Вы находитесь на странице: 1из 12

EXÁMEN FÍSICO DEL SISTEMA ENDOCRINO

Los trastornos endocrinos específicos se acompañan a manudo de síntomas


clínicos, también específicos, pueden presentarse además manifestaciones más
generales. Algunos signos y síntomas comunes de desequilibrio endocrinos incluyen
cambios energéticos, tolerancia al calor o frio, peso y distribución de grasa y líquidos,
características sexuales secundarias, disfunción sexual, memoria, concentración,
patrones de sueño y talente.

Exploración física

La exploración física debe incluir:

 Signos vitales
 Una revisión visual de cabeza a pies

Los cambios de las características físicas, como el aspecto del vello facial en las
mujeres, edema, el adelgazamiento de la piel, la obesidad del tronco, el adelgazamiento
de las extremidades, el aumento de tamaño de los pies y manos y el edema, pueden
señalar trastornos de tiroides, corteza suprarrenal o hipófisis.

La alteración de la textura cutánea se vincula con la hipofunción e hiperfunción


de la glándula tiroides.

Inspección General

Es fundamental recoger determinados parámetros que nos ayudarán a una


correcta interpretación diagnóstica.

Entre ellos destacamos:


 Talla: Es fundamental para el diagnóstico y control de los retrasos de
crecimiento, y para valorar las alteraciones del área gonadal en el período de
desarrollo.

 Peso: Junto con el anterior, permite el diagnóstico de obesidad y delgadez y es


un parámetro importante para el control de pacientes obesos, diabéticos y con
alteraciones en el eje hipofisario.

 Pulso: Es importante para valorar patologías que cursan con alteraciones del
ritmo y de la frecuencia como las arritmias del hipertiroidismo o la bradicardia
del hipotiroidismo.

 Tensión arterial: Suele correlacionarse con diferentes entidades que cursan con
hipo o hipertensión (patología suprarrenal e hipofisaria).

 Temperatura: En determinadas enfermedades hipofisarias y tiroideas se


aprecian desajustes de la temperatura corporal. La hipotermia es constante en el
coma mixedematoso, y habitual en los hipotiroidismos. Suele coexistir, al
contrario, elevaciones térmicas en las crisis tirotóxicas y tiroiditis.

Es fundamental estructurar aquellos aspectos de la exploración general que suelen


ofrecer más información de las diversas endocrinopatías.

Estado nutritivo

Valoraremos el estado nutricional del individuo mediante gráficas de talla y


peso. Puede ser muy deficiente en el hipertiroidismo, la diabetes mellitus, la anorexia
nerviosa y en todas aquellas patologías que cursan con importantes pérdidas de peso.

Piel y faneras

Debemos valorar especialmente el color de la piel, la presencia de estrías, el


aspecto, la presencia de hemorragias, la disminución o el aumento del vello corporal, el
hirsutismo y otros signos de virilización.

Color

Destaca la palidez de la piel y de la aréola mamaria secundaria al déficit de


hormona adrenocorticotrópica (ACTH). Así mismo, destaca la palidez amarillenta del
hipotiroidismo y la presencia de vitíligo asociado a la enfermedad de Graves-Basedow y
a la tiroiditis de Hashimoto.

La hiperpigmentación de la piel debe buscarse en áreas específicas, tales como


las aréolas mamarias, pliegues cutáneos y órganos genitales, y debe orientar hacia
trastornos endocrinos que cursan con exceso de ACTH y/o MSH (enfermedad de
Addison, síndrome de Nelson o síndromes paraneoplásicos).

La presencia de estrías rojovinosas en región axilar, abdomen, flancos y muslos,


y de equimosis, púrpura y hemorragias, fundamentalmente en extremidades inferiores,
debe orientarnos hacia un síndrome de Cushing, aunque sin olvidar que esas estrías
rojovinosas pueden aparecer en la obesidad.

El aspecto de la piel debe explorarse siempre, ya que en el hipertiroidismo puede


volverse fina, mientras que en el hipotiroidismo y en el hipoparatiroidismo puede
aparecer seca y escamosa.

La disminución o ausencia del vello corporal en el varón nos orienta hacia un


hipogonadismo, mientras que en la mujer la pérdida del vello axilar y pubiano sugiere
un déficit de ACTH (síndrome de Simmonds-Sheehan).

Las uñas pueden volverse quebradizas, blandas y friables en el hipertiroidismo e


hipoparatiroidismo o adquirir pigmentaciones como en la enfermedad de Addison. En
los enfermos diabéticos puede aparecer con cierta frecuencia onicomicosis.

Signos de androgenización

En la mujer hay que valorar la presencia de hirsutismo y de otros signos de


androgenización como el acné, tendencia a la calvicie de tipo masculino e hipertrofia
del clítoris.

Tono de la voz

En algunos trastornos endocrinos el tono de la voz adquiere algunas


características típicas. Así, en el varón afectado de hipogonadismo, la voz puede
volverse fina. En los enfermos de ambos sexos que sufren hipotiroidismo, la voz se
torna áspera y ronca. En la mujer este cambio puede deberse también a un
hiperandrogenismo.

Estado emocional
Debemos tener en cuenta los cambios del comportamiento, el equilibrio
emocional y la forma de comportamiento que se asocian a patologías endocrinológicas.

En el hipertiroidismo, por ejemplo, encontramos inquietud, nerviosismo,


labilidad psíquica y hasta reacciones psicóticas. Al contrario, los pacientes hipotiroideos
suelen mostrarse lentos, indiferentes y depresivos.

Existen numerosas alteraciones del sistema endocrino asociados a cuadros


depresivos y confusionales como en la patología del eje suprarrenal, en el síndrome de
Simmonds-Sheehan o en la encefalopatía hipercalcémica.

Región Cefálica

El aspecto de la facies y del cabello cuyos datos exploratorios aportan información


hacia la presencia de un trastorno endocrino.

Facies

Diversas enfermedades pueden diagnosticarse casi únicamente a través de esta


valoración. Así, una facies inexpresiva, abotargada, con caída de las pestañas y
depilación del tercio externo de las cejas sugiere hipotiroidismo. Al contrario, una facies
con mirada viva y brillante, retracción palpebral y exoftalmos sugiere una enfermedad
de Graves-Basedow.

Es característico del hipogonadismo en los varones, una facies con edad aparente
superior a la real y con pérdida de vello.

Una facies con rasgos muy prominentes, es decir, prognatismo y nariz grande,
puede corresponder a una acromegalia. En el síndrome de Cushing, suele presentarse
una cara rojiza y de luna llena. Si existe una hipersecreción de ACTH y/o MSH el
aspecto del paciente será el de una facies hiperpigmentada.

El examen de la boca abarcará la exploración de las encías y de las mucosas, que


pueden presentar pigmentaciones sugestivas de enfermedad de Addison. Debemos
observar el aspecto de la lengua, agrandado en la acromegalia, hipotiroidismo y en las
amiloidosis; las micosis linguales, asociadas al hipoparatiroidismo primario,
enfermedad de Addison y a la candidiasis mucocutánea crónica.

En la exploración ocular podemos observar exoftalmos y retracción palpebral


sugestivos de la enfermedad de Graves-Basedow. Debemos valorar la agudeza visual, la
campimetría y el fondo de ojo, que pueden estar alterados en la retinopatía diabética y
en la patología hipofisaria tumoral.

Folículos pilosos

Es útil valorar el aspecto del cabello, áspero, seco y con tendencia a la caída en
el hipotiroidismo. Al contrario, suele ser fino y frágil en el hipertiroidismo.

Debemos, también, tener en cuenta su distribución. Una calvicie de tipo


masculino en la mujer sugiere androgenización.

Región Cervical

Es de gran importancia, sobre todo en el estudio de la patología tiroidea. La


exploración física del tiroides comprende la inspección, la palpación y la auscultación.

Exploración de la glándula tiroides

Técnica de exploración

Inspección

1. Pida a la persona que mantenga la cabeza y el cuello en una posición normal y


relajada.
2. Observe la región anterior del cuello de frente y de perfil.
3. Observe la existencia de alguna desviación de la tráquea, así como las
delimitaciones del cartílago tiroides y cricoides, y fíjese si hay algún aumento de
volumen.
4. Pida que extienda ligeramente el cuello, inclinando la cabeza hacia atrás, y que
trague un sorbo de agua y observe en ese momento, el movimiento simétrico
hacia arriba de la tráquea y los cartílagos laríngeos y, de existir algún aumento
de volumen, si este también se desplaza.
5. Realice la Maniobra del Marañón cuando sospeche bocio endotorácico, para ello
el paciente debe estar sentado, con los brazos levantados y la cabeza hacia atrás.
Si aparece una disnea progresiva la maniobra es positiva.

Palpación

1. Párese por detrás del paciente y realice la Maniobra de Quervain: rodee el cuello
con ambas manos, con los pulgares descansando sobre la nuca y los cuatro dedos
restantes hacia los lóbulos de cada lado. Primero coloque ligeramente los
pulpejos de sus dedos índice y del medio, por debajo del cartílago cricoides, para
localizar y palpar el área del istmo. Repita la maniobra mientras la persona traga
un sorbo de agua, lo que causa elevación del istmo y permite precisar aún más su
textura, como de goma o elástica. Después, pídale que incline ligeramente su
cabeza hacia el lado izquierdo, para palpar el lóbulo derecho. Utilice los dedos
en el lado opuesto para desplazar la glándula en dirección lateral, hacia el lado
derecho, de manera que los dedos que palpan puedan sentir mejor el lóbulo. Pida
a la persona que trague, mientras examina el lóbulo. Repita el procedimiento en
el lado opuesto.
2. Párese frente a la persona y coloque sus manos alrededor del cuello, pero con los
pulgares en el plano anterior, que son los que palpan. Palpe los lóbulos tiroideos
utilizando la Maniobra de Crille: el pulgar de cada mano palpa sucesivamente el
lóbulo del lado opuesto, en busca de nódulos).
3. Palpe también los lóbulos laterales, con una variante de la técnica anterior la
Maniobra de Lahey: coloque el pulpejo de un dedo pulgar contra la cara lateral
de la tráquea superior, empujando hacia el lado opuesto, con lo que el lóbulo del
lado hacia el que se empuja se exterioriza más hacia delante y puede ser más
accesible al pulgar de la otra mano; esta maniobra se completa con la deglución,
mientras se palpa). En la palpación hay que tener en cuenta además de la forma
y el tamaño, su consistencia y la sensibilidad.

Auscultación

Con la ayuda del estetoscopio, ausculte la región tiroidea, especialmente cuando


se sospecha hiperfunción de la glándula.

Solo se realiza cuando la glándula tiroides esta aumentada de tamaño. Detección


de ruidos vasculares con la campana del estetoscopio, puede escucharse un soplo
sistólico o continúo localizado en el hipertiroidismo En estados hipermetabólicos, la
irrigación sanguínea se incrementa drásticamente y en ocasiones se ausculta un soplo de
ruido acelerado

Región Torácica

Tanto a la inspección como a la palpación, la exploración somera del tórax puede


ofrecer algún signo de evidencia de enfermedad endocrinológica.

Al exprimir manualmente el pezón podemos demostrar la existencia de


galactorrea, que nos hará sospechar la existencia de un adenoma prolactínico.

Por otro lado, en el síndrome de Cushing observamos la giba de búfalo, la


obesidad Facio troncular y las estrías rojovinosas. Estas últimas podemos apreciarlas
tanto en la raíz de los brazos como en la Región Abdominal.

PÁNCREAS

Inspección:

Signo de Grey-Turner
Es una decoloración (discromía) azul típicamente localizada en los flancos
abdominales, la región lumbar y periumbilicales. Son manchas de equimosis que
sugiere que hubo hemorragia intra o retroperitoneal, signo de pancreatitis hemorrágica.

Signo de Cullen

Coloración azulada de la región periumbilical (equimosis periumbilical) debida a


una hemorragia subcutánea intraperitoneal que puede ser causada por un embarazo
ectópico o por una pancreatitis aguda.

Signo de Waring y Griffith

Palidez plúmbica (terrosa) de las mejillas, frialdad de la nariz y ojos semi


torneados y hundidos en la pancreatitis aguda.

Palpación

En general, se considera muy difícil por la situación profunda del órgano; no obstante,
utilizamos tres métodos:
Método de Grott

Se coloca al enfermo en decúbito dorsal con las piernas flexionadas. Debajo de


la columna lumbar se pone un rodillo o almohada pequeña para provocar lordosis, con
lo cual se acerca el páncreas a la pared anterior y se relaja la musculatura.

Método de Mallet-Guy

Útil para palpar el cuerpo y la cola del páncreas. El enfermo se sitúa en decúbito
lateral derecho con los muslos semiflexionados sobre el abdomen. El médico coloca su
mano derecha de modo que se encuentre frente al cartílago noveno, a una distancia
aproximada de 3-4 cm. del reborde costal, se deprime la pared abdominal anterior
colocando los dedos debajo de la parrilla costal, en dirección a la región latero vertebral
izquierda.

Por último, se levanta la base de la mano y se hunden los dedos en la


profundidad por encima del estómago, que es rechazado a la derecha. La finalidad es
contornear el obstáculo representado por el estómago y poder provocar así, dolor
profundo en el páncreas.
Punto pancreático de Desjardins

Útil para palpar el cuerpo y la cola del páncreas. El enfermo se sitúa en decúbito
lateral derecho con los muslos semiflexionados sobre el abdomen. El médico coloca su
mano derecha de modo que se encuentre frente al cartílago noveno, a una distancia
aproximada de 3-4 cm. del reborde costal, se deprime la pared abdominal anterior
colocando los dedos debajo de la parrilla costal, en dirección a la región latero vertebral
izquierda. Por último, se levanta la base de la mano y se hunden los dedos en la
profundidad por encima del estómago, que es rechazado a la derecha.

La finalidad es contornear el obstáculo representado por el estómago y poder


provocar así, dolor profundo en el páncreas.

Extremidades

Mediante la inspección podemos descartar el aspecto tosco y la desproporción


del tamaño de los pies y manos en el caso de la acromegalia.

En el hipertiroidismo podemos descubrir un temblor fino de las manos al


extender forzadamente los brazos hacia adelante y con los dedos abiertos. Así mismo, es
también característico del hipertiroidismo de Basedow el mixedema pretibial, que
consiste en una induración violácea de la piel en la región pretibial y que es de causa
autoinmune.

En la miopatía hipotiroidea podemos encontrar una hipertrofia de la masa


gemelar. Para explorar la alteración miopática de la fuerza de la cintura pelviana y
extremidades inferiores utilizamos la maniobra del taburete, que consiste en demostrar,
en los casos de miopatía, la incapacidad del paciente para levantarse de aquél sin ayuda.

En el hipertiroidismo, hipotiroidismo, e hiperparatiroidismo, puede apreciarse


mediante la exploración de la fuerza o el tono muscular, un déficit en la fuerza o en el
tono muscular sugestivos de miopatía.

Aparato Genital

La exploración de los genitales externos es de suma importancia en


Endocrinología. Unos genitales externos ambiguos, tanto en el hombre como en la
mujer, y en especial en la edad infantil, deben hacernos pensar en un
seudohermafroditismo. La presencia en la mujer de un clítoris aumentado de tamaño
representa un signo importante de virilización.

La palpación testicular es fundamental para diagnosticar los hipogonadismos y


la criptorquidia. Debemos efectuarla con las manos calientes para evitar el reflejo
cremasteriano y con el paciente en decúbito supino o en cuclillas. Con la mano
izquierda palpamos el canal, mientras que con la derecha exploramos el escroto y el
orificio externo del canal inguinal.

El hallazgo de un escroto vacío sugiere una anorquia (falta de testículos) o una


criptorquidea (falta del descenso testicular). En los casos de hipogonadismo
hipogonadotrófico palparemos unos testículos pequeños y de consistencia blanda, como
si se tratasen de testículos prepuberales. Por el contrario, en el síndrome de Klinefelter,
que es un hipogonadismo hipergonadotrófico, es característico el hallazgo de unos
testículos pequeños y de consistencia dura.

En el niño, un pene pequeño nos orientará hacia cualquiera de los tipos de


hipogonadismo, pero sin confundirlo con un pene enterrado, situación muy frecuente en
niños obesos en los que siendo el pene de tamaño normal se oculta en la grasa púbica, lo
que da una apariencia de pene pequeño sin serlo realmente.

Referencias:

 http://uvsfajardo.sld.cu/sites/uvsfajardo.sld.cu/files/12_guia_ef_endocrino.pdf
 http://www.gastromerida.com.ve/pdf/semio/abdomen/semiologiabadomen.pdf
 http://www.elsevier.es/es-revista-semergen-medicina-familia-40-pdf-
S1138359304743166
 http://www.elsevier.es/es-revista-medicina-familia-semergen-40-pdf-
S1138359304743166
 http://bibliadelenfermero.blogspot.com/2015/11/sistema-endocrino-anatomia-
fisiologia-y.html