Вы находитесь на странице: 1из 13

IV PLANIFICACION OPERACIONAL DEL TURISMO

4.1 Modeles de gestión


La planificación de los destinos turísticos, con vista a ordenar la oferta y crear un producto que genere un
mayor volumen de venta en destino. Mirando al futuro, el desarrollo de este modelo exige llevar a cabo una
estrategia general de destino a largo plazo teniendo en cuenta nuestra posición actual y aquella prevista a
medio y largo plazo como objetivos final.

Para poder conseguir el éxito del producto final, es necesaria la integración del producto con la
participación de los agentes del territorio mediante la ordenación, definición y temporalización de acciones.
Por este motivo, la estrategia nacional de turismo exige contar con un modelo que cuente con los siguientes
elementos:

Desarrollo territorial: El desarrollo turístico no es un fin en sí mismo, sino un proceso en el que se apoya el
desarrollo general de una sociedad y un territorio.

Cultura turística: Sensibilizar y concientizar respecto a su patrimonio histórico, cultural y natural, reafirmar
su identidad y rescatar sus valores, como medio para mejorar las condiciones de vida.

Sostenibilidad turística: El desarrollo turístico sostenible es ambiental y socioculturalmente responsable,


ético y económicamente viable.

Nuevos productos: Se apuesta por productos turísticos imaginativos y temáticos, con capacidad de
diferenciación y con posibilidad de hacerse un espacio perdurable en el imaginario de los consumidores.

Comunicación integral: Tanto interna, dirigida a la sensibilización de los agentes, públicos y privados; como
externa, dirigida en función de una demanda sostenida.

Sistemas de calidad: Se trata de herramientas de gestión, retroalimentación y mejora del destino en todos
los aspectos y fases de prestación del servicio.

El marco productivo del destino, se desarrolla mediante un esquema procesal y replicable en destinos, de
tal manera que se produzca una retroalimentación continua entre todas las acciones desarrolladas por los
agentes y la sociedad de acogida de cada destino.

4.2 Implantación de un cuadro de mando en turismo.


Etapas propuestas:

1. Análisis de la situación y obtención de información.


2. Análisis de la empresa turística y determinación de las funciones generales.
3. Estudio de las necesidades según prioridades y nivel informativo.
4. Señalización de las variables críticas en cada área funcional.
5. Establecimiento de una correspondencia eficaz y eficiente entre las variables críticas y las medidas
precisas para su control.
6. Configuración del Cuadro de Mando según las necesidades y la información obtenida.
En una primera etapa, la empresa debe conocer en qué situación se encuentra, valorar dicha situación y
reconocer la información con la que va a poder contar en cada momento o escenario, tanto la del entorno
como la que maneja habitualmente.

Esta etapa se encuentra muy ligada con la segunda, en la cual la empresa habrá de definir claramente las
funciones que la componen, de manera que se puedan estudiar las necesidades según los niveles de
responsabilidad en cada caso y poder concluir cuáles son las prioridades informativas que se han de cubrir,
cometido que se llevará a cabo en la tercera de las etapas.

Por otro lado, en una cuarta etapa se han de señalizar las variables críticas necesarias para controlar cada
área funcional. Estas variables son ciertamente distintas en cada caso, ya sea por los valores culturales y
humanos que impregnan la filosofía de la empresa en cuestión, o ya sea por el tipo de área que nos
estemos refiriendo. Lo importante en todo caso, es determinar cuáles son las importantes en cada caso
para que se pueda llevar a cabo un correcto control y un adecuado proceso de toma de decisiones.

Posteriormente, y en la penúltima de nuestras etapas, se ha de encontrar una correspondencia lógica entre


el tipo de variable crítica determinada en cada caso, y el ratio, valor, medida, etc, que nos informe de su
estado cuando así se estime necesario. De este modo podremos atribuir un correcto control en cada
momento de cada una de estas variables críticas.

En último lugar, deberemos configurar el Cuadro de Mando en cada área funcional, y en cada nivel de
responsabilidad, de manera que albergue siempre la información mínima, necesaria y suficiente para poder
extraer conclusiones y tomar decisiones acertadas.

4.3 Principales indicadores de sostenibilidad y competitividad.


Los indicadores son elementos y herramientas de estudio que sirven para tomar una fotografía virtual del
estado e impacto de una actividad. Es importante remarcar que para cada destino habrá unos indicadores
que serán más adecuados que para el estudio de otros es decir no existe una carta magna universal de los
indicadores que sirva para el análisis de cada caso.

Indicadores de competitividad:
Sirven para evaluar en qué estado del ciclo de vida se encuentra un destino. A partir del análisis de los datos
ofrecidos por este tipo de indicadores podemos tomar decisiones respecto al futuro del destino. Es decir si
los indicadores apuntan a que el destino está en declive se pueden tomar decisiones para corregir esta
tendencia.

1. Numero plazas hoteleras y su evolución en el tiempo.


2. Estancia media.
3. Facturación de las empresas turísticas y su evolución en el tiempo.
4. Gasto medio y ratios de crecimiento.
5. Inversión en infraestructuras de transporte.
Indicadores de sostenibilidad:
Con estos indicadores podemos definir y cuantificar los impactos que produce la actividad turística tanto a
nivel medioambiental, económico y social.
A nivel medioambiental:
1. Cantidad de residuos producida y su evolución temporal.
2. Cambios en el uso del territorio.
3. Calidad de las aguas marinas.
A nivel económico:
1. Ingresos por cápita derivados del sector servicios.
2. Permanencia de los beneficios generados por las empresas del sector servicios en el destino.
A nivel social:
1. Número de puestos de trabajo creados por el sector turístico.
2. Proporción de turistas por habitantes.
3. Niveles de contaminación acústica.

4.4 El sistema Turístico.

4.5 El Espacio Turístico.

4.6 La Demanda Turística


Desde la confluencia de la oferta y la demanda, los planificadores turísticos tratarán de establecer
una previsión de la demanda durante un periodo de tiempo, normalmente cinco años. El objetivo de
la demanda es un aspecto central del plan de desarrollo turístico, pues será ella la que encauce otros
sectores de ese plan.
La previsión de la demanda se realiza utilizando tres parámetros generales, la demanda baja, la
demanda media y la demanda alta. Cada previsión tiene una serie de condicionantes característicos,
como son las tendencias externas en las llegadas de los visitantes, los enlaces de los transportes y las
expectativas de precios y las acciones de la competencia, entre otros. Estos aspectos externos
también vienen fuertemente condicionados por otros factores influyentes internos, como la
capacidad de las infraestructuras existentes para absorber el flujo previsto de turistas o las
posibilidades de introducción de más capacidad o de desarrollo de nuevos productos o nuevas
zonas. La previsión no es un simple ejercicio mecánico, ya que para ser útil, debe cuantificar las
opciones de tal manera que permita a los planificadores evaluar las consecuencias de la elección de
una opción concreta. Puede ser que en un momento y lugar dados, los aumentos de la demanda
sean cubiertos por las instalaciones y servicios existentes, pero siempre se llegará a un punto en que
se tengan que considerar nuevas inversiones. Estas inversiones en nuevas instalaciones siempre
tardan tiempo en encauzarse, factor éste, que se ha de tener en cuenta a la hora de la planificación.

4.7 La oferta turística.


La oferta turística es el conjunto de elementos que conforman el producto turístico al que se le añade el
desarrollo de un adecuado programa de promoción orientado a los posibles consumidores, un programa
de distribución del producto turístico manejado por los operadores turísticos y el establecimiento de
un precio adecuado a las características del mercado.
La oferta esta desarrollada principalmente por el sector privado con el apoyo del sector público
específicamente en la identificación de los recursos, la evaluación de los mismos, el desarrollo de la
infraestructura necesaria, la promoción en los mercados de interés, la normatividad y la capacitación.

Muchos países o zonas poseen un amplio conjunto de atractivos y recursos turísticos potenciales. Como
principio general, cuanto más grande sea la zona, mayor será el número y la variedad de los recursos. Para
los fines del desarrollo turístico, la relación de dichos recursos es el punto de inicio. Estos focos de atracción
turística han de ser identificados e integrados mediante el inventario y la catalogación. Una vez
completados es necesario priorizar los recursos en función de su atractivo, de su accesibilidad y de los
servicios complementarios que posea.

4.8 El producto Turístico


La comercialización del turismo se basa esencialmente en la segmentación, en un intento de encajar la
oferta y la demanda en función de las características del mercado. El tipo de turistas atraídos y los turistas
de ciertos países pueden ser más aceptables que otros. También puede ocurrir que ciertas zonas del país
estén enmarcadas en modalidades específicas de desarrollo. Por ejemplo, en España el mayor empuje
turístico se encuentra en las playas, donde el atractivo y el segmento de mercado se basan principalmente
en turistas de paquetes de bajo precio, mientras que en otras zonas se han realizado intentos de desarrollar
las regiones interiores y atraer a turistas interesados en la oferta cultural. Las cuestiones relativas al
desarrollo regional o provincial también se centran en los aspectos de los objetivos de desarrollo. Aunque el
turismo puede aportar beneficios económicos y sociales, podría darse el caso de no permitir desarrollo
alguno en una región o localidad. En muchos países, los parques nacionales se establecen para fines
recreativos y conservacionistas, sin permitir ningún tipo de desarrollo. Éste es un ejemplo en que un
objetivo nacional, es decir, la conservación del espacio de recreo, recibe una mayor prioridad que los
beneficios económicos que pueden derivar del desarrollo.

4.9 La Planta Turística y los atractivos


Es el conjunto de instalaciones, equipos, empresas y personas que prestan servicio al turismo y fueron
creados para este fin. Estos se clasifican en:
Alojamiento. Según la OMT, éste se divide en hoteleros y extrahoteleros.

Los primeros están conformados por:


Hoteles que ofrecen alojamiento con o sin servicios complementarios(alimentación, congresos y
eventos). Estos dependen de la categoría de cada establecimiento que se puede clasificar de 5 a 1
estrellas, según la reglamentación vigente en nuestro país, siendo el de 5 estrellas el que brinda mayores
y mejores servicios complementarios.
Hoteles-apartamento que pueden ofrecer todos los servicios de los hoteles, pero que cuentan
adicionalmente con instalaciones y equipamiento para la
conservación, preparación y consumo de alimentos fríos y calientes. Van de 5 a 3 estrellas 3.
Moteles: Se encuentran ubicados en las carreteras o autopistas, poseen entrada independiente desde
el exterior al alojamiento y pueden tener garaje individual o parqueo colectivo. En el Perú aún no se
cuenta con esta clasificación.
Hostal o pensión: Cumplen las funciones de un hotel, pero no alcanzan las condiciones mínimas
indispensables para considerárseles como tales. Puede ser de 3 a 1 estrellas 4.
Los extrahoteleros agrupan a:
Campamentos: que son terrenos de uso privado en los que se instalan
sistemas de alojamiento, tales como tiendas de campañas o caravanasmóviles. Cuentan con instalaciones
comunes (sanitarios, lugares para el aseo, el lavado y el tendido de ropa, zonas recreativas).
Casa de alojamiento: normalmente particulares, que prestan servicios en época de alta demanda
turística y que contribuyen a ampliar la oferta de un determinado destino.
Casas rurales: comprende las habitaciones de las comunidades campesinas que han sido
adaptadas especialmente para recibir a
turistas.
Apartamentos: que han sido adapta dos para permanencias largas.
Restaurantes: Son aquellos establecimientos que expenden comidas y bebidas preparadas al público
en el mismo local, prestando el servicio en las condiciones señaladas en el reglamento de
restaurantes en el Perú y de acuerdo a las normas sanitarias correspondientes.
Los restaurantes en atención a la calidad de sus instalaciones, equipamiento y servicio que proporcionan,
tienen una categoría genérica, que corresponde a Primera, Segunda y Tercera categoría y dentro de
éstas, categorías específicas de 5, 4, 3, 2 y 1 tenedor.
Los servicios de comidas y bebidas brindadas en los comedores de los establecimientos de
hospedaje tanto a sus huéspedes como al público en general, ostentan la misma categoría que tiene
asignada el establecimiento de hospedaje.

Servicios complementarios

Son los servicios requeridos o empleados por los turistas que no dependen del sector turismo, tales como:
1. Sistema bancario.
2. Servicios de transporte diversos.
3. Servicios de salud.
4. Cabinas de internet.
5. Comercio en general.

Otros (policía, bomberos, etc.). e. Los medios de transporte Son los medios que permiten al viajero acceder
a los destinos elegidos.
Se clasifican en:
1. Transporte terrestre.
2. Transporte acuático.
3. Transporte aéreo.

La infraestructura básica
Es el conjunto de obras y servicios que permiten, en general, el desarrollo socio-económico de un
país y que el turismo utiliza para impulsar su actividad.
Entre estos encontramos:
Rutas de acceso. Pueden ser terrestre, aérea, lacustre, marítima, redes viales, aeropuertos, terminales, etc.
Comunicaciones. Abarca los servicios de teléfono, correo, telégrafo, internet, correo electrónico, etc.
Equipamiento urbano. Comprende los servicios agua, desagüe, alcantarillado y energía eléctrica.
4.10 Infraestructuras
Uno de los elementos más básicos de la construcción es la infraestructura de la región, la cual consiste de
toda la superficie y el desarrollo de la construcción sobre esta tal. Como son el sistema proveedor de agua,
líneas de gas, sistema de drenaje, carreteras, vías de comunicación y muchas facilidades comerciales, la
infraestructura turística como la dotación de bienes y servicios con que cuenta un territorio para sostener
sus estructuras sociales y productivas y como tal condiciona el desarrollo turístico.
Forman parte de la misma los siguientes:

1. Servicios básicos: Agua, electricidad, teléfono, recolección de basura, red sanitaria, etc.
2. Transportes: Puertos, aeropuertos, autobús, taxi.
3. Caminos: Rutas existentes, estado.
4. Servicios: Comercio, salud, educación, comunicaciones, etc.

La infraestructura general es la base para que un destino se encuentre en condiciones que permitan a la
población la facilidad de desarrollarse como una sociedad activa. Por su parte la infraestructura turística
como se mencionó permite el desarrollo turístico, es por ello que deben existir planes estratégicos y
gestiones para que cada destino mantenga dicha infraestructura de modo que el turista disfrute y se sienta
cómodo de acuerdo a las instalaciones o servicios que este requiera.
La tabla 2 presenta cada uno de los componentes que integran la infraestructura básica general de
cualquier destino, mismos elementos que son indispensables para facilitar la estancia de los turistas.
La infraestructura turística debe estar a disposición de todas las personas que integran una comunidad,
sean residentes o visitantes, su función básica es satisfacer las necesidades de la comunidad.
Necesidades: Salud, educación, recreación, accesibilidad, agua, electricidad, saneamiento, etc., cuando se
habla de infraestructura.
Otro de los componentes de la oferta turística son los atractivos turísticos los cuales son el motivo principal
del desplazamiento de los turistas.

4.11 El Patrimonio Turístico


Patrimonio Turístico Es el conjunto de bienes, naturales y culturales, materiales e intangibles, que actúan
como atractivos y promueven el desplazamiento de viajeros para su conocimiento y disfrute.

"Es el conjunto de bienes, libres por lo general y no apreciables en dinero, pertenecientes a una comunidad
determinada, los cuales, por estar en un espacio concreto, pueden producir una utilidad económica al ser
empleados en actividades turísticas.
Tipos de Patrimonio

 Patrimonio cultural: está formado por todos los bienes culturales que la historia ha legado a una
nación y por aquellos que en el presente se crean y a los que la sociedad les otorga una especial
importancia histórica, científica, simbólica o estética, este a su vez se divide en:
 Patrimonio cultural tangible > Mueble e inmueble
 Patrimonio cultural intangible
 Patrimonio cultural/natural: está constituido por los diferentes vestigios arqueológicos, históricos,
fósiles paleontológicos y subacuáticos tanto en su contexto natural, como con influencia humana.
 Patrimonio natural: lo constituyen todos los sitios naturales de belleza excepcional como montañas,
playas, desierto, bosques, selvas, ríos, cenotes, lagos, lagunas, entre otros
4.12 Caracterización del turista actual
El turismo es una característica propia del hombre y mujer del siglo XXI. Desde el siglo pasado, a medida
que se han ido abriendo y mejorando las condiciones y derechos de los trabajadores, el turismo ha llegado
a ser considerado derecho y necesidad. No podemos desligar las tendencias del turista actual con las
tendencias de la sociedad contemporánea.

Aun así, como vivimos en una sociedad marcada por una fuerte competitividad cabe destacar una marcada
reducción del tiempo de trabajo en pro de la estabilidad laboral y el miedo a perder el empleo. El turista
actual demandará vacaciones más cortas pero exigirá mayores niveles de calidad. Por este motivo realizará
también vacaciones no solo una vez al año sino varias.

La creación del tiempo libre en la sociedad, el movimiento de los pueblos a las ciudades y las duras
condiciones de las grandes urbes han producido que las personas sientan una necesidad de evasión que
desemboca en las siguientes tendencias turísticas:

El boom turístico y el turismo de masas: Los tour operadores y los grandes canales de comercialización
turística ofrecen a precios asequibles viajes en masa a destinos de sol y playa. Este turismo responde a una
necesidad de descanso. Estas tendencias siguen siendo rígidas y masivas.

Ahora el turista ya no sigue el camino marcado por los tour operadores, el turista es un individuo mejor
informado y que demanda una oferta de calidad como consecuencia de la alta competitividad entre otros
factores. Es un turista que gracias a las nuevas tecnologías puede consultar experiencias de otros turistas
quienes pueden opinar libremente y así podrá ofrecer su opinión al mundo mediante internet y la web 2.0.
Ahora el turista no tiene que creer lo que le dice la agencia o los canales de comercialización al pie de la
letra si no que podrá contrastar las diversas fuentes de información.

Antiguamente el turista era aquel que viajaba. Actualmente existe otra clasificación: el ocista, que según
Francesc Valls, "busca de forma activa y participativa, la satisfacción en el uso del tiempo libre, a partir de
una o varias motivaciones y el que sostiene una conducta continuada, se desplace o no"

Así, ahora el sector del turismo se centra en la manera de cómo atraer a los turistas según sus motivaciones
y en cómo crear la satisfacción de estos. Según el autor arriba citado, dentro de este grupo de ocistas
distinguimos:
1. Los públicos internos del destino en función viajera que usan el propio territorio.
2. Los que mantienen una estrecha relación con él y lo visitan con frecuencia, con distintas
motivaciones ocísticas.
Entre ellos hay que incluir, preferentemente, aquellos que tienen vinculaciones con alguna propiedad
inmobiliaria, en cualquiera de sus modalidades (de alquiler reserva).

1. Los que mantienen cierta vinculación (física, afectiva o virtual) con el destino.
2. Los que van de paso.

Aunque incidimos en que el turista actual tiene mucha importancia en el destino por su poder y sus
aportaciones, lamentablemente existen pocas herramientas para defenderse del overbooking, la publicidad
engañosa.. etc. Hecho que va cambiando a medida que las herramientas de información llegan a las manos
de los consumidores turísticos
También según el autor existe la siguiente clasificación dentro del turista actual:

De acuerdo con el criterio pictográfico de los ocho ocio tipos en los que se divide a la población europea,
según la importancia de las características de ocio seleccionadas, las actividades y las dimensiones.

Según la motivación del consumidor hay dos clasificaciones:

La primera incluye: los vacacionistas en familia, hedonistas, viajeros baratos, visitantes de parientes y
amigos, excursionistas, religiosos, estudiantes, impulsos étnicos, interés social, vacaciones breves, la tercera
edad que busca el sol invernal y turismo rural.

Según las motivaciones: de turismo cultural, el turismo verde, las actividades de vacaciones, el descanso y
la pesca y los cruceros.

De acuerdo con la identidad de la oferta patrimonial del destino, el turismo en la siguiente clasificación:

Turismo urbano tradicional, basado en la visita a castillos, catedrales, universidades y monumentos


anteriores al siglo XIX.
Turismo metropolitano, centrado en las ciudades de interior o del litoral que han revitalizado sus muelles,
su centro histórico y sus estaciones de ferrocarril.
Turismo industrial urbano, basado en la arqueología industrial característica de la revolución industrial de
finales del siglo XVIII y del xix.
Turismo de costa, que se basa en el redescubrimiento de poblaciones.
Turismo de balneario.

Estas clasificaciones son interesantes porque definen las características que aúnan al turista hasta el día de
hoy,

Las nuevas tendencias alejan al turista de ser uno más dentro del pastel sol y playa. El turista tiende ahora a
querer un turismo activo, también vivencial y diferente. Querrá un turismo sostenible que responda a la
demanda ecológica y que sea responsable con el medio ambiente, por lo que grandes destinos que no
respetan las capacidades de carga desaparecerán.

Gracias a la jubilación y la pre jubilación propias de la época en la que vivimos el sector de la tercera edad
llena destinos poco frecuentados o de alta estacionalidad empleando ayudas de la Administración que
promueve el turismo social.

El alejamiento de las ciudades y las duras condiciones ambientales de éstas, causa un desplazamiento hacia
el ámbito rural que ya responde más a las necesidades de evasión que los masificados destinos de sol y
playa.

4.13 Proceso de Consumo e interacción con el destino turístico y sus agentes


El proceso de consumo de los productos turísticos está caracterizado por la naturaleza intangible de los mismos. Un
destino, una excursión, el servicio de un restaurante y hasta las propias infraestructuras que hacen posible el acceso
al propio destino son todos elementos que el turista potencial debe percibir como agradables antes de que éste los
experimente físicamente.
A su vez los atributos principales en el proceso de decisión en la adquisición de un producto turístico son:

 Seguridad: sensación de seguridad en el destino (sanitaria, social, ambiental, etc.)


 Variedad: dar idea de diversidad y posibilidades de elección entre distintas actividades dentro del mismo
destino.
 Singularidad: dar idea de unicidad; dotar al destino de una imagen irrepetible o dificil de igualar por otros.
 Relación calidad-precio: lograr que el turista perciba que el precio que tiene que pagar por el producto se
corresponde con sus expectativas de calidad.

Así, se podría decir que "...de todas las decisiones que tiene que tomar el turista potencial, la elección del destino
vacacional es el más importante."1 En este sentido, la imagen integral que se logre del destino será aquella que
influya en la decisión del turista potencial. Cada persona puede formar una imagen del destino de manera subjetiva
ya que ésta se crea a partir de muchos factores que la modifican; la manera en que el destino se comercializa,
experiencias previas con destinos similares, opiniones y consejos de otras personas, tipologías de turismo que se
practican en dicho destino, asociación del destino con acontecimientos actuales o históricos, etc. Esto quiere decir
que tanto el acervo cultural del turista como el del propio destino influencian la imagen de éste último.
Es tarea de los gestores turísticos el de lograr coordinar a los agentes locales (administración pública, operadores
turísticos y población local) para que se pueda llegar a dotar al destino de la imagen con la cual éste se quiere mostrar
para poder influenciar de manera conveniente en la percepción que le turista tiene del destino.

Los agentes: La coordinación entre los agentes del destino es uno de los elementos que le confiere ventajas
competitivas (Tamma, 2000). Dicha coordinación asgura que el potencial del destino goce de valor añadido ya que
ésta es el nexo entre la dicha potencialidad y la preferencia del turista por el destino.

En este sentido, el éxito de la gestión del destino depende de la capacidad de los agentes para desempeñar sus
respectivos roles y para establecer conjuntamente un modelo de desarrollo y su consecución y observación a lo largo
del tiempo. Dicho de otra manera, no puede plantearse el desarrollo de un modelo de destino y su aplicación sin la
implicación y el consenso de todos los agentes sociales implicados.

4.14 Tendencias de consumo


El consumidor se considera lo más importante del mundo: La personalización del universo

Lo primero que resalta Mr Holland es que el mundo de la organización de eventos y reuniones está girando en torno
a la creación de experiencias personales antes, durante y después de la actividad principal.

La vivencia sentida como única y hecha a su medida por parte del participante puede determinar el éxito o el fracaso
de un evento, y el tan mentado Big Data es una herramienta que no debe desaprovecharse.

No debería extrañar que suceda ésto cuando los clientes de turismo de reuniones son los mismos consumidores de
celulares inteligentes, dispositivos y marcas que han sentado las bases para estas expectativas.

Al momento de diseñar los productos y servicios, tienes que pensar en qué le aportas al consumidor – tu cliente
actual y potencial.

En otras palabras, qué solución le brindas para resolver sus necesidades y aspiraciones. Y para eso tienes que tener
información sobre él.
Otro aspecto que incluye esta megatendencia es que la SEGURIDAD del consumidor también es una prioridad.
Recuerda: él es el emperador de su mundo y por ende, lo más importante que existe.

Y en lo que se refiere al turismo de reuniones, la tendencia señala que ahora las cuestiones relacionadas con la
seguridad estarán peleando la pole position entre las consideraciones principales, sobre todo para eventos de
tamaño significativo.

Las demandas se ampliarán a una comunicación más abierta y detallada sobre medidas adicionales y planes de
emergencia y gestión de riesgos.

En el caso de Latinoamérica, representa todo un desafío por nuestra falta de previsibilidad y cierta creencia mágica
que nos induce a pensar que por no mencionar un hecho, éste no sucederá.

La sustentabilidad: el consumo libre de culpa y buenos negocios


La sustentabilidad ha dejado de ser un valor adicional o destaque para pasar a ser un estándar o commodity.

Simplemente se han ampliado las temáticas, y ya no sólo se considera la utilización de recursos renovables sino toda
una gama que involucra la totalidad del proceso de negocio y las comunidades en las que éste tiene lugar.

Porque no se trata de una moda, los consumidores quieren impactar menos negativamente en el planeta y
demandarán a las marcas que hagan otro tanto.

Dado que la mayoría de ellos no están listos para sacrificar por completo la satisfacción de sus deseos y necesidades,
agradecerán a quienes los ayuden a minimizar esos impactos (y el cargo de conciencia que les representan). De eso se
trata el consumo libre de culpa.

También saben a ciencia cabal que la responsabilidad es colectiva y que las marcas pueden y deben contribuir a
construir un mundo mejor. Y su manera de premiar a esas marcas es eligiendo y promocionando a quienes hagan
buenos negocios.

Para extraer el máximo potencial de las tendencias de consumo – es decir, generar nuevas oportunidades de
negocios y aumentar tu rentabilidad – es necesario que te detengas a reflexionar si puedes aplicarlas en la visión de
tu marca, el modelo de negocio, en tus productos y servicios o en tus actividades de marketing.

Ese es el punto de partida. Es preciso que encuentres tiempo para hacerlo. Se trata de tu marca, de tu negocio y de tu
desarrollo profesional/persona

4.15 Destinos Turísticos: Definición, funciones, agentes, componentes y


estructuración
Se denomina destino turístico a una zona o área geográfica que es visitada por el turista, cuenta con límites de
naturaleza física, de contexto político y de percepción por parte del mercado. Desde el punto de vista empresarial,
tanto estratégico como organizativo, el perímetro del destino lo constituyen las relaciones que se edifican entre el
conjunto de unidades productivas que participan en la actividad turística.
Las funciones del destino turístico están determinadas por sus objetivos como estructuras urbanísticas, sociales,
culturales, etc
Los agentes son:
Los turistas dentro de este grupo se incluyen dos concepciones, la del turista tradicional, es decir el que viaja y el
nuevo concepto de ocista mas centrado en buscar la satisfacción a partir del uso del tiempo libre. En este grupo se
incluyen los públicos internos (los habitantes locales), los públicos que tienen una estrecha relación con el destino, los
que tienen cierta vinculación física, afectiva o virtual y por último los de paso.
El sector económico y social turístico: está compuesto por los empresarios, los trabajadores y los proveedores de
las empresas turísticas y de apoyo y de las asociaciones e instituciones que actúan en el sector. Involucra actividades
de intermediación, transporte, comercio, servicios de asistencia, etc.
Las administraciones públicas: las competencias en materia turística corresponden a los funcionarios y
responsables políticos operando a través de sus respectivos organismos administrativos. Sus competencias abarcan
la planificación territorial, la gestión de la vía pública, al seguridad pública, la limpieza, los servicios deportivos, el
transporte público, la información turística, la creación de infraestructuras y equipamientos, etc.
Los destinos se componen por productos turísticos estructurados a partir de los recursos o atractivos del lugar. A
continuación se describen estos dos componentes:
Los atractivos: es el componente que desencadena el desarrollo turístico. Así, recursos, atractivos u otros elementos
territoriales son susceptibles de ser puestos en valor y esta potencialidad puede manifestarse en mayor o menor
proporción de acuerdo a su agrupación o trato que reciban en el proceso de puesta en valor.
Los productos: es el componente que agrupa los recursos territoriales (atractivos y atractivos potenciales) del destino
y que, de acuerdo a la combinación de éstos y añadiendo una serie de componentes tangibles e intangibles busca la
satisfacción del público objetivo para el cual fueron diseñados. En relación a esto último se hace mucho hincapié en la
calidad de la experiencia que obtiene el turista y esta calidad depende de la autenticidad de los componentes del
producto. De ello se deduce que las acciones mas importantes de puesta en valor de los recusos sean: la
recuperación hacia un estado original, la mejora de sus atributos y la dotación de elementos intangibles dentro del
diseño del producto.

Los componentes y la estructuracion, se clasifican en tangibles e intangibles:

tangibles :
1. Las estructuras, las infraestructuras y los equipamientos, como por ejemplo alojamientos, restaurantes,
medios de transporte, comercios y otros stablecimientos…
2. Los equipos humanos....
3. Los productos alimentarios, las artesanías…
intangibles :
Los elementos intangibles podríamos decir que la característica principal es que no los podemos tocar pero están
presentes y son elementos muy importantes a tener en cuenta; Se pueden clasificar en tres grandes grupos donde
citaré algunos de ellos.

4.16 Ciclo de vida: caracterización de los destinos según su estadio en el ciclo de


vida
Las fases que atraviesa un destino son: exploración, implicación, desarrollo, consolidación, estancamiento y madurez
derivada al declive o rejuvenecimiento.

1. Durante la fase de exploración, los atractivos diseñados específicamente como oferta a los turistas no existen
y la mayor parte de los visitantes al destino son del tipo errante o explorador.
2. En la fase de implicación, cada vez más residentes toman parte en la provisión de servicios de apoyo. En las
dos primeras etapas de crecimiento, las llegadas tienden a ser positivas, pero lentas.
3. En el estadio de desarrollo, las autoridades y los empresarios invierten intensamente en la publicidad y en
atractivos dirigidos al turismo de masas en específico, beneficiándose el destino de las cada vez mayores
tasas de crecimiento.
4. Durante la consolidación, sin embargo, la tasa de expansión se hace más lenta y el destino se caracteriza por
un desgaste de su infraestructura.
5. En la fase de estancamiento se alcanza un pico en las cifras de llegadas turísticas, pues el atractivo del
destino decae, de forma que cuesta mantener la fidelización de sus principales demandantes.
6. Tras su estancamiento el destino entra en declive y muere o se rejuvenece, gracias a la introducción de
nuevos atractivos que revitalizan el mismo.
4.17 Turismo y población local
En el turismo el instante donde el turista comienza a experimentar algo, o sea a absorber las calorías del primer
impacto Es el momento mejor, el momento de mayor de absorción y la asimilación de dichos primero impacto con el
nuevo ,que lo llevan hasta una experiencia, y esto es justo lo que el turista busca y tiene que ver en casi todos los
casos con un asunto, una cosa, un animal o una planta, pero casi nunca está el ser humano como punto central en la
búsqueda de esa experiencia. Usualmente las personas no van de vacaciones para ver a sus congéneres. Pero si lo
hacen, es para preguntarnos si estamos hablando de turismo o de otras cosas. El visitar a unos amigos cae fuera del
concepto turismo, y aunque normalmente el turista quiera conocer a personas agradables, esto no necesariamente
implica que él tenga que salir de su propio ambiente, así que esto no se puede considerar como turismo tampoco.

Esto significa que el turista llegará al lugar donde posiblemente consuma sus primero impacto con una cierta actitud.
Esta actitud es el estar dirigido a asuntos como la flora, la fauna, los panoramas y el esfuerzo físico. Esto puede aún
llegar al punto, que el turista mire con los mismos ojos a la población local en las atracciones turísticas: un objeto o
una atracción por los que uno ha venido y cuyas imágenes grabamos en nuestra memoria y tratamos de transformar
hasta una experiencia. Inicialmente el turista no ve a los habitantes locales como a personas, sino como objetos para
una posible asimilación de primero impacto, tanto como otros asuntos que el turista durante su estadía vea, oiga ,
huela, etc.

Lo importante de esta observación está en que el turista visita el lugar de su elección con una cierta actitud y que esa
actitud no está en armonía con algunas de las ideas del turismo sostenible. Los habitantes locales juegan un papel
crucial en los acontecimientos turísticos y no solamente al nivel de los Fuentes Compartidos de primero impacto. Sin
embargo, si el turista viene con una actitud normal, para él, a experimentar cosas o asuntos, entonces se dificultará la
relación entre el turista y la población local.

4.18 Inventario y puesta en valor


La idea de realizar inventarios turísticos surge en 1978 por la OMT a raíz de la problemática surgida después de los
años setenta cuando diversos estudios turísticos no daban buenos resultados. El inventario se sugirió siguiendo una
metodología específica. El inventario se complica cuando se quiere poner en valor desde un paisaje hasta un
monumento o un acontecimiento popular.

El inventario viene dado por dos partes:

1. La elección de las fuentes de información

2. La realización del propio inventariado destacando distribución y cantidad

fuentes de información

Fuentes Indirectas: Dentro de las fuentes de información hay que aprovechar aquellos inventarios que forman parte
de la información de la Administración realizados previamente. La observación indirecta de los recuros del destino
tiene como inconveniente que no será real sino que mostrará el enfoque de la situación del destino en cuanto se hizo
el inventariado. Necesariamente se tendrá que aumentar la calidad de la información mediante las fuentes directas.

Fuentes directas: Las fuentes directas, también estudio de campo consisten en la observación directa de los
recursos. Podremos incrementar la calidad de la iformación e incluir nuevos recursos a valorar. Habrá que incluir en
cada recurso, aquellas características que lo situen en el destino como atractivo según la demanda turística del
destino. También habr que incluir el estado de conservación y la ubicación de los recursos. Se podrán utilizar fuentes
directas a partir de entrevistas a la población local.

ELABORACIÓN DEL INVENTARIO

También hay que tener en cuenta

A. Qué recursos vamos a incluir respondiendo a la demanda turística


B. El diseño del inventario debido a su complejidad
Los recursos que debemos incluir en el inventario son los que responden a la demanda actual y aquellos que son
singulares y responden a la demanda de manera potencial.

Clasificación respecto al espacio:

1. Atractivo o recurso natural y pasiajístico


2. Recursos historico monumental, técnicos etnológicos y artísticos
3. Recursos artesanos y gastronómicos
4. Folclore, fiestas y acontecimientos programados.

Clasificación respecto a la forma:

1. Recursos actuales o potenciales


2. Recursos o inciativas singulares

Los caminos necesarios para la creación de un producto e infraestructuras necesarias pero que propiamente no son
un recurso.

Potenciación del recurso paisajístico y clasificación en recursos abióticos bióticos y atópicos

Dentro de los recursos histórico monumentales clasificación separada de yacimientos arqueológicos. Con el objetivo
general de protegerlos de los expolios.

Toda la información de todos los atractivos turísticos y apoya el desarrollo del inventario. Un glosario es la mejor
manera de almacenar los datos. el Glosario o Fichas Está dividido/a en cuatro partes:

1. Identificación del recurso: Datos objetivos del atractivo para localizarlo, identificarlo y tipificarlo.

2. Características del recurso: Descripción del recurso, análisis del equipamiento y actividad turística y datos de
la explotación si la tuviese.

3. Valoración del recurso: Conocer el potencial turístico, su funcionalidad y sus relaciones con los demás
recursos turisticos.

4. Observaciones: un espacio abierto para comentarios.