You are on page 1of 5

Intervención familiar:

Modificación Cognitivo-conductual.
Guía inicial para tratamiento de conductas
disruptivas en infancia
Lic. Juan M Florit. Psicólogo Clínico

Psic. Raymundo González.

Aclaración: Esta guía no debería aplicarse si surge algún indicador de fobias


infantiles o cualquier cuadro clínico cercano a los trast de ansiedad en la
infancia. Es solo para aplicar en casos tipificados como niños desafiantes u
oposicionistas "niños dificiles".

Antes de iniciar la intervención se establecerá (ambos padres) pautas de


interacción claras, coherentes y consistentes: deberán discutirlas entre los
dos. Realizar la lista en función de la prioridad (las conductas que más
perturba y que desean modificar)y las traerán a consulta para revisarlas.

Las ordenes no se discuten ni repiten, ya no se explica el por quéde nada.

Los primeros 7 a 10 díasserándifíciles y lo deben saber. Lo fundamental es la


CONSISTENCIA de los mensajes (estímulos ambientales) que llegan del
contexto familiar.

Ambos padres deberán realizar una detallada lista de acciones concretas


que realizan, cuanto tiempo después se dan, luego de que el niño/a realiza
las conductas inapropiadas o disruptivas y con qué frecuencia se dan estas
acciones.

De igual forma, es aconsejable llevar un registro de línea base sobre las


conductas problemáticas, es decir, registrar los parámetros (intensidad,
frecuencia, duración, latencia; según el caso) de la conducta blanco con la
finalidad de comparar estos datos de antes del programa de intervención y
después de la misma. En estos casos, la línea base nos dará la pauta para
saber si la intervención se está llevando a cabo con éxito y sobre todo, si se
debe a lo que se está implementando.

Llevar un registro en papel (libreta) de cada conducta.Cuándo, dónde, con


quien,qué hizo y que hicieron luego de la misma ustedes o alguien del
contexto inmediato. Ejemplo: Cuando un hijo realiza X conducta, qué hace
mamá, papá, los hermanos o cualquier persona en su ambiente y cuanto
tiempo o duran estas acciones luego de la conducta del niño/a.

Batallando con los Abuelos: Los refuerzos intermitentes y la


extinción de las conductas.
Con frecuencia se dice que los abuelos están para consentir, por lo que más
nos dificultara extinguir las conductas no deseadas son los elementos de
ambiente, materiales e inmateriales que retroalimentan y sostienen a las
mismas. Deberán estar muuuy atentos para no reforzar intermitentemente
(esporádicamente) las conductas que deseamos extinguir o eliminar. Para
evitar estas dificultades es necesario que los demás cuidadores estén al
pendiente del programa.

La atención, la demostración de afecto y los demás estímulos físicos u


objetivosque pueden oficiar de refuerzos SOLO DEBERAN PRESENTARSE
CUANDO SE REALIZAN LAS CONDUCTAS DESEADAS Y RETIRARSE
no dar
TOTALMENTE CUANDO ESTO NO SUCEDA.NO REPETIR NUNCA,
atención retando, repitiendo, explicando ni hablando !!!
RECUERDEN.!!!!
Esto deberá realizarse por todos los miembros de la familia.

La retirada de atención luego de las conductas inapropiadas resulta difícil de


controlar (tenemos tendencia a contestarles siempre a los hijos), por ello en
necesario que se monitoreen entre los miembros de la familia y estar
seguros que la atención es lo que mantiene a la conducta, esto lo
lograremos mediante los datos de la evaluación funcional.

Motivación y aprendizaje.
Deprivacion.

Para extinguir las conductas perturbadoras al interior del sistema familiar


resulta imprescindible retirar los "elementos" (refuerzos
ambientales) que las sostienen. Luego facilitar conductas alternativas e
incompatibles con las que queremos eliminar, saludables y reforzarlas
positivamente mediante los mismos elementos que antes utilizamos para
extinguir las no sedeadas. Resulta útil realizar una lista con estas posibles
conductas a reforzar y sus posibles refuerzos.

Refuerzo: Toda modificación en el ambiente, inmediatamente posterior a


la conducta, y que genere la tendencia a que esta se repita en el futuro: Si
retamos o regañamos verbalmente a un hijo, y este repite la conducta
desaprobada, el reto estará funcionando probablemente como refuerzo.O
también algo que hacemos luego de retarlo esta cumpliendo la función de
refuerzo de esa conducta y quedara asociado al reto. Por ejemplo, si un
niño aprende que luego de retarlo le damos algo que quiere (atención
inclusive) el reto pierde carácter aversivo o desagradable ya que luego del
mismo viene el estimulo apetitivo (placentero). Esto resulta fundamental!

Los elementos (estímulos ambientales que llamaremos refuerzosarbitrarios)


que más frecuentemente se presentan luego de las conductas disruptivas y
lassostienen o retroalimentan son de dos clases:

Tipos de refuerzos
Físicos, objetivos o tangiblesetc.: dispositivos móviles, consolas de juegos,
comidas ricas, postres, golosinas, ropa, juguetes, pijamadas, actividades
gratificantes para cada niño.

Inmateriales o intangibles o no objetivos: Atención y demostración de


afecto, comunicación (retar, hablar, quejarse, explicar, repetir también
puede cumplir esta función de refuerzo).

Fundamental: No nos referiremos NUNCA al ser o la persona, sino al hacer o


conducta concreta. Tampoco referiremos verbalizaciones sobre no querer o
no amar. Aclarar que, con todo el amor del mundo esto es lo que se va a
hacer.

Recuerden esta expresión:Eso que estás HACIENDO me molesta y


enoja, y cuando hagas eso (la conducta problema) no voy a hablar
más por varias horas (4), a los hermanos también se les explicara
que no le pueden dirigir la palabra).
Gisela: practicar cara de poker, la cara más seria que te salga sin estar
enojada. Utilizar carteles en el auto, la casa y el trabajo como recordatorio
para no hablar demasiado, o nada, llegado el caso.

Lo que necesite lo anotara en una libreta. No se explica ni se repite.

Si no se cumplen estas pautas,el estado de deprivacion disminuirá y la


posibilidad de motivar al niño será menor. (E tangibles e intangibles se
retiran más aun) y de ser necesario utilizaremos algún estimulo aversivo
(algo que le resulte desagradable realizar) como tareas del hogar.

También realizar una lista de actividades que le sean muy desagradables.


Probablemente no sean necesarias pero las tenemos que tener planificadas
como contingencias posibles.

A todos estos estímulos les otorgaremos una escala o grado, de 1 a 5, de


apetencia (que tan apetitivos suponemos que resultan para cada persona) y
los utilizaremos en función del grado o "poder"de refuerzo que podamos
otorgarle a cada uno a partir de la privación.

Resulta necesario que realicen una lista de conductas típicas (tipificación)


concretas a modificar, las que más molesten y que se den con más
frecuencia.

Cuando chille, se enoje o desafíe se le pedirá que lo siga haciendo pero


mucho más (con humor o sarcásticamente, felicitándola por el berrinche,
"vamos a chillar todos juntos", esto eliminara la función de estas conductas,
si lo complementamos retirando los refuerzos previamente detectados)
hasta buscar la saturación de la conducta. Luego se le informa muy
tranquilamente que además de tener el derecho a expresarse perderá
progresivamente los beneficios (refuerzo de las conductas seleccionadas)
que tenia, pero que es libre de continuar si así lo desea.

Realizar con la escala anteriormente solicitada de actividades aversivas una


serie de 5 de las mismas y al final ubicar la actividad que queremos que
realice. De esta forma creerá que esta eligiendo de entre todas las opciones
la menos aversiva (hacer los deberes, comer la comida, colaborar en poner
la mesa etc.)

Fundamental: Durante los 3 meses que durara el tratamiento es


imprescindible eliminar las fuentes de refuerzo incompatibles con el
programa como ABUELOS hermanos u otros familiares o cuidadores. Esto
nos asegurara lograr un estado de privación relativa que facilitara los
estados motivacionales que necesitamos lograr.