Вы находитесь на странице: 1из 3

La religion es, en general, conciencia de la esencia absoluta, pero solamente desde el punto de vista de la conciencia, aun sin manifestarse en las formas de en y para sí, no se ha manifestado la autocinciencia del espiritu. Esta conciencia de lo suprasensible (o eterno), es carente de sí mismo, es solamente universal. Esta universalidad es la forma pura de la negatividad, es dada en la forma de singularidad.

El espiritu se sabe a si mismo en la inmediatez de la conciencia, que, enfrentandose al mundo, no se reconoce en el aun. Así, representado por objeto, no se manifiesta en la absoluta libertad en esencia y toda libertad. Se constituye en una figura bajo una determinacion, o una forma de ser como objeto de sí mismo. Por tanto, en la religión la determinación de la conciencia propia del espiritu no tiene la forma del libre ser otro, su ser allí es diferente de su autocinciencia y su realidad aun no es propia. De esta manera, la religion se manifiesta como una parte del ser-allpi y del obrar y el actuar, cuya otra parte es la vida en el mundo real.

En la medida que el espíritu se representa a si mismo en la religion, es conciencia encerrada en la figura y ropaje de su representación. Esta representación tiene su pleno derecho de ser- allí independiente y al mismo tiempo es imperfecta figura del espíritu. La religión es una

figura determinada que no alcanza a representar al espíritu consiente de sí mismo. El ser-allí del espiritu es la totalidad del espiritu, cada uno de sus momentos representa la totalidad de si mismo. Pero los momentos son la conciencia, la autoconciencia, la razon y el espiritu. El primer momento inmediato – la conciencia – no es todavia la totalidad mencionada, solo un primer momento de ella. La religion, como conciencia simple del absoluto y su totalidad. La religion son momentos de esta conciencia, en si mismos como determinacion singulariada. El espiritu desciende de su universalidad inicial, hacia la particularidad por medio de la determinacion. Y asi se representa al espiritu en la realidad. El devenir de la religion en general se contiene en el movimiento de los momentos universales. Y en cada momento se presenta como en y para sí, como total. En su inmediatez se intuye el saber de lo que es el en-sí en forma de figura en que el espiritu se manifiesta en cada determinación de su esencia. Por ende, estas diferencias solo deben concebirse como momentos del devenir

y no como partes. Todas las formas se contienen en el espiritu y en cada momento se refiere

a su realidad.

La esencia de la religion es la autoconciencia, que como conciencia se tiene a si misma por objeto, el espiritu solo se sabe a si mismo inmediatamente ante si, bajo la forma de inmediatez y la determinabilidad de su figura en la cual se manifiesta a si mismo es la del ser. No es pleno aun, y por lo tanto no hay identidad entre su esencial con su figura. La primera realidad es la religion inmediata o natural, el espiritu se sabe como figura inmediata. La segunda es la naturalidad superada o del sí mismo, es la religion artistica, la figura se eleva del si-mismo gracias a la produccion de la conciencia, de tal modo que contempla su obrar como sí-mismo. La tercera figura supera la unilateralidad de las dos primeras, el si mismo es tanto inmediato como inmediatez, hay una identidad en el ser-en-si- y-para-si, es decir, la religion revelada.

El espiritu alcanza su forma verdadera, la figura misma y la representacion no han superado todavia al concepto, sino que debe sobrepasar la objetividad que le encierra a si mismo y su contrario. De ahi que su ser alli en cuanto concepto es él mismo.

A. Religion Natural

Una religion se diferencia de otra según la determinabilidad de la figura en la que el espiritu

se representa, esto no agota al espiritu en cuanto tal. Cada religion presenta una dinamica interna de conciencia y autoconciencia, pero no es el sí-mismo real, sino representado, y ha sido producido y considerado como objeto, intuyendose el espiritu mismo de forma

inmediata.

a. la esencia luminosa

El espiritu como autoconciencia es solamente como concepto universal, sin su esencia manifestada, sino oculta. Lo que se manifiesta es la universalidad como conciencia que ha de representarse. Es el yo puro que ensu enajenacion (no diferenciacion de lo no-yo) solo tiene como objeto la certeza de si mismo. El primer momento del espiritu absoluto es la conciencia inmediata o la certeza sensible. Se intuye la forma del ser, Este ser pleno del concepto de espiritu es figura de la relacion simple del espiritu consigo mismo en una figura carente de figura. Se determina como Luz, que es carente de toda forma y es absolutamente simple y sin partes. Su opuesto es las

tinieblas, es absolutamente simple. Este ser simple no tiene profundidad, ni llega a ser sujeto

y no se perciben diferencias en si mismo. La luz pura proyecta su simplicidad en infinitud de formas separadas, manifestando la singularidad de formas.

b. la planta y el animal

de la forma carente de figura (la luz) determina la multiplicidad de espiritus singulares. Este

panteismo se manifiesta en un reino de espiritus determinados y de inocente indiferencia. Los pueblos manifiestas la lucha de espiritus en figuras animales, significando la conciencia de si sin universalidad. Esta objetivacion supone un ser-para-sí superado en la forma de objeto, pasando de una mera inmediatez a una abstraccion.

c. El artesano

El espiritu se manifiesta como artesano y se reproduce a si mismo como objeto, pero sin manifestar un pensamiento de si. Las formas y proporciones (piramides, templos, obeliscos, etc) solo manifiestan una referencia a la abstracción del espíritu de manera indirecta. En la obra del artesano confluyen el ser en si del que trabaja y el ser para si de la autoconciencia

que trabaja, su trabajo es superar la separación entre el alma y el cuerpo, dar ropaje y figura

al alma, y animar al cuerpo. El artesano se sabe en su obra, manifestando no solo una obra

indirecta, sino un pensamiento interno. Aun le falta a la obra representar un significado interno, depurandose de toda inmediatez sensible y reflejando la figura de la autoconciencia, un pensamiento que se engendra y se mantiene en conformidad con el ser- alli del espiritu.

B. la religion del arte.

El espiritu ha elevado su figura a la forma de la conciencia misma. El artesano abandona la mimesis de lo sensible y trabaja con las formas abstractas de la actividad autoconcisente. La

forma de su conciencia absoluta es el espíritu ético. En el, el espíritu se eleva de su realidad

y va al saber puro de si mismo. Un pueblo libre en el que la constumbre constituye la

substancia de todos, cuya realidad y existencia saben todos y cada uno de los singulares como su voluntad y su obrar. La substancia ética se basa en su organización de la pluralidad de derechos y deberes, asi como del obrar particularidad que coopera al todo, se basa en que el singular este satisfecho con la limitación de su ser-allí y no ha captado el pensamiento

ilimitado de su libre sí-mismo. Pero se trueca y se disuelve en su movimiento a la autoconsiencia, pues la verdad del espiritu etico todavia sigue siendo substancia que no se sabe como libre singularidad y que al ir a la interioridad o liberarse de si mismo, colapsa. En la perdida de la unidad aparente del mundo etico es donde surge la esencia, elevada sobre la realidad desde la pureza del sí mismo. Es un momento asi es que surge el arte absoluto, el espiritu va mas alla del arte para alcanzar su mas alta representación, la de no ser solamente substancia nacida de si mismo, sino tambien en su representacion como objeto ser este si mismo, no solo alumbrarse desde el concepto, sino tener al concepto como figura misma, de tal modo que concepto y obra de arte creada se saben mutuamente como unidad y lo mismo.

De la sustancia etica a la autocinciencia pura surge el espiritu como objeto. Es la forma pura, porque el singular, en la obediencia y el servicio etico, ha agotado todo el ser alli no consiente y toda determinacion. La sustancia traicionada se convierte en sujeto, halla certeza pura de si mismo, y surge como figura liberada de la naturaleza y de su inmediatez. El individuo sufre la violencia de perder la libertad de su autonciencia, individuo donde el espiritu deposita su dolor. De ahi surge la obra como figura del concepto puro, universal individualizado y representado.

a. La obra de arte abstracta