Вы находитесь на странице: 1из 20

P.

Bourdieu,
El oficio del sociólogo. Primera parte. La ruptura
p. 27
Seguimos con el tema de la vigilancia epistemológica
“las contaminaciones ideológicas de otro orden, con frecuencia se deja de reconocer, a fin de extraer de ello todas las
consecuencias, que la familiaridad con el universo social constituye el obstáculo epistemológico por excelencia para el
sociólogo, porque produce continuamente concepciones o sistematizaciones ficticias, al mismo tiempo que sus condiciones
de credibilidad.”
Nota: de lo ideológico a las concepciones ficticias

“Le es igualmente difícil establecer la separación entre la percepción y la ciencia como encontrar en su herencia teórica los
instrumentos que le permitan rechazar radicalmente el lenguaje común y las nociones comunes.”

Nota: necesito tener clara la diferencia entre el lenguaje que le corresponde a la sociología y dónde y cómo el lenguaje que
pasa por el trabajo de campo está necesariamente imbricado en el mismo discurso científico y que no corresponde a un
“sentido común”, sino a explicaciones que tendrían sus usos y sus relaciones en sí mismas.

1. Prenociones y técnicas de ruptura


Palabras clave:
percepción, intuición, nociones comunes y por lo tanto la lógica del lenguaje y léxico que la sostiene

“La influencia de las nociones comunes es tan fuerte que todas las técnicas de objetivación deben ser aplicadas para
realizar efectivamente una ruptura, más a menudo anunciada que efectuada.”

“En la medida en que el lenguaje común y ciertos usos especializados de las palabras comunes constituyen el principal
vehículo de las representaciones comunes de la sociedad, una crítica lógica y lexicológica del lenguaje común surge
como el paso previo más indispensable para la elaboración controlada de las nociones científicas.”
Nota:
Esto también puede ser planteado desde la desaparición de significaciones en los significantes, en este sentido, hacer de
las palabras puros ejes que correspondan a su mismo cuerpo de verdad sin intervención del sujeto.

“los datos se le presentan como configuraciones vivas, singulares y, en una palabra, demasiado humanas, que tienen a
imponérsele como estructuras de objeto. Al desmontar las totalidades concretas y evidentes que se presentan a la intuición,
para sustituirlas por el conjunto de criterios abstractos que las definen sociológicamente (…) al desgarrar la trama de
relaciones que se entreteje continuamente en la experiencia, el análisis estadístico…”
Nota: al no haber relaciones sexual no hay relación fija entre significante y significado, por lo tanto, al establecer la
estadística como punto para la búsqueda de “relaciones de un orden superior que den razón de éste”, de relaciones
nuevas, de un orden superior, donde no exista consideración subjetiva.

“la ruptura con lo real y las configuraciones que éste propone a la percepción.”
“la captación de un hecho inesperado supone, al menos, la decisión de prestar una atención metódica a lo inesperado,
y su propiedad heurística depende de la pertinencia y de la coherencia del sistema de cuestiones que pone en discusión.”
Nota: nosotros estamos para “hacer ciencia”, pero esta, en el trabajo de cada uno de nosotros, pasará por el propio campo,
aquí y en el factor de la pregunta, ¿cómo se define el objeto de investigación? ¿Es desde la propia abstracción
acompañada de lecturas, de coherencia epistémica y de revisión bibliográfica? ¿No es desde el mismo trabajo en campo
como podemos considerar el objeto de estudio en tanto la relación entre la subjetividad y los procesos subjetivos del
colectivo presentan una posible correspondencia en la construcción del problema de investigación?

2. La ilusión de la transparencia y el principio de la no-conciencia


¿Qué es lo que se “debe” criticar?
“la filosofía del conocimiento social y de la acción humana que la sostiene.”
la resistencia organizada de una teoría del conocimiento de lo social cuyos principios contradigan, punto por punto, los
supuestos de la filosofía primera de lo social.”
Contra el artificial-ismo
“representación ilusoria de la génesis de los hechos sociales según la cual el científico podría comprender y explicar estos
hechos ‘mediante el solo esfuerzo de su reflexión personal”, descansa, en última instancia, sobre el presupuesto de la
ciencia infusa que, arraigado en el sentimiento de familiaridad, funda también la filosofía espontánea del conocimiento
del mundo social”

“Marx el mérito de haber roto con la ilusión de la transparencia: ‘Creemos fecunda la idea de que la vida social debe
explicarse, no por la concepción que se hacen los que en ella participan, sino por las causas profundas que escapan a la
conciencia’.”

“la no-conciencia (…) no es sino la reformulación del principio del determinismo metodológico en la lógica de esta ciencia,
del cual ninguna ciencia puede renegar sin negarse como tal.”
“Es lo que oculta cuando se expresa el principio de la no-conciencia en el vocabulario de lo inconsciente, transformándose
así un postulado metodológico en tesis antropológica, ya se termine sustantivando la substancia o que se permita la
polisemia del término para reconciliar la afición de los misterios de la interioridad con los imperativos del
distanciamiento. De hecho, el principio de la no-conciencia no tiene otra función que apartar la ilusión de que la antroplogía
pueda constituirse como ciencia reflexiva y definir, simultáneamente, las condiciones metodológicas en las cuales puede
convertirse en ciencia experimental.”
Nota: cuando esta referencia procede de Durkheim hay que tener en cuenta lo que apunta a pie de página Bourdieu,
citando a D. ‘Todo lo que sabemos, en efecto, es que hay fenómenos que se suceden en nosotros, que no obstante ser de
orden psíquico no son conocidos por el yo que somos. En cuanto a saber si son percibidos por algún yo desconocido o lo
que pudiera ser fuera de toda captación, no nos importa.’. Quizá el punto importante es “ser fuera de toda captación” en el
sentido de que pone la sensación, la empiria, el registro y el dar cuenta de “eso” como una existencia posible, no habiendo
tal captación, deja de tener relevancia. Pero en este sentido, la captación corresponde entonces también a un marco
teórico, conceptual y metodológico que da cuenta de esos fenómenos que corresponden a la no-conciencia.

“la filosofía ingenua de la acción y de la relación del sujeto con la acción, que obligan a defender, en su sociología
espontánea de los sujetos sociales, la verdad vívida de su experiencia de la acción social.”
Nota: el punto es que los principios que están desarrollados en esta parte pertenecen a una vigilancia epistemológica que
pone como “base” de estos postulados prenociones y sociología espontánea –sentimiento de familiaridad. Porque, por otra
parte, la relación del sujeto con la acción puede ser “estudiada” desde otros principios y desde una “trabajada”
epistemología desde la cual respaldar el trabajo de la investigación.

“la ingenua promesa de todo sujeto social: creyendo ser dueño y propietario de sí mismo y de su propia verdad, no
queriendo conocer otro determinismo que el de sus propias determinaciones (incluso si las considera inconscientes), el
humanismo ingenuo que existe en todo hombre opera como una reducción ‘sociologísta’ o ‘materialista’ de todo intento por
establecer que el sentido de las acciones más personales y más ‘transparentes’ no pertenecen al sujeto que las ejecuta sino
al sistema total de relaciones en las cuales, y por las cuales, se realizan.”
Nota: Entre la lectura “subjetivista” o más que eso “sustancialista sin conocer” de las motivaciones del sujeto, en la zona
oscura de las causas de la acción social también se desprende la crítica hacia una causa del “sistema total de relaciones”,
esto eso, la zona que sin luz se deja para que explique sin explicar. Sin olvidar que todo esto es parte de prenociones, o
sea, una pronoción dada en la sociología espontánea por la familiaridad de haber vivido tales relaciones.

33
“Contra este método ambiguo que permite el intercambio indefinido de relaciones entre el sentido común y el sentido común
científico, hay que establecer un segundo principio de la teoría del conocimiento de lo social que no es otra cosa que
la forma positiva del principio de la no-conciencia: las relaciones sociales no podrían reducirse a relaciones entre
subjetividades animadas de intenciones o ‘motivaciones’ porque ellas se establecen entre condiciones y
posiciones sociales y tienen, al mismo tiempo, más realidad que los sujetos que ligan.”
Nota: “Más realidad que los sujetos que ligan”, este punto para el trabajo que voy a desarrollar es súmamente problemático,
problemático en el sentido de cómo la parte, o sea el sujeto es, en su enunciación tan real como las condiciones y
posiciones sociales, por decirlo todo, qué aspecto del trabajo de investigación tiene un peso relevante en su anudamiento
como comprensión de la violencia política de la desaparición forzada, pero además en la comprensión de las condiciones
subjetivas de existencia en tanto sujetos que se ligan mutuamente. En este sentido, es esto lo que prevalece en el trabajo
de la investigación, que por supuesto las condiciones son parte del sujeto, una parte indispensable de su propia acción,
menciona Lacan, por ejemplo que “de nuestra posición de sujeto somos siempre responsables.” A sabiendas que no es una
observación moral o de deber sino un trabajo de subjetivación –Seminario ocho- indispensable en el propio ser del sujeto.

34
“Independientemente de las ideologías de la ‘participación’ y de la ‘comunicación’ a las que respaldan a menudo, las
técnicas clásicas de la psicología social conducen, en razón de su epistemología implícita, a privilegiar a las
representaciones de los individuos en detrimento de las relaciones objetivas en las cuales están inscriptas y que definen la
‘satisfacción’ o la ‘insatisfacción’ que experimentan, los conflictos que encierran o las expectativas o ambiciones que
expresan.”

Nota: la no-conciencia son los sistemas de relaciones objetivas –condiciones y posiciones sociales.

“El principio de no-conciencia impone, por el contrario, que se construya el sistema de relaciones objetivas en el
cual los individuos se hallan insertos y que se expresa mucho más adecuadamente en la economía o en la
morfología de los grupos que en las opiniones e intenciones declaradas de los sujetos. El principio explicativo del
funcionamiento de una organización está muy lejos de que lo suministre la descripción de las actitudes, las opiniones y
aspiraciones individuales; en rigor, es la captación de la lógica objetiva de la organización lo que proporciona el
principio capaz de explicar, precisamente, aquellas actitudes, opiniones y aspiraciones.”
Nota:
relaciones objetivas, captación de la lógica objetiva de la organización; por lo pronto se refiere a las condiciones y
posiciones sociales. Aun no me queda claro a qué refiere con condiciones y posiciones sociales. Pero aquí es que se va
aproximando a la construcción de verdad para el fundamento de la sociología.

Objetivismo, insistente, en el desarrollo de Bourdieu


34- y nota al pie 34-35
“Este objetivismo provisorio que es la condición de la captación de la verdad objetivada de los sujetos, es también la
condición de la comprensión total de la relación vívida que los sujetos mantienen con su verdad objetivada en un sistema de
relaciones objetivas” Nota al pie de Bourdieu: La sociología supone, por su misma existencia, la superación de la
oposición ficticia que subjetivistas y objetivistas –motivaciones y sociologistas y materialistas- hacen surgir arbitrariamente.
Si la sociología es posible como ciencia objetiva, es porque existen relaciones exteriores, necesarias,
independientes de las voluntades individuales y, si se quiere, inconscientes (en el sentido de que no son objeto de
la simple reflexión –pensemos que aquí lo inconsciente lo pone del lado de lo exterior), que no pueden ser
captadas sino por los rodeos de la observación y de la experimentación objetivas.” … 35: “la experiencia de las
significaciones forma parte de la significación total de la experiencia: la sociología, aun la menos sospechosa de
subjetivismo, recurre a conceptos intermediarios y mediadores entre lo subjetivo y lo objetivo, como alienación,
actitud, etc.

“le corresponde construir el sistema de relaciones que engloba y el sentido objetivo de las conductas organizadas
según regularidades mensurables y las relacione singulares que los sujetos mantienen con las condiciones
objetivas de su existencia y con el sentido objetivo de sus conductas, sentido que los posee porque están
desposeídos de él.”

Nota: Insisto, el inconsciente lo pone no como un atributo del sujeto, sino como las condiciones objetivas que, sin saber el
sujeto, lo motivan para realizar tal o cual acción. Lo que destaco de esta cita es “las relaciones singulares que los sujetos
mantienen con las condiciones objetivas de su existencia”, en este punto tales relaciones le corresponden a una posición
subjetiva en las mismas condiciones donde la enunciación es una materialidad que tiene que ver con el sujeto en el orden
simbólico. Cuando habla del “sentido objetivo de sus conductas” como algo que es poseedor del sujeto podemos aproximar
este sentido objetivo con, justo, el orden simbólico que da pautas de respuesta ante situaciones sociales, sin embargo, las
pautas de respuesta terminan abriendo una brecha que no corresponden reductiblemente a las condiciones sociales.
3. Naturaleza y cultura: substancia y sistemas de relaciones
“Si el principio de la no-conciencia no es sino el revés del referido al ámbito de las relaciones, este último debe conducir al
rechazo de todos los intentos por definir la verdad de un fenómeno cultural independientemente del sistema de relaciones
históricas y sociales del cual es parte.”
Nota: Es como decir, un fenómeno cultural es parte de las relaciones históricas y sociales.

36
“la decisión metodológica de no renunciar anticipadamente al derecho de la explicación sociológica o, en otros términos, no
recurrir a un principio de explicación tomado de otras ciencias, ya se trate de la biología o de la psicología, en tanto que la
eficacia de los métodos de explicación propiamente sociológicos no haya sino completamente agotada.”

37
4. La sociología espontánea y los poderes del lenguaje.

“Si la sociología es una ciencia como las otras que sólo tropieza con una dificultad particular en ser como ellas, es,
fundamentalmente, en razón de la especial relación que se establece entre la experiencia científica y la experiencia
ingenua del mundo social y entre las expresiones ingenua y científica de la misma.”

“según la sentencia de Brunschvichg el lenguaje común, que en tanto tal, pasa inadvertido, encierra en su vocabulario y
sintaxis toda una filosofía petrificada de lo social siempre dispuesta a resurgir en palabras comunes o expresiones
complejas construidas con palabras comunes que el sociólogo utiliza inevitablemente.”
Nota:
¿Qué tanto puede ser parte de las relaciones en la expresión de las enunciaciones el significado que tienen tales palabras
en las leyes de las posiciones subjetivas en el universo simbólico? En este sentido, el significado de la palabra mamá tiene
que ver con el sentido de mamar y este con el sentido del sonido del pecho, del cual, según Bordeloise, se desprende
también la etimología de la palabra amor. Supongo que también hay que diferenciar las prenociones –quizá por su lugar por
“fuera de la ciencia, o por fuera de la vigilancia epistemológica”- de las palabras que son usadas en tanto sentidos
específicos para relaciones comunes en condiciones sociales, por ejemplo, el sentido de la búsqueda de un desaparecido.

37-38
“las preocupaciones contra el contagio de la sociología por la sociología espontánea no serían más que exorcismos
verbales si no se acompañaran de un esfuerzo por proporcionar a la vigilancia epistemológica las armas
indispensables para evitar el contagio de las nociones de las prenociones. En la medida en que es a menudo
prematuro, el deseo de desechar la lengua común sustituyéndola pura y simplemente por una lengua perfecta, en cuanto
esté totalmente construida y formalizada, corre el peligro de remplazar el análisis, más urgente, de la lógica del lenguaje
común: sólo este análisis puede dar al sociólogo el medio de redefinir las palabras comunes dentro de un sistema
de nociones expresamente definidas y metódicamente depuradas, sometiendo a la crítica las categorías, los
problemas y esquemas que la lengua científica toma de la lengua común y que siempre amenazan con volver a
introducirse bajo los disfraces de la lengua científica más formalizada.”

Nota: con relación a la “lógica del lenguaje común” hay que considerar que el trabajo de la enunciación por el sujeto
corresponde, más que al lenguaje común, a un discurrir íntimo en correspondencia directa con el orden simbólico como una
garantía del sentido de la significación. En este sentido, el sentido de la significación tendría que ver con una garantía que
prometería una totalidad del decir, de los enunciados en donde el sujeto desvanecerse. ¿Qué es lo que corta el trabajo de la
desaparición forzada? ¿Qué es lo que se busca en este sentido? Cuando ya no hay sentido y por lo tanto garantía en el
orden simbólico de la lógica del lenguaje común, ¿qué otro lenguaje se puede hablar? ¿cómo comunicar estos sentidos?

“Por no someter el lenguaje común, primer instrumento de la ‘construcción del mundo de los objetos’, a una crítica metódica,
se está predispuesto a tomar por datos, objetos preconstruidos en y por la lengua común. La preocupación por la definición
rigurosa es inútil, e incluso engañosa, si el principio unificador de los objetos sujetos a definición no se sometió a su
crítica.”
Nota: Más que el lenguaje común, hay que considerar el principio unificador de los objetos sujetos a definición, ¿qué
relación tiene la acción, el acto de buscar con la subjetividad en las condiciones de la violencia de la desaparición forzada?,
por ejemplo.

39
“Tal crítica daría al sociólogo el medio de disipar el halo semántico que rodea a las palabras más comunes y controlar las
significaciones dudosas de todas las metáforas, aun las que aparentan estar muertas, que corren el peligro de situar la
coherencia de su discurso en otro orden distinto del que pretenden inscribir sus formulaciones.”
Nota:
¿“controlar las significaciones dudosas de todas las metáforas”? En qué sentido una significación puede ser dudosa, para
quién, en qué contexto, ¿una significación es dudosa? Me refiero específicamente al propio sujeto, ¿no será más bien que
una significación coloca al sujeto en determinado lugar con respecto a los enunciados?

¿Posición de Bourdieu con respecto a las metáforas?


“Como se ve, la mayor parte de estos esquemas metafóricos son comunes a las palabras ingenuas y al discurso científico;
de hecho aquellos deben a esta doble pertenencia su eficacia seudoexplicativa, como dice Yvon Belaval ‘si nos convencen,
es porque nos hacen dudar y oscilar, sin que lo sepamos, entre la imagen y el pensamiento, entre lo concreto y lo
abstracto. Aliado de la imaginación, el lenguaje trasplanta subrepticiamente la verdad de la evidencia sensible a la
verdad de la evidencia lógica’.”
Nota: El lenguaje aliado de la imaginación, no será más bien producto de la imaginación, ¿en qué momento el lenguaje no
deja de imaginarizar?

41
“las ciencias sociales deben efectuar la ‘ruptura epistemológica’ que diferencie la interpretación científica del funcionamiento
social de aquellas artificialistas o antropomórficas: sólo a condición de someter a la experiencia de la explicitación
total los esquemas utilizados por la explicación sociológica es como se evitará el contagio al que están expuestos los
esquemas más depurados, cada vez que presenten una afinidad estructural con los esquemas comunes.”

42
5. La tentación del profetismo

“¿Cómo no sentirse un poco sociólogo cuando los análisis del ‘sociólogo’ concuerdan perfectamente con las palabras de la
charla cotidiana y el discurso del analista y las palabras analizadas están separadas nada más que por la frágil barrera de
las comillas?”
“los juegos de la polisemia, permitidos por la secreta afinidad de los conceptos más depurados con los esquemas comunes,
contribuyen al doble significado y a los malentendidos que aseguran, el doble juego profético, sus auditorios múltiples y a
veces contradictorios.”

“La sociología profética opera, por supuesto, con la lógica, según la cual el sentido común construye sus explicaciones
cuando se contenta con sistematizar falsamente las respuestas que la sociología espontánea da a los problemas
existenciales que la experiencia común encuentra en un orden disperso: de todas las explicaciones sencillas, las
explicaciones por lo sencillo y por la gente sencilla son las más frecuentemente esgrimidas por los sociólogos proféticos que
ven en fenómenos tan familiares como la…”

Nietzsche
“una explicación cualquiera es preferible a una falta de explicación … la primera representación por la cual lo desconocido
se declara conocido hace tanto bien que se la tiene por verdadera.”

6. Teoría y tradición teórica


“el sociólogo está limitado a los oscuros esfuerzos que exigen las rupturas siempre repetidas y a las incitaciones del sentido
común, ingenuo o científico: en efecto, cuando se vuelve hacia el pasado teórico de su disciplina, se enfrenta no con una
teoría científica constituida sino con una tradición.”
“Nada se opone más totalmente a la razón arquitectónica de las grandes teorías sociológicas, que abarcan todas las
teorías, todas las críticas teóricas e incluso todas las empirias, como la razón polémica, la que ‘por sus dialécticas y sus
críticas’.”

Ruptura epistemológica
47
“cada sociólogo debe tener en cuenta los supuestos científicos que amenazan con imponerle sus problemáticas, sus
temáticas, y sus esquemas de pensamiento. Así, por ejemplo, hay problemas que los sociólogos omiten plantear porque la
tradición profesional no los reconoce dignos de ser tenidos en cuenta, no ofrece los instrumentos conceptuales o las
técnicas que permitirían tratarlos canónicamente”

“las construcciones más complejas toman de la lógica del sentido común no sólo sus esquemas de pensamiento sino
también su proyecto fundamental: como en efecto lo señala Bachelard, no han efectuado la ruptura, que caracteriza ‘al
verdadero espíritu científico moderno’, con ‘la simple idea de orden y clasificación’.”

“si es cierto que toda teoría científica se atiene a lo dado como a un código históricamente constituido y provisorio que
se erige para una época en el principio soberano de una distinción inequívoca entre lo verdadero y lo falso, la historia
de una ciencia es siempre discontinua porque el refinamiento de la clave de desciframiento no continúa nunca hasta el
infinito sino que concluye siempre en la sustitución pura y simple de una clave por otra.”
Nota:
¿Qué códigos y claves son los que proporcionan determinados momentos de la ciencia social para descifrar los
“fenómenos”? Es que por el cuerpo total de la saber sociológico se desprenden tanto lógicas y relaciones de principios de
unificación en los objetos de la ciencia social, que, ahí, también se disponen de códigos y claves para dar cuenta de estas
relaciones y lógicas.

7. Teoría del conocimiento sociológico y teoría del sistema sociales


“La representación tradicional de la teoría y la representación positivista, que no asigna a la teoría otra función que la de
representar tan completa, sencilla y exactamente como sea posible un conjunto de leyes experimentales, tienen en común
el despojar a la teoría de su función primordial, que es la de asegurar la ruptura epistemológica y concluir en el
principio que explique las contradicciones, incoherencias o lagunas y que sólo él hace surgir en el sistema de leyes
establecido.”

50
“La teoría del conocimiento sociológico, como sistema de normas que regulan la producción de todos los actos y
de todos los discursos sociológicos posibles, y sólo de éstos, es el principio generador de las diferentes teorías
parciales de lo social (ya se trate, por ejemplo, de la teoría de los intercambios matrimoniales o de la teoría unitaria de la
difusión cultural), y por ello el principio unificador del discurso propiamente sociológico que hay que cuidarse de
confundir con una teoría social unitaria.”

Notas:
¿Cómo y cuáles son los principios unificadores que estaría considerando en caso de que sean necesarios para hacer válido
mi trabajo de investigación? ¿Bajo qué directrices estaría estimando que lo que estoy escribiendo es parte de la
construcción científica? ¿Las ciencias sociales pueden dialogar y contribuir desde los enfoques de otras disciplinas? Si esto
es así, ¿cómo estimar los principios en los cuales y por los cuales de lo que estoy hablando o escribiendo remite a datos
relevantes que son dados a los sentidos? Pero si estos datos dados a los sentidos contribuyen a tensionar justo estos, los
sentidos, ¿cómo hablar de un dato dado a los sentidos si el mismo sentido de la desaparición forzada parece no permitir su
aprehensión desde las ciencias sociales? ¿Cómo entonces considerar la “vigilancia epistemológica” en el trabajo de
investigación que estaría realizando? Quizá estas preguntas de este texto es una forma de considerar que algunos de sus
postulados se podrían convertir en obstáculos epistemológicos para el desarrollo de la investigación acerca de la búsqueda
y la desaparición forzada.
Segunda parte.
La construcción del objeto.

‘“El punto de vista –dice Saussure-- crea el objeto.” Es decir que una ciencia no podría definirse por un sector de lo real que
le correspondería como propio. Como lo señala Marx, ‘la totalidad concreta, como totalidad de pensamiento, como un
concreto del pensamiento es, in fact, un producto del pensamiento y de la concepción … El todo, tal como aparece en la
mente, como todo del pensamiento, es un producto de la mente que piensa y que se apropia el mundo del único modo
posible, modo que difiere de la apropiación de ese mundo en el arte, la religión, el espíritu práctico. El sujeto real
mantiene, antes como después, su autonomía fuera de la mente.”

“las relaciones conceptuales entre problemas [Weber]. Solo allí donde se aplica un método nuevo a nuevos problemas y
donde, por lotanto, se descubren nuevas perspectivas nace una ‘ciencia’ nueva.”
“es posible ver en el principio durkheimiano según el cual hay que considerar los hechos sociales como cosas el equivalente
específico del golpe de estado teórico por el cual Galileo construye el objeto de la física moderna como sistema de
relaciones cuantificables”

“El segundo prefacio de las reglas [Durkheim] dice claramente que se trata de precisar una ‘actitud mental’ y no de asignar
al objeto un status ontológico. … nada se opone más a las evidencias del sentido común que la diferencia entre objeto
‘real’, preconstruido por la percepción y objeto científico, como sistema de relaciones expresamente construido.”

Nota: Por ejemplo, al considerar algunos términos y conceptos que son parte fundamental del psicoanálisis en tanto
relacionados en el caso de la búsqueda de familiares desaparecidos como parte indispensable de la posible
problematización de los cambios que generan a nivel social y político es que esta “unificación” o “coherencia” entre estos
términos y otros de orden sociológico o politológico se puede estimar el alcance en la construcción del objeto.

53
“No es posible ahorrar esfuerzos en la tarea de construir el objeto si no se abandona la investigación de esos objetos
preconstruidos, hechos sociales demarcados, percibidos y calificados por la sociología espontánea, o ‘problemas
sociales’ cuya aspiración a existir como problemas sociológicos es tanto más grande cuanto más realidad social tienen
para la comunidad de sociólogos.”

54
“los conceptos que pueden superar a las nociones comunes no conservan aisladamente el poder de resistir
sistemáticamente a la implacable lógica de la ideología: al rigor analítico y formal de los conceptos llamados ‘operatorios’ se
opone el rigor sintético y real de los conceptos que se han llamado ‘sistemáticos’ porque su utilización supone la referencia
permanente al sistema total de sus interrelaciones.”
Nota: En este sentido, más que aisladamente, el aspecto real de la desaparición forzada trae como relación al sujeto en el
intento de simbolizar la afectación violenta de la desaparición forzada provocada por la misma constitución del Estado –
Nación en tanto una afectación en su momento justificada y por lo tanto, dado en un sentido político de protección a la
nación. Por esto, la relación del aspecto real de la desaparición forzada en tanto afectación también trae como constante el
hacer político de la búsqueda en tanto que este hacer de la búsqueda lo estoy estimando como un acto desde el sentido
psicoanalítico. Con acto en el sentido psicoanalítico me refiero a una significante por venir, esto es, un acto que procede de
una decisión sin registro tomada por el mismo sujeto ante la no garantía del orden simbólico, ¿qué es lo que opera aquí? El
sujeto en tanto inconsciente como un acto que significa algo para alguien; el sujeto es su propio acto.

54
“Un objeto de investigación, por más parcial y parcelario que sea, no puede ser definido y construido sino en función de
una problemática teórica que permita someter a un sistemático examen todos los aspectos de la realidad puestos en
relación por los problemas que se son planteados.”
Nota: ¿qué problemas están planteados en la desaparición forzada? Problemas políticos, sociales y subjetivos, que de
cada uno de estos las relaciones conceptuales estarán definidas en tanto el caso como en tanto la lectura previa a lo que se
podría estimar como una posible hipótesis, que no obstante, procede también del propio trabajo de campo realizado con
anterioridad, pero es una procedencia a otro tiempo, me refiero que la percepción de la búsqueda había quedado como
pendiente en el desarrollo de la investigación, en la cual sólo me había enfocado en los afectos que colectivizan ante la
violencia de la desaparición forzada. Además de que carecía de un cuerpo conceptual psicoanalítico para dar cuenta de la
búsqueda como un factor político. ¿Es el mismo objeto o no es el mismo objeto? Creo que esto es lo que permitirá re-
considerar las condiciones de la construcción del objeto, tanto la previa aproximación con las preguntas planteadas por la
misma problemática, como la ampliación de las preguntas desde otros enfoques. En el trabajo pasado, por ejemplo, no
estaba estimado el factor “inconsciente” como uno de los posibles conceptos relacionados con los afectos en la vinculación
de la organización, tampoco estaba el término de “objeto a” como causa de deseo y éste como singularidad en acción de la
subjetivación; la lectura biopolítica procedía de las teorías de Michel Foucault y de Roberto Esposito. Que sé que lo más
próximo al encuentro con lo que ahora propongo es el término afecto, este en sentido Spinoziano me permitió considerar la
fuerza o el conatus en los afectos que componen para lo bueno en tanto potencia de acción. En este registro, el trabajo de
los afectos puede tener continuidad con el afecto de la angustia en sentido lacaniano; por lo tanto, el sentido lacaniano de la
angustia tiene una estrecha relación con lo real y con el objeto a. Falta abrir estos puntos y estimarlos en relación con los
demás conceptos o términos que están anudados en el caso de la desaparición forzada; además, este es un primer paso
para poder separarme cada vez más de lo que previamente había estado estimando. Me refiero a que el sentido de la
propuesta de investigación no sé en qué punto dejó de ser lo que anteriormente había desarrollado y en qué punto está
siendo una propuesta nueva. Según yo lo había sido desde siempre una propuesta nueva, porque en sí no escribí acerca
de la búsqueda, sino del colectivo y los afectos. Por supuesto que volveré a encontrar la colectividad y los afectos, pero
será parte del marco solamente, quizá, además de que será leída desde otra perspectiva y siendo periférico no será el
punto indispensable del tema de investigación.

55
“Si hay que recordar que ‘la teoría domina el trabajo experimental desde la misma concepción de partida hasta las últimas
manipulaciones de laboratorio’, o aún más que ‘sin teoría no es posible ajustar ningún instrumento ni interpretar una sola
lectura’ es porque la representación de la experiencia como protocolo de una comprobación libre de toda implicación teórica
deja traslucir en miles de indicios, por ejemplo en la convicción, todavía muy extendida, de que existen hechos que podrían
trascender tal como son a la teoría para la cual y por la cual fueron creados.”

hechos construidos y no a datos.


“Basta haber intentado una vez someter al análisis secundario un material recogido en función de otra problemática […] no
podrían nunca responder completa y adecuadamente a los interrogantes para los cuales y por los cuales no han sido
construidos.”
“recordar las condiciones epistemológicas de ese trabajo de retraducción, que se refiere siempre a hechos
construidos, bien o mal, y no a datos.”

Nota: ¿En qué condiciones epistemológicas di con los hechos de la colectividad fundenl? El colectivo fundenl como un
hecho construido o las enunciaciones del colectivo como el hecho construido, creo que lo construí desde las preguntas que
realicé, me refiero que si parto de que los enunciados y enunciaciones del mismo colectivo son los hechos construidos,
tendría que plantear que lo que dicen de ellas mismas estuvo epistemologicamente estimado por alguna idea de
colectividad. Pero, en tanto las preguntas eran un tanto abiertas, otras cosas fueron dichas que no correspondían a la
misma respuesta expresa acerca de ellas como colectivo, es más, ni siquiera yo tenía una idea clara de lo que es un
colectivo. Lo que hice fue desamarrar las relaciones entre ellas con la categoría de fuerzas unidas, de singularidad y de
afectos. Porque un dato no es un hecho social, un dato está más desde una perspectiva positivista de la ciencia.

56
“Al no tener en cuenta esos preliminares epistemológicos, se está expuesto a considerar de modo diferente lo idéntico e
identificar lo comparable, por el hecho de que en sociología los ‘datos’, aun los más objetivos’ se obtienen por la aplicación
de estadísticas que implican supuestos teóricos y por lo mismo dejan escapar información que hubiera podido captar otra
construcción de hechos. El positivismo, que considera los hechos como datos, se limita ya sae...”

“el imperativo científico de la subordinación al hecho desemboca en la renuncia pura y simple ante el dato.”

57
“Quizá la maldición de las ciencias del hombre sea la de ocuparse de un objeto que habla. En efecto, cuando el sociólogo
quiere sacar de los hechos la problemática y los conceptos teóricos que le permitan construirlos y analizarlos, siempre corre
el riesgo de sacarlos de la boca de sus informantes. No basta con que el sociólogo escuche a los sujetos, registre fielmente
sus palabras y razones, para explicar su conducta y aun las justificaciones que proponen: al hacer esto, corre el riesgo de
sustituir lisa y llanamente a sus propias prenociones por las prenociones de quienes estudia o por una mezcla
falsamente científica y falsamente objetiva de la sociología espont...”

58
“Se pueden y se deben, sin duda, recoger los discursos más irreales, pero a condición de ver en ellos no la explicación de
su comportamiento sino un aspecto del mismo que debe explicarse. Cada vez que el sociólogo cree eludir la tarea de
construir los hechos en función de una problemática teórica, es porque está dominado por una construcción que se
desconoce y que él desconoce como tal, recogiendo al final nada más que los discursos ficticios que elaboran los
sujetos para enfrentar la situación de encuestado y responder a preguntas artificiales o incluso al artificio por excelencia
como es la ausencia de preguntas.”

Nota: El problema de los datos y de las estadísticas frente al objeto de las ciencias sociales, un objeto que “habla” estima
que la tensión estaría en cómo escuchar y qué escuchar. Esto hasta esta parte del libro de Bourdieu no está estimado ni
registrado –y dudo que lo tenga-, pero, por ejemplo, en el campo de las investigaciones acerca de las afectaciones por la
violencia política, un aspecto indispensable del trabajo de campo es justo que desde los enunciados y enunciaciones de los
sujetos implicados se puede construir un objeto que tiene una enorme carga afectiva y subjetiva, un objeto que a la vez que
es producto de condiciones objetivas de relaciones políticas y económicas, estima que este objeto tiene un lugar en estas
afectaciones y por lo tanto una subjetivación en constante devenir a partir de lo que dice de él mismo en el universo
simbólico de la violencia y de las demás líneas que entrecruzan su hacer de la búsqueda.
2. Hipótesis o supuestos.
“Negar la formulación explícita de un cuerpo de hipótesis basadas en una teoría, es condenarse a la adopción de supuestos
tales como las prenociones de la sociología espontánea y de la ideología, es decir los problemas y conceptos que se tienen
en tanto sujeto social cuando no se los quiere tener como sociólogo.”

Nota: me recuerda a la grounded theory


“Aun cuando se liberara de los supuestos de la sociología espontánea, la práctica sociológica, sin embargo, no podría
realizar nunca el ideal empirista del registro sin supuestos, aunque más no fuera por el hecho de que utiliza instrumentos y
técnicas de registro.”

Como ejemplo los dispositivos de intervención


“La medida y los instrumentos de medición y en general todas las operaciones de la práctica sociológica, desde la
elaboración de los cuestionarios y la codificación hasta el análisis estadístico, son otras tantas teorías en acto, en calidad
de procedimientos de construcción, concientes o inconscientes, de los hechos y de las relaciones entre los hechos. La
teoría implíciat en una práctica, teoría del conocimiento del objeto y teoría del objeto, tiene tanto más posibilidades de no ser
controlada, y por tanto inadecuada al objeto en su especificidad, cuanto es menos consciente.”
Nota:Consideraciones acerca de las formas en las cuales nos aproximamos a la producción del objeto de conocimiento,
tanto mediante con “herramientas” o “técnicas” como con dispositivos y perspectivas no-conscientes acerca de la
producción de conocimiento; en estas, también es común encontrarnos con teorías o no-teorías que estarían dando, a
priori, una condición de existencia.

“Puede verse cómo la técnica aparentemente más neutral contiene una teoría implícita de lo social”

3. La falsa neutralidad de las técnicas: objeto construido o artefacto.


“El imperativo de la ‘neutralidad ética’ que Max Weber oponía a la ingenuidad moralizante de la filosofía social tiende a
transformarse hoy en un mandamiento rutinizado del catecismo sociológico.”

“La ilusión de que las operaciones ‘axiológicamente neutras’ son también ‘epistemológicamente neutras’ limita la crítica del
trabajo sociológico, el suyo o el de otros, al examen, casi siempre fácil y estéril, de sus supuestos ideológicos y al de
sus valores últimos.”
“Por un efecto de desplazamiento, el interés por los supuestos éticos y por los valores o fines últimos es un apartarse del
examen crítico de la teoría del conocimiento sociológico que está implicada en los actos más elementales de la práctica.”

Nota:
Falsa neutralidad, en la construcción del objeto de conocimiento, en el caso de las violencias, uno involucra los afectos,
necesariamente, incluso, un intento de “control” en el trabajo de construcción del objeto es una forma reactiva de intentar
marcar un límite. Y las formas reactivas son formas que limitan la comprensión desde una lectura de Nietzsche; las limitan
en tanto respondemos a partir de una no reconocida diferencia, sino en tanto una amenaza.

“En tanto no hay registro perfectamente neutral no existe una pregunta neutra. El sociólogo que no somete sus propias
interrogantes a la interrogación sociológica no podría hacer un análisis verdaderamente neutral de las las respuestas que
provoca.”

“Sólo a condición de que se interrogue sobre su propia pregunta, en lugar de pronunciare precipitadamente por lo absurdo o
la mala fe de las respuestas, el sociólogo tiene alguna posibilidad de descubrir que la definición de … [cualquier definición]
que implica su pregunta está desigualmente alejada de aquella que los dos categorías de sujetos [en correspondencia con
la definición] dan en sus respuestas.”

“Siempre que el sociólogo es inconsciente de la problemática que incluye en sus preguntas, se impide la comprensión
de aquella que los sujetos incluyen en sus respuestas: las condiciones están dadas, entonces, para que pase
inadvertido el equívoco que lleva a la descripción, en términos de ausencia, de las realidades ocultadas por el
instrumento mismo de la observación y por la intención, socialmente condicionada, de quien utiliza el instrumento.”

Nota: En el trabajo de maestría uno de los puntos más problematizados en la investigación tenía que ver con la implicación
y con la elaboración del dispositivo de intervención-investigación, en tanto que la construcción del campo correspondía
necesariamente tanto a nuestros supuestos y nuestras propias cegueras, como a nuestras aproximaciones conceptuales y
a nuestras no conocidas condiciones morales y políticas. En casos específicos la construcción del campo recurría a una no
saber qué preguntar y por lo tanto a un dejarse llevar por la misma dinámica de la colectividad y estando ahí, en el terreno,
plantear las preguntas específicas a partir de lo que estaba estimado como pregunta de investigación.

“Para escapar a este etnocentrismo lingüístico, no basta, como se ha visto, someter al análisis de contenido las palabras
obtenidas en la entrevista no dirigida, a riesgo de dejarse imponer las nociones y categorías de la lengua empleada por los
sujetos: no es posible liberarse de las pre-construcciones del lenguaje, ya se trate del perteneciente al científico o del de su
objeto, más que estableciendo la dialéctica que lleva a construcciones adecuadas por la confrontación metódica de
dos sistemas de pro-construcciones.”

Nota: Cuando menciona que hay que establecer una “dialéctica” a partir de los “dos sistemas de pre-construcciones”
estaríamos pensando en cómo, desde el diálogo y la conversación en una problemática específica que se quiere explorar,
estaríamos “liberándonos” de nuestras pre-construcciones. Quizá esto tenga que ver con lo que algunos antropólogos han
mencionado como co-construcción del conocimiento… o algo así.

“Cuanto las conductas y actitudes estudiadas más deepnden de la coyuntura, la investigación, en la coyuntura particular que
permite la situación de encuesta, está más expuesta a captar sólo las actitudes u opiniones que no valen más allá de los
límites de esta situación.”

¿Qué entiende en este libro Bourdieu por Etnografía?


“como los de la investigación etnográfica [con sus técnicas específicas, descripción morfológica, tecnológica, cartografía,
lexicografía, biografía, genealogía, etc.].”

“Sin hablar de las preguntas que las normas sociales que regulan la situación de encuesta prohíben plantear, ni mencionar
aquellas que el sociólogo omite hacer cuando acepta una definición social de la sociología, que no es sino el calco de la
imagen pública de la sociología como referéndum, ni siquiera las preguntas más objetivas, las que se refieren a las
conductas, no recogen sino el resultado de una observación efectuada por el sujeto sobre su propia conducta.”

67
“se corre el peligro de desconocer ese aspecto de las conductas, en sus usos más ritualizados, e incluso, por un efecto de
desplazamiento, a desvalorizar el proyecto mismo de su captación.”

“Los metodólogos suelen recomendar el recurso a las técnicas clásicas de la etnología, pero haciendo de la medición la
medida de todas las cosas y de las técnicas de medición la medida de toda técnica, no pueden ver en ellas más apoyos
subalternos o recursos para ‘encontrar ideas’ en las primeras fases de una investigación, excluyendo por esto el
problema propiamente epistemológico de las relaciones entre los métodos de la etnología y los de la sociología.”

“No hay operación por más elemental y, en apariencia, automática que sea de tratamiento de la información que no implique
una elección epistemológica e incluso una teoría del objeto.”

Nota: y también una teoría del sujeto que conoce así como del sujeto en el cual se interviene.

“Habría que preguntarse, por último, si el método de análisis de datos que parece el más apto para aplicarse en todos los
tipos de relaciones cuantificables, como es el análisis multivariado, no debe someterse siempre a la interrogación
epistemológica; en efecto, partiendo de que se puede aislar por turno la acción de las diferentes variables del sistema
completo de relaciones dentro del cual actúan, a fin de captar la eficacia propia de cada una de ellas, esta técnicano puede
captar la eficacia que puede tener un factor al insertarse en una estructura e incluso la eficacia propiamente estructural del
sistema de factores.”

70
“la misma intención metodológica de no atenerse sino a las expresiones conscientes, puede llegar a otorgar, a
construcciones tales como el análisis jerárquico de opiniones, el poder de elevar las declaraciones, aun las más
superficiales, a actitudes que son su principio, es decir de transmutar mágicamente la consciente en inconsciente, o por un
proceso idéntico, pero que fracasa por razones inversar, a buscar la estructura inconsciente del mensaje de prensa por
medio de un análisis estructural que no puede otra cosa, en el mejor de los casos, que redescubrir penosamente algunas
verdades primeras mantenidas conscientemente por los productores del mensaje.”

“¿Cuál es el físico, pregunta Bachelard, que aceptaría gastar sus haberes en construir un aparato carente de todo
significado teórico? Numerosas encuestas sociológicas no resistirían tal interrogante. La renuncia pura y simple ante el
dato de una práctica que reduce el cuerpo de hipótesis a una serie de anticipaciones fragmentarias y pasivas
condena a las manipulaciones ciegas de una técnica que genera automáticamente artefactos, construcciones
vergonzosas que son la caricatura del hecho metódica y conscientemente construido, es decir de un modo
científico. Al negarse a ser el sujeto científico de su sociología, el sociólogo positivista se dedica, salvo por un milagro del
inconsciente, a hacer una sociología sin objeto científico.”

“Olvidar que el hecho construido, según procedimientos formalmente irreprochables, pero inconscientes de sí mismos,
puede no ser otra cosa que un artefacto, es admitir, sin más examen, la posibilidad de aplicar las técnicas a la realidad del
objeto al que se las aplica.”

“Los que obran como si todos los sujetos fueran apreciables por una sola y misma técnica, o indiferentemente por
todas las técnicas, olvidan que las diferentes técnicas pueden contribuir, en medida variable y con desiguales
rendimientos, al conocimiento del objeto, sólo si la utilización está controlada por una reflexión metódica sobre las
condiciones y los límites de su validez, que depende en cada caso de su adecuación al objeto, es decir a la teoría del
objeto.”

4. La analogía y la construcción de hipótesis


“Para poder construir un objeto y al mismo tiempo saber construirlo, hay que ser consciente de que todo objeto científico se
construye deliberada y metódicamente y es preciso saber todo ello para preguntarse sobre las técnicas de construcción de
los problemas planteados al objeto.”
Nota: ¿Qué factores subjetivos están implicados en la construcción del objeto? Me refiero, que además de que uno de los
factores en la construcción del objeto es lo subjetivo, en qué medida se puede considerar la subjetividad en tanto un campo
desde el cual se puede desplegar varios factores propios, esto con miras a evitar el “subjetivismo” como intento de
“explicación”.
Porque en este sentido, tanto lo dialógico, lo comunicativo como las formas de conversación entre varios podrían contribuir
a una irreferencia de la objetividad en la construcción del objeto de conocimiento.

“El razonamiento por analogía que muchos epistemólogos consideran el principio primero del descubrimiento científico está
llamado a desempeñar un papel específico en la ciencia sociológica que tiene por especificidad no poder construir su objeto
sino por el procedimiento comparativo.”

“En resumen, la comparación orientada por la hipótesis de las analogías constituye no sólo el instrumento privilegiado de la
ruptura con los datos preconstruidos, que pretenden insistentemente ser considerados en sí mismos y por sí mismos, sino
también el principio de la construcción hipotética de relaciones entre las relaciones.”

Nota: Un ejemplo acerca de esta hipotética construcción de relación entre relaciones puede ser lo que con relación al
Estado Nación se pensó en tanto biología, me refiero a considerar que el Estado -Nación es un organismo y que funciona
como los órganos del cuerpo, donde si uno falla los demás se ven afectados por estos factores patógenos; solo así,
mostrando esta breve mención al Estado como Cuerpo se pudo considerar que lo patógeno correspondía a factores propios
que amenazan al cuerpo total, punto indispensable para exterminar cualquier agente que afecte la “salud” del organismo,
léase, por ejemplo, biopolítica.

5. Modelo y teoría
“Sin duda, se puede designar por modelo cualquier sistema de relaciones entre propiedades seleccionadas,
abstractas y simplificadas, construido conscientemente con fines de descripción, de explicación o de previsión y,
por ello, plenamente manejable; pero a condición de no emplear sinónimos de este término que den a entender que el
modelo pueda ser, en este caso, otra cosa que una copia que actúa como un pleonasmo con lo real y que, cuando es
obtenida por un simple procedimiento de ajuste y extrapolación no conduce en modo alguno al principio de la realidad que
imita.”

“los modelos analógicos que buscan la comprensión de los principios ocultos de las realidades que interpretan.”
“En efecto, la visión de la mente, en el juicio analógico, se refiere únicamente a la razón de las semejanzas: éstas no tienen
ningún valor desde el momento que no revelan las relaciones en el roden de hechos en que la anlogía se aplica.”

“el modelo proporciona el sustituto de una experimentación a menudo imposible en los hechos y da el medio de
confrontar con la realidad las consecuencias que esta experiencia mental permite separar completamente, porque
ficticiamente … el objetivo es construir un modelo, estudiar sus propiedades y las diferentes maneras en que reacciona en
el laboratorio, para aplicar seguidamente esas observaciones a la interpretación de lo que sucede empíricamente.”

Nota: En qué sentido el modelo podría reemplazar el entendimiento de las relaciones que ahí mismo se pueden dar, o en
qué sentido el modelo es un planteamiento analógico de abstracciones que remiten a una experiencia en la estructuración
diagramática de las relaciones y no tanto en las condiciones de relaciones entre los objetos sociales, digamos que quizá el
modelo funciona más como una abstracción diagramática de acomodo de relaciones que una construcción desde las
relaciones de los objetos sociales. ¿No será como un distribución diagramática abstracta y relacional en tanto
consideraciones racionales en vez de una posibilidad de considerar las relaciones que entre los objetos sociales se puedan
dar cuenta de ellas?

“Es en los principios de su construcción y no en su grado de formalización que radica el valor explicativo de los modelos.”
“Al principio todo es evidente por sí; y es muy difícil ver si una proposición evidente procede o no de otra. La evidencia es
siempre enemiga del rigor. Inventemos un simbolismo tan difícil que nada parezca evidente.”

“El objeto percibido no se transforma en un objeto construido como por un sencillo arte de magia matemática: peor, en la
medida en que simboliza la ruptura con las apariencias, el simbolismo da al objeto preconstruido una respetabilidad
usurpada, que lo resguarda de la crítica teórica.”

“De esta manera, es en su poder de ruptura y de generalización, los dos son inseparables, que se reconoce el modelo
teórico: depuración formal de las relaciones entre aquellas que definen los objetos construidos, puede ser
transpuesto a órdenes de la realidad fenomenal muy diferentes y provocar por analogía nuevas analogías, nuevos principios
de construcción de objetos.”

“la construcción de un modelo permite tratar diferentes formas sociales como otras tantas realizaciones de un
mismo grupo de transformaciones y hacer surgir por ello propiedades ocultas que no se revelan sino en la puesta en
relación de cada una de las realizaciones con todas las otras, es decir por referencia al sistema completo de relaciones en
que se expresa el principio de su afinidad estructural.”

“Es éste el procedimiento que le confiere su fecundidad, es decir su poder de generalización, a las comparaciones entre
sociedades diferentes o entre subsistemas de una misma sociedad, por oposición a las simples comparaciones suscitadas
por la semejanza de los contenidos.”

Nota: En consideración de los modelos, las analogías y la construcción de hipótesis, tanto el objeto de
construcción y el sujeto que construye parecen estar constantemente amenazados por las dificultades
epistemológicas, refiriéndose tanto a la sociología del conocimiento [tradiciones, pre-nociones, ideología,
cegueras, subjetivismos-objetivismos] como a las falsas neutralidades que sólo ponen en el fondo-superficie de la
construcción de herramientas una operación de las concepciones de objeto y sujeto sin dilucidar. ¿En qué sentido
y cómo es que la construcción del objeto tendería, necesariamente por la propuesta que planteo, recurrir a otras
reflexiones acerca de la “reflexividad etnográfica” o de la co-construcción?, además, en constante omisión del
sujeto por la sociología, es más, en una referencia específica que el malestar de la sociología es que su objeto
“habla” hay que tener en cuenta que, si planteamos las nociones de subjetividad en esta investigación y desde un
marco psicoanalítico en específico lacaniano para el tema de la búsqueda, ¿no es en este sentido indispensable los
enunciados y las enunciaciones del sujeto, y por lo tanto no hay sujeto sino en la palabra?


Tercera parte
El racionalismo aplicado
III. El hecho se conquista, construye, comprueba: la jerarquía de los actos epistemológicos.
“El principio del error empirista, formalista o intuicionista radica en la desvinculación de los actos epistemológicos y en una
representación mutilada de las operaciones técnicas de la que cada una supone actos de ruptura, construcción y
comprobación.”

“Decir que el hecho se conquista, construye y comprueba, no significa decir que a cada uno de estos actos epistemológicos
corresponden operaciones sucesivas, provistas de tal o cual instrumento específico. De modo que, como ya se vio, el
modelo teórico es inseparablemente construcción y ruptura, ya que fue preciso somper con las semejanzas fenomenals
para construir las analogías profundas y porque la ruptura con las relaciones aparentes supone la construcción de nuevas
relaciones entre las apariencias.”

“la experimentación vale lo que vale la construcción que pone a prueba, y el valor heurístico y probatorio de una
construcción es función del grado en el cual permite romper con las apariencias y así conocer las apariencias,
reconociéndolas como tales.”
“En resumen, la dialéctica del proceso científico no puede ser reducida a una alternancia, incluso reiterada, de operaciones
independientes, por ejemplo la verificación siguiendo a la hipótesis, sin mantener con ella otras relaciones que las de
confrontación.”
“No hay operación, por parcial que sea, en la que no se encuentre la dialéctica entre la teoría y la verificación.”

“Por lo general, la ilusión de que existan instrumentos para todos los fines estimula al investigador a ahorrarse el examen de
las condiciones de validez de sus técnicas, en el caso particular en que debe utilizarlas; los controles tecnológicos se
vuelven contra su intención cuando concluyen en la ilusión de que se puede abstener del control de esos controles; además
de que puede provocar la parálisis y aun el error, la manía metodológica a menudo permite, no tanto ahorrar pensamiento
que cualquier método permite, sino ahorrar pensamiento sobre el método.”

91
“Si las operaciones de la práctica valen lo que vale la teoría que las fundamenta, es porque la teoría debe su posición en
la jerarquía de las operaciones al hecho de que actualiza el primado epistemológico de las razón sobre la
experiencia.”

“sólo una teoría científica puede oponer a las exigencias de la sociología espontánea y a las falsas sistematizaciones de la
ideología, la resistencia organizada de un cuerpo sistemático de conceptos y relaciones determinada tanto por la coherencia
de lo que excluye como por la coherencia de lo que establece; sólo ella puede construir el sistema de hechos entre los
cuales establece una relación sistemática; sólo ella, por último, puede dar a la experimentación el pleno poder de desmentir
presentándole un cuerpo de hipótesis tan sistemático como íntegramente esté expuesto en cada una de ellas.” (Bourdieu,
1987: 91)

“Por el contrario, cuando la hipótesis implica una teoría sistemática de lo real, la experimentación, que hay que llamar
entonces experimentación teórica, puede ejercer sistemáticamente su pleno poder de desmentida.” (Bourdieu, 1987: 92)

“En efecto, al preferir exponerse a perder todo a fin de ganar todo, el científico confronta en todo momento con los hechos
que interroga aquello que lo respalda en su interrogante de los hechos. Si es verdad que en su forma más acabada, las
proposiciones científicas se conquistan contra las apariencias fenomenales y que éstas presuponen el acto teórico
que tiene por función, según la expresión de Kant, ‘deletrear los fenómenos para poder leerlos como experiencias’, se
desprende que no pueden encontrar su prueba sino en la coherencia íntegra del sistema total de hechos creados por
–y no para- las hipótesis teóricas que se trata de convalidar. Tal método de prueba, en que la coherencia del sistema
construye hechos inteligibles, tiene en sí mismo su propia prueba, al mismo tiempo que es el principio de la virtud
probatoria de las pruebas parciales que el positivista manipula en orden disperso; supone evidentemente la decisión
sistemática de interrogar a los hechos respecto de las relaciones que los constituyen en sistema.”

“La prueba por la coherencia del sistema de pruebas condena al círculo metódico en el que sería demasiado fácil denunciar
un círculo vicioso: reinterpretando esta lógica de la prueba por referencia a una definición analítica de la verificación, el
positivismo no puede ver en esta construcción sistemática de hechos otra cosa que el resultado de una manipulación de
datos inspirado por la idea de sistema.” (Bourdieu, 1987: 94)

“Pródigo en preceptos y fórmulas para la confección y administración del cuestionario, los manuales de metodología abren
la puerta a la intuición, a veces a la más riesgosa, cuando se trata de formular los principios de la concepción de las
hipótesis o de los esquemas de interpretación de los resultados cuantitativos.”

“Contra la epistemología espontánea, donde se afirman el positivismo y el intuicionismo se ahoga toda actividad intelectual
en la alternativa de la audacia sin rigor o del rigor sin audacia, el proyecto propiamente científico se sitúa de entrada en
condiciones en que todo aumento de audacia en las ambiciones teóricas obliga a un aumento de rigor en el establecimiento
de las pruebas a las que se debe someter.”
Mario Bunge.
Buscar la filosofía en las ciencias sociales
(Bunge, 1999)

Introducción
¿Por qué la filosofía?

1. Las ciencias sociales tienen algo de filosofía


“La ciencia y la filosofía apenas e podían distinguir hasta el periodo romántico.”
“La sociedad puede –y de hecho debe- estudiarse de manera científica, aunque no como si fuera un objeto de la naturaleza,
porque es en gran medida artificial y además las personas tiene pensamientos y sentimientos.”
“Los descubrimientos del estudio científico de la sociedad son objetos de conocimiento comprobable acerca de los sistemas
sociales (más que, digamos, especulaciones acerca del comportamiento individual).”
“debemos intentar explicar los datos, y cuando sea posible también predecirlo”
“debemos esforzarnos por concebir mecanismos causales, probabilísticos y mixtos.”
“la filosofía y la ciencia –en particular las ciencias sociales- comparten algunos conceptos.”
“La observación debe ser guiada por la teoría y la teoría, a su vez, debe ser comprobada con los datos.”
“Las pruebas empíricas de las hipótesis en las ciencias sociales son pruebas para comprobar la verdad, mientras
que las pruebas de las políticas sociales son pruebas para comprobar la justicia y la eficacia.”
“Explicar un hecho social es descubrir sus mecanismos plausibles”
“¿Qué es la sociedad? ¿Una colección amorfa de individuos, un bloque no analizable o un sistema?”
“Las personas son totalmente libres de actuar, o son peones de las fuerzas históricas, o ninguna de las dos cosas? (Este
forma parte del problema ontológico y ético del libre albedrío)” (Bunge, 1999: 16)

“no existen fronteras entre la ciencia y la filosofía. En consecuencia, la búsqueda de un criterio de demarcación, que ha
ocupado a muchos filósofos, entre los que se encuentran el positivista Rudolf Carnap y el racionalista Karl Popper, resultará
infructuosa.”

2. Controversias filosóficas en las ciencias sociales.

“Sin embargo, la mayoría de los científicos no se toman la molestia de examinar con profundidad sus filosofías.” (Bunge,
1999: 17)

“Las controversias filosóficas de la ciencia pueden ser iluminadoras, constructivas y eruditas –o no tener ninguna de estas
cualidades.”

“¿Existen los sistemas sociales y sus estructuras, o sólo están en la mente de los estudiosos? (Un aspecto del problema
epistemológico del realismo.)”
“¿Puede haber ideas científicas verdaderas o sólo convenciones aceptadas por la comunidad científica de la época? (Otro
aspecto del problema epistemológico del realismo).”

“¿Es posible estudiar la sociedad exactamente de la misma manera en que estudiamos la naturaleza, o tenemos que
considerar las percepciones, engaños, intereses, intenciones y decisiones de los agentes? (Parte de la metodología de las
ciencias sociales)” (Bunge, 1999: 19)

“¿Puede salvarse alguna cosa del naufragio de la filosofía, la teoría social y la ideología marxistas? (En particular, ¿implica
la crisis del marxismo que el materialismo y el realismo no tienen defensa?)” (ibid)

3. ¿De qué trata la metateoría social y qué función tiene?

“La filosofía de las ciencias sociales es una rama de la metaciencia de las ciencias sociales. Otras disciplinas a las que les
interesan las ciencias sociales son la historia, la sociología, la economía y la política de las ciencias sociales.”
“las ciencias sociales de la ciencia social están, a su vez, endeudadas con la filosofía de la ciencia porque ésta
dilucida conceptos claves tales como los de cualidad y cantidad, verdad y error, contrastabilidad y prueba, ciencia
y seudociencia.” (Bunge, 1999: 20)

“La filosofía (o metateoría) de las ciencias sociales se refiere a las ideas y métodos que aparecen en los estudios
sincrónicos y diacrónicos de los hechos sociales. No se refiere directamente a dichos hechos: no se disputa el terreno del
científico social. Sin embargo, no puede evitar referirse de manera indirecta a los hechos sociales.”

“Los enunciados filosóficos acerca de constructos en las ciencias sociales se clasifican en varias categorías:
a) lógicos, o los que se refieren a la forma lógica (estructura);
b) semánticos, o los que se refieren al significado o a la verdad;
c) gnoseológicos, o los que se versan acerca de las maneras en que se forman los constructos;
d) metodológicos, o respecto a asuntos de método general y de técnica específica;
e) ontológicos, o acerca de la naturaleza de los referentes de los constructos;
f) axiológicos, o respecto a los conceptos y juicios de valor que pueden presentarse en las ciencias sociales
g) éticos, o acerca de la moralidad de los usos de los estudios o las políticas sociales.

“La filosofía de las ciencias socailes comprenden lo siguiente:


La lógica de las ciencias sociales analiza la forma lógica de los conceptos, las proposiciones, teorías e inferencias dentro de
las ciencias sociales, cualquiera que sea su contenido”

“La semántica de las ciencias sociales explora los conceptos de sentido, referencia y verdad (formal y factual, total y parcial)
tal como se presentan en las ciencias sociales”
“La gnoseología de las ciencias sociales examina el papel de la observación y la especulación, la intuición y el
razonamiento, la analogía y la inducción, el descubrimiento y la invención, en la formación de los constructos y métodos de
las ciencias sociales; la naturaleza y la función de Verslehen (comprensión o interpretación); la relación entre teoría y
política y el poder y los límites de la deducción.”
“La metodología de las ciencias sociales examina la naturaleza de los datos y de las hipótesis, el significado de la expresión
‘interpretación de los datos’, el papel de los indicadores (‘definiciones operacionales’), las clases de convalidación empírica,
las nociones de contrastabilidad, confirmación e invalidación y las relaciones entre estudios idiográficos y nomotéticos.”
“La ontología de las ciencias sociales examina la naturaleza de la sociedad, las clases de procesos sociales, la diferencia
entre ley y regla, los papeles de la causalidad y del azar y la naturaleza de la planeación.”
“La axiología de las ciencias sociales investiga el papel de los valores en las ciencias sociales.”
“La ética de las ciencias sociales examina el código de conducta de los científicos sociales.”

4. Tipos de filosofía de las ciencias sociales


“Desde el punto de vista lógico, las filosofías pueden dividirse en racionales e irracionales.” (23)
“Desde el punto de vista gnoselógico, las filosofías son empiristas o antiempiristas en grados distintos.” (24)

“Así pues, por muchas fallas que tenga, el positivismo lógico es ciertamente lógico, en tanto que admite y usa la
lógica. En contraste, el existencialismo es ilógico en tanto que rechaza explícitamente la lógica (y en general la razón) y
produce una cantidad de enunciados sin sentido tales como ‘El mundo mundea’.”

“En particular, existen filosofías positivistas y antipositivistas de la ciencia; algunas son realistas, otras antirrealistas –por
ejemplo convencionalistas o pragmatistas; algunas son racionalistas, otras no racionalistas, etc. Esta diversidad plantea el
problema metafilosófico de escoger de entre las diversas filosofías de la ciencia o construir una filosofía alternativa.”

“Hay dos maneras de escoger una filosofía de la ciencia. Una es verificar si la filosofía que se está considerando es
congruente con las preconcepciones filosóficas o ideológicas que uno tiene; éste es el procedimiento dogmático.
La segunda manera es verificar si la filosofía ofrece descripciones fieles de la investigación científica así como
prescripciones fructíferas para conducirla, es decir, si reporta lo que dice la ciencia y si promueve su avance.”
(Bunge, 1999: 24-25)
“condiciones de adecuación y fecundidad.”

“En resumen, ninguna de las filosofías más conocidas se adecua a la ciencia. No es de asombrarse que ninguna de ellas
nos ayude a entender las ciencias sociales y mucho menos a avanzar en ellas.” (Bunge, 1999: 26)

5. Cómo evaluar las filosofías de las ciencias sociales


“batería de pruebas” (jaja)
“Pertinencia. ¿Se aplica a los problemas reales en las ciencias sociales contemporáneas, o es meramente una exégesis de
textos clásicos trillados, o un ejercicio de gimnasia intelectual (o, lo que es peor, antintelectualista)?
Inteligibilidad. ¿Puede cualquier estudiante universitario inteligente entender la filosofía en cuestión, o es propiedad de un
grupo esotérico?”

“En resumen, la filosofía importa directamente a las ciencias sociales porque los dos campos se traslapan y porque
cualquier avance importante que surja en cualquiera de los dos plantea problemas para el otro, y también proporciona
herramientas para resolverlos. Es cierto que los científicos no necesitan a los filósofos para saber lo que están haciendo,
pero algunas veces necesitan que se les muestre que lo que han hecho es erróneo o, peor aún, irrelevante, como resultado
de no poner suficiente atención a la filosofía.”
Marsh and Furlong
A skin not a sweater

“The adherents of the scientific tradition saw social science as analogous to science. In ontological terms they were
foundationalists; they thought there was a real world ‘out there’ which was external to agents.”

“Their focus was upon identifying the causes of social behaviour.”


“The emphasis was upon explanation and many felt that the use or rigorous ‘scientific’ methods would allow social scientist
to develop laws, similar in status to scientific laws, which would hold across time and space.”

“In constrast, there is an alternative hermeneutic (the word derives from de Greek for ‘to interpret’) or interpretist tradition.
The adherents of this position are anti-foundaionalist, believing that the world is socially constructed. They focus upon the
meaning of behaviour. The emphasis is upon undestanding, rather than explanation. As such, in the interpretist tradition it is
not possible to establish causal relationships between phenomena that hold across time and space.” (Marsh and Furlong,
n.d.: 4)

“The realist believes that there are deep structural relationships between social phenomena which cannotbe directly
observed, but which are crucial for any explanation of behaviour.” (Ibid)

“The point is that any way of classifying epistemological positions can be contested; we choose one, but are aware of the
criticism of it.” (ibid)

“researchers cannot adopt one position at one time for one project and another on another occasion for a different project.
These positions are not interchangeable because they reflect fundamental different approaches to what social science is and
how we do it. This is the key point.” (Marsh and Furlong, n.d.: 5)

“A researcher from within he interpretist tradition is concerned with understanding, not explanation, focuses on the
meaning that actions have for agents, tends to use qualitative evidence and offers their results as one interpretation of the
relationship between the social phenomena studied.” (Marsh and Furlong, n.d.: 5)

Different approaches to ontology and epistemology


“Positivism”
“is based upon a foundationalist ontology. So, to the positivist, like the realist, but unlike those from the interpretis position,
the world exist independently of our knowledge of it.”
“Traditionally, positivism contended that there is no appearance/reality dichotomy and that the world is real and not socially
constructed.”
“To positivists the aim of social science is to make causal statements; in their view it is possible to, and we should attempt to,
establish causal relationships between social phenomena.” (ibid: 6)

“Positivist also argue that it is possible to separate empirical questions –that is, questions about what is- from
normative questions –that is, questions about what should be.” (ibid)

“Becaue we can separate empirical and normative questions, it is possible for social science to be objective and value-free.”
(Marsh and Furlong, n.d.: 7)

“The key point here is that, as always, the ontological and epistemological position adopted had clear methodological
implications.” (Marsh and Furlong, n.d.:7)
“Quine argues that any knowledge we derive from the five senses is mediated by the concepts we use to analyse it, so there
is no way of classifying, or even describing, experience without interpreting it.” (Marsh and Furlong, n.d.:7)

“The second main line of criticism of positivism is more particular to social science. It argues that there are obvious
differences between social and physical or natural phenomena that make social ‘science’ impossible. Three differences are
particularly important. First, social structures, unlike natural structures, do not exist independently of the activities they shape.
(…) Second, and related, social sructures, unlike natural structures, do not exist independently of agents views of what they
are doing in the activity. (…) This leads us to the third difference. Social structures, unlike natural structures, change as a
result of the actions of agents; in most senses the social world varies across time and space.” (Marsh and Furlong, n.d.: 8)

“the normative questions are important and not always easy to separate from empirical questions.”

Hay un predominio por las prueba empírica sistemática en conjunto con la teoría.
Como postulados más consistentes de los neo-positivistas:
“This is a sophisticated statement of a positivis epistemological position, but it is still esentially positivist. The aim is to use
observation (of whatever type) to test hypothesied relationships between the social phenomena studied. Research from
within other traditions must still be judged against the positivists criteria: ‘observations must be used in order to conduct a
systematic empirical test of the theory that is being posited’. Yet, that is not a standard most researchers from within an
interpretist tradition could accept, because they do not believe that direct observation can be objective and used as a tet of
‘reality’. Most realists would also have a problem with Sanders position because they would see many of the key
relationships as unobservable”

“So, positivism has changed in response to criticism. Post-positivism is much less assertive that there is only one way of
doing social science. However, it still emphasises explanation, raher than understanding, and the primacy of direct
observation. In our terms, it is still foundationalist and firmly located in the scientific tradition.” (Marsh and Furlong, n.d.: 10)

The interpretist position

“In the interpretist tradition researchers reject the notion that the world exist independently of our knowlegde of it. Rather,
they contend that the world is socially or discursively constructed.”
“In ontological terms, then, this position is anti-foundationalist.” (ibid)

“This means that for researchers working within this tradition social phenomena do not exist independently of our
interpretation of them; rather it is this interpretation/undestanding of social phenomena which affects outcomes. As
such, it is the interpretations/meanings of social phenomena that are crucial; interpretations/meanings which can
only be established and undestood within discourses or traditions. Consequently, we should focus on identifying
those discourses or traditions and establishing the interpretations and meanings they attach to social phenomena.”
(Marsh and Furlong, n.d.: 10)

double hermeneutic.
“To positivist, the interpretist tradition merely offers opinions or subjective judgements about the world. As such, there is no
basis on which to judge the validity of their knowledge claims.”

“In essence, the hermeneutic tradition is idealist; it argues that we need to understand the meanings people attach
to social behaviour. So, hermeneutics is concerned with the interpretation of texts and actions.” (Marsh and Furlong, n.d.:
11)
“Foucault argues that experiencie is acquired within a prior discourse. As such, language is crucial because institutions and
actions only acquire a meaning through language. Thus, as Bevir and Rhodes argue, for Foucault: ‘to understand an object
or action, political scientists have to interpret it in the wider discourse of which it is part’.” (Marsh and Furlong, n.d.: 12)

“What is produced is a narrative which is particular, to that time and space, and partial, being based on a subjective
interpretation of the view of, most likely, only some of the actors involved. Consequently, any such narrative must be
provisional; there are no absolute truth claims.” (ibid)

“In Bevir and Rhodes’ view, such knowledge claims are not selfreferential becaue they can be ‘reconfirmed’ at three distinct
points:
‘The first is when we translate our concepts for fieldwork: that is, are they meaningful to practitioners and users and if not,
why not? The second is when we reconstruct narratives from the conversations: that is, is the story logical and consistent
with the data? And the third is when we redefine and translate our concepts because of the academic community’s
judgement on the narratives: that is, does the story meet the agreed knowledge criteria?” (Marsh and Furlong, n.d.:
13)

“To overcome this difficulty, we should conceive of objective knowledge, less as what our community happens to agree on,
and more as a normative standard embedded in a practice of criticising and comparing rival accounts of ‘agreed facts’. The
anti-foundational nature of this practice lies in its appeal, not to given facts, but to those agreed in a particular community or
conversation. In addition, and of key importance, the normative, critical bite of our approah lies in conducting the comparison
by the rules of intellectual honesty. These rules originate in anti-foundationalism and not in a straightforward acceptance of
the norms of the relevant community or conversation.” (Marsh and Furlong, n.d.: 14)

Похожие интересы