesero recibió aMichiru un poco sorprendido, nunca llegaba
tan temprano, pero se sorprendió masal ver quien la acompañaba, reconoció rápidamente al
deportista más famoso delmomento.

-Buenas tardes señorita Michiru, llega muy temprano hoy yademás muy bien acompañada-

-Buenas tardes Monsieur Valette, le presento a HarukaTenoh-

-Es todo un honor contar de nuevo con su presencia eneste su humilde restaurant.- Michiru se sintió
algo tonta por la presentaciónera obvio que Haruka había asistido a ese lugar antes y que era la
persona másconocida en el país.
-Buenas tarde Monsieur Valette, ¿podría darnos una mesaprivada con buena vista?- respondió
Haruka.

-Por supuesto por aquí por favor.- Lo siguieron hasta unprivado que daba a la ventana, tomaron
asiento y les dejo el menú. –En unmomento vienen a tomar su orden, con su permiso.-

-Michiru ¿ya sabes que vas a ordenar?-

-No la verdad no estoy muy segura-

-Bueno de entrada te recomiendo Le Foie Grax aux fruitsecs (hígado de pato con frutos secos), para
continuar de plato fuerte LeHomard á la nage de bourrage clarifiée (langosta bañada en
mantequillaclarificada) y para acompañar y brindar una botella de Savennières “Roche auxMoines”
château de Chamboureau (Nota: Savennières es un varietal de la región con el mismo nombre, es
una sepa devino blanco.)

-Pero eso es toda una comida, es muy temprano aun y unabotella ¿me quieres emborrachar? ¿Ya
se te olvido que tengo que trabajar?-

-JAJAJA es vino no te emborracharías y pues no vendensolo copas de ese vino en particular, no te


preocupes, no te la vas a terminar sola y en cuanto quesea una comida completa….mmm si creo
que si y es temprano para las costumbresdel país pero bien vale la pena hacer una excepción ¿no
crees?-

-Esta bien tu ganas.-

Llego el mesero atomar la orden, Haruka ordeno lo acordado.

-Que hermosa vista se tiene desde aquí, llevo trabajandoen este lugar casi 6 meses y no me había
percatado de esto.- Michiru ve haciala ventana.

-Me alegra que ser yo la que este contigo compartiendoeste momento.- Haruka la ve tiernamente.

Michiru no voltea a verla pero tampoco le incomoda elcomentario, cada vez se siente más a gusto
con la joven piloto, lo cual lasorprende un poco. Por fin voltea a ver a la rubia que no aparta la
mirada deMichiru.

-Y ¿que pasó con tu estudios de ingeniera mecánica, piensas retomarlos algún día?-

-En realidad nunca los he dejado, no asisto a clasesnormales, tengo un pequeño arreglo con los
profesores, es como si estudiara unacarrera abierta, investigo, hago lo trabajos y presento los
exámenes.-
-Pero esa no es una carrera que se pueda estudiar deforma abierta, hay muchas materia un tano
complicadas ¿no es así?-

-Si, algunas y voy a tutorías con los profesores cuandolo necesito, pero no me puedo quejar, si bien
no soy la mejor de la clasetampoco he reprobado, además me encanta poder aplicar uno que otro
conocimientoen el mejoramiento del motor del auto de F1.-

-Me sorprendes, cuando Andréanne me decía que eres muy inteligente no imagine cuanto. ¿Tus
padres saben que sigues estudiando ademásde competir?-

-No lo se, hace mucho que no tengo contacto con ellos, ni siquiera me despedí cuando me vine a
vivir a París.- Su tono es triste peroalgo resignado.

-Lo siento creo que no debí preguntar eso.- Michiru esta realmente apenada.

En eso llega su orden.

-Bon appétit Michiru, espero todo sea de tu agrado.- Elmesero abre la botella y la deja en la Veuve
Clicquot Globalight (recipientenovedoso para enfriar vinos, generalmente Champagne) Haruka sirve
la dos copas.

-Por la hermosa compañía que tengo y por que este sea el principiode una larga amistad, Salud.-

-Salud.- Michiru choca delicadamente su copa con la deHaruka.

-¿Por qué me tratas tan bien si me h portado un poco…bueno tal vez no tan poco, grosera contigo?-

- No te voy a mentir, mi primer impulso fue olvidarme de tu existencia y que alguna vez te conocí,
pero creo que después fue mayor mi curiosidad en saber porque te comportabas así sin ni siquiera
conocerme, por lo que me propuse saber la razón.-

-Ya veo, ¿por eso hacías tantas preguntas sobre mí en la cena con los Darrieux?-

-Si y debo añadir que no tuve mucho éxito, saliste huyendo.-

-Lo sé pero no me gusta hablar de mí y menos condesconocidos.-

-Pero ya nos estamos conociendo no, espero algún díalograr ganarme tu confianza aa.-geroque
logres confiar en moreguntas sobre mi en la cena con los Darrieux?guna vezte conoci, peropoco he
reprobado, adema.-

-Bueno empecemos a comer que se ve delicioso.- Michirucambio el tema, su corazón le gritaba que
confiara en ella, pero su razóndespués de tantos años de desconfiar le decía fuera prudente y
esperara aconocerla mejor.
La comida transcurrió sin eventualidad alguna, charlabande trivialidades, música, autos, motos,
pintura, el país en el que ahora vivíany la adaptación a una cultura y costumbres diferentes.

-¿Y que vas a querer de postre?- pregunto Haruka aMichiru.

-Creo que nada, gracias, todo estuvo delicioso pero quedemas que satisfecha, no acostumbro comer
tanto.-

-Pero si los postres aquí son magníficos, pedimos uno ylo compartimos ¿te parece? Para que lo
pruebes.-

-Esta bien, ganas de nuevo, ¿cual es tu sugerencia parael postre?-

-Algo ligero que tal Les fruit rouges sauvages “Valentinoise” (frutos rojos salvajes a lavalentinoise)

-Me parece perfecto.-

Ordenaron el postre, Haruka se levanto para ir al bañomientras traían el postre y dejo su celular en
la mesa.

Mientras Michiru esperaba a que Haruka regresara lecelular de la rubia empezó a sonar, Michiru no
se atrevió a contestar pero si aver quien llamaba a la joven, en la pantalla decía Akito Tenoh.

Cuando la rubia llego a la mesa Michiru se aventuro apreguntar -¿Quién es Akito Tenoh?-

-Mi padre ¿Por qué, de donde lo conoces? Le dijo muysorprendida.

En eso llevaron el postre interrumpiendo la pregunta.

-Que bien se ve el postre ¿no crees Michiru?

-Ya se me hizotarde, tengo que afinar el violín y comenzar a trabajar.- se levanta de la mesamolesta.

- Oye espera ¿Qué paso?.-

-Pasa que para no haber tenido contacto con tus padres entanto tiempo, es raro que tengan el
número de tu celular y los tengas grabadosen tus contactos, ¿Qué otra parte de la historia que me
contaste es mentira?.-

Haruka se quedo desconcertada ante la afirmación deMichiru, no podía creer lo que pasaba y solo
la vio alejarse, entonces vio su celular y se sorprendió por lallamada perdida
Capitulo 8

Michiru se fue a preparar para comenzar su trabajo, pero estaba demasiado enojada como para
saber que iba a tocar en unos minutos más, no podía creer que había caído en los embustes de la
joven corredora, se preguntaba si algo de lo que le dijo era verdad o todo absolutamente todo lo
había inventado. Debía reconocer era excelente actriz pero como no se le ocurrió antes si tenia dos
años haciéndose pasar por hombre y sin problemas.

Haruka veía con asombro el nombre que mostraba la pantalla del celular, no podía creer que
después de tanto tiempo sin tener noticias de sus padres le hablaran en el peor momento, hasta
con eso hachaban a perder su vida, se pregunto como podían tener el número de su celular. Marco
un número muy conocido para ella.

-Allo Élaine, soy Haruka.- Un tono muy serio.


-Haruka,¿ pasa algo? te oyes muy serio.- muy preocupada.
-Solo quiero saber si alguien me ha buscado en el corporativo.
- Si, la secretaria de la mañana tomo una llamada de tu padre y como no estabas le dio el número
de tu celular.-
-¿Y quien diablos le dijo que podía darle el numero de mi celular a cualquiera?- Estaba mas enojada
cada vez.-
-Perdón Haruka, la chica es nueva y por tratarse de tu padre pensó que era lo mas conveniente.-
-Dile que esta terminantemente prohibido dar información personal, no me importa si es el mismo
presidente francés el que pregunta por mí y que no se vuelva a repetir.-
-Si, si… claro yo se lo digo, no te preocupes, espero que no te haya ocasionado problemas.-
- Eso ya no importa.- Colgó abruptamente la llamada, no acostumbraba ser así pero no sabia que le
molestaba más, el error de la nueva secretaria, que sus padres entrar de nuevo en su vida o que
Michiru pensara el engaño.

Pasaron unos minutos y el capitán de meseros anuncio a Michiru, había poca gente todavía, la
mayoría de las personas llegaban alrededor de las 18:00 hrs, Michiru trabajaba hasta las 22:00 hrs.
Michiru comenzó con el concierto No 5 de Bach, que demostraba su estado de ánimo triste y
melancólico, Haruka lo sintió inmediatamente, después continuo con el segundo movimiento de la
tercera sinfonía de Beethoven igual o mas triste que la anterior, nadie podía negar el enorme talento
de la joven violinista pues todo el ambiente se sentía melancólico el cual se hizo aun mas triste
cuando continuo con el segundo movimiento de la séptima sinfonía también de Beethoven. Al
terminar cada magistral interpretación los comensales aplaudían emocionados, por la gran cantidad
de sentimientos que la interprete les hacia sentir. Después de tocar casi una hora hizo una pequeña
pausa para descansar. El capitán de meseros le dijo que era extraordinaria pero que quería tocara
música un poco mas alegre, cosa que no hizo muy feliz a Michiru pero en fin trataría de hacerlo.
Salió de nuevo al escenario y toco la Partitia en E de Bach algo bastante alegre y así continuo
variando el repertorio hasta que llego el momento de tocar la última melodía del día que fue la que
había tocado en la última clase en el conservatorio, a esa hora el restaurant estaba lleno y la
audiencia quedo mas que complacida, ese día Michiru recibió una buena cantidad de propinas.
Fue por sus cosas y se disponía a salir del restaurant cuando vio que Haruka la esperaba en la puerta,
frunció el ceño y se dirigió a ella tratando de no ver a la rubia y pasar a su lado pero Haruka se lo
impidió.
-Espera por favor, tenemos que hablar.-
-¿Para que, para me digas mas mentiras? ¿Qué historia vas a inventar ahora?-
-Ninguna, te juro que nunca te he mentido.- la ve a los ojos con una seriedad impresionante.
-Lo siento pero ya es tarde me tengo que ir, mañana tengo un día pesado y no tengo intención de
perder el tiempo contigo.-
-No te voy a quitar tu valioso tiempo, te llevo a tu casa y en la camino te explico las cosas, además
ya es tarde para que andes sola.-
-Llevo seis meses saliendo sola a esta hora, no te necesito, ni a ti, ni a tus explicaciones.-
-Deja de comportarte como una niña, vamos te llevo a tu casa y te doy mi versión de los hechos, si
me crees bien, sino no te vuelvo a molestar.- Su tono es demasiado exaltado por la actitud de
Michiru.
-Esta bien, vamos.- Pasa delante de Haruka evitando cualquier contacto físico o visual.

Llegaron al auto y Haruka abrió la puerta, le tendió la mano a Michiru para ayudarla a entrar pero
la chica no la tomo y entro lo mas rápido que pudo, Haruka se desesperaba cada vez mas, trato de
correr a su lado del auto pero el dolor en la pierna se lo impidió, maldijo mil veces el mal clima de
ese día, por fin se subió y arranco el auto.

-Todo lo que te conté hoy es cierto, no había tenido noticias de mis padres hasta hoy, hablaron al
corporativo y una de las secretarias les dio el número de mi celular a pesar de estar prohibido dar
información personal mía, eso lo puedes comprobar en el corporativo.-
-Tuviste demasiado tiempo para prevenir a las personas del corporativo en caso que quisiera
llamar.-
-No todo el mundo esta a mi disposición es más, la secretaria que les dio mi numero es nueva ni
siquiera la conozco, es mas no se ni su nombre, ella trabaja solo en las mañanas no pude hablar con
ella hoy, te diría que le llames ahorita pera las oficinas cierran a las 21:00 hrs.-
-Que conveniente, tiempo suficiente para llamarle mañana a primera hora.-
-Si quieres puedes estar conmigo hasta mañana vigilándome para que veas que no toco el teléfono.-
-No gracias, estar contigo el tiempo que tardemos en llegar a la casa es suficientemente malo como
para prolongarlo toda la noche.-
-A veces puedes ser tan infantil e hiriente, pero lo que te digo es verdad y si conserve su numero en
la memoria del celular fue porque…. En verdad no lo se, tal vez porque en realidad tenia la esperanza
de que algún día me aceptaran como soy.-
-Si claro por eso según tu (tono sarcástico) no quisiste hablar con ellos cuando según tu (tono aun
mas sarcástico) te buscaron por primera vez.-
-Ya deja esos tonitos sarcásticos y si no les conteste fue por…. Por…..
-¿Qué se te acabaron las mentiras? ¿Cuánto tiempo necesitas para inventar algo? todavía te quedan
algunas cuadras.- En un tono que realmente molesto a Haruka, la cual freno en seco el auto,
asustando a Michiru, ya que casi les pega el auto que venia atrás.
-¡QUE NO ESTOY MINTIENDO! SI TARDE EN CONTESTAR ES POR QUE… ME DA PENA ADMITIR QUE
NO CONTESTE ESA LLAMADA POR… MIEDO, ODIO ADMITIR QUE SENTÍ MIEDO, MIEDO A UN NUEVO
RECHAZO A LO QUE ME DIRIAN, A QUE NO FUERA LO QUE QUERIA ESCUCHAR, QUE ME SIGUIERAN
JUZGANDO POR MI FORMA DE SER DE PENSAR Y DE SENTIR.- Una rebelde lagrima se escapo de los
ojos de la corredora, la cual se limpio rápidamente. El auto de atrás toco el claxon por tercera vez,
pero ninguna de las dos lo había escuchado antes. Haruka miro por el retrovisor, suspiro
profundamente y reanudo la marcha.

Michiru estaba sorprendida por la explosiva reacción de su acompañante, pero más por la muestra
de sensibilidad, nunca imagino que llegaría al punto de querer llorar, si mal no recordaba Andréanne
le había dicho que Haruka era la persona más fuerte que había conocido, si que debía ser difícil para
ella admitir que sintió miedo y no dejaba de cruzarle por la mente que le había dicho podría ser muy
hiriente, ella que se alejaba de las personas precisamente para que no la hirieran era la que podía
ser hiriente, era la primera vez que se lo decían, pero no podía dejar de sentirse mal y confundida,
la explicación de Haruka era bastante lógica y convincente, pero no estaba segura de poder confiar
en ella plenamente.
Por su parte Haruka sentía que tenia la necesidad de decirle más cosas a Michiru, sobre todo que su
actitud y falta de confianza la lastimaban, pero había removido una buena parte de sus emociones
y malos recuerdos con las últimas palabras que le dijo, sentía que había perdido el auto control y la
prueba eran esas lagrimas, no había llorado desde hacia muchos años, cuando sus padres la
corrieron.

*Flash Back*
-Papá, mamá ahora que regresaron de su viaje quisiera hablar con ustedes si es posible.-
-Por supuesto Haruka, vamos al despacho para que nadie nos interrumpa.- Haruka siguió a sus
padres, hasta el lujoso despacho de su padre, amueblado exquisitamente y con un cómodo sillón de
piel detrás del escritorio, había otro pequeño juego de sillones al frente y dos mas a los lados, las
paredes terminadas en fina madera le daban un toque mas soberbio al lugar.-
-¿De que quieres hablarnos?- pregunto su madre intrigada pues su hija se veía muy seria.
-De mi futuro, ya lo decidí y no voy a estudiar administración de empresas o alguna carrera que se
le parezca, quiero estudiar ingeniería mecánica.-
-Eso no es posible esa es más una carrera para hombres, que dirán los amigos y socios de tu padre
cuando se enteren y sobre todo, ¿Qué crees que piense Kazuo Sasaki ante tal ridiculez? ¿crees que
permitirá que su prometida estudie eso?.-
-En prima madre a mi no importa lo que diga el mundo y creo que a ti debería importarte más mi
felicidad que lo que opinen los demás, en segundo menos me importa lo que quiera o no Kazuo
porque no es nada mío, ustedes quieren que me case con el para poder fusionar las empresas pero
lo siento mucho, no pienso casarme con el ni con ningún otro hombre.-
-Eres una insolente como te atreves a hablarle así a tu madre, nosotros solo queremos lo mejor para
ti.-
-Y que estudie algo que no me gusta ¿de verdad crees que es lo mejor para mi?, casarme por
conveniencia con alguien que ni siquiera ustedes conocen bien ¿eso es lo mejor para mi? No padre
eso es lo mejor para ustedes, tendrán quien se haga cargo de las empresas y aumentaras tu poderío
con esa fusión es lo único que te importa, pero ustedes no son dueños de mi vida y no voy a ser
infeliz por el resto de ella por cumplir sus caprichos, ya esta decidido.-
-Pues quieras o no tendrás que casarte y dejar de vestir así, ya estoy cansada de las vergüenzas que
me haces pasar cada vez que te presento con alguien y te confunden con un guapo joven.-
-Tampoco pienso cambiar mi forma de ser y ya lo dije muy claramente antes no me pienso casar,
por un sencilla razón, no me gustan los hombres y los saben perfectamente bien.-
-Lo que tu quieres es matarme de un coraje ¿verdad?, ya te dije que eso es solo una etapa, estas
confundida por la adolescencia, pero pagaremos al mejor terapeuta, el mejor psiquiatra de Japón
no del mundo si es necesario para que te ayude a ver que eso es un error y un horror.-
-Por favor madre no sigas engañándote, voy a cumplir 18 años no soy una adolescente y no es una
etapa, tampoco necesito a ningún especialista por que no es una enfermedad, simplemente es una
preferencia, entiéndelo por favor.-
-No, eso es una atrocidad, anda díselo Akito que esta mal.-
-Hija tu madre tiene razón, yo creo que es mas por rebeldía, siempre lo haz sido, pero piensa que
dirá la sociedad, sobre todo la gente de nuestro entorno, te van a rechazar.-
-No es rebeldía y no me importa que me rechace la gente mientras tenga el apoyo de mi familia.-
-Pues eso no va a pasar jovencita, no voy a permitir que nuestras amistades hablen de ti como un
fenómeno, que nos señalen y que eches a perder años de esfuerzo de tus abuelos y tu padre para
manchar de esta manera el apellido Tenoh, pero la culpa la tiene esa tal Junko, es la que te ha metido
esas ideas raras en la cabeza.
-¿Eso es lo que crees, que soy un fenómeno? ¿un error de la naturaleza? Te importa mas el apellido
Tenoh que la felicidad de tu única hija, ¿Qué clase de madre eres? Y Junko no tiene nada que ver,
ella me gusta, me ha gustado siempre desde que la conozco y no ha hecho nada para que eso
sucediera, simplemente se dio es todo.-
-Ya te dije que no le hables así a tu madre, una grosería mas y….
-Y que padre ¿me vas a golpear?, anda hazlo, no creo que tus golpes me hieran mas que sus
palabras.-
-Eres una insolente, desvergonzada pero te lo voy advirtiendo desde ya, tienes 5 días para
reconsiderar las cosas o te puedes ir olvidando de tus privilegios y de nosotros, por que ya no
formaras parte de la familia.- Akito estaba realmente furioso con su hija.
-Yo apoyo completamente la decisión de tu padre, prefiero perder una hija a ver en lo que te
convertirás y encima de todo solaparlo.-
-Bien, si esa es su última palabra no tengo que pensarlo ni medio segundo, me voy, ya pueden ir
diciéndole a todas sus grandes amistades que son un matrimonio sin hijos.-
-Cuando te arrepientas de tu decisión no vengas llorando a suplicar perdón.- el tono de voz de su
padre había dejado a un lado la furia y era frio como el hielo.
-Solo espero que no sean ustedes los que se arrepientan de esto.- Haruka se dio media vuelta y salió
del despacho de sus padres, con el corazón hecho pedazos.

*Fin de Flash Back*

Tanto Haruka como Michiru iban totalmente perdidas en sus pensamientos y sentimientos, Michiru
estaba muy confundida, no sabia que pensar y tampoco entendía mucho lo que sentía, ¿porque le
dolió tanto pensar que Haruka la engaño?, tenia poco tiempo de conocerla, ¿porque se sentía
extrañamente segura a su lado y tenia la necesidad de creer en ella de confiar, de sentir su mirada,
de que le hablara con ese tono dulce y seductor que uso en el brindis?, quería deshacerse de todo
eso pero no podía.
Haruka también se sentía frustrada, ¿como una niña de la que no sabia prácticamente nada la hacia
sentir así?, ¿porque la hacia sufrir tanto que no le creyera, que no confiara en ella?, quería conocerla
entrar en su mundo y que la joven artista entrara en el suyo.

El resto del trayecto transcurrió en silencio, ninguna se atrevía a hablar o pronunciar palabra alguna.
Se miraban de reojo de vez en cuando, pero la rubia aun sentía que no tenía el control total de sus
sentimientos todavía. Michiru no sabia que decir, ni siquiera estaba segura de creerle.
Llegaron a la casa de los Darrieux, Haruka se estaciono en el lugar de la cochera y apago el motor
del auto. Se bajo para abrirle la puerta a Michiru pero cuando llego la puerta ya estaba abierta y
Michiru saliendo del auto.
-Gracias por traerme, deberías ir al doctor a que te revisen la pierna.-
-No es nada, solo un golpe, en unos días estará bien.-
-Eres una testaruda pero en fin, que pases buena noche, adiós.-
-Igualmente.-
Michiru iba a entrar ya a la casa cuando siente a Haruka a su lado y como esta la toma de los hombros
para girarla delicadamente para que sus miradas coincidan, la mira fijamente a los ojos, las dos
sienten que se pierden en la mirada de la otra por unos segundos que les parecen una eternidad.
-Dime, ¿en verdad crees que todo lo que te conté hoy es una mentira, que invente todo?-
-No se, estoy confundida, quiero creerte, necesito creerte.- La últimas palabras las dijo en un tono
casi inaudible, pero no escaparon a Haruka que tenia toda su atención en ella.
-Entonces créeme, te juro que todo es verdad, no me gusta mentir y ti menos que a nadie.- Sus
miradas seguían fijas en la de la otra y Haruka empezó a ceder a sus impulsos y comenzó a acortar
la distancia con el rostro de Michiru.
Capitulo 9

Haruka iba acortando la distancia cada vez mas, casi podía sentir el aliento de Michiru, en eso la
chica reacciono saliendo de la hipnosis que causaba en ella la mirada de la rubia, por un momento
pensó en dejar que pasara, una parte de ella quería que pasara, pero su lado racional afloro en el
último momento y se alejo un poco de la rubia.
-Haruka estoy demasiado confundida, hablamos otro día ¿si?-
-Si claro, este bien… disculpa no era mi intención…. es solo que…. Perdón.-
-Ya no digas nada, nos vemos.- Michiru abrió la puerta y entro en la casa.

Por la ventana vio como la rubia se dirigía a su coche aun cojeando, se subió al auto y se fue. Michiru
se torturaba todavía con la idea de no haber detenido aquel beso, meneo la cabeza en forma de
reproche y se fue a su habitación, todos dormían en la casa, menos Andréanne que había visto desde
la ventana de su habitación lo ocurrido minutos atrás, se despertó al escuchar el ruido del motor e
inmediatamente reconoció era el de Haruka, así que se fue a esperar a Michiru a su habitación para
platicar, mas bien para enterarse del chisme, sabia que Haruka la buscaría pero nunca imagino que
estarían todo el día juntas.

-Buenas noches Michiru ¿como estuvo tu día?- le pregunto en cuanto la chica abrió la puerta de su
habitación.
Michiru dio un salto del susto que le pego Andréanne-Me asustaste ¿Por qué no estas dormida? Ya
es tarde.-
-Lo se pero no podía dormir, así que preferí venir a platicar contigo.-
-Ah que bien, ahora resulta ser que sirvo de somnífero- dice en Michiru en un falso tono molesto.
-No seas tonta, me encanta platicar contigo y aproveche mi falta de sueño, además mañana te vas
temprano y yo salgo tarde de la universidad, cuando regreso tu ya estas en el restaurant.-
-Bien conversemos entonces, cuéntame ¿que tal tu día?-
-Siempre hablamos de mi, mejor cuéntame como estuvo el tuyo-
-Pues como todos, el conservatorio, el trabajo en le restaurant, bueno ahora me fue muy bien, la
gente fue muy generosa.-
-¿Y nada mas?-
-¿Que mas quieres que te cuente?-
-Vamos Michiru no te hagas, escuche el motor de un auto partir hace poco y si no me equivoco era
el de Haruka.¿ Pasaron todo el día juntos?-
-Estuviste espiando por la ventana ¿verdad?, bueno te diré, me fue a buscar al conservatorio, me
llevo al trabajo y me trajo de regreso a casa.-
-Solo eso, ¿no paso algo mas interesante?-
-Si, paso que me entere que tu sabes que es mujer y no me dijiste nada.- le dice ofendida
-Perdón pero decírtelo no me competía a mi, pero¿ cómo te enteraste?.-
-¿Qué lo sabias y no me dijiste o que es mujer?-
-Ambas-
-Que es mujer lo se desde la noche de la fiesta.
-¡¿QQUUEEEEEEEE?! ¿Como los supiste? ¿te lo dijo tan rápido?- Estaba realmente sorprendida ante
la última posibilidad
-No me dijo nada, yo me di cuenta, parece un joven y se mueve y tiene actitudes de uno, pero su
anatomía no es completamente la de un hombre y recuerda que estoy acostumbrada a dibujar la
anatomía humana, la estuve observando durante el festejo del equipo en el autódromo y en la fiesta
y me di cuenta, le pregunte y me lo confirmo. Y ahora le pregunte porque se los había ocultado a
ustedes y me dijo que tu hermana y tu lo saben solo tus padres lo desconocen y que fue por consejo
de ustedes.-
-Es verdad, si mi mamá se entera, se acaba la carrera de Haruka, se enteraría toda Europa en menos
de un día.-
-Si también me dijo eso y el por que lo oculta al mundo.-
-Si es muy injusto, no puedo creer que en pleno siglo XX pasen estas cosas, la humanidad avanza
lentamente, en cuanto a criterio se trata.-
-Y ¿que sabes de su familia?- Michiru no iba a perder la oportunidad de corroborar la historia de la
rubia.
-Solo sé que sus padres viven en Japón, que no los ve desde antes de venir a París y que la consideran
la oveja negra de la familia, lo dice muy resignadamente, pero se que sufre por eso. Además no tuvo
hermanos, creo que eso habría hecho la diferencia.-
-¿Sabes porque la consideran la oveja negra de la familia?-
-No me ha contado los detalles, pero es porque no hizo lo que ellos querían, pero creo que eso
deberías preguntárselo tu, a mí no me corresponde hablar de su vida, lo que si te puedo asegurar
es que Haruka es una muy buena persona, que es la mejor amiga que puedas encontrar, a pesar de
que se ve ha sufrido, es muy generosa y aunque quiera aparentar se fría y dura en realidad es una
ternura, además puedes confiar plenamente en ella, es capaz de guardar cualquier secreto
celosamente si se lo pides, sabe escuchar, aunque a veces es un poco berrinchuda e impulsiva, pero
nadie es perfecto ¿no?-
-Si es verdad nadie es perfecto (Entonces si me dijo la verdad, nunca me engaño y yo la trate tan
mal, ¿qué debo hacer ahora? Lo correcto sería disculparme y decirle que le creo).
-¿En que tanto piensas Michiru?-
-Nada importante, un pendiente del conservatorio…… ¿me podrías dar el número telefónico de
Haruka?-
-Ahora la que miente eres tú, un pendiente del conservatorio si como no. ¿para qué quieres el
número de Haruka?-
-Quiero saber como sigue, eso es todo.-
-¡¿Cómo sigue?! ¿Le paso algo? -
-Ella dice que nada grave, un pequeño accidente en la moto, pero se dio un buen golpe en la pierna.-
-Entonces tengo que ir a verla. –
-Ya te dije que no es nada grave y mañana tienes un día complicado en la universidad, por favor
dame su número, yo tengo tiempo antes de ir al trabajo, cualquier cosa te prometo que te aviso.-
-Esta bien, pero me avisas eehhh.- Apunto dos números en una libreta que Michiru tiene en el
escritorio -el de arriba es el de su departamento y el segundo el de su celular.-
-Muchas gracias.-
-No tienes nada que agradecer, bueno te dejo te ves cansada, buenas noches Michiru.- Se dirige a
la puerta.
-Buenas noches Andréanne, que puedas dormir.- La chica le guiñe el ojo y sale de la habitación.

Michiru se cambio de ropa para ir a dormir o al menos esa era la intención , pero una vez mas los
pensamientos le ganaban al cansancio, no dejaba de pensar en lo que casi ocurre en la puerta de
entrada y en lo que habría pasado si no hubiera sido un casi, también pensaba en lo que le dijo
Andréanne sobre la joven piloto, ella creía al igual que la chica que Haruka sufría por el
distanciamiento con su familia, ella sabia lo que era eso, pero la rubia parecía superarlo de mejor
forma que ella, si tenia alguna de duda sobre hablarle a Haruka ahora tenia claro, debía hacerlo.

Haruka llego rápidamente a su edificio, las calles estaban casi vacías a esa hora y aunque nunca
rebaso los limites de velocidad si lo rozaba peligrosamente. Rambert abrió rápidamente la puerta
de la cochera.
-Buenas noche Monsieur Te… perdón joven Haruka, como estuvo su día?-
-Buenas noches Rambert, bien gracias ¿y el tuyo?- Mientras caminaba hacia al ascensor.
-Como todos en el edificio, sin novedad, ¿Qué le paso en la pierna, esta bien?-
-Si no te preocupes un pequeño accidente en la moto por culpa del mal clima, ya se me pasara,
buenas noches Rambert.-
-Buenas noches joven Haruka, que descanse y cuídese mucho.-
-Gracias, tu también.- Entro al elevador y oprimió el botón del último piso, vivía en un amplio pent-
house, entro y fue al baño en ese momento hubiera preferido vivir en un departamento pequeño
para no caminar tanto, saco dos pastillas para el dolor del botiquín y se las tomo, se fue a su
habitación y se dejo caer sobre la cama, estaba mas exhausta que después de una carrera de F1,
pero ni el cansancio la aparto de sus pensamientos ¿Qué estuvo a punto de hacer? Y además si mal
no recordaba Michiru la detuvo al último momento y no se molesto, ¿le habrá creído al fin? ¿sentiría
lo mismo que ella? ¿no le molestaba el hecho de que fuera mujer? esto último la hizo recordar a sus
padres, ¿Qué querrían, por qué le llamaron? ¿les habría pasado algo?, empezó a preocuparse, se
preguntaba si debería llamarles casi era la media noche en París lo que quería decir que casi eran
las 8:00 am en Tokio, era una hora prudente, tenia la mirada fija en el celular y no se decidía, podían
tomarlo como signo de debilidad, aunque fueron ellos los que la buscaron, pero no quería parecer
desesperada, sin darse cuenta se fue quedando dormida con el celular aun en la mano.

Michiru apago el despertador a las 6:30 a.m. decidió que se iría sin desayunar para poder dormir un
poco más o a ese paso no resistiría mucho, entre los estudios, el trabajo y sus problemas
sentimentales no dormía lo suficiente, se dio una ducha rápida, arranco la hoja que tenia los
números de Haruka, bajo corriendo y solo se despidió de su madre que la esperaba desde temprano
para desayunar.
-¿Cómo ya te vas sin desayunar?-
-Lo siento mamá, se me hizo tarde, comeré algo por ahí no te preocupes.- le da un beso para dirigirse
a la salida.
-Espera, ¿vas a venir ates de ir al restaurant?-
-MMMM la verdad no lo se, no depende de mí, me voy o llegare tarde, te quiero, nos vemos.- Sale
corriendo de la casa, con la hoja y el violín en las manos.
-¡¿y ahora que le pasa a esta niña?! Dai estaba realmente aturdida con el comportamiento de su
hija, sobre todo por que se veía feliz.
Solo tenia dos clases ese día, por lo que saldría temprano y tendría tiempo de hablarle a Haruka, tal
vez hasta de verla, se alegro mucho con la idea de verla, hacia mucho tiempo que no se sentía así,
pero después se puso a pensar en que le diría. Entro a su clase pero no presto mucha atención, se
dio cuenta que había terminado cuando todos empezaron a salir del salón, guardo sus cosas y se
dirigió a su siguiente clase, la cual también paso inadvertida para ella, cosa que noto el profesor, al
terminar la clase la llamo.
-Srta. Kaioh ¿puede venir un momento?-
Michiru quería salir corriendo a hablarle a Haruka pero ni modo, se acerco al escritorio resignada a
que tendría que esperar. –Si profesor, dígame-
-La note muy distraída en la clase, usted no es así, es una excelente alumna ¿tiene algún problema?-
-No ninguno, discúlpeme por favor, no volverá a pasar.-
-No es malo pedir ayuda cuando se necesita.-
-De verdad no pasa nada, solo estoy un poco cansada, pero le repito no volverá a pasar.-
-Esta bien puede retirarse.-
-Gracias.- Hace una reverencia y sale despacio del salón pero al llegar al pasillo sale corriendo hacia
el primer teléfono público que encuentra.

Toma la bocina y empieza a marcar el número del departamento de la corredora, pero piensa que
tal vez ya no este, así que cuelga y empieza a marcar el de su celular.

En el departamento de Haruka, unos rayos de sol se cuelan por entre las cortinas, pero la rubia
deportista esta tan cansada que ni ellos la despiertan, entonces empieza a sonar su celular, abre
poco a poco los ojos, parpadea un poco y se da cuenta que no es la alarma sino le tono de llamada
y que tiene el aparto en la mano, ve un numero desconocido en la pantalla, ¿la nueva secretaria
seguiría dándole su número a cualquiera? así que duda en responder pero por fin lo hace.
-Allo- Contesta con voz adormilada.
-Hola Haruka, ¿te desperté?-
La joven rubia no sabe si ya despertó, esta soñando aun o ya imagina la voz de Michiru.
-No.. no te preocupes- ve la hora y son las 11:00 a.m. (vaya si que me quede dormida esta vez)
-Perdón no quiero molestarte…solo quiero saber… como sigue tu pierna.-
-Tú nunca molestarías y mi pierna mmmm la verdad no se, no me he movido mucho- se levanta para
caminar un poco y se da cuenta que ni siquiera se cambio de ropa- parece que esta mejor, gracias
por preocuparte y ¿tu como estas?-
-Bien gracias… bueno la verdad también llame para decirte que ….crees que podríamos… no se si te
sientes bien claro… no mejor olvídalo.-
-No ya te tomaste la molestia de llamar, dime ¿qué te cuesta tanto trabajo decirme?-
-Quería saber si te puedo ver hoy- su tono es tímido.
-Por supuesto, ¿a que hora sales del conservatorio? paso por ti.-
-La verdad ya salí, si quieres nos podemos ver en un lugar intermedio.-
-Preferiría ir por ti (recuerda que no esta nada presentable) pero te haría esperar, conoces Le café
des Anges de la calle de la Roquette?-
-Si, si lo conozco.-
-Entonces nos vemos ahí ¿te parece en 45 minutos?-
-Si esta perfecto, te veo ahí.- Colgó el teléfono y se apresuro a tomar el metro la estación Bréguet-
Sabin estaba muy cerca del lugar.

Haruka no podía creer que Michiru le hablara y además para pedirle que se vieran, se apresuro a
ducharse, salió del baño, se vistió rápidamente, se arreglo y perfumo, se dio un último vistazo en el
espejo para ver que todo estuviera en orden. Tomo el elevador y salió prácticamente corriendo, en
dirección del auto, hasta su pierna parecía haber mejorado por arte de magia con la llamada de
Michiru.
-Buenos días joven Haruka, lleva mucha prisa el día de hoy y veo que su pierna esta mucho mejor.-
-Si así es Rambert, nos vemos después.- se despidió con una radiante sonrisa.
(Veo que esta feliz, nada que ver a como llego ayer, espero le dure, es un buen muchacho)-nos
vemos joven que tenga un día excelente.-
Haruka ya estaba dentro de su deportivo –Gracias Rambert- arranco el auto y salió como viento
huracanado.

Michiru llego a la cafetería, busco con la mirada a Haruka pero no la encontró, se quedo un momento
en la puerta recorriendo el lugar de nuevo con la vista, cuando escucho esa voz familiar que tanto
le gustaba y quería escuchar.
-Perdón por el retraso Michiru, no encontraba estacionamiento.-
La joven volteo sonriente –No te preocupes yo también casi acabo de llegar.-
Haruka le devolvió la sonrisa –¿Para que querías verme, preciosa?- (no debí llamarla así, la última
vez se molesto mucho).
-Creo que es mejor que entremos y platiquemos tranquilamente, ¿te parece?-
(Uff no se molesto) –Perfecto- Haruka se acerco al capitán de meseros y le pidió una mesa algo
apartada, este las guio hasta una mesa al fondo del lugar que gozaba de gran privacidad.
-Les dejo el menú, en un momento toman su orden.-
-Gracias- las dos dijeron al mismo tiempo.
-Ahora si, ya estamos en un lugar tranquilo, de ¿Qué quieres que hablemos?-
-Veo que tu pierna si que esta mucho mejor.-
-Si así es, pero no creo que solo quisieras verme por eso.-
Michiru estaba muy nerviosa no sabia como disculparse, nunca había tenido necesidad de hacerlo,
temía a la reacción de Haruka aunque se veía muy relajada y como siempre, pero el día anterior
descubrió una faceta impulsiva que la asusto y una sentimental que le fascino.
-Vamos, dime ¿para que querías verme?- Haruka estaba nerviosa, su alegría se esfumo cuando cruzo
por su mente la idea de que Michiru la hubiera citado para decirle que no le creía ni media palabra
y que no quería volver a verla.
-Bien te lo diré…. La verdad no es fácil para mi pero quiero...
La interrumpe el mesero que llega a preguntar si ya saben que van a tomar.
-¿Hace mucho que desayunaste Michiru?-
-La verdad no me dio tiempo.-
-Yo tampoco lo he hecho ¿Te apetece la ensalada con pollo?-
-Si esta perfecto.-
-Deux salade avec de poulet et deux café s’Il vous plaît.-
-Avec plaisir.- Se retiro con las cartas y la orden tomada.
-Entonces ¿qué quieres decirme?-
Michiru había tomado valor, pero este fue junto con el mesero que las interrumpió.

Capitulo 10

Haruka se impacientaba cada vez mas, parecía que Michiru quería decirle algo importante pero no
se animaba a hacerlo.
-Por favor Michiru dime el porque querías verme hoy, me estas matando con ese silencio.-

-Perdón no es mi intención, es solo que como dije es difícil…. Nunca antes lo había hecho pero
espero no estar tan mal.- La mira fijamente a los ojos y por fin descubre que es lo que vio desde un
principio en ellos es sinceridad, lo que la anima mas, -Haruka, quiero que me perdones por favor
por desconfiar de ti, por lo que te dije pero sobre todo por haberte herido, no quiero justificarme,
pero pensar que tu me habías mentido… realmente me afecto.-

-Entonces ¿ya no estas confundida?-

-No ya no, creo plenamente en todo lo que me contaste y quiero decirte que puedes contar
conmigo, se lo que es sufrir por la familia y en tu caso creo es peor, puesto que los culpables directos
de ese sufrimiento son tu padres.-

-Gracias por el apoyo.- Toma delicadamente una de las manos de la violinista, ninguna a aparta la
mirada de la otra.

En eso llega el mesero con la orden para romper con el mágico y romántico momento.

-Te va a gustar la ensalada Michiru, no es algo tan bueno como lo de La Tour D’Argent pero es muy
rica.-

-Se ve deliciosa, la verdad ya había venido a este lugar antes pero solo a tomar café y buscar un poco
de inspiración para una pintura o alguna melodía, pero en esas dos ocasiones me senté en la
terraza.-

-Es un buen lugar para buscar inspiración.- su sonrisa ha regresado –bueno empecemos a comer ¿te
parece?-

-Si, pero…. no, mejor te pregunto cuando terminemos de comer.-

-¿Segura?-

-Si completamente.- Quería preguntarle si había llamado a sus padres, pero eso podía amargar la
comida, si las cosas no habían salido bien.

Ambas comenzaron a comer, mientras charlaban de cosas sin mayor importancia, a veces Haruka le
contaba anécdotas graciosas de alguna carrera, lo que hacia reír a Michiru como no lo hacia en años.
Finalmente terminaron su ensalada, apenas eran 13:00 hrs así que tenían tiempo antes de que
Michiru fuera a trabajar.

-Me disculpas, voy al tocador.-


-Por supuesto.- se levanta educadamente de la mesa, se vuelve a sentar, esta feliz hasta que su
celular suena de nuevo, vio la pantalla que decía Akito Tenoh, su rostro palideció, pero no era de las
personas que huían de la vida y decidió contestar.

-Bueno- Su tono era demasiado serio y frío.

-Haruka… ¿Cómo estas?-

-¿Desde cuando te importa como estoy?

-Sabia que no tendría que haber llamado, sigues igual de insolente que cuando te fuiste de la casa.-

-¿Cuándo me fui o mas bien cuando me corrieron?, si padre me corrieron de su casa y de sus vidas
por querer ser yo misma y no como a ustedes les hubiera gustado que fuera y para colmo me llamas
después de casi 3 años solo para decirme que sigo siendo una insolente.-

Michiru estaba justo detrás de Haruka cuando dijo estas palabras, no sabia que hacer, regresar por
donde había llegado, acercarse o simplemente escuchar.

-Te hable porque quería saber como estabas y porque la última vez que nos vimos nos dijiste cosas
horribles a tu madre ya mí.-

-Claro solo yo dije cosas horribles, ustedes fueron tan comprensivos y yo tan injusta.- su tono era
sarcástico y muy molesto.

-Nosotros solo dijimos la verdad si no explícame ¿Por qué te haces pasar por hombre? Hasta tú te
avergüenzas de lo que eres.

-Yo no me avergüenzo de nada, tengo mis razones para no gritar a los cuatro vientos quien soy y
créeme no es por vergüenza es por gente como ustedes que discriminan y juzgan a las personas por
ser diferentes, pero no tengo problema con lo que soy ni me arrepiento de serlo.-

-Nunca vas a cambiar ¿verdad?-

-Ya sabes que no-

-De todas formas tu madre y yo queremos darte otra oportunidad.-

-OH… quieren darme otra oportunidad ¿se puede saber oportunidad de que?-

-Pues de seguir perteneciendo a la familia, hija ¿o debería llamarte hijo?.-

-Ni hija, ni hijo, hace casi 3 años que son un matrimonio sin hijos ¿recuerdas? Solo tengo curiosidad
¿Por qué me quieren dar una oportunidad ahora?.-

-Tu madre te extraña y sus amigas no dejan de preguntar por ti y si eres el famoso corredor de
autos.-

-Ya decía yo, era demasiado bueno para ser verdad que mi madre me extrañara, solo quiere quedar
bien con sus amigas, sabes padre no me interesa y tampoco me emociona tu generosa oferta de
darme una oportunidad de regresar a la familia, estoy muy bien aquí y sobre todo hago lo que me
gusta.-
-Pero somos tu familia, además no queremos que regreses a Japón, solo tener contacto contigo otra
vez e ir a visitarte de vez en cuando.-

-De verdad padre que…. olvídalo, se muy bien porque no quieren que regrese al país, pero no te
preocupes no tengo intención de hacerlo y preferiría que las cosas sigan como están.-

-Piénsalo bien hija, de todas formas, te hablo otro día, adiós.-

Haruka iba a protestar pero su padre colgó antes de darle oportunidad de decir algo, la joven piloto
quería aventar el celular, pero se limito a cruzar los brazos sobre la mesa y recargar la cabeza en
ellos.

Michiru se acerco a la mesa y se sentó frente a ella, sin decir palabra, había escuchado lo que Haruka
decía y el tono que usaba pero no creía prudente decirle que estaba escuchando, además es de mala
educación.

Haruka sintió la presencia de Michiru en cuanto se sentó, pero se sentía demasiado frustrada, para
sus padres seguía siendo una vergüenza, no importara lo que hiciera.

-Haruka ¿estas bien?- Por fin se animo la chica a preguntar, después de unos minutos.

-Si, no te preocupes- Respondió sin levantar la vista. –solo necesito unos minutos-

Michiru no sabia que decirle sin ser descubierta, se supone que acababa de llegar a la mesa y no
tendría porque saber lo que le ocurría. Pasaron varios minutos en silencio, Haruka respiro profundo
y por fin se incorporo.

-Discúlpame Michiru no estaba en mi mejor momento.-

-¿Puedo saber que paso?- Pregunto tímidamente.

-La historia de mi vida, llamo de nuevo, mi padre y no fue una conversación agradable.-

-Lo siento mucho.-

-No me gusta que sientan lastima por mi.- Tenia ceño fruncido y lo dijo con disgusto

-Nunca sentiría lastima por ti, la siento por tus padres, por no darse cuenta que tienen una hija
maravillosa y por no valorarte, me da lastima que no se den cuenta que te hacen sufrir por su
egoísmo, por ti siento admiración (tal vez algo mas…que estoy pensando o ¿debería decir
sintiendo?).-

-De verdad crees que soy una persona maravillosa.- Estaba realmente sorprendida por las palabras
de la chica y la seguridad con que las decía.

-Si lo creo, tanto que eres la primer persona que no es mi mamá o algún miembro de la familia
Darrieux con quien platico, no me gusta conocer gente, mi madre dice que me encierro en mi mundo
y tiene razón, pero tú…. creo que a ti te dejaría entrar en él.- No deja de verla a los ojos en ningún
momento.

-Realmente me halaga lo último que dijiste, yo quisiera compartir mi mundo contigo Michiru.-
También viéndola a los ojos mientras toma suavemente las manos de la chica entre las suyas. Así
permanecieron en silencio largo tiempo sin apartar la mirada de la otra, se sentían tan bien y
relajadas en compañía de la otra. Por fin Haruka rompe el silencio pero no la posición de sus manos
y su mirada fija en la de Michiru
-¿Te puedo hacer yo una pregunta?-
-Si, ¿qué quieres saber?-
-¿Por qué te encierras en tu mundo, quien te ha hecho tanto daño?-
-Esa es una pregunta difícil, prácticamente me estas pidiendo que te cuente mi vida.-
-Si no quieres, contármelo lo entenderé.-
-Te voy a contar, las primeras personas que mi hicieron daño fueron los hermanos de mi mamá tal
vez no directamente pero me hicieron desconfiada, todo empezó desde antes que naciera, mi papá
era un hombre brillante pero sin un respaldo familiar importante, su familia es de clase media y no
tenia un apellido que lo respaldara ente los ojos de la familia Kaioh, conoció a mi mamá y se
enamoraron a primera vista, entre mas se trataban mas se enamoraban, mi papá logro un gran
ascenso en su trabajo en corto tiempo por lo cual tendría un respaldo económico importante así
que decidió casarse con mi mamá, mi abuelo materno ya había fallecido muchos años atrás, dejo
una enorme fortuna que se dividió entre mi abuelita y sus hijos, cuando mi papá notifico sus
intenciones la primera reacción de la familia fue de rechazo, pero al ver que tenia un muy buen
trabajo y un futuro prometedor lo aceptaron en la familia, Kasumi la hermana menor de mi madre
la envolvió y convenció para que renunciara a la parte de su herencia, argumentando que así no
habría problema, nadie pensaría que se casaron con ella por interés, trataban bien a mi papá y el
hasta se encariño con la familia de mi mamá, todo parecía perfecto, naci yo y cuando tenia poco
mas de 2 años mi abuelita murió, fue un golpe duro para mis padres, pero lo peor vendría después,
cuando yo era pequeña mi padre se sometió a una cirugía en la columna vertebral, por desgracias
esta salió mal y el quedo parapléjico, en su trabajo fueron muy insensibles por no llamarlo de otra
forma, lo degradaron de puesto en uno donde no tuviera contacto con los clientes, a pesar de que
la mayoría los consiguió el, lo mandaron a Shizuoka, su sueldo era 10 veces menor y la familia de mi
madre empezó a ver mal a mi papá, se termino el buen trato y las sonrisas para dar lugar al rechazo
y los reproches, querían que ella se divorciara y buscara un buen partido, pero ella se negó
rotundamente así que le dijeron que con ellos no contaba, crecí llena de carencias económicas pero
era compensado con todo el amor de mis padres, el hizo todo lo posible por mandarme a escuelas
de paga, después continuaba en ellas gracias a una beca, una de las maestras le dijo a mis padres
que yo tenia talento para las artes, así que el dinero destinado a la colegiatura fue destinado a clases
de pintura y violín, pero yo era mal vista en una escuela en la que todos los niños lo tienen todo, se
burlaban de mi por no tener los juguetes de moda, ropa de marca, no poder viajar, en fin cualquier
pretexto era bueno para molestarme, un día una niña que me odiaba por tener mejores
calificaciones que ella me dijo que a pesar de tener uno de los apellidos mas famosos de Japón la
familia nos repudiaba, no entendí muy bien a que se refería, por lo que le pregunte a mis padres si
era cierto lo de mi apellido y porque nunca visitábamos o nos visitaban otros familiares, así me
entere de lo que te acabo de relatar, claro que omitieron algunos detalles de los que me entere
después, empecé a desconfiar de todos, si ni las personas de mi misma sangre nos ayudaron ¿qué
podía esperar de desconocidos? solo maltrato, no tenia amigos en la escuela, no me hablaba nadie
y yo ya no me esforzaba por encajar, mi único amigo era el mar me siento tan bien nadando en él,
pasaron los años y mi papá se dio cuenta que podía independizarse, conocía a la perfección el
negocio en el que trabajo toda su vida, seguía teniendo el don de gente y una enorme inteligencia,
así que pidió un préstamo bancario pero le pidieron un fiador o algo que respaldara el préstamo, yo
tenia como 11 años, viajamos a Tokio para hablar con Koji el hermano de mi madre y pedirle que
fuera el aval, por desgracia Kasumi estaba presente y le dijeron a mi padre que no iban a perder su
fortuna por un invalido bueno para nada, fue una discusión horrible, no les importo hablar de esa
manera en mi presencia- mientras decía esto apretaba los puños con ira, cosa que Haruka noto pero
no quiso interrumpir,- yo solo era una niña pequeña que no entendía nada, regresamos a Shizuoka
con el animo por los suelos, con el pasar del tiempo fui comprendiendo cada vez mas lo que había
pasado en ese fatídico viaje en el que conocí cual codiciosa y egoísta puede ser una persona como
Kasumi, mi relación con los compañeros de escuela era la misma, de total indiferencia de mi parte
y de odio de la suya, por eso te prejuzgue cuando nos presentaron, para mi eras solo un niño rico
mimado y famoso que lo único que querría de mi seria burlarse y herirme, ahora se me equivoque.
Mi papá nunca pudo poner su empresa por falta de recursos y tampoco pudo someterse a una
segunda cirugía que repara lo que la primera le hizo, finalmente a 3 meses de graduarme de la prepa
falleció.- Las lagrimas comenzaron a correr por las mejillas de la joven violinista, sin control al
recordar la muerte de su adorado padre, cuando hablaba de la familia de su madre lo hacia con
coraje.
Haruka se levanto de su silla para abrazarla y decirle al odio –perdóname lo que menos quiero es
hacerte llorar, ya he escuchado suficiente, ahora entiendo el comentario que hiciste sobre elegir a
la familia, pero a mi me habría gustado tener unos padres que me amaran aunque sea la mitad de
lo que a ti te aman los tuyos.- La abrazaba con fuerza y la chica se aferraba al cuerpo de la rubia
mientras hundía la cara en el pecho de la persona que la abrazaba. Paso el tiempo, para ellas no era
importante cuanto, finalmente Michiru se separo de Haruka.
-Perdón, pero aun sufro mucho la ausencia de mi papá, no quería que me vieras así.-
-No tienes de que avergonzarte sufrir por un ser querido no es signo de debilidad sino de un
profundo amor y como te dije antes tu tuviste el privilegio de tener unos padres que te apoyaron e
impulsaron a hacer lo que tu querías, lo que a ti te gustaba, yo no tuve eso y nunca lo tendré y
tampoco tuve amigos en la escuela, como ya te había dicho siempre me gustaron los juegos de
niños, pero estos me rechazaban por ser niña, en la prepa fue algo diferente al principio cuando me
confundían con un chico todo iba bien, las chicas me perseguían pero cuando la verdad salía a la luz
empezaba de nuevo el rechazo, por lo que hacia alguna travesura para que me expulsaran y
cambiaran de escuela, la única que no me dio la espalda al saber la verdad fue Junko, la conocí en
la primer preparatoria en la que estuve y fue mi amiga, bueno en realidad mas que mi amiga, lastima
que no duro ni dos años, los negocios de su padre hicieron que se mudaran a Nueva York o al menos
ese fue el pretexto.-
-¿Y no siguieron comunicándose cuando ella se fue?-
-No y no porque no quisiéramos, sus padres se lo prohibieron cuando se enteraron éramos mas que
amigas, por eso lo de los negocios solo fue el pretexto para alejarla de mi, la metieron a un
internado, tenia prohibido cualquier modo de comunicación con el exterior, correo, mail, teléfono
y los míos se pusieron felices con eso, quise ir varias veces a Nueva York pero mis padres siempre
se las arreglaban para que no lo hiciera, paso el tiempo y supongo que lo sentíamos no era lo
suficientemente fuerte para superar la distancia, cuando empecé mi carrera como piloto profesional
de F1 pude haberla buscado de haber querido y ella también lo pudo haber hecho, pero lo que no
debe ser no será.-
-Pero ahora tienes a miles de admiradoras rendidas a tus pies, supongo que ya te habrán consolado.-
-JAJA aunque no lo creas no, nadie me ha interesado en todo este tiempo hasta hace muy poco.-
-¿Y se puede saber quien es la afortunada?-
-Una chica muy inteligente, hermosa, sumamente atractiva que ocupa mis sueños diurnos y
nocturnos, que me quita el sueño, pero que hace que me levante en la mañana.-
-¿Cual es el nombre de ese dechado de virtudes, capaz de ocupar tus pensamientos?
-Se llama…
Haruka es interrumpida por Michiru quien ha visto la hora en el reloj de pared de la cafetería.
-Haruka dime que ese reloj esta mal, ¿que hora es?-
-Pues no, no esta mal, son las 4:10-
-No puede ser, no voy a llegar a tiempo al restaurante.-
-Si vas a llegar, vámonos yo te llevo.- Haruka dejo el dinero de la cuenta en la mesa.
Las dos salieron corriendo de la cafetería para llegar al deportivo de la rubia, a la cual esta vez no le
importo rebasar los limites de velocidad.
Capitulo 11

-Lo ves 4:28, te dije que llegarías a tiempo.- Haruka detiene el auto justo frente del edificio pero esta
en doble fila.
-Si, muchísimas gracias por todo Haruka.-
-No tienes nada que agradecer, además tuvimos suerte de no toparnos con algún policía de
transito.-
- Bueno me voy o de nada servirán tus esfuerzos.- se acerca para darle un beso en la mejilla y se
apresura a salir del deportivo.- Otra vez gracias nos vemos.- lo dice muy sonriente y corre a la puerta
del edificio para tomar el ascensor que la llevara al sexto piso.

Haruka se quedo un poco sorprendida por el gesto cariñosos de Michiru, sonrió y se iba a estacionar
para disfrutar de la música como el día anterior pero recordó tenia unos pendientes en la
universidad, así que decidió ir a terminar sus trabajos y regresar a recoger a Michiru a la hora de la
salida.

Michiru llego al restaurant y Monsieur Valette la ve entrar apresurada.


-Buenas tardes Srta. Kaioh, ayer muy temprano y hoy llega corriendo.-
-Si lo siento, tuve algunas cosas que hacer, pero no tardo ni un minuto en tomar mi lugar.-
-Bien avíseme cuando este lista para anunciarla.-
-Por supuesto muchas gracias.-
Michiru ya había pensado en su repertorio para ese día en el camino, estaba bastante relajada y de
buen ánimo, así que tocaría algunas melodías alegres, las convinaria con otras mas serias para darle
variedad, checo que el violín estuviera afinado y le hizo unas señas al señor Valette para dar inicio.
Como todos los días fue presentada, cada vez más se corría el rumor del extraordinario talento que
tenia la joven violinista de tan caro restaurant por lo que la gente llegaba mas temprano a tomar
una aperitivo y disfrutar de la música algunos otros hacían ahí sus reuniones de negocios en un
ambiente sobrio y engalanado por las hermosas melodías magistralmente interpretadas, para
algunos guías de turistas era una visita obligada, el dueño del lugar estaba feliz, a pesar de ser un
restaurante muy famoso y exitoso ahora lo era mas, se preguntaba si existirá otro prodigio así en
Japón para pedirle que tocara en el restaurant que tiene en Tokio.

La tarde paso sin ninguna eventualidad, la gente feliz con el repertorio de ese día, en uno de sus
descansos Michiru fue a comer algo, habían pasado ya casi 8 horas desde que desayuno o mas bien
almorzó con Haruka, recordó a la rubia piloto y recordó que la había interrumpido cuando esta iba
a decirle quien era la dueña de sus sueños, (realmente la interrumpí por querer llegar a tiempo a mi
trabajo o me da miedo conocer ese nombre ¿quién podrá ser?, me gustaría ser yo, ¿porque estoy
pensando esto?, ¿cuál es mi verdadero interés en ella?) Michiru pensaba esto mientras trataba de
descifrar sus sentimientos y su lado racional no estaba siendo de mucha ayuda. Se dio cuanta que
tenia que regresar al trabajo para terminar con la última hora y media del día. Regreso al
improvisado escenario que había estado ocupando durante casi seis meses para terminar con su
trabajo, de nuevo fue aplaudida de pie por los comensales al tocar la última melodía, al igual que el
día anterior las propinas fueron generosas, cosa bastante rara entre la población francesa, sobre
todo los parisinos. Michiru fue a limpiar su violín y guardarlo en el estuche y se dirigía a la salida.
-Buenas noches Monsieur Valette, hasta mañana.-

-Hasta mañana mademoiselle Kaioh, que descanse.-

-Gracias, usted también.-

Tomo el ascensor, oprimo el botón del Hall y la esperaba una grata sorpresa, en la puerta la esperaba
Haruka con una sonrisa radiante y las dos manos tras la espalda.

-Haruka no creí verte de nuevo hoy.- Le dice una sonriente Michiru

-Perdón que no me pudiera quedar hoy, pero no iba a dejar que regresaras sola.- Extiende una de
las manos y trae un precioso ramo de rosas.- Gracias por dejarme entrar a tu mundo.- dándole las
rosas.

-¡Haruka están preciosas!, no tenías porque haberte molestado.- recibe las rosas sorprendida por el
galante gesto.

-No es ninguna molestia.- en la otra mano trae una caja de chocolates –y estos son para endulzarte
los días, me encantaría hacer algo para que fuera la vida pero… Los dedos de Michiru le impiden
seguir hablando.

-No digas nada más, ya haz hecho suficiente.- baja su mano para tomar los chocolates – se ven
deliciosos, muchas gracias.-

-No es nada, solo un pequeños detalle.- le ofrece el brazo –¿le parece bien si nos vamos señorita?-

-Si encantada, estoy exhausta.-

-Siento escuchar eso, porque hoy no tuve tanta suerte y encontré lugar un poco lejos.-

-No importa.- Van caminando Michiru colgada del brazo de la rubia, después de dos cuadras, dan
vuelta para caminar otras dos.

-Bien llegamos.- Haruka abre la puerta del auto y ayuda a entrar a Michiru. Va al lado del conductor,
entra y arranca el motor.

-¿Cómo estuvo el trabajo, creo que agotador, pero además de eso?-

-Muy bien, a la gente le gusto el repertorio.-

-Yo creo que mas bien, les gusta la violinista y su forma de interpretar, eres realmente
extraordinaria.-

-Exageras, solo hago lo que me gusta… no, no solo me gusta me apasiona, es como tu con las carreras
de autos y motocicletas.-

-Si, supongo que ya es un don o algo que vas puliendo por el gusto de hacerlo.-

-¿Y tú que hiciste estas horas?-

-Trabajos de investigación para la universidad, se acercan los finales y bueno quiero seguir
aprobando las materias.-
-Oh creo que te quite el tiempo el día de hoy-

-No digas eso preciosa, tu nunca me quitas el tiempo.-

-De todas maneras, no quiero ser la culpable de una materia reprobada, si quieres puede ayudarte
en algunas cosas, era muy buena en física y matemáticas en la prepa.-

-Gracias, un día de estos te tomare la palabra.-

Estuvieron unos minutos en silencio, hasta que Michiru lo rompió.

-Sabes, cuando mi padre murió, mi madre pensó que su hermano Koji nos ayudaría, el era su
hermano consentido, fue el menor de la familia y casi fue un hijo para mi mamá a pesar que la
diferencia de edad no era tanta, siempre lo consintió y mimo mucho, pero no hizo nada por
nosotras, ni siquiera fue al funeral, mi mamá sufrió mucho por demasiado tiempo, después se
resigno, pero aun le duele, la verdad yo no conviví con ellos, por fortuna, pero me duele mas lo que
le hacen a alguien que quiero que lo que me hacen a mí.- su tono de voz era triste pero con un dejo
de molestia.

-Tienes razón, duele mas el sufrimiento de un ser querido que el propio, pero no te tortures mas
con eso, no hay nada que puedas hacer para cambiar lo que paso y mucho menos para cambiar a
las personas, créemelo yo lo he intentado y lo han intentado conmigo.-

-Si lo se, también ella me lo dice, que deje esos recuerdos atrás, pero por mas que intento no puedo,
no puedo evitar recordar como se expresaban de mi papá por algo que no fue su culpa y la gran
desilusión que le causaron a mi mamá, cada vez que veo la tristeza en su mirada de verdad que no
quiero sentir rencor, pero tampoco puedo perdonarlos, quisiera poder sentir….(suspira)
indiferencia.-

-El tiempo todo lo cura Michiru y contigo y tú mamá no va a ser la excepción, concéntrate en lo que
te hace sentir bien y disfruta mucho del amor de tu mamá, pasa mas tiempo con las personas que
quieres y te hacen sentir bien.-

Michiru se quedo pensativa (las personas que quiero y me hacen sentir bien ¿eso quiere decir que
debo pasar mas tiempo contigo? Además de mi mamá con nadie me había sentido tan bien como
con ella ¿será porque es la primera persona a la que dejo entrar un poco en mi mundo? Los Darrieux
son buenas personas pero no puedo decir que me quieren, tal vez si, realmente no lo se)

-¿En que piensas Michiru? Te quedaste muy callada.- Haruka estaba preocupada aunque esta vez
ella no le había pedido le contara nada y la iniciativa la tuvo su acompañante sabía que era un tema
delicado para ella.

-Pensaba en tus últimas palabras, en quienes son mis seres queridos, hasta hace poco solo confiaba
en mi madre y se podría decir es la única persona que quiero y con la que me siento bien, pero ahora
estoy confundida.-

-¿Confundida, de que forma?-

-En cuanto a mis sentimientos, creo que necesito tiempo para ordenas mis pensamientos.-

-¿Por qué no solo te dejas llevar por tus sentimientos en lugar de ser tan racional?-
-Ya lo hice una vez y no me fue muy bien que digamos, pero esa historia te la cuento otro día, ya
casi llegamos.-

-Es verdad ni cuenta me había dado de lo cerca que estamos, por cierto quedo algo pendiente en la
cafetería ¿recuerdas?-

-MMMM…. Déjame pensar…. Ah si te interrumpí justo cuando me ibas a decir el nombre de la


afortunada, perdón por eso fue muy descortés de mi parte.-

-No te preocupes, se que eres una persona muy responsable y comprometida por lo que llegar tarde
a tu trabajo no es una opción.-

-Si tienes razón pero aun así fue una grosería interrumpirte así.-

-Llegamos.- Haruka ocupo de nuevo el lugar de la cochera y apago el motor, volteo e hizo que
Michiru la viera fijamente a los ojos –tengo que decirte el nombre de esa persona, que entro a mi
vida como un maremoto cambiándolo todo…. Esa chica que llamaste dechado de virtudes, se llama
Michiru Kaioh.-

-¿Qué soy yo?, pero como…por que…. No he sido muy amable que digamos contigo, apenas me
conoces.-

-Lo sé, fuiste grosera al principio es cierto pero sabía había una razón, ese misterio en el que estabas
envuelta fue cautivante sin contar que me perdí en tu mirada desde el primer momento, cuando te
escuche interpretar esas melodías me robaste el corazón, sentí la tristeza que sentías y por eso me
dolió tanto cuando pensaste te había mentido, pero hoy fue el día mas maravillosos de mi vida, por
fin me dejaste entrar en tu mundo, quiero decirte que yo también te admiro mucho, maduraste a
una edad muy temprana y haz enfrentado la vida, no te quedaste quejándote, saliste y sacaste
adelante a tu mamá, entre mas te conozco mas me cautivas, me siento tan bien a tu lado que no
quisiera separarme de ti ni un minuto, se que es algo apresurado, pero tenía que decírtelo, por favor
no te vayas a asustar y alejarte, tu amistad es muy importante para mi.-

-La verdad es que la confusión de mis sentimientos tiene que ver contigo, no se que es realmente
lo que siento por ti, pero de lo que estoy absolutamente segura, es que te quiero cerca de mi, dentro
de mi vida, me he dado cuenta que eres una persona especial y diferente y no me voy a alejar de ti.-

-Me alegra mucho escuchar eso.-

-Haruka yo….creo que te quiero, pero aun no se que clase de cariño es el que siento por ti.-

-¿A que te refieres con tipo de cariño?.-

-A que no se si te quiero solo como una amiga en la que puedo confiar plenamente o….-

-¿Como una hermana?- Haruka la interrumpió, su paciencia no era mucha y solo quería escuchar
una cosa.

-No como una hermana estoy segura que no, pero no se si lo que siento va mas allá de la amistad.-

Haruka le sonrió.- no razones lo que sientes, solo dime los primero que sientas, ¿te sientes atraída
por mi?.-
-Si, creo que si.-

-¿Cuándo nos despedimos sientes que te hubiera gustado mas que ese momento no llegara?-

-Si-

-¿No puedes dormir pensando en mi?, no importa cual pensamiento, solo es algo que te quita el
sueño.-

-Si, no he dormido bien las últimas noches y siempre es haciéndome preguntas sobre ti y sobre mí.-

-Pues a mi me pasa exactamente lo mismo y estoy segura de lo que siento por ti y va mas allá de la
amistad.-

Haruka seguía con le vista fija en los ojos de Michiru, como la noche anterior, empezó a acortar le
distancia entre ellas, esta vez Michiru estaba consciente desde un principio de las intensiones de
Haruka, pero no se movió, podían sentir el aliento de la otra, sus corazones empezaron a acelerarse
y ahora Michiru no la detuvo al último momento, se dejo llevar, se perdió en esa profunda mirada
esmeralda y sintió como los labios de Haruka se unían a los suyos, al principio no supo como
reaccionar pero después de unos breves segundos cerró los ojos para corresponder al beso que al
principio era tierno y delicado, pero que en un breve momento se torno apasionado y lleno de
sentimientos. La luna era el único testigo de tan romántica escena.
Capitulo 12

Después de un momento la falta de aire hizo que se separaran, Michiru aun no estaba segura del
porque lo hizo pero se sentía realmente bien, había sido el mejor beso de su vida, pero se quedo en
silencio y con un leve tono rosado en las mejillas.
-Michiru ¿estas bien?.-
-Si, un poco desconcertada, pero bien, no te preocupes, creo que es mejor que entre en la casa y
descanse, nos vemos después Haruka, gracias por todo otra vez.-
-Esta bien, que descanses, que pases buena noche.-
(No se si pueda dormir después de un beso así) – Tu también, que descanses y tengas dulces sueños-
-Entonces soñare contigo.-
Michiru abrió la puerta, pero Haruka bajo rápidamente para ayudarle a salir, la acompaño hasta la
puerta.
-¿Te veo mañana?-
-Perdón, no se si pueda, es el día mas pesado en el conservatorio y debo ir a trabajar.-
La mirada de Haruka se puso un poco triste (creo que se molesto por el beso, ¿porque tenia que
seguir mis impulsos en lugar de controlarlos?)
Michiru se percato del cambio en su mirada - Pero yo te llamo si tengo un tiempo libre ¿te parece?.-
-Si esta bien, cuídate mucho, realmente espero poder verte mañana, adiós.- Haruka se dio media
vuelta para regresar al auto, cuando sintió la mano de Michiru en su brazo, se detuvo y giro
quedando a escasos centímetros de la chica, esta vez fue Michiru quien la beso sorpresivamente,
un beso tierno y fugaz
–Ahora si, esta si es una buen forma de despedirse, nos vemos.-
Michiru abrió la puerta rápidamente y entro a la casa sin dejar decir nada a Haruka, se quedo unos
minutos recargada en la puerta, pasando los dedos por sus labios, recordando los dos besos de esa
noche, recordando el sabor de los mismos.

Por su parte Haruka se quedo sorprendida por el repentino gesto, sonrío, sabiendo que esta vez sus
impulsos no la habían traicionado y regreso al auto para salir como el viento en dirección de su
departamento.

Michiru dio un largo suspiro y se encamino a la cocina para poner las flores un agua, estaban
realmente preciosas y era la primera vez que alguien le regalaba unas. Las contemplo un momento
(donde habrá encontrado rosas tan hermosas, ya casi esta por llegar el invierno), suspiro de nuevo
y se fue a su habitación con el violín y la caja de chocolates.
Esta vez antes de entrar se percato de no llevarse un susto como el de la noche anterior, por fortuna
no había nadie, el ruido del motor del deportivo de la rubia no había despertado a Andréanne. Se
cambio de ropa y entro a la cama, en sus pensamientos solo estaba la joven deportista y lo ocurrido
momentos antes, cerro lo ojos recordando cada detalle de aquel primer beso, estaba demasiado
emocionada y feliz como para que su lado racional le pidiera explicaciones, así poco a poco se fue
rindiendo a los encantos del dios del sueño, con esa última imagen en su cabeza.

Haruka llego al edificio más feliz. Rambert abrió rápidamente la puerta de la cochera.
-Buena noches Rambert ¿no es una hermosa noche?-
-Si joven Haruka a pesar del frío que empieza a sentirse por la época del año, el cielo esta despejado,
se pueden ver la luna y las estrellas, veo que regreso de muy buen humor, hacia mucho que no lo
veía llegar tan alegre.-
-Bueno Rambert parece que la vida me sonríe por fin, buenas noches que descanses, ah y solo dime
Haruka, eso de joven es demasiado formal.-
-Este bien jo… perdón Haruka que descanse también.-
-Así esta mejor, hasta mañana Rambert.-
(Hoy si le duro el buen humor todo el día, me alegro)
Haruka tomo el ascensor, llego a su departamento feliz, como no lo había estado en mucho tiempo,
hasta la incomoda conversación con su padre se borro de su mente, se fue a su recamara, se cambio
y se dispuso a dormir, pero tenia demasiada energía como para poder conciliar el sueño, se fue al
estudio y con la intención de terminar los trabajos que tenia pendientes, pero no se concentraba
solo pensaba en ella, la diosa que le quitaba el sueño y que parecía corresponderle. Intento
concentrarse de nuevo, pero era inútil, se quedo pensando en si podría verla al otro día.

Michiru despertó dos minutos antes de que sonara el despertador, había dormido tranquilamente,
sin nada que la tortura o inquietara, desconecto la alarma y se fue duchar para bajar a desayunar.
En el comedor ya la esperaban Dai como todas las mañanas y sorpresivamente Andréanne, entraba
una hora después que ella a la universidad que además quedaba muy cerca de su casa y odiaba
madrugar.
-Buenos días mamá, buenos días Andréanne ¿a que se debe este milagro?- Tomando su lugar en la
mesa.
-A que me dejaste muy preocupada por Haruka y ayer que le llame no estaba en su departamento,
su celular sonaba ocupado y después simplemente me mandaba al buzón, dijiste que me avisarías.-
-Lo siento mucho no fue mi intención, preocuparte, pero te dije que llamaría si pasaba algo y Haruka
esta perfectamente bien, como dijo solo fue el golpe.-
-¿Estas segura lo viste?-
-Si.-
-Entonces fue por eso que ayer abandonaste a tu madre.- Intervino Dai en la conversación.
-Perdón no fue mi intención abandonarte, pero el tiempo pasó volando, además estaba siguiendo
tu consejo, no te puedes quejar.-
-Me da gusto escuchar eso.-
-¿De que consejo estas hablando Michiru?-
-Uno muy bueno que me dio mi mamá, curiosa.-
-Si soy curiosa no lo niego y por eso voy a preguntar ¿ese consejo tiene que ver con tu buen humor
y las rosas que están en la cocina?- su tono al preguntar era muy sugerente.
-Es verdad Michiru, ayer cuando nos fuimos a acostar no había unas rosas tan preciosas en la cocina
¿Quién te las dio?- Pregunto Dai.
-Tu también mamá, solo les diré que la curiosidad mato al gato y si, Andréanne mi buen humor se
debe a seguir el buen consejo de mi mamá y en parte a ti, debo reconocerlo.-
-Lo sabia, esas rosas te las dio Haruka, ¿verdad?-
-Pero miren nada mas la hora que es, se me hace tarde, ya me voy, Andréanne que tengas un
excelente día en la universidad.- Se levanta para besar a su madre –Que tengas un muy bien día
mama, te quiero mucho.- la abraza y Dai alcanza a decirle al oído –Que bueno que no me equivoque
sabia que Haruka era el indicado.-
Michiru le sonríe y guiñándole el ojo le dice – Tal vez si mama, tal vez si.-
-Oye eso no es justo ¿a que te refieres con eso?, no me dejen fuera de la conversación.-
-Nos vemos Andréanne, estudias mucho.- Michiru sale casi corriendo de la casa.
-Tanto que madrugue y no me cuenta nada.- Sonaba realmente molesta
-Ya te lo contara, a su debido tiempo, no tiene caso que te molestes ya la conoces.- (por lo menos
ya dejo entrar a otra persona a su mundo, ese es el primer paso).
-Si la conozco e imaginaba no me contaría nada, pero tenia que intentar.

Haruka despertó completamente adolorida, se quedo dormida sobre el teclado de la computadora


que todavía estaba prendida en una posición nada cómoda.
-Vaya, no supe a que hora me quede dormida, hay que dolor de cuello y hombros, tomare un largo
baño a ver si mejoro.- vio la pantalla de la computadora eran las 9:23 a.m. la apago y se fue a tomar
una ducha relajante. Después de 30 minutos salió del baño se vistió y regreso al estudio para ver si
por fin lograba terminar esos trabajos, vio el celular y tenia la batería baja, recordó que Michiru la
llamaría si tenia tiempo así que lo puso a cargar inmediatamente. Regreso a ver sus apuntes y
comenzó con unos problemas de matemáticas aplicadas.

Michiru llego al conservatorio, ese día tenia varias clases y saliendo tenia el tiempo justo para llegar
al restaurant, llego al primer salón, la clase transcurrió sin contra tiempos, continuo la siguiente
clase y la siguiente hasta que llego la última: música de cámara, el profesor pidió que formaran
parejas e interpretaran dos melodía juntos, pero los instrumentos musicales deberían ser diferentes
y cada uno tenia resaltar en cada melodía, el problema era que Michiru no era sociable, le estaban
pidiendo un imposible, cuando volteo a su alrededor ya todos tenían pareja, el numero de alumnos
no era par.
Al término de la clase Michiru fue con el profesor para contarle su pequeño-gran problema.
-Señorita Kaioh, como veo las cosas tiene dos opciones, convencer a sus compañeros para que sean
tres instrumentos y toquen tres melodías o conseguir a otra persona que toque con usted.-
-¿Alguien de otro salón o de otro semestre?-
-A quien quiera, siempre y cuando sepa tocar bien el instrumento con el que la va a acompañar, voy
a calificar la forma en que se acopla con otro instrumento que no sea el violín, que tan armoniosos
suena y si van al mismo ritmo, como enmarca al otro cuando este tiene que resaltar y que no opaque
por completo al otro en el caso contrario, cosas así. Se que tiene un talento extraordinario, la he
escuchado varias veces en La Tour D’Argent y creo desperdicia su talento en ese lugar y no me vaya
a mal interpretar, cualquier audiencia es valida siempre y cuando presten la atención debida.-
-Gracias por los halagos, pero no he encontrado un mejor lugar para trabajar haciendo algo que me
guste.-
-MMMM… veamos como pasa este examen, tal vez tenga una propuesta laboral para usted, pero
no nos adelantemos, tiene mucho potencial.-
-Si gracias profesor, hare mi mejor esfuerzo en ese examen.- Hizo una reverencia y salió del salón.
(¿Ahora que hago, a quien puedo pedirle que me acepte en su equipo?) De pronto se hizo la luz y
llego a su mente la persona perfecta (Haruka, como no lo pensé antes, ella ya me había pedido tocar
conmigo).
Corrió al teléfono público que estaba cerca de la salida, tendría que ser una llamada rápida, eso le
molestaba un poco pero tenia que llegar a tiempo al trabajo.

Haruka estaba resolviendo sus problemas de matemáticas, pero no estaba totalmente concentrada,
de vez en cuando veía el cular para ver si no había sonado en lo que ella estaba trabajando, eso no
le permita avanzar a la velocidad acostumbrada y todavía tenia otros trabajos de transferencia de
calor y mecánica de fluidos, pero ya era el final del semestre y solo le faltarían 3 mas, era difícil
estudiar casi por su cuenta, pero el esfuerzo valía la pena, estaba haciendo lo que quería y le
gustaba, siguió trabajando varias horas mas, hasta que sonó el teléfono, corrió a contestar.
-Allo-
-Hola Haruka ¿Cómo estas?-
-Bien pero ahora mejor, gracias ¿y tu?-
-Bien gracias, disculpa que sea un poco grosera y no platique como se debe, pero estoy un poco
apurada, quiero pedirte un favor.-
-Dime estoy a tus ordenes, para lo que quieras.-
-¿Recuerdas que querías hacer un dueto con migo? Bueno ahora soy yo la que quiere suplicarte que
toques conmigo.-
-¿Y eso porque y en donde?-
-Para un examen súper importante en el conservatorio, necesito tocar un dúo con otro instrumento
musical.-
-Yo encantada pero no se si tenga el nivel para un examen, no quiero repruebes por mi culpa.-
-No te preocupes no te van a evaluar a ti, solo a mi, pero tenemos que empezar a practicar.-
-Bueno si no me van a evaluar… si acepto y en cuanto a lo de practicar, por mi podemos iniciar
ahorita.-
-Me encantaría pero tengo que ir a trabajar, tengo que colgar o esta vez si que no llegare a tiempo,
pero después nos ponemos de acuerdo ¿te parece?-
(Me gustaría verte ya)-Si esta bien, suerte en el trabajo.-
-Gracias, nos vemos… te… q..Cuidas mucho.- (¿qué estuve a punto de decir? Espero no se haya dado
cuenta)
-Tu también.-

Michiru colgó y salió corriendo rumbo al trabajo, tuvo suerte no había mucho transito, así que llego
a tiempo, se preparo para otro día de trabajo.

Haruka se quedo pensando (si, yo le pedí que tocáramos algo juntas pero no delante de varias
personas y menos para una evaluación, ¿en que me metí?, pero viéndolo por el lado positivo
tenderemos que pasar mas tiempo juntas.) Con esos pensamientos Haruka se fue decidida terminar
los trabajos pendientes, ahora necesitaría más tiempo para poder ensayar con Michiru.

Michiru termino su agotador día, por fortuna al día siguiente no tendría clases en el conservatorio,
como todos los días se despidió del Señor Valette y tomó el elevador, llego a la salida dispuesta a
tomar el transporte que la dejaría cerca de su casa, se sentía agotada.
-Disculpe ¿no necesita un piloto de F1 para que la lleva a su casa?-
-Haruka, pensé que no te vería hoy- corre a abrazar a la rubia, olvidando el cansancio que sentía.
Haruka se sorprende ante el efusivo saludo de Michiru, pero corresponde al abrazo –¿Crees que iba
a permitir que una hermosa jovencita estuviera solo a esta hora de la noche?- sin soltar el abrazo.
Por fin Michiru la suelta -Gracias por venir.-
-Es un placer preciosa ¿nos vamos? Ahora si tuve suerte.- señala el auto que esta enfrente.
-Si vámonos, estoy rendida, fue un día pesado.-
Entraron al auto y Haruka se fue en dirección de la casa Darrieux

-Ahora cuéntame tú ¿Cómo estuvo tu día?-


-Aburrido, estuve haciendo tarea para la universidad.-
-¿Y terminaste?
-Si afortunadamente si, aunque me costo mas trabajo que de costumbre, primero estuve pendiente
de una llamada y después distraída pensando en la persona que me llamo y lo que me pidió.-
-Oh ¿se puede saber quien te llamo y perturbo tanto?- Michiru estaba un poquito celosa.
-¿Acaso hay celos en tu tono de voz?- Haruka sonaba algo burlona
-¡QQUUEEEEE! ¿Celosa yo? no para nada.- Michiru muy seria pero con un leve tono carmesí en sus
mejillas, ante tal insinuación que la ponía al descubierto.
-Jajaja, de todas formas no tienes porque sentir celos porque esa persona que no me deja
concentrar eres tú tontita, esperaba me llamaras para saber si te vería hoy, por cierto tardaste
mucho en llamar y después me dejaste meditado sobre lo de tocar contigo.-
-Perdón de verdad tuve una clase tras otra pero ¿Ya te arrepentiste de tocar conmigo?-
-No, cuando tomo una decisión no me hecho para atrás, pero estoy nerviosa, tienes un nivel muy
alto y para poder acompañarte de forma decente, tenemos que practicar mucho y tu no tienes
mucho tiempo que digamos.-
-Si lo dices por hoy no todos los días son así, mañana no tengo clases en el conservatorio así que
podríamos practicar toda la mañana, los lunes y martes salgo temprano, también podríamos
practicar y los fines de semana en cuanto termine de dar clases, claro si tu no tienes inconveniente.-
-No tengo ninguno, me parece perfecto empecemos mañana entonces.-
-Bien ahora solo queda saber a que hora hay pianos disponibles en el conservatorio para poder
practicar.-
-No te preocupes por eso, yo tengo un piano en mi departamento, te diré que al principio tomaba
las clases obligada por mi madre pero una muy buena profesora me enseño que puede ser relajante,
por eso compre uno en cuanto pude al llegar aquí, aunque debo confesar que no lo toco muy a
menudo.-
-Eso lo interpreto como que vives relajada o que no te da tiempo.-
-Que no me da tiempo y ¿ya sabes que melodías vamos a interpretar?.-
-Pensaba que como en cada una tiene que resaltar un instrumento podríamos tocar El claro de luna
de Beethoven, yo seria el marco para tu piano y el dúo N°7 en si bemol mayor Op.97 “Archiduque”
también de Beethoven, originalmente es un trío y se acompaña con el Cello pero creo que
podríamos tocarlo bien como dúo.-
-Excelente elección, pero me faltan las partituras para el dúo.-
-No te preocupes, yo las tengo, entonces ¿a que hora nos vemos mañana?-
-MMMM…¿Te parece bien si paso por ti a las 9:00?-
-Yo encantada, pero tener que ir por mi y regresar es mucha molestia, bastante haces con aceptar
ser mi acompañante, si quieres yo llego a las 9 a tu departamento.-
-No es ninguna molestia, yo paso por ti, además vivimos relativamente cerca.-
-Llegamos muy rápido, por ir platicando se me paso el tiempo volando.-
Haruka se estaciono donde acostumbraba, como siempre se bajo a ayudar a michiru.
-Hasta mañana entonces Haruka, que descanses y gracias por aceptar y traerme.-
-Hasta mañana Michiru, que pases buena noche.-
Michiru iba a dar media vuelta para entrar a la casa pero Haruka la detuvo.
-¿Crees que esta es una buena forma de despedirse? Haciendo alusión al beso de la noche anterior.
-¿Según tu cual es una buena forma de despedirse?- Michiru recordó lo que hizo y lo que dijo, en el
fondo se moría de ganas de volver a probar esos labios, pero se hacia la inocente.
-Al estilo Michiru Kaioh.- Tomo a Michiru de la cintura y le dio un beso, claro que no uno fugaz.
Michiru respondió inmediatamente al beso, rodeando el cuello de la rubia, se separaron al cabo de
unos minutos.
-No recuerdo que mi estilo fuera tan apasionado.- Le dijo coquetamente Michiru.
-Bueno no quise plagiar por completo tu estilo y le di mi toque.-
-Debo reconocer que me gusto el toque que le diste (¿que rayos estoy haciendo, así piensas estar
en su departamento a solas?... perdón pero estoy agotada, nos vemos mañana.-
-Hasta mañana preciosa y es bueno saber que tu gusto el cambio en el estilo.- le guiñe un ojo
coquetamente, lo que hace que la joven violinista se sonroje un poco girando inmediatamente para
abrir la puerta de la casa y entrar en ella.

Haruka regreso mas que feliz a su auto, estaba segura de ser correspondida, encendió el auto y salió
a toda velocidad a su departamento.

Michiru se fue a su habitación, se cambio y se dispuso a dormir pero un pensamiento rondaba su


cabeza (¿realmente me estoy enamorando de Haruka? hacia mucho tiempo que no me sentía así
tan solo con saber que la voy a ver me siento ¿feliz?), intento borrar de su mente todo tipo de
pensamientos, cerro los ojos y se dejo vencer por el agotamiento.
Capitulo 13

Haruka se despertó muy temprano, se ducho y arregló, dejo el perfume para el final y fue a practicar
un poco con el piano, tenia varios meses sin tocarlo y lo que menos quería era decepcionar a
Michiru, dejo que sus dedos se fueran acostumbrando otra vez a danzar por las teclas de marfil,
después de unas horas, se dio cuenta debía ir por Michiru si no quería llegar tarde.
-Bueno sigo un poco fuera de practica, pero esta mejor que cuando inicie, solo espero no
desilusionarla, bueno la menos no tanto.-
Se levanto y ahora si se fue a perfumar, tomo las llaves del auto y espero al ascensor pero como este
tardaba, decidió bajar por las escaleras a toda velocidad.
-Buenos días Haruka ¿con mucha prisa? no espero el elevador.-
-La verdad si Rambert, me gustaría platicar un poco pero tengo un compromiso importante, nos
vemos en un rato.-
Rambert abrió rápidamente la puerta y Haruka salió a toda velocidad.

Michiru bajo a desayunar a las 8:15 a.m. ya estaba su madre y toda la familia Darrieux esperando
les sirvieran el desayuno.
-Buenos días a todos, como amanecieron.-
-Buenos días Michiru.- Dijeron todos
-Parece que nadie amaneció tan bien como tu, tienes una sonrisa que no te conocía.- le dijo
Andréanne.
-Es cierto hija, te ves muy feliz ¿tuviste un hermoso sueño?-
-No, la verdad dormí profundamente, fue un sueño reparador.-
Les sirvieron el desayuno
-Michiru ya que no tienes clases ¿nos acompañarías a tu madre y a mí a comprar algunas cosas para
los adornos de navidad?-
-Lo siento mucho señora Darrieux pero tengo un compromiso ineludible-
-¿De trabajo, de la escuela o personal?- Pregunto intrigada Isabelle
-De la escuela, es para mi examen final de la materia de conjuntos orquestales.-
-Que lastima hija, no he tenido tiempo de verte esta semana.-
-Lo se mami y lo siento mucho, pero tengo exámenes finales y debo estudiar y practicar mucho.-
-Yo insisto Michiru en que no tienes porque practicar tanto, tocas todas las tardes bastantes horas
y además de una manera estupenda, ayer estuve por el restaurant y creo que si cerré el trato con
los inversionistas fue en gran parte gracias al ambiente que logras con tu música.-
-Muchas gracias señor Darrieux, pero me hubiera avisado que iba y que piezas son sus favoritas y
que pena, no lo vi supongo que me concentro mucho cuando interpreto.-
-La verdad si, te ves muy concentrada tocando y además estábamos en un área un poco alejada,
pero la música se escuchaba igual.-
Suena el timbre
-¿Quién será a esta hora esperan a alguien?- Pregunto intrigado Armand, no era común que los
visitaran temprano y entre semana.
-Si yo espero a…
-Buenos días a todos ¿como están?- Interrumpió Haruka a Michiru
-Haruka que bueno que viniste.- Andréanne corrió a abrazar a la joven.
-A mi también me da gusto verte linda.-
-Haruka ¿desayunas con nosotros?- Pregunto Armand
-Bueno no se si tengamos tiempo.- volteo a ver a Michiru
-Si no haz desayunado adelante, tenemos tiempo.-
Haruka tomo asiento y le sirvieron el desayuno, lo agradeció pues se le había olvidado hacerlo y su
estomago empezaba a reclamarle semejante olvido.
-A ver ya no entendí ¿no se supone tenias un compromiso para estudiar, que tiene que ver Haruka
en esto? – la curiosa Andréanne los veía intermitentemente
Después de unos segundos en que las dos se miraron fijamente por fin una se atrevió a responder.
-Bueno veras, es que Michiru necesita practicar un dúo y bueno este… yo… la voy a acompañar con
el piano.- Haruka lo dijo un poco apenada ya que nadie sabia de sus habilidades musicales.
-¡¿Tu tocas el piano y no nos lo dijiste?!-
-Es que no lo hago muy bien, por eso debo practicar mucho con Michiru para que le vaya en su
examen.-
-Hija ¿y como es que Haruka te va acompañar, no tendría que se algún compañero de la escuela?-
-Lo que pasa es somos un número non de alumnos en el salón y el profesor me dejo hacer el examen
con otra persona y Haruka acepto amablemente hacerme ese gran favor.-
Haruka termino rápido su desayuno mientras Michiru daba su explicación para poder irse y evitar
mas interrogatorios, conocía muy bien a Andréanne y lo curiosa que era.
-Michiru será mejor que vayamos ya, no tenemos mucho tiempo para preparar esas dos melodías,
gracias por el desayuno, me dio gusto saludarlos a todos.- Haruka se levanto y fue junto a Michiru.
-Nos vemos que tengan muy buen día todos.- Michiru se acerco para besar a su mama –Perdón por
tenerte abandonada.-
-No te preocupes la paso muy bien con Isabelle.-

Las dos jóvenes salieron de la casa, se subieron al flamante deportivo y llegaron al edificio donde
vivía Haruka.
Rambert abrió la puerta rápidamente al escuchar el motor, nunca creyó que cuando Haruka le dijo
que se veían al rato fuera a ser tan pronto.

-Haruka viene muy bien acompañado.-


-Te presento a Michiru Kaioh.-
-Mucho gusto señorita Kaioh, Rambert Laloux para servirle.-
-Mucho gusto señor Laloux.-
-Nos vemos Rambert tenemos mucho en que trabajar.- Guio a Michiru al ascensor, pronto llegaron
al último piso.
-Vaya tu departamento es enorme Haruka, había escuchado que lo eran en este distrito pero no
imaginaba que tanto.-
-No exageres Michiru, ven por acá este el piano.- La llevo a un gran salón que estaba junto al estudio.
– Bueno no he terminado de decorarlo pero por lo menos esta ordenado, empezamos cando
quieres.-
-Ahora mismo.- saco el violín de su estuche. – ¿Podría escucharte tocar algo antes?-
-Por supuesto, ¿alguna de las dos melodías? Bueno la partitura del dúo N°7 en si bemol mayor Op.97
no la tengo –
Michiru saco la partitura de su bolso y se la entrego.
-Aquí esta pero iniciar con El claro de Luna estaría bien.-

Haruka estaba mas nerviosa que cuando debuto en la formula 1 respiro profundamente y empezó
a tocar. Michiru se sorprendió de lo bien que lo hacia para solo ser una aficionada como ella le dijo.
Al paso de unos minutos se puso en posición y empezó a acompañar a Haruka, parecía que el piano
y el violín tenían una conversación privada, se acoplaban de maravilla, el violín daba el marco
perfecto para la hermosa melodía del piano, terminaron la melodía con gran maestría.
-Haruka tocas muy bien para decir que solo eres una aficionada.-
-Gracias Michiru pero la estrellera eres tú, tocaste de forma divina, de todas formas, grabe la
interpretación para oírla y corregir los errores que pudiéramos haber cometido, mas bien los
pudiera haber cometido.-
-Esa fue una excelente idea-
Escucharon la grabación e hicieron notas de lo que les parecía importante corregir, no eran muchas
cosas pero las dos eran demasiado perfeccionistas.
Volvieron a interpretar la melodía con las correcciones que anotaron, escucharon de nuevo la
grabación pero sentían que aun les faltaban ciertos detalles, así continuaron hasta que dieron las
15:00 hrs. Las dos estaban cansadas, pero Michiru debía ir a trabajar todavía.

-Haruka creo que es suficiente por hoy, además ya es tarde y debo ir a trabajar.-
-¿Todavía vas a ir a tocar al restaurant? Creo que sería mejor que no fueras, te ves cansada.-
-La verdad si estoy un poco cansada pero hice un compromiso con el señor Valette y no puedo fallar,
además necesito el dinero, créeme que no trabajo solo para matar el tiempo.-
-Este bien yo te llevo.-
-No te preocupes, puedo ir sola, tú también tendrás cosas que hacer y también te ves cansada.-
-No hay otra cosa más importante que tú Michiru, se levanto para acercarse a la chica, deja que te
lleve, descansas un poco en el auto y así podrás trabajar mejor.-
-Muchas gracias Haruka, no se que hubiera hecho sin ti.-
-Me da gusto poder ayudarte.- se quedaron viendo fijamente unos instantes a los ojos, sin apartar
la mirada Haruka empezó a hablar. –Michiru yo haría cualquier cosa por ti.-
Las dos acortaron distancia para fundirse en un beso, que se fue haciendo mas profundo, intenso y
apasionado, las manos de Haruka empezaron a recorrer la espalda de Michiru, quería dejarse llevar
por el momento pero un mal recuerdo llego a su cabeza y se separo de la rubia.
-Creo que es mejor irnos ya.- se dio la vuelta para guardar el violín es su estuche.- Lista podemos
irnos cuando digas.-
-Bien vamos entonces.-
Salieron del edificio y Rambert les abrió la puerta como siempre. Llegaron bastante temprano al
lugar, Haruka se estaciono.
-Te invito a comer ¿Qué te parece?-
-Que haces demasiado por mí.-
-No, en realidad no hago nada que me cueste trabajo e invitarte a comer es un placer, puedo
disfrutar de tu compañía en lugar de comer sola como acostumbro, además ¿no me vas a decir que
no te gusto el menú del otro día?-
-Claro que me gusto, pero prefiero ir a un lugar más modesto esta vez si no te importa.-
-Tus deseos son órdenes.-

Michiru llevo a Haruka al lugar donde varios oficinistas acostumbraban comer, buena comida y
buenos precios, después de la comida Michiru se despidió de Haruka para ir a su trabajo.
La rubia decidió que iria a practicar un poco de Motocross, ya que el clima era favorable y tenia
tiempo antes de que la chica terminara su turno.

Haruka llego al circuito y esta vez había varios competidores entrenando (por un lado mejor, así me
voy acostumbrando a cuidarme de los demás y veo sus tiempos) El entrenamiento transcurrió con
total normalidad, muchos se quedaban sorprendidos ante la habilidad de Haruka, para aprovechar
los saltos y la manera de tomar las curvas, supieron que ese año tendrían un fuerte rival si es que
pensaba participar en la carrera.
La tarde de Michiru también transcurrió sin contratiempos, aunque su cansancio era evidente, el
señor Valette le pregunto preocupado que le pasaba y la joven le conto de sus ensayos para uno de
sus exámenes.
-¿Por qué no toma un tiempo libre hasta que terminen los exámenes? A este ritmo no aguantara
mucho.-
-Agradezco su preocupación pero tengo un compromiso en este lugar y cuentas que pagar.-
-Que le parece si hacemos esto, mientras termina sus exámenes, trabaje menos horas llegue a las
18:00 hrs, es cuando mas gente hay, así que no perderá mucho en propinas.-
-Pero…-
-Nada de peros, no quiero que la artista favorita de mis comensales se enferme.-
-Gracias Monsieur Valette, así lo hare entonces.-

Termino el día y Michiru se disponía a regresar a su casa, cuando sintió un perfume muy conocido
detrás de ella, volteo inmediatamente.
-Haruka no tienes que venir por mí todas las noches.-
-¿Crees que voy a dejarte solo para que algún admirador se quiera pasar de listo?-
-De que hablas Haruka, cuales admiradores.-
-De todos los que vienen seguido al restaurant solo para verte y escucharte tocar.-
-¿Cómo sabes eso y estas tan segura?-
-Bueno digamos que ser cliente frecuente del lugar me da ciertas ventajas, como el accesos a
información privilegiada, pero eso no importa, te ves agotada, ¿nos vamos?.- le ofreció el brazo que
Michiru acepto encantada.
-Espero no te moleste viajar en motocicleta.-
-Nunca he subido a una así que será interesante-
Haruka subió a la moto le dio un casco y ayudo a Michiru a subir.
-Sujétate fuerte.-
Michiru abrazo fuertemente a Haruka, la cual arranco a gran velocidad.
La joven violinista se sentía realmente bien tan cerca de Haruka, disfrutaba de cada segundo del
paseo. Por su parte la corredora se sentía muy bien rodeada por los brazos de Michiru y con la
cercanía de sus cuerpos.
Llegaron a la casa, ambas abrían querido que el trayecto fuera mas largo.
-Preciosa llegamos.-
Las dos bajaron de la moto y Michiru le devolvió el casco a Haruka.
-Gracias por todo Haruka.-
-No hay nada que agradecer, cuando pases ese examen tal vez me puedas dar las gracias con un
motivo ¿y a qué hora ensayamos mañana?-
-Salgo del conservatorio a las 12:00 y voy a entrar a trabajar a las 18:00 hrs en lo que termino los
exámenes, ¿esta bien que vaya a tu departamento después de clase?
-Por supuesto preciosa, pero mejor paso por ti y no digas que es una molestia y bla bla bla, por que
ya te dije que por ti cualquier cosa.-
-Entonces hasta mañana.-
-Hasta mañana que descanses.- Haruka no había olvidado la forma correcta de despedirse pero veía
realmente agotada a la chica, sorpresivamente fue ella quien tomo la iniciativa, la jalo de un brazo
para darle un profundo beso.
-Ahora si que descanses Haruka, ah y perdona por robarme algo de tu estilo para las despedidas.-
-JAJAJA, me gusto mas tu estilo que el mío, que duermas bien y recuperes energía.-
-Gracias tu también, te cuidas.-
-Siempre lo hago preciosa.- le guiño el ojo y subió a su motocicleta, no arranco hasta que vio entrar
a la chica en su casa.

Los días pasaron muy rápido, las dos jóvenes seguían practicando en los ratos libres de Michiru y se
tomaban un descanso antes de que tuviera que ir a trabajar en el que platicaban de varias cosas,
Haruka seguía invitándola a comer y ya se había convertido en una placentera rutina para ella y ir a
recogerla a la salida de su trabajo, aunque esta vez los besos eran mas espontáneos y no solo a la
hora de despedirse. Michiru se sentía cada vez mas feliz y segura en compañía de la rubia corredora,
se inspiro en ella para hacer las dos composiciones que presentaría como examen final en la materia
de composición, esta ves las dos eran alegres, igual cargadas de sentimientos pero en una se podía
sentir un dejo de duda, decidió llamarlas Sueño de Amor y Porqué llegaste tú.

Un jueves al termino del ensayo se preparaban par tomar un descanso pero Michiru quería algo.
-Haruka ¿me puedes dar tu opinión sobre dos composiciones? Debo presentarlas el lunes y bueno
si hay algo que creas debo cambiar me gustaría tener tiempo para hacerlo.
-Me halaga que me pidas mi opinión pero no soy una experta en música.-
-Pero eres muy sensible a ella, he visto tus reacciones ante diferentes melodías y se que puedes
sentir lo que el compositor quiso transmitir.-
-Muchas gracias nadie me había dicho algo así, es mas no creo que alguien conozca esa faceta mía,
esta bien te escucho.-
Michiru empezó con Porqué llegaste tú, al inicio era un poco melancólica, transmitía algo de tristeza
y confusión, pero conforme avanzaba se iba haciendo muy alegre y se podía sentir un profundo
sentimiento, Haruka se preguntaba si era amor lo que estaba sintiendo al escuchar esa melodía,
tenía la mirada fija en la violinista, quien tocaba con los ojos cerrados y balanceándose suavemente
al compas de la música, la joven piloto no sabia que le hacia sentir así, lo que veía, lo que escuchaba
o el conjunto. Michiru termino la pieza de manera magistral sin perder el tono alegre, pero con un
dejo de duda, o al menos eso fue lo que sintió Haruka.

-¿Qué opinas, te gusto?-


-Me encanto es sencillamente extraordinaria, al inicio sentí algo de tristeza, pero se fue convirtiendo
poco a poco en ¿amor? Aunque al final sentí algo de duda ¿es lo que quieres transmitir con la
melodía?-
-Si eso es exactamente lo que quiero transmitir, ves te dije que eres muy sensible, pero dime ¿esta
bien no necesita algún cambio?-
-Para mi es perfecta, pero tal vez necesites la opinión de un experto.-
-La tuya es mas que suficiente, ahora escucha esta.- Michiru comenzó a tocar Sueño de Amor, la
melodía empezó alegre, pero con un sentimiento indescriptible para Haruka, tal vez ¿satisfacción?,
tuvo un cambio muy sutil y ahora siento algo de desánimo, para pasar a lo que la rubia describiría
como esperanza y el final fue brillante, sumamente alegre y se podía sentir felicidad.

-¿Y esta que te pareció, que sentiste?-


-MMMM el principio es alegre, la melodía es realmente alegre pero lo que me hizo sentir fue como…
no se como describirlo es mas que alegría o satisfacción, después sutilmente la melodía me llevo a
sentirme melancólica, como si recordara algo desagradable, la variación fue sumamente tenue
sacándome de esa melancolía para sentir esperanzas y el final me hizo sentir feliz y enamorada.-
-¿Enamorada?-
-Si, me hizo sentir amor, la música transmite amor al final, uno muy profundo.-
-(¿Sera que realmente estoy tan enamorada de ti? tu fuiste mi inspiración para ambas melodías)
¿Crees que debería cambiar algo?-
-No, definitivamente no, es preciosa y la mezcla de sentimientos que lograste es perfecta, los
cambios son tan sutiles, te llevan de la mano a recorrer un camino, es como si relatara los sueños
de una persona, su desilusión y esperanza, pero esa es no es la opinión de un experto, tal vez
deberías preguntarle a alguien mas.-
-No ya te dije que tu opinión es más que suficiente para mí, además ya me dará su opinión el experto
cuando las toque en el examen.-
-Michiru hablando de exámenes, al que nos vamos a presentar las dos ¿es el miércoles verdad?-
-Si ¿Por qué?-
-Es que creo que no podre ensayar contigo desde el domingo hasta el martes en la tarde, nuestro
último ensayo sería el martes unas horas antes de que inicies en el restaurant, es que ese día tengo
un examen y la verdad esta un poco complicado, todavía hay cosas que no entiendo a la perfección.-
-No te preocupes, bastante me haz estado ayudando y si necesitas mas tiempo podemos dejar los
ensayo aquí, ¿por cierto de que es tu examen?-
-Transferencia de calor.-
-Ya veo se trata de física ¿puedo ver tus apuntes y de que se trata el examen?-
-Si por supuesto, ven están en el estudio.-

Al llegar al estudio Haruka le mostro todo lo que tenia sobre la materia y la guía de ejercicios que le
dio el profesor para ayudarle a estudiar. Michiru se puso a leer todas las notas, libros y guías, estaba
realmente concentrada, tanto que no se percato de la hora hasta que Haruka la saco de su
ensimismamiento.
-Michiru, disculpa, pero en 30 minutos tienes que estar en el restaurant y no haz comido nada.-
-¿Tan tarde es?, vámonos en uno de los descansos como algo, creo que le estoy entendiendo
bastante a esto, así que tal vez pueda ayudarte con tu examen.-
-¡¿En unas horas entendiste toda esa información?! Bueno no importa mientras pase ese examen,
gracias por querer ayudarme, pero ¿no preferirías descansar estos días que no vamos a ensayar?-
-No prefiero ayudarte si tu quieres claro.-
-Claro que quiero, muchas gracias Michiru.-
-Es lo menos que puedo hacer y además lo hago con mucho gusto.-
Haruka se acerco a ella y se fundieron en un breve beso pues tenían que salir corriendo en dirección
del trabajo de la violinista.

Capitulo 14

El fin de semana Michiru se la paso ayudándole a Haruka a prepararse para su examen de


transferencia de calor, pronto la joven corredora respondió la guía correctamente, pero Michiru ya
había buscado problemas un poco mas complicados que los que venían en la guía, también fueron
resueltos sin problema y correctamente.

El lunes Michiru interpreto sus dos composiciones, para su sorpresa recibió una gran cantidad de
aplausos por parte de sus compañeros, la mayoría de las veces se mostraban fríos ante cualquier
interpretación de alguno de ellos, sin contar que eran personas a las cuales casi no conocía y
viceversa.
-Srta. Kaioh muchas felicidades, logro que un auditorio difícil le aplaudiera y logro componer dos
melodías alegres y cargadas de sentimientos, por un momento pensé que no lo lograría, durante
todo el semestre su música mostraba, nostalgia y frustración, pero acaba de obtener otra nota
perfecta.-
-Muchas gracias profesor.-
-La nota no se la doy yo, la saco usted.-

Haruka fue por ella como todos los días desde hacia unas semanas, la estaba esperando en la puerta
de entrada del conservatorio. Michiru al verla recargada en ella con la manos en los bolsillos corrió
rápidamente a su lado.
-Haruka.- La aludida volteo con una sonrisa. Michiru se colgó de su cuello y la beso apasionadamente
como nunca lo había hecho en público. Haruka esta sorprendida ante tan repentino gesto. Se
separaron pero la rubia aun no salía de su sorpresa.
-Te dije que tu opinión era mas que suficiente, otra nota perfecta.- Michiru se percato en ese
momento de lo que había hecho y sonrojo.-Perdón creo que fui demasiado efusiva.- bajo la mirada
-Te felicito por tu nota, aunque no me sorprende realmente eres un prodigio, no te preocupes por
la efusividad, de ahora en adelante te saludare al estilo Michiru Kaioh, eso tenlo por seguro.-
Ante las últimas palabras de su acompañante Michiru no supo que decir y menos cuando se dio
cuenta, varios de sus compañeros, habían reconocido a la joven piloto, visto la escena y comenzaban
a murmurar.
Haruka se percato de las murmuraciones cosa que le incomodaba bastante. –Michiru ¿te parece si
nos vamos de una ves?, doy el último repaso para mi examen y nos vamos a comer.
-Si claro vámonos.-
El día transcurrió con normalidad, aunque la joven prodigio aun se preguntaba como pudo ser tan
impulsiva.
Al día siguiente Haruka no podría ir por ella al conservatorio así que decidieron verse en el restaurant
donde Michiru acostumbraba comer cerca de su trabajo, el cual ahora tenía otra cliente asidua.
Michiru la esperaba en la puerta, a pesar de que Haruka era muy puntual podía ser que el examen
estuviera más complicado de lo que ambas creyeron. Unos fuertes brazos la rodearon desde atrás
y la joven reconoció el perfume inmediatamente.
-Disculpa por hacerte esperar preciosa, pero no es fácil encontrar estacionamiento en estos
rumbos.-
Michiru giro sin soltarse del abrazo para quedar frente a Haruka -No te preocupes no tenia mucho
ta….- Un profundo beso la hizo callar y no terminar la frase.
-Definitivamente me gusta más saludar a tu estilo ¿Por qué no lo habías hecho antes?-
Michiru se sonrojo otra vez –Haruka es que ayer… la emoción de la nota y lo que sentí mientras
interpretaba…bueno no pensé mucho…y.-
-Vamos preciosa, me vas a decir que todavía te pongo nerviosa, no tienes que justificarte, pero me
gusta como te ves cuando te sonrojas.-
-Ya Haruka no seas mala.-
-JAJAJA ¿mala yo?- En ese momento su cara era la inocencia personificada.
-Si aun con esa carita de yo no fui, pero mejor entremos y me cuentas como estuvo el examen.-
-Vamos la verdad me muero de hambre.-
Entraron, se sentaron en una mesa al fondo y ordenaron lo acostumbrado.
-Ya dime ¿como te fue?-
-MMMM …. Pues la verdad…. Es que… no, mejor no te digo… no quiero desilusionarte.-
-¿Tan mal estuvo? Ya dime que sacaste- Michiru no lo podía creer.
Haruka bajo la mirada –bueno si no te desilusiona saberlo… le mostro el examen que el profesor
accedió a calificar en el instante... ves ya no puedes presumir de ser la única que saca notas
perfectas.- le dijo muy sonriente, después de ver la cara de Michiru con el papel en las manos.
-Ves como si eres mala me asustaste, pensé que en lugar de ayudarte había hecho todo lo contrario.-
-No la verdad no lo habría logrado sin tuya.-
-No digas eso, lo has estado haciendo sola varios semestres, solos tal vez te hubiera tomado un poco
mas de tiempo.-
El día transcurrió como todos, Michiru fue a su trabajo y Haruka fue por ella en la noche para dejarla
en la casa.

Mañana sería el gran día en que tocarían juntas, Haruka sabia que estaba en juego no solo la
calificación de Mihiru si no su beca, no pudo dormir de los nervios, cuando sonó el despertador solo
lo apago y se fue a duchar, iría por Michiru para llegar juntas al conservatorio.

Llegaron y decidieron dirigirse de inmediato al salón donde se realizaría la evaluación, esperaron su


turno, Michiru se percato de lo nerviosa que estaba su acompañante. -Haruka, relájate, piensa que
es un ensayo mas y recuerda que la evaluada seré yo no tu.-
-Eso es lo que me pone nerviosa, fallarte.-
-No lo harás estoy segura.-
Por fin llego su turno, todos se quedaron sorprendido al ver quien acompañaría a Michiru, ¿comó
no iban a reconocer al deportista del momento? y se sorprendieron a un mas cuando iniciaron su
interpretación de El Claro de Luna era como una conversación privada entre ambos instrumentos,
Haruka estaba mas que concentrada en lo que hacia y el violín de Michiru era el marco perfecto que
hacia resaltar el talento de la velocista. Al terminar recibieron una ovación de pie de los alumnos
que estaban presentes. El profesor tenia una gran sonrisa en los labios, pero se puso serio y pidió
tocaran la segunda melodía, esta vez Michiru se lucio con la interpretación, Haruka fue el marco que
necesitaba, si bien no lo hacia de manera magistral como la joven violinista, la verdad no
desmerecía, de nuevo se podía sentir esa conexión, otra vez era una conversación privada entre el
piano y el Violín, al termino recibieron otra ovación de pie.
Tomaron sus asientos para escuchar el resto de los duetos.
-Ves como no tenias de que preocuparte, todo salió muy bien.-
-Espero que tu profesor opine igual que tus compañeros.-
Termino el examen y el profesor les dijo a todos que podían salir, pegaría las calificaciones la semana
siguiente en el mural del edificio central, donde solían poner las listas de evaluaciones, algunos
profesores.
-Srta. Kaioh ¿puede venir un momento por favor?-
Haruka sintió que se le helaba la sangre, al escuchar esas palabras imaginaba lo peor. -Espérame por
favor en un momento regreso le dijo Michiru tranquilamente.- Haruka asintió y salió del aula para
dejar a Michiru hablar con el profesor.
-Si dígame,¿ de que quiere hablarme?.-
-Michiru sabia que tienes un talento extraordinario, un don, pero quería estar muy seguro antes de
hacerte esta pregunta, ¿te gustaría tocar para la orquesta sinfónica de París?, tendrías un sueldo
fijo y no por propinas como en tu actual trabajo, además te daría experiencia para cuando seas una
concertista famosa ¿Qué dices?-
-Que es fabuloso, pero creí que solo contrataban músicos profesionales y yo aun no termino de
estudiar.-
-Ese no es problema, quien decide quien en entra y quien no soy yo, así que si aceptas, tendrás que
presentarte a los ensayos a partir de la semana próxima.-
-Por supuesto que acepto, sería una tonta si dejo pasar una oportunidad así.-
-Bien aquí esta la dirección del auditorio, el ensayo inicia a las 12:00 hrs.- le dio una tarjetita con los
datos.
-Muchas gracias por esta oportunidad, no la desperdiciare.-
-Se que la aprovecharas al máximo, pero el próximo semestre tendrá que cambiar su turno a la
tarde. (Apostaría mi carrera como director a que serás el primer violín en poco tiempo).-
-Si, ese no es problema, muchas gracias otra vez.- hizo una reverencia y salió del aula.
Michiru salió del aula cabizbaja, Haruka se percato inmediatamente y corrió a preguntar que le
habían dicho.
-Haruka, la verdad es que… ni siquiera me dio la calificación.-
-Pero como es posible, te dijo que estuve terrible verdad, que no debiste traer a un examen a un
aficionado, ¿te va a reprobar? Voy a pedirle te de otra oportunidad.-
-No espera, no le digas nada por favor, porque ya me dio la oportunidad.-
-¿Y con quien vas a tocar para esa segunda oportunidad?-
-Pues me dio la oportunidad de tocar con la orquesta sinfónica de París.- Esto último lo dijo con una
enorme sonrisa.
-Casi me matas del susto, te estas vengando por lo de ayer, eres mas cruel que yo.-
-La verdad si fue una pequeña venganza, pero no vas a decir nada mas, ¿solo me vas a regañar por
vengarme?-
-No preciosa te felicito, ¿pero como, vas a tener 3 trabajos?-
-No, voy a dejar el del restaurant, no es fantástico, por fin me van a conocer aunque sea un poco a
nivel internacional.-
-Esto hay que celebrarlo.-
-Pero creo que tendremos que dejarlo para otro día, todavía tengo un compromiso en el restaurant
y pienso cumplirlo, hasta terminar la semana.-
-Bien señorita responsabilidad y compromiso la llevo entonces.-

Llegaron al trabajo de la violinista, antes de iniciar su trabajo hablo con el señor Valette, para
comunicarle serian los últimos días que tocaría.
-No Srta. Kaioh, no nos puede hacer esto, la clientela ha aumentado con su presencia.-
-De verdad lo siento mucho, pero es una oportunidad que no puedo dejar pasar.-
-Esta bien lo entiendo, si algún día quiere regresar, las puertas están abiertas para usted siempre.-
-Gracias.-
Mientras la joven trabajaba su último miércoles en el restaurant, Haruka planeaba algo.
Se dirigió a casa de los Darrieux, solo estaban Isabelle y Dai a esa hora.
-Buenas tarde Haruka, que milagro tenerte por aquí, pero ni Michiru ni mi hija se encuentran en
este momento.-
-Buenas noches Isabelle, Sra. Kaioh, no vengo a buscar a ninguna de las dos, quiero pedirle un favor
a la Sra. Kaioh.-
-Si Haruka ¿dime en que puedo ayudarte?-
-Vera lo que quiero es que me ayude…. Haruka relato el plan que tenia. -¿Qué le parece, me puede
ayudar?
-Por supuesto Haruka cuenta conmigo.-

El jueves y viernes ambas jóvenes presentaron sus últimos exámenes del semestre, el invierno
estaba cada vez mas cerca y el frio era cada vez mas intenso, pero a Haruka eso no parecía
importarle, seguía entrenando para la competencia de motocross, siguió con el plan que le comento
a Dai y seguía recogiendo a Michiru en su trabajo a altas horas de la noche.

El sábado la velocista no llevo a Michiru a las diferentes casas donde daba clases, le dijo a la chica
estaba muy ocupada con otra cosa, que después se enteraría, la joven artista estaba muy intrigada
nada había hecho que Haruka no pasara todo el tiempo posible con ella, se sentía mas que
confundida, ¿eran celos los que sentía o solo era que estaba acostumbrada a la presencia de la
rubia? Termino su última clase del día y se disponía a regresar a casa, tal vez llamaría a la corredora
llegando. Caminaba distraída, tanto que no se percato alguien caminaba junto a ella.
-100 euros por tus pensamientos, preciosa-
Michiru se detuvo en seco al escuchar aquella familiar voz a la que estaba tan acostumbrada y que
extraño toda esa mañana, volteo sorprendida a su lado derecho.
-¿En que estabas tan concentrada? Llevo casi 2 cuadras caminando a tu lado.-
-¿De verdad?- volteo y vio que efectivamente estaba a dos cuadras de donde salió. –Creo que si
estaba muy distraída.-
-¿No me vas a decir que te tenia tan distraída?-
-La curiosidad mato al gato, pero ¿Por qué no me hablaste antes?-
-Quería ver si te dabas cuenta, pero me equivoque, estabas mas que distraída, pero que mala que
no me quieres contar.-
-Tú tampoco me quisiste contar que te mantendría ocupada esta mañana.-
-¿Te estas vengando? No es justo porque si aceptas acompañarme te vas a enterar, te dije que lo
sabrías.-
-No me estoy vengando y si acepto acompañarte.-
-Perfecto ¿pero antes no me vas a saludar?-
-Claro- extendió la mano –Hola Haruka ¿Cómo estuvo tu mañana?-
La rubia tomo la mano de la chica y la jalo hacia ella quedando a escasos centímetros de su rostro,
la artista no se resistió mas a los encantos de su acompañante y la beso como ya era costumbre –
Ahora si, hola Michiru bien gracias ¿y tu mañana?- le dijo sin soltar la mano de la chica.
-JAJAJA eres incorregible.-
-Tu me mal acostumbraste, bueno ¿nos vamos?.-
-Si claro, ¿A dónde vamos?-
-A saciar tu curiosidad.-
Haruka llevo a Michiru a su departamento, la chica insistía haciendo preguntas de todo tipo, a las
que Haruka solo respondía ya lo veras.
Entraron al departamento, un camino de pétalos de rosas guiaba al comedor, la mesa estaba
elegantemente puesta, iluminada por la tenue luz de las velas, una botella de Champagne
enfriándose y los platillos favoritos de Michiru servidos.
-Haruka esto es….maravilloso.- Estaba realmente sorprendida.
-Bueno ¿teníamos una celebración pendiente no?-
Le arrimo la silla para que se sentara la chica, después abrió la botella y sirvió dos copas, le entrego
una y tomo asiento frente a ella.
-Por la futura primera violinista de la orquesta sinfónica de París.-
-Vas muy rápido, apenas entre a la orquesta, mejor por la mejor piloto que ha existido en la historia
de la Formula uno y futura ingeniera mecánica.-
-Salud por ambas.- chocaron su copas y bebieron un poco del contenido.
Empezaron a comer.
-Esta delicioso, no sabia que también tenías dotes de cocinera.-
-Ejem… mmmm… la verdad me ayudaron con la comida.-
-Me pregunto quien, no parece ser de un restaurant, tiene el toque de la comida casera que prepara
mi… no me digas que…-
-Si, tu mamá fue quien me ayudo y debo decir que cocina como los dioses.-
-Ya decía yo que se veía rara esta mañana, estaba muy feliz y no me quiso decir porque.-
-Era una sorpresa.-
-Una sorpresa maravillosa, Haruka.-
-Que bueno que te gusto.-
Terminaron de comer entre bromas y risas.
-¿Te gustaría tomar un café en la sala?-
-Si esta bien, te ayudo a llevar todo a la cocina y a preparar el café.-
-¿Crees que no se ni preparar café para necesitar ayuda?-
-No, quería ser acomedida, pero dejare que me sorprendas.-
Llevaron los platos y demás utensilios a la cocina y Haruka le dijo se fuera la sala que ella le llevaría
el café. Después de unos minutos salió con una bandeja que dejo en la mesa de centro y se sentó
junto a Michiru en el love seat de la sala.
-Espero te guste el café.-
-La verdad que si me sorprendiste, ¿mi mamá te dijo con cuantas de azúcar verdad?.-
-Ejem… si, me lo dijo antes de dejarla en su casa.-
-Tramposa.-
-No puedes culparme por querer complacer a la persona más maravillosa que he conocido.-
Haruka se cerco a besar a Michiru quien le correspondió inmediatamente, el beso se fue haciendo
mas intenso y se fueron recostando poco a poco, la rubia empezó a besar el cuello de la violinista y
sus manos a acariciar su cintura y a subir poco a poco, todo iba fluyendo hasta que…
-Haruka no, espera no puedo hacer esto.-
-Este bien Michiru, no te voy a presionar a hacer algo que no quieres.-
-Es que… no se si quiero… solo se que no puedo.-
-No entiendo ¿quieres pero no puedes? ¿Es por que ambas somos mujeres?-
-No es eso, la verdad es lo que menos me importa, es solo que todo esto me trae malos recuerdos
y me confunde.-
-¿Te confunde?-
-Si, se que no eres igual a él pero me da miedo.-
-¿Igual a quien?-
-No me gusta hablar de esto, pero….te lo voy a contar.-
Capitulo 15

*Flash Back*
Michiru caminaba por los pasillos de la preparatoria cuando escucha una voz conocida platicando
con otros compañeros
-¿Qué paso Tetsu, ya te das por vencido?-
-Nunca, no logre que se acotara conmigo ayer, pero todavía tengo tiempo, quedamos que tenia
hasta dos días después de que nos dieran la calificación del trabajo.-
-¿Y crees lograrlo? Claro, hay que reconocer que tus notas mejoraron en todas las materias y que
haz entregado perfectamente bien las tareas, pero de eso a que se acueste contigo, lo dudo.-
-Tan seguro estoy que doblo la apuesta, si no lo consigo les doy 2000 yenes, pero si lo logro ustedes
tres me dan la misma cantidad cada uno-
-Si que te tienes confianza.-
-Claro lo tengo todo planeado, la voy a invitar a cenar a un lugar romántico en un sitio apartado para
celebrar el 100 que sacaremos en el trabajo, después será fácil, nadie se resiste a Tetsu Katayami,
ayer casi lo logro, pero con lo que tengo preparado cae redonda.-
-Si que eres un Casanova, no solo lograste que te hiciera las tareas, también la tienes comiendo de
tu mano.-
Los 4 ríen a carcajadas.
Michiru entra dando un portazo al salón.
-¿Nos pueden dejar a solas?- se dirige a los amigos de su “novio”.
Tetsu les hace un gesto con la mano y salen del salón
-¡Como te atreves haz estado jugando conmigo todo este tiempo, solo me utilizaste para mejorar
tus notas y además para ganar una tonta apuesta!-
-Vamos Michiru, no te pongas así, deberías agradecérmelo, nadie se fija en una don nadie, al
principio al escuchar el apellido Kaioh pensé que serias un buen partido, pero al saber que para la
familia no eres nadie y no tienes en que caerte muerta ¿Qué esperabas?, ¿Qué te tomara en serio?
Ubícate no eres nadie en este mundo.-
Michiru le dio una fuerte bofetada. –Eres un infeliz y poco hombre.-
-En tu vida vuelvas a ponerme una mano encima, yo soy un Katayami, tú eres basura, no importa lo
que hagas, entiéndelo.-
Michiru iba salir del salón, no le iba a dar el lujo de verla llorar, aunque sus lágrimas eran mas de
coraje que de tristeza.
-A donde crees que vas niña, todavía no termino de decirte tus verdades.-
-¡YA ESCUCHE SUFICIENTE! Y te digo de una vez, no te quiero volver a ver en mi vida.-
-JAJAJA ¿crees que eso me afecta? Era lo que pensaba decirte en cuanto ganara la apuesta, lastima
que te enteraste antes, pero aunque no nos guste tenemos que terminar ese trabajo, ¿o piensas
perder tu beca?-
-Lo puedo terminar sola, no necito verte nunca mas.-

*Fin Flash Back*

-Salí del salón corriendo y me fui directo a casa, por fortuna mi papá estaba en el trabajo cuando
llegue, habría sido capaz de matarlo, entre mi madre y yo decidimos era mejor no se enterara, pero
no se conformo con eso, invento ante toda la escuela que había tratado de seducirlo para quedar
embarazada y obligarlo a casarse conmigo para que mi familia saliera de los problemas económicos
y la familia de mi madre nos aceptara de nuevo, yo quería cambiarme de colegio, pero según papá
era el mejor y no podía decirle el motivo por el que ya no quería ir, así que resiste las murmuraciones
de todos durante 3 largos años.-
-Ese patán infeliz, como se atrevió a hacer algo así, pero el que perdió fue el por estúpido, por fijarse
mas en el renombre familiar que en la maravillosa persona que eres, no solo eres inteligente,
también sensible, elegante, fina, educada, la mujer mas hermosa y atractiva que he conocido, tienes
tantos talentos y sobre todo una gran capacidad de amar, me consta como adoras a tu mamá,
además te admiro por la valentía con que haz enfrentado los problemas que te ha puesto la vida.-
-Estas exagerando otra vez, realmente no supe enfrentar mi miedo a ser herida de nuevo y me
encerré, no deje que nadie mas me conociera, ni quise conocer a nadie, me refugie en el cariño de
mis padres, la música, pintura y el mar, sentía que solo necesitaba eso para ser feliz, hasta que
llegaste tu y bueno ahora sabes hasta como me gusta el café.-
-Si pero esto no lo sabia, te juro que de haberlo sabido nunca hubiera intentado llevar nuestra
relación mas allá, esa no era la intención, en verdad quería sorprendente con una bonita celebración
y lo demás se dio solo, yo no planee así las cosas, por favor perdóname, yo…
Los labios de la chica no la dejaron continuar –ya no digas nada mas, se que no eres como él, solo
que realmente me hirió y no tanto porque lo quisiera mucho, no puedo decir si estaba realmente
enamorada o solo deslumbrada por ser el primer chico que me volteaba a ver.-
-¿Los demás estaban ciegos o estúpidos?-
-JAJAJA no, solo eran niños ricos en busca de una esposa que afianzara su posición social y
económica, además con el rumor que se encargo de difundir todos me veían como una lagartona
caza ricos.-
-Pobres idiotas, me dan lastima, de lo que se perdieron, pero en lugar de enojarme con ellos, debería
estar agradecida, si las cosas no se hubieran dado así no te habría conocido, lo único que siento
profundamente es que hayas sufrido tanto.-
-Bueno dicen que si no sufres no sabrás reconocer cuando seas feliz.-
-Y dime ¿ahora eres feliz?-
-Creo que si.-
-¿No estas segura?-
-Creo que el miedo no me permite ser feliz completamente, las dudas me invaden y sobre todo una
desde hace días.-
-¿Te puedo ayudar a salir de esa duda?-
-Si, ¿Qué somos Haruka? ¿Amigas muy cariñosas o que?-
-Tienes razón se me olvido algo muy importante.- se inca en una rodilla delante de ella, le toma una
mano y la ve fijamente a los ojos. -¿me harías el honor y con ello la mujer mas feliz del planeta de
aceptar ser mi novia?-
-Si acepto Haruka.-
Se levanta y se acerca para sellar la propuesta y respuesta con un largo beso.
-Bueno ya es tarde, muy tarde en realidad, ya pasa de media noche, mejor te llevo a tu casa.-
-Muchas gracias, se me olvido que mañana tengo que dar clases, pero realmente la paso tan bien
contigo que el tiempo vuela.-
-Me da gusto escuchar eso, bien vámonos ya.-
-Haruka, gracias por entenderme y perdona por…- dos dedos de la rubia la hacen callar.
-No tienes nada que agradecer ni porque pedir perdón.-

Ambas salieron del edificio y en pocos minutos Michiru ya estaba en su casa.


-Mañana paso por ti para llevarte a tus clases.-
-Te lo agradezco de verdad, pero ¿no te aburres en lo que me esperas entre clase y clase?-
-No, además así paso más tiempo contigo, por lo menos en los trayectos.-
-Hasta mañana entonces, se despide con un beso ah y Haruka… te quiero.-
La joven piloto se quedo sorprendida ante tales palabras, pero después de unos segundos reacciona.
-Yo también Michiru, que descanses, hasta mañana.-

Michiru se fue directo a su recamara con una mezcla de pensamientos y sentimientos, pero la
estaban esperando.
-Buena noche hija como te fue- escucho la voz de su madre en cuanto abrió la puerta.
Michiru no esperaba estuviera despierta y menos aguardándola en su habitación, por lo que dio un
brinco del susto.
-Calma hija, no te espantes soy yo ¿en que venias pensando, para asustarte así?-
-Mamá estaba distraída y pensé todos dormían a esta hora, me sorprendiste es todo.-
-No todos duermen Andréanne salió con sus amigos a festejar el fin de semestre. Anda cuéntame
¿Cómo te fue?-
-Muy bien, las clases como siempre y la comida que preparaste estaba deliciosa, pero ¿Qué mas le
dijiste a Haruka sobre mi a parte de cómo me gusta el café?-
-Solo eso hija, pero ¿no paso nada mas?-
-¿Qué querías que pasara?-
-No se, ese muchacho se ve realmente interesado en ti y creo que no te es indiferente ¿me
equivoco?-
-No te equivocas, por lo visto no se te escapa nada.-
-Te conozco muy bien, se puede decir que se todo sobre ti, pero dime ¿siguen siendo solo amigos?-
-Creí que lo sabias todo.-
-Ya no seas mala y cuéntame, me haz tenido muy abandonada y no te he reclamado, creo que
merezco saber que pasa entre ustedes.-
-A ti no te puedo ocultar nada, me pidió que fuera su novia y yo… eso si debes saberlo me conoces.-
Las últimas palabras las dijo con incredulidad.
-Tu aceptaste porque sientes algo por el, pero tienes miedo y dudas sobre lo que siente por ti y el
pasado te sigue torturando y no te deja ser feliz.-
Michiru estaba realmente sorprendida, era exactamente lo que paso y lo que sentía en esos
momentos. Dai se dio cuenta de su sorpresa.
-Ves te dije que te conocía y por tu reacción no me equivoque, hijita quiero que seas feliz y creo no
equivocarme al decirte que Haruka es la persona indicada para ti, se ve que le importas muchísimo
y casi podría jurar que esta locamente enamorado de ti, así que deja el pasado atrás, olvídalo, ya te
dije que no todas las personas son iguales, toma este riesgo que creo vale la pena, recuerda que la
vida no es esperar a que pase la tormenta si no aprender a bailar bajo la lluvia.-
-Mi único problema es que tu también dijiste casi, tampoco estas segura de lo que siente por mi, se
que el que no arriesga no gana, pero también el que arriesga puede perderlo todo.-
-Me parece que tú deberías saber mejor que yo lo que siente por ti, haz pasado mucho tiempo con
él en las últimas semanas, la forma en la que te trata, te mira, te apoya, todo eso debe darte la
respuesta y seguridad que necesitas, bueno mi niña ya es tarde, supongo que mañana iras a dar tus
clases como siempre, descansa que fue un día lleno de emociones.-
-Si lo fue, gracias por todo mamá, buenas noches que descanses.- le dio tierno beso y un fuerte
abrazo a su madre, antes de dejarla partir a su habitación.
Ya en la puerta –Por cierto hija esa pintura nueva esta quedando maravillosa ¿es para él verdad?-
-Gracias por el cumplido pero ¿Cómo sabes que es para Haruka?-
-Porque es la primera vez que pintas una pareja viendo el atardecer en el mar y no a una niña
solitaria y porque te conozco, que no se te olvide.-
-JAJAJA si mamá lo se, me quedo mas que claro.-
-Hasta mañana.-
-Hasta mañana.-

Michiru se cambio y se fue a acostar, pensando en las últimas palabras de su mamá, Haruka era en
definitiva diferente a cualquier persona que había conocido, su mirada era sincera y su trato… su
trato la hacia sentir como princesa de cuento de hadas, pero tenia miedo que solo fuera un hermoso
sueño y que la despertar tuviera que enfrentarse a la cruel realidad.

Al día siguiente bajo a desayunar y estaba toda la familia reunida menos Andréanne que llego muy
de madrugada y ahora seguía en los brazos de Morfeo, pero en lugar de ella estaba Haruka.
-Buenos días a todos, ¿como amanecieron?, Haruka llegaste muy temprano.- Tomo asiento en el
lugar habitual.
-Buenos días Michiru, creo que todos estamos bien.- Respondió Armand
-Hola preciosa, si llegue temprano a invitarme a desayunar JAJAJA pero es que quiero pedirles algo
a todos.-
-Eso dijiste cuando llegaste, pero creo que mejor nos dices a los que estamos por que Andréanne
no creo baje pronto.- dijo esta vez Isabelle.
-Bueno es que quiero que me hagan el honor de asistir a la carrera de motocross del próximo
sábado.-
-Por supuesto que vamos Haruka, va a estar más emocionante que el año pasado, eres el piloto a
vencer.-
-Gracias Armand, pero que dice Sra. Kaioh y tu Michiru ¿puedes suspender tus clases por un día?-
-Claro que vamos Haruka, ¿no es así Michiru?-
-Si por supuesto, cancelare las clases del próximo sábado, se los informare hoy, bueno si nos
disculpan ya debemos retirarnos o llegare tarde.-
-Con permiso, los veo el sábado, espero Andréanne nos acompañe.-
-Que les vaya bien, se cuidan.-
-Nos vemos el sábado.-

Haruka llevo a Michiru a todas sus clases, se aburría mucho esperándola afuera a que terminara
pero no le importaba mucho, al terminar las clases la llevo a comer y luego al cine, hacia años que
Michiru no se paraba por un cine, Haruka la paso un poco mal ya que la reconocieron y tuvo que
firmar muchos autógrafos, la chica se reía de la quejas de la rubia de regreso por el dolor de muñeca
que tenia por tanto firmar.
La semana fue mas relajada para Michiru, solo tenia que ir a los ensayos con la orquesta, a la que se
adapto rápidamente, el director encargado de los conciertos pre-navideños no estaba muy
convencido de que la chica pudiera tocar en ellos, pero se tuvo que tragar sus palabras ante el
increíble talento de la joven, tocaba mejor que muchos de los violinistas que llevaban años tocando
en la orquesta y a pesar de ese talento no trataba de sobre salir, armonizaba completamente con
los demás instrumentos.
Haruka dejaba a Michiru en los ensayos y se iba a la pista de motocross a entrenar para la cercana
carrera, Armand tenia razón, el año anterior sorprendió a todos, nadie imagino el talento y habilidad
que tenia, pero ahora ya estaban advertidos y la carrera no seria tan fácil como la del año anterior,
tenia mucha confianza en si misma, pero no le gustaba subestimar a sus rivales. Igual sus tiempos
habían bajado bastante comparados con los del año anterior.
El sábado llego y todos estaban muy emocionados por la carrera, los Darrieux, Dai y Michiru verían
a Haruka en la entrada de la pista, la joven corredora les dio las entradas el día anterior. Llegaron
temprano y Haruka ya los estaba esperando en la entrada. Andréanne se abalanzo al verla, la abrazo
con todas sus fuerzas y le deseo suerte, el matrimonio la saludo cariñosamente y le deseo suerte, al
igual que Dai quien les pidió amablemente le enseñaran cuales eran sus lugares para dejar a su hija
sola con el joven piloto.
-Hola preciosa, que bueno que viniste.-
-No podía faltar a un evento tan importante para ti.-
-Mi saludo y mi beso de la suerte.-
Michiru la beso profundamente –el saludo con el toque Tenoh.- La volvió a besar pero esta vez fue
más largo y apasionado. –Mucha suerte, ten mucho cuidado por favor.-
-Wow después de ese beso, gano porque gano, el triunfo va dedicado a ti y descuida siempre tengo
cuidado.-
-Tienes demasiada confianza-
-Digamos, que solo experiencia.- le guiño un ojo.
Ninguna se dio cuenta que eran observadas.
Haruka fue a prepararse para la carrera y Michiru se dirigía a las gradas para observar el evento,
pero se topo con Andréanne.
-¿Me puedes explicar que fue eso?-
-¿Qué fue que?-
-Lo que acabo de ver, besaste a Haruka y dos veces.-
-Pues fue eso dos besos.-
-Pppp ero¿ por qué?, ¿Cómo?, no entiendo tu sabes perfectamente que Haruka es…
-¿Qué es Haruka y porque te sorprendes tanto?- Dai interrumpió la conversación de ambas chicas.
Capitulo 16

Andréanne se sorprendió al escuchar la voz de Dai, ambas chicas guardaron silencio.


-Se que no debí escuchar una conversación ajena pero no lo pude evitar, no llegaban y la carrera
esta por iniciar y las vine a buscar, dime Andréanne ¿qué pasa con Haruka?.-
-Mamá te lo explico después este no es el momento ni el lugar y Andréanne ya lo se pero no me
importa me enamore de Haruka por su forma de ser no por lo que es.-
-Michiru me confundes, ¿que eso de su forma de ser y no por lo que es?-
-Por favor se paciente, te lo explicare todo, sabes que así será, nunca he mentido y menos a ti, esta
no será la excepción, tal vez así lo creas en un principio pero todo tiene su razón de ser, ahora vamos
que ya va a empezar la carrera.-
Las tres fueron a tomar su lugar, el matrimonio Darrieux se preguntaba porque tardaron tanto, a lo
que las chicas solo respondieron se entretuvieron platicando hasta que Dai las fue a buscar.
Pronto anunciaron la carrera daría inicio, Michiru estaba preocupada por Haruka, recordaba muy
bien ya se había lastimado practicando, Andréanne estaba intrigada con Michiru y lo que sentía por
Haruka, su intención era que la rubia le enseñara a sobrellevar la vida no a que se enamorara de
ella, Dai se preguntaba si estaba equivocada con Haruka y tenia algo de malo por la reacción de
Andréanne sabia que lo conocía tiempo atrás.
Dieron el banderazo de salida, Haruka tomo la delantera inmediatamente, empezó a sacar casi una
moto de ventaja en la primera vuelta, así siguió la competencia las siguientes seguia sacando ventaja
con cada vuelta, faltaban dos vueltas para el final cuando otro competidor empezó a acortar
distancia, Haruka aceleraba mas y mas, pero su rival hacia lo mismo, se iba acercando
peligrosamente y casi la empareja, pero un hábil movimiento de la rubia en una curva cerrada hizo
que tomara la delantera nuevamente y con ventaja ya que su cercano competidor perdió un poco
el control de la moto, la última vuelta fue mas relajada para la rubia, que gano la carrera sin
problema.

Las familias Kaioh y Darrieux esperaron en sus lugares a que Haruka, regresara del festejo y estuviera
lista para irse, ya habían acordado festejarían el seguro triunfo de la corredora en algún restaurant.
-Felicidades Haruka ya sabia que ganarías, pero la penúltima vuelta estuvo cardiaca.- dijo Armand
que fue el primero en verla llegar
-Gracias Armand, si se complico un poco casi al final, pero nada que no se pudiera solucionar, nos
vamos ya, la verdad me estoy muriendo de hambre.-
-JAJAJA nunca cambias Haruka.- Dijo Armand
La Rubia dejo pasar al matrimonio y su hija y Dai y su hija, la rubia los siguió a la salida, Michiru se
detuvo y Haruka hizo lo mismo, cuando estuvieron a una distancia prudente hablo.
-Esa maniobra que hiciste fue muy peligrosa, fuiste muy imprudente.-
-¿Tanto te asusto esa maniobra Michiru?, no era la intención espantarte, solo ganar la carrea, pero
es bueno saber que te preocupas por mi.-
-Tonta, como no me voy a preocupar por ti si…-
-Si ¿Qué Michiru? Dime.-
-Si te quiero tanto.-
-Yo también preciosa y no te preocupes, no volveré a asustarte así, al menos no hasta la próxima
carrera.-
-Tonta.- le dio un codazo
-Hey ustedes dos que hacen allá, Haruka pensé que tenias hambre.- Volteo Armand cuando Haruka
no respondió una pregunta que le hizo.
-Perdón ya vamos, solo le preguntaba a Haruka algo sobre la pista, aprovechando que estamos aquí.-
Llegaron a Le Parc aux Cerfs en Montparnasse, un restaurant sobrio pero no muy formal, escogieron
sus platillos y les tomaron la orden, el matrimonio Darrieux, Haruka y Michiru platicaban
animadamente, los cuatro estaban sorprendidos de la actitud callada de Andréanne, que
generalmente era muy alegre sobre todo cuando estaba la corredora presente, Dai veía de forma
analizadora a la joven rubia tratando de descifrar a que se refería su hija cuando dijo no por lo que
es, ¿que era Haruka?
- Andréanne, hija que te pasa estas muy callada.-
-No me pasa nada mamá, solo presto atención a la conversación.-
La joven corredora estaba muy sorprendida con su actitud y quería hacer un comentario pero
Michiru la miro de forma significativa, por lo que dedujo se enteraría después.
La comida termino con una agradable plática y un buen café.
-Fue un día muy emocionante pero ya nos retiramos, Andréanne y Michiru ¿se quedan con Haruka
o se vienen con nosotros?-
-Me voy con ustedes mamá, estoy un poco cansada.-
-Yo me quedo un rato si no les importa.-
-Esta bien Michiru pero recuerda tenemos una platica pendiente.-
-Si mamá no te preocupes, llegare temprano.-
Los cuatro se despidieron y dejaron a la pareja a solas.
-Ahora si ¿me puedes decir que paso?.-
-Que Andréanne vio cuando te besaba y se sorprendió porque ambas somos mujeres y para colmo
mi mamá escucho parte de la conversación, así que si no te importa ¿podría contarle la verdad? que
eres mujer-
-Claro, la verdad no me preocupa que lo sepa, lo que me angustia es que desapruebe nuestra
relación.-
-Creo que eso no va a pasar, tal vez no brinque de alegría, pero no creo que me prohíba seguir
contigo.-
-Eso espero, ya no concibo mi vida sin ti.- Beso a Michiru como si la vida el fuera en ello.
-No te preocupes, te aseguro que este no será el último beso, pero mejor nos vamos ya, debo hablar
con mamá y de seguro que también con Andréanne.-
-Esta bien, quería pasar mas tiempo contigo pero ni modo, ¿mañana vas a dar clases?.-
-Si solo falte el día de hoy.-
-Entonces nos vemos mañana.-
El trayecto a casa de Michiru fue silencioso ambas estaban sumergidas en sus pensamientos, se
despidieron como de costumbre y Michiru entro en la casa.

Como era de esperarse Dai la esperaba en su habitación, antes de acabar de abrir la puerta..
-Buenas noches mamá, supongo estas ansiosa de hablar conmigo.-
-Sabias que estaría esperándote.-
-Si.- termino de entrar a la habitación y cerro la puerta.
-Espero que no te andes con rodeos y me digas que pasa con Haruka.-
-Pasa, que Haruka es una mujer, aunque parece un chico no lo es.-
-Como broma es muy mala.-
-No es broma, lo supe desde el primer día que nos presentaron, lo sospechaba pero después le
pregunte y ella me lo confirmo.-
-No lo puedo creer y yo animándote a que tuvieras una relación con una mujer.-
-Y es lo mejor que haz hecho por mi, Haruka es realmente maravillosa, todavía tengo algo de miedo
a salir herida, pero es parte de mi trauma con la humanidad que ella me esta ayudando a superar
pero, soy feliz muy feliz con ella, tenias razón es la persona indicada para mi.-
-Pero es una mujer…. ahora entiendo tu pregunta del otro día, no puedo creer que te empujara a
sus brazos y que hasta le ayudara a conquistarte.-
-Créeme que no me conquisto con la comida que preparaste, fueron los detalles, su forma de ser y
tratarme, me hace sentir especial, muy especia y si no mal recuerdo tu dijiste que no me darías la
espalda y que lo único que quieres es mi felicidad.-
-Si es lo que mas me importa por lo mismo me preocupa tu futuro, ¿Qué pasara cuando todos se
enteren?-
-Hace mucho que no me importa lo que digan los demás, si aguante tres años de chismes,
murmuraciones y calumnias sola, creo que con Haruka podría soportar mas que eso.-
-La verdad es una sorpresa, necesito pensar bien las cosas, pero de todas formas sabes que siempre
estaré para apoyarte y si, Haruka ha logrado un cambio positivo en ti, también es verdad que te ves
mas feliz y llena de vida, solo espero que no traiga consecuencias en tu futura carrera.-
-Pues no veo porque debería afectar mi carrera, mi vida personal no tiene porque importarle a
nadie.-
-¿Pero porque no dice abiertamente que es una mujer y se hace pasar por hombre? no me gusta
que oculte algo así y engañe a todos.-
-Lo hace por su carrera, porque escogió dedicarse a un deporte dominado por los hombres y no la
aceptarían fácilmente, también por eso no te lo dije antes, no quiero que pierda lo que con mucho
trabajo ha conseguido, por favor no le vayas a contar a Isabelle, Andréanne me ha dicho que no es
buena guardando secretos, ella fue la que le sugirió a Haruka no decirla nada a sus padres y no trata
de engañar a la gente, solo no los saca de su error y también fue por recomendación del equipo de
F1.-
-No te preocupes no le diré a nadie, su secreto esta a salvo, pero me sigue preocupando tu futuro.-
-Creo que mi futuro pinta mejor que nunca, Haruka me trajo suerte, ya estoy en una orquesta
reconocida y mi vida privada no debe importarle a nadie mas que a mí.-
-Bueno hija, piénsalo bien que yo hare lo mismo y creo que alguien mas quiere hablar contigo.-
-Hasta mañana mama que descanses.-
-Tu igual, buenas noches.-

En cuanto Dai salió de la habitación Andréanne salió de la suya para ir a la de Michiru.


-Buenas noches Andréanne pasa.- Abrió la puerta antes de que la chica tocara
-¿Tan predecible soy?.-
-Si, bastante, y no Andréanne no siempre me han gustado las mujeres, si se a la perfección que
Haruka es mujer y no me importa, tu no me arrojaste a sus brazos ella me conquisto y si estoy
realmente enamorada y repito no me importa que sea mujer, ¿respondí todas tus peguntas?-
-Si aunque no hice ninguna, pero aun así, explícame si nunca te gustaron la mujeres ¿Por qué estas
con Haruka?, digo es una chica increíble pero ni mi hermana ni yo llegamos a ese punto y mira que
ella estaba realmente enamorada de Haruka hasta que descubrió su secreto.-
-Tal vez porque yo siempre lo supe y me conquisto con su forma de ser, nadie me había tratado de
esa forma, además su mirada…. podría perderme en esos ojos, no me molesta en absoluto su
condición femenina pero tampoco fue lo que me atrajo, ¿pero no eras tu la que me querías unir a
ella?-
-Si pero como amigas, estabas siempre tan encerrada que pensé si conocías a alguien que hubiera
sufrido y sobrellevara las cosas con animo y alegría, tal vez tu harías lo mismo, conocerías mas
personas y te enamorarías, pero no creí que de ella y a ella la molestaba con insicuaciones que no
pensé fueran ciertas.-
-¿Tan malo te parece?-
-MMMM….. No malo no, extraño, creo que no me acostumbro a la idea de verlas como una pareja,
será porque vives conmigo desde hace tiempo y te he tomado mucho cariño y el hecho de no
conocerle ninguna novia a ella.-
-¿Nunca ha salido con alguien?-
-Algo formal creo que no, recién la conocí solía ver a alguien pero nada serio y termino poco tiempo
después….. pero debí imaginarlo, con nadie tiene tantas atenciones como contigo, que lenta soy.
Creo que estoy feliz por ti, ahora sonríes más y te ves mas alegre, pero me molesta que ninguna de
las dos me lo contara ¿Cuánto tiempo llevan así?-
-MMMM….realmente poco desde el primer sábado de vacaciones.-
-¡TODA UNA SEMANA Y NO ME DIJISTE NADA! Que ingrata si yo las presente.-
-Sabes que no hablo mucho sobre mi, pero a Haruka la conoces desde hace mas tiempo que a mí
reclámale a ella.- (Michiru sabia que era capaz de reclamarle y le daba mucha risa solo de imaginar
la escena).
-Esta bien, le reclamare mañana ¿supongo que vendrá por ti como todos los domingo, no?-
-Si eso me dijo.-
-Bueno entonces hasta mañana mala amiga, pero aun así que tengas dulces sueños.-
-JAJAJA gracias igualmente, que descanses.-

A la mañana siguiente Haruka paso por Michiru para llevarla a sus clases, el invierno se hizo mas que
presente el día anterior, así que ahora mas que nunca no dejaría que Michiru anduviera por las frías
y nevadas calles, pero esta ves toco la puerta y la espero a fuera no quería enfrentarse a Dai, no
sabía como tomaría el hecho de ser mujer y la novia de su hija, se abrió la puerta, pero Michiru no
salió sola, Andréanne la acompañaba.
-Buenos días señoritas ¿Cómo amanecieron?-
-Bien gracias ¿y tu?- respondió la violinista
-Pues yo muy enfadada contigo Haruka mala amiga Tenoh, ¿Por qué no me contaste lo que pasaba
entre Michiru y tu?-
-Bueno la verdad no te he visto mucho últimamente perdón pero…. Ahora que recuerdo ¿Por qué
tendría que habértelo dicho? Ya se te olvido que no me contaste nada de tu relación con aquel
piloto, que por cierto de habérmelo contado te habría advertido que no era buena persona y te
dañaría como termino haciéndolo.-
-Ejem… pues si creo que tienes razón, es solo que me sorprendí por la forma en que me entere, pero
les deseo que sean muy felices, bueno ahora las dejo.- regreso a la casa.
Michiru estaba muy divertida con la pequeña pelea de las chicas.
-Ahora si podemos saludarnos como debe ser.- Haruka tomo a Michiru de la cintura la acerco a ella
para darle un profundo beso lleno de amor.
-¿Por cierto porque no entraste hoy?-
-Prefiero saber que opina tu mamá de lo nuestro antes de enfrentarme a ella.-
-Como te dije no esta súper feliz, pero tampoco me lo ha prohibido, creo que le cuesta asimilarlo,
pero terminara por aceptarlo muy bien.-
-Esta bien, creo que tendré que hablar con ella, lo antes posible.-
-¿Y se puede saber de que?-
-Ya se que somos mayores de edad, pero aun así quiero su permiso y decirle mis intenciones son
serias.-
-¿Qué tan serias?-
-Que somos novias oficialmente y que no eres un juego o una aventura para mí.-
-Es muy bueno saber eso, puedes hablar con ella mañana después de la práctica en el conservatorio
y quedarte a comer.-
-Bien así también se los comunico a la los padres de Andréanne, vives en su casa y en cierto punto
te consideran parte de la familia, solo espero tu mamá no se moleste y diga algo indebido frente a
los Darrieux.-
- No te preocupes no dirá nada, le explique las cosas ayer y lo comprendió no le dirá a nadie.-
-Esta bien vámonos o llegaras tarde.-

Las clases transcurrieron con normalidad, Haruka invito a comer a Michiru y después la llevo al
teatro otra nueva experiencia para ella, que solo había visto una obra teatral una vez cuando era
pequeña, fue un musical así que la chica estaba encantada, quería invitarla a cenar al salir del teatro,
pero la joven artista argumento la comida había sido muy abundante y prefería ir a casa.

El día siguiente era frío como todos los inviernos en París, la madrugada anterior nevó, por fortuna
esta vez no duraría todo el día, Haruka llego puntual para llevar a Michiru al conservatorio, se
quedaba escuchando el ensayo maravillada por el talento de la joven, su debut seria en 2 días en el
concierto navideño justo el 24 de diciembre, seria temprano para dar oportunidad a la gente de
asistir y prepararse para la celebrar en familia. El Ensayo termino 4 horas después de dar inicio.
El director de la orquesta se sorprendía cada vez mas del talento de la joven, no cabía la menor duda
era un prodigio como no se había visto en muchos años, ya estaba pensando en que fuera el primer
violín y que tocara la tocata y fuga de Bach siendo acompañada por la orquesta pero ella como
atracción principal para la próxima temporada de conciertos.
-Bien el ensayo termino, espero que el 24 toquen aun mejor que hoy, nos vemos mañana, ya solo
tenemos dos días para ensayar.-

Todos recogieron sus cosas y Michiru se apresuro a llegar a donde Haruka la esperaba.
-Felicidades preciosa, estuviste brillante.-
-Muchas gracias pero creo no eres muy objetiva.-
-¿Le preguntamos al director que opina de tu talento?-
-No, mejor vámonos ya, que si no mal recuerdo hoy comes en casa de los Darrieux.-
-Y no solo eso, haremos oficial nuestro noviazgo.-
Michiru le dedico una gran sonrisa, la velocista le correspondió el gesto y le dio el brazo para guiarla
a la salida.

-Bien llegamos, espero que realmente tu mamá no quiera matarme.-


-No te preocupes no lo hará, anda vamos ya.-
Entraron a la casa y se dirigieron a la sala, sabían que aun era temprano para la comida y creían
nadie las molestaría en esa parte de la enorme mansión, pero Dai estaba ahí haciendo algunas
manualidades para navidad, no acostumbraban festejarla pero al país que fueres haz lo que vieres
y el la familia Darrieux se veía tan emocionada con las fiestas que Dai quiso poner de su parte.
-Hola mamá, ya regrese y vengo acompañada.-
-Hola hijita ¿cómo te fue?-
-Muy bien gracias.-
-Buenas tardes Sra. Kaioh ¿Cómo ha estado?-
-Buenas tardes Haruka, bien gracias, aunque estoy un poco preocupada por su relación.-
-Quiero decirle que mis intenciones con su hija son serias y honorables, es una persona muy especial
y creo ya no podría vivir sin ella, por eso quisiera que apruebe nuestra relación.-
-No es eso lo que me preocupa, desde un principio pude ver que no eres una mala persona, pero a
pesar de que el mundo es mas abierto me preocupa que pueda pasar con el futuro de mi hija cuando
se sepa la verdad.-
-Si se sabe la verdad no solo el futuro de su hija estará en peligro también el mío, pero no importa,
estoy dispuesta a luchar contra el mundo entero para estar al lado de Michiru.-
-Mamá ya te dije que mi vida personal no tiene porque afectar mi carrera, pero aun así aunque yo
no tengo problemas en gritarle al mundo que amo a una mujer, espero no se sepa la verdad por el
bien de su carrera.-
-Bueno, no puedo decir que me fascina la idea de que seas mujer, pero debo admitir que haz
ayudado mucho a mi hija y que se ve te interesa, así que tienen mi apoyo y también mi aprobación
espero no arrepentirme de esto después, pero quiero la felicidad de mi hija y creo…
-Perdón que interrumpa su conversación, pero quería que Dai me ayudara con una nueva receta
para navidad, no sabia que habían llegado y no pude evitar escuchar lo que dijiste, ¿de que esperas
no arrepentirte Dai?
Las tres se quedaron paralizadas ante la sorprendente pregunta de Isabelle, sabían no podían decirle
la verdad.
Capitulo 17
-Y bien ¿no me van decir de que hablaban?-
-Es algo de lo que se enterara cuando este la familia reunida, Haruka y yo tenemos que decirles
algo.-
-¿Y no me pueden adelantar algo? Por lo menos el porque Dai se puede arrepentir.-
-Cuando los muchachos hablen con todos lo sabrás.-
-Que malos son, bueno tendré que esperar a la hora de la cena cuando estemos todos reunidos,
mientras tanto Dai ¿me ayudas con esa nueva receta?-
-Por supuesto, ¿Michiru puedes terminar estos adornos?-
-Claro además Haruka puede ayudarme.-
-¿Yo? ¿Por qué? No soy bueno haciendo manualidades.-
-Ya aprenderás, anda ayúdame.-
-Esta bien lo intentare.-

Para sorpresa de ambas Haruka aprendió muy rápido, como hacer los adornos, para cuando todos
llegaron a la casa y la cena estaba lista, las chicas ya habían terminado con los adornos.
-La cena esta lista ya pueden pasar al comedor.-
-Gracias Sra. Darrieux, ya terminamos, vamos en seguida.-
Llegaron al comedor, donde todos ya habían tomado su lugar, Haruka se sentó junto a Michiru.
-Haruka tiene algo que decirnos ¿no es así?- Isabelle estaba realmente intrigada.
-Si, ya que estamos todos reunidos, quiero informarles que Michiru me hizo el honor de aceptar ser
mi novia.-
-Felicidades a los dos, que buena noticia, los dos son muy talentosos y se que serán felices, ahora
entiendo porque he notado a Michiru mas alegre, brindemos por los nuevos novios.- Armand alzo
su copa.
-Por los nuevos novios.- Dijeron todos.
-Pero Dai dime ¿Por qué dijiste que esperabas no arrepentirte? Haruka es un buen muchacho me
consta por la gran amistad que tenemos con él, con un gran futuro, creo que Michiru no pudo haber
elegido mejor.-
-Si Isabelle, se que Haruka es una buena persona y veo a mi hija muy feliz.-
-Pues sigo sin entender tus palabras Dai.-
-Bueno yo me refería a..
-Se refería al permiso que me dio para salir de viaje con Michiru el fin de semana después del 24,
como sus alumnos estarán de vacaciones por la navidad, pues yo quiero aprovechar para llevarla a
un lugar especial que se le gustara, le pedí permiso a la Sra. Kaioh y ella acepto, pero tiene sus dudas,
por favor Isabelle dile que cuidare bien a su hija.- Michiru veía a Haruka con incredulidad y sorpresa,
la rubia lo noto y con una mirada le dio a entender le explicaría y le guiño un ojo.
-Dai no tienes de que preocuparte, Haruka es muy responsable y Michiru también, me parece
perfecto que la lleves a pasear, es joven y necesita divertirse.- Armand intervino en la conversación.
-Esta bien Armand, dejare mis preocupaciones de lado y mejor comencemos a cenar o se va enfriar
la comida.-
La cena transcurrió con gran normalidad. Al terminar la cena Haruka salió con Michiru, dijo no
tardarían.
-Me puedes explicar ¿Qué es eso del viaje?, creí que no mentías.-
-Perdón, es que desde hace tiempo quiero llevarte a dos lugares de este país, para mi uno es mágico
y el otro se te encantara, aunque no es la mejor época del año pero…. No importa, así que aproveche
Dai no sabia que contestar para que ninguna de ustedes dos se negara a mi petición, se que debí
preguntarte antes, pero me dio miedo dijeras que no.-
-Así que esa fue tu forma de manipularme para que aceptara, sabias que no podría desmentirte
delante de todos, pero todavía puedo decir que no e inventar un pretexto a los Darrieux por mi
cambio de opinión.-
-Si lo se, pero por favor di que si, de verdad te va a gustar te lo juro, por favor.- la veía de forma
suplicante y con carita de borrego en matadero.
-Esta bien acepto, pero no vuelvas a manipularme de esa manera ¿de acuerdo?-
-Completamente de acuerdo, no lo volveré a hacer, gracias por aceptar ir.- Sellaron el trato con un
beso.

El concierto Navideño fue todo un éxito, el Olimpyc de París estaba lleno a reventar, los asistentes
quedaron maravillados con el gran concierto, el director se arrepintió de no darle un solo a Michiru
para esa fecha y esperar hasta el inicio de temporada del próximo año, pero lo hecho, hecho estaba
y no lo podía cambiar. Haruka la esperaba afuera de los camerinos con un enorme ramo de rosas.
Michiru estaba encantada con los detalles que tenia la joven piloto. Recibió el ramo y le dio un gran
beso.
-Felicidades preciosa, fuiste la mejor.-
-Gracias, pero se suponía no debía sobresalir si no armonizar con el conjunto.-
-Armonizabas perfecto, pero transmitías mejor los sentimientos.-
-Otra vez gracias pero no eres objetiva, ¿nos vamos?-
Llegaron junto a los demás y partieron directo a la casa de los Darrieux, la cual había sido adornada
durante la semana con un enorme árbol de navidad sobriamente decorado con esferas y moños de
colores azul y plateado, colgaban de algunas paredes otro tipo de adornos alusivos a la fecha y cerca
de la chimenea en la gran sala un enorme nacimiento, con un rio que funcionaba con el mecanismo
de muchas fuentes caseras. El exterior también estaba adornado con numerosas series de foquitos
de distintas variedades. Haruka y Michiru llegaron primero como era de esperarse si el conductor
es un piloto de Formula 1. La joven artista puso las rosas en un florero con agua.
-Ven acompáñame a mi habitación.- tomo de la mano a la rubia subieron la escalera y entraron a la
habitación de la chica.
Michiru le dio un gran paquete cuadrado y algo plano, con un enorme moño –Este es mi regalo de
navidad para ti.-
La corredora abrió el regalo apresuradamente, cuando lo vio quedo realmente sorprendida –que
hermoso cuadro ¿tu lo pintaste?-
-Si, pensé que podría quedar bien en tu salón de música que aun no terminas de decorar.-
-Esta hermoso, me transmite una gran paz, me transporta a esa playa a ese atardecer y esa pareja
que lo esta contemplando ¿somos nosotros?-
-Tú que crees.
-MMMM….que se ve el es muy guapo, atractivo e irresistible y ella hermosa, inteligente y muy
talentosa, así que si, definitivamente somos nosotros.-
-Vaya además de guapa, atractiva e irresistible eres sencillita y carismática ehh.-
-Yo solo digo la verdad ¿o estoy mintiendo?- Su mirada se clava en la de Michiru y la chica se pierde
en esas esmeraldas.
-No, no mientes y lo mas irresistible es tu mirada… ¿posarías para mi?-
-MMMM….la verdad no me agrada la idea, ni siquiera me gusta que me tomen fotos.-
-Por favor, quiero no, necesito plasmar esa mirada en un lienzo.-
-Déjame pensarlo… tal vez un día logres convencerme.- su mirada es picara y se acerca a la chica
que esta moleta por no obtener la respuesta que quiere, pero igual no se aleja, la toma de la cintura
y la besa apasionadamente.-Gracias por el regalo es maravilloso, en verdad que eres un prodigio
para las artes.- La vuelve a besar y se separan al escuchar se abre la puerta principal de la casa.

La cena transcurre amenamente, entre, charlas, anécdotas y bromas, la cena consistió de canapés
de queso de cabra con aceite de ajo, caracoles al tomillo, costillas de cordero a la francesa, Osechi
y anmitsu servido con helado para darle el toque oriental a la cena. Al terminar de comer Andréanne
prendió el estéreo para ponerse a bailar era música muy movida así que el matrimonio y Dai
prefirieron limitarse a observarlos, mientras platicaban. Los jóvenes se divertían con la música y los
locos pasos de baile que hacia Andréanne, Haruka alcanzo a escuchar su celular, le extraño alguien
le hablara a esa hora eran las 2:47 a.m., vio la pantalla y frunció el ceño y se aparto un poco, para
responder.
-Y ahora ¿Qué quieres?-
-Esa no es forma de responderle el teléfono a tu padre jovencita, pero no se puede esperar nada
mejor de ti, escucho que como siempre estas en una fiesta, creí ya serias más responsable.-
-No tendría porque darte explicaciones, pero estoy en casa de unos muy buenos amigos que me han
tratado como una hija brindándome el cariño y apoyo que ustedes me negaron y por si no le
recuerdas en occidente acostumbran celebrar la navidad, si solo llamaste para regañarme te
hubieras ahorrado el costo de la llamada.-
-Te hablo para avisarte que tu madre y yo iremos a Europa en enero, llegaremos a Inglaterra por
asuntos de negocios y de ahí iremos a Francia, queremos verte y hablar contigo, espero que para
esas fechas seas una persona civilizada con la que se pueda conversar.-
-No voy a esforzarme en demostrarles lo que soy, porque para ustedes nunca será suficiente sino
se hacen las cosas a su manera y de verdad preferiría se ahorren las molestias de….
-Ya te lo avise, nos vemos el próximo año.- Akito Tenoh corto la llamada.
Haruka quería desbaratar el celular con las manos, pero lo guardo, le daba la espalda a las chicas
pero Michiru noto se estaba poniendo muy tensa, tenía los dos brazos a los costados y apretaba los
puños con fuerza y su nuca comenzaba a dolerle, su respiración se agito, quería gritarle a su padre
que no regresara a su vida si no era para aceptarla tal cual era.
Michiru se acerco a la rubia, cuando estuvo a su lado tomo su mano con el puño aun apretado, pero
fue cediendo ante el contacto con la de la chica -¿estas bien, eran tus padres otra vez verdad?- la
chica se puso frente ella y la abrazo cálidamente –tranquila, no se que te hayan dicho, pero por
favor no dejes que te afecte así.-
La respiración de la corredora se fue normalizando ante la calidez del abrazo de la chica, para
después corresponderlo y hundir su cabeza entre el cuello y hombro de la joven, poco a poco se fue
relajando. –Van a venir en enero, pero su opinión sobre mi no cambia.- le dijo en un murmullo.
-No te preocupes por eso, esta vez estaré a tu lado, no tendrás que enfrentarlos sola y si no se dan
cuenta que tienen una hija mas que maravillosa los que pierden son ellos.-
Haruka levanto su cabeza para ver a Michiru a los ojos -¿de verdad estarás conmigo?-
-Por supuesto, quiero estar contigo en los momentos alegres y en los difíciles.-
-No los conoces, no quiero que te hagan pasar un mal rato.-
-No te preocupes, no lo harán, no si estamos juntas.- se iban acercándose para besarse….
-Oigan ustedes ya me dejaron sola.- se quejo Andréanne, haciendo que todos se percataran la pareja
se había alejado.
-Hija, déjalos tranquilos, quieren estar un rato a solas.- le reprocho Armand
-Ya tendrán tiempo para estar solos el fin de semana.- rezongo Andréanne
-Esta bien ya vamos, pero pon otro tipo de música esta ya me aburrió.- le dijo Haruka regresando a
su estado de animo habitual.

El fin de semana llego, Haruka llego muy temprano el viernes por Michiru eran las 6 a.m.. Todos
dormían aun cuando la joven salió de la casa, para encontrarse con la velocista que la esperaba en
la puerta.
-Buenos días ¿Cómo amaneció la mejor artista del planeta?-
-Bien gracias un poco intrigada por saber a donde me llevaras ¿y tu?-
-Bien gracias y no comas ansias ya lo veras.- le quito la maleta de la mano y la puso en la cajuela del
deportivo. –listo ¿y mi beso?- La chica muy obediente la beso profundamente.
-Ahora esta mucho mejor, bueno vámonos, llegaremos aproximadamente a las 16:00 hrs-
-Ya me vas a decir a donde vamos.-
-Ya lo veras cuando lleguemos.-
EL trayecto fue tranquilo a pesar de ser vacaciones la mayoría de las personas usaba el TGV o ya
habían salido desde antes de Noche Buena, Haruka prefirió no detenerse a medio camino, a las
16:13hrs estaban entrando a la ciudad amurallada de Carcassonne, situada en una colina y
amurallada por los romanos por el siglo 100 A.C. convirtiéndola en el centro administrativo de la
colina, efectivamente era un lugar mágico lleno de historia, Haruka le iba contando datos
interesantes sobre la ciudad mientras llegaban al lugar donde pasarían dos noches L’Hotel De la Cité,
pues el domingo temprano partirían otro lugar que Haruka esperaba le gustara aun mas a Michiru.
Llegaron a la recepción y enseguida fueron guiadas a sus habitaciones, la corredora no quería
presiona a la joven violinista por lo que reservó dos habitación, estaban juntas y una puerta
comunicaba ambos cuartos. Michiru estaba asombrada con la belleza de los jardines de aquel lugar.
–Veo que te gustan los jardines.-
-Si, solo lamento no haber traído mi cuaderno de dibujo y mis lápices, este lugar es inspirador.-
Haruka le dijo algo al odio al mozo que llevaba su equipaje y le entrego algo, la chica no se dio cuenta
pues seguía embelesada con el paisaje, en cuanto dejo el equipaje de ambas en sus respectivos
cuarto el joven salió corriendo.
-Espero que la habitación sea de tu agrado, la mía esta a un lado, si necesitas algo solo toca esta
puerta, comunica ambas habitaciones.-
-Si muchas gracias, pero esto mas que una habitación parece un departamento.-
-Bueno preciosa nos merecemos lo mejor ¿no crees?, en cuanto desempaques tus cosas vamos al
restaurant del hotel a comer ¿te parece?-
-Si esta muy bien, la verdad me muero de hambre y tu debes estar cansada después de conducir
tanto.-
-En realidad no mucho, te veo al rato.-
Michiru desempaca y ordena las cosas, el cuarto tiene una amplia sala con televisor, y un escritorio
con artículos de papelería, sale a la terraza y ve el magnifico paisaje, los jardines del hotel y las
construcciones del castillo Condal románico y la basílica gótica de Saint-Nazaire entre ambos
monumento se encuentra el hotel. La chica esta sumergida en sus pensamientos y en un mundo de
ensueño cuando el ruido que provoca alguien tocando la puerta la regresa de sus ensoñaciones.
Entra a la habitación y abre la puerta.
-Srta. El joven que la acompaña me dijo que le entregara esto lo antes posible, que por favor revise
si tiene todo lo necesario, si hace falta algo con gusto se lo traeré.- le entrega una bolsa.
Michiru ve con sorpresa que dentro hay un cuaderno de dibujo profesional , carboncillos y algunos
colores y otros implementos de dibujo, los saca en el escritorio, mientras el joven esperaba para ver
si no faltaba nada.
-Gracias, no hace falta nada, puede retirarse.-
-Con su permiso.-
La joven cierra la puerta y toca la que conecta su habitación con la de Haruka, la rubia la abre
inmediatamente y la chica se abalanza a su acompañante sorprendiéndola con un apasionado beso,
el gesto fue muy sorpresivo, pero Haruka estaba fascinada ante tales muestras de cariño.
-Gracias por comprarme lo que necesito para dibujar.-
-No tienes nada que agradecer, me gusta verte feliz, ¿vamos a comer o prefieres hacer alguna otra
cosa?-
-Comer esta bien, pero regresando ¿posarías para mi en la terraza de la habitación con ese hermoso
paisaje detrás, eso me haría realmente feliz?- pone un gran énfasis en la última
-No te das por vencida verdad, ahora eres tu la que trata de manipularme, pero la respuesta sigue
siendo no.-
-Que mala eres, me traes al lugar perfecto, con el ambiente perfecto, a le mejor modelo que un
pintor pueda encontrar y me dice que no.- finge estar muy molesta
-Vamos no te molestes…. Lo pensare durante la comida ¿te parece?-
-Eso ya me lo habías dicho que lo pensarías y no lo haz hecho.-
-Si lo he hecho pero sigue sin agradarme la idea, anda vamos a comer me muero de hambre.-
-Esta bien vamos, pero sigo enfadada.- La rubia la toma de la mano para ir al restaurant y la chica
no opone resistencia por lo que deduce no esta tan molesta.

Comieron y charlaron, la artista seguía sacando el tema del dibujo cada vez que podía, era muy
insistente y realmente quería hacer ese dibujo, sabia tenia poco tiempo pues no se quedarían ahí
todo el fin de semana, así que entre mas rápido aceptara mejor. Terminaron de comer y la chica
seguía insistiendo, hasta que su acompañante acepto.
Regresaron a la habitación el sol casi se había ocultado por completo, la rubia tenia le esperanza de
que eso la salvara, pero la pintora encontró mas interesante la luz de la luna, el paisaje se vía aun
mas mágico y los ojos de Haruka brillaban con mas fuerza con el reflejo del satélite terrestre. Michiru
acomodo la todo como quería y le indico a la corredora en que posición la quería y le ordeno no se
moviera, tomo el cuaderno y los carboncillos y empezó a dibujar el boceto, empezó con su modelo,
pero se detuvo al llegar a sus ojos, eran tan expresivos que le estaba costando plasmarlos fielmente
cosa que nunca le paso antes, así que continuo con lo que enmarcaría a la figura principal del dibujo,
las dos enormes construcciones que se encontraban a los lados y parte del jardín que se perdía en
el horizonte, el tiempo pasaba sin que la artista se diera cuenta pero Haruka estaba bastante
cansada ya de no poder moverse, ya eran las 23 horas y la chica seguía dibujando a todo lo que
daba, la rubia no solo estaba entumida por no moverse también por la temperatura que descendía
rápidamente, por lo que ese atreve a decir –Michiru de verdad que ya no siento ninguna parte de
mi cuerpo, esta helando aquí afuera no se si podre moverme.
La joven ve la hora y se da cuenta que lleva 5 horas dibujando, ni el frío noto de lo concentrada que
estaba, dejo el cuaderno en el escritorio.
-Perdón no me di cuenta cuanto tiempo ha pasado, estaba demasiado concentrada, ven vamos a
dentro.-
Los movimientos de la pobre modelo eran torpes, Michiru se acerco para ayudarle a entrar y se dio
cuenta realmente estaba helada, se sintió sumamente apenada, - discúlpame te estabas congelando
¿porque no me dijiste antes?-
-Estabas tan concentrada que no quería interrumpir.- sus movimientos seguían siendo torpes, la
chica seguía guiándola hasta la recamara donde se encontraba la puerta que unía la dos
habitaciones, la abrió y entraron torpemente, al intentar dejar a su modelo en la cama la rubia se
dejo caer en la cama, jalando a la artista con ella, Michiru quedo encima de Haruka viéndose
directamente a los ojos, ambas se perdían en la profundidad de la mirada de la otra, Michiru iba a
cortando la distancia con los labios de su entumecida modelo para fundirse en un beso que fue
subiendo de tono, cada vez mas apasionado y profundo, la rubia no sabia que era lo que estaba
elevando la temperatura corporal, el calor de la chica sobre ella, la forma en que se besaban, lo
mucho que la deseaba o una combinación de todas.
Capitulo 18

El beso se alargo, se separan para tomar aire pero regresan a lo que estaban haciendo, poco a poco
el cuerpo de Haruka comienza a entrar en calor y responder a lo que le pide, abraza fuertemente a
Michiru de la cintura, la pasión es tal que cualquier resquicio de razón escapa de la mente de la
corredora que empieza a acariciar la espalda de la chica, en un ágil movimiento queda encima de
ella para empezar a besar su cuello, al parecer la razón también ha abandonado a Michiru que se
deja llevar por los sentimiento y sensaciones que provoca la velocista en ella, sin pensarlo dos veces
empieza a desabotonar la camisa de la corredora que intenta hacer los mismo con la blusa de la
chica sin dejar de besar su cuello, al fin la joven violinista termina de desabrochar el ultimo botón
de la prenda la cual Haruka termina de quitarse, para regresar a esos labios que le roban el aliento
con tan solo rosarlos, las manos de Michiru recorren la espalda de la rubia, la cual siente como un
choque de corriente eléctrica que la invade ante la sutiles caricias de la joven, la cual ya también ha
quedado sin blusa
Haruka sigue besándola en el cuello hombros y sus manos suben la falda de la chica, mientras esta
empieza a desbrochar el sostén de la corredora cuando sus manos se topan con ese obstáculo
quitándolo del camino, para lo cual Haruka se despega un poco del cuerpo de Michiru y la ve a los
ojos, en ese momento sus hormonas le dan paso a la razón, no aparta su mirada de la de la chica
para decirle-¿estas segura de esto? No quiero que te sientas presionada, si me dices que nos
detengamos yo… es interrumpida por los labios de la artista quien la besa dulcemente solo rompe
el beso para decirle –estoy segura, quiero que nos pertenezcamos la una a la otra.- la vuelve a besar
pero esta vez con pasión mezclada con lujuria, sus manos siguen recorriendo el torso desnudo de
su amante haciendo que sele ponga la piel chinita, Haruka se separa para quitarle el sostén y
contemplar en todo su esplendor a la mujer que le quita el sueño, acaricia el rostro de la chica
pasando lo dedos por los labios que acaba de saborear, recibiendo un beso en ellos como respuesta,
siguió delineando su rostro, con ambas manos acaricia su cuello, hombros, brazos, hasta llegar a los
senos de la chica, los acaricia delicadamente, provocando una gran excitación en ella, deja que su
boca y lengua hagan el trabajo que anteriormente hacían sus manos para empezar a quitar la falda
de la violinista la cual deja salir el aire contenido en ligeros suspiros , la joven disfruta al máximo las
caricias de su amante la cual recorre sus piernas y cintura para desabrochar la falda y quitarla, pero
reacciona para empezar a desabrochar el pantalón de velocista la cual le ayuda liberándose
rápidamente de el, Haruka recorre cada centímetro del dorso de la chica con suaves besos y de vez
en cuando con la lengua, introduce su mano dentro de la pantaletas de la joven, comprobando que
esta mas que excitada y comienza un delicado masaje en su clítoris lo que provoca un gran gemido
de placer en su pareja, pronto la prenda intima de la joven se convierte en un estorbo por lo que la
quita, para regresar a su labor, la besa dulce y tiernamente en los labios -¿estas lista?- la chica solo
asiente con la cabeza y se aferra al cuello de la rubia mientras la besa, Haruka inicia las intromisiones
en la intimidad de su amante suave y delicadamente, mientras besa su cuello y pechos, Michiru
siente que un gran toque eléctrico recorrer su columna haciendo que se arque y deje salir un gran
gemido de placer, la joven rubia aumenta el ritmo de sus intromisiones lentamente hasta que su
joven artista llega a el clímax Ahhh -…. Haruka….oooohhhhh ….uff. Su respiración era agitada y aun
tenía los ojos cerrados, quería grabar en su memoria cada instante de ese momento tan especial y
sublime.
-¿Estas bien preciosa?- se recostó junto a ella y acariciaba su cabello tiernamente.
La chica solo asintió con la cabeza esperando su respiración se normalizara volteo para ver a la
velocista a los ojos.- Ha sido el mejor día de mi vida.-
-Me alegra escuchar eso.-
La joven artista se puso en cima de Haruka y la beso profundamente. –Bueno creo que es mi turno
de hacerte mía.- regreso a los labios de la rubia para besarla con mayor intensidad, su lengua jugaba
con la de su compañera, sus manos iniciaron unas caricias suaves y sutiles por el cuerpo de la
velocista que se excitaba mas y mas, la joven artista hizo un recorrido con la lengua desde el ombligo
hasta los pechos de la corredora, quiera proporcionarle el mismo placer que había recibido
momentos antes, beso, lamio y succiono los senos de su amante haciendo que esta dejara escapar
leves gemidos de placer, sus manos recorrieron las largas y bien formadas piernas de la joven rubia
que se sentía en un sueño, hasta llegar a la entrepierna de la joven piloto que estaba ya muy húmeda
después de todo lo acontecido, empezó con suaves caricias, como si tocara el mas fino violín para
después penetrar en la intimidad de su amante la cual pronto empezó a mover las caderas marcando
el ritmo que quería, la violinista hacia todo lo posible por complacer a la rubia, sus dedos se movían
siguiendo un ritmo perfecto al movimiento de su amada, provocando largos gemidos de placer en
la corredora, para Michiru esa era la mas hermosa y sublime sinfonía que podría escuchar, hasta
que llego el esperado orgasmo de la velocista, la cual después de arquear la espalda y soltar todo el
aire contenido se dejo caer exhausta en la cama, su corazón latía mas rápido de lo que corría su
auto, la chica se puso a la altura de Haruka para besarla dulcemente y verla a los ojos.
–Haruka yo… te…te…te amo.-
La rubia se sorprendió ante tal declaración, la chica esperaba una respuesta pero las palabras se
quedaron atoradas en la garganta de la velocista, no estaba acostumbrada a demostrar sus
sentimientos con palabras.
-Creo que no debí decírtelo, fue muy pronto, pero el momento era per….
Los dedos de Haruka la hicieron callar.
-Si realmente lo sientes no te arrepienta, es solo que no estoy acostumbrada a decir lo que siento,
prefiero demostrarlo con actos, pero yo siento lo mismo por ti.- la beso tiernamente.
La chica se acomodo en el pecho de da la rubia la cual la abrazo y acariciaba su cabello, mientras la
mano de la artista trazaba líneas sobre el abdomen de la corredora, se quedaron así en silencio
sintiendo el calor de la otra y sumergidas en sus pensamientos, hasta que el cansancio de un día tan
ajetreado las entrego a los brazos del dios del sueño.

Unos rayos de sol se colaron entre las cortinas de la habitación despertando a Michiru, abrió
lentamente los ojos y se dio cuenta que el hombro de la rubia seguía siendo su almohada, recordó
cada detalle de la noche anterior la cual le pareció un hermoso sueño del cual no quería despertar,
se incorporó un poco y contemplo lo apacible y hermosa que se veía su amada durmiendo, después
de un rato decidió ir a darse una ducha, trato de no despertar a su amante al levantarse y se dirigió
al baño, en cuanto cerro la puerta, Haruka empezó a despertar, al no ver a la chica a su lado se
asusto un poco ¿tal vez había soñado lo que paso la noche anterior, pero entonces por qué estaba
desnuda? Pensaba en eso cuando escucho el ruido de la regadera en el baño, ahora estaba segura
no fue un sueño, sonrío mas feliz que nunca en su vida, se estiro para levantarse y pedir les llevaran
el desayuno a la habitación, tardaron un poco en responderle en recepción pero finalmente
tomaron el pedido, se disponía a hacerle compañía a Michiru cuando esta salió del baño envuelta
en una toalla.
-Veo que ya despertó la bella durmiente ¿Cómo amaneciste?-
La corredora la abrazo y beso tiernamente –mejor que nunca, aunque me hubiera gustado hacerte
compañía en la ducha.-
-Lo siento pero te veías tan angelical durmiendo que sentí feo despertarte.- ambas seguían
abrazadas la corredora rodeaba la cintura de la chica y ella el cuello de la rubia.
-Fue peor despertar sola, pensé por un momento que todo lo había soñado.-
-Pues si este es un sueño, no quiero despertar.- beso a su amada piloto con un profundo amor que
al rato se transformo en pasión, la rubia iba a quitarle la toalla pero la violinista la detuvo.
-Creo que es mejor te duches también, hoy es nuestro último día en este hermoso lugar y no hemos
salido del hotel.-
-Esta bien, ya voy, pero tendrá que ser con agua fría después de ese beso, por cierto pedí nos
trajeran el desayuno, no deben tardar.-
-Esta bien, pero no te vayas a resfriar con el agua fría.-
Las dos estaban de muy buen humor, una para hacer bromas y la otra para aguantarlas.
Michiru regreso a su habitación para buscar lo que se pondría ese día, regreso a terminar de
arreglarse a la habitación de Haruka para esperar el desayuno.

Tocaron a la puerta, la chica abrió y recibió el carrito con el desayuno, acomodo los platos en la
mesa de la otro cuarto de la habitación donde había una pequeña mesa, una sala y el televisor, para
cuando la rubia estaba lista también lo estaban Mcihiru y el desayuno.
-Haruka creo que no tiene sentido que sigas pagando la otra habitación.-
-Eso quiere decir que lo último que veré antes de de dormir sea a ti y lo primero que vea al
despertar.-
-Se puede decir que si, después de lo que paso ayer…. Bueno creo que podemos estar en la misma
habitación.- Se sonroja un poco al evocar lo acontecido la noche anterior. –Pero ¿podríamos ocupar
la habitación que era para mi?, necesito terminar el dibujo.
-MMMMM esta bien, solo esta vez no me tengas tanto tiempo en la misma postura que después no
me puedo mover.-
-No pareció afectarte demasiado ayer en la noche.- con un tono y sonrisa picaras
Haruka se sonrojo ante el comentario.
-Te ves linda sonrojada, hare que te sonrojes mas seguido.-
-Oye, no seas tan mala.-
El desayuno siguió normal, entre bromas y risas, al terminar fueron a la recepción para cancelar una
de las habitaciones y salieron a dar un paseo por la ciudad, recorrieron la muralla y sus 52 torres, se
podía ver desde lo alto de la ciudad en la cima de la colina vestigios de 2000 años de historia,
visitaron el castillo condal románico situado el punto mas al alto de la colina, se convirtió en la
fortaleza de las fortaleza, estaba rodeado por otra muralla y una gran columna cuadrad que servía
de torre de vigilancia, el castillo consta de dos construcciones de un planta en torno a un patio
cerrado en el que se puede ver la típica arquitectura medieval, romana y gótica. En la primera planta
del castillo hay un interesante museo, el Museo Lapidario, en el que se exponen estatuas, cruces de
piedra y sarcófagos descubiertos en el área de la ciudad. Ambas chicas se sentían transportadas a
otro tiempo caminando tomadas de la mano por los pasillos del castillo.
Después fueron a la basílica de Saint-Nazaire se construyo desde el año 900 pero sufrió varios
cambios en su estructura, de la original solo quedan documentos, después se reconstruyo
mezclando el estilo gótico y romano, los cuales se aprecian en los decorados, esculturas y adornos,
cuenta con un órgano que data de 1637 uno de los mas antiguos de Francia.
Al terminar el largo paseo fueron a comer a La Cotte de Mailles un restaurante acogedor en una
calle tranquila, distinguido por sus exquisitos platillos excelentementes decorados, tomaron su
orden llevaron los platillos y todo transcurrió sin novedades, no paraban de hablar de los lugares
que visitaron, en verdad era mágica esa pequeña ciudad.

Cuando regresaron al hotel el sol ya le había dejado su lugar a la luna, a pesar de nos ser tan tarde
en invierno los días son mas cortos y la noches largas, subieron a la habitación y Michiru arreglo
todo para que estuviera igual que el día anterior, Haruka tomo su lugar y la chica continuo con su
dibujo, esta vez estaba mas inspirada que nunca y pudo plasmar magistralmente esa mirada
esmeralda que la cautivo desde el primer momento y aunque ella se negaba a admitirlo también la
enamoro desde entonces, le dio un pequeño retoque al fondo del paisaje que era el marco perfecto
para aquella diosa del viento.
-Listo termine, ya puedes moverte con libertad.- empezó a cerrar el cuaderno
-Hey, ¿no me vas a dejar ver como quedo?-
-MMMM…. no hasta que lo pase en un lienzo, despues decides con cual te quedas tu y con cual yo.-
-¡QUE ME VAS A TENER ESPERANDO HASTA QUE TERMINES LA PINTURA, QUE CRUEL ERES!-
-Calma amor, ya veré de que otra forma te compenso por esperar.- tena una sonrisa picara y
después de decir esto entro en la habitación y guardo el cuaderno en el escritorio que cerro con
llave.
Haruka tardo un poco en reaccionar, nunca había escuchado hablar así a Michiru y no pudo evitar
recordar la noche anterior, pero la voz de Michiru la bajo de la nube.
-¿Te piensas quedar toda la noche en la terraza?-
-No por supuesto que no.- Entro y abrazo por atrás a Michiru y le pregunto al oído -¿Qué tienes
planeado para entretenerme esta noche?- su tono era tan sensual e insinuante que la joven pintora
solo sintió como se le enchinaba la piel.
-La verdad no lo he pensado aun (ya se estoy mintiendo quiero repetir la noche anterior, pero no
debo mostrarme tan desesperada ¿o si?) podría ser dormir para renovar energías, mañana partimos
a donde solo tu sabes y no se cuanto tengas que conducir.- Se dio la vuelta para poder ver la reacción
de la rubia, sin soltarse del abrazo.
-Pues no creo que eso me entretenga mucho, puedo despertar a media noche y espiar por ahí como
quedo el dibujo, además a donde vamos esta a 2 horas de aquí, tal vez menos, así que mejor piensa
en otra cosa.-
La chica sonrió pícaramente –aunque te despiertes no vas a poder espiar, pero para evitar que
despiertes a media noche creo que tendré que dejarte agotada que podemos hacer….. ya se,
salgamos a correr por los jardines del hotel.-
La cara de Haruka fue de disgusto –Esta bien no, esa no es buena idea, a ver…… ya se me enseñas a
conducir como un piloto profesional….. creo que eso tampoco fue de tu agrado….entonces..
-Entonces que tal si mejor hacemos esto.- La rubia beso apasionadamente a la chica, que se aferro
a su cuello, Haruka la brazo con fuerza y la fue guiando hasta la cama sin dejar de besarla.

Al otro día Michiru despertó temprano, el plan era salir a mas tardar a las 9 am para llegar a su
próximo destino a mas tardar a las 11 am, solo pasarían una noche ahí.
Michiru empezó a besar la espalda de la rubia para despertarla, pero en verdad que la noche
anterior había sido agotadora, al ver que no reaccionaba, mordió el lóbulo de la oreja de Haruka
para susurrarle-ya despierta bella durmiente, o no estaremos listas para salir.-
-mmmm….5 minutos mas.-
-ya despierta o me vuelvo a duchar sola.- al escuchar este tipo de invitación despertó de inmediato,
salió de la cama de un salto y se dirigió al baño – ¿que nos vas a venir, se nos va a hacer tarde.-
La chica solo sonrío divertida ante la escena y acompaño a su amor a la ducha.
Desayunaron en el restaurant del hotel y subieron a arreglar sus maletas para partir.
-Ya dime a donde vamos.-
-Es una sorpresa, se que te encantara, confía en mi, además el trayecto no es tan largo, no sea
impaciente.-
-Mira quien lo dice la Srita. Me voy a levantar a media noche a ver el dibujo.-
-Oye, tu solo tienes que esperar una hora, yo tengo que esperar días.-
Al fin llegaron a su destino el Hotel Villa Duflot en Perpignan, un hotel ideal para un viaje romántico,
la corredora vendo los ojos de Mcihiru, llegaron a la habitación y la guio hasta la terraza, entonces
quito la venda de los ojos de la chica.
-No puedo creerlo, Haruka es increíble, lo recordaste.-
-Por supuesto preciosa, desde que te conocí tienes el 100% de mi atención, se que lo extrañabas
mucho y bueno no es la playa de Shizuoka ni la mejor época del año pero…
-Es increíble, el mar es hermoso en cualquier parte del mundo, pero no tengo traje de baño.-
-No te preocupes por eso.- se acerco a su maleta y saco dos hermosos y sexys trajes de baño-Sabia
que no lo traerías porque no te dije a dónde veníamos, no quería arruinar la sorpresa y me tome la
libertad de comprar estos, espero te gusten.- Se los entrego a la chica.
-Vaya pensaste en todo, están precioso Haruka, vamos a cambiarnos y vamos a la playa.-
-Te acompaño a la playa pero no a nadar, la verdad no me gusta mucho y nunca me han gustado los
trajes de baño, además deberías esperar un poco el agua todavía debe estar muy fría.-
-No te preocupes estoy acostumbrada al agua fría en Sizuoka tampoco es muy templada en esta
época del año, me cambio rápido y nos vamos.-
En cinco minutos ya estaba lista, salieron por uno de los accesos del hotel a la playa, la corredora se
tendió en un camastro observando lo bien que se desenvolvía en el mar la joven artista, sentía que
la chica estaba en perfecta sintonía con él, las olas parecían mecerla cariñosamente como un
amante que vuelve a ver a su amor después de una larga ausencia. El tiempo paso volando para
ambas, la violinista estaba fascinada de reencontrarse con el elemento en el que mejor se sentía, le
conto todo lo que había vivido en esos meses lejos de él y la joven piloto estaba hipnotizada con el
escena que veía, estaba maravillada de la forma en que la chica jugaba con el agua y las olas,
despertó de su sueño cuando su estomago empezó a reclamarle por alimento, entonces se acerco
a la orilla para decirle a Michiru que era hora de ir a comer, ya eran casi las 18:30 hrs y habían
desayunado ligero hacia casi 10 horas. La chica salió a regañadientes pero se dio cuenta que
realmente ya era tarde y que también empezaba a sentir hambre, la corredora le recibió
amorosamente entre su brazos con la toalla extendida, regresaron a la habitación, para que Michiru
se duchara y se arreglara para salir a comer.

La rubia la llevo al centro de la ciudad que esta a 10 minutos del hotel y comieron en Le Figuier
Bouchon Catalan cuyos platillos tienen influencia de la cocina catalana y una combinación con la
cocina típica francesa, disfrutaron de una deliciosa comida y una amena charla, Michiru esta mas
que feliz y Haruka se sentía mas complacida con el excelente trabajo que había hecho para hacer
feliz al amor de su vida. Al terminar de comer dieron un paseo por el centro, visitaron rápidamente
algunos edificios de importancia turística como la catedral gótica de San Juan Bautista y el castillo
de los reyes de Mallorca de estilo español. Regresaron al hotel cerca de las 23:00 hrs.
-No puedo creer que mañana tenemos que regresar.-
-Vamos, me vas a decir que no te gusta París.-
-Si me gusta, tiene su magia y encanto, pero este lugar es magnifico, además estoy cerca de mi
amado mar.-
-Si quieres podemos quedarnos un día mas, pero tu le explicas a tu mama porque no regresamos el
día acordado.-
-¿De verdad? ¿No tienes compromisos que atender?.-
-No, estoy de vacaciones y tu también, unas muy merecidas debo agregar.-
La chica se aferro al cuello de su rubia amante y la beso apasionadamente.

A la mañana siguiente Michiru despertó muy temprano, vio que su amada corredora esta
profundamente dormida, así que decidió ir a nadar sola. Haruka despertó unas horas después, busco
a su joven acompañante en la habitación pero no la encontró, por lo que pensó la encontraría en su
segundo hogar y así fue, llego rápidamente a la playa y pudo distinguir la figura de la artista que
estaba ya lejos de la orilla, sonrío satisfecha, había sido el mejor fin de semana de su vida, el viaje
fue todo un éxito, su amada Michiru estaba feliz y alegre y ahora estaba segura que la amaba tanto
como ella a la chica. Se acerco mas y el agua toco sus pies descalzos, se dio cuenta que realmente
estaba fría y se preocupo por la salud de la chica, pero a ella parecía no importarle la temperatura
del agua, tenia muchas cosas que contarle a su mas fiel amigo y consejero. Grito su nombre para
llamar su atención y lo consiguió, Michiru salió del agua.
-¿No tienes frio? El agua esta helada.-
-La verdad hace un poco de mas frío en Shizuoka en esta época del año, ya estoy acostumbrada no
te preocupes.-

Regresaron al hotel, se ducharon y arreglaron para ir a desayunar al restaurante del hotel, después
siguieron su recorrido por el centro de la ciudad que además es la capital del departamento de los
Pirineos Orientales, en la región de Languedoc-Rosellón, después fueron a caminar por la playa,
donde vieron el atardecer , la violinista estaba encantada de poder ver tal cosa después de tanto
tiempo lejos de su amado mar y sobretodo porque esta vez podía compartirlo con la persona que
amaba, regresaron para cenar de nuevo en el restaurant del hotel, pues saldrían a la mañana
siguiente muy temprano para llegar a París a mas tardar a las 18:00 hrs.

A la mañana siguiente Michiru se despertó mas temprano aun para poder despedirse de su
elemento ya que no sabia cuanto tiempo pasaría antes de volverlo a ver, al regresar a la habitación
Haruka ya había despertado pero quiso dejarla a solas con su elemento, se arreglaron y arreglaron
sus cosas, eran las 7:30 am cuando estaban saliendo de Perpignan, se detuvieron a comer algo en
Issoire en el restaurant Julien Chaput, pues no habían desayunado, finalmente llegaron a la casa de
los Darrieux a las 18:03 hrs. Haruka ayudo a Michiru con su maleta, tenia la firme intención de subirla
a la recamara de la chica pero…..
-No se supone que llegarían ayer, me tienen mas que angustiada, hija nunca habías sido tan
irresponsable, Isabelle y Armand fueron a la Prefectura de la Policía a ver los reportes de accidentes
en la carretera.-
-Lo siento mucho mamá, se me olvido avisarte que nos quedaríamos un día mas, es que Haruka me
llevo a la playa y tu sabes como me gusta el mar y yo le pedí que nos quedáramos mas tiempo.-
-Mil disculpas Sra. Kaioh, se que debí avisarle, prometí cuidar a su hija y no tengo excusa, pero no
volverá a pasar.-
-Lo mejor será avisarles a los Darrieux que ya están aquí y no es necesario que los sigan buscando.-
-Si les llamo inmediatamente.- Haruka saco su celular y le llamo a Armand le explico las cosas y
colgó, no sin antes recibir un buen regaño por la angustia que le hicieron pasar a Dai. –Ya vienen de
regreso, creo que es mejor que me retire, otra vez mil disculpas Sra. Kaioh, no fue mi intención
causarle angustias.- Se acerco a Michiru –nos vemos mañana preciosa, que duermas bien.- le dio un
inocente beso en la mejilla vigilado por la atenta mirada de Dai.
-Que duermas bien y gracias por todo.- La chica estaba inmóvil, nunca había visto a su madre tan
enojada y es que la verdad nunca le había dado motivos.
-Vamos a tu habitación jovencita tenemos que hablar.

Capitulo 19

Ya en la habitación de Michiru
-Mamá… por favor perdóname, no quise hacerte pasar un mal rato, es solo que estaba tan feliz que
me olvide de todo.- tenia la mirada en el suelo, no se atrevía a ver a su madre a los ojos.
-Se que yo te empuje a abrirte con los demás y a que buscaras tu felicidad, pero nunca antes habías
sido tan irresponsable, un fin de semana con Haruka y te olvidas del mundo, me preocupa tu futuro
¿lo mismo vas a hacer con los estudios y el trabajo en la orquesta sinfónica? ¿te vas a olvidar de tus
responsabilidades cada vez que estés con ella?-
-No creo sea justo me digas esto, sabes perfectamente que mi relación con Haruka inicio antes de
terminar el semestre y no falte a ningún examen, tengo el mejor promedio y conseguí entrar a la
orquesta y sabes bien que nunca falte a un ensayo o llegado tarde, tampoco he descuidado mis
clases de fin de semana, si reconozco que estuvo mal que no te avisara y no va a volver a pasar.-
-Claro que no va a volver a pasar porque no vuelves a salir de viaje con ella , es mas me arrepiento
de haberte apoyado en esa relación.-
-Como me puedes decir eso ¿ya se te olvido el solo quiero que seas feliz? ahora lo soy y mucho y
estos días han sido los mejores de mi vida y no pienso renunciara a eso, nunca te he desobedecido
pero si me pides que me aleje de Haruka lo hare.-
-En cierto punto tienes razón, creo que será mejor hablar de esto cuando no este tan enojada, pero
me da gusto que estés de regreso sana y salva.-
-Y además feliz, muy feliz, de verdad que Haruka es maravillosa, es capaz de tener los detalles mas
espectaculares conmigo y la amo.-
-Esas palabras no se dicen tan a la ligera.-
-No son a la ligera, es la verdad amo a Haruka Tenoh como nunca pensé amar a alguien, créeme lo
he pensado mucho y ahora estoy segura de lo que siento.-
-Esta bien solo espero no traiga consecuencias en tu futuro, haz luchado mucho por el y no quiero
lo arruines.-
-Dime la verdad ¿que te molesta tanto que no te avisara o que Haruka sea mujer?-
-La verdad no lo se, estoy enojada por la preocupación que me hiciste pasar así que no quiero decirte
algo que no sienta o piense realmente solo por estar disgustada, mejor hablamos de esto mañana
que este mas tranquila sabiendo que estas a salvo y a mi lado.-
-Esta bien, como quieras, pero piénsalo bien, solo quiero que sepas que soy muy feliz, solo me falta
papá para que mi felicidad sea completa.-
-Voy a mi habitación, nos vemos en la cena.- Dai se fue dejando a una Michiru pensativa.

(Si papa viviera ¿aceptaría mi relación con Haruka? mejor no pienso en eso, no tiene sentido)
Sacó el dibujo y un lienzo se sentó frente al caballete junto a la ventana donde entraba la luz de la
luna y comenzó a pasar el dibujo en el, el simple hecho de recordar lo vivido ese fin de semana le
dio una gran inspiración, termino el boceto en el lienzo rápidamente y estaba sacando las pinturas
en la paleta cuando escucho llegaban los Darrieux, pero no quiso dejar lo que estaba haciendo,
además lo mas seguro es que también estuvieran molestos y lo que menos quería era perder la
inspiración con un regaño, noto que su madre bajo a saludarlos y agradecerles su preocupación por
su hija.

Llego la hora de la cena pero la chica prefería seguir pintando y no se atrevía a enfrentarse a todos,
dieron unos leves golpes en la puerta y escucho una voz familiar.
-Michiru ¿no vas a bajar a cenar?-
-No, Andréanne muchas gracias no tengo hambre.-
-¿Puedo pasar?-
-Por supuesto pasa.-
-¿Por qué se retrasaron? Mis papas y la tuya estaban realmente preocupados, ninguna de las dos
suele ser irresponsable, tu menos que nadie eres el ejemplo de responsabilidad.-
-Tu también me vas a regañar, por eso no baje a cenar para no escuchar reproches, si ya se que hice
mal, pero creo es el único error que he cometido, no merezco ser tratada así.- empezaba a enfadarse
por la situación.
-Perdón no fue mi intención, no quería que sonara a regaño de verdad, es solo que tienes razón
nunca cometes errores, eres la alumna perfecta, maestra perfecta, hija perfecta y me sorprendió
fallaras una vez, eso es todo.-
-Pues no soy perfecta, nadie lo es, soy un ser humano no una maquina de responsabilidad y si, no
me acorde de avisarles llegaría un día después, no pensé que se preocuparan tanto.- su tono seguía
siendo molesto, un error en 20 años y todos la juzgan.
-Lo que menos quiero es hacerte sentir mal pero, solo quería saber porque no regresaron ayer y
como te fue.- su tono era tímido, realmente se sentía mal por reprocharle una falla.
Michiru suspiro –lo siento creo que me desquite un poco contigo, pues no regresamos ayer porque
yo le pedí a Haruka nos quedáramos un día mas y me fue de maravilla.-
-¿A dónde te llevo?-
- A Carcassonne y Perpignan, recordó me encanta el mar y por eso quise quedarme mas tiempo, no
se cuando regresare a conversar con el.-
-Me alegra que te fuera bien y que no les haya pasado nada malo, pero no creo sea bueno te quedes
sin comer, si quieres te puedo subir algo.-
-Muchas gracias, pero no tengo demasiado apetito, además no me pasara nada por un día que deje
de cenar y quiero terminar este cuadro lo antes posible.-
-WOW esta hermoso y no lo puedo creer, ¿Qué hiciste para convencer a Haruka de posar para una
pintura? No deja que le saquen fotos.-
-Solo insistí hasta que me dijo que si.- tenia una gran sonrisa de victoria.
-Vaya si que te quiere o de plano la desesperaste, espero lo termines pronto, es una verdadera obra
de arte.-
-Gracias, yo también espero terminarlo rápido.-
-Bueno me voy a cenar, no quiero me regañen por tardar tanto y en verdad estoy muy feliz de verte
tan animada y llena de vida.-
-Gracias.- Cuando Andréanne salió de la habitación la chica siguió pintando hasta altas horas de la
madrugada, se detuvo cuando unas nubes taparon la luna, por lo que los colores ya no se verían
igual con la luz artificial de un foco, así que prefirió ir a dormir.

A la mañana siguiente, se despertó temprano, se ducho y vistió y siguió con la pintura quería
terminarla antes de fin de año, tenia solo dos días, pero otra vez se enfrentaba al obstáculo de
plasmar fielmente esa mirada esmeralda tan profunda y llena de sentimientos, decidió dejarlo para
mas tarde y continuar con el fondo de la pintura, cuando empezaron a entrar los rayos del sol con
mayor intensidad cerro un poco las cortinas, quería tener el mismo ambiente de luz que cuando
hizo el dibujo en el cuaderno, entonces Toc Toc. –¿Se puede pasar?
-Si claro, pasa madre.- su tono era serio y no el cariñoso y amable que siempre usaba con su mamá
-Con respecto a lo que hablamos ayer, la verdad es que no termina de agradarme la idea que tengas
una relación con otra mujer, pero por otro lado, veo en tu mirada esa chispa que tenias cuando eras
pequeña, así que te seguiré apoyando, solo no vuelvas a asustarme de esa manera.-
-Esta bien ten por seguro que eso no volverá a pasar.- seguía seria y no dejo de pintar ni un segundo
-¡Qué hermosa pintura, el paisajes es maravilloso!, pero casi siempre pintas marinas, ¿Por qué
cambio el paisaje?-
-Esa es la vista de la terraza de la habitación del hotel donde nos quedamos en Carcassonne, pero
me halaga te guste la pintura, pero gran merito lo tiene en parte la modelo.- por fin bajo la guardia
-Si ya veo, bueno supongo que no vas a desayunar con nosotros.-
-La verdad preferiría seguir pintando, quiero aprovechar estoy inspirada.-
-Entonces te subiré algo, ayer no cénsate y no quiero que te mal pases de esa manera.-
-No te preocupes no es necesario, después bajo por algo.-
-MMMM… no mejor te traigo algo, quiero asegurarme que desayunaras bien.-
-De verdad no es necesario te molestes.-
-No es molestia además …
Toc Toc
-Adelante.-
-Perdón la interrupción pero te habla Haruka.- Andréanne le tendió el teléfono inalámbrico
-Gracias, no te hubieras molestado en traer el teléfono.-
-Esta bien, fue un placer hacerlo, nos vemos.- La chica se sentía un poco culpable por el reproche
anterior, sabiendo de sobra ella misma era un desastre y casi siempre estaba castigada.
-También te dejo para que atiendas la llamada.-
-Gracias.- cuando ambas salieron –Hola Haruka ¿como estas?-
-Pues la verdad no pude dormir, me acostumbre rápido a tu compañía y estaba preocupada por ti,
¿Cómo te fue con tu mamá?-
-Bien no te preocupes, se molesto bastante pero ya todo esta arreglado.-
-Que bueno porque quiero invitarte a comer y a patinar ¿Qué te parece?-
-Suena fabuloso, además creo debemos aprovechar estos días porque la próxima semana inician los
ensayos en la orquesta.-
-Bien paso por ti a las 17:00 hrs. ¿esta bien?-
-Si perfecto, te veo a esa hora.-

Michiru siguió pintando, Dai le llevo el desayuno como le dijo y la chica aprovecho para decirle
comería con Haruka y pasaría la tarde con ella, Dai no estaba muy feliz con la idea pero no le quedo
de otra mas que aceptar, después de todo por fin veía sonreír a su hija después de años, al fin se
veía como la chica joven que es. Se quedo un rato mirando como pintaba a la que ella todavía
consideraba su pequeña, cuando inicio a plasmar esa mirada esmeralda Dai sintió en parte lo que
sentía su hija cuando veía a Haruka a los ojos, estaba asombrada de la habilidad de su hija para
pintar, veía todo el amor y sinceridad en esa mirada – esa mira tiene algo que hipnotiza.- pensó en
voz alta.
-¿Qué? No me digas que te vas a convertir en mi rival.-
-Que cosas dices, es solo que es verdad tiene una mirada tan profunda y tu la plasmas de maravilla.-
-Gracias, pero no la verdad es que su mirada es mucho mejor a la que estoy pintando, es tan difícil
plasmar todos los sentimientos que veo en ella, nunca había visto una mirada así no he conocido a
alguien tan maravilloso como ella.-
-AAAYYYY creo que estas realmente enamorada.- lo dijo con mas pesar que entusiasmo.
-Que tono, ¿si Haruka fuera un hombre estarías feliz no?-
-No te puedo engañar, no me hago a la idea, pero tampoco te juzgo y menos por tu última
experiencia con los hombres.-
-Estas muy equivocada si crees que la razón por la que acepte a Haruka es por estar decepcionada
del genero masculino, ¿tan difícil es entender que me enamore de ella por su forma de ser y no por
su genero?-
-La verdad no se que pensar, pero me da gusto verte sonreír, de verdad solo quiero que seas feliz y
también lo mejor para ti y si tu felicidad es Haruka esta bien, tratare de asimilarlo mejor.-
-Espero lo logres.- sonó el reloj que esta en la sala marcando las 16:00 hrs –Dios que tarde es, Haruka
pasara por mi en una hora y no me he arreglado.- Michiru corrió a abrir la puerta del closet y buscar
que ponerse saco un vestido verde turquesa acinturado y en línea A –¿que te parece este? Me lo
puedo poner con el abrigo blanco.-
-Te queda muy bien, además eres hermosa y se que Haruka te ve así te pongas lo que te pongas.-
se acero y le dio un fuerte abrazo y un beso en la frente –te dejo para que te cambies, te quiero hija,
diviértete hoy.-

La chica se cambio rápidamente y se arreglo lo mas rápido posible para estar lista a la hora indicada
Haruka siempre es muy puntual y ese día no seria la excepción a las 17:00 hrs en punto sonó el
timbre de la puerta, Dai fue a abrir estaba segura era Haruka.
-Buenas tardes Sra. Kaioh.-
-Buenas tardes Haruka, pasa mi hija baja en un instante, pero antes quiero pedirte algo.-
-Claro, estoy a sus órdenes.-
-Por favor no distraigas mucho a Michiru de sus obligaciones, se que es injusto juzgar su relación y
mas a ella por un error, pero ha luchado mucho para conseguir lo que quiere, le ha costado
constancia y esfuerzo a pesar de su don nato para la música, se que es una muchacha maravillosa y
responsable, pero lo que esta viviendo contigo es algo nuevo para ella, me da miedo que no sepa
controlarse, yo se lo que es estar profundamente enamorada y querer pasar las 24 horas con el ser
amado, me da miedo que eche por la borda todo ese esfuerzo y arruine su futuro.-
-No se preocupe, yo nunca dejaría que eso pase, pero no creo deba preocuparse mucho, tiene una
hija extremadamente inteligente y talentosa, se que su futuro será brillante.-
-Y otra cosa, por favor no la hagas sufrir.-
-Eso no tiene que pedírmelo, yo daría mi vida por que ella sea feliz para siempre, por ver en su rostro
esa maravillosa sonrisa dibujada diariamente.-
-Gracias, dejo en tus manos a mi mayor tesoro.-

Michiru bajo rápidamente la escalera, quería correr a los brazos de Haruka pero se contuvo al ver a
su madre platicando con su amada. Las dos parecían serias pero no enojadas, la chica se preguntaba
de que estarían hablando. Se acerco despacio a al lugar que dividía la enorme sala y elegante
comedor de de la casa.
-Hola Haruka, tan puntual como siempre.-
-Y tú tan hermosa como siempre.-
-Bueno las dejo solas, con permiso, que se diviertan.-
-Gracias.- dijeron ambas chicas al mismo tiempo.
Dai se dirigió a la escalera para ir a su habitación.
-¿Nos vamos ya?-
-Por supuesto preciosa.- le dio el brazo a su acompañante.

Haruka estaciono el auto cerca de la parada Trocadero del metro, caminaron a pesar del frío que
hace en esa época del año en la ciudad luz, disfrutando del paisaje que ofrecen los jardines y fuentes
de Le Palais de Chaillot, hasta llegar a su destino final la torre Eiffel.
-Creí que iríamos a patinar antes de comer.-
-¿Quién te dijo que comeríamos en el restaurant de la torre?.-
-No, ¿entonces que hacemos aquí?-
-Espera a que lleguemos a la primer plataforma de la torre que si no me equivoco esta a 57 metros
de altura.-
Cuando llegaron se encontraron con una pista para patinar sobre hielo, no era la pista mas grande
del mundo pero si la que tenia mejor vista, se podía ver casi toda la ciudad desde esa altura y además
era muy segura.
-No sabia que instalaron una pista en la torre, la vista es magnifica.-
-Si, por eso vale la pena aguantar tanta gente.-
-Espero no tengas que firmar autógrafos como la otra vez.- en tono burlón y con una risita por lo
bajo, recordando lo que paso cuando fueron al cine.
-Que graciosa, como no era tu muñeca la adolorida.-
-Ya amor fue una broma.- la jalo de la camisa y le dio un beso corto pero apasionado.
Fueron a rentar los patines, se la pasaron de lo mas divertidas, ambas patinaban de maravilla y
pronto se volvieron el centro de atracción, eran una pareja perfecta, su movimientos eran tan
coordinados como si hubieran patinado juntas toda la vida, también las personas empezaron a
reconocer a la joven piloto. Un pequeño que era ayudado por sus padres empezó a llorar porque
quería una foto con el famoso piloto de F-1, los padres (como buenos franceses no querían entablar
conversación con un extraño que no sabían como reaccionaria ante la petición) no querían
interrumpir a la pareja que estaba pasando un muy buen rato, intentaron calamar a su hijo pero el
grito..
-¡Je veux une photo avec lui.!- señalando a Haruka
Todos dejaron de patinar al escuchar el grito, menos la feliz pareja aunque no paso inadvertido para
la violinista.
-Creo que un pequeño admirador tuyo quiere una foto contigo.-
-¿Qué quien?- Michiru le señalo en dirección a donde todos veían. –Bueno vamos con el pequeño
fan.- se acercaron a el y Haruka se agacho para quedar a la altura de su cabeza.
-¿Qué pasa? Vamos deja de llorar.-
El niño se sorprendió al ver quien le hablaba y dibujo una gran sonrisa en su rostro.
La rubia se incorporo para hablar con los padres –¿tienen una cámara fotográfica?-
-La verdad no, solo la del celular.-
-Con eso basta.-
Haruka cargo al niño en hombros y los papas tomaron la fotografía.
-Se un buen niño y pórtate bien con tus padres.-
El niño asintió con la cabeza y la gente empezaba a acercarse al ver la amabilidad del mejor piloto
en la historia de la F-1.
-Michiru creo que mejor nos vamos, antes de que arruinen mi muñeca.-
-JAJAJAJA si vámonos.- Y ambas emprendieron la graciosa huida, entregaron los patines y ni si quiera
esperaron al ascensor y bajaron por las escaleras, como un maremoto huracanado.
La chica estaba realmente divertida ante la huida pero le encanto ver esa lado tan sensible y humano
de Haruka, cada vez se convencía mas que ella era la persona indicada para pasar el resto de su vida
con ella.
-Ya deja de burlarte de mi.-
-Perdón pero nunca crei que huyeras así de tus admiradores, jajaja, pero ya en serio lo que hiciste
con el niño fue increíble.- rodeo su cuellos con los brazos y el dio un tierno beso.

Ya eran las 19:30 hrs la llevo a un restaurant llamado Le Coupe-Chou, el típico restaurante que solo
uno puede encontrar en París: acogedor, escondido entre pequeñas callejuelas, emana un
romanticismo que se palpa en el ambiente y por último ofrece una fantástica comida, les dieron el
menú y tomaron su orden Haruka ordeno de entrada las rebanadas de salmón en mantequilla
avellanada con una crema crujiente con tonos cítricos y de plato fuerte Muslo de pato confitado con
hongos y manzanas asadas a la Grand Mère.
Michiru pidió de entrada Ensalada de Otoño (Manzanas, Uvas pasas, queso de cabra, Miel, tomates
y cerezas). De plato fuerte ordeno Suprema de ave de corral, rellena de queso de cabra la gratín,
acompañada de una copa con quesos frescos. De postre ambas pidieron Ganache de chocolate con
menta acompañada de frutos rojos.
-¿Te gusto la cena?-
-Mucho, pero me gusta mas la compañía, conoces los mejores lugares de París.-
-Bueno tengo viviendo año y medio aquí mas que tu.-
-Pero este es un lugar muy romántico, ¿me pregunto a quien mas haz traído aquí?-
-¿Acaso estoy escuchando celos en la voz de Michiru Kaioh?-
-No, no tengo porque estarlo, lo que no fue en tu año no fue en tu daño y me imagino que el famoso
y sexy piloto de F-1 ha dejado mas de un corazón roto en esta ciudad.-
-Pues la verdad no, ni uno, me he concentrado mucho en mi trabajo y en la escuela y no soy de las
personas que se enamoran fácilmente y menos de las que juegan con los sentimientos de los demás,
este lugar me lo recomendó uno de los mecánicos de equipo hace algún tiempo sebe que la cocina
no es mi fuerte, me dijo que si igual era romántico, la comida también valía la pena, así que he
venido un par de ocasiones, pero sola.-
La chica se limito a besar a su pareja, tomándola por sorpresa.
-¿Y esto, a que se debe?-
-A que me esperaste sin saber que llegaría a tu vida.-

Caminaron de regreso al auto y Haruka iba algo distraída pensando en si era prudente o no lo que
quería proponerle a Michiru, sintió la cabeza de la chica apoyada en su brazo y como su mano
tomaba con mayor fuerza la de ella.
-¿Qué te tiene tan distraída?-
-Es solo que pensaba…. es que no se… mmm… si tal vez tu quisieras…. creo que mejor no olvidalo.-
-Ya dime ¿Qué quieres preguntarme y no te animas?-
-La verdad es que después de lo que hemos vivido no se porque me cuesta trabajo preguntar esto,
es solo que no se si sea conveniente.-
-Haruka Tenoh deja de darle vueltas a las cosas y deme que es lo que quieres.-
-¿Qué pasaría si te rapto esta noche y no llegas a tu casa? Claro esta vez le dejaría una nota a tu
mamá para que no se preocupe.-
-Me encantaría que me raptaras pero como dices no creo sea lo mas conveniente, no después de
no avisar que no regresaría el día que dije además pasado mañana es el ultimo día del año y creo
sabes muy bien como festejan los Darrieux y bueno Isabelle quiere que mama cocine algo típico y
quiero ayudarla, esta vez serán muchas personas no como en navidad.-
-¿Qué no tienen personal domestico para eso?-
-Si, pero a mi mamá le gusta hacer las cosas ella, dice que no quedan igual cuando dirige y las hace
otro y bueno yo siempre le he ayudado así que confía en mi.-
-¿Entonces cocinas tan rico como ella, porque no me lo habías dicho?-
-Porque no cocino tan rico como ella pero me defiendo, algún día te preparare algo.- le dio un largo
y tierno beso. –Bueno creo es mejor que regreso a casa, también hay algo que debo
terminar.-
-Esta bien.- su tono era resignado.- espera ¿algo que terminar, no será…?
Un beso la sorprendió y la hizo callar –no seas curiosa, ya lo sabrás la última noche del año.-
Llegaron rápidamente a la casa de los Darrieux, se despidieron en el umbral de la puerta antes de
que la chica la abriera.
-Buenas noches que descanses y duermas bien.-
-Me pides demasiado, me acostumbre a tu calor muy rápido y esta ciudad es mas fría que las del
suroeste francés.-
-¿Me estas chantajeando con que pasaras frío? Tu departamento tiene una muy buena calefacción,
de todas formas ya te recompensare estas noches frías después.-
-¿Estas? ¡¿plural?! ¿Cuántas serán?-
-Por lo menos dos y recuerda que la próxima semana inician las clases y los ensayos del
conservatorio.-
-Es verdad, también los entrenamientos, entonces aprovechemos mañana y pasemos todo el día
juntas.-
-Perdón pero no se va a poder, les prometí a mamá y la Sra. Darrieux ayudar con los preparativos
para año nuevo.-
-Esta bien te veo en la cena del 31 entonces.- le dio un largo beso, queriendo que no terminara
jamás y ver si conseguía convencerla de dejarse ser raptada, pero…
-Haruka no es la última vez que nos vemos ni será el último beso, te amo.-
La rubia otra vez se quedo paralizada, nunca había sido buena para expresar sus sentimientos con
palabras. –Yo también Michiru, nos vemos.-

El 31 de diciembre llego, Michiru y Dai prepararon Soba, ambas hicieron la masa para hacer los
fideos y el corta pasta de Isabelle fue de mucha utilidad, también prepararon Katsudon aunque
cambiaron el cerdo por cordero y Uiro un pastel de harina de arroz cocinado al vapor como uno de
los postres, también comerían Foi-Gras en esta ocasión de Oca, boudin blanc una especie de morcilla
y bûche de Noël un pastel en forma de tronco, cubierto de chocolate y relleno de crema y frutas y
claro no podía faltar el champagne.
Haruka llego temprano, saludo a la familia, a su novia y suegra.
-Les robo un rato a Haruka, no tardamos.-
-¿A dónde van?- Isabelle era muy curiosa
-Solo a mostrarle algo a mi habitación.- La tomo de la mano y subieron corriendo la escalera, Michiru
la soltó al entrar a la habitación, fue al caballete que estaba junto al escritorio y tomo el cuadro y el
dibujo, se los mostro a Haruka.
-Y bien ¿Qué te parece?-
- Que eres una verdadera artista y lo terminaste muy rápido, el mundo tiene que conocer este
talento tuyo, el musical ya empiezan a hacerlo, pero este también vale la pena ser difundido.-
-Exageras, no eres objetiva, pero puedes quedarte con el si quieres.-
-Claro que quiero.- atrajo a chica con una mano en su cintura y le dio un beso cargado de amor, se
separaron al escuchar el timbre.
-Es mejor que bajemos, nos deben estar esperando ya.-
-Si vamos ¿me podrías guardar el cuadro hasta que se vayan los invitados?-
-Claro no te preocupes, aquí estará seguro.

Las chicas bajaron y presentaron a Michiru y Dai con la familia de los Darrieux, fueron amables y
educados, pero menos sociables que Isabelle, Andréanne y Armand, de todas formas la velada fue
increíble, una charla amena, comida deliciosa, baile, brindis y claro no podía faltar el beso y abrazo
de las parejas bajo el muérdago para la buena fortuna.
Capitulo 20

El último viernes de vacaciones, las universidades iniciaban clases el lunes siguiente, la orquesta
sinfónica también comenzaba con los ensayos para la proxima temporada y los entrenamientos de
F-1 comenzaban el 25 de enero.
Haruka invito a salir a Michiru tenían que aprovechar ese fin de semana, después las actividades de
cada una las mantendrían ocupadas. Así que fueron a dar un paseo por el distrito Rive Gauche que
cuenta con la reputación de ser uno de los más románticos de Paris, atrayendo a muchas
personalidades a través de los años, incluyendo a Pablo Picasso, Henri Matisse y Ernest Hemingway.
Visitaron el Museo D’Orsay donde pudieron observar la impresionante colección de cuadros
impresionistas incluyendo las grandes obras de Monet, Renoir, Van Gogh, Degas y Cezanne.
-Son maravillosos ¿no crees?-
-Si, pero tu no te quedas atrás.-
-No eres objetiva.-
-A ver si mal no recuerdo Van Gogh vendió un cuadro en su vida y mira ahora, la gente ama sus
cuadros y paga miles de millones por uno, tal vez no sea del todo objetiva, pero creo que tu talento
es igual o mayor que el de estos pintores, aunque me gusta mas tu técnica mas clásica, pero si no
las exhibes ¿como crees que la gente va a conocer tu extraordinario talento? Por cierto ¿haz pintado
otros cuadros aparte de los dos que me regalaste?-
-Si desde que llegue a París he pintado varios cuadros ¿Por qué?-
-Curiosidad, ¿Cómo cuantos haz hecho?-
-La verdad no los he contado pero yo diría que entre 15 y 20.-
-Perfecto.-
-¿A que te refieres con perfecto?-
-Nada en especial, ¿que te parece si damos un paseo por los jardines de Luxemburgo?-
-Me parece bien pero no me cambies el tema.-
-¿Quién es la curiosa ahora? Ya te dije nada en especial, después de los jardines podríamos visitar
los baños Galo-Romanos y la Universidad de la Sorbonne, ¿Qué te parece?-
-Mientras no me quieras inscribir en la Universidad en la carrera de pintura, esta bien, créeme que
no me daría tiempo.-
-JAJAJAJA no solo que creo aun no conoces el edificio y es muy interesante.-

Al terminar el paseo tomaron un romántico crucero de noche por el Sena, el crucero incluía la cena,
champagne y que mejor forma que descubrir el corazón de París que con música romántica.
Terminaron la cena y Haruka invito a bailar a Michiru, pronto se ganaron las miradas de los
asistentes, sus movimientos eran tan coordinados y las figuras que hacían tan bellas que pronto las
demás parejas dejaron de bailar para observarlas. Después de bailar varias canciones se dieron
cuenta eran el centro de atención. Se detuvieron y salieron del salón como pudieron para tomar
aire y apreciar mejor el paisaje, la luna se reflejaba en las tranquilas aguas del rio y la ciudad aun
estaba adornada por la navidad y las luces le daban un toque mágico al ambiente. Haruka abrazo a
Michiru por detrás y la chica recargo su cabeza en el pecho de la rubia mientras enlazaba sus dedos
con los de su viento, suspiro profundamente y respiro aliviada y sin preocupaciones por primera
vez.
-¿Te sientes bien, no quieres que entremos, empieza a hacer más frío?-
-No, quiero estar un rato mas aquí así contigo, además tú me das todo el calor que necesito.-
-Preciosa ¿esta noche si me vas a dejar secuestrarte?-
-No se…déjame pensar es una decisión difícil después de un día como el de hoy.-
-¿Cuanto me vas a hacer sufrir esperando la repuesta?-
-Lo que tarde en pensarla.- se dio la vuelta sin soltarse del abrazo de la rubia y la beso
apasionadamente, dejando salir todos los sentimientos que sentía. –La respuesta es si, solo déjeme
avisarle a mi mamá que no regreso esta noche.-
-Mejor le dices que regresas hasta el domingo después de la cena.-

El crucero llego a su destino, los pasajeros iniciaron a bajar ordenadamente, pero las chicas
prefirieron esperar a que estuviera menos congestionada la salida, finalmente bajaron y se
dirigieron al auto de la corredora, llegaron a su departamento y Michiru fue a hablar por teléfono
para avisarle a su madre no llegaría a dormir hasta el domingo, Dai no estaba muy feliz con la noticia,
pero su hija ya era mayor de edad y prohibírselo seria peor.
-Quieres algo de tomar.-
-Un café estaría bien, pero deja yo lo preparo.-
-No es necesario, ya se como te gusta y se como me gusta a mí.-
-Yo quiero saber como te gusta.-
-Casi igual que a ti pero con media cucharadita de azúcar menos.- le guiño el ojo y se fue a la cocina
a preparar el café.

Las dos se quedaron charlando en la sala mientras terminaban su café, el día fue maravilloso, de la
charla pasaron a los besos, las caricias y Haruka termino llevando a la chica en brazos hasta la
recamara.

A la mañana siguiente la chica despertó en los brazos de Haruka, se sentía tan a gusto ahí, quería
seguir durmiendo pero tuvo una mejor idea, hizo a un lado el brazo de Haruka con mucho cuidado
y se levanto sin despertar a la corredora se puso la camisa que la rubia traía puesta la noche anterior,
fue a la cocina y se dispuso a preparar el desayuno, le hubiera gustado preparar uno típico de Japón
pero no tenia los ingredientes, por lo que tuvo que conformarse con un trozo de baguette que
horneo con mantequilla, jugo de naranja y café, dispuso todo en una bandeja, los platos con las
baguettes, el tarro de mermelada, los jugos y los cafés y fue a la habitación, dejo la bandeja en una
mesita para despertar a su amada rubia la cual seguía muy cómoda en los brazos de Morfeo. Se
recostó a su lado y empezó a darle pequeños besos en el cuello, la corredora empezó a abrir los ojos
poco a poco.
-Buenos días bella durmiente como amaneció hoy.-
-Bastante bien, creo que no pude despertar de mejor forma y dormí mejor aun.- la agarro por la
cintura y la beso largamente.
-El desayuno esta listo.- se levanto de la cama para ir por la bandeja.
-Que bien te ves usando solo mi camisa.- sonrió con coquetería y en su mirada había una chispa de
lujuria.
La chica solo río ante el comentario y le acerco la bandeja.
-Me habría gustado hacer algo típico japonés pero tu alacena no ayudo mucho.-
-No importa se ve rico, nunca horneo los panes, solo les pongo la mermelada y ya.- tomo un poco
del café.- como a mi me gusta.-
La dos terminaron su desayuno tranquilamente, Fueron a tomar una ducha juntas la cual se
prolongo un poco, tal vez un bastante, pero era el último sábado de vacaciones tenían que
aprovechar el tiempo, se arreglaron, decidieron ir de compras para abastecer la alacena de la joven
piloto, Michiru quería pasar por algo de ropa a la casa de los Darrieux pero la rubia la convenció
para ir de compras, era imperdonable no hubiera comprado ropa en la ciudad cuna de la moda y las
pasarelas.
Llegaron al Monoprix ubicado en la calle Henri Barbusse en el mismo distrito donde vive la rubia el
decimo séptimo conocido como Porte Mailot. Entraron al supermercado y se dirigieron a la zona de
alimentos, compraron todo lo que la corredora podría necesitar para una mes sin tener que
preocuparse por las compras y uno que otro ingrediente importado de Japón, la rubia le recordó
puntualmente a la chica, le cocinaría algo de lo que aprendió con su excelente cocinera mamá.
Regresaron al departamento para guardar los víveres sobre todo aquellos que iban en el
refrigerador o congelador, aunque con el frio que hacia en la ciudad en esa época del año no era tan
necesario.
Después se dirigieron al distrito Fauborg Saint-Honoré recorrieron las calles de Rue du Faubourg
Saint-Honoré, Rue Saint-Honoré, Rue de la Paix, Place Vendome. Donde se encuentran las boutiques
de famosos diseñadores como Versace, Hermes, and Yves Saint Laurent, pero también boutiques
de gran renombre como Colette. A Michiru se le hacía demasiado cara esa ropa y le decía a Haruka
fueran a una tienda más común, los precios le parecían exorbitantes y la iba a vestir igual un vestido
de Versace que de algún desconocido, pero la rubia estaba mas que entusiasmada imaginando como
quedarían esos diseños en el perfecto cuerpo de la violinista.
-Haruka por favor vamos a otro lugar, en el Monoprix vi que vendían ropa.-
-Como crees preciosa, mereces los mejor de lo mejor, además ven mira este.- le enseño un vestido
de noche gris con un pronunciado escote en la espalda- este sería perfecto para un recital, luego le
enseño un vestido azul claro, con tintes en azul un poco mas oscuros, menos formal que el anterior,
un juego de saco y falda muy bien combinados y que se vería perfectos adheridos en la figura de la
chica otro azul marino bordado con hilos de plata, sumamente elegante y también con un
pronunciado escote en la espalda todos Versace que fue la primera boutique que recorrieron.
-Haruka solo venimos a comprar ropa para no pasar a mi casa, no a cambiar mi guardarropa, además
están muy caros.-
-Vamos ninguna mujer se resiste a las compras en París, anda deja que te los regale, dame es gusto
¿si? ¿por favor?- Michiru no pudo resistir esa mirada suplicante.
-Esta bien, me probaré lo que haz elegido, por cierto tienes muy buen gusto para la ropa femenina.-
-Solo imagino como se vería en ti y la inspiración y gusto por la moda aparecen.-
-Aunque también veo te gustan los escotes.- La rubia se sonrojo un poco –y también te gustan los
que no tienen muchos botones, ¿es para quitármelo mas rápido?- esta vez se sonrojo aun mas y no
pudo articular palabra en su defensa.
La chica le modelo cada uno de los vestidos o conjuntos que su amada corredora recomendaba,
debía admitir eran hermosos y cómodos. Se suponía debía decidirse por alguno pero la corredora
decidió comprar todos, lo mismo paso en las tiendas de Hermes, Yves Saint Laurent y en Colette, los
guarda trajes donde venían envuelta la ropa no cupieron en la cajuela del deportivo de la corredora
y algunos quedaron en el asiento trasero, era la primera vez que la deportista no se aburría en un
maratón de compras.
Al terminar con la ropa exterior fueron a comprar lencería a Chantal Thomas, pero esta vez la rubia
se abstuvo de emitir comentarios o sugerencias, bastante tenia con soportar las miradas que las
otras compradoras le daban por considerarla un intruso en su territorio como para poder aguantar
alguna insinuación de la chica, pero su imaginación volaba cada vez que veía algún conjunto sexy,
estaba en una se esas cuando…
-Haruka ¿en que estas pensando? Mira que esa cara- La corredora salto del susto al sentirse
descubierta a lo que la chica rio disimuladamente.
-En nada Michiru, en nada.- Estaba que reventaba de la vergüenza
-Ya dime cual me sugieres, me gustaron estos dos, pero creo a ti gustaron otros.-
-La verdad si, pero …..-
-No me digas a que al Gran Haruka Tenoh le da pena.-
-No como crees no es eso, pena yo jajaja.- la mirada inquisidora de la chica no se hizo esperar. –
bueno esta bien tal vez un poquito.-
Por fin le mostro algunos conjuntos con los que la había imaginado, algunos le parecieron algo
atrevidos, pero acepto alguno que otro. Haruka pago la cuenta. Y se fueron de regreso al
departamento.

Michiru saco los ingredientes necesarios para preparar la cena preparo Sopa de miso - hecha con
miso (pasta fermentada de semillas de soja), dashi (caldo de pescado) ,pescado, kamaboko (surimi),
cebolla, almejas y patatas, también Kakiage que es un tempura mixto de carne, pescado, mariscos
y verduras, el éxito del común platillo japonés era el ingrediente secreto que Dai le ponía al rebosado
para hacerlo mas esponjoso y crujiente pata terminar la cena con amanatto dulce tipo elaborado
con azuki (un tipo de frijol dulce de color rojizo), cocidas a fuego lento en almíbar una vez secas se
cubren con azúcar. Mientras la chica preparaba la cena Haruka pone la mesa, la adorno con bellas
rosas rojas, una candelabro de 5 velas y fue a buscar un buen vino para acompañar la cena, también
se encargo de poner música instrumental, suave y romántica. Al terminar quiso ayudarle a Michiru
pero ella la corrió de la cocina, así que se fue a la sala a disfrutar la vista que tenia desde esa altura,
estaba sumergida en sus pensamientos.
-Haruka ya esta lista la cena.-
-Que… así claro ya voy.-
-¿En que pensabas que estabas tan distraída?-
-En nada y en todo, en lo hermosa que se ve la ciudad desde aquí, solo comparable con tu belleza,
en el magnífico fin de semana que me estas regalando y en como ha cambiado mi vida desde que
nos presentaron y me propuse conocerte, en el futuro.-
La chica se acerco para abrazarla -¿Cómo crees que sea nuestro futuro?- recargo su cabeza en el
pecho de la rubia mientras sentía sus cálidos brazos alrededor de su cintura.
-Creo que será feliz, muy feliz, ambas lo merecemos ¿no te parece?-
-Si y espero que así sea.- se aferro aun mas al cuerpo de su amante, como temiendo que ese futuro
no llegaría a ser así. La corredora sintió el miedo en el abrazo y palabras de la chica, tomo su mentón
para que la viera a los ojos.
-Así será, te lo prometo.- luego le dio un tierno beso.
-Sera mejor que pasemos a la mesa o se enfriara la comida.-
-Vamos preciosa, me muero por probar lo que preparaste.-

La cena transcurrió con una amena charla, solo a la luz de las velas y con los románticos temas
instrumentales de fondo.
-Heredaste el talento de tu mamá para la cocina todo estuvo delicioso, nunca había probado un
Kakiage así.-
-Gracias, me halagan tus cumplidos pero no se compara con la sazón de mi madre, aunque ella me
enseño desde pequeña, creo que nunca podre igualarla.-
-Cada quien tiene su sazón y estilo y créeme el tuyo es maravilloso, eres un estuche de monerías.-
-No, solo hago lo que me gusta, ¿quieres algo mas?-
-Bueno me quede con ganas de un poco mas de postre, pero no precisamente de amanatto.- su
mirada picara y lujuriosa no podía ser mas explicita.
-Voy a dejar los platos a la cocina.- capto la indirecta pero no le iba a hacer las cosas fáciles
-Yo lo hago, mejor tu ve a estrenar ese conjunto de encaje que…
-Ya entendí, solo no tardes mucho en venir ¿si?.-

El domingo Michiru despertó más tarde que de costumbre, pero no era para menos después de un
día de compras en la ciudad luz y una noche tan… agitada, de nuevo lo primero que sintió fueron los
cálidos brazos de Haruka alrededor suyo, era un abrazo posesivo pero protector, sonrío al recordar
los últimos acontecimientos y como su novia la hacia sentir, intento separarse del abrazo de la rubia
como la mañana anterior pero esta la sujeto mas fuerte sin dejarla ir.
-¿Estas despierta?-
-No mucho, pero tu intento de huir de mis brazos me despertó un poco.-
-Lo dices como si estuviera secuestrada, además solo voy a preparar el desayuno.-
-MMMM pues si mal no recuerdo te dije te secuestraria el fin de semana hasta hoy después de la
cena, así que no, no puedes irte aun, sigues secuestrada y no hay mejor lugar en este departamento
que mis brazos, además es domingo, el desayuno puede esperar.- comenzó a dar pequeños besos
en la espalda de la chica.
-Creí seguías un poco dormida.-
Siguió besándola hasta llegar a su cuello y a su oído –creo que tu puedes terminar de despertarme.-
La artista se dio la vuelta sin soltarse del abrazo de la rubia la vio a los ojos y en ambas miradas había
un chispa de lujuria, la beso profundamente, tierna pero apasionadamente a la vez.
El sol que se filtraba por las cortinas fue el único testigo de lo que paso en esa habitación.
Capitulo 21

-Ya es tarde, mejor preparo la cena o regresare a casa mas tarde de lo previsto, no quiero que mi
mamá mande a la policía a buscarme, además mañana inician las clases en la universidad y los
ensayos en la sinfónica.- quito unos rebeldes mechones rubios que tapaban los ojos de su amada.
-No me lo recuerdes, eso significa que pasaremos menos tiempo juntas, no quiero regresar a clases,
quiero quedarme toda la vida como el día de hoy.- la abrazo con mas fuerza
-Lo se, pero pronto terminaremos la carrera por lo menos a mi solo me faltan dos semestres y creo
tendremos un poco de mas tiempo para nosotras, además haz hecho un excelente trabajo
combinando las carreras de autos, las de motos y tus estudios en ingeniería, solo falta un poquito
mas, además creo hemos tenido una buena despedida de estas vacaciones no hemos salido de esta
habitación desde… ayer en la noche.-
-Si fue un buen fin de vacaciones, pero sabes, te haz convertido en una adicción, va a ser difícil tener
que dejarte en casa de los Darrieux.-
-Todo va a ser mas difícil con el estomago vacio, no me dejaste preparar el desayuno y ve que hora
es, ni siquiera nos hemos duchado Srta. Adicta.-
Haruka se levanta y le tiende la mano –lo de la ducha podemos arreglarlo, ¿vienes?- la chica tomo
la mano de la rubia y ambas se dirigieron al baño.

Salieron después de varios y ajetreados minutos. Michiru fue a la cocina para preparar algo para
cenar esta vez preparo algo típico francés y mas sencillo Croque-monsieur un sándwich de jamón y
queso a la plancha y terminado de gratinar en el horno. No tenia tiempo para un Coq au vin ni
siquiera hecho con pollo cuya cocción es mas rápida. Haruka puso la mesa mientras su diosa marina
terminaba de checar el punto de gratín.
-¿Tú mamá también te enseño desde pequeña a preparar comida francesa? Porque esto esta muy
rico.-
-No, lo aprendí con los Darrieux y no es cosa de otro mundo cualquiera lo prepara, tal vez si me
hubieras dado mas tiempo para cocinar…
-De eso nada, esto esta excelente y además ¿me vas a decir que la pasaste mal?- su tono fue
demasiado pícaro y seductor al igual que su mirada.
-La verdad no, la pasamos muy bien, pero será mejor que nos apresuremos o regresare muy tarde.-
-Tenias que quitarle la magia al momento recordándome que tienes que regresar con los Darrieux.-

Terminaron la cena, acordaron dejar la mayor parte de la ropa que compraron en el departamento
de Haruka, solo se llevaría dos de los vestidos de noche, la rubia insistió en que dejara uno, algo
tramaba pero no tenía intenciones de decirle a Michiru.
Por fin llegaron a la casa donde vivía la chica, Haruka hizo un tremendo esfuerzo para no acelerar
de mas y hacer el trayecto mas largo, iban conversando y quería disfrutar de su compañía lo mas
posible. Bajaron del auto y le ayudo a cargar los dos vestidos hasta la puerta.
-Gracias por el maravilloso fin de semana, no se si mañana pueda verte, esta vez el lunes es el día
mas pesado en el conservatorio y antes tengo ensayo con la orquesta.- su mirada era triste.
-No te preocupes, igual nos podemos ver cuando termines las clases, además yo también tengo
clases y bueno asistiré mientras no inicien los entrenamientos.- La beso con mucho amor –no te
preocupes, como dijiste ya falta poco.- le dio una cálida sonrisa llena de confianza.
-Entonces hasta mañana.- le dio un largo beso que quisiera fuera eterno, pero eso no podía ser.
-Hasta mañana que descanses.- Le dio los vestidos cuando abrió la puerta para entrar.
Michiru se sentía feliz y triste a la vez, feliz con cada recuerdo y triste pues sabia seria difícil pasar
otro fin de semana así antes de que terminara el semestre y la temporada de F-1
Suspiro con resignación y se fue a su habitación, no era muy tarde apenas las 22:17 hrs, así que
entro con precaución pues alguien podía estar ahí y no se equivoco.
-Buenas noches hija ¿Cómo te fue?-
-Sabía estaría aquí, me fue muy bien, hacia mucho tiempo que no pasaba un fin de semana tan
divertido.-
-¿Y eso que traes?-
-Bueno es que no me lleve ropa para cambiarme y Haruka me llevo de compras y estos dos vestidos
son de noche así que me los traje.-
-Eso significa que dejaste ropa en su departamento, ¿ piensas pasar mas tiempo en el departamento
de Haruka?-
-No te preocupes, no voy a descuidar mis estudios, la orquesta ni las clases de fin de semana.-
Michiru dejo los vestidos en la cama., mientras abría el closet para guardarlos.
-¿Puedo verlos?-
-Por supuesto mamá, le quito la funda al primero y lo dejo bien acomodado en la cama, lo mismo
hizo con el segundo.
-Están preciosos, siempre haz tenido buen gusto pero ¿no me digas que son Verace e Yves Saint
Laurent originales?-
-Pues si lo son, le dije a Haruka costaban una fortuna pero ella insistió y el buen gusto fue de ella,
ella los escogió.-
-Claro que tiene buen gusto, si se fijo en ti y parece que esta realmente enamorada de ti y tu de ella,
te ves radiante, bueno hija me retiro, quería saber como te había ido, te dejo para que descanses.-
-Gracias, que pases buena noche.-
-Tu también, hasta mañana.-

Michiru se cambio para ir a dormir, creyó que después de un día tan excitante no seria fácil conciliar
el sueño sobre todo lejos de los cálidos brazos de Haruka que la llenaban de paz, pero el cansancio
de tan agitado día hizo su trabajo y poco a poco se fue rindiendo a lo brazos de Morfeo.

Haruka llego a su departamento, quería pedirle a Michiru vivieran juntas pero creía era algo
apresurado aunque al entrar a la habitación y sentirse sola en ella, se arrepintió de no haberlo
hecho, se cambio de ropa y se acostó, pensando en si hacerle tal propuesta o no y la forma se fue
quedando dormida.

El primer día de ensayos fue en el Théâtre Mogador pues era el lugar habitual de las presentaciones
de la orquesta, al mismo tiempo Haruka salía de su primer clase en la Universidad mientras hablaba
por su celular.
-Bon soir, je m’apelle Haruka Tenoh je voudrais bien parler avec madame Lambert……. Bien merci
j'attends. (buenos días, me llamo Haruka Tenoh, me gustaría hablar con la Sra. Lambert....Bien
espero gracias)

Michiru llego al escenario del Teatro Mogador, solo estaba el director de la orquesta.
-Buenos días señor Eschenbach, creo llegue demasiado temprano.-
-No, en realidad llegas puntual como siempre, pero te cite antes, quiero que en la próxima
temporada seas el primer violín sobre todo en dos melodías de Bach, la Tocata y Fuga y la Partitia
en E serán con las que abramos y cerremos los conciertos, así que te exigiré más que al resto,
también la paga será de acuerdo a tu nuevo nivel ¿estas de acurdo?-
-Por supuesto, estoy dispuesta a dar todo de mi, no importa la exigencia, es una oportunidad que
no se repetirá fácilmente.-
-Bien entonces prepárate porque en unos minutos llegan los demás e iniciaremos el ensayo.-
Cuando llegaron los 119 músicos restantes los que eran primer violín hasta entonces Philippe Aïche
y Roland Daugareil se sorprendieron cuando el director Eschenbach les dio la noticia sobre los solos
que haría Michiru, reconocían el gran talento de la joven pero ellos tuvieron que tocar años para
lograr eso, ya estaban sorprendidos la dejaran entrar a la orquesta sin haber terminado la carrera,
pero al empezar el ensayo se dieron cuenta del porque de la decisión del director, la jovencita
realmente tenia un talento fuera de lo común.
Al terminar los ensayos Michiru a penas tuvo tiempo de comer algo rápido y salir corriendo al
conservatorio.

En ese momento Haruka salía de la Universidad para ir a la cita que concertó con Yvon Lambert, en
un restaurant Les Philosophes en la calle vieille du Temple donde hizo la reservación por pedido de
Yvon. Llego al lugar citado y saco dos paquetes del maletero del auto y entro al restaurant.
Tuvo una larga y amena conversación con Yvon que quedo muy satisfecha con lo que Haruka le
mostro por lo que le hizo una generosa propuesta. El tiempo se fue volando y cuando la rubia vio el
reloj se dio cuenta Michiru estaría por salir del conservatorio así que se excusó con Yvon para salir
corriendo del restaurant no sin antes concretar otra cita.

La corredora llego a tiempo al conservatorio, vio salir a una agotada, pero feliz Michiru
-Buenas noches preciosa, se le ve cansada ¿necesita que la lleven a su casa?-
-Es muy amable joven, pero no subo a autos de desconocidos.-
-Podemos conocernos ahorita.- la tomo de la cintura y le dio un beso que fue la envida de mas de
un estudiante del conservatorio. –Ya en serio ¿cómo estuvo tu día? te ves cansada, pero ¿feliz?-
-Si fue un día largo, te cuento en el auto ¿te parece?-
La rubia le dio el brazo para que se sostuviera y le ayudo a cargar el violín, llegaron al deportivo y le
abrió la puerta, puso el estuche del instrumento en asiento trasero y fue a su lugar como piloto,
puso en marcha el auto.
-Me dieron una gran noticia hoy, el director de la orquesta quiere que sea primer violín en la
orquesta y no solo eso, que abra y cierre el concierto como violín principal enmarcada por la
orquesta.-
-Eso es maravilloso pero la verdad ya se había tardado, en definitiva eres la mas talentosa en esa
orquesta.-
-Gracias por el cumplido y los halagos pero exageras.- puso su manos sobre la de la rubia que la
tenia en la palanca de velocidades.- y dime ¿Cómo estuvo tu día, que tal las clases en la universidad,
que hiciste en la tarde?-
-Tranquilo, la universidad bien, tengo a muchos de los profesores del semestre pasado y solo busque
a los nuevos par comentarles mi situación.-
-¿Y después que hiciste?-
-Fui a comer a un restaurant, sabes la cocina no es mi fuerte.-
-¿y cuando terminaste de comer que hiciste?-
-Ir por ti al conservatorio.-
-Me estas ocultando algo, eso no me gusta, dime que es.-
-Es una sorpresa, pero te aseguro que te gustara, solo se un poquito paciente, que te parece si mejor
te invito a cenar.-
-Me encantaría pero la verdad lo único que quiero es descansar.-
-¿Comiste bien? No creo te haya dado tiempo.-
-No te preocupes comeré algo rápido llegando a casa.-
Llegaron a su destino, se despidieron en la puerta de la casa como siempre, Michiru fue a la cocina
y calentó un poco de la comida había sobrado de la cena, comió y se fue a su habitación, se cambio
y se quedo dormida en cuanto puso la cabeza en la almohada.

La semana paso rápidamente, Michiru notaba misteriosa a la rubia pero ella insistía le daría una
agradable sorpresa. El jueves le sorprendió le pidiera los cuadros que había pintado durante su
estadía en París argumentando quería verlos y comprar alguno ya que aun no terminaba de decorar
del todo el departamento, la chica le dijo le regalaba los que quisiera, Haruka se llevo los cuadros
esa misma noche. Haruka le propuso se quedara con ella el fin de semana desde el viernes en la
noche saliendo del conservatorio hasta el domingo después de la cena, la chica le dijo que tenia que
seguir con sus clases, pero Haruka le dijo ese no era problema ella la llevaría a todas sus clases y
después tendrían la tarde libre para ellas.

Así pasaron tres semanas, Haruka ya llevaba una semana entrenado para la próxima temporada
pero aun así recibió una llamada con un propuesta muy interesante por parte de otra escudería,
pero eso significaba cambiar su residencia a otro país por lo que no acepto, no se separaría de
Michiru, ni por lograr uno de sus sueños de toda la vida.

El sábado regresaban de la última clase que daba Michiru al departamento de Haruka, esta ultima
insistía en comer fuera pero Michiru le recordó habían comprado demasiadas cosas y no le gustaba
desperdiciar la comida. La joven artista se encontraba en la cocina buscando que ingredientes
utilizaría y que cocinaría, la corredora solo atinaba a aprobar o desaprobar las sugerencias de la
chica, estaban discutiendo por cual platillo cocinaría como palto fuerte cuando sonó el timbré.
-Que raro nadie me visita, prepara lo que quieras, voy a ver quien es.- Fue a la puerta, la abrió y su
cara de felicidad cambio por una seria y molesta.
-¿Qué hacen aquí, como consiguieron mi dirección?-
-Que mal te educamos, esa no es forma de saludar a tus padres.-
-¿Padres? Cuales ¿en donde están?-
-Basta de niñerías y berrinches, queremos hablar contigo, como gente adulta si, logras entender lo
que es eso.-
-Si solo vinieron a insultarme y decirme no soy como quieren que sea pierden su tiempo.-
En eso se escucho una voz
-¿Quién es Haruka?-
-Ya veo porque nos quieres correr tan rápido estas acompañada, parece que interrumpimos algo
importante.-
-Si estoy con alguien importante para mi.-
Al no recibir respuesta la chica fue hacia la puerta.
-¿Qué paso porque sigues en la puerta?-
-Porque es una mal educada que no ha invitado a pasar a sus padres.- respondió Yami
Michiru se sorprendió al descubrir de quienes se trataban, vio a un hombre maduro elegantemente
vestido, con un traje gris, camisa blanca y corbata vino, ojos verdes y pelo castaño claro, junto a el
una Sra. muy bella con un traje Channel de dos piezas color Oxford y blusa blanca de cabellos rubio
como el de la corredora, inmediatamente supo de donde había sacado su gran atractivo, se acerco
a Haruka –amor creo deberías hablar con ellos.-
-Esta bien, pasen pero solo porque Michiru me lo pidió.-
Pasaron y se fueron en dirección de la sala, donde tomaron asiento, Haruka los siguió tomada de la
mano de Michiru.
-Escuche te llamas Michiru ¿eres igual de rara que mi hija?-
-En efecto me llamo Michiru, Kaioh Michiru y si con rara se refiere a tener algún talento especial,
sin querer ser presumida, si soy igual de rara que su hija.-
Akito se quedo pensando, ese apellido el sonaba y mucho, si no se equivoca era una familia
adinerada con empresas exitosas en varios ramos, una sociedad con ellos seria conveniente.
-No me refiero a eso niña, quiero saber que tipo de relación tienes con mi hija.-
-No tiene porque importarte, hace años salí de sus vidas, pero si tanto te interesa Michiru es mi
novia y no voy a permitir que la ofendas en mi casa ¿esta claro?-
-Ahora los patos le tiran a las escopetas ¿Cuántas veces no fuiste grosera con Kazuo en mi casa a
pesar de las advertencias? Pensé que estando sola madurarías y dejarías estos jueguitos raros con
niñas como esta. -
-Disculpe que me entrometa Sra. Tenoh pero siento pena por usted, por una madre que no conoce
en lo mas mínimo a su hija, es la única persona que he conocido que hace todo menos jugar, toma
la vida muy en serio y gracias a eso a logrado triunfar en todo lo que se ha propuesto y todo por ella
misma no por su apellido o por ser hijita de papá.-
-Mira niñita esto es un asunto de familia y no tienes porque entrometerte, nadie pidió tu opinión,
es mas ¿nos podrías hacer el favor de retirarte?-
-No madre, ella es mi familia ahora, en todo caso los que se retiran son ustedes, como te dije los
deje entrar y acepte conversar porque Michiru me lo pidió y no es ninguna niñita, es la persona mas
maravilloso que he conocido, digna de toda admiración y respeto, no como tu Kazuo un engreído y
petulante bueno para nada.-
- Basta Haruka, no te permito que le hables así a tu madre, la respetas, creo te consentí demasiado
ahora estamos pagando las consecuencias.- Se dirigió a su mujer –Espera deja que esa niña se quede
si pertenece a la familia que creo nos conviene este con Haruka.-
-Les recuerdo a ambos que los que vinieron sin invitación y a insultar fueron ustedes y en cuanto al
consentimiento… mejor no digo nada seria una discusión interminable y ¿a que vinieron?-
-Como te dije por teléfono a saber como estabas y darte una oportunidad de enmendar tus errores.-
-Bueno estoy muy bien, como pueden ver tengo todo lo que siempre desee y como te dije también
por teléfono esa oportunidad no me interesa si no me aceptan tal y como soy y eso incluye aceptar
a Michiru.-
-¿De verdad no te das cuenta que lo que haces antinatural? Si te haz de dar cuenta y por eso te
haces pasar por hombre.-
Haruka estaba realmente molesta, apretó los puños pero sintió que la mano de Michiru trataba de
tomar la suya, se relajo sintiéndose apoyada, esta vez no enfrentaría a sus padres sola y la chica ya
se lo había demostrado, dejo salir el aire que había acumulado en sus pulmones al oír las rudas y
crueles palabras de su madre.
-Mira, ya le dije a mi padre que no me hago pasar por hombre, la gente lo da por hecho y yo no los
saco de su error y no por vergüenza o creer esta malo lo que hago, simplemente por que en el
mundo hay demasiadas personas como ustedes que juzgan y condenan, lo hago para proteger mi
carrera como piloto de F-1 y lo antinatural es que una madre prefiera quedar bien con la sociedad
que ver feliz a su hija.-
Yami iba a responde pero su esposo la detuvo, cogiéndola del brazo.
-Muy bien Haruka esta jovencita ahora es tu familia, como tus padres queremos lo mejor para ti y
así que ya que estamos aquí será mejor la conozcamos mejor.-
Haruka se quedo impactada por las palabras de su padre estaba aceptando prácticamente su
relación con Michiru.
-Me parece bien Sr. Tenoh, ustedes son parte de la vida de Haruka y por ende de la mía.-
-Bien, me dijiste que tu nombres Kaioh Michiru, ¿a que te dedicas, que haces en Francia, puedes
contarnos algo de tu familia?-
-Estoy en París porque estudio de intercambio en el conservatorio músico instrumentista y
compositor de violín, también toco en la orquesta sinfónica de París y doy clases de violín para niños,
tengo un enorme gusto por la pintura y una gran pasión por la natación, de mi familia puedo decirle
que mi padre falleció cuando tenia 17 años y mi madre Kaioh, Dai vive conmigo aquí en París.-
-¿Conoces a Koji Kaioh, Shizuka Kaioh o Kasumi Kaioh?-
-Koji y Shizuka son lo hermanos menores de mi madre y Kasumi es la hermana mayor.-
Akito pensó que por primera vez su hija hacia algo bueno, ser novia de la sobrina de Koji Kaioh le
abriría las puertas a una sociedad deseaba desde tiempo atrás, solo faltaba investigar que opinaba
la familia de la chica de una relación así.
-¿Y que opina tu familia de la relación que tienes con mi hija?-
-Mi mamá me apoya incondicionalmente, lo que mas desea es mi felicidad y esta muy consiente
Haruka lo es.-
-¿Y tus tíos, ellos también te apoyan?-
-No quiero ser grosera pero no creo que tenga porque importarles, nunca nos han apoyado a mi
mamá o a mi, no tengo una buena relación con ellos, los he visto dos o tres veces en mi vida.-
-Pero ¿Por qué? Son familia ¿les molesta tus preferencias?
-Disculpe Sr. Tenoh pero es una historia familiar muy larga y se remonta a antes de que yo naciera,
así que mi relación con su hija no tiene nada que ver con ese distanciamiento, es algo doloroso de
recordar para mi.-
-Ya Akito ¿a que viene ese interrogatorio? Me vas a decir que ya aceptaste esa relación y que ¿la
quieres en la familia?-
-Ya se lo que quieres padre, pero no, aunque fuera la sobrina consentida de los Kaioh, olvídalo, no
la vas a utilizar y mi relación con ella menos.-
Michiru no entendía a que se refería Haruka, estaba sorprendida por sus palabras ¿Cómo podían
utilizarla? Se preguntaba.
-¿A que te refieres hija? Akito explícate por favor.-
-Te lo digo después, lo mejor será que no retiremos ya, Haruka estaremos unos días mas en Paris,
aun nos quedan temas pendientes.-
-No veo cuales.-
-Pues son bastantes, como tu actitud y otras cosas, te vemos otro día espero sin interrupciones,
Yami es hora de irnos.-
Ambos se levantaron de los cómodos sillones, Haruka les abrió la puerta y la cerro de un portazo
una vez que salieron.
-Amor ¿estas bien?-
-Furiosa conmigo, por un momento creí mi padre había cambiado pero no, lo único que le importa
son sus negocios.-
-¿A que te refieres?-
-Al interrogatorio que te hizo, de seguro tus tíos tiene una gran empresa y por eso se intereso en ti.-
-En realidad tienen varias empresas, pero si ya entiendo el porqué del interrogatorio, quiere una
sociedad con ellos, pero no se lo recomendaría, sobre todo por lo ambiciosa que es Shizuca, haría
hasta lo imposible por exprimir el dinero de tu familia.-
-Mi familia eres tú y solo tú, ellos dejaron de serlo haces años cuando no me aceptaron como soy,
yo trate de entenderlos y aceptarlos pero no vale la pena, como les dije ahora tengo todo lo que
siempre desee.-
-Siempre estaré a tu lado, te amo Haruka y no entiendo como tus padres no se dan cuenta lo
maravillosa que eres, pero estoy segura algún día lo sabrán.- le dio un tierno y suave beso en los
labios.
-Dudo mucho que algún día me acepten como soy, fuiste testigo de cómo piensa mi madre y como
mi padre solo me ve como una oportunidad de hacer negocios, en cuanto escucho tu apellido pensó
en la forma de sacar provecho de mi relación contigo, ya no le importaron mis preferencias, llegaron
reclamando, ni una sola palabra de aliento, nunca van a cambiar, seguirán en su mundo frívolo y de
apariencias, pero ya no me importa, porque ya no me siento sola.- Abrazo a Michiru con
desesperación, se aferro a ella como quien retiene al oxigeno que necesita para vivir, permanecieron
así unos minutos.
-Creo que es mejor termine de preparar la cena.-
-La verdad se me fue el apetito, pero si tú tienes hambre adelante come algo, estaré en la terraza,
necesito un poco de aire y despejar mi cabeza.-
-No te voy a dejar sin comer, ni siquiera almorzamos hoy, ve a la terraza, te llamo cuando todo esté
listo, preparare algo ligero y no acepto un no como respuesta.- la beso y se fue a la cocina.

Haruka fue a la terraza, a pesar del frío que aun hacia, la sensación del viento helado en su cara,
despeinando sus rubios cabellos la hacía relajarse, se sentía en su elemento, como si el viento la
entendiera, la mimara y se llevará sus penas con él, trato de no recordar a sus padres y de olvidar la
esperanza de ser aceptada y reconocida, después de todo había logrado poner en alto el apellido
Tenoh por meritos propios y no por herencia, aunque el apellido nunca le importo o fue su prioridad,
pensó en Michiru y en como había cambiado su vida desde que la chica entro en ella, lo que le hacía
sentir y el como, se preguntó porque le era tan difícil expresar sus sentimientos con palabras e
inmediatamente llego a ella el recuerdo de sus padres, nunca le demostraron su afecto, estaban
mas preocupados por sus amistades y guardar las apariencias que en decirle que la amaban, que
era importante para ellos, sin contar que su carácter rebelde no ayudaba mucho, pero ella no podía
ser de otra forma ella siempre trato de ser libre como el viento al que retaba en cada carrera,
también vino a su mente la imagen de Junko a ella le dijo que la amaba y después desapareció,
porque los padres de ella se la llevaron, porque ella no pudo ir a visitarla, por lo que sea, nunca
intentaron encontrarse de nuevo cuando tenían todo para hacerlo, pensó en las carreras en su
sueño hecho realidad y las satisfacción que sentía al ganar cada carrera, se quedo ahí viendo la
ciudad sin verla, perdida en un sinfín de recuerdos y pensamientos, tratando de poner orden en su
cabeza.

Pasaron varios minutos y Michiru fue por ella a la terraza, la cena estaba lista, al salir la vio con la
mirada fija en la nada, hacia bastante frío pero a su amada corredora parecía no importarle.-Haruka
la cena esta servida.- al no recibir respuesta se acerco y acaricio suavemente su brazo con miedo a
asustarla, Haruka volteo al sentir el contacto de esa cálida mano –perdón ¿dijiste algo?-
-Si que la cena ya esta servida, anda vamos adentro hace mucho frío, no quiero que te resfríes.-
-No te preocupes eso no pasará, pero vamos o la que se va a resfriar eres tú vienes de cocinar, de
un lugar caliente.-Se puso a sus espaldas y la abrazo como queriendo protegerla de las caricias de
su elemento, no la compartiría ni con él y así fueron caminando hasta entrar a la sala.
Cenaron sin hablar mucho, tenían una conversación secreta y completamente privada con sus
miradas.

El matrimonio Tenoh llego al hotel Montalembert ubicado en el corazón de Paris cerca de las
mejores galerías de arte a minutos del mueso d’Orsay y del Louvre, pidieron su llave en la recepción
y subieron a su suite de 40 metros cuadrados con sala con pantalla LCD, sofisticado sistema de audio,
cafetera, conexión a internet Wi Fi, vista a la calle, entre otras cosas, llegaron a la recamara y Yami
no dejo pasar la oportunidad de interrogar a su marido, ya que en la limusina que los trasladaba no
lo creyó conveniente
-Akito me puedes explicar que fue ese interrogatorio y a que fue todo eso que te dijo Haruka.-
-¿De verdad no te suena el apellido Kaioh y los nombres que mencione?-
-Creo he escuchado a Kasumi Kaioh en el club, pero no la conozco personalmente, claro que si va al
club debe ser alguien importante es un lugar muy exclusivo. –
-Pues no solo va a tu famoso club es una de las socias de las empresa que lo maneja, ella y sus dos
hermanos son dueños de varias empresas, una sociedad con ellos sería mas que conveniente,
tendría la oportunidad de expandirme a otras áreas y la segura, asociándome con una empresa
reconocida y de éxito, por eso estaba dispuesto a aceptar el horror de relación esa que tiene tu hija
con esa muchacha, pero no me sirve si no tiene contacto con sus tíos y su madre al parecer no figura
como socia en ninguna de las empresas.-
-Te recuerdo que no solo es mi hija, también es tuya y bueno ya que estamos aquí hay que
convencerla que deje a esa niñita mal educada y entrometida, le voy a hablar a unas amigas a ver si
saben algo de ella y su madre, hubiera sido mejor dejarla continuar su relación con la tal Junko, por
lo menos su familia es de nuestra clase y ya ves que su padre ha logrado expandir sus empresas,
creo también nos convendría una sociedad con ellos ¿o no?-
-Si, las empresas Tenoh tienen presencia en América pero las Komiyama nos llevan ventaja, sería
muy conveniente una buena alianza estratégica entre nuestras empresas, pero eso ya es pasado.-
-Todavía se puede arreglar.-
-¿En que estas pensando?-
-No te preocupes déjalo en mis manos, primero voy a investigar a esa tal Michiru, todavía tenemos
tiempo, por lo que escuche las negociaciones en Francia tardaran unos días mas ¿cierto?-
-Si así es, como 15 días, aunque me gustaría que fuera todo mas rápido, me urge cerrar este
negocio.-
-No te preocupes querido, todo va viento en popa y yo tendré tiempo de arreglar las cosas para que
tengamos esa alianza estratégica con las empresas del padre de Junko Komiyama.-
Capitulo 22

Habían pasado 4 días desde la visita de los padres de Haruka, era Miércoles en la tarde la corredora
paso por Michiru saliendo de los entrenamientos, la chica no tenia clases en el conservatorio así que
decidieron pasar el resto del día juntas, compraron comida preparada y rentaron unas películas, la
idea era tener un tiempo para relajarse y estar tranquilas, además Haruka quería hacerle una
propuesta muy importante a Michiru.
Llegaron al departamento y pusieron la primer película, se sentaron en el cómodo love site de la
sala y vieron Le Placard una película de comedia que les pareció interesante y divertida.
-Es mejor que calentemos la comida, ya es tarde, podemos comer mientras vemos la otra película.-
Iba a levantarse pero el brazo de la rubia la detuvo.
-Michiru quiero decirte algo importante.- la seriedad en su voz y su mirada le preocuparon a la
violinista.
-¿Qué pasa Haruka?-
-La verdad no se como empezar, lo he pensado mucho y quiero… bajo la mirada... Quiero...
proponerte algo.-
Michiru la obligo a verla a los ojos.- Ya dime que es eso tan importante que quieres proponerme y
no te atreves ¿no me tienes confianza?-
-No es eso, claro que confío en ti, lo que quiero es que te vengas a vivir conmigo, es un martirio
tener que dejarte ir los domingos y una tortura esperar toda la semana para tenerte a mi lado,
quiero que lo último que vea antes de dormir y lo primero que vea en la mañana sea tu hermoso
rostro, sentirte junto a mi todas la noches, llevarte todas las mañanas a los ensayos y regresar
contigo por la noche después de las clases.-
-Haruka no se que decir, a mi también me gustaría pasar el mayor tiempo posible contigo, pero no
puedo dejar así a los Darrieux y menos dejar ahí a mi mamá, aunque pague sus gastos, no me parece
justo, se que son buenas personas y le tienen afecto pero no sería lo mismo.-
-También pensé en eso, a la familia casi no la ves, entre tu trabajo, la escuela y el tiempo que pasas
conmigo casi no convives con ellos y en cuanto a tu mamá, pensé en rentar el departamento del
piso de abajo, no es tan amplio como este pero está muy bonito, ella puede decorarlo como quiera,
compramos los muebles que mas le gusten y estaría muy cerca de ti.-
-Sabes que aunque me pagan mucho mejor en la orquesta y mas desde que soy primer violín y
continuo dando clases los fines de semana, no tengo ahorrado lo suficiente para montar un
departamento, además las rentas aquí deben ser muy caras.-
-Pero yo pagaría todo, me ha ido muy bien en las carreras y el equipo Renault mejoro mi contrato,
además acepte hacer la publicidad de una marca internacional de ropa deportiva y me van a pagar
bastante bien y sabes que haría cualquier cosa por ti, por tenerte cerca.-
-No me parece justo que corras con los gastos de todo, discúlpame pero no puedo aceptar así.-
-¿Y si lo pagamos entre las dos? y lo que yo pague lo tomas como un préstamo, me lo pagas en
cómodas mensualidades, dime que si, por favor.- su mirada era suplicante y llena de amor, la chica
no resistía la mirara de esa forma.
-Esta bien, pero primero debo preguntarle a mi mamá, no se si ella acepte.-
-Si hablamos las dos con ella, ¿crees que podamos convencerla mas rápido?-
-No mejor hablo solo yo con ella.-
El teléfono las interrumpió
-Ve a contestar y yo voy calentado la cena.- la rubia asintió con la cabeza y fue por a contestar el
aparato, mientras Michiru se dirigía a la cocina.
-Allo.-

Cuando Michiru salió de la cocina vio que la rubia seguía hablando por teléfono, se veía feliz. Dejo
los platos en la mesa de centro de la sala.
-C’est merveilleux, magnifique.- (es maravilloso, magnifico)
-Oui, samedi a vingt heures.- (si, el sabado a las veinte horas)
-Oui bien sur, elle arriveras avant comme tu veux.- (si, por supuesto, ella llegara antes como quieres)
-Au revoir a tout alors.- (nos vemos, hasta pronto)

La chica se acerco y escucho el final de la conversación, pero no entendía nada, cuando la rubia la
sintió a su lado, la abrazo con tal fuerza que la levanto del suelo y dio unos giros con ella en brazos.
-¿Y ahora que paso, nos sacamos la lotería?-
-Mejor que eso, ¿recuerdas te dije te tenia una sorpresa que te iba a gustar? (eso espero)-
-Si te haz comportado muy raro estos días.-
-Pues tengo excelentes noticias, lleve tus cuadros con la dueña y directora de una galería Yvone
Lambert, como era de esperarse le fascinaron y tiene todo listo para montar una exposición y
subasta de los mismos el sábado a las 20:00 hrs, tendríamos que llegar ese día a las 18:00 hrs para
que se conozcan y veas si te agrada como dispuso tus obras de arte, creo que terminaras pagando
sola el menaje del departamento de tu mamá.-
-Haruka esto es extraordinario, es la mejor sorpresa que me hayan dado, nunca imagine que mis
pinturas serian expuestas en una galería y menos en París, lo soñé hace mucho pero abandone ese
sueño, como muchos otros, pero eso no importa ahora, eres la persona mas maravillosa que existe.-
-No tu eres la maravillosa, tu talento es el que logro todo esto, yo solo busque la galería y a la
persona encargada, el resto es merito tuyo.-
-Te amo Haruka, como nunca creí se pudiera amar a alguien.-
-Y yo a ti.- Se besaron larga y apasionadamente. El timbre de la puerta las interrumpió.
-¿Quién rayos es ahora?-
-Si quieres voy a abrir por ti.-
-No esta bien, ya voy, tu eres demasiado educada como para correr al inoportuno.-

Haruka fue a abrir la puerta y su cara no pudo ser de mayor disgusto.


-Hola hija ¿nos invitas a pasar?-
-¿Qué quieren, porque insisten? No voy a ser lo que quieren que sea, entiéndalo ya por favor.-
-Solo queremos hablar contigo, es algo importante.-
-Esta bien pasen.- El matrimonio Tenoh entro y se dirigió a la sala, la cara de Yami fue la misma que
puso su hija minutos antes al ver que Michiru estaba ahí.
-Buenas noches señores Tenoh.-
-¿Acaso vives con mi hija?- le respondió Yami de forma altanera.
-Aun no, lo estamos platicando, por favor tomen asiento.-
-Si tomen asiento y digan que cosa tan importante tienen que hablar conmigo.-
-Preferiría que habláramos en privado, sin afán de molestar a la señorita.- Dijo Akito de la manera
más educada posible.
-Ya les dije que ella es mi familia, no tengo secretos con ella, si quieren hablar háganlo delante de
ella.-
-No te preocupes Haruka, voy al estudio, habla con tus padres, si me necesitas solo háblame ¿si?-
-Está bien, pero sigo pensando que no tienes porque irte.- lo dijo en voz alta para que sus padres
estuvieran muy consientes de lo importante que era la chica en su vida. Michiru le sonrío por el
gesto de apoyo y se fue en dirección del estudio.
-Ya estamos a solas.- su tono era serio y frío, igual que la actitud de sus padres.
-Antes que nada por favor tu también toma asiento.- le indico Akito señalando el sillón frente a ellos,
la rubia se sentó a regañadientes. – Antes que nada quiero que sepas que estoy por firmanr un
contrato con una empresa Francesa muy prestigiosa y quiero que tú te encargues de los asuntos
importantes ya que vives aquí y hablas francés perfectamente.-
-No quiero ser grosera, pero nunca me han interesado los negocios, no pienso renunciar a la vida
que elegí para atender tus asuntos con la empresa Francesa.-
-No es de tiempo completo, podrás seguir jugando con tus carritos, solo te llamaran en caso de
emergencia, para alguna junta, ni siquiera tendrás que ir a las oficinas con regularidad.-
-Lo que hago no es jugar a los cochecitos es una profesión les guste o no y no es lo único que hago,
no pueden disponer así de mi tiempo.-
-Claro lo que te importa es tener tiempo para esa ¿no? y tu familia se la puede llevar el diablo.- le
dijo Yami en un tono molesto, chocante e irritante para la rubia.
-Esa tiene su nombre es Michiru y si me gusta pasar tiempo con ella pero también estoy terminando
mi carrera de ingeniería mecánica, como puede ver tengo muchas cosas que hacer.-
-Te propongo algo, hagamos la prueba un mes, si te molesta mucho o interfiere con tu vida envío a
alguien de la empresa.-
-Está bien probemos un mes, pero si interfiere con mi vida tendrás que enviar a alguien
inmediatamente o yo me desentenderé por completo del asunto.-
-Ya que arreglaron eso, hija estoy preocupada por ti y tu relación con esa arribista-
-No tienes ningún derecho a hablar así de Michiru ni siquiera la conoces.- Se levanto furiosa del
sillón
-Tal vez no la conozca personalmente pero mis amigas si.-
A Haruka empezó a hervirle la sangre, de ella podían hablar lo que quisieran pero no de Michiru,
como se había atrevido su madre a investigarla.
-¿Qué diablos pueden conocer tus amigas de ella?- grito furiosa

Michiru escucho los gritos de Haruka en el estudio y salió con intensión de darle apoyo pero se
congelo a medio pasillo al escuchar la respuesta de la madre de la rubia.
-Saben lo que todas las personas de bien de Shizuoka, que es una arribista que se acerca a hombres
ricos para mejorar su situación económica, quiso atrapar Tetsu Katayami embarazándose de el
cuando iban en la preparatoria y veo que como no le funciono su jueguito en Japón lo vino a intentar
a Francia, para saber con cuantos tipos se metió aquí o si la descubrieron y por eso te embauco a
ti.-
-No sabes de lo que estas hablando, ese Tetsu es un poco hombre, no te voy a contar la historia
porque es la vida privada de Michiru y la respeto, pero nada de lo que te dijeron es verdad y por
favor ¿crees que tus amigas y sus hijos son gente bien por ser de alta sociedad? Estas muy
equivocada, son gente de la peor calaña, Michiru es infinitamente mejor persona que esos.-
-Si que supo envolverte esa mocosa, quien sabe cuantas mentiras te haya contado, solo quiere tu
dinero y posición social compréndelo, te va a querer atrapar como al pobre de Tetsu y luego será
demasiado tarde.-
-¿Querer atraparme como a ese idiota? Se puede saber como va a hacer eso ¿quedando embarazada
de mi? Quisiera ver eso madre, no sabes las tonterías que estas diciendo.-
-Eres una irrespetuosa jovencita, no te permito le hables así a tu madre.-
-Y yo no les permito hablen mal de la persona que amo y que me ha demostrado me ama mas que
nadie, mas que mis propios padres, a Michiru la respetan, les guste o no es mi pareja, la persona
con la que quiero vivir, la persona que me hace sentirme feliz, plena y llena de vida.-
-Pero es una arribista, podrá tener el apellido Kaioh pero no tiene el respaldo de la familia, y su
padre era un fracasado, que seguramente se caso con Dai por su fortuna pero no conto con que esta
renunciaría a ella, lo debe haber heredado de él.-
-No lo necesita, por si no te haz dado cuenta es una de las personas mas finas y cultas que puedas
llegar a conocer, con sensibilidad increíble y ella igual que yo hará brillar su nombre por su talento
y esfuerzo no por herencia como todos lo inútiles hijos de tus amigas y no es ninguna arribista como
tampoco lo fue su padre, pero ustedes que van a entender de sentimientos, si no tienen nada mas
que tratar conmigo les pido se retiren, en caso de alguna junta o algo importante con tu negocio te
hablo a tu oficina, espero tengan un buen viaje de regreso a Japón.-
-Hasta de país nos quiere correr, lo siento hijita pero los negocios de tu padre aun no quedan
finiquitados por lo que estaremos aquí por lo menos otras dos semana.-
-De todas formas, que tengan buen viaje, me despido de una vez porque no tengo intenciones de
verlos de nuevo a menos que sea para que celebren mi felicidad, éxitos y mi relación con Michiru.-
Sus padres se levantaron y los acompaño a la salida, cerro la puerta y quería gritar, descargar la furia
que la invadía cuando se percato de la presencian de Michiru en el pasillo, estaba pálida y parecía
ver a la nada, hasta el coraje se le olvido y corrió hacia ella.
-Michiru ¿estas bien?- la chica no reacciono preocupando a Haruka sobre manera, la tomo
delicadamente de los hombros –por favor dime ¿te sientes bien?- al sentir las manos de Haruka
sobre ella y escuchar su voz, reacciono, se arrojo al cuerpo de la rubia abrazándola con fuerza, no
pudo contener mas el llanto, con el cara escondida en el pecho de la rubia, que no se imaginaba
había escuchado la discusión que tuvo con sus padres, Haruka se limito a corresponder el abrazo
acariciando con una mano la cabellera aguamarina de la joven. -¿Por qué el pasado me persigue?
me siguen juzgado por algo que no hice, siguen hablando mal de mi padre por algo que no fue su
culpa, él no pidió que lo operaran mal.-
-Tranquila, las personas que hablan mal y te juzgan no velen la pena, no para que derrames una
lagrimas más.- la chica se separo un poco y la miro sorprendida, su compañera estaba diciendo que
sus propios padres no valían la pena.
-No te sorprendas, aunque son mis padres debo reconocer que su criterio es muy escaso, viven
sumergidos en un mundo banal y superfluo donde el dinero y las apariencias es lo único que
importa, no se cuando dejaron de sentir para solo fingir, tal vez desde siempre porque así fueron
educados, nunca los escuche hablarse con cariño a menos que fuera ante una reunión de la alta
sociedad, la verdad tampoco se si sigan juntos porque se quieren o porque ante el mundo son el
matrimonio perfecto, por eso nunca me aceptaron, yo nunca fui ni seré esa hija perfecta- una
rebelde lagrima resbalo por su mejilla, le dolía mas de lo que quería admitir el rechazo de su familia.-
solo espero que no sea demasiado tarde cuando se den cuenta que esas personas con las que
siempre quieren quedar bien no harán nada por ellos cuando lo necesiten.-
La chica limpio esa lagrima con el dorso de su mano con una caricia suave –eres la hija perfecta solo
que el mundo donde ellos y mis tíos viven no les permite verlo, creo que en lugar de llorar por mi
debería sentirme tiste por ellos, ya ves mi tíos ni muerto dejan de hablar mal de mi papá, nunca se
dieron la oportunidad de conocerlo realmente, así como tus padres no se han dado la oportunidad
de conocerte a ti, pero estoy segura se darán cuenta.- Volvió a abrazar a la corredora, sintiendo
como sus cálidos brazos le devolvían la tranquilidad, seguridad y confianza, haciendo que los malos
recuerdos desaparecieran, por su parte Haruka quería creer la violinista tenía razón y algún día sus
padres la aceptarías como es, pasaron uno minutos cuando el reloj de la sala hizo un ruidito
marcando el inicio de una nueva hora.
-Creo que ya no nos va a dar tiempo de ver la otra película.-
-Pero si de cenar aunque sea rápido, mañana ambas tenemos un día pesado y tenemos que reservar
energía para el gran evento del sábado.- le dijo una sonriente Haruka.
-Tienes razón lo había olvidado por completo, entonces cenamos rápido, quiero llegar a mi casa para
hablar con mi mamá sobre mudarnos a este edificio y darle la buena noticia.-
Las chicas cenaron rápidamente, aunque la comida ya estaba de nuevo fría, pero a ninguna le
importo, las dos estaban ilusionadas con el brillante y feliz futuro que les esperaba.

Esta vez Haruka hizo tiempo record de su departamento a la mansión Darrieux, quería que Michiru
convenciera a su madre lo antes posible, sabia que Isabelle, Andréanne y Armand las extrañarían
mucho, pero tarde o temprano dejarían esa casa y para ella era una tortura separarse de la chica
todas la noches. Se estaciono en el lugar acostumbrado y acompaño a la artista hasta la puerta.
-Nos vemos mañana en la noche, paso por ti al conservatorio.-
-Si hasta mañana, que descanses y duermas bien.-
-Mucha suerte con tu mamá, espero acepte la propuesta, por lo pronto hoy te extrañare horrores.-
La beso con gran intensidad, para después darle una cálida sonrisa y regresar a su auto.

Michiru se dirigió a la habitación de su madre, sabía seguiría despierta y no podía esperar al día
siguiente para hacerle la propuesta de cambiar de casa y darle la noticia de la exposición. Toco
suavemente a la puerta.
-Adelante esta abierto.- Dai estaba leyendo en su cama, con sus anteojos para ver de cerca puestos
por lo que solo los bajo un poco para mirar por encima de ellos a la persona que entraba a su
habitación.
-Buena noches mamá ¿Cómo estas?-
-Bien gracias hija ¿y tu como estas?-
-Mas que bien mamá, tengo una noticia excelente y además quiero hablar contigo de algo
importante.- Lo último lo dijo muy seria
-¿Qué es eso tan importante? Me asustas con tanta seriedad.-
-Primero te doy la noticia, Haruka logro que expusieran mis cuadros y se hiciera una subasta en la
galería de Yvon Lambert el próximo sábado a las 20:00 hrs.-
-Eso es maravilloso, por fin el mundo conocerá tu talento, te dije que debías traer varios de los
cuadros que dejaste en Japón y llevarlos a una galería.-
-Lo se, fui muy necia o tal vez no era el momento no lo se, pero lo bueno es que ya esta todo
arreglado, claro que quiero que tu y los Darrieux estén ahí.-
-Por supuesto que estaré ahí y creo que los Darrieux estarán felices por ti, te quieren casi como a
una hija, pero ¿Qué es eso tan importante que quieres decirme?-
-Haruka me propuso que viviéramos juntas y la verdad es algo que me hace ilusión.-
-Hija pero no puedes dejar así esta casa, además sin ti aquí lo mejor seria que regresara a Japón, no
tendría caso vivir aquí, Isabelle es una buena amiga y persona pero no se me hace justo.-
-Lo se y se lo dije a Haruka, pero ella también pensó en eso y bueno uno de los dos departamentos
del penúltimo piso del edificio esta desocupado, podríamos rentarlo, amueblarlo y decorarlo a tu
gusto, estaríamos muy cerca a un piso de diferencia y además esta cerca de esta casa, podrías invitar
a Isabelle las veces que quisieras o venir a visitarla.-
-No se hija, se que algún día tendrás que abandonar el nido y dejarme sola pero, preferiría estar en
mi país.-
-Pero allá no tienes a nadie, en Shizuoka tu tampoco tenias amigas, solo hablabas con alguna vecina,
aquí esta Isabelle que te tiene mucho afecto y Armand que también te quiere, por favor, no te
dejaría regresar sola a Japón, en todo caso tendría que decirle a Haruka que no puedo vivir con ella,
con todo el dolor de mi corazón.-
-Ese es un chantaje sentimental.-
-No solo digo la verdad, siempre me haz apoyado y nunca te dejaría vivir sola a miles de kilómetros
de mi, por eso me gusto la idea de Haruka, pero bueno si algo he aprendido es que no se puede
tener todo en la vida.-
Dai se sintió culpable, sabia que su hija había crecido llena de carencias y que nunca se había quejado
por ello, tampoco puso objeción cuando tuvo que dejar las clases de pintura y violín por unos meses
en lo que la situación económica de la familia mejoraba, se limito a practicar sola, tampoco tuvo
miedo a enfrentar la vida cuando Sasuke murió, las saco a ambas adelante prácticamente sin ayuda.
-Bueno creo que tu silencio lo dice todo, buenas noches mamá que descanses.- su mirada era triste
como antes de conocer a Haruka al igual que su tono de voz, se dio la media vuelta para salir de la
habitación.
Se fue a la suya pensando como darle la horrible noticia a Haruka, por primera vez su madre no la
apoyaba, era comprensible y aunque amaba a Haruka con todo su corazón no podía dejar sola a la
única persona en la que confió siempre, que le dio su amor incondicional, sabia que si algo le pasaba
a su madre estando sola en Japón no se lo perdonaría, entro a su habitación y se dejo caer boca
abajo en la cama, donde vertió el llanto que había reprimido.

En su habitación Dai se quedo pensando, no quería volver a ver a su hija triste pero le daba miedo
vivir sola en un país extraño, aunque su hija estuviera cerca no sería lo mismo, pensó que su hija
hizo mas sacrificios que otras personas de su edad y se sintió pero aun. Tararía de convencerla de
dejarla regresar a Japón, aunque Michiru tenía razón, nadie la esperaba en ese país, si bien la
relación con su hermana mayor había mejorado no era lo suficientemente buena como para vivir
en Tokio y menos soportar los comentarios de sus hermanos menores y los que alguna vez fueron
sus “amigos”, los minutos se convirtieron en horas y ella no podía dormir pensando que hacer,
tratando de encontrar una solución lo suficientemente buena para las dos, quería seguir viendo ese
brillo en la mirada de su hija que perdió en aquel fatídico viaje a Tokio y que empeoro con los años
y que ahora gracias a Haruka había recuperado, la madrugada la sorprendió en sus pensamientos
hasta que el agotamiento mental y emocional la hizo dormir.

Michiru en su habitación tampoco podía dormir, pensaba como decirle a Haruka su madre no quería
aceptar mudarse de casa en París, en todo caso regresaría a Shizuoka pero no podía dejarla sola, no
sin una familia que la cuidara y apoyara o al menos un amigo en quien confiar, que la cuidara y la
llamara en caso necesario, conocía muy bien a su madre y sabia que ella no le llamaría si la
necesitaba, seguía repitiéndose una y otra vez que no se perdonaría le pasara algo, pero la mirada
ilusionada de la corredora al hacerle la propuesta volvía a su mente, no podía dejar de llorar, así se
la paso hasta que escucho el sonido del despertador, se dio cuenta que no había dormido y ni
siquiera cambiado de ropa, se levanto para ducharse y prepararse para ir a los ensayos de la
orquesta, su nueva responsabilidad en ella la obligaba a llegar una hora antes que los demás.

Dai esperaba a Michiru en el comedor como todas las mañanas para desayunar con ella, Armand ya
había salido al trabajo e Isabelle también estaba fuera de la casa, salió junto a su hija pues haría
unas diligencias, la violinista bajo y se dirigió a la salida cuando escucho la llamaban.
-Michiru ¿no vas a venir a desayunar?-
-No gracias no tengo hambre, mejor llego un poco mas temprano al teatro, nos vemos después.-
-Espera, no puedes irte así, el desayuno es…
-La comida mas importante del día lo se, si me da hambre después como algo.-
-Por favor ven necesitamos hablar antes de que te vayas.-
Capitulo 23

Haruka paso muy mala noche, entre la discusión con sus padres y la curiosidad por saber si la Sra.
Kaioh acepto la propuesta de mudarse o no y por lo tanto el saber si por fin podría vivir con la
persona que le quitaba el sueño. Se levanto de la cama minutos antes de que sonara el despertador,
desconecto la alarma y se fue a duchar, iría a las dos primeras clases en la universidad y después al
acondicionamiento físicos para luego ir a practicar al cicuito, hubiera preferido ir al teatro a ver a
Michiru pero sabia la joven no dejaría un ensayo y menos si seria la encargada de abrir y cerrar los
conciertos de la orquesta toda la temporada.

Ambas chicas hicieron las actividades que tenían planeadas durante el día, ni siquiera sus horarios
para comer coincidían ese día, Michiru llego desganada al conservatorio, entro a sus clases pero no
puso demasiada atención, el no dormir la noche anterior empezó a hacer estragos, tenia muchísimo
sueño y los minutos pasaban lentamente, por su parte Haruka llego al circuito, estaba algo cansada
entre la mala noche y el ejercicio que su acondicionamiento físico requería y además ansiosa por
que llegara la hora de ir por la artista al conservatorio, no tuvo el mismo rendimiento de siempre en
el entrenamiento de ese día, Monsieur Laban se acerco a ella cuando termino el entrenamiento.

-¿Qué paso Haruka, tienes algún problemas?-


-Lo dices porque mi rendimiento no fue el mejor hoy ¿verdad?, no te preocupes, solos estoy un poco
cansada no pase una buena noche, eso es todo, pero mañana rendiré como siempre no te
preocupes.-
-¿Problemas con Michiru?-
-MMMM problemas en realidad no, los problemas son con mis padres pero eso ya lo sabes desde
que llegue a la ciudad, bueno voy a ducharme para irme si no te importa.-
-Claro ve y si te puedo ayudar en algo puedes contar conmigo.- le dio un ligero apretón en el hombro
-Lo se, no te preocupes, todo esta bien.- le devolvió el gesto y se dirigió a los vestidores.

Llego al conservatorio unos minutos antes de la hora acostumbrada, estaba nerviosa, quería saber
cuanto antes el resultado de la conversación de Michiru con su madre, se bajo del auto y fue a
esperarla en la puerta como siempre, después de unos minutos la vio salir del edificio principal, se
veía realmente cansada y desganada, sintió una opresión en el pecho y un mal presentimiento, quiso
correr hacia ella pero por primera vez su cuerpo no le respondió como quería, se limito a esperar a
que llegara junto a ella. Michiru la vio cuando ya estaba cerca de la puerta y le extraño no fuera a
acercarse.

-Hola Haruka ¿pasa algo? Te ves tensa.-


-No te preocupes, no es nada dime ¿Cómo te fue?-
-Pues fue un día largo, estoy cansada pero creo bien, bueno la verdad no le puse mucha atención a
las clases, ¿nos vamos ya?-
-Si claro.- le dio el brazo a la chica, la cual lo tomo agradecida se sentía agotada.-Que bueno que tu
día estuvo bien aunque pesado, pero ¿cómo te fue con tu mamá?-
-Hablamos en el coche ¿te parece?- recargó la cabeza en el hombro de la rubia.
Caminaron en silencio hasta donde se encontraba el deportivo blanco, como siempre la chica entro
primero ayudada por Haruka.
-Creo que no tienes buenas noticias ¿verdad?- el tono triste en la voz de Haruka fue desgarrador
para la chica.
-Después de hablar con mi madre ayer en la noche pensé lo mismo que tú, pero esta mañana me
lleve una grata sorpresa.-
-¿Una grata sorpresa, cual?-
-Pues mi madre me dijo que después de pensarlo toda la noche, se dio cuenta que tarde o temprano
tendríamos que dejar la mansión Darrieux, mi futuro esta aquí en París con la orquesta y pues no
vamos a vivir por siempre con ellos y también entendió que en Japón no la espera nada ni nadie así
que por fin acepto, me dijo que le gusto mucho el edificio donde vives cuando fue a ayudarte con la
comida pero que no quería un departamento tan grande como el tuyo para ella sola, le explique que
el que rentaríamos sería mas o menso de la mitad del tuyo y acepto, solo falta que mi madre vaya a
conocer el departamento y avisarle a la familia Darrieux.
Los ojo de la rubia se iluminaron de nuevo al escuchar tal noticia –¿de verdad, acepto? Eso quiere
decir que viviremos juntas al fin.-
-Hablas como si esperaras esto desde hace años- se rio divertida, la piloto parecía un niño a quien
le acaban de decir le comprarían un juguete nuevo y deseado por mucho tiempo.
-¿De que te ríes?-
-De lo infantil que puedes ser a veces y lo guapa que te ves cuando lo haces, sobre todo cuando
pones una cara como la que tienes ahorita.- la chica volvió a reír.
-Que graciosa, te perdono solo porque me acabas de dar la mejor noticia del mundo.- se acerco y la
beso apasionadamente dejando salir en ese beso toda la angustia que sintió durante el día.
-¿Y cuando quiere conocer el departamento tu mamá?-
-Cuando tengamos tiempo de llevarla, mañana es viernes y las dos tenemos el día ocupado y el
sábado bueno esta lo de la galería, así que sería el domingo.-
-Está bien el domingo pasamos por ella después de que des la última clase y ese mismo día podemos
ir a ver los muebles y lo que haga falta para que se muden lo antes posible, el sábado después de la
subasta, invitaremos a cenar a los Darrieux y ahí podrán darles la noticia.-
-Vaya ya lo tienes todo planeado y ¿que tal si alguien hubiera algún inconveniente?-
-Perdón, tienes razón debí preguntar antes, es solo que me siento realmente emocionada.-
-Lo se no te preocupes, el plan me parece perfecto, pero te molestaría arrancar y llevarme a casa
de verdad estoy agotada.-
-Por supuesto, perdona.- Encendió el auto y salió a toda velocidad con dirección a la mansión
Darrieux.

El sábado terminando de dar las clases Michiru quería que la corredora la llevara a su casa para
cambiarse de ropa, pero Haruka le recordó había dejado un hermoso vestido de noche en su
departamento mientras subían al elevador.
-Por eso me pediste lo dejara ahí, lo tenias todo planeado, pero ¿Cómo sabias que la dueña de la
galería aceptaría?-
-Fácil, porque eres excelente pintora y solo un idiota no se daría cuenta.- la abrazo y beso.
Se abrió la puerta del ascensor, ambas chicas salieron para entrar al departamento de la rubia.
Comieron algo ligero y se fueron a cambiar para llegar temprano a la galería. La chica se veía
bellísima con el vestido azul, con finos bordados en hilo de plata, recogió su cabello que dejaba al
descubierto su cuello y el escote del vestido, Haruka ya arreglada con un smoking negro con faja y
pajarita roja se quedo boquiabierta al ver a la chica, se imagino como se vería con ese vestido pero
su imaginación se quedo corta.
-¿No vas a decir nada, como me veo?-
-No encuentro palabras para describirlo, pareces una diosa salida del mar para deleitar mis ojos.-
-No exageres Haruka, pero muchas gracias, tu te ves guapísima con ese smoking voy a ser la envida
de las chicas en esa galería ¿nos vamos ya?-
-Espera falta algo.- Haruka saco de un cajón una caja cuadrada de terciopelo azul y se la dio a la
chica. –Toma, ábrela.-
Michiru abrió la cajita y se encontró con una gargantilla de diamantes de unos tres centímetros de
ancho, se quedo atónita ante tal joya debía ser carísima y más si en la tapa se leía Tiffany & Co.
-Deja que te la ponga, es el complemento perfecto para el vestido y no pudiste elegir mejor
peinado.-
-Haruka esta hermosa pero te debió costar una fortuna, no puedo aceptar algo así.-
-Ahora la que exagera eres tú, vamos déjeme ponértela, se va a ver mejor en ti que en esa caja.- La
rubia abrocho la gargantilla por detrás del cellos de la chica, vio la imagen de las dos en el espejo,
ella detrás de su amada pintora rodeando su cintura con los brazos. –Ves te dije que se vería mejor
en ti, eres tan hermosa.- su sonrisa no podía ser de mayor satisfacción. –Ahora si podemos irnos
cuando gustes.- se separo de ella y le ofreció el brazo.

Llegaron 5 minutos antes de la hora indicada a la galería, entraron por otra puerta que daba a la
oficina de Yvon y no por la principal.
-Bon soir Haruka Ça va?- (buenas noches Yvon todo bien)
- Ça va bien Yvon Merci et toi ?- (bien gracias y tu)
-Très bien Merci- (muy bien gracias)
-Elle est Michiru Kaioh l’artiste qui a fait les peintures.- (ella es Michiru la artista que hizo las
pinturas)
-Enchanté mademoiselle Kaioh, je m’appelle Yvon Lambert, je suis la propréture de cette galerie,
vient pour ici s’il vous plaît.- (Encantada señorita Kaioh, me llamo Yvon Lambert soy a propietaria de
la galería, vengan por aquí por favor) Las guio por otra puerta hasta llegar la inmensa galería un gran
espacio de paredes blancas con techo alto donde se encontraban colgados los cuadros de Michiru,
al frente en medio había un pequeño templete de duela con un micrófono, la chica quería llorar de
felicidad, pero se reprimió pues podría arruinar su maquillaje.
-J’espère que tout c’est bien pour vous, mais si vous voulez faire des changements vous avez la
liberté de le faire.- (espero que todo este bien, pero si quiere puede hacer los cambios que quiera
con toda libertad)
-Tout c’est parfait comme Ça, vous avez placé les peintures sans un parfait ordre chronologique et
émotif.- (todo esta perfecto así, puso las pinturas en un perfecto orden cronológico y emocional)
Siguieron platicando, era verdad Yvon y su equipo analizaron con detalle cada obra de la artista para
colocarlas de la mejor manera, Yvon le conto un poco de la historia de la galería el porque de su
apertura y de la que tenia en Nueva York, le pregunto porque no había expuesto antes sus obras
siendo tan magnificas, Michiru se sintió apenada de reconocer no confiaba mucho en su propio
talento, iban recorriendo la exposición mientras hablaban a Yvon algunas pinturas le parecían
melancólicas y tristes, solo las tres últimas tenían un brillo diferente, fueron las tres últimas que
pinto, cuando conoció a Haruka, ni ella se había dado cuenta que su forma de pintar cambio desde
el momento que Andréanne las presento y no solo desde que iniciaron su relación, también le
enseño el contrato que Haruka reviso en el que ella se quedaba con el 35% del precio que alcanzaran
la obras, era un porcentaje alto pero no podía pedir menos, era una artista no conocida e Yvon ya
había hecho gastos en publicidad, invitaciones y otras areas de logística necesarias, así pasaron las
horas hasta que llego el momento de abrir la galería la público en general.

Dai llego acompañada de Isabelle, Andréanne y Armand, estaba mas que feliz por su hija, a pesar de
vivir con los Darrieux estos nunca tuvieron oportunidad de ver todas las obras de Michiru, a veces
espiaban mientras las pintaba, aun no creían que esa niña tímida estuviera exponiendo su
maravilloso arte al público, recorrieron sin prisa la exposición pero fueron interrumpidos por la voz
de Yvon que hablaba por el micrófono pidiendo la atención de los presentes para presentar a la
pintora de tan magnificas obras. Los aplausos no se hicieron esperar cuando Michiru subió al
templete, agradeció a todos los presentes por tomarse el tiempo de ir a la exposición, les dijo que
cada cuadro representaba un momento de su vida, desde su llegada a la ciudad Luz, se despidió
esperando sus obras fueran de su agrado.

Antes de la subasta se ofrecieron bebidas y canapés a los presentes Yvon traía de un lado a otro a
la joven violinista presentándole infinidad de personas, persona que se veían tan vacías y
superficiales como la familia de su madre o los padres de Haruka, se estaba aburriendo de ese
ambiente, adulaban sus obras sin entenderlas realmente no veían los sentimientos plasmado en
cada obra, uno que otro trataba de impresionar a su acompañante tratando de explicar la técnica
utilizada en la pintura y haciendo algún comentario sobre el magnifico uso de la luz y las sombras,
del equilibrio en los colores pues ninguno sobre salía de los demás, pero tendría que acostumbrarse
así era el mundo del arte, por desgracia la gente con pocos recursos económicos no eran invitados
a ese tipo de subastas, la chica estaba segura ellos si se darían cuenta de lo que su obra encerraba,
ya que era gente que pensaba, sufría y sentí a como ella. Haruka noto cierta molestia en la joven
pero no se atrevía a preguntar, se limito a acercarse mas a ella y rodear sus hombros con su brazo,
dándole a entender no estaba solo y no lo estaría nunca más.

La subasta dio inicio y los presentes empezaron con ofertas grandes, la chica estaba sorprendida,
pero la mayoría de los presentes estaban seguros esas obras valdría mucho mas con el paso del
tiempo cuando la chica fuera reconocida internacionalmente cosa que seguro pasaría pues Yvon
Lambert no solo tenia una galería en Nueva York, tenia contactos en casi toda Europa y Canadá.
Armand también entro a la subasta uno de los cuadro lo dejo realmente impactado, se preguntaba
porque no había ido a preguntarle antes a Michiru por sus obras, el evento termino cerca de la 1:00
am con todos los cuadros vendidos, después de todo Haruka tenia razón, ahora tenia el dinero
suficiente para que su madre pudiera mudarse a su gusto.

Haruka invito a la familia Darrieux a cenar como en el plan que ya le había comentado a Michiru,
llegaron a La Tour d’Argent, era un lugar emblemático para ambas, ahí mantuvieron su primer
conversación y también su primera pelea. Los atendieron con gran amabilidad y disposición. Estaban
esperando el postre mientras charlaban cuando Haruka pidió la atención de todos.
-Antes que nada quiero agradecer a todos por estar aquí en nombre de Michiru pues ella es la
estrella esta noche, pero esta invitación tiene una intención mas que solo celebrar el gran éxito de
Michiru, queremos decirles que hemos decidió vivir juntos y que la Sra. Kaioh se mudara al mismo
edificio donde vivo.-
-Felicidades Haruka, se que van a ser muy felices, los dos tienen un futuro prometedor y hacen una
extraordinaria pareja.- les dijo Armand con una gran sonrisa
-Me da mucho gusto por ustedes, espero sean muy felices siempre, pero se no vayan a olvidar de
mi, recuerden que yo fui quien los presento.-
-Nunca podría olvidarte mi querida Andréanne, si me presentaste a la persona mas maravillosa del
mundo, te estaré enteramente agradecida.- Michiru le robo a Haruka las palabras de la boca ya que
pensaba decirle algo similar.
-Querida ¿no vas a felicitar a los muchachos?-
Isabelle quedo impactada con la noticia –claro perdón, chicos me da mucho gusto por ustedes,
aunque la verdad me da un poco de tristeza, siento a Michiru como mi hija sin contar con el buen
ejemplo que le da Andréanne, pero además voy a extrañar muchísimo a Dai, se ha convertido en mi
mejor amiga- las lagrimas comenzaban a acumularse en sus ojos- y ya está estaba aprendiendo algo
de japonés- lo último lo dijo tratando de quitarle dramatismo al momento y lo logro pues todos
rieron, pero no pudo contener mas el llanto.
-Isabelle, no llores, ni que me fuera a regresar a Japón, aunque debo confesarles que lo pensé, voy
a vivir muy cerca de su casa, te visitare y tu podrás visitarme cuando quieras, te prometo que seguiré
dándote clases de japonés.-
-¿Y también de cocina oriental?- aun sollozaba pero nadie pudo evitar soltar sonora carcajada.
-Si, también de cocina oriental- la abrazo fuertemente.
La velada siguió entre risas y amenas conversaciones, se retiraron Haruka y Michiru se fueron juntas,
después de todo y a pesar de la desvelada la artista daría sus clase con normalidad y la corredora la
llevaría y esperaría como todos los domingo ya que era el único día no tenia entrenamiento, Dai se
fue con los Darrieux, las chicas pasarían por ella después de las clases de su hija para que conociera
el departamento y fueran a ver muebles y todo lo que pudiera necesitar.

Haruka y Michiru pasaron por Dai a la hora acordada, Isabelle las quiso acompañar, sabía donde
vivía la rubia pero quería ver el departamento donde viviría su ahora mejor amiga. Llegaron al
edificio, la corredora llevaba las llaves del departamento, entraron, había un pequeño pasillo, a la
derecha estaba la sala y comedor que eran divididos por la chimenea, la izquierda estaba una
pequeña área que podría servir de antecomedor, luego la cocina, muy amplia cosa que le encanto
a Dai e Isabelle pues podrían seguir con sus clases culinarias, después un pasillo que conducía de
lado izquierdo a un estudio y un medio baño y del lado derecho un poco mas adelante a dos
recamaras, la principal al final muy grande, con baño con jacuzzi y vestidor con dos grandes closets,
antes otra un poco menos grande también con baño y un closet muy amplio, estaba pintado todo
de blanco a excepción de una parte de la chimenea que tenia ladrillos y un fino marco de mármol.
A Dai le gusto el departamento, era mucho mas grande que el que tenían en Shizuoka pero le
preocupaba la limpieza del mismo, por lo grande.
-No se preocupes Sra. Kaioh, la persona que hace la limpieza en mi departamento puede venir dos
veces por semana a ayudarle con el suyo, es de completa confianza.-
-Gracias Haruka es un alivio que sea alguien conocido, no quiero meter a un desconocido a mi casa
y aunque ustedes vivirán arriba, tienen todo el día ocupado.-
-Por eso no te preocupes Dai, que me tendrás aquí casi todos los días, prometiste que me seguirías
enseñando japonés y a cocinar y también prometiste visitarme.-
-Es verdad Isabelle muchas gracias.-
-Bueno solo falta firmar el contrato de arrendamiento, el dueño accedió a que fuera mañana en la
noche para que Michiru y yo podamos estar presentes, ¿le parece bien Sra. Kaioh?-
-Si muy bien, gracias Haruka, pensaste en todo.-

Una vez aprobado el departamento fueron a buscar los muebles, fueron a varias tiendas, las mismas
que Isabelle le recomendó a Haruka cuando amueblo su pent-house, los precios eran altos pero
Michiru gano muy bien con la subasta y e Yvon le pido hiciera mas cuadros para una nueva
exposición y subasta. Dai eligió un antecomedor de caoba con mesa redonda de cristal, un comedor
con grabados orientales en la madera para 10 personas, le parecía grande pero uno mas pequeños
dejaría libre mucho espacio, tenía una preciosa vitrina, la sala eligió una muy cómoda en piel color
miel con una hermosa mesa de centro de cristal en forma triangular y dos mesitas esquineras de la
misma forma pero mas pequeñas, un centro de entretenimiento con espacio para una pantalla de
40 pulgadas, DVD y aparato de sonido, su recamara también fue de caoba tamaño queen size con
dos buros, un chifonier y el tocador con luna. Prefirió dejar para después los muebles para la otra
recamara y el estudio. De ahí fueron a otra tienda para comprar la vajilla, cubiertos, utensilios de
cocina, electrodomésticos, blancos, aparatos eléctricos y adornos, por fortuna todo se los enviarían
a domicilio. El día fue un tanto agotador, entre tanta compra pero bastante divertido para las cuatro,
Haruka las fue a dejar a su casa, Dai e Isabelle se despidieron y dejaron que la pareja se despidiera
a gusto. A la corredora le seguía costando trabajo dejar ir a Michiru pero en pocos días esa tortura
terminaría.

Michiru fue a la habitación de Andréanne toco la puerta.


-Si adelante.-
- Andréanne ¿podríamos hablar unos minutos?-
-Por supuesto Michiru siéntate- le hizo ademan indicándole se sentara en la cama donde ella estaba
recostada- cuéntame ¿Cómo les fue, no las agoto mi mamá? Es compradora compulsiva
-JAJAJAJA no la verdad nos fue muy bien, si me di cuenta le gusta ir de compras, estaba mas
emocionada que mi mamá pero todo bien, pero quisiera me ayudaras con algo.-
-Claro con mucho gusto.-
-Bueno, aunque tengo varios meses viviendo en París aun no conozco bien la ciudad, así que quisiera
me ayudaras a elegir un buen lugar para ir a cenar, algo un tanto intimo y romántico y un buen lugar
para ir después de cenar, uno que pueda decorar a mi gusto para una noche especial.-
-¿Qué estas planeando exactamente?- su mirada era picara imaginando las intenciones de la chica.
-Me da un poco de pena, pero sola no voy a poder hacerlo en tampoco tiempo, bien te cuento lo
que tengo planeado y me das tu opinión y ayuda.-
-Por supuesto siempre podrás contar conmigo, aun cuando me abandonas para irte a vivir con mi
mejor amiga.-
Las chicas se quedaron platicando, el tiempo se fue volando, para cuando se dieron cuenta ya era
de madrugada, Andréanne sabía que al otro día le costaría mucho trabajo levantarse temprano para
ir a la universidad, pero la violinista le dijo no se preocupara ella iría despertarla a otro día e Isabelle
no se daría cuenta.

Capitulo 24

Después de despertar a Andréanne, Michiru le hablo Haruka para decirle que esa noche, ni la
siguiente pasara por ella al conservatorio pues tenía que resolver unos pendientes, la rubia se
molesto un poco, eso significaría que solo se verían a la hora de la comida, pero la chica se disculpo
porque tampoco podría verla a esa hora, la corredora le pregunto si había algún problema en que
la pudiera ayudar, pero la violinista le dijo que no tenia de que preocuparse, sabía que serían dos
días sin verla pero lo que planeaba valía la pena el sacrificio que ambas harían, también le pidió que
cancelara sus compromisos del jueves.

Al terminar los ensayos con la orquesta Andréanne paso por ella para hacer las reservaciones en el
restaurant, le recomendó dos irían a uno en ese momento y al otro en la noche, fueron al
restaurante Lasserre muy cerca de Les Champs Elysée, un lugar romántico decorado al estilo belle
époque, con un espacio destechado que dejaría ver la luna y las estrellas, a la chica le gusto mucho
pero Andréanne le pidió no se precipitara hasta ver el otro, si al final se decidía por el primero les
daría tiempo en la noche de regresar y hacer la reservación. De ahí la llevo al conservatorio, ella iría
a la biblioteca a hacer algunos trabajos y la recogería al salir. Terminaron las clases y ambas chicas
fueron al Restaurant La Truffiere un lugar al mas puro estilo del siglo XVII, el ambiente le recordó a
Michiru el viaje a Carcassonne, le trajo muy buenos recuerdos y Andréanne lo sabia, pero igual
prefirió reservar en Lasserre, por lo que fueron a hacer la reservación, después de hacerla ambas se
fueron a casa.

Al otro día hicieron prácticamente lo mismo, solo que esta vez no visitarían restaurantes a la hora
de la comida fueron al hotel Keppler un edificio moderno por dentro y por fuera mantenía la
arquitectura típica parisina, Andréanne pregunto si estaba disponible la habitación del último piso
que mas bien parecía un pent house, subieron y Michiru admitió tenia una vista maravillosa a la
torre Eiffel, era espacioso con todas las comodidades, seria una buena opción la chica pregunto si
podía ir alguien antes para hacer algunos preparativos, le respondieron que si pues la hora de
entrada era a las 15:00 hrs, de ahí se fueron al conservatorio, esta vez Andréanne entro a las clases
de oyente sentía curiosidad por saber como eran, saliendo fueron al hotel Splendid Etoile, un edificio
construido en 1880 tallado en piedra, construcción típica parisina del siglo XIX, en la recepción
pidieron ver la mejor suite, la cual consta de dos piezas una que sirve como sala de estar y la otra
como recamara muy espaciosas ambas con baño con tina de hidromasaje y una esplendida vista al
Arco del Triunfo, este le gusto mas a la chica, era mas acogedor que el Keppler, la hora de entrada
era la misa 15:00 hrs por lo que Andréanne podría llegar antes para hacer los preparativos, la
violinista hizo la reservación para el día siguiente y dejo pagada la habitación, después ambas se
fueron a su casa, platicando sobre los últimos detalles.
Al llegar a casa lo primero que hizo la violinista fue hablarle a Haruka para decirle que al otro día no
se verían como todos los miércoles a la salida del ensayo, que esperara en su departamento hasta
que pasara por ella y que se vistiera elegante, la rubia se extraño por el comportamiento de Michiru
esos días y mas cuando le dijo esperara en su departamento a que pasara por ella, la chica no tenia
auto, se preguntaba si habría comprado alguno y ¿por qué tenía que vestirse elegante? no durmió
bien como las noches anteriores intrigada por la extraña manera de actuar de la artista.

Al otro día Michiru fue a sus ensayos como siempre lo hacía, Haruka fue a la practica en el circuitos
y Andréanne a la universidad, al salir la artista se fue a su casa a cambiarse de ropa, por uno de los
sexys vestidos que le compro la corredora, se arreglo perfectamente y llamo a la empresa que
contrato para el transporte, Haruka al salir se fue a su departamento para ducharse y esperar a la
chica, Andréanne se fue a comprar algunas cosas y después a la suite del hotel Splendid Etoile a
dejar todo como se lo había pedido Michiru.

A las 18:00 hrs Michiru estaba afuera del departamento de la corredora, el chofer la ayudo a bajar
y la chica pidió la esperara, Rambert la dejo pasar, tomo el elevador y llego al último piso, toco el
timbre y espero dos minutos, Haruka sabia se trataba de ella y salió corriendo al escuchar el timbre,
se quedo boquiabierta al verla con ese hermoso vestido turquesa, completamente entallado, lo que
dejaba ver su perfecta figura, el pelo recogido que dejaba al descubierto su cuello adornado por un
dije en forma de caballo de mar.
-Hola Haruka ¿Cómo estas?- pregunto una sonriente chica, pero Haruka seguía embelesada con lo
que veía, después de uno segundos atino a decir.
-No tan espectacular como tú, te ves hermosa.-
-Gracias, tú no te quedas atrás, joven Tenoh ¿me haría el gran honor de acompañarme?-
-Por supuesto, al fin del mundo si es preciso.- La rubia iba a tomar las llaves de su auto pero la chica
le dijo no era necesario.
Al bajar vio las esperaba una flamante limousine, el chofer abrió la puerta para que entraran, primor
entro la chica y después Haruka, el chofer ya tenía el itinerario por lo que puso en marcha el auto.
-¿Qué es todo esto, celebramos algo?-
-Por supuesto que celebramos algo y muy importante Haruka no puedo creer que lo hayas olvidado,
o tal vez es porque no es precisamente hoy si no mañana, pero no hubiera podido cancelar dos días
los ensayos.-
-¿Mañana?, espera ¿cancelaste un ensayo con la orquesta, por eso me pediste hiciera lo mismo? Tu
madre me va a matar si se entera, pero ¿mañana que se celebra mañana? Nuestro aniversario no
es, creo no celebramos nuestro primer mes de aniversario, fue el jueves 13 ¿Cómo se me pudo pasar
algo así?, mil perdones Michiru.-
-JAJAJAJAJA no te preocupes ambas hemos estado muy ocupadas estas semanas y tú además
estabas preparando lo de la exposición y ese fue un muy buen regalo de aniversario.- la beso
tiernamente. –Y me halaga que recuerdes mas que día me propusiste ser tu novia que el día de tu
cumpleaños.-
-Mi cum… es verdad mañana es 27 JAJAJAJAJAJA se me había olvidado por completo.-
-Pero a mi no y quiero que lo festejemos de una forma especial, es el primer cumpleaños que pasas
conmigo y quiero que sea inolvidable.-
-Contigo todos los días son inolvidables.- la beso mas apasionadamente.

Llegaron al restaurant, el capitán de meseros las guio hasta la única mesa en el área destechada del
lugar, la chica había reservado toda el área para tener privacidad.
-¿Te gusta el lugar?-
-Es precioso, el cielo esta despejado esta noche se ve hermoso y se puede sentir el viento que entra,
es un lugar magnifico.-
-Eso pensé, que bueno que no me equivoque.-
Tomaron asiento y les llevaron la carta, les tomaron el pedido, lo primero que llego a la mesa fue el
champagne, el cual fue servido por el mesero en 2 copas largas.
-Feliz cumpleaños amor.- levantando su copa
-Porque este sea el primero de muchos que pase a tu lado.- choco su copa con la de la chica.
Cenaron, conversando animadamente y sintiendo el viento aun frío de la temporada, al terminar el
postre, la chica pidió la cuenta, Haruka quería pagar pero la violinista se negó en redondo, ella
invitaba esta vez, salieron del lujoso restaurant y subieron a la limousine, siguieron platicando de su
planes a futuro, sobre todo de lo emocionada que estaba la corredora porque por fin vivirían juntas,
el auto se detuvo y la corredora se asombro un poco de ver no habían llegado a su edificio.
-¿A dónde vamos ahora Michiru?-
-Cuando bajemos del auto lo sabrás.-
El chofer abrió la puerta y la chica salió primero, después Haruka que vio estaban cerca del Arco del
Triunfo, se preguntaba que otra cosa le había preparado la violinista. La chica se dirigió a la puerta
del Splandid Etoile, la corredora le abrió la puerta galantemente y la dejo entrar primero, se
acercaron al mostrador y Michiru pidió la llave de la suite que reservo.
Tomaron el elevador y bajaron en el último piso, la chica guio a la corredora hasta la puerta de la
habitación, al abrirla se encontró con una habitación románticamente decorada, pétalos de distintas
flores regados por el suelo y un camino de velas aromáticas que llevaban al dormitorio, al abrir la
puerta la cama estaba igual preparada con pétalos de rosas blancas y rojas que formaban las
palabras feliz cumpleaños, la habitación estaba alumbrada a media luz y desde la ventana se podía
ver el arco del triunfo una hermosa panorámica de la romántica ciudad luz.
-¿Te gusto la habitación?-
-Esta perfecta, pero no tenias porque molestarte y gastar tanto, podríamos haber celebrado en el
que será dentro de poco nuestro departamento.-
-Podemos celebrar ahí muchos otros cumpleaños, pero este, el primero que pasamos juntas quiero
que sea inolvidable, que sea perfecto.- Se acerco a la corredora para besarla dulcemente, se separo
de ella solo para mirarla a los ojos y decirle –Te amo.-
-Yo también Michiru no tienes idea de cuanto, la abrazo con fuerza y le dio una largo y tierno beso,
que fue subiendo de tono hasta convertirse en uno apasionado, las manos de la violinista deslizaron
el saco de rubia mientras esta se quitaba la corbata para enviarla algún lugar de la habitación, acto
seguido la chica empezó a desabotonar la camisa de la corredora en lo que las manos de esta
bajaban el cierre del vestido de su amante acariciando su espalda, en pocos segundos la camisa y el
vestido cayeron al suelo, los besos y las caricias seguían, el roce de las manos de una con la piel de
la otra les erizaba la piel aumentando la excitación, la chica empezó a desabrochar el pantalón de la
rubia el cual pronto quedo fuera al igual que los zapatos, al poco tiempo la ropa interior de ambas
corrió con la misma suerte.
Entre apasionados besos la rubia fue guiando a la chica hasta la cama donde la recostó con
delicadeza para situarse encima de ella y empezar a besar su cuello, cuando regresaba a sus labios
la chica en un hábil movimiento giro a la rubia posicionándose sobre ella, Haruka iba a protestar
pero la chica coloco su índice sobre los labios de la joven piloto. –Esta vez será a mi manera.-
comenzó a besarla suavemente en el cuello hasta llegar a dar una pequeña mordida en el lóbulo de
la oreja, después dibujo un camino desde su cuellos hasta sus pechos, al mismo tiempo sus manos
recorrían la cintura y piernas de su amante la cual dejaba escapar uno que otro suspiro al sentir tan
sutil contacto, con la lengua comenzó a delinear cada uno de los pezón erectos de la rubia, la cual
se dejaba llevar por el placer, uno que otro gemido salía de su boca, la chica siguió con su labor en
los senos de la corredora mientras una de sus manos se deslizaba desde la cadera hasta la
entrepierna de la velocista dando un placentero masaje en el clítoris de la misma, la boca de la
artista recorrió el torso de su amante hasta llegar a la zona prohibida para cualquier otra persona
que no fuera ella, pronto su lengua continuo el trabajo que antes hacían sus dedos y sus manos los
que antes hacia su boca, dando suaves masajes en el pecho de la rubia la cual se aferraba a las finas
sabanas gimiendo del placer que Michiru le provocaba, estaba a punto de llegar al clímax, la chica
se dio cuenta y se detuvo para regresar a los labios de una agitada Haruka, quería prolongar el
momento, la beso intensamente y la rubia correspondió como si en ello le fuera la vida rogando por
mas, se separaron para tomar aire y la chica volvió a besarla con toda la pasión que la corredora la
hacia sentir, sus manos volvieron a recorres el cuerpo de la rubia mientras esta recorría la espalda
y muslos de su diosa marina, Michiru introdujo su mano en la intimidad de Haruka, la cual estaba
mas que húmeda, después de un pequeño masaje sus dedos empezaron las intromisiones en su
amante, la cual iba aumentando el ritmo de las misma con el movimiento de su cadera,
sincronizadas en un perfecto vaivén mientras la lengua de la chica volvía a recorrer el cuello y pechos
de la velocista, los gemidos de Haruka eran cada vez mas frecuentes y sonoros, su respiración mas
agitada y el corazón latía con tal fuerza que creía en cualquier momento se saldría de su pecho, sus
manos apretaban con un fuerza la sabana, después de unos minutos la rubia llego al orgasmo,
arqueo la espalda y dejo salir todo el aire contenido segundos atrás junto con un aahhh Michiru
aahhh, se dejo caer exhausta en la cama, la chica se recostó a su lado acariciando su rubio cabello,
veía embelesada como su amada normalizaba su respiración aun con los ojos cerrados, cuando su
respiración fue mas tranquila la beso dulce y tiernamente en los labios, se separo de ella y volteo a
ver el reloj que marcaba las 12:03 a.m. la vio a los ojos – Ahora si, feliz cumpleaños mi amor.- le
sonrió tiernamente y la rubia correspondió el gesto con una sonrisa llena de felicidad, la chica se
acomodo entre los brazos de su amante y apoyo su cabeza sobre el pecho de la rubia. Haruka apago
la lámpara que estaba en el buro junto a la cama y la habitación quedo solo iluminada por la luna
que se filtraba entre las cortinas de la habitación, así ambas se quedaron profundamente dormidas.

El sol comenzaba a filtrarse por la ventana, la chica despertó, con sumo cuidado quito el brazo de la
rubia que la tenia prisionera en un abrazo protector, se levanto y pidió les llevaran el desayuno a la
habitación, fue al ropero donde encontró el cambio de ropa, la bata y el violín que le había llevado
Andréanne, se puso la bata para recibir el desayuno el cual tardo poco en llegar. Le pidió al
muchacho que llevaba el carrito que lo dejara en la salita, ella lo llevo al cuarto donde su amante
aun seguía en los brazos de Morfeo. Contemplo por un rato el apacible y dulce rostro de la rubia,
para después despertarla con un reguero de besos en el cuello, una vez que abrió los ojos la beso
intensamente en los labios, la rubia la abrazo con fuerza, se separaron después de unos minutos.
-Buenos días amor ¿Cómo dormiste?-
-Excelente ¿y tú?-
-También de maravilla, gracias.-
-¿Cuándo vivamos juntas me vas a despertar así todas la mañanas?-
-Si te portas bien, si.- le dio un beso fugaz y fue a acercar el carrito con el desayuno. –Espero que te
guste.-
Desayunaron en la comodidad de la cama, aunque Haruka insistía un poco en querer desayunarse
a Michiru. Cuando terminaron la chica se levanto de la cama, la rubia intento detenerla pero fue
demasiado tarde.
-Hey, ¿A dónde vas?-
-Por tu regalo.-
-Pero si ya me lo diste, me regalaste la noche mas maravillosa de mi vida.-
-Gracias, que bueno que te gusto, pero tengo otro regalo.- saco el violín y una partitura, la cual le
entrego a la Rubia.-toma la escribí especialmente para ti.-
La corredora leyó el titulo de la pieza de música “La Verdadera Felicidad esta a Tú Lado”
-Como puedes ver esa esta escrita para piano y en las hojas posteriores esta la del violín, escúchala
a ver que te parece, aunque sin el piano parece incompleta.-
La violinista interpreto una pieza cargada de lindos sentimientos, alegría, paz, felicidad, dicha,
esperanza y sobre todo amor que por unos segundos hizo llorar a la corredora, al darse cuenta de
los sentimientos que despertaba en su pareja, después de mostrarse como una niña, cerrada,
huraña y un tanto grosera, logro que le mostrara su verdadero yo, eso la hacía muy feliz.
-Ahora si dime tu opinión.- no se había dado cuenta, de lo mucho que le llego la melodía a su amante
puesto toco con los ojos cerrados. –Haruka ¿lloraste?-
-MMMM…..este…. no es solo que alguna morona de pan me cayó en el ojo.- no quería mostrarse
tan sentimental ante la artista.
-No te creo, pero dime ¿te gusto?-
-La verdad me encanto, es la melodía mas alegre y llena de sentimientos positivos que haz
compuesto, pero me encantaría escucharla junto con el piano.-
-Entonces ¿Qué te parece si nos arreglamos y vamos a Le Relais de la Huchette donde toca el pianista
que tanto te gusto?-
-¿No es un poco temprano, para ducharnos? Mejor regresa a la cama-
-¿Es que acaso quieres tomar una ducha rápida y desaprovechar el magnífico Jacuzzi?- la sonrisa de
la chica estaba llena de picardía y un brillo lujurioso asomaba a sus azules ojos, en lo que se
recargaba en la puerta del baño
-Es una oferta tentadora.- La rubia de levanto de la cama y beso a la chica con la misma lujuria que
veía en sus ojos, le quito la bata y ambas entraron al baño a preparar el jacuzzi.

Unos minutos o tal vez horas, mas tarde ambas salían del baño, vistiendo la bata de baño que ofrecía
el hotel.
-Michiru ahora que lo recuerdo, no me dijiste que trajera ropa para cambiarme y creo que será muy
incomodo ir de Smoking a Le Relais de la Huchette.-
-Por eso no te preocupes, me tome la libertad de comprarte algo para que te cambiaras, debe estar
en el armario junto a mi cambio de ropa, espero te guste.-
La rubia fue a buscar la ropa, se encontró con un traje casual Giorgio Armani gris claro con una
playera a juego de un gris un poco mas oscuro, todo de muy buen gusto. –Gracias el traje es muy
bonito pero no debiste gastar tanto, entre la limousine, el restaurant, el hotel y la ropa debiste
gastar una fortuna.-
-No tanto, además tuve el dinero suficiente gracias a ti, gracias a la subasta en la galería, por cierto
tengo que ponerme a pintar, Yvon quiere hacer otra subasta a mas tardar en 3 meses, claro que
ahora tengo a mi musa inspiradora.- Se acerco y le dio un dulce beso. –bueno ahora si terminemos
de vestirnos, yo también quiero oír la melodía tocada con ambos instrumentos.-
-Y además me estoy muriendo de hambre, el desayuno estuvo delicioso y sustancioso pero hemos
gastado energía desde entonces.- La chica rió fascinada por el comentario de la corredora.

Se arreglaron, entregaron la llave de la habitación en la administración y se fueron en la limousine


al piano bar, cuando terminaron de comer, le pidieron de favor al pianista tocara la melodía y que
Michiru lo acompañara, el accedió inmediatamente, eran clientes frecuentes y Haruka dejaba
buenas propinas, además en el mundo de la música ya se hablaba de la talentosa violinista. La
corredora estaba encantada con el regalo, la pieza era realmente exquisita y la hacia sentir todo el
amor que la chica le profesaba. Las personas que estaban en el lugar también quedaron
embelesadas ante la belleza de la melodía y uno que otra con la de la violinista.
-Ahora que la escuchaste como debe ser ¿Qué te pareció?-
-Es realmente hermosa Michiru, ha sido el mejor cumpleaños de mi vida.-
-Esa era la idea amor.- la beso tierna y fugazmente –te amo, como nunca podre amar a nadie.-
-Y yo a ti.- la beso pero con mas pasión - ¿y tienes algo mas planeado?-
-La verdad no, pensé que podíamos pasar el resto de la tarde en tu departamento y luego bueno
que me dejaras en casa.-
-Todo sonaba bien hasta lo de dejarte en casa de los Darrieux.-
-Lo siento, pero este fin de semana termina la mudanza, solo debes esperar dos días mas, a partir
del domingo iniciamos una nueva etapa en nuestra vida.-

Las chicas regresaron al departamento de Haruka y Michiru despido la limousine, pasaron una tarde
algo agitada, iban a aprovechar cada minuto de ese día especial, después de cenar la rubia llevo a la
chica a casa.

Los días pasaron y tanto las chicas como Dai estuvieron muy ocupadas combinando sus actividades
con la mudanza, por fin el día llego, los Darrieux les hicieron una cena de despedida el sábado, muy
emotiva porque casi todos lloraron menos Haruka y Michiru, que estaban felices de vivir juntas al
fin. Al terminar la cena Haruka subió las últimas maletas de Dai y Michiru a la cajuela del auto y
partieron al que seria su nuevo hogar. Rambert se puso a las ordenes de ambas de inmediato, no
solo era un señor amable y cortes, también apreciaba mucho a Haruka por su sencillez a pesar de
ser tan famoso a nivel mundial, ayudo a la piloto con las maletas de madre e hija, dejaron a Dai en
su departamento, aun le faltaban algunas cosas pero ya eran solo detalles, Haruka, le dejo el numero
telefónico de su departamento por si algo se le ofrecía, aunque solo era un piso de diferencia quería
que estuviera lo mas cómoda posible, Michiru se quedo unos minutos con su madre checando que
todo estuviera en orden, una vez que estaba en su cuarto lista para dormir, subió al pent house a
estrenar el juego de llaves que le dio su amado viento.
A pesar de las múltiples ocupaciones de ambas chicas, disfrutaban mucho sus ratos libres juntas,
Haruka le ayudaba a Michiru dándole su opinión sobre sus composiciones y cuadros y Michiru le
ayudaba con física y matemáticas, sin contar que la rubia estaba encantada de ir por la chica casi
todos lo días al conservatorio para regresar a la casa de ambas, sin despedidas dolorosas, los
miércoles solían salir al cine o teatro o simplemente descansar, algunos sábados o domingos los
pasaban con Dai, que preparaba los platillos favoritos de Haruka. Isabelle prácticamente vivía en el
departamento de Dai o la llevaba de compras, Dai pronto se acostumbro a regresar a la vida de ricos
que llevo en su infancia, adolescencia y juventud.

Michiru estaba realmente inspirada, pintaba y componía a gran velocidad, aunque en lo último tenia
la gran ayuda de Haruka, ambas escribieron hermosas melodías, diálogos entre piano y violín donde
se decían cuanto se amaban, no podía ir mejor en el conservatorio y los ensayos en la orquesta eran
cada vez mejores y el inicio de temporada el 4 de febrero fue espectacular, la joven violinista ya era
famosa por abrir y cerrar los conciertos de la orquesta sinfónica con gran maestría, por otro lado
pronto tendría el numero suficiente de pinturas para otra exposición.

Haruka mejoraba cada vez mas sus tiempos, la temporada estaba por iniciar y sabia que la
competencia estaría mas difícil, puesto que todas las escuderías añadían tecnología nueva a sus
autos, tendría que viajar el 10 de marzo a Bahrein, Michiru no la podría acompañar ya que ese día
tenia concierto tal vez podría alcanzarla para el sábado, ver la carrera y regresar ese mismo día para
estar el lunes en sus actividades, por fortuna el evento automovilístico seria después del
cumpleaños de Michiru, tenia planeado un viaje parecido al que hicieron a Carcassonne, pero a otro
lugar, quería llevarla a su segundo hogar por lo que pensó en las playas de Cannes, el clima aun era
algo frío en ese época del año pero sabia que Michiru estaba a acostumbrada al agua fría del mar
de invierno en Shizuoka.

Así pasaron los días, Haruka hacia los preparativos para el viaje, esta ves viajarían en el TGV train à
grande vitesse (tren gran velocidad) el viaje era largo en el TGV harían 5 horas y como no visitarían
otro lugar como en el viaje anterior le pareció lo mas conveniente, también hizo reservación en el
lujos hotel Continental Carlton Cannes, situado entre las montañas y el mar, con vista privilegiada a
ambas partes y lo mejor con playa privada para quien estuviera dispuesto a pagar.

El día del viaje llego, no pudo ser una completa sorpresa ya que Haruka debía saber si Michiru daría
concierto ese fin de semana, por fortuna no, así que salieron el viernes en la noche cuando la
violinista termino con los ensayos de la orquesta, otra vez faltaría a sus clases en el conservatorio lo
que no le hacia mucha gracia a Dai, aunque debía reconocer su hija se veía radiante de felicidad y
sus composiciones eran alegres y de una extraordinaria calidad como sus pinturas. El destino si seria
una sorpresa, ya que por mucho que la chica insistió la rubia no le dijo ni media palabra.
El viernes pasó por ella al teatro Mogador en un taxi, su tren salía en menos de 2 horas así que
debían darse prisa, Haruka entrego los boletos sin dejar que Michiru viera el destino, es mas le puso
uno discman con audífonos a alto volumen para que no escuchara el destino, la chica protesto pues
debía cuidar su excelente oído musical pero la corredora le dijo que por una vez en la vida no le
pasaría nada. Una vez que subieron al tren la violinista pudo quitarse los audífonos y disfrutar de
una amena conversación con la rubia. Después de poco mas de 5 horas de trayecto por fin llegaron,
tomaron un taxi que los llevo al hotel Continental Carlton Cannes, el edificio era imponente pero lo
que mas maravillo a la chica era la cercanía con el mar, estaba mas que feliz por la elección de
Haruka, llegaron a su suite la cual tenia una terraza que llevaba a las magnificas aguas del mar
mediterráneo y por supuesto a su playa privada.
-¿Te gusto el lugar?-
-¿Qué si me gusto? Me encanta Haruka es perfecto.- se abalanzo a su brazos para besarla
profundamente. -valió la pena esperar a ver la sorpresa.-
-Bueno esta noche recién comienza tu regalo.- la beso apasionadamente y con un gran amor.
-La vida me lo dio por adelantado contigo.- regresando el beso con la misma pasión y amor.

A la mañana siguiente Michiru despertó, como casi siempre entre los brazos de Haruka, pero esta
vez fue el ruido de las olas las que la arrebataron de los brazos de Morfeo, con mucho cuidado se
zafó del abrazo posesivo de su amante y se fue a contarle su felicidad al mar. Haruka despertó unos
minutos después al no sentir el calor de Michiru, vio el reloj sobre el buro y marcaba las 7:38 a.m.,
era demasiado temprano y el clima era frío a esa hora de la mañana, pero sabia eso no le importaría
a su sirena pues de seguro estaba en su segundo hogar, se puso una bata y salió a la playa a buscar
a Michiru, el viento soplaba con fuerza alborotando su rubio cabello dándole una sensación de
libertad, después de un momento pudo ver a su novia que dejaba su elemento atrás para correr a
sus brazos que sostenían la toalla, regresaron a la habitación tomaron el desayuno en ella y Haruka
la llevo a La Malmaison, una pequeña aldea que se convirtió en una galería de arte, donde la joven
artista se llevaría una sorpresa, ya que uno de los compradores de la subasta en la galería de Yvon
pidió que expusieran los 3 cuadros que compro ahí, puesto que era uno de los mayores benefactores
del lugar no pudieron negarse y menos al ver el talento que había descubierto. De ahí la llevo a La
Castre Museum donde se expone una colección arqueológica pero lo mas interesante de
instrumentos musicales de diferentes periodos históricos y de diferentes partes del mundo, además
este museo esta situado en la cima de la antigua ciudad, un lugar realmente mágico. Regresaron al
hotel para pasar la tarde en la playa antes de salir a cenar, como era privada y solo estaban las dos,
la violinista convenció a Haruka para que la acompañara a nadar.
De regreso en la habitación Haruka le entrego una caja bastante grande, que contenía un precioso
vestido de noche, negro, strapless, largo y entallado de la marca Christian Dior, acompañado de una
estola gris oscuro de imitación Mink, no por el costo si no por la ecología, le hacían juego unos
zapatos de pulsera de tacón alto y una gargantilla fina de diamante en oro de 14 kilates en forma de
v.
-Espero que te guste.-
-Claro que me gusta, tienes un excelente gusto, pero no debiste molestarte con el viaje era
suficiente.-
-Para nada preciosa, es el primer cumpleaños tuyo que celebramos y cualquier cosa es poco.- la
tomo de la cintura para darle un tierno beso.
-Gracias, este será un cumpleaños inolvidable, bueno vamos a bañarnos y arreglarnos para salir a
cenar.-

Ambas chicas se veían radiantes esa noche, fueron al restaurant Les Vieux Murs, la rubia reservo
una mesa en la terraza con una magnifica vista al mar, el lugar es sumamente romántico y elegante,
con música de salón, arreglos florales y galería de arte, la chica no podía pedir mas el lugar era
perfecto y pudieron disfrutar de una deliciosa comida mediterránea, acompañada por un delicioso
champagne, después de la cena Haruka invito a bailar a Michiru cuando tocaron una pieza lenta y
suave, después de una velada inolvidable regresaron al hotel para convertirla en una noche también
mas que inolvidable.

Al regresar del viaje Dai le hizo una pequeña fiesta a su hija a la que por supuesto estuvieron
invitados los Darrieux, hacia años que la chica no festejaba un cumpleaños así, se sentía realmente
feliz. Pero el lunes llego y sus actividades regresaron a la normalidad.

El 10 de marzo Haruka partió a Bahrein, después de mese de vivir juntas la separación fue muy dura
para ambas, sobre todo cuando Michiru regresaba al departamento y se iba sola a la habitación, Dai
le sugirió que se quedara con ella esos días pero la chica se negó, tendría que aprender a lidiar con
esa ausencia. Haruka gano la carrera con relativa facilidad y tomo el primer vuelo de regreso a París,
el reencuentro fue maravilloso pero a otro día la violinista tenia que cumplir con sus compromisos
con la orquesta, la rubia se quedaría a descansar, entre la carrera, el viaje y el reencuentro estaba
exhausta, por lo que le dijo no la fuera a buscar en la noche al conservatorio.

Michiru termino un largo día con intención de ir a descansar junto a su amada corredora, pero nunca
imagino lo que el destino le tenia preparado, llego al edificio.
-Buenas noches Rambert, ¿como estuvo el día?-
-Buenas noches Srita. Kaioh, muy tranquilo gracias, aunque creo que tienen visitas.-
-Ya le dije que solo me diga Michiru, pero ¿visitas, no sabe quienes son?-
-Es una señorita que nunca había visto.-
-Bueno muchas gracias Rambert, que tenga buena noche.-
-Igualmente, que descanse.-
Michiru tomo el ascensor y llego al ultimo piso, introdujo la llave en la cerradura y abrió la puerta,
entro y se dirigió a la sala, lo que vio la dejo en shock, no pudo articular palabra, después de unos
segundos lo único que hizo fue soltar el violín de sus manos.
Capitulo 25

Haruka estaba viendo la televisión cómodamente recostada en el sillón esperando a que su novia
regresara del conservatorio cuando sonó el timbre. Se levanto extrañada, pues no tenían visitas
entre semana, a veces iba Andréanne a verlas pero en fin de semana y siempre avisaba antes de
llegar, abrió la puerta y se quedo impactada al ver quien llamaba a su puerta.
Frente a ella estaba de pie una chica alta, de pelo castaño claro, de ojos verdes más claros que los
de ella y cuerpo escultural.

-Hola Haruka ¿Cómo estas?- la corredora aun no salía de su asombro –tanto tiempo sin verte ¿no
me invitas a pasar?-

Después de uno segundos salió de su sorpresa.

–Perdón, por supuesto pasa, es solo que no esperaba volver a verte Junko.-

Se hizo a un lado para dejarla pasar.

-Tienes un departamento muy hermoso Haruka, pero claro siempre tuviste buen gusto.- le guiño un
ojo coquetamente, la rubia se sonrojo un poco ante el comentario. La chica se dirigió a la terraza
abrió la puerta y salió, sintió como la joven piloto seguía sus pasos.

-Vaya la vista es hermosa desde aquí, vives en una ciudad preciosa, casi tanto como tu.-

-¿ A que viene eso?-

-No me digas que te molesto el comentario, antes no lo hacia.-

-Tu lo dijiste antes, cuando teníamos una relación y eso fue hace años.-

-¿Por qué no me fuiste a ver a Estado Unidos?-

-Lo intente créeme, pero mis padres siempre encontraron la forma de evitarlo, después me entere
que saliste del internado y mi vida también cambio, ¿Por qué no me buscaste tú?, ¿Por qué lo haces
ahora?-

-Te busque en tu casa pero tus padres me dijeron no sabían de ti, que te habías ido de su casa y
después no supe donde buscarte.-

-Hace dos años que salgo en la televisión y que medio mundo sabe en que ciudad vivo.- la joven
entro a la sala y la rubia la siguió.-bien,¿ no vas a decir nada?- Junko se dio la vuelta para verla de
frente.

-Cuando supe que estabas en Francia quise venir a buscarte pero me dio miedo, había pasado
mucho tiempo, tú no me buscaste nunca, pero yo no te he olvidado.-

-Perdón, se que cuando me independice, pude buscarte y no lo hice, pero como dijiste paso mucho
tiempo y bueno creo que lo que sentíamos no fue lo suficientemente fuerte.-

-No puedes decir eso Haruka, yo sigo sintiendo lo mismo por ti, no te he olvidado, todo este tiempo
solo tenia una idea en mente encontrarme contigo de nuevo y retomar lo que teníamos, lo que mis
padres y los tuyos impidieron, Haruka yo te sigo amando, llegue hace unas horas a París y lo primero
que hice fue venir a verte.-

-Lo siento mucho Junko, no quiero lastimarte o herirte pero yo no siento lo mismo, tengo una
relación muy fuerte con una mujer maravillosa en todos los aspecto a la que amo como nunca
imagine se podría amar.-

-No me digas eso, estoy segura que aun sientes lo mismo por mi, que no me haz olvidado y que solo
estas con esa chica por soledad.-

-No, no quieras engañarte, lo que siento por ella es real y demasiado fuerte y yo…

La chica la silencio con un apasionado beso, que tomo a Haruka por sorpresa, no recordaba que
fuera así, mas bien era algo tímida cuando la conoció, paso el tiempo pero la rubia no respondía al
beso pero tampoco lo paraba, aparto a Junko cuando escucho que algo caía al suelo, volteo
inmediatamente para ver a una sorprendida Michiru a punto de regresar por donde llego.

-Michiru espera no es lo que parece.- La rubia corrió a detener a la chica del brazo.

-Entonces ¿puedes explicarme que es? ¿Quién es ella?-

-Soy Junko Komiyama la que nunca debió dejar de ser la novia de Haruka, la que no debió permitir
que mis padres nos separaran.- la chica se interpuso entre Haruka y Michiru.

-Junko, tu lo dijiste dejaste de ser mi novia hacer mucho tiempo, sin importar la causa.-

-Pero Haruka nos amos se que aun es así no creo que me hayas dicho te amo tantas veces sin
sentirlo.-

Junko le daba la espalda a Michiru y no pudo notar la reacción que estas ultimas palabras
provocaron en ella, pero Haruka si y quedo petrificada ante la mirada gélida que le dio Michiru.

La chica la tomo del hombro para verla de frente y a los ojos

-¿Cuántas veces te dijo te amo?-

-Creo eso no tiene porque importarte, solo te digo que la que esta de mas aquí eres tú, te felicito
lograste confundir a Haruka pero he regresado para quedarme a su lado para siempre.-

-No la confundida aquí soy yo, pero quédatela y que sean muy felices.- Tomo el violín que estaba en
el suelo y se dirigió a la puerta, giro la cabeza antes de salir. –Adiós Haruka, mañana saco mis cosas.-
abrió la puerta y la rubia en ese momento salió del estado en que quedo.

-No espera Michiru, por favor, tenemos que hablar.- Junko la retenía en un abrazo mas que posesivo.

-Ya escuche y vi suficiente esta noche, que seas feliz.- Salió del departamento para bajar corriendo
la escalera y llegar al departamento de su madre.
-Junko suéltame, la que esta de mas aquí eres tú, ya no tienes cabida en mi vida, entiéndelo amo a
Michiru.-

-Pero ella no te ama a ti o no se hubiera dado por vencida tan pronto, vamos Haruka no niego que
es hermosa y que te deslumbro, pero yo fui tu primer amor y ese no se olvida fácilmente, se que
aun sientes algo por mi.-

-Tal vez pueda sentir cariño, pero nada mas, entiéndelo por favor, suéltame ya y no vuelvas a
besarme así.-

-No Haruka no te dejare ir, no otra vez y menos por una oportunista.- se abrazo al cuerpo de la
corredora que se extraño de tales palabras.

Haruka la tomo de los hombros para alejarla y que se vieran a la cara.

– ¿A que te refieres con oportunista? ¿Cómo me encontraste en París? ya es tarde y en la escudería


tienen prohibido dar información mía.-

La chica desvió la mirada, al sentir la dura mirada de la piloto que la veía con una mezcla de
sentimientos.

-Ya respóndeme.- la tomo de los hombros y la zarandeo un poco, llena de desesperación imaginando
la respuesta.

La chica seguía sin verla a los ojo y con un hilo de voz dijo

– Tus padres me contactaron y me dieron tu dirección, también dijeron que aprobaban lo nuestro y
que se encargarían de que mis padres también lo hicieran.-

La corredora la soltó furiosa

–Maldición ¿hasta cuando se van a meter en mi vida? ¿Por qué me odian tanto?, se supone que son
mis padres demonios.- Le dio un fuerte golpe a la pared mas cercana.

-Junko vete por favor y no vuelvas nunca mas.-

-Pero Haruka ahora podemos ser felices.-

-Yo ya era feliz antes de que aparecieras para arruinarlo todo, mis padres solo se interesan en las
empresas de tu familia por eso te llamaron, para separarme de Michiru y que tus padres acepten
una alianza estratégica de sus empresas, mi padre solo quiere expandir el poderío Tenoh, te usaron
y me están usando a mi, demonios.-

-No importan sus intenciones, yo solo quiero estar contigo para siempre.-

-Pero yo no, entiéndelo ahora vete quiero estar sola.-

-¿No será que quieres ir a buscar a esa?-

-Eso no te importa, vete y de verdad no quiero volver a verte, ya no siento nada por ti…

El teléfono las interrumpió, la rubia corrió a contestar creyendo podría ser Michiru.
-Si bueno.-

-Je voudrais bien parler avec Monsieur Tenoh s’il vous plaît.- (Quisiera hablar con el señor Tenoh)

-Ce moi, ¿que c’est que vous voulez ?- (soy yo ¿que es lo que quiere ?)

-Bon, votre père nous a dit que nous pouvons vous parler en cas d'urgence, ¿vous pouvez venir à
une réunion de demain matin ?- (Bueno, su padre nos ha dicho que podemos hablarle en caso de
urgencia, ¿puede venir a una reunión mañana en la mañana ?)

-¿C’est vraiment important? Je ne peux pas demain(¿Es verdaderamente importatante no puedo


mañana) (necesito hablar con Michiru)piensa.-

-Comme j’ai vous dit cette une urgence, de votre décision dépend l'avenir d'un investissement très
important pour les deux entreprises.- (como le dije es urgente, de su decisión depende una
importante inversión para las dos empresas).

-D’accord ¿á quelle heur demain?- (De acuerdo, ¿a que hora mañana?)

-Á huit heures et demi est la réunion mais nous voulons que vous arriver avant, si c’est possible une
heure avant.- (a las 8 :30 es la reunión pero queremos que llegue una hora antes si es posible)

-D’accord, pas problème, j’arriverais a sept heurs et demi.- (de acuerdo, no hay problema, llegare a
las siete y media)

-Merci, bon nuit.- (gracias, buenas noches)

-Á tout alors.- (hasta entonces). Colgó el teléfono con furia.

-Veo que dominas muy bien el idioma.-

-¿Sigues aquí? ¿No te dije que te fueras?-

-Haruka no me hagas esto, viaje horas para verte, para decirte lo que siento, estar contigo para
siempre como debió ser desde que nos conocimos.-

-No quiero seguir discutiendo con alguien que no entiende razones, además mañana tengo que
madrugar, estoy cansada.-

La llevo del brazo hasta la puerta, la abrió y con un ademán le enseño la salida, la chica resignada
salió pero se dio media vuelta antes de que la rubia cerrara la puerta.

-Haruka esto no se que queda así.- La joven piloto solo cerro la puerta.

Michiru llego al departamento de su madre y utilizo las llaves que Dai le dio en caso de emergencia,
entro hecha un mar de llanto, Dai aun no se dormía, estaba leyendo cuando escucho el ruido de la
cerradura y el llanto de su hija, fue a verla a la sala.

-Hija que pasó ¿por qué estas llorado así?-


-Termine con Haruka, todo ha sido un sueño del que desperté hoy.-

-¿De que hablas mi niña, que pasó?-

-Cuando llegue la vi besándose con su antigua novia, a ella si le dijo que la amaba varias veces.-

-¿Y a ti no?-

-No..ooo…ooo.- las lagrimas corrieron de nuevo.- nunca dije nada por que me dijo no sabia expresar
sus sentimientos con palabras, pero ya ves que no, a ella si se lo dijo.-

-Pero hijita te ha demostrado varias veces que te ama y mucho, aunque no lo diga.-

-No lo se mamá, estoy demasiado confundida, además parecía disfrutar del reencuentro, cuando
ella me dijo que yo sobraba ahí, Haruka no dijo nada.-

-Creo que no debes precipitarte, mejor habla con ella tranquilamente.-

-No se, ahorita no quiero nada, era mejor que siguiera encerrada en mi mundo donde nadie me
hace daño.-

La chica se recostó en las piernas de su madre buscando consuelo, Dai se limito a acariciar su cabello.
-Ya mi niña no digas eso ¿o me vas decir que lo que haz vivido con ella no ha valido la pena?-
-Fue maravilloso mientras duro pero por lo mismo ahora sufro mas, no puedo dejar de sentirme
traicionada y tampoco puedo dejar de amarla.-
Dai seguía acariciándola, sabia que no era el mejor momento para hablar y convencerla que podía
estar en un error y que lo mejor que podía hacer era aclarar las cosas con Haruka, sentía como su
hija seguía llorando sin moverse de su posición.
Pasaron varios minutos en silencio.

Una vez que estuvo segura Junko se había ido, salió y bajo corriendo las escaleras, llego al
departamento de Dai y toco el timbre, espero unos minutos y nada volvió a tocar el timbre y también
a la puerta.
Dentro del departamento Michiru deja la cómoda posición en la que estaba y se sentía segura y
reconfortada.
–Debe ser Haruka, mamá no abras, no quiero verla, por favor, te lo ruego.-

-Hija la conoces y va insistir hasta que le abramos.-

-No me importa no quiero hablar con ella, no quiero verla.-

-Ve a la habitación, yo me encargo de lo demás.- otra vez el timbre y los golpes en la puerta.

Dai abre justo cuando la rubia iba a tocar el timbre por cuarta vez.

-Buenas noches Haruka.-

-Buenas noches Dai, necesito hablar con Michiru urgentemente.-

-Lo se, me conto lo que paso, pero este no es el mejor momento, mejor regresa mañana, esta muy
confundida y podría decir cosas que no siente.-
-Por favor necesito que sepa que Junko llego de improviso y que ella ya no significa nada para mi.-

-Podrás decírselo mañana, cuando ambas estén mas tranquilas, créeme conozco a mi hija y ahora
no es el mejor momento, ve a descansar Haruka, la almohada es buen consejera.-

-Esta bien Dai, pero ¿tu me crees?-

-Pues no se como se dieron las cosas, pero haz demostrado querer mucho a mi hija.-

-No solo la quiero la amo, como a nadie.-

-Pues díselo, a veces es bonito escuchar esas palabras del ser amado.-

-Gracias, Dai, la buscare mañana, temprano no puedo, tengo que atender unos asuntos de los
negocios de mi padre, pero la buscare a la salida del ensayo.-

-Suerte Haruka, buenas noches.-

-Buenas noches.-

Dai cerró la puerta. Se dirigió a la habitación, donde encontró


a su hija en un mar de llanto acostada boca abajo y abrazando
una almohada, la chica se incorporo al oír que su madre
entraba en la habitación.

-Gracias mamá, de verdad no habría soportado verla en


este momento.-

-Hija debes hablar con ella, estoy segura que te ama.-

-Yo ya no estoy tan segura, creo que el amor no fue hecho


para mi.-

-No digas eso, todo esta muy reciente y es lógico que estés
confundida, pero mañana veras las cosas de forma diferente
te lo aseguro, por cierto aun no amueblamos la otra
recamara.-

-No te preocupes, puedo dormir en el sillón de la sala, escogiste


una muy cómoda.-

-De eso nada, te quedas conmigo, la cama es amplia y no creo que estar sola te ayude mucho ¿o es
que estas muy grande para dormir con mamá?-

-No, la verdad prefiero dormir contigo, hace mucho que no lo hago pero me haces falta.- la lagrimas
no paraban de correr por las mejillas de la chica que ya tenía los ojos rojos de tanto llorar.

Dai fue al closet y saco una pijama.

-Toma, te va a quedar un poquitín grande pero es mejor que nada.-

-Gracias.-
-Pero que agradeces mi niña, así tengas 60 años siempre serás mi bebé.- la abraza fuerte y
cálidamente.

Ya estando las dos en la cama y a punto de dormir

-Mamá… podrías abrazarme.- Dai respondió abrazando a su pequeña, sin decir nada.

Al regresar a su departamento Haruka se siente mas que sola al entrar a la habitación, si la paredes
hablaran, las cosas que contarían pasaron ambas chicas ahí, la cama nunca le pareció tan grande
como esa noche, ni siquiera se atrevió a prender la luz, la lagrimas empezaron a rodar por sus
mejillas, se sentía tan impotente y con tanto coraje, sobre todo porque una vez mas sus padres la
utilizaban para sus negocios, para ellos no era un ser humano, se preguntaba como las personas que
le dieron la vida podían tratarla así, fue al closet y saco el camisón que Michiru acostumbraba usar
para dormir, se fue a acostar con el en brazos, la tensión nerviosa, el cansancio por el llanto y
frustración y el aroma de Michiru hicieron que se quedara profundamente dormida.

A las 6:00 am sonó la alarma del celular de Haruka, estaba realmente cansada y no quería ir a esa
aburrida reunión de negocios, puso en suspensión la alarma y trato de dormir de nuevo a los 10
minutos la alarma sonó otra vez, se levanto a regañadientes, se ducho y salió a su aburrida reunión,
llego al distrito La Defénse, llamado así por el monumento del mismo nombre, surge como barrio
de negocios en 1958, dejo el deportivo en el estacionamiento del enorme edificio sede de la
empresa con la que su padre hizo negocios, dio su nombre en la recepción y le indicaron que la sala
de reuniones estaba en el vigésimo piso, tomo el ascensor, al llegar lo recibió la persona que le llamo
por teléfono.
-Bonjour je m’appelle Louise Turgeon et je suis la directeur de la entreprise je vais vous expliquer ce
que la réunion.- (buenos dias me llamo Louise Turgeon y soy la directora de la empresa, le voy a
explicar de que tratara la reunion).
-Enchanté, mais vous devez savoir que ne sais pas beaucoup de entreprise.- (encantada, pero ustede
debe saber qeu no se mucho de negocios)
-Pas problème, votre père m’a dit.- (no hay problema, su padre me dijo)

Dai despertó a las 7:17 am, siempre fue muy madrugadora pero esta vez se sentía inquieta por lo
sucedido con su hija, la vio dormir pero algo inquieta, no sabia si despertarla o no, si podría ir al
ensayo con la orquesta, pero no había avisado que no iría y enferma no estaba. Se debatía en eso
cuando noto que Michiru lloraba dormida, le acaricio el pelo tiernamente, se le partía el corazón al
verla así.
-Hija tranquila, solo es un mal sueño.- susurro a su oído tratando de calmarla.
La chica despertó un poco sobresaltada, vio donde había pasado la noche y recordó lo acontecido
la noche anterior.
-Buenos días mi niña no quise despertarte pero creo tenias un mal sueño.-

-No era un sueño, era un recuerdo, ¿que hora es?-

-7:24, aun es temprano, puedes dormir otro rato o si prefieres avisar que no vas a los ensayos hoy.-
-Prefiero ir y distraerme, gracias por preocuparte, pero ¿Qué me voy a poner? Toda mi ropa esta en
el departamento de Haruka.-

-Pues creo que es una excelente oportunidad para hablar con ella.-

-Puede ser, aunque creo que aun no estoy lista.-

-Siempre haz sido fuerte e inteligente, ve y escúchala.-

-Esta bien lo hare.-

Michiru fue al departamento del piso superior, a pesar de tener llaves toco el timbre, al no recibir
respuesta , decidió entrar, fue sigilosamente a la habitación y se sorprendió de verla vacía, busco en
las demás habitaciones pero no había nadie, era raro pues Haruka nunca salía tan temprano, saco
la ropa que necesitaba y regreso a ducharse al departamento de su madre, no quiso desayunar y se
fue a los ensayos.

Al terminar el ensayo el director noto lo triste que se escuchaban sus interpretaciones, aun de las
piezas mas alegres, además no podía ocultar eternamente lo hinchado y rojo que estaban sus ojos
por el llanto.
-Srita. Kaioh ¿puedo hablar con usted?- el director sonaba realmente serio.
-Por supuesto, ¿de que me quiere hablar?-
-No quiero entrometerme en su vida, pero veo que pasa un mal momento, desagraciadamente el
show debe continuar y su desempeño de hoy fue lamentable, sus interpretación fueron demasiado
tristes y melancólicas, hasta las sinfonías mas alegres sonaban a réquiem, se que un artista transmite
emociones y si lo que tocáramos fueran sus composiciones en este momento seria una
interpretación brillante, pero como no lo hacemos, debe transmitir lo que compositor sentía en el
momento en que escribió la melodía, así que espero que si las cosas no mejoran en su vida privada,
sepa separar sus emociones y hacer bien su trabajo.-
-Si tiene razón no volverá a pasar, hare mi mayor esfuerzo para transmitir las sensaciones y
emociones de los diferentes compositores que interprete.-
-Eso es lo que quería escuchar, puede retirarse y espero que todo mejore en su vida privada.-
-Gracias, hasta mañana.-

Haruka hubiera disfrutado la reunión con los inversionistas alemanes, que por cierto estaban de
muy buen humor ese día, de no ser por que veía el enorme reloj en la pared de la sala de reuniones,
un lugar muy amplio con mesa ovalada y sillones de piel para 20 personas alrededor de la misma,
paredes grises con un acabado en piedrín muy fino y alfombra azul marino, contaba con televisión,
DVD, computadora y cañón para hacer cualquier presentación, la cual hizo Louise, los inversionistas
estaban encantados con la misma y con lo amable que se portaba el hijo de su futuro socio, Haruka
siempre mostro una sonrisa encantadora por consejo de Louise, los alemanes hicieron su
presentación y al terminar la corredora vio el reloj una vez mas, era demasiado tarde para buscar a
Michiru en el teatro así que debería esperar a ir a buscarla al conservatorio. Al terminar la reunión
los alemanes querían festejar tan buena alianza estratégica entre las 3 compañías, la rubia quería
excusarse pero una mirada determinante de Louise le hizo desistir de su intento.
Para colmo fueron a celebrar a La tour d’Argent, Louise quería impresionar a sus invitados con la
magnifica gastronomía y vista del lugar, Haruka deseo que Michiru siguiera trabajando ahí, así
podría verla y hablar con ella, el tiempo pasaba muy lento para la joven deportista que lo único que
quería era salir corriendo a explicarle las cosas a su amada artista, el festejo se prolongo, pero aun
le daba tiempo de llegar al conservatorio, pero de nuevo frustraban sus planes, había que llevar a
los nuevos socios a su hotel.
Para desgracia de la rubia se hospedaban en el Hotel Hidden muy cerca del arco del triunfo lo que
le recordó su último cumpleaños, quería despedirse pero los nuevos socios de su padre insistieron
en continuar la celebración en el bar del hotel, no pudo negarse.

Michiru fue a sus clases en el conservatorio pero no presto atención a ninguna de ellas, no podía
dejar de pensar en lo ocurrido y en los extraño que era no haber encontrado a Haruka en la mañana
y mas aun que no la hubiera buscado en todo el día, cada minuto se convencía mas que todo solo
había sido un hermoso sueño que ahora se había convertido en una horrible pesadilla, su última
clase se alargó bastante, pero la chica ni cuenta se dio, salió del edificio, tenia la esperanza de que
su amado viento estuviera en la puerta esperándola como todos los días, con una excelente
explicación y regresar felices a su hogar, pero al llegar a la puerta nadie la esperaba, dejo salir el aire
contenido por la ansiedad y camino tristemente por las calles de la ciudad luz, no supo cuanto
camino pero al sentirse cansada tomo un taxi, para llegar al edificio.

Después de unos minutos Haruka se despidió amablemente, les dijo a todos que al otro día tenia
citas a muy temprana hora y se fue corriendo a su edificio, el destino estaba en su contra pero
hablaría con Michiru a como diera lugar. Llego rápidamente, Rambert abrió la puerta del
estacionamiento y la rubia estaciono su auto.

-Rambert ¿sabes si ya regreso Michiru?-

-No joven Haruka, aun no ha regresado pero alguien lo esta esperando cerca de los elevadores.-

-¿Sabes quien es?-

-La misma Srita. Que vino ayer.-

La rubia frunció el ceño molesta

–Gracias Rambert, por favor avísame cuando llegue Michiru.-

-Por supuesto, yo le aviso.-

Haruka llego al cuadro de distribución donde se encuentran los elevadores y escucho una voz
familiar que la llamaba.

-Haruka te estaba esperando.-

-¿Qué haces aquí, no te dije que no quería volver a verte?-

-No vuelvas a decirme eso, estamos hechas la una para la otra, te aseguro que seremos muy felices
juntas.-
-Eso no va a pasar, ya te he olvidado y quiero a alguien mas ¿tan difícil es entender eso?-

-Se que estas mintiendo para no herir a esa jovencita, pero no te engañes, yo soy tu verdadera
felicidad, déjame demostrártelo.-

El taxi llego al edificio de la joven artista, la chica pago la tarifa y bajo del mismo, entro por la puerta
principal, para dirigirse a los elevadores. Se detuvo en seco al ver la misma escena que la noche
anterior, no pudo controlar las lagrimas que rebeldemente se escaparon de sus ojos, trato de llegar
al ascensor desapercibidamente pero su aroma llego a la rubia que rápidamente empujo a Junko.

-Te dije que no volvieras a besarme.- corrió al ver que Michiru estaba por entrar al ascensor y puso
el pie antes de que la puerta se cerrara.

-Espera, por favor déjame explicarte todo.-

-No Hay nada que explicar, ya he visto suficiente ayer y hoy.- la retiro para que cerrara la puerta y
Junko le ayudo jalando a la corredora hacia ella.

-Deja que se vaya y date la oportunidad de ser verdaderamente feliz conmigo.-

-¿Quieres esa oportunidad? Ven conmigo.- la tomo del brazo y la llevo al estacionamiento, llegaron
cerca de la puerta y le pidió a Rambert abriera la puerta y la saco del edificio, le hizo una seña a
Rambert y cerro la puerta.

-Te doy la oportunidad de que regreses con tus padres o donde vivías antes de que los míos te
contactaran, sin tener que odiarte, Rambert la señorita no es bien recibida en este edificio, le pido
que no la vuelva a dejar pasar.-

-Haruka no puedes hacerme esto…..¡HARUKAAAAAAA!.-

La corredora tomo el ascensor y llego al departamento de Dai, toco el timbre y espero unos minutos
y la puerta se abrió.

-Buenas noches Haruka.-

-Buenas noches Dai, esta vez hablare con Michiru a como de lugar, así que por favor déjame pasar.-

-Puedes pasar esta es tu casa, pero Michiru aun no llega, estoy preocupada porque ya es muy tarde.-

-La vi subir hace unos minutos.-

-Entonces ha de estar en tu departamento.-

-Gracias, la buscare ahí, nos vemos.-

-Suerte Haruka.-

Dai cerró la puerta, le extrañaba el comportamiento de la rubia y mas sabiendo que probablemente
su hija estuviera en su departamento.
Haruka abrió la puerta del departamento y se dirigió a la habitación, al entrar vio que Michiru estaba
haciendo sus maletas a toda velocidad.

-Espera Michiru, por favor, hablemos antes de que tomes una decisión.-
-¿De que quieres hablar, de lo mucho que te gustan sus besos, del día que pasaron juntas, supongo
que la noche también o no?-
-Te equivocas en todo… ella estaba aquí cuando llegue y me beso.-
-Claro y tu te dejaste, no podías evitarlo el caballero Tenoh no rechaza a una dama y menos a una
que le ha dicho que la ama.- la chica seguía empacando sus cosas mientras hablaba
La corredora fue al otro lado de la cama y la tomo del brazo para que se detuviera
-Déjate de sarcasmos y de esa actitud infantil y escúchame, yo solo…

-Demasiado tarde Haruka, estuve esperando todo el día de hoy esa explicación y en lugar de eso te
desapareces y cuando llego te veo besándola y si soy tan infantil lo mejor será que regreses con ella
que debe ser toda una persona madura.-

-No pude buscarte hoy, porque estaba en una reunión de negocios, la empresa con la que se asocio
mi padre estaba en tratos con una compañía alemana muy importante y tuve que ir en su lugar,
pero no deje de pensar en ti todo el día.- seguía sujetándola del brazo y viéndola a los ojos.

-Que coincidencia, han pasado meses desde que tus padres te pidieron te hicieras cargo de los
negocios aquí, precisamente hoy te llaman para que vayas, que conveniente y mas conveniente aun,
ella te estaba esperando a que llegaras, tu no tenias ni idea de que estuviera aquí ¿verdad?-

-Pues lo dirás de broma pero es así, puedes hablar con Louis Turgeon la directora de la empresa
para que te diga que hice todo el maldito día y Rambert para que te diga llegue sola.-

-¿Para que Haruka? ¿Para corroborar lo que hiciste hoy? Eso es lo de menos, ¿a quien le preguntare
lo que realmente siente tu corazón? ¿alguno de ellos dos lo sabe? Y suéltame que me estas
lastimando. La rubia había ejercido mayor presión ante la frustración que sentía.

-Perdón nunca ha sido mi intención lastimarte.- la soltó con delicadeza –creo que te he demostrado
lo que siento por ti.-

-La verdad Haruka ya no lo se, creí que era amor, pero puede ser solo cariño combinado con lastima,
lastima por la pobre niña que ha sufrido tanto, tal vez sentías que hacías tu buena obra del año.-

-¿Eso es lo que de verdad crees?¿ Que solo siento cariño y lastima por ti?-

-¿Qué mas puedo pensar? Me hice tonta creyendo que no me decías lo que sentías porque esa no
era tu forma de ser, pero a ella si se lo dijiste y también se lo haz de haber demostrado, por que esta
muy segura de lo que ambas sienten.-

-Cuando se lo dije era muy joven y creí que era lo que realmente sentía pero no se compara con lo
que siento por ti, después de lo que paso con mis padres y los suyos, que pudieron separarnos me
di cuenta que esa dos palabras solo eran eso palabras que se llevo el viento.-

-Solo son palabras que a veces necesitas escuchar y que a ti te cuesta mucho trabajo decirme, creo
que lo mejor es que nos separemos, las dos estamos confundidas.-
-No, yo no estoy confundida, se exactamente lo que siento por ti, la única confundida eres tu, la
única que no cree en estos sentimientos eres tú, la que quiere tirar todos estos meses a la basura
eres tú.-

-No lo se, te podrías estar engañando a ti misma creyendo que sientes algo que no puedes expresar.-

-¿Por qué te cuesta tanto trabajo creerme? Pensé que ya me había ganado tu confianza pero veo
que no, sigues desconfiando de mi como desde el primer día que nos presentaron.-

-¿Por qué quieres seguir con alguien que no confía en ti? Seamos realistas, lo nuestro, al menos para
mi, fue hermoso mientras duro, pero esta relación no da para mas.- Termino de cerrar la última
maleta y se dirigió a la puerta de la habitación pasando junto a una Haruka inmóvil, llego a la puerta
y se giro para ver a la corredora que seguía inmóvil, completamente frustrada ante la situación.

-Adiós Haruka, espero que seas muy feliz.- la rubia no respondió.

La joven piloto seguía con la vista perdida hasta que escucho como se cerraba la puerta de entrada,
fue entonces cuando dejo salir toda su frustración, en un arrebato casi destruye la habitación, para
después caer rendida en la cama llorando de impotencia.

Pasaron varios días y las chicas solo se veían de vez en cuando en el edificio, Junko seguía insistiendo
y su presencia en el edificio no ayudaba mucho a mejorar la situación, Haruka trato varias veces de
hablar con Michiru pero la chica se negaba, pretextando que solo se harían mas daño. Andréanne
las visitaba a ambas y trataba de arreglar la situación, pero las dos eran tercas a su modo. En una de
esas visitas a Haruka, se encontraban charlando en la sala la rubia en el sillón y la chica en el sofá,
tenían sus tazas de café en la mesa de centro.

- Andréanne tengo algo que decirte.- su tono era muy serio.

-Dime ¿Qué pasa Haruka? me estas asustando.-

-Acepte la oferta que hace tiempo me hizo Ferrari.-

-Eso es bueno ¿no? Es una mejor escudería, detesto admitirlo porque Renault es francesa pero en
fin, supongo que te hicieron una buena propuesta económica.-

-Si tendré un mucho mejor sueldo, pero ese no es el problema, ni el motivo de que aceptara.-

-¿Entonces cual es?-

-El motivo es Michiru, ya no soporto esta situación, tenerla tan cerca y a la vez tan lejos, que no
pueda ni hablarle, que se haya vuelto a encerrar en su mundo, ya no aguanto esta situación.-

-Se que es difícil Haruka pero ¿Cómo va a ayudar que corras para Ferrari con eso?-

-Bueno porque al correr para ellos…. El teléfono suena interrumpiendo la conversación.

-Allo-

-¿Que quieren ahora?-


-Lo siento padre pero es una decisión tomada, lamento que afecte tus negocios, pero nunca me
interesaron.-

-Ya me haz desheredado antes y créeme no necesito tu dinero, en realidad solo regresaron a mi vida
para complicarla.-

-¿Qué como me atrevo a decir eso? porque es la verdad o dime ¿para que buscaron a Junko y le
dieron mi dirección?, por cierto te felicito por tu sociedad con las empresas Komiyama.-

-No es sarcasmo y ya me utilizaron lo suficiente, adiós padre.-

-Perdón Andréanne, de haber sabido quien era no contesto.-

-Lamento que los problemas con tus padres


continúen.-

-Bueno espero que ahora ya no vuelvan a


meterse en mi vida.-

-Eso espero yo también, pero ya no me dijiste


como te va a ayudar correr para Ferrari con la
situación con Michiru-

-La verdad es algo que me va a doler y creo a ti


también, pero creo es lo mejor que puedo
hacer.-

-Ya no le des vueltas al asunto y dime.-


Capitulo 26

-Lo que pasa es que al aceptar su propuesta tengo que cambiar mi residencia a Maranello en Italia
que es la sede del equipo.-

-¡¿Qué?! ¿te vas a ir de París? Eso no puede ser, eres mi mejor amiga.-

-Vamos Andréanne no exageres, tienes muchos amigos, antes de conocerme ya los tenias y los
sigues teniendo, además no esta tan lejos, puedes visitarme en vacaciones, estaré feliz de recibirte.-

-Pero no quiero que te vayas, se que igual no nos vemos tan seguido, entre los estudios, los
entrenamientos, las carreras, pero siempre estas aquí cuando te necesito.-

-Y seguiré estando, para eso sirve el teléfono.-

-Pero no es lo mismo, claro que me encanta tu voz y escucharla, pero en definitiva no es igual a
poder verte y abrazarte.-

-Lo siento, pero creo que es lo mejor para mi, si no había aceptado la oferta al inicio de la temporada
era por Michiru, pero ahora que ni me habla, es mejor poner tierra de por medio, te juro que es una
tortura, no quiero deprimirme, si así ha bajado un poco mi rendimiento en la F1 y la universidad.-

-Hablando de ella ¿sabe que te vas a Italia?-

-No, no tiene caso que se lo diga, además ya firme el contrato y ya no hay vuelta a atrás, como le
dije a mi padre la decisión ya esta tomada.-

-Pero creo debería saberlo, tal vez eso la haga recapacitar, nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve
perdido.-

-Creo nosotras ya nos perdimos, no estoy dispuesta a rogarle y mucho menos a esperar que confié
en mí, además espero que mudándome Junko ya no siga insistiendo, me tiene cansada y para colmo
le dijo a Michiru que yo ya había ganado la apuesta.-

-¿Apuesta, cual apuesta?-

-Es que cuando iniciamos nuestra relación le dije que apostaba a que lograría mis padres la
aceptaran en la familia y bueno después de años lo hicieron, pero Michiru mal interpreto todo, creyó
que la había usado para ganar esa apuesta, en la que por cierto no había paga, solo fue una
expresión pero Michiru esta traumada con las apuestas y bueno tampoco la culpo.-

-¿Cómo esta eso del trauma con las apuestas?-

-Perdón pero si ella no te lo ha contado yo no puedo hacerlo.-

-Entiendo, no hay problema, pero Haruka no te vayas, mis padres también te extrañaran mucho.-

-Y yo a ustedes, son mas mi familia que la sanguínea.- su voz refleja sentimientos encontrados- pero
no perderemos el contacto en cuanto me instale en Italia les llamare, tendrán mi numero de
teléfono y dirección, por favor solo no se los den a nadie mas.-

-¿Ni siquiera a Michiru?-


-Solo si ella se los pide, por favor ya no sigas intentando arreglar algo que ya no tiene solución.-

-¿Y cuando te vas?-

-En dos semanas, todavía tengo que buscar departamento y empezar los entrenamientos dentro de
15 días.-

-Haruka te voy a extrañar muchísimo.- se levanta con lagrimas en los ojos y abraza a la rubia con
fuerza.

-Yo también te voy a extrañar mucho, pero como dije no me voy a desaparecer, ya deja de llorar,
que no quiero hacerlo yo también.-

Después de charlas de cosas mas agradables Haruka invito a cenar a Andréanne, la cual acepto
encantada, quería pasar mas tiempo con la rubia ahora que sabia ya no vivirían en la misma ciudad
Los días pasaban, Michiru cada vez era mas reconocida en el mundo de la música clásica, tras varios
intentos y ensayos aprendió a separar sus emociones y transmitir magistralmente los sentimientos
del compositor, claro que las melodías tristes y melancólicas eran las que mas impactaban a la
audiencia a tal grado de hacer llorar a mas de uno, había vuelto a recubrirse con esa coraza
impenetrable, seguía sin tener amistades en el conservatorio o la orquesta.

Termino 20 cuadros e Yvon monto una nueva exposición y subasta en la galería, esta vez la gente se
peleaba los cuadros, tanto por el enorme talento de la artista como por su fama como violinista, los
compradores de la subasta anterior vieron como su inversión generaba frutos, pues los cuadros que
compraron ahora valían el doble o hasta el triple.

-Vaya Michiru a pesar de pintarlos en tan poco tiempo estos cuadros tienen una calidad
extraordinaria.-

-Muchas gracias, siempre me esfuerzo haciendo lo que me gusta.-

-Pero igual los ordene por estado de ánimo, ¿estas pasando un mal momento? Tus últimas pinturas
reflejan una gran tristeza, hasta en los colores, no son tan brillantes como los de las primeras.-

-Bueno la verdad no estoy pasando por el mejor momento, pero espero que eso no interfiera con
la calidad.-

-No, no te preocupes, la calidad es excelente y hay gustos para todo, por cierto no veo a Haruka ¿no
va a venir?-

-No, no va a venir.- bajo la mirada y su tono de voz tenia un dejo de tristeza.

-Ya veo, es por eso que los últimos cuadros son tan tristes, no se que pudo haber pasado, pero yo
recomendaría que no la dejes ir, desde el primer día que nos entrevistamos y me hablo de ti me di
cuenta que te ama profundamente.-

-La verdad yo ya no estoy tan segura de eso, bueno mejor hablemos de otra cosa.-

-Esta bien, no me meteré en tu vida, ven y dime si los bocadillos que se darán son de tu agrado.-
Las dos se encaminaron a una mesa con diferentes bocadillos de degustación para elegir los que
mas pudieran gustarle a los clientes e invitados, cuando todo estuvo listo la artista se despidió y
regreso al departamento con su mamá, tendría que dejar listo lo que usaría para el evento pues no
le quedaría mucho tiempo al terminar las clases de los fines de semana, seguía dando clases ya no
tanto por necesidad, sino pero que realmente llego a gustarle el trabajo y era gratificante ver los
progresos que hacían hasta los peores alumnos, sin contar que sus honorarios habían aumentado
considerablemente al igual que el numero de alumnos.

Llego al edificio y cuando iba a tomar el ascensor se topo con Haruka que llevaba una funda para
auto gris en los brazos, las dos se miraron con profunda tristeza pero sin decir palabra. Al llegar al
departamento de su madre saco los vestidos de noche que tenia para ver cual se pondría para el
evento del día siguiente, sintió una opresión en el pecho a recordar que todos se los había comprado
Haruka, las lagrimas volvieron a brotar de sus ojos y mas la ver el que le dio en su cumpleaños, lo
abrazo con fuerza y todos lo vivido en ese viaje llego a su mente.

-Haruka ¿es que nunca podre olvidarte? ¿Por qué, por qué si todo iba tan bien, por qué tenían que
regresar tu verdadero amor?-
-Hija no te tortures así, además ¿Por qué estas tan segura que esa chica sea su verdadero amor?-
-Por que a ella si le dijo te amo y cuando me dijo que yo estaba de mas ella no dijo nada, asumí que
ella tenia razón, donde hubo fuego cenizas quedan, además la viene a ver casi todos los días.-
-Pero yo aun tengo mis dudas, con respecto a esa muchacha, no creo que Haruka se olvidara tan
pronto de ti, eras su mundo.-
-Tu lo dijiste era, pero creo ella siempre será el mío.-
-Hijita no vuelvas a encerrarte por favor.-
-No es eso, solo que creo que no podre dejar de amarla jamás, pase lo que pase, ella siempre estará
en mi corazón.- Las lágrimas no dejaban de fluir y tampoco dejaba de abrazar el vestido con fuerza.
-Hija no tienes porque sufrir así, ¿Por qué no hablas con ella?-
-No tiene caso, ya todo esta perdido.- soltó el vestido para correr a los brazos de su madre.

En el estacionamiento Haruka cubría su deportivo con una funda especial, no podría llevárselo a
Italia y tampoco quería vender el pent house.

-¿Qué hace Haruka?-

-Hola Rambert, trato de cuidar mi auto, me voy a cambiar de residencia, ahora viviré en Italia,
correré para Ferrari y pues no puedo llevarme un auto de la competencia para andar por las calles
de Maranello.-

-Me da gusto que corra para una escudería tan importante, pero lo voy a extrañar mucho.-

-Y yo a ti Rambert, me haz cuidado mucho desde que llegue a este edificio.- le da un fuerte abrazo.

-¿Cuándo se va?-

-El lunes a las 14:00 hrs sale mi vuelo.-

-Que tenga muy buen viaje, cuídese mucho y no se olvide de mí.-


-Nunca olvido a un buen amigo Rambert y eso haz sido para mí, bueno tengo que terminar de
empacar algunas cosas.-

-¿Necesita ayuda?-

-No muchas gracias Rambert, son solo objetos personales, te veo después.-

Se dirige al ascensor y llega a su departamento. Ya casi están listas todas sus maletas, solo le falta
empacar algunas cosas personales, decidió dejar los cuadros que le pinto Michiru, pero los dejo
cubiertos con lienzos blancos para evitar que el polvo los arruinara. La melancolía volvía a
apoderarse de ella al recordar el viaje a Carcassonne, no pudo evitar sonreír al recordar como estaba
toda entumida después de posar horas para Michiru…
-Michiru ¿Por qué no confiaste en mi? Podríamos ser felices ahora.- dio un fuerte suspiro y termino
de guardar los cuadros.

Al día siguiente Michiru regreso corriendo a su casa a cambiarse escogió un vestido azul oscuro de
Yves Saint Laurent, strapless con un pequeño escote en V y cierre en la parte posterior, entallado el
largo un poco arriba de tobillo y tenia como adorno una especie de cinturón negro que acentuaba
su figura, zapatillas azules, esta vez dejo su pelo suelto.
-¿Etas lista hija?-
-Si mamá ya voy- tomo un pequeño bolso que hacia juego con el vestido y salió de su habitación,
hacia días que compraron los muebles para la habitación que ahora seria de Michiru y también
terminaron de amueblar el estudio, que mas bien parecía el centro de inspiración de la chica, ahí
estaba su caballete, lienzos de diferentes tamaños, pinturas de diferentes colores, pinceles, paletas,
un atril, un mueble donde guardaba sus partituras y un escritorio donde escribía y hacia notas.

Salieron las dos del departamento y tomaron el taxi que ya las esperaba para ir a la galería.

Cuando llegaron todo estaba tal y como lo dispuso la chica, Yvon salió a saludarlas, minutos después
llego la familia Darrieux, aun no se acostumbraban a verla sin Haruka pero no podían faltar a tan
importante evento.

-Hola Michiru, Dai ¿Cómo están?-

-Bien gracias Armand, muchas gracias por venir.-

-Por nada del mundo nos perderíamos algo así, eres como de la familia aunque ya no vivas bajo el
mismo techo.-

-Muchas gracias, ustedes también son como mi familia, pero pasen, tomen algún bocadillo y
recorran la exposición.-

-Michiru ¿puedo hablar contigo? Es algo muy importante, es sobre Haruka.-

-Lo siento Andréanne pero de verdad estoy muy ocupada y no insistas, por favor solo haces las cosas
mas difíciles.-
-Pero Michiru tienes que saberlo antes de que… ¡MICHRIRU!- la artista se fue a donde Yvon la
llamaba y ya no dejo que le contaran, eso tan importante que debía saber.

Toda la noche la artista se la paso conociendo gente rica y famosa dispuesta a pagar miles de euros
por uno de sus cuadros, se sentía fastidiada, harta y cansada, ese mundo superfluo y vacio no tenia
nada que ver con el arte o al menos con la concepción que ella tenia de él.
Por su parte Andréanne estaba tan molesta porque la chica la dejo con la palabra en la boca que ya
no intento hablarle en toda la noche.
Cuando termino la subasta Armand invito a todas a cenar para festejar el éxito de la subasta, el cual
supero en varios miles de euros a la subasta anterior, Andréanne seguía molesta y se disculpo
diciendo que le dolía la cabeza y prefería regresar a casa temprano, todos se sombraron de su
actitud, sabían que consideraba a la violinista como su casi hermana, la artista se sintió culpable por
haberla tratado mal y no ponerle atención cuando le habló.

La cena transcurrió normalmente, el matrimonio reía feliz y Dai se les unía, ya había aprendido
bastante del humor francés y la verdad es que desde que su hija se convirtió en una artista famosa
pasaba más tiempo con Isabelle que con ella.

-Michiru ¿Qué pasa, estas a disgusto con el lugar, ya te quieres ir?-

-No, para nada Armand ¿por qué lo dices?-

-Estas distraída, no participas en la conversación, te veo pensativa.-

-Perdón, me quede preocupada por Andréanne, es raro que no quiera salir, a ella siempre le gusta
divertirse.-

-Si la verdad es raro, no se que le habrá pasado a nuestra hija, Armand creo que es mejor que nos
vayamos a ver como esta.-

-Tranquila ahorita le llamo por teléfono, no se veía enferma, más bien ha estado un poco triste estos
días pero no me ha dicho porque.- Armand saca su celular y marca a su casa.

-Isabelle ¿tu también la haz notado triste?-

-La verdad si, pero cuando le pregunto me dice que ya lo sabré, tu estabas conmigo Dai cuando se
lo pregunte ¿recuerdas?-

-Si, dijo que por estas fechas te enterarías de porque y tal vez yo también si nos seguimos viendo
tan seguido.- Michiru esta muy atenta y preguntándose si tiene algo que ver con Haruka, después
de todo, la chica le quería decir algo importante.

-El teléfono suena ocupado, ves te dije que no tenias de que preocuparte, mejor pidamos un postre
y otra botella para brindar por el éxito de nuestra querida Michiru.-

Siguieron platicando hasta ya entrada la madrugada, la chica seguía un poco ausente pero trataba
de aparentar, pensaba en llamar a Andréanne al terminar de dar sus clases para pedirle una disculpa
y pedirle que platicaran tranquilamente. El matrimonio llevo a madre e hija a su departamento para
después regresar a su casa.

Al día siguiente Michiru termino cerca de las 17:30 hrs, llamo a la mansión Darrieux pero le dijeron
que el matrimonio había salido a dar una vuelta y que su hija salió desde temprano con un amigo,
la hablo a su celular pero no respondía, al tercer intento solo la mandaba al buzón. (Creo que si me
porte muy mal ayer y esta muy enojada conmigo, la verdad siempre ha sido buena persona
Conmigo, la buscare mañana antes de ir a los ensayos o en el descanso.)

Caminando por el centro de París estaban dos amigas platicando.


-¿Por qué no me dejaste contestarle?-
-Porque se habría dado cuenta estabas conmigo.-
-Pero eso no tiene nada de malo, somos amigas y…. La voz se le entrecorta un poco.- mañana te vas
y no te veré en mucho tiempo.- abraza fuertemente a Haruka.
-Por esto precisamente, porque le habrías dicho que estabas aprovechando el tiempo por mi viaje
y solo me cambio de país no me voy a morir.- le corresponde el abrazo protectoramente.
-Lo se, pero aun así es difícil, no quiero que te vayas.-
-Ya calma, no siempre podemos tener lo que queremos, pero este donde este tú siempre serás mi
gran amiga.- Ninguna de las dos se suelta del abrazo.
-Y sigo pensando que Michiru debe saberlo.-
-Y yo que no tiene caso, por eso te pedí apagaras el celular, mejor disfrutemos del paseo y del viento
que esta soplando fuerte hoy.-
-Te encanta el viento ¿verdad?-
-Si, ya lo sabes y me encanto retarlo, aunque aun no puedo superarlo.-
-No ceo que tu rivales opinen igual, nadie es capaz de ganarte, eres tan rápida como el viento que
sopla ahorita.-

Haruka se sentía feliz sintiendo como el viento alborotaba su sedoso cabello y le susurraba todo
estaría bien, porque nunca la abandonaría.
Siguieron disfrutando del paseo por Les Champs Elysée, compraron un helado y subieron por
primera vez juntas a la torre Eiffel, aunque parezca imposible nunca lo habían hecho, al menos
juntas, pagan el boleto para llegar la último piso, ya esta oscureciendo y la ciudad alumbrada por la
luces parece salida de un cuento, la calle principal iluminada, alguno autos pasando por ahí, el cielo
de un azul hermoso y despejado y al fondo el Arco del Triunfo, también pudieron ver las fuentes
encendías e iluminadas por distintos colores, al cabo de un rato de contemplar el paisaje, decidieron
que ya era hora de regresar a sus casas, la corredora aun no terminaba de empacar y Andréanne
debía regresar temprano para ir a la universidad a otro día.
Al llegar a la casa de la chica Haruka decidió que era hora de anunciar su viaje al matrimonio y
despedirse.

-Buenas noches ¿Cómo están?-


-Buenas noches Haruka, que bueno que pasaste a saludar y no solo te llevaste a nuestra hija a
pasear.-

-Bueno la verdad es que tengo algo que decirles.-

-No me digas ¿por fin mi hija y tu son novios?- Isabelle se oía muy feliz, al pensar esa era la noticia.

-Mamá, no digas esas cosas, además Haruka y yo solo somos amigos.-

-¿Qué quieres contarnos?-

-Que acepte correr para Ferrari y tengo que mudarme a Maranello.-

-Esas son buenas y malas noticas.-

-¿Qué tienen de buenas querido?-

-Mujer tu si que no sabes nada de autos, Ferrari es una de las mejores escuderías, es un gran paso
en la carrera de Haruka, pero todos te vamos a extrañar mucho.-

-Yo también los voy a extrañar mucho, bueno me retiro, aun tengo cosas que hacer y mi avión sale
mañana.-

-¡¿Qué, mañana?! Y nos lo dices hasta hoy, que mala eres, te hubiéramos hecho una reunión de
despedida como mereces.-

-Gracias Isabelle pero habría sido mas difícil la despedida.- Se acerca a abrazar a las personas que
fueron como su familia por poco mas de un año. Después se fue a su departamento.

La mañana paso tranquila, los ensayos iban muy bien, cada vez tenia mayores responsabilidades en
la orquesta, cada vez eran mas los solos que tocaba y no podía quejarse, ya era conocida en toda
Francia y lo hubiera sido en toda Europa si no fuera porque las clases en el conservatorio no le
permitían viajar con libertad.
Llego la hora del descanso y salió del teatro para hablarle a Andréanne, sabia que a esa hora tenia
libre en la universidad.

-Allo-

-Bueno, Andréanne soy Michiru ¿Cómo estas?-

-Triste.-

-De verdad perdóname por la forma en que me comporte en la galería, pero es que insistes mucho
con lo de Haruka e Yvon me llamaba para presentarme a unas personas, se que no es excusa, por
favor discúlpame.-

-No te preocupes, no estoy triste por eso, me moleste si y mucho, pero ya paso.-

-Pero ayer te hable y no me respondiste, creí que seguías molesta conmigo y ¿Por qué estas triste
entonces?-
-Ayer no tome la llamada porque no me dejaron, estaba con Haruka y sabía que te diría porque
estoy triste y tenía razón, pero creo debes saberlo.-

-¿Saber que?-

-Haruka acepto correr para Ferrari y se mudara a vivir a Maranello.-

Se escucho un gran silencio

-Michiru……Michiru……¡MICHIRUUUUU SIGUES AHÍ!-

-Perdón si aquí estoy, me sorprendió la noticia ¿Cuándo se va?-

-Su avión sale hoy a las 14:00 hrs.-

-Gracias, por decirme y por no seguir enojada conmigo, bueno te dejo, debo regresar a ensayar, te
cuidas mucho.-

-Tu también, adiós.- (creí que haría algo mas que solo seguir con su vida normal, Haruka tenia razón,
no debí decirle nada.)

(No puede ser, se va sin despedirse siquiera, ¿la ira a acompañar la tal Junko?, últimamente ya no
la he visto en el edificio, bueno creo que es lo mejor, ella correrá para una gran escudería y de todas
formas ni el saludo nos dábamos, pero ¿Por qué me siento así? cuando vivíamos juntas por lo menos
sabia que estaba ahí, pero ahora....)
-Srita. Kaioh que bueno que regresa, estamos por retomar el ensayo.- la chica brinco al ser sacada
tan abruptamente de sus pensamientos.- Disculpe no quería espantarla.-
-Es solo que venia pensando y no me di cuenta que ya estaba adentro del teatro, pero enseguida
tomo mi lugar para iniciar.-

Durante el resto del ensayo solo podía pensar en ir al aeropuerto a verla por última vez, tal vez a
decirle que la amaba y eso no cambiaria nunca. Termino el ensayo y Michiru decidió a última hora
ir al aeropuerto, tomo sus cosas rápidamente e iba saliendo.
-Srita. Kaioh espere, necesito presentarles a alguien.-
-Lo siento Sr. Eschenbach pero tengo algo urgente que hacer.- Salió corriendo sin escuchar a nadie,
tomo el primer taxi que se cruzo en su camino y le pidió fuera rápido al aeropuerto Charles de Gaulle.
Eran las 13:45 hrs todavía les faltaba recorrer varias cuadras, la chica iba rezando como hacia mucho
no lo hacia por poder llegar a tiempo, arribó a 5 minutos antes, se acerco al mostrador pero le
indicaron los pasajeros ya habían abordado.
-Perdón Haruka, no pude llegar a tiempo.- las lagrimas corrieron sin control por su profundos ojos.

Capitulo 27
Han pasado mas de 2 años desde que Haruka cambio su residencia a Maranello, como se esperaba
con un auto mas veloz y hecho a su medida y caprichos gano 3 campeonatos mas, termino su carrera
en ingeniería en Italia, donde le revalidaron las materias estudiadas en Francia con un examen, el
cual paso sin dificultad.
Como lo prometió en cuanto se instalo en Maranello les hablo a los Darrieux para darles su dirección
y teléfono. Encontró un lindo departamento y muy amplio, esta vez no compro un piano porque en
lugar de relajarla la deprimía, ahora tenía un Ferrari 612 Seaglietti rojo, para su uso diario.
Andréanne la fue a visitar en vacaciones y pasó una temporada con ella al terminar la universidad
junto con su hermana Dariane que término sus estudios en Japón, aprendieron italiano rápidamente
al igual que la rubia, evitaban hablar de Michiru y viceversa cuando regresaban a París.

Por su parte Michiru ya era famosa en toda Europa y gran parte de Asia a pesar de solo hacer una
gira por ese continente, no solo como violinista y compositora, también como pintora, sus cuadros
se vendían como pan caliente, seguía tocando con la orquesta sinfónico de vez en cuando, pues ya
hacia presentaciones ella sola o en dueto con un prodigio de la flauta transversa y su actual pareja.
Al enterarse de la fama de su sobrina Kasumi convenció a Koji para buscar a su herma y a la chica,
le estaba dando renombre al apellido Kaioh a nivel internacional. Intentaron contactarlas varias
veces pero Michiru se negaba a responder sus llamadas o correos electrónicos, conocía la ambición
de Kasumi y no caería en sus garras ni dejaría que su madre sufriera de nuevo haciéndose ilusiones
que sus hermanos habían cambiando.

Haruka estaba en Valencia pues ahí se celebraría el Gran Premio de Europa, se hospedaba en el
hotel Las Arenas Balneario Resort que por fuera parecía un palacio y por dentro también, con spa,
distintos salones de reuniones y piscinas a todo lujo, entrenaría una semana antes de las pruebas
clasificatorias y después para la carrera, estaba en la suite Malvarrosa ubicada en el cuarto piso del
lujoso hotel, con amplias terrazas, donde le encantaba sentir el viento, también tenía salón,
comedor con office, aseo de cortesía, dormitorio con vestidor y baño con terraza independiente,
Calefacción o Aire Acondicionado independientes y regulables, Minibar completo-gratuito,
Conexión a Internet por Wifi, Caja de seguridad, 2 TVs 32” una en el salón y otra en el dormitorio,
Baño con jacuzzi y cabina de ducha independiente, 3 Teléfonos en la habitación, baño y salón, entre
otras ventajas.

Dos jóvenes artistas llegan a Valencia para dar una serie de conciertos, unos solas y otros en dueto.
-Amor ¿te gusta el hotel?-
-Si Perla esta precioso, elegiste muy bien.-
-Bueno el hotel Las Arenas Balneario Resort, es de los mejores y con una atención de primera.
Las dos entran a la recepción y piden la llave de la habitación, en el audio local se escucha la canción
“Te Entiendo”.

*Flash back*
Después de dos días de la partida de
Haruka Michiru se encontraba
ensayando sola en el teatro donde solía
hacerlo la orquesta llego muy
temprano, se puso a interpretar música
triste y melancólica, las notas que salían
de su violín parecían quejidos que
lanzaba al viento, la chica estaba
concentrada con los ojos cerrados y con
algunas lagrimas resbalando por sus
mejillas, alguien entro silenciosamente,
al escuchar tan triste interpretación se
sintió mal, pero a la vez quedó
cautivada con la belleza de la
interprete, la escucho y contemplo unos minutos, para después sacar su instrumento musical, la
flauta transversa y empezó a interpretar “Te Entiendo”, una melodía muy alegre, en cuanto la
violinista la escucho dejo de tocar para prestar atención a la persona que tocaba, una chica muy
atractiva, de la estatura mas o menos de Haruka, pelo corto negro, tenia los ojos cerrados pero al
terminar de tocar los abrió y pudo ver que eran café oscuro.

-Pardonnez moi, je ne veux pas vous interrompre, mais cette mélodie est trop triste pour une belle
fille et je seulement voulais vous remonter la moral un peu.- (Perdóneme, no quería interrumpirla
pero esa melodía es muy triste para una joven tan bella y yo solamente quería alegrarla un poco.
-¿Qui vous êtes ?.- (¿quien es usted?)
-Je m’appelle Perla Ruiz et suis espagnole, je suis arrivé a Paris Lundi.- (me llamo Perla Ruiz, soy
española y llegue a parís el lunes.)
-Oh vous êtes le prodige espagnol de la flûte transversale que je n'a pas pu connaître le lundi, je
m’appelle Michiru Kaioh.- (Oh usted es el prodigio español de la flauta transversa que no pude
conocer el lunes, me llamo Michiru Kaioh)
-Enchanté de connaître á la violoniste prodige du Japon.- (encantada de conocer a la violinista
prodigio de Japón.)-J’espère que nous serons très bonnes amies. (Espero que seamos buenas
amigas).
-Je suis désolée, mais je ne croix pas a la amitié.- (lo siento pero no creo en la amistad) –mais on
pues être bonne collègues de travail, Si vous ne recevez pas dans ma vie privée (pero podemos ser
buenas compañeras de trabajo, si no se mete en mi vida privada).
-Bon au mois ça- (bueno al menos eso)(que carácter, pero aun así me gusta).
-¿Vous voulez essayer le répertoire avec moi ?- (¿Le gustaría ensayar el repertorio conmigo?)
-Oui bien sûr- (si por supuesto)

*Fin de Flash back*

-Michiru…Michiru…-
-Eh perdón ¿me hablabas?-
-Si tengo diciéndote que ya tengo la llave y el botones ya se llevo el equipaje, ¿en donde estas
mujer?-
-Solo recordaba.-
-¿Ya habías estado aquí antes?-
-No, recordaba el día que nos conocimos y lo mal que me porte.-
-Eso no importa, después nos pudimos conocer mejor y la hemos pasado bien ¿no?-
-Si bastante.-

Ambas chicas subieron a su habitación la suite las Arenas ubicada en el cuarto piso del hotel con
inmejorables vistas del mar, la playa de las Arenas y amplias terrazas con mobiliario, 1 salón con
amplio escritorio, dos dormitorios independientes cada uno con su baño completo, Calefacción o
Aire Acondicionado independientes y regulables, Minibar completo-gratuito, Conexión gratuita a
Internet por Wifi, 2 Cajas de seguridad, 3 TVs 32”, 1 en cada dormitorio y 1 en el salón, Pay TV y
video a la carta, Equipo de música con reproductor de CD y radio, Baños con bañera y cabina de
ducha independiente, 6 Teléfonos. 1 en cada dormitorio y baño, 2 en el salón, entre otras cosas,
acomodaron su ropa en el closet de uno de los dormitorios.

-¿No estas cansada por el viaje?-


-No mucho ¿Por qué?-
-Porque te iba a proponer que descansáramos, pero si quieres hacer otra cosa, esta bien.-
-No te preocupes Perla, descansa un rato voy a dar una vuelta por el hotel y regreso para que
vayamos a cenar.-
-MMMM no me gusta separarme de ti.-
-No me va a pasar nada, no saldré del hotel, solo voy a curiosear.- le da un dulce beso en los labios
-Esta bien, no tardes mucho.- le da otro beso y la ve salir por la puerta.

En un área del hotel, se encontraba un grupo de chiscos conversando, al parecer todos querían
animar a uno de ellos.
-Vamos, ya dinos, ¿quien esta en Valencia que te tiene así?-
-Una persona que es muy especial para mi.-
Michiru escucho una voz muy familiar y se quedo estupefacta cuando vio de quien se trataba. Se
acerco un poco, lo suficiente para escuchar sin ser descubierta.
-¿Y quien esa persona tan especial?- Pregunto otro
-La persona a la que mas amo en el mundo.-
-¿Y porque no están juntos, ella no te correspondió?-
-La verdad no se, pensé que si, es una persona que se encierra en su mundo, creí que me había
dejado entrar en el, que confiaba en mi, pero me equivoque, nunca confío en mi plenamente, eso
me duele mucho, aun.-

*Flash Back*
-Lo siento pero no quiero que me hagan sufrir otra vez.-
-Te entiendo Michiru, pero de verdad te quiero, déjame demostrarte lo que siento por ti, no te
encierres en tu mundo por lo que paso con esa persona, no todos somos iguales y yo nunca te
lastimaría o haría sufrir, tal vez creerás que es apresurado pues solo tenemos meses de conocernos,
pero desde que entre al teatro y escuche esa triste melodía, sentí algo especial por ti, no quiero que
vuelvas a estar triste y mucho menos verte llorar.-
-Perla no se que decir, pensar o sentir, ya confié en alguien hace poco y no resulto, salí herida como
siempre pero a pesar de haberte dicho no creía en la amistad, te haz convertido en una persona
especial para mi, pero…-

*Fin de Flash Back*

-Ya tengo una idea de quien te ha estado atormentando estos años, la persona que no te deja ver a
todas esas bellezas que se derriten por ti, la culpable de tantos corazones rotos, la que…. dijo un
chico
-Ya fue suficiente Giancarlo, ya entendí.-
-Dinos ya de quien se trata.- dijo otro de los chicos llamado Marc Gané (piloto de pruebas del equipo)
-Si Tenoh dinos como se llama.- dijo Chris Dyer ingeniero de pista.
-Si Haruka, si no lo dices tú se los diré yo.-
-Pues ya dilo Giancarlo.- Haruka lo miraba a la expectativa ¿Cómo podría saber quien la
atormentaba?
-Bueno en realidad hay dos candidatas, son Perla Ruiz y Michiru Kaioh.- se acelero el corazón de la
rubia al escuchar el segundo nombre pero disimulo muy bien sus emociones.
-¿Los prodigios de la música clásica, porque crees que es una de ellas?-
-Fácil Marc, desde que llegamos Haruka esta mas raro que de costumbre sobre todo al ver un
anuncio, al principio no me percate, pero da la casualidad que ese par están en una gira por España
y los conciertos en Valencia serán en las semanas que estaremos aquí, ¿no te parece raro que
nuestro querido amigo no quiera salir de su habitación? Todo lo que tuvimos que hacer para que
nos acompañara aquí y aceptara salir a cenar, ¿o me equivoco?- volteo a ver a Haruka que seguía
con el rostro inexpresivo.
-Ya Tenoh dinos cual de las dos es.-
-Pueden dejar de molestar con eso, no quiero hablar del tema.-
-No te enojes pero dime, el problema con ella fue Junko ¿verdad?-
Michiru al escuchar el nombre siente como le hierve la sangre para congelársele a los pocos
segundos.
-En parte lo fue, la otra parte fue la falta de confianza.-
-Pero que tipa tan insistente y con tan poca dignidad, me consta cuantas veces la rechazaste, hasta
ese día que con engaños la llevaste al aeropuerto y la regresaste a Japón.-
-Yo la hubiera mandado a Siberia.-
-Si Marc tienes razón, por cierto Haruka después de eso ya no regreso.-
-Por fortuna, días antes de mudarme a Italia dejo de insistir y pensé todo había terminado pero para
mi sorpresa me siguió a Maranello, si alguna vez le tuve cariño ahora no entiendo porque.-
-¿Y tus padres te siguen insistiendo para que le hagas caso?-
-Afortunadamente ya no, consiguieron de ella lo que querían separarme de mi verdadero y único
amor y hacer una sociedad con los empresas Komiyama, ahora el consorcio Tenoh tiene gran
presencia en norte América.-
-No puedo creer que te hicieran algo así solo por negocios.-
-La verdad Chris que no solo me hicieron daño a mí, también a la persona mas importante en mi
vida y a Junko que solo utilizaron, mi madre la ilusionó diciéndole que yo aun estaba enamorado de
ella y que solo estaba con otra persona por despecho, pero que necia y tonta que es, por mas que
le decía eso no era cierto ella insistía.-
-Es cierto, la despreciaste públicamente varias veces y ella persistía.-
-Giancarlo ¿no haz escuchado que el que persevera alcanza?-
-Si Marc pero en el corazón no se manda, o dime ¿Cuántas veces no hemos llevado de parranda a
Tenoh y nada con nadie? Y mira que donde vivimos abundan las chicas guapas y en cada lugar donde
corremos este tiene cientos de admiradoras que le pagarían por pasar por lo menos una noche con
él y nada.-
-¿Para que quieren que salga con alguien por quien no siento nada? Eso solo me haría sentir mas
vacio y solo, es cierto lo que dice Giancarlo en el corazón, no se manda, puse tierra de por medio y
ni así me olvido de ella.-
-¿Y ya nos vas a decir cual de los dos prodigios es, la española o tu connacional?-
-Si ya dinos, aunque vi los promocionales de sus conciertos y te diré que las dos están como quieren
no les duele nada.-
-¿No se cansan nunca? No les voy a decir como se llama, ya déjenlo por la paz, mejor me retiro a mi
habitación.- se levanta del cómodo sillón en el que estaba.
-No Haruka, espera, ya no decimos nada, mejor vamos a cenar.- se levanta y toma a la rubia del
brazo.
-Esta bien vamos, pero al restaurant del hotel.-
-No seas aburrido, además ¿Cuál es la probabilidad de que te topes con ella? Hay miles de
restaurantes en la ciudad, vamos me recomendaron el Ca Sento, me dijeron que la decoración es
sencilla pero que sirve la mejor comida mediterránea.-
-Esta bien Chris, vamos al dichoso lugar.- Los 4 se levantan para dirigirse a la salida.

Michiru al ver que esta en su camino se esconde tras una columna gruesa, pero alcanza a percibir
ese perfume tan familiar que extrañaba tanto, iba a salir cuando vio que la rubia volteaba en esa
dirección, al parecer su perfume la había delatado, el corazón empezó a latir a una velocidad como
nunca antes, las manos le sudaban.
-Hey, Haruka vámonos ya.-
-Eh, si perdón Marc ya voy.- (es imposible, me estoy sugestionando por saber que estamos en la
misma cuidad, rayos ni cuando me toca correr en París me siento así).

Michiru espero unos minutos hasta que ya no escucho voces. Se encamino a los ascensores para
regresar a su habitación (me salve por poco, pero he sido una tonta, Haruka nunca quiso a Junko
todo fue un plan de sus padres y yo caí como una estúpida, no confíe en ella, la lastime demasiado,
yo que me quejo de eso y soy la primera que lo hago, ¿por qué no la escuche a tiempo? si tan solo
hubiera llegado a tiempo al aeropuerto, pero el hubiera no existe) llego a la habitación y abrió la
puerta, cruzo el salón y vio a Perla durmiendo tranquilamente. (Me ha sido fiel todo este tiempo sin
tener porque, en cambio yo…) unas lagrimas escaparon de sus ojos, salió a la terraza a contemplar
el mar.

Pasaron unos minutos y sintió como la abrazaban y le daban tiernos besos en el cuello.
-¿Por qué no me despertaste cuando regresaste, hace mucho que estas aquí?-
-No tiene mucho tiempo.- se suelta del abrazo para entrar a la habitación.
-¿Te pasa algo?-
-No, no es nada, creo que empiezo a sentir el cansancio por el viaje es todo.-
-Y yo que quería llevarte a cenar al restaurant Ca Sento, tiene la mejor….
-Nooo.-
-¡¿Qué te paso?!
-Nada.-
-¿y por qué gritaste de esa manera?-
-Perdón es que no quiero salir, eso es todo.-
Perla la ve analizadoramente -¿Todo esta bien?-
-Si muy bien.-
-Bueno pidamos la cena a la habitación entonces.- Perla hizo le pedido. –En lo que la traen voy al
baño.-
-Si claro.- la chica corrió al teléfono para hablar a recepción.-Disculpe ¿me puede decir en que
habitación se hospeda Haruka Tenoh?-
-Entiendo, pero es que no quisiera toparme con él, creo que me veré en la penosa necesidad de
cambiarme de hotel.-
-¿La suite Malvarrosa? Esta en el mismo piso que la mía ¿verdad?-
-Gracias por la información.-
-¿Con quien hablabas?-
-Solo pregunte cuanto mas tardarían en traer la cena.-

Los dos siguientes días Michiru estaba atenta a cualquier ruido antes de salir de su habitación,
prefería tomar las escaleras que el ascensor y no aceptaba todas las invitaciones de Perla, la chica
quería enseñarle los mejores lugares de Valencia, pero la violinista ponía distintos pretextos y se la
pasaba en la playa y en el mar, sin saber que la rubia por su parte solo salía de su habitación a los
entrenamientos, desayunaba y cenaba en su habitación, las jóvenes artistas darían su primer
concierto juntas en esa ciudad esa noche.
-Michiru ¿Qué te vas a poner para el concierto de hoy?-
-El vestido rojo, largo de tirantes con las zapatillas del mismo color.-
-Entonces yo me pondré el traje sastre negro de pantalón con saco largo, acinturado con botones y
cuello en v con solapas medianas y curveadas.-
-Esta bien.-

Esa noche ambas chicas se lucieron, fue un concierto perfecto y lo cerraron con broche de oro con
una adaptación para dueto, violín-flauta transversa de la Sonata a Piano No. 8 en C menor de
Beethoven, la concurrencia aplaudió de pie y no dejaba bajar del escenario a las intérpretes. Perla
pudo sentir una variación en la forma de interpretar de la chica, pero quiso dejar el tema para
regresando al hotel.
-"Michiru, ¿qué te sucede? y no me digas que nada porque llevó días observando que estas rara.-
-No es nada de verdad
-Michiru, llevamos.... tiempo de conocernos, de estar juntas, ¿acaso no confías en mi?, se que algo
te incomoda y me gustaría que me dijeras.-
-No es que no confié en ti pero... no quiero lastimarte, no te lo mereces.-
-¿Lastimarme?...ya veo.-
*Flash back*
-Buenas noches mamá.-
-Buenas noches hija, ¿Cómo te fue?-
-Muy bien, Perla y yo firmamos el contrato para la gira por Asia.-
-Hija estas saliendo con ella ¿verdad?-
-Si, somos mas que amigas.-
-Hija, solo quiero pedirte que no la vayas a lastimar, es una buena persona y se ve que te quiere
mucho.-
-¿Por qué crees que la voy a lastimar?-
-Simplemente porque no haz olvidado a Haruka y no me digas que no es cierto, te he visto llorar al
ver su auto cubierto en la cochera, a veces la llamas dormida y tienes pesadillas, le cambias al canal
cuando van a dar las noticias deportivas, recuerda que te conozco mejor que nadie.-

*Fin de Flash Back*

-¿A que te refieres con ya veo?

-¿Acaso no recuerdas cuando nos conocimos?-

-Si yo estaba muy triste y tú intentaste alegrarme con esa hermosa melodía.-

-Era lo mínimo que podía hacer en ese momento, aun recuerdo las melodías que salían de tu violín;
tu corazón herido por una persona, ignoro el por qué, pero tu estabas mal por eso.-

-Es verdad , pero ahora se cosas que no sabia, la volví a ver, sin querer escuche una conversación
que me hizo darme cuenta de lo equivocada que estaba.-

-Comprendo; debí imaginarme que algo así pasaría...aunque no pensé que en verdad fuera a pasar
y menos tan rápido.-

-¿A que te refieres?

-Una ocasión mientras estábamos haciendo el amor (si es que así se le puede llamar), que tu cuerpo
anhelaba a otra persona, tus manos, tus besos y caricias deseaban estar con otra persona, no preste
atención en ese momento, pero una noche en la que yo me quede despierta y tu ya estabas
dormida, escuche que llamabas a alguien....Haruka, si no me equivoco.-

-Perdón, no creí ser tan obvia, pero es que no la he podido olvidar del todo, se que fue muy injusto
de mi parte, pero en verdad mi intención no era hacerte daño, pensé que con el tiempo la olvidaría.-

-Jeje lo se Chiru, ¿sabes que te amo?-

-Lo se por eso no quiero herirte y mi mama me lo advirtió.-

-Después de todo no puedo quejarme, te amo y aunque tu no sientas lo mismo por mi, me conformo
con haber evitado que te encerraras en tu mundo, jamás me lo hubiera perdonado.-

-¿Qué me intentas decir con eso? suena a despedida.-


-¿No es obvio?, te estoy dejando para que estés con...¿Haruka?, de nada sirve que te ame si tu no
sientes lo mismo, no puedo obligarte a estar conmigo solo porque somos pareja, eso seria egoísta
de mi parte, así que te dejo Chiru, no quiero que por dentro te sigas sintiendo mal por mi.-

-Eres una persona maravillosa y no mereces lo que te estoy haciendo, de verdad perdóname, pero
tienes razón es mejor que nos separemos aun cuando no regrese con Haruka, si tan solo hubieras
llegado a mi vida antes que ella.... no se las cosas tal vez serian diferentes.-

-El hubiera no existe Chiru y en verdad me hubiera gustado aparecer antes en tu vida pero creo que
por algo pasan las cosas, por algo aparecí en tu vida en ese momento y no me arrepiento de que así
se hallan dado las cosas, quizás mi destino era evitar que una linda dama se perdiera en un bosque
tenebroso, obscuro y lleno de cosas raras.-

-Cada vez me siento peor, siento que te utilice, pero esa no era mi intención, me siento tan mal
contigo.-

-Chiru, chiru,chiru... deja de sentirte mal, en todo caso fue mi culpa al no parar todo esto a tiempo.-

-Yo también tengo la culpa, sabía que no la había olvidado del todo y aun así.-.... se entre corta la
voz de Michiru y las lágrimas escapan de sus ojos.

"Michiru"- se acerca a abrazarla, trata de contener las lagrimas -shhh, no es tu culpa, ¿recuerdas
cuando te dije que si me dejabas reemplazarla?, fue mi culpa al no haber intentado superarla, no se
que hubiera pasado, pero quizás hubiera conseguido que me amaras a mi.-

-No, no fue tu culpa y no te compares, no eres ni mas ni menos que ella, solo son diferentes y... lo
siento, en verdad lo siento.-

-Vamos Chiru, deja de sentirlo...me estas lastimando.-

-Es lo que menos quiero, debes odiarme.- se separa de la chica y la empieza a ver fríamente.

-Tienes razón.-

-Estas en tu derecho de hacerlo, creo que lo mejor será que pida otra habitación en lo que nos resta
aquí y creo que también renunciare a la orquesta sinfónica y daré por terminada nuestra gira.-

Perla se empiezo a desesperar -no....sabes...cuanto...TE ODIO!!, odio que tomes decisiones


apresuradas, odio que te rindas fácilmente y ¿sabes lo que mas odio de ti?- se acerco a tomarla por
los hombros

-¿Qué, que es?

-Que seas tan (sin querer) tonta y terca....¡POR ESO TE ODIO! Si serás...te estoy dejando para que
busques a Haruka y con ¿qué me sales?, deja de pensar en mi y sobre si me estas lastimando, me
duele verte así, ¿que no lo entiendes?-

-Tienes razón, cada ves te lastimo mas, por eso lo mejor será que me aleje de ti definitivamente.-

-Hey, tampoco tomes medidas extremas,¿ ves? te digo que apresuras las cosas.-
-Y ¿qué quieres que haga? que siga contigo, ¿que veas como sufro por una persona que lo mas
probable es que no me perdone el daño que le hice por no confiar en ella? ¿qué te siga haciendo
daño sin querer?

-Soy sádica jjejeje, pero no...Chiru aunque ya no seas mi novia déjame ayudarte con Haruka.-

-Mas bien eres masoquista y ¿y como piensas ayudarme?

-¿Ya ves que rápido cambias?, bueno eso lo veremos, primero platícame que paso antes, durante y
después de su relación y ya de ahí veremos que hacer.-

-Haruka fue la primer persona que me demostró que el amor existe, que es una realidad hasta para
mi, yo era mas cerrada aun que cuando me conociste, me conquisto con su forma de ser, sus detalles
y me enamore profundamente, pero regreso una novia del pasado y no le creí cuando me dijo que
ya no sentía nada por ella, que era ella quien la buscaba y que solo me quería a mi, no confíe en ella,
por algo tan tonto como que a ella si le dijo te amo y a mi no, pero me lo demostró de mil maneras,
pero como dices soy una tonta, terca y la aleje de mi vida, le hice mucho daño.-

-mmm, esta complicado, pero si ella en verdad te ama o amó te escuchara cuando le des tus razones,
debe de comprender que eres un poco desesperada, terca y orgullosa.....pero nada que el amor no
pueda curar.-

Siguieron dando los conciertos como se tenía planeado, pero ya no dormían en el mismo dormitorio,
Michiru se sentía mal pues Perla seguía siendo amable con ella, aunque las muestras de afecto las
dejaba a un lado para no incomodar a la violinista.

Haruka gano la carrera, a pesar de no estar del todo concentrada, la gente que fue al autódromo se
sorprendió cuando por unos segundos perdió el control del auto en una curva pero lo pudo manejar
bien y retomar la ventaja, aunque gano por un margen corto para como estaba acostumbrada.
En el festejo después de la premiación.

-Tenoh ¿Qué paso en esa curva? Suelen ser pan comido para ti.-

-No se Giancarlo, pero todo salió bien y eso es lo importante.-

-Esa persona realmente te tiene perturbado.-

-No solo es eso, hace unos días recibí la visita de una persona, me dio la invitación para una especie
de reunión intelectual, gente que sabe de arte, me dijo que era muy importante que fuera, pero
creo que ahí la encontraré a ella, la verdad me gustaría verla después de tanto tiempo, pero no se
como vaya a reaccionar.-

-Entonces tenía razón, la chica que te quita el sueño es uno de esos prodigios de la música.-

-Eso no es lo importante, no se que hacer.-

-Yo creo que debes ir ¿Qué mas te dijo esa visita misteriosa?-

-Que era un asunto de vida o muerte y que era necesario que asistiera.-
-Bueno entonces ve, tal vez la mando ella.-

-No lo creo es demasiado orgullosa para eso.-

-Como sea tienes que ir, si no la mando ella entonces tal vez es otra persona, ya Haruka no te sigas
aferrado a un imposible, dale la vuelta a la hoja e intenta ser feliz.-

-Gracias Giancarlo lo haré, iré a esa cena.-

Tocan a la puerta del dormitorio de Michiru


-¿Puedo pasar?-

-Por supuesto Perla pasa.-

-¿Qué te vas a poner para la cena?-

-No creo que vaya.-

-Chiru tienes que ir, hiciste un compromiso al aceptar y eres una persona muy responsable.-

-Lo se, pero también sabes que odio esas reuniones llenas de gente superflua, que en realidad no
sabe nada de arte, no porque se necesite estudiar mucho para eso, pero no tienen sensibilidad,
viven de apariencias, si les ponen una mancha de pintura y les dicen que describe cierta sensación
lo creen sin objetar, si escuchan una nueva sinfonía no importa como suene si la compuso alguien
famoso, solo aparentan saber y buscan apantallar, esas reuniones son aburridas y agotadoras.-

-Se que tienes razón en todo lo que dices, no me cuentas nada nuevo, lo he vivido, pero ni modo ya
te comprometiste y ahora tienes que ir, tu me obligaste a acompañarte a la reunión después de tu
última exposición en lugar de quedarnos a pasarla bien en mi departamento, porque ya habías
hecho el compromiso con la tal Yvon.-

-¿Es venganza entonces?-

-No, solo te recuerdo lo que me dijiste y lo responsable que te enseñaron a ser tus padres como
también me dijiste esa vez, así que te arreglas espectacularmente, la limousine llega en una hora
por nosotras.-

-Hay algo mas que no me estas diciendo, nunca habías mostrado interés por esas reuniones.-

-Que curiosa, solo quiero ir a cenar contigo, pasar un buen rato, nada mas, ¿acaso no puedo estar
contigo?-

-Si puedes pero ¿no te lastima que ya solo seamos amigas?-

-Si me lastima, para que negarlo, pero yo solo quiero pasar un buen momento contigo, quiero tener
buenos recuerdos tuyos.-

-Entonces ¿no son suficientes los que ya pasamos como pareja? además cuando te dije que me
saldría por completo de tu vida no quisiste, eso de los recuerdos es porque terminando la gira ¿ya
no nos veremos?.-
-Ejem, veras Chiru, esos recuerdos son buenos, hermosos por nada los cambiaria, no te quise alejar
de mi porque me dolería mas estar lejos de ti y hacer como si nada hubiera pasado…. y bueno,
terminando la gira tu y yo nos separamos y yo...yo...bueno.-

-¿Tú qué?-

-Yo recibí una invitación para ir a Australia y no he aceptado aun.-

-¿Vas a aceptar?-

-Yo…no lo se, es buena oferta pero creo no lo hare.-

-¿Por qué, que te detiene?-

-Bueno, es que en Francia hice mi carrera, parte de mi vida, estoy agradecida por la oportunidad
que me dio para conocer varias cosas.-

-Pero igual ya eras famosa en España cuando llegaste a Francia, dime que es lo que en verdad te
detiene.-

-Como si no lo supieras.-

-Por mi no te detengas, suficiente daño te he hecho ya.-

-Chiru yo no me puedo ir sabiendo que no eres feliz, mas que nada por eso no me he ido.-

-No me digas eso, no lo merezco, además si no soy feliz es por mi culpa, por desconfiada y testaruda.-

-Mas a mi favor, no puedo dejarte así Chiru, es un hecho, yo no me voy hasta no haber conseguido
que seas feliz y que cambies esa actitud.-

-Eso si que no, tienes que hacer a tu vida y si la propuesta es tan buena la vas a aceptar.-

-¿No te parece que tengo derecho a decidir lo que quiero?, yo lo que quiero es ayudarte, déjame
hacerlo.-

-En parte tienes razón, pero no veo como puedas ayudarme ¿o puedes cambiar el pasado?-

-Chiru, Chiru amada Chiru, obvio que el pasado no cambia, pero es bueno dejarlo así, sirve de que
aprendas de tus errores y no los vuelvas a cometer en el futuro…deja las cosas como están.-

-Lo se, pero realmente lo que le hice la hirió demasiado, no creo ni siquiera poder verla a los ojos,
lo mejor será que tu aceptes la oferta y que yo siga con mi vida así como estoy ahora.-

-Pero Chiru...-

-Pero nada, por cierto ¿no dijiste que querías ir a esa cena y que pasaban por nosotras en una hora?

-Eh?...ah es cierto jejeje que cosas, bueno eso significa ¿que si me acompañas?...digo mínimo ¿no?-

-Si te acompaño pero tenemos menos de media hora para arreglarnos.-

-Jejeje, sabia que aceptarías, entonces apúrate porque tu te tardas milenios en arreglarte y yo no
jejeje.-
-Que graciosa, pero tienes razón.-

-Yo siempre la tengo, anda apúrate.-

-Si estaré lista antes de lo que imaginas.-

-Aja, terca, testaruda, presumida, mmm creo que debo buscar a alguien que no tenga esas
características tuyas jajaja.-

-Tal vez la encuentres en Australia.-

-Si tu dices.-

-¿No eras tu la que siempre tenia la razón?

-Bueno¡¡¡ ya!!! apúrate a cambiarte.-

-Tú eres la que no me deja.-

-Si quieres te ayudo, por mi no hay problema.-

-Gracias puedo solita.-

-Aja, si no te apuras yo con mis manitas te quito la ropa, quieres o ¿no?-

-Ya Perla mejor déjame cambiar o me arrepentiré de ir a esa cena y me voy a la playa.-

-Vale vale, me voy, te espero.-

- Gracias te veo en 20 minutos.-

-¡¡¿¿QUUUEE??!! pero que lenta eres mujer, ya me voy.-

-Tienes 10 minutos yéndote.-

-Tú que me entretienes, con permiso.-

-Bien, ya déjame cambiar.-

-¿Acaso te estoy agarrando las manos?, si te da pena desnudarte frente a mi dímelo.-

-No me da pena como si no me hubieras visto antes….¿ pero podrás controlarte?- una sonrisa picara
y provocadora se dibuja en sus labios.

-Por supuesto que no, anda desnúdate ¿o quieres que yo lo haga?- se acerca peligrosamente a
Michiru

-Ya, basta de bromas.- empuja a Perla a la puerta - ahora si me permites.- cierra la puerta

-Que mala no aguanta una broma y me pego en la nariz.- se soba el golpe para gritar - TE RECUERDO
QUE TAMBIEN ES MI CUARTO.-

-SI ES TU CUARTO PERO ESTE ES MI DORMITORIO TU TIENES EL TUYO.-

-Que carácter.-
Haruka llego a su habitación pensando aun si debía ir o no, por una lado quería que Michiru hubiera
enviado a esa persona misteriosa a invitarla, pero ¿para que? después de mas de dos años ¿Cuáles
serian sus intenciones? Pero si no la mando ella ¿Quién y para que? pero tal vez Giancarlo tenia
razón, debía darse la oportunidad de ser feliz.

-¿Qué me voy a poner? No traigo ni siquiera un traje decente.- vio la hora en su reloj –no creo que
me de tiempo de ir a comprar uno, además ni siquiera se donde los vendan.-
Llamo a la recepción

-Disculpe, ¿ustedes podrían ayudarme a conseguir un smoking?-

-Para dentro de hora y media.-

-Perfecto, muchas gracias.-

Media hora después tocan a la puerta de su habitación

-Gracias me salvaron la vida.-

-No tiene nada que agradecer es parte de los servicios incluidos en la suite presidencial.-

Haruka cierra y se va a cambiar, puesto que se ducho mientras esperaba lo que había encargado.

Después de unos minutos sale de su habitación perfectamente arreglada en un smoking negro con
faja y pajarita del mismo color, zapatos perfectamente voleados y perfumada, toma el ascensor y
toma el taxi que ya la esperaba fuera del hotel, no ve que una limousine blanca llega después de
que ella sube al auto.

-Lista Perla ¿como me veo?- Michiru se puso un vestido blanco tipo halter cruzado en el percho
acinturado y un poco mas suelte de abajo, el pelo recogido en un moderno chongo dejando dos
mechones sueltos a los lados y con un maquillaje suave y sutil que resaltaba su belleza.

-¿No vas a decir nada, tanto te molesto que te sacara del dormitorio?-

Perla la veía embelesada ella vestía un traje sastre Oxford de pantalón entubado y saco a la cintura
muy sencillo y elegante a la vez. Por fin sale de su ensoñación.

-Te ves como quería que te vieras esta noche y rompiste tu record, pero tardaste mas de 20 minutos,
ya nos deben estar esperando.-

-Pero valió la pena que me tardara mas ¿no?-

-Por supuesto, vámonos ya.- (en verdad amo a esta mujer para llevarla a los brazos de su verdadero
amor)

Bajaron al lobby y se dirigieron a la salida donde ya las esperaban.

El taxi dejo a Haruka a las afueras del Restaurant Riff una mezcla de modernidad y sofisticación, una
empresa se encargo de organizar el evento, Haruka entro y recorrió el largo pasillo que llevaba al
restaurant en si, el cual estaba especialmente dispuesto muy iluminado con mobiliario y mantelería
blancos y las mesas separadas en grupos por finas cortinas de gasa semi-transparente, vio la
invitación que traía, pero las mesas no estaban numeradas ni tenían asientos asignados, así que se
fue a una mesa apartada, tomo asiento y un mesero le ofreció una copa de vino espumoso la cual
acepto, era temprano y había poca gente.
Minutos después llego una limousine blanca, las dos artistas bajaron del auto y recorrieron el mismo
pasillo, Perla dejo a Michiru con unos conocidos de ella y se dispuso a ver si su invitada había llegado,
la busco con la mirada y por fin la encontró, se acerco a ella.

-Buenas noches Tenoh.-


Se levanta caballerosamente
–Buenas noches ¿para que me invito a este evento? Por cierto no me ha dicho su nombre.-

-Ejem, disculpe ando algo mal de la garganta, mi nombre es Perla Ruiz soy la prodigio de la flauta
transversa, vengo de España, mucho gusto-

-Mucho gusto pero aun no responde ¿porque un prodigio de la música invita a un piloto de F1 a un
evento así?

-Jejeje disculpe pero creí que primero me tenia que presentar.-

-Eso debió hacerlo cuando me dio la invitación y me pidió no faltara, pero se fue corriendo sin
dejarme decir nada.-

-Bueno va a querer saber por que lo busco o ¿va a seguir con esa actitud? ( los japoneses son iguales,
tercos y orgullosos, pero sobre todo impertinentes) si lo invite a esta cena es porque también se
que usted toca el piano, ¿es cierto eso?

-Si es cierto ¿pero como lo supo? en Europa solo hay dos familias que lo saben, ¿con cual de ellas
esta relacionada?-

-Cof...cof (si supieras) tengo varios conocidos en Europa, que no se le olvide que yo soy músico, así
que cualquier persona pudo decírmelo-

-No cualquiera nunca he tocado en publico, la información personal que se tiene sobre mi no
menciona el tocar el piano como uno de mis pasatiempos, así que esta mintiendo.-

-¿Tiene pruebas de que miento Tenoh?-

-No, pero se que lo esta haciendo, como le dije solo 6 personas en Europa saben que toco el piano.-

-Bueno, eso dice usted, ¿quién le asegura que no esparcieron esa información?, ¿acaso tanto confía
en ellos que no se le paso por la cabeza esa posibilidad?-

-Si, son como mi familia, así que nadie mas se lo pudo haber dicho.-

-Vaya, jejeje gracias por la información, sabia que tu me dirías tu pequeño secreto, jejeje después
de todo no fue tan difícil.-

-¿Cual secreto? no estoy entendiendo nada.-


-Vale Tenoh, veras cuando te conocí me sorprendieron mucho tus manos, eso llamo mi curiosidad
siendo tu un piloto de F1 y teniendo unas manos así, pues te llevan a la conclusión de que esta
persona toca un instrumento.-

- (Esto me recuerda a Michiru) No le creo y aunque así fuera ¿porque tanto interés en que viniera?
no creo sea para ofrecerme una gira con alguna orquesta porque de antemano sabe la respuesta.-

-A ver Tenoh, extiende tus manos y no salgas con peros.-

-No es un pero es un ¿Por qué?-

-Bueno tu extiéndelas, si quieres te presumo las mías...mira, ahora las tuyas, vamos.-

-Esta bien aquí están.-

-A ver compara tus manos con las mías y dime si notas alguna diferencia.-

-Mis dedos son mas largos.-

-Ahí esta, los dedos de un pianista suelen ser un poco mas largos que el de cualquier músico o
persona que no tenga que ver con la música, me sorprende que no lo hallas notado.-

-Eso no explica mi presencia en este lugar.-

-(que necedad) Ejem, veras lo que ocurre es que hoy unos amigos y yo teníamos pensado tocar,
pero nos hace falta un pianista porque uno de ellos se enfermo y nos urge encontrar a uno, por eso
me tome la libertad de invitarlo a este lugar, disculpe si lo ofendí ( si claro).-

-Pudo haberlo dicho desde un principio sin dar tantos rodeos, pero lo siento mucho, no me gusta
tocar en publico y menos improvisar.-

-Comprendo, pero por favor (que humillante, Michiru espero que me pagues bien por esto), solo
será esta noche, es muy importante para mi contar con un pianista en este momento.-

-Si me localizo a mi ¿no pudo encontrar a uno profesional?-

-¿Esta insinuándome que usted es un mediocre?, si debe ser eso...a ver sus manos y no me
cuestione.-

-No dije que sea un mediocre pero no me dedico a eso, solo es un pasatiempo y además nunca me
ha escuchado tocar, que tenga manos de pianista no significa que sea profesional.-

-mmm...pues he visto manos de profesionales y están ¿como decirlo? ¿defectuosas?, bueno viendo
las suyas, por muy pasatiempo que sea usted toca con sentimientos, sus manos me lo demuestran,
esos profesionales lo hacen sin amor, sin entrega...no se como se atreven a llamarse músicos.-

-No se como puede decir eso solo de ver mis manos, pero si tan importante es para usted, esta bien
acepto, pero necesito tiempo para prepararme y practicar antes y saber cuantas y que melodías se
van a interpretar, así como ver las partituras.-

-Ok, deje que le consiga las partituras, en verdad no se va a arrepentir.-

-Eso espero, ¿no hay periodistas verdad?-


-Dime,¿ tu crees que traería a un periodista para que me vea pedir un favor a un piloto de F1?,
además bastante tengo con tratar de ocultar parte de mi vida privada.-(rubio tonto)

-No se que tenga que ocultar-

-¿Le gustaría saber?.-

-(¿se me esta insinuando?) la verdad no, no es algo que me interese (que le pasa, todo esto es
demasiado raro, no debí venir).-

-(rubio tonto, tiene razón no es su asunto saber que Chiru fue mi mujer...hay si supieras fu fu fu, y
hablando de ella me debe una MUY grande)- jejeje vale, vale, ¿tu no tienes nada que ocultar?, si
vamos a tocar juntas por una noche, creo apropiado conocerte un poco mas, ya sabes tener
confianza y eso.-

-No le veo el caso, sabe que, mejor me retiro, con su permiso.-

-¡¡Hey!! espera..no te puedes ir(por mi vete).-

-¿Por qué?-

-Ejem...todavía no aclaramos unas cosas.-

-No tengo nada que aclarar contigo, ni siquiera te conozco eres muy rara, esto no me gusta.-

-(ok Chiru hasta aquí llegue) -¿rara? Y¿ tu que eres? solo te estoy pidiendo un favor y te pones
pesada, créeme que a mi tampoco me agrada la idea de tener que hablar con extraños, pero en vista
de que tengo una urgencia no tengo opción mas que correr el riesgo al hablarte.-

-Le das demasiadas vueltas a las cosas, eres muy misteriosa y si mal no recuerdo te me estabas
insinuando, pero de una vez te digo, solo me interesa una persona.-

-¿Insinuando?, me da igual lo que pienses sobre mi, solo te aclaro que yo también estoy interesada
en una persona, la cual amo con todo mi corazón y por ella no me importa hacer cualquier acto
vergonzoso con tal de verla feliz.-

-¿Eso que tiene que ver conmigo?-

-Nada, solo quiero saber una cosa.-

-¿Qué cosa?-

-¿Que harías por esa persona que te interesa?, solo dímelo.-

-Hice todo lo que pude, pero no fue suficiente.-

-¿Tanto la amabas?-

-Lo sigo haciendo, ya te lo dije no me interesa nadie mas.-

-¿Y entonces por que no la has buscado?-

-Porque ella no quiere verme, me lo dejo muy en claro hace mucho tiempo, a pesar de mis esfuerzos
por ganarme su confianza no lo logre.-
-(necesito saber)vaya, entonces si sufrió, mas de lo que yo imagine.-

-Si me hirió en lo mas profundo y aun sufro, pero ¿porque le estoy contando esto? ¿que tiene que
ver con mi presencia aquí? -

-¿Sera por que estamos hablando de la misma mujer?.-

-¿Que amamos a la misma mujer? hora entiendo menos.-

-Jejeje rubio tonto, de quien estas enamorado.-

-Tú dime primero, yo ya te di demasiada información ¿quien me asegura que no eres periodista, en
busca de la nota del año?-

-Que desconfiados son los japoneses y no los culpo, ¿te resulta familiar el nombre de la prodigio del
violín proveniente de Japón?-

-Veo que la conoces y que sigue sin confiar en las personas.-

-Así es Tenoh, la conozco mas de lo que te puedas imaginar, ignoro lo que paso entre ustedes pero
lo que halla sido la dejo mal.-

-¿Y como crees que me dejo a mi? trate de darle todo, de hacerla confiar, de demostrarle que no
todo el mundo es malo, que entrara en mi mundo y me permitiera entrar al suyo y creí lo había
conseguido pero no, no conseguí nada, nunca confió en mi nunca.-

-¿Sabes lo que me costo hacer que confiara en mi?, ¿sabes lo que me costo convertirme en su
amiga?,¿ tienes idea de como la conocí?, ese dolor que ella tenia...también lo hice mío...por mas
que quise hacerla feliz nunca lo conseguía, me mostraba una cara, pero en su interior estaba
sufriendo y con ella también yo sufría, hasta el día de hoy no dejo de sufrir y ¡¡todo por tu culpa!!-

-¿Que tengo yo que ver? además por lo que veo se consoló rápido contigo, no se ni porque sigo
aferrado a ella.-

-¿Y a ti que si se consoló rápido conmigo o no?, tu tienes que ver y mucho...¿acaso nunca prestaste
atención a las melodías que ella tocaba?, no lo hiciste porque si lo hubieras hecho hubieras
comprendido el dolor de ella, esas melodías que venían de su corazón te las tocaba a ti

no sabes la desesperación de ver a la mujer que amas, sufrir por otra que no la comprende, aunque
no te hubiera dicho nada por lo menos hubieras tratado de escucharla a través de la música.-

-¿Y de que servía? si no me dejaba hablarle, no me dejaba acercarme, después de vivir juntas no me
devolvía ni el saludo ¿y tu que sabes lo que sufro yo? no la puedo olvidar, no he podido ni podre, a
pesar de todo, de su comportamiento frío, indiferencia y desconfianza.-

-Y si no la has olvidado ¿por que no la has buscado ahorita?, ella te ama y ya sabe que cometió un
error contigo.-

-¿Que, como sabes eso?-

-Ella me lo dijo hace poco.-

-Supongo que sabes donde esta.-


-¿Donde esta Chiru?, debe de andar por ahí o en el baño, a mi lo que me interesaba era hablar
contigo.-

-No te ofendas pero a mí lo que me interesa es hablar con ella.-

-Va a hablar contigo Tenoh, estoy segura...solo te pido que no seas tan dura con ella, en verdad que
esta consiente del daño que te hizo y según ella el que me hizo a mi también.-

-La verdad no pensé volver a verla, pero ya dime ¿donde esta?-

-mmm déjame ver...la deje con unos conocidos, espero que no me halla visto que vine hablar
contigo, si no...ejem no me lo quiero imaginar ( donde estas Chiru?).-

-Por cierto ¿por qué haces todo esto?-

-¿eh?-

-¿Por qué me buscaste y me dices que ella aun me ama si ustedes tienen una relación?-

-Si tu no hubieras venido a España yo seguiría con ella felizmente, pero seria una mentira...de hecho
todo este tiempo nuestra relación fue una mentira.-

-No se que es lo que paso con ustedes, pero debes quererla mucho para hacer todo esto.-

-Daria mi vida por ella si es necesario, pero estoy segura que eso la lastimaría, lo que paso entre
nosotras...como tu dices se consoló conmigo, pero no fue lo suficiente para sacarte de su corazón,
jejeje pero eso ahora ya no me importa.-

-Gracias, pero ahora debo hablar con ella, ¿me puedes llevar a donde esta?-

-Jejeje por supuesto, es la primera y ultima vez que te ayudo que te quede claro.-

-Es la única que necesito.-

-Mas te vale, porque donde me entere que la lastimaste te juro que no me importa recorrer todo
este planeta para hacerte pagar una por una las lagrimas que ella halla derramado por ti,
¿entendiste?, mira ahí .-señala una de las primeras mesas donde la dejo. - tengo cosas que hacer.-

-Ya quisiera alguien que me defienda así y la que me lastimo fue ella, pero Gracias.-

-El punto es que las lagrimas tenían tu nombre escrito, ahora si me permites voy a mi hotel, por
cierto no le digas nada a Chiru.-

-¿Por qué? creo debe saber lo que hiciste.-

-Tal ves, pero no quiero que se sienta mal por algo que no es, si te interesa te dejo mi tarjeta y me
platicas como estuvieron las cosas.-

-¿De verdad quieres saber? ¿no es una tortura para ti?-

-Tortura seria no saber si deje bien a Chiru, si no cumplí con lo que quería.-

-Esta bien te aviso como salen la cosas, gracias por preocuparte por ella.-
- Jejeje no es nada es lo mínimo que puedo hacer, después de todo es mi amiga...para eso estamos
¿o no?-

-¿Desde cuando solo son amigas?-

-Desde que la convencí en que lo fuera.-

-¿Y eso hace cuanto fue? ustedes eran o son ya no se pareja ¿no?-

-Cielos...te diré solo porque me caes mas o menos, cuando la conocí fue en un momento malo para
ella, trate de hacerla sentir bien y creo que lo conseguí en su momento, hasta le ofrecí mi amistad
cuando supe quien era ella pero..."solo somos compañeras", jejeje desde ese momento trabaje para
ganarme su confianza y luego su amistad, aunque fue mi pareja siempre trate de ser su amiga, aun
después de terminar.-

-Entiendo, bueno otra vez Gracias por lo que estas haciendo.-

-De nada, ahora si me permites...mi vuelo no tarda en salir y tengo que ir por mis cosas.-

-Adelante no te retengo más.-

-Veo que te urge que me vaya, esta bien gracias y recuerda que estas advertida señorita Tenoh.-

-Créeme que en mi no quedara.-

-Como sea...me despides de Chiru.-

-¿Te vas sin decirle adiós?-

-Lo se no tengo modales, espera aquí.- Se dirige a Michiru y le dice algo, la chica solo asiente con la
cabeza, Perla regresa donde esta Haruka -ahora si ve con ella y hazla feliz.-

-Espero que esta vez me deje.-

-Si no lo hace insístele, pero creo que lo hará.-

-Bien haya voy, gracias Perla, cuídate y espero que tu también puedas ser feliz.-

-Gracias y suerte.-

Haruka se acerca a la mesa donde esta Michiru, parece que la chica no la esta pasando tan mal con
las amistades de Perla, esta de espalda y no se da cuenta quien se va acercando a ella.
-Michiru ¿podemos hablar?-
La joven violinista se queda paralizada al escuchar esa voz, que tanto añoro, que tanto le gustaba,
que quería escuchar de nuevo, pero que tenia miedo a enfrentar.
Capitulo 28

-Michiru por favor creo que tenemos que hablar.- la chica gira lentamente.

-Haruka, no creí volver a verte y menos que me buscaras ¿Cómo supiste que estaba aquí?-

-Eso lo sabrás después.- ve que las personas con las que estaba platicando las ven con curiosidad-
¿crees que podamos ir a un lugar mas privado?-

-Si es lo mas conveniente.- se gira para dirigirse a las personas con las que charlaba, se disculpa y les
dice que tiene que retirarse.-¿A donde propones que vayamos?-

-MMMM….Ya se, es el mejor lugar a donde podemos ir, ¿vienes?-

-Claro.-

Ambas salen del lugar y la corredora para un taxi, deja subir a la chica y pide que las lleven a un
acceso a la playa, el trayecto transcurre en silencio, después de unos minutos llegan a su destino,
Haruka le paga al taxista, baja y le ayuda a la a chica a salir del auto, caminan rumbo a la playa,
llegando a la arena la chica se quita las zapatillas.

-Bien, a esta hora aquí nadie nos molestara.- la voz de la rubia era seria

-Como siempre escogiste el mejor lugar.-

-Pero parece ser que lo que haga nunca es suficiente.- veía hacia el mar que era iluminado por la luz
de la luna.

-Haruka….yo… la verdad es que no se ni como empezar.-

-Michiru, me hiciste mucho daño, pero no solo tu fuiste la culpable, tal vez debí decirte lo que sentía
en lugar de solo demostrarlo, pero en verdad creía que los hechos dicen mas que las palabras,
también creí que había logrado hacer que confiaras en las personas pero sobre todo que confiaras
en mi, pero me dejaste en claro que en todo me equivoque.-

La chica volteo a ver a la rubia que seguía con la mirada perdida en el mar, sintiendo como la brisa
marina la tranquilizaba un poco
-No, la que se equivoco fui yo, nunca debí desconfiar de ti, tuve que haberte escuchado, soy una
tonta tu ojos siempre me dijeron lo que tus labios no podían o no querían, te hice sufrir con mi
desconfianza y actitud y termine alejándote, solo espero no sea para siempre y que podamos al
menos volver a ser amigas.-
La rubia volteo al ver a la chica que trataba de verla a los ojos y encontrar en esa mirada que la
seguía amando.

-¿Amigas? ¿crees que podemos serlo después de todo lo que paso, lo que vivimos y sentimos?-
La chica pudo ver dolor, tristeza y desilusión en su mirada.
-Por favor solo dame otra oportunidad, déjame estar cerca de ti, tratar de reparar mi error, Haruka
no te he olvidado.-

-Yo tampoco lo he hecho Michiru, ni un solo día desde que me fui de París he dejado de pensar en
ti, en lo que hubiera pasado, en si debí haber insistido, en que tal vez tuve que haberte dicho que
me mudaría, todos los días me he torturado con tantas preguntas…., cuando Andréanne iba a Italia
a visitarme quería bombardearla con preguntas sobre ti pero solo me atrevía a preguntar como
estabas y ella siempre evitaba el tema ahora se porque, al parecer tu si lograste reemplazarme, pero
yo nunca pude olvidarte y mucho menos volver a enamorarme.-

-El día que te fuiste te fui a buscar al aeropuerto pero llegue demasiado tarde, ya habías abordado
el avión, quise ir a buscarte pero aun tenia dudas, no sabia que decirte o como actuar, se que si sufrí
fue por tonta, necia e insegura y lo peor que te hice sufrir a ti pero nunca nadie podría reemplazarte,
cada persona es única y tu eres especial.-

-¿Y ahora ya no tienes dudas? ¿Qué certeza es la que tienes y que te hizo llegar a esa conclusión?,
el tema de Perla lo dejamos para después.-

-¿Cómo sabes que se llama Perla?- La violinista estaba realmente sorprendida.

-Eso te le digo después, primero por favor responde mis preguntas.-

-No ya no tengo dudas, se que nunca me mentiste, que Junko no significo nada para ti y que debió
bastarme las múltiples muestras de amor que me diste, pero lo celos y la inseguridad me cegaron,
me aferre a la idea que necesitaba me dijeras que me amabas para que fuera real y nos hice sufrir
a las dos, por favor dame una oportunidad de reparar mi error.-

-No respondiste como te diste cuenta de eso, se que fue hace poco, ¿Por qué el cambio de idea
después de tanto tiempo?-

La chica bajo la cabeza, no quería mentir pero tampoco decirle que escucho la conversación que
tuvo con sus compañeros de equipo.

-¿No me vas a responder?-

-Es que… como decirte….. nos hospedamos en el mismo hotel, el día que llegue estaba dando una
vuelta por el hotel y…. no se atrevía a decirlo.

-¿Y que? vamos continua-

-Bueno tú estabas platicando con unas personas y al escuchar tu voz me paralice, al cabo de unos
segundos me acerque para asegurarme fueras tú y escuche su conversación.-

-¿Qué escuchaste exactamente?-

-Que Junko te busco por que tus padres la engañaron, que sigues enamorada de mi y que la
rechazaste en varias ocasiones públicamente hasta que la mandaste en un vuelo de regreso a Japón
, no haz conocido a nadie en todo este tiempo y… - la voz se le quebró.

-¿Y? ¿Qué mas?-

-Lo mucho que te hice sufrir por mi testarudez, inseguridad y desconfianza.-


-¿Y por que lo creíste? ¿Por qué esta vez si creíste en lo que decía?-

-Porque nadie puede fingir tanto dolor y menos una persona que odie sientan lastima por ella, pero
creo que mi di cuenta de mi error demasiado tarde, debes estar tan molesta conmigo y no te culpo,
tienes razón en estarlo.-

-Es raro, pero no estoy molesta lo que siento se parece mas a la desilusión que a la molestia o algún
sentimiento parecido.-

- ¿Desilusión?-

-Si, al final creíste en mí por que escuchaste una charla, de no haberla escuchado no estaríamos aquí
ahorita, tú seguirías con tu vida con Perla y yo… bueno yo seguiría como creo seguiré, amando un
imposible.-

-No es un imposible, Haruka si me das una oportunidad todavía podemos ser felices.-

-No es que te de una oportunidad o no, el problema es que tu no confías en mí y yo siempre tendré
esa duda si lo que estoy haciendo esta bien, si es suficiente para ti.-

La chica la toma de las manos.

-Nunca volveré a desconfiar de ti y no solo tú tienes que esforzarte yo también lo hare para borrar
ese dolor que te cause, para hacerte feliz como mereces, como siempre mereciste.-

-Michiru ¿Qué es lo que realmente sientes por mi?-

-¿Acoso no lo ves en mis ojos? Te amo nunca deje de hacerlo.-

-¿Y Perla? ¿Qué sientes por ella?-

-No te voy a engañar a Perla la quiero mucho, me ayudo cuando mas lo necesitaba y le estaré
eternamente agradecida.-

-¿No sentirás lo mismo por mí? ¿Solo agradecimiento? Cuando nos conocimos tu vida no era
precisamente un camino de rosas.-

-No, no es lo mismo, contigo aprendí que el amor existe que es real, tu me enseñaste a amar a vivir
plenamente y con pasión.-

-Pero no a confiar y parece que Perla si lo hizo, hasta que la conociste a ella pudiste creer en mis
palabras al escuchar esa conversación, lo cual por cierto fue de muy mala educación.-

-Lo se, se que fue incorrecto escuchar una conversación ajena pero era un tema que me importaba
demasiado como para dejarlo pasar, yo también quería saber como estabas, si seguías con ….Junko
o que era de tu vida, pero el orgullo y el miedo me impedían preguntarle a Andréanne lo que quería
saber, después ella se molesto conmigo por mi relación con Perla y ya casi no la veo, después de
todo tu siempre fuiste su mejor amiga y en cuanto a si Perla me enseño a confiar, realmente lo
hiciste tú, sino hubiera sido por ti no la hubiera conocido a ella, bueno de la forma que la conocí.-

-Yo hice el trabajo pesado y ella lo disfrutó que maravilla.- soltó las manos de la chica que aun la
tenían agarrada y regreso su vista al mar. –Nadie sabe para quien trabaja.-
-¿Tu crees que la acepte de inmediato? ¿Qué fue fácil para ella?-

-Pues debió serlo ¿ya eras mas abierta a las personas y confiabas no?-

-Le costo trabajo y mucho el día que la conocí se puede decir que fui grosera con ella, fue dos días
después al de tu partida, estaba triste y ella quería ser mi amiga y le dije que no creía en la amistad,
pero éramos compañeras en la orquesta y la veía diario, ella se acercaba a platicar y por alguna
razón no la alejaba aunque tampoco le seguía mucho la conversación hasta que sin darme cuenta,
salíamos a comer casi todos los días y después me llevaba al conservatorio, un día me invito a ver la
ciudad desde el último piso de la torre Eiffel.-

*Flash back*

-¿Qué es eso tan serio que quieres decirme?-

-Eh...yo bueno...es que tu..ahh...ejem...tu me gustas mucho.-

-Me tomas por sorpresa no se que decir.-

-No es necesario que digas algo...yo...solo quiero saber si...tu...me darías la oportunidad de ser algo
mas que tu amiga, se que no es fácil...pero yo te amo y bueno...quiero intentar ganarme tu corazón.-

-No puedo aceptar, no estoy lista aun, no te quiero lastimar.-

-Chiru...déjame reemplazarla...déjame mostrarte que puedes ser feliz conmigo.-

-Nadie puede reemplazar a otra persona, se que tienes buenas intenciones pero me da miedo volver
a salir lastimada o lastimarte, en este tiempo te haz ganando mi cariño y aprecio.-

-Chiru...no tengas miedo...yo no seria capaz de lastimar a alguien tan hermosa como tu...permíteme
curarte esas heridas en tu corazón y borrar a esa persona que tanto daño te hizo.-

-No creo que eso sea posible, a pesar del tiempo, de lo que paso, no la he olvidado.-

-¿Recuerdas el día que te conocí?-

-Si le recuerdo muy bien, fue dos días después al de su partida.-

-Bueno, ese día te toque una canción, escucha .- Perla canta una parte significativa de la canción --
y quiero olvidar todo y empezar de cero, y tengo una canción y muy poco dinero, espero tener la
oportunidad para poder demostrar que nadie mas te cuida y que solo yo, te entiendo,¿ ahora
entiendes por que la toque?-

-Si lo entiendo y se lo que lo haz estado haciendo desde ese día, tratando de ganarte mi confianza y
amistad, pero esto que me pides ahora es demasiado.-

-Lo se...bueno disculpa...creo que confundí las cosas, solo que ya no podía callar mas, lo que en
verdad siento.-

-No te disculpes, perdóname tú a mí, pero me siento confundida y lo que menos quiero es darte
falsas esperanzas.-
-Comprendo...bueno me voy...solo quería decirte eso y...bueno me equivoque...en verdad disculpa
si te incomode...con permiso.-

-No me incomodaste, solo fuiste sincera y quiero hacer lo mismo contigo, no quiero mentirte.-

-Agradezco que no quieras mentirme....ahora si con permiso...tengo cosas que hacer.-

-Esta bien, no te detengo mas, solo dime ¿seguimos siendo amigas?-

-Supongo que si...me costo trabajo conseguir tu amistad como para perderla por un error mío.-

-No es que sea un error, solo que no quiero confundirte mas y que pienses cosas que no son, se que
la pasamos bien juntas y que haces todo lo posible por hacerme reír y valoro mucho eso, pero ser
mas que amigas es un paso importante y el sentimiento debe ser mutuo.-

-Lo se...disculpa mi egoísmo al pensar que tu...bueno ya sabes...pensé que tal vez...mejor olvídalo y
dejemos las cosas como están jejeje.-

-Deja de disculparte, me haces sentir mal.-

-Ok,ok mejor me voy...quiero aclarar mi mente.-

-Esta bien.-

-eh...nos vemos después.-

-Si supongo nos vemos mañana en los ensayos.-

-Si eso creo ( aunque no se como estar junto a ti, sin sentir esto que siento).-

-Hasta mañana entonces.-

-¿eh? si claro-

*Fin de flash back*


-Como podrás ver no la acepte a la primera de cambios, sabia que terminaría lastimandola y lo hice,
nunca te pude olvidar y ella lo supo todo el tiempo, pero desde el día que escuche esa conversación
mi comportamiento cambio, tanto que ella se dio cuenta y me encaro, me pregunto lo que pasaba
y no pude mentirle, no pude seguir con esa farsa, al final termine hiriendo a las dos personas que
me han amado en la vida.-
-¿Cuánto tiempo paso para que fueran amigas?-
-Pues no se exactamente pero meses.-
-¿Por qué aceptaste tener una relación con ella mas allá de la amistad?
-Al día siguiente de lo ocurrido en la torre Eiffel…
*Flash back*

En el teatro
-Buenos días Perla.-

-¿Eh?.-

-Creo que sigues molesta por lo de ayer.-

-Yo no sigo molesta, disculpa que no te halla saludado antes.-

-Mal interprete, eso me pareció por tu forma de devolver el saludo, siempre eres amable y educada.-

-Jejeje disculpa Chiru, pero me desvele haciendo unas cosas y cuando no duermo cambio un poco
de carácter, tú no tienes nada que ver.-

-Esta bien es solo....

-Todos listos iniciamos el ensayo en 10 minutos.- el director interrumpe la conversación.

-Hablamos después.-

-Si claro-

Al terminar el ensayo Michiru recoge sus cosas para irse

-Eh Michiru, espera.-

-Si dime.-

-Este ¿aceptas una invitación a comer?-

-Si claro ¿a donde vamos?.-

-Mmm ¿que se te antoja comer? yo invito-

-Lo que sea, pero que sea ligero.-

-Eso no existe, pero esta bien vamos a L’Aromatik ¿te parece?-

-Si me parece muy bien.-

-Vale, vamos para halla-

Salen del teatro y suben al auto de Perla, el trayecto es corto y silencioso, bajan del auto

-Venga ya llegamos, pasa- Entran al lugar y el capitán les asigna mesa, les dan la carta y al poco
tiempo un mesero toma su orden.

-¿A que se debe el honor de la invitación?-

-Solo quería invitarte a comer, nada mas.-

-Gracias, por la invitación entonces.-

-De nada-
Le llevan la orden a la mesa y empiezan a comer

-¿Cómo sentiste el ensayo Chiru?-

-Bien, pero creo que podemos mejorar el segundo movimiento de la sexta sinfonía de Beethoven.-

-¿Tú crees?, bueno también yo a quien le estoy preguntando jejeje, aunque hoy si me sentí cansada,
creo que por eso no preste mucha atención al ensayo.-

-Si te veías rara y tú música transmitía cierta melancolía.-

-¿Eh?, supongo que porque estoy cansada jejeje veras que después se me pasa.-

-¿No tiene nada que ver con la platica que tuvimos ayer?-

-No...bueno si, pero prefiero que eso quede olvidado, para bien tuyo y mío.-

-Espero que lo logres, porque de verdad que tu forma de interpretar cambio mucho.-

-¿Te parece?-

-Si, lo comprobé en el ensayo de hoy, ha tenido varios cambios pero el de hoy fue drástico-

-¿Tan obvia fui?-

-Si y me siento mal porque creo en parte soy culpable, después de lo que te dije ayer, por eso si
prefieres no volver a hablarme lo entenderé.-

-Por cierto ¿ya viste el bajo de halla?, dame un momento.-se pone de pie y cortando la conversación.

-Oye espera ¿que vas a hacer?-

-Tranquila, voy a tratar de dejar en paz en mi mente y mi corazón.-

Michiru la ve con incredulidad mientras se aleja de la mesa

-(Es lo único que puedo hacer para sacar esto que siento)-

-Oigan, necesito su ayuda.- les dice a los músicos del lugar.

-Estamos en receso.-

-¿Ven a la chica de la mesa de por allá?.-

-Si , ¿que tiene?-

-El corazón herido y me lastima saber que no puedo hacer nada por intentar curarlo.-

-Esta bien, ¿que quiere que toquemos?-

-¿En verdad me ayudaran?...verán quiero que si pueden tocar esta pieza.-

-Creo que si no es jazz pero bueno la conocemos-

-No, no es jazz, si no es mucho pedir ¿podrían prestarme un instrumento?, se que es lo que tengo
que hacer.-
-¿Que instrumento quiere?-

-El bajo.-

-Esta bien.-

-Gracias.-

Toman su lugar
-Bueno cuando quiera.-
-1,2- asiente con la cabeza
Se que no quieres pensar
en lo que va a pasar
como vamos a estar
se q ya no soy na'
un fallo en la ecuación
ya no se lo q soy
un loco en frente de su televisión
pulsando el mando de la desolación

y dame tres días que me hagan cambiar


ser lo que siento lleva su tiempo
dejar que la vida nos vuelva a juntar
parar la en un momento que nada me separe de ti...

un tiempo para pensar


en lo que hicimos mal
ahora ya nos da igual (un poco tarde)
un tiempo para perder
en saber si volver a querer
un loco en frente del televisión
pulsando el mando de la desolación

y dame tres días que me hagan cambiar


ser lo que siento lleva su tiempo
dejar que la vida nos vuelva a juntar
parar la en un momento que nada me separe

y dame tres días que me hagan cambiar


ser lo que siento lleva su tiempo
dejar que la vida nos vuelva a juntar
parar la en un momento que nada me separe de ti

y no se como salir de esta situación (x8)


-¿Chiru?-

-Perdón, es solo que no esperaba algo así.-


-Lo siento si te incomode, pero necesitaba sacarlo de una vez...hubiera preferido que no fuera en tu
presencia para no incomodarte.-

-No me incomoda, es solo que me tomo por sorpresa, es un lindo detalle y no sabia que también
tocabas el bajo y ese tipo de música.-

-Ujum, veras, antes de llegar a Francia, en Madrid que era donde yo vivía, trabajaba en un restaurant
de noche para poder pagar mis estudios de música, la flauta es mi vida, pero no solo ella, cualquier
instrumento que me ayude a producir música es bienvenido.-

-Tenemos mas en común de lo que imaginaba, nunca me habías contado esa parte de tu vida.-

-Es algo de lo que no hablo mucho.-

-No soy la indicada para criticar eso.-

-Como sea, lo que me importa es que ya saque lo que quería de mi interior...jejeje tenia tiempo que
no tocaba un bajo delante de un público.-

-Lo haces muy bien, pero lo que dice la canción eso de dame tres días que me hagan cambiar

ser lo que siento lleva su tiempo, dejar que la vida nos vuelva a juntar, pararla en un momento que
nada me separe de ti, ¿es lo que quieres, cambiar lo que sientes o que yo cambie lo que siento?-

-Es lo que quiero yo, no puedo obligarte a que sientas por mi algo mas que amistad, así que tratare
de ser yo quien cambie de sentimientos.-

-¿Quieres que me aleje? aunque la distancia no siempre ayuda, si lo sabré yo.-

-Jejeje aunque te alejes este amor que siento por ti seguirá, así que no hagas nada, yo veré como
salgo de esto, además te recuerdo que tocamos juntas, ¿que explicación darías si te vas de la
orquesta?.-

-No lo se, solo se que no quiero que sufras como lo hago yo, por un imposible.-

-¿En verdad eres un imposible?-

-La verdad eres una persona extraordinaria pero... no he olvidado a otra persona que me enseño lo
que es el amor y lo que se sufre por el.-

-Chiru, ya no sufras por esa persona...no vale la pena que aun pienses en lo que no fue...ignoro lo
que paso pero si de algo estoy segura es que no merecía tu amor.-

-La verdad no lo se.-

-Yo solo te digo lo creo que es correcto, eres tu quien sabrás si sigues así lastimándote por alguien
que no vale la pena.-

-Digamos que me doy una oportunidad contigo ¿Y si aun así no la olvido y te lastimo?.-

-¿Y si la olvidas?, no saques conclusiones antes de tiempo, solo quiero saber algo.-

-¿Que?-
-¿Aceptaras estar conmigo?, mira no que quiero presionar para que lo hagas...solo quiero que sepas
que yo jamás te lastimaría...incluso daría mi vida por ti con tal de verte feliz, te amo Michiru y mi
amor es lo que te ofrezco junto con mi corazón, es lo único que tengo que ofrecer.-

-Perla yo no puedo prometer lo mismo, ¿no importa?-

-Eso es...-

-Que si, que acepto intentarlo contigo.-

-Chiru, veras que no te defraudare...aunque ahora no sientas lo mismo por mi, se que conseguiré
que olvides todo ese dolor y que seas una Chiru diferente a la que yo conocí hace tiempo.-

-¿Tan mala soy para que me quieras cambiar?-

-Ejem...no no no...no me refería eso...yo yo...ujum..yo lo que quiero...es....decir....yo bueno lo que


quiero es verte sonreír al natural.-

-Jajaja lo entendí, pero me gusta ponerte Nerviosa.-

-....ujum...eres...solo porque te amo no te digo ciertas cosas-

-Jajajajaja a ver dímelas, ¿que soy?-

-eres...eres...una....una...tía sin escrúpulos…espera un momento...acabas de reírte al natural-

-Si, lo lograste.-

-Pero a costa mía....jajaja parece que voy por buen camino-

-Es que fue muy gracioso y cuando te pones Nerviosa...jajajajaj... perdón pero solo
recordarlo...jajajaj....

-Joder Chiru...¿acaso me quieres poner mas nerviosa de lo que ya estoy?-

-¿Por que estas tan Nerviosa?-

-Bueno...es que en un rato ve todo lo que ha pasado, es como una montaña rusa de emociones.-

-Si es cierto, lo describiste de la mejor manera posible.-

- Es que así lo siento yo, no se tu que pienses-

-Que pase de la duda, a la sorpresa de ahí a la Tristeza y ahora a la risa.-

-Vaya...pasamos casi por lo mismo, en diferente orden pero lo hicimos, ¿te digo algo?-

-Dime.-

-Tengo sueño y te toca pagar la comida.-"

-Perla Ruiz dijiste que tú invitabas.-

-Jajajaja vale vale, yo invito...no creas que se me olvido-

-Eso pareció, bueno ya vámonos.-


-Vale y¿ adonde quieres ir?-

-Dijiste que tenias Sueño, supongo que cada quien a su casa.-

-¿No pensaras que voy a dejar que te vallas sola a tu casa o si?, además el sueño me lo aguanto-

-Bueno me acompañas a la puerta o ¿quieres pasar a saludar a mi mamá?-

-Me gustaría saludarla, tiene rato que no la veo, pero solo serian unos minutos, tengo cosas que
hacer-

-Esta bien, vamos entonces.-

-Vale-

Se levantan, Perla paga la cuenta y salen del restaurant en dirección al auto.


-eh...Chiru- Se detiene en seco
-Dime.-
Voltea para ver a la violinista a los ojos
-¿Quieres ser mi novia?.-
-Si acepto.-
-No sabes lo feliz lo que me haces al darme esta oportunidad, te amo- se acerca a Michiru para sellar
la propuesta con un beso.

*Fin de Flash back*

-Y así fue como acepte dar el siguiente paso con ella, después de varios intentos que hizo, sabía que
terminaría lastimándola, pero no sabía nada de ti, ni siquiera si seguías con Junko, si ya habías
encontrado a alguien, creí que lo mejor era olvidarte, pero no pude y nunca podre, no importa la
distancia, ni cuantas personas se crucen en mi camino.-

-Yo tampoco sabia nada de ti y no por eso acepte a otra persona y créeme Junko fue muy insistente
y no fue la única.-

-Lo se, te lo dijeron tus compañeros de equipo, hasta ellos intentaron hacerte salir, presentarte
gente nueva.-

-Pero solo me hubiera hecho tonta sola, saliendo con alguien que realmente no me interesaba, pero
tú no eres tonta y si aceptaste a Perla no fue solo porque insistiera.-

-Aunque de carácter somos muy diferentes me identifique con ella en ciertas cosas, pensé que tal
vez podría ser feliz con ella, pero me equivoque y termine hiriéndola también, ella se dio cuenta
todo este tiempo que no te había olvidado, me dijo que sentía como todo mi ser añoraba estar
contigo cuando estaba con ella y es verdad, cometí el segundo peor error de mi vida, el primero fue
alejarte de mí y no escuchar lo que mi corazón pedía a gritos, pero que quise callar con mi razón.-

-Bueno no puedo juzgarte por querer hacer tu vida y tratar de ser feliz, al fin de cuentas es lo que
todos buscamos, la felicidad.- su voz tenia un dejo de tristeza y melancolía.

-¿Yo arruine la nuestra verdad?-


-No fuiste la única culpable, mis padres tuvieron gran parte de la culpa al engañar a Junko y hacer
que me buscara y bueno yo nunca te dije lo que sentía, pero esas palabras se las dije a Junko porque
creí en ese momento eran verdad, ahora se que solo era atracción y afecto pero no amor, así que
se me hicieron simples palabras que no sirven de nada, pero ahora se que para ti son importantes.-

-¿Pero ya no tenemos otra oportunidad? Creo que si la vida nos reunió de nuevo aquí es por algo,
Haruka se que solo podre ser feliz a tu lado.-

-Es cierto que es la primera vez en años que coincidimos en una ciudad, hasta en el mismo hotel nos
hospedamos, pero la que realmente nos reunió fue Perla.-

-¿Qué? No entiendo.-

-Ella me busco en el hotel y me invito a la cena, ahí hablo conmigo y me conto que fueron pareja,
pero que tu aun pensabas en mi, que te habías dado cuenta de un error y que ella tomaría un vuelo
y ahora aquí estamos.-

-No creí que me quisiera tanto, me dijo que me ayudaría a recuperarte pero no imagine que lo
hiciera y de esta manera, pero eso no responde mi pregunta ¿me darás una oportunidad para
reparar mi error, para tratar de ser felices de nuevo?-

-¿Me podrías responder antes dos cosas?-

-Claro lo que quieras.-

-¿Realmente fuiste feliz a mi lado? Y ¿realmente me amas?-

-Por supuesto que fui feliz a tu lado, nunca lo había sido tanto y creo que tuve miedo de serlo y en
parte por eso reaccione así cuando lo de Junko, te parecerá extraño, pero no podía creer que
pudiera ser mas feliz cada día como lo era y me dio pánico que solo fuera un sueño, en el fondo te
creía pero tenia miedo de que entre mas feliz fuera mas duro sería el despertar y luego cuando te
dijo lo de la apuesta pues… tu sabes sentí como si despertara de un sueño hermoso a una pesadilla,
pero ese fue problema mío, fui una estúpida tu nunca podrías ser como ese idiota, pero en parte
fue el miedo lo que me hizo actuar así, entiendo que tengas dudas después de lo que hice, pero la
respuesta a la segunda pregunta es si, realmente te amo, como no podre amar a nadie en el mundo,
de eso estoy muy segura, que tu eres el amor de mi vida, la persona que complementa mi ser y me
hace sentir plena y feliz.- le dice todo esto sin dejar de verla a los ojos – y por eso quiero tener una
segunda oportunidad, por que sin ti mi vida esta vacía.- sus mirada siguen fijas en la de la otra la
chica se va acercando a Haruka la cual no tiene intención de moverse hasta que por fin la besa como
nunca antes la había besado, con una mezcla de sentimientos pero sobre todo con amor, la rubia
corresponde después de unos segundos, la abrazo por la cintura y la atrae mas hacia ella,
profundizando el beso. Al cabo de unos minutos se separan.

-Bueno creo nos podemos dar una segunda oportunidad si me vas a besar así todos los días.-

-¿De verdad? no te arrepentirás, te prometo que esta vez seremos muy felices, sin dudas, miedos,
desconfianza ni nada ni nadie que se interponga en el camino, te amo con locura.-

-Eso espero, porque no soportaría otra separación.-


-No te preocupes eso no va a ocurrir de nuevo, pase lo que pase estaré a tu lado siempre.-

Se quedan abrazadas un rato

-¿Dijiste que Perla tomaría un vuelo?-

-Si me dijo que se le hacia tarde y después se fue a despedir de ti.

-Cuando se acerco a mi solo me dijo que se ausentaría unos minutos.-

-Pues a alguna de las dos le mintió.-

-Fue a mi, no quería estropear mi reencuentro contigo, que mala no me dejo despedirme y darle las
gracias.-

-Si quieres podemos ir al aeropuerto a ver si la alcanzamos.-

-¿De verdad, no te molesta?-

Capitulo 29

-No me molesta, no te voy a mentir me dan un poco de celos, pero creo que debes despedirte de
ella.-

-Gracias Haruka.-

-Me lo agradeces si la alcanzamos ahora vámonos y no perdamos mas tiempo.-

Las dos chicas salen corriendo, toman el primer taxi que pase y le piden al chofer las lleve lo mas
rápido posible al aeropuerto.

-¿Tienes una idea de a donde se dirige?-

-Puede ser a Australia.-

La corredora saca su celular para hablar a la terminal aérea y pregunta por los vuelos a Australia.

-Uno salió hace 3 horas, otro sale dentro de 4 horas y el que creo es le mas probable que viaje sale
en 45 minutos.-

-Gracias Haruka.-

-No tienes nada que agradecer, sabes que haría cualquier cosa por ti.-

-Lo se y quiero que tu tengas la seguridad que te amo.-


Capitulo 29

Llegaron al aeropuerto internación de Valencia 15 minutos después de que la rubia hiciera la


llamada, corrieron al modulo de información y les indicaron que los pasajeros de ese vuelo estaban
cerca de la puerta dos. Corrieron hasta llegar al lugar indicado, la violinista se detuvo cuando vio a
Perla pensativa con una maleta de mano pequeña, el resto de su equipaje ya había sido pesado y
recogido.

-Ve a hablar con ella.-

-Pero, ¿no me acompañas?.-

-Creo que es mejor que se despidan a solas, me quedare aquí viendo los regalos de esta tienda y tú
ve a despedirte.-

-Gracias.- le dio un beso fugaz y fue directo a donde estaba el prodigio español.

-Perla ¿te ibas a ir sin despedirte?-

La chica volteo al escuchar la dulce voz de la violinista

–Michiru ¿que haces aquí? ¿Cómo supiste donde estaba?-

-Estoy aquí para despedirme y desearte lo mejor en Australia y para darte las gracias por lo que
hiciste por mí esta noche y supe que estabas aquí por que Haruka me dijo le comentaste tomarías
un vuelo.-

-Le pedí que no te dijera nada.-

-Pero es una persona justa y sabe que tenemos mucho que agradecerte, no te enfades con ella.-

- Por cierto ¿que tan celosa es Haruka?-

-Bastante ¿Por qué?.-

-¡Ah! mera curiosidad- sonrió maliciosamente -hacia donde esta Haruka.-

-Por allá, junto a la tienda de recuerdos.-

-Vale, Chiru disculpa lo que voy hacer, pero es solo para asegurar algunas cosas-

-¿Que?-

-Disculpa- y de sorpresa besa a Michiru en los labios

Michiru se separa de ella.

-¿Que fue esto?-

-Mi paga, mi beso de despedida, mi beso de la buena suerte y la provocación de celos en tu Haruka-

Haruka lo ve y se acerca enseguida y abraza posesivamente a Michiru y le dice

-Ya anunciaron tu vuelo, debes abordar.- su tono es serio y muy frio


-Jejeje¿ me tienes miedo o qué?, si ya oí que lo anunciaron pero no pienso irme hasta decirte algo-

-No te tengo miedo, solo no quiero que pierdas el vuelo, seria feo perder a la persona que amas y
un vuelo el mismo día.- su tono es sarcástico y molesto

-Haruka.- pero la rubia ni se inmuta ante el reproche de Michiru

-Chiru debes aprender a domar a tu rubia, en cuanto a la persona que amo...ahhh no puedo decir
que la pierdo si nunca la tuve....aunque tuve la oportunidad de ver, tocar, sentir ciertas cosas de
Chiru- se queda imaginando a Michiru desnuda y con la baba colgando-ujum.-

Haruka abraza con mas fuerza a Michiru y le lanza una mirada furica

-Perla vas a perder el vuelo si sigues pelando con Haruka.-

-Vale, vale...disculpa me quede pensando...así ya recordé...son 2 cosas que quiero decirte y escucha
bien por que no repito-

-Te escucho.-

-Primero...te lo advertí hace unos momentos lágrima que derrame Michiru por tu culpa, te busco
donde quieras que te encuentres, así estés afuera de este planeta te busco y supongo que ya sabes
lo que pasaría, pero por si las dudas te lo recuerdo: lagrima que ella derrame, golpe que te daré
hasta que me canse-

-Si me dejo, pero eso no va a pasar.-

-Segundo...no la abraces tan fuerte que la puedes lastimar, además no creo que ella se te valla a
escapar con la primera persona que vea...¿cierto Chiru?- lo dijo de forma coqueta y con un guiño
con el ojo

-Disculpa pero nunca le ha molestado la forma en que la abrazo.-

-Pasajeros del vuelo 772 con destino a Sídney favor de abordar por la puerta 2.-

-¿En verdad?, parece como si la trataras como objeto, pero bueno ese ya no es asunto mío...Chiru
cualquier cosa me puedes buscar en Australia, luego te paso mi dirección y numero por cualquier
cosa (le dice coquetamente)...es hora de que me valla-

-Si ya se te esta haciendo tarde.-

-Gracias Perla y por favor te cuidas mucho.-

-Un gusto haberte conocido....espero poder volver a tocar contigo....lo hare Chiru no te preocupes,
en cuanto a ti...olvídalo....Chiru en verdad espero verte pronto-

(Claramente Haruka queda en tercer plano para la flautista)

-Espero que te vaya muy bien en Australia y puedas ser feliz allá.-

-Si lo mismo digo yo que seas feliz y te quedes por allá.-

Ignora olímpicamente el comentario de la rubia.


-Tú mejor que nadie Chiru sabes que mientras yo haga música soy feliz.-

-Que bueno que solo necesitas eso, pero si no te vas ya se va el avión.-

-Haruka deja de ser grosera.-

-Que ella empezó cuando te beso.-

-¿Tienes algún problema? y escucha a la dama, deja de ser grosera...bueno me voy, te cuidas Chiru
y controla a tu Pucca, perdón Ruka, sopórtala y si no la aguantas ya sabes por donde buscarme-

Hasta la vista Chiru... Pucca-

-jajajaja ya parecen niñas pequeñas.-

-Ella que hasta el nombre me cambia, yo soy totalmente inocente.-

-Claro...sobre todo tu...hasta la vista Chiru...bye Pucca-

-Mira que si sigues igual yo también te puedo cambiar el nombre y no te va a gustar.-

-Ya dejen de pelear las dos, créeme no te va a gustar, mejor no provoques la ira de Haruka.-

-No te metas Chiru..esto es entre ella y yo-

-No le digas que hacer, ella puede meterse en lo que quiera ¿Quién te crees para darle ordenes?-

-Oohh pero que estoy viendo, Pucca necesita ayuda...jajaja que divertido-

Suelta a Michiru y se le acerca peligrosamente

-Creo que vas a perder mas que el vuelo.-

-No me interesa el vuelo, puedo conseguir otro-la encara, sin miedo alguno –además no se por que
tu preocupación de que me valla-

-No ahora te quedas pero en el hospital.- Michiru se interpone.

-No Haruka, Perla solo bromea.-

-Chiru no intervengas, si me quedo en el hospital me quedo contigo.-

-Eso si que no, Michiru no es enfermera de nadie.- Michiru sigue en medio de las dos.

-Perla por favor ya no la provoques.-

-A ver Tenoh, anda no te detengas-

-Pasajeros del vuelo 772 con destino Sidney, última llamada para abordar por la puerta dos.-

-Michiru hazte a un lado.-

-No Haruka no lo permitiré, solo te esta provocando y tu estas cayendo.-

-Haz caso Michiru y hazte a un lado-

-No lo hare, si no te vas ahora perderás el avión, por favor ya deja esto por la paz, te lo suplico.-
-¿Te importa mas el avión?- dice con un suspiro -esta bien Chiru solo porque odio que la gente
suplique-

-Hay que considerada.-

-Ya Haruka no continúes.- se dirige a la chica. - Esto es ridículo, la buscas nos unes ¿y ahora esto?-

-Que malagradecida eres Pucca, todo el numerito que monte para hablar contigo y mira, sales con
tus mesnadas, rubia tonta-

-Gachupina engreída y mala perdedora.-

-Pucca celosa-

-Y tu ¿que? ¿muy Feliz de verme con Michiru?.-

-¿Acaso estoy mostrando mis celos con rabietas como tu?, por lo menos yo si pienso en Michiru y si
estoy feliz de verla contigo porque se que eso la hará feliz, aunque dudo que tu lo hagas pero eso
quiere ella, no me meto, aunque ya me metí con ella de mas-

-¿Quien empezó con los insultos, cambios de nombre y esas cosas? no fui yo, si alguien aquí esta
enojada porque la dejaron eres tú.-

-¿Me dejaron?..Chiru ¿quien termino con esto?-

-Las dos, fue decisión de las dos, pero porque sabes a quien amo en realidad.-

-Ahí esta, fue cosa de 2, de pareja...en ese entonces, además yo no te insulte primero..tú empezaste
con tus groserías-

-Eso no es verdad, solo te avise que tu vuelo salía y ¿que crees? esta por partir en 2 minutos y ya te
dijo Michiru a quien ama.-

-Bien por el vuelo-

-Si Perla mejor vete ya, te aseguro que estaré bien y créeme Haruka es una buena persona.-

-¿Segura?, esta bien te dejo...dudo eso de Haruka pero bueno- se acerca y le vuelve a dar un beso
en los labios - te cuidas-

-Perla no lo vuelvas a hacer o esta vez no será Haruka la que cometa una locura.-

-Te salió lo pija, vale me voy antes de que una catástrofe ocurra- antes de irse deja su maleta de
mano en le suelo e intenta darle un golpe a Haruka pero como es muy rápida le diete la mano y
dobla un poco su muñeca, Perla hace una mueca de dolor.

-Ni se te ocurra intentarlo de nuevo y aprende a ser buena perdedora.- no la suelta y ejerce una
mayor presión, por lo que la flautista le da un pisotón para que la suelte y lo logra.

-Auch eso dolió, mala perdedora.-


Se soba un poco la muñeca -Ya me voy, Michiru cuídate y controla a la fiera que tienes al lado, mira
que lastimo mi herramienta de trabajo.- toma su maleta y se va en dirección a la puerta dos, sin dar
oportunidad a la chica de decir algo.

Haruka se soba el pie -¿Cómo la aguantaste con ese carácter, es mas como pudiste si quiera ser su
amiga?-

-Realmente es una buena persona, pero es lógico que no te quiera a ti, después de todo tu me
robaste el corazón, eso debe dolerle aun y vernos juntas no debió ser agradable, perdóname por el
mal momento que te hice pasar sin querer.-

-¿Y crees que para mi fue agradable ver como te besaba? Sobre todo sabiendo que no era la primera
vez.-
-Lo se y lo siento, pero tal vez no fue la primera vez pero si la última, mis besos son solo tuyos y te
compensare con creces estos años lejos.- se gira para rodear su cuello con sus brazos y darle un
apasionado beso.

-Es un buen inicio para compensarme ¿nos vamos ya?-

-Si por supuesto vámonos.-

-En vista que no comimos nada en la dichosa reunión esa ¿quieres ir a cenar?- van caminando en
dirección a la salida, la chica va colgada del brazo de la rubia.

-Si tienes hambre vamos.-

-¿A dónde te gustaría ir?-

-Contigo cualquier lugar es bueno.- recarga su cabeza en el brazo de su acompañante.

-Supongo que estando tantos días en Valencia ya fuiste al Ca Sento ¿te gustó?-

-La verdad no he ido, Perla quería que cenáramos ahí el mismo día que fuiste con tus amigos y no
sabia como enfrentar la situación si nos veíamos ahí así que le dije que no y a todas sus peticiones
de salir y mostrarme Valencia.-

-Si que somos un par de tontas, yo tampoco aceptaba las invitaciones a salir por temor a toparme
contigo y no saber tu reacción, nunca me habría imaginado que estábamos en el mismo hotel, yo
metida ahí siempre, era mas probable que te viera ahí que en otro lugar.-

-Bueno no solo en el mismo hotel, también en el mismo piso, nosotras ocupábamos la otra suite
presidencial del cuarto piso.-

-Vaya todavía no entiendo como fue que no nos encontramos antes.- llegaron hasta donde el sitio
de taxis de la terminal aérea y suben a uno, Haruka le indica a donde ir.

-Bueno tome mis precauciones cuando supe estábamos en el mismo piso.-

-Muy buenas por lo visto, ¿no querías verme?-


-Claro que quería, pero no me atrevía después de cómo me porte no tenia ni el valor para verte a la
cara.-

-Bueno ya pasó todo eso, lo mejor es dejarlo en el olvido.-

Llegaron al restaurante después de varios minutos, el trayecto fue silencioso pero no incomodo.
Haruka ayudo a Michiru a bajar del auto y le pago al taxista.
Entraron al restaurante y el capitán de meseros las condujo a su mesa, les entrego las cartas y se
retiro.
-Como tú ya viniste ¿Qué me sugieres?-

-A mi me gustó mucho la Romana de verduras con romesco la salsa es muy rica y para continuar la
cigala en costra de sal y para acompañar podría ser un vino español….mmmmm… creo que el Gran
Torelló Brut Nature estará bien.-

-Me gusta tu elección.-

Haruka le hizo una seña a un mesero que se acerco a tomar su orden.

-Haruka muchas gracias por darme otra oportunidad.-

-No tienes nada que agradecer, la oportunidad es para las dos, espero que estabas si podamos ser
felices como te lo prometí alguna vez.-

Toma una de sus manos que esta sobre la mesa

-Se que lo seremos, esta vez no solo tu lucharas por eso.-

Haruka le responde con una sonrisa y el mesero llega con su pedido, mientras comen las dos platican
de lo que han hecho en ese tiempo, claro la violinista deja el tema de Perla a un lado y la corredora
no se preocupa por sacarlo a flote.

-¿Vas a querer postre?-

-No gracias ya fue demasiado, como siempre tienes un gusto excelente.-

-Claro estoy con la mujer más hermosa del planeta.-

-Y yo con la mas maravillosa.-

-Eso lo pongo en duda.-

-¿Por qué?-

-Trataste de encontrar a alguien mejor y no se hasta donde llego esa relación.-

-¿A que te refieres hasta donde llego esa relación?-

- A que tan lejos llegaste con Perla ustedes…. olvídalo es un tema delicado y me estoy metiendo en
tu intimidad, disculpa.-
-No te disculpes y mi relación con Perla no llego al nivel de vivir juntas pero si al de pasar uno que
otro fin de semana en su departamento y compartir habitación en las giras con la orquesta y en las
que hacíamos solas acompañando una a la otra o en dueto.-

-Creo que no debí preguntar.-

-Y yo no debí responder pero creo tenias derecho a saber y si te arrepientes de seguir conmigo lo
entenderé.-

-No, no me arrepiento, pero…. aaaahhh que difícil, me cuesta reconocer que …. olvídalo.-

-No dime, ¿que no es fácil admitir, que estuve con otra persona? Supongo que eso debe molestarte
y mucho tú me fuiste fiel todo este tiempo y yo….-

La corredora la interrumpió.

-No es molestia, no tenias porque serle fiel a alguien que ya no era tu pareja pero no puedo evitar
sentir… celos.-

-Pero no tienes porque sentir celos.-

-No lo puedo evitar, no cuando se que alguien mas te toco, te beso, te amo y me pregunto si habrá
sido mejor que yo.-

-No hay punto de comparación cada persona es diferente, pero igual nunca me pude entregar
completamente, en mi mente siempre estabas tu y el deseo de que fueras tu quien me tocaba,
besaba y amaba y créeme que ella lo noto.-

-Mejor olvidamos todo esto, ¿pedimos la cuenta y nos vamos?-

-Si claro, como quieras.-

Haruka llamo al mesero para pedir la cuenta, pago y ambas salieron del establecimiento y
empezaron a caminar en busca de un taxi, la chica tomo la mano de la corredora que estaba un poco
distante y distraída en sus pensamientos al terminar la última conversación.
–Haruka ¿en que piensas?-

-¿Eh?, Perdón, no es nada, me distraje con la luz de la luna, brilla intensamente esta noche.-

-Dime la verdad ¿es por le que acabamos de hablar cierto?-

-No, ya te dije que es mejor olvidar ese tema, aunque me dio un fuerte pisotón y me cambio el
nombre.- la corredora trataba de disimular su malestar.

-Perdón no quise que pasaras por todo eso.-

-No te preocupes, por fortuna ya paso, ahora esta rumbo a Australia, muy lejos de aquí.-

-¿Tu decisión de seguir conmigo habría cambiado se ella se hubiera quedado en Europa?-

-No, no habría cambiado, quiero estar contigo, ser felices juntas aunque no se si hubiera soportado
saber que pasaban tanto tiempo juntas en la orquesta, ya se que solo se presentaban con la
sinfónica de París de vez en cuando, pero los ensayos son largos y ahora también sales de gira y yo
no podré acompañarte siempre.-

-¿No confías en mi?-

-En ti si, en quien no confío es en ella y no me puedes culpar después de lo que hizo en el
aeropuerto.-

-Me tomo por sorpresa nunca se había comportado así, pero tampoco podía reprocharle después
del daño que le hice y lo mucho que me ayudo, yo no habría tenido el valor de buscarte.-

-Si debo reconocer que no cualquiera busca al verdadero amor de su ex para que sean felices ¿Por
qué eso soy verdad? tu verdadero amor.-

-Claro que lo eres, te amo Haruka, como jamás imagine se podría amar a alguien, pero te siento
insegura, tu no eras así.-

-Las cosas no pasan en vano y creo que mi exceso de seguridad no fue bueno para nuestra relación,
me confié demasiado y te perdí no…

-Eso no es verdad nunca me perdiste porque nunca deje de ser tuya, tal vez no estuvimos juntas
este tiempo en cuerpo, pero mis pensamientos y alma siempre estuvieron contigo y creo lo estarán
el resto de mi vida, Perla me enseño un amor tierno y no niego que acepte darnos la oportunidad
porque se parece a ti en algo muy importante.-

-¿De verdad, en que?-

-Que se entregan sin reservas y con gran intensidad.-

-Ya veo, si trate de entregarte todo de mi, pero algo me falto, no si no, no hubieras roto nuestra
relación así, ¿segura que es a mi a quien amas?-

-Si Haruka estoy muy segura, ahora eres tu la que duda de mí y tienes razón en desconfiar, después
de lo que te hice.-

-Perdón no quiero desconfiar pero ya antes creí que todo iba bien y me equivoque no quiero
cometer el mismo error, no soportaría que me dijeras que te equivocaste y que quieres..

La chica la beso con un profundo amor, sin prisa con calma, dejándole saber todo lo que sentía en
ese beso, se separo de ella la miro directo a los ojos

–Veme fijamente, después de ese beso y lo que ves en mi mirada ¿me crees? ¿me crees que te amo
con locura?-

La corredora se quedo viéndola a los ojos, empezó a perderse en esos océanos que parecían llenos
de calma y amor, pero también desesperación, la misma que ella sintió cuando la violinista no le
creyó.

-¿Qué me dices, me crees, tendremos esa segunda oportunidad?-

-Si te creo y claro que tendremos esa segunda oportunidad nos la merecemos lo que mas deseo es
ser feliz a tu lado para siempre.-
Le da un tierno beso que interrumpe porque por fin pasa un taxi y le hace la parada. Abre la puerta
y deja entrar a la chica primero, le dice al chofer cual es su destino, después de pocos minutos llegan
al hotel, las calles estaban tranquilas a esa hora, la exitosa piloto ayuda a bajar a Michiru, paga el
taxi y le ofrece el brazo para ir a su hotel, llegaron al ascensor para llegar al cuarto piso, al abrirse
las puertas la rubia deja salir a la chica primero.

-Bueno ya estamos en el hotel en el cuarto piso y ¿ahora tu suite o la mía?- le pregunto una muy
picara violinista en cuanto su amada piloto salió del elevador.

-Esteee…. Creo que mejor la mía, no me sentiría a gusto en la habitación que compartiste con Perla,
además mi suite también tiene magnifica vista al mar, por cierto ¿Cuándo tienes que irte de
Valencia?-

-Pues se supone que ayer dimos nuestro último concierto y debíamos seguir la gira por España, pero
ahora que Perla se fue no se, tengo que hablar con la persona que nos contrato y saber en que
términos quedo el contrato, pero debíamos partir pasado mañana a Madrid y ¿tú?-

-Yo tengo que regresar pasado mañana a Maranello con el resto del equipo, para seguir con los
entrenamientos, después de la última carrera el jefe del equipo no quedo muy contento.-

-Pero ¿Por qué? Ganaste la carrera, eso fue lo que escuche.-

-Si la gane, pero con un margen muy pequeño y me desconcentre en una de las curvas, es que no
podía estar concentrada sabiendo que estabas en la misma ciudad y además a tu ex se le ocurrió
invitarme a esa cena el día anterior en al noche, la cabeza me daba vueltas, ni siquiera se presento,
solo toco a mi habitación, me dio la invitación y me dijo que era asunto de vida o muerte que fuera,
que si no lo hacia me arrepentiría el resto de mi vida y se fue corriendo sin dejarme decir palabra
alguna, cuando vi para que era la invitación inmediatamente pensé en ti y bueno me distraje en una
curva que casi me cuesta la carrera y un accidente.-

-¡UN ACCIDENTE!-

-Tranquila, hubiera sido uno pequeño de no mayores consecuencias, pero el jefe es muy estricto,
sobre todo porque para el próximo año viene una nueva escudería que trae innovaciones en el
auto.-

-De todas maneras me da miedo que te pase algo, esos accidentes pueden ser realmente graves.-

-No te preocupes llevo casi 5 años como profesional, no pasa nada, mientras no me distraiga claro
y no acostumbro distraerme fácilmente, solo cuando pienso en cierta personita.-

-Bueno…si… este…. Esta bien lo confieso soy culpable, pero ¿qué te parece si mejor seguimos
platicando en la habitación?-

-Si tienes razón estaremos mas cómodas ahí.-

Caminaron a la puerta de la habitación, la rubia abrió la puerta y dejo pasar a la chica, van hasta el
salón de la suite le indica que tome asiento donde guste, se quito el saco y lo dejo en el brazo del
sillón.
-¿Quieres tomar algo?-

-No muchas gracias.-

-Voy por un refresco.- saco uno del mini bar y se sentó en el sillón junto a donde estaba la chica y
dejo el refresco en la mesa de la esquina.

-Me muevo de lugar para que quedes junto a la mesa y a mi.-

-No te molestes así esta bien.- tomo de nuevo el refresco y le dio un sorbo.

-¿No quieres sentarte junto a mi? Estas muy distante desde que salimos del aeropuerto.-

-En serio, lo siento no me había dado cuenta, perdón.- bajo la mirada como tratando de descubrir
algo extraordinario en la botella que tenia entre sus manos, la chica se levanta le quita la botella de
las manos la pone en la mesa de la esquina y se sienta en la piernas de la corredora viéndola
directamente a lo ojos, la rubia se sorprende ente tal acción.

-Por favor mírame y dime que te pasa, te siento incomoda y demasiado pensativa.-

-Lo siento, solo pensaba en que de todas formas tendremos que separarnos, tu sigues viviendo en
París y yo no podre mudarme por lo menos hasta que termine mí contrato y no sería justo pedirte
que lo hicieras, aunque no es fijo aun tocas en la orquesta y en las giras.... bueno tu mamá no conoce
a nadie en Italia y lo mas seguro es que se quedara sola se que eso no te gustaría y también están
las exposiciones, se que ya tienes fama mundial y que también expones tus obras en galerías de
varias partes del mundo y si mal no recuerdo tienes una invitación en Nueva York.-

-¿De verdad es eso lo que te preocupa, no tienes dudas sobre lo nuestro? Y ¿Cómo sabes lo de
Nueva York?-

-No tengo dudas, se perfectamente lo que siento, lo se desde la primera ves que me perdí en tu
mirada y creo sigo perdida en ella y claro que eso me preocupa, pasado mañana tomaremos vuelos
a ciudades diferentes, no se si tu a Madrid o París pero la que sea esta lejos de Italia y no puedo
hacer nada para retrasar el mío, después de estar dos días contigo no se como le voy a hacer para
despedirme y menos sabiendo que no se cuanto tiempo pasara para volverte a ver ¿no haz pensado
en eso, no te preocupa? Y lo de Nueva York lo se por que Andréanne lo comento en su última visita,
no me hablaba mucho de ti, pero no le agradaba la idea de que fueras a la gran manzana, no le gusta
mucho ese país.-

-La verdad no había pensado en nada de eso, estaba tan emocionada por estar a tu lado de nuevo
que no pensé en nada más, pero no nos adelantemos, déjame ver en que condiciones quedo el
contrato, si Perla pudo rescindirlo para irse a Sídney tal vez yo pueda hacer lo mismo para irme
contigo a Maranello, la gira debía durar 3 semanas mas, ya que no solo era por España, así que
podría tomar esas tres semanas contigo, solo le avisaría a mi mama, porque seguro se entera se
cancela la gira.-

-Pero primero tienes que checar lo del contrato, no vaya a ser que te penalicen por no cumplirlo.-

-No me importa que me penalicen, he trabajado mucho estos años sin tener vacaciones, ya es justo
que me de un gusto ¿y que mejor que con el amor de mi vida?- le da un beso muy apasionado a la
rubia que tarda en reaccionar un poco pero lo responde de la misma manera, el beso se iba
alargando, como queriendo recuperar el tiempo perdido, la corredora cargo a al chica y la llevo al
cuarto, entre besos que cada vez eran mas apurados, la recostó delicadamente en la cama sin dejar
de besarla, la violinista le empieza a desabrochar la camisa a la rubia sin dejar de besarla, pero la
joven piloto se levanta de la cama, cortando el beso.

-¿Que paso Haruka?-

-Lo siento Michiru, no se que me paso, no se que me pasa.-

Capitulo 30

En Japón

-Por fin Yami pude conseguir una cita con Kasumi Kaioh, acaba de regresar de un exitoso viaje de
negocios por China, si logramos esta sociedad las empresas Kaioh tendrán presencia en todo el
mundo.-
-Felicidades Akito se que lograras esa sociedad, pero ¿Cómo conseguiste una cita tan rápido?-
-Le dije que nuestra hija conoce muy bien a su sobrina.-
-Pero ¿no se supone que no tienen tratos con ella y su madre?-
-Eso era hasta que se volvió famosa, ahora es reconocida en toda Europa y Asia y corre el rumor de
que presentara sus cuadros en una galería de Estados Unidos, donde también la conocen por sus
composiciones.-
-Pero nuestra hija ya no esta con esa muchacha desde hace tiempo.-
-Lo sabemos tu y yo no Kasumi Kaioh, ya veremos como las reunimos de nuevo.-
-¿Eso es necesario?-
-Si, por el momento nos reuniremos pondremos las cartas sobre la mesa, pero estoy seguro que
querrá que nuestra hija convenza a su sobrina para que vea a la familia.-
-Pero antes hay que convencer a esa jovencita para que regrese con Haruka o no tendrá influencia
sobre ella.-
-Lo se, pero de eso encárgate tú, lo hiciste muy bien con Junko Komiyama y ya ves, nos ha ido
excelente en Norte América gracias a esa alianza, pronto nos consolidaremos y ya no será necesaria
esa alianza, los negocios en Europa también van en aumento, esa sociedad que firmo tu hija con la
empresa alemana fue de lo mejor.-
-Es cierto, pero con Junko fue fácil, tiene un carácter dócil, pero esa tal Michiru no es así, fuiste
testigo de cómo nos hablo las veces que fuimos a visitar a nuestra hija a París, no se queda callada.-
-Lo se, pero aceptémoslo, nuestra hija es muy guapa y heredo lo mejor de nosotros, además del
carisma Tenoh, es irresistible, la prueba es todas las fans que tiene alrededor del mundo, las carreras
de autos no son un deporte que llame mucho la atención de las jovencitas y no se pierden una
carrera de ella.-
-Si además tenemos a nuestro favor que Haruka sigue encaprichada con esa niña, así será mas fácil,
ella podrá ayudarnos.-
-Pero mujer sabe que a nuestra hija no le interesan los negocios y no creo que quiera ayudarnos.-
-No lo va a hacer consiente, solo hay que reunirlas y que nuestra hija se encargue de lo demás.-
-Ese es un buen plan, pero ¿y si la niñita Kaioh sigue sin querer regresar con ella?-
-¿No fuiste tu el que dijo que nuestra Haruka es irresistible? Se que lo lograra sobre todo ahora que
no esta Junko en medio de las dos, pero tengo que investigar en que lugar pueden coincidir, o hacer
que la muchachita esa de un concierto o haga algo en Maranello y que Haruka asista.-
-Bueno querida lo dejo todo en tus manos, me voy a arreglar para ir a la cita con Kasumi Kaioh.-
-Si querido no queremos que llegues tarde a esa reunión.-

Akito se fue a bañar y se arreglo impecablemente con un traje azul marino, camisa blanca, corbata
vino, con mancuernillas y fistol a juego y zapatos negros perfectamente boleados.
-Te ves muy bien querido.-
-Gracias, espero regresar con ese contrato de sociedad firmado.-
-Se que lo lograras querido tienes el encanto Tenoh y nuestra hija es nuestro as bajo la manga.-
-¿Ya investigaste lo que necesitas para reunir a ese par?-
-En eso estoy, al parecer la sobrina de Kasumi esta de gira con otra persona, solo tengo que
investigar donde serán las próximas carreras de Haruka para saber donde se pueden ver o contactar
a alguien en Maranello para que lleve de gira a la niñita esa por Italia y hacer que nuestra hija la
vea.-
-Bien, suerte con eso, quien iba a decir que después de todo esa jovencita nos seria útil y más aun,
que los degenerados gustos de tu hija nos iban a ayudar a hacer muy buenos negocios.-
-También es tu hija y bueno después de las vergüenzas que nos ha hecho pasar por lo menos una
compensación con estos buenos contratos.-
-Si ya se que también es mi hija, pero en fin, al menos algo bueno ha salido de esta penosa situación,
me voy ya, no quiero llegar tarde.-
-Suerte, con esto el poderío Tenoh crecerá como la espuma, solo nos faltaría que Haruka se enamore
de una Africana y Australiana para tener presencia en todo el planeta.-
-Mejor no querida, además África no me interesa, ahora si me retiro, suerte con la misión que
tienes.-
-No te preocupes, esa jovencita estará al lado de Haruka muy pronto y no solo eso, también la
convencerá de regresar a ver a su familia.-
-Confió en ti y tus habilidades, aunque nunca haz podido con nuestra hija.-
-Porque no usaba las tácticas correctas, es más sensible y sentimental de lo que aparenta, es por ahí
por donde tengo que llegarle.-
-Espero que te de resultado, por lo pronto logre esa cita y si no me voy ya llegare tarde.-
-Si ya vete.-

Minutos después en las oficinas del corporativo Kaioh


Akito Tenoh sale del ascensor que lo llevo al decimo octavo piso del imponente edificio de cristal, al
centro del piso ve un elegante escritorio semi circular y una sala de espera frente a el, con tres
sillones amplios y una mesa de centro con algunas revistas de negocios encima, se acerca donde
esta la que parece ser la recepcionista del lugar.

-Buenos días tengo una cita con Kasumi Kaioh.-


-¿Cuál es su nombre?-
-Akito Tenoh.-
La Srita. Checa una agenda.
-Tome asiento, le avisare a la Sra. Kaioh que usted llego.- toma el teléfono y marca dos teclas, para
comunicarse con su una de sus jefes.
Akito tomo asiento y comenzó a ojear una de las revistas, después de 15 minutos escucho que lo
llamaban.
-Sr. Tenoh puede pasar, es la oficina al fondo a la derecha.-
-Gracias.-
Llego a la oficina y toco a la puerta de ébano negro, escucho una voz dulce que le indico entrara.
-Buenos días, soy Tenoh Akito.-
-Buenos días ya se presento por teléfono, tome asiento y dígame para que quiere hablar conmigo.-
-Bien me gustaría hacer una sociedad con sus empresas.-
-Si he escuchado de las suyas y como han prosperado en América y Europa, pero lo cierto es que
por el momento no nos interesa una sociedad, el corporativo Kaioh ya tiene presencia en esos
lugares y no nos es necesaria una sociedad.-
-Mire tal vez podamos llegar a un arreglo que sea conveniente para ambas empresas, se que su
corporativo es muy fuerte, pero el mío tiene alianzas estratégicas con varias empresas Europeas,
nunca esta demás tener mayor presencia.-
-Eso podemos lograrlo sin la necesidad de una alianza con su empresa, claro que por teléfono usted
menciono algo que me interesa, su hija conoce a mi sobrina.-
-Así es.-
-¿Qué tan bien la conoce?-
-¿No tiene mucho contacto con su sobrina verdad?-
-Acabo de regresar a Japón viví muchos años en China y estuve viajando por Corea haciendo
negocios, no he tenido mucho tiempo de contactarla, pero me interesa tener una charla con ella y
claro presentarla ante la sociedad japonesa como la Kaioh que es.-
-Pero al parecer tiene problemas de comunicación con ella.-
-Digamos que tal vez necesite la ayuda de su hija, para acercarme mas rápido a Michiru.-
-Bueno tal vez yo necesite esa sociedad con ustedes.-
-Bien creo que podemos hacer un trato, pero tendrá que ser bajo mis condiciones, ¿Qué dice?-
-Veamos cuales son sus condiciones.-
Kasumi se levanto y fue a buscar unos documentos, Akito no vio la sonrisa triunfal que se dibujo en
su rostro.

En Valencia en la suite Malvarrosa

Una confundida Michiru se levanta de la cama y camina hacia Haruka, tomo su cara entre las manos
obligándola a verla a los ojos.
-¿Qué pasa, dímelo?-
-No se Michiru, de verdad no lo se, tal vez no me hago a la idea de que esto sea real y menos por
como se dieron las cosas.-
-¿A que te refieres con a como se dieron las cosas?-
-A que tenia que ser precisamente tú ex quien nos reuniera.-
-¿Te molesta mucho que estuviera con otra persona, es eso no?-
-No es que me moleste pero nunca imagine que pasaría, no estaba lista para algo así, fue demasiada
información, para una noche.- bajo la mirada antes de terminar la frase.
Michiru la soltó
-Lo siento, creo que lo mejor será que me vaya a mi suite y que mañana hablemos con calma, piensa
muy bien si quieres regresar conmigo o no, la decisión que tomes la entenderé y ..
Fue interrumpida por un largo beso, estaba tan concentrada en lo que decía que no noto cuando la
rubia la tomo de la cintura y la jalo hacia ella, se separo de la chica para verla fija y firmemente a los
ojos.
-No tengo nada que pensar, quiero estar contigo el resto de mi vida, no podría separarme de ti de
nuevo.- la volvió a besar pero con mas pasión y con un abrazo mas fuerte que dejo sus cuerpos
prácticamente fundidos.
-No se… aun no me convences, de estar segura.-
-¿Ah no?- volvió a besarla mientras sus manos comenzaron a quitarle el vestido a la chica, que
pronto comenzó a terminar de desabrochar la camisa par deslizarla por los hombros de la corredora
y dejar que callera al suelo, claro antes desabrocho la faja, que también cayo irremediablemente,
cuando la corredora desabrocho el cuello y cierre del vestido este también cayo al suelo, los besos
continuaban mientras caminaban en dirección a la cama de nuevo y la violinista desabrochaba el
pantalón de la corredora que se quitaba los zapatos, las dos cayeron en la cama rendidas ante el
embrujo de la pasión y el deseo desenfrenado, la velocista comenzó a besar el cuello de la chica
mientras con sus manos baja sutilmente por los hombros desnudos de la violinista cuyas manos
acariciaban la espalda de abajo hacia arriba hasta que sus dedos se perdieron entre los rubios
cabellos de la velocista, para bajar de nuevo por su espalda y desabrochar el brasier que dejo a
medio quitar, la joven piloto regreso a los labios de la chica, se separo y la miro fijamente a los ojos,
por un momento la artista pensó que la rubia se arrepentiría, pero a cambio de eso recibió una gran
sorpresa
–Tu mirada no ha cambiado, sigo viendo lo mismo que vi la última vez que estuvimos juntas.-
-Por que nunca deje de amarte.-
La beso con desesperación, la abrazo con fuerza y rodeo su cintura con las piernas, no la dejaría
escapar esta vez, no después de esperar tanto para tenerla como la tenía en ese momento, la
corredora correspondió el beso con pasión pero sin tanta prisa, quería disfrutar cada segundo,
saborear cada milímetro de esos labios que tato había añorado, el beso se alargo hasta que tuvieron
que tomar aire, la corredora entonces inicio a besar cada centímetro del torso desnudo de la chica
mientras esta terminaba de quitar la prenda interior superior de su amante, la rubia jugo un poco
con su lengua en el ombligo de la violinista para luego recorrer con la lengua un camino desde el
abdomen hasta el pecho de la joven, delineando ambas pezones provocando un gran placer en la
chica que acariciaba la nuca de la velocista cuyas manos recorrían cada milímetro de la piel de su
amada como queriendo re-descubrirla, la chica dejaba escapar uno que otro gemido que después
fueron callados por besos apasionados, las manos de la rubia hacían lo que segundos antes hacia su
lengua, provocando cada vez una mayor excitación en la joven artista que acariciaba sutilmente la
espalda y cabeza de su amante, para después bajar a su cintura y empezar a quitar la última prenda
de la velocista que empezó a hacer lo mismo sin dejar de besarla, fue difícil tarea para ambas ya que
no dejaban de besarse, la chica aun temía un arrepentimiento de última hora, al cabo de unos
minutos ambas prendas salieron volando, la chica volvió a rodear posesivamente la cintura de la
rubia, los besos y las caricias seguían, sus intimidades se juntaron y comenzaron con un vaivén de
caderas haciendo el rose cada vez mas placentero, la joven artista besaba el cuello de la rubia hasta
llegar a la oreja y darle un pequeño mordisco, provocando una mayor excitación, mientras sus
brazos la acercaban mas a ella, lo joven piloto besaba los hombros de la chica, ambas dejaban salir
uno que otro gemido de placer o algún monosílabo, su ritmo aumentaba cada vez mas, sus
corazones se aceleraban y su respiración se agitaba mas con cada movimiento, con cada rose, en un
instante sus miradas coincidieron, con solo verse supieron que ambas querían mas, se dieron un
beso apasionado, profundo lleno de amor, despegaron un poco sus cuerpos y dejaron que la manos
de una recorrieran el cuerpo de la otra hasta llegar a un mismo lugar, el paraíso que ambas
anhelaban tiempo atrás, llegaron a la intimidad de la otra, acariciándola lenta y suavemente como
tratando de redescubrir a la otra, de una forma tan sutil que era verdaderamente excitante, los
suspiros no se hicieron esperar y los besos tampoco, pronto el cuerpo de una le pidió mas a la otra
viceversa, sus dedos comenzaron sus intromisiones, la cuales fueron aumentando el ritmo con
forme pasaba el tiempo, las dos habían esperado mucho tiempo para sentir así a la otra, el memento
no solo era placentero, era una verdadera expresión de amor en toda la extensión de la palabra, al
cabo de unos minutos y en una perfecta sincronía ambas llegaron al orgasmo, dejando salir un
sonoro gemido de placer y satisfacción, sus respiraciones seguían agitadas, la rubia acaricio la cara
de la chica que hasta ese momento abrió los ojos para encontrarse con dos esmeraldas que la veían
fijamente, reflejando todo el amor y ternura que sentía en ese momento por ella, correspondió a la
caricia con una suave y sutil que recorrió la mejilla de la corredora para llegar a sus labios donde
obtuvo como respuesta un beso en los dedos, el cual fue correspondido con una sonrisa, sus
respiraciones comenzaban a regularizarse pero su corazón seguía desbocado, dejaron la mirada fija
en la otra diciéndose mil y un cosas, después de unos minutos la rubia rompió el silencio, pero no el
contacto visual.

-Michiru… yo…yo… te amo como no tienes idea.-


La chica se sorprendió ante tal declaración, lo cual demostró con su expresión, no esperaba que su
amada piloto le dijera esas palabras y menos después de todo lo que había pasado entre ellas, ya se
había resignado a no escucharlas pero a si a sentirlo, a comprobarlo con sus actos y su mirada.
-Haruka…nunca creí que…
Lo dedos de la rubia no la dejaron terminar.
-Debí decirte antes todo lo que sentía y siento, yo te amo desde la primera vez que te vi, tu mirada
me cautivo, hipnotizo, me perdí en ella y para siempre, no creo poder sentir algo tan fuerte como
lo que siento por ti por alguien mas.-
-Haruka no es necesario que me lo digas…
-Antes no te parecía así.-
-Lo se, fui muy insegura y tonta al alejarte de mi, la verdad siempre supe lo que sentías por mi, pero
me daba miedo, sentía que era demasiado bueno para pasarme a mi precisamente a mi.-
-¿Por qué era tan imposible que te pasara a ti?-
-Porque siempre creí que el amor no estaba hecho para mí y menos uno tan grande como el que me
demostraste, fui muy insegura y quería que me lo confirmaras con esas dos palabras, en lugar de
confirmarlo en tu mirada.-
-Mereces aun más, espero que esa inseguridad quede atrás, pero de todas formas quiero decírtelo
y no solo demostrártelo, te amo Michiru Kaioh.-
-Y yo a ti Haruka te amo con todo el corazón, con todo mí ser.-
Se dieron un beso tierno y amoroso, la rubia se recostó al lado de la chica, la cual volteo para
recargar su cabeza en el hombro y pasar su brazo por la cintura de la corredora, ambas estaban en
silencio, sintiendo el calor de la otra, igual que hace mas de dos años como si el tiempo no hubiera
pasado, ninguna se atrevía a cerrar los ojos y dormir por miedo a que todo solo hubiera sido un
sueño del que no querían despertar, pero Morfeo fue mas fuerte y el cansancio de las emociones
vividas en el día hizo que poco a poco ambas cayeran rendidas en los brazos del dios del sueño.

Al otro día la violinista despertó sintiendo las cálidos brazos de Haruka rodeándola, abrió los ojos y
vio el rostro apacible de la rubia, se veía realmente angelical dormida, se sintió feliz de no haber
vivido un sueño, era real, estaban juntas de nuevo, trato de ver el reloj sin despertarla, pero el
movimiento aunque sutil, hizo que la corredora se despertara un poco, abrazándola con mas fuerza,
mientras abría perezosamente un ojo.

-Buenos días amor ¿Cómo dormiste?-


-Como no lo hacia en mas de dos años ¿pero a donde querías escapar?-
-A ningún lado, solo quería ver la hora.-
-¿Y la viste?-
-No, me lo impediste.-
La soltó un poco
-¿Y que hora es?-
La joven artista se incorporo un poco para ver el reloj que estaba sobre la mesa de noche
-Las 9:12.-
-Aun es temprano mejor dormimos un poco mas.-
-Me encantaría pero tengo que localizar y hablar con Ángeles González Sinde, para saber como
quedó el contrato, quiero saber ya para ver si me puedo ir contigo a Maranello.-
-Esta bien, solo porque realmente quiero que vengas conmigo y pasemos esas tres semanas juntas.-
-No tardo, voy a la habitación por el número de teléfono y regreso para hablar desde aquí.-

La joven artista se levanto y vistió rápidamente, fue a la suite Las arenas, ya adentro se dirigió a su
dormitorio y saco unos papeles de una de sus maletas, estaba buscando uno en especial cuando
sonó el teléfono de su suite.

-Bueno.-
-Preciosa estaba pensando en que mejor voy y te ayudo a traer tu equipaje, no tiene caso que vayas
y vengas cuando necesites algo.-
-Tienes razón, pero no te preocupes, puedo llevarlo sola, no es mucho.-
-No importa, voy para allá y no acepto un NO por respuesta.-
-Esta bien, aquí te espero.-
Michiru tenia miedo de que Haruka se sintiera mal entrando a la suite que compartió con otra
persona, un buen susto se llevo la noche anterior cuando creyó la rubia se arrepentía de aceptarla
de nuevo en su vida, estaba pensando en eso cuando escucho tocaban la puerta, fue abrir
inmediatamente.
-Hola princesa tanto tiempo sin verte.-
-Pasa, ven las cosas están en mi dormitorio.-
-Vaya esta suite tiene dos dormitorios.-
-Si la de allá ere la de Perla, vamos por aquí.-
-Creí que ustedes…. Olvídalo.- la rubia paso una mano por su nuca mientras caminaba tras la
violinista.
-Hace días que nos separamos.- dijo mientras pasaba la puerta del dormitorio.
-Ya veo, bueno te ayudo a empacar, si quieres mientras hablas por teléfono.-
-Si muchas gracias.-

La corredora empezó a hacer las maletas de la chica mientras esta buscaba el número de Ángeles
González, lo encontró después de revisar algunos papeles, le había dado una tarjeta con sus datos,
se acerco al teléfono y pidió línea en recepción.

-Bueno, habla Michiru.-


-Bien gracias ¿y tú?-
-Me da gusto que todo bien, te hablo por lo de la gira.-
-La verdad preferiría no continuarla sola.-
-Si, se que te quedamos muy mal, pero no tiene caso continuarla sola.-
-Estoy consciente que varios conciertos los daría sin compañía, pero de verdad no quiero seguir la
gira sola.-
-Esta bien, por la penalización económica no hay problema ¿Dónde te la deposito?-
-Perfecto, entonces así le hacemos, en un rato hago el depósito y me mandas por fax el
comprobante y perdón por quedarte tan mal.-
-Gracias tu también, adiós.-

Terminando la llamada se acerco a ayudarle a la corredora con el equipaje que ya casi estaba listo.

-¿Es mucho de la penalización?-

-No realmente no.-

-Igual te ayudo a pagarla.-

-No es necesario, no te preocupes.-

-En parte es mi culpa que la tengas que pagar, si no tuviera que regresar tan pronto, te podría haber
acompañado a algunos lugares de la gira.-

-No te preocupes, aunque te hubieras podido tomar unos días no podrían ser las 3 semanas, además
he estado trabajando mucho, merezco unas vacaciones.-

-Si me lo dijiste, pero aun así…

Un beso la dejos sin palabras, al cual correspondió inmediatamente.


-Eres un encanto, pero ya te dije que no es necesario y que no te preocupes por eso.-

-Bueno insistiré solo para que me calles.-

-No necesitas eso.- volvió a besarla, mas tranquilamente que la noche anterior, rodeo su cuello con
los brazos mientras la rubia la abrazaba por la cintura, cuando les falto el aire se separaron.

-Terminemos con las maletas.-

-¿Qué quieres hacer después?-

-Conocer la ciudad, llevo días aquí y solo conozco la playa del hotel, así que dejare que seas mi guía.-

-Lamento tener que decepcionarte pero tampoco conozco la ciudad, por más que mis compañeros
de equipo me insistían no salía de la habitación.-

-¿Y eso porque? Siempre te ha gustado conocer los lugares que visitas.-

-Si pero esta vez no me quería topar con cierta personita, porque no sabia cual seria su reacción al
verme, de haber sabido cual seria hubiera salido a buscarla a la palaya todos los días.-

-Y yo no habría tenido tanto cuidado antes de salir de la habitación.-

-Fuimos un par de tontas.-

-Pero tenemos 3 semanas para recuperar el tiempo perdido.- la vuelve a besar profundamente y
Haruka la abraza con fuerza.

-Y las vamos a aprovechar al máximo preciosa.- sin soltarla la besa ahora apasionadamente.

-Terminemos con el equipaje entonces, para regresar a tu habitación, bañarnos y salir.-

-Ya casi termine.- la suelta para seguir armando el equipaje de la chica.

-Me di cuenta y eso que no me tarde mucho en la llamada telefónica.-

-Con tantos viajes he obtenido práctica.-


Terminaron de cerrar la segunda maleta y la rubia se llevo las maletas, Michiru se llevo el violín y
regresaron a la suite de la corredora, dejaron las maletas y la chica decidió era mejor solo sacar lo
que se pondría solo pasarían una noche mas en valencia al otro día en la noche salía su vuelo a
Maranello, entraron a la ducha y se tardaron mas de lo normal.

-Tenia tanto tiempo que no tomaba una ducha tan interesante.-

-Me di cuenta no me dejabas salir del jacuzzi.-

-¿Y no te gusto, no que te encanta el agua?-


-Claro que me gusto solo quiero pasar todo el tiempo posible contigo.- vio que la rubia estaba un
poco pensativa.

-¿Que pasa?-

-Que ya se a donde podemos ir y se que te encantara.-

-¿A dónde?-

-Es una sorpresa.-

-Creí que no conocías la ciudad.-

-Y es verdad, pero me hablaron de este lugar, lo había olvidado te darás cuenta porque, pero ahora
es perfecto.-

-¿No me vas a dar un adelanto?-

-No, quiero sorprenderte.-

-Esta bien.-

Las chicas se vistieron, salieron de la habitación y se encontraron con Giancarlo que iba a buscar a
la rubia.

-Buenos días Tenoh, veo que vienes muy bien acompañado y que no estaba equivocado.-

-Buenos días Giancarlo, te presento a Michiru Kaioh, Michiru este pesado es mi compañero de
equipo Giancarlo Fisichella.-

-Mucho gusto Sirita. Kaioh y el pesado aquí es Tenoh.- Le da un beso en la mano caballerosamente.

-El gusto es mío.-

-Bueno Giancarlo te dejamos, vamos de salida.-

-Y yo que quería platicar contigo, esta bien será otro día, espero que se divierta Sirita Kaioh, por que
Tenoh es realmente aburrido.-

La chica dejo escapar una risita ante el comentario pero sobre todo por la cara de indignación de la
corredora.

-No se preocupe Giancarlo, siempre nos divertimos estando juntos.-

-Ya era hora, porque mire que por mas que le insisto este no sale de su habitación.-

-Bueno ya, ya voy a salir, así que con tu permiso.-

-Pasen, se cuidan y se divierten.-

-Si gracias, lo haremos, chao.- la rubia iba molesta por los comentarios de su co-equipero.
-Gracias Giancarlo que tenga un buen día.-

-Gracias Sirita. Kaioh, que amable y educada, ves Tenoh así se trata a la gente.-

La rubia se voltea molesta.

-Tú eres el que no sabe tratar a la gente, entrometido, bueno ahora si nos permites nos vamos.-

-Que mal amigo Tenoh uno que se preocupa por ti, pero ya anda váyanse que no tienes mucho
tiempo para conocer la ciudad y eso por que no querías salir del hotel, miedoso.-

La chica estaba muy divertida con las ocurrencias de Giancarlo.

-¡Miedoso! Lo dice el que tenia mido de correr el auto de pruebas, solo porque no confiaba en los
arreglos que le hice.-

-¿Y como no? Si se te ocurre cada locura.-

-¿Locura?- pregunto angustiada la violinista.

-No es cierto Michiru no te preocupes, ya ves lo que haces con tus comentarios fuera de lugar.-

-Dime ¿Qué locuras ha hecho?-

-Bueno la verdad….. es que… es mas temerario que los demás pilotos.-

-¿Ha puesto en riesgo su vida por eso?-

-Ya te dije que no te preocupes y no me ha pasado nada, sigo enterito, después arreglamos cuentas
tú y yo, mejor vámonos ya o se hará mas que tarde.-

-Si Sirita. Kaioh mejor váyanse ya, que si se les va a hacer tarde.-

-Esta bien, hasta pronto, fue un gusto conocerlo, espero podamos platicar después.-

-Si claro cuando… la rubia lo miro de una forma amenazadora como nunca antes… bueno ya veremos
eso después, que se diviertan.- se dio media vuelta y prefirió bajar por las escaleras.

-Después arreglamos cuentas tu y yo Haruka.-

-Es un miedoso exagerado, no me ha pasado nada, si sobreviví a estar lejos de ti, puedo sobrevivir
a lo que sea.- le dio un tierno beso, que la chica alargo.

Comenzaron su camino al ascensor

-Mas te vale que sigas enterita muchos años mas.-

-No te preocupes no tengo intensiones de sufrir algún accidente.-

Saliendo del ascensor la corredora pidió un taxi en recepción y dijo el destino sin que la artista la
escuchara el primero seria el banco para hacer el depósito y el siguiente las sorpresa que tenia
preparada rubia. Subieron a él en cuanto llego a los pocos minutos, en el trayecto la chica seguía
preguntando cuales eran las locuras a las que se refería su compañero, la rubia insistía que ninguna
que solo eran alucinaciones de Giancarlo, en eso llegaron a su primer destino el banco donde la
artista hizo el deposito, regresaron al taxi y después de unos minutos llegaron a su segundo destino
”La ciudad de las artes y la ciencias” ubicada en el antiguo cruce del río Turia, bajaron y la chica
quedo maravillada con el complejo cuya infraestructura era muy moderna y un tanto futurista,
compuesto por 5 edificios y un puente espectaculares, el Umbracle un espacio abierto con funciones
de mirador y un jardín central arbolado, el Hemisferic un edificio moderno en forma semi circular
con una pantalla cóncava gigante de 900 m, El museo de ciencias “príncipe Felipe” con una
arquitectura de vanguardia y contenido interactivo propio del siglo XXI, el Palau de les Arts un
espectacular edificio de forma parecida al opera de Sídney, pero mas pequeño dedicado a la
promoción y difusión de las artes escénicas, el Puente del Azud de Oro y Agora ubicado entre el
puente L’Assut de L’Or y el Oceanográfico un edificio vanguardista concebido como una plaza
techada rodeado por estanques de agua y el jardín del antiguo cauce del rio Turia y por el último el
Oceanográfico un enorme edificio de 110,000 m con un volumen de 42 millones de litros de agua
es el mayor oceanario de Europa, se distingue por diez espacios, mediterráneo con 7 acuarios,
humedales, templados y tropicales, océanos con dos zonas submarinas, ártico, antártico, isla de los
leones marinos, auditorio del mar rojo, delfinario y un restaurant submarino, que fue el primer lugar
al que se dirigieron las chicas que no habían desayunado y pasaban de las 13:00 hrs, la artista estaba
maravillada con el lugar ya que estaban rodeadas por una inmensa pecera con mas 10,000 de peces.

-Nunca imagine que existiera un lugar así, Haruka es maravilloso.-


-Sabía que te gustaría.-
-No solo me gusta me fascina, muchas gracias.- lo dice abrazando a la corredora.
-No tienes nada que agradecer sabes que haría cualquier cosa por verte feliz y con esa sonrisa tan
maravillosa.-
-Lo se y no tienes que esforzarte tanto, con estar a tu lado ya soy la mujer mas feliz del planeta.- le
da un beso fugaz.
-Nunca esta demás un esfuercito, te parece si nos sentamos por allá.- señala una mesa junto a la
vidriera.
-Si esta perfecto.-
Fueron a la mesa tomaron asiento y les llevaron el menú, eligieron lo que pedirían, algo no muy
pesado, así que ordenaron una ensalada de atún y una del chef, con una naranjada y limonada
respectivamente.

Al terminar de comer fueron a recorrer todo el oceanográfico, se entretuvieron bastante ahí,


después cruzaron el puente y la plaza Puente del Azud de Oro y Ágora, había algunos eventos pero
la corredora insistió en ir Hemisferic para ver en la enorme pantalla toda una explicación sobre la
formación del universo, las constelaciones y planetas que forman el sistema solar, cuando termino,
fueron a el Palau de les Arts a ver una presentación de danza contemporánea con la orquesta
tocando en vivo, para cuando termino ya eran las 20:45 hrs, por lo que decidieron ir a cenar,
tomaron un taxi y pidieron al chofer les recomendara un buen lugar, las llevo al restaurante Kailuze
un restaurante de lujo en un marco de tonalidades acogedoras y luminosas, íntimas, combinados
con gusto y acierto.
Les asignaron una mesa para dos en un lugar un tanto privado, la chica pidió la ensalada de setas de
temporada y la Ventresca de bonito a la parrilla, la rubia ordeno la Caldereta de alcachofas y
espardeñas sobre compota de tomate amarillo a la albahaca y Cocotxas de bacalao al pil-pil, el
nombre viene del ruido que hace el pescado al cocinarse, para acompañar una botella de Paternina
blanco banda azul.
La cena transcurrió con normalidad, charlando sobre el hermoso lugar que visitaron, al terminar
regresaron al hotel y fueron a dar un paseo por la playa, el clima era excelente el cielo estaba
despejado, la luna brillaba con fuerza, la chica iba abrazada al brazo de la rubia y sus manos
entrelazadas.

-Tenía mucho tiempo que no paseaba así por la playa.-


-Pero si me dijiste que te la pasabas en la playa.-
-Si pero no paseaba así de relajada como lo estoy ahorita y mucho menos tan feliz.-
-La verdad es que yo no había dado un paseo por la playa desde hace mucho tiempo, mas de dos
años para ser exactos.-
-Ya se la razón y es la misma por la que habías olvidado existía el oceanográfico en la ciudad.-
-Si la misma razón y la misma persona me hizo recordarlo y disfrutar ahora de este paseo.-
-¿Te parece si regresamos ya a la habitación?-
-Pensé que te gustaba pasear en la playa y escuchar al mar.-
La artista se detuvo y giro para ver a la piloto a los ojos.
-Si me gusta, pero me gustas mas tu y si mal no recuerdo tenemos tiempo perdido que recuperar.-
una sonrisa picara se dibujo en su rostro. La rubia se sonrojo un poco, pero guardo la compostura.
-Si claro regresemos ya si es lo que quieres.-
-Ya sabes que es lo que quiero.- la beso apasionadamente antes de permitirle sonrojarse de nuevo,
a lo cual correspondió con la misma intensidad y abrazándola con fuerza, se separaron.
-¿Qué esperamos para regresar?- Tomo a la violinista de la mano y regresaron al hotel para después
subir a la habitación.

A la mañana siguiente unos pequeños rayos de sol se filtraban por la venta, lo suficientemente
molestos para despertar a la corredora, la que movió su brazo para protegerse del molesto intruso
sol, movimiento que fue suficiente para que la violinista despertara.
-Buenos días.- le dijo aun un poco dormida
-Buenos días preciosa, pero apenas son las 8:20 vuelve a dormirte, nuestro vuelo no sale hasta las
22:00 hrs, tenemos tiempo.-
-Haruka el vuelo, no cambie el boleto de Madrid a Maranello.- dijo un poco alarmada.
-Hay que cambiarlo ahorita.- la rubia termino de despertarse, llamo a la recepción y pidió la
comunicaran con la aerolínea.
-Buenos días quiero cambiar un boleto de avión de destino.- la chica le llevo el boleto.
-El destino es Madrid, el número de boleto es el 003258, la hora del vuelo es a las 21:30 hrs del día
de hoy, el nombre del pasajero es Michiru Kaioh y lo quiero cambiar a Boloña Italia, al vuelo de las
22:00 hrs de ser posible.-
-Si entiendo….pero ¿no hay nada que pueda hacer?- es tono de voz era serio y algo preocupado.
-¿Pasa algo malo Haruka?- se acerco al escuchar la seriedad y preocupación de la velocista.
Capitulo 31

La chica se sienta junto a Haruka que sigue seria escuchando lo que le dicen por teléfono.

-Si lo comprendo, déjeme ver algo antes de tomar una decisión.-

-Si gracias, le llamo en seguida.- cuelga la bocina del teléfono.

-¿Qué paso?-

-Lo siento Michiru pero ya no hay lugar en ese vuelo, podemos buscar con otra línea aérea a ver si
tienen alguno, pero eso significaría viajar por separado y encontrarnos en el aeropuerto de Boloña,
claro que el boleto que tienes ya no te lo reembolsaran.-

-Ese no es problema, realmente quería ir en el mismo vuelo que tú, pero ni modo, que sea en otro,
solo espero haya a la misma hora.-

-Tendremos que ir a la agencia de viajes del hotel a preguntar.-

-Si esta bien.-

-Bueno arreglémonos para ir.-

Las chicas tomaron un baño menos largo que el del día anterior, saliendo se vistieron y arreglaron,
para bajar a la agencia del hotel.

-Buenos días.-

-Buenos días ¿en que puedo servirles?-

-Necesitamos encontrar un vuelo a Boloña para hoy a las 22:00 hrs, es urgente.-

-Claro tomen asiento, veré los vuelos disponibles.-

Las chicas se sentaron, mientras la señorita buscaba los vuelos en la computadora.

-Tengo dos opciones una es por la Aerolínea Lufthansa a las 20:00 horas el precio del boleto es de
840 euros y el otro es por Iberia a las 21:30 horas el precio es de 968 Euros a las 22:00 hrs ya no hay
ningún vuelo el día de hoy hasta mañana.-

La chicas se miraron unos segundos para responder al mismo tiempo

-El de Iberia a las 21:30 hrs esta bien.-

-¿Serán dos boletos entonces?-


-No solo uno.-

-A nombre de quien.-

-Michiru Kaioh.-

-Haré la compra del boleto, le daré su pase de abordar virtual, debe llegar al aeropuerto 2 horas
antes de la hora de salida ¿Cuál es su forma de pago?-

-Con cheque.- dijo la chica

-Con tarjeta de debito.- dilo la rubia al mismo tiempo.

-Creo deben ponerse de acuerdo con la forma de pago.-

-Michiru deja que pague el boleto.-

-No Haruka no lo hare.-

-Vamos por mi culpa tienes que comprar otro boleto.-

-No es tu culpa, yo debí cambiar el boleto que tenia ayer, fui muy irresponsable.-

-Y yo no te ayude a recordarlo, por favor déjame pagar el boleto, no me dejaste ayudarte con la
penalización.-

-De verdad no es necesario.-

-Dame el gusto, hazlo como un favor especial para mí.-

-Esta bien.-

-Bien Sirita. El pago se hará con tarjeta de debito.-

-Présteme por favor su tarjeta para llenar el formulario.-

-Por supuesto.- la joven piloto saco su cartera y entrego una de las tarjetas que llevaba con ella.

La sirita. Empezó a llenar el formulario y después de unos minutos les entrego el pasa virtual para
poder acreditar la compra del boleto y poder abordar el avión llegando al mostrador.

-Eso seria todo.-

-Muchas gracias, fue muy amable.-

-Que tenga buen día.-

-Gracias ustedes también.-


Las chicas se levantaron y fueron a desayunar al restaurante del hotel, todavía tenían tiempo de
conocer algún otro lugar de Valencia, tomaron un desayuno típico español consistente en pan
tostado, jugo de naranja y café, el cual tomaron mientras charlaban.

-Vas a llegar media hora antes que yo, por favor espérame en el aeropuerto para irnos juntas.-
-Por supuesto, te espero, además mi italiano no es muy bueno, no quiero perderme.-
-Pero hablas algo de italiano eso es muy bueno.-
-Si, espero en estas 3 semanas irlo puliendo y perfeccionando.-
-Estoy segura que lo harás.-

Terminaron el desayuno y fueron pedir un taxi a la recepción esta vez pidieron les ayudaran a
encontrar un buen lugar para visitar, el hotel tenia un servicio de guía de turistas por lo que las
llevarían a un recorrido por la ciudad de Sagunto, les pareció interesante ya que esta en una colina
colindando con el mar y data de la época del imperio Romano, la ciudad fue asediada por Aníbal.
Las llevaron en un auto del hotel con el guía de turistas asignado para ellas, después de un largo
trayecto por fin llegaron a la ciudad.
La construcción principal es un enorme castillo el cual se encaraba en épocas antiguas de defender
la colina, su longitud es de casi un kilometro, rodeado de columnas con varios trazados romanos y
medievales, adentro se distribuye en siete plazas. Recorrieron el castillo donde pudieron apreciar
construcciones de diversas épocas, aljibes, pavimentos, restos del foro romano, templos, fustes,
columnas entre otros.
Después visitaron el teatro, que fue reconstruido, pero su construcción original fue hecha por los
romanos en el siglo I a las faldas de colina aprovechando el declive y concavidad de la misma, ofrece
una condiciones acústicas excepcionales para la celebración de eventos teatrales y musicales.

-Que hermoso lugar Haruka.-

-Si, me recuerda un poco a Carcassonne.-

-Es que los dos tiene construcciones romanas y medievales.-

-Si puede ser por eso o por la compañía.-

-Ese viaje fue hermoso, tengo lindos recuerdos de él.-

-Si yo también, el mejor viaje de mi vida.-

-De cuando fuimos a Cannes también tengo hermosos recuerdos.-

-Si fue hermoso, pero el primero siempre tiene su encanto.-

-Tienes razón…. ah como me gustaría tocar en este escenario.-

-Tal vez puedas hacerlo en el próximo festival “Sagunt a Escena” el verano que viene.-
-Eso seria magnifico, pero aun mas que tu me acompañaras al piano.-

-No, eso creo que será imposible, no toco en público y ahora menos que nunca.-

-¿Por qué menos ahora?-

-No he tocado un piano desde hace mas de dos años, estoy muy fuera de practica.-

Siguieron el recorrido por el barrio de La Judería, caminaron por sus estrechas calles con casas
encaladas y arcos ojivales, ideales para sentirse transportado a otro mundo, pasaron por El Portal
de la Judería que data del siglo XV, luego a la Ermita de la sangre, un edificio barroco de principios
del siglo XVII , actual sede de la cofradía de la Purísima Sangre de nuestro Señor Jesucristo y donde
se centran la mayoría de actos litúrgicos de la semana santa, el edificio alberga diversas imágenes
artísticas procesionales de dicha cofradía. La chica veía las pinturas de forma analítica.
Finalizaron el recorrido en el museo arqueológico ubicado en un enorme edificio que data del siglo
XIV, donde pudieron apreciar varias piezas de la época romana, esculturas, tallados en piedra,
mosaicos, vasijas y diversos utensilios de uso diario en diversos materiales.

Terminando el recorrido, llevaron a las chicas al centro de la ciudad de Valencia para probar las
tapas mas famosas en tres restaurantes, después las llevarían a cenar pero ya no les daba tiempo
de regresar por el equipaje al hotel, además la corredora todavía no preparaba sus maletas, en unos
minutos ya estaban en el lobby esperando el ascensor. Llegaron a la suite a las 18:48 hrs tenían
menos de una hora para estar listas y llegar al aeropuerto.

-Te ayudo con el equipaje amor.-


-No te preocupes preciosa, estará listo en 15 minutos, no traigo muchas cosas.-
-No puedo creer eso, si hasta un smoking traías.-
-Rayos, se me había olvidado, tengo regresarlo, solo lo rente para ir al evento, obvio que no lo traía,
no sabia que lo podría necesitar ¿podrías hablar a recepción y decirles que vengan por el?-
-Claro con mucho gusto.-
En lo que chica hacia lo que la rubia el pidió esta última terminaba de arreglar sus cosas en la maleta
y otras personales una ms pequeña de mano.
-Me dijeron que vienen enseguida.-
-Muchas gracias, ya casi término.-
-Si que eres rápida.-
-Te dije la práctica y que no traigo muchas cosas.-
-Voy a acomodar el smoking en el gancho y porta trajes.-
-Si muchas gracias.-

Después de unos minutos las chicas estaba lista para salir rumbo al aeropuerto, solo faltaba que
llegaran por el smoking, al cabo de unos minutos tocaron a la puerta, recogieron el traje y las chicas
bajaron al lobby a entregar la llave en recepción, pidieron un taxi y partieron rumbo a la terminal
aérea, llegaron y la chica dio en el mostrador el pase virtual para abordar, cotejaron el nombre con
una identificación y pesaron su equipaje, ya solo les quedaba esperar a que saliera el vuelo, fueron
a sentarse a la sala de espera.

-Si hubiera cambiado antes el boleto podría viajar contigo.-

-El hubiera no existe, pero solo serán unas horas las que estemos separadas, después pasaremos 3
maravillosas semanas juntas.-

-Pero después de tanto tiempo y el volver a estar juntas…. esas horas se me harán eternas.-

-Lo se princesa, pero el vuelo es de noche trata de dormir y soñar conmigo, el vuelo se te hará corto
así y el tiempo pasara rápido.-

-Intentare hacerlo, pero no se si pueda dormir sin tus brazos rodeándome.-

-Lo harás ya veras, no te preocupes, solo serán 6 horas, no he ido a dar mi pase de abordar y ni he
dejado mi equipaje.-

-Te acompaño, aun tenemos tiempo.-

-Esta bien, vamos.-

Llegaron al mostrador y la joven piloto hizo el papeleo, pesaron su equipaje y se lo llevaron, eso
tardo un poco ya que había mucha gente tomando vuelos a esa hora, por lo que la fila para llegar al
mostrador fue larga. Regresaron a la sala de espera, tomaron asiento y la chica recargo la cabeza en
el hombro de la rubia mientras esta la rodeaba con el brazo, permanecieron en silencio, cada una
pensando en como sobrellevar las horas de vuelo lejos de la otra.

-Pasajeros del vuelo 886 con destino a Boloña favor de abordar por la puerta tres.-

-Ese es tu vuelo Michiru.-

-Lo se, pero no quiero separarme de ti.-

-Solo serán una horas, todo estará bien, anda vamos que si lo pierdes tendrás que esperar el vuelo
de mañana y eso seria peor.-

-Si tienes razón.- la violinista abandono su cómoda posición para levantarse.

Se dirigieron a la puerta tres.

-Hasta aquí puedo acompañarte.-

-Nos vemos en unas horas.-

-Si, te veo en el aeropuerto de Boloña, espero que mi vuelo sea tan puntual como el tuyo.-
-Yo también, Haruka te amo.-

-Y yo te amo a ti Michiru.-

Se dieron un largo y profundo beso de despedida, la chica pasó por la puerta, dio su pase de abordar
y se perdió de la vista de la rubia por el túnel que la llevaría hasta su avión.

La corredora regreso a la sala de espera, donde vio ya reunido a todo el equipo ferrari listos para
regresar.

-Hey Tenoh ¿dónde te metiste? el jefe pensó que ya te habías dado a la fuga.- el resto del equipo
rio ante el comentario de Giancarlo.

-Tan gracioso como siempre, no me metí en ningún lado, solo llegue antes al aeropuerto es todo.-

-¿Y como van las cosas con la Sirita. Kaioh?

-¿Cómo esta eso Giancarlo a que te refieres?-

-Si Giancarlo Chris tiene razón ¿Qué no nos haz contado?

-Bueno lo que pasa es que…

-Giancarlo no tiene nada que contarles ¿no es así?-

-Ya Tenoh no seas amargado y dinos que paso.-

-Si Haruka mejor cuéntales, no te van a dejar en paz y a mí tampoco.-

-Por tu culpa ¿Qué tenias que hacer esas preguntas?-

-Soy muy curioso y solo quería saber como te fue, te veías feliz y nunca te había visto así.-

-UY Tenoh feliz eso suena interesante ¿no crees Marc?-

-¿Tenias que seguir con tus comentarios es que nunca sabes cuando cerrar la boca?-

-Ya no te enfades, solo estaba contento por verte bien, me preocupas, pero eres un amargado mal
amigo.-

-Que malo eres Tenoh ofendiste al pobre Giancarlo y el solo se preocupa por ti.-

-Lo siento Giancarlo se que eres un buen amigo pero este par solo están de chismosos.-

-Ya nos ofendiste a todos Tenoh.-

-Sabes que nadie hablaría de mas, ya no te hagas el difícil y cuéntanos de que habla Giancarlo.-
-Giancarlo me vio salir con Michiru… si ella es la persona que me atormentaba…no estaba tan
equivocado…si ya se arreglaron las cosas… no se que vaya a pasar… si por lo pronto va conmigo a
Maranello…. no esta aquí porque su vuelo salió antes ¿respondí todas sus preguntas?-

-Casi todas ¿Cómo fue que se arreglaron las cosas entre ustedes?-

-Ella se dio cuenta que nunca la engañe, nos vimos, me dijo lo que sentía, le dije lo que sentía y tan
tan.-

-¿Pero como se encontraron?-

-Si Tenoh Marc tiene razón ¿Cómo paso eso si no salías a nada?-

-Apuesto a que fue en la cena.-

-¿De que cena hablas Giancarlo?-

-¿Les cuentas tu o yo?-

-Yo les digo, Marc, Chris el día de la carrera fui en la noche a una cena a la cual me invitaron, no
sabía quien, pero Giancarlo me animo a ir, ahí estaba ella, fuimos a platicar a un lugar mas privado
y arreglamos las cosas.-

-UUYYY a un lugar mas privado y ahí arreglaron las cosas, debió haber estado bueno eso.-

-Que infantiles son, fuimos a platicar a la playa.-

-AHHH la playa que romántico….pero ¿la arena no es un poco incomoda para eso no?-

-¡Marc! Por eso no le cuento nada.-

-Si Marc Haruka tiene razón..

-Ves Chris si..

-Obvio que no paso nada en la playa fue en su suite del hotel.-

-Chris eres igual de insoportable, no les vuelvo a contar nada.-

-Ya tenoh es broma no te enojes, además no te estamos pidiendo detalles.-

-Ni se los daría, no estoy loco.-

-Pasajeros del vuelo 995 con destino a Boloña favor de abordar por la puerta tres.-

-Ese es nuestro vuelo.-

-Que bueno, salió a tiempo.- Haruka se encamino con su maleta de mano a la puerta tres.
-Me imagino que te urge llegar.- los chicos la seguían.

-Te imaginas bien.-

-¿Dónde te va a esperar?-

-En el aeropuerto, para irnos juntos a Maranello.-

-¿Entonces la vamos a conocer?-

-¿Creen que estoy loco para presentarlos? Ya Giancarlo me metió en problemas con su enorme
bocota.-

-¿Y porque Marc y yo tenemos que pagar por lo que el hizo?-

-Porque los conozco y son igual o peores que él.-

-Descuiden muchachos la sirita. Kaioh me conoce y siendo tan refinada y educada de seguro me
saluda, yo se las presento.-

Dieron sus pases de abordar y caminaron por el mismo túnel que antes cruzara la chica.

Después de 5 horas de vuelo por fin Michiru llego al aeropuerto de Boloña, su italiano no era muy
bueno pero le sirvió para darse a entender, esperaría a Haruka en una pequeña cafetería que la
rubia ya le había comentado, antes fue a recoger su equipaje y se dirigió al lugar acordado, en lo
que esperaba ordeno un café y saco un cuaderno de partituras y se puso a componer algo, estaba a
la mitad de la obra cuando recordó no le había avisado nada a Dai, pero ya era muy tarde, lo mas
seguro es que estuviera dormida, esperaba poder acordarse a otro día, siguió escribiendo, pensando
en Haruka como fuente de inspiración por lo que las notas salían con rapidez de su cabeza para ser
plasmadas en l partitura, esperaría tocarla una vez que estuvieran en el departamento de la
corredora. Pasaron 45 minutos cuando sintió que alguien la abrazaba por los hombros y recargaba
su mentón la clavícula, para decirla al odio.

-¿Me extrañaste mucho preciosa?-


-La verdad no tanto, en el vuelo si, aunque me quede dormida siguiendo tu consejo.-
-Si ya vi que compusiste una melodía en mi ausencia, bueno si quieres te dejo un rato mas para que
la termines.- se incorporo.
-De eso nada, la puedo terminar después.- se levanto del asiento y quedo frente a la joven piloto.
-Ni creas que te me escapas joven Tenoh, tenemos mucho tiempo que reponer.- le dio un tierno
beso, ternura que no reflejaba su mirada lujuriosa y llena de amor.
-Con una carcelera así ¿Quién quiere escapar?- la abrazo con mas fuerza y le dio otro beso.
-Será mejor que nos vayamos ya es muy tarde y todavía nos quedan 49 Km por recorrer.-
-Si vámonos ya.-

La corredora pago el café de la chica y salieron del lugar, afuera las esperaba el trió dinámico que
no podría dejar pasar la oportunidad de conocer a Michiru y molestar a Haruka.
-Buenas noches Sirita. Kaioh o ¿debería decir días? ¿como esta?-

La rubia lo vio molesta.

-Buenos días Giancarlo, bien gracias ¿y usted?-

-Bien gracias, deje que le presente a mis compañeros, el es Marc Gané pilotos de prueba del Equipo
y el es Chris Dyer Ingeniero de pista, ella es la Sirita. Michiru Kaioh.-

-Mucho gusto Sirita. Kaioh.- ambos hacen una reverencia al ver la mirada de Haruka cuando trataban
de acercarse.

-El gusto es mío.-

-Bueno ya la conocieron, Michiru ¿nos vamos?-

-Como ¿no van a regresar con el resto del equipo?-

-No Giancarlo no vamos por nuestra cuenta, se cuidan chicos, los veo en el entrenamiento.-

-Un gusto saludarlo Giancarlo y en conocerlos Marc y Chris.-

-El gusto es nuestro, espero que podamos platicar… que les vaya bien.- cambio de idea al ver la
mirada amenazadora de la rubia, la chica se reía por lo bajo de la situación.

Las chicas se alejaron en dirección a la salida donde ya la esperaba un auto para llevarlas a
Maranello, el trayecto duraría unos 50 minutos como mucho, iban caminando a la salida.
-Haruka eres muy mala con tus compañeros ¿Qué tiene de malo que quieran platicar conmigo?-
-No los conoces Michiru, créeme es mejor así.-
-¿Estas celosa?-
-No, no tiene nada que ver con eso, pero son muy pesados y llevados, no creas que siempre se
comportan tan educados como hoy, no quiero que pases un mal rato es todo y suelen ser
indiscretos.-

-¿Me ocultas algo?-

-No ¿Qué te podría ocultar?-

-Algo como lo que comento Giancarlo la vez que lo conocí.-

-Ya te dije que solo exagera.-

-Deja que eso lo juzgue yo.-

-¿Cómo?-

-Platicando con él, que me cuente esas “exageraciones” y ya decidiré si lo son o no.-

-Pero Michiru, no te ofendas pero, tu no sabes nada de autos ¿Cómo sabrás si exagera o no?-
-Tal vez no sea piloto profesional pero tengo criterio y se que es peligroso y que no y si no quieres
que platique con ellos por algo será.-

-Por lo visto sigues desconfiando de mí.- estaba muy ofendida, llegaron al auto que las esperaba.

-No es eso, solo me preocupo por ti.-

-Si es eso, ya te dije que no tienes porque preocuparte, que Giancarlo solo exagera, hasta pruebas
tienes, estoy de una pieza y aun así quieres hablar con él.- abrió la puerta y la dejo entrar.

-No de verdad no es que desconfié de ti, solo que ….

-Solo que nada Mcihiru, mañana tengo practica, le llamare a Giancarlo, Chris y Marc para que lleguen
antes y puedas platicar con ellos, pídeles que te cuenten santo y seña de lo que he hecho y no he
hecho en estos dos años.-

-No Haruka no es necesario.-

-Si Michiru si lo es, es la única forma en que estaré segura que sabes todo lo que quieres saber, no
te digo que les llamo llegando al departamento porque estarán cansados pero en la tarde lo hago.-

-No por favor, de verdad no lo necesito.-

-Pero yo si, fin de la discusión.- su tono era serio, molesto y su mirada fría, la chica nunca la había
visto así y prefirió no decir nada mas.
El trayecto continuo en silencio, esta vez uno incomodo, la chica quería convencer a la rubia que no
era necesario que si le creía, pero a la vez le daba miedo echarle mas leña al fuego.

Llegaron al departamento de Haruka, en un edificio no tan grande y moderno como el de París pero
si en un lugar agradable, cerca de la glorieta donde esta la estatua de Il cavallino rampante, la
corredora bajo del auto y ayudo a la chica, saco las maletas del auto y le indico la entrada al edificio,
la siguió, dejo las maletas en el suelo y abrió la puerta, entraron y la chica pudo ver en la cochera el
hermoso Ferrari 612 Seaglietti descapotable rojo de la rubia, llegaron al ascensor para subir al quinto
piso, la piloto abrió la puerta y dejo pasar a la violinista.
-Ahora regreso voy por las maletas que faltaron, puedes recorrer el departamento, siéntete como
en tu casa.-
-Si gracias.-

La corredora salió del departamento para ir por las maletas, la chica entro por un pequeño pasillo
que la llevo al comedor, mas adelante estaba la sala, a la altura del comedor a la izquierda la cocina
bastante amplia y equipada a la derecha del comedor otro pasillo que llevaba a dos recamaras del
lado izquierdo del mismo, una que fungía las labores de estudio, amueblada con un escritorio con
computadora, varios libreros y un archivero, la otra la recamara era la principal muy grande con
cama queen size , dos buros, un chifonier, tocador con luna, closet muy amplio y baño con vestidor,
a la mitad del pasillo del lado derecho un medio baño, regreso para ir a la cocina cuando entro la
piloto.
-Tardaste un poco.-

-No bajaba el ascensor, pero ya estoy aquí, voy a dejar el equipaje a la recamara, mañana
acomodamos tus cosas, ya es tarde.-

-¿No quieres comer algo?-

-No tengo apetito pero si tu quieres comer algo adelante.- se dirigió a la recamara dejando a una
perpleja Michiru ante el trato distante, siguió a la rubia a la recamara.

-Haruka no quiero que estés molesta conmigo, yo solo me preocupe por ti, no es que..

-Ya Michiru olvídalo, mañana aclararas tus dudas y yo estaré tranquila por el momento.-

-¿Por el momento?-

-Si, por el momento.-

-¿Por qué dices eso?-

-Pues tendrás la certeza de lo que hice y no y yo estaré tranquila de que lo sabes, hasta que vuelvas
a desconfiar de mí.-

-Que no desconfió de ti, solo me preocupe.-

-Ya déjalo así, te dije que no tenias de que preocuparte, pero no, la señorita tenia que platicar con
mis compañeros de equipo, bien mañana lo harás, espero a ellos le creas.-

-Ya te dije que no es necesario, te creo, creo que no vas a hacer ninguna locura y que no pondrás en
riesgo tu vida.-

-No parecías estar segura de eso hace un rato cuando me preguntaste si tenia algo que ocultar.-

-Pero no fue con la intención de desconfiar de ti, solo estaba divertida con las bromas que te juegan
tus compañeros y bueno yo la continúe.-

-Si claro solo bromeabas, la señorita no creo nada no confío en nadie, todos mienten, engañan y
hieren, solo estaba bromeando.-

-Pues si solo bromeaba, ahora tu eres la que no confía de mi, creo que esto no va a funcionar, estas
demasiado dolida por lo que paso y te estas desquitando.-

-Perdóname esa no es la intención, pero de verdad estoy cansada de sentir tu desconfianza cuando
he tratado de hacer todo por que me creas.-

La artista se acerca a la corredora para verla a los ojos y tomarla de las manos.
-Pero ya te dije que si te creo, creo todo lo que me digas, por favor no seas tu la que desconfíe de
mi ahora.-

-No quiero hacer eso pero tampoco quiero pasar por lo mismo de nuevo.-

-Eso no pasara, te lo prometo, por favor créeme.- fijo aun mas su mirada en la de la rubia.

-Esta bien Michiru te creo.-

-Así me gusta, es lo que quería oír.-

-Te amo, por favor nunca lo olvides ni dudes de eso.-

-Y yo te amo a ti Haruka, tampoco lo dudes y porque se que me amas se que no te pondrías en un


riesgo innecesario porque sabes que si algo te pasa seria como matarme lentamente.-

-No te preocupes no lo haré.- la beso tiernamente mientras la abrazaba.

-Aclarado el asunto ahora si podemos ir dormir.-

-¿Segura que quieres dormir?-

-No eras tu la que estaba cansada.-

-Tu lo dijiste estaba, además hoy tengo el día libre, mañana si tengo que ir descansada al
entrenamiento o si me pondría en peligro, por cierto ¿me acompañas? nunca haz ido a uno, aunque
es probable que te aburras.-

-No creo, no me aburrí en la carrera en la que te vi por primera vez y si me encantaría ir contigo, así
pasamos mas tiempo juntas.-

-Entonces mañana vas conmigo.-

-Pero solo a verte no a hablar con tus compañeros.-

-Tampoco es que no les hables para nada.-

-Ya sabes a que me refiero.-

-Si ya lo se, solo estaba bromeando.-

-MMM… si claro…la señorita que no soporta una broma.-

-Oye esas fueron mis palabras.-

-Y yo la de las bromas, estamos a mano.-

-No, tu me hiciste enojar con tu broma así que me debes.-


-¿Quieres que me enoje para estar a mano?-

-No quiero una compensación por el mal rato.-

-No es justo tú también me hiciste pasar un mal rato.-

-Porque tú lo iniciaste.-

-Sigo pensando que es injusto.-

-Y yo sigo esperando una compensación.-

-MMM ¿y que tipo de compensación quieres?-

-¿Qué me ofreces?-

-Un delicioso desayuno porque por la hora no podría ser cena.-

-No, eso no me agrada, es muy tarde o muy temprano para comer.-

-Déjame pensar….no, la verdad no se me ocurre algo bueno.-

-¿Que te parece empezar por recuperar el tiempo perdido?- su sonrisa era irresistible y su mirada
mas que lujuriosa.

-No suena nada mal.- la besa apasionadamente, la rubia responde al beso con pasión mezclada con
lujuria y atrayendo el cuerpo de la chica mas hacia el de ella.

El teléfono del departamento de la rubia suena despertando a ambas chicas a poco tiempo de haber
conciliado el sueño después de empezar a recuperar bastante bien el tiempo perdido. La chica trato
de contestar pero la rubia se lo impidió.

-No contestes, que suene ya se cansaran mejor vamos a dormir, a penas son las 10:12 am tiene
menos de una hora que nos quedamos dormidas.-

Pero quien llamaba realmente quería hablar con la corredora porque seguía insistiendo.

-Haruka mejor respondo o el ruido no nos va a dejar dormir.-

-Esta bien, pero no estoy para nadie.- le dijo una adormilada corredora.

-Bueno, ¿Quién es?.-

-Eso es lo que yo debo preguntar ¿Quién rayos eres y que haces respondiendo el teléfono de mi
hija?-
Capitulo 32

-Sra. Tenoh su hija esta indispuesta en este momento no la puede atender.-

-¿Quién eres? Tu voz se me hace conocida.

-Que tenga buen día, yo le digo después a su hija que le llamo, adiós.- La chica colgó el teléfono.

-¿Qué rayos quería ahora mi madre? ¿Tiene radar para saber cuando estas conmigo?, no espera ¿y
si tiene cámaras ocultas?-

-No seas paranoica amor, no tiene cámaras ocultas y si es muy inoportuna, pero ya mejor…

El teléfono volvió a sonar.

-Será mejor que le conteste o no nos dejará en paz.-

-No te preocupes, yo contesto.- cogió el teléfono –Si ¿diga?-

-¿Cómo te atreves a colgarme así el teléfono? Ya se quien eres, la única que puede ser tan
insolente...

-Ya le dije señora que su hija esta indispuesta, cuando pueda le habla, adiós.- colgó de nuevo.

-Va a seguir insistiendo, la conozco bien.-

-Lo se por eso.- dejo el teléfono descolgado –ves así ya nadie nos molestara.-

-Me parece perfecto, ahora regresa a mis brazos y volvamos a dormir.-

La chica se acomodo entre los brazos de la corredora apoyando su cabeza en el hombro de su amada
piloto y rodeaba su cintura con el brazo, ninguna podía conciliar el sueño de nuevo, el recuerdo de
Yami Tenoh no era grato para ninguna de las dos, en eso estaban cuando sonó el celular de la rubia.

-Hay no, no puede ser ¿Qué nunca me dejaran en paz? hace años que no vivo con ellos, por algo me
fui de su casa, para poder ser yo.-

-Tranquila amor, pon que esta ocupado y después apágalo.-

-Mejor le respondo, de todas formas ya no puedo dormir.-

-Como quieras, pero no dejes que lo que te diga te afecte.-

-Bueno.-

-Eres una desconsiderada, dejas que otra persona le cuelgue el teléfono a tu propia madre.-

-Estoy bien gracias madre ¿qué quieres además de gritarme?-

-No se que hicimos mal contigo para que seas tan grosera con tus padres.-
-¿De verdad no sabes que hicieron mal? Tengo una larga lista de las cosas que han hecho mal,
podemos empezar por...

-No te hable para escuchar tus quejas sin fundamento.-

-¿Sin fundamento?- Su tono era cada vez mas molesto al igual que el de su madre- para empezar yo
no soy la que te hablo gritando.-

Se escucho un silencio y luego un cambio en el tono de voz de Yami.

-Esta bien hijita creo que tienes razón ¿cómo esta la mejor piloto en la historia de la formula 1?-

(¿Hijita? ¿La mejor piloto y ese tono?) la cara de la corredora era de estupefacción y la de la chica
de angustia.

-¿Haruka estas ahí?-

-¿Eh? Si aquí estoy, ¿Qué se te ofrece?- su tono era neutro, así que la violinista respiro nada malo
había pasado.

-Solo saludarte y saber como estas.-

(Que raro)-Estoy bien, pero creo que quieres algo más.-

-Solo llame para eso desconfiada, pero después de cómo me contestaron me quedo una duda.-

-¿Y quieres que te despeje tus dudas?-

-Si se puede, solo dime ¿Michiru esta contigo, ella me respondió el teléfono verdad?-

-Si fue ella y no quiero que te metas en mi vida, ya nos separaron una vez no lo voy a volver a permitir
¿entendiste?-

Yami sonrío al escuchar las palabras de su hija, después de todo las chicas le habían facilitado las
cosas.

-Ni te preocupes hijita, no intentaremos separarlas para nada (a menos que sea conveniente para
los negocios).-

-¿Por qué noto un cambio de actitud?-

-Porque quiero que arreglemos las cosas, eres nuestra única hija y no esta bien que estemos pelando
todo el tiempo.-

-¿Qué quieres ahora de mí?-

-Solo que arreglemos las cosas y volvamos a ser una familia.-

-¿Alguna vez lo fuimos? Porque creo eso nunca ha pasado.-

Yami empezaba a desesperarse, Akito tenia razón nunca había podido con su hija, pero esta vez su
estrategia seria diferente.
-Tal vez tengas razón, tal vez no, no te lo voy a discutir ahora porque es lo que menos quiero, solo
quiero que los tres tangamos una oportunidad.-

-No lo se, creo ya es un poco tarde para eso, además ustedes jamás me aceptaran como soy y yo no
tengo intenciones de cambiar.-

-Y no quiero que lo hagas, deseo entenderte y para que veas que mis intenciones son sinceras,
acepto tu relación con Michiru y también quiero conocerla.-

La joven piloto se sorprendió aun más que la vez anterior, nunca imagino que su madre pudiera
aceptar su relación con Michiru.

-¿Haruka sigues ahí?- Yami sabia que su hija estaría sorprendida ante tal comentario.

-SI… aquí sigo… la verdad no se que decirte.-

-Dime que dejaras que tu padre y yo la visitemos, que platicaremos como adultos que somos, sin
insultos, sarcasmos ni cosas por el estilo, es lo único que pido.-

-¿Por qué me pides eso, por qué hasta ahora, pasa algo?-

-No pasa nada, solo que me di cuenta he desperdiciado valioso tiempo con mi hija eso es todo.-

-¿Te sientes bien? ¿Papá o tu están enfermos?-

(Como no se me ocurrió antes) –No hija no te preocupes además ya platicaremos cuando nos
veamos, tu padre y yo queremos pasar unos días en Maranello y aprovechamos para estar contigo
y conocer bien y no prejuzgar a Michiru ¿te parece?-

-¿Para cuando tienen planeado su viaje?-

-Dentro de un mes mas o menos.-

-Tendrás que decirme una fecha exacta si quieres conocer a Michiru.-

-¿Por qué no viven juntas?-

-¿Y tú me preguntas eso?-

-Perdón pero como me respondió el teléfono pensé…

-Solo esta aquí de vacaciones, después tendrá que regresar a París.- la última frase la dijo con
tristeza.

-Lamento escuchar eso ¿Cuánto tiempo estará de vacaciones contigo?- (demonios tendremos que
adelantar el viaje, bueno entre mas rápido convenzamos a esa niña de ver a sus tíos mejor)

-Solo tres semanas.-

-Bien trataremos de llegar en quince días ¿esta bien?- 8en una semana la convenzo o me dejo de
llamar Yami Tenoh).

-Primero deja que lo platique con Michiru, te llamo al rato.-


-Si claro espero tu llamada, cuídate mucho hijita.-

-Si, ustedes también.- colgó y seguía incrédula a lo que escucho, con la vista fija en la nada.

-Haruka ¿estas bien, le paso algo a tus padres?- la chica se oía preocupada.

-La verdad no se que paso, primero tenia la actitud de siempre y de pronto cambio, me hablo de
forma cariñosa y me pidió una oportunidad de ser una familia, hasta acepta nuestra relación.-

-¿De eso es de lo que tienes que hablar conmigo?-

-Si, quieren venir y conocerte, por ti no por lo que les cuenten sus “amistades”, pero después de
cómo se portaron no se si quieras darles una oportunidad, ni yo estoy segura de eso.-

-Pero hay algo más que te preocupa, no solo mi decisión.-

-Ese repentino cambio de actitud, hay algo que no me gusta, no se si es desconfianza o


preocupación, cuando el pregunte si alguno estaba enfermo me respondió que ya platicaríamos.-

-¿Crees que alguno este enfermo de gravedad?-

-No lo se, no estoy segura de nada, es que es raro ese repentino cambio de actitud, por años me
han juzgado sin intentar comprenderme y ahora quieren hacerlo de un repente a otro, no se que
pensar.-

-Tranquila no te preocupes, diles que vengan cuando yo este, les daremos esa oportunidad con las
reservas del caso ¿te parece?-

-Pero no quiero que te hagan pasar un mal momento como la última vez que me visitaron.-

-Eso no pasara he madurado desde entonces, no me afectara lo que digan, confía en mí.- le dio un
tierno beso, que fue correspondido de la misma manera.

-Entonces le hablare a mi madre para decirle que vengan dentro de quince días.-

-Si hazlo y después yo le hablo a la mía para decirle lo de la gira y que estoy aquí contigo.-

La rubia marco el número de la casa de sus padres, pidió hablar con su madre y le dijo que los
esperaban en quince días, la Sra. Tenoh estaba encantada con la noticia, al final, Michiru no fue tan
difícil de convencer eso le daba mas esperanzas de lograr lo que quería.

-Allo.-
-Hola mamá ¿Cómo estas?-
-Bien hija, preparándome para salir con Isabelle ¿y tu como estas, como va la gira?-
-Yo estoy bien pero la gira se cancelo...
-¡¿Por qué le paso algo a Perla?!-
-No mamá ella esta bien, acepto una oferta de trabajo en Australia, una muy buena oportunidad
para ella.-
-¿Y tu estas bien con eso?-
-En realidad yo tuve que ver en que aceptara, mira es algo largo de contar, pero me reconcilié con
Haruka.-

-Me alegro por ti, pero terminaste hiriendo a Perla.-

-Lo se mamá no tienes que regañarme, se que me lo advertiste pero en el corazón no se manda.-

-Lo se mi niña y sabia que seguías enamorada de Haruka, por eso no debiste darle falsas esperanzas
a Perla, es una buena muchacha y no lo merece.-

-Ya mamá no me hagas sentir peor, créeme que me siento mal por eso, pero Haruka es mi felicidad.-

-Lo se, siempre lo supe, pero también te advertí lo que le harías a Perla, bueno ya no te reclamo mas
¿ahora que van a hacer?-

-Por lo pronto me tomare las tres semanas que estaría de gira de vacaciones y las pasare con Haruka
en Maranello, después no se, todavía no lo sabemos.-

-Bueno te diviertes mucho estas tres semanas, saludas a Haruka de mi parte.-

-Si mamá yo le digo, te veo en tres semanas, te cuidas mucho, les mando muchos saludos a los
Darrieux.-

-Si hija yo les digo, te cuidas.-

-Gracias, tu también cuídate mucho, te diviertes con Isabelle.-

-Tenlo por seguro es imposible no divertirse con esa mujer.-

-Tienes razón, nos vemos.-

-Nos vemos, se feliz y ya me contaras las cosas cuando regreses.-

-Si claro, adiós.- la chica colgó o sabía nunca terminarían de despedirse.

-¿Y como lo tomo tú mamá?-

-Bien te manda saludos.-

-Gracias, le hubieras dicho que yo también.-

-No me dijiste que lo hiciera y se me paso.-

-No te preocupes esta bien, pero escuche que mencionaron mucho a Perla.-

-Es que mi mamá le tomo cariño y me advirtió que la lastimaría, ella siempre supo que no deje de
amarte y bueno me regaño un poco por hacerla sufrir y la verdad tiene razón, no debí aceptar una
relación con ella, sabiendo que no le correspondía.-

-Pero ¿sigue apoyando lo nuestro?-

-Si lo sigue haciendo, todo lo que me haga feliz y sabe que tú eres mi felicidad.- le da un beso fugaz
-Que bueno, pensé que preferiría a Perla.-

-No ella no tomaría partido por ninguna de las dos, no te preocupes y que hacemos ¿tratamos de
dormir de nuevo?-

-No creo que pueda, pero si tienes sueño adelante.-

-Sin ti no es divertido, pero podemos hacer que te vuelva a dar.- se acerca a gatas al lado de la cama
donde esta la rubia, para ponerse sobre ella y darle un beso largo y profundo.

-Esta idea me agrada más que la anterior.-

-O también podemos desayunar algo.-estaba por levantarse pero la corredora la jala de nueva
cuenta a la cama y colocándose sobre ella, la toma por las muñecas y le susurra al oído.

-No empieces algo que no vayas terminar.- así empieza a besar su cuello.

**En Japón**

Akito llega de la oficina cerca de las 9 de la noche.

-¿Cómo te fue?-

-Bien Yami todo tranquilo, lo único que me inquieta es poder reunir a tu hija con la niñita Kaioh y
que la convenza de ver a sus tíos.-

-Por eso no te preocupes, ya nos facilitaron las cosas.-

-Se puede saber ¿Cómo?-

-Fácil tu hija ya se reconcilio con la tipa esa, que por cierto sigue siendo una insolente, se atrevió a
colgarme el teléfono.-

-Es una arribista ¿que puedes esperar?-

-Lo que sea, Kasumi la quiere de nuevo cerca y eso es lo que tenemos que hacer.-

-Bueno ya están juntas pero ¿Cómo le harás para que nuestra hija coopere con nosotros?-

-Te dije que es mas sentimental de lo que aparenta, le dije que aceptábamos su relación y que
queríamos conocer a la mocosa esa y me dio una buena idea si el puro sentimentalismo no
funciona.-

-¿Y que idea te dio?-

-Pues obvio le pareció rara mi actitud y pregunto si alguno de los dos estaba enfermo, no le dije que
si ni que no, es un as que pienso guardar bajo la manga.-

-Y en caso de tener que sacarlo ¿Quién estará enfermo y de que?-

-Estaba pensando que tiene cierta predilección por ti y podría ser una enfermedad rara, a la cual no
le encuentran cura.-
-No suena mal pero ¿Cuáles serian los síntomas?-

-Podría ser cansancio extremo, baja de hemoglobina, dolores en articulaciones, dolores de cabeza
intensos ¿se te ocurre algún otro?-

-Para fingir dolores de cabeza tú eres la experta.-

-Ya vas a empezar con los reproches, en este momento tenemos cosas mas importantes en que
pensar.-

-Si claro es más importante saber como convencerá nuestra hija al capricho de Kasumi que los
problemas que hay en nuestra relación.-

-No me vengas con eso ahora, como si en realidad te importara, nuestro matrimonio fue arreglado
por nuestros padres y debemos reconocer que fue una buena estrategia, las empresas Tenoh
crecieron como la espuma con el dinero de mi familia y mis buenas ideas para los negocios.-

-Tienes razón a fin de cuentas el matrimonio es solo un contrato entre dos personas y la inocente
Haruka preguntaba porque no le dábamos un hermanito o hermanita.-

-Bueno ya, la tuvimos a ella ¿no?-

-Si porque era un capricho de nuestros padres, de no ser por eso tu y yo….-

-Tu y yo somos buenos socios y nada mas ¿o crees que no se de tus amiguitas?-

-¿Y tu crees que yo no se de los tuyos? ….. Ni te sorprendas, no eres tan discreta como crees.-

-¿Vamos a pelear por eso o armar una estrategia para que esa niña nos ayude con sus tíos?-

-Tú sabes mejor como manejar a tu hija.-

-Si, pero ella siempre ha buscado tu aprobación, nosotras siempre hemos peleado mas, así que en
esto tienes que ayudarme, con Junko pude sola porque no tenia que convencer a Haruka de nada y
esa niña si que es crédula, pero la tal Michiru es una desconfiada y como no, si el león cree que
todos son de su condición, pero tenemos que aparentar que la estamos conociendo y que le
creemos.-

-Como te dije fingir es algo que se te da…. esta bien se nos da bien ¿con que quieres que te ayude?-

-Con el viaje, tiene que ser dentro de 15 días para poder tener una semana para convencer a la
escuincla para que vea a sus tíos, sobre todo a Kasumi.-

-¡¿EN QUINCE DIAS?! ¿estas loca, no sabes cuantas cosas tengo ya agendadas para esos 7días? Te
dije claramente que podríamos ir dentro de un mes 3 semanas cuando mucho.-

-Ya lo se, pero la tal Michiru solo pasara tres semanas con nuestra hija, se acaban de reconciliar y
ella solo esta de “vacaciones” como si trabajara mucho, el caso es que entre mas pronto lleguemos,
mas tiempo tendremos de convencerla a ella o a nuestra hija para que nos ayude.-

-Vas a hacer que me enferme de verdad con tanto stress al que me sometes, a ver como arreglo
esas citas.-
-(No estaría tan mal que se enfermara realmente) ¿entonces hago las reservación del hotel y el
avión?-

-Si hazlas pero hasta dentro de 15 días ni uno menos o a ver como las cambias.-

-Si claro, hasta dentro de 15 días.-

-¿Qué hay de cenar?-

-No se, pregúntale a Kyoko o a Yasú tengo otras cosas que hacer.-

-Si no sabes es porque no haz cenado.-

-No y voy a salir, así que con tu permiso, todavía debo arreglarme.-

-¿Se puede saber a donde vas?-

-Ya debes saber, no soy tan discreta como creía ¿no?, que pases buenas noches no me esperes
despierto.-

Yami se fue en dirección de la recamara y Akito a la cocina.

En Maranello horas después.

Los últimos rayos de sol del día se filtraban por las cortinas, sin que estos molestaran a las dos chicas
que dormían plácidamente abrazadas. Hasta que el estomago de una de ellas empezó a protestar,
la joven artista empezó a despertarse lentamente, busco el reloj con la mirada ya eran mas de las 4
pm, hacia casi 24 horas que habían probado alimento por última vez y ya habían utilizado bastante
energía, trato de levantarse los mas sigilosamente posible para no despertar a la corredora y lo
logro, se puso la camisa que la rubia traía puesta el día anterior y se fue a preparar algo a la cocina,
vio que ingredientes tenia en el refrigerador y alacena para ver que podía preparar.

-Vaya, Haruka sigue lo de al lugar que fueres haz lo que vieres, tiene pasta, salsa ragú, queso, masa
para pizza, algunos vegetales, jugos…mmm...… creo hare una pizza, no es tan tardado.

Pasaron 45 minutos y en la habitación el olor a comida medio despertó a una soñolienta corredora,
al no sentir a la chica a su lado termino de despertar para ver que hora era, poco mas de las 5 había
dormido unas 5 horas aproximadamente, pero aun se sentía cansada, se levanto para ver que
preparaba su diosa marina, busco su camisa pero no la encontró.

-Ya imagino donde esta, ¿qué espera que me ponga su vestido? ni en los mejores sueños de mi
madre.- fue al closet y saco una bata, se la puso y fue a la cocina.

La chica estaba lavando el cuchillo y tabla de picar que utilizo para cortar los vegetales y el queso
cuando sintió como unos fuertes pero a la vez delicados brazos rodeaban su cintura, mientras la
dueña de esos brazos besaba su cuello.

-Huele muy bien, pero no me gusta despertar y no sentirte.- le dijo al oído sin soltar el abrazo.
-Lo siento amor, pero tenia hambre y ya no podía dormir, así que pensé en preparar algo para las
dos.-

-Si y también te pusiste mi camisa, la cual por cierto te queda de maravilla.- la volvió a besar en el
cuello.-¿Cuánto tiempo falta para que lo que preparaste este listo?-

-¿Tanta hambre tienes?-

-No, solo quiero saber si tenemos tiempo.- su voz era demasiado sugerente y empezó a deslizar una
mano bajo la camisa que vestía la chica, sin dejar de besar su cuello.

-Lo siento Haruka, pero la pizza estará lista en menos de 5 minutos y no quiero que se queme.-
detuvo la mano de la rubia que empezaba a subir peligrosamente por su vientre en dirección a su
pecho. –Así que pórtate bien y ve poniendo la mesa.-

-Si me porto bien ¿me das mi recompensa?-

-Ya veremos, recuerda que mañana tienes entrenamiento y quiero que tus sentidos estén al 100%
en esa pista.-

-MMMM…entonces mejor no me porto bien.- en una ágil movimiento giro a la violinista para quedar
frente a frente y besarla lujuriosamente, una de sus manos desabrochaba los botones de la camisa
y la otra acomodaba la pierna de la artista alrededor de su cadera, para comenzar a besar su cuello
de nuevo, trataba de terminar de quitar la camisa, la chica empezaba a dejarse llevar por los besos
y las caricias pero antes de perder el control totalmente aparto a la corredora de ella.

- No espera, se va a quemar la pizza, además solo tienes jugo y no se lleva bien con la pizza, ¿no
tienes otra cosa?-

-Si que sabes como arruinar el momento, pero si creo tengo unas cervezas en algún lado.- la soltó y
fue a buscar las cervezas al congelador.

-Si hay pero están congeladas, se me olvidaron ahí la última vez que vinieron los muchachos del
equipo, así que habrá que esperar a que se descongelen.-

-Pues la pizza ya esta, así que habrá que buscar un medio que no sea esperar porque me muero de
hambre.-

-Pongámoslas cerca del horno, claro adentro no porque explotan.-

-Pero igual hay que esperar.-

-Bueno abrimos la lata, ponemos la cerveza congelada en un vaso y la metemos al microondas.-

-No suena tan mal, pero algo no me gusta.-

-O podemos esperar mientras hago que te de mas hambre.- se acerco para besarla y abrazarla de
nuevo tratar de terminar lo que había empezado minutos atrás.

-No espera, de verdad tengo hambre y la pizza se va a enfriar y recalentada no sabe igual.-

-Esta bien, tu pon la mesa y yo me encargo de las cervezas.-


La violinista llevo todo a la mesa, partió la pizza en triángulos y la puso entre los dos asientos que
ocuparían para comer, terminado esto la corredora salió con dos vasos de cerveza fría y no
congelada. Se sentaron a comer.

-Te quedo deliciosa Michiru la verdad no tenias muchos ingredientes de donde escoger.-

-Bueno la pizza nació así, de la mezcla de las cosas que había durante la guerra.-

-Pero nosotras estamos en tiempos de paz.-

-En la cocina no parecía eso, batalle bastante contigo.-

-Me vas a decir que no te gusta.- su sonrisa era coqueta y sugerente y su mirada muy picara.

La chica se sonrojo ante el comentario.

-Bueno… yo… mejor terminamos de comer.-

-JAJAJAJA te queda bien el rojo amor y el nerviosismo más.-

-Disfrutas con mi sufrimiento.-

-No con tu sufrimiento, solo con tu nerviosismo.-

-Bueno tu no te quedas atrás, también eres bastante graciosa cuando te pones nerviosa.-

-Y a ti te encanta verme nerviosa, estamos a mano.-

Las chicas terminaron de comer entre comentarios sugerentes que provocaba el nerviosismo de la
otra y viceversa.

-Estuvo muy rico todo pero como que me quede con ganas de algo más.-

-Lo siento Haruka pero no tienes muchas cosas en tu alacena, creo vi unas galletas y todo lo
necesario para preparar café.- la chica se levanto para preparar el café y buscar las galletas sin dejar
dar replica por lo que la corredora la siguió, la chica estaba de puntillas buscando las galletas en la
alacena cuando sintió como los brazos de Haruka la giraban.

-Yo nunca dije que seguía con hambre, dejamos algo pendiente en este lugar antes de cenar.- su
mirada tenia un brillo lujurioso y pasional.

-Si lo recuerdo, fue una batalla campal para evitar que la pizza se quemara, pero también recuerdo
que mañana tienes entrenamiento y debes ir descansada.-

-Vamos Michiru es temprano apenas pasan de las 8 pm y tenemos mucho tiempo perdido que
recuperar.- la beso intensamente en los labios y sus manos comenzaron a desabrochar la camisa, la
chica se dejo llevar por el deseo y rodeo la cintura de la rubia con las piernas, pero recobro un poco
de razón.

-¿La cocina te parece el mejor lugar para esto?-


-Contigo cualquier lugar es bueno, pero vamos a la recamara.- la llevo cargando en la misma posición
y sin dejar de besarla, la violinista correspondía a los besos mientras sus dedos jugaban con el pelo
de la corredora.

La corredora empezó a abrir los ojos lentamente después de 8 horas de sueño placido y reparador
en los brazos de su amada, era extraño que ella despertara primero, pero después de la noche
anterior… pensó en darle una sorpresa a la artista que no sintió cuando la corredora se levanto de
la cama.

Al cabo de varios minutos y una lucha campal con el tostador, regreso con una bandeja, con dos
desayunos listos y servidos, dejo la bandeja sobre una mesita de noche y se sentó en la cama, para
empezar a besar tiernamente los hombros de la violinista que empezó a abrir los ojos
perezosamente.

-MMM… despertaste antes.-

-Si, buenos días mi bella durmiente.-

-Bueno a la bella durmiente la despertaron con un beso pero no en el hombro.-

-Pero yo soy más original.-

-Y a mi me gusta esa tradición en especial.-

-En ese caso tus deseos son ordenes.- la beso tiernamente en los labios. –Como te gustan las
tradiciones, creo que no te daré lo que traje, porque después de despertar a la bella durmiente no
desayunan, sino van a una fiesta donde baila con su amado príncipe.-

-¡¿Preparaste el desayuno?!-

-Oye no tienes porque sorprenderte tanto ¿crees que en estos años no desayunaba?-

-Pensé que desayunabas en un café o algo así.-

-Eso solo cuando no me daba tiempo de prepararme algo.-

-Bueno a ver que preparo mi príncipe azul.-

-MMMM….¿no teníamos una fiesta para presentarte en sociedad y un baile primero?-

-Ni menciones la presentación en sociedad.-

-¿Por qué?-

-Porque desde que nuestra situación económica mejoro y me conocen un poco en el mundo…

-¿Poco? Por dios Michiru todo el mundo te conoce, eres la violinista mas joven y exitosa y también
tus pinturas son famosas.- la interrumpió abruptamente lo que le valió una mirada de enfado.-
Perdón no lo pude evitar, continua.-
-Te decía desde entonces, los hermanos de mi madre nos han buscado para que viajemos a Japón y
me presenten con sus amistades, ahora si soy una Kaioh y estoy segura que la orquestadora de todo
esto es Kasumi, pero no tengo interés en conocer a sus amigos y menos que mi mamá este cera de
ellos otra vez.-

-Tienes toda la razón y motivos suficientes para no querer hacerlo, lamento haberlo comentado.-

-No te preocupes no tenias porque saberlo, mejor veamos que preparaste para el desayuno.-

-Fue algo sencillo sabes que la cocina no es lo mío.- le paso la bandeja que aunque si era algo sencillo
estaba muy decorado, le puso bastante empeño, la chica probo el café primero.

-Como a mi me gusta.-

-¿Creías que se me olvidaría?-

-¿Te he dicho que te amo?-

-No el día de hoy.-

-Pues te amo y mucho.- la beso con un gran amor.

Las chicas terminaron su desayuno y reposaron un rato, después se fueron a bañar para ir a la
práctica de Haruka en el circuito Fiorado de Ferrari. Cuando estuvieron arregladas se subieron al
deportivo de la rubia y se dirigieron al centro, dejaron el auto en el estacionamiento y fueron a la
pista donde solo faltaba que Giancarlo llegara.

-Buenas tardes chicos.-

-Hola Tenoh, hoy vienes bien acompañado, buenas tardes Sirita Kaioh.-

-Buenas tardes ¿Cómo están?-

-No tan bien como usted o Tenoh pero no nos quejamos ¿cierto Chris?-

-Así es Marc.-

-Bueno me voy a cambiar, por favor traten bien a Michiru, compórtense como si los hubieran
educado.-

-Oye no digas eso enfrente de la Sirita. ¿que va a pensar?-

-Lo mismo que yo, si se comportan como siempre.- les dijo mientras se alejaba.

La artista se quedo platicando un rato con los chicos que le presentaron a otros miembros del equipo
incluyendo al jefe del mismo Jean Todt, minutos después llego Haruka cambiada, Giancarlo seguía
retrasado, así que continuaron la charla, cuando por fin llego su co-equipero se llevo un buen regaño
por parte de los ahí reunidos menos Michiru que solo se reía de los tontos pretextos que el joven
daba por haber llegado tarde. Se fue a cambiar y regreso 5 minutos después completamente listo,
batiendo su propio record.
Iniciaron con unas vueltas a la pista para ir calentando el motor, después fueron aumentando la
velocidad y tuvieron una carrera simulada.

-¿Cómo ve a Haruka Sr. Todt?-

-Mas relajado que en al última carrera aunque igual de imprudente que siempre.-

-¿Imprudente?-

-Si, se arriesga más que cualquier piloto, pero sabe medir los riesgos, conoce a la perfección sus
capacidades.-

-¿Entonces no corre peligro?-

-Me gustaría decirle que no, pero este es un deporte de riesgos y Haruka lo sabe, pero no se
preocupe, se que estará bien.-

-Eso espero.-

Continuaron con el entrenamiento por unas horas más, hasta que Jean lo dio por terminado, los dos
pilotos se fueron a bañar y cambiar, entre tanto los chicos del equipo le hacían compañía a Michiru,
la cual seguía preocupada por la platica que tuvo con el jefe del equipo, aunque el se mostraba
confiado le daba terror que algo el pudiera pasar a la rubia, aun recordaba y muy bien el susto que
se llevo en la carrera de moto cross, la violinista estaba sumergida en sus cavilaciones y no vio
cuando Haruka Y Giancarlo se acercaron al grupo.

-Listo ¿nos vamos Michiru?-

-¿Eh?... a si claro vámonos.-

-¿Te pasa algo?-

-No nada, solo me distraje y me sorprendió tu llegada.-

-Esta bien, bueno chicos nosotros nos retiramos.-

-Que les vaya bien, se cuidan.-

-Si gracias Marc.-

-De nuevo un placer en conocerla sirita Kaioh.-

-El placer fue mío Sr. Todt.-

-Hasta mañana Tenoh, espero no te hayamos agotado mucho como para que no puedas… ya no
digo nada guardo silencio.-

-Así esta mejor Chris, aprende a comportarte frente a una dama.-

-Si perdón Jefe, una disculpa sirita Kaioh.-


La chica se reía por lo bajo por el comentario tan inapropiado, la mirada fulminante que le lanzo
Haruka y el regaño del jefe del equipo.

-Esta bien Chris no hay problema, bueno espero verlos en otra ocasión.-

-Nosotros también, se cuidan mucho.-

Las chicas se alejaron, rumbo al estacionamiento.

-¿Quieres ir al café di Maranello? Es muy famoso esta en el centro por el monumento a Enzo Ferrari.

-¿No estas cansada?-

-No, últimamente tengo mas energía ¿vamos?-

-Claro, me encantaría conocer ese lugar tan famoso.-

Se subieron al deportivo y llegaron al café, cualquiera pensaría que llamaban la atención por ir en
ese auto pero no, en Maranello es común ver varios ferraris en línea, muchos de los dueños de un
auto así son invitados a visitar la ciudad, pero no era común ver bajar de uno a una pareja tan
perfecta y famosa a nivel mundial.
Entraron al local para tomar un clásico capuchino al mas puro estilo Italiano, la joven artista hizo
evidente su preocupación por la integridad física de la corredora, pero la rubia insistía en que no
tenia de que preocuparse, llevaba años como profesional.
Terminaron su café y regresaron al departamento de la corredora.

Los días pasaron entre recuperar el tiempo perdido, las visitas de la artista a los entrenamientos y
las visitas al complejo Ferrari, la fábrica, el museo, en un fin de semana a la "Città Ducale" de
Modena, donde disfrutaron de su magnifico centro histórico de estilo Renacentista, realmente bello
y espectacular, en esta localidad nació Enzo Ferrari y en ella creció su equipo de carreras en los años
treinta, en el Viale Trento e Triste, defendiendo los colores de la marca Alfa Romeo.
Visitaron las fabricas de Maserati, Lamborghini, De Tomaso, Pagani, el Autoluce que es un
establecimiento de venta de autos deportivos de todas las marcas y por último el lugar favorito de
la rubia el Museo Stanguellini.

Un domingo en la mañana la chicas estaban desayunando tranquilamente en la cama cuando


escucharon el timbre.
-¿Esperas a alguien?-
-No, nadie del equipo me dijo que vendría y si fuera una emergencia me habrían llamado por
teléfono.-
-¿Quieres que vaya a ver quien es?-
-¿Vistiendo solo mi camisa? Ni loca, te queda estupenda pero solo para mis ojos, voy yo.-

La rubia se vistió rápidamente y fue a abrir la puerta ya que era la segunda vez que tocaban. Al abrir
la puerta Yami se le vino encima.
-Hijita ¿Cómo esta mi bebe?- le dijo sin soltarla.
La corredora se quedo paralizada sin saber que hacer o decir

Capitulo 33

Haruka se quedo estática, no podía corresponder al abrazo de su madre, entre la impresión por su
extraño comportamiento, la mezcla de sentimientos y la sorpresa. Yami se separo de su hija se paro
junto Akito el cual también estaba sorprendido, pero después de fingir tantos años supo controlar
muy bien su sorpresa y solo le dedico una encantadora sonrisa a su hija, muy parecida a la que
Haruka brinda de forma natural no fingida.

-¿No vas a decir nada hijita?-

-¿Perdón?... a si claro… este… estoy bien ¿y ustedes como están?-

-Felices de poder visitar a nuestra bebé después de tanto tiempo, ¿verdad Akito?- sabia que su
estrategia estaba teniendo éxito, al ver el nerviosismo de su hija y la cara de sorpresa que no
quitaba.

-Si claro muy felices (claro ella no tuvo que revolucionar su agenda) me da gusto que estés bien.-

-Gracias, pero me hubieran avisado cuando llegaban.-

-Te quisimos dar una sorpresa, pero si te interrumpimos podemos volver después.-

-No es eso, pero si me sorprendieron, no los esperábamos hoy, sabia que vendrían por estos días,
pero…

-¿Michiru esta contigo?- pregunto Yami con mucho entusiasmo

-¿Qué?.. .. si claro ella esta conmigo (¿Por qué tanto entusiasmo por Michiru?)-

-Entonces si interrumpimos, será mejor que regresemos al hotel y vengamos mas tarde.- Akito
sonaba serio.

-¿Ya desayunaron?-

-No acabamos de llegar, pero desayunamos por ahí no te preocupes cariño.-

-(¿Cariño? Desde cuando mamá me llama así) si no les importa esperar un poco a que nos
arreglemos podemos desayunar los cuatro.-

-Si claro, las esperamos, tarden lo que gusten, así vamos conociendo bien a Michiru, después de
todo será parte de la familia.-

-(Será parte de la familia ¿Qué esta pasando?) Eh… si… no tardamos, pasen a la sala, pueden ver la
televisión o tu papá puedes leer el periódico.-

-Muchas gracias hijita.- el matrimonio entro y se sentó en la sala mientras la rubia se dirigió a la
habitación.
-¿Quién era? Te tardaste mucho iba a salir a buscarte.-

-Que bueno que no lo hiciste, son mis padres.-

-¡¿Qué?! Llegaron sin avisar otra vez.-

-Así es Michiru, pero mi madre esta muy extraña, me abrazo, me dijo que era su bebé, hijita, cariño,
ni cuando era niña me trataba así.-

-Es muy extraño, pero tu la conoces mejor ¿no sabes que pueda ser?-

-La verdad creo nadie la conoce, ni ella misma, pero me preocupa que sea por algo grave su cambio
de actitud.-

-¿Y como ves a tu papá?-

-También extraño, demasiado pasivo, mi madre siempre ha sido dominante pero ahora papá esta
como… ¿lento?...no lo se, espero que él no este enfermo.-

-Espero que no, pero ¿que dijeron?-

-Que esperan a que nos arreglemos para ir a desayunar

-¡¿Por qué no lo dijiste antes?! hay que apresurarnos.-

-Perdón se me olvido con lo de la actitud de mi madre, pero tienes razón hay que apresurarnos.-

Las chicas se apresuraron a bañar y arreglar, como siempre Haruka estuvo lista antes, pero no saldría
dejando en evidencia a la violinista, así que la espero pacientemente. En la sala Akito leía el periódico
mientras Yami husmeaba por el departamento de su hija, el cual estaba en perfecto orden lo que la
sorprendió bastante, su hija era ordenada pero no a tal extremo, sin duda había madurado.
Michiru aunque tardo mas rompió su record y estuvo lista antes de lo que la rubia suponía. Salieron
de la habitación para encontrarse con el matrimonio muy silencioso.

-Ya estamos listas.-

Yami se levanto a saludar a la chica.

-Hola Michiru ¿Cómo estas?-

-..Bien.. gracias ¿y usted?-

-Con altos y bajos pero no me quejo.-

-Buenos días Michiru.- ahora fue Akito el que se acerco.

-Buenos días Sr. Tenoh ¿usted como esta?-

-No como me gustaría (mas bien en donde y con quien me gustaría) pero tampoco me quejo, te ves
muy bien por favor solo dime Akito me haces sentir mas viejo de lo que estoy.-
-Usted para nada se ve viejo.-

-Muchas gracias Michiru pero los años no pasan en balde.-

-Bueno ¿nos vamos? El viaje fue largo y debes estar cansado querido.-

-Si claro vámonos.-

Dejaron pasar a Michiru y Yami primero y Haruka se quedo con su papá algo retrasada.

-Papá dime la verdad ¿estas bien?-

-¿Por qué lo preguntas hija?-

-No se, me da la impresión que algo no esta bien.-

-No te preocupes, mejor alcanzamos a tu madre y novia.-

-¿No me engañaras verdad?-

Akito dudo un poco al ver la mirada de sincera preocupación de su hija, en el fondo se sentía
culpable.

-Ya te dije que no te preocupes, vámonos, que tu madre se debe morir de hambre.-

-Si vamos.-

-¿Por cierto a donde nos vas a llevar?

-A un lugar que frecuento, esta cerca del circuito y los pilotos suelen ir ahí, espero les guste es parte
de mi mundo el cual mamá dijo quería conocer y comprender.-

Los cuatro subieron al deportivo de la rubia y se fueron rumbo al circuito Fiorano y llegaron al
Ristorante Montana por dentro decorado con cascos, fotos, dedicatorias, etc. Es como un museo y
todo es auténtico. La rubia les explicaba algunas cosas a sus padres, Yami parecía muy interesada
pero Akito realmente prestaba atención a lo que su hija decía. Muchas personas ahí conocían a la
corredora y ya también a la joven artista por lo que se acercaron a saludar, la velocista presentó a
sus padres, todos eran cordiales pero estaban asombrados por la visita del matrimonio Tenoh, la
mayoría sabía que no visitaban a su hija con regularidad.

-Bueno ¿Qué les parece el lugar?-


-Muy bonito por fuera, parece una típica casa campirana Europea.-
-Pero por dentro lo detestas ¿no es así?-
-No hijita como crees, solo que el interior es muy…. Deportivo, pero bueno es a lo que te dedicas, lo
que te gusta y quiero aprender mas del mundo del automovilismo.-
-La verdad todo esto es muy interesante hija y si se ve que es lo que te gusta porque hablas con
mucha pasión de todo lo que hay en este lugar y se ve que eres muy querida.-
-Si me encanta ser piloto de carreras, pero tomemos asiento y ordenamos, creo que los cuatro
tenemos hambre.-
-¿Si tienes apetito querido?-
-Si Yami, lo tengo.-
-¿Pasa algo, me están ocultando algo importante?-
-No hijita no te preocupes, desayunemos mejor.-

Tomaron asiento en una de las mejores mesas, Haruka era la cliente mas famosa y distinguida del
lugar por lo que gozaba de ciertos privilegios. Les llevaron la carta y los cuatro ordenaron un
Capuchino, jugo , Haruka de Zanahoria, Michiru de Naranja y el matrimonio pidió una combinación
de naranja con zanahoria, Yami y la violinista ordenaron un brioche, Akito un Tramezzino una
especia de club sándwich y su hija un Panino de prosciutto con queso mozzarella.

-Bueno ya que estamos los cuatro, Michiru quiero pedirte una disculpa por haberte tratado mal sin
conocerte.-

La chica se quedo sorprendida de que la soberbia y orgullosa Yami le dijera tales cosas.

-…No se preocupe Sra. Tenoh, ya quedo en el olvido, espero que nos podamos conocer y llevarnos
bien sobre todo por el bien de su hija.-

-Yo también lo espero (por el bien de los negocios), así que platícame un poco de ti.-

-¿Qué quiere que le cuente?-

-No se, que te gusta que no, que cuenta tu familia, cosas así.-

-Ya debe saber que mi pasión es la música y el arte, no solo toco el violín también hago
composiciones y me encanta pintar claro también me gusta mucho Haruka, lo que no me gusta es
el mundo superfluo de la gente rica y banal, que vive de apariencias, que son mas hipócritas que
nada, porque siempre aparentan lo que no son, mi familia siempre ha sido mi madre y las cosas van
muy bien con ella, ahora con Haruka y espero sigan así de bien y claro ahora también con los
Darrieux que se portaron como unos padres y hermana conmigo.-

-¿Qué fue lo que te gusto de mi hija?-

-Su forma de ser, me conquisto con sus detalles y no niego que es sumamente atractiva.-

-(¿Cómo no lo va a ser con todo el dinero que tiene?) ¿dices que te conquisto?-

-Si así es, yo era muy cerrada, no quería conocer a nadie pero ella me mostro que la vida puede ser
maravillosa y sobre todo que el amor existe.-

-Que romántico ¿verdad querido?-

-Si claro mucho.-

-¿Y siempre te gustaron las mujeres?-

-No la verdad es que nunca pensé que me enamoraría de una, pero en el corazón no se manda.-

-Claro en el corazón no se manda (el dinero es lo que llama) así que te enamoraste sin importar que
mi hija es mujer o ¿te engaño con su apariencia masculina?-
-No, no me engaño siempre supe que era mujer y cuando le pregunte ella me lo confirmo desde un
principio, ¿Qué no conoce a su hija? Es una persona integra, honesta y fiel a sus creencias y a si
misma.- la artista mostro una gran indignación ante el comentario.

-Si….claro… digo…. Yo … estoy de acuerdo con eso, es solo que…. bueno tu sabes…lleva años
aparentando ser alguien que no lo es y …..- Yami estaba realmente nerviosa, el subconsciente la
traiciono y no pudo seguir fingiendo entendía y le creía a su hija.

-Creo que eso quedo claro en su última visita madre, ya les dije mis motivos para no gritar a los
cuatro vientos quien soy.- el tono de la corredora era molesto.

-Si claro hijita quedo claro, solo quería saber como se enamoro de ti Michiru eso es todo, no era mi
intención hacerte creer que desconfió de ti.-

-Sra. Tenoh ¿que me podría contar de usted?-

-¿De mi? Creí estábamos aquí para conocerte a ti y conocer el mundo en el que vive mi hija para
poder comprenderlas y ser una familia.-

-En una familia todos los miembros se conocen, no solo los padres conocen a sus hijos y parejas, es
importante que haya confianza y comunicación ¿no cree?-

-Si por supuesto (esta niña es mas lista de lo que pensé) ¿Qué quieres saber querida?-

-¿Por qué el cambio tan repentino de actitud? Si mal no recuerdo no me podía ver ni en fotografía
y mucho menos cerca de su hija, para usted solo era una arribista en busca de posición económica.-

-(Y los sigues siendo mocosa, sino fuera por tus tíos no estaría compartiendo la mesa contigo) es
que me di cuenta que te prejuzgue me deje llevar por chismes y he hecho lo mismo con mi hija,
bueno hemos ¿verdad cielo?-

-Si Yami tienes razón solo pensamos en nosotros lo que queríamos y nunca nos preocupamos por
conocerte y entender a nuestra hija.-

-Sonaría lógico después de un largo proceso de terapia y cosas así pero ustedes se dieron cuenta de
eso de la noche a la mañana.-

-No fue de la noche a la mañana, créeme lo hemos estado pensando durante varios meses y
llegamos a la conclusión de que nunca nos intereso conocer a nuestra hija y comprenderla y que
después seria demasiado tarde para hacerlo, uno nunca sabe lo que pueda pasar.-

-¿A que te refieres con demasiado tarde y lo que pueda llegar a pasar?-

-Bueno hijita, nadie tenemos la vida comprada no sabemos que pueda pasar, un accidente,
enfermedad, cualquier cosa y no nos queremos ir de este mundo sin haber arreglado las cosas
contigo.-

- ¿Qué es lo que no me están diciendo madre?-

-Nada, de verdad no es nada, pero hemos estado pensando mucho tu padre y yo en los últimos
meses.-
-Si Haruka no seas paranoica, tu madre dice la verdad, no hay nada que estemos ocultando.-

-Comprendo que quieran arreglar las cosas con su hija pero sigo sin comprender su cambio de
actitud hacia a mí.-

-Es algo lógico querida, tu formas parte de la vida nuestra hija y …

-Cuando pensaron todo eso no sabían que estaba con Haruka, hace meses estábamos separadas.-

-(Maldita mocosa no voy a poder contenerme si sigue así) es verdad y si recuerdas no fui amable
cuando me respondiste el teléfono, pero luego pensé que otra vez eras parte de la vida de mi hija y
valía la pena conocerte mejor.-

-Cambio muy rápido de parecer, de llamarme insolente por colgarle el teléfono a querer
conocerme.-

-Ya te dije el porque, quiero tener una relación normal con mi hija ¿es muy difícil de entender?-
Yami empezaba a molestarse bastante ante la actitud incrédula de la artista.

-Le daré el beneficio de la duda.-

-(¿Qué quiere ahora que le de las gracias?, si la que le esta dando la oportunidad de aprobar su
relación con mi hija soy yo) querida puedes creer lo que quieras, así como yo me reservare mi
opinión sobre ti hasta no conocerte bien.-

-Bueno ya basta, se supone que este seria un desayuno cordial.- Akito estaba molesto por la
situación.

-Yo que Akito solo trataba de conocer a la novia de tu hija y que ella me conociera, pero es muy
desconfiada, solo respondí a sus preguntas.-

-Lo siento madre pero Michiru tiene motivos para desconfiar, en parte a mi también me extraña ese
cambio suyo de actitud y se lo comente, no puedes culparla por comportarse así, menos cuando le
creyeron mas a sus “amistades” y la trataron tan mal y tu comentario final estuvo fuera de lugar.-

-Ahora yo tengo la culpa de todo y ya reconocí que la prejuzgue y que por eso quiero conocerla por
ella no por lo que me cuenten, ni mis amistades ni tú hija y si ella se reserva su opinión sobre mi, si
me cree o no yo estoy en mi derecho de hacer lo mismo.-

-Entonces yo también estoy en mi derecho de desconfiar de ti madre.-

-Ya basta ¿no podemos desayunar tranquilamente sin pelear una vez en la vida, es eso mucho
pedir?-

-Perdón Sr. Tenoh, no era esa mi intención, solo estoy inquieta y preocupada por Haruka, es lo mas
valioso que tengo en el mundo y no quiero que salga lastimada, por eso mi desconfianza, eso es
todo, pero no volverá a pasar, yo también estoy prejuzgando hasta cierto punto.-

-¿Hasta cierto punto? ¿Qué quieres…


-Yami, basta ya fue suficiente, Michiru tiene razón, ya conoce la peor faceta de nosotros, pero no
somos así, ya nos iras conociendo, bueno mi esposa en un poco temperamental, igual que nuestra
hija así que debes estar acostumbrada.-

-Papá no le digas eso.-

-No te preocupes Haruka ¿crees que no te conozco? Si Sr. Tenoh es temperamental, impulsiva,
temeraria…. La rubia puso cara de enfado. - pero también es la persona mas maravillosa que existe.-
miro a la corredora que le correspondió con una sonrisa encantadora.-

-Se ve que si conoces a Haruka y que realmente la amas.-

-Si Sr .Tenoh, la conozco muy bien, así como ella me conoce a mi y nos amamos tal cual somos.-

-Si claro como no.- Yami no se controlo mas y lo dijo muy bajito pero no lo suficiente para escapar
al oído experto de la violinista.

-¿Si claro como no, que Sra. Tenoh?-

-….Este… pensé en voz alta… sobre…. El café si claro como no el mejor capuchino se toma en Italia,
he viajado mucho y no me pareció la gran maravilla.-

-Pues difiero contigo madre, a mi me gusta mucho el capuchino de este lugar.-

-Tu siempre llevándome la contra, pero esta bien, cada quien sus gustos.-

-¿Les parece si pedimos la cuenta?-

-¿Tienen algo que hacer?-

-No pero pensé que les gustaría dar un paseo por la ciudad, ya que quieres conocer mi mundo ir a
la fabrica de Ferrari a la pista donde entreno, cosas así.-

-(Solo eso me faltaba, pasármela entre autos) claro hijita nos encantaría ir, claro si tu padre no esta
muy cansado por el viaje.- pensó que con eso se podría librar de semejante compromiso.

-¿Qué pasa? Papá esta acostumbrado a viajar mucho.-

-No pasa nada Haruka, me encantaría visitar todos esos lugares.-

La rubia pidió la cuenta y se fueron a ver la fábrica y el museo Ferrari, Akito parecía interesado con
lo que le contaba su hija mientras que Yami estaba fastidiada de tanto auto, la violinista estaba
encantada de ver tan feliz a la corredora aunque seguía mostrando cierto recelo ante la actitud de
sus padres, no creía que su cambio de opinión fuera sincero o si lo era algo mas que la reflexión fue
lo que motivaba ello.
Al termino del recorrido fueron a la pista de entrenamiento, como era domingo no pudo mostrarles
como entrenaba, pero si su coche, les pidió que la acompañaran al día siguiente para que pudieran
ver a lo que se dedicaba, en realidad quería mostrarles sus habilidades, que no se equivoco al elegir
ese camino y no el de los negocios, pero les advirtió que nadie sabia que era mujer solo el Sr.Todt y
el dueño del equipo con quien firmo el contrato, ellos estuvieron de acuerdo en solo llamarla Haruka
para no cometer un error, fueron de compras, la chica se ofreció a prepararles algo de cenar y
mostrarles sus dote culinarias, compraron lo necesario para preparar unos crosstini con tapenade,
una lasagna a la boloñesa y un tiramisú para el postre.
Regresaron al departamento de la velocista la cual se ofreció a ayudarle a la chica en la cocina pero
se negó le dijo que atendiera a sus padres, así que en lo que la artista cocinaba, la corredora
platicaba con sus padres en la sala de su departamento.

-Cuéntame hija como fue que te reconciliaste con Michiru.-


-Es una larga historia, pero resumiéndola, las dos nos encontrábamos en Valencia España, otra
persona se encargo de reunirnos, aclaramos las cosas y estamos juntas ahora como siempre debió
ser.-
-¿Quién las reunió? (quien quiera que seas gracias)-

-Perla Ruiz, no se si la conozcan es….

-Claro la española que toca la flauta, Michiru hizo una gira con ella por Asia.-

-Si la conoces.-

-Claro que la conozco, sabes que tenemos un club de promoción cultural.-

-Si lo se madre, tu y tus famosos clubes de damas de alta sociedad.-

-¿No van a pelar por eso o si?-

-Claro que no papá, disculpa el comentario.-

-No te preocupes hijita, pero ¿por qué fue Perlita las que las reunió?-

-¿Perlita?-

-Si es que fue con ella con quien hicimos el trato para una presentación para una obra de caridad,
por obvias razones no podía acudir a Michiru, pero no respondiste.-

-Bueno ella supo lo que paso entre Michiru y yo y la confusión que hubo y nos reunió en una cena
de gala para artistas.-

-Que buena amiga es esa muchacha (me pregunto si sus padres tendrán empresas con las que
podamos hacer negocios, me esta gustando para mi hija)-

-Si es buena amiga de Michiru.-

-¿Y ustedes no son buenas amigas? Se ve que es una buena muchacha, muy educada y su trato para
con la fundación siempre fue muy cordial y atento, creo que seria una buena in…-

-Yami tu hija sabrá con quien hace amistad y con quien no.- Akito sonaba serio y un tanto molesto.

La rubia se quedo sorprendida, su padre nunca había contradicho a su madre y mucho menos la
había interrumpido mientras hablaba, siempre pensó que creía en su buen juicio para elegirle
amistades y hasta novio, algo raro estaba pasando con sus padres y lo tendría que averiguar a como
diera lugar.
Por su parte Yami también se quedo sorprendida por lo que no dijo nada en varios minutos hasta
que recobró el habla.

-¿Te sientes bien amor? Te ves cansado y de mal humor, me preocupas.-

-¿Por qué te preocupa, no se ha sentido bien?-

-Tranquila Haruka estoy bien y si estoy de mal humor es por unos pendientes que deje en Japón.-

-Algo me están ocultando.-

-Para nada hijita ¿Cómo creer? Es solo que tu padre esta enojado porque tuvo que cancelar unas
citas para poder viajar antes.-

-¿Y por qué apresuraron el viaje?-

-Para poder conocer a Michiru.-

-¿No podía ser en otro momento, porqué la prisa?-

-Por qué ni tú sabes que va a pasar cuando terminen sus vacaciones y realmente queremos hacer
las paces con ustedes.-

-Si pero hubieran podido venir a verme después y en otra ocasión platicar con Michiru.-

-Tal vez, pero entre mas pronto nos llevemos los cuatro bien mejor, ya he perdido mucho tiempo.-

-Hablas como si alguno de nosotros nos fuéramos a morir ¿Qué esta pasando?-

-Nada ya te dije, es solo que nadie sabe lo que pueda pasar, lo he reflexionado mucho y no quiero
desperdiciar mas tiempo con sociedades y fundaciones de caridad en lugar de pasarlo con mi hija,
pero no me dijiste ¿porque no te llevas bien con Perla?-

-Es una larga historia la de Perla.-

-Lamento interrumpir pero la cena ya esta lista.-

-(Uff me salvo la campana o mejor dicho mi diosa marina) gracias amor no sabes cuanto te lo
agradezco (y de verdad que no lo sabes).-

-No tienes nada que agradecer, espero que una cena típica Italiana sea de su agrado señores Tenoh.-

-Claro querida, nos encanta la comida Italiana y Haruka dice que cocinas muy bien bueno ahora lo
comprobaremos.-

-Gracias por prepararnos la cena Michiru.-

-No me lo agradezca haría cualquier cosa por ver feliz a Haruka, pero pasen por favor.-

Le mesa estaba puesta y decorada como para una pequeña e intima fiesta familiar que preparo la
chica mientras la lasagna se horneaba y el tiramisú tomaba consistencia en el congelador.
Primero sirvió el anti-pasto crosstini con tapenade los cuales fueron un éxito, después la lasagna la
cual acompaño con un vino tinto italiano y para terminar el postre, Yami se negaba a comer mas
pues perdería su hermosa figura pero Akito la convenció de que lo probara y después no pudo dejar
de comerlo.

-Debo reconocer que lo que me dijo mi hija sobre tus habilidades culinarias es cierto.-

-Todo lo que te he dicho de ella es cierto.-

-No desconfío de ti hijita pero he escuchado otras versiones, aunque veo que ahora eres una famosa
artista.-

-No se que tan famosa pero no me puedo quejar hago lo que mas me gusta y me va bien.-

-Vamos Michiru no seas modesta eres la artista mas conocida y cotizada.-

-Recuerda hijita que también esta Perla, la gira que hicieron juntas por Asia fue todo un éxito.-

-Si pero aunque Michiru la hubiera hecho sola habría tenido el mismo éxito.-

-Algo me dice que Perla no te cae bien hijita pero ¿por qué? las reunió ¿o no?-

-Si madre se encargo de que habláramos y aclaramos las cosas pero…-

-¿Pero que hijita que pasa?-

-Pasa Sra. Tenoh que Perla fue mi pareja sentimental, por eso Haruka y ella no podrían ser amigas.-

-(Lo dicho una arribista, primero tras el dinero de mi hija, luego tras la fama de Perla y ahora otra
vez el dinero) eso me tomo por sorpresa, no creí que después de cómo jurabas amara a mi hija…

-Basta madre que la culpable de nuestra separación fuiste tú, que mandaste a Junko par arruinar mi
vida, por fortuna no fue para siempre y no la puedes juzgar por tener otra relación cuando la nuestra
estaba terminada.-

-Pues cada vez me convenzo mas de que esa chica Perla es buena influencia para ti.-

-Yami fue suficiente ¿Cómo pretendes que Haruka sea amiga de la ex de Michiru?-

-Pero si Perlita fue quien hizo que estuvieran de nuevo juntas, es una buena persona no veo porque
no puedan ser amigas.-

-Disculpe Sra. Tenoh, pero aunque Haruka y Perla son muy buenas personas no creo que puedan
ser amigas ¿usted podría ser amiga de alguien que amó a su esposo?-

-Depende que sintió mi esposo por ella.-

-Creo que eso no debería importarte, solo que ella sigue enamorada de papá ¿podrías ser su amiga
madre?-

-Si es una buena persona si, lo pasado se queda en el pasado.-


-¿Te das cuenta que estas diciendo? Te dije claramente que ella sigue enamorada de papá ¿y aun
así serias su amiga? No puedo creerlo.-

-¿Qué tiene de malo?-

-Yami mejor ya cállate, Haruka creo que el vino no le sentó bien a tu madre, será mejor que nos
retiremos ya.-

-Me siento perfectamente bien Akito, es solo que tu hija y yo no pensamos igual.-

-Mas bien no amamos igual madre y no me vuelvas a pedir que sea su amiga.-

-Esta bien no lo vuelvo hacer (a menos que sea conveniente, tendré que investigar a Perlita).-

-Eso espero por el bien de las dos.-

-Pero aun no entiendo como fue que tuviste una relación con Perla Michiru, no me vayas a mal
interpretar, se que Perla es muy buena persona lo que hizo con ustedes lo prueba, pero no se como
tuviste una relación con ella para luego regresar con mi hija.-

-Mamá esa es su vida privada y ..

-No Haruka esta bien, si quiere saber se lo diré, Perla llego a mi vida en un momento muy difícil y
duro para mí, estaba dolida y ella me demostró un gran amor, le dije que no era correspondida,
pero no le importo, dijo que con el tiempo me haría olvidar a Haruka pero no lo logro, se dio cuenta
de eso y en Valencia nos reunió, ¿algo mas que quiera saber?-

-¿No te sientes mal de haber lastimado a dos personas con esa decisión?-

-Por supuesto que me siento mal, pero habría sido peor seguir engañando a Perla con una relación
falsa y Haruka tampoco era feliz lejos de mi así que de todas formas ambas saldrían lastimadas.-

-(Una relación falsa si sabré yo de eso) tienes toda la razón Michiru solo hubieran sufrido las tres,
Yami si no tienes mas preguntas lo mejor será que nos retiremos.-

-Esta bien, si ya te sientes cansado vámonos.-

-Los llevo a su hotel ¿Dónde se hospedan?-

-En el Locanda del Mulino.-

-Un lugar precioso, los llevo ¿me acompañas Michiru?-

-Si no les molesta prefiero quedarme a lavar los platos y ordenar la cocina.-

-Esta bien, no tardo.- se levanto de su asiento y le dio un tierno beso en la frente a la violinista, sus
padres se levantaron y la chica hizo lo mismo.

-Nos vemos mañana Michiru, supongo iras al entrenamiento ¿cierto?-

-Si claro Sr. Tenoh, hasta mañana entonces que descansen.-


La familia Tenoh se fue y la artista se puso a lavar y poner orden en la cocina, el día no fue tan
nefasto como imagino pero Yami seguía siendo un dolor de cabeza con sus comentarios inoportunos
y su actitud no le gustaba nada a la chica que termino de arreglar todo sin darse cuenta dándole
vueltas al asunto, se notaba que no amaba la padre de Haruka y se preguntaba que hacían juntos y
si realmente quería a su hija. Se fue a la habitación pensando en eso todavía y no escucho que la
corredora regreso por lo que el abrazo al tomo por sorpresa y dio un brinco del susto que le metió.

-Tranquila soy yo ¿o esperabas a alguien mas?-


-Tonta claro que no pero me asustaste.-
-¿En que estabas pensando que no me escuchaste llegar?-
-En la actitud de tus padres, sobre todo en la de tu madre, no se Haruka hay algo en todo esto que
no me gusta.-
-Lo se, su comportamiento es extraño y eso que menciona tanto el cansancio de mi padre…. no se
hay algo que me hace estar alerta.-
-Y haces bien, hay que ir con cuidado, mejor nos vamos a dormir, mañana será un día pesado.-
-¿Dormir?... no, estoy tensa, no podre dormir.- le susurro al oído de forma sensual.
-MMM si quieres te preparo un te y el baño para que te relajes.-
-MMM no suena mal pero pensaba en otra cosa.- su voz se hizo mas sensual aun la decir las ultimas
4 palabras.

La chica se dio media vuelta sin soltarse del abrazo y beso apasionadamente a la corredora no pudo
resistirse el tono que empleo al final, la rubia la fue guiando hasta la cama donde la recostó
delicadamente sin romper el beso.

En la habitación del hotel Lacanda del Mulino

-Me puedes explicar tu actitud de hoy.-

-Que quieres que te diga, que estoy cansado de cómo manipulas a todos incluyéndome a mi, porque
eso es lo que me pasa.-

-No es le momento de cansancios y arrepentimientos, tenemos algo importante que hacer antes de
regresar a Japón.-

-Lo se pero tu actitud no es la mejor, sigues siendo hostil con Michiru y tu actitud es demasiado
extraña hasta para mi.-

-Tengo que hacer que Haruka dude sobre tu salud, que sienta que la quiero y que no sospeche si
trato de maravilla a la mocosa de la noche a la mañana, además ya la viste es mas desconfiada que
yo, convencerla será mas difícil de lo que pensé, tendremos que recurrir a la ayuda de Haruka.-

-No se no quiero engañarla con una enfermedad inexistente.-

-¿Crees que diciéndole la verdad nos ayude, cuando le han importado los negocios?-

-No se, podemos intentar.-


-Lo siento Akito pero no voy a correr el riesgo, el plan seguirá como que se planeo desde el principio,
si la niña no cede, le diré a Haruka de tu enfermedad y el riesgo en el que estamos si no la convence
y de tu muerte segura.-

-Esto no me gusta Yami, Haruka va a sufrir.-

-¿Y nosotros no lo haremos si no la convence y lo que hemos pasado por sus gustos raros ya se te
olvido?-

-¿Qué hemos pasado por eso realmente?-

-Las vergüenzas, humillaciones, murmuraciones ¿quieres mas?-

-Vamos mujer eso por tus amistades, pero realmente no nos ha hecho nada.-

-¿No? Ya se te olvido como rechazo hacerse cargo de las empresas, es tu única hija ¿Quién lo hará
si no ella?-

-Si no le gustan los negocios no le gustan y punto, ¿no viste que feliz estaba cuando nos hablaba de
sus entrenamientos y logros como piloto? Es la misma pasión con la que tú hablas de negocios.-

-No compares sus juegos con cochecitos a mis negocios.-

-¿Tus negocios?-

-Bueno nuestros negocios ¿feliz?-

-Mejor vamos a dormir, nunca nos entenderemos.-

-Claro huye como siempre.-

-(Eso debí hacer hace muchos años huir de ti) hasta mañana.- Akito se fue a cambiar al baño, salió y
se fue a dormir.

A la mañana siguiente

Haruka despertó antes que Michiru, estaba inquieta y preocupada, pero no se quiso mover para no
despertar a la violinista que dormía plácidamente entre sus brazos, volteo a ver la hora 7:27 am
demasiado temprano pensó, intento dormir de nuevo pero no pudo, después de varios intentos
decidió ir a bañarse, la artista despertó minutos después se extraño de no ver a la rubia junto a ella,
escucho el ruido del baño y quiso ir a hacerle compañía.
La corredora dejaba caer el agua sobre su cuerpo sumergida en sus pensamientos y no siento
cuando alguien entro al baño y se acercaba para abrazarla y poniéndose de puntillas decirle al oído.

-¿Por qué no esperaste a que despertara, prefieres bañarte sola?-

-Mi..Michiru.-

-¿Esperabas a alguien mas?-

-Por supuesto que no, pero me sorprendiste.-


-¿En que pensabas que no me sentiste entrar?-

-En la actitud de mis padres, los dos están realmente raros, nunca se habían comportado así,
ninguno de los dos, no se que pensar.-

-No pienses demasiado, ayer en el museo y el circuito te veías feliz explicándoles tu mundo, se feliz
amor, no te preocupes demasiado.-

-¿Y si algo grave les pasa? O peor aun ¿si fingen para conseguir algo?-

-¿Qué querrían conseguir?-

-No lo se, es lo que mas me preocupa, otras veces mas o menos sabia lo que podían querer, pero
ahora…-

-Ya deja de darle vueltas al asunto, si es algo grave los sabrás y el preocuparte no solucionara nada
y si quieren algo también lo sabrás, relájate estas muy tensa, no puedes practicar así.-

La rubia se dio la vuelta para besar a la chica.

-Tienes razón, no quiero preocuparte en lo que dura el entrenamiento.-

Después del baño y desayunar fueron a caminar por la cuidad para que la corredora se relajara y
luego regresar por el auto y recoger en su hotel al matrimonio Tenoh para ir a la practica. Durante
esta Yami siguió con una que otra indirecta para Michiru mientras Akito seguía atento el
entrenamiento de su hija, checando como le baja milésimas de segundo al reloj con cada vuelta, se
sorprendía cada vez mas con las habilidades de Haruka para correr autos y se explicaba porque eran
su pasión.

Los días transcurrieron entre visitas del matrimonio Tenoh a las chicas, paseos por la ciudad, las
indirectas de Yami a Haruka y Michiru, preparando el chantaje sentimental a su hija, las peleas en
el hotel del matrimonio y los días felices para la pareja que a veces se nublaban con melancolía al
pensar los días de vacaciones de Michiru se terminaban y tendría que regresar a París.
Faltaban dos días para que el matrimonio regresara a Japón y estaban los cuatro cenando en el
departamento de Haruka, esta vez Michiru preparo comida típica japonesa.

-Bueno pasado mañana regresamos a Japón, ¿no haz pensado en regresar a tu país Michiru?-

-Solo para una gira a vivir no, prefiero quedarme en Europa.-

-(Claro donde nadie conoce tu oscuro pasado) ¿Por qué?-

-No tengo nada que hacer allá, forme mi carrera en Europa, Haruka vive en Europa y soy feliz aquí.-

-Pero tengo entendido que tienes familiares allá.-

-Sabe perfectamente quienes son ¿o su esposo no le conto? Recuerdo muy bien que me pregunto
si tenía relación con ellos al escuchar mi apellido.-
-Es verdad se me había olvidado, disculpa querida, también dijiste que no tenias buena relación con
ellos ¿verdad?-

-Así es, no tengo relación con ellos.-

-No crees que es hora de limar asperezas son tu familia.-

-No lo creo, no tengo ninguna necesidad de tener contacto con ellos.-

-Pero son familia, recapacita y ve a verlos.-

-¿Por qué tanto interés en que los vea?-

Capitulo 34

-Si madre ¿Qué es lo que pretendes?-

-Nada, solo unir a una familia, como yo trato de unir a la mía, creo que todos cometemos errores y
merecemos una segunda oportunidad.-

-No, ellos no merecen nada de mí más que mi indiferencia.-

-Estas muy joven para guardar tanto rencor, deberías perdonar y olvidar.-

-No quiero ser grosera señora Tenoh pero no sabe lo que sucedió en la familia, no lo entendería.-

-Es cierto no lo se, pero si se que es tu familia y que deberías estar cerca de ellos, nunca se sabe
cuando se necesitara de la familia.-

-Ya entiendo, por eso tu interés en “conocerme” porque no sabes cuando me vas a necesitar ¿no es
así madre?-

-Por supuesto que no hijita ¿como puedes creer eso?-

-¿Cómo? Fácil por tu actitud estos días y ahora este comentario, es fácil que lo piense, deja de actuar
y dime de una vez por todas que quieres de mí.-

-Solo estar cerca de ti, comprenderte y que tu hagas lo mismo conmigo.-

-Independientemente de eso Sra. Tenoh no necesito nada de ellos, cuando los necesite no
estuvieron ahí, así que prefiero mantener mi distancia, son mi familia pero por casualidad, no por
elección, por lo que no tengo ninguna obligación para con ellos.-

-No por obligación, por satisfacción personal, saber que eres capaz de perdonar.-

-Yo se mis capacidades y se las de mis tíos, no los quiero volver a ver y punto.- la chica ya estaba
muy impaciente y a punto de explotar.

-No deberías ser así, se ve que tus tíos te quieren.-

-¿Ha hablado con ellos, para que?-


-Bueno… si hable con Kasumi …hace un tiempo.... me dijo que te ha buscado y no le respondes ni
dejas que tu madre lo haga.-

-No pudo creerlo, otra vez me están usando.-

-¿De que hablas Haruka?-

-Padre no te hagas el inocente, quieren un negocio con los tíos de Michiru a cambio de que ella
regrese con la familia, pero que tonta fui, como no me di cuenta, nunca les importo acercarse a mi,
pero ya se acabo, mejor regresen a Japón hoy y no me vuelvan a buscar.- su voz demostraba ira,
coraje, desilusión y tristeza.

-No hija te equivocas…-

-¿Equivocarme? Ya madre deja de fingir, nunca me haz visto como tu hija, solo soy un instrumento
para tus negocios y tu padre ahora entiendo tu actitud callada, mi madre te pidió trataras de
aceptarme pero nunca podrás hacerlo y por eso prefieres callar que fingir.- se levanto dando un
fuerte puñetazo en la mesa.

-Tranquilízate Haruka por…-

-No me pidas eso Michiru, fui una tonta, como pude creerles, pero la culpa es mía por querer un
imposible, es imposible que mis padres me quieran y mas aun que me acepten, váyanse y no
regresen a mi vida nunca.- les señalo la salida.

-Haruka espera, escúchanos antes por favor.-

-No tengo nada que escuchar madre, ¡VAYANSE YA!-

-Te vas a arrepentir de esto te lo aseguro, Akito vámonos tu salud no es importante para tu hija.- el
matrimonio se puso de pie y se dirigió a la salida.

La rubia estaba extremadamente tensa tanto que no presto mucha atención a las últimas palabras
de Yami, seguía de pie con los dos puños apoyados en la mesa, la respiración agitada y la vista fija
en la nada, la chica se acerco sutilmente y acaricio uno de sus brazos, mientras con el otro rodeaba
su cuello.
-Haruka ¿estas bien?- su voz era un susurro suave. –Haruka por favor respóndeme.- la sacudió
suavemente.

-¿Qué dijo mi madre antes de irse?- su voz era débil y no cambiaba su posición.

-Eso no importa ahora, importa como estas tú.- recargo su cabeza en el hombro tenso de la
corredora.

-A mi me importa, dijo algo sobre mi padre.-

-Sobre su salud.-

-Maldición si esta enfermo y me lo ocultaron.- cada vez se tensaba mas, parecía perforaría la mesa
con sus puños y su respiración se agitaba más.

-Por favor cálmate, te vas a enfermar, respira profundo y pausadamente.-


Pero la velocista no parecía reaccionar, seguía sumergida en sus pensamientos y sentimientos,
sentimientos demasiado encontrados.

-Haruka por favor relájate, me estas preocupando la tomo del rostro para que la viera a los ojos.-
nunca la había visto así y se sentía realmente asustada.

Al ver la mirada de preocupación de la chica la piloto comenzó a respirar pausadamente, se dejo


llevar por aquella mirada profunda llena de angustia y amor, dejo salir un suspiro y abrazo con fuerza
a la chica escondiendo la cabeza entre el cuello y hombro de la violinista dejando escapar uno que
otro sollozo. Las lagrimas comenzaron a correr sin control e intento separarse de la chica e irse para
que no la viera así, no quería que la viera tan vulnerable, pero la violinista se lo impidió abrazándola
con mas fuerza.
-Haruka llorar no te hace débil, desahógate, no te preocupes siempre estaré contigo.-

Así estuvieron varios minutos en silencio, el calor de la artista iba calmando un poco la revolución
de sentimientos de la rubia la cual empezó a sentirse muy cansada, se separo suavemente de la
chica.

-Michiru vamos a descansar ¿si?-


-Ve a la habitación, te alcanzo en cuanto termine de levantar la mesa.-
-Eso puede esperar, mañana yo te ayudo, por favor no me dejes sola.-
-Claro vamos.-

Se fueron abrazadas a la habitación, se pusieron la pijama y camisón respectivamente y se fueron a


acostar, la rubia se puso de lado y abrazo a la violinista, la cual correspondió al abrazo, con mucha
ternura y calidez, la corredora escondió la cabeza en el pecho de la chica.

-¿Qué hice mal?-


-¿A que te refieres?-
-¿Por qué mis padres no me ven como su hija, bueno ni siquiera como ser humano?-
-Porque los inhumanos son ellos, los que no tiene capacidad de amar y comprender, tú no te
equivocaste en nada, no tienes la culpa de nada.-
-Pero no entiendo son mis padres.-
-La familia solo es un accidente biológico por eso no veo a la de mi mamá, lo que importa es que
estés con quien tu elijas y seas feliz con esa decisión.-
-Pero me duele.- las lágrimas volvieron a correr sin control.
-Lo se, es doloroso, pero nada que no puedas superar con el tiempo.- la abrazo con mas fuerza,
protectoramente.
Poco a poco el cansancio emocional, el provocado por el llanto y el caluroso abrazo de Michiru
hicieron que Haruka se fuera quedando dormida. La violinista se durmió hasta estar segura que su
amada dormía tranquila.

Habitacion hotel Lacanda del Mulino


-Maldición esa niña no da su brazo a torcer.-

-Yami ¿no viste como se quedo Haruka?-

-Ni me la menciones, atreverse a corrernos, pero se va a arrepentir y además nos ayudara a


convencer a la escuincla esa.-

-Pero estas utilizando los sentimientos y sufrimiento de tu hija.-

-No me vengas con eso ahora, ¿me vas a decir que te preocupa mucho?-

-Claro que si, ha demostrado que nos quiere mucho y realmente nosotros no hemos sido los mejores
padres.-

-Claro que lo hemos sido, le dimos todo, la mejor educación, ropa, viajes hasta sus coches y motos
esas que me arrepiento de haberle comprado.-

-¿Cómo puedes decir eso? Los autos son su vida, me di cuenta en estos días, no solo le gustan le
apasionan y tiene un enorme talento.-

-Talento debería tener para los negocios y para encontrar un buen marido y dejarse de rarezas.-

-¿Es que acaso no quieres a tu hija, no te importa lo que quiera y sienta?-

-Me vas a decir que en estos días te ablando el corazón y ahora te importa mucho lo que quiere.-

-Pues si, me demostró que estábamos equivocados, que hace lo que le gusta y tiene éxito por eso,
que es feliz porque esta con la persona que ama, cosa que nosotros no.-

-¿No? claro que somos exitosos ve como se han expandido las empresas y no se tu pero yo si soy
feliz.-

-¿Lo dices en serio? ¿eres feliz viviendo una farsa, de apariencias, pensando solo en negocios, fama,
éxito dinero? ¿eres feliz por tener amantes?-

-Claro eso me hace feliz, para eso fui educada para los negocios y con mis amantes la paso bien.-

-¿Te haz enamorado alguna vez?-

-Eso no es importante.-

-Claro que es importante, tanto que por eso no quieres a tu hija porque es mi hija y nunca haz
sentido nada por mí.-

-Cierto nunca he sentido nada por ti ¿acaso tu por mi si?-

-En algún momento, pero me di cuenta quien eras realmente y me asquee.-

-Bueno eso ni importa, me dices que no quiero a Haruka por ser tu hija, pues lo que no quería era
tener hijos, pero si no lo hacia mi padre no nos apoyaba con las inversiones, así que ni modo.-

-¡Aceptas entonces que no la quieres!-

-¿Cómo querer a alguien que no querías a tu lado y mas siendo tan…. Rara? Si no te quiero a ti.-
-¡PERO ELLA ES TU HIJA!

-Ya no exageres con eso, nunca nos hemos llevado bien ella y yo, siempre fue rebelde, obstinada y
rara.-

-Tú nunca trataste de acercarte a ella y entenderla.-

-¿Y tu sí?-

-Reconozco que tampoco, me la pasaba en el trabajo, viajes y no le puse atención pensé que dándole
todo lo material era suficiente, pero me doy cuenta que no y a pesar de eso ella nos quiere y me
hace reflexionar sobre mi actitud.-

-Pues haz lo que quieras menos arruinar los negocios con los Kaioh.-

-Ya cuales negocios, Michiru no los va a ver y Haruka no nos ayudará ahora menos que nunca.-

-Tu solo apégate al plan de emergencia y no vengas con remordimientos.-

-No le voy a decir a mi hija que estoy enfermo, no la voy a engañar así, si se entera es mentira la
pierdo para siempre.-

-Ya la perdiste Akito, ¿no recuerdas como nos corrió la muy…

-Tenía razón.-

-Es la segunda vez que me interrumpes y la última ¿entendiste?-

-O que ¿te divorcias? Nunca lo harías no la gran dama de negocios y sociedad.-

-No me provoques porque no sabes de lo que soy capaz.-

-Ya me estoy dando una idea.-

-Entonces mejor deja las cosas así y sigue con el plan, olvídate de sentimentalismos tontos y finge
estar enfermo.-

-No fingiré nada.-

-Esta bien no actúes, solo no me contradigas si no quieres mentir solo guarda silencio, no voy a
perder años de esfuerzo por tus tonterías y fin de la discusión.- se fue a cambiar al baño para irse a
dormir.

Akito se quedo en la sala de la habitación pensativo, además tampoco quería compartir la recamara
con esa mujer.

A la mañana siguiente.

La joven artista despertó temprano, se sentía inquieta, nunca había visto a Haruka ten vulnerable y
sobre todo le preocupaban las últimas palabras de Yami, se dio cuenta que la rubia no se movió para
nada en toda la noche estaba mas cansada que después de un entrenamiento seguida de una noche
agitada. Aun dormida profundamente escapaba una que otra lagrima de los ojos de la corredora,
cosa que preocupo aun más a la violinista.
Realmente la rubia llego a creer en las buenas intenciones de su madre, lo sabia por lo feliz que
estaba de que sus padres se interesaran en conocer su mundo, como parecían aceptarla y hasta lo
cariñosos que se mostraban, al final bajo la guardia y ahora el golpe la dejo noqueada y en la lona,
sabia que su amado viento es una persona muy fuerte pero sus padres esta vez si que la lastimaron,
tuvo un poco de miedo de que no pudiera salir de esa y sobre todo porque ella tendría que regresar
a París y la dejaría sola. Acaricio sutilmente su rostro y aparto unos rebeldes mechones rubios, a
pesar de la sutiliza del contacto este fue suficiente para que la corredora despertara.

-Buenos días amor ¿Cómo dormiste?-

-Buenos días, creo que bien, pero no te deje dormir ¿verdad?-

-Claro que me dejaste dormir.-

-Te despertaste mas temprano que de costumbre.-

-Estoy un poco preocupada no te lo niego y perdón por haberte despertado.-

-Esta bien no te preocupes, no tenia lindos sueños además.-

-¿Pesadillas?-

-No, recuerdos de la infancia creo no tengo muchos agradables con mis padres.-

-No se que decirte, solo se que…

El teléfono interrumpió a la artista, la rubia iba a tomar el auricular.

-Déjalo yo contesto.-

-No Michiru seguro son mis padres, se lo que intentas hacer pero debo enfrentarlos.-

-Pero Haruka… un tierno y fugaz beso la hizo callar.

-Bueno.-

-Haruka no vayas a colgar.-

-¿Que quieren, seguir lastimándome?-

-No, solo quiero hablar contigo hay algo importante que debes saber antes de que regresemos a
Japón.-

-Si es sobre sus negocios o los que quieren hacer con los tíos de Michiru no me importa.-

-No tiene que ver con eso, bueno una parte pero no es lo más importante sino tu padre.-

-Solo me importa la parte que no tiene que ver con los negocios, habla te escucho.-

-Preferiría que fuera en persona, solas tú y yo.-

-Esta bien, nos vemos en el restaurante de su hotel.-

-Nooo… mejor en la cafetería donde desayunamos el día que llegamos.-


-Como quieras, te veo ahí en una hora.-

-Nos vemos.-

-¿Qué paso, para que quiere vernos?-

-Solo me quiere ver a mí.-

-No te voy a dejar sola no con esa mujer.-

-Esa mujer es mi madre.-

-Si pero ya te ha hecho mucho daño, no permitiré que lo haga de nuevo, no te voy a dejar sola.-

-Si lo harás, voy a ir a hablar con ella sola y punto fin de la discusión.-

-No esta vez Haruka, la discusión no se ha termina… lo labios de la corredora no la dejaron continuar.

-Ya esta decidido, voy a ir, quieren que veas a tu familia y eso te hace daño y no lo permitiré, te
prometí protegerte y eso hare.- se fue a duchar y dejo a una pensativa chica atrás.

En la habitación del Hotel Lacanda del Mulino

-Voy a salir.-

-¿A molestar a nuestra hija?-

-No, a mejorar nuestro futuro, si no podemos convencer a la tal Michiru de regresar con su familia,
puedo convencer a Haruka de que sea buena amiga de Perla.-

-¿Amiga de su rival?-

-No me importa si es su rival o no, me importa que los papas de Perlita son dueños de la mas grande
constructora de España tienen varios contratos con el gobierno español, filiales en toda Europa y
América Latina principalmente México donde también tienen trato con el gobierno.-

-Ya la mandaste investigar.-

-Claro, se que estudio arquitectura, la dejo a los dos años para estudiar música pero luego regreso
al buen camino y termino ambas carreras ahora lleva una excelente relación con sus padres, no son
negocios tan buenos como los que haríamos con los Kaioh pero algo es algo.

-Solo piensas en los negocios estas enferma de poder y dinero.-

-No me interesa lo que pienses de mí y no parecía importarte eso cuando hice crecer la fortuna de
los Tenoh.-

-Porque estaba ciego tu me pusiste una venda en los ojos que tu hija se encargo de quitarme.-

-Piensa lo que quieras, solo no interfieras Akito o te juro que te arrepentirás de haber nacido.- Yami
salió dando un fuerte portazo.
Minutos después a fuera del Ristorente Montana
La rubia llegó a la hora indicada, espero a Yami a fuera del lugar no dejaba de pensar y de dar vueltas
de una lado a otro de la puerta como león enjaulado (¿Qué será eso tan importante que tiene que
decirme sobre mi padre? ¿Estará enfermo? ¿Por qué me pasa esto a mí?) entre mas pensaba mas
se agitaba y mas rápido caminaba de un lado a otro.

-Ya estoy aquí, puedes detenerte.-


-Que bueno que llegaste, recordaba eras puntual.-
-Lo soy pero mi Italiano no es muy bueno y no recordaba el nombre del lugar.-
-Claro era imposible que recordaras algo importante para mí, pero no estamos aquí para eso, dime
que es eso tan importante.-
-Entremos y platiquemos tranquilamente en una mesa y como la gente decente.- Entro al lugar
seguida de la rubia.

Como era de esperarse todos saludaron a la joven piloto y a su ahora conocida madre, la corredora
pidió les asignaran una mesa apartada, todos sabían que eso significaba que no quería ser
molestada, por lo que en cuanto tomaron asiento, pidieron dos cafés, se los llevaron y no volvieron
a molestarlas.

-Ya estamos sentadas, tranquilas y como la gente, ahora si dime lo que pasa.-

-Esto no es nada fácil Haruka, te quise ver a solas porque no quiero que tu padre sepa que te lo
conté.-

-No lo sabrá por mi y Michiru tampoco le diría nada.-

-No se si pueda confiar en esa niña.-

-Ya dime lo que me tienes que decir.-

-Tienes que tomarlo tranquilamente, pero antes ¿crees que tu padre nos busque aquí?-

-No lo se tu propusiste el lugar.-

-Si, no creo que lo haga, realmente me costo trabajo escabullirme del hotel, fue toda una aventura..

-Le das muchas vueltas a las cosas mejor le pregunto a el.- la rubia se levanto y paso junto a Yami
para salir, pero esta la detuvo del brazo.

-No, espera te voy a contar todo.- la corredora tomo asiento de nuevo.

-Te escucho.-

-Tu padre esta enfermo.-

-¿Por qué me lo negaron cuando lo pregunte? Demonios madre ¿Por qué me hacen esto?-

-Tu padre no quiere preocuparte por eso no te dijo nada y me pidió tampoco lo hiciera, pero creo
tienes derecho a saberlo.-
-¿Qué es lo que tiene?-

-No sabemos, es una enfermedad rara lo único que se… que nos…aseguraron…. es que… -los sollozos
hacían que se le entrecortara la voz.

-Ya dime madre ¿Qué es lo único seguro?-

-Es…que…el…puede…- los sollozos se convirtieron en llanto.

-Puede morir ¿es eso no?-

-Si.- la respuesta fue casi un susurro inaudible.

-Pero dime ¿que tiene, cuando empezó, que síntomas tiene, a quienes han visto?-

-Empezó….el…es…difícil…dame…tie mpo…para…calmarme…-

Pasaban los minutos y la rubia comenzaba a perder la paciencia, su madre le daba largas y su actitud
era extraña, nunca la había visto llorar, no sabia si realmente sus padres se amaban pero ahora su
relación sentimental era lo que menos le importaba, quería saber mas sobre la salud de su padre y
si podía ayudarlo con algo, entonces noto que su madre empezaba a calmarse.

-¿Suficiente tiempo, ya puede hablar?-

-Creo que si.- saco un pañuelo del bolso y se limpio delicadamente las lagrimas.

-¿Cómo empezó todo?-

-Pues cada vez se cansaba mas en el trabajo, regresaba agotado sin importar sus actividades del día,
le dolía mucho la cabeza, cada vez dolores más frecuentes y fuertes.-

-¿Y que hicieron?-

-Consultamos a varios doctores.-

-¿Cuándo empezaron a ver a los médicos?-

-Un día que se desmayo por el dolor de cabeza tan intenso.-

-¿Hace cuento fue eso?-

-Como siete meses.-

-¿Con que medico fueron entonces?-

-Con el mejor neurólogo de Japón el doctor Ryuta Kawashima.-

-Si lo conozco ha estudiado sobre la gimnasia cerebral, ¿Qué dijo?-

-Por la sintomatología pensó podría se un tumor cerebral, le mando hacer varias tomografías,
radiografías, ultrasonidos, pero no salió nada anormal, le mando hacer unos estudios en sangre y
orina y vio que tenia una baja de hemoglobina, pensamos seria una anemia leve, le receto unas
inyecciones de hierro, le cambio la dieta y que viera a un medico internista después de mes y medio
para llevar un control.-

-¿Y que paso?-

-Se puso las inyecciones, cambio su dieta, dejo el cigarro..

-Que va si lo he visto fumando varias veces.-

-¿Me dejas terminar?-

-Lo siento, continua.-

-Bien, dejo el cigarro lo cual fue un martirio para los dos, estaba muy irascible todo el tiempo y mas
porque los dolores de cabeza continuaban, al mes y medio se hizo unos nuevos análisis y fuimos con
el doctor de la familia el Dr. Sagen Ishitsuka pero la hemoglobina en lugar de subir bajo, poco pero
bajo y nos mando con el Dr. Kikuo Chishima un famoso hematólogo de toda su confianza.-

-¿Y el hematólogo que dijo?-

-Le llevamos todos los estudios y le mando hacer otros de medula, muy dolorosos según tu padre.-

-¿Y? ya no hagas tantas pausas.-

-¿Crees que es fácil hablar de todo esto, de lo que hemos pasado?-

-No se que tan difícil sea, si sigues interesada como siempre en los negocios.-

-Ahora mas que nunca necesitamos tener mas recursos, quiero que tu padre vea a los mejores
especialistas del mundo entero, no importa si se termina nuestra fortuna en eso.-

-Vamos madre lo que tienen es suficiente para eso y yo les puedo ayudar.-

-Claro puedes ayudarnos convenciendo a tu novia de que vea a su familia, ese es el requisito que
puso Kasumi Kaioh para hacer negocios con nosotros.-

-No le voy a pedir a Michiru que haga algo que la lastime a ella o a su mamá.-

-¿Cómo podría lastimarlas el ver a su familia de nuevo y tomar el lugar que les corresponde en la
sociedad? Además ¿te importan mas ellas que la vida de tu padre?-

-Estar cerca de los Kaioh les puede hacer mucho daño y no importan mas, por eso yo les puedo
ayudar económicamente.-

-Por favor Haruka como comparas lo que ganas con tus cochecitos con lo que podemos ganar con
una sociedad con los Kaioh, ellos tienen presencia en toda Asia y fortaleceríamos nuestra presencia
en Europa.-

-No menosprecies mi profesión madre, tal vez no sea el corporativo Kaioh pero les puedo ayudar.-

-Ya te dije como, también seria bueno que fueras haciendo las paces con Perlita.-

-¿Qué tiene que ver ella con todo esto?-


-Sus padres son dueños de la constructora mas importante de España y una sociedad con ellos
significaría tener presencia en países de América Latina, además su madre es una reconocida
psiquiatra ella podría ayudarnos a encontrar buenos especialistas en ese país, como te dije pienso
llevar a tu padre a todos los países de ser necesario para que se cure.-

-Dejaremos el tema de Perla para después, primero dime lo que les dijo el hematólogo.-

-Que no sabe que provoca la baja en la hemoglobina, pero que de seguir así la muerte es inminente,
al parecer la medula esta bien, por lo que un trasplante queda descartado, que los dolores de cabeza
son porque al tener pocos glóbulos rojos no le llega suficiente oxigeno al cerebro y también por eso
se siente cansado.-

-Pero debe haber una razón.-

-Le estuvo haciendo estudios pero tu padre se canso.-

-¿Me estas diciendo que se esta dando por vencido?-

-Compréndelo Haruka, estudios tras estudios, algunos dolorosos y ningún resultado, por eso volvió
a fumar también, lo hiciera o no su salud no mejoraba.-

-¿Y como lo quieres llevar por todo el mundo con cuanto medico encuentres?-

-Pues a rastras si es necesario, pero debemos probar, si lo mejores doctores de Tokio no lo pueden
curar debe existir uno en el mundo que pueda.-

-¿Lleva algún tratamiento ahorita?-

-Solo sigue con el hierro, vitaminas y de ser necesario alguna transfusión de sangre.-

-Debieron decirme, pudimos ver a algunos médicos aquí, en el equipo hay buenos doctores que
conocen a varios en Roma, perdemos valioso tiempo.-

-Haruka tu padre no quiere que te entres.-

-No me importa lo que quiera mi padre maldita sea, lo quiero vivo y bien.-

-¿Por qué lo quieres tanto?-

-Es mi padre y se que a su modo me quiere, aunque le cueste trabajo aceptarme como soy, dudo
que algún día lo haga pero no importa.-

-(Si que eres sentimental, solo espero que sea lo suficiente para convencer a Michiru y hacerte amiga
de Perlita) bueno Haruka tendrás que decidir entonces o nos ayudas y ayudas a que tu padre se cure
o sigues de obstinada sin querer decirle nada a tu novia sobre ver a su familia.-

-No es obstinamiento ya te dije que no voy a hacer o a pedirle algo que haga algo que la dañe.-

-Pero la vida de tu padre esta en juego.-

-Y te preocupa tanto que me dices ya que se van de Europa, la próxima carrera es en Alemania ahí
también hay muy buenos especialistas y es en 15 días, podemos ir a buscar especialistas ahí.-
-Haruka ya te dije las dos formas en que puedes ayudarnos, si,la carrera es ahí dentro de 15 días
pero tú no puedes quedarte todo el tiempo que duren los exámenes, tampoco puedes renunciar a
tu carrera y mucho menos hacerte cargo de los negocios en lo que tu padre se hace los chequeos.-

-Tienen buenos administradores para eso, aunque renunciara a la F1 para hacerme cargo no se nada
de negocios y si renuncio ya no tendría esos ingresos y seguramente tampoco los de los
patrocinadores de ropa deportiva, bebidas energizantes, etc.-

-Esos ingresos no son suficiente, no te niego que tienes un excelente nivel de vida, pero no se
compara a los ingresos que tendrían las empresas Tenoh con una sociedad con el corporativo Kaioh
y la constructora Ruiz.-

-No sueñes madre en que busque a Perla para que hagan negocios con su padre.-

-Entonces que nos ayude Michiru, después de todo ya es parte de la familia ¿no?-

-Es parte de la familia para lo que te conviene, pero tampoco voy a dejar que se acerque a Perla.-

-¿No confías en tu novia?-

-En quien no confió es en Perla, ella sigue sintiendo algo por Michiru y no es tan bien educada como
crees.-

-Eso no me importa ahorita ¿nos vas a ayudar?-

-Ya te dije como les puedo ayudar.-

-Te vas a arrepentir cuando veas el funeral de tu padre en el periódico, porque ni creas que te voy
a avisar.- Yami se para furiosa de la mesa y se va.

La rubia se queda pensativa en la mesa, apoya los brazos cruzados sobre esta y la frente sobre un
antebrazo da un largo suspiro, se queda así unos minutos tratando de controlar sus emociones y
pensamientos, no puede regresar a su departamento en ese estado, no quiere preocupar a Michiru
y mucho menos que se viera obligada a regresar a Japón y enfrentar a sus tíos, pero tampoco podía
dejar que su padre muriera. Quería llorar de impotencia y frustración pero todos la conocían en ese
lugar, por lo que tomo aire, pidió la cuenta y se marcho sin despedirse. La mayoría de los que
frecuentaban el lugar sabía cuando no debían molestar a la piloto.

Haruka subió al deportivo y se fue a la pista de entrenamiento sabía estaría sola en los vestidores,
pues solo estaría el cuerpo de vigilancia, ningún miembro del equipo iba en fin de semana, llego al
estacionamiento, saludo a Giuseppe quien la dejo entrar sin problemas, se dirigió a los vestidores
donde descargo su frustración contra los lockers los cuales golpeo y pateo hasta el cansancio, para
dejarse caer sobre uno de los bancos y llorar amargamente su mala suerte.

Yami saliendo del Restaurante se dirigió al departamento de Haruka, sabia que Michiru era
testaruda y desconfiada pero que no dejaría a su hija es esa encrucijada si realmente la quería, le
pidió al taxista llegara lo mas pronto posible, conocía a la corredora, por lo que tenia tiempo para
hablar con la artista pero no demasiado y no podía perder ni un segundo. Bajo del taxi y se apresuro
a entrar en el edificio el portero la conocía de sobra y la dejo pasar inmediatamente, espero uno
segundos el ascensor y se dirigió al piso que deseaba, salió del mismo, llego a la puerta y toco
insistentemente el timbre.

-(¿Quién será que toca con tanta insistencia?) ¡Voooy, un momento!- la chica apago la estufa ya que
estaba preparando el almuerzo, sabia que Haruka no iba a desayunar nada con su madre y que
probablemente tampoco tendría hambre al regresar pero no la iba a dejar sin comer, abrió la puerta
y se llevo una gran sorpresa.

-Buenas tardes Michiru.-

-Buenas tardes Sra. Tenoh creí que Haruka estaba con usted.-

-Si estaba conmigo pero la deje en el restaurante.-

-Pero pase, por favor ¿nos alcanzaran ella y el Sr. Tenoh después?- se hizo a un lado para dejarla
pasar. Yami se fue en dirección a la sala.

-No, Akito y mi hija no saben que vine, necesito hablar contigo a solas.-

-Usted dirá pero Haruka no tarda en llegar.-

-Dependerá de ti cuanto tarde esta charla.-

-¿Quiere hablar de los hermanos de mi madre, es eso?

-Si quiero hablar de tu familia, pero también de la mía.-

-No le veo mucha relación puesto que no conocen a Haruka y no pienso presentarle a su hija gente
tan nefasta como los hermanos de mi madre.- la chica tenia fruncido el ceño y la veía con
desconfianza.

-Tiene mucha relación si me dejas que te explique entenderás.-

-La escucho.-

-Antes que nada debes saber que mi esposo esta enfermo, no sabes de que exactamente, pero es
muy probable que no haya cura y muera por..

-¿Por qué se lo ocultaron a Haruka? ¿Sabe lo que se ha torturado con esas preguntas?-

-En primera no me vuelvas a interrumpir y en segunda Akito no quería preocuparla, pero para eso
la vi hoy para contarle y pedirle ayuda, pero la que me ofrece no es la que necesitamos.-

-¿Qué ayuda necesita?-

-Le pedí que hablara contigo para que veas a tus tíos, solo así podemos hacer negocios con ellos y
tener el dinero suficiente para ver a los mejores especialistas de todo el mundo.-

-¿Su fortuna no es suficiente para eso? Creí eran una de las familias mas ricas de Japón.-
-Lo somos, pero el dinero no es eterno, hemos hecho buenas inversiones, pero no quiero que se
termine a medio tratamiento, pero mi hija no quiere hablar contigo de esto, dice que no hará ni te
pedirá que hagas algo que te dañe.-

-Si Haruka me ama y sabe el daño que nos han hecho los hermanos de mi madre a ella y a mí y
quiere pedírmelo usted para no poner a Haruka en ese dilema.-

-Si quiero pedirte por favor que viajes a Japón y veas a tu familia, por el bien del padre de Haruka.-

-No lo se Sra. Tenoh, no quiero exponer a mi mamá, ya ha sufrido mucho.-

-Entonces no amas a Haruka tanto como dices.-

-Claro que la amo, con todo el corazón, pero también pienso en mi mamá y no he dicho que no solo
que no estoy segura, necesito pensarlo, no es una decisión fácil.-

-Espero que realmente lo hagas, por el bien de la persona que dices amar con el corazón, será mejor
que me vaya antes de que llegue mi hija.-

-Si es lo mejor, que no la vea aquí.-

-Piénsalo bien Michiru la vida del padre de Haruka esta prácticamente en tus manos, por cierto ¿le
vas a decir a mi hija de esta platica?-

-Solo de ser necesario.-

-Esta bien, espero verte en Japón.- se dirigió a la puerta.

-No me presione.- fue lo último que dijo antes de cerrar la puerta tras Yami.

La chica suspiro profundamente y se dirigió de nuevo a la cocina sumergida en sus pensamientos,


recuerdos, sentimientos, no sabia que hacer, no quería que Haruka sufriera la perdida de su padre,
pero tampoco que sus tíos se aprovecharan de ella y la bondad de su mamá la cual seguramente
perdonaría y olvidaría todo. Termino de prepara el almuerzo de forma automática. Haruka también
llego como autómata a su departamento, la chica iba saliendo de la cocina y la rubia caminando por
el pasillo tan distraídas que chocaron.

-Auch Haruka ¿a que hora regresaste?-


-Hace unos minutos, perdón Michiru no vi por donde iba.-
-La verdad yo tampoco.-
-¿Te duele mucho?-
-No, no te preocupes, mejor vamos a almorzar.-
-Hazlo tú, no tengo hambre.-
-No te voy a dejar sin comer, además prepare algo ligero, no puedes despreciar lo que te preparo.-
puso carita de cachorrito.
-Vamos pues, no te puedo decir que no con esa carita.-

Haruka se fue a lavar la manos mientras Michiru servía la comida y la llevaba a la mesa, a esto último
la rubia le ayudo con algunas cosas, se sentaron y empezaron a comer en silencio.
-¿No me vas a preguntar que quería mi madre?-

-No amor, me imagino que por eso no tenias apetito y no quiero arruinar la comida, terminando
platicamos ¿te parece?-

-Esta bien, por cierto perdón por como me comporte en la mañana.-

-No te preocupes, solo me cuidas, así lo entendí y te amo por eso.-

-Gracias por entenderlo, te amo como no tienes idea.- se levanto para besar apasionadamente a la
chica. Terminaron de comer en silencio pero no uno incomodo.

-Estuvo todo muy rico Michiru, gracias.-

-De nada Haruka, que bueno que te gusto ¿quieres un café?-

-Si pero esos los preparo yo.-

-Esta bien mientras yo lavo los platos.-

La chica termino de lavar y la corredora de hacer el café, ambas se fueron a sentar a la sala, para
poder platicar cómodamente.
-Bien dime ¿Qué paso con tu mamá?-
-Confirmo mis sospechas mi padre esta enfermo y puede morir.-
-¿Qué es lo que tiene?-
-Ningún medico ha podido dar un diagnostico, solo le baja la hemoglobina sin razón aparente.-
-¿Y que van a hacer?-
-Mi madre quiere ver especialista en todo el mundo, hasta que uno encuentre la enfermedad y la
cura.-
-Para eso necesitaran mucho dinero ¿tienen el suficiente?-
-No lo se, nunca me he metido en sus negocios y finanzas, pero no me importa darles todos mi
ahorros, vender el departamento y deportivo de Francia, darles todo lo que gano en la Formula uno
lo que gano en… la chica puso sus dedos en los labios de la corredora.
-Haruka no es necesario que hagas todo eso, voy a hablar con mis tíos para que hagan negocios con
tus papas.-
-No Michiru eso te hará daño y también a tu mamá, debe haber otra solución (que tampoco sea
Perla y su familia).-
-Lo se, pero mi mamá no se enterará, no quiero que regrese a Japón y vea a sus hermanos, podría
querer quedarse ahí y se que esta mejor con los Darrieux en París.-
-No puedo permitir que los enfrentes sola.-
-Ni yo que sufras la pérdida de tu papá.-
-Michiru te amo y no te voy a poner en peligro, amo a mi padre y debo ver como resuelvo esto sin
exponerte a ti.-
-No estas sola …
El timbre las interrumpió.
-¿Quién será?-
-No se, voy a ver.-
Capitulo 35

La rubia no reacciono hasta que su visita le hablo por segunda vez.


-Por favor Haruka ¿podemos hablar?-

-…¿Eh?... si claro perdón, pasa por favor.- la corredora se hizo a un lado y su visita llego a la sala.

-Buenas tardes Michiru.-

-Bue..buenas tardes ¿Cómo esta?-

-Bien gracias, que bueno que están las dos.- la joven piloto se acerco a la sala.

-Por favor siéntate, ¿de que quieres hablar con nosotras?-

-Antes que nada quiero pedirles una disculpa a las dos por mi comportamiento.-

-No se preocupe, entiendo la situación por la que esta pasando.-

-No Michiru no entiendes nada, pero lo entenderás, Haruka tú mas que nadie debes perdonarme
por no ser el padre que necesitabas y merecías.-

-No digas eso papá, me suena a despedida, pero no te des por vencido por favor.-

-Haruka.-

-Todavía podemos ver a muchos médicos.-

-Haruka.-

-Preguntare a los médicos del equipo hay unos excelentes.- la corredora no escuchaba que su padre
quería hablarle

-¡Haruka escúchame por favor!-

-Pero es que papá no quiero perderte, se que no hemos tenido la mejor relación pero..

-Basta hija déjame hablar.-

-Lo siento, te escucho.-

-Solo me estoy despidiendo si después de escucharme decides no verme más.-

-¿Cómo puedes creer eso? Se que me ocultaste lo de tu enfermedad pero ese no es motivo
suficiente para que no quiera volver a verte y menos en estos momentos cuando mas me necesitas.-

-Primero entérate de las cosas y luego decides.-

-Esta bien, perdón no te vuelvo a interrumpir.-

-Desde que llegamos a Maranello pudiste notar que estaba molesto por la premura del viaje, tuve
que revolucionar mi agenda para adelantarlo, pero tu madre es muy insistente y la verdad es que
los dos veníamos con un objetivo claro, convencer a Michiru de hablar con sus tíos y aceptar la
presentaran ante la sociedad como su sobrina y miembro de la familia Kaioh que es, para poder
hacer unos muy jugosos negocios con ellos, pero en cuanto fuimos al Ristorante Montana la primera
vez, cuando vi la pasión con la que hablabas de todo lo que hay ahí, el verte en los entrenamientos,
el extraordinario talento que tienes para correr, la emoción que sentía cada vez que le bajabas
segundos al reloj en cada vuelta, lo feliz y radiante que te ves al lado de Michiru, el amor que se
demuestran la una a la otra, me hizo reflexionar sobre mi vida, sobre mi mal papel como padre, lo
equivocado que he estado, por eso mi actitud callada y reservada, no por no aceptarte, solo que me
suelo sumergir en mis pensamientos, creo puedes entenderme porque tu haces lo mismo, me di
cuenta que nunca he vivido feliz y pleno como tu, que nunca me di el tiempo de escucharte,
comprenderte, estar a tu lado, acompañarte en tus sueños y te admiro porque los haz alcanzado
sola, yo solo he sido un hombre de negocios, manipulado por la mente brillante de su esposa.-

-Esto me sigue sonando a despedida.-

-Haruka he tomado una decisión una de suma importancia en mi vida y quisiera pedirte que me
apoyes aunque no lo merezco porque nunca lo hice contigo.-

-Si quieres que te apoye en darte por vencido y no seguir consultando especialista ni lo sueñes y no
es por no haber recibido tu apoyo antes.-

-No es eso hija, me quiero divorciar de tu madre.-

-¿Por qué, por qué precisamente en este momento?-

-Porque es lo que necesito ¿Me vas a apoyar?-

-Si es lo que quieres y necesitas si, pero a cambio quiero que veas a los doctores que te recomiende.-

-Hija tienes que saber que no estoy enfermo.-

-No trates de engañarme para no querer preocuparme, desde que llegaron lo sospeche por su forma
de actuar, las preguntas que te hacia mamá, tu actitud, todo.-

-Quizá con esto te pierda para siempre pero, todo era parte de un plan.-

-¿De que me estas hablando, cual plan?-

-Si no podíamos convencer a Michiru de ver a sus tíos, tu madre pensó sería fácil que nos ayudaras
a hacerlo si te hacíamos creer que yo estaba enfermo y a punto de morir, no la voy a culpar solo a
ella, porque en un principio estuve de acuerdo con su plan, pero estos días que he pasado contigo
me han hecho ver la realidad y mi realidad es que soy un hombre infeliz que solo vive para los
negocios, al lado de una mujer que nunca lo ha amado y al que tal vez pude llegar a querer pero que
ahora lo único que me inspira es desprecio.-

La corredora quedo en shock ante las reveladoras palabras de su padre, su madre la quiso manipular
de la peor manera jugando con sus sentimientos y sufrimiento, las puso entre la espada y la pared,
no sabia que pensar o sentir en ese momento, si bien su padre estaba arrepentido al principio estuvo
de acuerdo en seguir el juego y fingirse enfermo.
-¡¿Cómo pudieron hacerle algo así a su propia hija?! Son unos monstruos, peores que mis tíos.-

-Lo se Michiru, se que he cometido mucho errores…

-¡Errores! ¡¿Sabe lo que ha hecho sufrir a su propia hija estos días, lo que la hizo sufrir ayer en la
cena, como quedo después de descubrir su engaño, por lo que ha tenido que pasar hoy?!- la chica
se puso de pie para poder gritarle en la cara a un Akito que no hizo nada por detenerla.

-Se que no tengo argumentos para defenderme, que soy todo lo que dices y mas.-

-¡Por lo menos lo reconoce, solo espero no sea otro teatro, creo que lo mejor que pueden hacer su
esposa y usted es salir de la vida de Haruka cuanto antes!-

-Lo siento Michiru pero no pienso hacer eso, quiero estar cerca de mi hija, por eso tome la decisión
de decirle la verdad y divorciarme de Yami, además no quiero ser grosero contigo, no mas de lo que
lo he sido desde que te conocí, pero esa es decisión de mi hija no tuya.-

-Discúlpeme pero la que la ha visto sufrir por ustedes soy yo y no quiero volver a verla así.-

-Si mal no recuerdo tú también la haz hecho sufrir, no me toco verla pero imagino no fue agradable.-

-Y si yo mal no recuerdo ustedes tuvieron que ver con eso.-

-Si Yami contacto a Junko, pero nadie te dijo que desconfiaras de mi hija y mucho menos que
iniciaras una relación con otra persona.-

-Basta no hablen de mí como si no estuviera presente.-

-Perdón Haruka, pero no quiero verte sufrir como ayer nunca mas.-

-Y espero que tampoco la hagas sufrir tu nunca mas, si tu mereciste una oportunidad ¿Por qué yo
no?-

-Porque lo de Michiru no solo fue su culpa, ustedes intervinieron y yo también tuve algo que ver,
pero no estamos aquí para juzgar a nadie, yo también he cometido errores.-

-No hija, los errores los cometimos tu madre y yo, pero estoy dispuesto a enmendarlos, por eso te
vine a contar la verdad y por eso me quiero divorciar.-

-Mi madre no me quiere ¿verdad?-

-Eso te lo tiene que responder ella, solo se que es una mujer que fue educada en un ambiente
estricto, donde el dinero era lo mas importante, nunca tuvo el cariño de sus padres y creo que no
sabe lo que es la felicidad, necesita ayuda, pero si ella no se da cuenta y la pide no podemos hacer
nada mas que alejarnos y dejar que tiempo haga lo suyo, pero dime ¿te perdí para siempre?-

La corredora dio un largo suspiro.

-No papá no me haz perdido, creo que aun tenemos una oportunidad y me alegra saber que no estas
enfermo, solo lamento que tu vida no haya sido feliz.-
-Yo siento mas haberte arrastrado a esa infelicidad, lo mejor que pudiste hacer fue alejarte de
nosotros y buscar tu camino y felicidad, pero quiero formar parte de ese camino y felicidad desde
ahora hija.- se levanto y le pidió a Haruka hiciera lo mismo. – ¿Te puedo dar un abrazo?-

La rubia dudo un poco pero al final termino cediendo a la petición.


Akito abrazo su hija como no lo hacia en años y no pudo evitar que se le escaparan algunas lagrimas,
pensando en el tiempo que perdió, prácticamente no disfruto la infancia de su hija, no sabia como
se había convertido en el extraordinario ser humano que era. Se separaron unos minutos después
y Akito se limpio las lagrimas con la manga, la corredora se sorprendió nunca había visto llorar a su
padre. La joven artista tampoco pudo evitar llorar ante tal escena.

-¿Estas bien?-

-Su hija creo lo sentimental lo heredaste de mi lado de la familia, solo pensaba en todo el tiempo
que perdí.-

-Pero eso no importa ahora, dejemos el pasado y los malos recuerdos a donde pertenecen e
iniciemos una nueva vida.-

-Si hija, empezando porque quiero ir a ver tu carrera en Alemania.-

-¿De verdad?-

-Si, quiero ver como les ganas a todos esos pilotos de cuarta.-

-Les dedicare el triunfo a Michiru y a ti las personas que mas quiero en el mundo.-

Akito se giro para ver a la violinista.

-¿Y tú Michiru que dices, tengo una segunda oportunidad?-

-Lo que haga feliz a Haruka y si estar cerca suyo es su felicidad no tengo nada que objetar.-

-¿Sigues desconfiando de mí, cierto?-

-Lo siento pero así soy, sobre todo con la gente que hace sufrir a su propia familia por el que dirán
y por guardar las apariencias.-

-¿Eso hicieron tu tíos, por eso no los perdonas?-

-Algo así, su ambición es más fuerte que cualquier sentimiento positivo.-

-Creo que eso me traerá problemas, pero no me puedo quejar tu nos advertiste como eran.-

-¿A que te refieres papá?-

-A que nunca debí acercarme a ellos, pero eso no importa, ahora solo quiero disfrutar a mi hija,
mañana regreso a Japón pero nos vemos en Alemania.-

-¿Tienes que regresar?-


-Si hija, debo resolver algunos asuntos y delegar algunas responsabilidades, además quiero
comenzar los tramites del divorcio lo mas pronto posible.-

-¿Mamá ya sabe lo del divorcio?-

-No aun no se lo he dicho, se lo diré cuando estemos en Japón, no quiero imaginar como se va a
poner, pero esto ya es insostenible para los dos aunque ella se niegue a ver la realidad.-

-Pues mucha suerte, conociendo a mamá la vas a necesitar.-

-Gracias hija, por apoyarme, perdonarme y darme una oportunidad.-

-Te agradezco que nos hayas dicho la verdad, realmente estábamos en un dilema.-

-Lo imagine hija y no era justo para ninguna de las dos, bueno debo arreglar mis cosas, el vuelo parte
mañana temprano.-

-Se cuidan mucho, ¿a que hora paso por ustedes, para llevarlos al aeropuerto?-

-Nos vamos en taxi hija, no quiero que tu madre te haga pasar un mal rato, además es domingo, se
que Michiru tendrá que regresar pronto a París, aprovechen el tiempo que les queda juntas.-

-Esta bien, gracias por todo papá.-

-Gracias a ti, por un momento pensé que tu madre tenía razón y ya era demasiado tarde, bueno
tarde se me va a hacer si no regreso a arreglar mis cosas al hotel.-

-Te llevo al hotel.-

-No es necesario hija puedo tomar un taxi, mejor invita a salir a tu novia, den un paseo relájense, no
se, hagan otra cosa que no sea pensar en nosotros y los negocios.-

-Gracias Sr. Tenoh, que tenga un buen viaje de regreso.-

-Se cuidan chicas.- Akito se dirigió a la puerta acompañado de su hija.

-Cuídala Haruka se ve que en verdad te ama.- la dio en pequeños abrazo y se lo susurro al oído.

-Y yo a ella.-

-Lo se, espero que sean siempre muy felices, nos vemos en Alemania.- las ultimas palabras las dijo
mientras se encaminaba al ascensor.

-Nos vemos.- cerro la puerta cuando su padre entro al elevador.

La corredora regreso a la sala al lado de la violinista.

-¿Y que te gustaría hacer?-

-MMM…. Creo que un descanso nos vendría bien ¿porque no rentamos una película y la vemos
cómodamente acostadas y comiendo helado?-

-Suena bien, llamare al video club ¿te parece si vemos Il Pstino o Matrimonio a la Italiana?-
-Si cualquiera de las dos esta bien.-

-¿De que sabor quieres el helado?-

-MMMM… no se, de lo que quieras.-

-Chocolate con almendras.-

-Suena delicioso.-

La rubia hizo la llamada al video club, tenia tiempo que no llamaba, estaba muy ocupada con Michiru
y luego con sus padres como para ver películas, aun así era cliente frecuente por lo que le llevaban
las películas a domicilio sin cargo extra. Esperaron un rato en la sala a que llegara su pedido,
sentadas en el mismo sillón, tomadas de la mano con sus dedos entrelazados, la cabeza de la chica
apoyada en el hombro de la velocista, ambas pensaban en diferentes cosas, pero que llegaban un
punto donde se unían, lo que sentían la una por la otra. El timbre las saco de sus pensamientos.

-Debe ser lo que pedimos, voy a abrir.-se puso de pie y fue a la puerta.
-Yo voy por unas cucharas a la cocina.- también se levanto y se dirigió a la cocina.
Ambas se encontraron en la recamara, Haruka puso la película en tanto Michiru acomodaba las
almohadas para poder ver la televisión cómodamente, se recostaron y comenzaron a ver la película
y comían el helado. La película estaba a más de la mitad cuando se termino el helado.
La rubia dejo de prestar atención a la película y toma la mano de la chica, poco a poco se fu
acercando para besar su cuello.
-Haruka tu elegiste la película.-
-Si pero me interesas ms tu que la película.-
-Creo que mejor la detengo.- la chica apago el DVD con el control remoto, para después besar
apasionadamente a la corredora que ya estaba prácticamente encima de ella.

La velocista siguió besando el cuello de la violinista, las manos de ambas desabrochaban los botones
de la otra, se separaron para terminar de quitarse la blusa y camisa respectivamente, sus labios
volvieron a unirse en un beso intenso, profundo lleno de amor mas que de pasión o lujuria, ese día
las dos habían demostrado que realmente harían cualquier cosa por la otra, la rubia le decía ente
besos cuanto la amaba a lo que la chica respondía de la misma forma, la caricias de ambas hacia la
otra eran suaves, insinuantes, sutiles, sin prisa, pero sin dejar de recorrer un milímetro del cuerpo
de la otra, la falda y pantalón de las dos amantes pronto empezaron a estorbar, así que lo retiraron
con un poco de ayuda de la otra, lo mismo paso con la ropa interior, la corredora empezó a besar
cada milímetro del cuerpo desnudo de la violinista, la cual se aferraba a los rubios cabellos de su
amante, la corredora seguía deleitándose con el sabor de la piel de la chica, que se excitaba con lo
que la corredora hacia con sus labios y lengua, mientras entre lazaban sus dedos, Haruka se daba su
tiempo y hacia que la joven se excitara aun mas, se detuvo un momento para contemplar al amor
de su vida que disfrutaba las caricias con los ojos cerrados, los abrió al poco tiempo de que la rubia
se detuviera, se miraron intensamente para después fundirse en un profundo beso, tan profundo
como el mar que se reflejaba en los ojos de la chica, la cual empezó a recorrer tenuemente con la
yema de los dedos el cuerpo de su joven piloto, causando un leve estremecimiento en la misma, la
corredora rompió el beso para bajar a los pechos de Michiru los cuales beso, lamio y succiono
arrancando leves gemidos de placer de la boca de la artista, bajo hasta la intimidad de la violinista
donde se su boca y lengua otorgaron todo el placer del que era capaz a la chica que no dejaba de
suspirar, gemir y decir el nombre de la corredora, mientras su frecuencia cardiaca aumentaba, su
respiración se agitaba, sus manos se aferraban a las sabanas y pedía mas, lo cual le era otorgado
con mucho gusto, pero igual que anteriormente y a diferencia de otras ocasiones, sin prisa con
calma, disfrutando cada segundo, sus manos volvieron a recorrer todo el cuerpo de la artista, su
lengua subió por le torso desnudo de la joven mientras su mano daba un masaje en el clítoris de su
amante, preparándola aun mas para iniciar a penetrar a la chica con dos dedos, los gemidos de
Michiru no se hicieron esperar como tampoco el movimiento de sus caderas, la rubia aumento al
ritmo a petición de su amada, sin dejar de recorrer el resto de su cuerpo con la boca, se estaba
deleitando con el momento, sabia que la chica tendría que alejarse y no podría verla ni tenerla así
por quien sabe cuanto tiempo, la violinista también gozaba con la situación, su amante estaba de
los mas complaciente, tierna y cariñosa, una faceta que le encantaba y mas en momentos como ese,
las manos de la chica recorrían la espalda de la corredora la que sin dejar de hacer su labor con los
dedos beso apasionadamente a la artista que se aferro a su cuello con un brazo mientras los dedos
de su otra mano se perdían en los rubios cabellos de su amante, estaba a punto de llegar al clímax,
al separarse sus miradas demostraban un enorme amor el cual fue expresado con palabras con un
-Te amo- por parte de ambas, momento en que Haruka se detuvo, para contemplar de nuevo a su
diosa marina y alargar la situación, para después regalarle una tierna sonrisa y otro apasionado beso
que marco la continuación de lo que sus dedos hacían, para también besar el cuello de la chica, la
que se aferraba aun mas al cuerpo de la atleta, ambas sabían que el orgasmo estaba próximo, ambas
aumentaron el ritmo de sus movimientos hasta que un sonoro gemido de placer salió de la garganta
de la violinista, tenia los ojos cerrados, la respiración agitada y el corazón a punto de explotar, la
corredora acaricio su rostro con suavidad y sutileza, lo que hizo que la chica abriera los ojos para
encontrarse con esas esmeraldas que la enamoraron desde el primer día que las vio, pero esta vez
rebosantes de amor, Haruka le dio un tierno y fugaz beso en los labios para recostarse a su lado, sin
dejar de contemplar la belleza de la violinista, una vez que se regularizo su respiración se dio la
vuelta y se acomodo en el pecho de la rubia, su mano trazaba líneas en el abdomen de la atleta.

-Haruka, no quiero separarme de ti.-

-Yo tampoco quiero eso Michiru, pero no puedo mudarme a París, al menos hasta que termine mi
contrato.-

-Lo se y yo tengo compromisos que cumplir allá, varios conciertos y la exposición con Yvon, aunque
tal vez pueda cancelar algunos.-

-Y tu mamá me mata por hacerte una irresponsable, no se me olvida el regaño que nos puso por no
regresar el día prometido en las vacaciones de invierno.-

-Perdona por eso, debí hablarle para avisarle.-

-No te preocupes, lo que me dio miedo fue que te alejara de mí.-

-Pues la verdad lo pensó, pero yo no lo hubiera permitido.-

-De todas formas te acompaño a París me puedo quedar uno o dos días y regresar para viajar con el
equipo a la carrera de Alemania.-
-No podré ir a la carrera de Alemania, tengo programados conciertos ese fin de semana ¿Dónde es
la que sigue?-

-En Silverstone el gran premio de Gran Bretaña.-

-¿No son de ahí el grupo que canta esa canción que tanto te gusta?-

-¿Cuál la de Special K?-

-Si esa.-

-Si, son originarios de Londres Inglaterra, me pregunto como sonaría esa canción tocada por ti.-

-No me veo tocando rock alternativo.-

-Le podemos hacer unos arreglos, para que suene mas acústico.-

-MMM… si quieres, pero tu me acompañas con el piano.-

-Hace mucho que no lo toco.-

-No importa lo que bien se aprende jamás se olvida, si no olvidaste como me gusta el café menos a
tocar el piano.-

-JAJAJA es cierto, es difícil olvidar algún detalle tuyo.-

-Te amo Haruka.-

-Y yo a ti Michiru.-

-Lo se, aun estando en riesgo la vida de tu padre no dejaste de pensar en mi bien estar y el de mi
mamá.-

-Y tú no dudaste en poner en juego ese bienestar para ayudar a mi padre.-

-Lo haría las veces que fueran necesarias, lo que sea por ti y se que tu por mi.-

-Si, hasta lo imposible lo hago posible por ti.-

-Lo se.-

Se quedaron en silencio unos minutos sintiendo el calor de la otra.

-¿Terminamos de ver la película?-

-Si eso quieres Michiru, terminemos de verla.-

-El control se quedo de tu lado.-

-Déjame buscarlo….. aquí esta.-

La rubia puso la película hasta donde recordaba haber prestado atención, Michiru no puso objeción
alguna, continuaron viendo la película y haciendo uno que otro comentario, pero poco antes de que
terminara ambas se quedaron dormidas, había sido un día largo y muy agitado en todos los aspectos,
el cansancio, mental, emocional y físico pudo mas que una película clásica romántica italiana.

En la Habitación del Hotel Lacanda del Mulino

-¿En donde estabas?- Yami esperaba sentada en el sillón de la sala de la habitación.

-¿Desde cuando te importa lo que haga?-

-Desde que te salió lo sentimental.-

-¿Qué es lo que te preocupa?-

-Que eches a perder mis esfuerzos con tus tontos sentimentalismos ¿no fuiste a hablar con Haruka
verdad?-

-No te importa a donde fui o con quien.-

-Si te fuiste con alguna italiana no me importa, solo espero no le hayas dicho nada a nuestra hija.-

-No Yami, Haruka solo es mi hija, tú no la quieres.-

-Entonces si fuiste a hablar con ella ¿Qué diablos el dijiste?-

-Nada que te importe.-

-Claro que me importa, dime de una vez por todas que diablos le dijiste.-

-Que la quiero, que la acepto tal cual es y que la quiero ver en su próxima carrera ¿contenta?-

-No, quiero saber que más le dijiste.-

-Solo le dije eso.-

-¿Te pregunto algo sobre tu salud?-

-No pienso responderte.-

-Le dijiste que no estas enfermo ¿no es así?-

-Ya te dije no pienso responderte.-

-Eres un infeliz si se caen las negociaciones con los Kaioh por tu estúpido sentimentalismo te vas a
arrepentir Akito Tenoh.-

-Haz lo que quieras Yami no me interesa.- se fue a empacar su cosas a la recamara.

-No me dejes hablando sola.- lo siguió enfurecida.

-Si me vas a seguir diciendo necedades prefiero no hablarte.-

-No son necedades es nuestro futuro.-

-Es tu ambición el futuro ya lo teníamos asegurado.-


-No Akito el dinero se termina tarde o temprano.-

-Estas loca, es una fortuna y tu cada vez quieres mas y mas y mas.-

-No tiene nada de malo no ser conformista.-

-Es que lo tuyo ya es vicio, eres adicta a los negocios y al dinero y en eso me estabas convirtiendo a
mí.-

-No es vicio, fue la forma en que me educaron para hacer negocios, es lo que mejor se hacer.-

-Lo que mejor sabes hacer es manipular a las personas.-

-Es parte de la estrategia en los negocios y no te puedes quejar nos ha ido bien, soy brillante.-

-Te recuerdo que no los haz hecho sola.-

-Tú solo pones la presencia, la investigación, planeación y presentación la hago yo.-

-Si pensar eso te hace feliz, piensa lo que quieras.-

-Sabes que es la verdad.-

-Entonces no me necesitas.-

-¿Qué quieres decir con eso?-

-Eso, que no me necesitas en tu vida, ni en tus negocios.-

-Bueno es verdad en mi vida no te necesito, pero en los negocios si, tu eres el titular de las empresas
Tenoh y el que da la cara.-

-Puedes forma tu empresa ya que eres tan buena.-

-¿A dónde quieres llegar con todo esto?-

-Nada Yami a ningún lugar, ¿ya empacaste tus cosas?-

-No me cambies el tema de conversación.-

-El avión sale temprano, no lo quiero perder, tengo muchos asuntos pendientes en Tokio, así que si
no haz empacado te sugiero lo hagas.-

-Si le dijiste la verdad a Haruka y perdemos esos negocios soy capaz de… no importa.- Salió de la
recamara a intentar calmarse.

Akito termino de acomodar su equipaje y se dispuso a dormir, en eso regreso Yami, a empacar sus
cosas, de una forma tan ruidosa que su esposo tuvo que ir a dormir a la sala de nuevo, como odiaba
las habitaciones con solo una recamara.

A la mañana siguiente en el departamento de la corredora.


La chica empezó a despertar aun cansada, se dio cuenta que ninguna de las dos se movió en toda
la noche, ella seguía utilizando el hombro de Haruka como almohada, la televisión seguía prendida
y la rubia no soltaba su abrazo posesivo, pero a diferencia de la mañana anterior tenia dibujada una
hermosa sonrisa en su rostro, cosa que agrado sobre manera a la chica, se preguntaba que estaría
soñando, pero sintió feo despertarla, por lo que decidió intentar dormir de nuevo, se acomodo otra
vez y cerro los ojos, pero unos ligeros rayos de sol que se colaban por la persiana no la dejaban
regresar a los brazos de Morfeo, enfadada ente la situación prefirió levantarse y preparar algo para
desayunar, pero al intentar hacerlo los brazos de la corredora la aprisionaron mas hacia su cuerpo.

-Aun es temprano.- le dijo una adormilada rubia.


-¿Cómo sabes eso?-
-Solo lo se, mejor durmamos otro rato.-
-Ya lo intente pero no puedo, mejor preparo el desayuno.-
-MMM mejor te desayuno.-
-Creí que tenias sueño aun.-
-Si pero ya se me esta quitando.- la giro para quedar encima de ella y besarla apasionadamente.

Al mismo tiempo el matrimonio Tenoh llegaba al Aeropuerto internacional de Boloña para tomar el
vuelo que los llevara de regreso a Japón. Ninguno articulaba palabra, Akito pensaba que era lo mejor
aunque le preocupaba que pudiera estar pesando su aun esposa, le daba algo de miedo, pues ya
sabia que era capaz de cualquier cosa. Esperaron unas horas a que los llamaran para abordar el
avión, cuando por fin lo hicieron ambos se dirigieron a la puerta de abordar sin dirigirse palabra aun
y así transcurrió el viaje hasta Japón con su respectiva escala en París y el trayecto a su casa.
Partieron a las 9:00 am y llegaron a las 6:30 a.m. del día siguiente, Akito se dirigió a la recamara de
huéspedes a dormir unas horas, para después salir a arreglar asuntos importantes.

Michiru debía partir al día siguiente a París, la piloto quería faltar a la practica ese día para
aprovechar al máximo el último día de la artista en Maranello pero la chica se lo impidió, lo que no
pudo impedir fue que la acompañara de regreso a París como ya le había dicho, la chica creía seria
cansado tanto viaje para la rubia sobre todo antes de una carrera, pero insistió mucho y la idea de
pasar dos días mas con ella le agrado bastante. La acompaño al entrenamiento como los días
anteriores y se fueron a cenar saliendo para disfrutar su última noche en la ciudad, regresaron al
departamento de la corredora, para terminar de arreglar su equipaje, como era de esperarse la
rubia termino antes, pues solo pasaría dos días en París, así que ayudo a su amada artista a terminar
de arreglar el suyo, para después ir a dormir, a la mañana siguiente tenían que partir temprano al
aeropuerto de Boloña para tomar el vuelo a Paris.

A la mañana siguiente despertaron temprano, el taxi que las llevaría a Boloña llego a tiempo y
tuvieron que esperar una hora y media después de dar los pasajes de abordar y checar el equipaje
en la sala de espera, la chica tenia recargada la cabeza en el hombro de la rubia mientras ambas
ojeaban una revista de chismes. Escucharon la llamada y abordaron el avión, tomaron sus asientos
en primera clase, el vuelo era prácticamente para las dos ya que no era época vacacional, ni fin de
semana.
-Bueno ya vamos rumbo a París.-

-Si, por primera vez regreso con gusto.-

-¿Cuánto tiempo es de viaje?-

-Como dos horas.-

-No es mucho.-

-La verdad en avión queda bastante cerca, pero si es una distancia considerable.-

-No hables de distancias que en dos días regresas a Maranello y no se cuando pueda volver a ir.-

-Tu tampoco me recuerdes que no sabes cuando podrás ir, aunque creo podría venir todos los fines
de semana.-

-Eso suena genial amor, pero generalmente es cuando doy los conciertos, no tendrías mi tiempo al
100%.-

-No importa, puedo ir a verte a los conciertos, tus pinturas en las exposiciones y el resto de la noche
eres mía.- las últimas palabras las susurro al oído de la chica que no pudo evitar sonrojarse.

-Creo… que…. voy al baño.-

-Te acompaño y sirve que seguimos recuperando el tiempo perdido.-

-¡Haruka!-

-Vamos Michiru ¿no te parece que seria algo excitante? Además estamos prácticamente solas, solo
hay dos personas mas en primera clase y una esta dormida.-

-La verdad si suena excitante, pero no se, me da como pena.- bajo la mirada aun muy sonrojada.

-MMM… ya veras como se te quita la pena, preciosa.-

-Hablas como toda una experta ¿con quien lo haz hecho ya?- su tono demostraba celos y muchos.

-No te pongas celosa, nunca lo he hecho y si tal vez me da algo de pena, pero solo de pensar lo que
puede pasar ahí adentro contigo se me quita.-

-MMMM… esta bien te creeré.-

-Entonces ¿te adelantas y te alcanzo?-

-No se Haruka.-

La rubia empezó a besar el cuello de la artista y su mano a acariciar su pierna subiendo cada vez
más.

-Ya esta bien Haruka o eres capaz de hacerlo aquí.-

-JAJAJA no me des ideas.-

-Como si necesitaras que te diera ideas.-


La chica se levanto de su asiento y se dirigió al baño de primera clase, efectivamente solo había dos
personas una de edad avanzada que estaba profundamente dormida y un señor que estaba muy
entretenido con unos papeles, entro al baño pero no le puso el seguro, la corredora espero unos
minutos y fue en dirección al baño rápidamente, ninguno de los dos pasajeros se dio cuenta que se
dirigía al mismo lugar que la violinista, abrió la puerta y entro rápidamente, lo primero que hizo fue
besar a la chica con pasión, como bien dijo, la artista se olvido de la pena en cuanto sintió el contacto
del cuerpo de la rubia con el suyo, a pesar de lo pequeño del lugar se acomodaron bastante bien y
el viaje termino en un suspiro para las ocupadas chicas, se detuvieron cuando escucharon las
indicaciones del capitán para el aterrizaje, la violinista se acomodo la ropa y salió segura del lugar
en dirección a su asiento, a los pocos minutos salió la corredora que noto apenas se estaba
despertando la señora, pero que el señor había dejado a un lado sus papeles para verla con
curiosidad, pero una firme mirada de la velocista lo hizo bajar la mirada, se sentó junto a Michiru,
se abrocharon el cinturón y esperaron el aterrizaje.

Del aeropuerto un taxi las llevo directo al edificio donde solía vivir la corredora y que ahora vivía la
artista con su madre, al bajar del taxi Rambert se puso feliz de ver con quien llegaba la violinista.

-Joven Haruka me alegra mucho verlo.-


-A mi también Rambert, pero ¿no quedamos que solo Haruka?- se dieron un fuerte abrazo.
-Si perdón, Haruka coma ha estado.-
-Bien Rambert, aunque ahora estoy mejor gracias ¿y tú?-
-Bien también, con los achaques de la edad pero todo bien, me da gusto que regresara con bien
Sirita. Kaioh y sobre todo con tan buena compañía.-
-Gracias Rambert, ¿no sabe si mi mamá esta en su departamento?-
-Si esta Sirita. Me dijo que la esperaría.-
-Entonces nos vamos Rambert.-
-Si pasen, les ayudo con el equipaje.-
-Muchas gracias, no habría podido solo en un viaje y claro que no dejaría cargar a Michiru.-

Entraron al edificio, tomaron el ascensor y llegaron al penúltimo piso, llegaron al departamento y la


chica abrió la puerta, dejaron las maletas en la entrada, la corredora quería ir al suyo para a dejar la
suya pero la artista le dijo lo podía hacer después. Dai salió de la recamara al escuchar voces y el
ruido de la puerta, fue a directo a saludar a su hija con un fuerte abrazo.

-Hija que bueno que regresaste, te extrañe mucho.-

-Y yo a ti mami, pero ya estoy aquí.-

-Buenos días Sra. Kaioh ¿Cómo esta?-

-Haruka me da mucho gusto volver a verte, estoy bien gracias ¿y tu?-

-Ahora muy bien muchas gracias.-

-Me da gusto escuchar eso, Isabelle me conto que sus hijas fueron a visitarte varias veces pero no
te encontraban con mucho animo.-
-Eso es verdad, pero ahora me siento la mujer más feliz del mundo.-

-Jovencita tu y yo tenemos una platica pendiente.- ve seriamente a Michiru.

-Si quieren las dejo platicar, voy a dejar mis cosas a mi departamento.-

-¿Te vas quedar en París?-

-Por desgracia solo unos días, no puedo cambiar de residencia hasta que termine el campeonato y
revisar el contrato, esta vez puedo poner mis condiciones.-

-Es una lastima.-

-Lo se no tiene ni que decírmelo, pero las dejo platicar, nos vemos al rato Michiru, con permiso Sra.
Kaioh.-

-Pasa Haruka y solo dime Dai.-

-Esta bien muchas gracias Dai.- La rubia tomo su maleta y se dirigió al ascensor para ir a ver su
departamento y si realmente la empresa que contrato hacia la limpieza.

-Hija sabes que lo que mas deseo es que seas feliz ¿verdad?-

-Si mamá y también se a donde quieres llegar, pero no planee nada.-

-Ya se que no lo planeaste hija, pero sabes que tu actos traen consecuencias te advertí lo que
pasaría, te dije que terminarías lastimando a Perla.-

-Nunca creí que esto pasaría, de haberlo sabido nunca habría aceptado algo mas que una amistad
con ella, créeme que me siento mal por eso, pero no puedo cambiar lo que paso ni lo que siento por
Haruka.-

-Yo te dije que seguías enamorada de ella y lo que pasaría.-

-Lo se mamá pero nunca creí que me reconciliaría con ella.-

-¿Y por cierto, como fue que se reconciliaron?-

La chica le conto a su madre como habían sido las cosas, también sobre la visita de los padres de
Haruka, Dai quería que vieran a sus hermanos, ya que las buscaban con insistencia, pero la artista
le hizo ver que solo era interés y mas si tenían contacto con gente como Yami a lo que Dai termino
cediendo y dándole la razón a su hija.

Como era de esperarse Michiru paso los días con Haruka y la rubia la fue a ver al concierto que daría
antes de regresar a Maranello. Pero la despedida llego y la rubia tuvo que partir.

Los días pasaron, como lo prometió la corredora pasaba los fines de semana en París, Akito fue a
ver la carrera en Alemania la cual Haruka gano con un amplio margen, lo mismo la carrera en
Inglaterra a la cual asistió la chica, aunque no dejaba de ponerse nerviosa cuando la rubia hacia
alguna maniobra arriesgada en una curva, ya solo faltaban 3 grandes premios y la rubia podría
cambiar de residencia.

En Japón Akito estaba haciendo todos los tramites para divorciarse de Yami, lo mas discreto posible
para que no se enterara antes de tiempo, también trataba de deshacer el trato hecho con Kasumi
Kaioh. Por su parte Yami trataba de ponerse de acuerdo con Koji Kaioh ya que Kasumi no tomaba
sus llamadas y también intentaba contactar a Perla, convencerla de que podía regresar con Michiru
con su ayuda a cambio de ayuda para hacer negocios con la constructora Ruiz, para desgracia de
Yami, nunca encontraba a la flautista o una de las actrices que protagonizaba la película que Perla
musicalizaba le colgaba.

Los meses pasaron y Haruka se corono campeona por quinto año consecutivo, ya había ganado 3
campeonatos con Ferrari y podía poner sus condiciones, cualquier escudería estaría feliz de tenerla
en sus filas y la dejarían vivir donde mas le conviniera, así que el equipo no tuvo mas remedio que
aceptar el cambio de residencia de la rubia y consecuente traslado del equipo a Francia, algunos de
los mecánicos estaban en contra pues no querían dejar su ciudad natal pero no podían hacer nada.

Michiru fue a ayudar a Haruka con la mudanza, por lo que pasaría unos días en Maranello
empacando cosas, estaban en esa labor.

-¿Creí que ya tenías experiencia en esto de empacar?-

-La tengo con equipaje de viaje no con mudanzas, cuando llegue a París de Japón llegue
prácticamente sin nada y cuando me mude a aquí la verdad me tarde bastante.-

-Tienes bastantes cosas, sobre todo trofeos.-

-Lo se preciosa, por eso no quería que vinieras a ayudarme, si ya te cansaste puedes tomar un
descanso, yo termino con esto, ya casi terminamos.-

-No te preocupes estoy bien, entre mas rápido terminemos mejor, así nos queda un día libre antes
del viaje.-

-Estoy muy emocionada por regresar a París, extraño a los Darrieux y sobre todo te extraño a ti.- se
acerco a darle un tierno beso el cual se fue alargando, pero que la chica termino.

-Haruka primero terminemos con esto.-

-Lo se, lo se ya me porto bien.-

-¿Y que vas a hacer con el departamento y los muebles?-

-Pensaba rentarlo amueblado, no me gustaría venderlo, si bien fue testigo de mis tristezas también
lo fue de mi mayor felicidad.-

-Lo que mas me alegra es que conservaste tu departamento en París.-

-Yo también me alegro, pensé mucho si venderlo o no pero que quieres al final gano el
sentimentalismo.-
-Ese lado tuyo me encanta.-

-Pero pocas personas lo conocen, así que no lo andes divulgando por ahí.-

-No te preocupes, eso no va a pasar, se guardar muy bien los secretos ¿no?-

-Si la verdad es que si.-

-Uff ya solo nos falta una caja.-

-Si quieres yo termino.-

-Me encanta que me cuides, pero prefiero ayudarte.-

-Gracias Michiru, gracias por todo.-

-No tienes nada que agradecer, te amo.- ahora fue la chica la que dejo lo que estaba haciendo para
besar a la rubia que estaba muy cerca de ella, beso que igual que el anterior se fue alargando, pero
esta vez las interrumpió el timbre.

-¿Esperas a alguien?-

-No, varios de los mecánicos están molestos por el cambio de residencia así que no me visitan y
Giancarlo, Chris y Marc ya están en París, también papá prometió visitarme pero hasta que
terminara unos asuntos.- el timbre volvió a sonar con insistencia.

-Si quieres voy a ver.-

-No, déjalo voy yo.-

-Mejor tu termina de empacar y voy yo.- la chica se dirigió a la puerta.

El timbre seguía sonando con insistencia cosa que tenía a la chica molesta, abrió la puerta para ver
quien era, primero su rostro demostró sorpresa pero después enfado.
Capitulo 36

-¿Qué quiere en este lugar, que más va inventar?-

-Quiero hablar con mi hija.-

-Mejor váyase, no permitiré que le haga más daño.- estaba cerrando la puerta pero el pie de Yami
lo impidió.

-No me voy a ir necesito hablar con mi hija urgentemente.-

-¿Para que, para engañarla, mentirle, manipularla y hacerle daño?-

-Para que me ayude.-

-No, lo siento pero no, ya le dije que lo mejor es que se vaya.-

-¿Quién es Michiru porque tardas tanto?- la rubia se acerco a la puerta la ver que tardaba.

-Soy tu madre y esta ingrata no me deja entrar.- lo dijo con coraje.

-En primera no la insultes y en segunda tiene un nombre y muy hermoso.-

-Haruka dile que se vaya y nos deje tranquilas.-

-No Haruka no la escuches, por favor necesito hablar contigo urgentemente.-

-No me interesa escuchar más mentiras.-

-Te juro que no te diré ninguna mentira, por favor necesito tu ayuda.-

-Esta bien, pasa y dime que quieres.- la chica la volteo a ver algo enfadad, pero la mirada tranquila
de Haruka la tranquilizo un poco.

-Gracias hija ¿me dejas pasar?- vio a la chica con odio.

-Contra mi voluntad.- la miro de la misma forma, mientras se apartaba para que pudiera pasar.

Yami se fue en dirección de la sala y vio que estaba todo empacado y que había con que cubrir los
muebles.

-¿Te vas a mudar?-

-Tenias algo que contarme, te escucho.-

-Por favor tomemos asiento estoy agotada.-

-¿Ahora tú eres la enferma?-

-No, ya se que no debí mentir con eso, pero ahora tu padre si esta realmente enfermo.-

-Hable hace dos días con el y se encuentra bien, no te creo nada madre, si es que aun te puedo
llamar así.-
-Esta enfermo pero de la cabeza, hizo todos los trámites del divorcio sin consultarme nada.-

-No esta mal de la cabeza, es lo que debió hacer hace muchos años.-

-Estas igual de loca que el, pensé que me apoyarías.-

-Lo siento pero lo único que haz hecho es hacernos la vida miserable a papa y a mí, no puedo
apoyarte con eso.-

-No puedes darme la espalda así.-

-Si puedo, en esta decisión apoyo a papá al 100%-

-Esta bien no me ayudes, igual ya no hay mucho que hacer para salvar ese matrimonio, pero tienes
que convencerlo de darme lo que me corresponde.-

-¿Solo te importa el dinero y los negocios?-

-Solo pido lo justo.-

-¿Qué es lo justo para ti?-

-Todo lo que lograron las empresas Tenoh desde que me case con tu padre, quiero acciones de la
empresa y manejar los contratos de las sociedades que se hicieron durante nuestro matrimonio.-

-Esos negocios lo hicieron entre los dos.-

-No, todo lo planee yo, el solo dio la cara y el nombre, pero fueron mis ideas, mi trabajo, mi esfuerzo,
mis negocios.-

-Papá también se esforzó.-

-El solo puso la cara en representación de las empresas, el esfuerzo fue mío.-

-Ya no voy a discutir eso, esta bien si lo que quieres es dinero para dejarnos en paz esta bien.-

-¿Entonces hablaras con él?-

-Si hablare con papá.-

-Que bien, es lo que más nos conviene a todos, así no habrá necesidad de armar un escándalo,
quiero que todo por las buenas, no quiero manchar mas el nombre de la familia.-

-Se me olvido no solo te interesa el dinero también las apariencias.-

-¿Preferirías que la sociedad japonesa se entere cuantas amantes tiene tu padre?-

-Por algo las tiene y la verdad no me importa lo que diga la “gran sociedad japonesa”- su tono fue
demasiado irónico.

-No tienes que ser así, ya se que no te importa o no serias tan….-

-¿Tan que?-

-Tan depravada, degenerada…


-Ya obtuvo lo que quería, Haruka hablara con su padre ahora lárguese.-

-No te metas niñita insolente, pero claro la defiendes porque eres igual de

-Basta Yami, fuera de mi casa, hablare con papá, que te de lo que quieres, pero a cambio sales de
nuestras vidas para siempre, entendiste para siempre.-

-Vaya por fin te salió lo buena negociante, lastima que no fue antes.-

-Algo te aprendí.-

-Si eso es verdad, debes saber que nadie hace negocios sin garantías, así que primero dime a donde
te mudas, prometes hablar con tu padre para nadie me asegura que lo hagas.-

-Para que estés tranquila lo llamare ahorita en tu presencia.-

La corredora se levanto y fue por el teléfono, marco el número de su casa, era la 1:47 am en Japón
pero era preferible despertar a su padre.

-Hola Kyoko, soy Haruka ¿me puedes comunicar con mi padre?-

-Ya esta dormido joven Haruka.-

-Lo se Kyoko, pero me urge hablar con él por favor despiértalo.-

-Esta bien joven, ¿todo esta bien?-

-Si por favor dile que no se preocupe, es sobre mamá.-

-Un momento joven.-

-Si espero.- pasaron unos minutos que para las tres pareció una eternidad.

-Bueno ¿Qué pasa Haruka, ya viste la hora, estas bien?-

-Si perdón papá se que no es la mejor hora para llamar pero de verdad me urge hablar contigo.-

-¿Te pasó algo, que hizo tu madre, Kyoko me dijo algo sobre ella?-

-Estoy bien, pero puedo estar mejor si aceptas darle lo que quiere a cambio del divorcio.-

-Ya te fue a chantajear, a ver ¿Qué quiere exactamente y que ofrece?-

-Quiere acciones de la empresa y manejar los contratos con las empresas con las que se asociaron
desde que se casaron, a cambio firma el divorcio sin escándalos y sale de nuestras vidas para
siempre.-

-El escándalo no me importa ni me afecta, el divorcio es algo inevitable, aunque tarde y de mi vida
no saldría por completo si esta metida en la empresa, la verdad no me convence.-

-Por favor papá, que maneje sus negocios en otro piso del corporativo donde no se vean..

-Dile que no tengo intenciones de verlo otra vez después de la firma del divorcio.-
-No se cruzara en tu camino, ni te saludará, vamos es solo dinero.-

-No es por el dinero Haruka, es que no quiero que se salga con la suya, pero dime ¿de verdad no
quieres volver a verla nunca mas?-

-Si, es lo que quiero, ya asumí que no me quiere, no me acepta, es mas solo soy un instrumento en
su vida y quiero dejar de serlo, prefiero que no se vuelva a cruzar en mi camino.-

-Esta bien hija lo hare por ti, por tu felicidad, dile que le daré acciones y el control de esas sociedades,
pero que cualquier asunto de la empresa no lo trate directamente conmigo.-

-Muchas gracias papá de verdad, no sabes como te lo agradezco.-

-No tienes nada que agradecer hija te lo debo después de todo lo que te he hecho pasar, solo quiero
que seas feliz.-

-Yo también quiero que tú seas feliz.-

-Creo que eso va a estar difícil hija, desperdicie mucho tiempo, pero bueno, sabiendo que tu eres
feliz, compartiré una parte de esa felicidad tuya, me encanto verte correr y sobre todo ganar hija,
iré a tus competencias mas seguido.-

-Eso me encantaría, me gusto mucho que fueras a verme y sobre todo celebrar el campeonato con
las dos personas que más quiero en el mundo.-

-Me la pase muy bien en el festejo hija, te veo dentro de unos días en París.-

-Nos vemos entonces, te cuidas mucho y muchas gracias.-

-Gracias a ti hija, también cuídate mucho y a Michiru.-

-Lo hare, nos vemos.-

-Hasta pronto hija, te quiero.-

Akito terminó la llamada antes de sonar demasiado sentimental, la rubia cuelga el teléfono y se
dirige a su madre.

-Ya esta arreglado, papá te dará acciones y total control de las sociedades hechas durante su
matrimonio, ahora si cumple con tu palabra y no vuelvas a buscarme.-

-Lo siento mucho pero que tu padre haya dicho que si no me da ninguna garantía hijita.-

-No me llames así, nunca me has visto como una hija, ¿por qué nunca me has querido?-

-Pues veras, yo nunca quise tener hijos, pero tu abuelo moría de ganas por un nieto y yo necesitaba
me ayudara con unas inversiones en la empresa Tenoh por cierto, ¿ves como me he sacrificado por
esa empresa? Bueno de haber sabido que tu abuelo morirá dos años después y heredaría todo no
me hubiera embarazado, pero parecía un roble así que ni modo me arriesgue y perdí y para colmo
siempre fuiste rebelde y….y….y…. extraña.-

-No solo aceptas que no me quieres, además me dices que desde antes de nacer solo fui una
herramienta para tus negocios, vaya madre que eres.-

-Ya te dije no quería serlo, ya sabes lo que querías y yo tengo una promesa de tu padre.- ve a Michiru
fijamente.-ya se a d