Вы находитесь на странице: 1из 6

1

‫ב“ה‬
DÍA INTERNACIONAL EN
CONMEMORACIÓN DE LA SHOÁ 2016

Hoy no es Yom Hashoá Vehaguevurá entre nosotros, el pueblo judío. Hoy


es el día en que con verdadera profundidad o a regañadientes, la
humanidad, expresada a través de la crónicamente disfuncional
organización de las Naciones Unidas, conmemora el Holocausto. Lo hace
en el aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau por parte una
avanzadilla del Ejército Rojo, el 27 de Enero de 1945.

Haber llegado a que se conmemore en las Naciones Unidas es un triunfo, a


pesar que nunca debió ser difícil: la ONU nació en gran parte por efecto de
despertar a la realidad del horror del genocidio al pueblo judío.

Hoy es el día en que la humanidad como un todo, la misma en que aumenta


exponencialmente su pandemia de odio al pueblo judío cada día, cada
semana desde hace años, -Chile incluido-, se puede y debe mirar en el
espejo. Actos, ceremonias, discursos. Todo queda en una galaxia aparte,
lejos –demasiado lejos- de la realidad de la Shoá, que queda invisible e
inaudible. Por eso escribo.

Primo Levi describe Auschwitz, específicamente su experiencia en el


campo Auschwitz III, conocido como Monowitz-Buna, con insights
precisos. Con palabras sobrias, casi lacónicamente, nos va guiando a través
de las horrendas situaciones, los caracteres humanos, hacía muchas
profundas reflexiones acerca de la conducta humana y la conciencia. Lo
que me asombra –y no es en ningún modo un reproche a él- es que no
obstante cuán precisas sus entradas, no obstante cuánto horada su intelecto
en la sicología del infierno, a través de cuyo núcleo vivió y sufrió su
calvario hacia la supervivencia física, el núcleo del sufrimiento se mantiene
intacto: “Si questo é un huomo” planea en y alrededor de introspecciones
sobre el sufrimiento, acerca de su relatividad por ejemplo, ya que la
concibe como experimentada por capas: la más inmediatamente intensa, en
la primera napa de la sensibilidad, eclipsa de alguna manera a los otros
sufrimientos debajo. El frío eclipsa el hambre hasta la primavera, el hambre
eclipsa los dolores físicos hasta que algún alimento es ingerido. Los dolores
físicos eclipsan la soledad, hasta que obtienen una tregua. La Soledad
eclipsa la capacidad de llorar hasta la eventual liberación... Sin embargo, el
locus exacto del sufrimiento, sus contornos, se pierden en la mercurial
naturaleza de nuestros conceptos sobre este.
2

Similarmente ocurre con otros sobrevivientes de la Shoah, desde Elie


Wiesel a Imre Kertesz a Viktor Frankl. Este último concibe al sufrimiento
como éter en una habitación: si se le permite, la llenará toda. Así con el
sufrimiento. Frankl alude a la actitud ante el sufrimiento, que es crucial,
pero no a la experiencia misma.

Así, a pesar de sus insights, y a pesar de sus caracteres tan diferentes antes
y después del trauma infinito, ellos no obstante dejan el verdadero núcleo
del sufrimiento intacto. Desde la naiveté teológica de Wiesel al anti-
heroísmo sin concesiones de Imre Kertesz, a la profundamente sanadora
logoterapia de Frankl, la experiencia nuclear de vivir la Shoá es dejada
misteriosamente intacta.

Películas también revelan esta impotencia frente a la experiencia subjetiva


del sufrimiento. Los filmes que muestran temas del Holocausto por
ejemplo, se detienen justo antes de la experiencia subjetiva del prisionero
en un campo de exterminio. Ellos dan vuelta en U, y continúan desde otra
parte. Así es con “La Lista de Schindler” de Steven Spielberg, así con “El
Pianista” de Roman Polansky, que nos deja frente a los vagones sellados,
luego gira y regresa; y así también con “La Vita e Bella” de Roberto
Benigni, un monumento a la negación.

Documentales tales como “Shoah” de Claude Lantzmann, muestran el


horror por medio de los vestigios, por el juego entre el presente de una
Polonia en 1971 y el pasado de los años cuarentas, sus cómplices cínicos,
sus testigos y sus víctimas. Entrevista el sufrimiento con primeros planos
de las caras de los sobrevivientes y logra un encuentro con los horrores más
insoportables. Sin embargo –comprensiblemente- presenciamos el recuerdo
vivo y mordiente de ello, no la experiencia misma. Ciertamente es un
documento notable. Sólo que está filtrado a través del tiempo, transmitido
por medio del máximo acercamiento posible a la realidad de los lugares,
personas y memoria. No obstante no al sufrimiento como la experiencia
misma.

Documentales de la liberación de los campos Nazis, así como cintas


filmadas por los mismos Nazis, tiene en común el enfoque en las
circunstancias externas, en las que los seres humanos son en verdad
objetos. Ninguno pone la cámara dentro de los ojos del sobreviviente,
mucho menos dentro de su cuerpo y cerebro. Esa cinta está aún por
hacerse.

La literatura nos presenta con más posibilidades de habitar ese núcleo. Y


por eso, he escrito estas páginas a continuación:
3

Dos años pasé escondida en un agujero bajo la leña, adonde me llevaban


alimento a diario. Jamás salí. Mis piernas no me sostenían… los vi llorar
cuando pregunté qué es eso (la luna), lo había olvidado todo. Vernichtung
durch Arbeit. Le gustaba manguerear a los presos colgados y amarrados,
con agua helada en Mauthausen a -10ºC o -20ºC, hasta que murieran
congelados. El proceso duraba entre media y una hora. Natzweiler-
Struthof, y enviaron los cadáveres al instituto de Estrasburgo. Mila 18, los
látigos tenían punta de acero, las botas lustradas, clavos; la llamaban “la
yegua de Majdanek”.

Gusen II Bergkristall era el infierno de todos los demás infiernos, sin


comida ni agua, 16 horas de trabajo y golpes al día; a los cinco días
moríamos todos; luego fuimos trasladados a Hartheim a ser cremados…
Stubendienst, Muselmann, calcularon que con 800 calorías diarias
durábamos tres meses en el campo, como mucho, si no nos arrojábamos a
las alambradas eléctricas antes; bromuro en el agua de la „sopa“. Tenía
que contar los latigazos en el cajón de azotes, a los once quedé
inconciente, me volvieron flagelar hasta que mi espalda era carne viva.
Block 11, Block 12, Bunker, Clauberg, Mengele, Selektjia, 1942.

Alles Raus! Schnell! triángulo azul, S, “Spanier“, republicano…


“Schlauch”, “Himmelstrasse”, ahí hay uno que aún está vivo, Auschwitz-
Birkenau, 1.000.000 – 1.100.000, Krema III, IV, IV, Kulmhof-Chelmno,
250.000 350.000, los mismos SS vomitaban cuando nos obligaban a los
judíos de Chelmno a abrir las puertas de los camiones: había algunos aún
agonizando por el gas del escape del camión, cubiertos de excrementos y
sangre, azules y negros, aplastados contra la puerta con los ojos salidos de
sus órbitas, arañados y desfigurados Esterwegen, los números tatuados
nunca pasan de 200.000, los que van a la Sondrebehandlung, van sin
número. “Sauna“.

KZ Ravensbrück, corro desnudo delante de los SS, debo pesar 45 kilos a lo


más…1944, Triángulo amarillo, Jude, U, Húngaro, Zyklon B, “wie eine
Synagoge”, Lalka, “Die brennen tadellos”, “Los!”, a los niños los embutían
por sobre los adultos, arrojándolos, para llenar la cámara hasta el techo
en Majdanek…Blechhammer, Martin Sommer –imajek shemó- Am Pfosten
haengen, Kleines Lager – Buchenwald, Auschwitz I Zwillinge, le quitaron
a su bebé, y la mujer SS, reventó el cráneo de su bebé contra la pared,
luego le arrojó los despojos. Enloqueció de dolor, vagaba en el campo de
Ravensbrück, hasta que la mató la Aufseherin a pisotones y golpes de la
pala…Revier, Blockälteste, Irma Griese –imajek shemá-.
4

Höss. Encontraron a los fugados, los devolvieron al campo, al Bunker,


donde fueron torturados, y al atardecer siguiente, los colgaron
sanguinolientos de la horca, en medio del Appelplatz, con letreros que
decían “Hurra! Ich bin wiedar da!” “Hurra, estoy de nuevo aquí!”„Jedem
das Seine“…Die Stute von Majdanek, Treblinka 850.000 – 950.000,
Stutthof, Rudolph Spanner, algunas no tenían ni siquiera zuecos de
madera, sino papel de diario en los pies, en la nieve de Stutthof… se les
caían los dedos como uvas…„reines Jüdisches Fett, R.J.F“, una capa de
seres humanos, otra de leña, luego otra de seres humanos, luego otra de
leña, hasta que aquello tenía varios metros de alto, derramaron gasolina, y
los quemaron a todos. Así los encontró una avanzadilla del Ejército Rojo
en Estonia… Ponary.

Mauthausen, “paracaidistas” les llamaban los SS, en el Wiener Graben,


los empujaban del acantilado de la cantera, al precipicio a los judíos
holandeses, que morían al caer sobre el granito allá abajo…; Lodz,
Radom, Krakow, KAPO, Gross-Rosen, Aussenlager, Arbeitskommando,
Babi Yar, miles eran obligados a esperar días en la nieve hasta que les
llegara el turno de ser ametrallados y caían a la inmensa excavación…
Neuengamme, SS Aufseherin, los perros siempre muerden los testículos
del interno, sacan pedazos de carne, camino de la” manguera” hacía las
cámaras, donde llegaban exhaustos y heridos, en estado límite de terror y
shock… Wäschetauschen, „Desinfektion“, Bibelfosrcher, Christian Wirth.

Cada día, almorzaban salchichones y un cerro de papas, cerveza, pan con


mermelada, café de grano y azúcar, delante de nosotros en sillas
plegables, como un picnic…Belzec, monóxido de carbono, „Nacht und
Nebel“, Aktion Reinhard, Sobibor 350.000 – 450.000, Erntefest: ponían
valses a todo volumen, los tres días que duró la masacre que llamaron
“Fiesta de la Cosecha” en noviembre de 1943, así, ahogaban los gritos de
los niños, las mujeres… Maly Trostenets, Plazsow, Amon Göth, Janowska:
…tuve suerte, me pusieron a trabajar en la moledora de huesos humanos
en Janowska, cuando todo estaba finalmente molido, era arrojado al río…
cada día…

En el Búnker de Buchenwald, les daban agua salada para la sed, y los


enloquecía Martin Sommer, quien los colgaba de ganchos de colgar reses
de matadero…; Ziereis, hipotermia. Männer rechts, Frauen links;
Ukrainische Waffen SS, Rotes Dreieck, Rassenschande, Dora-Mittelbau /
Nordhausen, … los volaron con dinamita antes de evacuar el campo…
Wöbbelin, Ohrdruf, Fluchtversuch, el SS me quitó el gorro, lo arrojó lejos,
me dijo que lo recogiera, y por matarme le daban días de vacaciones, por
„impedir una fuga“, por milagro llegó un superior antes que apretase el
5

gatillo, se rieron, y me logré escabullir dentro del comando, donde


improvisaron con tela algo parecido a un gorro para mí, así sobreviví…

Mordejai Anilewicz, Börgermoor, Kaiserwald-Riga,


Reichsicherheitshauptamt RSHA, Reinhard Heydrich, Einsatzkommandos
A, B, C, D, 1,000.000 – 1.200.000 Todesmarsch, Genickschuss,
Fünferreihen, ...Las marchas, siempre las mismas, será el sonido del
infierno, que nuestros cerebros nunca olvidarán mientras vivamos…
Mützen Ab! Sobibor, Mützen Auf! Phenolspritze: Hirt les inyectaba fenol
directo al corazón, y tomaba los minutos hasta que el suplicio terminaba
con la muerte… Brenngraben... estaba lleno de sulfuro, o algo así, a los
viejos los mataban en la “enfermería” de Treblinka, y los arrojaron luego
al foso ese. Pero muchas veces arrojaron vivas a personas allí, y los gritos
no los podíamos olvidar, ni borrar de nuestras mentes, por más
embrutecidos que estuviésemos… – Treblinka, Redl-Zipf, Deutsche
Reichsbahn.

Ebensee…me miré en el espejo y desde sus profundidades, una mirada de


un cadáver me miró a mí… jamás olvidaré esa mirada que me pena hasta
hoy… era yo mismo… s’Hertogenbosch, Breendonk, Odilo Globocnik,
„Eine Laus, dein Tod!“ ... las liendres y piojos nos comían vivos: que
envidia les teníamos, ¡poder comer!... Kindertransport, „nach dem Abort,
vor dem Essen, Hände waschen nicht vergessen“, Die Bestie von Belsen,
Appel! ...llevábamos dos horas de pie bajo la lluvia-nieve… los que
colapsaban sonaban como piedras caídas en el barro, siempre el barro… y
nos volvían a contar… muchos enloquecían, gritaban de improviso, y a
esos les disparaban dos tiros. Luego anotaban el número, e inventaban una
causa de muerte que parecía de jubilados normales…

Blocksperre, Flossenbürg, „az du geist den letzten weg“, Siemens, Bosch,


Daimler Benz, BMW, Topf u. Brüder, Sonderkommando, Chelmno-
Leichenkommando, „Figuren“,… con las manos sin guantes debíamos
cavar en la superficie congelada, para desenterrar los cadáveres para
cremarlos, se nos congelaban las manos, se nos rompían los dedos… no
podíamos decir la palabra “cadáveres”, sino “figuras”, “Stücke” –
“pedazos”… „Scheisstücke“, Jasenovac, „Scheissbegleiter“, Lagerkapo,
Judentransport Salonika, dejaron a los niños desnudos sobre la nieve, hasta
que el último murió congelado. Hasta los más endurecidos lloraron… la
komedera está buena, decían los judíos de Rodas, habían robado cáscaras
de papas podridas… klepsi, Dysenterie, Appelplatz, Los!

Monowitz-Buna, Klooga, Judenrein, Mischling, Belzec 500.000 – 600.000,


Ersatz-kaffe, Nachtruhe, -debíamos levantarnos a las 4:00 AM en verano, a
6

las 5:00 AM en inverno, Wstawàc! Decía el Kapo en polaco, der ist schon
kapputt „Arbeit Macht Frei“, vivisección sin anestesia, Bergen-Belsen,
Eichmann, Heinrich Müller, Gestapo, Ghetto, Schönbrunn, Dachau, Harz,
ans Draht gehen, Los “musulmanes” que eran esqueletos vivientes, abrían
sus mandíbulas, morían en extrañas posiciones, casi de pie, retorcidos, con
sus 30 kilos en las miserias de su disentería…

Vilna, Kovno, Los! Alles ausziehen!, KZ Sachsenhausen, „Ruckkehr


unerwünscht“, Arbeitskommando, Aussenkommando, „Nach Osten“,
Jürgen Stroop, Zivilmeister, Freiwillige, Gusen - St.Georgen, Kristallnacht,
Vught, Abba Kovner...

“Nunca olvidaré esos niños arrojados a las llamas que convirtieron en


guirnaldas de humo en la noche silente de Polonia, aunque sea condenado
a vivir tanto como Dios mismo.”
Elie Wiesel

Rabino Roberto Feldmann.


-------------------------------------
© 27 de Enero de 2016. / 17 de Shevat 5776.
Todos los Derechos de Autor Reservados.