You are on page 1of 2

Carácter

El carácter de una persona es la manera en la que una persona reacciona habitualmente frente a
una situación. Es también la forma de expresar esta manera de reaccionar, señalando que la
persona posee tal o cual perfil, característica o inclinación. Por ejemplo, se dice que una persona es
generosa, altruista, bondadosa y/o servicial si le gusta servir y ayudar a otros. Y por su parte, alguien
será calificado como rencoroso, si es muy riguroso y estricto con lo que dicen y hacen otros, si
considera que los demás se expresan y actúan de una forma que no es de su agrado y si mantienen
esta molestia, fastidio y/o enfado por largo tiempo sin olvidar y sin perdonar. El estudio del carácter
se conoce como caracterología. Esta temática tuvo su auge a inicios del siglo XX. Sin embargo,
posteriormente, las investigaciones experimentales en relación a esta temática decayeron y hoy en
día se profundiza más sobre el concepto de personalidad. En la actualidad, el estudio del carácter es
particularmente analizado y explorado en el sector privado, muchas veces casi exclusivamente a
nivel empírico y en muchos casos sobre la base del modelo desarrollado por René Le Senne.

Temperamento
El temperamento es la peculiaridad e intensidad individual de los afectos psíquicos y de la
estructura dominante de humor y motivación. El término proviene del latín temperamentum:
‘medida’. Es la manera natural con que un ser humano interactúa con el entorno. Puede ser
hereditario y no influyen factores externos (sólo si esos estímulos fuesen demasiado fuertes y
constantes); es la capa instintivo-afectiva de la personalidad, sobre la cual la inteligencia y la
voluntad modelarán el carácter (en el cual sí influye el ambiente); ocupa también la habilidad para
adaptarse, el estado de ánimo, la intensidad, el nivel de actividad, la accesibilidad, y la regularidad;
el temperamento es la naturaleza general de la personalidad de un individuo, basada las
características del tipo de sistema nervioso. El temperamento está relacionado con la influencia
endocrina (que se debe a los genes, y que se manifiesta en determinados rasgos físicos y
psicológicos). El temperamento y el carácter definen la personalidad del ser humano; y la diferente
combinación e intensidad que éstos se manifiesten en sus diferentes áreas, nos hacen únicos y
humanos.
Sociedad
Sociedad es un grupo de seres que viven de una manera organizada. La palabra proviene del latín societas, que significa asociación
amistosa con los demás. Las sociedades humanas son el objeto de estudio de la sociología y
de la antropología, mientras que las sociedades animales son estudiadas por la etología y la
sociobiología. El concepto de sociedad supone la convivencia y la actividad conjunta del
hombre, conscientemente organizado u ordenado e implica un cierto grado de comunicación y
cooperación. Es el objetivo general del estudio de las antiguas ciencias del estado, hoy
llamadas ciencias sociales. El concepto de sociedad se opone al de comunidad al considerar
las relaciones sociales como vínculos de intereses conscientes y establecidos, y las
relaciones comunitarias como articulaciones orgánicas de formación natural. Una sociedad
humana es un colectivo de ciudadanos de un país, sujetos a la misma autoridad política, las
mismas leyes y normas de conducta, organizados socialmente y gobernados por las
entidades que velan por el bienestar de este grupo.

Finalidades de la Sociedad

El conocimiento nos permite tomar mejores decisiones, saber lo que tenemos que hacer para afrontar los problemas, aprovechar
mejor el tiempo, identificar mejor las oportunidades, tener mayor capacidad de respuesta de ahí la importancia de aprender a
gestionarlo y aprovecharlo. El conocimiento adquiere más valor cuando más se comparte y menos estancado permanece en la mente
de las personas o en las áreas de las organizaciones de las que forman parte. Dejar que éste resida en unos pocos, que se diluya o
se pierda, es desaprovecharlo y desperdiciar el gran beneficio que puede ofrecer.
Por este motivo es tan importante desarrollar y divulgar las técnicas y herramientas mejores que permiten llevar a cabo la gestión
eficaz de dicho activo, tales como: mapas de conocimiento, comunidades de práctica, lecciones aprendidas, tutoriales y narrativas,
entre otras. Los avances en esta sociedad se consiguen facilitando la formación en dichas técnicas y herramientas y haciendo
extensiva su utilización a todos los colectivos y a todas las edades. Se ha impartido formación en muchas materias y sin embargo se
han dedicado pocos recursos para aprender cómo administrarlo y potenciarlo. Se
hace esencial por tanto un mayor esfuerzo de sensibilización y concienciación para
que todos los seres humanos conozcan los beneficios que aportan. Es necesario
establecer una estructura y organización que facilite que estas actividades y
prácticas puedan llevarse a cabo. De ahí la importancia de crear centros y agencias
de gestión del conocimiento que promuevan el desarrollo de comunidades y
coordinen el intercambio de conocimientos, tanto de aquellos dedicados a la misma
actividad como a otras tareas muy diferentes. La participación de organismos
públicos y privados es esencial para contribuir al desarrollo de modelo de
organización más colaborativo donde universidades, instituciones científicas y de
investigación, centros de innovación y tecnológicos, compartan sus nociones y
experiencias para conseguir avanzar conjuntamente en la evolución de esta sociedad.

Los números en Ingles