Вы находитесь на странице: 1из 2

BACTERIAS

Las bacterias son microorganismos procariotas, unicelulares que se reproducen por fisión binaria (división simple). Contienen
información genética, sistema de producción de energía propio y sistemas biosinteticos necesarios para el crecimiento y reproducción. El
material genético, ADN, se encuentra bajo la forma de un cromosoma único que no está rodeado de membrana nuclear, posee además
ribosomas, citoplasma, membrana citoplasmática. Por fuera esta la pared bacteriana que tiene una estructura bioquímica propia de las
bacterias. Las diferentes estructuras bacterianas pueden clasificarse en permanentes y variables.

Permanentes: Membrana celular, ribosomas, material genético.

Variables: pared celular, flagelo, fimbrias o pili, capsula, esporas.

Estas no son necesarias para la vida de la bacteria mientras que las estructuras permanentes si lo son.

TAMAÑO Y FORMA

No son visibles al ojo humano y pueden visualizarse con microscopio


óptico o electrónico. Sus formas son variadas. Pueden ser esféricas,
ovaladas denominándose cocos; cilíndricas denominadose bacilos o
bastones; en forma de espiral denominados espirilos.
Las células bacterianas pueden agruparse. Cocos o bacilos pueden
agruparse en forma de cadena. En el caso de los cocos se denominan
estreptococos. También pueden presentarse como diplococos,
tétradas o como racimos denominadose estafilococos.
Los bacilos pueden ser muy cortos denominadose cocobacilos.

ESTRUCTURA

La morfología bacteriana se observa al microscopio óptico sin la necesidad de utilizar tinciones o, podemos utilizar diferentes técnicas de
tinción. Entre ellas la coloración más utilizada es la tinción de Gram. Esta tinción permite diferenciarlas en Gram + y Gram -. Las bacterias
Gram + se tiñen de violeta por presentar en su pared peptidoglicanos. Las Gram- se tiñen de rosado o rojo.

Material genético: La célula bacteriana presenta ribosomas libres en su citoplasma, que se relacionan con ARN y ADN. Contienen todo
los componentes que permiten la síntesis de proteínas.

ADN bacteriano: El material genético está constituido por ADN circular enrolladlo sobre sí mismo.

Membrana celular: Estructura delgada que rodea la célula. Es una estructura vital, si se altera la célula pierde su vitalidad. Está
compuesta por una doble capa de fosfolipidos. Delimita el interior del exterior celular. A través de ella ingresan los nutrientes y salen los
productos de desecho.

Pared celular: Es una estructura rígida presente en la mayoría de las bacterias. Situada por fuera de la membrana citoplasmática, es una
estructura vital para las bacterias. Las penicilinas y muchos otros antibióticos actúan inhibiendo su formación y llevando a la lisis de la
bacteria.

Capsula: Es una envoltura externa, por fuera de la pared celular. No es una estructura vital para la
célula. La virulencia de algunos patógenos se relaciona con la presencia de capsula por ejemplo el
estreptococo pneumoniae, haemofilus influenza. La capsula protege a la bacteria de la fagocitosis,
principal mecanismo de defensa del huésped.

Fimbrias o Pilis: Las fimbrias son estructuras filamentosas que le brindan la posibilidad de adherencia
a determinados epitelios jugando un papel fundamental en la colonización ya que las fimbrias
encuentran receptores específicos en las células.

Flagelos: Son filamentos largos, delgados, son responsables de los movimientos


bacterianos. Pueden ser únicos o múltiples.

Esporas: Algunas bacterias producen en su interior esporas. Estas estructuras son


muy resistentes al calor, desecación, radiación, acidos y desinfectantes químicos. Se
forman en ciertas condiciones como la escasez de nutrientes. Una espora puede
permanecer en este estado durante mucho tiempo pero puede convertirse de nuevo
en célula activa y volver a multiplicarse, fenómeno llamado germinación de la espora.

1
FISIOLOGIA Y METABOLISMO BACTERIANO

El crecimiento bacteriano esta dado por el aumento de todos sus constituyentes y se trata de un proceso complejo que supone la
replicación de todas sus estructuras a partir de nutrientes externos. El nutriente más utilizado por la célula bacteriana es el carbono.
De acuerdo a la forma como obtiene los nutrientes, se clasifican en autótrofos, aquellas que son capaces de sintetizar casi todos sus
componentes orgánicos a partir del CO2 y heterótrofos, aquellas que utilizan sustancias orgánicas como fuente de carbono. En este
grupo se encuentran casi todas las bacterias de interés medico. Según sus exigencias de O2 se clasifican en aerobias (requieren oxigeno
para su crecimiento) y anaerobias (crecen en ausencia de O2)

CRECIMIENTO DE POBLACIONES BACTERIANAS

El cultivo es el proceso mediante el cual se siembran bacterias en el laboratorio en medios de cultivo sólidos o líquidos ricos en
nutrientes. Estas bacterias crecen, aumentan de tamaño y luego se dividen para formar dos células. Esto continúa hasta formar una
población bacteriana. Este método es útil para la identificación de la bacteria causante de la infección.

FLORA BACTERIANA NORMAL

El cuerpo humano presenta una gran superficie cutánea y mucosa por la que entra en contacto con el medio ambiente. En estas
superficies existen diversos sectores, donde residen microorganismos con diferentes características de humedad, temperatura, PH y
disponibilidad de nutrientes. La flora humana normal es el conjunto de gérmenes que conviven con el huésped en estado normal sin
causarle enfermedad. Dentro del organismo tenemos sectores colonizados y sectores estériles. La flora normal coloniza las superficies
cutaneo mucosas. Los sectores estériles en condiciones normales son: pleura, cavidad peritoneal, pericardio, meninges, etc.
La flora humana normal también es un importante mecanismo de defensa del huésped, contribuyendo al desarrollo de loa respuesta
inmunológica. Ayuda a evitar la colonización por bacterias que pueden ser patógenas. Los gérmenes para iniciar una infección deben
entonces, colonizar los epitelios. Allí compiten con los integrantes de la flora por los receptores celulares y los nutrientes.

ESTABLECIMIENTO DE LA ENFERMEDAD INFECCIOSA

En todas las relaciones huésped parasito el germen debe primero encontrar el huésped, entrar en él y establecerse ya sea localmente o
en un sitio distante al del ingreso, donde procede a multiplicarse. Luego de establecido, el microorganismo produce cierto daño en el
huésped. El grado de este daño depende del estado del huésped y del tipo de germen. Estas etapas requieren sortear los obstáculos que
representa el sistema inmune es decir, las defensas del huésped.
La dosis infectante es el número de gérmenes requeridos para producir la infección, que es variable según el tipo de germen. El sitio por
el que el germen ingresa al cuerpo se denomina puerta de entrada. Existen múltiples puertas de entrada: piel, tracto respiratorio, tracto
genitourinario y la conjuntiva ocular. La colonización a nivel de cada puerta de entrada está limitada por numerosos mecanismos de
defensa que actúan como barreras. El establecimiento de la enfermedad infecciosa se da siguiendo una serie de pasos que son: la
adhesión de los gérmenes a las mucosas y epitelios, y su diseminación a los tejidos más profundos (en general a través de la sangre).
Cuando un microorganismo se multiplica en los tejidos del huésped, causando una respuesta inmunológica detectable pero sin presentar
signos ni síntomas de enfermedad, hablamos de infección subclinica o inaparente.
La enfermedad es la expresión clínica de la infección y evidencia un daño celular y tisular extenso. El germen puede dañar al huésped en
forma directa, por la producción de toxinas, enzimas, etc. o indirectamente a consecuencia de las reacciones inmunológicas que
produce. En muchos casos, el huésped logra controlar al parasito, eliminarlo y reparar los daños. En otros casos el germen no es
eliminado y persiste en el organismo por meses, años e incluso para toda la vida. Algunos virus como el herpes virus y el VIH causan
infecciones crónicas.

MECANISMOS DE DEFENSA DEL HUESPED

El huésped posee múltiples mecanismos para impedir la adherencia, la colonización y el crecimiento de los gérmenes. Estos pueden
clasificarse en innatos o inespecíficos y específicos. Los mecanismos innatos o inespecíficos son aquellos con los que todo sujeto nace.
Comprenden la integridad de la barrera cutáneo mucosa, los ácidos grasos de la piel, el PH gástrico y enzimas presentes en la saliva,
lágrimas y otros líquidos corporales. La flora normal es otro mecanismo innato muy importante. Su eliminación por el uso de antibióticos
puede relacionarse con la aparición de otras enfermedades infecciosas. Los mecanismos específicos son inducibles y comprenden la
inmunidad humoral (inmunoglobulinas) y la inmunidad celular (linfocitos activados) donde la respuesta inmune está dirigida contra un
germen específico o sus antígenos.

Ref. Bibliográficas: Temas de bacteriología y virología. Facultad de medicina. Instituto de higiene.